Page 1

I. E. "NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO" RELIGIOSAS DOMINICAS DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN CHICLAYO

CONCURSO NACIONAL DE REDACCIÓN 2006: “El agua es vida”

Cuento Ganador del 1º puesto a nivel regional (Categoría “A”)

FRUTILANDIA SIN AGUA

En Frutilandia, aunque no lo creas, viven todas las frutas del mundo, desde las más pequeñas hasta las más grandes y deliciosas que te puedas imaginar. Ellas forman un bello y colorido país, se asemejan a una caja de colores con diversas formas. Su “frutidente” (Presidente para los humanos), se llama Manzanón Tuttifruti y él es el encargado de toda la administración en “Frutilandia”. En segundo orden de jerarquía, están los alcafrutis (alcaldes), ellos velan por el orden en las provincias y distrifrutos (distritos). Luego en el último o tercer escalón de la organización social en Frutilandia, está el pueblo o como ellos se llaman: “frutilandeños”. La república de Frutilandia está dividida en tres departamentos: Ricafruta, Frutafresca y Pulpifruta. La capital de Frutilandia se llama “Moper” (mora y pera). En este país no todo es gloria. Un día el fritudente Tuttifruti se enteró que estaba atacando una sequía muy severa a todo el país, razón por la cual pide un préstamo de agua a la humanidad, pero ésta trata de realizar un acuerdo muy interesante con Manzanón. El frutidente de Frutilandia duda mucho antes de aceptar el trato, puesto que…

él debía sacrificar a 160 frutilandeños cada mes, para que sirvan de

Derechos reservados


alimento a las personas, y así la humanidad le pueda prestar 14 litros de agua durante el mismo tiempo. Manzanón Tittifruti sabía que la sequía duraría mucho tiempo, por este motivo pide un plazo de cuatro días para responder, ya sea de forma afirmativa o negativa. Pero, ¿Por qué Manzanón necesitaba tanto el agua para los frutilandeños? La respuesta es simple: porque el agua es fuente de vida, es un recurso imprescindible para la conservación y perpetuación de las especies. Y, aunque los habitantes de Frutilandia no derrochaban el agua, la sequía era un problema latente en todo el mundo. Manzanón meditó largo tiempo hasta que recordó que a 7 km. de Frutilandia había un lago al que nunca se le agotaba el agua. En ese instante supo la respuesta: era un “no lo hago”. Él sabía que si su país realizaba un esfuerzo por extraer agua del lago, no tendría que sacrificar a ningún frutilandeño. Los frutilandeños, ya casi sin pulpa, lucharon y caminaron hasta el lago, donde bebieron toda el agua necesaria para soportar un momento más, hasta que Dios les envíe una gran lluvia y al final de todo pudieran ver un arcoiris. La historia no termina aquí pues, al atardecer, todo Frutilandia bailó a orillas del lago al compás de su canción preferida: “Muévete frutita, muévete”.

FIN

Rubí Bustamante Chávez (12 años) Colegio Nuestra Señora del Rosario

Derechos reservados

Frutilandia sin agua  

Cuento ganador 2006

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you