Issuu on Google+

Memoria explicativa: Proyecto Esperanza 2010-2011


Situación socio-económica de la región El Proyecto Esperanza está siendo realizado en el barrio “Pantanal” de la ciudad de Bacabal, Estado de Maranhão, al norte del Brasil. Esta ciudad, localizada en el Centro Norte del Estado del Maranhão, tiene una población estimada en 100.000 habitantes. El Estado del Maranhão es el más pobre de la República de Brasil y el que tiene el menor Índice de Desarrollo Humano. En esta Región los medios de sustentación provienen, sobre todo, de la agricultura y de la ganadería. Domina el sistema de latifundio, pues la propiedad de la mayor parte de las tierras está en manos de muy pocos rancheros, que necesitan de mano de obra solo ocasionalmente. Por eso el desempleo está muy difundido y los que trabajan ganan un salario mínimo – corresponde a 465 Reales o 175 Dólares -

o menos al mes. Por estas condiciones socio-económicas,

la ciudad de Bacabal muestra muchas situaciones de indigencia, hambre y marginación.

Sobre todo en los barrios de la periferia, como es el caso del barrio de Pantanal, la situación de miseria trae como consecuencia inmediata un alto índice de niños desnutridos, la imposibilidad de acceso de estos a una atención médica o medios básicos de salud, la falta de estructuras de higiene y desagüe…


Esta situación de miseria se repercute en la dimensión educativa, pues faltan estructuras adecuadas (guarderías infantiles, escuelas, colegios…). Las madres que van a trabajar para sustentar a la familia, no tienen donde dejar sus hijos que se quedan solos en casa y, sobre todo, en la calle con animales sueltos (cerdos, vacas, burros, perros…) y el desagüe al descubierto.

Así el número de niños

fuera de la escuela, con dificultad de aprendizaje, suspensos o de comportamiento antisocial

es muy elevado. Aumenta también el número de niños y

adolescentes que practican trabajo infantil (limpiadores de zapatos, vendedores ambulantes, vigilantes de vehículos, recogedores de barro para alfareros o de coco…) y el proliferar de los “meninos de rua”. Historia del Proyecto Esperanza Vista la situación

de pobreza en la que se encontraban los barrios de

Pantanal y adyacentes: Vila Santos Dumont, Vila São João, Vila Jurandir, Vila Palmeira… la comunidad cristiana de Pantanal guiados por una religiosa de la Congregación de las Hermanas Escolares de Nuestra Señora, inició hace unos siete años, un proyecto que atendía con muchas dificultades a unos 40 niños de varias edades, ofreciendo durante 3 días por semana, alimentación y actividades formativas y recreativas.


Cuando las Esclavas del Amor Misericordioso se establecieron en la diócesis, hace ya tres años,

empezaron a colaborar en este proyecto obteniendo más

estabilidad en la atención y mayor frecuencia de los niños, quedándose pequeñas e insuficientes las pobres estructuras con las que se trabajaba. Se pensó pues en ampliar el Proyecto con el fin de ayudar a un mayor número de niños y de un modo más estable y cualificado a través de la construcción de una guardería infantil. Esta guardería infantil seria para acoger a niños de 1 a 6 años y las instalaciones ya existentes continuarían siendo usadas por los niños mayores de 6 años. Objetivo del Proyecto Esperanza: La construcción

de la Guardería Infantil tiene como objetivo atender a 120

niños de familias pobres y acompañar su desarrollo integral (físico, intelectual, social, ético y religioso) de lunes a viernes, ofreciendo: alimentación adecuada y acompañamiento médico, formación y práctica de higiene personal, preparación escolar, aprendizaje de buenas

maneras y comportamientos sociales, un local

seguro y formativo en el período en que las madres trabajan.


Situación actual La estructura de esta Guardería para atender a 120 niños de 1 a 6 años fue concluida el año pasado con la colaboración de la “Kindermission” de Alemania, de algunas parroquias de los Hijos del Amor Misericordioso de Italia, algunas donaciones para Proyectos de las EAM

y de

personas de aquí de Brasil.

Conseguimos también equipar la Guardería con los muebles y utensilios esenciales para poder iniciar las actividades en beneficio de esos 120 niños en este año escolar de 2011 (aquí el año escolar empieza en Febrero o después de las Fiestas de Carnaval y termina en Diciembre)

Hemos empezado desde el año pasado a acoger a los niños/as en las Guardería, aunque no era esa nuestra intención hasta haber preparado primero bien las cosas; pero la necesidad es tan grande y barrios

puesto que no hay en estos

estructuras educativas adecuadas (guarderías infantiles, escuelas, colegios),

las familias, viendo la construcción del edificio terminada, insistieron para que las hermanas acogiesen a sus niños cuanto antes. Lógicamente las madres prefieren llevar sus niños a la Guardería sabiendo que por lo menos van a estar atendidos en un local seguro y formativo y van a comer algo y no se quedarán solos en casa, tal vez sin comer hasta que ellas vuelvan por la tarde


o lo que es peor en la calle con desagüe al descubierto y en medio a los animales sueltos (cerdos, vacas, burros, perros). Fue así que empezamos acogiendo unos 40 niños/as de manera provisoria en el segundo semestre mientras terminábamos de adquirir el mobiliario necesario. Dos Hermanas de las Esclavas del Amor Misericordioso

y

una monitora que también ayuda en la preparación de bocadillos y limpieza les atendieron con mucho cariño. Al principio se bancos y

arreglaban como podían con

mesas viejas y descartadas o en el suelo sobre una alfombra. Después

se compró con la ayuda de la Fundación Gandarias mesas y sillas infantiles dignas para las clases, así como armarios y estantes para el material escolar y pedagógico. Poco a poco también fuimos equipando la cocina sobre todo con los utensilios más necesarios, refrigerador, mesa,

batidora, licuadora para jugos y

vitaminas. Este año queremos empezar con unos 60 niños/as pues no tenemos condiciones para mantener los 120 que desearíamos según la capacidad de las estructuras de la Guardería. Nuestra intención es ir aumentando el número de niños/as, proporcionalmente a las posibilidades económicas que vamos teniendo para pagar el salario de monitoras y maestras y garantizar alimentación y material pedagógico y lúdico para los niños.

Para ello, TU AYUDA ES IMPRESCINDIBLE y NECESARIA. Solo tienes que colaborar participando en la fiesta de la Madre Esperanza el Viernes 20 de Mayo o mediante donaciones en la urna que se depositara dicho día en el patio del Colegio.


UN NUEVO RETO_UNA ILUSIÓN