Issuu on Google+

Universidad Nacional de Colombia Negociando el pasado Docente: Ricardo Peñaranda Paola Andrea Perdomo 423764 Trabajo Final

ENTRE LUCHAS, IDENTIDADES Y MEMORIAS UN CORTO RECORRIDO POR EL ARIARI

El mundo rural colombiano, con sus amplios y verdes horizontes, con su amable y pujante población y toda una representación de historia de país está lleno de identidades diversas que señalan una clara y compleja relación con la tierra y el territorio. Allí se han forjado millones de familias campesinas que ven en su relación con el entorno un amable modo de vida, sin embargo este mismo ha sido uno de los escenarios por excelencia del conflicto y las relaciones en tensión de territorialidad alrededor del país, plagado de luchas y un pasado enmarcado de historias violentas. La región del Ariari constituye una de las zonas rurales en Colombia en la que se expresan significativamente todas estas interacciones y unas relaciones con el territorio trazadas por los ejercicios de memoria, conmemoración y resistencia que permiten la convivencia con un pasado que no puede ser olvidado y exige un arduo trabajo de narrativas reflexivas acerca de lo ocurrido. Me propongo, entonces, describir y analizar algunas dinámicas socio culturales y políticas de dos puntos geográficos de las calurosas tierras del Ariari que hace pocos meses tuve la oportunidad de visitar y permiten la presente reflexión: San Martín y Caño Sibao; dos lugares que, desde lo cultural y lo político, rememoran y expresan grandes luchas, sueños y el transcurso de lo cotidiano de poblaciones que allí habitan. Es en todos los casos, una relación que no escapa de tensiones, esfuerzos, resistencias Ambas ubicaciones geográficas de las cuales se encarga este ensayo, presentan historias y dinámicas en que ésta relación de tensión florece: en un festival que rememora luchas pasadas y constituye una forma de reconciliación con una identidad que por décadas ha estado al borde del conflicto armado y la violencia; La segunda, en un lugar que guarda la memoria del conflicto que de manera obstinada ha azotado a toda la población que habita este territorio, población que, paralelamente, ha respondido desde la resistencia y el no olvido. En ambos casos se refleja el anclaje de las esferas memoria e identidad, bajo un proceso de elaboración narrativa del pasado de agentes que evocan y le dan un sentido buscando, dentro de un lucha entre la memoria y el olvido, crear anclajes e interpretaciones que conduzcan al no olvido y la justicia de acontecimientos que, temporalmente hablando, parecen ya no tener un lugar en el presente y el futuro. (Jelin: 2002)


San Martín A 60 km de Villavicencio se encuentra este municipio del Meta. Allí año tras año se realiza el festival de las cuadrillas tras la importante labor de la población del municipio quien se organiza para planear cuidadosamente todos los detalles del Festival. Con seguridad Pues el festival de las cuadrillas ha sido celebrado en San Martin desde 1785, cuando el párroco Gabino Balboa crea la festividad con el espectáculo que hoy día conocemos y que está compuesto por una “coreografía ecuestre en la que participan cuatro comparsas que representan a las razas que hicieron parte del proceso de gestación de América Latina: los cachaceros o negros, los guahibos o indios, los galanes o españoles y los moros o árabes que ocuparon la Península Ibérica durante siete siglos.”(COLARTE) 1

Ilustración Personajes cuadrillas: Guahibos, Cachaceros, Moros y Españoles Además de ser una festividad que fue declarada por la ley 760 del 30 de julio de 2002 patrimonio cultural nacional y se reconoce como parte integral de la identidad y la cultura de la región, para sus pobladores el festival cuenta con un gran significado al tratarse de una celebración que acontece llena de colores, música y atracciones culturales. “Esto por acá se pone muy bonito, yo que ya no puedo estar en esas… por la tienda… y por la edad, pero mis nietos y sobrinos si están que brincan por allá. Tampoco es algo de todos los días.” (Doña Stella, tendera de San Martin) “San Martin. Pueblo querido aquí tienes mi trinar En este grito altanero…. Yo te vengo a dedicar Los ríos, los potros guerreros Reposando en el palmar Le doy rienda a mi garganta, a mi prosa y mi cantar… Saludando a los vaqueros que acaban de desmontar 1 COLARTE “Cuadrillas de San Martín, Departamento del Meta” Biblioteca pública virtual En: http://www.colarte.com/colarte/conspintores.asp?idartista=19994


Que vienen de la sabana a tu fiesta patronal…. […] Y en un trabajo de llano Las vacas he coleado Y yo toreando en un corral Montando buenos caballos pa´ salir a engalanar Las legendarias cuadrillas y su acervo cultural Un folclor reconocido en el concierto mundial Por eso tierras querida, Por eso y por mucho más, Tu belleza y tú grandeza me es imposible olvidar. […] Y ya parado en tus calles De dicha y felicidad Entonces, tomarme un trago para irme a cuadrillar Y en baile de Cachaceros nos volvemos a encontrar Que es un orgullo nativo, que se ha sabido guardar Por varias generaciones y muchos siglos atrás Por eso y es que lo ancestro se tiene que preservar Como recuerdo genuino que nunca se borrara Porque la verdad tu historia, se tiene que respetar Para que el mundo entero sepa… Cuánto vale tu lugar.” Artista: Manuel Orosco2

Este sentimiento es compartido por muchas personas, ya sea porque se convierte en la oportunidad para hacer buenas ventas o porque el día hace parte de un momento que revive sensaciones y sentimientos que escapan de la cotidianidad. Pues San Martí, lugar donde transcurre este majestuoso y bello espectáculo cada año un 11 de Noviembre, no todos los días es un lugar que transcurre en medio de la armonía, el agasajo y las alegrías colectivas. San Martin, históricamente, ha sido escenario de luchas, que pasan de los colores de la pintura que utilizan en el festejo al color de la sangre viva que ha recorrido muchos rincones del municipio. San Martin, como otros municipios del Ariari, aparece en la categoría de los más violentos (Cubides, 1998:99), pues el repliegue de los grupos armados en esta zona ha sido contundente; este ha sido escenario de una fuerte tensión entre grupos guerrilleros y paramilitares. Sin embargo. En una lucha por la territorialidad, los grupos armados paramilitares han tenido en el municipio una fuerte influencia, aun cuando la región ha sido escenario guerrillero de las Farc históricamente.

2 Fragmentos canción “Canto a mi pueblo” Autor: Manuel Orozco. Video consultado en: http://www.sanmartinmeta.com/videos.aspx


Resulta entonces ser ésta otra cara del municipio que no genera ningún entusiasmo y buen recuerdo entre los habitantes. Pues la música, la gente recorriendo cada cuadra del pueblo, cantando, bebiendo, bailando, compartiendo en familia, negociando… parecían desdibujar aquellos conflictos y violencias que marcaron con tanta vehemencia algún día esta zona. “El estigma que carga San Martin” es un artículo de prensa que resalta con exactitud asuntos de la relación que hasta aquí se ha ido señalando, pues “El municipio de San Martín soporta de tiempo atrás el señalamiento como pueblo paramilitar. Sea cual fuere el origen de ese señalamiento, el mismo ha involucrado a sus habitantes, a quienes injustamente se les endilga el calificativo de informantes o auxiliadores de los grupos de autodefensa” (El tiempo: 1999) Por lo que la población, aun cuando se siente orgullosa de su pueblo y siente en sus prácticas culturales una identidad colectiva tan significativa, muchas veces han debido negar u omitir su lugar de procedencia, “Ese señalamiento ha traído temor y el temor ha hecho que los habitantes de esa localidad, pierdan mucho de lo que antes hacía parte de su tradición y se mostraba con especial satisfacción.” (El tiempo: 1999) En este sentido, es muy importante el valor que recobra el festival como hecho social “en los procesos para la reafirmación del sentimiento de comunidad simbólica que aglutina a la colectividad que los practica o identifica como propios. En su desarrollo, las individualidades personales se diluyen, temporalmente, en el acto colectivo que representa la acción ritual. “[…] “Con la activación de este espíritu de “comunitas” los conflictos se atemperan y las tensiones sociales se encubren” (Agudo: 2009:52) Entonces, la población en una forma de reconciliarse con su identidad y su cultura, aportan en el desarrollo del festival y se identifican orgullosamente con él, pues ello hace parte de un legado diferente al que ha dejado el conflicto y la violencia, y que en una forma simbólica hace que se comparta un sentimiento de propiedad, de arraigo por las tierras a las que algún día sintieron temor.

Caño Sibao… Caño Sibao, “donde el Rio Ariari hace un esguince buscando a Granada”, es un lugar que rememora la muerte y la lucha política, pues allí tuvo lugar el 3 de Junio de 1992 el asesinato con disparos de ametralladora y granadas de la exalacaldesa de El Castillo, María Mercedes Méndez, el electo alcalde del mismo municipio William Ocampo Castaño, la tesorera municipal, Rosa Peña, el coordinador de la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria, Ernesto Serralde y el conductor de la alcaldía, Armando Sandova. (Centro de memoria, 2012)

3

3 Centro de memoria (2012) “El dolor de Caño Sibao” En: http://www.centromemoria.gov.co/index.php? option=com_content&view=article&id=834:el-dolor-de-cano-sibao&catid=88:espacio-publico-y-memoria&Itemid=165


“La gran cumbre de reconciliación y consolidación de la paz del Ariari” fue el proyecto que emprendió como alcaldesa María Mercedes Méndez, militante del Partido Comunista Colombiano. Tal proyecto buscaba poner en dialogo a los voceros de los diferentes grupos armados en la zona. En un monumento se firmó el compromiso de la paz que tan solo duró unos 18 meses y que finalizó el día en que fueron atacados en Caño Sibao los funcionarios de El Catillo ya nombrados. Esta constituía la cuarta masacre cometida en este lugar y fue vista en el marco del exterminio de la UP y el PCC. 4 La UP en el Ariari significó una expresión política que abarcaba distintos intereses, objetivos e ideales de varios sectores y comunidades campesinas de la región, pues consideraban la UP como una plataforma por medio de la cual se podrían alcanzar las reivindicaciones respecto a la tierra, el territorio y la paz, pues la UP representaba el sector de izquierda que hasta el momento había tenido más trascendencia en la historia. (Cepeda, 2006:104)

Ilustración Muro de Memoria y Dignidad del Alto Ariari. Lugar de esperanza

Sin embargo, al ser el Meta el lugar de mayor concentración e influencia de la UP, este se convirtió en el territorio del que se apoderaría el terror y la violencia. Pues la persecución de los grupos paramilitares no cesó hasta el definitivo exterminio de la UP, quien casi desde sus inicios estuvo en el ojo de estos grupos opositores. Evidencia de ello, y posterior a una de las primeras masacres en El Castillo en la que morirían 17 personas, se encuentra la masacre de 1988 el 11 de Noviembre en Segovia (Antioquia) (Verdad Abierta, 2012)5 en la cual murieron 43 campesinos. El simpatizar con la UP, entonces, los puso en una mayor desfavorabilidad siendo víctimas de asesinatos, despojos, desplazamientos y desapariciones forzadas de los grupos armados paramilitares y oficiales que sembraron la violencia en todo este territorio. Sin embargo, allí en medio del conflicto armado y las tensiones que se generan alrededor del territorio,

4 H.I.J.O.S en Bogotá rinde homenaje en el video : María Mercedes Méndez “Supiste vivir para dar vida digna” En: http://www.youtube.com/watch?v=c0DYnezHoAY 5 http://www.verdadabierta.com/component/content/article/40-masacres/3865-masacre-de-segovia-paramilitares-cesarperez-antioquia-colombia/


la población resiste y busca mantener una identidad colectiva que mantenga estrechos los lazos que históricamente han tratado de ser destruidos por parte de los sectores armados que tienen intereses en la concentración de la tierra y la gran propiedad. Por ello, los procesos para rescatar la memoria son constantes y buscan evitar la impunidad y el olvido; los homenajes, monumentos, placas, entre otros, hacen parte de actividades y proyectos de memoria sobre las miles de personas que han caído en estas luchas. Igualmente, los procesos hacen parte de una apuesta por construir y reforzar una solidaridad y un lazo comunitario que permitan una nueva relación con el territorio, desde la identidad colectiva y el empoderamiento. En este sentido, H.I.J.O.S. (Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio), conforman un importante ejemplo, pues son una agrupación creada en 1995, a partir la necesidad de unión y reivindicación por la lucha de padres y compañeros y la necesidad de lucha contra la impunidad. Entre los objetivos se encuentra el conseguir la cárcel común, perpetua y efectiva para todos los genocidas de la última dictadura militar, cómplices, instigadores y beneficiarios. “H.I.J.O.S. es una organización que existe en todo el país y tiene además Regionales en 16 ciudades del extranjero, y que está integrada por hijos de desaparecidos, asesinados, presos políticos, exiliados durante la dictadura militar y sus años anteriores; y además por jóvenes que sin haber sufrido en su propia familia la represión directa de la última dictadura militar comprendemos que somos hijos de una misma historia.” (H.I.J.O.S) Entonces, Caño Sibao, además de ser el lugar donde ocurrieron los trágicos hechos, hace parte de un espacio en que se hace un monumento a la memoria como forma de resistencia a lo ocurrido. Allí, donde permanecen el muro y la placa, ya un poco desgastada, permanece la evidencia de una determinación colectiva dispuesta a forjar otras relaciones con la tierra que habitan y se distancie a las relaciones de violencia y conflicto que por largos años lograron marcar el recuerdo y las llanuras en el alto Ariari. “En memoria de todas las víctimas de esta región de Colombia, que han ofrendado sus vidas en la construcción de un país mejor, más justo e incluyente. Quienes nos hemos reunido en Caño Sibao elegimos este lugar como lugar de esperanza…” (Escrito del Muro de Memoria y Dignidad del Alto Ariari) Una reflexión final Parece distante la relación entre San Martin y Caño Sibao, sin embargo, el recorrido y la reflexión sobre estos dos lugares, nos permiten comprender que más allá de las relaciones conflictivas y de poder que enmarcan la historia de ambas ubicaciones geográficas, y que se han dado en torno a una constantes


lucha por la tierra y el territorio, existen otras formas de apropiación e identidad forjadas desde la colectividad, la cultura y la memoria. Por ello es interesante ver como desde el municipio de San Martín se construye un espacio cada año en el que la población confluye como comunidad que se siente identificada bajo la tradición de un festival que ha pasado de generación en generación durante varias décadas y ha sobrevivido en medio del conflicto armado que históricamente ha dejado muertes, desapariciones, despojos y desplazamientos forzados. Conflicto que por poco acaba con los lazos y el sentimiento de pertenencia y arraigo de una población respecto a su territorio, pues la realidad y la cotidianidad de violencia y tensión que transcurrió arduamente durante épocas, condujo a la creación de un estigma entre los pobladores sanmartinenses que, igualmente, producto repercusiones en su relación con un territorio del cual no querían ser parte y no sentían como suyo. Por tanto, la celebración de un festival como el de las cuadrillas (San Martin) y los procesos de memoria ante el conflicto armado (Caño Sibao) constituyen procesos que de distintas formas forjan una identidad, pues a través de los recursos colectivos puestos en función de la memoria y la resistencia se evita que en el aceleramiento del tiempo se rompa el anclaje con el pasado, creando con esto un arraigo y la construcción de un sentido de pertenencia a partir de la interpretación y resignificación de hechos ya ocurridos. Como ya veíamos, en la actualidad y gracias al sostenimiento de los procesos culturales y de resistencia los pobladores que se sitúan en o cerca a cualquiera de ambas ubicaciones geográficas, tienen un sentimiento de pertenencia más arraigado que le permite apoderarse de recursos colectivos para hacer sentir la presencia que muchos grupos armados han querido desvanecer. Proyectando a través de los mecanismos para fijar la memoria como lo son la conmemoración (Festival de las Cuadrillas) y el monumento (Muro de Memoria y Dignidad del Alto Ariari) una forma una apropiación colectiva del territorio y la legitimidad de una narrativa construida y transmitida de un pasado evocado e interpretado de manera emotiva.

REFRENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Agudo, Juan (2009) “De rituales festivo-ceremoniales a patrimonio intangible. Nuevas recreaciones de viejas tradiciones” En: Memorias X encuentro para la promoción y difusión del patrimonio inmaterial de países iberoamericanos. Dupligráficas Ltda. CNRR (2010) “La tierra en disputa “Bogotá. Informe del grupo de memoria histórica de comisiona nacional de reparación y reconciliación. Edición CNRR Cubides, Fernando (1998) “El valle del Ariari: otro claro caso de contigüidad” en: La violencia en el municipio colombiano 1980-1997. Centro de Estudios sociales CES. Utópica Ediciones.


Cepeda, Iván (2006). 'Genocidio político: el caso de la Unión Patriótica en Colombia'. Revista Cetil año I No. 2, pp. 101-112. Jelin, Elizabeth (2002) Los trabajos de la memoria Siglo Veintiuno de España Editores Martínez, Ariel Ávila (2010) "Monografía Político Electoral DEPARTAMENTO DE META 1997-2007" Y Refundaron La Patria… De Cómo Mafiosos Y Políticos Reconfiguraron El Estado Colombiano. En: Colombia ISBN: 978-9588613-15-4 Ed: Random House , v. , p.1 - 71 ,2010 Osorio, Flor Edilma (2009) Territorialidades en suspenso. Desplazamiento forzado, identidades y resistencias. Codhes. Antropos Ltda. Bogotá

SITIOS WEB COLARTE “Cuadrillas de San Martín, Departamento del Meta” Biblioteca pública virtual En: http://www.colarte.com/colarte/conspintores.asp?idartista=19994 Centro de memoria http://www.centromemoria.gov.co/index.php? option=com_content&view=article&id=834:el-dolor-de-cano-sibao&catid=88:espacio-publico-ymemoria&Itemid=165 H.I.J.O.S en Bogotá rinde homenaje en el video : María Mercedes Méndez “Supiste vivir para dar vida digna” En: http://www.youtube.com/watch?v=c0DYnezHoAY Verdad Abierta http://www.verdadabierta.com/component/content/article/40-masacres/3865masacre-de-segovia-paramilitares-cesar-perez-antioquia-colombia/ PRENSA El Tiempo (1999- 22 de Junio) “El Estigma que carga San Martín” En: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-3302 El Tiempo (1990- 8 de Noviembre) “San Martín, escenario de historias y leyendas un ballet en la llanura “En: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-3302


ENTRE LUCHAS, IDENTIDADES Y MEMORIAS