__MAIN_TEXT__

Page 1

México, D.F., 8 de diciembre de 2010.                                                                                         Asunto: Solicitud de Declaratoria de                                                                                                   Alerta de Violencia de Género     LAURA CARRERA LUGO  COMISIÓN NACIONAL PARA PREVENIR Y ERRADICAR LA VIOLENCIA   CONTRA LAS MUJERES DE LA SECRETARÍA DE GOBERNACIÓN   Presidenta del Sistema Nacional para Prevenir, Atender,   Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres.     ROCÍO GAYTÁN GARCÍA  INSTITUTO NACIONAL DE LAS MUJERES  Secretaría Ejecutiva del Sistema.     P r e s e n t e      La  COMISIÓN  MEXICANA  DE  DEFENSA  Y  PROMOCIÓN  DE  LOS  DERECHOS  HUMANOS,  AC.1,  organización no gubernamental con 20 años trabajando por el respeto de los derechos humanos  en México, establecida de conformidad con el régimen de las asociaciones civiles no lucrativas, en  diciembre  de  1989  en  la  Ciudad  de  México2,  a  través  del  Mtro.  Juan  Carlos  Gutiérrez  Contreras,  Director  General  y  representante  legal3;  y  el  OBSERVATORIO  CIUDADANO  NACIONAL  DEL  FEMINICIDIO, red conformada por 43 organizaciones de 18 entidades federativas, que tiene como  uno  de  sus  objetivos  el  monitoreo  y  documentación  de  casos  de  feminicidio  en  nuestro  país,  comparecemos para exponer:    Que con fundamento en lo dispuesto por el artículo 24 de la Ley General de Acceso de las Mujeres  a una Vida Libre de Violencia (en adelante LGAMVLV), en nuestro carácter de organizaciones de  derechos  humanos  solicitantes4,  señalando  como  domicilio  para  oír  y  recibir  notificaciones  el  ubicado  en  Tehuantepec  N°  142,  Col.  Roma  Sur,  Del.  Cuauhtémoc,  México,  D.F.  5  así  como  las  direcciones  de  correo  electrónico:  defensa1@cmdpdh.org  y  observatoriofem@cddmx.org;  y                                                               1

Reglamento de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV), artículo  33, fracción I  2  Acta Constitutiva N° 32,407, 12 de diciembre de 1989, Notaría 25 del Distrito Federal, Lic. Emiliano Zubiria  Maqueo. (Anexo 1)  3  Nombrado representante legal mediante Escritura de Poder General N° 35,484, Libro N° 768, año 2009. (Se  adjunta copia como Anexo 2)  4 Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, artículo 24, fracción III y  Reglamento  de la LGAMVLV, artículo 33, fracción II.   5  Reglamento de la LGAMVLV, artículo 33, fracción III. 


autorizando para  los  mismos  efectos  a  las  CC.  ANA  YELI  PÉREZ  GARRIDO,  MARÍA  DE  LA  LUZ  ESTRADA  MENDOZA  y  GABRIELA  RIVERA  DÍAZ;  solicitamos  por  este  conducto  que,  como  lo  establece el artículo 25 del mismo ordenamiento, el gobierno federal ‐a través de la Secretaría de  Gobernación‐ declare la alerta de violencia de género y notifique la misma al poder ejecutivo del  Estado de México, entidad federativa sobre la cual solicitamos la presente.      ANTECEDENTES    La  violencia  contra  las  mujeres  es  una  ofensa  a  la  dignidad  humana  y  una  manifestación  de  las  desigualdades  históricas  en  las  relaciones  de  poder  entre  mujeres  y  hombres6,  también  es  considerada  como  una  forma  de  discriminación  que  impide  gravemente  que  la  mujer  goce  de  derechos  y  libertades  en  pie  de  igualdad  con  el  hombre7.  La  Convención  de  Belém  do  Pará  entiende  por  violencia  contra  la  mujer  “cualquier  acción  o  conducta,  basada  en  su  género,  que  cause  muerte,  daño  o  sufrimiento  físico,  sexual  o  psicológico  a  la  mujer,  tanto  en  el  ámbito  público  como  en  el  privado”8.  Actualmente  se  ha  reconocido  como  una  problemática  que  repercute  no  sólo  en  la  víctima  o  en  sus  familiares,  sino  en  la  comunidad  en  general,  principalmente  en  la  población  femenina,  quienes  ven  vulnerados  sus  derechos  y  libertades  al  encontrarse inmersas en un contexto de inseguridad‐impunidad.    La violencia contra la mujer persiste como una violación generalizada de los derechos humanos y  uno de los obstáculos principales para lograr la igualdad de género. Esa violencia es inaceptable,  ya sea cometida por el Estado y sus agentes, por parientes o por extraños, en el ámbito público o  privado.  El  Secretario  General  de  las  Naciones  Unidas  ha  dicho  que,  mientras  siga  existiendo  la  violencia contra la mujer, no podremos afirmar que estamos  logrando progresos reales hacia la  igualdad, el desarrollo y la paz9.     La promulgación de instrumentos internacionales que protegen el derecho de las mujeres a vivir  libres  de  violencia,  refleja  el  consenso  y  el  reconocimiento  por  parte  de  los  Estados  del  trato  discriminatorio que éstas tradicionalmente han recibido en sus respectivas sociedades, lo que ha  dado como resultado que sean víctimas y estén expuestas a diferentes formas de violencia, que  incluyen la violencia sexual, psicológica y física y el abuso de sus cuerpos.10     Ante  esto,  el  Estado  mexicano,  además  de  haber  firmado  y  ratificado  diversos  instrumentos  internacionales  de  derechos  humanos  y  de  protección  específica  a  las  mujeres,  ha  reconocido  dentro del marco normativo local esta desigualdad. El artículo 1 de nuestra Constitución establece  la prohibición de toda discriminación basada en el género; asimismo, en su artículo 4 reconoce la                                                               6

Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención  de Belém do Pará), Ratificada por México en noviembre de 1998, Preámbulo, párr. 3.  7   Comité  de  la  Convención  sobre  la  Eliminación  de  Todas  las  Formas  de  Discriminación  Contra  la  Mujer  (Comité CEDAW), Recomendación general 19: La Violencia contra la Mujer, 11° periodo de sesiones, 1992,  U.N. Doc. HRI/GEN/1/Rev.1 al 84 (1994), párr. 1 y 6.  8  Convención de Belém do Pará, artículo 1.  9  NU. Informe del Secretario General, Estudio a fondo sobre todas las formas de violencia contra la mujer,  A/61/122/Add.1, 6 de julio de 2006, párr. 1.  10  Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Acceso a la justicia para las mujeres víctimas de  violencia en las Américas, OEA/Ser.L/V/II.Doc.68, 20 de enero de 2007, p. vii, párr. 3. 


igualdad entre  hombres  y  mujeres  ante  la  ley11;  además  de  la  existencia  de  leyes  federales  y  locales sobre igualdad y las de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia.    El 1° de febrero de 2007 fue publicada en México la Ley General de Acceso de las Mujeres a una  Vida Libre de Violencia12, la cual tiene por objeto “establecer la coordinación entre la Federación,  las entidades federativas y los municipios para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra  las mujeres, así como los principios y modalidades para garantizar su acceso a una vida libre de  violencia  que  favorezca  su  desarrollo  y  bienestar  conforme  a  los  principios  de  igualdad  y  no  discriminación”13.  Es  decir,  “involucrar  a  las  autoridades  para  que  vigilen  el  eficaz  cumplimiento  de  los  programas  sobre  la  no  violencia  contra  las  mujeres,  como  complemento  de  la  labor  legislativa,  que  en  el  marco  del  federalismo  habrá  de  aplicarse  en  todas  las  entidades  federativas.”14    Una  de  las  más  grandes  aportaciones  de  esta  ley  ‐además  de  la  incorporación  de  conceptos  de  género que deben ser considerados en la elaboración de políticas públicas y marcos legales‐ es el  establecimiento  de  mecanismos  de  protección  para  las  mujeres  que  sufren  violencia,  principalmente la “Alerta de Violencia de Género”, cuyo objetivo es “ubicar las zonas del territorio  nacional  con  mayor  índice  de  violencia  hacia  las  mujeres,  [para]  detectar  en  que  órdenes  de  gobierno no se cumple la Ley, además de la zona en la que más se violentan los derechos de la  mujer; y de esa manera sancionar a quienes la transgredan.15    Si bien este mecanismo es considerado de carácter temporal, requiere de la implementación de  acciones que desalienten la violencia, con la intervención de un consejo de integración nacional  que asuma la responsabilidad de la violencia de género en una zona determinada.16    Es por esta razón, que a través de este mecanismo, hacemos de su conocimiento la existencia de  un contexto de violencia feminicida en el Estado de México, la cual vulnera los derechos humanos  de  las  mujeres  que  habitan  o  transitan  por  su  territorio,  lo  cual  requiere  de  la  investigación  e  intervención  inmediata  de  las  autoridades  competentes,  de  acuerdo  a  lo  establecido  por  la  LGAMVLV y su Reglamento, con el objeto de eliminarla.    Con el objeto de complementar la información requerida por el artículo 33 del Reglamento de la  LGAMVLV, nos permitimos describirla en los siguientes apartados:   

                                                            11

La CEDAW establece en su artículo 2, inciso a) como una de las obligaciones de los Estados el consagrar en  sus  constituciones  nacionales  y  en  cualquier  otra  legislación  apropiada,  el  principio  de  la  igualdad  del  hombre y de la mujer.  12   Ley  General  de  Acceso  de  las  Mujeres  a  una  Vida  Libre  de  Violencia  (LGAMVLV),  publicada  en  el  Diario  Oficial de la Federación el 1° de febrero de 2007.  13  LGAMVLV, artículo 1.  14  Exposición de motivos de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, p. 3 en:  http://www.observatorioviolencia.org/upload_images/File/DOC1184067313_leymujeressinviolencia.pdf  15  Exposición de motivos de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, p. 8 en:  http://www.observatorioviolencia.org/upload_images/File/DOC1184067313_leymujeressinviolencia.pdf  16  Ídem 


 Sobre el lugar o lugares donde se presenta la violencia de género denunciada17 

  El Estado de México, conformado por 125 municipios, con una extensión territorial de 22 357 km²,  cuenta con 15 174 272 habitantes, siendo la entidad con mayor población, de los cuales 7 398 283  son  personas  del  sexo  masculino  y  7  775  989  del  femenino18;  con  respecto  a  la  violencia  feminicida19, esta entidad reporta 922 casos de homicidios dolosos de mujeres, en el periodo de  enero de 2005 a agosto de 2010; sin embargo, es importante señalar que en 10 de los municipios  más poblados se concentra el 54%  de los asesinatos violentos de mujeres, éstos son Ecatepec de  Morelos (118 casos), Nezahualcóyotl (71 casos), Tlalnepantla de Baz (53 casos), Toluca (45 casos),  Chimalhuacán  (42  casos),  Naucalpan  de  Juárez  (40  casos),  Tultitlán  (35  casos),  Ixtapaluca  (31  casos), Valle de Chalco (30 casos) y Cuautitlán Izcalli (25 casos)20.      Estos  mismos  municipios  también  ocupan  los  primeros  lugares  en  denuncias  recibidas  por  violación  sexual,  pues  de  las  4,773  denuncias  registradas  en  todo  el  estado  durante  un  año  y  medio21,  tan  sólo  en  estos  municipios  se  registraron  el  62.6%  del  total  de  denuncias  en  todo  el  estado, en las que la edad promedio de las víctimas es de 26 años.    Aunque la violencia sexual y el feminicidio22 están presentes en toda la entidad mexiquense, como  se ha ya se mencionó antes, también deben considerarse las zonas de tránsito de migrantes, pues  con  base  en  información  proporcionada  por  la  Procuraduría  General  de  Justicia  del  Estado  de  México, el 59.76% de los casos de homicidios dolosos de mujeres documentados, sus cuerpos son  encontrados  en  algún  lugar  del  ámbito  público,  y  en  muchas  ocasiones,  se  desconoce  incluso  la  identidad de la víctima.    Lugar de los hechos/hallazgo 

                                                            17

Reglamento de la LGAMVLV, artículo 33, fracción IV.   INEGI. Censo de Población y Vivienda 2010. Resultados Preliminares, en http://www.inegi.org.mx/  19   Se  entiende  por  violencia  feminicida  “la  forma  extrema  de  violencia  contra  las  mujeres,  producto  de  la  violación  de  sus  derechos  humanos,  en  los  ámbitos  público  y  privado,  conformada  por  el  conjunto  de  conductas misóginas que pueden conllevar impunidad social y del Estado, y puede culminar en homicidio y  otras formas de muerte violenta de mujeres”. LGAMVLV, artículo 21.  20 Información proporcionada por la Procuraduría General de Justicia del Estado de México del 2005 a agosto  de 2010. (Anexo 11)  21   Estadísticas  referentes  a  las  denuncias  presentadas  por  el  delito  de  violación  sexual  cometido  contra  mujeres en el periodo de enero de 2009 a 2010 en el Estado de México. Información proporcionada por la  Procuraduría General de Justicia del Estado de México, 27 de agosto de 2010. (Anexo 8)  22  Así lo reconoció recientemente la Corte Interamericana de Derechos Humanos en un caso contra México  sobre tres casos de Feminicidio en Ciudad Juárez, Chihuahua, Cfr. Corte IDH. Caso González y otras (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones  y  Costas,  Sentencia  de  16  de  noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 143.  18


Fuente: Procuraduría General de Justicia del Estado de México, 2010. 

  El Estado de México es considerado como una zona de tránsito de migrantes internos y externos,  como lo establece el Cuarto Informe Sobre la Situación de los Derechos Humanos de los Migrantes  en  Tránsito  por  México23,  y  es  la  tercera  entidad  en  la  que  se  registran  más  actos  de  violencia  contra migrantes. Una situación que avala dicho informe es la que se vive diariamente en el nudo  ferroviario  de  Lechería,  al  ser  uno  de  los  puntos  más  complicados  para  los  migrantes  centroamericanos,  pues  es  ahí  en  donde  se  toma  el  ferrocarril  que  servirá  para  continuar  el  camino, según la ruta que cada quien haya establecido de acuerdo a la frontera por la que piensa  cruzar.     Al ser un punto tan difícil, las distintas autoridades que rondan las líneas férreas se aprovechan de  la creciente vulnerabilidad de los migrantes para extorsionarlos y robarlos con total impunidad24,  además  de  que  se  considera  una  zona  de  alta  peligrosidad  para  éstos,  principalmente  para  las  mujeres,  quienes  por  su  condición  de  género  se  encuentran  en  una  situación  de  mayor  vulnerabilidad al ser víctimas de violencia sexual o de trata de personas.     Las  mujeres  migrantes,  presas  en  manos  de  la  delincuencia  organizada,  son  trasladadas  a  la  frontera norte de México a través de una larga cadena de bares y cantinas clandestinas en las que  se  ejerce  la  prostitución  forzada.  Otras  mujeres  son  engañadas  por  los  traficantes,  quienes  las  entregan a las células del crimen organizado para su explotación. La gran mayoría de las mujeres  secuestradas son víctimas de violaciones sexuales25.                                                                     23

Belén, Posada del Migrante. “3,294 Sobrevivientes de la violencia de Estado”. Cuarto Informe sobre la  Situación de los Derechos Humanos de los Migrantes en Tránsito por México, Coahuila, México, 2008.   24  Ídem  25  Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). “Secuestros a Personas Migrantes  Centroamericanas en Tránsito por México”. Documento preparado por diversas ONG para la Comisión  Interamericana de Derechos Humanos en el marco de la audiencia temática llevada a cabo en este tema el  22 de marzo de 2010.   


 Sobre el grupo de mujeres afectadas y número aproximado

26

Los altos  niveles  de    violencia  contra  las  mujeres  por  su  condición  de  género  en  el  Estado  de  México,  lo  colocan  en  el  segundo  lugar  a  nivel  nacional  de  mujeres  de  15  años  y  más  que  han  sufrido incidentes de violencia comunitaria 55.1% (ENSI), y presenta una tasa del 54.1%, superior a  la  media  nacional  que  es  del  23.2%  (INEGI‐INM,  2008).  Cada  vez  existe  mayor  evidencia  de  los  crímenes  contra  mujeres  y  niñas  en  la  entidad  mexiquense,  problemática  que    se  ha  venido  documentando  desde  el  2000  con  el  Informe  de  Violencia  Feminicida  en  10  entidades  de  la  República Mexicana27 publicado en 2006. En dicho informe se asienta que en el Estado de México  1,288 niñas y mujeres fueron asesinadas en 4 años, 2000‐2003, por homicidios dolosos y culposos.     El Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) documentó en tres años (2007, 2008 y  2009)  542  asesinatos  de  niñas  y  mujeres  en  el  estado,  205  de  los  cuales  ocurrieron  tan  sólo  en   2009.  Esto  significa  que  es  la  entidad  con  el  mayor  número  de  mujeres  víctimas  de  homicidios  dolosos de las 12 monitoreadas por el OCNF.    Por su parte, la Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado de México reportó que, desde  el  inicio  de  la  presente  administración  hasta  el  14  de  agosto  de  2009,  672  mujeres  han  sido  asesinadas en esta entidad, varias de ellas de manera violenta al presentar huellas de tortura y de  violencia sexual. Cabe destacar que 9 de cada 10 asesinatos (89% de los casos) permanecen en la  impunidad,  pues  sólo  76  homicidas  han  sido  sentenciados.  De  acuerdo  con  información  de  la  Procuraduría General de Justicia del Estado, 95 mujeres  fueron asesinadas de enero a mediados  de agosto de 2009.    Con relación a la edad de las mujeres asesinadas (Gráfica 2), se observa que 28.09% tenía entre 21  y 30 años de edad (259 casos), 18.22% entre 31 y 40 años (168 casos), y 18.11% entre 11 y 20 años  (167 casos). Esto significa que casi la mitad de las víctimas (46.20%) fueron asesinadas cuando  tenían entre 11 y 30 años de edad.    

Fuente: Procuraduría General de Justicia del Estado de México, 2010. 

                                                             26

Ibídem, artículo 33, fracción VI.   Lagarde, Marcela. Violencia feminicida en 10 entidades de la República Mexicana, Comisión Especial para  Conocer y dar Seguimiento a las Investigaciones relacionadas con los Feminicidios en la República Mexicana  y a la Procuraduría de Justicia Vinculada LIX Legislatura, H. Congreso de la Unión México, 2006. (Anexo 3) 

27


Con estos  datos  se  puede  destacar  que los grupos  más  vulnerados son los  de las mujeres  niñas,  adolescentes  y  jóvenes.  Es  decir  que,  además  de  la  discriminación  por  razones  de  género,  las  mujeres viven una doble vulnerabilidad a sus derechos de acuerdo con otras realidades en las que  se encuentren como son su cultura, origen étnico, preferencia sexual, discapacidad, edad, etc., las  cuales, agudizan  las relaciones de poder asimétricas entre hombres y mujeres, donde las mujeres  son las que se encuentran en mayor desventaja.    En  los  datos  presentados  sobre  el  estado  civil  de  las  922  mujeres  asesinadas  en  el  periodo  de  estudio,    se  observa  que  el  33.51%  eran  solteras  (309  casos)  y  el  10.30%    menores  de  edad,  sumando  un  total  de  43.81%  víctimas;  mientras  que  el  22.89%  estaban  casadas  (211  casos)  y  el  15.29% vivían en unión libre (141 casos).      

Fuente: Procuraduría General de Justicia del Estado de México, 2010. 

  En cuanto a la ocupación de las víctimas, destacan tres grupos de mujeres: el primero corresponde  a las que son empleadas con el 31.13% (287 casos), el segundo a las que son amas de casa con el  29.18% (269 casos) y el tercero a las que estudian con el 11.50% (106 casos). Es decir, el 42.63%  son  mujeres  que  realizaban  actividades  fuera  del  ámbito  privado.  Cabe  destacar  que  durante  su  comparecencia en la Comisión Especial de Feminicidios, de la Cámara de Diputados, el Procurador   señaló  que  una  causa  de  muerte  es  realizar  empleos  de  alto  riesgo  como  la  prostitución28;  sin  embargo, su apreciación  no corresponde con las evidencias, ya que sólo el 0.54% de las víctimas  de homicidio doloso se dedicaba al trabajo sexual.                                                                 28

Cfr. Comparecencia del Lic. Alfredo Castillo Cervantes, Procurador General de Justicia del Estado de  México ante la Comisión Especial para Conocer y dar Seguimiento Puntual y Exhaustivo a las Acciones que  han emprendido las Autoridades Competentes en Relación con los Feminicidios registrados en México,  Cámara de Diputados Federal, 2010, p. 6. (Anexo 11)  


Fuente: Procuraduría General de Justicia del Estado de México, 2010. 

  Otra  información  relevante  sobre  las  víctimas  es  su  origen.  Es  importante  señalar  que  la  Procuraduría  del  estado  no  proporcionaba  información  sobre  el  origen  de  las  víctimas,  y  no  fue  sino  hasta  el  año  de  2009  que  comenzó  a  registrarlo.  Como  puede  observarse  en  la  gráfica  siguiente, de las mujeres asesinadas de enero de 2009 a agosto de 2010, 42.98% eran originarias  del Estado de México, 15.47% oriundas del Distrito Federal y 10.6% nacidas en otros estados del  país,  sin  embargo,  en  el  30.09%  se  desconoce  la  información,  lo  cual  hace  suponer  que  este  porcentaje  corresponde  a  los  casos  en  los  que  ni  siquiera  se  conoce  sobre  la  identidad  de  las  víctimas.      Además,  conocer  el  lugar  de  origen  de  las  mujeres  asesinadas  es  de  vital  importancia  para  la  investigación del crimen, particularmente en lugares de tránsito de migrantes como el Estado de  México, que ha sido reconocida como una de las tres entidades del país con los niveles más altos  de violencia contra migrantes, de acuerdo conel Cuarto Informe Sobre la Situación de los Derechos  Humanos  de  los  Migrantes  en  Tránsito  por  México.  En  este  sentido,  el  más  reciente  reporte  de  Amnistía  Internacional  Víctimas  Invisibles  Migrantes  en  Movimiento  en  México,  ha  señalado  que  las  mujeres  y  niñas  migrantes  corren  un  mayor  peligro  de  sufrir  violencia  sexual  a  manos  de  bandas delictivas, traficantes de personas, otros migrantes o funcionarios corruptos. La violencia  sexual, o la amenaza de violencia sexual, a menudo se utilizan como medio para aterrorizar a las  mujeres y sus familias29.    

                                                            29

Amnistía Internacional. “Amnistía internacional denuncia que 36 países mantienen leyes discriminatorias  contra la mujer”, 2006, en http://www.elmundo.es/elmundo/2006/03/07/solidaridad/1141762073.html>  


Según la  autoridad,  del  total  de  mujeres  víctimas  de  homicidio  doloso  registrados  del  2005  al  2010, sólo en 99 casos se desconoce la identidad de la víctima (Gráfica 11). Esta información no es  confiable  debido  a  que  no  corresponde  con  los  datos  proporcionados  acerca  del  origen  de  la  víctima, en donde la autoridad desconoce 105 casos registrados tan solo en el periodo que va  del  2009  al  2010.  Además que  la  autoridad  reconoce  que  no  cuenta  con  los  datos  sobre  el  lugar  de  origen de las víctimas, durante los años del 2005 al 2008. Esto es confirmado por el Informe del  Comité de CEDAW, en su informe de México 2005, el cual mostraba claramente que en el país no  existen registros claros y convincentes sobre la cantidad de mujeres asesinadas y desaparecidas30.     

    También  es  importante  destacar  con  relación  a  las  víctimas,  que  la  Corte  Interamericana  de  Derechos  Humanos,  en  el  caso  “Campo  Algodonero”,  sentenció  al  Estado  Mexicano  por  la  mala  diligencia  en  la  determinación  de  la  identidad  de  los  restos,  de  las  circunstancias  y  causa  de  las  muertes,  el  retraso  en  la  entrega  de  los  cadáveres  y  la  ausencia  de  la  información  sobre  el                                                               30

Informe de México producido por el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer bajo  el  artículo  8  del  Protocolo  Facultativo  de  la  Convención  y  respuesta  del  Gobierno  de  México.  CEDAW/C/2005/OP.8/MEXICO.


desarrollo de las investigaciones y señaló que, a pesar de que las cifras sobre la problemática del  feminicidio no eran convincentes, consideró que “de cualquier forma son alarmantes”31.    Con todo esto podemos afirmar que el estado de México incumple con sus obligaciones nacionales  e  internacionales  plasmadas  en  tratados  como  la  Convención  Interamericana  para  Prevenir,  Sancionar  y  Erradicar  la  Violencia  contra  las  Mujeres  (Convención  de  Belém  do  Para),  que  en  su  artículo  8  establece  que  los  Estados  Parte  convienen  en  adoptar,  en  forma  progresiva,  medidas  específicas,  inclusive  programas  para:  garantizar  la  investigación  y  recopilación  de  estadísticas  y  demás informes pertinente sobre las causas, consecuencias y frecuencia de la violencia contra la  mujer,  con  el  fin  de  evaluar  la  eficacia  de  las  medidas  para  prevenir,  sancionar  y  eliminar  la  violencia contra la mujer y de formular y aplicar los cambios que sean necesarios.    Es  decir,  que  el  Estado  es  quien  está  obligado  a  conocer  la  información  sobre  las  características  particulares  de  la  situación  y  así  poder  tomar  acciones  específicas  y  más  certeras  para  combatir  una  realidad  previamente  identificada,  las  cifras  en  sí  mismas  resultan  alarmantes  y  deben  ser  prueba  suficiente  para  que  el  Estado,  de  manera  estructural  e  inmediata  lleve  a  cabo  acciones  encaminadas a combatir la problemática a través de la investigación y sanción de los responsables  de esta violencia, así como de la prevención para que no siga ocurriendo y mucho menos siga en  incremento.        HECHOS       Sobre la descripción de los hechos violatorios de los derechos humanos de las mujeres.32    Como hemos señalado, los derechos humanos de las mujeres se encuentran reconocidos tanto en  el  ordenamiento  interno  desde  la  Constitución,  como  por  diversos  instrumentos  internacionales  de derechos humanos y específicos para las mujeres como la Convención sobre la Eliminación de  Todas  las  Formas  de  Discriminación  Contra  la  Mujer33  (en  adelante  la  CEDAW)  y  la  Convención  Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer34 (Convención de  Belém do Pará).    A  nivel  interno,  la  LGAMVLV  reconoce  diversos  tipos  y  modalidades  de  la  violencia  contra  las  mujeres,  asimismo,  conceptualiza  la  violencia  feminicida  como  “la  forma  extrema  de  violencia  contra las mujeres, producto de la violación de sus derechos humanos, en los ámbitos público y  privado,  conformada  por  el  conjunto  de  conductas  misóginas  que  pueden  conllevar  impunidad  social  y  del  Estado,  y  puede  culminar  en  homicidio  y  otras  formas  de  muerte  violenta  de  mujeres”35.                                                               31

Corte  IDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 121.  32  Ibídem, artículo 33, fracción V.  33   Convención  sobre  la  Eliminación  de  Todas  las  Formas  de  Discriminación  Contra  la  Mujer  (CEDAW)  de  1979. Ratificada por México el 23 de marzo de 1981.  34  Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención  de Belém do Pará) de 1994. Ratificada por México el 12 de noviembre de 1998.  35  Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV), publicada en el DOF el 1°  de febrero de 2007, artículo 21. 


Sin embargo,  la  armonización  conforme  a  la  LGAMVLV  es  aún  materia  pendiente  en  el  marco  normativo del Estado de México, ya que no ha habido reformas a los códigos civiles y penales con  el  objeto  de  eliminar  conductas  discriminatorias36  contrarias  a  los  estándares  internacionales  de  protección  a  las  mujeres  y  a  las  leyes  de  acceso  de  las  mujeres  a  una  vida  libre  de  violencia,  general y estatal, así como tampoco ha habido propuestas para incorporar figuras y tipos penales  específicos con miras a alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres y prevenir la violencia contra  éstas.     Por  lo  que  hacemos  un  llamado  a  las  autoridades  federales  y  mexiquenses  para  que  de  manera  urgente  e  inmediata,  tomen  las  medidas  legislativas  y  de  políticas  públicas,  con  el  objeto  de  prevenir,  atender,  sancionar  y  eliminar  la  violencia  en  la  que  las  mujeres  de  esta  entidad  se  encuentran inmersas, tanto en el ámbito privado como en el público.    De acuerdo con los datos proporcionados por la Procuraduría estatal, los homicidios dolosos  cometidos contra mujeres en el periodo del 2005 a agosto del 2010, suman 922; registrándose un  incremento de más del 100% de 2005 al 2009, al pasar de 98 a 205 asesinatos (Gráfica 1).  Número de homicidios dolosos de mujeres 

 

 Fuente: Procuraduría General de Justicia del Estado de México, 2010. 

Es  de  suma  preocupación  que  del  total  de  los  casos  de  homicidios  dolosos,  en  el  60.63%  de  los  casos  las  mujeres  mueren  como  consecuencia  de  traumatismos  craneoencefálico,  heridas  punzocortantes y asfixia por uso excesivo de la fuerza física, es decir, que 6 de cada 10 mujeres                                                               36

Como  la  atenuante  por  “emoción  violenta”  considerada  para  los  delitos  de  lesiones  y  homicidio,  con  la  que  en  la  práctica  se  ven  beneficiados  hombres  agresores  que  ejercen  violencia  contra  las  mujeres,  principalmente en el ámbito familiar. Código Penal del Estado de México, artículos 239, fracción II, incisos a)  y b); 243, fracción II, incisos a) y b). 


asesinadas en  el  Estado  de  México,  son  victimadas  en  actos  con  un  alto  grado  de  violencia  que  evidencian el uso excesivo de la fuerza física.     

Fuente: Procuraduría General de Justicia del Estado de México, 2010. 

Se  trata  de  métodos  de  contacto  empleados  por  los  agresores  que  difícilmente  causarían  la  muerte si no hay una intención, insistencia y en ocasiones ensañamiento. De acuerdo con Caputi,  la fuerza física es la expresión extrema de la fuerza patriarcal, es decir es el abuso de poder desde  un  aspecto  físico  y  de  control  que  plasma  la  verdadera  intención  del  agresor  y  la  misoginia  de  éste37.    De acuerdo con el Código Penal del Estado de México, la premeditación38, la ventaja39, la alevosía40  y  la  traición41  son  calificativas  para  los  delitos  de  lesiones  y  homicidio;  los  casos  documentados  como homicidios dolosos de mujeres que presentan alguna(s) de estas calificativas, simplemente a  través de las   huellas de violencia que pueden presentar los cuerpos, son prueba de la extrema  violencia utilizada para terminar con la vida de las mujeres, la cual constituye violencia feminicida.      La  variable  de  causa  de  muerte  es  fundamental  para  establecer  la  crueldad  que  tienen  los  homicidas frente a la víctima; sin embargo, para comprenderla a cabalidad es necesario conocer  también    la  variable  de  los  actos  violentos  que  experimentó  la  víctima  antes  de  ser  asesinada.                                                               37

Observatorio  Ciudadano  Nacional  del  Feminicidio  (OCNF)  (2009).  Una  Mirada  al  feminicidio  en  México.  Reporte semestral, enero a junio de 2009, Informe del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio.  38  Premeditación: cuando se cometen después de haber reflexionado sobre su ejecución; Código Penal del  Estado de México, artículo 245, fracción I.  39  Ventaja: cuando el inculpado no corra riesgo alguno de ser muerto o lesionado por el ofendido; Código  Penal del Estado de México, artículo 245, fracción II.  40  Alevosía: cuando se sorprende intencionalmente a alguien de improviso o empleando asechanza; Código  Penal del Estado de México, artículo 245, fracción III.  41  Traición: cuando se emplea la perfidia, violando la fe o la seguridad que expresamente se había prometido  a la víctima, o la tácita que ésta debía esperar en razón del parentesco, gratitud, amistad o cualquier otra  que inspire confianza; Código Penal del Estado de México, artículo 245, fracción IV. 


Como afirma,  Solano  Fernández  del  Departamento  de  Planificación  del  Poder  Judicial  de  Costa  Rica,  la  ubicación  de  las  heridas  y  la  cantidad  de  éstas  sirven  para  medir  el  ensañamiento  del  agresor contra la víctima, lo cual tiene  relación con el detonante del homicidio, es decir,  el evento  final que causa las agresiones.    De los 922 homicidios de mujeres cometidos entre enero de 2005 y agosto de 2009, destaca que  las autoridades ignoran o desconocen quién es el homicida en el 56.72% de los crímenes (Gráfica  10). Y sólo en los casos donde el asesinato fue cometido por una persona conocida (pareja,  familiar o vecino), la autoridad conoce la identidad del victimario (35.47%).   Relación de la víctima con el victimario 

Fuente: Procuraduría General de Justicia del Estado de México, 2010. 

La Corte Interamericana ha reiterado también a través de la sentencia contra el Estado mexicano,  en  el  caso  Campo  Algodonero    que:  “la  obligación  del  Estado  de  investigar  debe  cumplirse  diligentemente  para  evitar  la  impunidad  y  que  este  tipo  de  hechos  vuelvan  a  repetirse.  En  este  sentido, la Corte recuerda que la impunidad fomenta la repetición de las violaciones de derechos  humanos”42.       

                                                            42

CoIDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 289.  En  el  caso  de  campo  retoma  este  criterio  de:  Corte  IDH.  Caso  Anzualdo  Castro  Vs.  Perú,  párr.  179  y  Caso  Garibaldi Vs. Brasil, párr. 141. 


La violencia  contra  las  mujeres  en  el  Estado  de  México  se  traduce  en  delitos  contra  la  vida,  contra la libertad, la integridad y la seguridad jurídica de las mujeres43.    “El  derecho  a  la  vida  es  ampliamente  reconocido  como  el  derecho  supremo  del  ser  humano  y  conditio sine qua non para el goce de todos los demás derechos.”44  La Corte IDH reiteró, en el caso Campo Algodonero45 que de la obligación general de garantía de  los derechos a la vida y a la integridad personal:   […] deriva la obligación de investigar los casos de violaciones de esos derechos; es decir, del  artículo  1.1  de  la  Convención  en  conjunto  con  el  derecho  sustantivo  que  debe  ser  46 amparado,  protegido  o  garantizado .  Asimismo,  México  debe  observar  lo  dispuesto  en  el  artículo  7.b  y  7.c  de  la  Convención  Belém  do  Pará,  que  obliga  a  actuar  con  la  debida  47 diligencia  y a adoptar la normativa necesaria para investigar y sancionar la violencia contra  la mujer. 

De conformidad con el Código Penal del Estado de México, los hechos denunciados en el apartado  anterior  se  refieren  a  diversas  conductas  tipificadas  como  delitos.  Entre  los  delitos  que  atentan  contra  la  vida,  la  libertad  y  la  integridad  de  las  mujeres  contemplados  por  este  Código  se  encuentran los delitos de: violencia familiar (artículo 218), homicidio (art. 241), lesiones (art. 236),  los  delitos  contra  las  personas  menores  de  edad  y  quienes  no  tienen  la  capacidad  para  comprender el significado del hecho (artículos 204‐206), el lenocinio (art. 209), tráfico de menores  (art. 219), la privación de la libertad (artículos 258), secuestro (art. 262), la trata de personas (art.  268 BIS), el hostigamiento sexual (art. 269), acoso sexual (art. 269 BIS), los actos libidinosos (art.  270), la violación (art. 273).    Además de los anteriores, los tipos penales de coalición (art. 135), abuso de autoridad (art. 136), el  tráfico de influencia (art. 138) y el encubrimiento (art. 149) son conductas constitutivas de delitos  cometidos por servidores públicos, los cuales atentan contra la seguridad jurídica de las mujeres,  ya que obstaculizan la investigación y sanción de la violencia de género y permiten la impunidad  de los hechos denunciados, lo cual también se configura en violencia institucional48.    Sin perjuicio de que las autoridades integrantes del Sistema Nacional y las propias del Estado de  México, en observancia y cumplimiento a sus obligaciones, investiguen de manera más amplia y  exhaustiva  la  situación  de  violencia  contra  las  mujeres  en  esta  entidad;  la  información                                                               43

Reglamento de la LGAMVLV, artículo 34, fracción II.   Cfr. CIDH, Informe N° 48/01 Caso Michael Edwards y otros vs. Bahamas, 4 de abril de 2001, párr. 109.  45   Corte  IDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 287.  46 Corte  IDH.  Masacre  de  Pueblo  Bello  Vs.  Colombia,  párr.  142;  Caso  Heliodoro  Portugal  Vs.  Panamá.  Excepciones  Preliminares,  Fondo,  Reparaciones  y  Costas.  Sentencia  de  12  de  agosto  de  2008.  Serie  C  No.  186, párr. 115, y Caso Perozo y otros Vs. Venezuela, párr. 298.  47  Corte IDH.  Caso del Penal Miguel Castro Castro Vs. Perú, párr. 344.  48   Se entiende por violencia institucional “los actos u omisiones de las y los servidores públicos de cualquier  orden de gobierno que discriminen o tengan como fin dilatar, obstaculizar o impedir el goce y ejercicio de  los  derechos  humanos  de  las  mujeres  así  como  su  acceso  al  disfrute  de  políticas  públicas  destinadas  a  prevenir, atender, investigar, sancionar y erradicar los diferentes tipos de violencia.” Cfr. LGAMVLV, artículo  18.   44


documentada por  las  organizaciones  solicitantes  se  ve  reducida  a  casos  de  feminicidios49  y  de  manera más general a la violencia sexual, no obstante, los tipos penales descritos en este apartado  deben ser también considerados en la investigación a la que da pie la presente solicitud.      Existe  un  contexto  de  impunidad  y  permisibilidad  social  y  estatal  en  los  casos  de  violencia  feminicida en el Estado de México.50    Recientemente,  la  Corte  interamericana  de  Derechos  Humanos  en  el  caso  González  y  otras  v.  México51 (“Campo Algodonero”) reconoció que en diversos informes52 se establecieron factores en  común  en  varios  de  los  homicidios  de  mujeres,  los  cuales  “han  presentado  características  y/o  patrones  conductuales  similares”53.  Asimismo  consideró  que  “[d]istintos  informes  coinciden  en  que  aunque  los  motivos  y  los  perpetradores  de  los  homicidios  en  Ciudad  Juárez  son  diversos,  muchos  casos  tratan  de  violencia  de  género  que  ocurre  en  un  contexto  de  discriminación  sistemática contra la mujer”54.     Por  su  parte,  el  Comité  de  la  Convención  sobre  la  Eliminación  de  Todas  las  Formas  de  Discriminación Contra la Mujer (Comité  CEDAW), señaló en su informe la existencia de patrones  en  los  motivos  de  los  homicidios  de  mujeres  “están  influenciados  por  una  cultura  de  discriminación contra la mujer basada en una concepción errónea de su inferioridad”55. Asimismo,  la Relatora sobre Violencia contra la Mujer de la ONU afirmó que la violencia contra la mujer en  México  sólo  puede  entenderse  en  el  contexto  de  una  desigualdad  de  género  arraigada  en  la  sociedad.    En este sentido, la Corte Interamericana manifestó que “es preocupante el hecho de que algunos  de  estos  crímenes  parecen  presentar  altos  grados  de  violencia,  incluyendo  sexual,  y  que  en  general  han  sido  influenciados,  tal  como  lo  acepta  el  Estado,  por  una  cultura  de  discriminación  contra la mujer, la cual, según diversas fuentes probatorias, ha incidido tanto en los motivos como  en la modalidad de los crímenes, así como en la respuesta de las autoridades frente a éstos.”56                                                                 49

“Homicidios de mujeres por razones de género”, reconocido por la Corte Interamericana de Derechos  Humanos en el caso de “Campo Algodonero” Cfr. Corte IDH. Caso González y otras (“Campo Algodonero”)  vs. México, Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009,  Serie C N° 205, párr. 143.  50  Reglamento de la LGAMVLV, artículo 34, fracción II.  51   Corte  IDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 125.  52   CEDAW.  Informe  de  CEDAW  sobre  México;  Informe  de  la  CIDH  sobre  Ciudad  Juárez;  y  Amnistía  Internacional, México: Muertes Intolerables, Diez años de desapariciones y asesinatos de mujeres en Ciudad  Juárez y Chihuahua, AMR 41/027/2003.  53  Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Relacionados con los Homicidios de Mujeres en Ciudad Juárez,  Informe Final.  54   Corte  IDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 133.  55   ONU,  Informe  de  México  producido  por  el  CEDAW  bajo  el  artículo  8  de  del  Protocolo  Facultativo  de  la  Convención y respuesta del gobierno de México, CEDAW/C/2005/OP.8/MEXICO, 27 de enero de 2005.  56  IDH. Caso González y otras (“Campo Algodonero”) vs. México, Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones  y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 164. 


Es decir,  con  base  en  los  múltiples  informes  que  documentan  la  violencia  contra  las  mujeres  en  México, se ha determinado la existencia de un contexto en el cual se ven reproducidos patrones  tanto de las diferentes formas de violencia por razones de género, como de la respuesta omisa e  insuficiente por parte del Estado ante ésta.     Los patrones sobre la violencia contra las mujeres documentados en el contexto denunciado a raíz  de los hechos ocurridos en Ciudad Juárez, se ven reproducidos en otras partes del país, tal es el  caso  que  nos  ocupa,  donde  además  de  los  altos  índices  de  mujeres  asesinadas,  existe  una  respuesta  similar  a  la  dada  por  las  autoridades  de  Chihuahua  en  su  momento,  en  la  que  las  irregularidades  en  las  investigaciones  y  tratamiento  de  los  casos  ‐la  demora  en  la  iniciación  de  investigaciones,  la  lentitud  de  las  mismas  o  inactividad  en  los  expedientes,  negligencia  e  irregularidades  en  la  recolección  y  realización  de  pruebas  y  en  la  identificación  de  las  víctimas,  pérdida de información, extravío de piezas de los cuerpos bajo custodia del Ministerio Público y la  falta de contemplación de las agresiones a mujeres como parte de un fenómeno de género57‐ ha  sido una constante que ha agravado la problemática.    Prueba  de  esto  es  la  información  dada  por  la  Procuraduría  sobre  los  motivos  de  los  homicidios  dolosos,  la  cual,  con  relación  a  los  homicidios  dolosos  cometidos  por  personas  con  las  que  las  víctimas  tenían  una  relación,  se  destacan  las  siguientes  “razones”:  inestabilidad  personal  y  sentimental  (madres  solteras,  varias  parejas  sexuales);  violencia  familiar  y  maltrato  infantil;  embarazos  no  deseados  (menores  embarazadas,  consumo  de  alcohol  o  drogas  durante  el  embarazo);  relaciones  interpersonales  conflictivas;  e  incapacidad  para  resolver  problemas  interpersonales (falta de control de emociones, sentimientos, sensaciones)58.    En  el  contexto  social,  la  Procuraduría  reporta  las  siguientes  causas:  contextos  de  violencia  en  la  familia,  el  barrio  y  la  comunidad;  problemas  educativos  (ausencia  de  educación  para  la  convivencia, falta de valores); empleos de alto riesgo de algunas mujeres  (prostitución, bares,  venta de drogas), así como participación de mujeres en actividades delictivas.  Estos datos son razonamientos declarados también por la titular de la Fiscalía Especial para Delitos  Dolosos cometidos contra la Mujer, Adriana Cabrera Santana, quien en 2009 afirmó que la pérdida  de  valores  al  interior  del  núcleo  familiar,  la  desintegración  familiar,  los  problemas  económicos,  etc., son los factores asociados a los homicidios dolosos de mujeres59.    Como  puede  observarse,    las  autoridades  no  solo  reducen  los  homicidios  de  mujeres  a  una  problemática de violencia doméstica, minimizando los asesinatos por otros motivos, sino que con  frecuencia, basan sus análisis en apreciaciones subjetivas y cargadas de estereotipos, y lo peor, es  que no sólo son subjetivas sino que son además erróneas e infundadas, como la afirmación de que  la  inestabilidad  personal  y  sentimental  (madres  solteras,  varias  parejas  sexuales)  o  la  falta  de  valores, son el origen de los asesinatos. Con estos argumentos sin sustento, la autoridad legítima y  naturaliza  la  violencia  contra  las  mujeres,  además  de  que  en  sí  misma,  constituye  una  violencia                                                               57

Corte  IDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 150.  58  Cfr. Comparecencia del Lic. Alfredo Castillo Cervantes, Procurador General de Justicia del Estado de  México ante la Comisión Especial para Conocer y dar Seguimiento Puntual y Exhaustivo a las Acciones que  han emprendido las Autoridades Competentes en Relación con los Feminicidios registrados en México,  Cámara de Diputados Federal, 2010, p. 6. (Anexo 11)  59  “Imparable, asesinatos de mujeres”, El Universal, 23 de octubre de 2009. 


institucional y  violaciones  a  los  derechos  humanos  de  las  mujeres,  contraviniendo  los  tratados  como  la  Convención  de  Belém  do  Para  y  la  CEDAW60  que  obligan  a  los  Estados  Parte  a  eliminar  aquellos  estereotipos, construidos en razón del género, que resulten de un trato discriminatorio  contra las mujeres.    Otro  factor  determinante  de  la  permisibilidad  del  estado  frente  a  este  contexto,  es  el  hecho  de  que la problemática del feminicidio en el Estado de México ha sido denunciada y visibilizada desde  hace  varios  años  tanto  por  organizaciones  de  la  sociedad  civil61  como  por  las  mismas  autoridades62. Sin embargo, la respuesta a esta denuncia ha sido la omisión y en muchos casos, se  ha  manifestado  una  actitud  discriminatoria  en  la  que  las  autoridades  encargadas  de  procurar  justicia, minimizan y justifican este grave problema social.     Es  común  observar  esta  actitud,  principalmente  cuando  los  datos  son  aportados  por  organizaciones  no  gubernamentales,    funcionarios  públicos  ponen  en  duda  el  trabajo  de  investigación de la sociedad civil, manifestando que las cifras son falsas o, en el mejor de los casos,  que son datos inexactos.    Como  ejemplo  de  esta  afirmación,  encontramos  en  una  nota  del  periódico  La  Jornada  del  27  de  abril  de  2006,  la  declaración  de  la  entonces  delegada  de  la  PGJE  en  Toluca  PATRICIA  MARTÍNEZ  CRANSS, en la que señala que los datos manejados por organizaciones de la sociedad civil en los  que revelan que el estado de México es la entidad con la tasa más alta en asesinatos de mujeres  “son inexactos”, argumentando, con total desconocimiento, “que las ONG toman como base las  cifras  del  Instituto  Nacional  de  Estadística,  Geografía  e  Informática  (INEGI),  que  contabiliza  por  igual  los  homicidios  dolosos  (intencionales)  y  los  culposos  (no  intencionales)  contra  mujeres,  lo  que hace que la tasa crezca desproporcionadamente”63;       Otro  ejemplo  son  las  declaraciones  que  han  dado  funcionarios  públicos  en  las  que  argumentan  que el Estado de México o alguno de sus municipios en concreto no es el peor o el único, “porque  la  violencia  contra  las  mujeres  es  un  problema  que  incide  en  todo  el  país”  y  por  lo  tanto,  la  normalizan,    justificando  con  eso  su  inacción  en  la  toma  de  medidas  específicas  para  atenderla,  como la declaración de Marco Antonio Lázaro Cano, Edil de Chimalhuacán:      Convocamos  a  diferentes  actores  sociales,  políticos  e  incluso  funcionarios  de  otras  instancias  gubernamentales  a  que  “se  abstengan  de  emitir  declaraciones 

                                                            60

CEDAW, artículo 2.    Dávila,  Israel,  “Estado  de  México,  primer  lugar  en  feminicidios  en  el  país:  ONG”,  La  Jornada,  México,  Jueves 27 de abril de 2006 en: http://www.analitica.com/mujeranalitica/noticias/7696095.asp  62  “Piden Diputados locales al Procurador estatal no minimizar los feminicidios ocurridos”, Poder legislativo  del Estado de México. Dirección General de Comunicación Social, Toluca de Lerdo, México, 26 de junio de  2006  en:  http://www.cddiputados.gob.mx/POLEMEX/DGCS/SDP/0006/0606/bols_pdf/1434.pdf;  “El  Dip.  Pérez  Cuevas  denuncia  aumento  de  feminicidios  en  el  Estado  de  México”,  Poder  legislativo  del  Estado  de  México.  Dirección  General  de  Comunicación  Social,  Toluca  de  Lerdo,  México,  22  de  marzo  de  2007  en:  http://www.cddiputados.gob.mx/POLEMEX/DGCS/SDP/0007/0703/bols_pdf/0359.pdf; Punto de acuerdo en  torno a la prevención y combate de los feminicidios en el Estado de México, No. Gaceta: 37, 8 de agosto de  2007 en: http://www.senado.gob.mx/gace61.php?ver=gaceta&sm=1001&id=4620&lg=60   63   Dávila,  Israel,  “Estado  de  México,  primer  lugar  en  feminicidios  en  el  país:  ONG”,  La  Jornada,  México,  Jueves 27 de abril de 2006 en: http://www.analitica.com/mujeranalitica/noticias/7696095.asp   61


irresponsables e  infundadas  sobre  un  tema  que  incide  en  todo  el  país,  es  decir:  la  64 violencia contra las mujeres.  

  Una  actitud  similar  a  las  anteriores  puede  verse  también  en  la  solución  que  los  funcionarios  públicos  han  encontrado  a  este  grave  problema:  reducir  las  cifras  a  través  de  una  clasificación  propia, con nuevos “parámetros”65, de lo que consideran “feminicidio”, esto con la intención, de  reducir sólo las estadísticas, mas no la problemática, invisivilizando el problema para no verse en  la “incómoda” obligación de tomar las medidas especiales necesarias.     En  el  Estado  de  México,  distintas  autoridades  han  manifestado  que  la  problemática  del  feminicidio, en la mayoría de los casos, se debe a la violencia en el ámbito familiar; sin embargo,  más allá de buscar soluciones a un fenómeno supuestamente identificado, sólo ha servido como  discurso para justificar la falta de atención e impunidad.     Las propias declaraciones ante medios de comunicación de diversos actores, principalmente de los  propios  funcionarios  de  distintos  ámbitos  y  niveles  de  gobierno,  constituyen  por  sí  misma  una  actitud discriminatoria y por lo tanto, una violación a los derechos humanos de las mujeres en esta  entidad  federativa,  toda  vez  que  el  gobierno  del  Estado  de  México  no  ha  tomado  las  medidas  necesarias  para  atender  esta  problemática.  Es  inconcebible  que  a  pesar  de  las  múltiples  declaraciones  alertando  la  grave  situación  de  las  mujeres  en  el  Estado  de  México,  no  exista  muestra de una respuesta con carácter  urgente para prevenir más asesinatos.    Funcionarios  estatales  han  argumentado  que  la  violencia  feminicida  en  el  estado  de  México  se  reduce al ámbito privado debido, supuestamente, a que el mayor número de homicidios dolosos  contra mujeres son perpetrados en el ámbito familiar.     De  acuerdo  con  la  información  proporcionada  por  la  propia  Procuraduría,  esta  hipótesis  resulta  errónea  con  dos  estadísticas.  La  primera  sobre  la  relación  de  la  víctima  con  el  probable  responsable66 en la que el 35% fue cometido por algún conocido de la víctima, mientras que del  57%  se  ignora  el  dato.  Asimismo,  con  relación  a  la  incidencia  por  género  del  probable  responsable67 se reafirma el alto porcentaje de impunidad, ya que mientras el 42% de los crímenes  fue cometido por hombres, en el 52% de los casos ni siquiera se conoce el sexo de los victimarios,  es decir, no se desconoce al probable responsable.      

                                                            64

“Chimalhuacan  no  es  santuario  de  feminicidios:  Lázaro  Cano”,  Organización  Editorial  Mexicana,  27  de  diciembre de 2007 en: http://www.oem.com.mx/elmexicano/notas/n538182.htm   65   Montaño,  Ma.  Teresa.  “Depuran  lista  de  feminicidios”,  El  Universal,  México,  27  de  junio  de  2008  en:  http://www.eluniversal.com.mx/ciudad/vi_90797.html   66  Cfr. Comparecencia del Lic. Alfredo Castillo Cervantes, Procurador General de Justicia del Estado de  México ante la Comisión Especial para Conocer y dar Seguimiento Puntual y Exhaustivo a las Acciones que  han emprendido las Autoridades Competentes en Relación con los Feminicidios registrados en México,  Cámara de Diputados Federal, 2010, p. 23. (Anexo 11)  67  Ibídem, p. 24. (Anexo 11) 


Incidencia por género del probable responsable   

  Recientemente, el propio Procurador General de Justicia del Estado de México manifestó en una  entrevista  que  muchos  de  los  casos  se  dan  entre  cónyuges  y  en  ese  ámbito  difícilmente  las  autoridades  pueden  intervenir:  “qué  puede  hacer  la  autoridad  cuando  un  marido  golpea  a  la  esposa  dentro  de  un  domicilio,  donde  no  hay  siquiera  oportunidad  de  denunciar.  Nuestra  responsabilidad es detener al responsable. Qué haces con las denuncias entre esposos cuando en  un porcentaje representativo la mujer termina otorgando el perdón”68.    La  declaración  anterior  demuestra,  por  un  lado,  la  falta  de  capacitación  de  las  autoridades  para  comprender  la  problemática  de  violencia  de  género  contra  las  mujeres,  las  obligaciones  y  responsabilidad  del  Estado  de  garantizar  los  derechos  de  las  mujeres  –en  estos  casos  la  vida  e  integridad‐  independientemente  del  ámbito  donde  la  violencia  se  presente.    Por  otro  lado,  también  demuestra  las  lagunas  legales  que  impiden  a  las  autoridades  “sentirse”  obligadas  a  garantizar la vida de las mujeres en sus propios hogares y de prevenir que la violencia en el ámbito  familiar pueda terminar con la vida de las mujeres.    Es responsabilidad del Estado investigar y sancionar la violencia contra las mujeres, sin importar si  ésta ocurre en sus hogares; declaraciones como la que antecede es prueba fehaciente de que las  autoridades no han comprendido que, precisamente, la violencia contra las mujeres en el ámbito  privado debe ser tratada de manera especial e integral para cumplir con el deber de prevención.     Sin  embargo,  a  pesar  de  que  ‐con  base  en  las  propias  cifras  oficiales‐  la  hipótesis  de  que  los  homicidios  de  mujeres  son  causa  de  la  violencia  en  el  ámbito  familiar  resulta  errónea,  las  autoridades  de  esta  entidad  tampoco  han  dado  una  respuesta  efectiva  a  la  problemática  de  la  violencia intrafamiliar.     Existen casos documentados en los que se demuestran la falta de atención de las instituciones del  estado  de  México  a  la  violencia  contra  las  mujeres  en  el  ámbito  familiar,  lo  cual  constituye  el  primer indicio de la falta de prevención69 e incumplimiento al deber de garantía70 de proteger los  derechos a la vida, libertad, integridad y seguridad jurídica de las mujeres.                                                               68

Sánchez Sánchez, Leonor “226 casos de feminicidio este año” en El Sol de Toluca, Toluca, 16 de noviembre  de 2010, en: http://www.oem.com.mx/elsoldetoluca/notas/n1856344.htm   69  “La Corte ha establecido que el deber de prevención abarca todas aquellas medidas de carácter jurídico,  político, administrativo y cultural que promuevan la salvaguarda de los derechos humanos y que aseguren  que  las  eventuales  violaciones  a  los  mismos  sean  efectivamente  consideradas  y  tratadas  como  un  hecho  ilícito que, como tal, es susceptible de acarrear sanciones para quien las cometa, así como la obligación de 


Lo anterior es, evidentemente, una actitud discriminatoria contra las mujeres, pues da el mensaje  de que las mujeres no somos una prioridad para el Estado, no importa cuántas mujeres hayan sido  privadas de la vida ya sea por su esposo, novio, concubino o por un desconocido; el mensaje es la  impunidad y la minimización de la problemática.    No existe una política efectiva de prevención de la violencia, ni tampoco de atención a la misma,  toda  vez  que  las  mujeres  que  la  sufren  en  sus  hogares  son  remitidas  a  distintas  instancias  que  reducen  la  atención  a  una  “asesoría”  y  no  existe  un  seguimiento  ni  de  prevención  para  que  la  violencia  no  continúe  ni  tampoco  incremente,  con  lo  que  se  pone  en  riesgo  la  vida  de  muchas  mujeres.     Por otro lado, la Corte Interamericana, también ha establecido en cuanto al contexto, “que ciertas  líneas  de  investigación,  cuando  eluden  el  análisis  de  los  patrones  sistemáticos  en  los  que  se  enmarcan  cierto  tipo  de  violaciones  a  los  derechos  humanos,  pueden  generar  ineficacia  en  las  investigaciones.71    La tolerancia de las autoridades del Estado de México ante violaciones graves a la integridad de las  mujeres,  por  su  actitud  omisa  en  cuanto  a  la  defensa  y  protección  de  sus  derechos  humanos  provoca violencia institucional, que se expresa como aquella que no implica únicamente el uso de  la fuerza física por agentes del estado, sino también puede manifestarse en acciones negativas por  parte  del  las  autoridades  al  impedir,  obstaculizar  o  hacer  que  una  acción  sea  jurídicamente  imposible.    Esta violencia institucional se hace visible con la falta de acceso de iure y de facto a las garantías y  protecciones  judiciales,  de  tal  modo  que  la  debida  diligencia  es  una  obligación  que  ha  sido  contraída de manera libre por parte del Estado Mexicano hacia las mujeres; sin embargo, como se  señaló  dentro  del  informe  Acceso  a  la  justicia  para  las  mujeres  víctimas  de  violencia  en  las  Américas  publicado  por  la  Comisión  Interamericana  de  Derechos  Humanos  (CIDH)  en  enero  de  2007,  “las  mujeres  víctimas  de  violencia  frecuentemente  no  obtienen  un  acceso  a  recursos  judiciales idóneos y efectivos al denunciar los hechos sufridos, permaneciendo la gran mayoría de  estos  incidentes  en  impunidad,  y  por  consiguiente  quedando  sus  derechos  desprotegidos”.  Esto  quiere decir que si bien los Estados buscan cumplir con el deber de debida diligencia, la realidad es  que la impunidad permanece y la violencia contra las mujeres se vuelve un fenómeno sistemático  y generalizado.    Lo  anterior  ha  podido  evidenciar  en  el  Estado  de  México,  en  donde  las  propias  autoridades  reconocen que, durante los últimos cinco años, en un 57% de los casos de asesinatos de mujeres                                                                                                                                                                                         indemnizar  a  las  víctimas  por  sus  consecuencias  perjudiciales.  Es  claro,  a  su  vez,  que  la  obligación  de  prevenir es de medio o comportamiento y no se demuestra su incumplimiento por el mero hecho de que un  derecho  haya  sido  violado.”  Cfr.  Corte  IDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205,  párr. 252.  70  Cfr. Convención Americana de Derechos Humanos, artículos 1 y 2.  71   Corte  IDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 366; Caso de la Masacre  de la Rochela v. Colombia. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 11 de mayo de 2007. Serie C N° 163,  párrs. 156, 158 y 164.  


se desconoce  al  victimario.  Asimismo,  las  autoridades  del  estado  reconocen  tener  99  casos  en  donde se desconoce la identidad de la víctima, sin embargo, hasta la fecha sólo se ha generado un  protocolo  —el cual resulta muy limitado al no ampliar la problemática del feminicidio al contexto  actual que envuelve al Estado de México, como es el tránsito de migrantes— pues sólo contempla  al  feminicidio  en  el  ámbito  familiar,  dejando  de  lado  otro  tipo  de  feminicidios,  violentándose  la  obligación  de  investigar  graves  violaciones  a  los  derechos  humanos  que  es  uno  de  los  deberes  elementales  del  Estado  para  garantizar  la  tutela  de  los  derechos  fundamentales,  siendo  la  investigación  judicial  importante,  porque  permite  establecer  las  circunstancia,  el  castigo  a  los  responsables y el establecimiento de medidas que prevengan la repetición de las violaciones a los  Derechos Humanos (CEJIL, 2010).    La Corte Interamericana ha sido precisa al plantear que la obligación de investigar es fundamental  y  señala  “cualquiera  sea  el  agente  al  cual  pueda  eventualmente  atribuirse  la  violación,  aún  los  particulares,  pues  si  sus  hechos  no  son  investigados  con  seriedad,  resultarían,  en  cierto  modo,  auxiliados por el poder público, lo que comprometería la responsabilidad internacional del Estado”  (CEJIL, 2010).   Según  Francisco  Ibarra,  la  responsabilidad  internacional  del  Estado  por  omisión  se  debe  de  leer  bajo  tres  aspectos,  el  primero  ante  la  imposibilidad  del  Estado  para  impedir  que  semejantes  hechos tengan lugar, el segundo en su fracaso para encontrar a los criminales e imponer las penas  correspondientes  y  el  tercero  ante  la  falta  de  reparación  del  daño  a  las  víctimas  (Ibarra).  Por  lo  tanto  el  acceso  a  la  justicia  forma  parte  de  la  obligación  del  Estado  para  actuar  con  debida  diligencia ante violaciones graves de derechos humanos; es importante resaltar que no basta con  que se creen los medios para la existencia de recursos judiciales para erradicar la violencia, sino  que  estos  deben  procurar  ser  idóneos  para  remediar  las  violaciones  a  los  derechos  humanos  (CMDPDH, 2007: 20).    La  Convención  de  Belém  do  Pará  obliga  a  los  Estados  Partes  a  utilizar  la  debida  diligencia  para  prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres72.    La  Corte  Interamericana  de  Derechos  Humanos,  reiteró  en  la  sentencia  sobre  el  caso  “Campo  Algodonero”73  el  criterio  del  Comité  de  la  CEDAW,  el  cual  estableció  que  “los  Estados  también  pueden  ser  responsables  de  actos  privados  si  no  adoptan  medidas  con  la  diligencia  debida  para  impedir la violación de los derechos o para investigar y castigar los actos de violencia e indemnizar  a las víctimas”74.       Lo  anterior  cobra  relevancia  en  el  contexto  que  nos  ocupa,  ya  que  las  cifras  demuestran  el  incremento  de  la  violencia  contra  las  mujeres  por  razones  de  género  y  la  gravedad  de  la  problemática,  lo  cual  constituye  prueba  fundamental  de  la  responsabilidad  del  Estado,  toda  vez  que no ha tomado las medidas NECESARIAS e INMEDIATAS para combatirla.                                                                   72

Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención  de Belém do Pará), artículo 7.b.  73   Corte  IDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 254.  74  Cfr. CEDAW, Recomendación general 19: La Violencia contra la Mujer, 11° período de sesiones, 1992, U.N.  Doc. HRI\GEN\1\Rev.1 at 84 (1994), párr. 9. 


Entre las obligaciones incumplidas por las autoridades mexiquenses se encuentra la de investigar,  la cual “es una obligación de medio y no de resultado, que debe ser asumida por el Estado como  un  deber  jurídico  propio  y  no  como  una  simple  formalidad  condenada  de  antemano  a  ser  infructuosa”75.  Asimismo  la  Corte  Interamericana  ha  reiterado  también  a  través  de  la  sentencia  contra el Estado mexicano, en el caso Campo Algodonero76 que:      La  obligación  del  Estado  de  investigar  debe  cumplirse  diligentemente  para  evitar  la  impunidad y que este tipo de hechos vuelvan a repetirse. En este sentido, la Corte recuerda  77 que la impunidad fomenta la repetición de las violaciones de derechos humanos . 

En la comparecencia de julio del Procurador del Estado de México ante la Comisión Especial para  Conocer  y  dar  Seguimiento  Puntual  y  Exhaustivo  a  las  Acciones  que  han  Emprendido  las  Autoridades Competentes en Relación con los Feminicidios Registrados en México, señaló que los  cadáveres de las víctimas que no son identificados o reclamados por sus familiares después de un  mes, son enviados a la fosa común, lo cual resulta contrario a los estándares internacionales para  investigar violaciones a los derechos humanos, como lo señala la CoIDH en la reciente sentencia  del “Campo Algodonero”.    Sobre  la  responsabilidad  del  Estado  por  la  falta  de  investigación  de  hechos  cometidos  por  particulares,  la  Corte  Interamericana  también  ha  señalado  que  “cualquiera  sea  el  agente  al  cual  pueda  eventualmente  atribuirse  la  violación,  aún  los  particulares,  pues,  si  sus  hechos  no  son  investigados  con  seriedad,  resultarían,  en  cierto  modo,  auxiliados  por  el  poder  público,  lo  que  comprometería la responsabilidad internacional del Estado”78.     En  el  estado  de  México,  existe  un  alto  porcentaje  de  impunidad,  como  se  demuestra  con  la  información dada por la Procuraduría, en la que si bien en la mayoría de los casos se ha iniciado  una  averiguación  previa,  sólo  en  el  42%  se  logró  hacer  una  consignación.  Los  casos  que  han  concluido con una sentencia condenatoria son el 15%, dato que se aproxima a lo planteado por la  Comisión  Estatal  de  Derechos  Humanos,  la  cual  afirma  que  sólo  en  el  11%  de  los  asesinatos  se  obtuvo una sentencia.    

                                                            75

Corte  IDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 289; Cfr. Caso Anzualdo  Castro Vs. Perú, párr. 123 y Caso Garibaldi Vs. Brasil, párr. 113.  76   Corte  IDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 289.  77  Corte IDH. Caso Anzualdo Castro Vs. Perú, párr. 179 y Caso Garibaldi Vs. Brasil, párr. 141.  78   Corte  IDH.  Caso  de  la  Masacre  de  Pueblo  Bello  Vs.  Colombia,  párr.  145,  y  Caso  Kawas  Fernández  Vs.  Honduras, párr. 78.


Número de homicidios dolosos de mujeres 

Fuente: Procuraduría General de Justicia del Estado de México, 2010. 

  Llama la atención las pocas sentencias condenatorias habiendo tal número de consignaciones; sin  embargo, no se ha podido conocer más sobre el estatus legal de los casos porque el Poder Judicial  del  estado  se  negó  a  proporcionar  los  datos  solicitados  a  través  de  los  órganos  de  acceso  a  la  información, argumentando que “no se encuentra en posesión del sujeto obligado, tal y como se  solicita,  ello  en  virtud  de  que  si  bien  es  cierto  que  es  competencia  de  los  Juzgados  y  Salas  el  conocer de los asuntos de su ramo, no se aprecia que los titulares de los órganos jurisdiccionales  de mérito tengan la obligación de procesar la información […] ya que sólo están obligados a rendir  al  Consejo  de  la  Judicatura  del  Poder  Judicial  del  Estado  de  México  datos  estadísticos  sobre  los  asuntos  de  su  competencia  iniciados  y  terminados…”.  Ante  la  negativa  de  información,  el  Observatorio  interpuso un recurso de revisión79.    El  contexto  de  impunidad  en  el  Estado  de  México  está  basado  en  una  cultura  de  discriminación  contra las mujeres, la cual es permitida y reproducida tanto por la sociedad, como por el Estado.  La CEDAW define la discriminación contra la mujer como “toda distinción, exclusión a restricción  basada en el sexo que tenga por objeto o por resultado menoscabar o anular el reconocimiento,  goce o ejercicio por la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la base de la igualdad  del  hombre  y  la  mujer,  de  los  derechos  humanos  y  las  libertades  fundamentales  en  las  esferas  política, económica, social, cultural y civil o en cualquier otra esfera.”  80                                                                79

Solicitud de información No. 00116/PJUDICI/IPIA/2010, Recurso de Revisión. Este recurso tuvo resolución  favorable el 10 de septiembre del 2010. En él se ordena al Poder Judicial del Estado de México proporcionar  la información solicitada conforme al artículo 46 de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información  Pública del Estado de México y Municipios. Esta resolución llega tarde para efectos del  presente informe,  pues sus resultados todavía no se pueden valorar.  80   Convención  sobre  la  Eliminación  de  Todas  las  Formas  de  Discriminación  Contra  la  Mujer  (CEDAW)  de  1979, artículo 1. 


Además, la  misma  jurisprudencia  internacional  ha  establecido  que  cuando  se  trata  “el  deber  de  investigar efectivamente, […] tiene alcances adicionales cuando se trata de una mujer que sufre  una muerte, maltrato o afectación a su libertad personal en el marco de un contexto general de  violencia contra las mujeres”81. (Resaltado nuestro)    Por su parte, el Comité de la CEDAW, en su Recomendación general 19 reconoce que “la violencia  contra la mujer es una forma de discriminación que impide gravemente que goce de derechos y  libertades  en  pie  de  igualdad  con  el  hombre”,  la  cual  “incluye  la  violencia  basada  en  el  sexo,  es  decir,  la  violencia  dirigida  contra  la  mujer  porque  es  mujer  o  que  la  afecta  en  forma  desproporcionada.  Incluye  actos  que  infligen  daños  o  sufrimientos  de  índole  física,  mental  o  sexual, amenazas de cometer esos actos, coacción y otras formas de privación de la libertad.” 82    La  permisividad  social  y  estatal  se  ve  revalidada  con  la  impunidad  en  la  que  prevalece  en  la  mayoría  de  los  casos,  pues  ésta,  según  la  Corte  Interamericana,  “envía  el  mensaje  de  que  la  violencia  contra  la  mujer  es  tolerada,  lo  que  favorece  su  perpetuación  y  la  aceptación  social  del  fenómeno, el sentimiento y la sensación de inseguridad en las mujeres, así como una persistente  desconfianza de éstas en el sistema de administración de justicia.”83    El  uso  de  estereotipos  de  género  es  también  una  forma  de  permisividad  social  y  estatal,  entendiendo  como  éstos  “una  pre‐concepción  de  atributos  o  características  poseídas  o  papeles  que son o deberían ser ejecutados por hombres y mujeres respectivamente”84. En este punto, la  Corte Interamericana  afirmó que  “[l]a creación  y  uso de estereotipos  se  convierte  en una de las  causas y consecuencias de la violencia de género en contra de la mujer.”85    La permisividad social y del Estado se ve agravada en los casos de violencia contra las mujeres en  el  ámbito  familiar,  pues  tanto  la  sociedad  como  las  instituciones  estatales  manifiestan  que  no  pueden interferir en el ámbito privado.    Cabe señalar que jurisprudencia internacional ha considerado que “la falla del Estado de proteger  a las mujeres contra la violencia doméstica viola el derecho de ellas a igual protección de la ley y  esta falla no necesita ser intencional” 86 y que este tipo de violencia basada en el género es una  forma de discriminación en contra de las mujeres.     En  este  sentido,  el  Comité  de  Derechos  Humanos  de  Naciones  Unidas  ha  señalado  que  “…  una  discriminación  indirecta  puede  resultar  de  no  tratar  situaciones  diferentes  en  forma  diferente  si  los resultados negativos de esto afectan exclusivamente o desproporcionadamente a personas de  una determinada raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier índole, origen                                                               81

  Corte  IDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 293.  82   Comité  de  la  Convención  sobre  la  Eliminación  de  Todas  las  Formas  de  Discriminación  Contra  la  Mujer  (Comité CEDAW), Recomendación general 19: La Violencia contra la Mujer, 11° periodo de sesiones, 1992,  U.N. Doc. HRI/GEN/1/Rev.1 al 84 (1994), párr. 1 y 6.  83     Corte  IDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 400.  84   Corte  IDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 401.  85  Ídem  86  ECHR, Case of Opuz v. Turkey, Judgment of 9 June 2009, paras. 180, 191 y 200.  


nacional o  social,  posición  económica  u  otra  condición  social”.87  Es  decir,  que  las  autoridades  mexicanas,  al  no  tomar  medidas  específicas  para  combatir  la  violencia  de  género,  están  incurriendo en responsabilidad por incumplir con sus obligaciones de prevención y garantía, sobre  todo porque las mujeres que intentan denunciar la violencia que sufren en sus propios hogares,  reciben la negativa de las autoridades y la falta de investigación de los hechos por considerarlos  “problemas familiares”.  

La violencia feminicida en el Estado de México proviene de conductas misóginas que perturban  la paz social.88    La violencia feminicida a la que hacemos referencia mediante la presente solicitud, al tratarse de  delitos graves, son evidentemente resultado de conductas misóginas, entendiendo la misoginia – según la LGAMVLV‐ como “conductas de odio hacia la mujer y se manifiesta en actos violentos y  crueles contra ella por el hecho de ser mujer”89.    Privar de la vida a una persona es la forma más extrema de violencia, sin embargo, la mayoría de  los homicidios dolosos contra mujeres tienen un elemento particular que es el hecho de ser mujer,  en  el  que  la  misoginia  es  uno  de  los  elementos  determinantes.  A  este  fenómeno  es  al  que  sociológicamente,  se  le  ha  denominado  feminicidio.  Es  decir,  como  ha  quedado  explícito  con  la  información  que  antecede,  las  cifras  de  homicidios  dolosos  contra  mujeres  aquí  consideradas  se  tratan de delitos que contienen el elemento de discriminación por razones de género requerido en  este apartado.   La  variable  de  causa  de  muerte  es  fundamental  para  establecer  la  crueldad  que  tienen  los  homicidas frente a la víctima; sin embargo, para comprenderla a cabalidad es necesario conocer  también    la  variable  de  los  actos  violentos  que  experimentó  la  víctima  antes  de  ser  asesinada.  Como  afirma,  Solano  Fernández,  del  Departamento  de  Planificación  del  Poder  Judicial  de  Costa  Rica,  la  ubicación  de  las  heridas  y  la  cantidad  de  éstas  sirven  para  medir  el  ensañamiento  del  agresor contra la víctima, lo cual tiene  relación con el detonante del homicidio, es decir,  el evento  final que causa las agresiones.    Sobre el requisito de que las conductas denunciadas mediante la presente solicitud perturben la  paz  social,  el  Secretario  General  de  las  Naciones  Unidas  ha  dicho  que  la  violencia  contra  las  mujeres  “es inaceptable, ya sea cometida por el Estado y sus agentes, por parientes o por  extraños,  en  el  ámbito  público  o  privado”  90  y  que  mientras  ésta  siga  existiendo,  “no  podemos  afirmar  que  estamos  logrando  progresos  reales  hacia  la  igualdad,  el  desarrollo  y  la  paz.”91 Además de que dicha violencia es “uno de los principales obstáculos para el logro de 

                                                            87

UN, Comité de Derechos Humanos, Pohl Mayer y Wallman v. Austria, CCPR/C81/D1160/2003, párrafo 9.4   Reglamento de la LGAMVLV, artículo 34, fracción III.  89  LGAMVLV, artículo 5, fracción XI.  90  Cfr. Informe del Secretario General, Estudio a fondo sobre todas las formas de violencia contra la mujer,  A/61/122/Add.1, 6 de julio de 2006, párr. 1.  91  Ídem  88


los objetivos  del  Decenio  de  las  Naciones  Unidas  para  la  Mujer:  igualdad,  desarrollo  y  paz”92      Por su parte, en la Plataforma de Acción de Beijing se determinaron 12 esferas principales para la  adopción de medidas urgentes encaminadas a alcanzar los objetivos de igualdad, desarrollo y paz,  entre las cuales se encuentra la relacionada con la violencia contra las mujeres. 93   Sobre el Periodo de reiteración de las conductas

94

De acuerdo con los datos proporcionados por la Procuraduría los homicidios dolosos cometidos  contra mujeres  en el periodo del 2005 a agosto del 2010 suman 922; registrándose un incremento  de más del 100% de 2005 al 2009, al pasar de 98 a 205  asesinatos.     

  La información anterior, evidencia la existencia de un contexto de violencia sistemática contra las  mujeres en el Estado de México, como se corroborará con los argumentos subsecuentes.    Existe violencia sistemática contra las mujeres

95

en el Estado de México

La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha establecido que uno de los elementos  más  importantes  a  considerar  en  la  determinación  de  una  práctica  sistemática  de  violaciones de derechos humanos es la existencia o identificación de un patrón o modus  operandi en la comisión de las mismas.96                                                                 92

Cfr. Informe del Secretario General, Estudio a fondo sobre todas las formas de violencia contra la mujer,  A/61/122/Add.1, 6 de julio de 2006, párr. 7.  93 UN.  Report  of  the  Fourth  World  Conference  on  Women,  Beijing,  4‐15  September  1995  (United  Nations  publication, Sales N° E.96.IV.13). 94  Reglamento de la LGAMVLV, artículo 33, fracción VII.  95  Reglamento de la LGAMVLV, artículo 34, fracción I.  96 Corte IDH. Caso Velásquez Rodríguez v. Honduras. Fondo. Sentencia de 29 de julio de 1988. Serie C No. 4,  para.147. 


El término  de  sistemático  ha  sido  ampliamente  desarrollado  por  la  jurisprudencia  internacional,  sobre  todo  por  los  Tribunales  Penales  Internacionales.  Esta  jurisprudencia  ha establecido que el requisito de sistematicidad en la comisión de graves violaciones de  los derechos humanos es un elemento de carácter cualitativo y no cuantitativo; esto es,  hace  referencia  a  la  forma  o  modo  organizado  en  que  se  llevan  o  llevaron  a  cabo  las  violaciones  y  no  al  número  o  carácter  masivo  de  éstas.  Sin  embargo,  con  frecuencia  un  contexto  de  violaciones  sistemáticas  conlleva  la  comisión  a  gran  escala  o  de  forma  generalizada de éstas, ya que se dirigen a un importante número de personas.97   La sistematicidad excluye la existencia de violaciones de derechos humanos cometidas de forma  aislada, esporádica o aleatoria, conforme a la iniciativa personal o particular de un individuo. Por  el contrario, la existencia de violencia sistemática implica que cada violación está vinculada entre  sí por la existencia de un contexto mucho más amplio de violencia.98 Al igual que la jurisprudencia  de  la  Corte  IDH,  el  derecho  penal  internacional  actual  entiende  que  la  sistematicidad  o  la  generalidad implican una “línea de conducta similar”.99    En  el  caso  de  Campo  Algodonero100  la  Corte  reconoció  que  en  diversos  informes  sobre  la  situación101 se establecieron factores en común en varios de los homicidios de mujeres, los cuales  “han presentado características y/o patrones conductuales similares”102.    La Corte Interamericana reconoció que “[d]istintos informes coinciden en que aunque los motivos  y  los  perpetradores  de  los  homicidios  […]  son  diversos,  muchos  casos  tratan  de  violencia  de  género que ocurre en un contexto de discriminación sistemática contra la mujer”103.    El  Comité  de  la  Convención  para  la  Eliminación  de  todas  las  Formas  de  Discriminación  contra  la  Mujer  en  sus  observaciones  finales  para  México,  señaló  su  preocupación  por    “las  actitudes  patriarcales comunes que impiden a las mujeres disfrutar de sus derechos humanos y constituyen  una  causa  fundamental  de  la  violencia  contra  ellas…  por  el  clima  general  de  discriminación  e  inseguridad reinante en las comunidades; los lugares de trabajo, en particular las maquilas; y los                                                               97

Tribunal  Penal  Internacional  para  la  ex  Yugoslavia,  Prosecutor  v.  Dusko  Tadic,  IT‐94‐1‐T,  Opinion  and  Judgement, May 7, 1997, para. 646 y 647; Prosecutor v. Tihomir Blaškić, IT‐95‐14, Judgement 3 March 2000,  para. 207; Tribunal Penal Internacional para Rwanda, Prosecutor v. Jean‐Paul Akayesu, case No. ICTR‐96‐4‐T,  para. 579  98   Tribunal  Penal  Internacional  para  la  ex  Yugoslavia,  Prosecutor  v.  Dusko  Tadic,  IT‐94‐1‐T;  Opinion  and  Judgement,  May  7,  1997,    paras.  648  y  649;  Prosecutor  v.  Dragoljub  Kunarac,  Radomir  Kovac  and  Zoran  Vukovic,  Judgement  22  February  2000,  para  429;  Draft  Code  of  Crimes  against  the  Peace  and  Security  of  Mankind  with commentaries, 1996, comentario (3) del Artículo 18; Estatuto de Roma, artículo 7.2.a   99  Estatuto de Roma, artículo 7.2.a  100 Corte  IDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 125. 101 CEDAW.  Informe  de  CEDAW  sobre  México;  Informe  de  la  CIDH  sobre  Ciudad  Juárez;  y  Amnistía  Internacional, México: Muertes Intolerables, Diez años de desapariciones y asesinatos de mujeres en Ciudad  Juárez y Chihuahua, AMR 41/027/2003. 102 Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Relacionados con los Homicidios de Mujeres en Ciudad Juárez, Informe Final. 103 Corte  IDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 133.


territorios con presencia militar, como las zonas de las fronteras norte y sur, que pueden poner a  las mujeres en un peligro constante de sufrir violencia, maltrato y acoso sexual…"104    Además  de  la  discriminación  que  la  violencia  misma  significa,  ésta  también  se  traduce  en  la  respuesta que dan las autoridades obligadas a la atención y prevención de la violencia. De acuerdo  a  la  información  recopilada  por  las  organizaciones  solicitantes,  así  como  la  información  proporcionada  por  la  Procuraduría  del  estado,  en  el  Estado  de  México  concurren  dos  tipos  de  feminicidios: los cometidos por conocidos, los cuales en un gran porcentaje son cometidos en el  ámbito familiar y por la pareja de la víctima; y los cometidos por desconocidos, donde las víctimas,  en muchas ocasiones, ni siquiera es identificada por las autoridades105.      En ambos tipos de feminicidios, existe como factor común que la responsabilidad del Estado por  no  garantizar  a  las  mujeres  una  vida  libre  de  violencia.  Por  un  lado  no  existen  programas  EFECTIVOS de prevención de la violencia en el ámbito familiar, las mujeres que intentan denunciar  la violencia sufrida en sus hogares son remitidas a instituciones, que en el mejor de los casos, se  ocupan de brindar atención psicológica a las víctimas y enviar citatorios al agresor –los cuales no  son atendidos por éste y no existe un seguimiento ni mecanismo que lo obligue a comparecer ante  dicha  instancia‐;  en  la  Procuraduría  no  se  inician  averiguaciones  previas  para  investigar  a  los  agresores y, en su caso, consignar las averiguaciones ante el poder judicial para su sanción.    Por  otro  lado,  la  impunidad  se  incrementa  en  los  casos  donde  la  violencia  contra  las  mujeres  ocurre  en  el  ámbito  público,  y  es  cometida  por  desconocidos.  Una  situación  que  agrava  este  patrón,  es  que  en  muchos  casos,  incluso  la  identidad  de  la  víctima  es  desconocida  por  las  autoridades, es decir, no cuentan con ningún elemento para desarrollar una investigación penal.      El estado de México, ha intentado argumentar que existen programas de prevención y atención de  la  violencia  contra  las  mujeres,  sin  embargo,  la  experiencia  de  nuestro  país  y  casos  específicos  como  Chihuahua  han  demostrado  que  las  acciones  implementadas  no  han  sido  suficientes  ni  eficaces,  muchas  veces  desde  su  creación  han  estado  destinadas  a  ser  infructuosas,  pues  las  buenas intenciones no han aterrizado en acciones efectivas.      Además,  la  negativa  por  parte  del  Estado  de  la  existencia  de  un  patrón  de  violencia  contra  las  mujeres fue abordado por la Corte Interamericana en el citado caso de Campo Algodonero, este  Tribunal hizo énfasis en el reconocimiento que ha hecho el Estado mexicano ante instancias como  la ONU, de que los motivos de los homicidios de mujeres  “están influenciados por una cultura de  discriminación contra la mujer basada en una concepción errónea de su inferioridad106” y que esta  cultura  “fuertemente  arraigada  en  estereotipos,  cuya  piedra  angular  es  el  supuesto  de  la  inferioridad de las mujeres, no se cambia de la noche a la mañana” 107.                                                                 104   Comité  CEDAW,  Observaciones  finales  del  Comité  para  la  Eliminación  de  la  Discriminación  contra  la  Mujer: México, 36º período de sesiones, 7 a 25 de agosto de 2006, párr. 14.   Cfr.  Comparecencia  del  Lic.  Alfredo  Castillo  Cervantes,  Procurador  General  de  Justicia  del  Estado  de  México ante la Comisión Especial para Conocer y dar Seguimiento Puntual y Exhaustivo a las Acciones que  han  emprendido  las  Autoridades  Competentes  en  Relación  con  los  Feminicidios  registrados  en  México,  Cámara de Diputados Federal, 2010, p. 23. (Anexo 11)  106  Informe de México producido por el CEDAW, folio 1957.  107  Informe de México producido por el CEDAW, folio 1960.  105


En este  sentido,  el  Comité  de  la  CEDAW,  en  2006  celebró  las  medidas  adoptadas  por  el  Estado  mexicano, enfatizó su preocupación "por la persistencia de la violencia generalizada y sistemática  contra  las  mujeres,  que  llega  incluso  a  desembocar  en  homicidios  y  desapariciones…"108.  Por  su  parte, el Secretario General de las Naciones Unidas ha afirmado que “[l]a violencia contra la mujer  persiste  como  una  violación  generalizada  de  los  derechos  humanos  y  uno  de  los  obstáculos  principales para lograr la igualdad de género.”109(Resaltado nuestro)    Asimismo,  en  la  sentencia  de  "Campo  Algodonero",  la  CoIDH  señaló  que  los  tres  homicidios  por  razones de género de este caso ocurrieron en un contexto de discriminación y violencia contra las  mujeres  en  todo  el  país.  Por  ello,  advirtió  al  Estado  mexicano  de  la  gran  importancia  que  el  esclarecimiento  ante  dicha  situación,  significa  establecer  medidas  para    asegurar  el  goce  de  los  derechos humanos de las mujeres y niñas en el país.110        Por todo lo anteriormente expuesto, atentamente solicitamos:      PRIMERO:  Tenga  por  presentada  la  presente  solicitud  para  que  en  el  término  legal  establecido,  esta Secretaría la haga del conocimiento al Sistema Nacional y sea admitida, con el objeto de que  procedan a iniciar la investigación correspondiente.    SEGUNDO:  Una  vez  admitida  la  presente  solicitud,  conformen  el  grupo  interinstitucional  y  multidisciplinario  con  perspectiva  de  género  para  efectos  de  que  emita  su  informe  sobre  la  procedencia de la declaratoria de alerta de violencia de género contra las mujeres en el Estado de  México.    TERCERO:  Declaren  la  Alerta  de  Violencia  de  Género  contra  las  Mujeres  en  el  Estado  de  México  con  el  objeto  de  que  emprendan  las  acciones  necesarias  para  garantizar  la  seguridad  de  las  mujeres,  el  cese  de  la  violencia  en  su  contra  y  eliminen  las  desigualdades  producidas  por  la  legislación.    CUARTO: Implementen las acciones preventivas, de seguridad y justicia, para enfrentar y abatir la  violencia feminicida, principalmente en los municipios identificados como de alto riesgo.    QUINTO:  Asignen  los  recursos  presupuestales  necesarios  para  hacer  frente  a  la  contingencia  de  alerta de violencia de género contra las mujeres en el Estado de México.    SEXTO:  Hagan  del  conocimiento  público  el  motivo  de  la  alerta  de  violencia  de  género  contra  las  mujeres en el Estado de México, y sobre todo de las zonas o municipios con mayor incidencia de  violencia feminicida.                                                                      108

Comité  CEDAW,  Observaciones  finales  del  Comité  para  la  Eliminación  de  la  Discriminación  contra  la  Mujer: México, 36º período de sesiones, 7 a 25 de agosto de 2006, párr. 14.  109  NU. Informe del Secretario General, Estudio a fondo sobre todas las formas de violencia contra la mujer,  A/61/122/Add.1, 6 de julio de 2006, párr. 1. 110 Corte  IDH.  Caso  González  y  otras  (“Campo  Algodonero”)  vs.  México,  Excepción  Preliminar,  Fondo,  Reparaciones y Costas, Sentencia de 16 de noviembre de 2009, Serie C N° 205, párr. 463.


Atentamente,         __________________________  Juan Carlos Gutiérrez Contreras  CMDPDH        __________________  Ana Yeli Pérez Garrido  CMDPDH     

      _________________________  María de la Luz Estrada Mendoza  OCNF        _________________  Gabriela Rivera Díaz  OCNF 


Profile for CMDPDH

Petición de Alerta de Género en el Edomex  

Petición que las organizaciones CMDPDH y OCNF presentaron a las autoridades para activar una Alerta de Género en el Estado de México ante la...

Petición de Alerta de Género en el Edomex  

Petición que las organizaciones CMDPDH y OCNF presentaron a las autoridades para activar una Alerta de Género en el Estado de México ante la...

Advertisement