Page 51

Herramientas para el Ejercicio Profesional llega. Por ejemplo, el rematador dice 70.500... 500... 500... y suele levantar la voz al pronunciar por última vez 500. Es agradable pero no de efecto positivo este sistema de pronunciación que suele ser empleado con más frecuencia en los remates de feria además, requiere un mayor esfuerzo, y ocasiona por lo tanto un mayor desgaste. Y el rematador necesita economizar energías, sobre todo cuando se trata de un remate prolongado. Ha de pronunciarse, pues, la menor cantidad de números posibles. Cuando alguien ha ofrecido, y luego ofrecen otros, hay que buscar nuevas ofertas en otros rostros, pero siempre volver a mira os semblantes de los que ofrecieron primero. El interesado aspira a la preferencia del rematador.

El golpe de vista El golpe de vista y la rapidez son galas del buen rematador. Cuando pide una oferta a una persona determinada, causa efecto positivo inclinar el cuerpo hacia ella y subrayar el pedido con un ademán de la mano. La mano habla a veces con más elocuencia que los labios y suple la pronunciación de los números. También la mirada magnética dirigida al entrecejo del interesado, con una serena orden mental, suele tener una fuerza de persuasión que no dan las palabras. Cuando no ha surtido efecto el pedido de oferta en un concurrente, no debe insistirse, sino buscar las ofertas en otros sectores del público y luego, como en un descuido, volver a mirar al hombre, para pulsar el efecto que le ha causado la actitud distinta del rematador. Algunos compradores saben esconder muy bien su interés. Hay rematadores de gran capacidad de percepción a quienes después de la primera oferta de un interesado, les basta el gesto casi imperceptible, la mirada, el ademán, o un silencio afirmativo, de sutil significación, para captar las otras.

Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de Santa Fe -1ra. Jurisdicción

Página

En este tipo de remates son ineficaces los rematadores lentos, sin temperamento, aunque posean, en otros aspectos, su personalidad. El rematador deberá ser aquí, ágil, vibrante, veloz, pera conseguir el mayor provecho en el lapso más breve, saber dar las opciones oportunamente, tener noción instantánea do qué lotes debe rematar en determinado momento, de acuerdo con las preferencias del público, y qué lotes debe dejar para el final, para mantener la expectativa de importantes sectores que esperan esos lotes por su destacada ubicación.

51

En el remate de un loteo, especialmente cuando se trata de muchos lotes, el rematador debe imprimir velocidad al acto, sobre todo a cierta altura del año, en que las tardes son cortas, y hay que aprovechar la oportunidad de que los interesados están allí reunidos dispuestos a comprar, pues al día siguiente, pasado el entusiasmo del momento, pueden no ser ya interesados.

Magazine mcp 01 2015  

MAGAZINE MCP Herramientas para el Ejercicio Profesional Nº 01 - Marzo 2015 - Publicación Trimestral