Page 1

Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Pedro Cruz López

Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

REDOBLE DE SILENCIO / Núm. 20 • Marzo de 2015

EDITA

Cofradía del Santo Entierro

PRIMERA PALABRA

2

E n p o r ta d a

6

r e d o b l e d e f e y c u lt u r a

8

de Cristo y Santo Sepulcro de Úbeda

COORDINAN

Antonio José Campos Martínez Alberto Campos Maldonado FOTÓGRAFOS COLABORADORES ANTONIO CARLOS RUBIO BARBERÁN ANTONIO BARRIONUEVO MARTÍNEZ RAFAEL MELERO GUERVÓS

somos iglesia

11

en la cofradía

27

tribuna libre

45

archivo histórico

79

BALDO PADILLA MANUEL JESÚS ESTRELLA CAZALLA MIGUEL ÁNGEL LECHUGA ÁLVARO PEDRO CRUZ LÓPEZ PABLO TITO LUIS GÓMEZ GÓMEZ FRANCISCO LEIVA MURO ANTONIO SEVILLA FOTO PORTADA PEDRO CRUZ LÓPEZ FOTO CONTRAPORTADA MIGUEL ÁNGEL LECHUGA ÁLVARO IMPRIME:

Gráficas Minerva - Úbeda

Redoble de Silencio

rincón teológico

107

m i ra da d e a rt e

125 1


Primera palabra Al paso del Yacente Andrés Fuentes Escalzo

P

asan veinte minutos de la medianoche y comenzamos a andar dos horas después de la salida de los tronos, de la emocionante bajada de guiones por el Real. Este año hemos tenido suerte y hemos visto en la plaza el pique entre la banda de la Columna y la Santa Cena, aunque esto nos ha retrasado unos minutos. ¡Seguro que trae cola! Impresiona ver a todos los Presidentes de las Cofradías vestidos con sus túnicas y varales delante de la puerta principal de Santa María, rindiendo honores a Cristo Muerto envueltos en un redoble de silencio. Estas dos horas de espera son mágicas, es una suerte poder ver todos los tronos encendidos y puestos como en exposición en la Plaza de Santa María. Puedo ver con detalle a Jesús Nazareno, ya que por la mañana, con tanto guión, no hemos coincidido con Él. Saludo a mis tíos vestidos de Jesús y mi padrino me deja soplar por la trompeta de la que no logro sacar ni una nota. Después una rápida visita a La Caída que este año va sin túnica, dicen que es la Imagen de mayor calidad, un estudio anatómico perfecto. Me encuentro con mis amigos, cada uno vestido de un color, unos con tambor, otros con trompeta, hachones y varales, y juntos recorremos la plaza: Angustias, Expiración, Columna y Humildad. La Santa Cena comienza a subir la calle de la Cárcel, mientras aparece por la puerta principal del Salvador La Oración en el Huerto, pasando por delante de la Soledad, que comienza su descanso junto al Parador entre un revuelo de hermanos a cara descubierta. El Borriquillo ya ha empezado su procesión, es la hora del bocadillo, hay que buscar a las primas que están con los de la banda junto a la fuente del Arroyo de Santa María. El primo

2

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Monchi ha bajado el R5 blanco de su hermano Pepe que toca en la banda y del maletero salen bolsas con ochíos y hornazos, también nuestros bocadillos. Se mezclan las túnicas de la Expiración, Angustias y Santo Entierro en torno a los bombos y tambores y junto a ellos, con la fachada del Ayuntamiento como punto de apoyo, todos los enseres de la cofradía colocados en un perfecto orden: Cruz de Guía, banderines, faroles pequeños y grandes, (el mío es el 45) y cerrando, la bandera junto a las escaleras, donde sentados damos buena cuenta de nuestro bocadillo de tortilla antes de bajar a la fuente a beber agua, con cuidado de no manchar los vueltos blancos de la capa. Ya se oyen los Romanos homenajeando a Jesús Nazareno, también la respuesta de los trompeteros al Cristo de la Humil-

dad, ya queda menos para salir, ¡este rato pasa volando! Casi sin darnos cuenta, media hora después de las doce, estamos frente a la tribuna de autoridades, en el Conservatorio. Reconozco a Don Eusebio, maestro de la Explanada; tiene cara de frío y se frota las manos como cuando se dispone a explicar algo en la pizarra. Todos se levantan al paso del Cristo Yacente, confortándose con el calor y la luz de sus antorchas, para después incorporarse al cortejo fúnebre que supone la Procesión General. Estamos subiendo el Real y tan cansado como si fuera el final de la procesión, me animo a mí mismo pensando que este año tengo que terminar el recorrido completo. Este año sí estreno completamente la túnica que durante mucho tiempo ha cosido la

Baldo Padilla

Redoble de Silencio

3


tita Loli, como la de mi hermano Luis y las de Marisa y Natalia, que nos acompañan en la fila y convencen a los directivos para que estos dos pequeños faroles rompan el orden entre la fila de los grandes. Llegamos a la altura de la tienda, donde el año pasado acabó mi procesión, este año aguantaré más. Miro hacia arriba, al balcón de D. Adrián, donde con gestos de cariño mi madre nos pregunta que si nos salimos. Con un movimiento negativo de cabeza le decimos que no, mi padre ya estaba preparado, a pie de calle, en la puerta de la tienda para poder guardar los faroles y recogernos. Seguimos subiendo y vuelvo la vista atrás para mirar de nuevo hacia arriba,

a ver si nos siguen con la vista; sí lo hacen, y tras ellos, un futuro pregonero se asoma con respeto al paso del Yacente. Sigo algo cansado, no me pesa el farol, pero sí me duele la espalda y tengo los pies congelados y siento mucho frío en el cuello. Estoy distraído mirando a un penitente, va a mi clase y está ayudando a su padre a encender una de las antorchas del trono que se ha apagado. También observo a otro en la fila, que lleva casi mi mismo paso, y es alto, mucho más alto que yo, aunque parece un niño y me fijo en cómo se abraza al varal del farol; la misma imagen que años después veré en un penitente amigo, abrazado al varal de tres tulipas de

Pablo Tito

4

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

su abuelo. Me tocan el hombro por detrás y salgo de mi distracción. Es Luis, me dice que ponga recto el farol porque me estoy manchando la capa con la cera blanca que desborda por las juntas del cristal. En la calle Mesones, entiendo por primera vez lo que significa el Santo Entierro para la gente. Nunca se me olvidará la imagen de aquella noche, en la puerta de una casa, sentado en una silla de enea, un anciano vestido con un abrigo de paño negro, los zapatos negros relucientes, la bufanda a grandes cuadros granates le abriga las orejas, la boca y la garganta, guantes de cuero negro y sombrero. En verdad parece muy mayor y está en la calle a estas horas, con el frío y, al paso de Cristo sobre el mármol negro, comienza una maniobra,que se antoja eterna, para poder levantarse; despacio y temblando, busca el apoyo de su mujer que con el brazo logra incorporarlo y sin soltarlo lo acompaña en su ritual: con absoluto respeto se quita el sombrero, lo sujeta con la mano izquierda para con la derecha hacer la señal de la cruz sobre su frente, pecho y hombros y con la cabeza bajada, permanece todo el tiempo que tarda en pasar el trono, mientras de fondo se oye la marcha del Santo Entierro, para después embarcarse en la dificultosa operación de volver a tomar asiento en la silla de enea de la puerta de su casa. Avanzando por la calle Nueva, tengo frío y voy tiritando, una voz desde la acera me vuelve a preguntar que si me salgo. Le respondo que no, se acerca y me dice: - ¿Qué has hecho con la gola? - Mamá, se me habrá caído en Santa María o subiendo el Real, quién sabe, pero ya sé por qué me entra tanto frío por el cuello; yo aguanto hasta el final eh? -

Redoble de Silencio

Ya todo el camino lo hago acompañado también desde la acera, hasta el Hospital de Santiago, donde antes de comenzar a bajar por la calle de la feria, me salgo y de la mano de mis padres cruzamos hasta el Cañizo. Les pido que esperemos hasta ver terminar pasar la procesión del Santo Entierro y la Soledad, acceden a ello y mi madre me quita el capirucho. Al descubrirse mi cara, la toca y la expresión inconfundible de que algo no va bien hace que comencemos a subir por la Redonda de Santiago a casa. El viento que baja infla la capa que vuela como la de Superman, mi padre nos despide desde abajo con la mano porque esperará a Luis hasta que aguante . YY por última vez, este año, veo el reflejo de las antorchas en la fachada de las casas y me pregunto si Ramón, que duerme en la silleta que empuja mi madre, sentirá algún día lo que yo he visto en la gente al paso del Yacente. Al llegar a casa mi madre me pregunta que por qué he aguantado tanto, con fiebre y sin fuerzas. Le digo que no me quería perder la despedida a la Expiración y a la Soledad, que quería sentir el retumbar de los bombos por la calle Montiel, disfrutar del desfile por el Paseo del Mercado, con todas las luces apagadas, llegar a Santa María y volver a escuchar el toque de silencio, subir en guión desorganizado hasta la casa del Santo Entierro y coger una bolsa de magdalenas y pericones que amenizan el camino de subida hasta casa, a unas horas en las que en la calle sólo quedan hermanos del Santo Entierro buscando el descanso,… Y recordando todo lo que me han contado y lo que he vivido este Viernes Santo, me quedo dormido hasta el día siguiente, incubando una varicela de campeonato.

5


En portada

A

Pedro Cruz

6

preciado lector, tienes entre tus manos el ejemplar número 20 de Redoble de silencio. Dos décadas contigo bien merecen una mirada hacia atrás, llena de nostalgia y satisfacción por el camino recorrido y el trabajo bien hecho. No ha sido fácil pero la revista se ha consolidado gracias al trabajo de muchas personas, trabajo ilusionado e ilusionante, desinteresado y esforzado. Y lo mejor de todo, lo que más nos enorgullece es que no seguimos caminando por caminar, no sacamos revistas a la calle por cumplir el expediente. Redoble de Silencio hoy es mejor que hace 20 años y gracias a cada publicación anterior. Nuestra revista mira al futuro con esa misma ilusión que nos caracteriza pero también con responsabilidad, con ganas de seguir mejorando. Contando con todos. La revista, insustituible hoy día en el imaginario colectivo de nuestra hermandad, lleva décadas siendo una plataforma de encuentro, de entendimiento y confraternización. Una herramienta para conocernos y aportar ideas, para gustar y descubrir la Hermanad. Y también un instrumento para evangelizar y catequizar. Queremos seguir contando historias, opiniones, estudios y noticias. Queremos seguir poniendo imagen a cada acontecimiento y a cada persona. Y en esta ocasión, siendo fieles a nuestra idea original, lo hacemos renovando formas y contenidos, aportando nuevas secciones. Y a modo de genial coincidencia, la revista cumple 20 años cuando celebramos el Cincuen-

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

tenario del Cristo Yacente de Palma Burgos. Por eso la portada ha querido mirar a ese lugar último y privilegiado del cortejo donde procesiona Él, imponente, empujado por sus veteranos y jóvenes costaleros, iluminado por las majestuosas cuatro antorchas, flanqueado por nuestros centenarios varales de tulipas, rezado por los cofrades, los fieles del público y por nuestro Consiliario (gracias Juan Ignacio Damas por tanto y tan bueno), mientras suenan nuestras marchas y el silencio se apodera de la calle. Resaltamos también la proclamación de nuestra sede canónica, Santa María de los Reales Alcázares, como Basílica Menor. Otro acontecimiento histórico por el que dar gracias. Y nos unimos a la alegría de toda la Iglesia, especialmente en España, al conmemorar el V Centenario de Santa Teresa de Ávila, cima espiritual de nuestra fe. Pero lo mejor de la portada es lo que viene detrás, su contenido. Merece la pena. Cada colaboración, cada “redoble”. Gracias a todos los que habéis enriquecido todas las páginas: escritores, fotógrafos y anunciantes. Y gracias a todos los que han colaborado durante todos estos años, sin vosotros no hubiésemos llegado hasta aquí. Prometemos seguir “redoblando” por mucho tiempo, como lo hace nuestra querida banda en cada ensayo y durante el Viernes Santo. Con esa esperanza, deseamos que disfrutes con la lectura. Feliz Semana Santa y Pascua de Resurrección.

Redoble de Silencio

Miguel A. Lechuga

7


Redoble de

Desafios pastorales de la familia

L

a cuestión de la participación en los sacramentos de los divorciados y vueltos a casar, nos va a obligar a repensar en su conjunto la situación del sacramento del matrimonio en nuestras Iglesias y, más ampliamente, la Iniciación Cristiana de nuestros jóvenes. En el sacramento del matrimonio los fieles cristianos, varón y mujer, celebran con la Iglesia la fe en el amor de Dios presente y operante en ellos como miembros de la Iglesia y colaboradores de Dios en la multiplicación de la humanidad y de la Iglesia de la salvación. Si hubo tiempos en los que podíamos dar la fe por supuesta, hoy no podemos hacerlo porque vivimos en tiempos de secularización y de increencia. No podemos ignorar la existencia de bautizados sin fe, que no aceptan en su integridad la visión cristiana del matrimonio y de la familia. El principal problema que tenemos en la Iglesia a propósito de la familia no es el pequeño número de los divorciados recasados que desean acercarse a la comunión eucarística. El problema más grave que tenemos es el gran número de bautizados que se casan civilmente y el gran número de bautizados y casados sacramentalmente que no viven su matrimonio ni su vida matrimonial de acuerdo con la vida cristiana y las enseñanzas de la Iglesia, como iconos vivientes del amor de Cristo a su Iglesia presente y actuante en el mundo. Sin fe no se puede celebrar válidamente un sacramento. Por eso, en nuestro mundo, la preparación para el sacramento del matrimonio comienza en la conversión cristiana de los adolescentes y en la formación religiosa y moral de los jóvenes.

Martín de la Torre

8

Cardenal Fernando Sebastián, arzobispo emérito de Pamplona. Presentación a la obra “La esperanza de la familia” del cardenal Müller, BAC.

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Fe y Cultura

A

Paco Leiva

Vivir en la fe en la política

l pedir una mayor presencia de la ética en la política, hay que reconocer los diferentes niveles en que esto puede ocurrir. Así, la demanda de una mayor ética en la vida política debería suponer tres cosas: que los ciudadanos tengan unas actitudes más éticas en su vida social cotidiana; que los políticos y gobernantes tengan actitudes más éticas y que los estados se comporten éticamente. Las situaciones en las que se plantea la pregunta ética en política suponen para el creyente también una pregunta sobre cómo unir su fe y su compromiso político. ¿Cómo podemos vivir nuestra fe plenamente en el servicio político sin llegar a compromisos que la difuminen o la anulen? En primer lugar, la fe debe ser una motivación fuerte que nos ayude a mirar los problemas políticos desde un ángulo especial y con una fuerza particular. (…) Pero, en segundo lugar, la presencia de la fe en la política ha de ir más allá de la inspiración o la motivación de fondo. La fe y los símbolos religiosos en los que esta se expresa son también una fuente de imaginación política de una gran fuerza y una fuente de inspiración para buscar soluciones a los posibles problemas políticos que se presentan. (…) Por último, en tercer lugar, esta lectura de la realidad en correlación con los símbolos de nuestra fe no puede hacerse a solas. La presencia cristiana en la política, para ser presencia de Iglesia, sacramento de unidad, debe ser presencia no solo individual, sino comunitaria. Lo que más fuerza tiene y más transforma la realidad es la presencia de comunidades vivas que intentan, desde su limitación, vivir el evangelio. Gonzalo Villagrán Medina SJ, profesor de moral social. “Mancharse las manos en el escenario político”, Sal Terrae.

Redoble de Silencio

9


Somos Iglesia

Unioliva PRODUCTOS

Calle Córdoba, 9 - 23400 Úbeda (JAÉN) SPAIN Tel. (+34) 953 750 025 Email: tienda@unioliva.com • www.unioliva.com

10

Semana Santa 2015


CofradĂ­a del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Baldo Padilla

SoMos IglEsiA

Redoble de Silencio

11


Somos Iglesia

Fortalezcan sus corazones (St 5,8)

Franciscus PP.

Queridos hermanos y hermanas: La Cuaresma es un tiempo de renovación para la Iglesia, para las comunidades y para cada creyente. Pero sobre todo es un «tiempo de gracia» (2 Co 6,2). Dios no nos pide nada que no nos haya dado antes: «Nosotros amemos a Dios porque él nos amó primero» (1 Jn 4,19). Él no es indiferente a nosotros. Está interesado en cada uno de nosotros, nos conoce por nuestro nombre, nos cuida y nos busca cuando lo dejamos. Cada uno de nosotros le interesa; su amor le impide ser indiferente a lo que nos sucede. Pero ocurre que cuando estamos bien y nos sentimos a gusto, nos olvidamos de los demás (algo que Dios Padre no hace jamás), no nos interesan sus problemas, ni sus sufrimientos, ni las injusticias que padecen… Entonces nuestro corazón cae en la indiferencia: yo estoy relativamente bien y a gusto, y me olvido de quienes no están bien. Esta actitud egoísta, de indiferencia, ha alcanzado hoy una dimensión mundial, hasta tal punto que podemos hablar de una globalización de la indiferencia. Se trata de un malestar que tenemos que afrontar como cristianos. Cuando el pueblo de Dios se convierte a su amor, encuentra las respuestas a las preguntas que la historia le plantea continuamente. Uno de los desafíos más urgentes sobre los que quiero detenerme en este Mensaje es el de la globalización de la indiferencia. La indiferencia hacia el prójimo y hacia Dios es una tentación real también para los cristianos. Por eso, necesitamos oír en cada Cuaresma el grito de los profetas que levantan su voz y nos despiertan. Dios no es indiferente al mundo, sino que lo ama hasta el punto de dar a su Hijo por la salvación de cada hombre. 12

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

En la encarnación, en la vida terrena, en la muerte y resurrección del Hijo de Dios, se abre definitivamente la puerta entre Dios y el hombre, entre el cielo y la tierra. Y la Iglesia es como la mano que tiene abierta esta puerta mediante la proclamación de la Palabra, la celebración de los sacramentos, el testimonio de la fe que actúa por la caridad (cf. Ga 5,6). Sin embargo, el mundo tiende a cerrarse en sí mismo y a cerrar la puerta a través de la cual Dios entra en el mundo y el mundo en Él. Así, la mano, que es la Iglesia, nunca debe sorprenderse si es rechazada, aplastada o herida. El pueblo de Dios, por tanto, tiene necesidad de renovación, para no ser indiferente y para no cerrarse en sí mismo. Querría proponerles tres pasajes para meditar acerca de esta renovación. 1. «Si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26) – La Iglesia La caridad de Dios que rompe esa cerrazón mortal en sí mismos de la indiferencia, nos la ofrece la Iglesia con sus enseñanzas y, sobre todo, con su testimonio. Sin embargo, sólo se puede testimoniar lo que antes se ha experimentado. El cristiano es aquel que permite que Dios lo revista de su bondad y misericordia, que lo revista de Cristo, para llegar a ser como Él, siervo de Dios y de los hombres. Nos lo recuerda la liturgia del Jueves Santo con el rito del lavatorio de los pies. Pedro no quería que Jesús le lavase los pies, pero después entendió que Jesús no quería ser sólo un ejemplo de cómo debemos lavarnos los pies unos a otros. Este servicio sólo lo puede hacer quien antes se ha dejado lavar los pies por Cristo. Sólo éstos tienen "parte" con Él (Jn 13,8) y así pueden servir al hombre. La Cuaresma es un tiempo propicio para dejarnos servir por Cristo y así llegar a ser como Él. Esto sucede cuando escuchaRedoble de Silencio

mos la Palabra de Dios y cuando recibimos los sacramentos, en particular la Eucaristía. En ella nos convertimos en lo que recibimos: el cuerpo de Cristo. En él no hay lugar para la indiferencia, que tan a menudo parece tener tanto poder en nuestros corazones. Quien es de Cristo pertenece a un solo cuerpo y en Él no se es indiferente hacia los demás. «Si un miembro sufre, todos sufren con él; y si un miembro es honrado, todos se alegran con él» (1 Co 12,26). La Iglesia es communio sanctorum porque en ella participan los santos, pero a su vez porque es comunión de cosas santas: el amor de Dios que se nos reveló en Cristo y todos sus dones. Entre éstos está también la respuesta de cuantos se dejan tocar por ese amor. En esta comunión de los santos y en esta participación en las cosas santas, nadie posee sólo para sí mismo, sino que lo que tiene es para todos. Y puesto que estamos unidos en Dios, podemos hacer algo también por quienes están lejos, por aquellos a quienes nunca podríamos llegar sólo con nuestras fuerzas, porque con ellos y por ellos rezamos a Dios para que todos nos abramos a su obra de salvación. 2. «¿Dónde está tu hermano?» (Gn 4,9) – Las parroquias y las comunidades Lo que hemos dicho para la Iglesia universal es necesario traducirlo en la vida de las parroquias y comunidades. En estas realidades eclesiales ¿se tiene la experiencia de que formamos parte de un solo cuerpo? ¿Un cuerpo que recibe y comparte lo que Dios quiere donar? ¿Un cuerpo que conoce a sus miembros más débiles, pobres y pequeños, y se hace cargo de ellos? ¿O nos refugiamos en un amor universal que se compromete con los que están lejos en el mundo, pero olvida al Lázaro sentado delante de su propia puerta cerrada? (cf. Lc 16,19-31). 13


Somos Iglesia

Para recibir y hacer fructificar plenamente lo que Dios nos da es preciso superar los confines de la Iglesia visible en dos direcciones. En primer lugar, uniéndonos a la Iglesia del cielo en la oración. Cuando la Iglesia terrenal ora, se instaura una comunión de servicio y de bien mutuos que llega ante Dios. Junto con los santos, que encontraron su plenitud en Dios, formamos parte de la comunión en la cual el amor vence la indiferencia. La Iglesia del cielo no es triunfante porque ha dado la espalda a los sufrimientos del mundo y goza en solitario. Los santos ya contemplan y gozan, gracias a que, con la muerte y la resurrección de Jesús, vencieron definitivamente la indiferencia, la dureza de corazón y el odio. Hasta que esta victoria del amor no inunde todo el mundo, los santos caminan con nosotros, todavía peregrinos. Santa Teresa de Lisieux, doctora de la Iglesia, escribía convencida de que la alegría en el cielo por la victoria del amor crucificado no es plena mientras

haya un solo hombre en la tierra que sufra y gima: «Cuento mucho con no permanecer inactiva en el cielo, mi deseo es seguir trabajando para la Iglesia y para las almas» (Carta 254,14 julio 1897). También nosotros participamos de los méritos y de la alegría de los santos, así como ellos participan de nuestra lucha y nuestro deseo de paz y reconciliación. Su alegría por la victoria de Cristo resucitado es para nosotros motivo de fuerza para superar tantas formas de indiferencia y de dureza de corazón. Por otra parte, toda comunidad cristiana está llamada a cruzar el umbral que la pone en relación con la sociedad que la rodea, con los pobres y los alejados. La Iglesia por naturaleza es misionera, no debe quedarse replegada en sí misma, sino que es enviada a todos los hombres. Esta misión es el testimonio paciente de Aquel que quiere llevar toda la realidad y cada hombre al Padre. La misión es lo que el amor no puede callar. La Iglesia sigue a Jesucristo por el camino que la lleva a cada Baldo Padilla

14

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

hombre, hasta los confines de la tierra (cf. Hch 1,8). Así podemos ver en nuestro prójimo al hermano y a la hermana por quienes Cristo murió y resucitó. Lo que hemos recibido, lo hemos recibido también para ellos. E, igualmente, lo que estos hermanos poseen es un don para la Iglesia y para toda la humanidad. Queridos hermanos y hermanas, cuánto deseo que los lugares en los que se manifiesta la Iglesia, en particular nuestras parroquias y nuestras comunidades, lleguen a ser islas de misericordia en medio del mar de la indiferencia. 3. «Fortalezcan sus corazones» (St 5,8) – La persona creyente También como individuos tenemos la tentación de la indiferencia. Estamos saturados de noticias e imágenes tremendas que nos narran el sufrimiento humano y, al mismo tiempo, sentimos toda nuestra incapacidad para intervenir. ¿Qué podemos hacer para no dejarnos absorber por esta espiral de horror y de impotencia? En primer lugar, podemos orar en la comunión de la Iglesia terrenal y celestial. No olvidemos la fuerza de la oración de tantas personas. La iniciativa 24 horas para el Señor, que deseo que se celebre en toda la Iglesia —también a nivel diocesano—, en los días 13 y 14 de marzo, es expresión de esta necesidad de la oración. En segundo lugar, podemos ayudar con gestos de caridad, llegando tanto a las personas cercanas como a las lejanas, gracias a los numerosos organismos de caridad de la Iglesia. La Cuaresma es un tiempo propicio para mostrar interés por el otro, con un signo concreto, aunque sea pequeño, de nuestra participación en la misma humanidad. Y, en tercer lugar, el sufrimiento del otro constituye un llamado a la conversión, porque la necesidad del hermano me Redoble de Silencio

recuerda la fragilidad de mi vida, mi dependencia de Dios y de los hermanos. Si pedimos humildemente la gracia de Dios y aceptamos los límites de nuestras posibilidades, confiaremos en las infinitas posibilidades que nos reserva el amor de Dios. Y podremos resistir a la tentación diabólica que nos hace creer que nosotros solos podemos salvar al mundo y a nosotros mismos. Para superar la indiferencia y nuestras pretensiones de omnipotencia, quiero pedir a todos que este tiempo de Cuaresma se viva como un camino de formación del corazón, como dijo Benedicto XVI (Ct. Enc. Deus caritas est, 31). Tener un corazón misericordioso no significa tener un corazón débil. Quien desea ser misericordioso necesita un corazón fuerte, firme, cerrado al tentador, pero abierto a Dios. Un corazón que se deje impregnar por el Espíritu y guiar por los caminos del amor que nos llevan a los hermanos y hermanas. En definitiva, un corazón pobre, que conoce sus propias pobrezas y lo da todo por el otro. Por esto, queridos hermanos y hermanas, deseo orar con ustedes a Cristo en esta Cuaresma: "Fac cor nostrum secundum Cor tuum": "Haz nuestro corazón semejante al tuyo" (Súplica de las Letanías al Sagrado Corazón de Jesús). De ese modo tendremos un corazón fuerte y misericordioso, vigilante y generoso, que no se deje encerrar en sí mismo y no caiga en el vértigo de la globalización de la indiferencia. Con este deseo, aseguro mi oración para que todo creyente y toda comunidad eclesial recorra provechosamente el itinerario cuaresmal, y les pido que recen por mí. Que el Señor los bendiga y la Virgen los guarde. Vaticano, 4 de octubre de 2014 Fiesta de san Francisco de Asís 15


Somos Iglesia

Carta Pastoral:

Cuaresma y Pascua de 2015 Ramón del Hoyo López Obispo de Jaén

Queridos fieles diocesanos: En el día del Miércoles de Ceniza, 18 de febrero, pongo en vuestras manos unas breves reflexiones sobre los grandes misterios de nuestra fe que anualmente preparamos y celebramos los cristianos. 1. Ha llegado el tiempo cuaresmal. La liturgia de la Iglesia nos presenta el recorrido de estos cuarenta días como un retiro ininterrumpido de toda la comunidad cristiana, junto con Jesucristo, en el desierto. Es tiempo de conversión para unirnos y vivir de forma nueva el misterio pascual de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo Jesús. Tiempo para sembrar en abundancia la Palabra de Dios en nuestros corazones, fijar nuestros ojos en Nuestro Señor Jesucristo, orar con Él y socorrer a los hermanos necesitados con nuestras limosnas. Esta visión del nuevo Pueblo de Dios en marcha hacia la Pascua, no deja de ser un espectáculo desconcertante para personas de nuestro entorno. El Concilio Vaticano II nos enseña y recuerda: “Por el Bautismo los hombres son injertados en el misterio pascual de Jesucristo; mueren con Él, son sepultados con Él y resucitan con Él” (SC, 6). 2. La alegría de la Pascua: Este término significa etimológicamente “tránsito”. Es el “paso” de Cristo desde su vida mortal a la vida gloriosa, a través de su Muerte y Resurrección. Reflexionemos desde el silencio, en este tiempo, que el Señor Jesús con su muerte destruyó nuestra muerte, al ofrecer su vida voluntariamente a Dios Padre para reparar la ofensa de la humanidad y satisfacer por ella. En su Resurrección se convirtió 16

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

en Autor de la nueva vida. Es el nuevo Adán que restauró del pecado del Paraíso (cf. Gn 3, 1-24). Cristo, levantado sobre la tierra en la Cruz, atrajo hacia sí a toda la humanidad por su Resurrección (cf. Jn 12, 32). 3. Es tiempo para Dios, para ti y para mí. Dios se nos presenta, en nuestro camino actual y concreto, como amigo que quiere compartir su vida con nosotros. Quiere abriros su corazón. Mira, nos dice a cada uno, subo a Jerusalén, mi último viaje. Allí los enemigos me esperan para prenderme y arrebatarme la vida. Y, nos pregunta: ¿Quieres compartir conmigo estas jornadas?, ¿Cómo?. La respuesta es personal, pero de ella depende nuestra preparación y vivencia para la celebración pascual de este año. Es tiempo para ti y para mí. Con frecuencia detenemos nuestro pensamiento en noticias, en sucesos, en proyectos, viajes… y podemos incurrir en el error de olvidarnos de nosotros, no dedicar tiempo para pensar en el hijo que soy de Dios, que es mi Padre, que me mira con misericordia, me escucha y me espera. No me queda tiempo para oír en silencio la respuesta de Dios a mis plegarias que más de una vez son un monólogo siendo así que el Señor está cerca, junto a mí. No me importa apenas la situación en que viven otros hermanos.

4. Es precisamente sobre esta indiferencia hacia los demás, en donde se fija el Santo Padre, el Papa Francisco, en el Mensaje Cuaresmal para este año. Comenta el Papa: “Ocurre que cuando estamos bien y nos sentimos a gusto, nos olvidamos de los demás… no nos interesan sus problemas y sufrimientos, ni las injusticias que padecen… Entonces nuestro corazón cae en la indiferencia». Dios, sin embargo, no es indiferente al mundo, ni a nuestras vidas, escribe el Santo Padre, “sino que nos ama hasta el punto de dar a su Hijo por la situación de cada hombre”, “por eso, necesitamos oír en cada Cuaresma el grito de los profetas que levantan su voz y nos despiertan”. El Dios misericordioso que, durante estas semanas, se acerca a cada uno de nosotros y a la comunidad eclesial, que conoce nuestras enfermedades y nos proporciona la medicina espera rompamos nuestra indiferencia, porque “si un miembro sufre, todos sufren con él” (1 Cor 12, 26) Este es el camino que nos señala el Papa para fortalecer nuestros corazones (cf. Sant 5, 8) durante la Cuaresma: Tiempo de misericordia, tiempo de salvación. Con mi saludo y bendición

Manu Estrella

Redoble de Silencio

17


Somos Iglesia

La Fuerza de la Cruz Antonio Vela Aranda Arcipreste de Úbeda

D

ecía Santa Teresa de Jesús en sus soliloquios de amor con su Cristo muy llagado,”abracemos bien la cruz/y sigamos a Jesús/que es nuestro camino y luz”, pues” en la cruz está la vida y el consuelo y ella sola es el camino para el cielo”. Semana Santa en Úbeda, semana grande, para los cristianos y semana grande para los ubetenses. Son días para rezar, para encontrarse con el Señor, para renovar nuestra adhesión a Jesucristo y su Iglesia, que para nosotros no es escándalo, ni burla, ni suplicio ni tormento. Este Cristo para nosotros es luz, es gloria, es nuestra vida y nuestra Resurrección. Por eso no podemos dejar pasar estos días sin acercarnos a nuestros cristos y pedirle, por nosotros, por nuestra familia y amigos y sobre todo por nuestra ciudad, para que todos esos valores que representa la cruz se hagan realidad, porque su cruz es para nosotros, misericordia, esperanza, amparo, salud, consideración, fe, agonía, inspiración, perdón, milagro, pasión, amor, paz, piedad y victoria. La emoción contenida, el nudo en la garganta, las lágrimas de los que nos pueden contenerse cuando sale el Señor, son también manifestación de que Cristo el señor nos sigue haciendo falta. Porque en esta vida se pasan muchos sinsabores, algunas soledades y necesitamos sentirnos amparados y consolados por Jesucristo. Es El quien pone en los labios de cada ubetense, ese ruego dirigido a sí mismo, porque quiere seguir bendiciéndonos. Nada se ha inventado ni más grande ni más importante que la cruz. Nada salva como la cruz. Nada purifica como la cruz. Nada ilumina como la cruz. Nada sana y limpia como la cruz. Nada acoge y abraza como la cruz. Nada perdona como la cruz. Nada ama como la cruz. Que “estas por mi en la cruz y no te quejas,” exclamaba Miguel de Unamuno. Que está hecha la cruz a medida de Dios y a 18

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

medida del hombre. Que es la cruz resumen de los mandamientos. Que es la cruz el árbol bendito de la vida. La cruz es aceptación, es inmolación, es entrega, es ofrenda, es opción. “Porque para entrare en estas riquezas de la sabiduría de Dios- escribe San Juan de la Cruz-, la puerta es la cruz, que es angosta. Y desear pasar por ella es cosa de pocos”. Y Santo Tomás de Aquino decía, en la cruz se nos dan ejemplos de todas las virtudes: amor, paciencia, humildad, obediencia… La cruz es la clave del evangelio, la llave de la puerta santa del cielo. El Papa Francisco, nos dice: “cuando dirigimos la mirada a la Cruz donde Jesús ha sido clavado contemplamos el signo del amor, del amor infinito de Dios por cada uno de nosotros y la raíz de nuestra salvación. De aquella Cruz brota la misericordia del Padre que abraza al mundo entero”. “Por medio de la Cruz de Cristo el maligno ha sido vencido, la muerte es derrotada, se nos ha dado la vida y se nos ha devuelto la esperanza” .“¡La Cruz de Jesús es nuestra única y verdadera esperanza! He aquí porqué la Iglesia ‘exalta’ la Santa Cruz, y he aquí porqué nosotros, los cristianos, bendecimos con el signo de la cruz”. El Papa nos dice además: “nosotros no exaltamos las cruces, sino ‘la’ Cruz gloriosa de Jesús, signo del amor inmenso de Dios. Signo de nuestra salvación, y camino hacia la Resurrección. Y ésta es nuestra esperanza”. Os invito a todos, a seguir amando la cruz de Cristo, en las imágenes de nuestra semana santa, porque Cristo, sigue hoy derramando bendiciones sobre nosotros y sobre nuestra ciudad. Gracias Señor por tu cruz, danos fuerzas para amarla y fuerzas para defenderla. Gracias por que tu cruz será siempre signo del hombre verdaderamente vivo en medio del mundo. Redoble de Silencio

Antonio Barrionuevo

19


Somos Iglesia

Saluda Presidente de la

Agrupación Arciprestal

Felipe Torres Villalba Presidente de la Agrupación Arciprestal de Cofradías y Hermandades de Úbeda

U

na Cuaresma más. Otro tiempo de Cuaresma que nos prepara para vivir una nueva Semana Santa. La Iglesia nos ha dado la exhortación de nuestro Papa Francisco, la EVANGELII GAUDIUM. De ella las cofradías nos vemos reflejadas y estamos llamadas a dar fe de los que el Papa nos habla. En ella, cita un aspecto que es la religiosidad popular. Las cofradías, las formamos el cristiano de a pie. Ese cristiano que damos muestra pública de nuestra Fe, en nuestras procesiones, con nuestras diferentes imágenes de nuestro Padre y nuestra Madre, así como de las distintas imágenes de Santos y advocaciones. Y esa es la religiosidad popular. Si en el año anterior, os decía que los cofrades somos imagen que exportamos a la sociedad, siendo un referente en la misma, y que nuestro comportamiento, actitud y conducta, dependerá la opinión de los demás, con esta Religiosidad Popular, nos invitan a que seamos predicadores de nuestra Fe, ante nuestros propios conciudadanos. Nuestras iglesias serán punto de encuentro para estar con nuestros Titulares, nuestras calles serán el camino de Jerusalén, para revivir la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús el Nazareno. Que este tiempo también nos haga reflexionar, que somos cofrades todo el año, que tenemos que seguir dando muestra de ser católico, en todo momento y que debemos de saber dónde estamos y por qué estamos. Estamos dando una gran ejemplo de hacer caridad, se está colaborando con Caritas, que no nos olvidemos forma parte de la iglesia. Sin duda, este aspecto, nos tiene que hacer sentir muy honrados de ser cofrade, pues con ello estamos siguiendo el ejemplo que Jesús nos enseñó y dejó dicho. Y lo estamos haciendo con humildad, sin alardes ni grandilocuencias.

20

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Desde estas humildes líneas, os quiero agradecer y felicitar vuestra labor, y dándoos aliento y ánimo, para seguir por este sendero. La iglesia este año, también conmemora el nacimiento de Santa Teresa, doctora de la iglesia. De su obra y doctrina ella nos dejó dicho, entre muchas otras cosas, algo sobre la cruz, esa cruz que portó Jesús camino del calvario: En la cruz está la vida y el consuelo, y ella sola es el camino para el cielo. En la cruz está “el Señor de cielo y tierra”, y el gozar de mucha paz, aunque haya guerra.

Todos los males destierra en este suelo, y ella sola es el camino para el cielo. Es una “oliva preciosa” la santa cruz que con su aceite nos unta y nos da luz. Alma mía, toma la cruz con gran consuelo, que ella sola es el camino para el cielo. Tomemos la cruz, símbolo de los cristianos, para seguir el camino de Jesús. Que nuestros Padre os ilumine y proteja y junto a su Madre, os resguarde bajo el manto protector.

Antonio Sevilla

Redoble de Silencio

21


Somos Iglesia

Un año más José Ramón López-Agulló Lendínez Presidente de la Unión de Cofradías de Úbeda

C

on la expresión un año más, solemos dar por concluído ese paso en el tiempo que nos llevó a cruzar 365 días de nuestra vida, y que nos pone en el punto de inflexión para recorrer otros doce nuevos meses cuyo camino se nos pone por delante. En mi caso un año más, y son ya seis las ocasiones que he tenido el honor de dirigirme a todos quienes tienen la gentileza de abrir las páginas de esta publicación, puedo decir con orgullo que el mundo cofrade ubetense ha trabajado con ahínco hasta llegar a una nueva Cuaresma, antesala de preparación y penitencia, para llegar a los días de la Pasión en los que nuestras Hermandades reeditarán un nuevo ejercicio de protestación pública de nuestra fe por las siempre recoletas calles y plazas de nuestra patrimonial ciudad. Han sido meses de arduo trabajo en áreas como patrimonio, cultos, jóvenes, formación, de presencia pública en muchos de los eventos principales de nuestra ciudad y de apoyo solidario a los más desfavorecidos. En definitiva nuestras Cofradías son esenciales en el día a día de Úbeda. Desde la Unión de Cofradías percibimos la gran acogida social que tiene el movimiento cofrade, y aunque no estamos exentos de críticos, la gran mayoría de la cuidadanía apoya y reconoce su trabajo, pués no hay un colectivo más numeroso en nuestra ciudad. Y un año más, la propia Unión ha trabajado por la coordinación y promoción de nuestra Semana Santa, potenciando sus acciones sociales, institucionales, promocionales y solidarias y estando presente en momentos que quedaran ya para la historia. Un año más hemos vivido acontecimientos únicos como fue la celebración, el pasado día 31 de enero, de la Solemne Misa de Acción de Gracias por el nombramiento como Basílica Menor de

22

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

la Iglesia de Santa María de los Reales Alcázares, lugar donde radica la sede canónica de nuestra institución. Y también, un año más, celebramos una efeméride como es la conmemoración del cincuentenario de la imagen del Cristo Yacente, impresionante obra del siempre recordado Francisco Palma Burgos, hecho por el que quiero trasmitir mi felicitación a la Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro. Tampoco quiero dejar pasar la bendición, el pasado 14 de febrero, de la nueva imagen títular del Santísimo Cristo de la Pasión, de la Hermandad de Costaleros, que procesionará por vez primera la noche del próximo lunes Santo. Queridos cofrades y amigos, un año más vamos a volver a vivir, llenas de actos y cultos preparatorios, las vísperas de la Semana Santa; en esta Cuaresma el Papa Francisco nos pide que luchemos contra la tentación de la indiferencia ante Dios y el prójimo. Los cofrades de Úbeda no debemos ser indiferentes a la verdad del mensaje de Cristo Resucitado, debemos renovar nuestro compromiso de fé año tras año y dar testimonio permanente del mismo. Cada Semana Santa pasa, y el trabajo cofrade permanece en el tiempo como luz que ilumina nuestro camino. Esa constancia diaria es el mejor ejemplo que como cristianos damos a la sociedad, y que alcanza su cenit durante los ocho días en los que Úbeda entera se entrega para revivir, entre sonidos, silencios, promesas y oraciones, esa edición de lujo del Evangelio que es la Semana Santa. Úbeda, Cuaresma de 2015

Redoble de Silencio

23


24

Semana Santa 2015


CofradĂ­a del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Redoble de Silencio

25


en la Cofradía

EXPLOTACIONES AGRÍCOLAS SALINERO Juan Blas Navidad Valero Tel. 639 222 194

• Todo tipo de trabajos para el olivar • Especialista en el desastillado del olivar • Más de 30 años de experiencia

26

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Pablo Tito

en La CofRadíA

Redoble de Silencio

27


en la Cofradía

Saluda

del Hermano Mayor Antonio José Hidalgo Campos

C

omenzada una nueva Cuaresma, vuelvo a dirigirme a vosotros desde la responsabilidad, el honor, la alegría y el trabajo que conlleva el cargo de Hermano Mayor. En primer lugar como siempre, quiero agradecer a todos los que dedicáis unos minutos en leer y disfrutar de esta revista “Redoble de Silencio” que este año cumple 20 ediciones. Igualmente quiero expresar mi gratitud a todos los que han ayudado a que esta nueva publicación sea hoy una realidad, a los escritores que con sus artículos, vivencias, versos y saber, llenan estas páginas de contenidos importantes, históricos e interesantes, a los dibujantes y fotógrafos que con sus magníficas estampas y retratos, ilustran y dan vida y color a esta revista. Y como no, muchísimas gracias a los importantísimos anunciantes, que un nuevo año vuelven a ser fieles a esta revista y son la base de la sostenibilidad económica de esta publicación. A todos muchísimas gracias. Este año que hemos vivido y compartido, ha sido sin lugar a duda un gran año para la Cofradía en muchísimos aspectos y, aunque no hablaré de todos y cada uno de ellos, pues para eso tenéis la “Memoria” del Curso Cofrade, sí quiero hacer especial mención de algunos de ellos. Así este año hemos estado y estamos celebrando los 50 años de nuestro Cristo Yacente, por el cual realizamos una Eucaristía de Acción de Gracias el pasado 9 de noviembre, donde además estrenamos la marcha “Santo Sepulcro” en su honor y la restauración del Retablo en su capilla. Sin duda no podíamos dejar pasar la oportunidad, siempre arreglo a nuestras posibilidades, de ensalzar y celebrar esta importante efeméride, con el orgullo de ser testigos privilegiados de la misma.

28

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Este año otro de los puntos importantes a destacar ha sido la vuelta de nuestra Cofradía a la Feria de San Miguel, con una gran caseta que recordaba que fuimos pioneros en esto de las barras de chapa en el mundo cofrade ubetense y que sirvió, aparte de para la evidente inyección económica, para unir y estrechar lazos entre los cofrades y hermanos del Santo Entierro que estuvieron a ambos lados de las barras, para que juntos en una convivencia continuada de más de 7 días, trabajásemos y disfrutásemos en torno al nombre del Santo Entierro. Sin duda debemos estar muy orgullosos de todos los voluntarios que han trabajo este año y después de muchos, por que la vuelta de la Cofradía decana en la Feria fuese toda una realidad y todo un éxito. Conste aquí mi reconocimiento y gratitud a todas estas personas. Por otra parte, este año y gracias a la consolidación del Grupo Joven “María de Nazaret”, hemos visto un importante crecimiento en nuestra Banda de Tambores y Timbales, así como la creación de un equipo de Fútbol que está compitiendo en la Liga Local de Fútbol de 7 bajo el nombre de Santo Entierro, y multitud de proyectos que están llevando a cabo nuestros jóvenes y que podéis seguir en las redes sociales y web oficial de la Cofradía y especialmente en el blog de los jóvenes: Redoble de Silencio

http://grupojovenmariadenazaret. blogspot.com.es/ Entre los acontecimientos más importantes del Grupo Joven cabe destacar que han sido designados para la realización del Vía Crucis en honor a nuestro Cristo Yacente en este curso, y ellos con gran devoción y responsabilidad han afrontado este importante reto en el cincuentenario de la talla y seguro, D.m. realizarán un trabajo del que sentirnos muy orgullosos. Otro importante acontecimiento en nuestra Cofradía ha sido la incorporación de los nuevos varales de 1 tulipa, de los cuales el pasado año ya disfrutamos de 10 unidades en nuestro guión y este año podremos lucir 13 nuevas unidades, de las cuales 10 han sido d0nadas a la Cofradía por un hermano anónimo. En el apartado de donaciones estamos realmente de enhorabuena, pues otra familia desde el anonimato y el amor a la Cofradía y el Cristo Yacente, ha donado un nuevo Estandarte que D.m. estará terminado para poder acompañar este año a Cristo Muerto en la noche del Viernes Santo. Y entrados ya en la noche del Viernes Santo y después de unos años difíciles, el pasado 2014 pudimos disfrutar de una noche magnífica acompañando a nuestros Sagrados Titulares por las calles de la muy noble y leal ciudad de Úbeda, donde gracias a Dios, culminamos con gran satisfacción todo un curso cofrade lleno de alegrías, trabajo y fe. Simplemente debemos alegrarnos de vivir estos momentos y dar gracias por el privilegio de disfrutarlos en primera persona y rodeados de nuestros hermanos cofrades. Otro punto importante ha sido el alzamiento a Basílica Menor de nuestra sede canónica, el templo de Santa María de los Reales Alcázares se convierte así en referencia para nuestra ciudad y provincia, y para 29


en la Cofradía

todos los que es y lo sentimos como nuestra casa, es motivo de orgullo al igual que una gran responsabilidad. Ahora quiero hacer mención especial a todos los que durante estos tres años han estado trabajando y colaborando con la Cofradía, especialmente a todos los que han formado parte en algún momento del gran equipo y familia que forma la Junta Directiva que tengo el privilegio de dirigir. Han sido tres años llenos de convivencia, de alegrías, de tristeza, de trabajo muy duro, de reuniones, de calentamientos de cabeza y complicaciones a las que nos hemos enfrentado juntos y hemos sacado siempre el máximo partido a favor de nuestra Cofradía y de la Semana Santa de Úbeda. Han sido tres años de devoción, de fe, de culto y participación en nuestra casa de Santa María, de cariño, respeto, amistad y amor entre los que hemos estado trabajando codo con codo y estrechamente en este tiempo. A todos y por todo muchísimas gracias, gracias por vuestro saber estar, por vuestra disposición, por vuestros consejos y ayuda, por vuestro cariño y vuestro respeto y perdón por cuando habéis tenido que aguantar mis exigencias, mis malos días y mis prontos. Y quiero aprovechar también para recordar a una persona importantísima en la vida de la Cofradía de estos años, nuestro amigo Juan Ignacio Damas que ha trabajado y colaborado de manera decidida e incansable por nuestra Cofradía. Desde estas líneas mi recuerdo y gratitud también para él y mis mejores deseos en su actual destino, donde seguirá sembrando fe, esperanza y caridad como hizo en Úbeda. Cumplidos tres años nos encontramos en pleno año electoral en el seno de la Hermandad, un año importante para el devenir y futuro de la Cofradía en el próximo trienio, y desde estas líneas aprovecho para expresar mi alegría por los vividos y 30

mi deseo, ganas y compromiso para D.m. con vuestro consentimiento y apoyo, volver a trabajar tres años más por el presente y futuro de la Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro. Antes de terminar, recordar que desde la Cofradía siempre trabajamos por mejorar y estar más cerca y accesibles a nuestros cofrades, por lo que podéis encontrar toda la información de la vida de la Cofradía y la respuesta a la mayoría de vuestras preguntas, así como fotografías y vídeos de todos los acontecimientos, entrando a la web oficial de la Cofradía: http://santoentierrodeubeda.es/, y para cualquier consulta, sugerencia, idea, queja o crítica, siempre estaré a vuestra disposición para mejorar y hacer crecer a nuestra Cofradía, juntos y unidos. Para terminar quiero exponer unas palabras del Papa Francisco que utilizó para dirigirse en una Homilía a las Hermandades en mayo de 2013; “Queridas Hermandades, la piedad popular, de la que son una manifestación importante, es un tesoro que tiene la Iglesia, y que los obispos… han definido de manera significativa como una espiritualidad, una mística, que es un «espacio de encuentro con Jesucristo». Acudan siempre a Cristo, fuente inagotable, refuercen su fe, cuidando la formación espiritual, la oración personal y comunitaria, la liturgia” Pues acudiendo a esa fuente inagotable y reforzados en nuestra fe y espiritualidad tras la celebración cercana de nuestra Fiesta Principal, sólo me queda desear a todos una Feliz Cuaresma y Feliz Semana Santa, que María de Nazaret guíe nuestro camino hasta la noche del Viernes Santo y Jesús Yacente nos bendiga y permita volver a acompañarle un año más. Un fuerte abrazo y ¡Viva el Santo Entierro! Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Saluda del

Vocal de Banda Agustín Madueño Bustos

E

s para mi una gran satisfacción como vocal de banda, volver a saludaros desde estas páginas de nuestra revista “Redoble de Silencio”, la cual es un gran medio de comunicación y acercamiento con nuestros hermanos cofrades. Este año coincidiendo con el cincuenta aniversario de nuestro Cristo Yacente, participaremos en el certamen de bandas de cabecera de nuestra ciudad, esperamos nos acompañéis con vuestra presencia por las calles de Úbeda, en las que podrás observar como hay muchas incorporaciones nuevas, que junto a la veteranía de los que llevan ya varios años con nosotros, formamos una gran banda llena de juventud y compromiso. Agradezco a todos los componentes de la banda, sus horas de dedicación y compromiso, que aunque hemos pasado muchas noches de frío, también hemos compartido buenos ratos de convivencia y hermandad. Esperemos que este año igual que el año pasado, podamos acompañar a nuestros titulares, con la devoción y solemnidad que ellos se merecen. Un cordial saludo y que María de Nazaret siempre os acompañe. Miguel A. Lechuga

Redoble de Silencio

31


en la CofradĂ­a

32

Semana Santa 2015


CofradĂ­a del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Redoble de Silencio

33


en la Cofradía

Memoria del

curso cofrade 2014 Secretaría

I

NICIO DEL AÑO. El 2014 se inauguró con la visita, por segundo año, de SS.MM. los Reyes Magos a nuestra Casa de Hermandad, en una entrañable tarde con los niños y mayores. Además, participábamos en la gran Cabalgata de la tarde del día 5 de enero, junto a la empresa Vértigo. Mientras, desde la Vocalía de Caridad se continuaba con la Campaña de recogida de alimentos, ropa y juguetes. También se aprueba en Junta Directiva acometer los proyectos de restauración de la Cruz guía y del Retablo de la Capilla del Cristo Yacente en los talleres de Manuel Martos Leiva (Ubedarte). FIESTA PRINCIPAL Y CUARESMA. Próxima la Cuaresma, tuvo lugar la noche del 1 de marzo la Celebración Comunitaria de la Penitencia, donde además se impuso la medalla a los nuevos hermanos (este año, especialmente, con muchos niños) y se les entregó un diploma acreditativo a los que alcanzan 50 años en la cofradía. Al día siguiente, el domingo 2 de marzo a las 12.30 h., celebramos la Fiesta Principal en honor a nuestros titulares en la iglesia de Santa María de los Reales Alcázares. La solemne Eucaristía estuvo presidida por el director espiritual de nuestra cofradía Rvdo. Sr. D. Juan Ignacio Damas López. En la celebración intervinieron la AMU y el Coro “Llama de Amor Viva”. Tras la Eucaristía, tuvo lugar un devoto besapié a la imagen del Cristo Yacente. Posteriormente, se celebró la habitual comida de hermandad en los salones Condestable. El 4 de abril realizamos nuestro tradicional Vía-Crucis con dicha imagen, la noche del viernes quinto de Cuaresma, este año preparó las reflexiones el hermano Francisco Leiva Muro. Esa misma tarde, la vocalía de jóvenes realizó un taller de manualidades para los jóvenes en la Casa de Hermandad. SEMANA SANTA. El Viernes de Dolores, tuvo lugar por la tarde una charla de la Escuela de Formación para trabajar con 34

Semana Santa 2015


CofradĂ­a del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Redoble de Silencio

35


en la Cofradía

los más jóvenes la importancia y la actitud en la procesión; y posteriormente, una cena en la casa de la cofradía, donde miembros de la banda y directivos compartieron un rato de agradable convivencia. Ya inmersos en la Semana Santa, el Jueves Santo participamos en la Hora Santa y Vía Crucis de Santa María a las 21.30 horas. Además y después de tres años de suspensiones, la cofradía en esta ocasión sí pudo realizar su desfile procesional del Viernes Santo de manera espléndida en una excelente noche de Procesión General, con un nutrido guión de hermanos que deseaban volver a acompañar a sus titulares por las calles de Úbeda. CULTOS DE MAYO. El Triduo en honor a María de Nazaret se desarrolló el segundo fin de semana de mayo, culminando el domingo día 11 a las 13.00 horas con la Fiesta y los tradicionales besamanos y ofrenda floral, presididos por nuestro consiliario Juan Ignacio Damas. Durante los días de Triduo, la cofradía rezó el rosario en honor a la Virgen de Guadalupe (a la cual se acompañó en peregrinación durante la Romería). Ese mismo día, se celebró Asamblea General Ordinaria en el teatro de la Casa de Cofradías a las 10.30 horas, en la cual queda definitivamente trasladada al fin de semana del Triduo y Fiesta a María de Nazaret, por acuerdo de la Junta Directiva ratificado en la propia Asamblea de manera unánime. CORPUS. Ya en el mes de junio, con motivo de la Solemnidad del Corpus, nuestra cofradía volvía a montar un altar, durante la madrugada, en la Corredera en comunión fraterna con el Resucitado. Este día se celebró una jornada y comida de convivencia entre las Juntas Directivas de ambas cofradías en la Casa de Hermandad del Resucitado. El curso cofrade se concluyó oficialmente con la Eucaristía de Acción 36

de Gracias el 16 de junio, coincidiendo la misa mensual. La última tarde del mes de junio se celebró con éxito la actividad lúdico-educativo “El Detective” para los más pequeños. TIEMPO ORDINARIO. Después del verano, la cofradía volvió a montar caseta en la Feria de San Miguel, retomando la tradición de los veteranos “Amigos del viernes”. Fueron semanas y días intensos de preparativos, reuniones, nervios y mucho esfuerzo, trabajo e ilusión que se vieron altamente recompensados, pudiendo disfrutar junto a todos nuestros hermanos la Feria en nuestra caseta, en un ambiente festivo de convivencia y hermandad. Dada esta circunstancia extraordinaria de montar caseta en la feria, se optó –con pesar y tristeza, después de muchas ediciones- por no montar caseta en la Feria de la Tapa 2014. El día 2 de noviembre tuvo lugar el funeral por todos los cofrades difuntos de las hermandades con sede canónica en la iglesia de Santa María, oficiada por Juan Raya Marín. El domingo 9, a las 10 horas, tenía lugar la Eucaristía de Acción de Gracias con motivo del 50 Aniversario del Cristo Yacente en Santa María, presidida también por Juan Raya Marín, con la colaboración de la AMU que estrenó la marcha Santo Sepulcro de Fernando Jiménez Padilla. Además, ese mismo día se procedió a la inauguración del retablo restaurado de la capilla del Yacente, en una jornada histórica para nuestra Hermandad. También se volvió a participar en el Encuentro Diocesano de Cofradías en Jaén. Durante el fin de semana del 14 al 16 noviembre participamos en Úbeda Sacra, con una exposición de la Hermandad en la antigua sala de velatorios del Hospital de Santiago. ADVIENTO Y NAVIDAD. Así mismo, a primeros de diciembre nuestra vocaSemana Santa 2015


CofradĂ­a del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Redoble de Silencio

37


en la Cofradía

lía de Caridad volvía a poner en marcha la campaña de recogida de alimentos, higiene y juguetes con motivo de las fiestas navideñas en establecimientos de hermanos cofrades y en la Casa de Hermandad, en estrecha colaboración con la Parroquia de Santa María y San Pablo. También la Cofradía se comprometió en la asistencia a inmigrantes con el reparto de leche y magdalenas durante las noches. Además, se participó en la campaña de Navidad de la Unión de Cofradías en Radio Úbeda y se ha colaborado con varias familias necesitadas en nuestra ciudad. MÁS ACTIVIDADES. A todo esto, hay que sumar la frecuencia y periodicidad de charlas de la Escuela de Formación (sobre liturgia, teología, estatutos y normativa cofrade, etc.), la celebración de las misas estatutarias los terceros domingos de cada mes con oración posterior al Yacente, incluidos los meses de verano (10.00 horas en Santa María), la participación cada mes en la Misa Joven Úbeda, los ensayos de la banda, el cuidado de la casa y de las capillas, la limpieza de los nichos, la variedad de actividades (sesiones de cine, dos ediciones del Torneo FIFA-Playstation, actividades del día de Todos los Santos) y talleres con

38

los más pequeños y jóvenes de la cofradía, jornadas de convivencia en la Sede Social con los hermanos para ver los partidos de España en el Mundial de fútbol y también de los colaboradores de la Caseta (8 de noviembre), la publicación de Redoble de Silencio desde el área de Secretaría, participación en actos de la Unión de Cofradías y en las charlas formativas a nivel arciprestal, y las reuniones y trabajo constante de la Junta Directiva y de sus áreas y vocalías. En otro orden de asuntos, destacar que desde el pasado mes de noviembre que iniciara la competición, nuestra Cofradía viene estando representada semanalmente en la liga local de fútbol 7 con un equipo propio de la misma. Se trata de un grupo formado desde la base del Grupo Joven por miembros del mismo y respaldado por mayores de la Cofradía, aunando veteranía y juventud. En definitiva, se ha confeccionado otro grupo mas dentro de nuestra Cofradía donde poder seguir haciendo hermandad, estrechando lazos y compartiendo buenos momentos. Invitamos a todos a acudir a los partidos y animar al equipo, así como a seguir la actualidad del mismo que periódicamente se va publicando desde el blog del Grupo Joven.

Semana Santa 2015


CofradĂ­a del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Redoble de Silencio

39


en la Cofradía

Santo Sepulcro en el antiguo trono de plata Meneses, año 1932. Fotografía cedida por Pedro Mariano Herrador Marín.

40

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

La Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro en el recuerdo merecido a los que se marcharon a la Casa del Padre “ Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; pues todo el que vive y cree en mí no morirá jamás”.

R.I.P.

( Jn. 11, 25-26)

Dª MANUELA LEÓN GÓMEZ D. VÍCTOR MERCADO CRESPO

Redoble de Silencio

41


en la CofradĂ­a

42

Semana Santa 2015


CofradĂ­a del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Redoble de Silencio

43


Tribuna libre

44

Semana Santa 2015


CofradĂ­a del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Pablo Tito

TR IbunA LibRe

Redoble de Silencio

45


Tribuna libre

Construído en y por el tiempo Alberto Campos Maldonado

L

os roncos acordes que dan forma a la melodía de este “Redoble de Silencio” vuelven a resonar un año más y, permaneciendo fieles ese compromiso adquirido a lo largo del tiempo , se asoman al mundillo cofrade de nuestra bendita ciudad. Y lo hacen perdurando aún fresca en la memoria toda esa amalgama de sabores y tintineos que revisten a las entrañables fiestas navideñas de esa atmósfera tan especial por todos conocida; recién abiertas las puertas de esta también especial franja del año que se entrelaza casi con el último envoltorio del regalo de Reyes y que da el pistoletazo de salida con el inicio de los solemnes cultos a Nuestro Padre Jesús ; metidos ya de lleno en este tiempo de Cuaresma, en esta ocasión inmejorable que el calendario nos brinda para hacer del recogimiento y la conversión esas señas de identidad que como creyentes nos acerquen a Dios y en cierto modo, nos reconcilien con Él; y vislumbrándose ya cercano ese horizonte tras el cual aguardan silenciosa espera esos aromas de delicados inciensos y cera derretida que confieren a estos 7 días de abril, la condición de cita ineludible y marcada en rojo en las particulares agendas de nuestros corazones y retinas. Una semana que bien ganado tiene el apelativo de “Mayor” al menos, para aquellos que la hemos integrado de tal forma en nuestro ser, que se ha convertido ya en parte indisoluble de nuestras vidas, en la sal que complementa, enriquece y da sabor a nuestra condición de cristianos. Cada vez que me pongo delante de un teclado para colaborar con esta o cualquier otra publicación cofrade, me surgen el mismo tipo de dudas y condicionantes y me imagino que será así hasta el último día que lo haga. Y es que uno tiene siempre la sensación de que en este mundillo está prácticamente todo dicho o escrito por lo que el tiempo transcurrido puede resultar en estos casos una seria amenaza; un riesgo que debemos esqui46

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

var para no hacer de la superficialidad, la verdadera y enmascarada esencia de aquello que un día de nuestras vidas nos da por escribir y compartir. Y es que ver como van inexorablemente pasando los años, cayendo por su peso uno tras otro, a veces produce casi una instantánea sensación de vértigo. Prácticamente sin ser conscientes de ello, hablamos del transcurrir del tiempo con tanta facilidad y espontaneidad que en muchas de las ocasiones, no reparamos en lo que realmente este caminar ha traído consigo. Es cierto que somos en general muy dados a anclarnos en experiencias pasadas, la mayoría de ocasiones, cuando éstas nos resultan tan traumáticas y dolorosas que nos echan el freno y ralentizan nuestro tránsito por esa vereda que está aún por recorrer y que seguro y pesar de todo, se encuentra plagada de sensaciones maravillosas aún por explorar y descubrir. No se trata de eso. Se trata de convertir nuestro día a día en un extraordinario viaje en el que la mayor proporción de nuestro equipaje, esté cargada de ilusiones en permanente estado de renovación y de esa profunda certeza de que lo verdaderamente bueno está por llegar. El tiempo propiamente dicho, es un mero acompañante que no es susceptible de ser controlado ni modificado, no ejercemos ningún poder sobre él. Sin embargo, nuestra inquieta influencia puede surtir efecto sobre ese discurrir y en nuestra mano está que así sea. El paso del tiempo no es más que esas simientes que, a lo largo de cada una de las etapas de nuestra vida y conforme éstas se van quemando, vamos plantando con el anhelo de que finalmente germinen. Unas semillas que nos van sirviendo de fuente de motivación y de esa ilusión a veces perdida; que nos pueden llevar en volandas y del mismo modo, por el sendero de la felicidad o de la tristeza; a las permanentes dudas y temores o a una férrea

Redoble de Silencio

Antonio Carlos Rubio Barberán

confianza y convicción en lo que se cree y se hace; al perdón y la caridad o a esos enquistados odios y rencores de los que no somos capaces de desprendernos y que nos acaban rebotando para convertirnos en sus verdaderas víctimas; a ese dulce y placentero sueño del que nunca queremos despertar o a la peor y más larga de nuestras pesadillas; a levantarnos milagrosamente y de inmediato o a quedarnos tumbados para ver como la desazón,los complejos y el conformismo nos pasan sin reparos por encima. Será nuestra disposición la que determine que la balanza se incline bien hacia un lado o bien para el otro, que el peso de sus platillos sea llevadero o insoportable. Somos nosotros los más capacitados y únicos responsables de que, con un esmerado riego y abono, estas semillas se asienten y den los frutos esperados o que por el contrario, éstos se sequen y permanezcan mustios a lo largo de los años, sin ser capaces ni tan siquiera, de arrancarlos de cuajo para que dejen paso a otros que reverdezcan la situación. En definitiva, intentar aceptar el paso del tiempo como un

47


Tribuna libre

potencial de enriquecimiento y realización personal, convertirlo en un aliado que permanentemente nos acompaña y obra con justicia y no en un enemigo tan poderoso que es imposible doblegar. Mirar principalmente hacia tus pies para saber dónde estás parado y hacia delante para saber hacía dónde se dirigen una vez hayan decidido emprender la marcha. ¿Mirar hacia atrás? Por supuesto que también, pero de reojo y no en una desesperada y estéril búsqueda de una respuesta que probablemente nunca seamos capaces de hallar. Esas experiencias pasadas inconscientemente se manifiestan ya a diario más que nada, porque son las protagonistas principales que han forjado nuestro ser actual y que han enraizado nuestras creencias,valores y costumbres. Una simple e inamovible referencia por la que nada queda ya que hacer más allá del sano ejercicio de enriquecernos con los recuerdos y las sensaciones positivas que nos evocan, desechando o rectificando aquellas otras que nos han ido poniendo piedras en el camino. Son ya dos décadas de ininterrumpido recorrido los que nuestro “Redoble de Silencio” completa en este 2015, abriéndose de par en par a todos los que durante todo este tiempo, han tenido a bien compartir lo que en él se cuece. Una publicación concebida humilde y espotáneamente, casi de casualidad, surgida en el seno de una de nuestras mayores señas de identidad como es la imponente banda de tambores y timbales. Tampoco nuestra publicación ha permanecido ajena a ese transcurrir de los años . Han sido éstos los responsables de ir perpetuando ese poso que deriva en su particular estilo e idiosincrasia, alimentando su particular carisma a través de la impronta que sus colaboradores nos han ido sucesivamente legando. Personas de variopinta condición que han confluído abrigados bajo el manto de una

48

creencia y devoción común y que han venido plasmando por escrito, cada cual con el estilo o el formato que ha creído más conveniente, todos aquellos pensamientos que estoy convencido, se nutren de experiencias y sentimientos profundos, únicos e intransferibles. Sensaciones “subjetivas” más que justificadas en este caso, que pasan a través de estas páginas, de permanecer a buen recaudo en la memoria individual a formar parte y enriquecer la colectiva de la cofradía. Todo ello convierte a nuestro Redoble en una especie de refugio de ilusiones e inquietudes que merecen ser compartidas, en un vehículo de acercamiento que sirve también de ese nexo de unión que fortalece lazos entre todos nuestros hermanos. Cualquier temática como también la fórmula o formato para desarrollarla resultan válidos para este menester ( artículos de opinión y reflexión, de pastoral, textos históricos y artísticos, poesías, dibujos, fotografías....). Una bien entendida libertad para razonar y elegir nuestro propio camino a través de las decisiones y los medios para manifestarlas, ya me parece por sí sola suficiente garantía de éxito. Si además y por añadidura, la inocencia de esos sentimientos fluye desde esa sinceridad implícita que siempre custodia a todo aquello que nos brota del corazón, pensando con él y sintiendo con la mente , haciendo “sentir el pensamiento y pensar el sentimiento” (como diría Miguel de Unamuno).... la guinda definitivamente rematará el pastel. Que la osadía de interpretarlos, entenderlos o juzgarlos nunca nos tiente, ya tenemos a alguien “allí arriba” que nos ahorra esfuerzos y seguramente lo haga por nosotros. Conformémonos simplemente con el privilegio de ser testigos indirectos de quien sin más pretensiones, nos brinda la oportunidad de compartirlos. Que sea así por muchos años.

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Vivir sin ocultarnos de los demás Alfonso Donoso Barella

J

esús es sepultado, una piedra cierra el sepulcro y le impide a su Madre Santísima volver a ver a su Hijo. Y nosotros, ¿tratamos de ocultarnos a los ojos de las criaturas? La muerte de Cristo no es la puerta que se cierra sino todo lo contrario: la muerte no es más que la llave que abre la Luz de la verdad, la claridad de la presencia de Dios junto a los hombres. Morimos nosotros, en tanto en cuanto nos ocultamos a los ojos de los demás, morimos al no dejarnos ver por quien reclama una ayuda, un apoyo, una soplo de alivio y esperanza. Si nuestra vida se convierte en un continuo “mirarse al espejo” queda sumida en la oscuridad del yo; escondernos de los demás supone morir a la relación, morir a la claridad de un diálogo, a la satisfacción de ser considerado como amigo, a la esperanza de tener siempre una mano dispuesta a la ayuda. Nuestra vida está cargada de actos, de encuentros en los que nuestra presencia es meramente testimonial, en los que acudimos muertos y nos marchamos muertos. Participar de un acto sin ser realmente “visible”, sin estar completamente vivo dentro del mismo, no deja huella en mí y solo manifiesta la intención de haber sido percibido. ¿Cuántas veces hemos sentido que estando muchos somos pocos? ¿Cuántas veces has comprobado que la presencia de alguien solo está encaminada a ser vista, a cumplir…? Nuestros actos litúrgicos son una muestra de estas actitudes, de estas presencias insulsas y faltas de compromiso en las que podemos comprobar cómo hasta para situarnos dentro del templo buscamos el lugar vacío y alejado de todo contacto con otros hermanos en la fe. Vivir de espaldas a los demás es vivir alejado del mandamiento del Amor al prójimo. La vida, como el amor, ha de ser muestra de nuestra capacidad de entrega a los

Redoble de Silencio

49


Tribuna libre

Miguel A. Lechuga

que nos rodean, de hacernos activamente visibles. Es sin lugar a dudas de difícil comprensión la dualidad muerte-vida o luzoscuridad y sin embargo Cristo Jesús hace comprensible que desde la muerte lleguemos a la verdadera vida, que en la oscuridad podamos ver con mayor intensidad la luz que nos marca el camino. Los momentos difíciles de nuestra vida tienen mucho de sepulcro y somos nosotros los que, con la confianza que el Señor nos entrega, podemos descubrir con relativa facilidad que ese sepulcro se convierte en la puerta hacia una vida esperanzada y confiada, una luz que

50

aclara la confusión, un rayo que da sentido a lo incomprensible. Tengamos la completa seguridad de que la muerte de Cristo, el entierro en el sepulcro generó dudas y angustias, miedos e incertidumbre en sus predilectos: en los apóstoles. Ellos buscaron el camino de la huída y la ocultación a los ojos de los demás para evitar los problemas que podrían avecinarse. Sin embargo fueron las mujeres quienes dieron ese paso valiente de ir a encontrarse con su cuerpo a pesar de poder ser identificadas como seguidoras del Cristo, como amantes de la doctrina del maestro Jesús, considerado contrario a los

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

ideales políticos y religiosos de la época y el lugar. Ellas quisieron viajar a lo oculto y escondido y descubrieron la más grande de las ventanas abiertas de par en par para que, definitivamente, entrara la Luz en el mundo de los mortales, para descubrirnos que el paso al Padre ha de pasar necesariamente por la muerte terrenal hasta llegar a la Vida Eterna. Las mujeres fueron las primeras en percibir que Cristo, el Señor, no yacía en el sepulcro: “No busquéis entre los muertos al Rey de la Vida”. Ellas, al igual que posteriormente lo hicieron Pedro y Juan, no esperaban encontrar el sepulcro sin la presencia del cuerpo sin vida del Señor, el sepulcro vacío dejó dudas e intranquilidad: “¿Dime dónde habéis puesto su cuerpo?” Para nosotros, que tenemos el privilegio de saber que Cristo resucitó no pueden dejarnos vacíos y vacilantes, sumergidos en un mar de dudas, los momentos de muerte y soledad que en nuestras vidas nos encontramos. Y Cristo resucitó para quedarse, para estar cerca de nosotros y ser el aliento que nos impulsa, la fuerza que nos mueve, el mensaje que nos enseña, el camino que nos guía. Desde la soledad y oscuridad del sepulcro, desde esa estampa de muerte y derrota Cristo nos muestra su verdadera victoria, Cristo hombre, pasa por el peor trance que pueda tener un humano y lo vence, lo derrota. Seamos visibles con nuestras obras y palabras, seamos visibles con nuestros

gestos solidarios, seamos visibles a nuestros hermanos con nuestra presencia comprometida, con nuestra ayuda generosa, con nuestras sonrisas sinceras, con nuestro amor incondicional. Nos sabemos acompañados por Cristo Jesús, nos sabernos apoyados protegidos por María de Nazaret, su santa Madre que pese a soportar indescriptibles penas supo ser la primera en dar el paso para conseguir que los Apóstoles no dudaran, que quisieran vivir transmitiendo las maravillas que hizo el Señor, las palabras que nos transmitió, el mensaje de Amor que nos legó. María, la impulsora de la primera comunidad de cristianos mostró su fuerza y valentía, se mostró visible a los ojos, aún cerrados, de los Apóstoles y acogió, como lo hizo con el Ángel Gabriel, su condición de Madre, en este caso y por petición de su Hijo, Madre de Juan y Madre nuestra. Que ante el sepulcro de Cristo sepamos ver la Luz que irradia; que ante el Dolor de su Santa Madre sepamos ver la Esperanza hacia una vida de Amor, de Fe y Caridad. Vivamos haciéndonos visibles a quienes nos necesitan, seamos Auxilio del que requiere ayuda, limpiemos las Lagrimas de nuestro entorno y convirtamos nuestra presencia en vida de Gracia, relucientes ante tanto Amargura y Angustias, ante tanto sepulcro vacío.

Feliz Pascua de Resurrección.

w Redoble de Silencio

51


Tribuna libre

El Patrimonio Cofrade

y la Conservación Preventiva Francisco Javier Ruiz Ramos Historiador del Arte

E

l mundo cofrade se mueve y no para de evolucionar conforme a unos límites bien definidos. A veces parece que a una velocidad vertiginosa y, otras veces, se observan actitudes que sorprenden por resultar casi impropias del siglo en el que estamos y que, de esta forma, nos demuestran que ese movimiento resulta muy desigual, pudiendo incluso ser contraproducente para las mismas cofradías en un momento dado. La protección y salvaguarda del patrimonio que atesoran las cofradías no es algo baladí. Hay una expresión bien conocida que dice que “no se puede proteger lo que no se conoce”. Y no le falta razón. Cada vez más, las nuevas juntas directivas de nuestras hermandades, donde la savia nueva se derrama con ideas e iniciativas renovadas, van siendo más conscientes de la auténtica responsabilidad que tienen ya no solo con la Iglesia y en el ámbito estrictamente religioso, algo que por otro lado debe resultar esencial, sino con el legado que se les confía y cuyo valor sobrepasa el meramente económico -que tampoco es nada desdeñable- para adentrarse en el ámbito espiritual y de los sentimientos más íntimos de cada cofrade. Creo que esto que exponemos y que es algo que cualquier cofrade entiende como un elemento de sentido común, no encuentra su correspondencia en el sentido más pragmático. Por mi experiencia como cofrade, y también profesional, he tenido la oportunidad de ver como este patrimonio de las cofradías, que es el principal valor de las mismas después de los/las cofrades, no es conocido ni valorado en su justa medida y, como consecuencia, pocas veces tampoco tiene un tratamiento, en lo referente a su manipulación, acertado. En ningún momento quiero poner en cuestión el cariño, el amor y el respeto que, tantas y tantas personas que han tenido acceso al mismo, han puesto en su cuidado. Un cuidado, un cariño y un amor que, sin embar-

52

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

go, no resulta suficiente -por diversas razones que cansarían al paciente lector de exponerlas aquí-, para que el mismo se mantenga a lo largo del tiempo con las mayores garantías que permitan su conservación. Conservar, pues, se convierte en un planteamiento esencial y de suma importancia para los bienes que con tanto esfuerzo se han ido adquiriendo por parte de nuestras hermandades. El problema se agrava cuando este patrimonio llega a un estado de deterioro tal que no queda otra solución más que intervenir. Es lo que lo que los especialistas llamamos “conservación curativa”, comúnmente conocida como restauración. Una intervención que siempre ha de ser realizadas por especialistas cualificados y facultados para ello. Sin embargo existen fórmulas que, lejos de ser novedosas, son capaces por sí mismas de evitar en un alto porcentaje de los casos la solución extrema de la restauración. Modos de actuación que, planificados y bajo la supervisión de especialistas capacitados, esquivan estas actuaciones, en cierto modo agresivas, en el patrimonio. Hablamos de la conservación preventiva. Como ya he apuntado no se trata de una idea nueva. La conservación preventiva es un método de trabajo que pretende controlar el deterioro de las obras de arte antes de que se produzca. El aplicar criterios de conservación basados en los principios de respeto a la autenticidad, así como el desarrollo y la Redoble de Silencio

aplicación de técnicas de análisis cada vez más sofisticadas con el objetivo de determinar las causas del deterioro, han tenido como consecuencia que, por un lado, se constate que el origen del deterioro, en la mayoría de los casos, es debido a factores externos o como consecuencia de la falta de mantenimiento. De igual manera, se viene a poner de relieve que la aplicación exclusiva de tratamientos de restauración no es suficiente para alcanzar un nivel aceptable de conservación. Por tanto, el hecho de que no sea posible conservar el patrimonio única y exclusivamente con criterios curativos (restauración), ha propiciado un cambio de estrategia en los últimos años que ya se han adoptado por las instituciones y que, a su vez, está sirviendo como ejemplo en el ámbito del coleccionismo privado o, como en el caso que nos ocupa, perfectamente aplicable al mundo cofrade. Considerando la conservación preventiva como una estrategia basada en un

53


Tribuna libre

método de trabajo sistemático que tiene por objetivo evitar o minimizar el deterioro mediante el seguimiento y control de los riesgos de deterioro que afectan o pueden afectar a un objeto, una colección, etc., parece claro que hay que incidir en los factores causantes del deterioro tales como las condiciones ambientales, incluidas la inclemencias meteorológicas durante un desfile, los temas relacionados con la seguridad (robo o vandalismo), factores de gran poder destructor (inundaciones, incendio, plagas,…), amén de otro grupo de factores ligados a la manipulación de los objetos tales como golpes accidentales, vibraciones, etc. Como profesional de la Historia del Arte, recomiendo encarecidamente a las Cofradías y Hermandades la elaboración de un Plan de Conservación Preventiva elaborado y coordinado por un profesional del ramo. Es una inversión cada vez más necesaria en tanto que supone un compromiso real con valores indelebles de las mismas cofradías y hermandades. La conservación de su patrimonio, el respeto a este y el hecho de ser conscientes de que nos somos más que meros portadores que hemos de transmitirlo a las generaciones futuras en las mejores condiciones, implica realizar el esfuerzo y asumir ese compromiso desde la firme convicción de ser lo mejor para todo un colectivo intergeneracional como es el colectivo de una cofradía o hermandad. Quiero también apuntar en estas líneas y, en este mismo sentido, la necesidad de tener inventariado de una manera profesional 54

nuestro patrimonio y asegurado el mismo convenientemente. Esto, algo que puede parecer una obviedad o incluso insustancial, adquiere una dimensión relevante cuando el infortunio, del que nadie estamos libres, hace acto de aparición. Por citar algún caso reciente me referiré a la triste y lamentable pérdida sufrida por la Ilustre y Pontificia Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno -la más antigua de Palma del Río (Córdoba)- el pasado mes de diciembre de 2014, cuando un incendio hizo que pereciese su titular mariana; o al sufrido en la Casa de Hermandad del Huerto de la malagueña localidad de Ronda el 5 de febrero de este mismo año. Un incendio que asoló dicha casa de hermandad perdiéndose decenas de túnicas de la virgen y el techo del paso de palio. Un valioso patrimonio que, si no está tasado correctamente por profesionales y contemplado en las pólizas suscritas con las compañías aseguradoras, posiblemente cause una importante merma económica a las hermandades amén de la insustituible pérdida en lo referente al valor histórico o sentimental. En definitiva exhorto a las Hermandades y Cofradías a realizar labores activas, coordinadas por profesionales en la materia, de conservación preventiva en lo referente a su patrimonio elaborando, como no puede ser de otra forma, un Plan de Conservación que contemple a todos sus bienes patrimoniales cuya ejecución venga a actuar como garante en la consecución de los objetivos expuestos más arriba.

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

El último refugio Antonio Ángel del Castillo Martínez

E

n el claustro de Santa María sólo se escucha ya el choque metálico de los varales contra el enlosado y algún murmullo atenuado de los últimos penitentes del guión. Un cielo despejado ofrece la visión consoladora de la luna, tan remisa a su cita del Viernes Santo en los años precedentes. Por la puerta de la Adoración hace rato que ha cruzado el Grupo Escultórico y el trono del Yacente, detenido a escasos metros de la entrada, proyecta contra el interior la sombra incandescente de sus pebeteros. El aire es casi estático y el fragor de tambores y cornetas, el clamor de voces y música que hasta hacía unos instantes resonaban sin tegua desde la plaza aledaña, han dado paso a una quietud extraña, como si se hubiera establecido sin aviso una frontera insalvable entre el mundo exterior y los que quedan dentro, espectros en formación silueteados por el reverbero lúgubre de las llamas y el contorno frágil de la luna. Los signos de confusión han traído de forma abrupta un clima de expectación, de pausa, pero también de estupor, de hechizo. Cuando emprenda su camino el Cristo muerto, se abatirá una nueva penumbra, esta vez más intensa, sobre el centenario claustro y los últimos del guión aún estaremos bajo sus bóvedas quietos, alineados, esperando el momento. Parece como si las notas de la marcha “Santo Entierro” de don Emilio Sánchez Plaza no hubieran dejado de sonar y que el engaño de mi cerebro fuera no sólo la extensión ilusoria de un recuerdo feliz sino la resistencia enconada a no dejar escapar aquello tan amado que se vuelve a recobrar y que se creía perdido. Pero hace ya muchos minutos que la música cesó aunque la maravillosa melodía siga prendida en mi mente como si fuera otro complemento más de la túnica que visto por primera vez. Y apenas he dejado de vislumbrar los Redoble de Silencio

55


Tribuna libre

vestigios del fuego alumbrando las capillas y el corredor que conduce a la iglesia, he sentido un sobrecogimiento desconocido, que no he vivido hasta ahora pero que no me cuesta situar en un espacio inconcreto entre lo mágico y lo ancestral. La breve brisa trae aromas de claveles y de incienso, de cera derretida, de rancio terciopelo, de una Semana Santa ataviada de duelo que ya preludia su fin y que ahora se hace especialmente sensible a los sentidos, a la vista y al oído pero también y en no menor medida al olfato; que no dejará de buscar las señales agonizantes de un Viernes Santo que sale a la calle de entierro entre coronas de flores y negros rasos impregnados ya definitivamente del olor indudable de la noche más triste. Todavía no avanza el guión y los que aguardamos en las últimas filas, muy cerca de la puerta de la capilla mayor y por tanto aún lejos de la salida, interpretamos la espera con actitudes diversas que tienen algo de ritual. Hay quienes permanecemos callados; otros charlan en voz baja mientras se anudan la cinta del capirucho o se ponen los guantes o recogen su varal que habían dejado apoyado expertamente en la pared. Yo no conozco a casi nadie y procuro mantener mi capuz bajado para evitar la posibilidad de ser reconocido y que me puedan robar estos instantes con una inoportuna charla. Miro hacia atrás y al pronto me cuesta distinguir los contornos de los cuatro hermanos enlutados que cierran el guión, tanta es la oscuridad en esa parte del templo. Sólo el brillo de los varales y el remate del gallardete me hacen situarlos muy cerca de mí, fantasmagóricos en el contraluz opaco de las sombras crecientes. Y es en ese preciso momento, con la música de la marcha recién escuchada aún batiendo mis oídos filtrada a través de la vetusta piedra, los 56

Rafael Merelo

olores entremezclándose en el claustro sepulcral y mi túnica negra del Santo Entierro cuyo capuz me empeño en no alzar, cuando me doy cuenta de que hay lugares, sensaciones y experiencias refractarias a la artificial carcasa del lenguaje, que son tan ásperas a la palabra que sólo se reivindican con la gratitud secreta de la presencia imprevista, donde lo irracional y lo instintivo son el único estímulo capaz de argumentar un acontecimiento tan improbable. El destino ha querido que esta noche me encuentre en el espaciotiempo de una salida procesional a la que no estaba llamado y a la que sé que a partir de ahora ya no podré ser ajeno. Cuando pasadas las dos de la madrugada retorne de nuevo a ese mismo templo, habré oído la marcha muchas más veces, desfilando con mi varal de tulipas detrás del Cristo Yacente, junto a la Banda de Música, haciéndoseme imposible imaginar un lugar mejor donde pasar esas horas en Úbeda. Gracias Alberto por darme la oportunidad y mantener a salvo uno de los últimos refugios. Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Escuchar a los Jóvenes Eusebio Campos Jimeno

H

ay que saber los valores de los jóvenes. Hay que lograr que los jóvenes se vayan abriendo a la inevitable pregunta del sentido de la vida. El Papa Francisco ha hablado de ir “a la periferia”, queriendo decir que estemos en la periferia donde se encuentran los jóvenes. Hay que tratar de conocer a los jóvenes. El mundo de ellos es un mundo de posibilidades. Y para poder ser fermento en ese mundo, debemos colaborar positiva y críticamente en aquello que los jóvenes valoran y saber que la mayoría son sensibles a lo transcendente, creen en Dios, a quien rezan sobre todo de forma individual en momentos especialmente significativos para ellos. No se puede hablar por tanto de irreligiosidad en los jóvenes, pero sí de grandes deficiencias en la coherencia interna de los contenidos doctrinales y de su vivencia eclesial. Por lo tanto, son necesarias ciertas actitudes para poder acompañar al joven en el camino hacia la experiencia de Jesús, Dios encarnado. Hay que reconocer que en la historia del cristianismo ha habido errores, escándalos, injusticias… pero nadie puede cerrar los ojos ante la grandeza de muchos cristianos que han sido testigos del amor de Jesús entre los hombres de su época. Y estos cristianos nobles y comprometidos, han vivido dentro de la Iglesia y en su mundo han hecho bien a la humanidad. Hay que abrir el corazón del joven a estos hechos, siendo uno de los medios más adecuados para hacer frente a la increencia juvenil. Los jóvenes tienen sus valores y buscan el reconocimiento personal. Cualquier circunstancia educativa debe partir de una aceptación individual del joven que evite toda actitud crítica y valorativa. Si queremos crear el clima de confianza imprescindible para que sea posible la comunicación de la experiencia de

Redoble de Silencio

57


Tribuna libre

Luis Gómez Gómez

58

la fe, es necesario conocer sus experiencias, sus expectativas, sus actitudes. Cada vez se hace más evidente que el servicio a los jóvenes pasa también, y en gran medida, a través de la existencia de modelos de referencia. Los jóvenes desean encontrarse con cristianos audaces pero “normales” a los que no sólo admirar, sino también imitar. Trabajar con los jóvenes y por los jóvenes ha sido y es, no sólo un privilegio por estar en contacto con personas vitales, llenas de potencialidad, con sueños y frescura, …sino sobre todo una oportunidad que se ofrece de vivir junto a ellos y conocer sus experiencias. Después de todo lo expuesto, se puede deducir que interesarse por el joven es primordial, por lo que las vocalías de juventud de las cofradías deben escuchar sus inquietudes para hacer un programa de acuerdo con sus necesidades.

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

El Cristo de la

Sonrisa

Antonio José Campos Martínez

C

amino de Javier y en los preparativos de semanas antes, en esos ratos de silencio donde la mente prolonga el tiempo más allá de lo que marcan las manecillas del reloj, entre miedos e ilusiones, siempre pensaba como sería aquel Cristo crucificado ante el que Francisco de Jasso y Azpilicueta tantos momentos había pasado entre los muros de aquel poderoso castillo venido a menos, no mucho tiempo después, fruto de conflictos, apoyos y alianzas fronterizas en plena unificación de los reinos de España. ¿Qué sensaciones sentiría? Me habían hablado tanto de él y lo tenía tan presente a cada página gastada en la lectura del libro con la vida del santo misionero que me había regalado un buen amigo jesuita, compañero suyo de latitudes más sureñas, que las ganas de verlo –de hacer mío tangiblemente ese momento muchas veces imaginado- cedían por momentos ante el temor de que aquello me decepcionara, que no fuera para tanto. A fin de cuentas, era sólo una imagen más, como tantas otras. La llegada a la Casa de ejercicios entre sombras del atardecer, suspendía la visita hasta el día siguiente. Mientras, allí estaba en una foto, solitario y sonriente, de una habitación que empezaba a hacer mía colocando ropa en el armario. Tan cerca. Y tan lejos, en un oscuro y reducido habitáculo, separado por una reja, inabordable pero cercano, próximo, feliz; parecía que en aquella cruz libremente aceptada estaba a gusto de verdad, que si Jesús estaba perdonando desde aquel madero era de esa manera, más allá del dolor y del sufrimiento físico, con una sonrisa, pleno de energía, con voz firme; no con una voz apagada, vacilante o amargada, obligada o impostada. Luego en la Capilla, mirándolo de rodillas desde arriba, rezando en un silencio inasequible al deambular de turistas, podía sentirme como tantas personas a lo largo de siglos, como el Redoble de Silencio

59


Tribuna libre

pequeño Francés, unido en una larga cadena en torno a esa cruz que ya nos había salvado a todos. La atmósfera allí tenía un sabor especial, cargada de sensaciones e impresiones penetrantes. No, no me decepcionó. No volvería a verlo hasta el momento de la despedida, con la perspectiva de “cosas” movidas y “lugares” desplazados. Sin embargo, aquel Cristo de bondades y rostro amable me iba a enseñar que lo importante, lo trascedente, no era la imagen, no era la estética, ni lo externo, ni la talla, ni siquiera las devociones puestas a sus pies. Ese Cristo, como todos, inspira de verdad cuando somos capaces de contemplar su rostro encarnado primero en nosotros mismos y luego en los demás. Cuando el dios de madera al que rezamos es un Dios con mayúscula que se 60

realiza en nuestras vidas, que tiene rostro asequible y aprehensible en nuestras realidades. ¿Qué importa emocionarse ante un crucificado si Cristo, al que representa, no es la roca sobre la que estamos construyendo el edificio de nuestra vida? ¿Si Dios no es el principio y fundamento inamovible al que siempre volver, al que siempre mirar, al que seguir y alabar? Relata bien Eduardo López Azpitarte que “el que se pone de rodillas delante de una madera pintada, por mucha hermosura que encierre, no es para convertirla en un ídolo, sino para abrirse a la experiencia sagrada que nos ofrece, para entrar en contacto con una realidad hacia la que nos acerca a través de su mediación”. Sí, no fue aquel Cristo sonriente el que no me decepcionó. Lo que realmente colmó mis expectativas fue comprobar en los ocho días siguientes como Jesús había ido dando señales de su presencia en mi vida, como Dios se seguía haciendo humano en cualquier rostro callado, en una mirada reveladora, en cada silencio inagotable, en los ruidos cortantes del comedor o de la noche, en un paseo rutinario siempre distinto, en cada meditación y distracción, en la eucaristía diaria, en una insignificante actividad o en un poderoso pensamiento. Muchas veces, hemos caído, yo el primero, de rodillas ante una simple imagen, sin valor alguno más allá del significado de aquella entrega que encierra, sustituyendo la fe por mera y sentida devoción, en un recorrido de falsas idolatrías. Las imágenes son necesarias, nos acercan rápidamente a aquella realidad trascendente que quieren comunicar, pero no olvidemos que todo ello, todo el bello y excelso tinglado que somos capaces de montar, sólo tiene sentido desde aquella experiencia personal con ese Jesús de nuestra vida cotidiana, con esa experiencia sagrada a la que la imagen quiere abrirnos. Nos dice Benedicto XVI que se comienza Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

a ser cristiano por “el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva” (Deus Caritas est, 1). Y Francisco afirma que “sólo nos salva el encuentro personal con Jesucristo” (EG 264). Tenemos que poner nuestra mirada en Él, pero no sólo como entusiastas devotos de mi Cristo y de mi Virgen (que puede ser hermoso y sincero, pero que es pobre y limitado), sino para contemplarlo con la mirada humillada y a la vez esperanzada de aquella mujer adúltera que se queda a solas con Jesús después de que sus acusadores se fueran marchando uno tras otro, con la mirada de asombro de la samaritana que sale corriendo a contar a los demás la conversación que había tenido con un hombre extranjero mientras iba a sacar agua del pozo; o la mirada atenta de María escuchando al maestro mientras su hermana Marta andaba de acá para allá haciendo mil tareas, con la mirada angustiada de aquellos apóstoles temerosos ante la tempestad o alegres en cada comida distendida con el amigo. Con la mirada sobrecogida y agradecida del que personalmente se encuentra con una persona conocida y que quiere seguir conociendo, con la confianza y seguridad de ese amigo. Busquemos y preparemos ambientes para el encuentro con Jesús, no en una capilla o en una estampa únicamente, sino en cada gesto de nuestro día a día, en la oración personal y comunitaria, en el rostro de cada persona. Dejemos que este Jesús, este Cristo de brazos abiertos, penetre hasta nuestras estructuras afectivas más profundas, hasta nuestro propio ser, por medio de nuestros sentidos y de nuestra mente, abriendo nuestro corazón para que sintamos como él, deseemos como él, elijamos como él, actuemos como él. Pidiendo “conocimiento interno del Señor”, como nos propone san Ignacio de Loyola (EE 104). Redoble de Silencio

Entonces sabremos que todo tiene sentido si es para los demás, no para nosotros. Dice Francisco en Evangelii Gaudium que “la misión es una pasión por Jesús pero, al mismo tiempo, una pasión por su pueblo” (EG 268). En los demás y para los demás, sintiendo, pensando y gustando como Jesús, es dónde de verdad encontramos a este Cristo de la Sonrisa. Para que, “cautivados por este modelo (Jesús), deseemos integrarnos en la sociedad, compartiendo la vida con todos, escuchando sus inquietudes, colaborando material y espiritualmente con ellos en sus necesidades, alegrándonos con los que están alegres, llorando con los que lloran y comprometiéndonos con un mundo nuevo, codo con codo con los demás. Pero no por obligación, no como un peso que nos desgasta, sino como una opción personal que nos llena de alegría y nos otorga identidad” (EG 269). Es ahí dónde está realmente el Cristo de la Sonrisa (Mateo 25). Necesitamos profundizar en nuestra relación con Jesús, como amigos de verdad, trabajando la espiritualidad, sin quedarnos en la superficie, para compartir esta amistad con los que nos rodean, desde el amor y el servicio. Entiendo ahora que aquel joven estudiante parisino, más tarde sacerdote y misionero jesuita siempre siguió viendo al Cristo del castillo y de su infancia a pesar de estar a miles de kilómetros de distancia. Que ese Cristo de la Sonrisa de sus oraciones siempre estuvo con él en su vida, en sus hermanos, en su familia; en sus amigos y compañeros, en los indios y en aquellos primeros bautizados de Japón; en cada carta y en los distintos viajes, en sus dificultades, miedos, proyectos y satisfacciones. Yo intento seguir encontrando también a ese Cristo de la Sonrisa, meses después, aunque a veces no sea fácil; volver a verlo algún que otro día, y casi siempre en la sonrisa que menos espero.

61


Tribuna libre

Herederos Leonardo C. Tallada Sánchez

L

levo días degustando página a página, imagen a imagen, el nuevo libro “Testigos de la Historia” de Juan Antonio Soria Arias y, desde luego, no tiene desperdicio. Las fotografías que lo integran son un verdadero estudio sociológico, etnológico y evolutivo de nuestra sociedad y por extensión de la Semana Santa. Desde el primer momento es sencillo apreciar la evolución que esta ha experimentado, empezando por las formas de procesionar, los atributos, los hábitos procesionales, pasando por los tronos, alumbrados, etc. Por supuesto que en gran medida esa evolución sería obligada tras la pérdida de la práctica totalidad del patrimonio semanasantero que existía en Úbeda con la Guerra Civil. Pero resulta muy curioso observar como aquellos sucesos, ese lapso de tres años, hubiera supuesto para las personas que retomaron el compromiso de reedificar la Semana Santa algo así

62

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

como una especie de olvido, una especie de extraño abandono de aquellas formas que habían sido parte de la idiosincrasia de la Semana Santa ubetense, de la religiosidad popular y que había conocido la ciudad durante siglos. A pesar de que durante los primeros años de la posguerra las penurias marcarían el ritmo de toda la sociedad y justificarían la austeridad y sencillez con que renació esta, sin embargo, es curioso comprobar como en lugar de eso, de tratar de recuperar o incluso “replicar” aquella estética del patrimonio desaparecido recientemente, en lugar de eso asistiríamos a un lento y profundo cambio en la concepción y estética de esa nueva y floreciente Semana Santa. Ese proceso de cambio en lo estético y en lo formal sin duda estuvo determinado por multitud de factores. Los cambios que experimentó la sociedad, los nuevos medios técnicos y las corrientes artísticas abrirían un enorme abanico de posibilidades que iban a impregnar paulatinamente también a la nueva Semana Santa. No es cuestión de entrar aquí a valorar qué hubiera sido mejor o peor, cada cual tiene su opinión y para gustos colores. En cualquier caso las circunstancias y las decisiones de los cofrades que nos han precedido y que han dado forma a la Semana Santa que hoy conocemos es el producto de un enorme trabajo y de la mejor de las voluntades de los que nos precedieron. Pero he querido traer este asunto a modo de reflexión acerca de la “fortuna”, si, a pesar de todo la fortuna de nuestra Cofradía, pues quizá sea el Santo Entierro la cofradía de la que mayor cantidad de elementos procesionales anteriores a la guerra pudieron conservarse. De ahí lo de fortuna. Pues la

Redoble de Silencio

posibilidad de poder ver y tocar los escudos, los varales de tres tulipas o el mismísimo trono de plata del Yacente de finales del XIX, es sin duda un privilegio. Y digo esto por cuanto hoy a pesar del lógico proceso evolutivo que experimentan las cofradías, sin embargo son muchas las que tratan hoy de recuperar, de llegar a replicar en sus desfiles, en su patrimonio, algunos de aquellos elementos propios que perdieron por distintas circunstancias históricas. En el caso que nos ocupa es obligado destacar el interés, el cariño y el empeño con que me consta que se está trabajando desde la Directiva para impulsar la recuperación y generalización de algunos de estos elementos que son historia viva de la Semana Santa. Pero junto a ese trabajo es imprescindible la necesaria complicidad y la colaboración de los hermanos en una doble vertiente, por una parte tomando conciencia -presumiendo si se me permite- de la herencia que hemos tenido la fortuna de recibir y que cuántas otras la quisieran para sí; y por otra parte con la necesaria implicación en el desarrollo y generalización de estos elementos. Tenemos que ser conscientes que una cofradía histórica, centenaria como es el Santo Entierro, ha de estar en vanguardia pero también está en deuda con la historia que ha sido generosa con ella. Entiendo por tanto que debe ser tarea de todos nosotros contribuir, conservar y difundir el legado de aquellos hermanos que nos observan desde esas viejas fotos en blanco y negro, pues estoy seguro que estarán orgullosos de ver cómo transcurrido más de un siglo desde entonces, aquel sentimiento, aquella misma devoción, aquel legado continúa vivo y presente en nuestra cofradía, en nuestra ciudad y en nuestros corazones. 63


Tribuna libre

Nadie es

indispensable Manuel Jesús Estrella Cazalla

N

adie es indispensable… ¡Suena fuerte! Muchos pensarán que si nadie es indispensable, quiere decir que todos son descartables. Pero no es así. Existe una gran diferencia entre ser indispensable y no ser descartable. Todas las personas tienen valor y por ese simple hecho no deben ser descartadas. Sin embargo, una cosa es que apreciemos a quienes nos rodean y otra muy distinta que pensemos que no podemos vivir sin ellos. Y todo esto me vino a la mente viendo la imagen del Antiguo Cristo Yacente en la pasada Muestra de Arte Sagrado “Vbeda Sacra”. Asistí al montaje de nuestro “stand” en dicha muestra, pero no lo había visto en acción, ya que, por motivos familiares, tuve que ausentarme y cuando aquella tarde de domingo, último día de dicho evento, a eso de las 16.30 horas fui al Hospital de Santiago, entré en la habitación de la “antigua morgue” repleta de humo del incipiente incensario que movía con gran avidez mi compañero y de fondo oyéndose nuestra maravillosa marcha “Santo Entierro”, pensé: “Esto es lo más parecido al cielo”, ya que al entrar y ver la maravillosa y a la vez antigua imagen de nuestro Cristo Yacente envuelta en aquella neblina, con esa luz tenue que lo invadía todo, daba una sensación de calidez, de mansedumbre, era como entrar y ver lo que, en definitiva, nos espera al final de nuestro camino, la muerte. Era como estar allí y olvidarte de todo y de todos, mirarle a la cara y pensar: “cualquier día seré yo el que estará así como tú, Señor”. Pero a la misma vez, un sentimiento nostálgico me invadió el cuerpo y me puse a recapacitar. ¿Hasta qué punto son indispensables las personas en las cofradías? Por un momento me lancé hacia el futuro e intenté verme, dentro de las personas que hicieron algo por la cofradía, que lucharon día a día por todo aquello en lo que creían y querían y, tengo que deciros, que no me vi. No vi mi nombre junto al 64

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Antonio Carlos Rubio Barberán

de aquellas personas que fueron importantes por algo que hicieron o por llevar a nuestra Cofradía a lo más alto, es más, tampoco vi sus nombres, todo quedó en simples palabras, que generación tras generación se fueron preocupando por que no se perdieran y quedaran como historia hablada de la Cofradía, e incluso escrita. Si os digo la verdad, tampoco quería que apareciera. Todo el que me conozca sabe cómo soy, una persona que desde su humilde punto de vista, de su trabajo tenaz para y por la Cofradía, nunca ha esperado un reconocimiento de nadie, ni una placa; simplemente, una palmada en la espalda por aquel que ha estado trabajando a su lado y conversando acerca de todo lo realizado y viendo si ha merecido la pena o no el esfuerzo realizado ¿Realmente somos indispensables? Pienso que no, porque aquí no estamos eternamente, sólo de paso y de nosotros sólo quedará el recuerdo y lo material, las vivencias que hayamos tenido, nos las llevaremos con nosotros. Redoble de Silencio

Siguiendo con la imagen descrita en ese momento, vi en la otra esquina de la habitación, la fotografía de la actual talla del Cristo Yacente de Palma Burgos, que desde hace 50 años (este año se celebra esta efeméride) los hermanos de la Cofradía del Santo Entierro veneran. Y allí, viendo y a la vez comparando las 2 imágenes, mi respuesta estaba clara: ni siquiera las Imágenes, obras de arte, eran indispensables puesto que, ¿qué pensarían nuestros antepasados cuando dijeron de cambiar la Imagen Titular de la Cofradía?, ¿qué sentimientos tendría la gente que durante tantos años veneró al “pequeño yacente” y de pronto, vieron que otra imagen, aún más bella si cabe que la anterior, sustituía al que tantas horas de oración habían dedicado? Imagino, y es lógico, que estarían de acuerdo cuando decidieron emprender este gran proyecto, pero a la vez también sería curioso ver y estudiar las circunstancias en que se dieron estos hechos. A pesar de toda esta amalgama de preguntas, 65


Tribuna libre

la respuesta era fácil de averiguar: Todo era para mejor, Pero aparte de todo ello, el punto más importante de todo esto es que el único que debe ser indispensable para nosotros es Dios. Cuando no lo tenemos a Él en el centro de nuestras vidas es que ponemos nuestra confianza en los demás. En la Biblia está escrito que no debemos confiar en los hombres, sino solamente en Dios. ¿Saben por qué? Porque Él es el que siempre está ahí para nosotros, el único que nos acompaña y el único que nunca nos va a fallar. Sólo cuando empezamos a creer en Él y a pedirle a Él, dejamos de correr a pedir a ayuda a los demás. Hay ocasiones en las que algo te atormenta y esa persona a la que quieres contarle y la que crees que te va a dar la respuesta mágica no está disponible. Entonces te angustias más, te desesperas y te pones peor cuando podrías evitarte todo eso si corrieras a contarle a Dios tus problemas. Él está siempre disponible, nunca se toma vacaciones y

66

está a la distancia de una oración. ¿Qué más se puede pedir? Lo mejor es que después de hablar con Él, siempre te quedas con una sensación de paz y tranquilidad. ¿Para qué angustiarse y preocuparse por cosas que no podemos resolver por nuestra cuenta? Pongamos cada una de nuestras dificultades en Sus manos y Él se va a encargar a su tiempo. Las personas no son indispensables, porque el mismo Dios lo dice. Porque los seres humanos son seres humanos y por esa sencilla razón nos van a fallar. No porque sean malos, no porque nos quieran hacer daño, no porque no nos quieran, sino que simplemente porque son humanos tal como lo somos nosotros. Hagamos de Dios nuestro único indispensable, Él va a ayudarnos a que el resto de las relaciones las pongamos en el lugar adecuado. Nadie puede ni debe ocupar el lugar de Dios en nuestras vidas, porque cuando eso pasa, todo se derrumba. Él es el único que puede poner orden en ella. Piensen ustedes y juzguen…

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

La deshumanización de las Cofradías Irene Martín Castaño

E

s cierto que a lo largo de los años, las Cofradías han tenido un papel muy importante en nuestra sociedad. Así pues, gracias a ellas, muchas personas han tenido a su alcance cosas tan necesarias como ropa y alimentos cuando han pasado por una situación difícil o simplemente han aprendido algo más sobre la vida cristiana. Esto no quita que en la constante evolución de nuestra sociedad, hayamos llegado a "deshumanizar" nuestras cofradías, de forma que su sentido, cada vez más, vaya en decadencia. Nos hemos visto envueltos por la codicia y la grandeza, ahora se llevan las cofradías atiborradas de grandes mantos bordados en oro, de grandes coronas para nuestra Virgen o potencias para nuestro Cristo y de grandes tronos que cuanto más bonitos... mejor... Queremos conseguir más y más y para ello hemos formado una "empresa" donde, en algunas ciudades, se cobra a nuestros cofrades hasta por salir haciendo algo tan religioso como es una penitencia... Los presidentes hacen como si estuviesen en otra esfera inalcanzable, donde controlan todos los movimientos, desconfiando de las propias decisiones de los miembros de "su partido" pues actúan como si fuesen partidos políticos... muchas promesas... quizás demasiadas... y ninguna cumplida...Nos hemos visto envueltos en la envidia de tu Cofradía tiene esto y la mía no, y en la arrogancia de nosotros somos los mejores porque mi Virgen es más bonita y elegante. Resulta gracioso que critiquemos a otra Cofradía cuando ellos son, sin quererlo, parte de nosotros... Ellos representan otra etapa de la vida de Jesús... Representan al mismo Cristo y a la misma Virgen que tú adoras. Así pues mi Virgen de Nazaret a la que tanta devoción le tengo y a la que le pido tantas veces que me de fuerza, paciencia o energía para salir adelante, es la misma Virgen de los Dolores, la misma Virgen de la Esperanza,

Redoble de Silencio

67


Tribuna libre

Manu Estrella

la misma Virgen de la Soledad o la misma Virgen de la Paz representada de diferentes formas, con distintas vestimentas pero no deja de ser María, la madre de Jesús. Así como tu Cristo entra en Jerusalén, el suyo está maniatado en una Columna, el mío yace muerto y el de él ha resucitado. Sigue siendo el mismo Jesús al que cada día te diriges para agradecerle todo lo que tienes. Entonces, ¿qué sentido tiene nuestra crítica hacia otra hermandad?Recuerda que si los criticas a ellos te criticas a ti mismo, pues ellos pertenecen a tu misma religión... ¿Qué hemos hecho mal? ¿Por qué hemos llegado a esta situación? ¿Por qué

68

tenemos una "empresa" en vez de algo tan limpio, tan honesto, y tan simple como es una congregación de personas que se dedican a hacer actos de piedad? La respuesta es sencilla, somos humanos; y como humanos, todo aquello que tenemos al alcance lo podemos hasta deshumanizar, perdiendo su verdadero significado en este caso, su sentido religioso lo hemos hecho tan nuestro que nos hemos equivocado. Pero estamos a tiempo de rectificar, de parar este desbordamiento. Estamos a tiempo de volver atrás y buscar en el diccionario o en internet, que lo utilizamos diariamente, la definición de hermandad, volver a buscar la definición de Cofradía, recapitular todo lo que hemos hecho, mirar hacia atrás y volver a la esencia de este significado dotado de sencillez; a valorar el trabajo de unos y de otros, volver a ser honestos y no colgarse "la preciada medallita" de yo he hecho esto y tú no ; estamos a tiempo de pedir perdón, a tiempo de gozar de nuevo de una unión basada en verdadera confianza, donde cada uno pueda aportar verdaderamente sus opiniones y su trabajo apoyado por los altos cargos y sin grietas en estas decisiones. Estamos a tiempo de conseguir realmente cosas por las que una Cofradía debe de preocuparse, como que el vecino de al lado no tiene para comer o que los jóvenes que pertenecen a la Cofradía no saben el verdadero sentido de ocupar un pequeño hueco en este grupo cristiano. Existe una necesidad de replantearnos por qué tenemos el cargo que tenemos, a quién le debemos este cargo; existe una necesidad de volver a unir los pedacitos que han destrozado el camino por donde deberíamos ir. Existe una carencia de valores que tenemos que analizar, en definitiva, existe una gran necesidad de EVANGELIZACIÓN en cada una de las Cofradías...

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Gratitud a Don Bosco y los Salesianos Antonio Tallante Fernández

S

e está celebrando el Bicentenario del nacimiento de D. Bosco acontecido el 16 de Agosto del 1815 en una aldea del Piamonte cercana a Turín. Un gran santo quizás el más grande del siglo XIX que hizo de lo ordinario extraordinario, de su trabajo diario oración, de su vida una entrega total para los jóvenes y con los jóvenes. Sirva, si me lo permitís, este sencillo artículo (en el que plasmo algunos de los pensamientos de Don Bosco, reflejados en el cartel del Triduo celebrado este año, que pueden ayudarnos en nuestro camino para ser buenas personas y buenos cofrades), de gratitud a Don Bosco y sus hijos los salesianos que tan implicados han estado siempre con las Cofradías de Semana Santa. Basta nombrar solo algunos : D. Gonzalo Huesa, D. Rafael Soldevilla, D. Ramón Gutiérrez, D. Felipe Acosta, D. Juan Fuentes, D. José Manuel Pozas, D. Francisco Fuentes, D. Curro Larena y un largo etcétera. Para ellos nuestra gratitud y nuestro reconocimiento a su labor y entrega. He aquí estos pensamientos de Don Bosco: 1. La dulzura en el hablar, en el obrar y el reprender lo gana todo y a todos. 2. Sin sonrisa no es posible demostrar amistad. 3. Sin amor es inútil cualquier sacrificio del educador. 4. Para nosotros la base de toda santidad consiste en estar siempre alegres. 5. Si cooperas o salvas un alma, aseguras la tuya propia. 6. No basta amar a los niños, es preciso que ellos se den cuenta que son amados. 7. Ser bueno no consiste en no cometer ninguna falta, sino en saber enmendarse.

Redoble de Silencio

69


Tribuna libre

8. Las buenas obras es preciso hacerlas cuanto antes.

70

9. Sé espléndido con los pobres si quieres llegar a rico. 10. Donde reina la caridad ahí está la felicidad. 11. No se oculte el sol sin que os apartéis de todo rencor. 12. Quien tiene paz en su conciencia lo tiene todo. 13. De la familiaridad nace el afecto, el afecto lleva a la confianza; ésta abre los corazones de los jóvenes que manifiestan todo a sus maestros. 14. Cada cual trabaje según su propia capacidad; el mérito depende de la intención. 15. Respeto a todos, miedo a ninguno. 16. No basta saber las cosas, es necesario practicarlas. 17. Nunca debemos sentirnos solos, Jesús siempre nos acompaña. 18. Pobre del que trabaja esperando alabanzas del mundo; el mundo es muy mal pagador y siempre paga con ingratitud. 19. En todos los peligros invocad a María y os aseguro que seréis librados.

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Cuando Cristo incomoda

Manuel Madrid Delgado

R

econozcámoslo: ser cristiano, a estas alturas de la historia, se ha convertido en algo fácil. No estoy pensando, por supuesto, en esos cristianos de Oriente que son asesinados por el califato del Estado Islámico sino en nosotros: ser cristiano es fácil, es cómodo, para quienes vivimos en el rico Occidente desprovisto de propósitos y agusanado por el egoísmo consumista. Para nosotros, al fin y al cabo, ser cristiano implica poco: Cristo no nos complica la vida. O, más precisamente, nosotros hemos construido una ingeniería religiosa que nos ha permitido ser cristianos sin complicarnos la vida con Cristo. Nuestro cristianismo se ha quedado reducido a una serie de rituales y protocolos: ir a misa los domingos, comulgar en la fiesta de nuestra cofradía, salir en una o dos procesiones, marcar la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta y, por Navidad, llevar unos cuantos kilos de garbanzos a Cáritas. Y cuando algo incomoda o conmueve o chirría, es suficiente con apartar la mirada. Hemos aprendido a hacer que nuestra fe se revista con un manto de hipocresía. Nuestra condición de cofrades tampoco ayuda mucho a que podamos vivir la fe de otra manera: al fin y al cabo, el mundo cofrade también es un mundo en el que se mira mucho para otro lado y en el que las normas se aplican de la mejor manera que pueden aplicarse para que sean injustas, esto es: arbitraria y selectivamente. Ser cofrade también es una manera cómoda de ser cristiano. Hemos vivido en la comodidad de Cristo. Porque Cristo era una tradición, una pura costumbre, un rito, un puñado de oraciones recitadas sin pasión y consecuencias. Porque Cristo era una serie de textos que nos hablaban de un hombre bueno de hermosas palabras que nada parecían aportar a nuestro día a día. Redoble de Silencio

71


Tribuna libre

Porque Cristo era eso que andaba perdido en medio del lenguaje de las encíclicas y de los sermones, tan alejado de la realidad de nuestras vidas que nadie lo entendía. Porque Cristo era la obediencia ciega y la renuncia a la crítica, por más grandes que fuesen los pecados de la Iglesia. Porque Cristo, al fin y al cabo, no era nada vital en nuestra vida: sólo está realmente vivo lo que incomoda y lo que complica, porque no es sencillo el engranaje de la vida. Amar es vivir en complicación y en la incomodidad, en un permanente trasiego y un afán sin límites. La felicidad no es otra cosa. La misma vida es complicación e incomodidad: sólo los muertos —los muertos de cuerpo, pero también los muertos de espíritu— alcanzan la definitiva comodidad y carecen de toda complicación. ¿Y qué otra cosa sino complicación e incomodidad es el propio Cristo? Yo no he venido a traer la paz sino la guerra, dice Jesús, consciente de que su mensaje de amor sólo podría fructificar en aquellos espíritus azotados por la pasión, agitados por la incomodidad, dispuestos a la tensión espiritual y emocional. La guerra de Cristo no es una guerra de misiles y cañones sino una guerra

de profundidades que se agitan: el Evangelio es la piedra que Cristo arroja en el fondo de las aguas dormidas de la humanidad para que el charco se agite y se transforme en fuente. No viene Cristo a dejar que el agua duerma en la sombra de la noche sino que viene a agitarla para que salpique y moje. Cristo vino a incomodarnos y a complicarnos. Pero nosotros vivimos en la comodidad de Cristo, sin ninguna complicación. Y sin embargo, el cristianismo sólo es tal cuando Cristo incomoda Porque los frutos del Evangelio sólo germinan y maduran cuando Cristo incomoda. Porque cuando Cristo incomoda se siente como propio el dolor, el sufrimiento y la miseria del hermano, su esclavitud, su humillación. Porque cuando Cristo incomoda el alma siente el susurro que le dice que no todo está perdido y que la esperanza, aún, tiene sentido. Porque cuando Cristo incomoda el misterio ahonda su fecunda cosecha de emociones y el alma siente la vibración íntima del soplo de lo divino.

Rafael Merelo

72

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Porque cuando Cristo incomoda es cuando tiene sentido y razón de ser la Semana Santa, las procesiones, el ser y llamarse cofrade. Pero hemos llegado a un punto en el que ni siquiera la contemplación del Drama de la Pasión y de la Muerte del Señor logra arañar en nosotros, cofrades del siglo XXI, la sospecha de una incomodidad: Dios muerto desfila por delante de nosotros cada noche de Viernes Santo y nuestro corazón no siente nada. Demasiado adornadas, demasiado perfeccionadas, demasiado protocolizadas, demasiado rizadas, demasiado reducidas a tópicos, hemos dejado a nuestras procesiones sin emoción ni aliento netamente religioso: como producto turístico, cada día pueden estar mejor; como llamas de amor que hieren el corazón con aguijones de misterio, dejan mucho que desear. A fuerza de rellenarlas de callejones, noches, «revirás», «chicotás», infinitas horas de desfile, músicas chispeantes y recibimientos con relucientes báculos y demás protocolos, a fuerza de rellanarlas de adobo folklórico y cultural comprado en el mercado de los saldos televisivos, las hemos privado de ninguna emoción religiosa. Así, las hemos hecho más cómodas para nuestro cristianismo, tan encantado de haberse conocido que ni el Dios agonizante y muerto logra incomodarlo. Y sin embargo, en medio de la incomodidad, ha ocurrido un Papa llamado Francisco. Se fueron a buscarlo al fin del mundo y desde el Argentina se vino cargado del lenguaje de la calle. Y de pronto, lo que hace y dice se entiende. Y al entenderse hace difícil el no darse por enterado: el de Francisco no es el lenguaje de las encíclicas, tan políticamente correcto, sino el de los bares y las colas del paro, el de los comedores sociales, el lenguaje que se habla en las familias y entre los amigos. Y al escucharlo, se nos complica la condición de cristianos. Pide Redoble de Silencio

una Iglesia que deje de ser fortaleza cerrada y se convierta en hospital de campaña en medio de la batalla de la vida, una Iglesia herida, accidentada y manchada que está en la calle y en el corazón del mundo, una Iglesia de puertas y corazones abiertos. «No se es cristiano según el momento, solo algunas veces, en algunas circunstancias. ¡No, no se puede ser cristiano así! Se es cristiano en todo momento», dice Francisco, que nos llama a ser «personas-cántaro», destinadas a dar de beber a los demás y que reclama, como fundamento de la experiencia netamente religiosa, la sorpresa, el estupor, el amor y la misericordia. Sorpresa. Estupor. Amor. Misericordia. Extraordinarios ingredientes para que Cristo comience a incomodarnos. Para que se agriete la coraza de nuestra hipocresía. Para nuestro corazón contemple el mundo desde la sospecha de que ser buenos puede ser mejor. Para que el hogar de la tradición se inunde, cada Viernes Santo, con el espíritu dramático de lo numinoso, de lo misterioso, de lo inabarcable. Si en su Pontificado Francisco no tuviese otros méritos nadie podría quitarle del de haber llevado a la Cátedra de Pedro el lenguaje de los pescadores, que llevaba muchos siglos oculto bajo el oropel y la prosa de los tribunos y los mercaderes. Del núcleo mismo de la Iglesia comienza a elevarse un lenguaje que instala a Cristo en la incomodidad y en la complicación. Es ahora que Cristo comienza a incomodar, otra vez, que otra vez comienza a desazonar. Es ahora que si queremos podemos construir una emoción para que cuando el espíritu tiemble, los días de Semana Santa, tiemble entero, atravesado de sorpresa y estupor ante la inmensa hazaña del Amor y la Misericordia de Jesús Nazareno. ¿Qué será de nosotros —cofrades de 2015— ahora que otra vez Cristo incomoda? 73


Tribuna libre

El Sínodo

sobre la familia del 2015 Fernando Gámez de la Blanca

L

a Iglesia toda y en especial sus Pastores, desde el Papa, los Obispos, Sacerdotes, Religiosos y Religiosas, hasta los Seglares con responsabilidades docentes, catequísticas, evangelizadoras y directivas andan muy preocupados por la FAMILIA y todo lo concerniente a su labor educativa, religiosa, moral y social con las personas que la conforman y con las que con ella se relacionan. Y esta preocupación surge porque en la familia reside la primera sociedad del bienestar, la primera escuela que educa, el ambiente más propicio para el desarrollo integral de una personalidad, la primera iglesia doméstica, el hogar cálido y comprensivo donde todo tiene solución y todo se perdona, la cuna de los valores y las virtudes, de todo lo bueno que las personas tienen que aprender en la vida, para ser válidas en la sociedad y en el mundo en general. Todo lo que digamos de la familia es poco, cuando se trata de una verdadera familia estructurada y amorosa, porque si está unida, forma una piña indestructible para afrontar lo que se presente en el ámbito social, económico, cultural, religioso o moral. Por estas y otras razones más de vital importancia, el Papa convoca un Sínodo, que en palabras del Presidente de la C.E.E., Monseñor D. Ricardo Blázquez, “No es un Congreso de Teología, sino una Asamblea de Obispos, a quienes se confía el cuidado pastoral en la Iglesia; pero que obviamente necesitan de la colaboración de maestros y testigos”... Por lo que en todas las Diócesis, Congregaciones, Institutos de Vida Consagrada, Parroquias y Asociaciones Religiosas se ha pedido colaboración con encuestas y cuestionarios que sirvan de punto de partida real para las deliberaciones posteriores de expertos en la materia y que conducirán a la elaboración de documentos que la Jerarquía presentará al Pueblo de Dios.

74

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Todos los temas concernientes a la Familia de hoy preocupan e interesan al Papa Francisco, porque otra preocupación del Papa es la misericordia, una forma distinta de atender al mundo, especialmente a los que sufren. Y en las familias del siglo XXI hay muchos sufrimientos y no físicos solamente, sino también morales y psicológicos a causa de “Las separaciones, las familias “patchwork”, de la gran cantidad de padres y madres solteros, de fenómenos como las madres de alquiler, de cada vez más matrimonios sin hijos; así como tampoco hay que olvidarse de las parejas del mismo sexo. Todo esto exige respuestas, soluciones para el mundo de hoy. Y no basta con decir: ya tenemos la doctrina tradicional. Evidentemente, la doctrina tradicional perdurará, pero los retos pastorales exigen respuestas acordes a los tiempos. Y estas respuestas ya no vienen del autoritarismo y el moralismo.” En estas fechas próximas nos acercamos a diversas convocatorias electorales y a los Cofrades, verdaderos cristianos, nos debe preocupar y mucho lo que los Partidos, que se presentan para dirigir los destinos de la Sociedad Española, lleven en sus Programas con referencia a la Familia, a la Vida, por ser el don más preciado que ésta engendra en su seno, a la Educación, a la Mujer y a la Juventud, como temas y asuntos de vital importancia para nuestra cansada Sociedad, falta de valores y sobrada de intereses sólo económicos, muchas veces conseguidos a costa del empobrecimiento de los demás. Sigamos con atención, con sana curiosidad y con una serena y profunda lectura los documentos eclesiales, sociales y políticos, referidos a la FAMILIA, para saber discernir con conocimiento de causa lo que debemos hacer, sin que vengan otros “medios” a decírnoslo y casi a imponérnoslo.

Baldo Padilla

Semana Santa de 2015 Redoble de Silencio

75


Tribuna libre

Un estilo de vida, ser cristiano

Álvaro Fernández Coronado Cofrade de Villacarrillo

E

scribir algo, sea lo que sea, sabiendo que su fin es publicarlo, es bastante difícil porque no sabes si el resultado final será del gusto del lector. Escribir un artículo acerca de cualquier tema relacionado con la Semana Santa es, si cabe, más complicado aún ya que los que nos movemos en este mundillo somos muchos y muy diversos. Es precisamente, elaborando este pequeño artículo como he llegado a la conclusión de que no tengo que temer ninguna opinión, ni tan siquiera una sola crítica. Porque, en definitiva, ni me han pedido ni voy a hablar del “faranduleo”, o como queramos llamar a la forma folclórica de vivir la Semana de Pasión; yo quiero hacer referencia a un estilo de vida, el de ser cristiano. No sería justo que escribiese una panorámica de lo que ha sido la Cofradía a lo largo de su historia porque ni lo sé, ni lo he vivido: quedaría demasiado artificial. No hay que dejarse embelesar por la “farándula”, por lo folclórico de nuestras procesiones. Y, aún pudiendo hacerlo, no debemos dejar nunca de tener claro cual es la verdadera razón por la que estamos integrados en una asociación religiosa. Estamos en la obligación y debemos ir descubriendo que tras la magnitud y majestuosidad de los pasos y la exactitud de las imágenes, podemos encontrar la grandeza de Dios. Descubrir el verdadero fin catequético de la Hermandad, que no es otro que el de “caracterizar” la razón suprema del cristiano para mostrársela a un pueblo que algunas veces la olvida. Conseguir ver el verdadero rostro de Dios con tan sólo observar el misterio es un gran privilegio. Pero, no es éste el mayor logro de una Hermandad. Sacar a la calle los pasos, ornamentarlos y mostrárselos al pueblo es un requisito minucioso. Es muy fácil conseguir que alguien vea a Dios, mostrándole una imagen representativa de Él en lo más alto de un paso de pan de oro. Por esta razón, lo realmente difícil es mostrar el rostro de Dios en los hechos, en las obras sociales, en la caridad

76

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Pedro Cruz López

para con el más necesitado; en definitiva, en nuestro amor fraterno. La verdadera realidad es el culto al Santísimo Sacramento del altar, Dios hecho Pan de vida. Teniendo esto como guía de vida, lo demás viene rodado: formación, culto, espiritualidad, manifestación pública de fe… pero, sobre todo CARIDAD; una de las virtudes teologales y la titular en nuestros corazones que hoy más que nunca, debe ser la REINA de cada cofrade y cristiano para con nuestros hermanos. La Caridad es uno de los tres pilares básicos en los que se sustentan todas las hermandades, junto con la formación y el culto. Es por ello, por lo que desde las Juntas de Gobierno de las cofradías y hermandades, Redoble de Silencio

se le debe dar una importancia primordial y esencial. Finalmente, estas asociaciones religiosas deben hacer públicas las acciones y labores sociales que acometan para ponerlas de manifiesto al pueblo y a los ciudadanos y como no podía ser de otra forma, las Cofradías también atienden casos puntuales que le llegan de personas que se acercan por la Hermandad y que quedan, lógicamente, en el anonimato de la persona en cuestión. En conclusión, la caridad es simple: adorar a Dios y servir a los demás. Por la caridad y en la caridad, Dios nos hace partícipes de su propio ser que es Amor.

77


78

Semana Santa 2015


Cofrad铆a del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Rafael Merelo

ArChivo HisT贸ricO

Redoble de Silencio

79


Archivo Histórico

“En recuerdo de

Don Cristóbal Cantero

en el treinta aniversario de su fallecimiento” Diego Godoy Cejudo

E

l día 1 de enero del año 1985 falleció en nuestra ciudad el recordado sacerdote escolapio don Cristóbal Cantero Lorente, dejando tras de sí una profunda huella como veremos en este trabajo que dedicamos en su memoria. Nace en Úbeda el día 15 de mayo de 1900. En el año 1912 ingresó en el Seminario Conciliar San Felipe Neri de Baeza, donde terminados sus estudios, siente vocación por la enseñanza y marcha al colegio de los PP. Escolapios, ilusionado con la labor desarrollada por San José de Calasanz. En Getafe termina cuatro cursos semestrales y, acabados éstos, toma el hábito calasancio y marcha al Monasterio de Irache, en el que hace los votos simples y acaba sus años de noviciado. Allí estudia seis cursos semestrales de Sacerdocio y Magisterio, terminando las asignaturas de Idiomas, Filosofía y Teología y hace los votos perpetuos.

Primer Colegio de San José de Calasanz, establecido en Úbeda en 1932. Plaza del Carmen nº 9. En la imagen vemos a los primeros alumnos de dicho colegio y a su sobrino el Maestro Nacional Juan M. Ruiz Cantero. Fotografía de 1932.

80

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Es designado al colegio de “San Antón” de Madrid, donde comienza su ministerio docente. El 23 de diciembre de 1922, previa dispensa de edad, es ordenado sacerdote por el escolapio P. Vicente Alonso, Obispo de Murcia-Cartagena. Canta misa ese mismo año en la iglesia de San Pablo de Úbeda y es trasladado en 1923 a Sevilla como profesor de primera enseñanza. Después marcha a Sanlúcar de Barrameda y unos años más tarde a Yecla, donde recibe permiso de la Santa Sede de exclaustración temporal por razones familiares y regresa a Úbeda. En Úbeda es solicitado por el director del “Colegio de Jesús”, don Juan Villar de Dios, como profesor de diversas asignaturas. También sabemos por el semanario independiente “Vida Nueva”, de fecha 22 de agosto de 1932, que el día 1 de septiembre de 1932 abre el colegio San José de Calasanz en nuestra ciudad, junto a su sobrino el maestro nacional don Juan M. Ruiz Cantero, colegio con enseñanza primaria, superior e internado. Este primer colegio se encontraba situado en una vieja casona1 de la Plaza del Carmen nº 9, haciendo esquina junto a la iglesia de los PP. Carmelitas, casa donde vivió el Juez de Paz de Torreperogil don José Echevarría González de Aguilar y Nava. En 1934 se inauguró en la Cuesta del Rosal el Colegio de la Asociación Católica de Padres de Familia donde nuestro sacerdote también consta que impartió clases. En 1936 le es clausurado el colegio con motivo de iniciarse la guerra civil española. No teniendo otros medios de vida y obligado por las circunstancias, marcha a un batallón de fortificaciones que se había formado en Linares. Terminada la contienda en 1939 y ya de nuevo en su ciudad, continúa su labor docente, pero en una nueva ubicación, en la calle Villamor, hoy Muñoz Garnica, donde actualmente tiene la sede la Unión de Cofradías de Semana Santa. Dicho inmueble le fue cedido por el conocido industrial don Julián Fernández Redoble de Silencio

Primer plano del P. Cantero, Curso 1947-1948. Escuela ya asentada en la C/ Juan Pasquau López nº 5.

Campos, tío del que fuera alcalde de la ciudad don Manuel Fernández Peña. A mediados de los años cuarenta el colegio de San José de Calasanz es trasladado definitivamente a su última ubicación en una casa en la calle Juan Pasquau López nº 5, que perteneció a la familia Pasquau2, donde hasta hace pocos años se encontraba situado el Hotel Álvar Fañez, enfrente del desaparecido colegio de las Carmelitas. Es el día 25 de julio de 1950 cuando en la anterior ubicación de la calle Muñoz Garnica nº 5 se abrió la Agrupación Artística y Cultural Ubetense3, siendo el primer presidente de dicha asociación don Julián Fernández Campos. El día 10 de febrero de este año se aprueba una subvención por parte del ayuntamiento de 10.000 pesetas anuales al Colegio San José de Calasanz. Las condiciones impuestas por el consistorio para otorgar esta subvención consistían en que un mínimo de 10 alumnos, de los más necesitados de la población, se beneficiaran de estudios gratuitos. El patrono del Salvador le nombra en el año 1952 capellán de la Sacra Capilla del Salvador de Úbeda, reorganizando seguidamente el desaparecido coro de niños cantores “seises”. Sobre estas fechas llega un nuevo profesorado al colegio que venía procedente de la “Academia de Santiago” que funcionó por

81


Archivo Histórico

Profesorado de la escuela de Cristóbal Cantero en la C/ Juan Pasquau. En la imagen, de izquierda a derecha, vemos a Jerónimo Garvín Mesa, Antonio Martínez Gallego, José Molina Hipólito, José María Fernández de Liencres, Fulgencio Adam Hortelano, Emilio Alderete y Rafael Torres. Sentados: Lolita Mercado, Antonia Navarrete, Cristóbal Cantero y Maruja Blanco. Fotografía de mediados de los años 50.

los años cuarenta en el Palacio del Marqués de Contadero. Entre los cuales podemos citar a: don Jerónimo Garvín Mesa, que se haría cargo de la dirección del colegio tras la marcha del Padre Cantero en 1955, don Miguel Sánchez Díaz, don Antonio Martínez Gallego, don José Molina Hipólito, don José María Fernández de Liencres, que junto a profesores que ya impartían clases como: don Fulgencio Adam Hortelano, don Emilio Alderete, doña Antonia Navarrete Navidad, don Vicente Sanz Merino, doña Teresa Cantero Lorente, doña Lolita Mercado, doña Maruja Blanco y don Rafael Torres llevaron las riendas del Colegio San José de Calasanz. El colegio de San José de Calasanz cerró tras el curso 1956-1957, y muchos alumnos suyos marcharon para completar sus estudios al nuevo colegio de los Salesianos inaugurado en 1957. Del colegio de este ejemplar sacerdote surgieron destacados hombres de leyes, escritores, políticos, profesores de reconocido valor pedagógico, hombres de ciencia, especialistas en medicina, sacerdotes y artistas.

82

En 1961 el Obispo de la Diócesis de Jaén le nombra capellán del Colegio de las Hermanas Carmelitas de la Caridad de Úbeda, al mismo tiempo que propone al Ministerio de Educación Nacional que don Cristóbal Cantero sea designado profesor de Religión en el Instituto Nacional de Enseñanza Media “San Juan de la Cruz”, igualmente de Úbeda, a lo que accede el Ministerio este mismo año. El Instituto se inauguraría el día 27 de noviembre de 1963, siendo alcalde de la ciudad don Jerónimo Garvín Mesa. Tras la marcha del P. Cantero del colegio San José de Calasanz en 1955 hasta que tiene lugar el inicio de las clases en el Instituto San Juan de la Cruz en 1961, se dedicó en cuerpo y alma a la capellanía del Salvador y a la de las Carmelitas, sólo impartía clases particulares a un grupo reducido de niños de forma altruista en su vivienda4 de la Plaza de Los Caídos nº 5 y, tras su jubilación en 1970 del Instituto, siguió algunos años más con dichas clases particulares. En el año 1965 nace del seno de la Oficina de Turismo, el Centro de Iniciativas Turísticas de Úbeda5, para promocionar nuestra ciudad. En su primera junta directiva formó parte como vocal don Cristóbal Cantero que también llegaría a ser vicepresidente. Asimismo ejerció como Vocal de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa, Consiliario de la Muy Antigua e Ilustre Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Representante del Tribunal Tutelar de Menores, miembro fundador del Instituto de Estudios Sanjuanistas6 y presidente del Hogar del Jubilado. En el pregón de Semana Santa celebrado el día 30 de marzo de 1968, que por primera vez tuvo lugar en el Instituto de Enseñanza Media “San Juan de la Cruz”, que pronunció don Manuel Benavides y García de Zuñiga, en la segunda parte de dicho acto se le hizo entrega a don Cristóbal Cantero de la “Medalla de Plata” de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa junto a los sacerdotes don Lorenzo Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Charriel Valera y don Manuel Martell López por su gran dedicación al mundo cofrade. Personajes de renombrada fama vinieron a nuestra ciudad el día 8 de noviembre de 1969 para asistir a la solemne inauguración de las obras de restauración llevadas a cabo en la Sacra Capilla del Salvador; sobre todas ellas destaca la obra efectuada por el escultor don Juan Luis Vasallo Parodi en el retablo del altar mayor. A las doce de la mañana se celebró la santa misa, actuando los “seises” de la Sacra Capilla y bendijo el nuevo retablo don Cristóbal Cantero. Recordemos que al comenzar la guerra civil todo el templo sufrió graves daños y las imágenes que formaban parte del grupo escultórico de la Transfiguración de Jesús en el Monte Tabor, realizado por don Alonso Berruguete fueron salvajemente arrancadas y sólo se salvó la imagen del Señor. Del Ministerio de Educación y Ciencia recibe en 1970 la jubilación como profesor y después de cuarenta y ocho años dedicados por entero a la labor pedagógica, dice adiós a una profesión que, junto con la de su sagrado ministerio, había sido el motivo de su vida. Este mismo año, el claustro de profesores del Instituto Nacional de Bachillerato “San Juan de la Cruz”, a iniciativa de su directora doña Dolores González Guzmán le tributa una comida-homenaje en el Parador Nacional de Turismo Condestable Dávalos con motivo de su jubilación como profesor de Religión en dicho Instituto. En 1971 el Centro de Iniciativas Turísticas organizó un concurso para elegir un eslogan promocional para la ciudad de Úbeda. Más de dos mil frases se mandaron al C.I.T., de toda España y que, tras una laboriosa selección, dio como ganador a don Fernando Cueto López, con el siguiente lema: <Y en los cerros, Úbeda asombrosa>. En dicho jurado participó nuestro homenajeado sacerdote escolapio. El domingo día 10 de noviembre de 1972, al cumplirse sus bodas de oro con el Redoble de Silencio

Don Juan Carlos, siendo príncipe de España, visitó nuestra ciudad, durmiendo durante dos días en el Parador de Turismo. Esta imagen pertenece al último día cuando visitó la Sacra Capilla del Salvador y en su sacristía dejó su firma en el libro de visitas. En la foto, además de las personalidades que le acompañaban, vemos a Cristóbal Cantero, Juan Pasquau y al alcalde Miguel Sánchez Díaz. Fotografía realizada en 1960.

sacerdocio, los antiguos alumnos del Colegio San José de Calasanz que él fundara en Úbeda, le muestran su gratitud con un homenaje al que asisten alumnos diseminados por toda la geografía española. Tras la solemne misa concelebrada en la iglesia del Salvador se descubrió una lápida que daba su nombre a la antigua Carretera del Trillo. Finalizaron los actos con una comida de hermandad que tuvo lugar en la nueva Estación de Autobuses, interviniendo a los postres los señores: don Antonio Martín, don Mario Álvarez Garcillán, don José Esteban Santisteban y por último el Alcalde, don Manuel Fernández Peña. En la tarde del día 15 de enero de 1975, el C.I.T., daba a conocer las personas que habían sido designadas <Ubetenses 1974>, entre ellos destacaban los niños que formaban parte de los “seises” de la Sacra Capilla del Salvador, quienes habían actuado el año anterior en la Televisión Italiana y Radio Vaticano. Es autor del libro “Iniciación en la Numismática del Imperio Romano”, publicado en 1978. A partir del mes de noviembre de

83


Archivo Histórico

Cristóbal Cantero rodeado de sus queridos “seises”. Fotografía de mediados de los años sesenta.

1979 comienza el baile de nombres de las distintas calles y plazas ubetenses, cambiando la rotulación de las mismas por otros nuevos con menos connotaciones políticas o religiosas. Especialmente problemático fue el cambio de denominación de la Avenida de don Cristóbal Cantero que pasó a llamarse Avenida de Antonio Machado. Esta permuta levantó las quejas de varios concejales, de antiguos alumnos del modélico sacerdote y de un importante núcleo de la población ubetense que protestó ante el mismo alcalde don José Gámez Martínez. Esto origina que el día 2 de enero de 1982 los antiguos alumnos de Úbeda, como desagravio por haber borrado su nombre de la calle, le ofrecen otro homenaje en la Capilla del Salvador. El funeral de entierro del sacerdote escolapio tuvo lugar el miércoles día 2 de enero de 1985, constituyendo una gran manifestación de pesar en la ciudad. Muchos ubetenses testimoniaron su pésame a sus familiares, acudiendo a su domicilio de la calle 18 de Julio, (hoy Avenida de la Constitución), acompañando el cadáver sus antiguos alumnos del maestro ejemplar fallecido y trasladaron su cuerpo a hombros desde la casa del finado hasta la sacra iglesia de El Salvador, atravesando prácticamente la ciudad de extremo a extremo.

84

Todo el clero de Úbeda y asociaciones religiosas participaron en el cortejo fúnebre, incluidos sus amados “seises”. También estuvo presente el alcalde de Úbeda, don Arsenio Moreno Mendoza. Alumnos suyos llegados de fuera y padres Escolapios venidos de Madrid, Granada y otros lugares rendían tributo de afecto, portando coronas, marchando tras el cadáver las banderas de la Agrupación de Cofradías, de Jesús Nazareno, de la Adoración Nocturna local y otras. La misa funeral concelebrada fue presidida por el vicario general de la diócesis, don Félix Martínez Cabrera, con un elevado número de sacerdotes. Una vez llevado al cementerio de San Ginés fue enterrado en los nichos de la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno7, hermandad de la que ostentaba el honroso título de “Hermano de Jesús”. En 1989 próximo a cumplirse el V aniversario de su fallecimiento se constituye la comisión “Pro Actos V Aniversario del fallecimiento de Don Cristóbal Cantero” con fecha del día 13 de mayo, compuesta por los señores: D. Antonio Biedma Campos, D. Enrique Blanco Martínez, D. Eusebio Campos Jimeno, D. José L. Latorre Bonachera, D. Manuel Martell López, D. Alfonso Martínez Correro, D. Andrés C. Martínez de las Peñas, D. Nicolás Martínez Santisteban, D. Antonio Martino Vico, D. Francisco Millán Herrador, D. Jaime Palacín de Haro, D. Ramón Pinilla Cuenca y D. Luis Piñar Moreno. Formada la Comisión, se procedió a solicitar del Excmo. Ayuntamiento de Úbeda con fecha del día 1 de junio de 1989, que el nombre de DON CRISTÓBAL CANTERO, sea repuesto en una calle, plaza o avenida de la ciudad en la que este gran hombre y sacerdote se preocupó de que el saber y la cultura llegaran a todos los rincones. Así mismo como por los estatutos de la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno su cuerpo sólo podía permanecer cinco años, transcurridos los cuales, debería de pasar a osario común. Sus alumnos no Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Procesión del Corpus, el día 9 de junio de 1966. Delante de la custodia, sujetando las cintas vemos a los sacerdotes Estanislao López Guereñu y Cristóbal Cantero.

quisieron permitirlo y adquirieron para su morada definitiva un nuevo lugar que llevara una placa de recuerdo elaborada por el artista local Paco “Tito”. El día 14 de enero de 1990, a las 11 de la mañana, se celebró una santa misa en la capilla del cementerio de San Ginés e inhumación de sus restos mortales con traslado al lugar elegido, ya que don Cristóbal no tenía sitio de enterramiento y, por iniciativa de su querido alumno don Enrique Blanco Martínez, fue enterrado en un nicho de su propiedad concretamente en el patio 3º Bloque D número 107. A las 12,30 de la mañana y con presencia del Ayuntamiento se inauguró la Avenida de don Cristóbal Cantero en la antigua Carretera de Circunvalación convertida en hermosa avenida, con descubrimiento de una placa provisional que al siguiente año se le realizó un monolito por la Escuela Taller. A las 13,00 horas en el Colegio Salesiano Santo Domingo Savio se proyectó un video titulado “VIDA DE UN SACERDOTE EDUCADOR”, realizado por don José Luis Latorre Bonachera. Por último, comentar que a las 20,30 horas del día 29 de diciembre del año 2000 se celebró una solemne eucaristía en la iglesia de San Pablo en conmemoración del Centenario del Nacimiento del P. Cantero. La misa fue presidida por el Ilmo. Sr. Vicario Episcopal, don José Lomas Mayas. Se da la circunstancia Redoble de Silencio

Comida que se le dedicó en el edificio de la hoy Estación de Autobuses al P. Cantero al cumplirse sus bodas de oro con el sacerdocio. En la imagen vemos, entre otros, a Simón López Hidalgo, José Esteban Santisteban, Juan de la Cruz de la Blanca y al alcalde Manuel Fernández Peña. Fotografía del día 10 de noviembre de 1972.

de que fue precisamente en el mes de diciembre cuando fue ordenado sacerdote y celebró su primera misa en este templo, allá por el lejano año de 1922. SU RECUERDO QUEDARÁ SIEMPRE IMPERECEDERO EN NUESTRA CIUDAD… Bibliografía consultada: Nuestras Cofradías en el siglo XX, Tomo II (19391960) y Tomo III (1961-1980) de don Pedro Mariano Herrador Marín. Publicados en 2003 y 2014 respectivamente. “Úbeda: Hombres y Nombres”, de don Ramón Quesada Consuegra, 1982. “El Humanista Ubetense Juan Pasquau Guerrero y su Época”, de doña Adela Tarifa Fernández. 2011. Revista “Ibiut”, varios números consultados. Semanario Independiente, “Vida Nueva”, varios ejemplares consultados. 1931-1935. NOTAS 1- Son actualmente sus moradores don Francisco Zárate Muñoz-Cobo y su esposa doña Elena

85


Archivo Histórico

Saro Alonso-Castrillo, hija de la II Condesa de Torrecilla de Cameros doña Elena Alonso-Castrillo y Mateo-Sagasta, que estuvo casada con el que fuera presidente de la cofradía de la Expiración don Gaspar de Saro y Díaz. 2- La casa donde se asentó definitivamente el Colegio San José de Calasanz perteneció al que fuera alcalde de la ciudad entre 1903-1905, don Manuel Pasquau Visso, tío del recordado cronista de la ciudad don Juan Pasquau Guerrero. La viuda del primero fue quien arrendó la casa a don Cristóbal Cantero para establecer su colegio de enseñanza. Dicha calle toma nombre de don Juan Pasquau López que era bisabuelo de nuestro cronista, nacido el día 19 de agosto de 1776 y que vivió en el palacio de los Ortega, más conocido como de los Condes de Guadiana. 3- Transcurría el año 1947 cuando los hermanos don Francisco y don Antonio Cuenca Villacañas, don Juan Duarte López, don José Piñar Moreno, don Juan Martínez García, don Antonio Cordero Muñoz y algunos ubetenses más, en el domicilio del primero, fundan una sociedad que promocionaría el teatro, cuya afición se estaba perdiendo. Ante los escasos recursos con los que contaban, deciden recurrir al conocido industrial don Julián Fernández Campos que, desde el principio, acoge con calor y entusiasmo la idea y acepta la presidencia. Organizada la asociación, dan comienzo los ensayos de obras de teatro, nombrándose director del conjunto artístico a don Alfonso López Muela, amante del arte de Talía y destacado poeta. Los ensayos se realizaban en un principio en el salón de actos de la Hermandad de Labradores situado en la calle Nueva, hoy edificio de Hacienda. Es en 1950 cuando se traslada la sociedad a la calle Muñoz Garnica, donde dos años más tarde se inauguró un pequeño salón-teatro en el cual trabajó el destacado escultor don Francisco Palma Burgos. Teatro que hoy utiliza la Unión de Cofradías para los distintos actos que lleva a cabo dicha institución. 4- Don Cristóbal Cantero vivió junto a su hermana Teresa en todas las ubicaciones que tuvieron sus colegios. Primero en la Plaza del Carmen nº 9, después en Muñoz Garnica nº 5 y en la calle Juan Pasquau López nº 5. Después viviría en la calle Jerquía Baja nº 1, luego en la Plaza de los Caídos nº 5, después en Real nº 51 y por último en la Avenida de la Constitución nº 8 donde fallecería. A excepción de la calle Real y Avenida de la Constitución en todas sus residencias impartió clases de alguna forma.

86

5- La Junta Directiva quedó constituida de la siguiente forma: Presidente: D. Juan Pasquau Guerrero, Vicepresidente: D. Manuel Martell López. Secretario: D. Manuel Benavides y González de Aguilar. Tesorero: D. José Antonio Fernández Pastor. Vicesecretario: D. Juan Ramón Martínez Elvira. Vocales: D. Francisco Almagro Ruiz, D. Joaquín Lope Cebrián, D. Juan Molina Berlanga, Rvdo. P. Rafael Navarrete, D. Gonzalo Huesa Lope, D. Luis González Antón, D. Diego Fernández Fernández, D. Rafael Vañó Silvestre, D. Tito Molina Hipólito, D. Lorenzo Lechuga Vegara, D. Cristóbal Cantero Lorente, D. Manuel García-Blanca Lorenzo, D. Luis Molina Jiménez, D. Natalio Rivas Sabater, D. Antonio Martínez Gallego y D. Pedro Blanco Vera. 6- Ya en el año 1955 fue idea de fray Pedro del Niño Jesús, Superior del Convento de lo PP. Carmelitas, la creación de esta asociación sanjuanista. Pero no se haría realidad hasta que en 1967, coincidiendo con la celebración anual de la novena a San Juan de la Cruz, en el mes de noviembre, se juntaron una serie de señores para fundar dicha entidad religiosa-cultural. Los primeros miembros que integraron el Instituto y que firmaron los estatutos para elevarlos a la aprobación del P. Provincial de los Carmelitas Descalzos, al Obispo de la Diócesis y al Gobernador Civil de la provincia, fueron: Padre Simón Cantero, D. Manuel Martell López, D. Rafael Vañó Silvestre, D. Manuel Fernández Peña, D. Cristóbal Cantero Lorente, D. Lorenzo Charriel Valera, D. Luis Monforte González, D. Bonifacio Ordóñez Quesada, D. Juan Pasquau Guerrero, D. Manuel García-Blanca Lorenzo, D. Antonio Martínez Gallego, D. Juan Bellón Bellón, D. Francisco Almagro Ruiz y D. Antonio Molina García. 7 – Ingresó en la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno el Domingo de Ramos día 6 de abril de 1941. Fue un hermano muy activo, especialmente en las Juntas Generales, en las que hay constancia de su asistencia casi sin falta. Consta por las actas que asistió a todas las procesiones de Jesús, incluyendo la del Viernes Santo de 1984, meses antes de su muerte. Solía participar también en la Procesión General acompañando a su cofradía, si bien, no lo hizo en 1984. Participó en todas las procesiones del Corpus, según consta en su ficha. No asistía a la Fiesta de Jesús, quedando justificada su ausencia por razones de su ministerio. Falleció siendo en ese momento el hermano número 33 de la cofradía. Datos facilitados por el secretario de la Cofradía, don Manuel Madrid Delgado.

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Apuntes sobre la primera

historia de la Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares

Francisco Juan Martínez Rojas Doctor en Historia de la Iglesia

E

timológicamente, colegiata proviene de colegio. El colegio es el cabildo. Por ello, la colegiata o iglesia colegial es el templo católico, que sin ser catedral, posee un cabildo. De manera habitual, el cabildo es presidido por un capitular que recibe el nombre de decano –deán-, abad, prior, o vicario. La erección de una colegiata obedece a diferentes razones, como pueden ser la existencia anterior de una catedral en la misma ciudad, como ocurrió en Baeza, donde el obispo D. Rodrigo de Narváez, natural de esa ciudad, erigió la colegiata de Santa María del Alcázar, existiendo ya una catedral en esa población vecina. La fundación de una colegiata se puede deber también al deseo de dar importancia a una población que no tiene sede episcopal, como ocurría en Valladolid, antes de ser erigida como diócesis. O también para dar mayor esplendor al culto, por ejemplo, de una reliquia, como en Daroca, templo erigido como colegiata por albergar los famosos Corporales. Por el clero que la sirve, la colegiata puede ser secular o regular, aunque a partir del concilio de Trento (1545-1563) los cabildo regulares se secularizaron progresivamente. En la actualidad se denomina colegiata a una iglesia principal de tipo colegial, con abad y canonjía, que no es sede obispal —catedral—, y donde los oficios divinos se celebran con similar liturgia a la de las catedrales. Concretamente, el origen primero de la colegiata de Santa María de los Reales Alcázares de Úbeda hay que rastrearlo en la creación de la parroquia del Santa María del Alcázar, erigida tras la conquista de Úbeda en 1233. Apenas seis años más tarde, en 1239, Fernando III concedía a esta parroquia el privilegio de exención tanto para ella como para sus ministros, de todos los portazgos y derechos que el monarca tenía en sus reinos. Ese privilegio, en realidad, no era otra cosa sino la extensión de la misma exención que ya gozaba la catedral de Baeza,

Redoble de Silencio

87


Archivo Histórico

y así se pretendía equilibrar, en cierto modo, la desigualdad eclesiástica que había entre ambas localidades, de casi igual población. El deseo de dignificar a la parroquia de Santa María del Alcázar que manifestó Fernando III con el documento apenas citado, fue retomado y potenciado por el obispo D. Pascual, al elevar dicho templo a la categoría de colegiata, mediante escritura datada el 5 de junio de 1259. Este documento, que el analista de la historia eclesiástica giennense Martín Jimena Jurado transcribe minuciosamente en su obra, publicada en 1653, revela la intención del obispo de Jaén al conferir la categoría de colegiata a la primera parroquia ubetense. El obispo don Pascual abre el documento de erección de la colegiata con la constatación de que el culto divino debe celebrarse con la mayor solemnidad en todos los lugares donde esté implantada la fe cristiana. Y por ello, centrándose en el caso de Úbeda, afirma que hinc est, quod cum Castrum Ubetae propter sui populositatem, ac eius prosperitatem, ac omnium necesariorum affluentiam insigne apud Latinos et Barbaros indubitanter…Por ello, el obispo decide Pontificalis cathedra decorari… y por ello, habiendo consultado al cabildo, declara que ut ecclesia quae in honore Beatae Mariae Virginis ibidem fundata est, sit collegiata, pudiendo tener el cabildo de que dispondrá sello –sigillum-, arca común y ministros, según ordene el obispo que

88

por tiempo fuese, y todo ello se disponga iuxta consuetudinem Matricis Ecclesiae. Por ello, es de suponer, que al hablar de sello, la colegiata adoptó el sello y escudo de la Catedral de Jaén, no de la de Baeza, ya que la sede episcopal había sido trasladada a Jaén en 1249. Asimismo, el obispo don Pascual señalaba la preeminencia que tendría la colegiata sobre las demás iglesias de Úbeda, debiendo empezar y terminar en ella las procesiones generales que se celebrasen en la ciudad. La vinculación con la catedral era subrayada de nuevo por el prelado giennense estableciendo que en el oficio divino, la colegiata siguiera la costumbre de la catedral de Jaén, su madre (statuimus etiam, ut in Divini Officiis sequatur Giennensem Ecclesiam, Matrem suam). El obispo don Pascual firmaba el privilegio fundacional en Úbeda, 8 días antes de los idus de junio, del año del Señor de 1259. Algunos años más tarde, en 1266, el 18 de mayo, el Papa Clemente IV firmaba en Viterbo la confirmación de la fundación y privilegios de la Colegiata, dirigiendo una bula a los canónigos de esa iglesia como respuesta a la petición que éstos le habían presentado para que ratificase tanto la fundación de la nueva colegiata, como los estatutos que regían la vida del nuevo órgano colegial. Finalmente, señalar que el cabildo se organizó siguiendo, a grandes rasgos, la organización del cabildo de la catedral de Jaén. En una carta del obispo D. Juan, de 1338, se especifica que la iglesia de Santa María contaba con 12 canonjías y raciones distribuidas entre dos dignidades – tesorero y chantre-, retribuidas cada una con 2 raciones; dos canónigos que desempeñaban el oficio de arcipreste y vicario de Úbeda, dotados cada uno con 1 ración; otros dos canónigos con una atribución de ¾ de ración cada uno; dos racioneros con ¾ de ración cada uno y dos medios racioneros dotados con ½ ración para cada uno de ellos. Organización que se mantuvo por poco tiempo, ya que fue modificada en 1371 por el obispo D. Nicolás de Biedma.

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

La orden de Caballería del

Santo Sepulcro de Jerusalen José Carlos Sanjuán Monforte Caballero Comendador Maestro de Ceremonias Laico de la Lugartenencia de España Occidental de la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén

L

a Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén es una asociación de fieles cristianos, establecida según la ley eclesiástica y a la cual el Santo Padre ha confiado la misión especial de ayudar a la iglesia en Tierra Santa y de reforzar la práctica de la vida cristiana, tal y como Su Santidad el Papa Benedicto XVI, recordaba en su audiencia a los miembros de la Orden con estas palabras: “En efecto, vuestra Orden ecuestre, nacida como “Guardia de honor” para la custodia del Santo Sepulcro de nuestro Señor, ha gozado de una singular atención por parte de los Romanos Pontífices, que la han dotado de los instrumentos espirituales y jurídicos necesarios para llevar a cabo su servicio específico. El beato Pío IX, en 1847 la reconstituyó para favorecer la recomposición de una comunidad de fe católica en Tierra Santa, encomendando la custodia de la tumba de Cristo ya no a la fuerza de las armas, sino al valor de un constante testimonio de fe y de caridad en favor de los cristianos residentes en aquellas tierras. Más recientemente, el siervo de Dios Pío XII, de venerada memoria, confirió a vuestra Orden personalidad jurídica, haciendo así más oficial y sólida su presencia y su obra dentro de la Iglesia y ante las naciones”. La Orden es una persona jurídica de Derecho Canónico como está indicado en las Cartas apostólicas del Papa Pío XII del 14 de septiembre de 1949 y del Papa Juan XXIII, del 8 de diciembre de 1962, así como una persona jurídica según el Derecho de la Ciudad del Vaticano en los términos de un escrito de San Juan Pablo II del 1 de febrero de 1996. Según el Derecho Canónico, la Orden tiene los mismos elementos que otras asociaciones de fieles. Sin embargo su historia, sus objetivos, su estructura y su espiritualidad le confieren unas características

Redoble de Silencio

89


Archivo Histórico

particulares que la hacen distinguirse de las demás asociaciones de fieles. La Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén fue constituida por la Santa Sede y tiene una misión especial del Santo Padre. Se trata, de una asociación de fieles según el Canon 312 SS 1 del Código de Derecho Canónico. En este sentido cabe recordar que solamente la Santa Sede puede crear asociaciones públicas, universales e internacionales de fieles. También conviene recordar las palabras que en este sentido el actual Pontífice, el Papa

90

Francisco, en una audiencia celebrada en Roma a los componentes de la Orden y siguiendo las indicaciones de una asociación de carácter universal e internacional nos dijo: “Vuestro camino está en la historia, en un mundo en el que los confines se amplían cada vez más, caen muchas barreras y vuestros caminos están unidos de modo cada vez más estrecho al de los demás. Sed testigos del sentido profundo, de la luz que lleva la fe; sabed conservar la gran riqueza de vuestros valores y de la sabiduría del pasado”.

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Santa Teresa de Jesús

vista desde Úbeda en el año del V Centerario de su nacimiento Fr. Francisco Victor López Fernández O.C.D.

E

l nacimiento de Santa Teresa de Jesús acaecido el 28 de marzo, vísperas del Domingo de Ramos del año 2015, nos da pie para escribir estas letras en el V Centenario en que ella vio la luz en Ávila.

INTRODUCCIÓN Me piden una colaboración para la revista cofrade “Redoble de silencio”. Accedo con gusto a contentar a los hermanos del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro, de Úbeda, como a sus posibles lectores, en principio lectores potenciales. Mejor, si son reales. Y, nobleza obliga, oímos decir con frecuencia y facilidad. También afecta a esta tierra y a sus gentes en aquello de nobleza, en honor de Santa Teresa de Jesús. De sus 17 fundaciones o carmelos femeninos, Beas de Segura es la undécima casa y, por tanto, en esta Iglesia que peregrina en Jaén, de la que todos formamos parte, el evento del V Centenario se afronta de modo singular y con propiedad. Beas es algo especial como cada uno de los conventos de la Madre Teresa. Desde que lo fundó, un 24 de febrero de 1575 (hace 440 años) hasta que marchó para la Ciudad del Betis; casi dos mese y medio en la Sierra de Segura, le sirvieron para enamorarse de sus gentes y de la chiquillería, con su arte y alegría, donde vino a conocer al hombre que más influyó en su vida: el P. Jerónimo Gracián de la Madre de Dios. También, recomendó a sus monjas que se dejaran confesar, dirigir y aconsejar por el P. Juan de la Cruz, el hombre “celestial y divino” que Teresa había definido, al que le llamaba “mi padre” y al que tanto le había ayudado y debía. Aquí comenzó a experimentar y saborear Andalucía en su geografía, habla, costumbre, habilidad y calor de esta tierra que tanto le hacía extrañar su Castilla del alma. Intentamos entrar en su biografíe con rasgos generales. El lector en cualquier buscador o enciclopedia puede conseguir lo que aquí va deletreado sobre nuestro personaje, bien en soporte físico o internet. Redoble de Silencio

91


Archivo Histórico

I. Algo sobre Teresa de Jesús Su biografía vista a través del libro de la Vida es importante porque es ella la que interpela en clave espiritual al lector; esto lo toma ella como punto de partida para su magisterio. El 28 de marzo de 1515, nació en Ávila, Teresa de Cepeda y Ahumada, de D. Alonso Sánchez de Cepeda (1480-1543), oriundo de Toledo, y Dª Beatriz Dávila y Ahumada, fallecida en 1528, oriunda de Olmedo (casados en Gotarrendura y en mayo de 1509). Ávila es una población pequeña pero rica en tradiciones medievales, abierta a América y Europa. Goza de personajes de prestigio: San Segundo, Varón Apostólico; Isabel I de Castilla (Madrigal de las Altas Torres, 22 de abril de 1451-Medina del Campo, 26 de noviembre de 1504) fue reina de Castilla desde 1474 hasta 1504, reina consorte de Sicilia desde 1469 y de Aragón desde 1479, por su matrimonio con Fernando de Aragón; el vallisoletano Fray Tomás de Torquemada, falleció en el año 1498 en Ávila a la edad de 78 años. En 1483 fue nombrado por los Reyes Católicos Inquisidor General de Castilla y Aragón, cargo que ejerció hasta su muerte, y más tarde en 1492, ordenó la expulsión de los judíos del Reino de España; Alonso de Madrigal, el Tostado (1410-1455), natural de Madrigal de las Altas Torres, fue obispo de Ávila; Tomás Luis de Vitoria, músico; y San Juan de la Cruz, 1542-1591, nació en Fontiveros (Ávila), padre y discípulo de la madre Teresa de Jesús. En Vida 1, 3 nos narra Teresa: “Éramos tres hermanas y nueve hermanos. Todos parecieron a sus padres, por la bondad de Dios, en ser virtuosos, si no fui yo, aunque era la más querida de mi padre. Y antes que comenzase a ofender a Dios, parece tenía alguna razón; porque yo he lástima cuando me acuerdo las buenas inclinaciones que el Señor me había dado y cuán mal me supe aprovechar de ellas”. La Madre María de San José, que pasó por Beas, para la siguiente fundación con la Madre, iría de priora a Sevilla, y después a Lisboa; corrige el error de pluma de la Santa, diciendo que eran 11 hermanos: 8 varones y 3 hembras. 92

Teresa era la 5ª hija de 11 hermanos. También, la primera niña del 2º matrimonio. Las hermanas: María de Cepeda, la hermana mayor, 1506-1562: fallecida a los 56 años, casada con Martín de Guzmán Barrientos; nuestra Teresa de Ahumada, 1515-1582: fallecida a los 67 años, en Alba de Tormes; y Juana de Ahumada, 1528-1589: fallecida a los 61 años, casada con Juan de Ovalle. Tuvieron tres hijos: Gonzalo, José y Beatriz. Los hermanos casi todos fueron a América, y la mayoría (cuatro) fallecieron en el Nuevo Mundo. Estos son sus nombres: Juan Vázquez de Cepeda, 1507-1525: murió a los 18 años. Hernando de Ahumada, el hermano mayor, 1510-1565, marchó a América en 1534. Falleció a los 55 años. Participa en la batalla de Iñaquito. Fue regidor de Pastos (Colombia), donde muere. Rodrigo de Cepeda, 1511-1556. Falleció a los 45 años. Marchó a América-Argentina, en 1535. Participa en la batalla de Iñaquito (Perú) y muere en Chile. Lorenzo de Cepeda, 1519-1580. Falleció a los 61 años. Se casó en Lima con Dª Juana de Fuentes y Espinosa, nacida en Trujillo, Perú. Tuvieron 7 hijos. Solo vivieron: Francisco, Lorenzo, y Teresa. Esta hija última nació en 1566, más tarde profesaría la Descalcez en San José de Ávila, donde la mística abulense era priora. También participa en la batalla de Iñaquito. Residió en Quito. Muere en su propiedad de La Serna, el 26 de junio. Esta finca la compró el 6-10-1576, a su regreso de América, en las cercanías de Ávila, por 14.100 ducados. Su nuera, Orofrisia de Mendoza, casada con su hijo Francisco de Cepeda, la vendería más tarde a Francisco Guillamas Velázquez. En el S. XIX pasó a Dª Agustina Verdugo Guillamas y Galán de Campeche, esposa de D. Domingo Fernández Campomanes, tatarabuelo de D. Claudio Sánchez de Albornoz, por medio de Dª María Sánchez Albornoz, hermana de su padre. Antonio de Ahumada, 1520-1546. Falleció en Quito a los 26 años de edad. Acompañó a Teresa al monasterio de la EncarSemana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

nación. Quiso ser dominico; no lo recibieron. Posteriormente, siendo novicio jerónimo, dejó la orden por falta de salud. Participa en la batalla de Iñaquito contra el tirano Gonzalo Pizarro; muere dos días después de la batalla, el 20 de enero. Pedro de Ahumada, 1521-1580. Muere a los 59 años. Participa en la batalla de Iñaquito. Regresa a España con su hermano Lorenzo, y muere de enfermedad siquiátrica en la finca de La Serna. Jerónimo de Cepeda, 1522-1575. Falleció a los 53 años. Muere en abril o mayo, en el viaje de regreso a España. Agustín de Ahumada, 1527-1591. Falleció a los 64 años. Marchó a Argentina y Chile. Vuelve a España, pero retorna a América y muere en Lima. Es llamativo el libre uso del apellido: seis llevan el apellido de Ahumada y cinco el apellido de Cepeda. Lo toman de uno de los cuatro apellidos de los padres, por lo que se dice: de los cuatro costados. Teresa firmará siempre “de Ahumada”; pero, una vez que profesa la Descalcez firmará siempre como Teresa de Jesús, nuca como Teresa de Ávila. Volvamos a Teresa. La muerte de su madre marca su vida. En un arrebato adolescente acentúa su amor maternal orientándolo hacia la Virgen María (V 1, 7). Escuchamos a Teresa: “Acuérdome que cuando murió mi madre quedé yo de edad de doce años, poco menos. Como yo comencé a entender lo que había perdido, afligida fuime a una imagen de nuestra Señora y supliquéla fuese mi madre, con muchas lágrimas. Paréceme que, aunque se hizo con simpleza, que me ha valido; porque conocidamente he hallado a esta Virgen soberana en cuanto me he encomendado a ella y, en fin, me ha tornado a sí”. Aquella actitud de niña tierna y sincera la hizo entrar dentro de sí, esto es, meditar, reflexionar, valorar la vida ante la Virgen María. Esta imagen de Nª Sª de la Caridad, hoy en la catedral abulense, procesiona hacia la Santa, desde la catedral al convento de los PP. Carmelitas y a la inversa, en la tarde del 15 de octubre. El recorrido de ambas imágenes se Redoble de Silencio

realiza desde la Santa y hacia la Santa, esto es, la casa natal de Teresa, convertida en convento de los PP. Carmelitas Descalzos. La rica relación de la adolescente Teresa como sus fuertes amistades desaconsejadas inclinan al padre a ingresarla en el colegioconvento de las agustinas de Santa María de Gracia, donde se educan niñas de noble condición (V 3). Entre las religiosas agustinas, destaca Dª María de Briceño, que duerme con las internas, en el mismo dormitorio. Teresa se hace amiga del monjío, y decide ingresar en el monasterio de La Encarnación, pues allí entra una amiga suya. Traspasa el umbral del convento en 1535, el 2 de noviembre, escapándose de su casa sin que lo supiera su padre y sin su permiso. La acompaña su hermano Antonio. Un año después recibe el hábito carmelita. Y al año siguiente realiza la profesión religiosa, el día 3 de noviembre de 1537. En La Encarnación, donde está muy contenta “de tener aquel estado”, “todo lo pasaba” (V 4, 2; 5, 1) llevando la vida a rajatabla. Enferma. Carece de dirección espiritual y de fuerte consistencia sin saber “cómo proceder” en la vida espiritual (V 4, 7). Ante la debilidad emprende camino para Becedas, para reponerse, población abulense próxima a la provincia helmántica. Se detienen en Castellanos de la Cañada, en casa de su tío D. Pedro Sánchez. Lee el Tercer abecedario espiritual, del franciscano Francisco de Osuna y conecta con el pensamiento bíblico a través de los Moralia de San Gregorio, donde leyó la historia de Job (V 5, 8). Tras las curas en Becedas (V 4, 6) y el regreso al monasterio, más muerta que viva, acude a los médicos del cielo porque los de la tierra no atinan con su mal; e invoca a San José (Vida 6, 6-7), experimentando su intercesión y convirtiéndose en pregonera y propagadora de su valía. En este clima de sus primeros años recibe las primeras gracias místicas (V 4, 7). Pero, esta terrible batalla, inmersa en la crisis, le ha durado más de 10 años. Su padre había muerto en el día de navidad de 1543. De esta crisis de estabilidad, tras la conversión de 1554, saldrá, a sus 39 años con madurez y 93


Archivo Histórico

fortaleza. Ella nos lo comunica. El hecho se produce en el monasterio de la Encarnación, ante un cuadro sobre la pasión del Señor, la que le hizo tal efecto, que cambió de vida, como una verdadera conversión. Nos cuenta en Vida 9, 1: “Pues ya andaba mi alma cansada y, aunque quería, no le dejaban descansar las ruines costumbres que tenía. Acaecióme que, entrando un día en el oratorio, vi una imagen que habían traído allá a guardar, que se había buscado para cierta fiesta que se hacía en casa. Era de Cristo muy llagado y tan devota que, en mirándola, toda me turbó de verle tal, porque representaba bien lo que pasó por nosotros. Fue tanto lo que sentí de lo mal que había agradecido aquellas llagas, que el corazón me parece se me partía, y arrojéme cabe El con grandísimo derramamiento de lágrimas, suplicándole me fortaleciese ya de una vez para no ofenderle”. Esta gracia de su conversión se completó con las lecturas de las Confesiones de San Agustín (V 9, 7-9). Posteriormente, con la gracia del matrimonio espiritual o gracia del clavo (V 24) se produce la conversión definitiva, que es desde donde debemos leer los escritos teresianos, desde este ángulo de su madurez espiritual y de escritora. Comienza, tras esta gracia de la cuaresma del 1554, una “vida nueva” o “libro nuevo” con el capítulo 10 del libro de la Vida, interrumpido y enganchando con el 23, 1. En medio ha dejado “el tratadillo de la oración” con la alegoría del huerto. Y con esta vida nueva llena de gracias místicas, de gracias cristológicas, se embarca en la fundación de San José de Ávila. Seguirán 5 años después las demás fundaciones, iniciando por Medina del Campo, todas dedicadas a San José; y así los 9 siguientes, hasta la de Beas de Segura: San José del Salvador. Comienza a acompañar otro titular al josefino; de esta manera van todas dedicados al santo Patriarca. Tanto su escritura como la labor fundacional ocuparán materialmente su tiempo, sin olvidar su ser de religiosa con las obligaciones cotidianas que conlleva en los últimos 20 años de su vida. 94

Conviene recordar que en 1567 se encuentra con Fray Juan de la Cruz en el locutorio de Medina del Campo, entonces se llamaba Fray Juan de Santo Matías. Comienza una empresa en el corazón y en la vida con él; y dará origen al primer convento de los Carmelitas Descalzos, en Duruelo (Ávila), el 28 de noviembre del 1568, primer domingo de adviento. Suspendemos aquí el apunte biográfico para detenernos en la dimensión pastoral y de actualidad, en el empeño por acercar la doctrina teresiana como su imagen, por medio de planes y proyectos pastorales del Centenario. II. ACERCAMIENTO AL PROGRAMA DEL V CENTENARIO DE LA COMISIÓN ORGANIZADORA El “Proyecto pastoral desde la oración y la experiencia teresiana del misterio de Cristo en el V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús”, con el epígrafe: “Es muy buen amigo Cristo” (Vida 22, 10), es la base para lo que pretendemos desarrollar. Desde este Proyecto Pastoral de Oración teresiana encontramos cuatro claves de acercamiento a la persona de la Mística Doctora, vertidas en los siguientes conceptos: Amigo, oración, Teresa y V Centenario. *Acercamiento a Teresa a nivel de amistad: Se parte de un principio salido de la pluma de la Madre Seáfica, en el libro de la Vida: “Es muy buen amigo Cristo” (V 22, 10). Por tanto, la aproximación es a un doble nivel: para toda la Iglesia desde la experiencia teresiana, y desde un sector más reducido como puede ser una cofradía en que propone iniciativas propias cuales son las de artículos y colaboraciones en sus boletines, revistas como peregrinaciones a los lugares teresianos o centros donde ganar las indulgencias propias del Centenario u otras dinámicas. *El ámbito fundamental es la persona en su integridad, según las edades o circunstancia. Así, pues, a nivel de catequesis se presenta la figura de la SanSemana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

ta, la oración y la amistad como seguimiento de Cristo bien sea para niños, jóvenes o adultos. *A nivel de formación y espiritualidad es bueno conectar con el Centro Internacional Teresiano Sanjuanista (CITeS, Ávila), por medio de sus servicios: www.mistica.es Más cercanos a nuestra realidad, para todo tipo de personas y estructuras o cursos, encpntramos lo que ofrecen la Casa de Espiritualidad “San Juan de la Cruz” en Úbeda: www.casadeespiritualidadubeda.es. Hay otras direcciones más que favorecen recursos: www.paravosnaci.com, www.stj500.com, www.cipecar.org y https://delaruecaalapluma.wordpress.com *En torno a la música, amén del Himno teresiano juvenil, y litúrgico, ha aparecido una buena cantidad de CD con el fondo de la doctrina teresiana o interpretando las poesías de ella. Como es natural, ante una mujer que es reconocida con el timbre de maestra de oración, es lógico que se contara con una oración oficial, en este tiempo de gracia como es su centenario natalicio, reconocido así por la Santa Madre Iglesia de Roma. Ofrecemos la oración, señalando las ideas ejes de la doctrina teresiana: Dios, Padre nuestro, te alabamos y te bendecimos, porque nos concedes la gracia de celebrar el V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Señor Jesucristo, “amigo verdadero”, ayúdanos a crecer en tu amistad, para que, como Teresa, hija de la Iglesia, demos testimonio de tu alegría ante el mundo, atentos a las necesidades de la Humanidad. Espíritu Santo, ayúdanos a avanzar, “con limpia conciencia y humildad”, en el camino de la vida interior, cimentados en la verdad, con renovado desprendiRedoble de Silencio

miento, y amor fraterno incondicional. Como Teresa de Jesús, maestra de espiritualidad, enséñanos a orar de todo corazón: “Vuestra soy, Señor, para Vos nací ¿qué mandáis hacer de mi?”. Amén. En lo doctrinal, lo primero y antes que nada, encontramos la alabanza y bendición al Dios de la vida, que nos regala la posibilidad real de gozar de Teresa, quinientos años después de su nacimiento; porque ella es motivo de gracia para nosotros. Le sigue en la oración la invocación a Jesús, el amigo verdadero, el amigo que nunca falla; para que con su amistad crezcamos en la Iglesia para bien del hombre y de la humanidad. Se cierra la plegaria con la llamada al Espíritu Santo, la Tercera Persona de la Santísima Trinidad; para que nos ayude en este camino de santidad, manifestado en una vida verdadera, testimonial, reflejo del evangelio. Y se concluye toda la plegaria, invocando nuevamente al Espíritu Santo, suplicándole que tomemos conciencia de que hemos nacido para el Señor; que hagamos su voluntad, aquí en la tierra como en el cielo, que es camino seguro como el que reorrió Santa Teresa de Jesús. Y para que no quede en grandiosidad o arqueología religiosa, la oración ha sido confeccionada por un orante capacitado y aprobada por la Conferencia Episcopal Española, o lo que es lo mismo, con el nihil obstat de la Iglesia. *Junto a la oración se une la peregrinación. Ante un personaje tan rico y grande como al que dedicamos esta colaboración, merece la pena potenciar y realizar alguna visita teresiana: www.caminosteresinaos.com. En esto como en todas las cosas podemos tener nuestras prioridades. La primera de ellas debería ser Ávila, solar natalicio de Teresa. Allí mejor que en ninguna parte descubrimos su huella con tres puntos clave e infaltables: Los conventos de La Santa, La Encarnación y San José. Por este orden. Después, hay muchos más rincones. En cualquier información de la Ávila 95


Archivo Histórico

de Santa Teresa o en el Libro del Peregrino se puede uno iluminar, sin mayores esfuerzos. De camino a tierras de Castilla se brinda un alto en los carmelos fundados por la monja andariega en Malagón (Ciudad Real) y Toledo. Quizás prefiramos quedarnos en nuestra tierra de sur. Andalucía nos ofrece tres puntos claves: Beas de Segura (Jaén), Sevilla y Granada. Todas tres fundaciones teresianas, sin dejarnos en esta ocasión él paso por Córdoba, donde dejó una huella histórica imborrable en el día de Pentecostés, sin miedo a las amenazas de la Inquisición de la Ciudad de los Califas ni al calor de mayo. Aún se nos ofrece la posibilidad de quedarnos en la provincia de Jaén, la que gozó de más conventos masculinos de toda España, a lo largo de la historia del Carmen Descalzo, con un total de 11 comunidades: La Peñuela (La Carolina) 29-VI-1573, El Calvario 1576, Baeza 14-VI-1579, Villanueva del Arzobispo (La Fuensanta) V-1583, Mancha Real 12-X1586, Úbeda 14-IX-1587, Jaén 5-VI-1588, Andújar 20-VI-1590, Alcaudete 10-IX-1590, Beas de Segura (fecha desconocida) y Cazorla 1767. De estas presencias solo queda como comunidad Úbeda, a la cual se une Baeza, fundación que no está suprimida; mantiene su dimensión de apostolado específico, sin embargo, sí está levantada la comunidad baezana. Por desgracia, la desamortización del s. XIX le afectó a todos los conventos de la Orden del Carmen en la provincia de Jaén, barriendo del mapa todas las comunidades de varones y expropiándolas a la vez. Por su parte, las monjas no quedaron muy a la zaga. Seis fundaciones. Arrancan con la primera fundación teresiana en Andalucía: Beas de Segura 24-II-1575, Sabiote 1585, Úbeda 9-VI-1595, Baeza 8-IX-1599, Jaén 9-VI-1615 y Linares 29-VI-1959. Mejor suerte corrieron las monjas en el devenir de la historia, pues la desamortización de 1835 sólo afectó al convento de Sabiote. Hoy, su Iglesia sabioteña, es la de Santa María, que alberga a la Patrona, la Virgen de la Estrella; mas el

96

pueblo le sigue dando el nombre popular de “Las Monjas”, como topónimo de la propia historia conventual. Tampoco hay que desplazarse mucho en este V Centenario de Santa Teresa para ganar las indulgencias concedidas por Roma al pueblo de Dios. En Úbeda, para tal fin, se puede visitar la iglesia conventual de los PP. Carmelitas Descalzos y/o de las MM. Carmelitas Descalzas, con su ritual acostumbrado, que en cualquier página electrónica de las diócesis de España se encuentran las características, por no repetir lo que es materia común, en torno al modo de cómo ganar las indulgecias. Además, como institución, corporación o cofradía se puede elegir un día para peregrinar en marcha o manifestación de fe de la propia comunidad organizativa. Merece la pena recibir o ganar las indulgencias que nos regala la Santa Madre Iglesia a través de la Penitenciaria Apostólica. *No nos quedemos cortos. Tengamos miras altas. Seamos generosos y apostemos aventurando la vida, a corto plazo, al menos. Por tano, ya está el proyecto hecho realidad del Encuentro Teresiano Internacional, los días 10 al 14 de agosto del año en curso, para la familia de inspiración teresiana, en Ávila. También, ampliando la participación y dedicado a los jóvenes, tenemos hueco en el Encuentro Europeo de Jóvenes, del 5 al 9 de agosto del año 2015, igualmente en Ávila. *No es bueno cerrar este recorrido programático y real sin hablar de exposiciones, conferencias, recitales poéticos, conciertos musicales, proyecciones, teatro, presentaciones de libros, momentos específicos de oración, vigilias orantes, eucaristías singulares… es un contar y no parar por la geografía española. Es fácil asistir a algo análogo o real en nuestro entorno. Pero, quizás, lo que más huella deje en cada uno, que celebra el V Centenario de Santa Teresa de Jesús, sea acercarnos a su alma leyendo algo de lo que ella escribió y cuidó con tanto amor: sus escritos. En las librerías están al alcance con facilidad, igual que en las bibliotecas escolares de los centros docentes,

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

o bibliotecas públicas y , quizás, también, privadas; digamos lo mismo en internet. Si no te quieres mover de casa, de tu oficina, lugar de trabajo, por si las quieres conseguir sus obras, aquí tienes la dirección electrónica: www.montecarmelo.com.y , la más reciente: www.teresavila.com. Te agradará. III. ACERCAMIENTO AL PROGRAMA DEL V CENTENARIO DE LA DIÓCESIS DE JAÉN Del mismo modo nos detenemos en el programa de nuestra Diócesis de Jaén y que hizo público en el “Plan Diocesano de Pastoral. Cursos 2014-2016”. Descendiendo al Anexo 3, y que lleva como epígrafe: “Actos en honor de Santa Teresa. V Centenario de su nacimiento”. Ahí viene todo desmenuzado. En el programa diocesano se presentan y exponen, la mayoría de las actividades, con fechas y detalles concernientes, en un buen bagaje de actividades que se siguen multiplicando y que se resumen del modo siguiente, abreviando las celebraciones diocesanas: Señalamos solamente la que corresponde a nuestra Ciudad en el 15 de octubre de 2015. Clausura del Año de santa Teresa en Úbeda, en la iglesia conventual de San Miguel. La clausura viene precedida por un buen número de actividades culturales, otras actividades diocesanas, peregrinaciones diocesanas, Parroquia de Beas de Segura, en colaboración con el Ayuntamiento y Comunidad de padres carmelitas de Úbeda. Es fácil consultar en la página web de la diócesis www.diocesisdejaen.com el Plan de Pastoral, y en el día a día teresiano. Esta celebración fue asumida en el Plan de Pastoral de la Conferencia Episcopal en vigor, titulado: “La nueva evangelización desde la Palabra de Dios. Por tu palabra echaré las redes”

Afecta de forma especial a la diócesis de Jaén por varias razones como es lógico. CONCLUSIÓN Santa Teresa quizás sea la persona que mejor nos representa a la marca hispana desde hace cinco siglos. Amó su hogar, su tierra natal, Castilla, España, se desveló por Europa y vibró con el Nuevo Mundo naciente de América. Mujer, amiga del hombre y del Señor de la vida. Se enamoró de tal manera de Dios y de su obra que todo le hablaba de Él y por Él vivía. A Él le dedicó su vida, beneficiándose el hombre, en esos escritos espirituales y místicos: Libro de la Vida, Camino de Perfección, Moradas del Castillo Interior, Libro de las Fundaciones, Cartas, Cuentas de Conciencia, Meditaciones sobre los Cantares, Poesías… como su obra fundacional en 17 conventos o palomarcicos como ella los llamó cariñosamente. Confiada en la misericordia del Señor que nos ama poderosamente y nos quiere regalar con su gracia fue capaz de entretejer su vida en esa amistad sincera y humilde con Dios, que nos da la vida para imitarle. En esa amistad, honda y profunda, es capaz de expresar los indicadores para llegar a la unión con Dios (por pura gracia de Él), disponiéndonos y quitando obstáculos para que Él haga su obra. Esta obra de Dios la narra Teresa con su estilo femenino, casero, popular, y con lenguaje místico, comunicado y vivido desde la experiencia, sin artilugios literarios, publicistas, interesados ni académicos. Solo por Dios y por el hombre, la gran obra de Dios. Resumiendo su obra y pensamiento en un verso de tres palabras: solo Dios basta.

w Redoble de Silencio

97


Archivo Histórico

Cincuentenario

de la primera salida procesional del Cristo Yacente. 1965-2015 Pedro Mariano Herrador Marín

E

n este año que se cumple el cincuenta aniversario de la primera salida procesional del Cristo Yacente, merece la pena hacer memoria y recordar como se encargó la imagen a Palma Burgos y ciando vino a nuestra ciudad… Fue en 1964, con el eco de las panderas y zambombas aún en el ambiente, cuando celebró la hermandad del Santo Entierro su primera junta directiva del año. El tema fundamental de la reunión, era preparar la fiesta anual, que la cofradía dedicaba a su imagen titular. Esta celebración vendría precedida de un triduo de conferencias preparatorias, que serían impartidas por los Rvdos. Padres Jesuitas, Navarrete y don Jesús Mendoza.1 La fiesta se celebraría el domingo 9 de febrero en la iglesia de Santa María. Después, el tesorero les alegró el día, notificándoles unos beneficios extras logrados con la venta de la lotería de Navidad, pues habían sido agraciados con una Pedrea. Por último, se dejó pendiente de estudio la restauración de los banderines de guión confeccionados en raso, pues su traspaso a terciopelo era muy caro… Desde hacía un tiempo, la junta directiva quería rendir un pequeño homenaje a su Presidente de Honor, el Sr. Villar Arroyo. Este simpático acto, se realizó en el domicilio particular del homenajeado, el día 19 de enero, con la entrega de una fotografía de los titulares y un artístico pergamino. En agradecimiento a este detalle, el veterano cofrade, visiblemente emocionado, se comprometió a donar la cantidad de 100.000 ptas., para la construcción de un nuevo trono que sustituyera a la vieja urna del Santo Sepulcro… 1 Ambos jesuitas concelebraron la fiesta principal, donde además asistió la capilla de música del maestro Alameda y los “Coros de Voces del Colegio de los Jesuitas”. La cofradía siempre generosa, gratificó a los oradores sagrados con 1.000 ptas., a la capilla de música con 650 ptas, y al coro con 1.000 ptas…

98

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Sería a mediados del mes de marzo, cuando los socios de la hermandad benéfica se dieron cita en los salones de la C.N.S., para celebrar su asamblea general. Cerca de las nueve de la noche, el Presidente, Sr. Adam, inició la reunión, insistiendo en la conducta perfecta, que todos los socios debían transmitir a las personas que contemplaban el desfile procesional, vistiendo con decoro y respeto el hábito penitencial, insistiendo en que participasen en la procesión del Viernes Santo, ya que el número de cofrades venía disminuyendo en los últimos años… Sobre aquel desfile procesional de la noche del Viernes Santo, hemos encontrado pocos datos. Sabemos que la procesión general tenía prevista su salida oficial a las diez y media de la noche y que estaría acompañada por las autoridades Civiles, Militares y Eclesiásticas. La cofradía, finalizaría su itinerario procesional sobre la una de la madrugada en la iglesia de Santa María. Aquel sería el último año, que procesionaría la imagen antigua del Yacente y el trono con la Urna de Cristal. Por el libro de tesorería conocemos algunos gastos, pero también es cierto que la junta directiva, de nuevo volvió a quejarse por la disminución de cofrades en el guión de este año…2 No volvemos a tener noticias de la hermandad hasta el inicio del mes de marzo, donde se convocó otra asamblea general, en este caso para la elección de nuevo presidente. Antes de proceder a la elección, el presidente Sr. Adam, solicitó a todos los presentes, su opinión sobre la realización de una nueva talla, que vendría a sustituir la antigua imagen del Yacente, de escaso valor artístico. Como era de esperar, la asamblea dio el visto bueno a esta iniciativa, pues venía avalada por la prestigiosa gubia de Palma Burgos y el buen hacer del artesano local Ramón Cuadra. Ambos trabajos, estaban presupuestados en 195.000 ptas. A continuación se procedió a la votación de nuevos cargos, pero ya les adelanto que los aproximadamente setenta socios presentes en la junta, no estaban por la labor de cambiar al presidente y junta directiva. Por eso no es de extrañar que el escrutinio fuese de 54 cofrades a favor de que permaneciera en la presidencia el señor Adam Hortelano con la misma junta directiva…3 Pese a que los socios habían votado la continuidad de la misma junta directiva, don Federico quiso renovar algunos de los cargos y por tal motivo, citó el primer día de julio, a todos los miembros en su domicilio. La nueva directiva, quedaba integrada por las siguientes personas: Presidente: D. Federico Adam Hortelano. Vicepresidente: D. Marcos Líndez Ruiz. Secretario: D. Ramón Pinilla Cuenca. 2 Recurrimos una vez más al libro de tesorería para conocer algunos gastos de aquel desfile procesional. Para empezar, la instalación eléctrica y baterías de los tronos se encargó un año más, a los “Talleres Robles” por un importe de 8.332 ptas. La participación de la parroquia en el desfile procesional costó 300 ptas. La factura por el repaso de los tronos, limpieza de los mismos e inflado de las ruedas supuso otras 900 ptas. Por último, los costaleros de los dos tronos cobraron 2.200 ptas… 3 Junta General, 6 de junio de 1964. A continuación de esta acta, se redacta otra con las iniciativas llevadas a cabo por la junta directiva en el último trienio. El escrutinio de la votación para nuevo presidente, también recogía 9 votos a favor de don Marcos Líndez Ruiz, 5 votos a favor de don José Torres Román y 1 voto para don Jaime Palacín de Haro…

Redoble de Silencio

99


Archivo Histórico

Vicesecretario: D. Juan Resa de la Blanca. Tesorero: D. José Medina de Dios. Depositario: D. Bartolomé Sevilla Muñoz. Vocales: D. Francisco Ruedas Martínez. D. Lorenzo González Fuentes. D. José Dueñas Latorre. D. Domingo Martos Román. D. José Torres Román. D. Miguel Herrador Lorite. D. Juan Expósito Urrutia. D. Simón López Hidalgo. D. Matías Sánchez Rodríguez. D. Francisco Cuenca Villacañas. D. Luis Vico Medina. Aquel mismo día, el presidente leyó el contrato firmado con el laureado artista malagueño, don Francisco Palma Burgos, que fue aprobado por unanimidad. El escultor se comprometía a tallar una imagen de Cristo Yacente en madera de un metro noventa, por la cantidad de 70.000 ptas., que debería ser entregada a la hermandad para la fiesta principal de 1965…4 De igual modo, también se leyó el contrato establecido con el artesano local don Ramón Cuadra Moreno para la fabricación de un trono, basado en el boceto de Palma Burgos, y que estará valorado en 125.000 ptas…5 Como la hermandad solo disponía de unas 24.000 ptas., para hacer frente a tan magna empresa, se estudiaron diversas fórmulas para conseguir dinero, amén de solicitarle un donativo a cada hermano. Para ello se crearon varias comisiones, que además, deberían de hacer lo posible para incrementar el número de cofrades. La primera iniciativa fue enviar una circular al Excmo. Ayuntamiento solicitándole un donativo, recordándole el patronazgo que el consistorio mantenía con la hermandad desde 4 El pago de la imagen se concreta en los siguientes términos: 25% a la firma del presente documento, hasta 60.000 ptas., a la entrega de la imagen, quedando el resto de 10.000 ptas., en cómodos plazos para la hermandad. Firma como fiador del artista, su íntimo amigo don Andrés Fuentes Garayalde. La imagen se realizaría en los talleres malagueños de Palma y fue terminada a finales del verano de este año de 1964. En el mes de septiembre fue expuesta en el salón central del Museo Provincial de Bellas Artes de Málaga, siendo muy elogiada su ejecución. Finalizada la exposición, sería trasladada a Úbeda, por don Tomás Fernández Cano para ser depositada en la casa del presidente, don Federico Adam Hortelano, situada en el número 5 de la calle Bailén. Por su domicilio pasarían muchísimos fieles para admirar tan magnífica obra y de camino dejar algún que otro donativo. Aquel Cristo era muy parecido al tallado por su padre, Francisco Palma García en 1929, para la cofradía de la Piedad de Málaga… 5 Los términos del contrato con el Sr. Cuadra eran los siguientes: A la firma del contrato se le entregarán 25.000 ptas., (estas fueron pagadas por don Sebastián Villar a cuenta de las 100.000 que había prometido para el nuevo trono). En octubre de 1964 y enero de 1965 se le harán entrega de otras 25.000 ptas. Otra cantidad similar a la finalización de la obra y el resto de 25.000 ptas., a lo largo del año 1965 a comodidad de la cofradía, (en realidad el pago del trono no estuvo totalmente rematado hasta el mes de diciembre de 1966). Aquel trono se fabricó en la iglesia de San Lorenzo, los dorados fueron realizados por Pepe el “Mimbrales”…

100

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

1654.6 También se aprobó la realización de una rifa en combinación con la lotería Nacional del día 15 de octubre.7 Finalizó aquella junta, con la propuesta de que cada cinco años saliese el trono antiguo de plata del Santo Sepulcro, mucho me temo que aquella propuesta nunca se llevaría a cabo… La imagen una vez terminada, fue expuesta en el mes de septiembre, en el salón de actos del Museo Provincial de Bellas Artes de Málaga, siendo muy elogiada por la prensa y crítica en general. Como botón de muestra, elegimos dos artículos del diario “Ideal de Granada”, firmados por el Sr. Adarvez. El primero fechado el día de la inauguración que venía a decir: “Estamos acostumbrados a ver la imagen del Cristo Yacente, unas veces metido en urnas de cristal, sobre sábanas bordadas y almohadas de encaje, y otras extendido en plataformas de ricos mármoles y dorados metales, y cubierto su cuerpo de finísimos velos. Para ver a Cristo en su majestuosa desnudes, puesto, más bien tirado, sobre una piedra de mármol; limpio ya por las manos de José de Arimatea, esperando ser envuelto en las telas que llevaron las Santas mujeres, una vez ungido con los bálsamos de aloes y mirra que trajera Nicodemus. Así este momento, donde parece que todo acabó, es el que supo captar el artista para ofrecernos a Cristo en su cuerpo muerto, cuando en realidad es Vida. Por eso, ver a Cristo como lo ha visto Paco Palma es algo que hay que agradecerle, pues su sola contemplación aparta de nosotros el remordimiento de nuestra culpa. La magnífica talla es un cuidado estudio anatómico del cuerpo humano; los brazos descansan laxos; la boca, entreabierta, parece estar aún llamando al Padre, y sus ojos cerrados dan al rostro una serena tranquilidad, mientras la herida del costado son como dos labios que nos llamaran en un grito de amor. La escultura toda, nos da una sensación de sosiego, que se traduce en devota admiración. Este artista malagueño se nos ha revelado como un formidable escultor, ¡de casta le viene al galgo!, pues si otro Paco Palma hizo un impresionante Crucificado, copia de aquel de Mena, su hijo lo bajó de la Cruz para dejarlo en una losa de mármol. Las gubias y escoplos acariciaron la madera y la policromía dio colores precisos, suaves, no desentonando matices, pudiéndose apreciar que el escultor ha puesto en su obra un respeto grande, devoto y sincero que, unido a su inspiración, nos ha hecho recordar a aquellos imagineros andaluces, Mena, Cano y Mora, que al tratar en sus obras el tema de la Pasión de Cristo, supieron hacerlo con cierta dignidad. Esta imagen fue encargada al escultor, por la Cofradía del Santo Entierro de Úbeda, población ésta que tanto sabe de arte, y que al confiar en Paco Palma ha quedado satisfecha como también el artista, que cambió los pinceles por los formones para dar al arte su obra maestra.” El otro artículo publicado dos días después decía: “… El autor ha dejado para la posteridad, la imagen maravillosa de un Cristo yacente, en el momento más trágico, más doloroso y más noble. Cristo, en esta escultura, y por obra del artista, se nos presenta en la actitud más convincente, sin retorcimientos en su perfecta anatomía, de la que Paco Palma ha conseguido hacer un estudio acabado, como igualmente el policromado de la 6 Con fecha 1 de agosto la junta directiva solicitó el mencionado donativo. No tardó mucho la Corporación Municipal en responder, pues la Comisión Permanente con fecha 12 del mismo mes, denegaba la subvención por no contemplarse en los presupuestos y la dejaba en estudio para un futuro… 7 En la rifa se sortearon cuatro premios: Un televisor, un frigorífico, una cocina a gas butano con horno y un suculento jamón…

Redoble de Silencio

101


Archivo Histórico

talla, donde los distintos matices del color se ajustan en un todo, por la que representa un triunfo para este pintor-escultor que acaso con esta obra, consiguió la perfección de su arte.”8 Magnífico fue también el artículo que Carmen Galán En aquel mismo mes, nuestro malogrado escritor Pasquau Guerrero, dedicaba un amplio artículo en el diario “Jaén” a la persona de Palma Burgos, tras regalarnos su magnífica obra al pueblo ubetense. El artista malagueño escribiría en la nueva talla una frase que quedaría inmortalizada para los años venideros: “Aquí yace mi amor por Úbeda…”.9 De este modo llegamos al año 1965. Con la ilusión propia que generaba el gran acontecimiento, que la cofradía del Santo Entierro ofrecería al pueblo de Úbeda, la junta directiva se reunió en el domicilio del señor presidente el día 5 de febrero. Allí se decidió, bendecir y entronizar al nuevo Cristo de Palma Burgos, unos minutos antes de que se iniciara la fiesta principal. Otra de las decisiones que se tomaron en aquella reunión, fue acortar el número de conferencias preparatorias para la fiesta. Este año se aprobó, que solo fuera un día, en vez de los tres de costumbre. El día elegido sería el sábado 27 de febrero víspera de la fiesta.10 Con el templo de Santa María repleto de cofrades y fieles en general, se bendijo la nueva imagen del Cristo Yacente, a las diez y media de la mañana del domingo 28 de febrero, y a continuación, se inició la fiesta principal. El Cristo se situó en el trono antiguo junto al Altar Mayor.11 La cátedra sagrada fue ocupada por el párroco de Peal de Becerro, don Fernando Nieto Alaminos, actuando en el transcurso de la misma la capilla de música del profesor Alameda y los “Coros de las Escuelas de la Sagrada Familia”...12 Una vez bendecida la nueva imagen, la junta directiva se volcó en tener ultimado todos los detalles del nuevo trono que portaría al Cristo Yacente. Desde primeros de año, venía fabricándose en la iglesia de San Lorenzo, por el artesano Ramón Cuadra Moreno, ayudado entre otros, por su hermano Manolo, y por Pepe “el Mimbrales”, que se ocupó de todo lo referente a los estofados y dorados. Por otro lado, se hicieron las gestiones para adquirir la losa de mármol donde iría acostada la imagen. El precio final sería de 3.105 ptas. También se decidió el tipo de iluminación que llevaría en la noche del Viernes Santo, aprobándose por mayoría, que fuesen ocho cirios de cera en color crudo, con tres mechas cada uno. Cuatro de ellos se colocarían en la losa de mármol, y los otros cuatro en las esquinas, en candeleros de hierro forjado. Para llevar a cabo esta obra, se pediría presupuesto a los artesanos locales, los 8 Diario “Ideal de Granada”, miércoles 3 y viernes 4 de septiembre de 1965. Con asistencia de las primeras autoridades y académicos de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, se inauguró la exposición de una escultura de Palma Burgos, el día 2 de septiembre. El imaginero recibió todo tipo de felicitaciones, y las cámaras de Televisión Española filmaron diversos momentos del acto. 9 Diario “Jaén”, 27 de septiembre de 1964. 10 El día 25 de febrero se trasladó la imagen desde el domicilio del Sr. Presidente a la iglesia de Santa María. El sábado 27 de febrero, a las ocho y media de la tarde, celebró la hermandad en la iglesia de San Pedro, un retiro espiritual, que estaba previsto fuese dirigido por el sacerdote don Fernando Nieto Alaminos, como preparación de la fiesta del día siguiente. Sin embargo, por problemas de salud de don Fernando, el encargado de pronunciar la charla fue el párroco de Santa María, don Diego García Hidalgo. Sí podemos confirmar, que al día siguiente, el Rvdo. P. Nieto Alaminos ocupó la sagrada cátedra en la fiesta principal… 11 Respecto al trono antiguo de plata, el párroco de Santa María don Diego García Hidalgo, indicó a la cofradía que era necesario solicitar al Sr. Obispo autorización para poderlo tener en una capilla, para ello deberían argumentar su antigüedad, etc. El tema del trono antiguo traería cola como veremos más adelante… 12 Finalizada la santa misa, un nutrido grupo de directivos, acompañados del escultor, que había venido expresamente de Málaga, se dieron cita en el domicilio del Sr. Presidente para tomar una copa de vino y hablar sobre la fiesta y bendición, que fue del agrado de todos ellos. Destacando de la misma, el numeroso grupo de fieles que acudieron y abarrotaron la antigua Colegiata, así como el magnífico sermón que ofreció don Fernando, y también, la gran actuación de los “Coros del Colegio de los Jesuitas”…

102

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

cuales deberían seguir las indicaciones marcadas por el Sr. Cuadra, según boceto del escultor. Por último, se compró un chasis, por el cual la cofradía pagó 5.000 ptas…13 En el mes de marzo, las reuniones de la junta directiva, fueron encaminadas a preparar el desfile procesional del día 16 de abril. A mediados de este mes, ya se comenta en algunas reuniones, que la construcción del nuevo trono va muy avanzada. Como el tiempo apremia, se decide utilizar las faldillas del antiguo trono hasta que se puedan confeccionar unas nuevas. Otros asuntos que se trataron, fue la designación del vocal, don Francisco Ruedas Martínez, para que se hiciese cargo de la banda de tambores. También se eligió una de cofrades que optarían a la presidencia de la Agrupación de Cofradías. Aquellos señores fueron: Don Jaime Palacín de Haro, don Juan Molina Berlanga y el mencionado don Francisco Ruedas Martínez… La asamblea general se celebró el día 8 de abril en las Escuelas de la Santísima Trinidad. A las ocho y media de la noche, tras la lectura de las actas anteriores por el secretario, tomó la palabra el Sr. Presidente para ultimar los detalles referentes al desfile procesional de la noche del Viernes Santo. Quedaron los cofrades citados en su domicilio, (número 5 de la calle Bailén), para bajar todos juntos a la iglesia de Santa María. Se hizo especial hincapié, en la ausencia injustificada de los socios benéficos a la procesión, pues se aplicaría con todo rigor las multas estipuladas en el reglamento de la hermandad.14 Respecto a este último tema, con la finalidad de promocionar la asistencia de cofrades al desfile procesional, la junta directiva propuso conceder dos premios de 250 ptas., que se rifarían entre todos los asistentes a la procesión. Aquella rifa se llevaría a cabo, en el transcurso de la copa de vino, que ofrecería el presidente una vez finalizada la procesión general. De igual modo se propuso para este año, entregarles a todos los participantes una fotografía con la imagen del nuevo Cristo, con una dedicatoria por su asistencia como mención honorífica.15 Por último, una vez más se imploró un donativo para paliar los cuantiosos gastos de este año… “A toro pasado”, todo fueron parabienes para el desfile procesional de aquel año. En la junta directiva celebrada el día 28 de mayo, el Sr. Pinilla Cuenca, hizo constar en acta, lo emotiva que resultó la subida del guión al domicilio del Presidente Honorario, don Sebastián Villar Arroyo, una vez que ya habían recogido al Sr. Presidente. Allí se unió a 13 Para los candeleros de hierro forjado se pidieron varios presupuestos, entre ellos a la “Fundición de Fuentes Cardona”, a Juan “Tiznajo” y otro a los señores Salido y Medina. Los primeros dieron un presupuesto de algo más de 20.000 ptas., el segundo fue de 17.200 ptas., y el último de 10.000 ptas., siendo este el elegido por la junta directiva. También se abonaron 3.105 ptas., por la losa de mármol donde se depositaría al Cristo Yacente… 14 Junta Directiva, 6 de abril de 1965. Dos días antes de la junta general, ya se habían reunido los directivos en el domicilio de Sr. Adam, con la finalidad de tomar las medidas necesarias: “para que no vuelva a repetirse la bajísima asistencia del pasado año…” 15 Leyendo el acta de la junta directiva celebrada el día 6 de abril, nos surge una duda que no hemos podido aclarar, pues en la misma, se especifica que el jueves día 7 de abril, a las ocho y media de la tarde, se trasladará el Cristo Yacente para colocarlo en su trono en la capilla del Salvador… ¿Salió aquel año la nueva imagen de la Sacra Capilla…?

Redoble de Silencio

103


Archivo Histórico

ellos el escultor Palma Burgos, junto a un directivo de la cofradía malagueña de Nuestra Señora de la Piedad. Todos ellos compondrían la presidencia de la procesión del Viernes Santo. Tanto la nueva imagen como el trono, recibieron todo tipo de elogios por parte de las autoridades locales, los cofrades y fieles en general. Además, el Sr. Adam había conseguido de la Agrupación de Cofradías, la promesa de que la Banda de Música les acompañaría hasta finalizar la procesión, como así fue. La única nota negativa, fue el alumbrado del nuevo trono, pues el fuerte viento que sopló por nuestras calles aquella noche, no permitió que los cirios permanecieran iluminados a lo largo de la noche, además se manchó de cera el terciopelo del trono. Por tal motivo, la junta directiva decidió estudiar otro tipo de alumbrado para el año venidero, que sería a base de baterías y luz eléctrica. Ya que hablamos de alumbrado, hemos de mencionar que la banda de tambores y timbales de la hermandad, como nota característica, lucía en el interior de los instrumentos unas luces eléctricas que se alimentaban por pilas y que hacían muy vistosa la cabecera del guión, una costumbre que aún prevalece en nuestros días…16 Respecto a la antigua talla, adquirida en los talleres de Olot tras la contienda civil, quedó en propiedad de la parroquia, ya que la cofradía mostró poco interés en conservarla. Con el tiempo, el párroco don Diego García Hidalgo se la entregaría a un devoto, Alfonso Ráez Garrido, carpintero de profesión, que a su costa, había restaurado la talla y capilla del Cristo de los Toreros. En agradecimiento por esta obra piadosa, don Diego le regalaría la imagen para que la conservara en su domicilio particular...17 Retomando la actividad de la cofradía del Santo Entierro, sabemos que en el mes de junio, el director espiritual de la hermandad insistía en la necesidad de retirar el trono antiguo de la iglesia de Santa María. Ante su postura drástica, finalmente, a mediados del mes de julio, sería trasladado a la iglesia de San Lorenzo. Para estas fechas, la capilla donde se alojaba el grupo del Descendimiento, había sido reformada con la colación de una reja de hierro, para albergar la losa de mármol con el Cristo Yacente. Otro problema serio con el que ha de enfrentarse la hermandad, es la situación económica por la que atraviesa. Los cuantiosos gastos de este año, impidieron hacer frente al plazo de 10.000 ptas., que se le debían al escultor, lo que generó cierto malestar entre Palma Burgos y la hermandad, parece ser que el amigo común don Andrés Fuentes Garayalde medió entre las dos partes…18 Pese a la grave crisis económica, no abandonó la hermandad sus prestaciones sociales, socorriendo en el mes de diciembre, con bolsas de comida, a muchos de los inquilinos de la barriada que llevaba su nombre… 16 En el libro de tesorería de la hermandad, hemos encontrado una partida de 260 ptas., para el alumbrado de los tambores. También hay una factura de 700 ptas., para parches. Solo añadiremos que los costaleros de los dos tronos cobraron 2.500 ptas… 17 Revista “Ibiut”, nº 96, junio de 1998, páginas 24-25. Artículo de don Juan Antonio Soria Arias. La imagen permanecería en el domicilio de don Alfonso Ráez hasta bien entrada la década del año dos mil, en que de nuevo fue entregada a la cofradía del Santo Entierro y Santo Sepulcro… 18 Ante la tirantez surgida entre la cofradía y el escultor, el Sr. Adam Hortelano decidió entregar en el mes de noviembre, un donativo de 10.000 ptas., para saldar la deuda…

104

Semana Santa 2015


CofradĂ­a del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Redoble de Silencio

105


106

Semana Santa 2015


Cofrad铆a del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Rafael Merelo

RinC贸n TeoL贸giCo

Redoble de Silencio

107


Rincón Teológico

El Sermón de la Llanura Antonio Fernández Tallante

U

na sencilla reflexión antes de iniciar el artículo: Redoble de Silencio ha cumplido “20 años”. Todos debemos felicitarnos y hacernos al mismo tiempo reflexionar, mirar hacia nosotros. Si contamos los artículos de estos veinte años pueden sobrepasar los 500. Y si los unimos a los de las demás Cofradías hay una infinidad. Simplemente quiero decir si nos ha servido para cambiar nuestro corazón, nos ha ayudado a mejorar nuestra persona, nuestra formación o nuestra fraternidad cofradiera o sencillamente se ha quedado impreso en el papel de la Revista. Sabemos que hay un Sermón de la Montaña porque fue pronunciado desde una de las colinas próximas a Cafarnaún en la región de Galilea y que es nuestra Carta Magna, pero hay otro que es el llamado “ sermón de la llanura”, lugar donde fueron pronunciadas estas palabras de Jesús, que suponen un sumario intenso a modo de síntesis práctica de su mensaje. En amar y hacer el bien podría resumirse este sermón. Este trozo del Evangelio nos brinda las páginas más claras y hermosas de este amor. Es fundamento de nuestro cristianismo. Si lo pensamos nos queda mucho trayecto por recorrer. Pero nunca hay que desfallecer. En él encontramos las claves para ser feliz y hacer felices a los demás. «Pero yo os digo a los que me escucháis: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os injurian. Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; y al que te quite la capa, déjale también la túnica. A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames. Tratad a los demás como queréis que ellos os traten. Pues, si amáis solo a los que os aman, ¿qué mérito tenéis?

108

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Antonio Barrionuevo

Pues también los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien solo a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? ¡También los pecadores lo hacen !

Redoble de Silencio

Y si prestáis solo cuando esperáis cobrar, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a otros, con intención de cobrárselo. ¡No! Amad a vuestros enemigos; haced el bien, y prestad sin esperar nada; tendréis un gran premio y seréis hijos del Altísimo, que es bueno con los malvados y desagradecidos.

109


Rincón Teológico

«Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo. No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados. Dad y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante. La medida que uséis, la usarán con vosotros.» Lucas 6,27-38 A continuación José Antonio Pagola en su libro “El Camino abierto por Jesús” nos ayuda a entender algo más este texto. La Biblia leída sin más puede suponer un peligro. Debe ir acompañado de alguna lectura explicativa, libro, o entendido que nos facilite su interpretación o hermenéutica. «Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian”. ¿Qué podemos hacer los creyentes de hoy ante estas palabras de Jesús? ¿suprimirlas del evangelio? ¿Borrarlas del fondo de nuestra conciencia? ¿Dejarlas para tiempos mejores? No cambia mucho, en las diferentes culturas, la postura básica de los seres humanos ante el “enemigo”, es decir, ante alguien de quien solo se ha de esperar daños y peligros. El ateniense Lisias (siglo V a.C.) expresa la concepción vigente en la antigüedad griega con una fórmula que sería bien acogida en nuestros tiempos: “Considero como norma establecida que uno tiene que procurar hacer daño a sus enemigos y ponerse al servicio de sus amigos” Por eso hemos de destacar la importancia revolucionaria que se encierra en el mandato evangélico del amor al enemigo, considerado por los especialistas como el exponente más diáfano del mensaje cristiano. Cuando Jesús habla del amor al enemigo, no está pensando en un sentimiento de afecto y cariño hacia él, menos aún en una entrega apasionada, sino en una relación radi110

calmente humana, de interés positivo por su persona. Este es el pensamiento de Jesús. La persona es humana cuando el amor está en la base de toda actuación. Y ni siquiera la relación con el enemigo ha de ser una excepción. Quien es humano hasta el final descubre y respeta la dignidad humana del enemigo, por muy desfigurada que pueda aparecer ante nuestros ojos. No adopta ante él una postura excluyente de maldición, sino una actitud positiva de interés real por su bien. Es precisamente este amor universal que alcanza a todos y busca realmente el bien de todos, sin exclusiones, la aportación más positiva y humana que puede introducir el cristiano en la sociedad violenta de nuestros días. Este amor al enemigo parece casi imposible en el clima de indignada crispación que se vive en ciertas situaciones. Solo recordar las palabras evangélicas puede resultar irritante. Y, sin embargo, es necesario hacerlo si queremos vernos libres de la deshumanización que generan el odio y la venganza. Hay dos cosas que los cristianos podemos y debemos recordar hoy en medio de esta sociedad, aun al precio de ser rechazados. Amar al delincuente injusto y violento no significa en absoluto dar por buena su actuación injusta y violenta. Por otra parte, condenar de manera tajante la injusticia y la crueldad de la violencia no debe llevar necesariamente al odio hacia quienes la instigan o llevan a cabo. No parece haber otro camino para resolver los problemas que el recurso a la violencia. No es extraño que las palabras de Jesús resuenen en nuestra sociedad como un grito ingenuo además de discordante: “Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian”. Y, sin embargo, quizá es la palabra que más necesitamos escuchar en estos momentos en que, sumidos en la perplejidad, no sabeSemana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

mos qué hacer en concreto para ir arrancando del mundo la violencia.( Precisamente en la fecha que estoy escribiendo este artículo, el Papa Francisco en su viaje a Asia, a Sri Lanca ha dicho: “El verdadero culto de Dios no lleva al odio y a la violencia” Apliquémoslo a nuestro culto al Santo Entierro.) Alguien ha dicho que los “problemas que solo pueden resolverse con violencia deben ser planteados de nuevo”( F.Hacker). Y es precisamente aquí donde tiene mucho que aportar también hoy el Evangelio de Jesús, no para ofrecer soluciones técnicas a los conflictos, pero sí para descubrirnos en qué actitud hemos de abordarlos. Hay una convicción profunda en Jesús. Al mal no se le puede vencer a base de odio y violencia. Al mal se le vence solo con el bien. Como decía Martin Luther King, “ el último defecto de la violencia es que genera una espiral descendente que destruye todo lo que engendra. En vez de disminuir el mal, lo aumenta”. Jesús no se detiene a precisar si, en alguna circunstancia concreta, la violencia puede ser legítima. Más bien nos invita a trabajar y luchar para que no lo sea nunca. Por eso es importante buscar siempre caminos que nos lleven hacia la fraternidad y no hacia el fratricidio. Amar a los enemigos no significa tolerar las injusticias y retirarse cómodamente de la lucha contra el mal. Lo que Jesús ha visto con claridad es que no se lucha contra el mal cuando se destruye a las personas. Hay que combatir el mal, pero sin buscar la destrucción del adversario. Pero no olvidemos algo importante. Esta llamada a renunciar a la violencia debe dirigirse no tanto a los débiles, que apenas tienen poder ni acceso alguno a la violencia destructora, sino sobre todo a quienes manejan el poder, el dinero o las armas, y pueden por ello oprimir violentamente a los más débiles e indefensos.” Redoble de Silencio

Por último nos sigue hablando Pagola de la MISERICORDIA, en concreto de la CORDIALIDAD, dos palabras que vienen del latín, cor-cordis que significa corazón. El cristiano está obligado a” tener corazón”, a dar “·su corazón”, a tender la mano. La cordialidad no es la manifestación sensible de los sentimientos para verificar el amor cristiano, sino el comportamiento solícito por el bien del otro. Por lo general, un servicio humilde al necesitado encierra, casi siempre, más amor que muchas palabras conmovedoras. Amar al prójimo exige hacerle bien, pero significa también aceptarlo, respetarlo, valorar lo que hay en él de amable, hacerle sentir nuestra acogida y nuestro amor. La caridad cristiana induce a la persona a adoptar una actitud cordial de simpatía, solicitud y afecto, superando posturas de antipatía, indiferencia o rechazo. Esta cordialidad no es mera cortesía exterior exigida por la buena educación, ni simpatía espontánea que nace al contacto con las personas agradables, sino la actitud sincera y purificada de quien se deja vivificar por el amor cristiano. Tal vez no subrayamos hoy suficientemente la importancia que tiene el cultivo de esta cordialidad en el seno de la familia, en el ámbito del trabajo y en todas nuestras relaciones. Sin embargo, la cordialidad ayuda a las personas a sentirse mejor, suaviza las tensiones y conflictos, acerca posturas, fortalece la amistad, hace crecer la fraternidad. Jesús insiste en desplegar esta cordialidad no solo ante el amigo o la persona agradable, sino incluso ante quien nos rechaza. Recordemos unas palabras suyas que revelan su estilo de ser: “ Y si no saludáis más que a vuestros hermanos, ¿ qué hacéis de particular? ¿ No hacen eso mismo también los gentiles?”

111


Rincón Teológico

La Pastoral juvenil en las cofradías Daniel Cuesta Gómez, SJ

L

as cofradías de Semana Santa son una realidad discutida dentro y fuera de la Iglesia. Unos las ven como ámbitos llenos de jóvenes, pero sin motivación religiosa sino solamente estética, cultural y folclórica. Otros piensan que las cofradías pueden ser una plataforma para evangelizar y acercar a la persona de Jesús y a la Iglesia a jóvenes –y no tan jóvenes- que se encuentran alejados. Hay quien ve en la recuperación de la vocación caritativa originaria de las cofradías una manera de hacer más creíble su espíritu de hermandad, a la vez que contribuir a paliar algunas de las heridas más sangrantes de la sociedad. Y por último los hay que piensan que el único cometido de las cofradías es organizar procesiones durante la Semana Santa. Pensamiento este que está bastante extendido entre cofrades y no cofrades, cristianos y ateos, políticos y hosteleros. Con todo, en los últimos años se viene hablando en distintos foros de la necesidad de una pastoral juvenil dentro de las cofradías por dos motivos principales. En primer lugar porque se trata de un ámbito que tiene una gran capacidad de atracción y compromiso para los jóvenes (sean cuales sean sus motivaciones) y estas actitudes pueden ser aprovechadas para acercarlos a la fe. En segundo lugar porque en las parroquias, grupos y movimientos cada vez hay menos jóvenes, y los cofrades pueden constituir una esperanza de cara al futuro de la Iglesia. Sin embargo, antes de abordar el tema de la pastoral juvenil, creo que es necesario analizar esquemáticamente el tipo de jóvenes con los que nos encontramos en las cofradías penitenciales: • En primer lugar estaría el modelo ideal de joven cofrade: un joven que vive su fe en su cofradía. Implicado

112

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

al máximo con ella (de hecho suele ser habitual que pertenezca a la junta de gobierno), que asiste a misa todos los domingos en la sede de la cofradía y además está comprometido con la labor social de la misma. • En segundo lugar un modelo también bueno: el joven que está comprometido con su realidad eclesial (sea desde su parroquia, su colegio, su movimiento etc.) y que participa en las procesiones de Semana Santa, en los cultos y actividades que puede dentro de la cofradía, como un complemento serio de su vida de fe. • En tercer lugar está el cofrade que tiene fe, pero que no la alimenta más allá de la Semana Santa. Es verdad que en esta época (y quizá en otras también) su compromiso con la cofradía le lleva a rezar sinceramente delante de los pasos, pero su fe se queda en esa práctica puntual. • Y por último estaría el modelo de joven que no cree en Dios pero participa activamente en la cofradía. Gente con un enorme sentimiento, pero que no da el paso hacia la fe. Es este un colectivo que se suele criticar bastante desde fuera de las hermandades. Teniendo en cuenta esta realidad que es amplia y compleja (puesto que varios tipos pueden mezclarse dentro de un grupo de jóvenes o incluso darse varias características en un mismo joven), habría que preguntarse qué tipo de pastoral es la que podemos ofrecerles. Par ello suelen plantearse varios modelos que se pueden resumir esquemáticamente: • Una pastoral juvenil centrada en el joven cofrade. Desde el mundo de las cofradías y desde su lenguaje. Con

Redoble de Silencio

Pablo Tito

113


Rincón Teológico

la inquietud de que el joven que conoce poco a Jesús, o no tiene oportunidad para vivir su fe con otros pueda encontrarse con él y hallar su lugar de crecimiento cristiano dentro de la Iglesia. • Una pastoral que realice algunas ofertas puntuales con el objetivo de que los jóvenes que ya tienen su formación en las parroquias y grupos, puedan juntarse de vez en cuando para rezar y celebrar, haciendo comunión con otros jóvenes que están en las cofradías. • Una pastoral que comenzando en las cofradías, busque llevar a los jóvenes a otros ámbitos y así suplir la falta de jóvenes que existen en las distintas realidades eclesiales. Vistos los diferentes modelos, lo primero que deberíamos tener delante de los ojos aquellos que creemos en la pastoral juvenil de las cofradías es el objetivo de llevar a Cristo a los jóvenes. No hay otro. No se trata de crear un grupo de jóvenes para llevarlos luego a otras realidades donde falta gente (pues estaríamos instrumentalizando entonces a las cofradías como realidades de segunda categoría). Tampoco de formar grupos de fe con gente que ya participa regularmente en otros grupos de este estilo, solamente porque en nuestra cofradía exista un grupo que se dedica a ello (ya que lo que conseguiríamos es sobrecargar a los jóvenes y hacer que siempre estén los mismos en los mismos sitios). Y menos aún debemos pretender obligar a los jóvenes que están alejados a formarse en grupos de fe (pues el resultado sería el fracaso). Antes de actuar deberíamos atender a la realidad de los jóvenes de nuestras cofradías para ver qué tipo de oferta podemos hacerles. Y así determinarnos por una oferta pensada por y para ellos, desde sus 114

inquietudes y búsquedas, para ayudarles a llegar a Dios. Una oferta cuyo objetivo sea el encuentro personal de los jóvenes con Jesús. Con ese Jesús que llevan sobre sus hombros durante las procesiones y del que muchas veces tienen una imagen sesgada y poco profunda. Y por supuesto también ayudarles a encontrar su lugar dentro de la Iglesia, traspasando para ello los umbrales de la propia cofradía, conociendo distintas realidades pastorales y sociales que les ayuden a situarse en la vida como cristianos comprometidos con el anuncio del Evangelio y con la caridad hacia los más pobres. Pero creo que conviene repetir que la clave de todo ello está en nuestro objetivo no sea otro que llevar a Cristo a los jóvenes, pensando en ellos y no en otros intereses particulares (por muy buenos que sean). Entre las actividades que se pueden implantar destaca la creación grupos de crecimiento en la fe, dirigido a los jóvenes de la hermandad. En cuyas reuniones se planteen diferentes temas de formación y crecimiento en la fe, y a ellas acudan jóvenes que no forman parte de otros grupos cristianos pero que tiene inquietud por avanzar en el seguimiento de Jesús. Por otro lado, también se podrían organizar todos los meses un sencillo rato de oración joven delante de la imagen titular. Como puede verse, se trata de acciones sencillas con las, en primer lugar, se pretende propiciar un encuentro personal con Jesús e ir creando lazos de comunidad tanto a nivel de hermandad como entre las distintas cofradías. Ojalá que dentro de unos años sean estos jóvenes los que lleven a Jesús y al Evangelio a otros cofrades más alejados de la fe y les contagien un compromiso en favor de los más pobres. De momento toca sembrar y esperar que el Señor haga crecer. Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Contemplar la Pasión con otros ojos Fernando Arjona, SJ

L

a Semana Santa de nuestros pueblos y ciudades es una realidad compleja. Confluyen en ella tantos aspectos que resulta muy difícil contemplar la Pasión de Cristo desde una sola perspectiva. Sin ánimo de ser exhaustivo, considero al menos una mirada desde el mundo de los sentidos, tan a flor de piel al estallar la primavera y para los que los desfiles procesionales son un auténtico deleite. También es posible, y conocemos excelentes estudios al respecto, asomarse a ella desde la óptica de la Antropología Sociocultural, la Sociología, la Historia, la Medicina, el Derecho Romano o la Economía, en cuanto que genera sustanciosos beneficios entre comerciantes y hosteleros y propicia múltiples oficios artesanos que aportan su buen hacer a los desfiles procesionales. No quiero olvidarme tampoco del modo de observar de los llamados “capillitas”, amantes de la estética cofrade a quienes no se les pasan detalles, estrenos o tradiciones. Y cabe también, evidentemente, una mirada religiosa, una mirada de fe. Ciertamente esta dimensión no está presente en todos los que se acercan a la Semana Santa, es un fenómeno que hace ya tiempo excedió los límites de la Iglesia y no resulta raro encontrar personas no creyentes entre quienes despliegan alguna de las miradas que acabo de enumerar. Pero el testimonio radical de Aquél a quien representan las imágenes que procesionamos sigue interpelándonos. No podemos limitarnos a vivir interiormente el Triduo Sacro y renunciar a tener una palabra explícita sobre el Crucificado, mientras en una sociedad secularizada y cada vez más alejada de Dios ganan terreno quienes ven la Semana Santa de un modo diferente. Urge que, para nuestros contemporáneos, la Pasión vuelva ser un verdadero anuncio del amor de Dios; urge recuperar el sentido catequético de la Semana Santa, donde cada creyente asuma la tarea misionera de facilitar el encuentro con el Señor. En vuestro caso, conducir al Sepulcro a Cristo Yacente

Redoble de Silencio

115


Rincón Teológico

Luis Gómez Gómez

por las calles de Úbeda debe ser un grito que nada pueda callar, donde proclamemos hasta dónde llega la fidelidad de Dios con nosotros: hasta el extremo. Pero para ello hemos de detenernos, mirando de nuevo lo que año tras año recordamos quizá desde la rutina o la superficialidad, y preguntarnos qué aporta a nuestra vida. Es necesario dejar que el ser de Dios que revela la Pasión de Jesucristo vuelva a tocarnos el corazón. Dentro de esta mirada religiosa caben aún diferentes aproximaciones: se puede entender la Pasión desde el recuerdo agradecido o desde la experiencia del propio pecado, necesitados de penitencia; o poniéndonos en la piel de los distintos personajes, y mirar desde sus ojos: los de María -la Madre y mujer de fe-, los de los Apóstoles, Judas, Pedro, o los del joven que huye de Getsemani; ver como las autoridades religiosas judías, Poncio Pilato o los judíos al pie de la cruz, que gritan “si eres hijo de Dios, baja y te creeremos”, asomarnos a ella como cualquiera de los ladrones, como Simón, el de Cirene, o la mujer Verónica, como las mujeres de Jerusalén… y, sin duda, cada perspectiva nos abrirá un mundo de reflexiones con que comprender lo desbordante de la entrega del Nazareno y el valor redentor de su sacrificio en la Cruz.

116

Faltaría, por último, otra perspectiva: contemplar la Pasión desde la propia vida, implicándonos en ella con lo que cada cual vive en el momento presente. Se trataría de preguntarnos vitalmente por lo que veneramos en el silencio de las capillas o nos encontramos recreado en cualquier calleja una noche de luna llena, por si aportara algo de luz a nuestro día a día: ¿Lo que vemos en las andas, a nosotros, qué? ¿Es posible sacar alguna lección de esto para nuestra realidad más profunda? ¿En qué se diferencia que seamos cristianos o no a la hora de vivir nuestra propia “pasión”? ¿Qué pasa con los “viernes santos” de cada ser humano, cuando todo se oscurece y nada tiene sentido, cuando desesperados parece que Dios nos hubiera abandonado, creyendo –como dice San Ignacio en los Ejercicios Espirituales [196]- que “la divinidad se esconde”? Frente a miradas espiritualizantes que, aunque tienen su sentido, nos dejan en nuestro propio mar de dudas, angustias, dolor y vacío al vivir nuestra propia calle de la amargura, es posible aprender de la Pasión de Cristo a cargar las propias cruces, y descubrirnos acompañados por Quien sostiene a Jesús en Gestsemaní y en el Calvario. Como jesuita, conscientemente empleo ahora la palabra “contemplar”, que en la espiritualidad ignaciana significa meterse en la escena, implicarse afectivamente en el relato evangélico, siguiendo unas indicaciones concretas: “mirar las personas, ver lo que hacen, oír lo que hablan… como si yo presente me hallase” nos dice Ignacio de Loyola [EE.114]. Y desde ahí, aprender de Jesús, descubrir el actuar de Dios, y reflexionar sobre mis propias experiencias de “pasión” desde la fe en la Resurrección. La Semana Santa no puede ser el recuerdo fúnebre y trágico de un acontecimiento que acabó mal, sino la mirada de fe de quienes contemplamos lo acontecido desde la perspectiva creyente: celebramos la Semana Mayor porque estamos convencidos de que no hay

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Cruz sin Gloria, Dolor sin Amor extremo, Viernes Santo sin Domingo de Pascua, Santo Entierro... sin Vida Resucitada. Cada una de estas realidades es sólo un lado de la misma moneda: la del amor incondicional del Padre Dios a toda la humanidad -y a cada uno de nosotros en particular- por medio de Jesucristo, el Señor, que está vivo, Resucitado, y sostiene nuestro día a día desde la fuerza de su Espíritu. Es Él quien nos envía a anunciar el Evangelio y promete estar con nosotros hasta el fin de los tiempos; Él quien nos deja su Espíritu como guía- para hacer vida cotidiana su Buena Noticia. Es en esta certeza, Resucitada, donde apoyamos nuestra fe… para mirar la Pasión y la Muerte de Jesús como inspiradora para ser capaces de asumir los “viernes santos” con que cada cual irá haciendo la propia vida. Y es que frente a una experiencia sensiblona de la Pasión, que espiritualmente no nos servirá de mucho, esta Semana Santa os invito a contemplarla dejándonos tocar por la actitud del Crucificado, fiel en medio de sus sufrimientos, confiado en el Padre, sin tirar la toalla. Toda su vida fue acompañar el dolor, manifestando la cercanía de Dios con quien sufre en diversas circunstancias -enfermedad, rechazo, opresión, pobreza, muerte-, pero es en la Pasión donde esta verdad se revela radicalmente, y nos llena de esperanza en las angustias de hoy. La Pasión nos muestra que podemos encontrar el amor del Padre en todas las situaciones de la vida, incluso en las más dolorosas, aunque parezca escondido u olvidado. Su presencia misteriosa, que sostiene, acompaña y genera vida hasta de la mayor de las injusticias, nos enseña a vivir nuestra propia pasión sin desesperar porque no solucione las cosas como quisiéramos. Contemplada así la Pasión, nuestras cruces se ven de otra manera y el seguimiento de Jesús cobra un sentido diferente de quienes soportan sus tormentos desde el “Dios me lo ha mandado”, “qué habré hecho para”, o “con esto me estoy ganando el cielo”; conducir su

Redoble de Silencio

cadáver al Sepulcro nos compromete tanto como compartir su Mesa, porque acompañar sus despojos es proclamar que creemos que este Dios que ama hasta derramar la última gota de su sangre no es un fracasado y porque lo sabemos Vivo deseamos acompañarlo en su donación hasta el extremo. La Cruz es la manifestación del lado de quien se pone Dios en la historia del ser humano: con las víctimas, con quien no cuenta… con esos últimos a los que Jesús anunció la misericordia del Padre por los caminos, los márgenes y las afueras del Templo. Mirando así la Pasión, sabremos confiar en medio de la noche oscura. El Yacente que veneráis en el Misterio del Santo Entierro revela quién es verdaderamente Dios, ¿será también revelación para cada uno de nosotros esta Semana Santa? Pero hay que saber mirar con otros ojos, es necesaria una actitud contemplativa que rompa con la rutina de tantos años asomándonos a los mismos Misterios sin que lleguen a tocarnos radicalmente por dentro. En lugar de mirar otra vez en el Yacente el dolor, la sangre y la injusticia cometida, contemplemos esta Semana el amor incondicional con que Jesucristo actúa, hasta el final, y descubramos junto a Él, en el silencio del Gólgota, al Padre. Porque, si no, ¿en qué se diferencia nuestra forma de mirar la Semana Santa de aquellas que enuncié al principio? Sólo así sacaremos a la calle una Buena Noticia: no la muerte, sino la Vida; no una condena, sino una Bienaventuranza; no el recuerdo de algo pasado, sino una realidad esperanzada que puede transformar la vida de quienes se acerquen a ver las imágenes desde otra óptica. Sólo contemplando previamente la Pasión con otros ojos y habiendo descubierto a Dios silente en el escándalo de Cristo muerto, podremos ser anuncio de Vida Plena para quienes andan cansados y agobiados bajo el peso de sus cruces de cada día, ante tantos como yacen en vida por nuestras calles y plazas, en nuestra propia historia.

117


Rincón Teológico

Muerto, Sepultado y Resucitado Luis Moreno Arredondo

L

os cristianos decimos al proclamar el Credo: “Crucifixus étiam pro nobis sub Póntio Piláto, passus et sepúltus est” (fue crucificado, muerto y SEPULTADO) Este dogma de fe explica venerar la imagen del Señor Muerto, depositado sobre la piedra del Sepulcro. En Úbeda lo hacemos con una bella imagen neobarroca, de la cual recientemente se ha celebrado el quincuagésimo aniversario de la bendición canónica. Una veneración que nos introduce desde la noche del Viernes Santo en el misterio profundo del Sábado Santo, un misterio de la Semana Santa menos conocido pero de una enorme carga espiritual. Día de silencio y expectación, en el cual se mezclan tristeza pasajera con esperanza cierta. Aunque parezca contradictorio no lo es, contemplando el Sepulcro experimentamos el desasosiego de la Muerte de Cristo pero con la certeza de que esa Muerte es nuestra Vida. Cristo conoció el estado de muerte, conoció como todos los hombres conoceremos la separación provisional del alma y del cuerpo. Contemplamos el momento en que el Alma de Cristo dejó su Cuerpo para bajar al lugar donde las almas de los justos esperaban la Redención. Esta es nuestra fe de cofrades coherentes, porque tenemos fe, pertenecemos a una Cofradía y participamos en sus liturgias, principalmente en la querida procesión de la noche del Viernes Santo, porque tenemos fe veneramos las imágenes sagradas y celebramos la Eucaristía. Pero no nos quedaremos en la piedra sepulcral pues, en ese caso, nuestra veneración seria vana y nosotros necios, daríamos culto a un fracaso. Así proclamamos en el Credo: “Et resurrexit tertia die, secumdum scripturas” (y resucitó al tercer día, según las escrituras)

118

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Enlazadas estas dos verdades de fe, la Semana Santa toma sentido, la vida cofrade adquiere total valor y busca su destino final, conseguir que en todos nosotros se cumpla lo que confesamos en el Credo: “Et expecto resurrectionem mortuorum et vitam veturi saeculi. Amén” (esperamos la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amen)

Si vivimos lo cofrade a la luz de esta fe, y añadimos la sal de la esperanza y el fuego de la caridad, lo que hacemos en las cofradías no será solo arte, convivencia social y manifestación cultural, cosas tan buenas como insuficientes, sino vivir el Reino de Dios en nuestros días. El Sepulcro es Resurrección.

Miguel A. Lechuga

Redoble de Silencio

119


Rincón Teológico

Santa Teresa de Jesús

V Centenario de su nacimiento Fr. Francisco Víctor López Fernández O.C.D.

N

os encontramos en el V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa (15 de octubre del 2014 a la misma fecha del 2015, que será la clausura). Este es el motivo por el que ante una mujer de talla tan eminente en la historia de España, de la Iglesia, de la vida religiosa, de la mística, de la literatura, del pueblo llano, merezca la pena hacer hincapié, en esta monja del S. XVI, para enriquecernos de su experiencia humana y creyente.

MOTIVOS PARA CELEBRAR EL CENTENARIO a. Su persona es de tal valía que celebrar el Vº Centenario de Santa Teresa es disponernos a descubrir que entre las dificultades y materialismo de este mundo aún calientan las brasas o rescoldos de otro mundo diferente, mucho más justo y mucho más humano, como ella experimentó y trabajó. b. Recordar cómo celebrar es hacer posible el cambio de las cosas, si cambias tú mismo, optando por una vida más simple, más comprometida, en línea con el Evangelio de Jesús, que por experiencia sabemos, siempre pasa por el amor. Vivir la celebración es convertir el tiempo en la renovación y reactivación espiritual, de un profundo rejuvenecimiento y de crecimiento en intensidad. 120

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

c. Es una ocasión y oportunidad excelente que nos invita a todos a un encuentro profundo con la madre Teresa. d. Es el momento de tomar conciencia de que nos implica, de que nos narra cosas que sentimos en algún modo nuestro; lo que ella nos cuenta, de alguna manera, está dentro de nosotros y nos suceden. e. No es muy acertado acudir a ella por curiosidad u obligación. Eso sería semejante a una simple “celebración arqueológica”, parecida a una huida romántica a un pasado glorioso que se añora con nostalgia, pero que de ahí ni pasa ni nos transforma, esto es, que no nos cambia. No nos sería muy provechoso tal festejo. RASGOS BIOGRÁFICOS Bajo el prisma del Vº Centenario nos conviene entrar en nuestro personaje homenajeado: Teresa de Jesús (1515-1582) En su hogar de Ávila nacieron 12 hijos del matrimonio formado por D. Alonso Sánchez de Cepeda con Dª Catalina del Peso, primera esposa (2 hijos); con Beatriz de Ahumada, segunda esposa (10 hijos, de estos, Teresa es la primera de este matrimonio y la tercera de los hijos del padre). Teresa es la más querida de su padre. La primera hija de su segundo matrimonio. Cuando Teresa contaba 13 años, volvió a enviudar su padre. Sufre una gran crisis afectiva Teresa, y se arrodilla ante la Virgen de la Caridad “y supliquéla fuese mi madre, con muchas lágrimas”. Poco después, para salvaguardar a su hija de las amistades peligrosas y previendo un buen futuro interna a su hija Teresa, adolescente, en el monasterio abulense de Santa María de Gracia. En el internado del convento de monjas agustinas superó las dificultades del principio y rápidamente entabló relación amigable con sus compañeras y monjas formadoras, hasta el punto que se cuestionó el futuro de su vida; Redoble de Silencio

optó por el monjío en el Monasterio de la Orden del Carmen, en la propia ciudad, en el convento denominado de la Encarnación. No fue poco el disgusto de su padre al saber que su hija quería irse de monja, nada menos que su hija predilecta; esta tuvo que huir a sus 20 años para poder hacer su voluntad y desarrollar su vida, no sin un dolor terrible al dejar a su padre y la casa de familia. El cambio de costumbres y rigor de la vida monacal le hicieron daño en la salud. Necesitó reposo, cambio de aires, medicina y hasta curandera, en Becedas, a la edad de 22 años. En este tiempo de escasa salud, aprovechó la ocasión que le brindó la enfermedad, mientras se sanaba o curaba, para leer libros de recogimiento y oración; estos formarán la base de su rica experiencia para la oración mental. Poco después, se produce otro aprendizaje espectacular. Será su gran amor a San José, por haberla curado de sus enfermedades, lo que no fueron capaces de hacer los médicos y entendidos de la tierra. Siempre le estará eternamente a gradecida a este intercesor que todo lo puedo del cielo, y que de alguna manera, la misma Teresa, le pagó dedicándole todas sus fundaciones y haciéndose lenguas, pregonera, de los beneficios que podía el santo patriarca, al que no se le resistía nada ni nadie, desafiando a quien lo dudase o negase, para que hiciese la prueba de confianza en el padre de Nuestro Señor Jesucristo. Dios que la buscaba y quería más que ella a sí misma le regalaba mostrándole su amor de mil maneras y ocasiones, si bien Teresa se debatía entre los contentos del mundo y Dios, esto es, en la elección entre Dios o el dinero según el estilo evangélico. Tardó pero se rindió al Señor y recibió una cascada de gracias, que le llevaron a soñar con sus amigas y algunas monjas de la Encarnación, en la posibilidad de fundar un pequeño monasterio de monjas al estilo del Colegio Apostólico (13 monjas). Sueños, secretos, proyectos, an121


Rincón Teológico

helos…que con mil dificultades de todo tipo surgió la primera fundación a la que llamó: San José, en Ávila (1562). Cinco años de vida serena y familiar en su Carmelo de San José, cuando arrancan una catarata de fundaciones, sin esperarlas ni buscarlas, y que se sucederían 16 más: Medina del Campo, Malagón, Valladolid, Toledo, Pastrana, Salamanca, Alba de Tormes, Segovia, Beas de Segura (10ª fundación: 1575), Sevilla (11ª fundación: 1575), Caravaca de la Cruz, Villanueva de la Jara, Palencia, Soria, Granada (16ª fundación: 1582) y Burgos; y dos fundaciones más de frailes: Duruelo (1568), ayudada por San Juan de la Cruz, que fue el primer Carmelita Descalzo, por lo que ella es considerada no solo Reformadora de la Orden del Carmen sino, también, Fundadora de frailes y monjas por el nuevo vigor que imprimió al espíritu de la Familia Carmelitana, y Pastrana (1569). VOCACION DE ESCRITORA A esta labor fundacional de monasterio de monjas y frailes, poco a poco, en los que ella misma hace o escribe la historia de cada una de las fundaciones con relatos autobiográficos, místicos, didácticos y anecdóticos de un sin fin de personajes y vicisitudes del tiempo sin igual, hay que añadir la labor de escritora. Su misión de escritora se justifica por su obediencia a Dios y a sus confesores, aunque en realidad nace esta misión de escritora por su vocación literaria y de los deseos de entrar en comunión con el lector a través de la palabra escrita: escribo como hablo, nos dirá. Y su experiencia nos la dejará en las cuatro obras denominadas mayores, de los que se conservan perfectamente los manuscritos o autógrafos teresianos: Libro de la Vida o autobiografía (Biblioteca del Escorial), Camino de Perfección (Monasterio de Valladolid), Castillo Interior o Las Moradas (Monasterio de Sevilla) y libro de Las Fundaciones (Biblioteca del Escorial). A estas obras magistrales de doctri122

na, experiencia mística y riqueza humana hay que añadir otras obras denominadas menores: como las Poesías, casi todas ocasionales para las fiestas de sus monjas y conventos, las Cuentas de conciencia o relaciones espirituales, las Cartas, que disponemos casi de unas 500, de las 15.000 que escribió, creando un mundo de relaciones con la sociedad española dejándonos un magnífico retrato de aquel siglo XVI en comidas, vestidos, , personas de alcurnia, hombres sencillos, caminos, medios de viajes o vehículos, carreteros, mesones y mesoneros, oficios, clero, religiosos… y, por encima de todo, la presencia de Dios en su persona y cuanto tocan sus manos, dejando esa huella teresiana o divina a su paso. A Teresa le llegó el mal de la muerte camino de Ávila donde era priora y tenía que recibir la profesión religiosa de su sobrina Teresita. No podía dejar su misión de madre que proseguía tras la última fundación de Burgos. Hizo parada en Alba de Tormes, para ver a sus monjas y a requerimiento de la Duquesa de Alba. Aquí se le torció el destino, enderezándose para el cielo, el 4 de octubre de 1582. Eran las 9 de la noche. Ese día de su muerte o vida eterna comenzó o entró en vigor el calendario gregoriano contándose ya como 15 de octubre, día que lo celebra la Iglesia y la Humanidad. Tras la labor de escritora y fundadora, en que siempre está Dios, la Iglesia y los hombres en su corazón, he escogido un ramillete de doce pensamientos o sentencias teresianas, entresacados de sus escritos principales que reflejan, de alguna manera, el motor de su alma. Aquí quedan para ser rumiados y saboreados: CLAVES ESPIRITUALES 1. “Que no es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama” (V 8, 5) Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

2. “Lo que yo he entendido es que todo este cimiento de la oración va fundado en humildad y que mientras más se abaja un alma en la oración, más la sube Dios” (V 22, 11) 3. “Su Majestad ha sido el libro verdadero adonde he visto las verdades” (V 26, 5) 4. “Aquí todas han de ser amigas, todas se han de amar, todas se han de querer, todas se han de ayudar” (C 4, 7) 5. “La verdadera humildad está mucho en estar muy prontos en contentarse con lo que el Señor quisiere hacer de ellos, y siempre hallarse indignos de llamarse sus siervos” (C 17, 6) 6. “Quien de veras aman a Dios, todo lo bueno aman, todo lo bueno quieren, todo lo bueno favorecen, todo lo bueno loan, con los buenos se juntan siempre y los favorecen y defienden” (C 40, 3) 7. “Jamás nos acabamos de conocer, si no procuramos conocer a Dios” (1M 2, 9) 8. “Humildad es andar en verdad” (6M 10, 8) 9. “El Señor no mira tanto la grandeza de sus obras como el amor con que se hacen” (7M 4, 18) 10. “El aprovechamiento del alma no está en pensar mucho, sino en amar mucho” (F 5, 2) 11. “Desear trabajos almas que tienen oración es muy ordinario, estando sin ellos; mas, estando en los mismos trabajos, alegrarse de padecerlos no es de muchas” (F 12, 5) 12. “Ahora comenzamos y procuren ir comenzando siempre de bien en mejor” (F 29, 32) PARA EL RECUERDO La historia ha colocado a Teresa de Jesús en el sitio en que la conocemos: Escritora: en 1588 publica Fr. Luis de León sus obras; si bien el Camino de Perfección vio la luz en 1583. Redoble de Silencio

Valor testimonial: Desde 1613 se dedican los artistas a plasmar su persona y gracias místicas con plena creatividad; antes Fr. Juan de la Miseria nos la dejó pintada en Sevilla (1576). Santa de la Iglesia: canonizada en 1622; su fama de santidad se extiende con sus pasos por doquier. Doctora de la Iglesia: en 1970 la declaró el Papa Pablo VI; era la primera mujer.

Santa Teresa de Jesús. Carmelitas Descalzas. Sevilla

Santa Teresa de Jesús, de Sotomayor

123


124

Semana Santa 2015


CofradĂ­a del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

MirAda De ArTe

Redoble de Silencio

125


Mirada de Arte

A la Cofradía del Santo Entierro y Santo Sepulcro a su paso por la Plaza del Mercado de Úbeda

tercetos encadenados Antonio del Castillo Vico

Te examino, Señor, en madrugada bajo un firmamento de flaqueza titilando en penumbra plateada. Los astros ya resaltan su pureza, pincelando tu rastro y poseerte en cortejo de augusta sutileza. Es inmensa, Jesús, mi buena suerte, nublándose de vagos resplandores mis retinas vidriadas con tu muerte. Lúgubres resonancias de tambores apiñándose en negros terciopelos entre el rictus doliente de las flores. Se queman de lisura mis desvelos buscando tu presencia entristecida emprendiendo con ella raudos vuelos. La torre de San Pablo, enaltecida, fiel vigía en la Plaza del Mercado, se agita entre tu piel entumecida.

126

Semana Santa 2015


Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro

Vas al sepulcro, Dios idolatrado, con escolta del sobrio penitente que se enlaza en farol desconsolado. Gola de encaje en retorno silente, cual deprimente y rasgada azucena libando estigmas de Cristo Yacente. ¡Quién pudiera emular a Magdalena besándote las piernas con delirio, ahogando su equilibrio en frágil pena! ¡Y estar junto a ti, Juan, cual leve lirio, prendiéndote en el fosco nazareno rozado por la antorcha y por el cirio! ¡Mujer de entereza, espejo sereno, fuente de Nazaret, firme Señora, líbranos del nefando desenfreno! Me embarga la inquietud y me devora, y el calor se apodera de mi pecho fusionado en tu estela redentora. Te recuerdo, Jesús, desde mi lecho y un cristal atraviesa mi garganta al sentirte tan mórbido y maltrecho. Mi pesar se transforma en grácil planta por gozar del honor más infinito... por morir contigo... en Semana Santa. Úbeda, Semana Santa 2015

Redoble de Silencio

127


Mirada de Arte

Soslticio Pedro José Serrano Expósito

Acaba por fin el calvario, la cruz, terminó así, tu martirio, Madre. Queda el corazón como muerto de hambre al despedirse de sus ojos la luz. Hijo de Dios, sacrifica juventud para darnos algo mucho más grande, ver al pecado original como arde. Convirtiéndose así su muerte en virtud. A su tumba se dirige el cristiano conocedor de este gran sacrificio, no llora a su Dios, sino a quien fue hermano y victima del más cruel y vil juicio. Despedimos así a quien amamos, nuestro Sol, nuestro Dios, en su solsticio.

128

Semana Santa 2015


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)

Revista Redoble de Silencio 2015  
Revista Redoble de Silencio 2015  
Advertisement