Page 1

P

A

D

R

E

S

B

A

R

N

A

B

I

T

A

S

Revista

Renacer

¿Eres discípulo de Cristo? Lleva la cruz..., cuida la oración, emplea tu tiempo en ayudar al prójimo... (San Antonio María Zaccaria)

Revista de la Provincia Barnabita Chilena Año XIX Nº 91 -Abril 2009

En este número Padre Angelo Panigati. Un hermoso rcuerdo, José Latrach Contador, pp. 3-5 Hace más de 40 años, Mario Montalva Silva, pp. 6-8 Colegio El Salvador. Lo que fuimos, lo que somos, lo que seremos, P. Humberto Palma O., pp. 9-13 Chilenos en Roma, Diac. Juan Pablo Valderas, pp. 14-17 El tiempo como relación entre el ser y el no ser, P. Juan Bautista Picetti., p. 18 Parroquia Madre de la Divina Providencia. 20 años de historia, P. Paulo Talep Rojas, pp. 19-21

P

R

O

V

I

N

C

I

A

C

H

I

L

E

N

A


P

A

D

R

E

S

B

A

R

N

A

B

I

T

A

S

EDITORIAL El 2008 los Barnabitas cumplimos 60 años de presencia apostólica en Chile. No nos cabe duda de que se trata de un período de tiempo demasiado breve como para aventurar juicios respecto de la calidad de nuestras obras. Nunca sabremos si nos hemos equivocado o hemos acertado en las opciones. Hemos hecho el esfuerzo honesto por responder a las necesidades de cada tiempo y lugar, incluso a costa de despertar sospechas y suspicacias. Sesenta años de historia dejan atrás a figuras insignes en los campos de la educación y el apostolado parroquial. Lo que los barnabitas somos al presente se lo debemos en gran parte a nuestros primeros padres, esos testigos privilegiados de un Chile que exigía mayor justicia y equidad, y de una Iglesia que descubría en el rostro de los pobres el llamado de Dios a mayor entrega y santidad. Este es el legado espiritual y pastoral que hemos heredado. La Provincia Chilena de los Padres Barnabitas, al igual que la nación que les acogió, también comienza a experimentar profundos cambios en su fisonomía y gestión. Heredamos una inestimable riqueza de cuerpo y espíritu, y tenemos el desafío de responder a las antiguas y nuevas pobrezas manteniendo fidelidad a lo recibido y apertura al Espíritu. Las páginas siguientes nos ayudan a descubrir el contenido de esa herencia, pero lo que hagamos con ella dependerá, en gran medida, de cuán nobles y generosos seamos.

2

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91


P

A

D

R

E

S

B

A

R

N

A

B

I

T

A

S

PADRE ANGELO PANIGATI Un hermoso recuerdo Corría el año 1962 cuando ingresé a las vetustas aulas del alma Mater, Seminario Conciliar, donde miles de seminaristas que al igual que yo, no dejan de agradecer la formación moral y espiritual que nos entregaste y sigues entregando. Era ese un año agitado, Chile se preparaba para un gran acontecimiento futbolístico, el Mundial del 62. Ingresé a 2° de humanidades en lo que es hoy 7° año básico, provenía yo de otro establecimiento educacional importante de la ciudad de La Serena y mi madre quería que yo estuviera todo el día en el colegio y como ella decía “para que no callejeara tanto”. Este fue el primer gran encuentro con “dos grandes”….aunque el porte no lo decía, uno era el Rector Padre Angelo Panigati y el otro era Piero Visigalli (este si que era grande en todo). Mi madre, le señaló en esa ocasión al padre Visigalli que se encargara de mi, pues ella, como trabajaba todo el día no se podía hacer cargo de mi formación, …bueno, que le dijeron a Visigalli,…. esa es parte de otra historia.

El padre Panigatti en un principio casi no se metió conmigo, pero, estaba pendiente de mis es-

tudios, aunque de primera me costó afirmarme, yo no daba pie con bola. Para mejor, según mi mamá y no se equivocó, me colocó medio pupilo, y es aquí donde comienza parte de este gran recuerdo. Nos apurábamos en almorzar para ganar la cancha, porque después del almuerzo teníamos una hora de “recreo” y después una hora estudio obligatorio antes de entrar a clases (había clases de lunes a sábado menos los días miércoles en la tarde, se entraba a las 8 hrs. y se salía a las 12 hrs. En la tarde se entraba a las 14 hrs. y se salía a las 16 horas), para todos y para mi aquí venía lo bonito, el padre Panigatti era un tremendo futbolista, jugaba con nosotros una tremendas pichangas, el se arremangaba la sotana y dale como el mejor de los mejores, después, nos lavábamos e íbamos otra vez a estudio, “que fome decía yo”, era una “pérdida de tiempo” exclamaba, sin embargo, todo tenía un fin, como después les contaré. La ciudad de La Serena lo recuerda así, levantándose de su asiento en el estadio la Portada y gritando furibundo los goles de su querido equipo (hay testimonios de la Revista Estadio y de la prensa local de la época que lo recuerdan). Estábamos futbolizados, hacíamos unas pelotas de medias y trapos y jugábamos en los pasillos

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91 3


P

A

D

R

E

S

B

del colegio en los recreos, vivíamos la fiebre del mundial, la alegría nos contagiaba a todos por el título conseguido por Chile en esa justa deportiva, sin embargo, nadie presagiaba la tristeza que nos embargaría a todos, cuando supimos que nuestro “Angelo” se nos iba a otros lares, en la búsqueda de un sueño por él siempre anhelado, misionar en uno de los rincones del mundo más inhóspitos desde el punto de vista espiritual y político, Afganistán. Con el tiempo su misión lo trasladaría al corazón de Asia, sembrando en esos lugares la característica misional de los Barnabitas. Bueno, el recuerdo continúa, en esa época habían trimestres y mis notas no eran de lo mejor y yo traía mala base, uno se podía quedar hasta en tres ramos y aprobarlos en marzo (debía uno sacrificar el verano y ponerse a estudiar, cosa que hice), yo me quedé en tres asignaturas, In-

glés (con la Miss Toro), Castellano (con el padre Modesto Rojas) y Francés (con el “Bicho” Gallardo), uno saca sus cuentas y me preparé mejor en Castellano e Inglés, pues el Francés mío era muy deficiente pues en el otro Liceo desde donde yo venía no se enseñaba, en cambio en el Seminario sí, y sólo había preparado algunas

4

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91

A

R

N

A

B

I

T

A

S

traducciones por si acaso. El asunto es que de entrada, doy Castellano y obtengo una nota de no aprobación, el asunto se ponía cuesta arriba, doy después el examen de Inglés no esperando grandes resultados y lo aprobé, me quedaba el último examen y sentía que todo se me venía encima, ya había puesto en antecedentes a mi madre de lo que podía ocurrir (nunca me había quedado repitiendo), fui a dar el examen y lo tomaba el Padre Panigatti, lo que leía en esa ocasión era como chino, no entendía ni jota, no sé cual sería mi cara, pero debe haber sido de angustia en esos momentos, y fue cuando el Padre Angelo se me acercó y me preguntó que me sucedía, le conté la verdad, le señalé que jamás había tenido el idioma francés y era muy poco lo que entendía y es aquí donde surgió el ángel, de este hombre al que recuerdo con mucho cariño y afecto, me preguntó que sabía y yo le contesté que había traducido algunas páginas del texto y era lo único que sabía, el me dijo “hazla”, y yo la hice aprobando la asignatura, logrando ser promovido; lo que más recuerdo, fue lo que él me señaló, “no


P

A

D

R

E

S

B

desaproveches la oportunidad” aspecto, que lo tomé al pie de la letra, nunca más me quedé en ninguno de los tres idiomas, supe que me había dado la oportunidad de mi vida, fue el más hermoso regalo que me dejó al partir y que no lo desperdicié y no lo olvidé nunca. Como lo señalé, respecto de la pérdida de tiempo en las horas de estudio obligatorio para los internos y medios pupilos, por Dios que estaba tremendamente equivocado, al principio yo veía que sólo los “tontos” estudiaban así que no me preocupaba, pero, con el pasar del tiempo me fui dando cuenta, que era una preciosa oportunidad para ir repasando para las interrogaciones e ir poniéndome al día en las materias, eso ayudó a organizar mis estudios y mis trabajos, me fui dando cuenta que no era “tiempo perdido” sino “tiempo ganado”, con el transcurrir de los años fui mejorando mis notas y pude ingresar a la universidad sin grandes problemas, eligiendo la profesión de los que me enseñaron y también se me enseñó a ser mejor persona y hombre de bien.

A

R

N

A

B

I

T

A

S

personalmente lo que había hecho por mí, aunque el no se acordaba por los muchos años que ocurrió, pero, para mí era como si hubiese ocurrido ayer, lo abracé emocionado y el sintió el aprecio y cariño que se le daba, no sólo por mí, sino de todos los seminaristas que de alguna manera sintieron el peso de su formación. Desde mi asiento de profesor en el colegio que me formó, Padre Angelo deseo testimoniar a través, de estas pocas palab r a s e l i nmenso legado que Ud. dejó en mí y en miles de serenenses que pasaron por las aulas de “mi colegio” y ahora puedo decir, eras “chico de porte pero, “grande de corazón y alma” Dios te tenga en su Santo Reino.

Cuando vino a La Serena para celebrar los 50 años de la llegada de los Barnabitas a Chile, Dios me dio oportunidad de verlo y agradecerle personalmente lo que había hecho por mí

José Latrach Contador Profesor de Estado Historia y Geografía y Educación Cívica Seminario Conciliar de La Serena.

Cuando vino a La Serena para celebrar los 50 años de la llegada de los Barnabitas a Chile, Dios me dio oportunidad de verlo y agradecerle

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91 5


P

A

D

R

E

S

B

A

R

N

A

B

I

T

A

S

HACE MÁS DE CUARENTA AÑOS Hace más de cuarenta años, y parece que fue ayer, cuando aferrados a un bolsón de cuero, repleto de libros y cuadernos, las actuales mochilas; llegábamos a nuestras primeras clases al Seminario Conciliar de La Serena. Muchos llegamos asombrados, sorprendidos al ver el inmenso colegio en el cual nos habían matriculado, tenía dos internados, uno para los alumnos menores y otro para los alumnos mayores. Tenía grandes patios y muchas canchas de básquetbol; pero lo que más nos impresionó fue la espectacular cancha de fútbol, con arcos profesionales y que tenía una pequeña gradería de cemento con tres escalones, en el costado oriente, donde nos cambiábamos la ropa para la clase de Gimnasia y después jugar una pichanga de fútbol. Después del toque de campana, debíamos formarnos al segundo pitazo, puesto que el tercero significaba silencio absoluto en las filas, que estaban ordenadas por estatura. Nadie se animaba a conversar y menos a provocar desorden, la imponente figura del padre Visigalli y sus rápidos desplazamientos a través de los cursos formados, provocaba temor y mucho respeto. Así después, muy ordenados y en silencio ingresábamos a las salas.

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91 6

Eso fue al principio, cuando recién llegábamos al primero de Humanidades, actual Séptimo en el año 1964, después vinieron los cinco años restantes en que terminamos nuestra educación secundaria y emigramos a distintos lugares para continuar con estudios universitarios o simplemente trabajar como eran las costumbres y tradiciones de la época. Sin embargo, todos partimos con un sello especial, con una marca impresa a fuego, con una mística muy singular que nos entregaron aquellos sacerdotes Barnabitas antiguos, aquellos curas italianos, misioneros, que abandonaron su patria para venir a educarnos, a formarnos como hombres, y vaya que sí lo hicieron. Un recuerdo especial me


P

A

D

R

E

S

B

merece el padre Angelo Panigatti, el rector de la época. Hacía clases a los alumnos mayores, a los de cursos superiores. Yo era muy pequeño aún para ser su alumno; pero un día apareció en nuestra sala porque un profesor se enfermó y nos enseñó la letra de “La Marsellesa”, la cual escribimos con entusiasmo en nuestros cuadernos, luego nos enseñó la música, y al terminar la clase, todos ya la habíamos aprendido y la cantábamos alegremente. Cabe destacar que el padre era hincha fanático de Club Deportes La Serena, no se perdía partido oficial ni amistoso. En muchas ocasiones pudimos ver a los jugadores del equipo profesional entrenando y practicando en el Seminario con los seleccionados de nuestro colegio. Después el padre emigró a Afganistán y no lo volvimos a ver, pero nunca y hasta el día de hoy he olvidado la letra y la música de “La Marsellesa”. También recuerdo con especial afecto al padre Colombo, nuestro profesor de Matemáticas, ca-

A

R

N

A

B

I

T

A

S

riñoso, pero muy estricto. Tuve la suerte de convivir con él en un campamento de boy scouts. Él era el director espiritual de las tres patrullas del Seminario: Siempre astutos, los zorros, los ciervos veloces y las águilas audaces, además de los Ryders. Conformaban el grupo alrededor de treinta alumnos entre niños y jóvenes. Aprendimos a fabricar mesas y bancos artesanalmente, a trabajar la madera, hacer distintos tipos de nudos, cocinar, lavar platos y convivir en armonía con la naturaleza. También se fue y nunca más supimos de él. Mención especial merecen los rectores de nuestro colegio: El padre Lorenzo Baderna y el padre Nicolás Fornabaio, este último nos hacía clases en dos asignaturas, Biología y Química. Era un hombre bondadoso, pero muy severo que nos impregnó de ciencias a aquellos que éramos más humanistas que científicos. Por otra parte, el padre Baderna, hombre pulcro y ordenado, muy diplomático y gentil, nos profundi-

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91

7


P

A

D

R

E

S

B

A

R

N

A

B

I

T

A

S

zaba la lengua francesa incipiente con la cual habíamos llegado al Seminario. Excelente maestro, generoso con sus conocimientos, justo en las calificaciones y recto en su trato con los más inteligentes y también con los desordenados entre los cuales me contaba. Siempre se paleteaba en los exámenes, no nos hacía sufrir como los otros. Quiero terminar esta breve crónica recordatoria con otros dos ilustres rectores del Seminario: el padre Visigalli y el padre Picetti. El padre Pedro, quizás el más querido por todas las generaciones que lo conocieron, era el que más pegaba, era el que corregía nuestra mala conducta, el que nos enderezaba nuestro caminar, era nuestro segundo papá, nuestro “Taita”. Nos enseñó y nos formó como hombres, y creo que eso fue lo más importante que realizó en su quehacer de gran maestro. Fue un gran educador, de ésos que ahora no existen y dejó una huella imborrable en todos los que fuimos sus discípulos. Tuvimos muchos profesores, pero el padre Visi-

galli fue el mejor de todos, además nos enseñó música y aprendimos a ser buenos deportistas, y en especial Basketbolistas. El padre Picetti es otro de los grandes barnabitas que fue y sigue siendo un gran educador y científico. Nos enseñó y todavía enseña Física y Astronomía. Muchos coincidimos al señalar que

8

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91

no existe ni en Chile ni en otro colegio, ni universidad otro profesor que sepa tanto como él. Ha sido distinguido y premiado en diversas oportunidades por la calidad y excelencia de su quehacer académico. Entre sus múltiples obras podemos destacar la construcción del sector moderno del Seminario Serenense, el completísimo Laboratorio de Física del establecimiento, el observatorio “El Tololito” del colegio y su gran orgullo, el observatorio del cerro Mayo, en pleno Valle del Elqui. Todo esto y mucho más es un fiel reflejo de su incansable labor científica y académica que todos valoramos y admiramos, pero, además de lo ya mencionado, destaco en él su gran humildad, su sencillez, su amabilidad y su cortesía, que lo hacen aún más grande. Para nosotros sigue siendo el más sabio de todos. Qué ejemplo para nosotros, para sus alumnos, para sus colegas de profesión y por qué no decirlo para sus hermanos de congregación. Ojalá todos tratáramos de imitarlo.

Mario Montalva Miranda Profesor de Lenguaje Seminario Conciliar de La Serena


P

A

D

R

E

S

B

A

R

N

A

B

I

T

A

S

COLEGIO EL SALVADOR Lo que fuimos, lo que somos, lo que seremos

Las instituciones, lo mismo que los individuos, construyen su identidad en un ir y venir de procesos que van desde el simple círculo reflexivo espacio-temporal hogar-callehogar al diálogo con el yo interior. Ambos momentos nos van ayudando a responder la triple pregunta que da cuenta de la identidad: quiénes fuimos, quiénes somos, quiénes seremos. La pregunta que sostiene el ensayo sobre la identidad del Colegio El Salvador, esto es, qué es lo propio del Colegio y qué mero adorno, no es contestada en este lugar, sino expuesta a profesores, ex alumnos, alumnos, apoderados, religiosos..., para que ellos respondan de la única forma que alguien puede responder una pregunta como esta: en el “encuentro con”. A modo de ayuda, propongo un trabajo en tres momentos. El primero desde la sociología, haciéndonos cargo de seis tesis que metodológicamente conducen a esbozar una respuesta; el

segundo desde la experiencia de la vida escolar, a cargo de ex alumnos que nos han compartido lo que han descubierto como esencia de esta comunidad educativa; y el tercero desde la administración y gestión, que pretende responder por dónde pasa la excelencia académica de nuestro Colegio. Comenzamos por las tesis. TESIS 1. Existe una trayectoria del Colegio orientada hacia una educación de calidad, y en este dinamismo se ha ido formando su identidad. Ello significa que el Colegio no tiene una identidad que viene “de lo alto”, sino que se construye en el ir y venir de una propuesta educativa atingente; significa también que después de 55 años de recorrido hay elementos permanentes que caracterizan y configuran una identidad, y otros que van quedando en la trastienda de la educación. Pensemos la validez de esta tesis, o si por el contrario existe una identidad dada hacia la cual debería caminar el Colegio.

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91 9


P

A

D

R

E

S

B

A

R

N

A

B

I

T

A

S

nuestra diferencia específica? TESIS 3. La pregunta por la identidad no sólo mira al pasado como reserva privilegiada donde están los elementos que la configuran, sino también hacia el futuro, y ve la identidad como proyecto. En este sentido, ¿qué quiere ser el Colegio El Salvador?

En este último caso, cuál sería dicha identidad y quién la determina; y más aún, en qué sentido entonces el Colegio asumiría la historia y la cultura como realidades que construimos y, a la vez, nos construyen. TESIS 2. La identidad no es una esencia innata, sino un proceso social de construcción. Y se construye a partir de tres elementos: a) Categorías sociales compartidas, con las cuales los individuos se identifican. Por ejemplo, la religión. ¿Cuáles son las categorías sociales compartidas por los individuos del Colegio El Salvador? b) Materialidad o elemento material. Los seres humanos nos proyectamos en lo que materialmente consumimos, producimos, poseemos. Según Georg Simmel la propiedad es aquello en lo cual mi sí mismo se expresa y realiza externamente 1. ¿Cuál es este elemento material en el Colegio? c) Alteridad. Nos definimos al entrar en contacto con lo que los otros dicen de nosotros, pero también en lo que nos diferencia de los otros por comparación. Aquí cabe, pues, una doble pregunta: ¿qué dicen los otros (profesores, alumnos, directivos, apoderados...) de nosotros, y cuál es 1

10

Cf. Sociología, Madrid 1939, p. 363.

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91

TESIS 4. La educación en el Colegio El Salvador ha pasado también por un proceso abierto de democratización, en el sentido de mayor participación de profesores, alumnos y apoderados en la toma de decisiones y ejecuciones de sus políticas educacionales. Ejemplos de esto han sido las consultas sobre nuestra inserción paulatina en la Reforma; la difusión y aprobación de reglamentos conductuales y evaluativos, la instalación de un Consejo Escolar donde están representados todos los miembros de la comunidad escolar... Se trata de un proceso que también va creando identidad sobre todo hacia el futuro. En este sentido nos preguntamos ¿cómo ha sido este proceso, cuáles sus logros y limitaciones; cuál ha sido su aporte a la identidad del colegio? TESIS 5. Hemos dicho que la identidad es el resultado de un proceso dinámico. Ahora bien, es en este marco donde cabe estar atentos a los factores externos que inciden en la identidad. Del ’90 al 2000 el Colegio enfrenta cambios sociopolíticos y culturales en cierto modo novedosos y veloces, por un lado, y la Reforma educacional, por otro. Ambas realidades son parte del desarrollo hacia la modernidad. Nos preguntamos aquí, y en diálogo específico con el entrecruzamiento de las culturas tradicional, moderna y postmoderna, y con las propuestas pedagógicas de la Reforma, cuáles son tradicio-


P

A

D

R

E

S

B

nes válidas, y en este sentido, evolucionables, y que tocan a la esencia de la identidad; cuáles son tradicionalismos sujetos a necesarios cambios o, lisa y llanamente, condenados a su extinción. TESIS 6. En diversos planos, existen versiones sobre la identidad del Colegio, discutidas y discutibles, que conviene repensar para ver hasta qué punto y en qué medida somos lo que de algún modo se nos atribuye.

A

R

N

A

B

I

T

A

S

ría una apertura que a algunos inquieta e incomoda. e) Contestataria: en lo político se nos atribuye una tendencia de izquierda; contestatarios en muchos ámbitos sociales y educacionales; con ideas que para algunos resultan incomprensibles; religiosamente incomodamos incluso a los demás sacerdotes.

Elementos de la formación barnabita destacados por ex alumnos

a) En el plano pedagógico, el Colegio se caracteriza por su excelencia académica. Tal 1.Espíritu crítico y respeto a la diversiacento nos llevaría a minusvalorar actividades de orden técnicodad, junto con la posibilidad de artístico. En el decir de expresar ideas en un clima algunos, sólo nos imde sana convivencia y en porta la formación sintonía con los valores académica. Un colegio es excelente cuando te de la democracia y la justicia. ayuda a sacar lo mejor de ti. Y eso es lo b) En el plano valórique sigue y seguirá haciendo la familia 2.Sentido de perteco disciplinar, lo nencia a una familia, propio es el orden y barnabita en este Colegio con sus alumnos, que hace que los la disciplina escolar, sin importar si son hijos de campesinos o destinos del Colegio fundados en valores de empresarios, nobles o plebeyos... cristiano-católicos. sean sentidos como Importan aspectos forpropios. males como uniforme y 3.Valores cristianos, que presentación personal. Últidevienen pilares fundamentamamente se estaría dando un les en las opciones futuras y en el giro consensuado hacia lo esencial, es modo como se va estructurando la exisdecir, se busca que el aparecer sea expresión tencia. del ser. Esto ha significado que, por ejemplo, el 4. Conciencia de solidaridad y ayuda al perfil del alumno barnabita haya adquirido un prójimo, extendida no sólo a personas peso que no tenía en generaciones pasadas. ajenas al Colegio, sino también a alumc) Sociológica: lo propio es servir a los pobres nos y apoderados. ofreciéndoles una educación de calidad a bajos 5. Elevado grado de exigencia académica, costos. El Colegio entrega a la Comuna y al País que va de la mano con la valoración del profesionales con una sólida formación en valoesfuerzo y no sólo del talento natural. res y conocimientos. Nos distingue, además, la 6. Importancia de la disciplina en la forapertura a las necesidades de la comunidad mación escolar, como indicador válido sanvicentana: juntas de vecinos, servicios púde los límites que existen en todos los blicos, asistencia a familias de escasos recursos, ámbitos. políticos... 7. Valoración del tiempo que los docentes dedican a la formación de las generad) Tradicional: somos un colegio tradicionalista en educación y formación. Actualmente existiciones.

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91

11


P

A

D

R

E

S

B

8. Preparación para enfrentar no sólo desafíos académicos, sino los avatares propios de la vida misma con semejante exigencia, seriedad, compromiso y optimismo. 9. Dimensión utópica de la educación, es decir, capacidad para encarnar altos ideales y sueños, que justamente por su irrealidad llegan a ser el alma de las grandes transformaciones y concreciones. 10. El amor como sinónimo de fuerza transformadora, que es el tinte de la institución entera.

Reflexiones del Rector Con todo, el Acuerdo político en educación rescata e insiste en los siguientes principios, que se articulan como referentes éticos ante los cuales evaluar y medir nuestra gestión: universalidad y educación permanente, calidad de la

12

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91

A

R

N

A

B

I

T

A

S

educación, equidad del sistema educativo, autonomía, diversidad, responsabilidad, participación, flexibilidad y transparencia. Como Congregación educadora, es nuestro deber hacernos cargo de la pregunta subyacente a estos principios. ¿Hasta dónde, en 60 años de presencia en Chile, y 55 en este Colegio, hemos profundizado tales referentes éticos; en qué medida y cómo hemos sido respuesta eficaz y aporte para la educación de los pobres en este país? En otras palabras, ¿qué ha significado la presencia educativa de los Barnabitas en Chile, y concretamente en este valle del Cachapoal? Dar respuesta a esta pregunta es inmensamente complejo, porque requeriría ensayar algunas hipótesis de trabajo y comprobarlas con el instrumental sociológico. Pero el sólo hecho de que en nuestro sexagenario historial haya acusaciones a autoridades políticas, religiosas y educacionales dan cuenta de un carisma y espiritualidad “sui generis”, que en nada se ha acomodado -ni ayer ni hoy- al status quo social,


P

A

D

R

E

S

B

sino que más bien ha sabido ser voz profética en fidelidad a sus principios y convicciones fundacionales. El Colegio El Salvador y los Barnabitas siempre han contado con fervientes amantes y acérrimos detractores. Y eso nos deja en paz, aunque con el corazón inquieto, reconociendo hidalgamente que también nos equivocamos, pero viviendo a diario en la intemperie y en el deseo de no servir a los caprichos humanos, sino a Dios, cuyo evangelio nos invita a ser siempre s o s p e ch o s o s d e l o s aplausos fáciles y de la fama ligera, pues es ella el mayor y mejor signo de la connivencia y acomodo a las coordenadas mundanas, por cierto nunca santas ni justas. En otras palabras, que nos “pelen” confirma que seguimos siendo signos de contradicción para quien espera encontrar en nosotros religiosos que siempre digan amén, y al mismo tiempo es un indicador real de que mantenemos viva y vigente nuestra opción preferencial por educar a los pobres y abrirles las puertas de la educación superior. Una opción en libertad que molesta a poderosos y mezquinos, y desconcierta a quienes pretenden ser nuestros socios en las ideas y en las acciones. Y por último, como ya lo dije en alguna ocasión, para esta comunidad educativa valen las palabras de Alejandro Jodorowsky: “Si la mayoría de la gente habla bien de uno es porque estás muerto; si hablan mal es porque eres un canalla; pero si hay personas que te siguen y otras que te critican, es porque estás haciendo algo interesante. Estás viviendo”.

A

R

N

A

B

I

T

A

S

Más claro imposible. Y sin embargo aún hay algo pendiente: responder a la pregunta por el aporte específico de los barnabitas y su cuerpo docente en esta tierra. Estoy claro de que éste no pasa únicamente por los resultados de un SIMCE o una PSU, o por ubicarse entre los mejores colegios del país, sino por enseñar a sus alumnos a pensar. Recurriendo a aquella emblemática alegoría platónica: la excelencia de la formación barnabita radica en darnos las herramientas para salir de la caverna y mirar la vida con ojos críticos; en dar a sus alumnos un sentido de fe profético y desafiarlos a vivir de utopías; en echar a tierra sus propios esquemas mentales, para abrirse a la novedad de un proyecto de vida construido a partir del modelo del hombre nuevo: Cristo; en romper el círculo de la pobreza y enseñar a valorar la dignidad humana construyendo la comunión a partir de la diversidad. El Colegio es hijo de sus profesores, apoderados, alumnos, auxiliares, de sus logros y fracasos. ¿Qué es excelencia académica? Un colegio es excelente cuando te ayuda a sacar lo mejor de ti. Y eso es lo que sigue y seguirá haciendo la familia barnabita en este Colegio con sus alumnos, sin importar si son hijos de campesinos o de empresarios, nobles o plebeyos. Aquí somos comunidad.

P. Humberto Palma O., c.r.s.p. Rector Colegio El Salvador

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91

13


P

A

D

R

E

S

B

C h i l e n o s Roma es una ciudad maravillosa, espectacular, se mezcla la historia, la cultura, la fe, el arte, la arquitectura de los más destacados exponentes mundiales de dichas áreas, en fin hay que conocer esta ciudad para poder maravillarse, y concluir que sencillamente Roma es LA CIUDAD ETERNA.

En este artículo me gustaría compartir con ustedes las grandes y maravillosas experiencias que durante este año nos ha tocado vivir tanto a mí como a Mauricio Ahumada, obviamente esta es una visión personal, pero creo, así lo espero, que pueda reflejar las impresiones de ambos. Quizás puede resultar extraño para algunos que después de tanto tiempo de nuestro arribo a Chile quiera contar todo aquello vivido en la lejana y bella Italia, pero estoy convencido que para emitir un juicio sobre algún hecho impor-

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91 14

A

R

N

e n

A

B

I

T

A

S

R o m a

tante se debe dejar pasar un buen tiempo para poder mirar con mayor calma para luego realizar una posterior evaluación de lo vivido. Nuestro viaje comienza el 3 de enero de 2008, partimos desde el aeropuerto de Santiago, Arturo Merino Benítez, con destino a Madrid, al aeropuerto de Barajas llegamos cerca de las cuatro de la madrugada del día 4 de enero, debo decir que fue bastante emocionante el sentirse ya en tierra europea, son muchas las cosas que pasan por nuestra mente al saber que se está realizando un viaje de tal magnitud, las ansias y esperanzas que uno tiene se confunden con los nervios de estar en un país extraño, con una mentalidad y cultura muy diversa a la nuestra. Nuestro paso por España fue bastante cansador, ya que las horas de espera parecían eternas, hasta que llegó nuestro tiempo de partir a la tan esperada Italia. El viaje fue bastante corto de Madrid a Roma. En el aeropuerto de Roma, Fiumicino, nos esperaba el padre General, fue una gran alegría el poder verlo y sentir sobre todo su paternidad tan característica. Nos dirigimos hasta la curia general, y luego llegamos al estudiantado, del cual quedamos muy admirados por lo grande y bello de éste. La acogida fue de maravilla de los padres de la comunidad de la Curia, siempre nos sentimos cómodos, y muy orgullosos de provenir de la provincia chilena a la cual le tienen mucha estima y admiración. El grupo de seminaristas


P

A

D

R

E

S

B

que nos preparábamos para los votos solemnes era de un total de 12, un grupo muy diverso no sólo por los lugares de los cuales proveníamos sino también por la edad, y estilo de formación que cada uno tenía en su provincia, pero a pesar de todo logramos unirnos y hacer de nuestra estadía grata y amena, aunque no exenta de algunos problemas. El grupo estaba conformado por: 3 brasileños, 2 filipinos, 4 africanos, 1 polaco, y 2 chilenos. Nuestro formadores eran tres, un brasileño, un italiano y un filipino. Los cursos eran variados, no sólo por las temáticas sino también por el grado de profundidad con que se abordaban, no puedo dejar de pasar la ocasión de nombrar a dos personajes que nos hicieron disfrutar de sus lecciones, el reverendo padre Giuseppe Cagni, que pese a su avanzada edad y sus múltiples enfermedades, se daba el ánimo de hacernos clases de historia de la Congregación que sólo un estudioso y excelente historiador como él lo puede hacer, pero este hombre no es sólo destacable por su ciencia sino también por su testimonio de vida, y sobre todo por el gran amor apasionado que tiene a su Congregación, que a nosotros los jóvenes nos muestra el camino que debemos seguir, amar y entregarnos doscientos por ciento a la misión que la Orden tiene en las diversas provincias. El padre no sólo nos habló de los bellos siglos que nuestra familia religiosa ha pasado sino también los momentos de dificultad, que por lo demás no han sido pocos, pero nos hacía ver la capacidad de nuestros primeros padres de salir adelante victoriosos en cada uno de los problemas que se encontraban, y sobre todo nos exhortaba a nosotros barnabitas a estudiar la historia de la Orden, es decir, nuestra historia, para ser verdaderos barnabitas no sólo debemos en esforzarnos en “hacer” sino sobre todo en “conocernos” y descubrir cuál es nuestra esencia, para luego poder formar hombres y mujeres con un sello propio, que no es otro que el de nuestro padre Antonio María. Un momento importante vivido con el padre Cagni fue cuando nos hizo ver y tocar con nuestras pro-

A

R

N

A

B

I

T

A

S

pias manos los escritos de nuestro santo Fundador, fue una experiencia emocionante el saber que tienes en tus manos lo mismo que en un tiempo nuestro padre también tuvo. Siempre estaré agradecido de haber conocido a este sacerdote, admirable en su ciencia y testimonio. Otra persona que me gustaría nombrar es al padre Luis Antonio, barnabita de Brasil que compartió algún tiempo con nosotros, hombre sencillo y piadoso, paternal y con un amor muy grande a nuestra provincia chilena, fueron muchas las ocasiones en que ponía a nuestra provincia como ejemplo a seguir en diversos ámbitos, pero sobre todo se admiraba de nuestras escuelas, para él, y como también lo creo y estoy convencido de esto, es lo que mejor han hecho los barnabitas en este lejano rincón del mundo, y por lo tanto se deben cuidar y las fuerzas se deben desgastar para que cada día seamos mejores en lo que mejor sabemos hacer, sin desmerecer de ningún modo los otros ámbitos en que los barnabitas nos desempeñamos en esta provincia los cuales también son dignos de admiración, pero sabemos que la “educación es el motor de nuestra sociedad, y sobre todo en latinoamérica para poder surgir de la pobreza” como nos recordaba uno de nuestros padres en una de las reuniones interomunitarias donde se abordó este tema. Volviendo a nuestro tema, en enero tuvimos clases intensivas de italiano, y la formación como tal duró de febrero a mayo, una bonita pero en muchas ocasiones agotadora formación, ya que la falencia de la formación en algunas provincias, sin querer juzgar éstas sino simplemente por los comentarios y experiencias que los mismos seminaristas reconocían, muchas veces nos hacía avanzar de forma lenta y agotadora. Una de las experiencias más bellas e inolvidables de mi estadía en Italia, fue el haber conocido al Santo Padre Benedicto XVI, no sé si es algo sicológico, pero traspasa una paz y sentimientos muchas veces indescriptibles, que literalmente le hacen a uno “pararse los pelos”, la

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91

15


P

A

D

R

E

S

B

verdad que i cileni, como nos decían los italianos, no perdíamos la oportunidad de poder estar cerca del Sucesor de Pedro, sabíamos que era una oportunidad única y esperada por tanto tiempo, disfrutamos muchos el estar cerca de nuestro querido Papa. Y demás está decir que no olvidaré jamás el haber asistido el domingo de Ramos, la vigilia Pascual y la misa de domingo de Resurrección en la basílica de san Pedro, es una experiencia especial el poder celebrar estos santos misterios en el corazón de nuestra Iglesia y presididos por nuestro Pastor universal. También estuvimos en algunas de las tradicionales audiencias del día miércoles en la aula Paulo VI, y en el rezo del Ángelus los domingos en donde se podía contemplar a personas de todas las nacionalidades que aclamaban al Papa con una de las frases más recurrentes y populares ¡VIVA BENEDETTO! Roma es una ciudad maravillosa, espectacular, se mezcla la historia, la cultura, la fe, el arte, la arquitectura de los más destacados exponentes mundiales de dichas áreas, en fin hay que conocer esta ciudad para poder maravillarse, y concluir que sencillamente Roma es LA CIUDAD ETERNA. Italia es un país hermoso, se necesita esta vida y otra para poder conocerlo bien, pero hay lugares que es inevitable conocer.

16

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91

A

R

N

A

B

I

T

A

S

La formación para los votos perpetuos culminó con un viaje por algunos lugares importantes para nuestra Congregación, como para la Iglesia universal, visitamos Asís donde pudimos orar frente a la tumba de San Francisco y Santa Clara en sus respectivas basílicas, además estuvimos en Nápoles donde pudimos conocer dos grandes y prestigiosos colegios como el Denza y el instituto Bianchi, además conocimos Florencia, San Felice a Cancello, Pavía, Caserta, Orvieto, Cremona en donde pudimos conocer los lugares más significativos de la vida de nuestro Fundador, por último, y como gran broche de oro oramos frente a la tumba de nuestro Santo Padre Antonio María, es emocionante estar frente a su tumba lo único que se me vino a la cabeza fue pedirle perseverancia en este camino y que cada día nos una más y más como corresponde a los hijos de tan noble y buen padre. Nuestra última actividad en Italia fueron los ejercicios espirituales que vivimos en nuestra casa de Eupilio, lugar privilegiado para la meditación y la contemplación, en donde la oración brota espontánea cuando uno contempla esos deslumbrantes paisajes que rodean este lugar. Los ejercicios fueron predicados por el particular padre Gentilli, sabio e historiógrafo de la Orden, y que goza con todos aquellos que deseen dedicar un tiempo a la oración y a la meditación, incluso introduce algunas técnicas y recursos tomados de religiones orientales, a los que les gustan estos recursos meditativos los disfrutan en gran medida, y a los que no tantos lo pueden considerar como algo “original” y que nunca está demás conocer algo distinto. Por último me gustaría compartir la excelente acogida y disponibilidad del padre General Giovanni Villa, fue muy amable siempre, al tener la posibilidad de encontrarnos diariamente con él pudimos darnos cuenta lo sencillo que es, además puedo decir que es “un verdadero hombre de Dios”, muy piadoso y comprensivo,


P

A

D

R

E

S

B

a pesar ya de su edad tiene una vitalidad envidiable, cómo no recordar cuando viajábamos y trataba de explicarnos todo lo que veíamos e irradiaba un cariño paternal por todos nosotros, y nunca olvidaré las palabras que nos dirigió el último día de nuestra estadía en Italia, “si quieren ser barnabitas, deben querer ser santos de lo contrario es mejor que dejemos que nuestra Congregación deje de existir”, sin lugar a dudas estas palabras son un desafío para que cada día nos esforzácemos por ser mejores, santificándonos en nuestro trabajo cotidiano. A manera de conclusión puedo decir que nuestro paso por Italia nos ayudó a profundizar más nuestra espiritualidad, conocimos personas sabias y piadosas, y cada una de las comunidades que nos recibió siempre fueron muy acogedores y alegres, a pesar que muchas veces se notaba una leve nostalgia porque veían como día a día

A

R

N

A

B

I

T

A

S

muchas de las grandes estructuras, que testimoniaban tiempos de mucha gloria, debían ser cerradas por la escasez de vocaciones, y por la baja, muchas veces considerable, de feligreses. A nosotros nos desafían con su testimonio a amar con todo el corazón a nuestra Congregación, y comprometernos hasta el final en cada una de las empresas que ella quiera comprometerse, y sobre todo en las que ya estamos comprometidos, y que todo lo que hagamos sea como dice esta oración latina AD MAIOREM DEI GLORIAM.

Juan Pablo Valderas C. Diácono barnabita

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91

17


P

A

D

R

E

S

B

A

R

N

A

B

I

T

A

S

EL TIEMPO No como “Magnitud Física” … más bien como simple relación entre EL SER y EL NO SER

El “Tiempo” como “medida”, sólo tiene lugar cuando se combina con los “fenómenos” de la experiencia. Todas las ideas de tiempo, aún el llamado “Tiempo de Planck”, el más chico posible (5,37. 10-44 seg), en su posible concretización, marca la visión entre un antes y un después, es como que nacieran dos realidaes. Un pasado que colapsa y un futuro que nace; el no ser deja espacio al ser y el presente toma un carácter solamente virtual. El Universo, en su dinamismo, cada proceso fenomenológico implicaría simultaneidad entre un tiempo y un antitiempo, de carácter espejal, sin un presente real. Ahora si aplicamos aún el tiempo de Planck al “instante” mismo del Big Bang que reguló el inicio del Universo, ¿qué se podría pensar sobre la posibilidad de un universo que se acaba y otro que nace? El “Tiempo de Planck” en su realidad “concreta” tendría un carácter “EXCLUYENTE” para que algo NAZCA … algo tiene que MORIR… Pero, si en el “Momento Cosmogénico” el TODO, Materia-Energía-Espacio, nace con y en el TIEMPO, eso no debería haber tenido un “carácter excluyente” ya que parece ilógico “pensar” que otro UNIVERSO se haya acabado para que apareciera el nuestro. Una rueda con engranajes, para que aparezca el siguiente, tiene que desaparecer el otro. No queda otra cosa que pensar que el “SER” temporal de nuestro Universo no vino de un “NO SER” siempre temporal, sino más bien de un SER ATEMPORAL y “ETERNO”, un Dios AMOR. Pareciera como conclusión que el “Tiempo cuantizado de Planck” y en su realidad negativa del NO SER en el momento “primigenio” del Universo, no haya existido nunca y, que más bien se haya perdido en la Eternidad de Dios. No así en el dinamismo actual del Universo; los Tiempos de Planck y sus múltiples enteros,

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91

18

podemos considerarlos como “MOMENTOS” o como “CONTINUOS ESPEJALES” de “NO SER” y “SER” , o un PASADO y UN FUTURO, SIMULTÁNEOS. Ahora una pregunta ¿”qué pasaría si la RUEDA con sus engranajes anduvieran atrás”? La astronomía moderna, sobre todo en sus adelantos tecnológicos, pareciera posee Esa virtud: ir atrás en el tiempo … Hay imágenes cósmicas distantes millones de años LUZ y de ella estamos entonces viendo su pasado o su “NO SER” que para nosotros resulta como “SER”. A nuestros niños de la Academia de Astronomía y Física del Colegio, cómo desearíamos que se empaparan siempre más de estas “realidades” y de la entusiasmante VERDAD: “¡niño!... ¡joven! El INFINITO ES TUYO y ¡y vales cuánto amas! Una CONCLUSION: La “Creación” y TODO ACTO de AMOR, no tienen apoyo o respaldo TEMPORAL sino ETERNO y en DIOS, es decir, TODO ACTO de AMOR se escapa a todas DIMENSIONES temporales, es EL UNIVERSO que se RENUEVA… P. Juan Bautista Picetti Profesor de Física y Astronomía Seminario Conciliar La Serena


P

A

D

R

E

S

B

A

R

N

A

B

I

T

A

S

PARROQUIA MADRE DE LA DIVINA PROVIDENCIA 20 AÑOS DE HISTORIA La Revista Renacer de octubre de 1988 escribía: “para atender a la inmensa necesidad espiritual de las nuevas poblaciones que surgen alrededor de “Los Quillayes”, se construye una amplia Capilla bendecida por el Cardenal Juan Francisco Fresno, con la perspectiva de una futura Parroquia dedicada a la Madre de la Divina Providencia”1. Al año siguiente de su inauguración, el día 28 de Mayo de 1989 es erigida como Parroquia bajo la advocación Madre de la Divina Providencia. Desde ese momento han sido cuatro los Párrocos: Padre Santiago Ramos (1989-1995), recordado por la comunidad como el fundador de la parroquia, luego Padre Alejandro Rivera (1996-2002) muy querido y recordado por el sello que dejó en muchos fieles y sus familias, Padre Miguel Panes (2003-2006) muy diferente, en su estilo, a los párrocos anteriores pero recordado por ser un cura controvertido y quien esc r i b e Pa d r e Pa u l o Ta l e p (2007…) que estoy imprimiendo un sello que en el futuro recordarán y definirán. La parroquia en sus veinte años ha querido responder a las necesidades de los tiempos vividos en nuestro país y las líneas pastorales que nuestros Obispos han propuesto. Hoy al estudiar el Documento Conclusivo de la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe realizado en Aparecida, Brasil, el año 2007 reafirma la importancia que tiene la parroquia en la vida de la Iglesia al decir que “son células vivas de 1 2

la Iglesia y lugares privilegiados en los que la mayoría de los fieles tiene una experiencia concreta de Cristo y de su Iglesia”2. Al conversar, con agentes de pastoral que como ellos mismos se definen, están en la parroquia desde los comienzos. Ellos recuerdan que el movimiento de personas ha sido variado y nu-

meroso, sobre todo los grupos de catequesis de Primera Comunión o los jóvenes que se confirmaban, incluso al tener que dividirlos para el día de recibir su sacramento. Hoy ellos ya han crecido y muchos formaron su familia emigrando del sector. También, hay señoras que recuerdan con nostalgia cada una de las actividades que se realizaron para reunir fondos con el objetivo de hacer ampliaciones a la parroquia. Recuerdos que permanecen y marcaron a una generación de vecinos del sector.

Revista Renacer, Informativo de los Padres Barnabitas de Chile, Año XI, nº 45, Octubre 1988, p. 26. V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, Documento Conclusivo, Aparecida, Brasil, 2007, nº 304, p. 169.

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91 19


P

A

D

R

E

S

B

Para quienes entienden de estilos arquitectónicos, sobre todo de templos religiosos, les resulta un poco incomprensible la estructura del templo y sus dependencias, pero la razón de ello es el gran crecimiento de la población del sector que llevó a modificar el proyecto inicial, varias veces, con las distintas ampliaciones que se hicieron. Pero quienes han visto y participado en la transformación de su proyecto inicial se sienten parte de él y no lo cuestionan. En estos meses, muchos de ellos, que vieron cómo ha crecido la parroquia y están comprometidos con ella, en las buenas y las malas, tienen un sentimiento encontrado con la construcción del nuevo proyecto de Seminario, Templo y dependencias parroquiales que se está desarrollando desde septiembre pasado en el sector conocido como “la laguna” del terreno. Les cuesta pensar que todos los momentos vividos en la parroquia quedarán como un recuerdo al ser demolida. A la vez, la convicción de otros que dicen que será para mejor o es el costo del progreso. También, otras personas, los más optimistas, dicen que servirá para renovarse. Estas son las apreciaciones de aquellos que saben de la nueva construcción a diferencia de los que piensan que se vendió y nos vamos del sector. Ahora al contarles del estado de avance todos coinciden en una sola pregunta ¿por dónde se entrará? Respuesta que en un comienzo era clara. Por los Avellanos. Pero hoy hay otras alternativas. A fines de los años 80 cuando se generó la explosión demográfica del sector existían en el

20

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91

A

R

N

A

B

I

T

A

S

perímetro parroquial grandes extensiones de terreno que eran de cultivo por lo que no importaba tanto decir que el límite oriente era una prolongación en línea imaginaria de la Avenida Los Toros por el Norte y del Camino El Peral por el Sur hasta el límite con Argentina. Hoy todo ese sector hasta el piedmont cordillerano está construido viviendo miles de familias. Para el poniente el límite parroquial era sólo hasta Juan de Dios Malebrán el que se ha extendido hasta el límite comunal de La Pintana, por el Sur Avenida Gabriela Poniente y por el norte la calle María Elena hasta la avenida Santa Raquel y de ahí la línea divisoria comunal con La Florida hasta la intersección con La Pintana. Toda esta nueva extensión parroquial aumentó el número de viviendas y familias entre tres mil y cuatro mil. Lo amplio del territorio parroquial y el crecimiento demográfico del sector ha llevado al redimensionamiento de los límites parroquiales y al nacimiento de Comunidades Eclesiales de Base CEB y Comunidades Cristianas de Base CCB. Hay que recordar que en la parroquia hay dos CEB que son anteriores a la fundación de la Parroquia, La Capilla San Antonio María Zaccaria que pertenecía a la Parroquia Cristo Redentor del paradero 23 de Vicuña Mackenna y que quedó adscrita a la parroquia por ser fundación de los Padres Barnabitas y la Capilla Inmaculada Concepción que pertenecía a la Parroquia Pietro Bonelli y que por cambio de los límites hace algunos años pertenece a la parroquia. Al poco tiempo del nacimiento de la parroquia comienza a tener su actividad la Capilla Cristo Salvador bajo el amparo del recordado Padre Lino Fontanesi, ahora en Italia. Invitadas por el Padre Santiago Ramos, en 1994, llegan a Chile las Hermanas Angélicas de San Pablo que después de un tiempo viviendo en la casa de las Hermanas del Buen Pastor se trasladan a un terreno donado por la firma Besalco, constructora de las casas del sector donde construirían su casa y Capilla dedicada a San Pablo y posteriormente el Colegio San Pablo. A fines de los años 90 y comienzos del 2000 nacen otras Comunidades Cristianas de Base como Inmaculado Corazón de María conocida como la capilla


P

A

D

R

E

S

B

que está al lado del Mall Tobalaba. Ellos ya lograron tener su Capilla y con tristeza la hemos cedido a la nueva Unidad Pastoral que nació a comienzos del año 2008. También nace como una necesidad espiritual de los vecinos del sector poniente la formación de las CCB Cristo Sembrador y posteriormente Santa María de Los Aromos, ellos han debido trabajar pastoralmente en la sede comunitaria del condominio o en las dependencias del Colegio Crescente Errázuriz de la Fundación Belén Educa respectivamente, además de gestionar con la Municipalidad de Puente Alto un terreno, que ya se tiene, para construir una capilla. Son grandes momentos para estas comunidades porque deberán unirse y trabajar juntos para su construcción porque en el sector no hay más terrenos disponibles para estos proyectos. La gran cantidad de sucesos ocurridos en estos veinte años, algunos que han quedado en el recuerdo de quienes fueron protagonistas, son tema para otros artículos. Pero para quienes han compartido y vivido estos momentos no dejan de recordar dos hitos en la vida de la parroquia que la transformó y revitalizó. Estos hitos son el Encuentro Continental de Jóvenes del año 1998 y el Jubileo del Año 2000 porque como fruto de ellos nacieron varias comunidades de jóvenes y adultos. Un ejemplo de ello es el Coro Juvenil que se puede escuchar en la Misa del Domingo por la tarde que a pesar del recambio de integrantes sus fundadores permanecen. La vitalidad parroquial le ha dado un reconocimiento, en su momento, por la Vicaría de la Zona Oriente y hoy por la Vicaría del Maipo como una parroquia viva, acogedora, abierta a la comunidad para responder a sus inquietudes y generadora de proyectos que promueven la vida de las personas. E∫ste mérito es el fruto del trabajo de muchos que han comprendido los 3

A

R

N

A

B

I

T

A

S

desafíos que la Iglesia ha promovido en las últimas décadas y el Documento Conclusivo de Aparecida sigue afirmando con estas palabras “La Iglesia Católica en América Latina y el Caribe ha dado testimonio de Cristo, anunciado su Evangelio y brindado su servicio de caridad particularmente a los más pobres, en el esfuerzo por promover su dignidad, y también en el empeño de promoción humana…3”. Al asumir la parroquia, como párroco, el año 2007 se ha comenzado un trabajo de revitalización de la vida parroquial no para tener lo que en algún momento se tuvo sino para fortalecer la identidad con la Parroquia Madre de la Divina Providencia y el carisma propio de la familia Zaccariana en sus Agentes de pastoral y fieles. Es un trabajo lento que ya ha tenido algunos logros pero que queda mucho por hacer. Padre Paulo Talep Rojas c.r.s.p. Párroco

V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, Documento Conclusivo, Aparecida, Brasil, 2007, nº 98, p. 77.

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91

21


P

A

D

R

E

S

B

A

R

N

A

B

I

T

A

S

¡Qué asombroso beneficio de tu amor por nosotros! ¡Qué incomparable ternura y caridad! ¡Para rescatar al esclavo entregaste al Hijo!

Renacer 29 XIX

Nº 91-Abril 2009

¡Feliz Pascua de Resurrección desea Renacer a todos sus lectores!

Revista Renacer es editada en Colegio El Salvador Horacio Aránguiz 1500 San Vicente de TT Fono 56-72-583053 E-mail: info@colegioelsalvador.cl www.colegioelsalvador.cl

Padres Barnabitas Provincia Chilena

Renacer XIX Nº 91 22

Renacer 91  

Revista Renacer Padres Barnabitas Provincia Chilena