Issuu on Google+

Semanario | Enero del 2017

Locales

3

Si crecen las presiones y le llegan al precio, la llantera podría irse Por Pablo Martínez

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Raúl Martínez Jiménez, alertó sobre la posibilidad de que la empresa llantera Goodyear también cancele sus planes de inversión en San Luis Potosí. Lo anterior, después de que algunos medios

especializados señalaron que la cancelación de la inversión de 500 millones de dólares en el estado potosino sea la nueva meta trazada por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump. “Claro que esta sobre el tintero, lo veo muy probable porque es algo en donde él quiere defender todas sus industrias, Goodyear es la única que no se ha instalado, aún está en construcción

pero al final del día si crecen las presiones y le llegan al precio podría irse también”, dijo. Después de conseguir impactantes victorias políticas con Carrier y Ford, Donald Trump ya se propuso una nueva meta en el horizonte: que Goodyear suspenda su proyecto de una nueva instalación en San Luis Potosí y que esta planta se mueva a los Estados Unidos.

La inversión de la multinacional generaría cerca de mil 200 empleos directos y 5 mil indirectos, así fue cuando se hizo el anuncio en abril del 2015 en donde estuvo presente el CEO de la empresa Frank Kramer, el presidente de México, Enrique Peña Nieto y el embajador de Estados Unidos Anthony Wayne. La posible cancelación de esta inversión sería “el segundo gancho al hígado” para el Gobierno Estatal y Federal. Martínez Jiménez recordó que Goodyear vino también en gran parte por la instalación de Ford, y pensar en la cancelación de la inversión no es descabellado tomando en cuenta que la matriz de la empresa está en Ohio, lugar donde Trump obtuvo gran cantidad de votantes. Aunque –dijo- se está consciente de que es una empresa que tiene muchos productos derivados, que no todos son para el mercado nacional, por lo cual hacer producto en México es por mucho más barato que en cualquier parte del mundo Dejo en claro que el Gobierno del Estado no tiene que ver en estas decisiones pues como autoridades ya hicieron su labor al atraer a

las empresas, y ofrecerles los mayores incentivos para su instalación en San Luis Potosí, pero la determinación de que se vayan es meramente de las empresa y bajo la lógica que se está dando es probable que Ford no sea la única empresa de capital estadounidense que se pueda ir. “Lamentablemente no podríamos hacer nada, así paso con Ford, simplemente se fue y no pudimos evitarlo”, comentó. Finalmente dijo que ante esto es importante que se vaya viendo la parte legal de los contratos con las empresas, pues no se puede estar con la incertidumbre de que cualquier empresa que llegue se vaya sin hacer frente a los daños colaterales que deja, como en el caso de Ford que si bien tendrá que pagar la inversión que hizo el Gobierno del Estado para su instalación no se ha hablado de los daños que provocó a la sociedad que esperaba su instalación. “Hay empresas que esperan esta inversión, personas que dejaron su trabajo para entrar a trabajar a Ford, hay mucho daño colateral que se debe ver para que no vuelva a ocurrir lo que paso con Ford”, finalizó.

w w w . c l o s e u p . m x


Edición 32