Page 21

En cuanto a los virus, existen distintas opiniones sobre si los virus son una forma de vida, o estructuras orgánicas que interactúan con los seres vivos. Se les ha descrito como organismos al límite de la vida, pues se asemejan a los organismos que tienen genes y evolucionan por selección natural, y se reproducen creando múltiples copias de sí mismos para autoensamblarse. Sin embargo, carecen de estructura celular, lo que a menudo es considerado la unidad básica de la vida. Además, los virus no tienen un metabolismo propio, y necesitan una célula huésped para crear nuevos productos. Las formas de vida aceptadas utilizan la división celular para reproducirse, mientras que los virus se aparecen espontáneamente dentro de las células. Los virus presentan una amplia diversidad de formas y tamaños, llamadas morfologías. Los virus son unos 100 veces más pequeños que las bacterias. La mayoría de virus estudiados tienen un diámetro de entre 10 y 300 nanómetros por lo que no pueden ser observados con un microscopio óptico, de manera que se utilizan microscopios electrónicos de barrido y de transmisión para visualizar partículas víricas. Una partícula vírica completa, conocida como virión, consiste en ácido nucleico rodeado por una capa de protección proteica llamada cápside. En general, hay cuatro tipos principales de morfología vírica: Helicoidal: las cápsides helicoidales se componen de un único tipo de capsómero apilado alrededor de un eje central para formar una estructura helicoidal que puede tener una cavidad central o un tubo hueco. Esta formación produce viriones en forma de barra o de hilo, pueden ser cortos y muy rígidos, o largos y muy flexibles. El virus del mosaico del tabaco es un ejemplo de virus helicoidal. Icosaédrica: La mayoría de virus que infectan los animales son icosaédricos o casi esféricos con simetría icosaédrica. Un icosaedro regular es la mejor manera de formar una carcasa cerrada a partir de subunidades idénticas como los rotavirus, que tienen más de doce capsómeros y parecen esféricos. Envoltura: Algunas especies de virus se envuelven en una forma modificada de una de las membranas celulares, o bien es la membrana externa que rodea una célula huésped infectada, consiguiendo así una bicapa lipídica exterior conocida como envoltorio vírico. El virus de la gripe y el VIH utilizan esta estrategia. Complejos: Los virus tienen una cápside que no es ni puramente helicoidal, ni puramente icosaédrica, y que puede poseer estructuras adicionales como colas proteicas o una pared exterior compleja. Algunos bacteriófagos (como el Fago T4) tienen una estructura compleja que consiste en un cuerpo icosaédrico unido a una cola helicoidal (esta cola actúa como una jeringa molecular, atacando e inyectando el genoma del virus a la célula huésped), que puede tener una base hexagonal con fibras caudales proteicas que sobresalgan. Después de revisar las características más importantes de los diferentes microorganismos, te proponemos resolver las siguientes actividades:

BLOQUE 1

21

MICRO_ALIM_CPT3S  
Advertisement