Page 135

122

I

EL PARLAMENTO Y LA DEMOCRACIA EN EL SIGLO VEINTIUNO

día y entre grupos parlamentarios. En los sistemas parlamentarios tradicionales de tipo Westminster, el orden del día se establecía por regla general a través de acuerdos oficiosos entre el jefe del partido mayoritario (Leader of the House, un ministro del gobierno) y los líderes de la oposición y jefes de grupos parlamentarios opositores. Dichos acuerdos se establecen actualmente de forma más oficial en una comisión parlamentaria encargada del orden del día, donde están representados todos los grupos políticos, presidida por el Presidente/a de la Asamblea (Speaker). Por ejemplo, en el Parlamento de Samoa la presidencia de dicha comisión del orden del día, de la que era titular el Primer Ministro, ha sido transferida al Presidente de la Asamblea. En este tipo de mecanismo, el papel del Leader of the House, si lo hay, se define de forma más restringida como el «encargado de las cuestiones planteadas por el gobierno en la Cámara». Esta evolución fue temprana en el caso del Lok Sabha de la India, creándose una comisión asesora del orden del día, cuyos miembros son designados por el/la Speaker en tanto Presidente/a ex oficio. La Comisión recomienda el tiempo que debería asignarse al debate sobre cuestiones gubernamentales, legislativas u otras, remitidas a estudio de la Comisión por el Presidente (Speaker) en consulta con el jefe del partido gubernamental (Leader of the House). Una vez aceptado por la Cámara el informe de la Comisión, la asignación de tiempo efectuada para los proyectos de ley y otras cuestiones entra en vigor como si fuese una resolución de la Cámara. En el Parlamento sudafricano hay una comisión del programa para cada Cámara, que se reúne todas las semanas, y una comisión conjunta del programa para ambas cámaras, encargada de preparar el programa anual del Parlamento, incluyendo el programa legislativo. Esta Comisión reparte el tiempo para las cuestiones legislativas del Ejecutivo y demás cuestiones, y establece plazos de presentación de los proyectos de ley del Ejecutivo al Parlamento, a reserva de un procedimiento acelerado en circunstancias excepcionales y cumpliéndose determinados criterios. Dentro de este calendario acordado, el Leader of Government Business, «encargado de los asuntos del Ejecutivo nacional en el Parlamento», se encarga de programar todas las cuestiones parlamentarias planteadas por el ejecutivo y la concurrencia de los ministros correspondientes. Estas comisiones de programa toman generalmente sus decisiones por consenso. En los sistemas presidenciales, no se trata tanto de garantizar una independencia adecuada del ejecutivo al planear las actividades del parlamento, sino más bien de lograr una coordinación eficaz entre ambos poderes. Para ello pueden requerirse órganos de coordinación especiales, como en este ejemplo proveniente de Filipinas:

El Parlamento y la democracia en el siglo XXI. Una guía de buenas prácticas  

Unión Interparlamentaria, 2006.

El Parlamento y la democracia en el siglo XXI. Una guía de buenas prácticas  

Unión Interparlamentaria, 2006.

Advertisement