Page 52

Los Círculos de las Cosechas

posible. Con todo, a pesar de las muchas contrariedades y de que nos habíamos puesto de agua y barro hasta los ojos, estábamos todos nosotros felices y contentos porque después de una larga búsqueda habíamos podido pisar sobre el terreno un círculo verdadero y hacer un buen reportaje del mismo. Al día siguiente, también en el término de Alton Barnes, fuimos a visitar el círculo denominado de Las Letras. Lo habían bautizado así ya que en su interior habían aparecido unos signos extraños quizás de algún alfabeto desconocido. De todos los círculos visitados por nosotros, ésta fue la única ocasión en que para entrar al sembrado el dueño había depositado un bidón y, en su parte superior, una cajita para que

52 Clave7

los visitantes depositaran en su interior alguna libra que otra. Al lado de la pequeña caja, podía leerse una nota en la que el granjero solicitaba una pequeña contribución para paliar las pérdidas que le estaban ocasionando los tres círculos que se habían formado en su propiedad.

Naturalmente esta contribución era totalmente voluntaria, pues no había en el lugar ningún vigilante que obligara a pagar antes de entrar. No obstante, al terminar de visitar este círculo llevado a cabo sobre un sembrado de trigo y catalogado también como auténtico, Pedro y yo, como ciudadanos civilizados y comprensivos que somos, contribuimos introduciendo cada uno de nosotros una libra en la cajita que supuestamente había colocado el dueño de la propiedad, sin descartar la posibilidad de que la feliz idea de colocar un bidón, la caja de monedas y una nota suplicatoria, hubiera sido obra de algún espabilado oportunista - de los muchos que hay- de los que ya huelen el negocio a muy larga distancia.

Revista Digital Clave7, nº10, Diciembre 2011, Año II  

José Manuel García Bautista-Fantasmogénesis; Anibal Clemente Cristobal-Arqueología Bíblica: Lo que la ciencia descifró y las preguntas pendi...