Page 96

El Sanatorio de La Marina

Una Advertencia Entramos a través de lo que con posterioridad pudimos saber que constituía el velatorio, donde se colocaba el féretro para recibir visitas, accediendo a una pequeña sala semicircular con cristales rotos de tono amarillento en la que se encontraban dos camillas abandonadas. Si hubiéramos sabido que el destino de aquella sala fue el señalado , probablemente no tes. No podemos sino acordarnos de algunas escenas de “Pesadilla en Elm Street”. Pasillos y más pasillos en completa oscuridad, provocan que alguno de nosotros nos desorientemos por un momento. Y por fin llegamos a la famosa “planta segunda“, y uno de los lugares con los que más temíamos encontrarnos; La capilla. Encontramos pintadas pretendidamente satánicas. Y decimos pretendidamente porque la tipología de la misma parece hubiéramos dejado allí nuestras grabadoras... Una puerta de difícil acceso (los escombros dificultan alcanzarla)nos introduce en una amplia sala con vitrinas de madera que al parecer se utilizaba como farmacia. Desde allí, hacia el oscuro corazón del gigante. Primero hacia abajo, alcanzando a un recinto que albergó la cocina. Vemos las cámaras frigoríficas y las calderas, estas últimas realmente impresionan-

96 Clave7

Revista Digital Clave7, nº10, Diciembre 2011, Año II  
Revista Digital Clave7, nº10, Diciembre 2011, Año II  

José Manuel García Bautista-Fantasmogénesis; Anibal Clemente Cristobal-Arqueología Bíblica: Lo que la ciencia descifró y las preguntas pendi...

Advertisement