Issuu on Google+

 No había apreciado que el gran símbolo de lo humano “El mito de Sísifo” sólo angustiaba por su  eterno acarreo de una piedra hasta la cima de una colina para, una vez   en la cumbre caer esta y  volverla a subir una y otra vez. Pero hay algo maravilloso, insisto, el derecho a cargar la piedra. En  Sísifo este derecho a llevar la piedra ya es único, el nos hace soportar su constante caída

El filósofo analítico a hecho de su poder sólo un género de especialización , peca por que mas allá  de su estudio se siente ajeno, algunos  kantianos son  como el nefrólogo que le debe todo a su riñón,  su oficina, su auto , sus viajes. Con su edificio imponente se han convertido en ingenieros de la  razón. En el bar una niña se acerca ofreciendo mercancía por las mesas, uno mis compañeros de taberna al  ver que nos dejaba en la nuestra  un crucifijo, le contesta amable… “no gracias, no le hacemos a  eso”.

Poeta   barico,   Carlos   Pezoa  Veliz  (seguramente   el  primer  poeta   que  leí  en  el     colegio,  ya   que  curiosamente fue famoso en los círculos escolares por su “Tarde en el hospital”), escribe en “El  brindis del bohemio”:    No escupáis a los beodos que perecen Aturdiendo en el vino sus dolores Si odiáis a la embriaguez odiad las flores Que ebrias de sol en la mañana crecen…

Estudiando la poesía goliarda medieval, noto que el mundo siempre a sido el mismo, mezcla de  desesperanza y dolor mitigadas  por soluciones excéntricas. El arte siempre  ha sido comprensivo  con nosotros los arrinconados que no tenemos rincón. Llevemos la piedra hasta la cima otra vez.

Mi clase social sólo me permite hacer de gasfiter de los poetas, soy   como esos vagabundos que  timaban a la gente  en la Edad media pidiéndole limosnas con el pretexto de que iban a tierra santa,  pero sólo deambulaban, igual yo, todo lo santo es un pretexto para pedir limosna, es decir escribir.

«Somos   símbolos, y habitamos  en símbolos» dice  Emerson.  Me canse  de ser signo, no quiero  significar…



hghdhfhfdhd