Issuu on Google+

Un cuento policial (Basado en “Cuento policial” de Marco Denevi) Reescritura de Nora Navetta Esc 18 DE 6

Rumbo a la tienda donde trabajaba como vendedor, un joven pasaba todos los días por delante  de una casa en cuyo balcón una mujer bellísima leía un libro. La mujer jamás le dedicó una  mirada.   “Tonto, mil veces tonto! ¿Cómo podés creer que una mujer así te va a dar bolilla? Ni que fueras  Johnny Depp. Bueno, tampoco soy lo que se dice un sapo. Entrenar todos los días me ha  dejado la parrillita bien marcada. Más de una minusa cayó en mis brazos cuando le disparé la  mirada del gato con botas de Shrek. Y ni qué hablar cuando les lanzo la… ¡Alto salame! ¡Eso   es lo que sos! Si ni siquiera te mira. Una mujer así no cae en trampas tan burdas. Encima lee,  lee mucho. La parrillita metétela en la terraza y usála para hacer asados.  ¡Dios! ¡Dios! ¿Qué puedo hacer para que me mire? Ya probé de todo y no levanta los ojos del  libro. ¿De qué color serán? Si llegan a ser verdes me muero. Con ese chocolate que le cae por   los hombros y se le cuela por el escote…¡¡¡Ahhhhhhhhhhh!!! ¡Pará! Si seguís así perdés el  último jugador. Mejor te iría si fueras un sapo. Tal vez así la princesa… Cierta vez el joven oyó en la tienda a dos clientes que hablaban de aquella mujer. Cliente 1:­ ¿Te enteraste de la última? Cliente 2:­ ¡Pará! ¿No me digas que Riquelme juega el domingo? Cliente 1:­ No. Se lesionó otra vez. Dicen que se pinchó un ojo con la pestaña. Se trata de la  reina de acá a la vuelta… Cliente 2:­¿Blancanieves? Cliente1:­ La misma. Parece que ya no es tan blanca…  Cliente   2:­   ¡Andaaaaá!   ¡No   te   puedo   creer!   Jamás   se   le   conoció   un   novio.   Y   mirá   que  pretendientes… por millones se cuentan. Más bien, quieren contar con sus millones. Está llena  de guita y encima es una diosa. Como dice el dicho “Dios da pan al que no tiene dientes”. No   sale nunca de la casa y se la pasa leyendo todo el día. No, no puede ser. Seguro que es otra  bola que se corre para entretener al barrio… Cliente1:­ Si te digo que va a llover,  salí con paraguas. La escuché a la Marita cuando le  contaba a la suegra en la carnicería. Dijo que cuando estaba cambiando las sábanas se cayó  un cuaderno rojo y que cuando lo levantó pudo ver escrito de puño y letra que su “Romeo”  pronto iría a buscarla… Cliente 2: ¿Y se sabe quién es el suertudo? Cliente 1:­ No, porque cuando intentó seguir leyendo, la dama dejó el balcón para tomar un  refresco. Así que tuvo que ir para la cocina y, cuando volvió al dormitorio el cuaderno ya no  estaba.


Cliente 2:­ ¡Mirala vos a la “santita”! ¡Bien guardadito lo tenía! Cliente 1:­ ¡Un pobre menos! ¡Que le aproveche! Una noche el joven, armado de ganzúa y de una linterna sorda, se introdujo sigilosamente en la  casa de la mujer. La mujer despertó, empezó a gritar y el joven se vio en la penosa necesidad  de matarla. Huyó sin haber podido robar ni un alfiler, pero con el consuelo de que la policía no  descubriría al autor del crimen.  A  la mañana siguiente,  al  entrar en la tienda, la  policía  lo detuvo. Azorado por  la  increíble  sagacidad policial, confesó todo. El policía, sorprendido por lo que acababa de escuchar, sacó  del   bolsillo   de   su   impermeable   un   pequeño   cuaderno   rojo   y   se   lo   extendió   al   joven   que,  temblando,   lo   abrió   y   buscó   la   última   página   escrita.   El   borde   de   sus   pestañas   no   pudo  contener la inundación que afloró mientras movía sus ojos de izquierda a derecha: 14 de febrero Lo sé. Hoy es el día. Mi corazón lo grita con su loco galopar por mi pecho. La sangre se me   agolpa en las mejillas. Siento desfallecer. Tantas mañanas esperando su pasajera presencia y   sus  locuras.   ¡Si  supiera   de   mi   calculada   indiferencia,   de  cómo   cepillo   mi  cabello   para   que   caiga, como al descuido, sobre mi escote! Esos ojos verdes me atormentan y su mirada me   recuerda   a   la   del   gato   con   botas   de   Shrek.   ¡Qué   tierno!   Es   el   hombre   más  dulce   que   he   conocido. Y el más bello. No hay melodía de amor que no pueda ser tocada en el piano que se   anuncia en su abdomen. De lejos veo el rojo de su uniforme y sus  letras doradas “Emiliano­   Tiendas Fácil” cada vez que sale a recibir la mercadería. Emiliano, amor mío, esta noche seré   tuya. No, no te asustes cuando al verte, grite. No encontraré otra forma de expresar mi eterno   agradecimiento   por   desgarrar   mis   cadenas   de   tedio,   por   quitar   la   manzana   envenenada   y   devolverme a la vida con el más apasionado y amante de los besos.


Escuela Nº 18 del DE 6