Page 55

Aquella que posee un patio acotado con pared delante de la cueva. CASA-CUEVA:

La que, delante de la cueva posee una edificación de dos o más habitaciones adosadas, incluso puede llegar a tener una o dos plantas de piso con sus correspondientes habitaciones.

3. TÉCNICA DE CONSTRUCCIÓN

La técnica de construcción de la cueva es sumamente elemental. La maquinaria que el constructor utilizaba para excavar la cueva se reducía al empleo de un pico y una pala cuando los materiales son blandos y ceden. En primer lugar se excavaba en la pendiente hasta conseguir una pared casi vertical que sirviera de fachada a la cueva; delante de ésta, el terreno se aplanaba hasta llegar a la formación de una especie de plazoleta que haría las veces de patio de la vivienda y zona de acceso a ella. En el plano correspondiente a la fachada se trazaba la puerta de entrada en el centro de la misma y en uno de los laterales un hueco que servía de ventana. Lateralmente al desmonte correspondiente a la fachada, se labraban otros dos planos triangulares que, a modo de contrafuertes, reforzaban el plano de la fachada. A partir de la puerta se penetraba de 80 a 100 centímetros, espesor normal de los muros de carga, y posteriormente se iniciaba la excavación de las habitaciones (Figura 02). Las habitaciones suelen ser relativamente grandes, de un tamaño medio que oscila entre 7 y 12 m2 de superficie. Su única estructura portante es el terreno. La estabilidad de la cueva depende, por tanto, de la estabilidad del suelo que la conforma. Con el fin de conseguir mayor firmeza en la construcción de la cueva, la estructura que la sostiene se realiza con techos en forma de arco de medio punto o de bóveda, en vez de techos planos. Este tipo de estructura está determinada por muros gruesos y espacios entre los muros que son las habitaciones, dependientes de la altura de la bóveda (por regla general, la altura de la habitación se sitúa casi siempre por encima de los 2 metros, siendo la más frecuente de 2,30 m). Inicialmente las cuevas se encalaban, aplicando suavemente las primeras manos con una brocha de hojas o salpicando las paredes arcillosas con la cal muy espesa, ya que si se hacía directamente el enjalbegado , la arcilla

se desmoronaba al estar muy blanda por haber sido picada muy recientemente. La utilización del encalado supone una doble ventaja: por una parte la cal proporcionaba, a causa de su blancura, una iluminación interior superior a lo que en principio pudiera pensarse. Además el encalado periódico actuaba a modo de desinfectante de la vivienda. La aplicación de sucesivas capas de cal llega a formar un revestimiento de cierto espesor capaz de impedir el incómodo desprendimiento de partículas de tierra, fundamentalmente en techos. Es frecuente que las paredes y el techo de las habitaciones conserven las protuberancias del terreno, aunque cada vez parece que es más normal encontrar habitaciones enlucidas y después encaladas, totalmente lisas y uniformes, iguales a las de una casa.

Figura 02

4. ELEMENTOS SINGULARES 4.1 SUELOS, PAREDES Y TECHOS

El suelo se pica nivelado y si el terreno es bueno se deja natural, fregándolo sólo con agua. En otras ocasiones, después del picado, se echan de 3 a 4 cm. de cama de arena, encima se les da mezcla y luego se pone solería. En cuanto a las paredes interiores, se procuran cortar de forma vertical y, a veces, en talud para mayor consistencia de las mismas. Presentan una textura tosca y rugosa, propia de las huellas de las herramientas aplicadas, sobre las que se dan las lechadas de cal que con el tiempo van formando sucesivas capas. Igual ocurre con los techos. El techo de todas las habitaciones de las cuevas suele ser en forma de bóveda de medio cañón, más o menos pronunciado según las dimensiones que cubre (Figura 03).

Figura 03

En estos trabajos era imprescindible el buen hacer del ‘maestro de pico’

4.2 HABITACIONES

La puerta de entrada da paso a un espacioso vestíbulo. Por lo general, las demás habitaciones están excavadas alrededor de esta estancia, con unas dimensiones que oscilan sobre los 2,5 por 3 metros, rectangulares o cuadradas, con formas bien definidas. Al fondo del vestíbulo suele haber una habitación más larga que las demás, donde suele estar situada la chimenea. Su número dependía de las necesidades de la familia. Era frecuente que la cueva contara en principio con unas determinadas habitaciones y que, a medida que crecía el número de miembros de la familia se ampliara en número de habitaciones. Alzada 55

Profile for Coaat Granada

Alzada 102  

Revista Alzada

Alzada 102  

Revista Alzada

Profile for coaatgr
Advertisement