Issuu on Google+

¡MUCHAS FELICIDADES! Cumplen años:

COLEGIO DE NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES PADRES FRANCISCANOS TOR

Día 02: Salamanca Pradillo, Lidia (6 años) Día 03: Villacañas Sepúlveda, Javier (14 años) Día 06: Iniesta Quintanar, J. Antonio (8 años)

Paseo de Ntra. Sra. de los Dolores, s/n Soy más grande

Telf. Y Fax 925 18 08 43. E-mail <colnsdolores@telefonica.net>

COMEDOR: MENU DE LA SEMANA LUNES 01 FIESTA

MARTES 02 MIÉRCOL 03 Sopa picadillo. Albóndigas a la madrileña. Natillas

Lentejas. Pollo al horno. Yogur de frutas.

JUEVES 04 Arroz a la milanesa. Tortilla de J. York. Yogurt natural .

VIERNES 05 Crema de verduras. Pescadilla en salsa. Fruta

RECREOS: PROFESORES RESPONSABLES DEL 01 AL 05 DE NOVIEMBRE.    

J. Ángel Mota Escudero. Luis Felipe Sánchez-Manzanero Ortiz. Lunes: Patricia. Miércoles: Lola. PROFESOR DE GUARDIA: Raquel Pintor Ruiz. CELEBRACIONES Día O7 DE NOVIEMBRE a las 11’30 h misa familiar: 3º EP CALENDARIO DE REUNIONES: NOVIEMBRE       

45800 Quintanar de la Orden - TOLEDO

Día 02.- Reunión Pastoral. Día 03.- Reunión Orientación. Día 04.- Reunión Coordinación de Etapa. NOTICIAS VARIAS El lunes 25 de octubre varios de los profesores nos reunimos con los obispos Don Braulio y Don Carmelo en el colegio La Salle de Corral de Almaguer, con motivo de su Visita Pastoral al Arciprestazgo. El curso de inglés de los “profes” ya empieza a dar sus frutos. El miércoles 27 de octubre celebramos la Paz por el Espíritu de Asís y recordamos el cumpleaños del Padre Conrado (DEP). Jesús Ángel, Lola y Ana Belén han viajado a Mallorca para reunirse con lo colegios de la Orden para informarse de los nuevos Planes y desarrollar estrategias comunes en los planes de Orientación y Dirección.

CURSO 2010-11–Nº. 7–Semana del 01 al 07 de noviembre.

LA HEBDÓMADA El pobre de Asís y el sultán Una historia poco conocida fuera del mundo académico es el encuentro del santo italiano Francisco de Asís (1182-1226) con el sultán ayyubí Nasiruddín Malik al-Kamil (1180-1238), sobrino del famoso Saladino. San Francisco participó en la idea de las Cruzadas de la Edad Media, pero con una idea muy particular. Rechazaba todo tipo de violencia y proponía la reconquista de los Santos Lugares a través de actos de Paz, idea muy contraria a la cantidad de soldados cristianos que se desplazaban hasta las inmediaciones de estos lugares Santos, en poder de los árabes. Esta nueva idea, pasaba por no ir a matar, sino ir a morir como testigos del otro rostro del crucificado, que no mata para defender su honor, sino que muere por amor. En él ubica claramente la nueva perspectiva de los hermanos franciscanos: no van a matar, en todo caso van a morir como testigos del otro rostro del crucificado que no mata para defender su honor sino que muere por amor. En el capítulo 16 de la Regla no Bulada nos encontramos, por vez primera en las prescripciones de las Ordenes católicas, una invitación a la tolerancia con los creyentes de otras religiones. Textualmente dice San Francisco: «Cualquier hermano que quiera ir entre sarracenos y otros infieles vaya con la licencia de su ministro y siervo. Y el ministro déles licencia y no se la niegue, si los ve idóneos para ser enviados... Y los hermanos que van, pueden comportarse entre ellos espiritualmente de dos modos. Uno, que no promuevan disputas y controversias, sino que se sometan a toda humana criatura por Dios y confiesen que son cristianos. Otro, que, cuando les parezca que agrada al Señor, anuncien la palabra de Dios para que crean en Dios Omnipotente, Padre, e Hijo, y Espíritu Santo, creador de todas las


cosas, y en el Hijo, redentor y salvador, y para que se bauticen y hagan cristianos» (RnB 16,3-7). Francisco pudo llegar al delta del Nilo en Egipto en julio/agosto de 1219, más precisamente hasta los cruzados que cercaban la ciudad de Damietta, ciudad de una especial importancia estratégica y espiritual. Los musulmanes creían que en esta ciudad santa tendría lugar algún día el juicio final. Ambos bandos pensaban que aquí se decidiría la guerra. El aspecto que los cruzados ofrecieron al nuevo huésped de Asís no fue nada edificante: Tensión y diferencias entre los soldados de los diversos países y ciudades, borracheras, avaricia, crueldad y desenfreno sexual. En junio el sultán Nasiruddín al-Malik al-Kamil —según diversas fuentes hombre sabio, justo y magnánimo— había ofrecido la paz a los invasores europeos, haciendo la proposición ventajosa de cederles Jerusalén a cambio de que se retirasen de Egipto. Pero los Cruzados no hicieron caso y la rabia y la ambición crecía en los dos bandos. Fue el delegado papal, el cardenal español Pelagio Galván quien se opuso a tan atractivo ofrecimiento diciendo: «El Concilio ha querido la cruzada, es una clara expresión de la voluntad de Dios; hay que llevarla, por tanto, hasta la victoria total». Con ello se significaba que no sólo se pretendía la conquista de los Santos Lugares, sino el aniquilamiento de los musulmanes y la extensión del dominio cristiano. En tal ambiente Francisco no podía sentirse cómodo. Trató de convencer a los soldados para que no lucharan. Le fue bien con los italianos, que entendían su lengua. Otros le tomaron por loco, utópico, pacifista peligroso que dañaba los intereses de la cristiandad. Varias veces trató de convencer al cardenal de la necesidad de la paz; pero sin éxito. Se ofreció para ir hasta el sultán; pero no se le permitió. Luego, el 29 de agosto, sucedió lo tan temido: un ataque por sorpresa del ejército musulmán causó la muerte de seis mil cruzados. Entonces el cardenal Pelagio se decidió finalmente permitir a Francisco visitar al Sultán, pero por su cuenta y riesgo, no como mensajero oficial de paz. Junto con su hermano, fray Iluminado, atraviesa Francisco la tierra de nadie… Pronto los dos viajeros son apresados por los guerreros musulmanes. Francisco les aclara: «Yo soy un cristiano. Llevadme a vuestro señor». Como queriendo decir: ―No soy un cruzado, sino un auténtico cristiano; por tanto, ¡no un enemigo, sino un hermano!‖. El encuentro con el sultán está relatado por san Buenaventura (1221-1274), biógrafo de Francisco: «―El sultán le pregunta, ¿Por qué los cristianos predican el amor y hacen la guerra?‖. A Francisco se le saltan las lágrimas (Tampoco él entiende las cruzadas de las armas) y responde: ―Porque el amor no es amado‖». En primer lugar, el sultán al-Malik al-Kamil, que hasta entonces sólo conocía de lejos a los cruzados como enemigos, encontró en Francisco a un auténtico cristiano, a un hombre de Dios, a un hermano. Se dio cuenta de pronto que ser cristiano no

significaba necesariamente ser cruzado. Dos hombres de distintas facciones se sintieron amigos. Y no discutió ni polemizó con él, sino que presentó simplemente ante él su testimonio cristiano. Se cuenta que antes de verse con el Sultán los soldados sarracenos le pusieron una prueba decisiva a Francisco y a fray Iluminado. Le dijeron: ―entre la puerta y el Sultán hemos colocado miles de cruces de tu Dios en el suelo. Si te atreves a llegarte hasta el Sultán, tendrás que pisarlas y entenderemos que reniegas de tu fe y al fin, coges nuestra adorable creencia en Alá. Si te regresas, es que renuncias a convertirte al Islam y continuas cristiano, con lo cual seguirás siendo nuestro prisionero y te mataremos. Llegado el momento, Francisco le consolaba al aterrado Hermano Iluminado y le decía que no temiera y que hiciese lo mismo que iba a hacer él. Y esto fue el milagro que conmovió al Sultán. Los dos Franciscanos, vestidos con un saco, cuerdas en la cintura y rasguños por todas partes, se presentaron ante el Señor de los Señores y fue cuando le preguntaron. ―Después de pisar a tu Dios, entendemos que te has convertido a nuestra religión‖. A lo que Francisco contestó: ― Bien sabe mi Dios que esto no es así, puesto que he pisado a un Dios muerto que mataron los judíos, pero que después resucitó y está mas vivo que nosotros, y al cual yo sería incapaz de hacer ningún daño, pues El está vivo en nosotros y vive en la Gloria del Padre‖. Conmovido el Sultán de estas palabras, dejó libre a sus amigos Francisco e Iluminado y les dio una carta o salvoconducto, para que pudieran volver a su tierra, sin que nadie les tocase bajo pena de muerte. A las pocas semanas, Francisco contaba su experiencia a sus hermanos en ASSIS, contento de la obra y grandeza de Dios y con varias enfermedades que conservó hasta su muerte, pero feliz por padecerlas en nombre del crucificado. Quintanar de la orden 28 de Octubre de 2010 Fray Sultán Iluminado LA MAESTRA VIEJECITA Un doctor salió a caminar una mañana y vio a una viejecita, sentada en un banco; se le acercó y le preguntó: "No pude evitar ver lo feliz que se ve, ¿cuál es su secreto?". Ella le respondió: "Soy Maestra, me duermo a las 2 de la mañana diseñando situaciones didácticas y haciendo programaciones, me levanto a las 6 de la mañana para llegar a tiempo al trabajo. No hago deporte, no me divierto ni tengo vida social, todo el fin de semana trabajo revisando nuevas estrategias de aprendizaje para mis alumnos, evaluaciones y elaborando material didáctico; si es lunes festivo también. No desayuno, no almuerzo y tampoco ceno porque no me queda tiempo. Tengo constante estrés a causa de las reformas curriculares, fechas de entrega de documentación, y visitas del inspector. El doctor le contestó: ―Eso es extraordinario, ¿pero cuántos años tiene?‖ 34, le respondió la viejecita...


Hebdomada Nº 07