Issuu on Google+

La maestra de Matemática no había llegado y nosotros, como cualquier otra  aula de tercero de media, estábamos celebrando la ausencia de aquella persona  que nos enseñaba el curso más tormentoso de la escuela, “el que nos quitaba el  sueño”. Yo también lo celebraba, pero internamente sentía algo inexplicable  dentro de mí, regresé a casa con esa rara sensación.  Llegué y sentí como un impulso de preguntar a mis hermanos qué actitudes  provocaban en ellos las Matemáticas. Empecé por Ulises, mi hermano mayor,  y me dijo que esa pregunta ni se preguntaba, pero yo insistí y él se negó a  darme   una   contestación;   creo   que   en   realidad   ni  siquiera   sabía   cuál   era   la   respuesta.   Luego   hice   lo  mismo   con   Ana   Lucía,   no   corrí   con   mejor   suerte;  ninguno de mis hermanos pudo responderme.  Fui   a   mi   dormitorio,   me   acosté   en   la   cama   y  comencé a dar vueltas en ella como si con ello  encontraría la respuesta a mi  pregunta, y de tanto dar vueltas comencé a imaginar cómo sería el mundo si  los números se extinguieran… Recuerdo que había muchos países en guerra, veía a la gente pelear fuera de  las tiendas, toda persona que estaba fuera de su casa tenía una apariencia como  de loco, y no se pueden imaginar el estado en que se encontraban sus hogares,  mucha gente sin trabajo, y así infinidad de “problemas” sólo por la ausencia  de los NÚMEROS.   Pero mi curiosidad   llevó a preguntarme cómo es que la falta de estos  números podía causar tantos problemas (que por cierto dejaban desplazados a  los problemas matemáticos que nos dejaba la maestra); entonces comencé a  observar a la gente con más atención y me di cuenta de que las guerras entre  países  eran porque no sabían cómo marcar los límites  entre   ellos,   no   habían   números   para   expresar   cuánto  territorio era de cada uno. 

Autora: Martyoly Ruiz Esquerre


Luego miré a una gran multitud peleando en las tiendas y pude observar que  lidiaban porque no sabían el costo de cada producto, no estaban los números  para representar el precio de cada uno. Aquella gente que estaba como loca  por las calles era por la falta de armonía en la familia, ya que cada miembro se  veía afectado por la falta de los famosos SEÑORES NÚMEROS. Después regresé a la realidad y como por impulso, lo primero que hice fue  dar un grito diciendo: ¡AMO A LOS NÚMEROS! e ir a coger inmediatamente  mi cuaderno de Matemática que estaba arrimado en un rincón del estante… si  alguien me hubiera dicho horas antes que yo iba hacer esto no se lo hubiera  creído. Aunque parezca increíble este sueño que tuve despierta me sirvió para  darle más importancia a los números, a pesar de  que no se lo haya contado a nadie, hasta ahora  que pude ver la necesidad de hacernos AMIGOS  DE LOS NÚMEROS.  

Autora: Martyoly Ruiz Esquerre


La extinción de los números