Page 49

CRONOLOGÍA:        

1985: El PGOU contempla en el Cuartel de las Palmas 7.710 metros cuadrados de equipamientos públicos. 1999: El Ayuntamiento se queda con el Molino del Marqués a cambio de edificabilidad. 2001: En el nuevo PGOU el Ayuntamiento da seis meses al propietario para presentar el proyecto o amenaza con la expropiación. Agosto de 2006: El Ayuntamiento da 72 horas para que se limpien los jardines y se abran. Octubre de 2006: Se derriba lo que quedaba del cuartel y se apuntala el molino. Abril 2007: La Gerencia aprueba el proyecto. Mayo 2008: El proyecto llega a la Delegación de Cultura, que hace algunas correcciones. Febrero 2009: El Ayuntamiento pide que se autorice el proyecto porque el Molino se cae.

UN PROYECTO ATASCADO

El Molino está a punto de venirse abajo. Un informe de los técnicos de Urbanismo advertía no hace mucho tiempo de que la cubierta y el forjado de la primera planta están «caídos en la mayor parte de las edificaciones»; hay trozos de la cubierta y la cornisa con riesgo de «desprendimiento a la vía pública y que no cuentan con medida de protección»; las ventanas y las puertas están tapiadas; y hay fisuras «verticales» en la fachada a lo «largo de las dos plantas».

El proyecto de urbanización del Cuartel de las Palmas llegó a la Delegación de Cultura en mayo de 2008. La Junta solicitó en noviembre que se hicieran unas correcciones, que el Ayuntamiento incorporó en otro informe del 28 de enero de 2009. Pero el esqueleto en ruinas del Cuartel de las Palmas no entiende estos plazos. El 4 de febrero la Gerencia de Urbanismo remitió un escrito a la Delegación de Cultura en el que expresaba que las «inclemencias del tiempo» están afectando al Molino del Marqués y «sería muy necesario proceder a su puesta en valor». El Ayuntamiento insiste con el mismo argumento en otro escrito del 17 de abril, en el que ya alerta de la «precaria situación del inmueble y el grave peligro de desplome que el mismo presenta».

Para intervenir en el inmueble se necesitaba el visto bueno de Cultura y se obtuvo. Sobre el riesgo de desplome, Benzal respondió en su momento que el Ayuntamiento «no ha solicitado medidas de urgencia. «Estoy cansado de este juego en el que nos quiere meter esta persona, que o es una indocumentada o actúa con mala fe», se referia Benzal a la concejala de Urbanismo, Isabel Nieto. «Otra vez la culpa es de la Junta. Está más visto que la pana verde», concluyó. Pero ahora lo importante es que todas las partes están, por fin, de acuerdo y que las obras se van a acometer con toda celeridad con el fin de recuperar para la ciudad y, más concretamente, para el barrio del Realejo, un importante espacio verde que llevaba esperando más de dos décadas. • Alzada 49

Profile for Coaat Granada

Alzada 102  

Revista Alzada

Alzada 102  

Revista Alzada

Profile for coaatgr
Advertisement