Page 1


Editorial

ENRIQUE G. CÁRDENAS

Adiós con el corazón...

«En la foto está reflejada una persona que vivió durante 47 años en el Colegio. Digo, vivir, porque para mí fue, desde los 15 años, una experiencia siempre gratificante y feliz»

¿Qué escribo?

Todo lo que siento me es imposible transmitir por medio de la escritura: «El sentimiento colma la laguna de la ignorancia». En la foto está reflejada una persona que vivió durante 47 años en el Colegio. Digo, vivir, porque para mí fue, desde los 15 años, una experiencia siempre gratificante y feliz. Me decía continuamente: Gonzalo, has tenido una enorme suerte en tu existencia; te formaste un hombre con unos sentimientos buenos, con una honradez y con unos grandes amigos. La amistad siempre fue algo muy importante en mí. Soy un acuario. He tenido unos excelentes compañeros, ahí están, buenas personas y sobre todo AMIGOS. Deseo, de todo corazón, que en un futuro, tengan mi misma suerte y coincidan en su todavía lejana jubilación con una Directiva como la actual. No me quiero extender más, hago un despido de mi trabajo, de Gonzalo, a la Junta de Gobierno, que tanto hizo por mí, sobre todo en circunstancias muy difíciles de salud, así como a todo el colectivo; a los de mi época, grandes veteranos y personas, como a toda esa juventud, futura prolongación del Colegio, que creo seguirán manteniendo al mismo en el sitio que le corresponde, ¡hay mucha categoría! «Estudia, como si fueras a vivir para siempre. Vive como si fueras a morir mañana». ¡Adiós con el corazón que con el alma no puedo...! Antonio Gonzalo Alba Ex Oficial Mayor del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias

NÚMERO 5 SEGUNDA ÉPOCA

Dirección y coordinación: Pepe Monteserín Corrales Edita: Ediciones y Soluciones de Marketing. C/ José M.ª Martínez Cachero, 10, bajo D. 33013 Oviedo / Tel.: 902 100 567

Ediciones y Soluciones de Marketing • Director: José Llamas • Secretaria de redacción: Cristina Díaz Castañón • Jefa de reporteros: Mónica F. Fernández • Reporteros: Mónica F. Fernández, Susana Lago, Covadonga Díaz, Elena Tamés, Esperanza Montes, Patricia del Gallo y Rosa Valle • Ilustraciones: Rubén Megido • Fotografías: Ángel González, Alfonso Suárez, Camilo Alonso, Enrique G. Cárdenas e Iván Martínez • Diseño y maquetación: Impreso Estudio • D. L.: As-3522/90 • Imprime: Gráficas Eujoa.

NÚMERO CINCO DOVELA 3


Sumario 6. CON HISTORIA. El extenso currículum profesional de José Álvarez Fernández arranca de su faceta como aparejador, que él define con un cierto aire romántico como «el deudor de la calidad y de la seguridad de la obra. En su mano está hacer feliz a mucha gente».

32. ENTREVISTA. «Ya no tengo estímulos para volver a Asturias». Así de categórico se muestra el poeta Ángel González, con el que no van las grandonadas. Íntimo, claro, realista, laico, lacónico, irónico, urbano. 47. PIEZAS SUELTAS. El aparejador Enrique Uría, de 61 años y residente en Salinas, expuso 20 de sus obras del 1 al 23 de diciembre de 2004, en el salón de actos del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos. 56. REPORTAJE. El aparejador Gerardo García Menéndez, participó con el arquitecto Jesús Álvarez Arango en cinco concursos relaciomados con el diseño de cementerios y ganó tres, de los cuáles dos se han llevado a cabo: el de Rentería y el Nuevo Cementerio de Algeciras. 60. FACETAS. Amante del deporte y la naturaleza, el director del Departamento Técnico de Edificación, Juan Pomar Amillo de SEDES, ha recorrido miles de kilómetros sobre su bicicleta. Afición y profesión significan para él «esfuerzo, tenacidad y capacidad de superación personal».

6

14

18

24

32

47

56

60

22 FORMACIÓN. El aislamiento, toda una responsabilidad. Una de

39 ÁNGULO FOTOGRÁFICO. Aparejadores, fotógrafos y escritores.

las actitudes de todo buen profesional es la de adelantarse a los acontecimientos y ser previsor, para que los cambios y las nuevas exigencias que se vayan produciendo en el sector, no le pillen desprevenido. 28 OTRO ÁNGULO. El impulso eléctrico de la edificación. Adolfo García Díaz es alma máter de Adober Electricidad, «una empresa que nació en 1969, como un pequeño taller de instalaciones y reparaciones», cuya herramienta de trabajo, la electricidad, ha marcado su devenir desde aquellos precarios trabajos realizados en la época de los 60-70 hasta la tecnología de la fibra óptica. 37 ASESORÍA. La inspección de trabajo: a la caza del peligro. La preocupación por la seguridad en una obra es cada día mayor.

Obras es el último libro editado por el Colegio. Cien fotógrafos asturianos o vinculados a Asturias ilustran otros tantos textos clásicos. 42 SEGUROS. Segunda opinión médica y aprobación al nuevo regla-

14. ACTUALIDAD TÉCNICA. Carmen Rodríguez Menéndez es presidenta del Colegio Oficial de Médicos de Asturias y en estas páginas se reproduce parte del discurso pronunciado el pasado 19 de febrero con motivo de su nombramiento como Académica de Honor de la Real Academia de Medicina del Principado. 18. PIEZA CLAVE. La familia Corrales Braña, una saga de empresarios hechos a sí mismos.

24. CARAS NUEVAS. Antonio Morales Secades y José Menéndez Vázquez (en la imagen) son dos jóvenes aparejadores, procedentes de familias vinculadas a la profesión, que viven actualmente enfrascados en una de las obras más importantes de su vida: la construcción de su propio futuro profesional.

Y ADEMÁS...

mento de mutualidades. 43 PIEZAS SUELTAS. Entrevista a Apolinar Cuesta, presidente de la C. A. C. Primer libro de Poemas de Fernando Álvarez. Desierta muestra de pintura colectiva. Donación colegial de 78 lotes de libros a los concejos de la Federación Asturiana de Concejos. De viaje por el Imperio del Zar. Pablo Mori y el Himno de la Infancia de UNICEF. 52 NUEVAS TECNOLOGÍAS. Intercambiador de transporte de Kowloon, Hong-Kong. El Grupo Terratest ejecuta las cimentaciones especiales correspondientes a esta estación ferroviaria. NÚMERO CINCO DOVELA 5


APAREJADORES CON HISTORIA

Fundamentos solidarios

José Álvarez Fernández una vida con cimientos. Ostenta el privilegio de haber nacido en la cuenca minera, donde «el nivel social es elevado y recibí una formación en esa línea muy superior a la que me transmitieron en la Facultad de Política y Sociología», afirma. Una declaración, casi de principios, que nos aporta una pincelada de la verdadera personalidad de José Álvarez Fernández, natural de Langreo, quien a sus 68 años asegura que nunca olvida sus raíces y, a pesar de vivir actualmente en Valladolid, y haber pasado por Madrid, Burgos y Tenerife, «mi corazón nunca salió de Asturias». Su extenso currículum profesional arranca de su faceta como aparejador, que él define con un cierto aire romántico como «el deudor de la calidad y de la seguridad de la obra. En su mano está hacer feliz a mucha gente». Sin embargo, es su currículum personal el que nos desvela realmente el potencial genético del que está hecho José: «Guardo en mi corazón conceptos sobre dignidad, libertad y solidaridad, que me parecen hermosos». Quizá estos tres pilares nos ayuden a comprender a qué se refiere cuando sentencia que «vivimos en la dicotomía del hombre o el beneficio y, por desgracia, siempre pierde el hombre. Ya lo dijo Casaldáliga: cuando sube la vida, baja el valor de los hombres». Por Mónica F. Fernández. Fotografías de Fernando G. López 6 DOVELA NÚMERO CINCO


APAREJADORES CON HISTORIA

José Álvarez Fernández es natural de Langreo, está casado con una canaria de La Laguna, Tenerife, y tienen 10 hijos.

«La obra bien hecha no precisa más tiempo de ejecución que la deficiente»

futuro como aparejador. Esta es la justificación familiar, pero yo realmente quería ser piloto, lo que hoy es mi hijo mayor, y a pesar de que tenía el ingreso de la Escuela del Aire, mi madre me ocultó la carta donde me comunicaban la incorporación, por lo que creyéndome suspendido y dado que me gustaba pintar y el dibujo, consideré como afín lo ofrecido por mis padres, algo que más tarde agradecí. ¿Cómo y cuándo despuntó en usted la profesión a la que dedicó su vida? O, dicho de otro modo, ¿un aparejador nace o se hace?

Un pajarito chivato me ha hablado de su ilusión de ser piloto, vamos que ya despuntaba usted altos vuelos...

Mis abuelos, tanto paternos como maternos, además de agricultores, fueron empresarios: el paterno era constructor y uno de sus hijos, mi padre, había sido joyero en La Habana. España, después de la guerra, no era el lugar más adecuado para la joyería, por lo que con ayuda de uno de sus hermanos que dominaba la profesión, abrió una empresa, lo cual sumado a que un ex compañero de La Habana, y también joyero, había puesto en marcha una gran empresa constructora en España, Mato y Alberora, S. A. —también abrió una joyería en Madrid, que aún subsiste, Joyería Mato— motivó, decía, que pensaran para mí un

Mi comienzo en la profesión... ¿cuándo empieza?, para un hijo de contratista no hay un principio, dado que estuve en ella desde mi más tierna infancia. Como aparejador, comencé en una obra de Gijón en 1960, compaginándola con actividades y trabajos en la empresa familiar, que por motivos ajenos a mi voluntad tuve que dejar; también Asturias, ingresando en Constructora Asturiana S. A., que me destina como jefe de Obras a Valladolid y donde permanecí cuatro años y meses. A continuación, me responsabilizan de la apertura de su sede en Burgos, donde estuve otros cuatro años. Seguidamente, en el mismo lugar y con dos socios, formamos una empresa que trasladamos a Valladolid a la vez que abrimos delegaciones en Burgos, Palencia y León. Nos fusionamos con otra más de la que surge una tercera y así hasta que, haciendo 120 apartamentos en Tenerife, tuve una caída que me creó problemas en la columna y de la que me operaron. Este hecho me forzó a tirar la toalla de la acción directa, pasando a la retaguardia.

NÚMERO CINCO DOVELA 7


APAREJADORES CON HISTORIA JOSÉ ÁLVAREZ FERNÁNDEZ

«... Cada año 270 millones de personas se accidentan, arrojando las escalofriante cifra de dos millones de muertes, con un costo de un billón doscientos cincuenta mil millones de dólares que supone el 4% del PIB anual, lo cual demuestra que el respeto a la dignidad humana no cotiza en bolsa» Y a partir de ese momento, continúe...

Intento dedicarme a la investigación histórica, pero la reducción de la actividad física me crea problemas de salud, lo que me fuerza a tratar de volver a la calle. Estoy pendiente del B. O. E. y veo que sale a concurso de méritos una plaza de Técnico de Hacienda para valorar edificios. Presento mis papeles y ¡aleluya!, me la conceden —los viejos tenemos todos los méritos, apunta con gracia— tomando posesión de la misma. Cuando llevaba 14 días valorando pisos, edificios y obras en general sin salir a la calle, pregunto: «¿Cuándo se ven los edificios o pisos que valoramos?», a lo que me contestan que nunca, que se hace siempre sobre planos. Entonces respondí que si era así, no me interesaba continuar. Creían que lo decía en broma, pero en absoluto. Continúo mirando el B. O. E. y sale otra plaza a concurso de méritos, en este caso de aparejador de la Seguridad y Salud Laboral en Obras de Construcción para el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, que también me dan a mí y comienzo a visitar obras a la vez que asesorar a la Inspección de Trabajo, hasta que se produce el traspaso de competencias a la autonomía con problemas muy variados, por lo que pocos años después dejo de prestar mis servicios en la Junta de Castilla y León. A partir de entonces, continúo por mi cuenta haciendo labor docente mencionada hasta que me operaron hace tres años y meses. ¡Caray!, sin querer casi les cuento mi vida —comenta entre risas. ¿Recuerda el primer trabajo que le encomendaron?

Fue haciendo las prácticas de Alférez en Colmenar Viejo, Madrid, donde me encargaron que hiciera el diseño, trazado y cálculo de un tramo de la carretera a la Bola del Mundo, donde está ubicada la antena de Televisión Española, sin que yo tuviera la menor idea de cómo se hacía. Pero, no fue obstáculo para que, con voluntad, imaginación y mucha cara, lo hiciera y, bueno, hasta parece que salió bien y ¡ah! no fue necesario soltar un burro. Con esa simpatía que transmite en cada una de sus palabras no es difícil adivinar que tendrá en su haber anécdotas para dar y tomar.

Sí, varias. Una, haciendo la remodelación de un convento de frailes, al derribar una pared de 80 centímetros de anchura, apareció un cadáver, que estaba como embalsamado y de pie. Se lo comuniqué al Superior de la Orden ordenándome éste que no molestáramos su descanso y que le metiéramos nuevamente en la nueva pared que construyéramos, cosa que así fue hecha. Otra, en el mismo convento, encontramos armas, 20 pistolas, tres fusiles de repetición y 12 Remigton. Las pistolas se las quedaron los frailes y el resto me las regalaron, lo que en principio me pareció bien, mas dado que el final de esa obra coincidió con mi traslado a Burgos, a donde llevé todo el armamento, no sabía

8 DOVELA NÚMERO CINCO

lo que me esperaba. Coincidió mi llegada con los célebres juicios a la gente de ETA que tenía lugar en el Gobierno Militar de Burgos, pegando al piso donde me había trasladado, y donde había gran despliegue de policías y ejército y yo con un miniarsenal de armas ilegales al lado. Lo que siguió fue miedo, miedo y miedo. Después de un cierto tiempo, conseguí regalarlas. Tal vez la anécdota más grata sea la generada por una de mis cabezonadas. En cierta ocasión, me empeñé en hacer unas 40 viviendas para personas con muy poca capacidad económica donde el 40% de socios se encontraba en el paro. Las hicimos en autogestión, aunque tuve que avalar el préstamo concedido por la Caja de Ahorros con todos mis bienes, dado que ellos, no tenían crédito... Lo conseguimos y ahí están viviendo. Su carrera profesional pasa por el ejercicio a pie de obra, por la enseñanza, por la investigación... Sin embargo, habrá una faceta que le atraiga más que las otras, ¿con cuál se quedaría?

Con la social. Con el mucho bien que puede hacer un aparejador o empresario construyendo con calidad y seguridad. Hay que tener en cuenta que construir obras de calidad y seguras puede abaratarlas un 6%. Todo lo contrario de lo que algunos piensan. Si lo anterior, además se hace en autogestión, puede abaratar los costes de ejecución material en un valor aproximado del 45% comparado con otras promociones libres de igual calidad, lo cual demostró mi equipo en la construcción de cientos de viviendas en Castilla y León, y de lo que di cuenta en su día en Asturias, en las Escuela de Cooperativismo de Arriondas hace catorce años, siendo conocedor de lo mismo, el entonces director Nacional de Cooperativas Don Luis Del Vall Aguilera, hoy gran periodista. ¿Es difícil en una profesión como la de aparejador mirar por el aspecto económico sin obviar el de la seguridad?

El 4 de diciembre de 1778, reinando Carlos III, se dio un edicto por «ser frecuentes las muertes y otras desgracias que padecen los peones de albañiles que trabajan en las obras públicas de estas Cortes, dimanado en gran parte de la poca seguridad y cuidado en la formación de los andamios, el descuido y ahorro con que los maestros de obras proceden en esta parte... pidiendo que los jueces hagan formal inspección y averigüen el hecho, tiempo y circunstancias de los fracasos y de la culpa o negligencia del maestro de obras o aparejador que la dirigiere...». El hecho aquí denunciado en 1778 continúa a lo largo del tiempo, habiendo sido tal vez el principal obstáculo que encontré: o sea, el elegir constantemente entre la pela y la seguridad de los trabajadores con las presiones consiguientes. Alguien que lucha en el Amazonas y no precisamente contra las pirañas dijo hace un tiempo. «Cuando sube la vida, baja el valor de los


JOSÉ ÁLVAREZ FERNÁNDEZ APAREJADORES CON HISTORIA

A modo de expediente Pretender resumir el currículum de este aparejador es tarea ardua, porque se corren dos riesgos: uno, por exceso, caer en la pedantería y, dos, por defecto, eliminar lo que nunca se debería haber obviado. Aún así, nos sumergimos en dicho cometido, el de trazar unas pinceladas de su carrera. José Álvarez Fernández nació en Langreo, Asturias, en 1934. Hijo de contratista de obras, que acababa de llegar de La Habana y una madre socialmente avanzada en ideas y actitudes. Estudió Perito y profesor

Mercantil, delineante general y proyectista, aparejador, diplomado por la Facultad de Políticas y Sociología de Madrid, administrador de fincas, alférez del Arma de Ingenieros, reconocimiento del Ministerio de Trabajo como experto docente y asesor de cooperativas y empresas comunitarias y por la Dirección General de Trabajo de la Comunidad de Castilla y León como Técnico de Prevención Nivel Superior de Seguridad en el Trabajo, Higiene Industrial, Ergonomía y Psicosociología aplicada.

Es primer Premio de la Autonomía de Castilla y León en su categoría primera a la Prevención de Riesgos Laborales del año 2000. Fue jefe de Obra y Director Provincial de Empresa Constructora de ámbito nacional, Director Técnico y copropietario de Empresa Constructora, Director y propietario de Empresa, y Director Gerente de Empresa inmobiliaria, lo que le permitió dirigir obras y empresas en Asturias, Valladolid, Burgos, Palencia, León, Zamora, Madrid y Tenerife, especialmente. Además de impartir numerosísimos cursos por toda la geografía española y ser autor de diferentes trabajos monográficos en materia de seguridad e historia, fue técnico de Prevención de Riesgos Laborales del Gabinete Técnico Provincial de Seguridad e Higiene en el Trabajo de Valladolid, adscrito a la Dirección General de Trabajo de Castilla y León.

cual demuestra que el respeto a la dignidad humana no cotiza en bolsa. En la actualidad, ¿se aprecia una mayor concienciación en materia de prevención de riesgos laborales o, por el contrario, es una idea que se transmite pero carente de fundamento?

Mayor mentalización sí, la concienciación pasa previamente por la aceptación de la fase mentalizadora, su aplicación práctica, y la extracción posterior de los resultados procedentes del análisis de la praxis, los cuales si se aceptan, conllevarían la concienciación, y esto hoy está muy verde aún. Hay que tener presente que casi el 70% de «En esta fotografía, estoy en compañía de un pariente cubano en la ciudad de La las muertes en nuestro gremio tienen lugar Habana. La plazoleta que se ve al fondo es lo que quedó de El Encanto, después del como consecuencia de una deficiente o nula incendio que lo arrasó por completo. El Encanto era un gran almacén muy conocido por planificación, organización y control pretodos los cubanos y especialmente de los asturianos del siglo XIX y XX». ventivo —según revela el informe de Pierre Lorent—, y eso suele ser una labor encomendada a los técnicos, lo que debiera ser una seria llamada a hombres», haciendo ver que la explotación del hombre es de lo nuestra conciencia. primero que se tira cuando los beneficios no adquieren el nivel esperado, lo cual es la repetición constante del análisis realiza¿Es usted hombre de consejos? Deles uno a los principiantes. do en el Tratado de Versalles o Conferencia de Paz, finalizada En primer lugar, recuerdo a mi maestro Charles de Foula Primera Guerra Mundial en 1919, donde tuvo lugar el nacicauld, quien decía, cara a los consejos: «Gritad desde los tejamiento de la OIT, que con el deseo de apuntalar un Mundo de dos y no con la voz, sino con el ejemplo de vuestras vidas», y Paz, dictaminó que «el progreso social debía de ser equitativayo no me considero ejemplo de nada ni de nadie. No obstante, mente repartido y que el progreso económico debe fundamenles transmitiría las palabras de mi maestro señor Pedro, quien tarse en una organización del mundo donde se excluyan las vendecía: «Respeta a los trabajadores y compañeros que, salvo exceptajas económicas obtenidas con detrimento de las condiciones ciones, te devolverán agradecimiento como mínimo» y «no te de los trabajadores. Mientras tanto, cada año en el mundo sufren creas nunca más importante que nadie, pues hasta el más humilenfermedades derivadas del trabajo 160 millones de personas y de tiene al menos tanta dignidad como tú» y, en relación con 270 millones se accidentan, arrojando las escalofriante cifra de dos las obras, que «la obra bien hecha no precisa más tiempo de ejemillones de muertes, con un costo de un billón doscientos cincución que la deficiente». Finalmente, a los jóvenes que empiecuenta mi millones de dólares que supone el 4% del PIB anual, lo zan les agregaría que nuestra materializada sociedad t(pág. 13)

NÚMERO CINCO DOVELA 9


APAREJADORES CON HISTORIA

[1a] [1b]

Fotografías de su puño y letra [1a-1b] Un fuerte contruido por los cruzados, situado entre Damasco y Beirut, cercano al Valle de El Beca. Como detalle, los círculos que hay en las paredes: se trata de la sección transversal de columnas procedentes de los fuertes o palacios derribados al enemigo que, como era costumbre, eran aprovechadas como material para la nueva construcción. [2] Andamio hecho con cañas de bambú, con una altura de 35 metros. Esta imagen fue tomada por uno de mis hijos en la India. [3] Como se puede apreciar, es el vaciado de una obra en Beirut, que, a pesar del mal estado de alguno de los estratos y de las solicitaciones a que se veían sometidos, sus paredes carecían de entibaciones. [4] Imagen tomada ante la Menorá, candelabro de siete brazos, de la Kneset de Jerusalén, hace unos cuantos años. [5] Curiosa delegación del Ministerio de Trabajo en el oasis de Tamanrasset, sur de Argelia. [6] Valle de cierre de una obra en La Habana. Destaca la curiosa solicitud de mano de obra con mención a los salarios de albañiles, carpintero encofrador, plomeros y la indicación de que lleven antecedentes, o sea, expediente laboral.

[3]

[4]

[5] 10 DOVELA NÚMERO CINCO


[2]

[6] NÚMERO CINCO DOVELA 11


JOSÉ ÁLVAREZ FERNÁNDEZ PIEZA CLAVE t montada casi exclusivamente sobre el beneficio y por tanto «cosificada» es el país de las perras, donde éstas o sea las perras únicamente paren perros. La juventud hoy tiene menos competencia en la carrera al no tener la prueba de fuego que era el ingreso, pero es mejor y mayor el mercado de la demanda nacional. Además, tienen hoy los jóvenes un mercado internacional mucho más abierto que el nuestro, salvo Venezuela donde fueron muchos de nuestros aparejadores y a quienes convalidaban el título por el de Ingeniero Civil. Siempre que su formación sea buena y su inglés correcto. ¿Hay alguien a quien le brindaría un recuerdo especial por sus influencias positivas?

Al señor Pedro, que fue una gran persona, además de un buen encargado. En la guerra, había sido brigada con los republicanos y un gran conocedor de la profesión. Fue uno de mis mejores profesores y, tal vez, el mejor de la faceta práctica-

constructiva y de las relaciones humanas. Era hombre que jamás levantaba la voz para dar una orden o llamar la atención, sus gestos en ocasiones lo decían todo. A esa persona, a quien consideré siempre mi maestro, brindo el recuerdo especial. ¿Cuenta la profesión de aparejador con el prestigio de antaño? ¿Hacia dónde evoluciona el concepto?

La mayor diferencia la encuentro en la pérdida de prestigio. Antes, se nos tenía más consideración. Además, pienso que la profesión ha derivado hacia el terreno de la arquitectura erróneamente, dado que creo que nuestro campo está más bien en el de la Ingeniería de la Construcción. Los arquitectos han conseguido lo que siempre han pretendido: nos han llevado a su terreno, que no es el nuestro. Previsor, sentido común, capacidad de análisis... ¿de qué pasta están hechos los aparejadores?

Ésa, o sea, que sean buenas personas; de ello derivará lo demás. Que no piensen, hablen y actúen de forma distinta, pues lo contrario, no les aportará felicidad, que al fin, es lo que importa. Que no se cosifiquen. A

De cerca ... Una enfermedad como la que usted afrontó, ¿hasta qué punto cambia la escala de valores de una persona? Desde hace tres años y seis meses en que fui operado de un cáncer de pulmón, recompuse mi escala de valores por lo que dejé de impartir cursos por todo nuestro país, incluidas sus islas, centrando mi actividad

especialmente en: mi familia, impartir clases de Prevención de Riesgos en la Construcción, para la Universidad —E. T. S. de Ingenieros Industriales y Facultad de Ciencia del Trabajo— y, en el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos Superiores de Castilla y León y Cantabria, escribir y publicar mis experiencias y conocimientos de la Construcción en Libros Técnicos que versan sobre la Prevención de Riesgos Labores y también libros de Historia y, por último, en impartir charlas.

¿Qué espera José Álvarez de la vida? Tiempo para poder desarrollar los planes que tengo pendientes. Si el ser humano contase con más de una vida, ¿qué cambiaría? Aprovecharía más el tiempo. La vida humana es demasiado corta para conocer, leer y hacer todo lo que merece la pena. ¿Cuáles son sus hobbies? Actualmente, la Sociología aplicada a la seguridad en la construcción. La Historia de la antigüedad, especialmente de Asturias, la fotografía y Paleontología. Anteriormente, además de las que ya nombré, la pintura, que continúa solapada surgiendo a ráfagas, el boxeo, dado que fui amateur e, incluso, actué de árbitro y la natación. Con una vida tan intensa a sus espaldas, ¿le queda algo por hacer? ¡¡Tantas cosas!!, pero como más concretas: acabar el libro Historia de las 22 tribus astures que casi puedo darlo por acabado, salvo ciertos datos que están pendientes de ser comprobados en lugares dispersos por el mundo. Visitar los lugares que me falta por conocer en relación con lo antes mencionado, tales como: la ciudad y río de nombre Astor, en Cachemira, donde se encuentra la montaña de nombre Haramos, una cadena montañosa de nombre Cántabras, y un río del mismo nombre; la ciudades de Medio Oriente de nombre Azor, excepto Siria y Líbano, que ya visité. Colaborar con la ONG de uno de mis hijos en Bolivia, tratar de poner en marcha una ONG de Seguridad y Salud Laboral en la Construcción.

NÚMERO CINCO DOVELA 13


ACTUALIDAD TÉCNICA

Académica de honor

Carmen Rodríguez Menéndez es presidenta del Colegio Oficial de Médicos de Asturias y en estas páginas se reproduce parte del discurso pronunciado el pasado 19 de febrero con motivo de su nombramiento como Académica de Honor de la Real Academia de Medicina del Principado. El tema tratado giró en torno a los colegios profesionales y la sociedad civil.

Colegios profesionales y sociedad civil «Juro

por Apolo médico y por Asclepio y por Higia y por Panacea y por todos los dioses y diosas poniéndolos por testigo, que cumpliré según este juramento y me serviré según mi capacidad y criterio del régimen que tienda al beneficio de los enfermos». Así es como reza el Juramento de Hipócrates base de todo un tratado deontológico perdurable y que es el entramado fundamental de mis reflexiones. He elegido este tema Colegios profesionales y la sociedad civil como motivo de unas reflexiones, que trataré de describirles de una manera escueta, silueteando desde una perspectiva histórica, su conformación, su importancia social, su significación actual y su proyección futura. De forma que a lo largo de mi intervención, trataré de llegar a un dibujo de lo que deberían llegar a ser los colegios profesionales, en una sociedad que tiene en el ciudadano su origen y destino. La primera pregunta que nos surge es: ¿qué son los colegios profesionales? La normativa que los encuadra los define como corporaciones de Derecho Público, amparados por la Ley, con una estructura democráticamente constituida; poseen carácter representativo y personalidad jurídica propia y son totalmente independientes de la estructura del Estado y de cualquier ideología política. El primer Colegio Profesional se formó con una estructura totalmente democrática en el siglo xvi. Así pues, mucho antes de constituirse las modernas sociedades anónimas o los sindicatos de trabajadores, los colegios ya contaban en la sociedad española con una tradición muy importante. A partir de la segunda mitad del siglo xix se crean los colegios con una estructura similar a la que conocemos. Los primeros en su estructuración son los jurídicos y los sanitarios. A partir de la Ley de Moyano de 1857 se establece la correspondencia entre títulos educativos y profesiones. No sólo perviven en la actualidad, sino que ese mismo esquema de las profesiones liberales continúa ampliándose. Y llegamos a la Constitución Española de 1978 que dedica un artículo —el 36— a los colegios profesionales, separados totalmente de los artículos dedicados a los partidos políticos, a los sindicatos de los trabajadores y a las asociaciones profesionales que están recogidos

14 DOVELA NÚMERO CINCO

en los artículo 6.º y 7.º. El artículo 36 dice literalmente: «La ley regulará las peculiaridades propias del régimen jurídico de los colegios profesionales y el ejercicio de las profesiones tituladas. Su estructura interna y el funcionamiento de los colegios deberán ser democráticos». La Constitución Española habla de derechos y habla también de deberes. En efecto, una profesión colegiada es una profesión «que obliga», implica cargas, compromisos, responsabilidades. Es una regulación con exigencias que garantizan bienes cualificados y valores sociales. Ahí radica su grandeza porque todo está realizado desde la libertad profesional garantizada por los colegios. Libertad frente a los poderes públicos y privados. Según el Derecho Comparado no se conoce ninguna constitución, que dedique un precepto análogo a los colegios profesionales. Profundicemos ahora en la siguiente cuestión trascendental. ¿Cuáles son los fines de interés público que confieren a nuestros colegios profesionales reconocimiento jurídico y constitucional? Los agruparé, aunque sólo a efectos expositivos, en tres grupos conceptuales. Grupo 1. La ordenación del ejercicio de las profesiones. Grupo 2. La representación exclusiva de las mismas. Grupo 3. La defensa de los intereses profesionales de los colegiados. De estos tres grupos, los dos primeros —ordenación del ejercicio de las profesiones y defensa y representación de las mismas— corresponden a funciones públicas típicas, razón por la cual los colegios profesionales actúan por atribución de la Ley o delegación de la Administración del Estado o de las comunidades autónomas, como verdaderos poderes públicos. Estas funciones públicas precitadas más la deontología profesional y la potestad disciplinaria justifican el reconocimiento de la Organización Colegial: son el motor del hacer cotidiano de los colegios profesionales; están recogidas y desarrolladas en sus estatutos particulares, tanto a nivel de Colegio Provincial, de Consejo Autonómico Colegial, como a través del Consejo Colegial Nacional.


La Constitución Española habla de derechos y habla también de deberes. En efecto, una profesión colegiada es una profesión «que obliga», implica cargas, compromisos, responsabilidades. Es una regulación con exigencias que garantizan bienes cualificados y valores sociales. Ahí radica su grandeza porque todo está realizado desde la libertad profesional garantizada por los colegios. Libertad frente a los poderes públicos y privados Todas estas Instituciones poseen una estructura interna democrática, perfectamente desarrollada a través de sus órganos, y sus estatutos conducen a lograr un cumplimiento correcto de todas las normas que nos obligan deontológicamente. En el campo de la deontología profesional, el desarrollo ha sido constante a lo largo de la Historia ya que, nuestra obligación es su observancia estricta. Encontramos referentes perdurables en el tiempo y aplicables en todo el mundo y en todas las profesiones. El código más representativo y antiguo, es el Juramento Hipocrático con el que he comenzado mi intervención; código deontológico de una sociedad científica —la médica— de finales del siglo V antes de Cristo, época en la que se produce el

milagro griego del nacimiento de la ciencia y en la que no habría podido concebirse este código de ética, sin la existencia de unos científicos preocupados por la confianza y protección de sus pacientes. El acto profesional en sí está formado por el binomio profesional–cliente que en el acto médico se convierte en médicopaciente. Este binomio se sustenta en una confianza del cliente en la conciencia profesional. Es precisamente aquí en esta conciencia profesional, donde los Colegios juegan su papel fundamental regulando y vigilando los deberes éticos profesionales, para que el cliente y la sociedad no se sientan defraudados ni sean perjudicados.

NÚMERO CINCO DOVELA 15


ACTUALIDAD TÉCNICA COLEGIOS PROFESIONALES Y SOCIEDAD CIVIL Al mismo tiempo que ejercen esta función, tienen la facultad de lograr que el acto profesional se realice en completa libertad, para que cada profesional aplique su lex artis sin condicionantes y con independencia de que dicho acto se produzca en el ámbito público o en el privado. El profesional debe ser libre para estar al servicio de la sociedad, a quien le debe toda su fidelidad, procurando el más eficiente, justo y equitativo servicio. He aquí la principal y poderosa identificación que sigue vigente. Ejercicio y colegio, práctica y control, libertad y responsabilidad, destreza y garantía, actitud y respaldo, individuo y colectivo. Es tal la íntima conexión entre ambos conceptos, que me permito la licencia de que no es comprensible uno sin el otro: no puede haber ejercicio profesional recto, eficaz y de calidad sin los colegios, y los colegios no pueden existir sin el empuje, la sabiduría y la presencia de los profesionales a los que representa. Por todo lo expuesto, entiendo pues, que es innegable la importancia y el papel social que desarrollan los colegios profesionales que han sido y son Instituciones democráticas intermedias, incrustadas en el tejido social al que vertebran, de talante liberal, defensores a ultranza de las libertades de la sociedad. Quizás en los momentos actuales, asistimos al resurgimiento de políticas que tienden a intentar yugular y coartar a estas instituciones profesionales. Se intenta confundir los derechos y fines de los colegios profesionales previstos en la Constitución, con asociaciones profesionales de pertenencia voluntaria y de defensa de los intereses privados de sus asociados. En otros casos, se tratan de desvirtuar, asociándolas a otras modalidades organizativas, como los sindicatos.

La sustancia de la misión de los colegios es otra: defender el modelo de profesionalidad liberal, en el marco de una sociedad libre. Al menos dos aspectos de este modelo son incuestionables: 1. La independencia de los actos profesionales, atentos fundamentalmente a los principios de honorabilidad y de servicio al individuo. 2. La responsabilidad ética de los profesionales que va más allá de lo que exigen los propios códigos jurídicos o administrativos. Los intentos de gobiernos de corte intervencionista de desvirtuar los Colegios Profesionales chocan frontalmente contra sus finalidades. Diversos gobiernos autonómicos como Andalucía, Extremadura, Canarias y nuestra propia Comunidad han legislado a través de la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos, declarando el carácter voluntario de la colegiación, haciendo prevalecer el ejercicio de libertad asociativa como contrapuesta a la ley de colegiación obligatoria —Ley Básica del Estado— anteponiendo una concepción anacrónica, al interés general de la Sociedad. En todo caso, es en esta coyuntura tensionante, donde encontramos los elementos idóneos para bosquejar el propio futuro de los Colegios Profesionales, en el marco de un Estado Español integrado en la UE. Después de 25 años de vigencia de la Constitución Española, resulta imperioso no sólo modificar, sino promulgar una nueva ley de Colegios Profesionales, que necesariamente tendría que permitir el lógico desarrollo legislativo autonómico; que responda a la realidad jurídica actual pero también a la necesidad social del momento y que confiera una importancia


COLEGIOS PROFESIONALES Y SOCIEDAD CIVIL ACTUALIDAD TÉCNICA trascendental a la función deontológica que caracteriza a los colegios profesionales y a su papel protector de valores fundamentales de la sociedad civil, distinguiéndolos así, sin confusiones, de fundaciones, sindicatos, asociaciones... Atendiendo por tanto no sólo al interés particular, sino por encima de todo, al interés de la sociedad democrática. Los sectores que consideran que es el Estado quien debe controlar el ejercicio de los profesionales titulados, su funcionamiento y su disciplina, cercenan claramente la libertad, enarbolando paradójicamente la bandera de una falsa libertad. No es ese un buen camino, porque hipoteca fuertemente sectores propios de la sociedad del bienestar y el progreso social de nuestro país. Aquí, creo que podemos decir sin ningún rubor, que los colegios son piezas angulares de la consolidación democrática española. Superada esta etapa parece lógico pensar, que España contribuya a la configuración democrática de un espacio supraestatal mediante la Constitución Europea, que se encuentra como sabemos en fase sensible de proyecto y en un momento de equilibrio inestable por las tensiones de identidad de los distintos países y la concepción superadora de las diferencias, de la propia Comunidad Europea. El proyecto, dedica una especial atención a los derechos fundamentales e introduce a las profesiones en las previsiones del artículo 31.3, encaminada a la participación de éstas en un Comité Económico y Social. En este sentido, y si yo me viese obligada a sintetizar los elementos esenciales que deben sostener los colegios profesionales en el nuevo contexto europeo, me centraría en los principios deontológico siguientes, sustentadores de la profesión y de los colegios profesionales: 1. El requisito de la colegiación como principio irrenunciable. 2. El sometimiento a las normas de deontología como algo imprescindible para conservar la independencia y libertad de todos los profesionales y el deber de servicio a los ciudadanos, destinatarios primeros y últimos de nuestro hacer cotidiano. 3. Velar por la fidelidad, dignidad, confidencialidad e integridad del ejercicio profesional. 4. Colegios responsables ante la Sociedad de los niveles humanos, científicos y formativos de sus profesionales, acreditándolos y certificándolos con unos registros públicos. 5. Colegios impulsores de la ética profesional, que busca en todo momento la combinación de la evolución social con la renovación permanente; con los cambios legislativos y con la aplicación de la Lex Artis. Esta ética debe ir asociada inseparablemente a las libertades y con el norte inexcusable de su servicio a los ciudadanos y a la sociedad. Son principios objetivos a los que nadie puede renunciar. Habrá que superar de una vez esa visión del sector público, como una lucha frontal por las competencias y los medios.

Lo que realmente importa es que la sociedad reciba unos servicios profesionales capaces y puestos al día; se hacen necesarios profesionales comprometidos, responsables y respetuosos, imbuidos de las reglas de la deontología, hermana de la ética pública que sirve a los derechos y aspiraciones de toda la Sociedad en constante evolución. Diversas sentencias del Texto Europeo de Derechos Humanos, han trazado el camino indicado de mayor libertad profesional, mayor responsabilidad profesional y mayor contenido social de la Organización Colegial respectiva. Es precisamente esta visión de futuro y de esperanza lo que mueve a todos los componentes de los colegios profesionales, agrupados en la Unión Pro-

Los sectores que consideran que es el Estado quien debe controlar el ejercicio de los profesionales titulados, su funcionamiento y su disciplina, cercenan claramente la libertad, enarbolando paradójicamente la bandera de una falsa libertad fesional de Asturias y la Unión Profesional Nacional. A los 1.200.000 afiliados pertenecientes a todos los sectores profesionales, económicos, jurídicos, sociales, sanitarios, técnicos, etc. que representan a los más granado de nuestra sociedad, a los principales instrumentos de gestión del desarrollo de nuestro país, a los mayores defensores de la libertad profesional a ultranza y por ello con una mayor carga de responsabilidad en la defensa de la sociedad. El hilo vertebrador de todos estos profesionales es su respeto al recto proceder, a las buenas prácticas que en sí mismo constituyen el elemento fundamental para evitar el fenómeno social de la corrupción; aquél que destruye la confianza de los ciudadanos en las actuaciones profesionales y que es la base en definitiva de los problemas de credibilidad de los propios sistemas políticos, económicos y empresariales. La deontología profesional, como comenta el profesor Martín Retortillo, se convierte así en auténtica aspiración de nuestros días y en signo evidente de la modernidad. Su tutela debe de ser y son propias de los colegios profesionales ante la propia sociedad. He tratado de ir de lo general a lo particular, en un humilde tránsito, que puede servir de perfil a los contornos de este cometido con el me he comprometido, para el que creo he nacido, al que juré fidelidad eterna y con el que moriré gustosa de llevarlo en mi mente y en mi corazón. Y francamente, creo al final que todo es uno: Los colegios, el ejercicio, los profesionales, el cliente, el paciente, el tiempo asistencial... Todo es libertad. Todo es responsabilidad. A Carmen Rodríguez Menéndez

NÚMERO CINCO DOVELA 17


PIEZA CLAVE

Con refuerzo mutuo

Constructores de raza Promotores, contratistas, gestores y aparejadores. Para construir el cierre del círculo de la obra, la familia Corrales Braña no necesitar buscar el ladrillo fuera de casa. Saga de empresarios hechos a sí mismos, son la Pieza clave de este número de dovela. Texto: Rosa Valle. Fotografías: Enrique G. Cárdenas. Circula

una impresión de empresa familiar como gran o pequeña cocina donde se cuecen habas, y muchas. Un vistazo, sólo así por encima, a los fogones laborales que dirige Juan Jesús Corrales Suárez aleja esa sensación y cuando, al final de una rastreadora charla con el cocinero, el que escucha se cree con el derecho a afirmar que ya ha levantado la tapa, se encuentra la cazuela vacía. Porque ni en Construcciones ni en Promociones Corrales Braña —Cobra— se guisa problema alguno. Sus fundadores, el matrimonio que da nombre a ambas sociedades, lo afirman con rotundidad, aunque no haría falta. Hablan, siempre desde el refuerzo mutuo y sin asomo de contradicción, con orgullo del pasado —«Mi padre, en construcción, era un sabio y lo poco que sé se lo debo a él», dice Juan. «Un gran maestro», apostilla su esposa, Coral Braña Barrio—; con satisfacción del presente. Él: «Disfruto trabajando, ya no necesitaría frecuentar tanto la obra, pero me gusta» —es de los que se manchan los zapatos—. Ella: «Es el primero en llegar, da ejemplo, haga frío o nieve, y con confianza del futuro. «Veo cómo marcha la empresa y voy soltando muchas amarras hacia mi hijo, porque funciona». ¿Jubilación igual a depresión?

No, si las cosas me van como hasta ahora. Me deprimiría si viera que hay contratiempos. Pero mi hijo Juan Jesús está

18 DOVELA NÚMERO CINCO

«No sé si me tiraba el ladrillo o qué, pero siempre iba a la obra, incluso en vacaciones», recuerda Juan Jesús, hijo de Jesús Corrales Aguirre, constructor.

demostrando que vale y, cuando Pedro se integre del todo, sé que entre los dos se repartirán bien el trabajo. Juan Jesús, 34 años y licenciado en Periodismo, y Pedro Corrales Braña, 25 años y

que finaliza estudios de aparejador, son el segundo y el tercero en la cuarta línea de sucesión de una saga asturiana de la construcción que arranca con los abuelos paterno y materno del actual patriarca, Emilio Corrales y Ángel Suárez, respectivamente. El nieto —San Juan de La Arena, 1940— se hizo profesor mercantil pero engarzó su vida con la construcción. «No sé si me tiraba el ladrillo o qué, pero siempre iba a la obra, incluso en vacaciones», recuerda Juan Jesús, hijo de Jesús Corrales Aguirre, constructor. Nunca el tiempo es perdido, dice una canción de hoy. «La carrera me sirvió, porque entonces las cuentas de la empresa las llevaba uno en casa, pero yo sabía que no iba a estar en un banco trabajando, porque mi genio no me hubiera permitido más de media hora sentado. Soy muy activo. Era buen estudiante y no me costó demasiado».

Sobre plano Algunos constructores confiesan sana envidia por los arquitectos. Hombres hechos a sí mismos en el ladrillo a los que les hubiera gustado más dibujar los prolegómenos, que orquestar el cemento.

Qué va, no es mi caso. A mí me gustaría ser lo que soy. Disfruto viendo sus planos y, si puedo pegar una pincelada, la doy, aunque es muy fácil corregir lo que hacen los demás, pero no les envidio.


PIEZA CLAVE

¿Qué es para él calidad de vida? «Disfrutar de cada momento, tanto trabajando como comiendo un centollo. Yo la tengo y trabajo» a la promoción y construcción de edificios. Fundé Construcciones Cobra S. L. y construí en Castrillón, Pravia, Cudillero y San Juan de La Arena, y a continuación, creé la otra sociedad, Promociones Cobra.

Cosa de dos

Juan José con su esposa, Coral Braña, hija del célebre compositor candasín Pedro Braña, es la otra mitad de Cobra. Juan Jesús no quiere que se hable de su empresa sin que aparezca su mujer, esa chiquilla sevillana que veraneaba en Asturias, tierra natal de su padre, y a la que «no dejé escapar». Desde aquel 1965 en que dijeron sí, quiero, su esposa siempre le ha echado no una, si no las dos manos, «con la contabilidad, con sus opiniones y consejos y sacrificando mucho y muchos domingos conmigo yendo y esperando de obra en obra»...

Juan Jesús no quiere que se hable de su empresa sin que aparezca su mujer, esa chiquilla sevillana que veraneaba en Asturias, tierra natal de su padre, y a la que «no dejé escapar». Desde aquel 1965 en que dijeron sí, quiero, su esposa siempre le ha echado no una, si no las dos manos, «con la contabilidad, con sus opiniones y consejos y sacrificando mucho y muchos domingos conmigo yendo y esperando de obra en obra», cuenta Juan Jesús. De una de aquellas excursiones, recuerdan ambos, «tuve que marchar corriendo porque iba a dar a luz a mi hija», Rocío Corrales Braña, la primogénita. «Se vivía de otra manera», le quita hierro Coral, que asegura que su vida y participación en la empresa es ahora «más tranquila». Juan Jesús. ¿Qué es para él calidad de vida? «Disfrutar de cada momento, tanto trabajando como comiendo un centollo. Yo la tengo y trabajo». «Sabe disfrutar de la vida, no es usurero», asegura quien mejor le conoce. O sea que no es de los que viven para trabajar. ¿Invierte los verbos?

Empecé trabajando para vivir y ahora disfruto trabajando. ¿Es uno de esos empresarios que ha tardado décadas en conocer las vacaciones?

Define sus edificios como clásicos. «Tienen un sello personal», asegura su esposa, su más atinada juez. Y voz autorizada, porque Coral Braña, hija del célebre compositor candasín Pedro Braña, es la otra mitad de Cobra. Codo con codo el joven matrimonio —ella, con 17, y él, con 24— se lanzó a la aventura empresarial que es emprender. La primera incursión llevó el nombre de Juan Jesús Corrales Suárez y prendió en Salinas, donde la pareja fijó su residencia. A mediados de los 70.

¿Se lo pensó dos veces antes de dar el salto a la promoción de suelo?

Hacia el setenta y siete o el setenta y ocho, que fue cuando compré mi primer terreno. Había empezado trabajando para terceros, para ayuntamientos y particulares. Hacía alcantarillado, carreteras, chalés... Pero decidí hacerme con un terreno en Castrillón. Si ahora lo pienso, me doy cuenta de que fui muy atrevido al meterme en la compra. Dejé la obra pública y la contrata para particulares y ya sólo me dediqué

Desde que me casé, nunca perdí de ir de vacaciones, pero antes procuraba aprovechar puentes y siempre nos hacíamos un viaje coincidiendo con nuestro aniversario. La diferencia es que, ahora, ya cojo un mes entero, aunque hay el problema de los móviles, que te impiden desconectar del todo del trabajo. ¿Ha conocido ya todo el mundo que quería?

Menos Australia, que es una asignatura pendiente, porque mi mujer quiere ir. En los demás continentes, hemos estado

NÚMERO CINCO DOVELA 19


CONSTRUCTORES DE RAZA PIEZA CLAVE en todos los países que nos gustaban, menos Rusia y Cuba. Yo ya dije que hasta que no se fuera Fidel de Cuba nada. Lo que me impresionó fue Roma. Allí volvimos hasta cuatro veces y hasta me inspiré y cogí alguna idea arquitectónica que luego repetí aquí, aunque con cemento artificial. Y Las Vegas me gustó mucho, porque allí tienes todos los países en uno: pienso volver.

Musas de ladrillo Pero no le es indispensable tomar el avión para enriquecer su imaginación constructiva a través de la mirada a la realidad de ladrillo. En las ciudades de su Asturias halla fuentes. Caudalosas en extremo, como «La Escandalera o la Corrada del Obispo, en Oviedo», o en un nivel más cercano, «muchos de la calle Corrida, en Gijón» y, en Avilés, el edificio que hay sobre Laviada, justo junto al hospital San Agustín, que le lanzó pistas que él recogió para reproducir luego con su propio sello. ¿Engendros arquitectónicos a tiro de piedra? También los hay. «Tantos, que prefiero no mencionar ninguno para no ofender a nadie», responde.

Cuarta línea Es el benjamín de la cuarta generación de esta saga asturiana de constructores, quien, por ley natural y, por deseo y elección propia, conste, dará continuidad a Cobra, junto a su hermano mayor, Juan Jesús. Acaricia ya el título de aparejador —le falta sólo una asignatura para acabar la carrera, que cursa en la Universidad Alfonso X El Sabio, en Madrid—y sus opiniones y valoraciones profesionales pintan ya desde hace tiempo en la empresa familiar. «Aprovecho las vacaciones para ir a la obra, pero, de cualquier manera, tengo conmigo los planos en Madrid y desde allí —por Asturias— me preguntan qué me parece esto o aquello», explica Pedro Corrales Braña, 25 años, aparejador.

Pedro Corrales Braña es el benjamín de la cuarta generación de esta saga asturiana de constructores.

El diseño. La decoración de interiores. ¿Practica esos deportes en el orden doméstico?

Me gusta intervenir, compartimos... En mi trabajo, en mis tiempos, también había que decorar. Mi mujer pinta muy bien y siempre que yo veía algo que me gustaba, una barra de un bar o una chimenea de salón, decía : «Coral, píntamela». Y ella me hacía un boceto que yo luego aplicaba. ¿Y otros deportes? Me refiero a en los que se suda.

No, esquiaba, pero ya lo dejé y, ahora, camino. Paseo mucho, sobre la arena, en la playa, por ejemplo. Y también nado en la piscina cuando estoy de descanso. Pero procuro tomarme la vida más tranquila, busco más la comodidad. ¿Con qué potencia ruge el motor de esa locomotora de la economía que es la construcción?

Está en el mejor momento, por experiencia propia. Veo movimiento, animación, futuro. —¿Asturias va bien?

Yo percibo que sí. Hay alegría. Los centros comerciales están a rebosar de gente y en los restaurantes no encuentras mesa; los centollos se están acabando y eso me preocupa —bromea, buen marisquero. Eso mismo dicen los economistas, estadísticas en mano, pero al asturiano le encanta llorar la canción contraria...

—Pienso que bienestar lo hay. El treinta por ciento de los que me compran piso, no quieren una hipoteca bancaria y eso querrá decir algo. A

Reconoce que, al principio, «tuve mis dudas» a la hora de orientar sus estudios, y, pese a que optó por letras en BUP y COU, finalmente, «me lancé» y se pasó a los cálculos y los números. Admite que pesaron «los consejos de mi padre» y se vio rellenando los papeles de matrícula para aparejador. A eso de trabajar en casa Pedro Corrales le encuentra más ventajas que desventajas. «Yo no me atrevería a delegar en mí mismo y pienso que resulta más cómodo y fácil hacerlo en alguien de la familia. Entre nosotros nos llevamos bien y hay un clima de confianza mutua», asegura. Como a tantos del gremio, a Pedro le ha tocado sufrir el símil de aparejador igual a arquitecto menor, cuando «no lo es; la gente está equivocada». Defiende que el peso de su figura profesional «es muy importante en la obra». Los arquitectos les necesitan: «En mi pandilla tengo amigos que lo son y a menudo me preguntan dudas sobre ciertos aspectos». ¿Le preocupa que la ‘locomotora de la economía asturiana’ algún día deje de funcionar? No creo que eso pase. No hay más que ver que los españoles, en cuanto juntamos cuatro perras, nos compramos un piso». ¿Y las comparativas? Frases del tipo «no es lo mismo que tratar con el padre, ése sí que sabía». No lo sé, sólo aspiro a dejar bien alto el buen hacer y la imagen de mi padre. Pero hay que tener en cuenta que estamos construyendo en distintas épocas. Mi abuelo hizo la iglesia de Ranón, por ejemplo, y yo no haré ya algo así. Yo seguiré el gusto y la línea de mi padre, porque coincidimos, pero los tiempos cambian y los avances técnicos se imponen. Me siento muy afortunado de incorporarme ahora, porque mi abuelo me contaba cómo se las tenía que apañar con escasez de materiales y de dinero, cómo se las ingeniaba para suplir la escasez de hierro y utilizaba somieres de cama a modo de mallazo de reparto. Y mi padre me habló de cuando tenían que lanzar los ladrillos de abajo hacia arriba, a falta de otro sistema.

Otros tiempos, otras necesidades, otras soluciones técnicas.

NÚMERO CINCO DOVELA 21


FORMACIÓN

En previsión de futuro

El aislamiento, toda una responsabilidad Una de las actitudes de todo buen profesional en cualquier campo, es la de adelantarse a los acontecimientos y ser previsor, para que los cambios y las nuevas exigencias que se vayan produciendo en el sector, no le pillen desprevenido. De ello depende que su adaptación a las novedades se realice de forma fácil y fluida. Texto: Patricia del Gallo. Ilustración: Rubén Megido.

Por ello y en previsión de las nuevas exigencias que en materia de aislamiento acústico va a imponer, en breve, el Código Técnico de Edificación, muchos profesionales ya se han puesto a indagar para dar, cuanto antes, respuesta a esas nuevas directrices. El nuevo Código Técnico de Edificación va a proponer una serie de exigencias de calidad, muy superiores a las marcadas hoy en día. Habrá pues que verificar en cada caso y certificar que la solución adoptada para el aislamiento de cada obra, es la mejor y la más adecuada. El incumplimiento de estas pautas podrá ser, incluso, considerado delito contra el medio ambien-

El curso de aislamiento suscitó gran interés por parte de los colegiados.

22 DOVELA NÚMERO CINCO

te. De ahí que sea necesario, a partir de ahora, «ser mucho más riguroso», en palabras de José Luis Sambade, vocal de Relaciones Colegiales del Colegio de Aparejadores. De momento, la norma está en Bruselas a la espera de ser aprobada por el organismo correspondiente de la Unión Europea. Pero en vista y previsión de lo que suceda, han sido muchos los profesionales del sector que, preocupados, han querido participar ya en el primero de los cursos impartidos para ir tomando contacto con las nuevas directrices. Este primer mini cursillo que se celebró en enero y se centró en el aislamiento

acústico, suscitó gran interés por parte de los colegiados. Muestra de ello fue la gran afluencia al encuentro, que supo a poco. Unos 40 profesionales asistieron y todos ellos solicitaron una ampliación del mismo, debido a la importancia y a la preocupación que este tema tiene para la profesión. Otro de los temas interesantes que se desarrollaron durante este tiempo ha sido el de la impermeabilización con membranas de betunes modificados, y es que una impermeabilización inadecuada puede provocar importantes procesos patológicos en la edificación. Porque es fundamental


FORMACIÓN saber elegir en cada momento el mejor tipo de membranas que vamos a utilizar para el caso concreto, ya que las prestaciones que nos ofrecen unas y otras son totalmente diferentes. En el mes de enero se celebró una jornada técnica sobre este tema en la que se analizaron las ventajas e inconvenientes de todas ellas. En él se habló precisamente de la adecuación de las membranas a cada situación, sobre todo por las especiales características climáticas con que contamos, aquí, en Asturias. También se llevaron a cabo otras tres jornadas técnicas. La primera de ellas dedicada a los adhesivos adecuados para el pegado de los distintos tipos de baldosas. La segunda centrada en los revestimientos continuos de fachadas con mortero monocapa y por último, una tercera jornada en la que se presentó a los asistentes un novedoso sistema de escaleras para dúplex.

Más para el coordinador Otro tema que sigue preocupando a los aparejadores es la reforma de la normativa, recientemente aprobada, sobre seguridad y salud en las obras de construcción, que ya no deja duda sobre la total implicación del promotor en la prevención de riesgos laborales en la obra, lo que, sin duda, afectará profundamente al desarrollo de la función de Coordinador de seguridad en fase de ejecución. Fruto de este interés y de esta preocupación, la organización colegial ha puesto en marcha un cuarto curso destinado a coordinadores de seguridad, de 200 horas de duración que incluye un módulo de formación en prevención de riesgos laborales.

«Repito por enésima vez: no se trata de eludir responsabilidades, sino de que cada uno asuma la suya» señaló José Luis Sambade Sobre este tema, José Luis Sambade señaló que el día 14 de enero, en Madrid, se presentaron las directrices del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España sobre la guía práctica del coordinador de seguridad y que dicha guía, se pondrá en breve a disposición de todos los colegiados. El objetivo de ésta es facilitar la labor de coordinación, para que todo el proceso quede documentado, por si fuera necesario recurrir a él en caso de accidente laboral. Se trata, en suma, de unificar criterios en todo el territorio nacional, para que no existan serias contradicciones entre las distintas demarcaciones colegiales. La nueva tarea que se le quiere imponer al coordinador ha suscitado desde el primer momento los recelos entre los profesionales, que opinan que su verdadero trabajo no es el de vigilar y que para éste debe existir una persona especializada. «Repito por enésima vez: no se trata de eludir responsabilidades, sino de que cada uno asuma la suya», señaló José Luis Sambade. Los cursos diseñados por la organización colegial sobre esta materia, específicos para coordinadores, pretenden adaptar a estos profesionales del sector a la nueva normativa ya aprobada, aclararles sus dudas y ponerlos al día para que se adelanten a los acontecimientos. En ellos se dan las

pautas o protocolos de actuación en las obras. El interés despertado por esta reforma es tal que los colegios profesionales de otras comunidades autónomas han solicitado al de Asturias información sobre dichos cursos y asesoramiento para su desarrollo. La Guía Técnica sobre Seguridad y Salud pretende desarrollar algunos aspectos del Decreto 1627, de 1997, sobre Condiciones Mínimas de Seguridad y Salud en las Obras de Construcción. Si bien la Guía no es de obligado cumplimiento, su espíritu sí servirá de base para inspectores de trabajo y jueces a la hora de tomar decisiones. Los especialistas que imparten estos cursos son inspectores de trabajo, funcionarios del Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales, técnicos de servicios de prevención propios y ajenos, técnicos de mutuas y otros profesionales, como peritos, aparejadores y licenciados especializados en derecho penal. Por otro lado, para el mes de marzo, la organización colegial ha previsto dos nuevas jornadas técnicas. La primera de ellas dedicada a los pavimentos continuos y la segunda, a los pavimentos deportivos. También continúan los trabajos de preparación del curso sobre peritaciones judiciales, cuyo programa está muy avanzado. A

NÚMERO CINCO DOVELA 23


CARAS NUEVAS

Construyendo un futuro

Los pilares de una carrera Antonio Morales Secades y José Menéndez Vázquez son dos jóvenes aparejadores, con las ideas claras, que viven actualmente enfrascados en una de las obras más importantes de su vida: la construcción de su propio futuro profesional, una vez finalizados sus estudios, cimentando sólidamente la que en ambos casos se vislumbra como una carrera prometedora. Procedentes de familias vinculadas a la profesión, ambos han dado sus primeros pasos en empresas de su entorno, pero pronto optaron por ampliar horizontes y elegir aquellas opciones que más satisfacciones les aportaban. Texto: Covadonga Díaz. Fotos: Enrique G. Cárdenas.

Antonio y José terminaron el pasado año los estudios de Arquitectura Técnica, el primero en Madrid y el segundo en La Coruña. Tras dar sus primeros pasos profesionales en diferentes proyectos, Antonio trabaja actualmente en la Ciudad Grupo Santander, la faraónica obra que la entidad que preside el banquero Emilio Botín está llevando a cabo en el municipio madrileño de Boadilla del Monte. José ha recalado en la empresa SEDES y está destinado actualmente en una de las promociones de viviendas que esta entidad está levantando en el barrio de La Florida, en Oviedo. Otra de las características comunes a estos dos jóvenes aparejadores es la llegada a la profesión por influencia familiar. José tomó la afición a la arquitectura téc-

24 DOVELA NÚMERO CINCO

nica a través de su hermano. En el caso de Antonio, su vocación no sorprendió a nadie. No en vano su abuelo fue socio fundador del Colegio de Aparejadores e inició una saga que tuvo continuidad en su padre y en la que su nieto no ha dudado en tomar el testigo. No obstante, primero finalizó la carrera de Arquitectura y fue cuando estaba en el tramo final de ésta cuando simultaneó dichos estudios con los de aparejador. La causa de esto radica en que a pesar de su interés por el diseño no es menos su gusto por la ejecución final de la obra. La polivalencia es uno de los principales activos profesionales de Antonio, quien se muestra convencido de que ha sido este valor el que le ha llevado a trabajar en la obra que la ingeniería Typsa, dedicada a la

gestión integral de proyectos, está llevando a cabo en Boadilla del Monte.

Amplio horizonte profesional Con respecto a las expectativas de los arquitectos técnicos que finalizan sus estudios, tanto José como Antonio destacan la amplitud de salidas de su profesión, hasta el punto de que se muestran convencidos de que actualmente es la carrera con mejor orientación laboral, habiendo desplazado ya a la informática. Si bien en el caso de José permanecer en Asturias es una cuestión prioritaria a la hora de encaminar su carrera, Antonio no ha querido renunciar a una oportunidad que difícilmente se le podía presentar en el Principado. No obstante, tiene también


José Menéndez (izda.) y Antonio Morales han construido solidamente los cimientos sobre los que ahora levantan una prometedora carrera como aparejadores.

claro que en el futuro le gustaría regresar a Asturias. La singularidad del proyecto del Banco Santander en el que trabaja es para Antonio el principal atractivo de su trabajo. No en vano se trata de una obra de dimensiones gigantescas, con 500 millones de euros de presupuesto, que supondrá la construcción de una ciudad financiera, con cuatro edificios administrativos, una zona residencial y de formación, guardería, hotel y club de golf, entre otros servicios. La geometría descriptiva y el dibujo técnico han sido algunas de las materias preferidas de José en sus estudios en cuanto que son las que dan las claves para representar un volumen en un papel, si bien

reconoce que son las que versan sobre materiales y organización y control de obra las que resultan más prácticas. Antonio se inclina por la construcción, como materia llave entre las dos carreras que ha estudiado y que permite ver cómo va creciendo la obra, «observar físicamente cómo va evolucionando». Como ayudante de obra, José está adquiriendo una notable experiencia. No en vano, se trata de una figura de reciente creación utilizada por las grandes empresas «y en la que te ocupas de todo un poco, desde control de calidad a gestión de pedidos, yo creo que es construcción pura y dura, con la que desarrollas una amplia experiencia desde materiales hasta organización de procesos».

Ambos están convencidos de que empiezan a conocer cómo funciona una obra de verdad cuando comienzan a trabajar; los estudios proporcionan una teoría que realmente adquiere sentido cuando se concreta en la práctica. «Lo importante es saber cómo se hacen las cosas y eso no lo controlas hasta que estás en la obra», explica José.

Decidir sobre la marcha Antonio comparte esta idea y resalta igualmente el volumen y la importancia de las decisiones que es necesario tomar en la propia obra. Su trabajo actualmente con arquitectos e ingenieros le proporciona una mayor amplitud de miras. «Me interesa conocer sus puntos de vista, las soluciones que proponen para un mismo problema».

NÚMERO CINCO DOVELA 25


CARAS NUEVAS LOS PILARES DE UNA CARRERA

Antonio se inclina por la construcción, como materia llave entre las dos carreras que ha estudiado y que permite ver cómo va creciendo la obra, «observar físicamente cómo va evolucionando».

Otro de los atractivos de trabajar en la construcción de la Ciudad Financiera del Banco Santander es la posibilidad de ver el desarrollo de técnicas constructivas no convencionales, «de trabajar con vigas de 20 metros, por ejemplo, y ver ejecutar la cúpula de vidrio más grande de España con 50 metros de diámetro». En el caso de José, se inclina por la rehabilitación en cuanto que supone «rescatar nuestras raíces culturales». Además, otra de sus ventajas es la recuperación de oficios perdidos o en vías de desaparición ya que obliga a trabajar del mismo modo en que se hacía una cuantas décadas atrás. Es precisamente este aspecto el que marca la diferencia entre restaurar y el concepto de rehabilitación, dado que este último exige reparar una infraestructura con las mismas técnicas con las que fue levantada. Su gusto por la rehabilitación lleva a José a denunciar «auténticas barbaridades» cuando pasea por las calles de cualquier ciudad y ve «cómo se han hecho algunas cosas». También la seguridad o más bien la falta de seguridad es otro de los aspectos que llama la atención de este aparejador cuando pasa cerca de muchas obras. La deformación profesional en el caso de ambos hace que no puedan abstraerse de la realidad desde los ojos de un aparejador.


LOS PILARES DE UNA CARRERA CARAS NUEVAS

Antonio trabaja actualmente en la Ciudad Financiera que el Banco Santander construye en Boadilla del Monte, en Madrid, una obra de dimensiones gigantescas, con 500 millones de euros de presupuesto.

Con respecto a las expectativas de los arquitectos técnicos que finalizan sus estudios, tanto José como Antonio destacan la amplitud de salidas de su profesión, hasta el punto de que se muestran convencidos de que actualmente es la carrera con mejor orientación laboral, habiendo desplazado ya a la informática. El diseño y la elección de los materiales son también dos aspectos en los que Antonio tiende a fijarse, lo que le lleva a decir que «no se ve demasiado diseño y encima suele estar mal ejecutado». Desde el punto de vista de José falta innovación y «el 90 por cien de lo que se ejecuta gira en torno a lo mismo». Bajo su perspectiva, la inspección técnica de edificios, una especie de ITV de la construcción, contribuirá en el futuro a generar un volumen importante de puestos de trabajo, ya que la tarea del aparejador será fundamental en su desarrollo.

El encargo soñado Con respecto al que puede ser el encargo de sus sueños, ambos aseguran que cualquier proyecto puede tener su encanto o resultar singular. José pone como ejemplo las conocidas viviendas de protección ofi-

cial de Saénz de Oiza o la casa Domus en La Coruña, por el óptimo empleo de los materiales y la extraordinaria fusión con el entorno en el que está ubicada. Sobre la evolución de la profesión en los últimos años, tanto Antonio como José coinciden en destacar el cambio sustancial experimentado, desde aspectos como organización hasta plazos. «Antes los procesos eran más manuales, ahora se tiende a la industrialización», señala José. Antonio pone como ejemplo de uno de los cambios que está experimentando el sector la tendencia a que cada propietario disponga del libro de mantenimiento de su edificio. Con respecto a la importancia de la experiencia, ambos coinciden en que es fundamental para conocer realmente los entresijos de una obra. Sin embargo, alertan también del riesgo que conlleva si no va acom-

pañada de un reciclaje permanente. «A veces, a quienes llevan toda la vida pisando obra también les cuesta ver que existen otras maneras de hacer las cosas, y eso puede suponer un hándicap», señala Antonio. La tecnificación actual es uno de los elementos que diferencia el desarrollo de las obras frente al pasado, según José. Antonio añade otros dos elementos innovadores: el acento en el control de calidad y en la facilitación de información al usuario. No cabe duda de que tanto José como Antonio avanzan con paso firme y seguro en su profesión, levantando los pilares de una carrera sólida, que ambos quieren ir fraguando a su medida, aunque deban adaptarse también a las necesidades del mercado para que al final el resultado se aproxime, como sucede en las obras, a su esquema inicial. A NÚMERO CINCO DOVELA 27


OTRO ÁNGULO

Y se hizo la luz...

El impulso eléctric Adolfo García Díaz es alma máter de Adober Electricidad, «una empresa que nació en 1969, como un pequeño taller de instalaciones y reparaciones», cuya herramienta de trabajo, la electricidad, ha marcado su devenir desde aquellos precarios trabajos realizados en la época de los 60-70 hasta la tecnología de la fibra óptica. Hoy sus capacidades abarcan el sector de la edificación —viviendas, oficinas, fábricas, hospitales...—. En definitiva, con todo lo que tiene que ver con cables, tal como señala el responsable de Calidad, Medio Ambiente y Formación de la empresa, Jaime Martín Gaitero. Texto: Esperanza Montes Miguel. Fotos: Iván Martínez.

Los avances

tecnológicos no han dejado a nadie indiferente. Todas las profesiones se han visto, en mayor o menor medida, afectadas por los profundos cambios que han implicado las nuevas tecnologías y que en su mayor parte han mejo-

28 DOVELA NÚMERO CINCO

rado el método de trabajo y la calidad final del mismo. En este sentido, el mundo de la construcción es un sector más de los muchos que han cambiado de forma radical en los últimos años. «Viví la época en la que las calculadoras eran de mano de

rabilar, la de hacer escritos con papel calcante y la época de máquina de reproducir con tintas», explica Adolfo García Díaz, Director-Gerente de Adober. «Luego la época de las oficinas técnicas con calcadores, que hacían su trabajo en papel vegetal


OTRO ÁNGULO

La empresa Adober está ubicada en Gijón. Izquierda: Adolfo García, Director-Gerente de Adober, con el responsable de Calidad, Medio Ambiente y Formación, Jaime Pérez Martínez Gaitero.

o de la edificación y lámparas de amoniaco. Entonces, ya empezaron a proliferar las copias, pero cuando llegó la fotocopiadora fue un desastre porque se nos llenaba la oficina de papeles». Adober es una empresa gijonesa con más de 34 años de historia en el sector de la instalación eléctrica y con «todo lo que tiene que ver con cables», como puntualiza Jaime Pérez Martín Gaitero, responsable de Calidad, Medio Ambiente y Formación de Adober.

Una relación sujeta a matices Según García, la relación entre el aparejador y los responsables de las instalaciones eléctricas de un edificio, depende del papel

que desempeñe el arquitecto técnico dentro de una obra: «El aparejador puede ser encargado de la ejecución de la obra o uno de los que la dirige. En mi opinión, son dos figuras bastante diferenciadas y algunas veces, como es lógico, enfrentadas en cuanto a trabajo se refiere. Nuestra relación con los aparejadores siempre suele ser buena, pero tiene distintos matices según el cargo del aparejador». Para Adolfo García, la función del instalador es inequívoca y siempre la misma: «Ejecutar la instalación dando gusto al cliente y ajustándonos al reglamento en vigor, y luego legalizarla, para lo cual hay que hacer el proyecto específico y la dirección de obra

correspondiente». En cambio, los aparejadores tienen diferentes responsabilidades según el rol que desempeñen: «Si defienden los intereses de la empresa para la cual trabajan como ejecutores de la obra, su objetivo es hacer la obra lo mejor posible en el menor plazo de tiempo y al menor precio posibles», especifica García para quien es precisamente aquí donde se encuentra el principal punto de divergencia entre los aparejadores y los instaladores eléctricos: «Las diferencias que podemos tener nosotros con el aparejador como ejecutor de la obra son en cuanto a precio y a plazos. En cuál es la mejor opción, estamos de acuerdo. Si el aparejador es director

NÚMERO CINCO DOVELA 29


OTRO ÁNGULO EL IMPULSO ELÉCTRICO DE LA EDIFICACIÓN

«La calidad y la seguridad son dos cosas que han variado radicalmente en muy pocos años. Los constructores son muy exigentes porque la seguridad prima mucho en las obras, cada vez más», puntualiza Jaime Pérez de obra, que casi nunca coinciden ambas figuras, el precio importa menos y no solemos tener divergencias en precios pero sí en cuanto ampliaciones que puedan aparecer por reformas o complementos del proyecto que van surgiendo conforme se realiza la obra y son ellos los que vigilan y controlan el que la obra se haga lo mejor posible».

Como un traje a medida En una obra de construcción, tanto si es una vivienda como un edificio industrial o comercial entran muchos oficios en juego. Los problemas de coordinación son, en este sentido, inevitables y aunque el aparejador se esfuerza en que todo vaya sincronizado para que no haya pérdidas de tiempo y los solapes sean los justos, no siempre lo logra. «Si hay problemas de diseño a la hora de hacer un vestido, cómo no va a haberlos en un edificio con lo complicado que es», exclama García. Además, la cosa se ha dificultado en este tema con la entrada en vigor de un nuevo reglamento electrotécnico para las instalaciones de baja tensión. El 18 de septiembre de 2003 es una fecha que ha marcado un antes y un después en las especificaciones, tanto eléctricas como de telecomunicaciones, para los instaladores ya que ese día entró en vigor el Real Decreto 842/2002. García señala que «uno de los problemas que hoy existen es que los metros cuadrados que se ocupan en la instalación son muy caros y el nuevo reglamento los amplía y se tiende a reducir al máximo entre los espacios dedicados a instalaciones, con el consiguiente trastorno que eso conlleva». En este punto, Jaime Pérez Martín explica que el nuevo reglamento es estricto y se ha de cumplir al pie de la letra: «Hay que seguirlo a rajatabla, si no, no nos dan el boletín de enganche y su equivalente en telecomunicaciones». Además, éste es un tema en el que los instaladores han de hilar muy fino y estar muy pendientes: «En los huecos para las canalizaciones tenemos que estar muy encima. Nos viene Industria o una inspección de Ciencia y Tecnología y

30 DOVELA NÚMERO CINCO

al aparejador le importa poco. Lo que quieren es que aquello tenga las dimensiones adecuadas y si no lo has podido defender con suficiente contundencia puedes tener problemas. En determinados momentos de la obra puedes ver un agujero en el suelo y te preguntas qué cayó, pero es que hubo que abrirlo porque o el fontanero, o el de electricidad o el de climatización dijo que cómo se les había ocurrido tapar aquello y que cómo iban a pasar los cables del piso de arriba al piso de abajo. También ha ocurrido el caso de tapar una pared antes de meter un centro de transformación y luego no se puede meter de ninguna manera o han dejado un espacio conforme a la normativa anterior y no sirve. Ambos expertos coinciden en que las exigencias se agravan en el caso de las telecomunicaciones, algo que ha sufrido un cambio espectacular en muy poco tiempo: «Había una normativa mínima en ese sentido y ahora es muy exigente», comenta Adolfo García. «En toda casa hay Internet, canales de televisión de todo tipo y eso requiere que las canalizaciones y las protecciones sean infinitamente superiores a las anteriores. Lo más grande, con diferencia, que hacemos ahora en una casa es la caja de telecomunicaciones», añade.

La nueva normativa de instalaciones El nuevo reglamento de instalaciones de baja tensión afecta de forma particular a las canalizaciones, a las protecciones y a los contadores, pero la variación más destacada está en la composición de los conductores, las canalizaciones y el tipo de protecciones para reducir su toxicidad. También existen mayores exigencias en cuanto a las tomas a tierra. Esta nueva legislación viene a actualizar el panorama anterior que se caracterizaba por ser una amalgama de normas: «El antiguo reglamento era del año 1973 pero, como cualquier legislación que se hizo a parches, en el tema técnico veintinueve años son muchos», puntualiza Jaime Pérez. «Además el cliente final, la constructora, nos aprieta y exige

Imágenes del interior de las instalaciones de Adober.

mucho más. Exige más técnicos titulados, exige más garantías de seguros, exige mucho y eso es bueno porque al final, clientes de la constructora somos todos», añade. Otro tema a destacar es que ahora el constructor está obligado a entregar un manual de uso al cliente final, aunque aún no se ha acabado ningún edificio con la nueva normativa: «Se da un manual de mantenimiento porque la vivienda es el producto más caro que una persona puede adquirir a lo largo de su vida y estamos obligados a dar un manual de uso de la instalación.


OTRO ÁNGULO

La instalación eléctrica es más simple, las normas de cómo mantener la instalación eléctrica en casa son más sencillas y entra dentro de lo que es el libro de la edificación, una documentación que todas las constructoras han de entregar al comprador de un piso, donde se incluyen también los certificados de calidad», explica Pérez, un aspecto en el que ambos creen que los constructores se han vuelto muy exigentes: «La calidad y la seguridad son dos cosas que han variado radicalmente en muy pocos años. Los constructores son muy exigentes porque la seguridad prima mucho en las obras, cada vez más». «Hay un plan de seguridad en cada obra», apunta García. En su caso, Pérez asevera que si bien puede haber gente que

crea que las medidas de seguridad en una obra son sólo papel, están muy equivocados: «Nada más lejos de la realidad. Hombre, sigue habiendo gente que trabaja mal, y hay accidentes que aparte de lo que lo pueda ser el infortunio tienen unas razones muy claras. Pero, hay obras en las que ni se te ocurra olvidar la identificación, porque no entras. Y hacen muy bien».

La domótica: el miedo a lo sofisticado El nuevo reglamento también habla de domótica, algo que ya no sólo se emplea en vivienda sino también en edificios singulares. Pero la domótica tiene problemas de penetración. Hay una barrera de precio, porque hasta ahora la verdadera domó-

tica era muy cara y con un alto coste de mantenimiento, y también hay una barrera cultural y psicológica, ya que la gente tiene miedo a algo muy sofisticado. Adober también trabaja instalaciones de este tipo, aunque todavía son pocos los constructores o promotores que la solicitan: «Sólo lo hacen cuando quieren darle a la obra un toque de distinción. Cada uno se inclina según sus preferencias, hay quien pone una grifería excepcional y otros que quieren buenas instalaciones y dan más énfasis ahí», comenta García. En cualquier caso, lo más común es que la domótica se instale en viviendas unifamiliares de gente con alto poder adquisitivo para evitar uno de los mayores problemas a lo que se exponen: los robos. Por su parte, Jaime Pérez se muestra convencido de que «la domótica acabará entrando en las casas igual que en los coches». No obstante, para ambos profesionales la labor del aparejador se ha complicado «de forma terrible» en cuanto a las exigencias de práctica de la profesión, no sólo en el tema eléctrico sino en muchas otras cosas como la prevención de riesgos: «Son directores de obra y coordinadores de oficios. Como jefes de obra tienen que exigir a todo el mundo que haya personal cualificado para fiarse de que dan instrucciones y se cumplen. No pueden estar ellos encima, por muchos encargados que tengan. Exige cualificación y formación a los operarios técnicos en temas de seguridad, medio ambiente y, sobre todo, medidas de exigencia administrativa», matiza García. En otro orden de cosas, tanto García como Pérez aseguran que la entrada en vigor de la nueva normativa no creará una escisión entre dos tipos de viviendas, las anteriores al 18 de septiembre de 2003 y las posteriores. García afirma que el Principado subvencionó en su día la renovación de las instalaciones en las viviendas anteriores al año 73 con buenos resultados: «Lo que pasa es que la diferencia entre las instalaciones anteriores al 73 con las posteriores es infinitamente superior a las de ahora, porque las actuales son el resultado de un perfeccionamiento y una actualización de la normativa, cosa que hace treinta años no existía. Las instalaciones del 73 cumplen bien las exigencias normales, tienen menor grado de perfección y tienen el problema de la composición de las canalizaciones y de las conducciones, algo que va a ser muy difícil de cambiar, porque si cambiar el conductor es complicado, cambiar las canalizaciones es imposible. Pero, en ningún caso quiere decir que tengas una bomba en casa», concluye. A

NÚMERO CINCO DOVELA 31


ENTREVISTA

Con «P» de poeta

Ángel González:

«Ya no tengo estímulos para De las veces que Asturias ha sacado pecho por los méritos de su vástago Ángel González (Oviedo, 1925), aún le quedan agujetas. Premios Príncipe de Asturias de las Letras (1985) y Reina Sofía de Poesía Hispanoamericana (1996) y otros tantos que visten, pero no tanto; Académico de la RAE desde el sillón «P» —de poeta—; fértil pluma lírica que se enseña en las escuelas: 120 poemarios entre el primero, Áspero mundo (1956), y el último: Otoño y otras luces (2001); profesor en la meca moderna de la Universidad, Estados Unidos, donde impartió Literatura Contemporánea... Del currículo de este niño de la guerra y la posguerra española presumen todos los asturianos —Ángel González es nuestro poeta—. Todos, menos él. Porque las grandonadas no van con el maestro. Íntimo, claro, realista, laico, lacónico, irónico, urbano. Por Rosa Valle. Fotografiás de Ángel González.

Este verano anunció su retirada de los ruedos literarios. ¿Ni una línea más?

Ahora mismo no estoy escribiendo. ¿Y a qué dedica ese tiempo recuperado?

A leer y a esas cosas. Sólo escribo cuando siento la necesidad y, en este momento, no la tengo. He pasado alguna temporada más así. ¿Cuánto duró su silencio más largo?

Pues no me acuerdo. ¿Sus colaboraciones con la prensa y otros medios de difusión también permanecen calladas?

Eso lo he eliminado. He dejado de hacerlo, salvo pequeñísimas excepciones. ¿Qué lee ahora?

Las memorias de Jaime Salinas, hijo de Pedro Salinas. Ese proyecto personal que le tiene absorbido.

Proyectos tengo pocos porque sumo ya muchos años: setenta y ocho. Los proyectos a mi edad son quedarte como estás.

32 DOVELA NÚMERO CINCO

¿Con qué frecuencia retorna a Asturias?

Ahora voy menos, porque no tengo ningún familiar ahí. Se han muerto, grandes amigos míos, como Emilio Alarcos. Asturias ha cambiado mucho. Pero hay momentos en los que siempre voy, como a la Semana Negra de Gijón y a presidir el Premio de Poesía Emilio Alarcos de Oviedo. ¿En qué percibe ese gran cambio de la comunidad?

Los sitios donde yo iba, los amigos... Ya no son los mismos y ya no tengo estímulos para volver. ¿Se encuentra en ese Oviedo peatonal de esculturas costumbristas, estudiadas farolas, libre de ese adorno tan dudoso que son los contenedores de basura? ¿O le pondría alguna mancha al armonioso conjunto para que no lo fuese tanto?

¿Manchas? Manchas ya son las esculturas, que son horrorosas. Por lo demás, Oviedo está muy habitable. Pero también me gusta mucho Gijón. ¿Dos legislaturas sucesivas de poder socialista han inyectado mejorías palpables a la región?


ENTREVISTA

volver a Asturias»

No sigo muy de cerca la vida política española y asturiana, pero es una buena cosa que ese Gobierno socialista se prolongue. Tengo en alta estima a Tini Areces, que lo estará haciendo muy bien.

¿Con qué joya o atractiva baratija arquitectónica de las que atesoran nuestras ciudades se queda?

¿Halla una vinculación diáfana entre la poesía y el mundo de la construcción?

El Oviedo viejo. La parte vieja de la ciudad me gusta mucho y el Instituto Nacional de Previsión, que ya no se debe de llamar así... Es un edificio de corte cubista, que está a espaldas del Campoamor.

Yo tengo un libro que se titula Tratado de Urbanismo. Soy, era, muy consciente de que tenía que hacer poesía de la ciudad, porque mis vivencias eran más urbanas que campesinas. Lo escribí quizá con la esperanza secreta de que algún arquitecto lo comprara con la expectativa de que le sirviera para su trabajo. Y así fue: un día estaba yo firmando libros y se acercó un arquitecto con intención de llevarse mi tratado. Cogió un ejemplar, pero en cuanto vio que no era un libro de arquitectura, se marchó. Sin embargo, al poco rato regresó y se lo llevó finalmente. ¿Los edificios asturianos tienen algo de poético?

Los hay que son bellísimos. El prerrománico, nada monumental, tiene una gran belleza.

¿Edificio viejo o moderno? El que a usted más le inspire.

Del reparto que hace de su vida, Estados Unidos se lleva un buen trozo. ¿Ha desarrollado una morriña crónica o la lejanía de España sólo le produce punzadas intermitentes?

Yo no tengo morriña. No me da tiempo a tenerla. Vengo bastante a España: cuando necesito recobrar lo viejo. Colecciona en su currículo los premios más prestigiosos de la literatura nacional y mundial. ¿Le falta algún cromo para acabar su álbum personal?

No pienso en ellos. Si vienen, son buenos, porque son importantes, pero nunca fui postulante de premios, o sea que no me

NÚMERO CINCO DOVELA 33


CORÍN TELLADOÁNGEL GONZÁLEZ ENTREVISTA extraña nada que no me den alguno y se lo den a otros. Tengo dos muy importantes, que son el Reina Sofía y el Príncipe de Asturias y he recogido uno recientemente en Canarias que he recibido con gusto. Se inició en la escritura como periodista. ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor en la prensa asturiana y española?

El periodismo ha cambiado mucho y supongo que para bien. Creo que el que se hace en Asturias es de calidad. ¿Le siguen llamando a menudo para prestar su voz a la Universidad?

De la Universidad salí muy escaldado, perdí la esperanza y la ilusión. Me fui con gusto y sin gana ninguna de volver a ella. No por la juventud, naturalmente, si no por cómo se enseña la literatura. ¿Cómo debería hacerse?

Muy pegada a los textos, pero ahora no interesan esas cosas. ¿Otea entre esos alumnos algún mineral en bruto susceptible de convertirse en alhaja literaria?

Hombre, yo creo que esas posibilidades siempre existen. Van saliendo nuevos autores, pero pocos son los que logran el éxito. «Corren buenos tiempos para la lírica en España». Lo dijo usted hace poco.

Hay una serie de poetas, mucho más jóvenes que yo, que tienen mucho interés y creo que su obra será importante, como Felipe Benítez Rey, Benjamín Pardo, Luis García Montero y muchos más.

«De la Universidad salí muy escaldado, perdí la esperanza y la ilusión. Me fui con gusto y sin gana ninguna de volver a ella. No por la juventud, naturalmente, si no por cómo se enseña la literatura» ¿Aún no le ha preguntado ningún periodista su opinión sobre su paisana Leticia Ortiz como futura Reina de España?

Es un problema que no me preocupa absolutamente nada. Me deja indiferente. Ni siquiera me he parado a hacerme un juicio de Leticia Ortiz. El enlace abre una grieta en el conservadurismo de la monarquía española. ¿Era hora?

¿Por qué ella está divorciada? Me da igual. No me interesa nada la monarquía española, a la que respeto, pero nada más. Es un tema de prensa rosa. Sobre esa sociedad norteamericana en la que se ha integrado. ¿Ha cambiado tanto la vida allí desde el 11-S?

Sí, mucho, para peor. Primero hubo una reacción patriótica muy virulenta y, después, se han recortado mucho las libertades. El país está asustado. ¿Hay arma lo suficientemente potente contra la bestia rugiente del terrorismo mundial?

Lo han exacerbado. Nunca hubo tantos y tan tremendos actos terroristas como desde que el señor Bush decidió acabar con el terrorismo. A Ángel González los libros de texto le encuadran en la Generación del 50. No conozco a un escritor al que no le repelan las etiquetas. ¿Es usted la excepción?

Yo no me siento mal al verme en un grupo generacional, que existió de verdad. A esta altura del camino, ¿ha encontrado su lugar en el mundo?

¿En qué sentido? Si la reflexión, en la madurez, sobre los años vividos le responde que ha llegado a dónde quería.

No lo sé, no sé. ¿A qué se aferra para mantener la ilusión?

¿Cómo sabes que la mantengo? La amistad y el amor te mantienen en pie. A

NÚMERO CINCO DOVELA 35


Control de seguridad y salud

ASESORÍA

La inspección de trabajo: a la caza del peligro La preocupación por la seguridad en una obra es cada día mayor. No solo por el interés de los constructores de que en sus edificaciones no haya accidentes, pues de ellos será luego la responsabilidad civil o penal, sin mencionar las cada vez mayores sanciones económicas, sino porque también los propios trabajadores han ido tomando conciencia de que ellos deben de usar, por su propio bien, todos los mecanismos de que disponen en las obras y respetar las normas de seguridad. Por Patricia del Gallo. Ilustración: Rubén Megido.

Hasta el pasado año

, las inspecciones de trabajo solo eran remitidas al Ministerio Fiscal en casos graves de accidentes o defunciones. A partir de este año, todo ha cambiado. El nuevo enfoque en materia de prevención que emana de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales de 1995, la escasa aplicación de la figura del delito de riesgo, unido al elevado índice de siniestralidad laboral que está registrando nuestro país en los últimos años, han hecho necesaria la modificación de la relación de cooperación y colaboración entre la inspección de trabajo y seguridad social y el Ministerio Fiscal para aplicar, de una forma más eficaz, la normativa penal sobre delitos contra la seguridad y salud laboral. Por ello el 14 de julio de 2001 se dicta una nueva instrucción sobre las relaciones entre esa inspección de trabajo y la Fiscalía, en la que como medida principal y que afecta más directamente al gremio, establece que en los supuestos en que en una inspección de obra se detecte una infracción administrativa, en materia de prevención de riesgos laborales, que implique riesgo de daños graves para la vida, la salud o la integridad física de los trabajadores, se remitirán al Fiscal Jefe las correspondientes actas de infracción. En estas actas se contemplan desde infracciones muy graves, a supuestos en los que, a juicio de ese inspector pueda haber indicios racionales de criminalidad. También se dará cuenta a la fiscalía cuando haya infracciones graves o un incumplimiento reiterado por parte del empresario de las advertencias que en materia de seguridad le haya trasladado el inspector. Esto es así desde el año 2001 pero como reconoció Juan Luis Sánchez, letrado del Departamento Jurídico del colegio, es desde este año cuando esta nueva instrucción se está cumpliendo «de manera sistemática». Hasta entonces, cuando el inspector de trabajo levantaba acta, ésta no iba directamente a la Fiscalía. Sólo en caso de accidente grave, con fallecimiento, acudía el juez al levantamiento del cadáver. No había, pues, según explicó el letrado, «coordinación entre inspección de trabajo y fiscalía». A efectos prácticos, esta nueva relación entre ambas instituciones supone para los profesionales que el inspector de trabajo, siempre que constate en la obra una falta de seguridad que pudiera llevar consigo un riesgo para el trabajador, levantará un

acta que posteriormente remitirá al fiscal, iniciándose así el consiguiente proceso legal. Para Juan Luis Sánchez esto traerá varios problemas. Puede ocurrir que una empresa subcontratada, y como suele ser habitual en las obras, una vez que haya finalizado su trabajo, decida retirar los mecanismos de seguridad propios de su tarea, sin esperar a que llegue la siguiente subcontrata, dejando por un tiempo la obra «sin medidas», con el consiguiente riesgo para los trabajadores que siguen en ella. Si en ese momento se realizara una inspección, automáticamente, se procedería a levantar un acta, que iría al Ministerio Fiscal. El inspector remitirá al fiscal el acta cuando la falta de alguna medida de seguridad pueda suponer un riesgo de daños graves para los trabajadores, aunque no se haya producido accidente alguno. En caso de que se produjera un accidente o enfermedad profesional, en esa acta el inspector deberá indicar no sólo los datos del profesional o profesionales afectados, sino el de todos aquellos otros que, aunque no se vieran afectados por el accidente o la enfermedad, estaban en el momento del siniestro en la misma situación de peligro. De ahí, destacó el letrado, la importancia que tiene la figura del coordinador de seguridad. Esta persona sería la encargada de coordinar la entrada y salida de cada subcontrata y por tanto de cuando ésta pone o retira sus medidas de seguridad, evitando siempre que la obra, quede al descubierto. Hasta ahora, reconoció Sánchez, «nadie llamaba salvo en caso de accidente». A partir de ahora alguien deberá estar atento para que en la obra nunca falten las medidas de seguridad necesarias. Y esa persona ha de ser el coordinador de seguridad. Por lo tanto, también a partir de ahora la responsabilidad les afectará a ellos y no sólo a los empresarios. Los procesos penales en este sentido oscilarán entre penas de prisión de seis meses a tres años y multas de seis a doce meses. Por todo ello se hace necesario, aseguró Sánchez, que el control de seguridad y salud de una obra exija la presencia diaria e inmediata del coordinador. Si no se toman en breve las medidas oportunas en ese sentido, serán cada vez más los profesionales que se verán sometidos a procesos de sanción. La seguridad no es un juego. Evitarla se paga demasiado caro. A

NÚMERO CINCO DOVELA 37


Ángulo fotográfico t Textos ilustrados

Aparejadores, fotógrafos y escritores Obras es el último libro editado por el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos del Principado. Cien fotógrafos asturianos, o vinculados a Asturias, ilustran otros tantos textos clásicos, una iniciativa más que demuestra el compromiso con la cultura de esta institución colegial, fiel al principio de que obras son amores. Por Covadonga Díaz. Fotografías de Enrique G. Cárdenas. El punto de partida de este libro ha sido la selección de textos literarios que guardasen relación con el mundo de los aparejadores y la construcción, de cien autores de todos los tiempos. Asimismo, se han escogido otros tantas imágenes que pudieran fundirse con cada texto, realizadas por fotógrafos vinculados a Asturias. El resultado es un libro singular, presentado recientemente en la sede del Colegio de Aparejadores en Oviedo, en un acto que contó con una notable asistencia de público, hasta el punto de que el salón de actos se quedó pequeño para acoger a todos los que quisieron estar presentes en este encuentro. La idea del libro partió del vocal de Cultura, Pepe Monteserín, quien quiso seleccionar textos clásicos con un recorrido por la historia de la literatura, a través de fragmentos de la Biblia, de Homero, Lao Zi, Aristóteles o Platón hasta Pérez Galdós, Proust, Kafka, Kavafis o Freud. Inés García se encargó de la selección de textos, mientras que la elección y coor-

38 DOVELA NÚMERO CINCO


ÁNGULO FOTOGRÁFICO

Pedro Ignacio Jiménez Fernández, presidente del Colegio, se refirió a este libro en el acto organizado para su presentación como un nuevo reto, asumido para rendir homenaje a la fotografía

El Presidente del Colegio de Aparejadores de Asturias, Pedro Jiménez, y el Vocal de Cultura de la institución, Pepe Monteserín, durante la presentación del libro Obras. Izquierda: Asistentes al acto de presentación del libro.

dinación de los fotógrafos, todos ellos asturianos o vinculados con el Principado, ha sido responsabilidad de Herminio Sánchez. Pedro Ignacio Jiménez Fernández, presidente del Colegio, se refirió a este libro en el acto organizado para su presentación como un nuevo reto, asumido para rendir homenaje a la fotografía «que es un arte y no precisamente un arte menor, en el que ustedes, los artistas, saben captar el momento, elegir la luz, adoptar el enfoque preciso, algo que no es fácil sino más bien enormemente difícil». Desde su punto de vista, Obras es el resultado de una aventura editorial de gran belleza. El Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias está cla-

ramente comprometido con la cultura y ejemplo de este compromiso son frutos como Obras, «en el que los fotógrafos han puesto lo principal, que es el arte, y nosotros los recursos materiales», señaló Pedro Ignacio Jiménez, quien destacó la voluntad del Colegio de corresponder con este tipo de iniciativas para «devolver así a la sociedad algo de lo que la sociedad nos da a nosotros».

Proteger la cultura En esta misma línea, el presidente del Colegio ratifica, en el mensaje incluido en el propio libro, la tradición de fomentar y proteger la cultura, así como de «todo aquello que nos enriquece y nos distingue».

Si en 2002 fueron las acuarelas de Rionda a las que los escritores asturianos pusieron ‘música’, esta vez se ha invertido la estrategia y se ha optado por seleccionar una serie de textos que los fotógrafos han volcado en imágenes. El presidente del Colegio insiste en el texto de presentación del libro en su voluntad de reforzar la colaboración de la institución colegial que preside con la sociedad en general, propiciando un ambiente constructivo y de interacción, de colaboración e intercambio, como ha ocurrido en esta ocasión con los fotógrafos, porque «de esta suerte, al tiempo que nos conocen a nosotros, los conocen a ellos y admiramos su arte». En este mismo sentido se pronunció Pepe Monteserín, quien explicó que su idea había sido elegir cien grandes escritores, patrimonio de la Humanidad, y entregarlos a otros tantos fotógrafos «para que los interpretasen a su manera».

De la idea a la imprenta Cada página tiene su por qué. «Quería dar a conocer la distancia que hay desde que surge la idea hasta que se encuaderna, desde los amores hasta las obras», señala Monteserín en el prólogo del libro para lo cual procedió, en el año empleado en hacer realidad lo que entonces era un proyecto, a tomar nota de hechos relevantes, de anécdotas y justificaciones mil del porqué de cada página. Sin embargo, a la vista de las Obras, el vocal de cultura optó finalmente por dar paso a las mismas sin más preámbulos.

NÚMERO CINCO DOVELA 39


ÁNGULO FOTOGRÁFICO TEXTOS ILUSTRADOS

La afición y vinculación de Monteserín con la fotografía viene de antiguo. No en vano comentó, en tono irónico, cómo, cuando marcha de excursión a la montaña, olvidar en casa la cámara de fotos hace que reduzca su motivación por la salida, dominado por una sensación «de viaje perdido». En su intervención, Pepe Monteserín tuvo palabras de reconocimiento para Inés García, «que sacó los textos a los muertos», para Herminio Sánchez, encargado de «coordinar a los vivos» y también para Victoria Ocio y Helios Pandiella, encargados del diseño y la compaginación. Además, agradeció a la junta directiva del Colegio su compromiso con la cultura y la promoción del arte, ambiente en el que se encuentra especialmente cómodo alguien que dijo sentirse «bien hermanado con la página encuadernada». Elena Álvarez, Juanjo Arrojo, Chema Barreiro, Nacho Gamazo, Luisma Murias, Carlos Nebot, Arnaud Späni, Ángel Ricardo, Mario Rojas, Paco Paredes, José Vallina y Enrique G. Cárdenas, colaborador de la revista Dovela, son solo algunos de los fotógrafos que han colaborado en la edición de Obras.

Estructura Las citas literarias están ordenadas cronológicamente, siempre según la fecha de muerte del autor, excepto en los casos en

40 DOVELA NÚMERO CINCO

Aparejadores y fotógrafos se dieron cita en la sede del Colegio de Aparejadores en Oviedo, para la presentación del libro Obras, salón de actos que se quedó pequeño para acoger a todos los que quisieron estar presentes en este encuentro.

los que dicha fecha no se conoce con seguridad, casos en los que se consideró entonces la de nacimiento. Los textos anónimos, como El Lazarillo de Tormes, o de complejas autorías, como la Biblia o el Corán, se han ordenado teniendo en cuenta la información existente sobre la datación de sus primera publicación. Algunos de los textos se

presentan en castellano antiguo y puede resultar chocante la presentación de determinadas voces en las que se ha respetado la ortografía original, es decir, aquella de la fuente de la que se ha extraído la cita. Una de las fotografías, obra de Roberto Tolín Sommer, incluidas en el libro, refleja un nudo de carreteras y autopistas y sirve para ilustrar un breve texto de Martín Nadaud, un contundente aforismo: «Cuando la construcción marcha, todo marcha», y sirve también para condensar la importancia del sector. Un extracto de Guerra y Paz, de León Tolstoi, es acompañado de una fotografía de Ricardo M. Moreno en la que se ven construcciones en ruinas, imagen de un tiempo pasado en el que conocieron un mayor esplendor. El texto dice así: «La finca de Lisie-Gori había sido reedificada, pero con la magnificencia de los tiempos del difunto príncipe. Las nuevas construcciones, comenzadas en los difíciles tiempos, eran más que sencillas. La inmensa casa sobre cimientos de piedra era de madera y estaba enlucida únicamente por dentro; los suelos eran de tablas sin pintar, y la habían amueblado con sillas, mesas y divanes hechos para sus siervos, con abedul de la misma finca. La casa era espaciosa, con dependencias para el servicio y habitaciones para los huéspedes».


Trabajar con amor Otra de las fotografías refleja una casa dibujada en la playa de Luarca, tras la bajada de la marea, al pie de la cual y cruzados reposan las herramientas empleadas en su construcción, sin ir más lejos una paleta amarilla y un rastrillo rojo. La fotogra-

Enrique G. Cárdenas, colaborador de la revista, participa en Obras con esta fotografía.

fía, de Ernesto García López, sirve para acompañar un texto del libanés Khalil Gibran: «Trabajar con amor es construir

un casa con cariño, como si vuestro ser amado fuera a habitar en esa casa», mensaje nos devuelve al principio y sirve para simbolizar el cariño y esmero con el que el Colegio de Aparejadores trata siempre todas las iniciativas culturales que pone en marcha. A

NÚMERO CINCO DOVELA 41


premaat t Modificaciones estatutarias

Nuevo reglamento de mutualidades Las últimas modificaciones estatutarias y reglamentarias que permiten la adecuación a los nuevos postulados de la norma del Ministerio de Economía han sido aprobadas, con una amplísima mayoría, el pasado mes de noviembre en la Asamblea General Extraordinaria celebrada en Madrid. Así PREMAAT cumplirá con el plazo previsto en el Reglamento de Mutualidades para adaptarse a la nueva normativa. Por Mónica F. Fernández.

premaat

cumplirá con el plazo previsto en el Reglamento de Mutualidades para adaptarse a la nueva normativa. La Asamblea General Extraordinaria de la entidad aprobó el pasado 28 de noviembre las últimas modificaciones estatutarias y reglamentarias que permiten su adecuación a los nuevos postulados de la norma del Ministerio de Economía. Éste entró en vigor a primeros de año y preveía un plazo de doce meses —que culmina el próximo 17 de enero— para la completa adaptación de las mutualidades de previsión social al reglamento específico, que regulará su funcionamiento. Con una amplísima mayoría de los 3.691 mutualistas inscritos —entre presentes y representados—, la Asamblea General dio también su conformidad a una serie de cambios estatutarios y reglamentarios formulados por la Junta de Gobierno y que tienen como finalidad el perfeccionamiento de los textos y la mejora del funcionamiento de la entidad. Durante la Asamblea General Extraordinaria, el Presidente de premaat, Rafael Cercós, y la Junta de Gobierno de la entidad clarificaron las modificaciones propuestas al articulado de los Estatutos Generales, lo que incidía también en el contenido del Reglamento de Inscripción, Cuotas, Prestaciones y otras Coberturas. Igualmente se analizó el contenido de las distintas enmiendas presentadas, algunas de las cuales fueron retiradas por sus ponentes tras las explicaciones ofrecidas por la Junta de Gobierno. De esta forma, y por lo que respecta a los Estatutos, el máximo órgano de deci-

42 DOVELA NÚMERO CINCO

sión de premaat aprobó la modificación de 30 artículos, la disposición transitoria y disposiciones finales, así como la inclusión de una disposición transitoria nueva. El gerente de premaat, Julio Hernández Torres explicó que entre las novedades introducidas en los Estatutos «cabría destacar las referidas a la modificación del actual número de representaciones que puede ostentar un mutualista en las Asambleas, pasando de las 3 actuales a 25». La Junta de Gobierno justificó el incremento de número de delegaciones de voto, admitido en la horquilla prevista por el Regla-

mento de Mutualidades, afirmando que la cifra es consecuencia de un minucioso análisis sobre la asistencia y representatividad de mutualistas en las Asambleas. Por lo que se refiere al Reglamento, los cambios afectan a 25 artículos, disposiciones transitorias segunda, quinta y sexta y disposiciones finales. Por último, la Asamblea General autorizó al presidente de premaat, Rafael Cercós, para la formalización, inscripción y ejecución de los acuerdos adoptados. Información toda ella facilitada por el Gabinete de Comunicación de premaat. A

Buzón de los asegurados: premaat ofrece a los asegurados resolver sus dudas a través de la revista. Los colegiados deberán remitir sus consultas por escrito a: Rafael Riera Cadavieco, vocal de Mutua y Seguros. C/ Principado 8, principal dcha. 33007 Oviedo.


Prestación pionera s musaat

Servicio de Segunda Opinión Médica Unas 70 personas han hecho uso del servicio de Segunda Opinión Médica durante el año 2003, accediendo a un segundo diagnóstico en enfermedades de carácter grave. Este dato señala la utilidad de esta opción que ofrece el Club musaat cuyos costes, cubiertos por la propia Mutua, se compensan por la valiosa labor que desarrolla este servicio en la práctica. Por M. F. Fernández.

Setenta han sido los casos que se han presentado a lo largo del año 2003 al servicio de segunda opinión médica, una cifra muy similar a la que se registró el pasado año en el marco de esta prestación del Club musaat, que destaca ante todo por su gran utilidad en unas circunstancias de salud en las que puede servir de gran ayuda, aportando un posible nuevo diagnóstico o colaborando en el desarrollo y tratamiento del ya emitido. De esos 70 casos, unos 40 han sido enviados a Boston, la central de la Asociación Best Doctors, que los han remitido a los especialistas más cualificados del mundo en cada una de las materias requeridas; 12 están siendo seguidos en estos momentos y el resto han sido orientados de forma local en colaboración con los centros de salud. Por patologías, 20 han sido diagnósticos de cáncer (29% de los casos), 18 traumatológicos (25%), 9 neurológicos o neuroquirúrgicos (12,8%) y 4 cardiológicos o cardioquirúrgicos (5,7%). El resto han sido de diversa naturaleza: dermatológicos, oftalmológicos, alérgicos... (27%), lo que señala cifras muy similares a las del 2002, según datos aportados por el Gabinete de Comunicación de musaat.

902460480

Nº Club

Las operadora toma nota de los datos y los remite al equipo de Best Doctors en España.

El equipo de Best Doctors en España envía la información a la central de la Asociación en Boston.

El equipo de Best Doctors en España contacta con el socio y solicita informes y pruebas médicas.

La central de Best Doctors remite toda la información al especialista más cualificado.

La central envía una segunda opinión médica al equipo de Best Doctors en españa que contacta al paciente.

Best Doctors El servicio de segunda opinión médica para enfermedades graves se ofrece a través de Best Doctors, la prestigiosa Asociación que

segunda opinión médica Funcionamiento del servicio

con sede en Boston aglutina a los mejores especialistas de todo el mundo en las distintas especialidades. Está pensado para enfermedades de carácter grave como las neurológicas y neuroquirúrgicas, cáncer, insuficiencia renal crónica, Parkinson, Alzheimer, esclerosis múltiple, ceguera, parálisis cerebral o problemas relacionados con cirugía cardiaca y angioplastia o transplante de órganos. A través del 902 460 480 —central desde la que se gestionan todas los servicios del Club musaat— el socio puede contactar con el equipo de Best Doctors en España que solicita al enfermo todos los informes y los remite a Boston. Allí la Asociación estudia las pruebas y los facilita al especialista más cualificado, que emite su opinión en un plazo aproximado de quince días, enviando un informe en castellano a la directora médica que lo pone en conocimiento del mutualista en un marco de completa confidencialidad. musaat es pionera por delante de compañías privadas de salud en ofrecer este servicio en España, asumiendo además todos los gastos derivados del mismo por lo que el acceso a la interconsulta es totalmente gratuito. A

Buzón de los asegurados: musaat ofrece a los asegurados resolver sus dudas a través de la revista. Los colegiados deberán remitir sus consultas por escrito a: Rafael Riera Cadavieco, vocal de Mutua y Seguros. C/ Principado 8, principal dcha. 33007 Oviedo.

NÚMERO CINCO DOVELA 43


Piezas sueltas t Un bien tangible

Apolinar Cuesta: «La verdadera función del promotor es crear una vivienda digna» El presidente del Grupo de Promotores de la Confederación Asturiana de la Construcción, CAC, y desde noviembre de 2003 vicepresidente de la Asociación de Promotores Constructores de España, APCE, analiza para Dovela la situación del sector al que representa. Este arquitecto técnico ovetense, al que le gusta leer y viajar, afirma que no existe burbuja inmobiliaria. En clave de humor y con una ironía manifiesta aclara que «para que existiera burbuja tendría que haber algo que al pincharla saliese aire y las viviendas están llenas de ilusiones, de ladrillos y muchos esfuerzos. La vivienda es un bien tangible». Por Mónica F. Fernández. Fotografías de Enrique G. Cárdenas. ¿Cómo afrontó su nuevo cargo de vicepresidente de la Asociación de Promotores Constructores de España, desde octubre de 2003?

Es un logro para Asturias, porque al ser una asociación nacional, el hecho de que un asturiano se pueda meter en la cabeza de la asociación, entre ciudades como Madrid, Barcelona o grandes comunidades autónomas, como Andalucía y Valencia, es un logro, repito. De todas maneras, yo llevaba alrededor de 15 años en la asociación, trabajando en el Comité Ejecutivo, y en cierta forma no deja de ser el reconocimiento de que Asturias siempre ha aportado a lo largo de los años trabajo, esfuerzo, aspectos innovadores. Es que desde el punto de vista de la actividad de la construcción, y no sólo de la promoción, siempre hemos ido creando cosas, aportando, sumando, en definitiva. Resuma su experiencia al frente de la presidencia del grupo de promotores de la Confederación Asturiana de la Construcción.

Llevo como presidente de Promotores de la CAC desde 1987 y el resumen es mucho trabajo, para intentar colocar al promotor en el lugar que le corresponde en la sociedad. Tratar de luchar por una vivienda digna, aunque no se crea fácilmente, y de la mejor forma posible.

44 DOVELA NÚMERO CINCO

Característica que define a un promotor, a qué se dedica.

El promotor es un agente social, que actúa sobre el suelo para después edificarlo y vender los pisos. Nuestra actividad se centra en la búsqueda y desarrollo urbanístico del suelo, en la construcción de las viviendas, directa o indirectamente, puesto que hay promotores-constructores, y luego su comercialización y venta. Entendemos que, como tales, otra de las connotaciones del promotor que conviene aclarar es que el promotor no es el dueño del suelo, sino el que lo compra y lo transforma. El suelo es su materia prima, así que hay que huir de la connotación de especulación. La verdadera función del promotor es crearuna vivienda digna.

¿Es el precio del suelo la reivindicación por excelencia de los promotores para que de esa forma disminuya el coste de las viviendas?

En el coste de las viviendas hay que tener en cuenta varios factores: una parte es el suelo, otra la construcción y otra la relativa a otros costes. El suelo, ¿es nuestra mayor reivindicación? Sí, porque es lo que más ha subido y lo que más sube y donde tenemos el verdadero problema. El problema del promotor en cuanto a la reposición del suelo para seguir desarrollando su trabajo es muy grande. Siempre comentamos que un promotor acaba una promoción y, cuando va a buscar el suelo para la


«El promotor no es el dueño del suelo, sino el que lo compra y lo transforma. El suelo es su materia prima, así que hay que huir de la connotación de especulación»

«Un mercado sano, estable y con futuro» ¿Existe o no la burbuja inmobiliaria? No, por supuesto que no. Otra cosa es que hayan subido el precio de las viviendas. En clave casi de humor diría, que para que existiera burbuja tendría que haber algo que al pincharla saliese aire y las viviendas están llenas de ilusiones, de ladrillos y muchos esfuerzos. La vivienda es un bien tangible, que tradicionalmente se ha revalorizado unos cuantos puntos, tres, cuatro, por encima de la inflación; por tanto, no cabe hablar de burbuja en el mercado inmobiliario, porque la vivienda es eso: raíces, valores muy tangibles, no cotizaciones que se disparan sin saber muy bien por qué. Esa demanda es la que tira de la actividad fuertemente. Es señal de un mercado sano, estable y con futuro. Si suben los tipos de interés, ¿qué ocurrirá con las hipotecas? Sinceramente, creo que nada. Creo que hay recorrido suficiente como para que una subida del tipo de interés no afecte y no estrangule a las familias con hipotecas en la compra de viviendas. De todas maneras, ahí se han ido tomando una serie de medidas previsoras de todo esto, para que las hipotecas se puedan cambiar sin costes fiscales, que se puedan alargar los plazos de amortización... Es decir, se ha ido tomando una serie de medidas que desde nuestros planteamientos, aunque se diesen esos aumentos, se pueden asumir. Aunque haya subidas, no van a ser muy importantes.

siguiente, no le llega su dinero porque se le ha disparado el precio, así que para abordar el siguiente tienes serios impedimentos; es el problema del valor de reposición. Sobre este tema llevamos reivindicando la liberalización del suelo desde hace muchos. En cuanto a la construcción, la gente no es consciente de lo que nos cuesta hacer una vivienda. Hay muchos componentes, además del suelo, que la encarecen, como son las licencias, los técnicos, los notarios, los registradores o los impuestos, por citar sólo unos ejemplos; éstos continuamente se incrementan. Las normativas enfocadas hacia la calidad, que compartimos, también repercuten en el precio y la calidad hay que pagarla, pero el ciudadano no cuenta con ellas. Un estudio realizado por la Universidad de Oviedo para la Confederación Asturiana de la Construcción sobre la estimación de la demanda de vivienda en el Principado apunta que hasta el 2006 un 18% de la población familiar buscará un total de 39.211 viviendas disponibles, concentradas en el triángulo de tres grandes urbes asturianas: Oviedo, Gijón y Avilés. ¿Hay algún dato a destacar, fruto de este análisis?

Tenemos una serie de herramientas que podemos utilizar en el desarrollo de nuestra actividad. Estas herramientas son estudios de demandas, de ofertas, de actividad, que hacemos periódicamente. A través de estos parámetros vamos viendo la evolución de los mercados potenciales: dónde los tenemos y cómo los tenemos, igual que lo hacemos a nivel nacional. Está hecho el estudio por municipios y lo cierto es que ha sido bastante previsible. Este estudio de demanda, pasados dos años desde la elaboración del anterior, ha salido en la misma línea. A

NÚMERO CINCO DOVELA 45


Piezas sueltas t Nueva publicación literaria

Poemas de Gijón

ÁNGEL GONZÁLEZ

Fernando Álvarez López, que fue entrevistado en la sección de «Aparejadores con historia» del número 4 de Dovela, presentó el pasado mes de diciembre su primer libro: Poemas de Gijón, ilustrado por Carlos Roces y editado por Llibros del Pexe. El Ateneo Jovellanos fue el escenario elegido por este aparejador ferrolano de nacimiento, pero gijonés de adopción desde hace cincuenta años. Reproducimos en estas páginas tres de sus poesías, correspondientes a los años 1955, 1956 y 1960. El muelle en primavera

La rula

Ese balcón de hierros retorcidos

Nace la primavera ya en la playa y se calienta al sol la mar desde la orilla; un hombre pinta un bote, lo maquilla, y en su brocha nacen raya tras raya.

Sobre arcos de doble fundamento tu fábrica se yergue ensombrecida, cual añosa barcaza ya vencida por la furia y la sal que trae el viento.

Ese balcón de hierros retorcidos, cual si fuese la forja de un demente, parece recién hecho, aun caliente, a pesar de sus años ya vencidos.

Las rederas se aplican en la malla, anudando anilla tras anilla; ronea al sol una gata amarilla y la vida comienza otra batalla.

Del Puerto eres el viejo monumento con los pulsos gastados por la vida, que a las tardes pregona, ya rendida, los frutos de la mar en su momento.

Oxidados sus hierros, corroídos por el tiempo que fluye como fuente, tiene formas nacidas de la mente y la pasión febril de los sentidos.

El horizonte abre la mañana, la brisa se desmiga del Este y la mar gris está tendida y llana.

Palpitas a diario, ennoblecida, retablo del trabajo y del aliento del puerto, de la mar y de sus gentes.

Del viejo caserón todo de piedra destaca su belleza descarnada, enroscado en el aire como hiedra,

Un pescador cuida sus aparejos y al ver rolar el viento hacia el Oeste sabe que la tormenta no está lejos.

¡¡Quién pudiera saber lo que tú sientes, las voces del ayer, todo el acento, toda la vida pasada por tu vida!!

como un grito de furia pavonada surgido de la entraña de la tierra como surge la vida atormentada.

Gijón, 1955

Gijón, 1956

Gijón, 1960

¿Muestra de pintura colectiva? El resultado de la muestra de pintura colectiva que el Colegio de Aparejadores convocó para el pasado mes de septiembre, respondiendo así a la solicitud de un numeroso grupo de colegiados que consideraban la necesidad de una actividad artística de este tipo, fue la presentación de una única obra, incluso después de prologar el plazo de entrega. Por este motivo se ha tenido que suspender dicho concurso.

46 DOVELA NÚMERO CINCO


Vena artística s Piezas sueltas

Figuración y abstracción a través del pincel de Uría Reconoce que aunque la pintura es una «simple afición», llega un momento en el que, según sus propias palabras, «te entra el gusanillo de querer conocer la impresión que produce en los demás el trabajo que uno hace». El resultado es que «si gusta, estupendo», y si no es así, declara con honestidad, «sirve de acicate para intentar corregir las carencias», añade. Y este es el verdadero motivo que llevó al aparejador Enrique Uría, de 61 años y residente en Salinas, a exponer 20 de sus obras del 1 al 23 de diciembre, en el salón de actos del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos. Una afición que define como vieja costumbre, y que se remonta a su etapa escolar, cuando formaba parte del equipo artístico habitual de la clase, dice con gracia. Un hobby al que está unido por una relación paterno-filial, puesto que cada obra no deja de ser uno de sus hijos, «con sus defectos y virtudes», añade. Por Mónica F. Fernández. Fotografías de Enrique G. Cárdenas. ¿Cuál es el motivo por el que ha decidido presentar esta exposición?

En primer lugar, quería mostrar a mis compañeros y de paso a todo aquel que tenga interés por la pintura, parte del trabajo realizado a lo largo de unos cuantos años desarrollando mi afición favorita. ¿Qué es lo que más le interesa a Enrique Uría?

Las opiniones de los que acudan a verla, sean o no conocedores, pues aunque siempre he pintado a mi aire, por sim-

ple afición, no cabe duda que llega un momento en el que te entra el gusanillo de querer conocer la impresión que produce en los demás el trabajo que uno hace. Si gusta, estupendo y si no, sirve de acicate para intentar corregir las carencias. En cualquier caso, las críticas desfavorables no me harían abandonar. Pintando lo paso tan bien que espero que sea mi ocupación principal cuando me jubile. ¿Es la primera vez que expone individualmente su obra?

[5]

NÚMERO CINCO DOVELA 47


Piezas sueltas | Enrique Uría t Puntos del Orden del Sí, es la primera vez que lo hago con carácter individual y con un mínimo de formalidades. Anteriormente participé en alguna colectiva en Salinas. Explíquenos brevemente el contenido de esta muestra.

He querido exponer el género figurativo y el abstracto, que habitualmente simultaneo ya que me encuentro cómodo en los dos y aunque se me dice que no es artísticamente correcto, de momento no puedo —¿no quiero?— decantarme por uno de ellos. No sé lo que haré en el futuro ni me preocupa por ahora. ¿Existe en su familia algún antecedente artístico?

No sé si genéticamente se puede hablar de tradición familiar por ser sobrino-nieto de José Uría del que siempre admiré sus excelentes acuarelas. Entre los parientes que tengo pintores están su nieta Amparo Cores, mi tía Blanca Meruéndano, decana de las pintoras asturianas y podría mencionar algunos miembros más que pintan de forma discreta. De todos ellos no me molestaría que se me hubiera pegado algo. En cuanto a ascendencia directa, a mi madre le gustaba mucho pintar aunque por motivos de salud se vio impedida demasiado pronto para seguir haciéndolo.

El presidente del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias, Pedro Jiménez, conversa con el autor y otros compañeros en el salón de actos de la exposición.

Resuma brevemente la evolución de su obra desde los inicios hasta el momento actual.

Si tuviera que decantarse y decirnos cuáles son sus principales obras se quedaría con...

Comencé a pintar a partir de las clases de dibujo —no de pintura—, que recibí del gran paisajista Eugenio Tamayo, tipo de gran personalidad y calidad humana, de cuyo estudio recuerdo todavía, a parte de sus enseñanzas técnico-artísticas, la amenidad de sus charlas, rociadas siempre de irónica socarronería, el clima que sabía crear de incipiente bohemia, hasta el olor, mezcla de aceites, cera, papel y colas diversas. Durante los estudios de aparejador, en Madrid, no practiqué con asiduidad la actividad artística, aunque recuerdo que un año obtuve el primer premio del concurso de felicitaciones de Navidad que organizaba la Escuela. También me presenté a algún concurso de carteles, campo que, por cierto, me gusta mucho pero en el que no he vuelto a hacer incursiones. Retomé la costumbre de pintar cuando me casé, pues Rosa, mi mujer, también es aficionada, aunque es menos constante que yo en estas lides. No descarto hacer algún día una exposición con ella. Desde hace unos 8 años formo parte del Grupo Salinas de Pintura, de cuyo impulsor, Jesús Ángel, quiero hacer mención por tratarse de un excelente profesional, a parte de gran persona, maestro de muchas promociones de gente joven y de otra no tan joven. Del Grupo han surgido, a lo largo de estos años, artistas que se están haciendo merecido hueco en este competido campo en los ámbitos regional y nacional. Personalmente, le agradezco sus esfuerzos y los ánimos que siempre me ha dado para que me lanzara a exponer.

Me resulta muy difícil calificar como principal a cualquiera de mis cuadros. Todos los inicio con el mismo interés y con ganas de hacerlos lo mejor posible. También es cierto que el resultado nunca es igual, pero al fin no dejan de ser mis hijos, con sus defectos y virtudes. No sé si esto les pasará a todos, pero yo, cada vez que me desprendo de un cuadro, siento una rara sensación de desgarro al pensar que posiblemente no vuelva a verlo más y hacerlo al cabo de algún tiempo, me suele causar una ilusión enorme, no pudiendo evitar mirarlo una y otra vez con disimulada delectación como ocurre en cualquier normal relación paterno-filial

48 DOVELA NÚMERO CINCO

¿Cómo definiría su obra?

Lo que hago en el campo figurativo es realista, sin atreverme a entrar en más calificativos. En cuanto a la obra abstracta, en la que mis incursiones son más recientes y pienso que debidas a un proceso evolutivo lógico, creo que se puede inscribir actualmente en el expresionismo, pero la veo como un mundo que se me abre ante los ojos en el que no encuentro ningún tipo de límite, por lo que no sé por donde profundizaré en ella ni siquiera en un futuro inmediato. ¿De qué pintores es fiel seguidor Enrique Uría?

Me pasa en este caso algo parecido a lo de las obras principales, jugando yo aquí el papel filial. Los pintores que admiro forman o mejor, forman sus obras, respecto a mí, una paternidad con muchas facetas que pueden cambiar con el tiempo o


Día

t De en función del estado de ánimo. Por otra parte, una cosa es que me guste la obra de un pintor y otra que me sienta identificado o más próximo a ella en cuanto a mi estilo de pintar. De todas formas, para no eludir una contestación concreta puedo mencionar entre otros y de forma no excluyente, sino más bien por venirme sus nombres en este momento a la memoria, a Velázquez, Zurbarán, Goya, Sorolla, Monet, Nonell, Picasso, Matisse, entre los asturianos, Tamayo, Casariego, los Vaquero, Orlando Pelayo, Bartolomé, Herrero y Sierra. ¿Qué busca representar en sus cuadros, tanto figurativos como abstractos?

En los figurativos, procuro no quedarme en la anécdota ni el tipismo, sino expresar de forma sintética, las sensaciones que me produce la naturaleza, de la que soy un enamorado, tanto cuando está en su estado puro como si ha sido, de manera más o menos inevitable y respetuosa, alterada por la mano humana. No busco grandiosidades, sino evocaciones tranquilas. En la pintura abstracta, no puedo definir lo que busco, pues ni yo mismo lo sé. Sé

«Cada vez que me desprendo de un cuadro, siento una rara sensación de desgarro al pensar que posiblemente no vuelva a verlo más y hacerlo al cabo de algún tiempo, me suele causar una ilusión enorme (...)» que disfruto mucho haciéndola y que en última instancia lo que hago es simplemente reflejar, con los resultados que los demás deberán calificar, mi estado de ánimo en los diferentes momentos en que la estoy ejecutando. ¿Son tan especiales los artistas como los pintan o es mera leyenda?

El cerebro del artista plástico está compuesto de material fotosensible. Sé que todos lo tenemos, pero el pintor, o bien tiene más cantidad o el suyo es más fluido y recorre todas sus neuronas. A partir de ahí, tiene un sentido de observación desarrolladísimo, que le permite captar las formas, detalles, tonos; en definitiva, la luz que genera la vida o la ausencia de ella en su entorno, físico o mental. Pero lo anterior no es suficiente. Está dotado también de una especial capacidad para expresar a los demás mediante unos códigos personales, no establecidos por normas, como pasa en la escritura, su percepción de las cosas, se supone que con la intención de ser entendido. A


Piezas sueltas t Donación colegial t Turismo Ruso

Construyendo paisaje cultural El Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos del Principado de Asturias ha hecho entrega de un lote de libros, editados por la propia institución colegial, a cada uno de los 78 concejos integrantes de la Federación Asturiana de Concejos —FAC—. El acto tuvo lugar el pasado día 16 de enero en la Casa de Cultura de Avilés, al término de la Asamblea General de la FAC. Por Susana Lago. Fotografías de Enrique G. Cárdenas. En representación del Colegio asistieron el presidente, Pedro Ignacio Jiménez, el vicepresidente, Manuel Fernández Neira, y el vocal de Cultura, Pepe Monteserín. Dado el enorme volumen del conjunto de libros destinados a enriquecer el patri-

monio cultural de los ayuntamientos que conforman la Federación, el acto se tradujo en una entrega simbólica por parte del presidente del Colegio de Aparejadores, Pedro Jiménez, de uno de los libros del lote al presidente de la FAC y alcalde de Lena, Hugo Morán.

Ambos pronunciaron sendos discursos en los que se dejó constancia del interés y la disposición mutua de estar abiertos a cualquier propuesta o sugerencia que se pueda llevar a cabo entre Colegio y Federación. El presidente del Colegio de Aparejadores, Pedro Jiménez, agradeció en nombre

De viaje por el Imperio del Zar La Vocalía de Cultura del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos del Principado de Asturias ha organizado un nuevo viaje, en esta ocasión, a las ciudades rusas de San Petesburgo y Moscú. La salida tendrá lugar el día 18 de mayo y el regreso será el 25 del mismo mes. En total, una semana en la que los viajeros podrán disfrutar de los principales monumentos de ambas localidades y la vida cosmopolita que en ellas se desarrolla. A

50


t Que canten los niños Una canción en defensa de la infancia

Pág. anterior, arriba: lote de libros obsequiado a cada concejo integrante de la FAC. Sobre estas líneas: El presidente del Colegio de Aparejadores, Pedro Jiménez, hace entrega simbólica a Hugo Morán, presidente de la Federación Asturiana de Concejos, de una de las obras que componen el obsequio a los concejos.

de la institución que los concejos tuvieran a bien aceptar el lote de libros destinado a enriquecer el patrimonio cultural de sus ayuntamientos y señaló que «todo aquello que implique divulgación de la cultura siempre es positivo», consigna ésta que impregna buena parte de las actividades del Colegio. Por su parte, el presidente de la Federación Asturiana de Concejos, Hugo Morán, destacó el interés de la Federación en mantener relación con organismos como el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos del Principado de Asturias y, además de expresar su agradecimiento ante la

donación de este valioso legado cultural, se manifestó abierto a perpetuar con las actividades pertinentes, la relación entre las dos instituciones, alegando que «es una estupenda forma de construir paisaje en la región». Cada lote obsequiado consta de 19 títulos de gran valor, tanto documental como estético. Las obras que lo integran son las siguientes: Una vocación: construir casas; Laminarium de Aller, Riosa y Morcín; Grabados, Litografías y Serigrafías; Las piedras de la Catedral de Oviedo y su deterioración; Dibujos y notas de Laviana y Sobrescobio; Todas las Obras de Arquitectura y Perspectiva de Sebastián Serlio; Dibujos y notas de Laviana y Carreño; Indianos y Arquitectura en Asturias (1870-1930); Gestión Territorial y Urbana; XVII Temas de Derecho Urbanístico; Pintores de Letra y Música; La vivienda: manual de uso y mantenimiento; Langreo siglo XVII; Fondo Artístico del COAAT; El Teito de Escoba en Somiedo; El artista estuvo allí y Obras. A

IVÁN MARTÍNEZ

Pablo Mori presentó el Himno a la Infancia de unicef del que es autor, con motivo del día Internacional de la Infancia, celebrado el pasado 20 de noviembre. El Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo acogió el acto. En el transcurso del mismo, se leyeron también

Pablo Mori, en los momentos previos a la presentación del Himno a la Infancia de UNICEF, en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo. los diez principios de la declaración de los derechos del niño y Carlos Sierra expuso un dibujo creado especialmente para ese día. Los beneficios obtenidos con el disco del Himno han sido destinados a paliar, en la medida de lo posible y a través de la ong unicef, la hambruna que asola los países más pobres. A

NÚMERO CINCO DOVELA 51


NUEVAS TECNOLOGÍAS

Cimentación

El Grupo Terratest ejecuta las cimentaciones especiales

Intercambiador de transporte de Kowloon, Hong-Kong El proyecto nace como consecuen-

En el año 1995 y tras el estudio de diferentes alternativas y posibilidades de resolución del Proyecto, el Grupo Terrates, Cimyson, Icos, S. A. recibe el encargo por parte del consorcio K. E. C. —Kumagai Gumi, Entrecanales y Tavora y Cubiertas y MZOV— de ejecutar las cimentaciones correspondientes a la estación ferroviaria de Kowloon, HongKong, y las diversas instalaciones asociadas al conjunto urbanístico, siendo el importe íntegro del contrato superior a 264,45 millones de euros. Por Jorge Montemayor García, Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos. Director General del Grupo Terratest, Cimyson, Icos, S. A.

52 DOVELA NÚMERO CINCO

cia de la decisión del Gobierno Británico de Hong-Kong de efectuar el traslado del aeropuerto de Katak, situado en el centro del casco urbano de Kowloon, por uno nuevo próximo a la Isla de Lantau, concretamente en terreno ganando al mar en la Isla de Chek Lap Kok. La financiación global del Proyecto se concreta en el acuerdo suscrito entre los Gobiernos de Gran Bretaña, de la República Popular China y del propio Gobierno de Hong-Kong, encargando el desarrollo del Proyecto relativo a los 4 km de línea ferroviaria, con 8 km de túnel y 6 km sobre estructuras elevadas, a Mass Transit Railway Corportain —MTRC—, quien efectúa la gestión integral del Proyecto y obra en todos los aspectos —diseño, construcción, desarrollo inmobiliario...—. La nueva conexión ferroviaria genera dos líneas metropolitanas adicionales a las ya existentes en el área. Una de ellas, Lantau Line, quedará como servicio urbano de trasnporte entre Lantau, Tsing Yi, Kowloon y Hong-Kong. La otra, denominada Airoport Express Line, es un tren de alta velocidad comercial prevista de 135 km/h, una de las más altas del mundo en ferrocarriles metropolitanos.

Descripción de las obras La estación de Kowlon constituye un nuevo intercambiador de transporte situado sobre terreno ganado al mar. Dispondrá de estaciones para dos líneas de ferrocarril metropolitano con dos andenes y zona de servicio para casa una de las futuras líneas previstas.


NUEVAS TECNOLOGÍAS

Además, constará con estaciones para líneas de autobuses y microbuses, servicio de taxi, aparcamiento urbano, así como el desarrollo urbanístico asociado compuesto por edificios de oficinas, centros comerciales, jardines, áreas de ocio y rascacielos, contando con la torre más alta del mundo dentro del desarrollo actualmente previsto. La dimensión de la estación, propiamente dicha es de 190 x 30 m, siendo el total del área del Proyecto de 140.400 metros cuadrados, ejecutándose la cimentación por medio de más de 1.000 pilotes con diámetros que varían entre 1,20 y 2,50 m y profundidades máximas próximas a los 102 m; 70 módulos de pantalla con dimensiones de 1,5 x 2,8 m. Y profundidades de 95,6 m; líneas de pozos de bombeo con una longitud de unos 2,5 km y profundidad media de 25 m; tablestacados, perfiles metálicos y mejoras del terreno por vibroflotación (Fig.1).

Fig. 1

Fig. 2

Ejecución de las obras Las obras comenzaron hace más de dos años con la generación de la superficie de trabajo mediante el relleno hidráulico de la zona, previa creación de un recinto de escollera perimetral, existiendo en alguna zona localizada rellenos urbanos procedentes de excavaciones próximas, alcanzándose una cota referida a la pleamar viva equinoccial de + 3,0 m. Una vez alcanzada la cota de trabajo se llevó a cabo una primera campaña de reconocimientos geotécnicos que revelaron la presencia de distintos tipos de suelos y rocas a perforar, constituyéndose el perfil tipo por rellenos hidráulicos modernos hasta unos 25,00 m. de profundidad media, con unos valores de SPR sorprendentemente elevados a partir de 15,00 m de profundidad —40-50 golpes—, un estrato de sedimentos marinos compuesto por arenas y limos con materia orgánica y restos de conchas de unos 5,00 m de potencia, arenas densas con valores de SPR medios de 30 golpes y 7,00 m de espesor, arcillas y limos de compacidad creciente con la profundidad de nos 5 m de espesor, jabre en espesores de unos 2,5 m a 5 m. Y granito (Fig. 2) que varía en profundidad desde completamente descompuesto —grado V— a granito sano —grado II—. A la vista de los datos de los ensayos obtenidos y condicionado por la ejecución de la losa de fondo de la Estación, que se sitúa por debajo del nivel freático a los

Fig. 1: Vista en planta del pilotaje ejecutado por el Grupo Terratest, Cimyson, Icos S. A., en Kowloon Station, Hong-Kong. Fig. 2: Cotas de aparición de roca. t Extracción de tubería de 2,5 m de diámetro con vibrador y muelles de tracción.

14,00 m y con objeto de acelerar los trabajos de construcción del pilotaje y movimientos de tierras, se instaló una red de pozos de bombeo con bombas de alta presión situadas a profundidades de unos 25,00 m, aprovechando que la elevada permeabilidad del relleno hidráulico permitiera el rebajamiento del nivel freático, ejecutándose un control estricto de la cota del nivel freático varias veces al día. Igualmente, a la vista de los resultados de la campaña geotécnica y por las nece-

sidades de ejecución de viales de servicio en la fase de construcción de las obras, con tráfico intenso y pesado, se decidió la realización de una mejora del terreno por medio de vibroflotación de los primeros metros de relleno hidráulico reciente, que presentaban unos valores de SPT, previos al tratamiento de 10 golpes, pasando a una media de 35 golpes después del tratamiento. Una vez definida la plataforma de trabajo real y los caminos de acceso generales de la obra, dada la elevada carga de trabajo

NÚMERO CINCO DOVELA 53


NUEVAS TECNOLOGÍAS INTERCAMBIADOR DE TRANSPORTE DE KOWLOON, HONG-KONG a la que se someterían los pilotes y elementos de pantalla, tensiones de 10 Mpa a compresión —recordamos aquí que la tensión a la que normalmente se someten los pilotes no excede de 4 Mpa—, y tracciones máximas de 1.000 t por pilotes, se efectuó un sondeo previo para cada elemento, con objeto de definir la cota exacta de aparición del granito y su capacidad resistente, definiéndose el empotramiento en la mayoría de los casos en, en granito grado II —resistencia a compresión sobre probeta cilíndrica superior a 75 Mpa y valores de RQD superiores al 80%—, dando lugar a empotramientos de 1,8 m Para pilotes de 1.200 m y 4,5 m para pilotes de 2,5 m, trabajando a compresión, y de 12,5 m para los pilotes que se encontraban solicitados a tracción por el efecto de la subpresión en la losa de fondo.

Ejecución de los pilotes En base a los datos de diseño y la información geotécnica disponible, se procede a la ejecución de los pilotes in situ de acuerdo a las siguientes fases. En primer lugar, se realiza la excavación, mediante entubación recuperable, de unos 50 m de arenas arcillosas y granito descompuesto. Para la instalación de la tube-

54 DOVELA NÚMERO CINCO

Máquina Hidrofresa en la excavación de un módulo pantalla.

ría se utilizan vibradores simples de hasta 150 t de capacidad, e incluso vibradores en tándem de 2 x 120 t y osciladores. Dada la estricta tolerancia en planta y vertical de los

pilotes que fija el Proyecto —7,5 cm y 1,75 respectivamente— la hinca de la tubería precisa de un tubo guía exterior de unos 20 m de profundidad que permite la consecución de los límites expuestos. El empalme de la tubería se realiza por soldadura o conexión mecánica, dependiendo del sistema elegido para su instalación. Para la excavación se utilizan cucharas bivalva de cable con ayuda de trépanos o bien equipos de rotación de alta potencia equipados con Kelly telescópico de unos 60 m de longitud y herramienta de hélices y cazos con picas. Las grúas que se utilizan son grúas sobre orugas de 80 a 220 t, de capacidad y longitudes de pluma de hasta 45 m. Una vez alcanzado el estrato de granito competente, su perforación se realiza mediante el empleo de máquinas de circulación inversa de elevada potencia de perforación, capaces de conseguir avances de hasta 20 cm/h en granitos de resistencia a compresión simple de hasta 150 Mpa similares a los topos para túneles pero con perforación vertical. Básicamente estos equipos constan de una central de potencia hidráulica, castillete de rotación y empuje de elevado par de rotación, varillaje de extensión con tuberías auxiliares para la circulación del aire a


INTERCAMBIADOR DE TRANSPORTE DE KOWLOON, HONG-KONG NUEVAS TECNOLOGÍAS A continuación, se procede al hormigonado de los pilotes mediante el empleo de tubería tremmie, con diámetros variables que oscilan entre 270 y 450 mm, y cubiletes o directamente vertido desde el camión hormigonera. EL hormigón que conforma los pilotes y módulos en pantalla tiene una resistencia característica de 550 kg/m2 y alta consistencia, lo que da idea, dada su baja fluidez, de la dificultad de su colocación a las profundidades de Proyecto. Durante este proceso de hormigonado se procede a la extracción de la tubería de revestimiento por tramos con la ayuda de los osciladores o bien mediante el empleo de los vibradores y muelles de tracción, instante en el que las grúas base son solicitadas a su máximo esfuerzo llegándose incluso a emplear tres grúas simultáneamente. La máxima cantidad de hormigón instalada en un pilote ha sido de 260 m3.

u Vista general de la obra y equipo de circulación inversa para perforación en roca. s Detalle de policono con cortadores de disco y central hidráulica.

presión, estabilizadores que, adaptando el varillaje para cada diámetro, sirven de guía para la perforación e impiden el pandeo del varillaje, tubos de carga situados en el fondo de la perforación, cuya misión principal es la de actuar como peso en la parte final del varillaje, sometiendo éste a un esfuerzo de tracción disminuyendo así el efecto de pandeo y herramienta de corte formada por un policono con varios roncos de cono —de 8 a 13 m en función del diámetro— en cuya superficie lateral se encuentran incrustados botones de widia o discos con dientes de tungsteno, elementos que provocan el corte de la roca. El principio básico de su funcionamiento es el de la circulación inversa, proceso que se consigue al insuflar aire a alta presión en el fondo de la perforación, que al estar inmersa en un fluido —agua o bentonita—, provoca el ascenso de una columna de fluido por el centro del varillaje, arrastrando así los detritus originados en la perforación. Los fluidos que asciende son almacenados en unos tanques de contención o desarenado y posteriormente bombeados al interior del pilote, consiguiéndose así trabajar en circuito cerrado, con un notable ahorro del fluido consumido en la perforación.

Además, la posibilidad de ajustar la presión, el par de rotación y la velocidad de giro, como parámetros fundamentales, permite adaptar el equipo a la naturaleza del terreno a perforar. Una vez realizada la perforación de la roca se procede a la limpieza del fondo de la perforación mediante la recirculación del agua con un proceso de air-light, basado en el sistema de circulación inversa anteriormente expuesto; en el caso de realizarse la perforación con agua hasta que ésta es sustituida por agua limpia, o bien se procede al desarenado de la bentonita mediante el empleo de un desarenador y depósitos de regulación, de forma que, como parámetro base, el contenido en arena de la bentonita sea inferior al 2%. La siguiente fase, una vez realizada la limpieza y controlada la profundidad de la excavación, consiste en la colocación de las armaduras que previamente han sido conformadas en taller en tramos de 12 m y tubos sónicos para posterior control de cada pilote, armaduras formadas en casos extremos por capas dobles de redondos de 45 mm de diámetro llegando a un peso total en el caso de los pilotes de mayor longitud de hasta 85 t.

Ejecución de módulos de pantalla Para la ejecución de los módulos de pantalla se ha utilizado una máquina tipo hidrofesa con una importante instalación de bentonita, depósitos y desarenadores, estimándose un consumo de bentonita diario de 100 m3. Dada la menor capacidad de perforación roca de este tipo de maquinaria se limitó la profundidad de perforación en base a los datos de los sondeos previos hasta el granito de grado III, reduciéndose la capacidad de carga de los módulos conforme a valores usuales.

Control de calidad Lógicamente, ante lo estricto del diseño de la cimentación efectuado, ha sido necesaria la aplicación de un sistema de aseguramiento de la calidad por parte del Grupo Terrates, Cimyson, Icos, S. A., que una vez examinado y aprobado tanto por K.E.C. como por MTRC, ha pasado a formar parte de sus propios sistemas, efectuándose un triple control en cada una de las operaciones y materiales que componen la ejecución de las cimentaciones.

Ritmo de los trabajos El rendimiento conseguido para la ejecución de los pilotes y el rendimiento de la ejecución de los pilotes y elementos de pantalla es de 27 a 30 uds. Por semana de seis días, empleando un promedio de 20 equipos de circulación inversa, 53 grúas, una hidrofesa, 20 entubadoras y seis vibrohincadores, así como 4.500 ml de entubación. Este parque de maquinaria es el mayor que en estos momentos se está utilizando en el mundo para una sola cimentación pilotada. A

NÚMERO CINCO DOVELA 55


REPORTAJE

Cambio de residencia

El nuevo Cementerio de Algeciras Una ciudad para emprender el último viaje «La adaptación, nunca el dominio». Así resume Jesús Álvarez Arango su filosofía de la arquitectura. Y quizá sea esta forma de ver el arte de la construcción lo que ha marcado sus 20 años de trayectoria profesional. En el currículo de este asturiano, predominan los proyectos de rehabilitación, adecuación de espacios o remodelaciones. Pero lo más singular de su obra es una extraña pasión por el diseño de cementerios. Hasta la fecha ha participado, junto al aparejador Gerardo García Menéndez, en cinco concursos de esta índole y han ganado tres, de los cuáles dos se han llevado a cabo: el de Rentería y el Nuevo Cementerio de Algeciras. Este último es para Arango uno de sus proyectos preferidos; entre otras razones porque, fiel a su filosofía, «encajó perfectamente en el paisaje». Por Elena Tamés. Fotografías de Enrique G. Cárdenas.

En el año 1989 realizó el proyecto de Tanatorio en Pravia, su concejo natal. Tres años más tarde diseñó el Cementerio de Rentería, en el que también colaboró el arquitecto Julio Redondo Bajo. En 1993 proyectó el Cementerio de Sadá, en La Coruña y tres años más tarde el de Vegadeo, encargado por el Ayuntamiento y que

56 DOVELA NÚMERO CINCO

nunca se llevó a cabo. En lógica evolución, su mejor creación de «ciudad para los muertos» como él mismo define, ha sido, a juicio del propio autor, el Nuevo Cementerio de Algeciras, que ganó en el año 1996 el primer premio en el concurso de propuestas del Ayuntamiento algecireño. «Ha sido mi mejor proyecto porque t(pág. 58)

Plano del proyecto para el crematorio del cementerio. A Jesús Álvarez Arango le gusta el reto de los cementerios, porque según él «es como hacer una ciudad. La gente no protestará por las humedades, pero hay que saber organizarlas con sus peculiaridades. También tienen sus plazas, calles y hasta pequeños chalecitos que vienen a sustituir a los antiguos panteones».


REPORTAJE

Un crematorio para despegar al cielo Arango ha querido proyectar el concepto de la muerte como viaje. Por eso, fiel a su teoría de la adaptación al terreno, sitúa el edificio principal de servicios funerarios en la cresta de la montaña. «La zona de la cresta quedaría como una pista de despegue a cielo abierto», explica en la memoria de su proyecto. «En el arranque de esta

pista, de este eje longitudinal de norte a sur, se cruza en conjunción monumental y simbólica una elemental arquitectura como entrada al recinto sagrado y que, sobresaliendo a modo de chimenea cónica, conecta tierra y cielo». Efectivamente, el arquitecto manifiesta que para dar la importancia que se

merece a éste tránsito decidió colocar una chimenea «como hito para dar empaque» a la estructura. «Saliendo del crematorio, hay una plataforma que ofrece a los familiares o visitantes, la posibilidad de dar un paseo reflexivo arropados por unas vistas inmejorables del cementerio y la ciudad entera», detalla con orgullo.

NÚMERO CINCO DOVELA 57


REPORTAJE EL NUEVO CEMENTERIO DE ALGECIRAS

Nichos por módulos Otra de las estructuras que cabe destacar es la tipología de los nichos. «En su momento fue una innovación», manifiesta Jesús, «tanto por el aprovechamiento como por la facilidad constructiva y la rapidez en el montaje». Respecto a los elementos de construcción, «hormigón blanco para todo», responde tajante. «El mármol luego se deja a elección de los familiares. Pero siempre blanco». En el planteamiento original hay cuatro nichos por planta, aunque «siempre se pueden añadir más».

Módulos de enterramiento incluidos en el proyecto básico y de ejecución del nuevo cementerio municipal de Algeciras Cementerio Parque Ciudad.

«En la arquitectura lo más importante es el lugar. Hay que adaptarse. Nunca buscar el dominio» t encajó muy bien en el paisaje», manifiesta Arango. «En la arquitectura lo más importante es el lugar. Hay que adaptarse, nunca buscar el dominio». Por esta razón le gusta el reto de los cementerios, porque según él «es como hacer una ciudad. La gente no protestará por las humedades, pero hay que saber organizarlas con sus peculiaridades. También tienen sus plazas, calles y hasta pequeños chalecitos que vienen a sustituir a

58 DOVELA NÚMERO CINCO

los antiguos panteones». Y lo más importante. «Todo esto hay que emplazarlo sin dañar al paisaje». El lugar ideal para el arquitecto es un sitio donde «poder ver sin ser vistos». Estas ideas confluyeron a la perfección en el diseño del Nuevo Cementerio de Algeciras, «uno de los encargos más bonitos que me han hecho», explica Arango, «porque el espacio era muy acotado, pero con muchas posibilidades a nivel de com-

posición. Un proyecto que necesitaba más sensibilidad que técnica». Una ciudad viva Sobre la planta de este proyecto puede comprobarse la composición camaleónica del Nuevo Cementerio. «Quise ocupar el monte con módulos muy geométricos que se adaptaran a la orografía. Los nichos se esparcieron a modo de gusanos configu-


EL NUEVO CEMENTERIO DE ALGECIRAS REPORTAJE

rando la distribución del espacio. Además, se fijaron de manera muy sutil». La idea que subyace en este plan de distribución es que la ciudad tenga posibilidades para seguir creciendo sin alterar la estructura básica del diseño global. «La ciudad avanza abriendo muros; pero el cementerio debe crecer intramuros. Por eso tiene poca densidad de nichos, de momento». Jesús Álvarez ha querido proyectar desde el principio este concepto de ciudad viva. «Hemos colocado una estanque artificial y un jardín de meditación con una fuente para que se escuche siempre el sonido del agua», explica. Además, añade, «la disposición de los elementos en blanco consigue crear un juego de luces y sombras que llena el cementerio de vida». Acorde con esta filosofía su proyecto también incluye una zona con invernaderos y viveros.

Jesús Álvarez Arango, autor del proyecto del nuevo cementerio municipal de Algeciras, y Gerardo García Menéndez, aparejador y colaborador habitual de Arango.

Fiel reflejo de la sociedad Otro de los motivos por los que Arango se siente atraído por el diseño de cementerios es porque responden a un fiel reflejo de la arquitectura global. «El Nuevo Cementerio de Algeciras es igual que una ciudad de nueva planta», expone. Más allá del arte de la edificación, asegura también que «son un reflejo patente de la sociedad que habita en torno a ellos. En occidente tienen más arraigado el concepto de cuidar los cementerios. Son más protocolarios con la muerte que en oriente»,

reflexiona. Aunque la diferencia se acentúa más si se comparan los parámetros de norte y sur. «En Andalucía sí que respetan los cementerios y las tumbas. Los gitanos son los que menos reparan a la hora de llevar flores a sus familiares. A modo anecdótico comenta que «en la tumba de Camarón nunca faltan flores». Y «En Argentina a Carlos Gardel le mantienen siempre el cigarro encendido». No es de extrañar pues que Jesús Álvarez Arango se traslade al sur-occidente para decantarse sin reparos por un cementerio muy especial: el de San Carlos de La Habana. «Es precioso. Tiene una gran calidad arquitectónica y contructiva por la influencia de la Masonería. Es muy curioso porque las calles o las fachadas de los edificios están de cualquier forma, pero, el cementerio permanece siempre inmaculado».A

NÚMERO CINCO DOVELA 59


FACETAS

En marcha

EL MUNDO A S Juan Pomar Amillo

tuvo su primera bici con cuatro años, se la trajeron los Reyes, aunque casi más por necesidad que por placer. No en vano, el colegio le quedaba a siete kilómetros de casa, y entonces el autobús escolar era un mero pensamiento de tintes futuristas. Aquellos 28 kilómetros diarios que sumaban los cuatro viajes que realizaba de casa a la escuela no fueron el detonante de su actual afición. Eso ocurrió bastante más tarde, una vez terminados sus estudios de Aparejaduría en la escuela sevi-

60 DOVELA NÚMERO CINCO

llana, cuando, a su regreso, se dio cuenta de que si quería seguir practicando deporte, no le quedaba más remedio que escoger uno que poder realizar en soledad y entonces la bicicleta se convirtió en su aliada. De la evolución paralela entre su afición a la bicicleta y su trayectoria profesional da cuenta en esta entrevista.

dudaba entre dos opciones: una era la psicología y otra la arquitectura técnica. ¿Qué le hizo decantarse por la segunda opción?

Siempre me ha gustado mucho andar entre las obras, estar en contacto directo con el proceso de creación de las edificaciones.

¿Siempre tuvo claro querer ser aparejador?

¿Ha retomado su interés por la psicología en algún momento de su vida?

Lo cierto es que es una profesión que me atrajo en seguida, y en los años de bachillerato, sobre todo, durante el último curso,

No de una manera seria. Es algo que siempre me atrajo y no he dejado de leer cosas al respecto y documentarme, a mi


FACETAS

Juan José Pomar Amillo lleva miles de kilómetros a sus espaldas, condensados en 48 velas encendidas con la llama de la tenacidad y la superación personal. Así se deduce de las palabras de este riojano de nacimiento, afincado en Asturias hace ya 33 años quien podría presumir de haber recorrido más de 1.200 kilómetros en setenta horas a lomos de una bicicleta. Su otra carrera, la profesional, la desempeña como director del Departamento Técnico de Edificación en la empresa SEDES. De ambos recorridos, el deportivo y el laboral, ha hablado para Dovela. Por Susana Lago. s Juan Pomar, durante la primera París-Brest en la que participó, en verano de 1999.

SUS PEDALES manera, sobre todo lo relacionado con este campo, pero nunca me lo he tomado como algo serio. ¿Se ha arrepentido alguna vez del camino escogido?

No, nunca. Soy de los que piensa que si una decisión se toma libremente y con conocimiento de lo que se hace, no hay por qué arrepentirse de ello. Luego, las cosas pueden salir mejor o peor. Eso no quita para que si te das cuenta en un determinado momento que te has equivocado de

rumbo, puedas rectificar. De todos modos, no es mi caso, estoy muy a gusto con la opción elegida. ¿Dónde cursó la carrera?

Estudié en Sevilla. ¿Por qué Sevilla y no otra escuela que estuviera más cerca de casa?

La Universidad Laboral me concedió una beca, de modo que si quería ser aparejador tenía que irme hasta Sevilla. Así que tenía dos opciones: o estudiar con beca en Sevilla, o en otra escuela, pero corriendo en

mi casa con todos los gastos. La elección estaba clara. ¿Qué tipo de estudiante era, bueno o malo?

Hombre, no lo sé, todo es relativo (risas). No me considero una lumbrera, pero tampoco me supuso demasiado esfuerzo sacar adelante la carrera. ¿Cuándo tuvo su primera bicicleta?

Creo recordar que tenía cuatro años, me la trajeron los Reyes Magos. Era una de ésas que llevaban las dos ruedas adicionales. El procedimiento de aprendizaje fue

NÚMERO CINCO DOVELA 61


FACETAS JUAN JOSÉ POMAR AMILLO

«Mi afición por la bicicleta no tiene nada que ver con hacer marcas ni batir ningún tipo de récord. A mí lo que me gusta es el cicloturismo, ver sitios y conocer gente [...]»

el habitual, primero con las ruedas y luego, cuando ya tenía soltura, sin ellas. ¿Cuántas bicicletas ha tenido a lo largo de su vida?

Ésa fue la primera, pero luego tuve otra que era la que usaba para ir al colegio y que me duró desde los nueve años hasta los catorce. Ya entonces tenía que recorrer 28 kilómetros diarios, porque había siete de distancia entre mi casa y el colegio. De los catorce hasta pasados los veinte me olvidé de la bici, porque ya me fui a estudiar fuera y allí era otra historia. Terminados los estudios y en el momento que tuve ocasión, me hice con una bicicleta mejor. Era una Racesa de carrera que yo mismo me compré. Y en total, habré tenido como siete, contando con la pequeñita, que fue con la que aprendí. ¿Cuándo surgió su auténtica afición a recorrer kilómetros con ella?

Pomar gusta de salir con sus amigos, cuando puede a hacer alguna escapada. En las imágenes, podemos verle en la cima del Galibier y el mítico Mortirolo.

62 DOVELA NÚMERO CINCO

Siempre me ha gustado hacer deporte. Escogí el ciclismo porque no requiere la compañía de más personas, ya que cuando terminé la carrera, la mayor parte de mis amigos o estaban fuera o se habían casado. No es que me disgusten los deportes de equipo, pero coincidió que en ese momento, no contaba habitualmente con nadie que quisiera o dispusiera de tiempo para acompañarme, así que la bici era el mejor modo de hacer algo de ejercicio sin tener que arrastrar a nadie conmigo, y así empezó mi afición. t(pág. 64)


Siempre nos quedará París...

La París-Brest es una marcha cicloturista que se hace desde hace cien años y se celebra una vez cada cuatro, probablemente porque la dureza de la misma no permite que se organice una marcha de estas características anualmente. La última convocatoria de esta prueba se celebró el verano pasado y a ella asistieron unas cuatro mil personas, entre las que se encontraba Juan Pomar. La marcha consiste en hacer 1.200 kilómetros en un tiempo máximo de 90 horas. Hay dos opciones más: la de 80, y la de 84 horas. Pomar escogió la de 80, «que por la hora de salida es la que más megusta, a pesar de ser la opción en la que menos tiempo se dispone», ya que, como él mismo señala, «no se trata de demostrarle nada a nadie, en todo caso a mí mismo y es algo que hago por puro placer». Para él, ésta era su tercera París-Brest y en las tres ocasiones ha elegido el mismo tiempo de recorrido. Los participantes salen de lunes, hacia las ocho de la tarde, de las inmediaciones de París y a partir de ahí hay que pasar por 16 controles oficiales en los que se tiene también un tiempo límite de paso, de modo que la opción temporal elegida sea factible. Lo único que se regula es la hora de salida y la de llegada, además de los tiempos marcados para los controles, de tal modo que si vas cumpliendo esos horarios, sabes que llegarás a la meta en el tiempo prefijado. Al margen del aspecto meramente deportivo, «esta carrera es un auténtico espectáculo, ya que la gente asiste con todo tipo de bicicletas, muchas diseñadas por ellos mismos. Participan hombres y mujeres de todos los países. De todos modos, gente

La marcha París-Brest ofrece estampas como ésta, de participantes que, exhaustos, descansan con su bici en el primer sitio que encuentran para hacerlo. joven no suele haber mucha en esta carrera. Impacta ver cómo personas minusválidas llevan a cabo la prueba con una entereza y fuerza sorprendentes», apunta Pomar. La gente se organiza los descansos como puede. La mayor parte, cuando está extenuada aparca la bici, sin más, y se echa a dormir en el primer lugar que puede, bien sea el césped o los gimnasios y polideportivos que los organizadores de la prueba habilitan para la ocasión. Para participar en la París-Brest es necesario haber pasado con éxito cuatro pruebas anteriores, ya que hay que tener cierta preparación física para poder inscribirse, por motivos obvios de seguridad para la salud de las personas. Estas pruebas se organizan en diferentes puntos del mundo. Aquí, concretamente, las organiza la Sociedad Cicloturista Asturiana a la que Juan Pomar pertenece. Una de las pruebas es de 200 kilómetros, otra de 300, una tercera de 400 y la cuarta es de 600. Es obligatorio superar las cuatro para poder inscribirse en la París-Brest. Por eso, según explica Juan Pomar, «tienes que estar al menos desde enero hasta agosto, que es el mes en el que se celebra la prueba francesa, preparándote a conciencia para la misma». Lo que parece claro es que participar en una carrera de estas características es todo un reto que no puede afrontar cualquiera.

NÚMERO CINCO DOVELA 63


FACETAS JUAN JOSÉ POMAR AMILLO ¿Forma parte de alguna asociación?

Llevo años con la Sociedad Cicloturista Asturiana, que es con la que realizo buena parte de las marchas. ¿Cuál es la distancia máxima que ha recorrido subido a una bicicleta?

Pues, sin ánimo de parecer presuntuoso, he llegado a realizar 1.200 kilómetros en 70 horas. Se trata de la París-Brest, una maratón que se celebra en Francia Hay tres

opciones en cuanto a los horarios en los que se hace el recorrido. Una de 80 horas, otra de 84 y una tercera de 90. ¿Participa a menudo en competiciones de este tipo?

No, mi afición por la bicicleta no tiene nada que ver con hacer marcas ni batir ningún tipo de récord. A mí lo que me gusta es el cicloturismo, ver sitios y conocer gente, pero en casos como lo de la París-

Brest es una cuestión de superación personal, no tengo ningún interés en ser el mejor ni me mueve ningún afán competitivo. En cualquier caso, sí he participado en otras pruebas que también entrañaban un alto grado de dureza, pero insisto, siempre con ánimo de superación personal, no para destacar en nada. Lo que sí procuro hacer todos los años es una marcha con un grupo de amigos y solemos organizar salidas a lugares como Los Alpes o Los Dolomitas, también hemos realizado alguna marcha larga por Italia, como por ejemplo el recorrido Milán-Roma, que son 650 kilómetros del tirón, en poco más de treinta horas, y también Roma-Bergamo. ¿Siempre rutas extranjeras?

No, también organizamos un año la ruta Granada-Gijón, pero en un plan mucho más relajado. Lo hicimos en cuatro días. Realizamos también en bici el camino de Santiago, pero de una forma tranquila y disfrutando del recorrido. Y, además, cada año realizamos una marcha que tenga al menos 300 kilómetros, partiendo siempre desde Oviedo y yendo a cualquier punto de la geografía española que esté más o menos a esa distancia.

Estamos cerca de ti para llevarte muy lejos

¿Qué prefiere, las marchas por carretera o la montaña?

En realidad, tanto ando por una superficie como por otra. En bicicleta de montaña he recorrido mis kilómetros, aunque quizás a menos escala que en carretera. Viajes y vacaciones planificados hasta el último detalle por expertos profesionales.

Todos los servicios que necesitas para tus viajes y vacaciones. Programas especiales para Viajes de Novios y Banquetes de Boda. Cursos de idiomas en el extranjero. División de Empresas, Congresos, Convenciones e Incentivos. Ventajas en la forma de pago: Con la Tarjeta de Compra El Corte Inglés y otras tarjetas de crédito aceptadas. Pago aplazado* en tres meses sin intereses. * En programaciones. Financiación ofrecida por Financiera El Corte Inglés E.F.C.,S.A.

Para viajar cómodamente, con la máxima calidad garantizada, tu primer destino es nuestra agencia de viajes.

902 400 454 - www.viajeselcorteingles.es

OVIEDO: Hipercor Salesas, General Elorza 75 - Tel.: 985 210 525 • Centro Comercial Uría, Uría 15 - Tel.: 985 253 015 • Empresas, Uría 36-38 Entlo. - Tel.: 985 210 997 • Plaza de la Gesta 3 1º - Tel.: 985 963 253 GIJÓN: Hipercor, Ramón Areces 2 - Tel.: 985 150 833 • Avenida de Castilla 15 - Tel.: 985 195 809 • Cabrales 5 - Tel.: 985 350 816 • Empresas, Celestino Junquera 2 Oficina 38 - Tel.: 985 176 046 AVILÉS: Severo Ochoa 20 - Tel.: 985 527 273 • Corte Inglés Avilés, Ctra. de Grado s/n - Tel.: 985 129 910

64 DOVELA NÚMERO TRES

NÚMERO TRES DOVELA 64

MIERES: La Vega 5-7 - Tel.: 985 456 666 • LA FELGUERA: Calle del Norte 34 - Tel.: 985 681 807

¿Cuánto tiempo dedica semanalmente a su afición?

Sólo puedo dedicarle los fines de semana, que además, tengo que repartirlos también con mi familia, así que no demasiado, como se puede imaginar. Lo que sí procuro es organizar excursiones que me permitan andar en bicicleta y estar a la vez con familia y amigos. ¿Ha sufrido muchas caídas, alguna de ellas aparatosa?

Algún tortazo sí que me he pegado. Quizá la más aparatosa o rara de todas fue una caída que me ocurrió en una salida de montaña, iba muy despacio y es el día de hoy que aún no comprendo por qué caí. El resultado, tres costillas rotas. Y la segunda y también bastante tonta, fue una vez, yendo con mi sobrino por una carretera sin baches, recta y también a poca velocidad, pero lo cierto es que me pegué un golpe que me acarreó de nuevo fractura de varias costillas y luxación de clavícula. Por suerte, nunca he tenido ninguna de graves consecuencias. ¿Es de los que sacrifican la siesta por ver el Tour?

No la sacrifico porque no suelo tener tiempo para echarme la siesta...


JUAN JOSÉ POMAR AMILLO FACETAS

«Siempre me ha gustado mucho andar entre las obras, estar en contacto directo con el proceso de creación de las edificaciones» cosa por batir una marca. Hay que tener en cuenta que estas personas, igual recorren 200 kilómetros diarios o más y se someten a una preparación física muy intensa sólo con el objeto de hacer una determinada marca. No comparto ese criterio, o al menos no es el que a mí me mueve, pero sí que existe y no es nada extraño. En mi opinión, hay veces que la gente saca la energía más de la vanidad y del afán de protagonismo, que del espíritu deportivo. El Angliru tiene fama de ser uno de los puertos más complicados, ¿lo ha subido alguna vez?

Tres veces, pero cada vez me cuesta más. De hecho, una de las veces, cuando iba más o menos hacia la mitad, a trancas y barrancas, levanto la cabeza y veo que llevaba como diez personas delante que ya iban a pie, miro para atrás, haciendo equilibrios para no caerme, y lo mismo, la gente andando, así que me dije: «Pero bueno, qué hago yo aquí sufriendo como un condenado, a 190 pulsaciones por minuto...» y opté por seguir a pie, como el resto. Las otras dos veces, aunque sólo fuera por amor propio, terminé de subir el puerto, pero lo cierto es que es muy costoso, el peor de todos los que he subido con diferencia y he subido todos los que se contemplan en el Tour, en el Giro... Foto de grupo de la Sociedad Cicloturista Asturiana a la que Juan Pomar pertenece.

¿Cree que la polémica del dopping y los intereses económicos que se dan en las grandes pruebas han desvirtuado el ciclismo como deporte?

El dopping en las grandes carreras y en las menos grandes, incluso, es vox populi, es un problema latente que ha existido siempre. Los controles actuales son muy exhaustivos, tanto por parte de los propios médicos que controlan a los deportistas como los antidopaje, pero la cuestión de fondo es otra, bajo mi punto de vista. Se trata de algo mucho más complejo, de combinados que expanden la capacidad física de

los corredores y que no se detectan o están justo en el límite de lo que se considera dopaje. En cualquier caso, esto no es un dogma, ni yo pretendo hacer demagogia con ello, es simplemente mi opinión, teniendo en cuenta las cosas que leo, veo y oigo al respecto. Desde luego, los intereses económicos existen y como en todo, merman el espíritu deportivo de cualquier actividad. ¿Y el afán competitivo, cuánto tiene que ver en todo esto?

Hasta en pruebas que no reportan ninguna retribución económica, como la ParísBrest, hay gente que es capaz de cualquier

¿Cuál es para usted el mejor ciclista de todos los tiempos?

Por logros conseguidos, me tendría que quedar con Indurain, pero no me gusta ser radical en este tipo de cosas, cada uno puede ser el mejor de todos dentro de sus capacidades. En suma, de lo que se trata es de dar lo mejor de uno mismo, no de ser el mejor de todos. ¿Podría establecer algún paralelismo entre su profesión y su afición?

Ambas significan para mí esfuerzo, tenacidad y capacidad de superación personal. En ambas encuentro metas y la necesidad de terminar lo que empiezo, lo mismo en una obra que en una carrera o una marcha. Supongo que en realidad, es una filosofía de vida, una vía de satisfacción personal. A

NÚMERO CINCO DOVELA 65


por Pepe Monteserín

RIVAS RICO

s Tomas falsas

Securitas est Uno está seguro cuando no tiene temor ni a los inconvenientes del momento ni al desenlace de la comenzada empresa. Lo dice Cicerón en latín: Securitas est, incommoditates imminentes et rei inchoatae fines non formidare. Guantes, detectores de emanaciones, herramientas y útiles de mango largo; pértigas aislantes, chaquetas y monos de trabajo integral ignífugo; mascarilla protectora antigás, derivaciones, cables, conexiones protegidas, interruptores magneto-térmicos y diferenciales; cuadros de instalación móvil y de intemperie, herramientas portátiles, extintores de dióxido de carbono y de polvo seco antibrasa; bandas, barandillas y boyas de señalización; organización de peatones..., todo contribuye a la seguridad, pero lo que vale es la valentía de cada cual. Hojas cuadruplicadas del Libro de incidencias, permisos previos, inspecciones y comprobaciones in situ por personal especializado; aplicación del plan de seguridad, para evitar atrapamientos; roturas de tuberías y proyecciones a presión

de gases o líquidos, intoxicaciones por emanaciones, dermatosis por contacto y neumoconiosis por aspiración, son prevenciones importantes, pero nada comparado con no tener miedo, con ser gente de bronce. Que la dirección facultativa trabaje para disminuir el costo de siniestrabilidad, para mejorar las condiciones psicofísicas del sujeto de la producción, para garantizar la salud e integridad física de los trabajadores, para evitar acciones o situaciones peligrosas por imprevisión, insuficiencia o falta de medios; que delimite y esclarezca atribuciones y responsabilidades de los intervinientes en el proceso, detecte a tiempo los riesgos derivados de la problemática y aplique técnicas que los reduzcan, es muy loable. Pero, para estar seguro, lo que es estar seguro, tenemos que aprender de Cicerón, patrono de los accidentes laborales. Debemos afrontar con temple los inconvenientes del momento y ser valientes a la espera del desenlace, según la actitud que observamos en el caballero de pantalón corto que aparece en la foto.

[...] extintores de dióxido de carbono y de polvo seco antibrasa; bandas, barandillas y boyas de señalización; organización de peatones..., todo contribuye a la seguridad, pero lo que vale es la valentía de cada cual 66 DOVELA NÚMERO CINCO


El poeta latino Horacio pregunta en una de sus Epístolas: —¿Sabéis, oh, amigo, cuál es la gracia que pido a los deseos? Y se contesta: —Que me conserven lo poco que tengo; y, todavía, no tanto. ¡Que no me falten, jamás, los libros!

Algunos libros editados por el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias. Consultad su precio k

Dovela 5  

Revista del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos del Principado de Asturias. Número 5. Segunda época. Año 2004

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you