Page 16

14:

ISLA

notará lo pronto que se vuelve más exacta como metro. Por supuesto que si el profesor conserva su vanidad de adolescente le parecerá muy mal este método de permitir que los alumnos se percaten de las deficiencias de su profesor. Pero de lo que el alumno va a percatarse un día es de que aquí está un ser humano en desesperada lucha por ser justo, y acercándose cada día más a su i.deal. Es una leción objetiva de psicologia y de ética. Como los discípulos descubren realmente errores del maestro, se les presenta la oportunidad de reclamar. Y enseñar a reclamar sin ofender es una d.e las cosas fundamentales que debiera ens~ñar la escuela nuestra. He aquí algo qu~ quedar1a cuando toda la información se haya olvidado. Y cuando el maestro .le cambie la nota e~ la pregunta 7 po;que allí err~ él en el juicio, pero. no. se la cambia en la 8 porque allí quien erró en la;, reclamación fué el educando, entonces aprende este un!l- g1·an lección en demoeraeia: apreupe que quien_ ~eclama bien y con razón, gana..su . causa. ~~,el ve a su maestro perder con dignidad sab;a· ~1 a su. vez perder con dignidad cuando la VIda le traiga su momento. · El. ~x~men cruz. y raya es una especie de r~l!unciamiento previo a la creencia en la posib!luiad de llegar a entendernos, y a poder armonizar nuestros natu~ale~ desacuerdos. · y es, por lo tanto, un re~unciamiento previo a ]a creencia ~n 1~ ,~em~c~ac1a . :. La democracia . es fe en que PQd~~-Q~ 1~egar'l ~a _,~~~Jlr~~~,rri.9S; ~~ f~ :e;n .que ~. l"a.z!i~. nQ et? una· .~uestt6n_. de mayortaá n1 de ~no~~s, Es fe en que si la razón está ·en las ~nort~, es ..tr~vasable a las mayorías por me~o· ~!1 :pens~mtettto lógico y del verbo certero. el·!¡8~1 está. ~n las mayorías, sabrá encontrar Para u~ ~:nun~ para llegar hasta las minorias. ~en~ coorcÚ:~n pueda viajar así se necesitan . Y as. los grandes p d pidiendo· estas m tensa ores del mundo están Gasset Dewey M en e~ coordinadas. Ortega· y maner~. Mentes ~d~~~~ga las llaman de distinta l~. que quiere él Pn e ~~as le llaJ?la Madaria~a a ~sa :. mentes ca ero odos. quteren la . m~sma como parte de u paces. de rectbtr el conoctmtento lidad es que todn postble sistema. Pero la rea~~ilo~hniento co:o mente es capaz ~e rec.ibir el ~_re~x~mente éste parte de un postble· Sist~ma. h~eneta tema K t ~ e1 concepto que de la tntem,miento· como an · la facultad de recibir cono~~t la intelig:n:te de un posible sistema. Para tontea. · Pero es a es nuestra facultad arquiteceierce el alumno ~nfafultad arquitectónica no la t1ca sol~rne:nte. un exa~e~ cruz y raya. Pracbre la tnforrtm.ción conoctl!n~nto de terreno socada aseveración eo¡a ree 1~1da. . Se para ante prenderse de su lápiz unal c~z dispuesta a desnozco como buena · yy e dtce: A ti te recoraya : A ti recono~o co~oo~:~s~~ dice con una

r:

Vengo notando que a medida que el examen cruz y raya se viene haciendo dueño de la escena ha aumentado el hábito n1alo de copiarse. Y no es que sea más facil copiarse en este examen. Es que el examen cruz y raya es una cosa más que le hace sentir al educando que tras el trampolín y la tramoya· educativos, nada vital existe. Siente que todo es intrascendente aquí como la falda corta que la moda le ordena a las mujeres o las alforzas que le ordena a los hombres. El examen cruz y raya lo puede corregir un niño. Por tanto no es corriente que el maestro sea quien lo corrija. Y bien poco que importa. Para los efectos de averiguar qué sabe const1-uir Juan con la aseveración que marca "plus" no se averigua mucho más que si la hubiera marcado menos. En contraste con esto está el enorme caudal- de información sobre los procesos n1entales Y lingüísticos del alumno, que el maestro deriva del tipo de examen denominado clásico. En primer lugar, nota en seguida si el estudiante reaccionó al pensamiento capital de la pregunta, o si fué a una frase o palabra q~e aquella contenía. He aquí un proceso . de analisis troncal que queda'rá cuando ya la Información se haya olvidado. Nota además si para probar lo que se quiere el alumno se vale· de lo mismo dicho en otras palabras. Un alumno no sabe que está incurriendo en petición de principios a menos que el maestro se lo informe. Pero el alun~o es a ; v~.~~s. un maestro. en usa:'f la petición de pri~cipto. A ve; ces repitiendo en la rE!spuesta. la lllisma cosa q~ la pregunta dice, el maestro le da completo el cre-dito. Corregir esto es algo que q'!ledaría después que la información se haya olvtd~do por com; pleto. Y como éste todos esos demas error~s qu median entre el pensar incorrecto Y el co1 recto. Se dirá que los procesos ype~~,al~s del alum: no, tanto los lógicos como los hng_!,usticos, se pue den ir corrigiendo en la clase d1a a día. Pero es que el examen presenta la mejor ocas~ón. En la clase el estudiante se expresa a medtas, Y el maestro lo entiende por todo el resto de aquello que es lenguaje nrimitivo: voz, mirada, gesto Y ademán. Es en el examen que se mide real~ente su poder de darse a comprender a traves del lenguaje. A la palabra se la ha dado muy poca importancia en nuestra escuela. . Sin embargC! en esa palabra se fía la democracia para co~rdinar la opinión, para recoger la v~r?a~ que siempre anda fraccionada y dispersa, dtv1d1da entt·e todos nosotros. Es seña de la singular superficialidad de nuestros tiempos que en la democrac~a, q~e es gobierno por discusión, al examen de d1scus16n se le ha puesto la cruz y el epitafio.

i 1

~

~~ \

Isla  

Publicado en San Juan. Octubre de 1940

Isla  

Publicado en San Juan. Octubre de 1940