Page 1

COMPORTAMIENTO POSITIVO PARA LA GENTE DE CLÍNICA UCC


LYDIS MAYERLING HERRERA GARCIA DIRECTORA CCUCC

DIANA C. GONZÁLEZ PULIDO MERCADEO & COMUNICACIONES 

PAULA A. SEGURA MIRABAL  PRACTICANTE MERCADEO & COMUNICACIONES 


VALORES ÉTICOS

Los valores éticos de la Corporación Clínica Universidad Cooperativa de Colombia nos permiten convivir y trabajar adecuadamente en armonía con todas las personas involucradas en la labor diaria. Los valores son la construcción de un ambiente sano, agradable y que garantiza la dignidad humana de todos. Los valores están en nuestro actuar.


DISCIPLINA

Procedemos de forma ordenada y perseverante, convertimos los retos y las metas en logros.


HONESTIDAD

Realizamos nuestro trabajo con transparencia y rectitud.


RESPONSABILIDAD

Actuamos con seriedad de acuerdo a nuestros deberes y derechos.


LIDERAZGO

Influimos de forma positiva en nuestras labores, logrando satisfacer cada necesidad que se presenta.


SOLIDARIDAD

Nos sentimos comprometidos y asumimos que nuestros actos se reflejan en los demรกs.


Normas de comportamientoÂ


Aseo personal e higiene

-Nuestro cuerpo limpio es sinónimo de bienestar y mejora nuestra presentación personal. -Importante: mantén las uñas aseadas y arregladas. -Asea tu cuerpo, la higiene nos permite estar más fuertes y agradables. -Lava tus manos antes y después de consumir alimentos, en el baño y de acuerdo a las necesidades de tu servicio. -Mantén el cabello limpio y bien peinado. -Lava tus dientes después de consumir alimentos. -Lava los alimentos antes de consumirlos.

¡ACUÉRDATE!

-Coloca la basura en las canecas instaladas en la clínica. -Mantén limpios los pasillos y áreas de trabajo. -Evita el chicle en horas de trabajo. -Cuida las paredes, silla y pisos de la clínica. -Mantén aseados los baños de la clínica. -Arroja los tampones y las toallas higiénicas en su lugar debidamente selladas. -Arroja el papel higiénico en su lugar.


POLÍTICA DEL BUEN VESTIR Mujeres 

-Uniformes impecables y bien organizados. -Zapatos limpios y brillantes ( no sandalias de tres puntadas). -Cabello recogido o suelto pero organizado. -Personal asistencial uñas cortas.

Hombres

-Camisa bien vestida y correa. -Zapatos limpios y brillantes ( no zapatos deportivos). -Bien afeitados o barba bien delineada. -Personal médico y paramédico bata blanca manga larga.


Normas de comportamiento con las personas en la clĂ­nicaÂ


Revisa tu correo electrónico todos los días, verifica toda la información que en ellos se genera.

Las normas de comportamiento con las personas de la comunidad clínica UCC: CONVIVENCIA

Se debe considerar la tranquilidad de las áreas y los derechos de los usuarios, así como consideramos y respetamos a nuestra familia en nuestra casa, prestando principal atención a no perturbarlos con ruidos molestos, prácticas y juegos escandalosos, peleas, gritos y quejas dentro de la clínica que afecten a los usuarios, no golpear puertas o llamar a las personas a gritos, ni comer en áreas médicas ya que esto incomoda a las personas. Evita realizar llamadas telefónicas durante el turno, usar redes sociales y estar con el teléfono en la mano. No hables mal de tus compañeros o su trabajo, no esparcir rumores sobre las personas. Respeta tu horario, el turno asignado y tu labor. Participa en las actividades de bienestar y en las que cada área organiza para los funcionarios de la clínica Ciudadania

Se debe cuidar los espacios comunes respetando el derecho a la libre circulación, evite sentarse en la escaleras, hacer mal uso de los ascensores o en lugares que obstaculice el tráfico. Se debe respetar y acatar todas las normas de seguridad y reglas de uso de espacios públicos y privados en la clínica.


Recordemos los derechos de nuestros pacientes:

A conocer junto con su familia, los derechos y deberes que tiene en la institución. A ser atendido en forma oportuna y puntual con calidad, amabilidad e integridad. A recibir un trato digno, amable y cortés; respeto a sus creencias, costumbres y opiniones sobre su enfermedad. Que usted y/o su representante puedan decidir libremente sobre la realización o no de procedimientos, después de ser informado, dejando constancia escrita de su decisión. A que se le garantice un manejo confidencial de toda la información que reciba o genere la institución durante su proceso de atención. Recibir toda la información sobre trámites, tarifas y demás aspectos administrativos para facilitar su proceso de atención. Recibir o rechazar el apoyo espiritual de acuerdo con su religión o culto. Salvaguardar sus pertenencias mientras se encuentre en el proceso de atención.

A ser escuchado y obtener respuesta a sus reclamos, sugerencias e inquietudes. A recibir o rechazar la visita y acompañamiento de familiares y amigos, respetando las normas de seguridad de la institución. Acceder a su historia clínica, mediante los procedimientos establecidos. Conocer el nombre y la función de los profesionales que le atienden y a la libre escogencia del profesional que lo va a atender, de acuerdo con las disponibilidad de la Clínica. A una segunda opinión por otro profesional, cuando a pesar de la explicación del equipo tratante usted tenga dudas. A recibir atención en sitios tranquilos, limpios e higiénicos y en condiciones de privacidad. Ser remitido oportuna y adecuadamente a otra institución de salud cuando sus condiciones lo ameritan. Salvaguardar sus pertenencias mientras se encuentre en el proceso de atención.


Nuestra gente debe caracterizarse por su actitud de servicio, su generosa disposiciĂłn a ayudar a quienes visiten nuestra clĂ­nica, sin importar la razĂłn de su visita.


La normas de comportamiento en la clínica son importantes, se relacionan con: Colaborar con el cuidado del mobiliario y equipos, no dañando o destruyendo los bienes e instalaciones.

Actitud y presencia funcionarios clínica UCC Puntualidad y cumplimiento de protocolos: son indispensables para hacer de cada área un lugar adecuado a nuestra labor. Se cuidará el mobiliario y, en general, todas las instalaciones para que todos podamos cumplir nuestras labores usando los implementos necesarios.

Tener desconectado los móviles u otros aparatos electrónicos durante el turno. No consumir bebidas alcohólicas alrededor de las instalaciones de la clínica. No consumir alimentos dentro del área de servicio. De acuerdo con la ley 28/59 no está permitido fumar dentro de la clínica.


Responsabilidad en el trabajo

Cumplimiento de los turnos. La puntualidad en la hora de ingreso y la entrega del mismo. Diligenciar adecuadamente las minutas y protocolos de atención de acuerdo a la norma. La valoración, apropiación e implementación de los manuales y materiales de trabajo como resultado del trabajo y entrega de todas las áreas que nos lleva a cumplir nuestro plan estratégico JUNTOS POR LA EXCELENCIA. Realizar los reportes pertinentes y oportunos.


El cuento de la sopa

Estaba una señora sentada sola en la mesa de un restaurante, y tras leer la carta decidió pedir una apetitosa sopa en la que se había fijado. El camarero, muy amable le sirvió el plato a la mujer y siguió haciendo su trabajo. Cuando éste volvió a pasar cerca de la señora ésta le hizo un gesto y rápidamente el camarero fue hacia la mesa. – ¿Qué desea, señora? – Quiero que pruebe la sopa. El camarero, sorprendido, reaccionó rápidamente con amabilidad, preguntando a la señora si la sopa no estaba rica o no le gustaba. – No es eso, quiero que pruebe la sopa. Tras pensarlo un poco más, en cuestión de segundos el camarero imaginó que posiblemente el problema era que la sopa estaría algo fría y no dudó en decirlo a la mujer, en parte disculpándose y en parte preguntando. – Quizás es que esté fría señora. No se preocupe, que le cambio la sopa sin ningún problema… – La sopa no está fría. ¿Podría probarla, por favor? El camarero, desconcertado, dejó atrás la amabilidad y se concentró en resolver la situación. No era de recibo probar la comida de los clientes, pero la mujer insistía y a él ya no se le ocurrían más opciones. ¿Qué le pasaba a la sopa? Lanzó su último cartucho: – Señora, dígame qué ocurre. Si la sopa no está mala y no está fría, dígame qué pasa y si es necesario, le cambio el plato. – Por favor, discúlpeme pero he de insistir en que si quiere saber qué le pasa a la sopa, sólo tiene que probarla.

Finalmente, ante la petición tan rotunda de la señora, el camarero accedió a probar la sopa. Se sentó por un momento junto a ella en la mesa y alcanzó el plato el plato de sopa. Al ir a coger una cuchara, echó la vista a un lado y otro de la mesa, pero… no había cucharas. Antes de que pudiera reaccionar, la mujer sentenció: – ¿Lo ve? Falta la cuchara. Eso es lo que le pasa a la sopa, que no me la puedo comer. Si has leído esta historia, extraída de un libro de cuentos de Jorge Bucay, podrás darte cuenta de que muchas personas se empeñan en que las entiendan con indirectas, sin ir al grano, dando rodeos, pretenden que otros adivinen por qué dicen, hacen o piensan de determinada manera.Lo cual hace que la comunicación se torne muy dificultosa, cuando todo puede ser mucho más sencillo. Las demás personas no son iguales que nosotros, ni están en nuestra mente y muchas veces no entienden, por muy aparente que así sea, por qué actuamos de determinada manera.

Y tú, ¿te comunicas con indirectas o siempre usas un lenguaje claro y directo? ¿Conoces a personas como la señora que pidió la sopa?


Revista Comportamiento positivo  
Revista Comportamiento positivo  
Advertisement