Page 33

20

I

EL PARLAMENTO Y LA DEMOCRACIA EN EL SIGLO VEINTIUNO

Las mujeres contribuyen a rectificar los sesgos masculinos en materia política. «Las mujeres son mucho más sensibles a los problemas sociales, especialmente los relacionados con la pobreza y la educación de los hijos». «Las mujeres son las primeras en percibir los problemas económicos, educativos y sanitarios». «Sus prioridades son más humanas, tanto para los hombres como para las mujeres».

Las respuestas a la encuesta concordaron en señalar que para que la presencia de la mujer cree una diferencia perceptible en estos ámbitos, el número de mujeres parlamentarias es importante. A este respecto, confirmaron las conclusiones de un informe de 1995 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el que consideraba que para que un grupo ejerza una influencia significativa en órganos legislativos debe contar con una representación del 30%. ¿Ha mejorado la representación de las mujeres desde la época del informe del PNUD? En 1995 las mujeres representaban más del 30% de la legislatura en sólo cinco países, cara a veinte actualmente; además, el porcentaje global de mujeres parlamentarias ha aumentado gradualmente, pasando del 11% a un 16,4% en la actualidad, como se indica en la figura 2.1.

Figura 2.1: Porcentaje mundial de mujeres en los parlamentos, 1995- 2006 Situación en enero de cada año, excepto en 1995 (julio) y 1996 (abril)*

* Los porcentajes no toman en cuenta la situación de los parlamentos sobre los cuales no se disponía de datos. Fuente: Unión Interparlamentaria

El Parlamento y la democracia en el siglo XXI. Una guía de buenas prácticas  

Unión Interparlamentaria, 2006.

El Parlamento y la democracia en el siglo XXI. Una guía de buenas prácticas  

Unión Interparlamentaria, 2006.

Advertisement