Issuu on Google+

los abuelos.

¡MUCHAS FELICIDADES! Cumplen años: Día 05: Madero Gallego, Lucía (14 años) Día 05: García Jiménez, Virginia (15 años) Día 06: Rosillo España, Damián (11 años) Día 07: Molero Torres, Alejandro (7 años) Día 11: Nieto Muñoz, Alonso (8 años) Día 11: Herranz Agmila, Meylín (4 años) Día 11: Rubio Roldán, Paula 12 años)

COLEGIO DE NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES PADRES FRANCISCANOS TOR

Paseo de Ntra. Sra. de los Dolores, s/n 45800 Quintanar de la Orden - TOLEDO

Telf. Y Fax 925 18 08 43. E-mail <colnsdolores@telefonica.net> Soy más grande

CURSO 2011-12–Nº. 11–Semana del 5 d al 11 de diciembre.

COMEDOR: MENU DE LA SEMANA LUNES 05

MARTES 06

Arroz a la cubana. Salchichas al vino. Fruta

MIÉRCOL 07 Crema de verduras. Pollo pepitoria. Fruta.

FIESTA

JUEVES 08 VIERNES 09 FIESTA

Patatas Guisadas. Pescado. Fruta.

RECREOS: PROFESORES RESPONSABLES DEL 5 AL 9 DE DICIEMBRE.

-+++++++++++++++++++++++++++++++

• • • •

Isidro Martín Arévalo.

J. Ángel Mota Escudero. Lunes: Patricia. PROFESOR DE GUARDIA: María Dolores López Vázquez. CELEBRACIONES Día 04 de diciembre a las 11’30 h misa familiar: 1º de ESO CALENDARIO DE REUNIONES: NOVIEMBRE

∗ ∗

Día 05.- Reunión Equipo Directivo. Día 07.- Reunión Orientación. 1º y 2º de EP INFORMAN

 El pasado 24 de noviembre fuimos al circo con nuestras profes y vimos payasos, elefantes, equilibristas,.. estábamos muy emocionados. Después comimos en el McDonald ¡Qué bien lo hemos pasado!  El próximo 7 de diciembre haremos un taller, por la tarde, con los abuelos. Ellos nos contarán cómo jugaban cuando eran como nosotros. Seguro que nos lo pasamos genial y aprendemos un montón. Muchos besos por adelantado a todos

LA HEBDÓMADA Sin formación, no hay trabajo Rompemos todas las medias europeas en cuanto a educación y empleo, y esto no es un dato positivo. Pero lo cierto es que las cifras están ahí: el fracaso escolar afecta a un 32% de los alumnos, es decir, 3 de cada 10 alumnos no acaban los estudios obligatorios. Además, las tasas de paro de España doblan las europeas, y afectan especialmente a los jóvenes españoles. El periódico Magisterio ha realizado un estudio confrontando los datos del fracaso escolar y del paro. La relación entre estos dos aspectos es evidente y las conclusiones para los jóvenes son muy claras: acabar los estudios vale la pena. Porque para los jóvenes de entre 20 y 24 años que no han obtenido el título de Secundaria superior (lo que comprende Bachillerato y Formación Profesional de grado medio), la tasa de desempleo se encuentra cerca del 30%. El informe del periódico Magisterio también es muy claro en un aspecto: “la población que no obtenga el título de Secundaria superior está considerada [por la unión europea] en situación de riesgo social”. Cuando la economía funcionaba bien, encontrar trabajo, aunque no cualificado, era muy fácil y los jóvenes percibían que no era necesario completar sus estudios para colocarse. Pero ahora, aquellos sin preparación lo tienen mucho más difícil. Además, los empleos fijos son casi inaccesibles para las personas sin estudios. El paro aumenta en nuestro país rápidamente entre los que tienen menos titulación. Entre los que tienen un título universitario, el crecimiento es más lento, por ejemplo. Y según un estudio de EAE Business School, el incremento del paro entre la población con estudios de posgrado en 2008 fue del 0,06%, frente al 5,83% del total de parados.


Lo bueno es que, a pesar de tanto alarmismo en las cifras, hay una solución para salir de las largas colas de las oficinas de desempleo: más formación. Ya sea recuperar aquellos estudios que abandonaste, ponerte al día o bien aprender algo complementario.

Contarle cuentos a un niño lo vuelve más listo Contar cuentos es un arte antiguo. Una actividad que ha pasado de generación en generación a lo largo de los años. Sin embargo, los padres tiene cada vez menos tiempo para estar con sus hijos, y la televisión y los videojuegos tienen atrapados a los más pequeños, algo que está “echando” los cuentos fuera de todas las casas. Los padres ya no cuentan cuentos a sus hijos. Y en muchas ocasiones, esta tarea se traspasa a los abuelos, quienes suelen ocuparse de cuidar de los niños en sus ratos libres. Contar cuentos a los niños tiene muchos beneficios, tanto para su crecimiento como para su desarrollo personal. Tanto es así que las escuelas de educación infantil se vuelcan en esta actividad. Para nombrar algunas de las ventajas de los cuentos podemos decir que: · Desarrollan la imaginación del niño · Amplían su sentido de la percepción y su sensibilidad · Mejoran su capacidad de comprensión · Aumentan sus habilidades comunicativas · Y también desarrollan su vocabulario Es evidente que la pasión por los cuentos también tiene un efecto positivo en los niños en cuanto a su predisposición a la lectura. El interés que les despiertan las historias mágicas y los mundos de fantasía aumenta sus ganas de conocer más relatos, por eso es fácil que acaben amando la lectura. Algunos teóricos, como el pediatra y neurofisiólogo Eduard Estivill, creen que los padres deberían recuperar el hábito de contar cuentos a sus hijos. Es cierto que los adultos no disponen de mucho tiempo por cuestiones de trabajo, pero deben tener claro que contar cuentos es una actividad relajante: ayuda a sus hijos a conciliar el sueño y les prepara para que descansen como es debido. Con los cuentos se olvidan de los juegos, de los nervios y de todo lo demás. Los cuentos son muy conocidos por sus moralejas. Todos muestran aspectos útiles y aplicaciones directas para la vida. Gracias a ellos, los niños aprenden valiosos mensajes que les servirán en el futuro. Con "Los 3 cerditos" conocimos la importancia de trabajar bien, con "La tortuga y la liebre" aprendimos que la constancia y la modestia tenían su fruto y "La cigarra y la hormiga" nos enseñaron que era más

provechoso trabajar que ser un holgazán. Los niños de hoy en día también tienen derecho a aprender estas moralejas.

Cuantas más lenguas mejor El título de este artículo no hace referencia a tener la lengua muy larga. Lo que os propone es reforzar vuestros idiomas a toda costa. Las ventajas son muchas y, lo mejor, la edad no importa. Durante muchos años las habladurías decían: “cuanto más mayor eres es más difícil aprender un idioma”. Después secundaban con: “Es mejor aprenderlos desde niños”. Aunque es bien cierto que el aprendizaje a ciertas edades tempranas tiene sus ventajas (pronunciación, naturalidad, interiorización...), el mito de “los mayores tienen dificultades” no es cierto. Prueba de ello es que el interés por aprender idiomas es creciente, y sobre todo en los mayores de 50 años. Las razones ya no son solo profesionales, influyen también otros factores muy importantes como la autorrealización, o lo anecdótico como que algún hijo encuentre pareja en el extranjero. El factor del envejecimiento.- No envejecemos igual. Nuestra sociedad ha mejorado la calidad de vida a tal punto que vivimos más y con muchísimas más capacidades intelectuales y físicas que nuestros abuelos. Así mismo dentro de este factor habría que incluir otro, que es el nivel de estudios o el de inquietudes intelectuales. Hablando claro, ahora somos menos tontos. ¿A los 50 mejor que a los 5?.- Pues sí. A los 50 se goza de mayor voluntad, mejor comprensión lectora y, si no hay estrés, de mejor concentración. Además es gimnasia para el cerebro, que resulta fortalecido. ¿Entonces qué nos detiene?.- Esta la tomamos en general, ya no sólo para los menos jóvenes. El tiempo parece ser la causa que “atasca” a los que quieren aprender idiomas. La compatibilidad con otras obligaciones es muchas veces la excusa para hacerse atrás. En el caso concreto de los “cincuentañeros” se añade el estrés que supone el verse rodeado de gente con menos edad en el mismo grupo. Sentirse menos capacitado es un error enorme, pues está demostrado que con un método adecuado y en un entorno favorable ellos también pueden. La solución que muchos se aplican es la de estudiar en casa y a su propio ritmo. Sin límites.- La capacidad de “absorción” de idiomas no está limitada. De hecho el conocer otros idiomas previos facilita el aprendizaje. Es más fácil reconocer ciertas palabras o expresiones en un idioma cuando tienen cierto parecido con las de otro que ya hablábamos. Esta capacidad de asociación no desparece necesariamente con la edad y se puede reforzar. Más allá del trabajo.- Aprender inglés, o francés, o cualquier otro idioma nos puede servir para abrir puertas a otros conocimientos. Cuando lo anecdótico se convierte en algo más, es imprescindible. Comprar unos billetes de avión, viajar al extranjero, o incluso ligar en Internet... Dar alas al enriquecimiento personal nos llevará más lejos.


Finalmente si bien hemos cumplido el “objetivo idioma” o nos ponemos a mejorar conocimientos informáticos, todo tiene cabida en nuestro cerebro. Aprender a usar un ordenador, familiarizarse con las tecnologías, son impulsos a nuestro equilibrio emocional que nos permite sentirnos conectados a la vida. NO DISCUTAS CON LOS NIÑOS

Una maestra de infantil estaba observando a los niños de su clase mientras dibujaban. Ocasionalmente se paseaba por el salón para ver los trabajos de cada niño. Llegó donde había una niña que trabajaba diligentemente, y le preguntó qué estaba dibujando. La niña replicó: - Estoy dibujando a Dios. La maestra se detuvo y dijo: - Pero nadie sabe cómo es Dios. Sin pestañear, y sin levantar la vista de su dibujo, la niña contestó: - Lo sabrán dentro de un minuto.


Hebdómada-11