Issuu on Google+

NEW YORK NEW YORK...


El sentido del viaje Cuando nosotros, Germán y Coco, nos conocimos en una cafetería parisina, ella leía ensimismada Un mundo escrito de Jan Morris, y él se interesó por su lectura. Este fue el símbolo de unión de una hermosa amistad. Un libro de viajes, en el que Jan Morris cuenta su paso por infinidad de ciudades del mundo, desde Hong Kong a Casablanca, o Moscú. Pasando por New York, y concretamente, nuestro destino: Manhattan. Aprovechando la celebración de nuestros fin de curso, y alguna que otra cita pendiente que teníamos en New York, decidimos ampliar nuestro viaje a dieciséis días; y visitar algunos de los muchos sitios que menciona Jan Morris, con el mero fin de tener otro punto de vista ante sus descripciones de la ciudad. No nos interesan los prototipos, ni símbolos típicos de la ciudad. Creemos que lo realmente interesante de un viaje es vernos envueltos por el entorno y disfrutar de él. No tenemos como fin visitar todos los puntos claves de la ciudad, ni creemos que eso haga más interesante ningún viaje.


Vista desde Empire States


Datos generales Días: 30 junio-16julio Vuelo: 821,55 entre los dos, ida y vuelta Salida desde Madrid (aeropuerto de Barajas). El avión sale a las 13.55 horas y llega a NY a las 16.05 de la tarde. Hora correspondiente a NY aeropuerto John F Kennedy. Llegaremos a Madrid, yendo en tren tradicional hasta Sevilla y allí tomando el AVE Sevilla-Madrid, bajándonos en RenfeAtocha, fácilmente enlazable con MetroMadrid, que lleva directamente al aeropuero de Barajas. Hospedaje: un precioso loft alquilado, en el corazón de Soho. Con 190 metros cuadrados, suficientemente grande para poder colgar nuestros vestidos, y organizar las compras. Muy luminoso, para que nos despierte la luz del día, y Coco pueda hacer fotos dentro de casa. (1400 $ los quince días )


Our nice loft (yes, it is )


Breve guía de itinerario DÍA DE LLEGADA Una vez en el JFK, tomaremos el Airtrain hasta la estación de metro (5 $). Y ya en la estación de metro (Subway o Tube, para los newyorkinos) tomaremos la línea amarilla, que nos dejará frente a nuestro mismísimo loft, por tan solo 2 $ y disfrutando del más excitante ambiente underground de New York. Calculamos que llegaremos a casa sobre las seis de la tarde, y tras un jetlag tan ajetreado, nada nos sentará mejor que un delicioso baño de espuma con un batido – por qué no- de maracuyá. Una vez frescos, y con atuendo para la ocasión, relax por el barrio: paseitos por aquí, por allá, copeteo... Hasta las ocho, que pasarán a recogernos nuestros amigos Jeremy y Grace, para llevarnos a cenar a su casa. Nosotros llevaremos Sherry para la ocasión.


A PARTIR DEL SEGUNDO DÍA Cómo ya comentamos en la introducción, nos estresan los viajes con un itinerario estricto, y que tiene por objetivo visitar sitios típicos atestados de turistas. Así pues, simplemente tendremos marcados algunos puntos de interés, pero no los tomaremos como una obligación. Para el segundo día, nos parece una propuesta interesante comenzar con un paseo matinal por Times Square, café extradulce alto en calorías en mano, atravesando la Séptima Avenida. Fotito aquí, fotito allí, un poco de shopping y lo daremos por cumplido. Una vez atiborrados de anuncios lumínicos y choques


casuales con el resto de peatones, y con bolsas en las manos que muestren nuestra pasión por el más noble y puro de los consumismos, nos marcharemos a Broadway, esquina de la calle 42, muy cerca de TS, al musical de Mary Poppins. Como somos amiguísimos de la actriz principal, sería muy maleducado por nuestra parte, estar tan cerca y no asistir. No podemos olvidar que esa noche, tenemos una cita con Paris Hilton y nuestra querida Lindsay, en uno de los hoteles de la inmensísima cadena de la primera (Paris aún tiene que determinarnos cual). No obstante, nada de excesos, porque otra cita a la que estamos comprometidos, tiene lugar justo la siguiente mañana. Desayuno en Bjork con su hijito Otto Tiffany's con nuestra amiga Björk, que justo acaba de confirmarnos que estará grabando su próximo disco allí por entonces.Consideramos que sería importante tener el resto de la mañana libre, porque esa noche tenemos nuestra última y definitiva cita de importancia primordial e insustituible, y necesitamos prepararnos para el evento. Así pues, a la hora del lunch volveremos a Soho para picotear en algún deli's (restaurantes de cómida rápida) y haremos un recorrido por nuestras tiendas favoritas: Chanel,


Gucci, Valentino, Raf Simons... Todo lo necesario para una renovación de vestuario lo suficientemente hacertada para la ocasión. Porque a las nueve de la noche, vienen a buscarnos nuestros affairs neoyorkinos, Zac Efron y Chloe Savigny, respectivamente, para acompañarnos a la fiesta de Vanity Fair. Estas fiestas, a las que somos frecuentes, suelen terminar en afters. Así, calculamos que no acabará hasta las aproximadas cinto de la tarde siguiente. Luego pilla taxi a casa, dolor de cabeza, muertas -no, lo siguiente-. Por lo que podemos considerar que necesitaremos un día o dos para recuperarnos. A partir de este momento, queremos estabilizarnos y dedicarnos un poco más a la vida cultural y tranquila. Tenemos una lista de lugares por visitar que seguiremos en la medida que nos sea posible y apetezca, para el resto de los días.


Chlöe Savigny, íntima de Cocoladas


Zac, en una foto que mand贸 a Ger recientemente


Otros planes • Ir en las barcas Circle Line desde Battery Park, a la Estatua de la Libertad y a la Isla de Elllis. • Imprescindible una visita al metropolitan meuseum of art. • Patinar en el rockfeller center. • Disfrutar de la deliciosa comida asiática en Chinatown. • Tomar el sol en la zona nudista de Central Park. • Visitar el tributo a la muerte de John Lenon en Strawberry Fields, y su apartamente en Lower East Side. • Noche en el Jazz Standard, ya que estamos en la guest list, gracias a la que podemos acceder sin pagar siempre que queramos. • Un café en la Estación Central, en honor a nuestra querida Jan Morris. • Fotos al atardecer en Battery Park. • Llamar a Karen Walker, nuestro contacto en el Upper East Side, para que nos de una vueltecita por la zona donde se ruedan más pelis y series de toda Nueva York.


Statue of liberty, city-symbol


Vuelta Nuestro vuelo de vuelta estĂĄ programado para el 16 de julio, pero contratamos un seguro para poder hacer cambios libremente, para poder volver a casa si nos aburrimos antes, o si por el contrario, estamos tan cĂłmodos en nuestro Manhattan, que necestamos prorrogar la estancia unos dĂ­as. New york, New york...


速 All rights reserved


Viaje a New York