Page 241

Don Valentín Alvarez Vigil Fundador de Ecovol que les permitiera aumentar su poder adquisitivo. Los economatos eran empresas sin ánimo de lucro en las que los productos se vendían a precio de coste. El negocio para él estaba en la cuota mensual que la empresa pagaba por cada empleado, con la que había que hacer frente a los gastos generales y de personal, y a su propia retribución. En esa época en la que todas las tiendas tenían mostrador, Don Valentín ideó un sistema de autoservicio algo peculiar, que le permitía optimizar costes: el cliente rellenaba una hoja de pedido con todo lo que quería, pagaba y el personal de la tienda preparaba los productos en una especie de ‘carrito’ de la compra precursor de los actuales. Tras 16 años esa etapa concluyó, como muchas otras en la vida, por diferencias de opiniones con la Junta Administrativa del economato. Pero lo aprendido de esa experiencia sembró el germen que más adelante le permitiría poner en marcha el gran proyecto de su vida empresarial: Ecovol, una decisión valiente que le permitió, como él mismo reconoce, que le fuera bien en la vida.

Ecovol, la gran familia que compra unida A finales de los sesenta Don Valentín compraba en pública subasta, por 600 pesetas de la época, una parcela de 4.000 m2 en un polígono industrial de Sevilla. Allí pensaba abrir un gran supermercado con un gran parking. Estuvo todo un año madurando la idea sin decidirse a construir. Cuando finalmente lo hizo seguía albergando dudas: para comprar en el extrarradio se necesitaba coche y en aquel momento en Sevilla solo unas 200 mujeres tenían carnet de conducir. El riesgo era grande, como le hacían notar todos sus amigos. ¡Y él había pedido prestados al banco 9 millones de pesetas que tenía que devolver!

Convencido de que “lo imposible es lo posible por hacer”, con fe y osadía a partes iguales, decidió tirar hacia adelante y en 1970 abría la primera gran superficie de Sevilla. Poco tiempo después conseguía pagar su deuda al banco porque, contra todo pronóstico, Ecovol se convirtió rápidamente en la tienda que más vendía de España por metro cuadrado. Una vez más Don Valentín se había ganado el respeto de los sevillanos con un modelo comercial próximo al economato. Empezó con 832 familias-clientes y llegó a tener 33.000 antes de su venta a Carrefour en 1999, algo que él atribuye a “la mejor publicidad que existe: actuar éticamente y cumplir lo prometido.

Un modelo innovador y personal

Club de compras. Antes de que naciera Costco Ecovol ya funcionaba como un club de compras.

El éxito cosechado por Ecovol no es ajeno a la particular manera de liderar y gestionar la empresa que tenía Don Valentín. Él impregnó en toda la compañía forma de hacer diferente. Repasamos a continuación 6 claves de su peculiar propuesta. Club de compras. Tomando como inspiración el sistema de gestión de los economatos, Evocol fun-

C84 CONGRESO AECOC

231

Codigo 84 - Octubre 2016 - Congreso  
Codigo 84 - Octubre 2016 - Congreso  
Advertisement