Issuu on Google+


es No

gusten

los

pa

s ho nc

nos no e qu


Durante muchos años todo estuvo muy tranquilo, llegabas a la facu y todo parecía quieto. Te acercabas al centro de estudiantes y te podias sacar cualquier duda de tu cursada o armar un petitorio para cambiar de fecha un parcial o que te bajen las preguntas para aprobar. Eso fue y es hoy el CeCIM (conducido por el QRS). Mientras tanto, nos cortaron el gas, la facultad se incendió (más de una vez), la mayoria de los docentes no cobra un salario. Los estudiantes nos organizamos en asambleas para darle una solución colectiva a estos problemas, pero la presidencia del CeCIM no sólo no nos acompaño, sino que nos acusó de violentos. A lo largo de estos 8 años en ningún momento abrieron los espacios de debate a los estudiantes, fueron complices con la gestion de la facultad (y el actual decano) y pese a trabajar en los centros de las mal llamadas “carreras conexas” no fomentaron la integración entre todos los que estudiamos ciencias de la salud, perpetuando un modelo fragmentado e individual impuesto por la dirección de la facultad. Y así podemos seguir... Nos preguntamos cómo se hace para mantener en el poder tamaña mentira. Siempre hay un hombre detrás de las cortinas. En este caso un Consejo Directivo (gobierno de la facultad) nefasto, asociado a lo peor de la salud, a los negocios, a los laboratorios, a la mafia de los medicamentos y del PAMI; que durante todos estos años apoyaron al QRS. Pero un día se acabo el negocio y apareció un nuevo socio. Y así aterrizo el NEM (Franja Morada), desde la Facultad de Cs. Económicas, con la misma idea : convencernos de que la salud es un bien de mercado. El QRS está perdiendo los espacios de gestión que tenían en la facultad. Por eso, ahora patalean contra el cierre de los espacios de los estudiantes sin reconocer que fue su política de centro kiosco, de informes, la que desmoviliza, la que quiere que nadie se interese y sienta los lugares comunes como propios. Entonces, cuando vino el golpe, fue mucho mas fácil voltear nos a los estudiantes, que hace 8 años que no contamos con la herramienta que podría estar en nuestras manos. El CeCIM. Y bue... a veces es mejor no tener qué a rompernos el hígado con cualquier porquería... Pero la cosa se puede poner peor. Y pasó. Seguimos sin gas, con miles de docentes que no cobran su salario, los espacios de los estudiantes perdidos, el CeCIM no moviliza, no invita a los estudiantes a involucrarse. A esto se suma el avance de políticas privatistas: Los convenios firmados por Macri que permiten a los estudiantes de universidades privadas cursar en hospitales públicos y derivar así recursos que son de todos a instituciones privadas a las que sólo acceden quienes pueden pagar. El avance de la CoNEAU, que viene a seguir vaciando de contenido las carreras. El gobierno Nacional que entrega un magro presupuesto que no llega a cubrir las necesidades de la UBA y avala la profundización de estas medidas perpetuando la situación crìtica de las Universidades Nacionales. Las autoridades de la facultad son cómplices de estas políticas de vaciamiento y, como si fuera poco usan la UBA como fachada para sus negociados. Un ataque demoledor a la educación pública.


plataforma entre todos 2010