Issuu on Google+

Colectivo de Apoyo para Personas Migrantes (COAMI) Revista no 1.

Junio 2013

Violencia en detención de migrantes en comedor de Huehuetoca, Edomex

Rommel, un Refugiado en México

Éxito de la campaña “Dar es Ayudar” para migrantes

Cuando las autoridades criminalizan al migrante indocumentado


Colectivo de Apoyo para Personas Migrantes

Violencia en detención de migrantes en comedor de Huehuetoca, Estado de México

17 de junio de 2013 (Andremar – COAMI).- La mañana de este lunes 17 de junio recibimos un aviso de miembros del comedor de San José Huehuetoca en el que mencionaban que agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y miembros de la Policía Municipal de Huehuetoca, estaban realizando redadas en contra de las personas migrantes que se encontraban en el comedor. Las cifras arrojaron que en un primer momento fueron detenidas 10 personas migrantes de manera arbitraria y con uso de la fuerza, inclusive algunos de ellos fueron perseguidos por la Policía Municipal como si se tratase de criminales. De acuerdo al artículo 76 de la Ley de Migración, ninguna autoridad puede ingresar a centros humanitarios y de asistencia para personas migrantes. “El Instituto no podrá realizar visitas de verificación migratoria en los lugares donde se encuentre migrantes albergados por organizaciones de la sociedad civil o personas que realicen actos humanitarios, de asistencia o de protección a los migrantes” Al enterarnos de que la policía municipal entró al comedor migrante, se violentó de manera directa este artículo, además de que no se presentó el acta correspondiente que permite realizar la verificación migratoria. Horas más tarde, los mismos agentes y miembros de la Policía Municipal detuvieron a otros migrantes que se encontraban en la carpa comedor del mismo municipio. La carpa y el comedor han sido considerados por los migrantes como “oasis”, ya que son lugares en los que pueden recibir atención médica, descanso, alimento, ropa, calzado, información sobre sus derechos en México, independientemente de su situación migratoria, en su trayecto hacia Estados Unidos.

1


Colectivo de Apoyo para Personas Migrantes Este hecho, aunado al exilio del personal del albergue “La 72” en Tenosique Tabasco han permitido evidenciar la falta de compromiso de la Secretaría de Gobernación para aplicar medidas cautelares que garanticen la seguridad de las y los migrantes así como de sus defensoras y defensores. Después de lo sucedido en el comedor de Huehuetoca, el INM en su cuenta Twitter señaló, con descaro, que “no existen recomendaciones por parte de la CNDH en torno a denuncias contra el INM”. Esto hace evidente la doble moral del discurso diplomático utilizado por las autoridades migratorias ya que, por un lado, han buscado la manera de situar a México como un país protector de garantías en el ejercicio efectivo de los derechos humanos de las personas migrantes con apego a los tratados y acuerdos internacionales que México ha ratificado; pero, por otro, siguen existiendo las mismas condiciones de violencia, persecución, criminalización y abuso de autoridad en contra, ya no sólo de las personas migrantes sino también de quienes defendemos derechos humanos de personas migrantes. Lo sucedido hoy en el albergue es una muestra clara de que las leyes no responden a la realidad en la que vivimos y a la que nos enfrentamos. Hoy en día, ser un defensor de derechos humanos, pareciera ser sinónimo de enemigos del Estado. Andremar Galván – COAMI

2


Colectivo de Apoyo para Personas Migrantes

Rommel, un Refugiado en México

“Un refugiado es una persona que cruza una frontera, que huye, que emigra hacia otro estado o territorio principalmente porque su vida, su integridad y/o se ven violados sus derechos humanos y el estado donde reside no puede protegerle ni garantizarle su seguridad” 14 de junio de 2013 (Bren - (COAMI).- Llegar a un país diferente siempre es difícil por muchas razones en las que entran la diferencia de idioma y religión, el no conocer a nadie ni estar familiarizado con el entorno, las costumbres y hábitos, que varían inclusive dentro del mismo país huésped; si a eso le añadimos que un individuo viene huyendo de su país de origen por miedo a diversas situaciones que le amenazan y obviamente la idea de regresar a su hogar está descartada, genera mucho estrés; por lo mismo es tan importante brindar atención especializada a este tipo de gente que tiene distintas necesidades a las de una persona que migra por falta de empleo. Tal es el caso de Rommel, un joven de 28 años de origen nigeriano que abordó en 2008 de contrabando un barco de carga con ayuda de un tío que se preocupaba por su seguridad, sin saber cuál sería su país de destino. Termino llegando a un país, México, que no comparte ni su idioma ni sus costumbres. Pasado el shock inicial trató de buscar ayuda hasta que llegó a la Comisión de Ayuda para Refugiados (COMAR) donde se encargaron de procesar su solicitud y realizarle la entrevista en la cual relató todos los hechos por los que tuvo que abandonar su país de origen. "Tenía un programa de radio en una pequeña radiodifusora local, hablaba de cambio, de progreso, pero a muchos les molestaba porque les gusta reprimir a la gente" FOTO: AFP tomada de CNN México

3


Colectivo de Apoyo para Personas Migrantes Las amenazas estaban a la orden del día, le llegaban llamadas telefónicas y cartas donde lo instaban a dejar el programa de radio a cambio de su "seguridad". Debido a que nunca respondió a dichas amenazas, éstas fueron en aumento hasta que un día alguien incendió el estudio de grabación. Ante tal afrenta, Rommel supo que tenía que abandonar el país si quería continuar con vida. La COMAR le otorgó el estatus de refugiado bajo el supuesto marcado por la Ley sobre Refugiados y Protección Complementaria señalado en el Artículo 13 fracción I: "Que debido a fundados temores de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, género, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas..." por lo que puede vivir en México por tiempo indefinido, así como trabajar, estudiar y tener la seguridad que nadie lo va a forzar a regresar a Nigeria. Así cómo él, hay muchos casos de migrantes que huyen de situaciones de riesgo en sus países de origen por lo que es importante estar informados y crear un ambiente de empatía sensibilizando a la población, apoyando esfuerzos como el Día del Refugiado este próximo 20 de junio, en la semana INTERCULTURAL del 19 al 23 de junio. Bren Piña-COAMI

4


Colectivo de Apoyo para Personas Migrantes

Éxito de la campaña “Dar es Ayudar” para migrantes

14 de junio de 2013 (Omar – COAMI).- El sábado 1º de Junio se realizó la entrega de la colecta migrante llamada Dar es Ayudar emprendida por el Colectivo de Apoyo para Personas Migrantes COAMI. Ello a razón de que nos motivaron las ganas de apoyar y poder colaborar en articulación con otros espacios a fin de hacernos más sensibles y conscientes en cuanto a las realidades a las que se enfrentan las personas en situación de vulnerabilidad. La planeación estratégica llevó un largo proceso que comprendió el hacer toda la evaluación de campo para saber cuáles eran las necesidades primarias del comedor que, hasta finales del año pasado, era un albergue de migrantes; conocer el tipo de población que en su mayoría circula por esa parte de la ruta migrante; sumar esfuerzos con otros espacios que de igual manera apoyan esta acción. Estas son las bases que han sostenido a COAMI durante todo este proceso. Hemos tenido la fortuna de ser un grupo estratégicamente estructurado, pues al sumar nuestras capacidades, saberes y esfuerzos, es como logramos tener el impacto que esperábamos para con la campaña “Dar es Ayudar”. “Es de reconocer que el apoyo solidario que nos brindaron otras organizaciones, colectivos, espacios, y personas interesadas en el tema o que están preocupadas por hacer algo para fortalecer este tipo de causas, fue la clave del éxito obtenido” tal como señalan las y los integrantes del colectivo. Aunque implicó acudir a sus espacios para recoger las donaciones o trasladarse por toda la ciudad, ello no fue impedimento para conseguir la cantidad de cosas que se juntaron; en dos semanas se logró recolectar suficiente ropa para hombre, mujer, niñas y niños así como zapatos, chamarras, suéteres, colchonetas y una gran cantidad de víveres.

5


Colectivo de Apoyo para Personas Migrantes La tarea no fue nada sencilla, pero al tener un agradecimiento sororo y fraterno por parte de las y los compas migrantes que estaban en ese momento en el comedor, así como de las personas encargadas de manera voluntaria del mismo y quienes contribuyeron donando, fueron señal de que el esfuerzo había valido totalmente la pena. Por ello, reiteramos el agradecimiento a todas y cada una de las personas de cada espacio u organización que de manera desinteresada estuvieron acompañándonos en este proceso, particularmente al Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Vitoria” y a La casa de Refugiados, mejor conocida como “La Casita” por brindarnos la facilidad de usar sus instalaciones para hacer el acopio. Así como a la campaña de “Acción Migrante” por ser motores para la difusión de esta causa. Cada palabra, cada experiencia, cada imagen, cada kilómetro recorrido para poder llegar a nuestro destino fueron la muestra clara de que este trabajo puede seguir generando conciencia en la comunidad, tanto de origen como en la personas que van de paso. De esta manera poder trabajar día con día en la lucha y la defensa de los derechos de grupos en situación vulnerable en conjunto con otras organizaciones, otros colectivos y otras personas preocupadas y ocupadas en esta lucha social constante -que puede que de inmediato no podamos vencer, pero con acciones como esta y muchas otras sigamos combatiendo para que sean respetados los derechos humanos. Esta labor que llevamos a cabo implicó el reconocimiento de las necesidades que aquejan día con día a las personas migrantes en tránsito, que a su vez permitió escuchar de viva voz algunas de las necesidades y situaciones a las que se enfrentan en su paso por el país, así como los retos a los que el mismo comedor de San José Huehuetoca se enfrenta. Omar Ortega – COAMI

6


Colectivo de Apoyo para Personas Migrantes

Cuando las autoridades criminalizan al migrante indocumentado

20 de junio de 2013 (Andremar – COAMI).- Tras la detención de personas migrantes en el municipio de Huehuetoca el pasado lunes 17 de Junio del presente año, el Instituto Nacional de Migración permitió hacer evidente la falta de compromiso y capacitación de su personal en torno al cumplimiento cabal de las normas establecidas en los marcos jurídicos, tanto nacionales como internacionales, que refieren a la migración de tránsito indocumentada. Los hechos culminaron con la detención de 30 personas migrantes por agentes del Instituto Nacional de Migración y miembros de la Policía Municipal; dos de estos últimos sacando con uso de la fuerza pública a migrantes del comedor “San José” ubicado a un costado de las vías en el Municipio de Huehuetoca.

Con este operativo- redada, no solamente se violentó el artículo 76 de la Ley de Migración que establece que: “El Instituto no podrá realizar visitas de verificación migratoria en los lugares donde se encuentre migrantes albergados por organizaciones de la sociedad civil o personas que realicen actos humanitarios, de asistencia o de protección a los migrantes”. También se violentó el artículo 92 que establece que el Instituto Nacional de Migración debe presentar una orden en la que se especifique el nombre del responsable del operativo, personal asignado, el lugar a verificarse y el motivo. “La orden por la que se disponga la verificación migratoria deberá ser expedida por el Instituto y precisar el responsable de la diligencia y el personal asignado para la realización de

7


Colectivo de Apoyo para Personas Migrantes la misma, el lugar o zona que ha de verificarse, el objeto de la verificación, el alcance que deba tener y las disposiciones jurídicas aplicables que la fundamenten y la motiven”. Esto en virtud de los testimonios por parte de miembros del Colectivo Ustedes Somos Nosotros que en entrevista a Milenio TV señalaron que “Ninguno de los agentes de Migración se identificó ni presento orden de verificación. Ellos permanecieron dentro de la camioneta, mientras que la policía municipal sacaba jalando de los pelos a los migrantes que estaban dentro del comedor”.

Por su parte, el Instituto Nacional de Migración rechazó en su cuenta de Twitter haber ingresado al lugar.

De esta manera el Instituto Nacional de Migración se deslindó de los hechos y señalo que las acciones del personal de Migración se desarrollaron exclusivamente en la vía pública. Las 30 personas migrantes (4 guatemaltecos y 26 hondureños) fueron canalizadas a la estación migratoria en Toluca y de Iztapalapa donde les espera una orden de deportación a sus países de origen.

¿Por qué se considera una violación a los derechos humanos de las personas migrantes? Para que un acto como éste sea considerado como violación de derechos humanos, debe existir la participación directa o indirecta de alguna autoridad competente a través de la acción, omisión o aquiescencia. En este caso, la acción directa fue cometida por personal de la Policía bajo la orden de Migración, debido a que el artículo 81 de la Ley de Migración señala que únicamente la Policía Federal debe actuar en auxilio y bajo la coordinación del Instituto Nacional de Migración.

8


Colectivo de Apoyo para Personas Migrantes “Son acciones de control migratorio, la revisión de documentación de personas que pretendan internarse o salir del país, así como la inspección de los medios de transporte utilizados para tales fines. En dichas acciones, la Policía Federal actuará en auxilio y coordinación con el Instituto” Por lo tanto, las acciones emprendidas por parte de la policía fueron realizadas a partir de la orden que los agentes de Migración pudieron haber dado. La interdependencia, como característica de los derechos humanos establecidos en los marcos normativos del derechos internacional, se hizo evidente ya que se violentaron los artículos 3º, 9º y 13º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos los cuales señalan que toda persona tiene derecho a la libertad, a no ser arbitrariamente detenido y a la libertad de tránsito. Con la Reforma Constitucional aprobada en Junio de 2011 se reconoce en su artículo 1º, que toda persona goza de los derechos y de los mecanismos de garantías reconocidos tanto por la Constitución como por los Tratados Internacionales y se eleva a rango constitucional todas las normas relativas a los derechos humanos, por lo que es obligación de las autoridades mexicanas velar por el respeto de éstos derechos. Como se puede analizar con estos hechos, la falta de capacitación en torno al tema de los derechos humanos por parte de las autoridades migratorias y de seguridad pública sigue siendo evidente. La implementación de la política migratoria no debe ser tratada bajo un enfoque de seguridad nacional, sino de un enfoque en Desarrollo y Derechos Humanos; de lo contrario, se seguirá criminalizando al migrante indocumentado y pondrá a las y los defensores de derechos humanos de personas migrantes en una situación de vulnerabilidad, pues parecería que son enemigos del Estado Mexicano. Se hace un llamado de exigencia para que las autoridades actúen con respeto irrestricto en el ejercicio efectivo de los derechos humanos establecidos en los marcos que regulan la migración de tránsito en México y sean capacitados para que no se sigan presentando este tipo de actos. Andremar Galván – COAMI

9


Colectivo de Apoyo para Personas Migrantes

10


Revista no 1 coami prueba