Issuu on Google+

LA BIOÉTICA En este informe nos disponemos a presentar la bioética. Qué es, los principios por los que actúa, cómo surgió, algunos personajes característicos, son algunos de los puntos que tocaremos. Para dar comienzo a este, debemos decir que la bioética pertenece a una de las muchas ramas que abarca la ética. De este modo, su función es aportar diferentes principios de actuación para la conducta adecuada del individuo respecto a su vida, así como el ambiente en el que las condiciones de la vida sean favorables. Por otro lado, cabe destacar que la bioética no sólo se dedica al ámbito clínico o médico, sino que también se centra en la vida en general, por lo que guarda una estrecha relación con el medio y los seres vivos, tanto animales como plantas. Esto se debe a que muchas personas que se dedican a este ámbito de la ética, tienen sus diferencias a la hora de determinar el ámbito de la ética, es decir, algunos opinan que se debe centrar sólo en tratamientos médicos y la innovación tecnológica, y otros creen que también se debe tener en cuenta todo aquello que pueda dañar a organismos que sean genéticamente capaces de sentir miedo y dolor; así pues, podemos deducir que, como todo lo referido a la ética y la filosofía, hay un debate abierto hoy en día en el que hay que saber posicionarse. En primer lugar, podemos decir que la bioética abarca las cuestiones éticas acerca de la vida que surgen en las relaciones que hay entre biología, nutrición, medicina, química, política, filosofía, entre muchos otros más. Algunos bioéticos tienden a reducir el ámbito de la ética a lo relacionado con los tratamientos médicos o con la innovación de la tecnología. Otros, sin embargo, opinan que la ética debe incluir lo relativo a todas las acciones que puedan ayudar o dañar organismos capaces de sentir miedo o dolor. La bioética es con frecuencia un asunto de discusión política, lo que a su vez, genera crudos enfrentamientos entre los que defienden el progreso tecnológico y los que consideran que la tecnología debe estar al servicio de las personas; o también, entre los que defienden los derechos para algunos animales y aquellos que no consideran tales derechos como algo regulable por la ley; o incluso, entre quienes están a favor y quienes están en contra del aborto o la eutanasia. Cabe destacar que en 1979, dos de los bioeticistas más destacados (Beauchamp y Childress), definieron los principios básicos de la bioética, los cuales son: - PRINCIPIO DE AUTONOMÍA: Principio de respeto a las personas que tiene la obligación de asegurar las condiciones necesarias para que estas actúen de forma autónoma. La autonomía implica responsabilidad y es un derecho irrenunciable, incluso para una persona enferma. - PRINCIPIO DE BENEFICIENCIA: Obligación de actuar en beneficio de otros, promoviendo sus legítimos intereses y suprimiendo perjuicios. - PRINCIPIO DE NO MALEFICIENCIA: Abstenerse de realizar acciones que puedan causar daño o perjudicar a otros. Es un imperativo ético válido para todos, no sólo en el ámbito biomédico, sino en todos los sectores de la vida humana. - PRINCIPIO DE JUSTICIA: Tratar a cada uno como corresponda con la finalidad de disminuir las situaciones de desigualdad (biológica, social, cultural, económica, etc.). En nuestra sociedad, aunque en el ámbito sanitario la igualdad entre todos los hombres es sólo una aspiración, se pretende que todos sean menos desiguales. De la misma manera, las corrientes o tendencias de esta son: - Bioética personalista. Parte de la dignidad como valor propio de la persona, la cual se manifiesta en su capacidad de realizar valores. El fundamento de las orientaciones que deben apoyar las propuestas de solución a los dilemas éticos se encuentra en la


naturaleza humana puesto que la persona es el centro. - Bioética consensualista o civil. En esta corriente se busca establecer un mínimo de principios aplicables dentro de una sociedad pluralista. Se basa en los postulados de la llamada “Ética de mínimos”, que propone un conjunto de normas a cumplir por todos los miembros de la sociedad. - Bioética clínica. Esta escuela sigue el enfoque biomédico. Su centro de atención son los problemas provocados por el avance del conocimiento científico y tecnológico respecto de su aplicación en los diferentes ámbitos de la salud humana. - Bioética social. Se centra en la problemática de la justicia y el desarrollo social, así como en el mejoramiento de las condiciones de vida de la población. - Bioética transdisciplinar. Esta corriente es menos conocida y surge desde la perspectiva de las ciencias de la complejidad. Dentro de los sistemas dinámicos de los que se ocupa la complejidad como ciencia, está la vida. Este estudio abarca no solo la vida humana, sino las demás existentes y su interacción con los sistemas dinámicos. En otro orden de cosas, en cuanto a los ámbitos en los cuales se tiene en cuenta la bioética son muy variados; entre ellos podemos encontrar el tema del aborto, la calidad de vida, la sanidad, la clonación humana, los avances científicos, el desarrollo sostenible, la donación de órganos, la eutanasia, la investigación con células madres, etc. En general todos estos ámbitos se pueden dividir en cuatro categorías diferentes: - Los relacionados con los problemas éticos que se derivan de las profesiones sanitarias, como por ejemplo: la eutanasia, los trasplantes de órganos, el aborto… Es decir, engloba todos aquellos asuntos que están implicados en la relación que existe entre el médico y el paciente. - Los problemas de investigación científica, en concreto la investigación biomédica; como por ejemplo: la manipulación genética, la investigación con células madres o la clonación. - Los problemas ecológicos, relacionados con el medio ambiente y la biosfera. Ejemplo: la necesidad de conservación del medio ambiente, el cómo mantener el equilibrio entre las especies, como controlar el crecimiento de la población mundial y el incremento del hambre en los países pobres, entre muchos otros ejemplos. - Y finalmente, los relacionados con la influencia social y política de las categorías anteriores. Entre estos destacamos: la educación, la legislación (las leyes de Nuremberg, la Declaración Universal de los Derechos Humanos…), o las políticas sanitarias. Por otro lado, la Dra. María Dolores Vila-Coro Barrachina, en uno de sus libros: La vida humana en la encrucijada, establece una clasificación de la bioética en cuatro aspectos: - La bioética teórica, que trata los fundamentos conceptuales en el marco de las teorías morales y la justificación de sus nociones básicas (persona, dignidad, autonomía, etc.). - La bioética clínica, referida a las decisiones éticas que se toman en la práctica profesional. - La bioética normativa, la que se orienta hacia la adopción de reglas generales en la política sanitaria y el sistema jurídico. Centra su interés en la racionalidad de las decisiones colectivas en las áreas donde confluyen la salud pública, los derechos humanos y la regulación de los avances científicos. - La bioética cultural, que trata del esfuerzo sistemático en relacionar los nuevos dilemas bioéticos con el contexto histórico y sociocultural en el que se dan. Trata de evitar la imposición de determinadas visiones de la bioética en sociedades que tienen distintos valores. Sin embargo, algunos de los bioeticistas que más destacamos en la historia son: Roberto Andorno, un doctor de Derecho en Universidades como la de Buenos Aires y


la de París XII. En ambos casos, su trabajo es hablar sobre temas relacionados con los aspectos éticos y jurídicos de la reproducción asistida. Otro bioeticista es Adriano Bompiani que fue ginecólogo y cirujano italiano, especialista en la bioética. Y por ultimo, André Hellegers, médico especializado en Ginecología y Obstetricia, concretamente en el campo de la fisiología del feto. Dentro de España, cabe destacar a María Casado González, una catedrática de Universidad, además de profesora titular de Filosofía del Derecho de la Universidad de Barcelona, Directora e investigadora principal del Observatori de Bioètica i Dret de la Universidad de Barcelona y titular de la Cátedra UNESCO de Bioética de la misma universidad. Y a Javier Gafo, un conocido científico y un gran experto en la bioética. Finalmente, entre los ejemplos de bioética, encontramos: - El aborto: método que termina con el embarazo, este puede ser inducido o espontáneo. - La eutanasia: hecho de terminar con el dolor de una persona por una enfermedad, haciendo que muera sin dolor. - La contaminación: la destrucción del planeta por parte de la humanidad. - La clonación: hecho de realizar duplicados de otra persona, de manera que ya no será única. - El dolor: sensación de sufrimiento de una persona por numerosas causa. - El respeto a los animales: hecho de abandono o falta de cuidado hacia ellos. En conclusión, podemos decir que el desarrollo humano debe saber lo importante que es la bioética, ya que puede generar confusión en las personas por el amplio abanico de posibilidades que despliega sobre nosotros con tantas ideas que asimilar. De este modo, como grupo, estamos totalmente convencidos que desde la bioética podemos entender muchas cosas que pasan en la actualidad y que ahora, gracias a este trabajo, comprendemos mucho mejor. Un ejemplo de ello, es que pocas veces pensamos en lo que es estar completamente ligados a la tecnología hoy en día, a pesar de que sea un hecho que esta presente en nuestra sociedad. Dependemos de máquinas para vivir, necesitamos muchos medios tecnológicos para determinar nuestras enfermedades, algunos aparatos, incluso nos salvan la vida o hacen que recuperemos la vista u órganos vitales de nuestro cuerpo, otros nos ayudan para recuperarnos. Pero aún así, pocas veces pensamos en ello, vivimos en una sociedad tecnificada, pero no nos damos cuenta realmente de hasta qué punto esto es así. El gran debate que esto provoca en nosotros es: ¿Hasta qué punto avanzaremos nosotros? ¿Lo haremos siempre de mano de la ciencia y la tecnología? Por este motivo, creemos que la bioética es algo muy importante que se debería tener en cuenta en la actualidad. Tendríamos que plantearnos seriamente si queremos dejar que una máquina mantenga con vida a uno de nuestros seres queridos tan sólo por el simple hecho de que respire, en vez de cuestionarnos si verdaderamente eso es vida. En cualquier caso creemos que siempre, debemos elegir lo que pensamos que sea más conveniente. TRABAJO REALIZADO POR: Shamira Balani Nº4 Javier Cova Nº16 Alejandra Hernández Nº25 Lilia Rodríguez Nº32 Lorena Schwartz Nº35


Informe de la bioetica