Page 1

Anhelos ocultos Sandra brown


Querido lector: Anhelos ocultos es una novela decisiva en mi carrera por dos razones: en primer lugar, es una de las dos obras que he publicado bajo el seudónimo «Laura Jordán»; en segundo lugar, ésta fue mi primera novela romántica, ya que no escribí El abrazo del ocaso y Un nuevo día hasta algunos años después. Anhelos ocultos, que se desarrolla en el salvaje Texas de principios de siglo, narra la historia de Lauren Holbrook, una joven inocente e inexperta, y el diabólico ranchero Jared Lockett. Ambos viven una apasionada y tormentosa historia de amor cuyo inicio resultará familiar a los lectores aficionados a la literatura romántica: un matrimonio de conveniencia. Como ocurrió con La telaraña, mi otra novela escrita bajo el seudónimo «Laura Jordán», Anhelos ocultos no permaneció demasiado tiempo en las librerías debido a que mi editorial cerró pocos meses después de su publicación. Sin embargo, la historia de Lauren y Jared siempre me ha parecido tan fascinante que he decidido volver a publicarla para que mis lectores más jóvenes tengan la oportunidad de conocerla. Espero que os guste SANDRA BROWN. Abril de 1994


Aquel mediodía de septiembre el aire era tan húmedo y caliente en Austin que las mejillas de la joven que descendió del tren se encendieron y algunos rizos oscuros se escaparon del apretado moño que los sujetaba. Se secó el rostro con un pañuelo de encaje y estiró el cuello buscando al hombre alto, de cabello canoso y tocado con un sombrero Stetson de color marrón que debía haber acudido a recibirla. El andén estaba abarrotado de personas que esperaban el tren procedente de Fort Worth. Algunas abrazaban a los familiares y amigos que regresaban al hogar; otras despedían a los pasajeros que se disponían a iniciar su viaje e intercambiaban promesas y recomendaciones. Aquella mezcla ininteligible de inglés y español fue interrumpida por el agudo silbido que anunciaba la inminente partida del tren. Los mozos se apresuraron a despejar el andén de maletas y baúles, sorteando habilidosamente a ancianos, niños y hombres de negocios. Algunas mujeres mejicanas, vestidas con faldas de vivos colores, recorrían el andén vendiendo dulces caseros, recuerdos de la ciudad y flores. Había un reducido grupo de vaqueros apoyados contra una pared, jugueteando con sus lazos, liando cigarrillos o mirando con expresión de fastidio el tren que debían tomar mientras posponían el momento de sustituir la amplitud de las llanuras de Texas y el aire fresco por la estrechez de un incómodo vagón y el olor a carbón. Algunos de ellos observaron con atención a la joven que escudriñaba a los ocupantes de los carruajes que se acercaban a la estación en busca de un rostro conocido. Sus ojos grises, tan llenos de emoción minutos antes, reflejaron decepción cuando el resto de los pasajeros abandonaron la estación, dejándola sola en medio del andén. Los pliegues de su falda seguían sus movimientos y los tacones de sus botas repiqueteaban sobre el suelo mientras paseaba nerviosamente arriba y abajo. Los vaqueros más remolones treparon al tren que debía conducirlos a Fort Worth, no sin antes dirigir una última mirada a la joven, que mantenía la compostura a pesar del calor y el nerviosismo que empezaba a dominarla. El tren emitió un largo silbido, lanzó al aire una densa columna de humo negro y partió. El andén quedó desierto. Los vendedores mejicanos recogieron sus cestas y los mozos de estación se apresuraron a guardar los carros. Sólo quedó la joven vestida con un traje de color azul oscuro y delantal blanco, rodeada de su escaso equipaje. Ed Travers asomó la cabeza, vio a la muchacha, se alisó la camisa y se dirigió a ella. —¿Es usted la señorita Lauren Holbrook? —preguntó. —Así es —sonrió ella tras suspirar aliviada, revelando unos dientes pequeños y blanquísimos—. Soy Lauren Holbrook. ¿Le envía Ben... quiero decir el señor Lockett? —Bueno... —titubeó él—. No exactamente. Me llamo Ed Travers y soy el jefe de estación. Siento haberla hecho esperar a pleno sol pero el maldito telégrafo... —Ed se interrumpió, sin saber cómo continuar—. Venga conmigo y le explicaré todo —añadió, haciendo una seña a un mozo que tomó de mala gana el equipaje de Lauren. —Pero el señor Lockett me dijo... —empezó Lauren. —El señor Lockett ha venido a buscarla pero no se encuentra bien y me ha pedido que... —¿Ben está enfermo? —interrumpió la joven, clavando las uñas en el brazo del jefe de estación. Ed Travers la miró extrañado. ¿Qué tenía que ver aquella preciosa criatura con el viejo zorro? La chica era una belleza y todo el mundo sabía que Ben sentía debilidad por las mujeres bonitas. Todo Texas había oído hablar de su problemático matrimonio con Olivia, pero Ed, por más que se esforzaba, no conseguía adivinar qué había llevado a Lauren hasta Austin y por qué buscaba a Ben Lockett. Era casi una niña... ¡y Ben rondaba los sesenta años! Quizá fueran parientes. La joven no tenía aspecto de ser una cualquiera; además, Ben no era tan estúpido como para instalar a su esposa y a su amante bajo el mismo techo. El... —Señor Travers —dijo Lauren, interrumpiendo sus pensamientos. Saltaba a la vista que esperaba una explicación. Había hecho un viaje agotador desde Carolina del Norte y había sentido una enorme decepción al comprobar que Ben no había ido a esperarla a la estación—. ¿Qué le ocurre al señor Lockett?


—¿Se refiere a Ben? —contestó el jefe de estación tras carraspear nerviosamente. Tomándola de un brazo y arrastrándola hacia la salida, añadió—: No es Ben quien se siente indispuesto, sino Jared. —¿Quién es Jared? «Por el amor de Dios —pensó Ed Travers—, ni siquiera conoce a Jared.» De modo que la joven no tenía nada que ver con él. ¿Qué tramaba el viejo Ben? Todo Texas conocía su afición a las bromas pesadas, y Ed se preguntó si sería tan cruel como para utilizar a una joven inocente como Lauren Holbrook. Aunque apenas hacía unos minutos que la conocía, intuía que la muchacha era extremadamente ingenua y confiada. —Jared es el hijo de Ben —contestó—. ¿Ben no le ha hablado de él? —¡Oh, sí! Me comentó que tenía un hijo, pero había olvidado su nombre. ¿Qué le ocurre? — preguntó—. ¿Está enfermo? —No exactamente —respondió Ed Travers, ayudándola a descender por las escaleras. Lauren divisó un carruaje verde con la pintura des-cascarillada y las ruedas cubiertas de barro. Los dos caballos que tiraban de él mordisqueaban la hierba que rodeaba el árbol bajo el que se refugiaban. Un tercer caballo, atado a la parte trasera del carruaje, agitaba la crin en señal de protesta por verse amarrado a un vehículo tan humilde. —Supongo que Ben envió a Jared a buscarla —continuó Ed—. Debió salir de Coronado anoche. Esta mañana se ha sentido indispuesto y me ha pedido que la acompañe a casa. Me temo que no será un viaje muy agradable. Lamento no haber podido encontrar nada mejor. —No se preocupe, señor Travers —sonrió Lauren. Aquella sonrisa tan radiante deslumbre al jefe de estación, quien, avergonzado por comportarse como un viejo tonto, se apresuró a ayudar a la joven a instalarse en el desvencijado asiento. El mozo dejó caer las maletas, produciendo un ruido sordo que hizo que una sombra acurrucada en la parte trasera del carruaje emitiera un gemido estremecedor. —¡Señor Travers! — exclamó Lauren, dando un respingo—. ¿Está herido? —Oh, no se preocupe —respondió él—. Se recuperará, aunque cuando despierte lamentará no haber muerto —añadió en voz tan baja que Lauren no pudo oírlo. Lauren intentó acomodarse en el asiento, cuyo cuero había sido arrancado, de manera que el relleno escapaba a puñados. Fijó la mirada en el camino que la conduciría a Coronado y trató de ignorar que las rígidas tablas de madera se le clavaban en las posaderas y las piernas. —Debo dar las últimas instrucciones a mi ayudante —dijo Ed Travers, volviéndose hacia la oficina—. Partiremos en cuanto regrese. Lauren suspiró. «Bueno —se dijo—, no es la clase de recibimiento que esperaba, pero... ¡todo es tan nuevo!» Sonrió al pensar que se encontraba en Texas, a punto de llegar al destino de su viaje. Le costaba creer que había conocido a Ben Lockett hacía apenas tres semanas. ¡Habían ocurrido tantas cosas desde el día que el hombre había visitado a los Prather y la había invitado a Texas! Recordó aquella reunión en el salón de la casa de sus tutores, el reverendo Abel Prather y Sybil, su esposa. El padre de Lauren, que también había sido clérigo, había muerto ocho años atrás, y los Prather se habían ofrecido a hacerse cargo de la joven. Ella quería mucho a la pareja, que vivía recluida en su comunidad y apenas se interesaba por lo que ocurría fuera de ella. Su círculo de amistades se reducía a otros clérigos y parroquianos. Sin embargo, aquel día los Prather habían invitado a tomar el té a un oficial del ejército confederado que había luchado junto al reverendo durante los tres últimos años de la guerra. Aunque sus actitudes y creen- cias eran radicalmente opuestas, se apreciaban y disfrutaban enzarzándose en discusiones interminables. Tras la victoria de las tropas nordistas, Ben Lockett había abandonado su Virginia natal para trasladarse, junto con un grupo de ambiciosos jóvenes, al salvaje Texas, dispuestos todos ellos a levantar su propio imperio a base de trabajo y sacrificios. Cuarenta años después, Ben se había convertido en un rico e influyente granjero. A Lauren le había parecido un hombre fascinante. Era alto y fuerte, y sólo su prominente estómago delataba su avanzada edad. Se peinaba hacia atrás la abundante cabellera blanca, y sus ojos, bajo unas pobladas cejas, eran de un azul profundo, capaces de tornarse fríos y penetrantes sí era necesario. —Cuénteme qué sabe de Texas, señorita Holbrook —le había pedido—. Como a la mayoría de los téjanos, me encanta oír cosas agradables sobre la región en que vivo. —La verdad es que no conozco esa parte del país —había admitido Lauren—. Sé que hace años era una república y he leído algo sobre la batalla del Álamo. El resto de mis conocimientos


proceden de las portadas de las pocas novelas que he hojeado, y todas ellas refieren asaltos de trenes, robo de ganado y aventuras en los salones. Echando la cabeza hacia atrás, Ben había prorrumpido en unas carcajadas tanj estruendosas que habían hecho temblar las figuritas de porcelana que adornaban el salón, el mayor orgullo de Sybil Prather. —Bueno —había dicho finalmente el anciano—, es cierto que los bandidos asaltan los trenes de vez en cuando. Yo mismo he frecuentado varios salones y también he perseguido a algún cuatrero hasta la frontera mejicana. ¿Por qué no viene a visitarnos a Texas y comprueba cómo es la vida allí? —¡Vamos Ben, debes estar bromeando! —había exclamado Abel Prather. —¡Qué ocurrencia! —había añadido Sybil—. ¡Dejar a mi Lauren sólita con los indios! —Me parece una idea ridicula —había agregado William, también presente en aquella reunión. A pesar del asfixiante calor, Lauren sintió un escalofrío. Trató de apartar a William de sus pensamientos; no podía permitir que recuerdos desagradables estropearan su reencuentro con Ben. Jared Lockett gimió de nuevo y profirió un juramento. La joven se volvió sorprendida y paseó la vista por una silla de montar de cuero repujado con filigranas de plata, el escaso equipaje que había portado consigo y unas botas que sin duda pertenecían al hombre que yacía en la parte posterior del carruaje. «Debe de ser altísimo», se dijo Lauren, recorriendo con la mirada el largo cuerpo tendido. Calzaba unas botas de montar de cuero negro que le llegaban hasta las rodillas y vestía unos pantalones ajustados del mismo color. Ruborizándose al advertir que se ceñían a las piernas musculosas como una segunda piel, Lauren continuó su inspección y contuvo el aliento al descubrir que los pantalones terminaban en un voluminoso bulto entre los muslos. La joven, a quien había sido negada toda clase de información sobre el sexo opuesto, consideró aquélla una visión muy reveladora. «¿Cómo puede una persona decente exhibirse con tanto descaro?», se preguntó, mientras sentía cómo se le humedecían las palmas de las manos enguantadas. Haciendo un esfuerzo, desvió la mirada hacia la camisa medio desabrochada, que dejaba desnudo un torso cubierto por un fino vello de color castaño claro que desprendía destellos dorados bajo el sol que se colaba a través de la ventanilla. Era la primera vez que Lauren veía a un hombre sin camisa. Hacía algún tiempo, uno de los miembros de la congregación del reverendo Prather había caído enfermo, y Lauren había entrevisto su pecho desnudo mientras la enfermera lo bañaba. Se trataba de un hombre gordo, de carnes flaccidas y rosadas, desprovistas de vello. ¡Jared Lockett ofrecía un aspecto tan diferente! El joven gimió de nuevo, y Lauren se apresuró a apartar la mirada, temerosa de que despertara y la sorprendiera observándolo a hurtadillas. Jared profirió una serie de extraños sonidos y se llevó una mano al pecho antes de quedarse quieto de nuevo. Era una mano enorme, cubierta del mismo vello castaño claro que sombreaba su pecho, y sus dedos, aunque delgados, parecían fuertes. Sus anchos hombros sostenían un cuello firme como una viga. Lauren habría dado cualquier cosa por ver la cara que coronaba aquel cuerpo fuerte y musculoso, pero Jared se cubría el rostro con su sombrero de ala ancha para protegerse del sol. —¡Bueno, ya está! —exclamó Ed Travers a su espalda, sobresaltándola—. Ya podemos irnos. —Es usted muy amable, señor Travers —dijo Lauren, levantando la voz innecesariamente. El cosquilleo que sentía en el estómago se había extendido a su pecho y su garganta. Tanta agitación era impropia de la tranquila Lauren Holbrook. —No es ninguna molestia —repuso el jefe de estación, trepando al pescante. Con mano experta condujo a los caballos a través de la ciudad, sorteando carretillas, calesas y jinetes. Lauren buscó con la vista algún automóvil como los que había visto en Raleigh, pero no halló ninguno. —Creo que tienen motivos para enorgullecerse de su capitolio —comentó al pasar frente al majestuoso edificio—. Había leído algo sobre él, pero no suponía que fuera tan impresionante. — Se construyó con granito extraído de una cantera cercana al rancho de los Lockett. —Keypoint —murmuró ella, recordando cuan orgulloso se sentía Ben de su rancho. Cuando Lauren había hecho un ingenioso comentario sobre la relación entre el nombre del rancho, Keypoint, y el apellido de Ben, Lockett, el anciano había sonreído satisfecho.1 «La mayoría de la gente no capta un juego de palabras tan sencillo», había dicho, sonriendo tan ampliamente que le habían aparecido graciosos hoyuelos en las mejillas. 1. En inglés, lock significa «cerradura» y key, «llave». (N. de la T.) Estaba tan absorta en sus recuerdos que ni se dio cuenta de que sus labios dibujaban una sonrisa y que Ed Travers la miraba de reojo. «¿Qué sabe esta joven de Keypoint? —se preguntó—. ¿Conocerá a sus habitantes?» —¿Es la primera vez que visita Texas, señorita Holbrook? —preguntó.


—Sí. No conozco el estado, y por eso decidí aceptar la generosa invitación de Ben. Pasaré una temporada con su familia. Ed dio un respingo y tiró con fuerza de las riendas. ¡Así pues, pensaba vivir con los Lockett! ¿Dónde la instalarían, en Coronado o en Keypoint? Ninguno de los dos sitios le parecía apropiado. Era evidente que Ben había perdido la cabeza y que la muchacha era inocente como una novicia. Dejaron atrás el bullicio de la ciudad y tomaron la carretera que conducía al oeste. Medio asfixiada por el calor, Lauren hizo ademán de despojarse del sombrero. —Yo no lo haría, señorita Holbrook —advirtió Ed—. El sol del mediodía podría quemarle esa preciosa naricilla.

Lauren se caló el sombrero y se quitó la chaqueta. Una suave brisa refrescó sus ardientes mejillas. Ed Travers volvió a sumirse en sus pensamientos. El hombre que yacía en la parte trasera del carruaje era razón más que suficiente para no alojar a una joven decente bajo el mismo techo que él. Jared Lockett era conocido en toda la comarca por su afición a la bebida y las mujeres. Cuando era joven, los lugareños solían disculpar sus travesuras calificándolas de «aventurillas», pero, a sus treinta años, su actitud era objeto del escarnio popular. ¿Cuándo sentaría la cabeza? «Aún tardará», se dijo Ed. Hacía menos de un mes, Jared había organizado una pelea en Rosenburg. Él y sus amigos, que habían pasado la tarde en el restaurante de Harvey, bebiendo y jugando, habían acabado comportándose como una jauría de perros salvajes. Jared había hecho una proposición deshonesta a una de las camareras más atractivas del local. Las chicas que trabajaban en la cadena de restaurantes que atendían la línea de Santa Fe eran conocidas por su intachable conducta y su rígida moral. Las únicas proposiciones que los hombres hacían a aquellas mujeres eran de matrimonio. El rechazo de la joven había desatado la cólera de Jared, por lo que había sido expulsado del local con cajas destempladas, no sin antes destrozar unas cuantas sillas y platos. Habían hecho falta cinco hombres para reducirlo. «Bueno —pensó el jefe de estación—, quizá sea mejor que la señorita desconozca el pasado de Jared. Si conociera los detalles, saldría huyendo despavorida.» —¿Hace siempre tanto calor en septiembre? —inquirió Lauren, tratando de entablar conversación. A fuerza de atender a los invitados de los Prather, había aprendido a improvisar charlas amigables y distendidas. El señor Travers se había mostrado muy amablecon ella, pero a la muchacha le inquietaba aquel entrecejo fruncido y la preocupación que reflejaba su rostro cada vez que la miraba. «¿Por qué me mirará así? —se preguntó—. ¿Acaso soy distinta a las mujeres tejanas?» —Sí. —Ed sonrió—. El viento del norte no llega aquí hasta finales de octubre. Septiembre suele ser más cálido que junio o incluso julio. ¿Hace calor en...? —se interrumpió intencionadamente. —Clayton, Carolina del Norte —dijo Lauren—. Es un pueblecito cercano a Raleigh. Yo vivía..., quiero decir, vivo allí. Y no, no hace calor en septiembre. —¿Fue allí donde conoció a Ben? Lauren asintió. —¿Y qué demonios hacía Ben en Clayton, Carolina del Norte? Lauren le habló de la amistad de su tutor y el próspero granjero. —Aunque no mantenían una correspondencia regular, Ben no dudó en visitar al reverendo a su regreso de un viaje de negocios a Nueva York. —¿Cuánto tiempo ha vivido con sus tutores? —preguntó Ed tímidamente, temeroso de ofenderla con su curiosidad. —Abel Prather era el obispo de nuestra congregación. Mi padre, que también era pastor, murió cuando yo tenía doce años, y los Prather me abrieron las puertas de su hogar. —¿Y su madre? : —Mi madre falleció durante el parto de mi hermano. El bebé nació muerto... A Lauren se le quebró la voz, e instintivamente se llevó la mano al pecho y acarició el broche prendido en la blusa, el único recuerdo de su madre que conservaba, junto con una fotografía tomada el día de su boda. A veces trataba de rememorar los días vividos con aquella mujer menuda, pero los recuerdos se negaban a acudir a su memoria. En los momentos difíciles, o cuando echaba de menos una mano amiga, solía acariciar el broche de su madre, como si aquel leve roce le acercara a ella. Tras la muerte de su esposa, Gerald Holbrook había decidido consagrarse a su trabajo. Los dogmas religiosos y las doctrinas teológicas ocupaban, toda su atención cuando no se encontraba preparando los sermones o sirviendo a su congregación. Dejar la educación de


Lauren en manos del ama de llaves era el precio que había pagado por entregar su vida a Dios. Lauren sabía que su padre la había querido a su manera y nunca le había guardado rencor por el abandono que había sufrido. Aunque le habría gustado que le hubiera dedicado algo de tiempo y se hubiera mostrado cariñoso con ella, era consciente de que había vivido por y para Dios. Así se transformó en una niña dócil y callada que se conformaba con sentarse en la biblioteca junto a su padre cuando éste escribía o preparaba los sermones. Aprendió a leer siendo muy pequeña, y los personajes de los libros se convirtieron en sus mejores amigos. Por alguna extraña razón, sus compañeros de escuela se negaban a incluir a «la hija del pastor» en sus juegos, por lo que Lauren tuvo que aprender a idear sus propias distracciones. La muerte de su padre apenas le afectó. Aceptó instalarse en casa de los Prather y pronto se acostumbró a su rutina. Ambos se volcaron en la educación de aquella jovencita y le hicieron tomar lecciones de piano. Enseguida descubrieron que poseía un talento innato para la música, que se convirtió en su afición favorita, junto con la literatura. Cualquiera que entraba en casa de los Prather debía escuchar los elogios que la pareja prodigaba a Lauren, quien nunca los había decepcionado. Hasta que apareció William. ¡Habían sido tan injustos! ¡Ella no había hecho nada! —Señorita Holbrook... —llamó Ed. —Perdone, señor Travers, estaba tan absorta en mis pensamientos... —se disculpó, ruborizándose—. ¿Qué decía? —Le he preguntado si le apetece un poco de agua —repitió él, ofreciéndole una cantimplora. —Sí, gracias —exclamó, tendiendo las manos y cogiéndola. Se la llevó a los labios y tomó un pequeño sorbo. Era la primera vez que bebía de una cantimplora. En ese momento el carruaje pasó sobre un bache. Lauren estuvo a punto de salir despedida y derramó un poco de agua sobre su vestido. Se secó la boca con la mano y rió alegremente. De repente, Jared asomó la cabeza y profirió un juramento: —¿Qué demonios estás haciendo, maldito hijo de puta?


Lauren volvió la cabeza con tal brusquedad que se hizo daño en el cuello. Jared se llevó una mano al sombrero, ocultó de nuevo su rostro bajo él y cambió de postura. Aquélla era la primera vez que la muchacha contemplaba un cuerpo masculino como aquél, y sus movimientos le repelían y atraían a la vez. Aquel hombre le recordaba un dios pagano, decadente, aunque hermoso. —Lo lamento mucho, señorita Holbrook —se disculpó Ed Trayers, ruborizándose—. No haga caso de sus insultos. Él... —¿Qué le ocurre exactamente? —se interesó Lauren, temerosa de que la vida del hijo de Ben corriera peligro. —Bueno... me temo que anoche cogió una cogorza de las que hacen historia. Quiero decir que bebió demasiado —añadió ante el gesto de extrañeza de Lauren. —¿Se emborrachó? —exclamó la joven, volviéndose hacia el hombre que yacía en el carruaje—. ¿Tiene resaca? No podía creerlo. A sus veinte años, nunca había visto a un hombre ebrio. Un poco de jerez o una copa de vino durante la cena de Acción de Gracias o Navidad era todo el alcohol que se consumía en casa de los Prather. Los suaves ronquidos procedentes de la parte trasera del vehículo revelaban que Jared había vuelto a sumirse en su letargo. —No se asuste, señorita Holbrook —intentó tranquilizarla el jefe de estación—. Ocurre muy a menudo. Esta vez ha tenido suerte, pues el sheriff podía haberlo encerrado en el calabozo. Esta mañana se ha presentado en mi oficina, me ha comunicado que una señorita llamada Lauren Holbrook llegaría en el tren de Fort Worth y me ha pedido que les llevara a los dos a Coronado. Después se ha quedado dormido como un tronco. —Ben aseguró que, si no podía venir a buscarme personalmente, enviaría a alguien. Supongo que a Jared no le habrá hecho demasiada gracia que le encomendaran un encargo tan engorroso. —Tal vez sea así. En cualquier caso, Jared es demasiado inteligente para contradecir a su padre. Aunque tienen sus más y sus menos, el muchacho respeta a Ben. —Debe de ser al único que respeta —comentó Lauren, volviendo la cabeza por segunda vez y arrugando la nariz. —Tiene usted toda la razón. —Ed Travers rió. Lauren contempló el paisaje que se extendía ante sus ojos. Alrededor se alzaban suaves colinas cubiertas de una hierba de color marrón que delataba un verano seco y caluroso. A su derecha, un riachuelo bordeado de cipreses discurría paralelo a la carretera. Lauren notaba cómo el sudor le corría por la nuca bajo los rayos implacables del sol. Habría dado cualquier cosa por poder quitarse el sombrero y soltarse el cabello. Lavar y peinar su larga melena oscura había sido la pesadilla de las amas de llaves empleadas en casa de los Holbrook. Dorothea Harris, una viuda malcara- da que había trabajado para ellos desde que Lauren tenía siete años hasta la muerte de su padre, solía decir que la pequeña tenía suficiente cabello para repartir entre seis niños. Cada mañana se lo recogía en unas trenzas tan tirantes que la pequeña acababa llorando. Cuando su padre había asegurado complacido que Lauren había heredado el cabello de su madre, la niña se había sentido feliz. Naturalmente, aquél no era el momento de soltarse el moño. ¿Qué pensarían los Lockett si la vieran llegar sin sombrero y con el cabello revuelto? El polvo del camino le cubría la falda, y Lauren comenzó a inquietarse por el aspecto desaliñado que ofrecía. ¿Qué pensaría Ben? ¿Se arrepentiría de haberla invitado? ¡Deseaba tanto agradar a su familia! Se sacudió el polvo y suspiró resignada cuando volvió a posarse sobre su falda. —Este verano apenas ha llovido, ¿sabe? —dijo Ed Travers—. No imagino qué le habría contado Ben para convencerla de que abandone las verdes praderas de Carolina del Norte... —Afirmó que Texas es una tierra maravillosa y, por lo que he visto hasta ahora, tenía toda la razón. —¿Cuánto tiempo permanecerá entre nosotros? —preguntó el jefe de estación, curioso. —Bueno... —titubeó—. Todavía no lo sé. Depende de la señora Lockett. Voy a ser su secretaria, ¿sabe? Ed Travers estuvo a punto de caer del asiento. ¿Una secretaría? ¿Qué tramaba el viejo Ben? —¿Y en qué consistirá su trabajo? —Cuando vivía en Clayton solía atender a los invitados de mis tutores. Ben consideró que podría hacer lo mismo aquí y ocuparme también de la correspondencia de su esposa. La duración de mi visita dependerá de cómo nos llevemos. «Pobrecilla», se compadeció Ed Travers. Si era cierto que todo dependía de Olivia Lockett, la muchacha se marcharía en el próximo tren que partiera de Austin con destino a cualquier lugar; Olivia era capaz de congelar a un hombre con sus bonitos ojos verdes.


Lauren advirtió el desconcierto del jefe de estación. También ella se había sentido así al recibir la sorprendente oferta de Ben. Habían cenado cordero con verduras, la especialidad de Sybil. El cordero estaba demasiado hecho, y las verduras, crudas. Lauren, que a menudo se avergonzaba de las dotes culinarias de su tutora, había observado divertida cómo Ben había rechazado repetir. Después de cenar, los Prather se habían empeñado en que tocara el piano. Como de costumbre, Abel y Sybil habían echado a perder el recital interrumpiéndola una y otra vez para dedicarle elogios y alabanzas. Sybil, ataviada con sus mejores galas, se había acomodado en un sofá de colores demasiado llamativos. Por desgracia, el mal gusto de Sybil para vestirse se extendía a la decoración de la casa. Su lema era: «Cuanto más, mejor.» Las gruesas cortinas de terciopelo que decoraban el salón lo convertían en una estancia lúgubre, a la que las recargadas arañas que colgaban del techo y los numerosos jarrones de cristal en tonos oscuros añadían un toque tenebroso. Las paredes estaban cubiertas de papel estampado con enormes motivos, y grandes flores naranjas y amarillas salpicaban la alfombra marrón. Sybil Prather sonreía tontamente mientras su marido alababa sus rosales. Para sorpresa de ambos, fastidio de William Keller y alivio de Lauren, Ben propuso a ésta que pasearan por el jardín. La tarde era muy agradable, y las cigarras saludaron con su canto a la muchacha, quien, tras mostrar los rosales al anciano, le invitó a sentarse en un banco. —¿Hay rosas en Texas, señor Lockett? —Desde luego. Las flores que cultiva mi jardinero son más grandes, y su aroma, más penetrante que las de Sybil, por muchos concursos que haya ganado. Creo que el secreto reside en el abono de caballo que usamos en Texas-. Lauren guardó silencio al no saber cómo reaccionar ante la franqueza de su interlocutor. Finalmente, ambos echaron a reír. —Gracias por invitarme a salir —dijo Lauren—. Abel y Sybil siempre se las ingenian para dejarme a solas con William. —¿Y por qué no quiere quedarse a solas con él? —Porque no. William Keller, pastor de la parroquia situada en las afueras de Clayton, contaba treinta y cinco años, y Lauren intuía que tras su apariencia de clérigo piadoso se escondía un hombre extremadamente ambicioso. A menudo trataba de impresionar al obispo con sus estrictos dogmas morales y su ilimitado amor hacia su congregación. Los Prather lo consideraban el candidato perfecto para convertirse en marido de Lauren. Cada día ensalzaban las virtudes del predicador, como si éste fuera una amarga medicina que la joven debía tomar. Ella apenas sabía nada sobre la vida íntima de un matrimonio, pero la mera idea de compartir su habitación con William Keller le repugnaba hasta el punto de preferir permanecer soltera durante el resto de sus días. A Lauren, que solía llevarse bien con todo el mundo, William le resultaba físicamente repulsivo e inte-lectualmente aburrido. Además, tenía la desagradable costumbre de mirarle al pecho en lugar de a los ojos cuando hablaba con ella. Era un hombre alto y cargado de espaldas, cuyo escaso cabello rubio claro caía sobre sus ojos descoloridos, ocultando unas pestañas tan claras que apenas eran visibles. Su nariz era el rasgo más prominente de su fisonomía y también el más antiestético. Le recordaba a Ichabod Grane, el personaje principal xde una novela de Washington Irving. Ben Lockett había carraspeado para atraer la atención de Lauren. En lugar de intentar averiguar qué clase de relación mantenía con William, le había formulado otra pregunta: —¿A qué se dedica, señorita Holbrook? ¿Es feliz aquí? —había añadido al ver que la joven no había entendido su pregunta. —Los Prather son muy bondadosos, y les estaré eternamente agradecida por haberme acogido como si fuera su hija. Incluso se negaron a aceptar la pequeña pensión que debía recibir tras la muerte de mi padre. Me gustaría enseñar música o literatura, pero Abel y Sybil no quieren ni oír hablar de ello. —Así pues, se ocupa de entretener a los invitados de sus tutores... ¿Eso es todo? —Muy emocionante, ¿verdad? —había contestado ella con aire resignado—. También me encargo de las colectas de la parroquia, y cuido de los enfermos de la congregación y los recién nacidos. Los domingos toco el órgano en la iglesia e imparto catequismo a los niños que acuden a la escuela dominical. —¿Ha pensado en casarse y formar una familia? —había inquirido Ben, mirándola directamente a los ojos.


—No... la verdad es que no —había respondido Lauren, bajando la vista. —Cuando necesito paz y tranquilidad o debo tomar una decisión arriesgada, monto mi caballo y cabalgo hasta los límites de mis propiedades. —¿De veras? —Sí. En ocasiones los cuatreros tratan de entrar en el rancho y son abatidos por mis hombres. Otras veces algún modesto ganadero intenta colar a su rebaño en mis tierras para que beba de nuestra agua. —¡Qué emocionante! —había exclamado Lauren, fascinada. —Sí lo es. ¿Por qué no viene conmigo a Texas y lo comprueba? —había propuesto Ben—. Hablo en serio. —Se burla de mí, señor Lockett. —Le aseguro que no, señorita Holbrook. Soy un viejo vaquero que prefiere ir al grano y no perder el tiempo con preámbulos inútiles. ¿Acepta mi invitación? —Pero ¿qué voy a hacer yo en Texas? —había preguntado Lauren, demasiado encantada con la sugerencia de Ben para rechazarla de plano. —Mi esposa participa activamente en la vida social de Coronado, la ciudad a que pertenece nuestro rancho. Yo viajo mucho y creo que una persona como usted, acostumbrada a tratar con gente y con conocimientos de música y literatura, le sería de gran ayuda. También podría encargarse de la correspondencia. Naturalmente, recibiría usted un buen sueldo. Mi hijo sigue soltero, de modo que disponemos de espacio suficiente en la casa —había murmurado el anciano vaquero, clavando la mirada en los rosales de Sybil—. Todos la trataríamos como a un miembro más de la familia. —Pero ¿por qué yo? Estoy segura de que si la señora Lockett necesitara una secretaria la buscaría en Coronado. —Supongo que sí —había replicado Ben, encogiéndose de hombros—, pero apuesto a que ni siquiera se le ha ocurrido. Créame, tengo mis razones para pedirle que me acompañe a Texas. —Señor Lockett, agradezco mucho su interés, pero mi sitio está aquí. Mi padre deseaba que me quedara en Clayton, y pienso respetar su voluntad. —Su padre nos dejó hace casi diez años. Y estoy convencido de que usted no tardará en morir de aburrimiento si no sale de este pueblucho cuanto antes. —Ben se había puesto en pie bruscamente y se había alejado unos pasos. Segundos después, había dado la vuelta y le había hablado con dulzura—: Lauren —había empezado, tuteándola por primera vez—, me consta que has sido educada para obedecer sin protestar. Tu sentido del deber es admirable, pero he vislumbrado en tus ojos inquietud, rebeldía y unas ganas de vivir que merecen ser satisfechas. Te propongo un trato: me acompañas a Texas, permaneces una temporada con nosotros y, si las cosas no funcionan, regresas a Clayton. ¿Qué te parece? Por un momento, estuvo tentada de aceptar aquella oferta tan generosa, pero finalmente bajó la mirada y negó con la cabeza. —Me encantaría aceptar su propuesta, señor Loc-kett —había susurrado—, pero no puedo marcharme. Como ha dicho, me han inculcado un rígido sentido del deber y la responsabilidad. Supongo que me quedaré aquí, con los Prather, para siempre; ellos me adoran y me necesitan. —¿Y qué será de ti cuando mueran? ¿No se te ha ocurrido pensar que te verás obligada a casarte con el primer William Keller que se presente ? —Dios proveerá. Él vela por nosotros. Dando la batalla por perdida, Ben había suspirado resignado. De repente la energía y la vehemencia que habían dominado su discurso parecieron abandonarle, y las arrugas de su rostro se hicieron más profundas. —Si finalmente decides aceptar mi oferta, no dudes en enviarme un telegrama —había dicho—. Hablo en serio, Lauren. —Es usted muy amable, señor Lockett. ¿Sabe?, yo no quiero ser como ellos... ¡No; no pretendía decir eso! —se había apresurado a añadir, temiendo ser malinter-pretada. —Comprendo perfectamente qué has querido decir. La casa de los Prather y su reducida congregación te asfixian. ¿Me equivoco? —No. Veo que me ha entendido. —Recuerda que si cambias de opinión... —había insistido Ben antes de regresar al interior de la casa. El sol calentaba sin piedad, y Lauren comenzaba a acusar el cansancio del largo viaje. Le dolían los hombros y la espalda y, aunque de vez en cuando tomaba un sorbo de agua de la cantimplora, sentía la boca reseca como la estopa. Además, el polvo del camino cubría su vestido


por completo. Cuando creía que no podría soportar más tiempo aquella situación, Ed Tra-vers tendió la mano. —Coronado —anunció. El carruaje se hallaba en la cima de una colina que ofrecía una magnífica panorámica de la ciudad de que Ben tanto le había hablado. Los caballos iniciaron el descenso. —¿Cuántos habitantes tiene? —Unos tres mil. —¿Se halla muy lejos Jíeypoint? —A unas tres horas de camino. Lauren disfrutó del paseo por la ciudad. Advirtió que muchos de sus habitantes reconocían el magnífico caballo atado a la parte trasera del carruaje y que algunos murmuraban a su paso. Lauren no concedió demasiada importancia a ese hecho, pues estaba impaciente por llegar a su destino y conocer a Olivia Lockett. Analizó los sentimientos que le inspiraba el hombre que había dado un giro definitivo a su vida y concluyó que Ben era el padre que siem-pre había deseado tener. A diferencia de Gerald Hol-brook, el anciano era una persona jovial, robusta y agradable con todo el mundo, que se había ganado el afecto de Lauren con sus modales y su ingenioso sentido del humor. Ed Travers tomó un camino flanqueado por grandes árboles que conducía hacia el sur. La muchacha divisó una lujosa construcción mucho antes de que el jefe de estación le indicara que se acercaban a su destino. «¡No me extraña que esta casa sea el orgullo de Ben!», se dijo. El majestuoso estilo Victoriano contrastaba con la ausencia de adornos innecesarios. Rodeaba la mansión un porche rematado por una sólida barandilla de madera, y cada una de las esquinas del piso superior estaba coronada por una media cúpula. Los tres ventanales situados a ambos lados de la fachada principal estaban bordeados por un marco de ladrillo rojo, al igual que la puerta principal. Parterres cuajados de geranios en flor, petunias, rosas y zinnias adornaban la entrada y despedían una embriagadora mezcla de aromas. —¡Qué preciosidad! —murmuró Lauren fascinada, mientras trataba de acostumbrarse a la idea de que aquélla era la casa donde residiría en los próximos meses. Ed Travers detuvo el carruaje, se apeó y se dirigió a la parte posterior del vehículo. Tomó el equipaje de Lauren y lo depositó en el suelo, junto al sendero que conducía a la mansión de los Lockett. —Despierta, Jared —dijo, sacudiéndolo con brusquedad—. Ya hemos llegado. La joven apenas prestó atención al cavernoso gruñido emitido por el hijo de Ben, pues estaba demasiado ocupada admirando el magnífico edificio. Ed la ayudó a descender del carruaje, y una vez en el suelo ella se aplicó a sacudirse el polvo de la falda y a arreglarse el cabello. Se disponía a quitarse la chaqueta, cuando Jared hizo su aparición. Lauren interrumpió su acicalamiento y observó al joven, que, recostado contra un lado del vehículo, se sujetaba la cabeza con las manos, hundiendo los dedos en el abundante cabello castaño claro. Inclinó el cuerpo, apoyó las palmas de las manos en las rodillas e inspiró con fuerza. Antes de que Lauren apartara la vista para ahorrarse el espectáculo de ver a un hombre vomitar, Jared se enderezó, se volvió y reparó en la muchacha. Las sombras del atardecer velaban los detalles de la fisonomía de Jared. Lauren observó que sus ojos eran oscuros, pero los numerosos guiños y muecas que desfiguraban su rostro le impidieron distinguir el color exacto. El hombre se ir guió, esbozó algo semejante a una sonrisa, avanzó hacia ella con paso vacilante y alargó un brazo como si quisiera tocarla. Lauren, demasiado impresionada, permaneció inmóvil. Llevándose una mano al corazón, Jared Lockett hizo una grotesca reverencia. —A sus... pies, señorita... Hol... Holberk. Un hombre en su estado no podía permitirse hacer demasiados esfuerzos, de modo que Jared perdió el equilibrio, dio un traspiés y se aferró a Lauren para no caer al suelo. Para horror de la muchacha, el joven le rodeó la cintura con los brazos y apoyó la cabeza en su pecho. Lauren sofocó un grito mientras Jared suspiraba, satisfecho por haber encontrado un lugar tan confortable donde reposar su dolorida cabeza y no demasiado preocupado por la lamentable imagen que ofrecía. Segundos después, el hombre estrechó el abrazo y reclinó la frente sobre la base del cuello de Lauren, quien a punto estuvo de desmayarse cuando Jared rozó la hen- didura entre sus pechos con la punta de la nariz. Sin embargo, la repugnancia que sentía se mezclaba con un extraño impulso de rodearle el cuello con los brazos y atraerlo hacia sí.


—¡Sinvergüenza! —exclamó Ed Travers, quien empujó a Jared para apartarlo de la joven. Sin dar muestras de haberse ofendido por el insulto, Jared se apoyó de nuevo contra el carruaje y esbozó una sonrisa estúpida. En ese momento, un criado mejicano salió corriendo de la casa y se acercó al carruaje mientras una dama cruzaba la puerta principal y se detenía en el porche. Lauren estaba aturdida; aquélla no era la bienvenida que había esperado. Habría preferido que Ben hubiera salido a recibirla. Alisándose las arrugas de la chaqueta, se encaminó hacia el porche donde se hallaba Olivia Lockett. Al llegar al pie de las escaleras, sonrió tímidamente y alzó la vista para contemplar a la esposa de Ben como si fuera una santa en un altar. Un sexto sentido le indicó que debía seguir adelante; la figura apostada en el porche la miraba como un centinela encargado de proteger sus dominios. —Señora Lockett, le he traído... —empezó Ed. —Gracias, señor Travers —interrumpió Olivia—. Si lo desea, puede pasar la noche aquí. Naturalmente, le pagaremos por haberse tomado tantas molestias. Ed Travers asintió y permaneció al lado de Lauren. —Y usted debe ser la señorita Holbrook. —Así es. Soy Lauren Holbrook. Olivia Lockett era una mujer esbelta, un poco más alta que Lauren y de aspecto altivo. Algunos reflejos plateados brillaban en su cabello oscuro, y su piel era tersa y atezada. La escasa luz del atardecer impedía distinguir el color de sus ojos, que la recién llegada intuyó debían de ser penetrantes. Ataviada con un vestido verde impecablemente almidonado, muy acorde con su apariencia severa, Olivia observaba a Lauren con expresión impasible. La joven lamentó más que nunca ofrecer un aspecto tan desaliñado. —Soy Olivia Lockett —se presentó por fin—. Espero que haya tenido un buen viaje, aunque me temo que ha recorrido un largo camino en vano —añadió, ante la sorpresa de Lauren—. No acierto a comprender las razones que impulsaron a mi marido a invitarla a venir. Estupefacta, Lauren miró a Olivia, tratando de asimilar el significado de aquellas palabras. ¿Dónde se hallaba Ben? Era evidente que había informado a Olivia de su llegada. ¿A qué se debía aquel recibimiento tan hostil? —Permita que se lo explique —balbuceó—. Ben... —¿Cómo se encuentra Jared, Pepe? —interrumpió Olivia, dirigiéndose al criado. —Bien, señora —contestó el mejicano que sostenía al joven. —Supongo que ha vuelto a emborracharse —comentó su madre, esbozando una sonrisa. «Increíble —pensó Lauren—. ¿ Qué madre se alegraría de ver a su hijo en un estado tan lamentable?» —Llévalo al establo y dale una ducha fría, a ver si se despabila —continuó Olivia—. Señorita Holbrook —agregó, volviéndose hacia la joven—, enseguida vendrá alguien a ocuparse de su equipaje. Lauren no sabía si interpretar aquellas palabras como una invitación a entrar en la casa. ¿Dónde estaba Ben? ¿Por qué la había abandonado? Recogiéndose la falda, subió por los escalones que la separaban de Olivia Lockett, quien le lanzó una mirada tan desdeñosa que Lauren estuvo a punto de romper a llorar. -—¿Puedo ver al señor Lockett? —preguntó con un hilo de voz—. Estoy segura de que él... —Me temo que es imposible, señorita Holbrook —atajó Olivia—. Mi marido falleció esta mañana.


Sin dar crédito a sus oídos, Lauren retrocedió unos pasos. ¿Se trataba de una broma pesada? Los inescrutables ojos verdes de Olivia Lockett no revelaban emoción alguna. —Eso es imposible... —balbuceó. —Me temo que no, señorita Holbrook. Hacía algunos meses que no se encontraba bien, por lo que después de regresar de Nueva York visitó a un especialista de corazón. —Olivia hizo una pausa para seguir con la vista a su hijo hasta que desapareció detrás de la casa acompañado de Pepe—. Anoche Ben y Jared mantuvieron una fuerte discusión, y esta madrugada sufrió un infarto. —Lo siento mucho —dijo Lauren con los ojos llenos de lágrimas. ¿Qué sería ahora de ella?— . Ignoraba que su marido estaba enfermo. —Hablaremos dentro de unos días —replicó Olivia con el mismo tono que había empleado para dirigirse a Pepe minutos antes—. De momento, se instalará en una habitación. Elena será su doncella particular y le proporcionará cuanto necesite. Debo pedirle que no salga de su dormitorio a menos que sea absolutamente necesario; me resultará muy difícil justificar su presencia en la casa después de la inesperada muerte de mi esposo. Me comprende, ¿verdad? Lauren asintió y se volvió hacia el jefe de estación, quien, inmóvil junto a la verja de hierro, se había descubierto respetuosamente. Sus ojos desorbitados y su boca entreabierta revelaban la sorpresa que le había provocado la noticia del fallecimiento de Ben Lockett. —Gracias por todo, señor Travers —dijo. —De nada, señorita. Si puedo hacer algo por usted, no tiene más que pedírmelo —añadió, levantando las manos expresivamente. —Gracias. —Señora Lockett, si lo desea me encargaré de comunicar la muerte de Be..., quiero decir, del señor Lockett. —Gracias, señor Travers. Anuncie a todo el mundo que el funeral se celebrará pasado mañana a las dos en punto. Agradezco mucho su ayuda... y su discreción. ¿Me he explicado con claridad? Estas últimas palabras sonaron como una amenaza. Ed Travers asintió, se caló el sombrero y subió al pescante del carruaje mientras Lauren seguía a Olivia al interior de la casa. Procurando disimular su curiosidad, la joven observó los detalles de la decoración del majestuoso edificio a medida que ascendía por la escalera que, situada frente a la puerta principal, daba acceso a un pasillo que se ramificaba en tres direcciones. Lauren y Olivia subieron al primer piso, giraron a la izquierda y se detuvieron en un vestíbulo bien iluminado que conducía a las habitaciones. Olivia avanzó hasta una puerta de madera lacada en blanco y se apartó a un lado para ceder el paso a su invitada. «¡Vaya! —se dijo Lauren—. ¡Bonito lugar para permanecer encerrada durante unos días!» La pequeña estancia, una de las habitaciones circulares que tanto le habían llamado la atención mientras contemplaba la mansión desde el jardín, estaba lujosamente amueblada. El suelo de parqué, recién encerado, brillaba como un espejo, y un edredón de encaje cubría la enorme cama. Decoraba las paredes un papel de un discreto color amarillo. Un ropero, un tocador, una librería, una mecedora, un escritorio y una mesilla de noche completaban el mobiliario. Había flores recién cortadas en los jarrones. Lauren sonrió al ver las ventanas, cuyas cortinas estaban corridas, pensando que el sol entraría a raudales por las mañanas, alegrando la habitación. ¿Quién habría preparado su alojamiento con tanto esmero? —Es una habitación preciosa, señora Lockett. Muchas gracias. —Me alegro de que le guste. Supongo que no tendrá inconveniente en permanecer aquí hasta el día del funeral. Lauren deseaba asistir al entierro, pero el tono de voz empleado por su anfitriona dejaba bien claro que la mujer no aprobaba la idea.


—El baño está ahí —continuó, señalando una puerta—. Comunica con otra habitación, pero esa puerta está siempre cerrada con llave. Nadie la molestará. «Ni yo molestaré a nadie», pensó la muchacha. —Elena le servirá la cena —añadió Olivia, disponiéndose a abandonar la habitación—. Pídale todo cuanto necesite. —Señora Lockett, siento mucho lo de su marido. El era... —Ya lo sé —interrumpió Olivia—. Buenas noches, señorita Holbrook. Lauren se dejó caer en la mecedora y reflexionó sobre el inesperado giro que habían tomado los acontecimientos. Le costaba creer que Ben hubiera fallecido. En las últimas semanas había recordado una y otra vez su rostro amable y su voz profunda al pedirle que lo visitara en Texas. El anciano había muerto, y Lauren se preguntaba qué sería de ella. Estaba rendida. Había pasado largos días con sus correspondientes noches encerrada en el compartimiento de un tren, y el viaje desde Austin había agotado sus fuerzas. Para colmo, Jared Lockett había resultado un borracho, y Olivia le había dispensado un recibimiento muy poco amable. Apoyó la cabeza contra el respaldo de la mecedora y quedó profundamente dormida. Despertó cuando una mano se posó sobre su hombro y la sacudió al tiempo que una voz femenina pronunciaba su nombre. «Márchese —pensó—. No quiero despertar porque ha sucedido algo terrible.» Ante la insistencia de la mujer, Lauren acabó desperezándose y se encontró con los ojos más oscuros que había visto en su vida y un bello rostro moreno iluminado por una sonrisa radiante. —Pobre señorita.2 Está tan cansada que se ha quedado dormida ¡con el sombrero puesto y sin asearse ni cenar! Elena la ayudará. —¡Así pues, tú eres Elena! —Lauren sonrió—. ¿Cómo estás? Yo soy Lauren. —Es usted muy bella, señorita. Se sentirá mejor después de tomar un baño caliente. Se lo prepararé mientras usted se desnuda. Lauren observó que la doncella estaba embarazada, a punto de dar a luz. ¿Acaso Olivia la había puesto a su servicio con la intención de esconderla de la familia y sus amistades ? La muchacha, que no contaría más de diecisiete 2. En español en el original. (N. de la T.) años, no parecía avergonzarse de su abultado vientre, y sus voluminosos pechos. Sin interrumpir su chachara, se dirigió al cuarto de baño. Cuando regresó a la habitación y vio que Lauren no se había movido de la mecedora, la reprendió con tono afectuoso: —Señorita, el baño y la cena se enfriarán. Vamos, vamos, yo la ayudaré. Elena la hizo ponerse en pie y comenzó a desabrocharle el vestido, ante el asombro de Lauren, que al principio se resistió un poco para acabar cediendo al advertir que se sentía demasiado cansada para discutir. Cuando Elena vio el apretado corsé que moldeaba su figura, negó con la cabeza y chasqueó la lengua. —¿Cómo puede respirar con esto? —exclamó mientras desanudaba las cintas y arrojaba la prenda al suelo—. ¡Con el calor que hace y lo delgada que está! Lauren detuvo a la doncella cuando ésta se disponía a despojarla de la ropa interior y se encerró en el cuarto de baño, decorado con tanta exquisitez como el resto de la mansión. Se sumergió en la bañera, y su cuerpo dolorido agradeció de inmediato la caricia del agua caliente. Cuando hubo terminado de lavarse y se disponía a disfrutar del primer momento de paz y tranquilidad después de varios días de viaje, Elena irrumpió en el cuarto de baño. —¿Desea la señorita que le lave el cabello? —¡No! —exclamó Lauren, dando un respingo y buscando algo con que cubrirse. Nadie la había visto desnuda desde que era una niña—. Yo lo haré, gracias —añadió al ver la expresión ofendida de Elena. —¿Por qué? —replicó la testaruda .doncella—. Estoy aquí para ayudarla. El señor Lockett me dijo: «Tú cuidarás de la señorita Lauren.» Y eso pienso hacer —agregó, santiguándose. Sin interrumpir su animado parloteo, le soltó el cabello y, tras arrojarle varios cubos de agua templada sobre Ja cabeza, procedió a darle un masaje sobre el cuero cabelludo. Lauren se abandonó a la relajante caricia de sus manos. —El señor Lockett estaba muy ilusionado con su visita. No dejaba de hablar de la joven señorita que iba a vivir con nosotros. Ordenó que arregláramos su habitación con todo cuidado y él mismo supervisó los preparativos —explicó, tomándola de una mano y obligándola a ponerse en pie. Lauren se ruborizó y trató de cubrir su desnudez con las manos. Elena pareció no advertir su turbación.


La invitada se apresuró a cambiar de conversación, pues no se sentía con ánimos para hablar de sí misma o de Ben. Prefería dar rienda suelta a su desesperación cuando se encontrara a solas. —¿Cuándo nacerá tu bebé? —preguntó. —¿ Quién sabe? —contestó Elena, encogiéndose de hombros—. Cuando esté listo para nacer, avisará. —¿A qué se dedica tu marido? —Es vaquero y trabaja en Keypoint. Se llama Carlos. Es un hombre muy guapo —agregó, entornando los ojos y sonriendo con picardía. Lauren se sonrojó; deseaba que Elena se ahorrara los detalles. —¿No es demasiado tarde para estar trabajando? Puedes retirarte cuando quieras. —¡Pero señorita] —exclamó Elena antes de prorrumpir en alegres carcajadas—. Carlos vive en el rancho, y yo aquí. Sólo nos vemos de vez en cuando en Pueblo, donde reside su madre. —¿Y no preferirías que tú y tu marido tuvierais vuestra propia casa ? —Sí, pero necesitamos dinero para comer. —Entiendo —murmuró Lauren, que en realidad no comprendía nada. El comportamiento y el modo de vida de los habitantes de aquella tierra medio salvaje le resultaban, cuando menos, extraños. Elena hurgó en la maleta de Lauren hasta encontrar un camisón. Esta, de pie en medio de la habitación, sintiéndose como una inválida necesitada de cuidados permanentes, observó cómo la doncella se dirigía a la mesa sobre la que había dejado la cena antes de despertarla. Lauren aspiró el delicioso aroma a comida caliente y se le hizo la boca agua. No recordaba cuánto tiempo llevaba sin probar bocado. Elena hizo sentar a Lauren y depositó una bandeja sobre su regazo. La cena consistía en un filete de carne a la parrilla, patatas, ensalada, un plato de judías con salsa de tomate y dos clases de pan: un panecillo y una rebanada redonda y delgada que nunca había visto. —¿Qué es esto? —preguntó, señalando el pan. —Tortilla —contestó Elena—. Pan de maíz. Lauren dio un pequeño mordisco y lo encontró un poco insípido. Elena lo untó con mantequilla, lo saló y lo enrolló como si liara un cigarrillo. Estaba delicioso. —¿Tortilla? —repitió, y Elena, regocijada, juntó las manos sobre el regazo y sonrió satisfecha. Lauren señaló el plato de judías. —Fríjoles —explicó la criada—. Tienen picante. Lauren, quien comenzaba a abandonar sus escrúpulos iniciales, tomó una cucharada bien colmada. ¡Fue horrible! La boca le ardía como si masticara dinamita. Aunque sabía que no estaba comportándose como una dama, escupió las judías en el plato mientras Elena se desternillaba de risa. —Agua —graznó Lauren, que aceptó de inmediato el vaso que la doncella le tendió y lo vació de un trago. Cuando el fuego que quemaba su garganta se hubo apagado, probó un poco de cada plato para evitar sorpresas. Todo estaba exquisito, y Lauren devoró hasta las migajas, pero no volvió a catar los fríjoles. Haciendo caso omiso de sus protestas, Elena le recogió el cabello en una larga trenza que le llegaba hasta Ja cintura. —Debe estar agotada, señorita. ¿Por qué no se acuesta? —Está bien —accedió Lauren, mientras su doncella cogía la bandeja de la cena y apagaba las luces. —Buenas noches, señorita. —Buenas noches, Elena. Lauren se acurrucó entre las sábanas, oyendo el rumor de voces procedente del piso inferior. —Ben Lockett, ¿cómo has podido hacerme esto? —musitó. Tras el desgraciado suceso que le había obligado a huir precipitadamente de Clayton, se había aferrado a la oferta de Ben como un náufrago a una tabla. Había depositado todas sus esperanzas en la nueva vida que iniciaría junto a los Lockett, pero el fallecimiento de Ben había dado al traste con sus planes, y en esos momentos se hallaba sola en aquella enorme casa dirigida por una mujer fría como un témpano de hielo. Le había extrañado la actitud de Olivia; quizá se tratara de una de esas personas a quienes no gusta demostrar sus sentimientos en público. ¿Cómo reaccionaría Jared cuando se recuperara de su resaca y se enterara de la muerte de su padre? ¿Y por qué un hombre de su posición social se ponía en evidencia delante de todo el pueblo? Ed Travers había insinuado que las borracheras de Jared eran un espectáculo bastante común. «No es asunto mío —se dijo—. No pienso acercarme a él.» Cerró los ojos y deseó olvidar la agradable sensación que había experimentado cuando el hombre le rodeó la cintura con los brazos y apoyó la cabeza sobre su pecho.


Cuando despertó a la mañana siguiente, el sol penetraba por la ventana e iluminaba el dormitorio. Saltó de la cama y se dirigió al cuarto de baño reflexionando sobre la muerte de Ben y su incierto futuro. No podía permanecer allí... y mucho menos regresar a Carolina del Norte. —Buenos días, señorita —saludó Elena, entrando en la habitación. —Buenos días, Elena —contestó Lauren, que estaba cepillándose el cabello. —¿Ha dormido bien? —preguntó la doncella, empezando a hacer la cama. Cuando hubo terminado, regó las plantas y dispuso el desayuno sobre la mesa. —Sí, gracias —dijo Lauren. No se atrevió a contarle que había tenido una pesadilla: dos hombres altísimos la perseguían sin descanso. Uno de ellos era Ben; el otro ocultaba su rostro tras un sombrero, pero su físico era inconfundible. Creía que después de la copiosa cena de la noche anterior no podría probar bocado, pero las jugosas rajas de melón le abrieron el apetito. Bebió un sorbo de café y preguntó tímidamente a Elena si sería posible tomar té por las mañanas en lugar de café. —¡Claro que sí! Se lo diré a mi mamá; es la cocinera —añadió al observar el gesto de extrañeza de Lauren—. Se llama Rosa y trabaja aquí desde antes de que yo naciera. —Lamento que tengas que cargar con esa bandeja tan pesada, pero la señora Lockett dejó muy claro que no debo salir de esta habitación hasta después del funeral. ¿Se celebrará mañana, tal como estaba previsto? —añadió, volviéndose hacia la ventana. —Sí—respondió Elena—. Ha venido gente de muy lejos a dar el pésame a la señora. —Entonces será mejor que empiece a pensar qué voy a hacer con tanto tiempo libre —suspiró resignada.

Lauren pasó la mañana leyendo y bordando. Le habría gustado disfrutar de la compañía de Elena, pero había demasiado trabajo en la cocina. Para una persona tan acostumbrada a la actividad como ella era terrible verse obligada a permanecer encerrada entre cuatro paredes. A última hora de la tarde la sobresaltó un fuerte portazo. Se quitó las lentes y escuchó el abrir y cerrar de cajones y armarios en el dormitorio contiguo y el ruido de unas botas al ser arrojadas sobre el piso. El ocupante de la habitación se dirigió descalzo al cuarto de baño, y Lauren oyó el sonido de grifos abiertos, algunas palabras pronunciadas a media voz y el arrastrar de muebles sobre el suelo de madera. Minutos después, la puerta se cerró, esta vez con suavidad, y Lauren escuchó unos pasos rápidos que se alejaban en dirección a la escalera. —Elena —preguntó aquella noche cuando su doncella acudió a servirle la cena y prepararle la cama—, ¿quién ocupa la habitación contigua? —El señor Jared —contestó la joven, abriendo mucho los ojos—. Mi Carlos no me permite acercarme mucho a él; asegura que el joven amo sabe cómo complacer a una mujer —agregó antes de cerrar la puerta tras de sí, haciendo un guiño malicioso. Lauren clavó la mirada en la sangre que manaba de su dedo; se había pinchado con la aguja y ni siquiera había sentido dolor.

El día del funeral de Ben Lockett el sol se negó a salir, como si así ofreciera su homenaje particular al hombre que tantas horas había pasado al aire libre, disfrutando de la caricia de sus rayos. En los dos últimos días Lauren se había asomado con frecuencia a la ventana. Refugiada detrás de las cortinas, había observado con atención a la gente que se presentaba para dar el pésame a la viuda de Ben Lockett. Numerosos hombres de negocios y los granjeros vecinos, que, acompañados de sus esposas y vestidos con sus mejores galas, se maravillaban al contemplar la exquisita decoración de la mansión, acudieron a dar su último adiós a Ben, así como algunos vaqueros que habían recorrido un largo camino a caballo. Durante aquellos días la impresionante marea humana no dejó de ir y venir. A Lauren le costaba imaginar a Olivia, la mujer que le había dispensado un recibimiento tan frío, comportándose como una anfitriona sociable.


Finalmente el cortejo fúnebre emprendió la marcha hacia el cementerio. Al ver las borlas de colores, los penachos que adornaban las cabezas de los caballos y el sombrero de copa del conductor del carruaje que transportaba el ataúd de Ben, Lauren no pudo evitar pensar en la caravana de un circo. «¡Con lo que Ben odiaba la frivolidad y la ostentación —se dijo—. ¿Qué opinaría si pudiese ver el entierro que han organizado?» Un caballero de mediana edad, ataviado con un abrigo negro que se ajustaba a la perfección a su cuerpo rechoncho, acompañaba a Olivia y tímidamente la tomó del brazo. Lauren se preguntó si tanta reserva obedecía a su deseo de respetar el dolor de la viuda o al temor a ser rechazado. Su actitud servil le recordaba a la de un esclavo. Lauren contuvo la respiración al ver al hombre alto y ancho de espaldas que seguía a la pareja. Como de costumbre, ocultaba su rostro bajo su sombrero negro y parecía no prestar atención a la multitud que trataba de consolarlo y lo miraba con pena mientras caminaba con expresión ausente tras su madre y el acompañante de ésta. El ataúd fue alzado con gran cuidado y depositado en el coche fúnebre. Lauren se dijo que Ben se desternillaría de risa ante tanta pompa. Segura de que los observaba desde dondequiera que se encontrara, rezó una sincera oración por su alma mientras el cortejo se alejaba lentamente. En ese momento, se volvió y le pareció ver una mano grande y morena apoyada en el pomo de la puerta de su habitación. El requerimiento fue tan inesperado que pilló a Lauren desprevenida. Elena entró corriendo en la habitación como si la casa estuviera en llamas. Llevaba la falda recogida, y sus grandes pechos se balanceaban como faroles suspendidos en el aire.

—La señora desea verla pronto —espetó—. ¡Deprisa, deprisa! Ella y el señor Wells la esperan en el despacho del señor Lockett. La doncella se apresuró a abotonarle la blusa que Lauren se había quitado para dormir la siesta y, ante el asombro de la muchacha, se agachó para calzarla. Lauren se sentía más nerviosa que nunca; le sudaban las manos, el corazón le brincaba en el pecho y apenas si podía respirar. Antes de salir de la habitación, cogió un pañuelito de encaje. Elena, por su parte, tampoco conseguía disimular su inquietud mientras conducía a la señorita escaleras abajo y le señalaba una puerta que enseguida abrió. Lauren tomó aire y entró en la estancia. Una enorme librería ocupaba una de las paredes desde el suelo hasta el techo, y había dos estanterías a ambos lados de la chimenea, cuya repisa estaba minuciosamente grabada. Sobre la gruesa alfombra que cubría el suelo se distribuían diversos sillones de cuero. Un magnífico aparador exhibía jarras y copas de cristal tallado, y las cortinas, descorridas, permitían que el tibio sol del atardecer iluminara la estancia. Delante de la ventana se hallaba el escritorio de Ben, repleto de papeles, y sentada en el amplio sillón de cuero estaba Olivia Lockett. El caballero que la había acompañado durante el funeral se levantó al ver entrar a Lauren. —Es un placer conocerla, señorita Holbrook —dijo—. Lamento que las trágicas circunstancias nos hayan obligado a descuidarla un poco. Espero que no se haya aburrido demasiado durante su encierro. Soy Car-son Wells, un viejo amigo de Ben y Olivia, y también su abogado. —¿Cómo está usted, señor Wells? —saludó Lauren—. Agradezco mucho a la señora Lockett su hospitalidad y siento haber llegado en un momento tan inoportuno. —No se preocupe; no ha sido culpa suya. Lauren dio gracias a Dios por haberle enviado un ángel de la guarda en la persona de Carson Wells. Su afectuoso tono de voz la ayudó a tranquilizarse, aunque se preguntaba por qué había sido requerida con tanta urgencia. El abogado de los Lockett era un hombre rechoncho, con sólo una franja de cabello en la parte posterior de la cabeza. Su calvicie contrastaba con unas frondosas y largas patillas, y sus ojos amables parecían decir: «¡Pobrecilla, no sabe dónde se ha metido!» —¿Quiere sentarse, por favor? —intervino Olivia, dirigiéndole la palabra por primera vez—. El señor Wells y yo deseamos hablar con usted. ¿Le apetece una copa de jerez? Lauren tomó asiento y rechazó la copa de vino. La luz que entraba por la ventana delineaba la silueta de Olivia y mantenía su rostro en una inquietante penumbra. La joven se preguntó si Ben


habría colocado el sillón en una posición tan estratégica con la intención de observar a sus adversarios sin ser visto. —No perdamos el tiempo con tanto preámbulo —se impacientó la anfitriona—. Señorita Holbrook, desconozco las razones que impulsaron a mi marido a abrirle las puertas de mi casa. Creí haber adivinado los motivos, pero reconozco que me equivoqué —añadió, enigmática—. En fin, Ben estaba empeñado en que se quedara con nosotros dos meses. La noche que sufrió el infarto me pidió que, ocurriera lo que ocurriera, le permitiera permanecer aquí durante ese tiempo. No acierto a comprender por qué su presencia en esta casa era tan importante para él, pero... Lauren se humedeció los labios y, haciendo un gran esfuerzo, explicó: —Su esposo me aseguró que usted necesitaba a alguien que atendiera a sus invitados y se ocupara de su correspondencia... Algo parecido a una secretaria. Olivia esbozó una sonrisa cruel, y Carson Wells estrechó la mano de Lauren. —Señorita Holbrook —dijo el hombre—, me temo que ha sido víctima de una de las bromas a que tan aficionado era Ben. Olivia no dispone de tiempo para hacer vida social; se dedica a los negocios, y varios secretarios del banco trabajan exclusivamente para ella. Seguramente Ben le dijo que su esposa necesitaba una secretaria para convencerla de que su presencia aquí era necesaria, pero sospecho que había algo más. «¿Un banco? ¿Qué banco?», se preguntó Lauren. —Sé tocar el piano —balbuceó—. Quizá podría ocuparme de sus invitados... —Es una buena idea —repuso Olivia—. ¡Lástima que no tengamos piano! Lauren miró estupefacta a la pareja sin saber qué decir. Finalmente, bajó la cabeza y clavó la mirada en el pañuelo que estrujaba en sus manos. —Lo siento mucho... —sollozó al tiempo que las lágrimas comenzaban a rodar por sus mejillas—. Yo no sabía nada. ¿Qué pensarán de mí? Estaba tan segura de que... Ben no me dijo... —Vamos, vamos —la consoló Carson Wells—. Deje de llorar. Me temo que Ben decidió gastarnos una broma. Es una pena que haya muerto sin ver los resultados de su jugarreta. No se preocupe; puede permanecer aquí una temporada. Olivia y yo procuraremos que su estancia resulte agradable. —Espero verla .en el comedor a las siete y media —dijo Olivia a modo de despedida. —Gracias, señora Lockett —replicó Lauren, disponiéndose a retirarse. —¡Señorita Holbrook! —llamó Olivia cuando la muchacha abría la puerta. —¿Sí...? —contestó, volviéndose para mirarla.

—Voy a formularle una pregunta y quiero que conteste con sinceridad. —¡Olivia, por el amor de Dios! —protestó Carson Wells. —¿Mi marido y usted... eran amantes? «¡Amantes!», repitió Lauren para sus adentros. La terrible ofensa resonó en su mente como si se tratara de un eco. Si Olivia le hubiera arrojado una piedra, no se habría sentido tan dolida. —¡Naturalmente que no! —exclamó, enrojeciendo de rabia y vergüenza—. ¿Cómo...? ¡No, no! —Lo suponía —se limitó a replicar Olivia—. Nos veremos a la hora de cenar. Haciendo acopio de entereza, Lauren recuperó la compostura y salió del despacho con aire majestuoso. Cuando llegó a su habitación, se tendió en la cama y lloró desconsoladamente. ¿Cómo había podido ser tan ingenua? Aquélla era la segunda vez que alguien la acusaba injustamente de un acto tan abominable. ¿Qué había hecho ella para merecer tal oprobio? Lloró por la traición del hombre en quien había depositado sus esperanzas y por sus sueños malogrados. ¡Dos meses! ¿Por qué había insistido Ben en que le permitieran quedarse allí durante tanto tiempo? ¿Y qué sería de ella después? Aquella noche se acicaló con esmero. Escogió su mejor vestido, uno de color lila pálido con botones de perlas y cuello de encaje y se calzó unos zapatos blancos de cuero. Elena la ayudó. Lauren había terminado por acostumbrarse a que la joven mejicana la bañara y vistiera. Aunque siempre había sido una persona solitaria, la compañía de la doncella la animaba. A las siete y media en punto, Lauren bajó al come- dor para reunirse con los demás. Olivia y Carson Wells fingieron no advertir que los ojos de la muchacha estaban hinchados y enrojecidos.


Una obesa mujer mejicana, sin duda la madre de Elena, sirvió la cena. Cada vez que entraba y salía del comedor portando platos y bandejas dedicaba una cariñosa sonrisa a la invitada. La cena era excelente, y Lauren comió con apetito, sin atreverse a probar las judías con salsa picante. Durante la velada conversaron de asuntos triviales. Lauren, que había asistido a muchas reuniones sociales en casa de los Prather, se sentía como pez en el agua. Se abstuvo de hacer comentarios sobre la ausencia de Jared, aunque no pudo evitar dar un respingo y ruborizarse cuando Carson Wells pronunció su nombre. Olivia explicó que su hijo había decidido pasar unos días en Keypoint. La viuda de Ben se sintió aliviada al observar que Lauren se comportaba con educación en la mesa. Había supuesto que su huésped sería una furcia barata de malos modales y, en cambio, se había encontrado con una muchacha aficionada a la lectura y capaz de mantener la compostura en situaciones comprometidas, aunque no había podido evitar derramar unas lagrimi-tas aquella tarde en el despacho. Como era de esperar, Carson se había apresurado a consolarla, pues, como la mayoría de los hombres, no soportaba ver llorar a una mujer. Lo cierto era que el abogado de los Lockett se compadecía de la joven. Como Olivia, había imaginado que se trataría de una cualquiera que, acompañada de un bebé, reclamaría la paternidad de Ben y una cuantiosa suma de dinero. La conversación mantenida en el despacho aquella misma tarde lo había convencido de que la encantadora muchacha era una víctima inocente; Olivia podía haberse ahorrado las preguntas indiscretas. Ben, que sentía predilección por las mujeres exuberantes y lujuriosas, nunca habría metido en su cama a aquella jovencita de aspecto frágil y ojos de corderito. En cuanto a él, Olivia Lockett era y siempre había sido la mujer de su vida. A pesar de que lo había puesto aprueba en innumerables ocasiones y le había obligado a traicionar a su mejor amigo, Carson la amaba con locura. Olivia y Carson comenzaron a hablar de negocios, y Lauren, que no entendía una palabra de tratados y comercio, se dedicó a adivinar qué lugar de la mesa correspondía al hijo de Ben. De paso, y casi sin querer, aquella noche se enteró de algunos detalles sobre la situación económica de los Lockett; poseían el banco de Coronado y deseaban hacerse con una línea de ferrocarril, aunque primero debían salvar algunos obstáculos que se interponían en su camino. El primero era el administrador de Keypoint, un tal Méndez. —Créeme, Olivia —decía el abogado—, la única solución es adular a Vandiver y conseguir su apoyo. Sin su ayuda, despídete del ferrocarril. Ahora que Ben... es el momento de atacar. —Tendremos que resolver el asunto del agua. —Ya nos ocuparemos de eso más adelante. De momento nos concentraremos en hacerles morder el anzuelo. Por cierto, ¿qué dirá Jared? —Jared hará lo que yo le diga —respondió Olivia, tajante—. Supongo que se opondrá al principio, pero acabará cediendo. Sabe que su padre deseaba esa línea de ferrocarril más que nada en el mundo. Dicho esto, ambos guardaron silencio. Lauren levantó la mirada, y le pareció que estaban absortos en oscuras maquinaciones. Jared había cabalgado todo el día y estaba cansado; se sentía sucio y se moría por un trago de whisky. El as- fixiante calor y el polvo del camino habían convertido el viaje desde Keypoint a Coronado en una pesadilla. No había llovido desde el día del funeral. Sacudió la cabeza, como si quisiera apartar los pensamientos desagradables de su mente, y se dirigió a su habitación. Al llegar al primer piso, se percató de que la puerta del dormitorio de Lauren estaba entreabierta. Caminando de puntillas y procurando acallar el tintineo de las espuelas, recorrió el pasillo. «Thorn se enorgullecería de mí si me viera», se dijo. Se encaminó hacia su habitación, y cuando se disponía a entrar una curiosidad irresistible le llevó hasta la puerta del dormitorio que ocupaba la invitada. ¿Por qué no empujarla? La joven debía de encontrarse en la planta baja... y si se hallaba dentro, peor para ella. ¡Estaba en su casa, y ello le daba derecho a hacer lo que le viniera en gana! Empujó la puerta con un pie, y ésta se abrió sin ruido. Lauren estaba redactando notas de agradecimiento a los asistentes al funeral de !Ben y a todos aquellos que habían enviado sus condolencias por escrito. Había pedido a Olivia que le permitiera ayudarla, y su anfitriona le había asignado a regañadientes aquella pesada tarea. «¡Vaya con el viejo! —pensó Jared—. Últimamente se las buscaba más jóvenes y bonitas!» Desde su posición, sólo veía la espalda de Lauren encorvada sobre el escritorio. De repente la muchacha ladeó la cabeza. Los únicos ruidos que se oían eran el roce de la pluma sobre el papel y el tictac del reloj que reposaba sobre la mesilla de noche. El sol del atardecer iluminaba las motas de polvo que se depositaban sobre los muebles.


Lauren se enderezó y mojó la pluma en el tintero. Jared suspiró aliviado cuando volvió a inclinarse para continuar escribiendo. Desde la puerta, apenas veía su rostro; sólo distinguía una piel marfileña, un ligero rubor en las mejillas y unas gafas apoyadas en la punta de la nariz. Al reparar en la blusa de cuello alto y la falda marrón que le cubría hasta los tobillos, Jared se sorprendió de que todavía quedaran mujeres que vistieran con tanta decencia. ¡Parecía una maestra o una institutriz! Sin embargo, la hilera de botones que recorría la espalda de la muchacha parecía invitarle a deslizar los dedos a lo largo de su columna, su cuello y su cabello. ¡Y qué cabello! Era tan oscuro que parecía azul, y algunos rizos que habían escapado del moño rozaban su cuello. Jared se preguntó qué sentiría al ensortijar aquellos bucles en sus dedos. Era menuda y delgada; demasiado delgada. El hombre extrajo del bolsillo de la camisa una cerilla y un puro que se colocó en los labios. Encendió el fósforo en el marco de la puerta. El ruido sonó como un cañonazo. Lauren se sobresaltó al ver a Jared y se llevó una mano al pecho. Él recorrió con la mirada el cuerpo de la joven y cambió de opinión; no estaba tan delgada. Por primera vez, contempló el rostro de Lauren. «¿De qué color son sus ojos?—se preguntó—. ¿Azules? ¡No, grises! ¡Vaya con el viejo!» La muchacha no estaba nada mal. Sintiéndose como un animal acorralado, Lauren se puso en pie y se aferró al borde de la mesa, mientras Jared encendía el puro sin dejar de observarla. El humo envolvió su rostro, velándolo durante unos segundos. El hombre entornó los ojos y casi la desnudó con la-vista. Ella, ruborizada e incapaz de moverse, lo miró fijamente por primera vez. El cabello castaño claro de Jared, veteado de reflejos dorados, contrastaba con su piel bronceada, y sus ojos semejaban dos enormes topacios. Aunque su fisonomía evidenciaba que era hijo deBen, a aquel rostro le faltaba la luminosa sonrisa del padre. En realidad, a juzgar por su semblante, se trataba de un hombre arrogante y orgulloso. Jared se apoyó contra el umbral de la puerta y cruzó las piernas. Lucía el atuendo característico de los vaqueros y adornaba su cuello con un pañuelo. Lauren contempló fascinada las espuelas plateadas durante unos segundos antes de clavar la vista en los ojos de él. —Señorita Holbrook —dijo Jared por fin—, he venido para presentarle mis respetos y disculparme por mi abominable comportamiento del otro día. Estaba algo... indispuesto. Aquella voz, muy semejante a la de Ben, destilaba tanto sarcasmo que Lauren se preguntó qué había hecho para ser tratada con tanto desprecio. —¿Qué puedo hacer para que me perdone? —inquirió Jared. —Puede empezar por disculparse por irrumpir en mi habitación sin llamar —contestó Lauren. Sorprendido por la ingeniosa respuesta de la joven, Jared enarcó una ceja. —Está bien —accedió con sorna—. ¿Me da permiso para entrar en su habitación, señorita Holbrook? Lauren se sonrojó y se llevó una mano al pequeño reloj que adornaba su pecho mientras se quitaba las lentes. El hombre esbozó una sonrisa picara al tiempo que observaba el movimiento de aquellas manos inquietas. —La joya todavía continúa ahí —dijo—. No se preocupe; no soy un ladrón. Furiosa consigo misma por haber atraído la atención del hombre sobre su cuerpo, Lauren frunció el entrecejo. Jared se apartó de la puerta, atravesó la habitación con sus andares felinos y se detuvo a pocos centímetros de la joven, quien tuvo que echar la cabeza hacia atrás para mirarlo a los ojos. Sabía que estaba en desventaja, pero no debía permitir que él creyera que le temía. Todo su coraje desapareció cuando Jared tendió una mano para tocarla. —¿ Qué es esto ? —preguntó, rozando con los dedos el broche y acercándose tanto a ella que con su respiración alborotó los rizos que habían escapado del moño. Jared desprendió el broche y lo observó detenidamente mientras trataba de controlar las emociones que le había producido el breve contacto con el cuerpo de Lauren, quien, por su parte, se esforzó por reprimir el impulso de aproximarse un poco más a aquel misterioso hombre. Jared volvió a prender el reloj y, con la excusa de asegurarse de que quedaba bien sujeto, le acarició un pecho. Fue como si el tiempo se hubiera detenido. El desprecio que habían revelado los ojos del joven se transformó en asombro. Inclinó la cabeza, y Lauren entreabrió los labios, creyendo que iba a besarla. Si hubiera sabido que aquel gesto inocente impulsaría a Jared a refugiarse tras la actitud sarcástica que solía adoptar para proteger sus sentimientos, no habría actuado de ese modo. Enseguida advirtió que los ojos que segundos antes la habían mirado casi con cariño adquirían una expresión burlona, por lo que retiró la mano masculina y bajó la mirada.


—¿Ocurre algo, señorita Holbrook? —preguntó él—. Sólo quería saber la hora. Lauren optó por ignorar aquellas palabras mordaces e intentó recuperar la compostura. —¿Le importaría dejarme sola, señor Lockett? —balbuceó—. Tengo mucho trabajo. El corazón le latía con tal fuerza que le dolía. Apenas si podía respirar y no se atrevía a mirarlo a los ojos. «¿Por qué no se marcha? —se preguntó—. ¿Por qué no deseo que se vaya?» Jared dio una calada al puro y retrocedió unos pasos. —La veré a la hora de la cena —dijo antes de salir de la habitación. Todavía aturdida, Lauren se acercó a la puerta y la cerró con suavidad.

Lauren debía reunirse con los demás en el pequeño salón contiguo al comedor. Mientras descendía por la escalera, oyó voces levemente amortiguadas por la distancia. Aquélla sería la primera ocasión en que se sentaría a la mesa con Jared. Además, Elena le había anunciado que habría invitados. Uno de ellos era Carson Wells, a quien ya conocía; los otros dos eran influyentes hombres de negocios de Austin. Su vestido crujió al rozar el suelo del amplio vestíbulo. Estaba aterrorizada; temía enfrentarse a aquellos poderosos caballeros de la capital, y sobre todo a Jared Lockett. La escena de aquella tarde decía mucho sobre la compleja personalidad del muchacho. Había escogido su mejor atuendo para la ocasión: un vestido azul de manga larga y sin escote, adornado con encaje beige en las mangas, el cuello y la cintura, en que llevaba prendida una rosa de seda. Se detuvo en el umbral de la puerta y observó a quienes se hallaban en el salón. Olivia y Carson Wells contemplaban absortos unos mapas que sus invitados habían llevado consigo. Jared, acomodado en un sillón, con las piernas estiradas y los tobillos cruzados, examinaba el contenido de una botella de whisky.

La decoración del salón revelaba el exquisito gus- to de Olivia. Las lámparas de gas, cubiertas por esferas de cristal tallado, iluminaban tenuemente la estancia, creando un ambiente acogedor. Los sofás y los sillones, tapizados en suaves colores pastel, conjuntaban con las cortinas y la alfombra oriental. Saltaba a la vista que cada jarrón, cada cenicero y cada cuadro habían sido elegidos y colocados en el lugar que ocupaban con el máximo cuidado. Sin embargo, a la habitación le faltaba calor humano. Al alzar la vista, Carson Wells descubrió a Lauren en el umbral de la puerta y de inmediato se levantó para acercarse a ella con las manos tendidas. —¡Qué bella está usted esta noche! —exclamó con tono admirativo. El abogado de los Lockett siempre se dirigía a ella con un lenguaje y una caballerosidad tan pasados de moda como sus enormes patillas. —Buenas noches, señor Wells —murmuró, agradeciéndole el cumplido con una sonrisa. —Venga, le presentaré a nuestros invitados —propuso Carson, tomándola del brazo y conduciéndola hasta la mesa en que se hallaban Olivia y los visitantes de Austin—. Señorita Holbrook, le presento al señor Parker Vandiver y a su hijo Kurt. Caballeros, ésta es la señorita Holbrook. Lauren dedicó una cortés inclinación de la cabeza a los Vandiver. Para su sorpresa, Kurt le cogió la mano y la besó. —Me alegro de haber encontrado por fin a una mujer hermosa en Coronado —dijo el joven con ojos brillantes—. Es un placer... y también una agradable sorpresa. Jared profirió una exclamación grosera que todo el mundo fingió ignorar, si bien Lauren no pudo evitar ruborizarse.


—Los téjanos nos enorgullecemos de la belleza de nuestras mujeres —continuó Kurt sin soltarle la ma- no—, pero después de conocerla, empiezo a sospechar que los antepasados de todas ellas debían de ser originarios de Carolina del Norte. Usted procede de allí, ¿verdad? —Así es —respondió Lauren, retirando la mano—. Clayton se encuentra en Carolina del Norte. Y gracias por sus amables palabras —agregó con una sonrisa. —Buenas noches, Lauren —intervino Olivia—. ¿Te apetece una copa de jerez? Vestía de luto riguroso para guardar las apariencias ante sus invitados, y el único adorno que lucía consistía en unos pendientes de azabache. Estaba más hermosa que nunca, y Lauren la observó con una mezcla de admiración y temor. —Gracias, señora Lockett —contestó—. No se moleste; yo misma me la serviré. —¡De ninguna manera! —exclamó Kurt Vandiver, tomándola del brazo y obligándola a sentarse en un sofá—. Yo lo haré —se ofreció, encaminándose hacia el mueble bar. Lauren miró con disimulo a Jared, quien, arrellanado en el sillón, guardaba un obstinado silencio. Haciendo gala de su mala educación, ni siquiera se había puesto en pie al verla entrar y la observaba con gesto amenazador. Temerosa de que hiciera algún comentario indiscreto sobre lo ocurrido aquella tarde en su dormitorio, contuvo la respiración. —Buenas noches, señorita Holbrook —saludó por fin, pronunciando su nombre como si fuera un insulto. Kurt tendió a la joven una copa de jerez, se sentó a su lado y comenzó a formularle preguntas acerca de los motivos de su visita a Texas. Lauren procuró no dar demasiados detalles, con lo que sólo consiguió despertar la curiosidad del muchacho. El enorme cuerpo de éste ocupaba casi todo el sofá, de modo que Lauren se refugió en un rincón. —¿A qué se dedica, señor Vandiver? —preguntó para cambiar de tema. Aunque estaba segura de que Carson y Olivia lo habían mencionado en alguna ocasión, no lograba recordarlo. —A diversos negocios —contestó Kurt—; líneas de ferrocarril, ganado, madera... un poco de todo —añadió al ver el desconcierto reflejado en el rostro de Lau-ren—. En estos momentos estamos intentando traer la electricidad a estos pequeños pueblos aislados. —Comprendo —susurró Lauren. Carson, que había empezado a contar un chiste, atrajo la atención de todo el mundo, lo que Lauren aprovechó para mirar a Jared de reojo. El joven abandonó el cómodo sillón, se dirigió al bar y se sirvió otro whisky. Olivia anunció que la cena estaba lista y sugirió que pasaran al comedor. A Lauren aquella invitación le sonó como una orden... o una amenaza. Olivia lanzó una mirada severa a su hijo, quien, sin darse por aludido, apuró el whisky de un trago y se sirvió otro. Los Vandiver, demasiado ocupados riendo las gracias de Carson, no advirtieron la tensión existente entre madre e hijo. Olivia y Carson presidieron la mesa en que Lauren y Jared se sentaron frente a frente. El hombre le dedicó una mirada cargada de intención sin despegar los labios. Mientras Rosa, vestida con un uniforme blanco y negro, servía la cena, Lauren observó a los Vandiver con atención. El semblante de Parker, el padre, ofrecía una permanente expresión belicosa, y sus penetrantes ojos azules escudriñaban la habitación como si buscara secretos ocultos. Su voz y sus modales eran correctos, pero Lauren sospechó que sólo prestaba atención a aquello que le interesaba y el resto del tiempo simulaba escuchar a sus interlocutores. Su cuerpo era grande como un armario, y sus manos, de dedos regordetes, descansaban sobre su prominente estómago. Kurt era algo más alto que su padre e igual de corpulento. Sus ojos inquisidores y los hoyuelos de sus mejillas delataban una agresividad casi animal. Su cabello, muy rubio, fuerte y rizado, como el de su padre, se pegaba a su cabeza como un sombrero. Sus cejas claras apenas se distinguían. Aunque los Vandiver la trataban con una educación exquisita, Lauren desconfiaba de ellos. Se mostraban demasiado caballerosos, locuaces y humildes, como si representaran una actuación preparada. Al alzar la vista sorprendió a Kurt mirándola fijamente con una expresión de avidez en el rostro que le recordó a William. Jared habló muy poco, apenas probó bocado y bebió mucho. Cada vez que alguien se dirigía a él, contestaba con un monosílabo. En ningún momento apartó la mirada de Lauren. Si Lauren se aburrió durante la velada, a Jared le resultó interminable. Despreciaba a los Vandiver y a quienes, como ellos, escondían su codicia tras una conversación amena y unos modales exquisitos. Detestaba la mentira y el engaño... y también a las marrulleras como la muñequita de porcelana sentada frente a él. Aunque al principio intentó aparentar indiferencia, finalmente acabó contemplándola con descaro. Debía reconocer que no era como había esperado... y a él no le gustaban las sorpresas.


La noche en que murió Ben habían discutido por culpa de Lauren... pero no; no quería recordar aquello. Observó aquellas manos blancas y delgadas que manejaban los cubiertos con gracia y destreza. Los dedos, largos y estilizados, acababan en una uña pequeña. ¡Y él había esperado encontrar a una furcia con las garras pintadas de rojo! ¿Qué había comentado Ben en una ocasión? ¡Ah, sí! Lauren tocaba el piano. Jared esbozó una sonrisa picara al pensar en otras ocupaciones más placenteras para aquellas delicadas manos. Se preguntó si la joven sería tan inocente como parecía. Concluyó que así era, pues había vislumbrado temor y recelo en sus ojos aquella tarde. Lauren le sostuvo la mirada durante unos segundos antes de bajar la vista avergonzada. Jared comprendió entonces cómo había engatusado al viejo. Resultaba imposible no ahogarse en aquellos ojos del color del mar en los días de tormenta... y la muy ladina sabía cómo utilizarlos: nunca miraba de frente, sino de soslayo. «Demasiado cabello para una mujer tan menuda», se dijo, aunque tuvo que admitir que el complicado peinado que lucía le favorecía. Además, no necesitaba postizos, como el resto de las mujeres, y los rizos que caían sobre sus sienes parecían finos y delicados como la seda. Jared posó la vista en el broche que adornaba el pecho de Lauren. Se rebulló en la silla y se humedeció los labios mientras observaba el rítmico movimiento del busto de la joven. Por muy falsos que fueran su tono de voz, sus aires de muchachita inocente y los trucos empleados para conseguir que Ben recorriera medio país en su busca, una cosa era cierta: la mujer era atractiva. Recordó la firmeza del pecho de ella cuando le desprendió el broche. Su mano temblaba levemente cuando levantó el vaso para apurar el whisky de un trago. Deseaba montar su caballo, cabalgar hasta Pueblo y buscar a una mujer con quien pasar la noche y desahogarse. Sin embargo, no lo haría; había advertido que sus impertinentes miradas comenzaban a poner nerviosa a Lauren y le apetecía disfrutar del espectáculo. —Es una pena que no tengamos piano —comentó Carson cuando regresaron al salón después de la cena—. Al parecer la señorita Holbrook toca de maravilla. —¡Qué lástima! —se lamentó Kurt—. Me habría encantado oírla. —¿Qué la ha traído a Texas, señorita Holbrook? —preguntó Parker Vandiver. Lauren miró intimidada al caballero que la observaba con sus penetrantes ojos azules y guardó un silencio prudente. —Lauren es hermana de un compañero de universidad de mi hijo —intervino Olivia—. Jared ha pasado largas temporadas en su casa de Clayton, y quisimos agradecer la hospitalidad de los Holbrook invitando al amigo de Jared. El muchacho acaba de casarse, por lo que decidimos proponer a Lauren que viniera, y ella aceptó encantada. Ben fue a buscarla cuando regresó de Nueva York. Lauren miró a su anfitriona sin dar crédito a sus oídos. ¿Cómo podía alguien mentir con tanta naturalidad? —Ha sido mi mayor consuelo desde la muerte de Ben —continuó Olivia—. ¡No sé qué habría sido de mí sin ella! El asombro de Lauren se transformó en enojo. ¡Olivia no tenía derecho a mentir sobre su presencia allí! Ella había acudido de buena fe y no tenía nada que ocultar. —No recuerdo haberla visto en el funeral —comentó Parker. —La pobrecilla estaba muy afectada. Quería a Ben como si fuera su padre. No tuve corazón para obligarla a asistir a un acontecimiento tan triste como un entierro. —La comprendo perfectamente, señorita Holbrook —murmuró Kurt, acariciándole la mano—. Yo sentí lo mismo cuando falleció mi madre. Lauren se apresuró a retirar la mano mientras Car-son derivaba la conversación al terreno de los negocios. —Háblenos de la compañía eléctrica que se propone construir, señor Vandiver. —No se trata de un proyecto, señor Wells —replicó Parker Vandiver—. La energía eléctrica es más que una realidad; es el futuro, el progreso. Naturalmente, esperamos contar con su apoyo, señora Lockett. —¿Qué ocurrirá con la pequeña compañía que abastece al pueblo? —preguntó Olivia, refiriéndose a la planta que proveía electricidad a Coronado desde las seis de la tarde hasta las diez de la noche y que pertenecía a Orville Kendrick. Lauren había oído a Olivia y Carson discutir sobre el tema en numerosas ocasiones. Curiosamente, el suministro no había llegado a casa de los Lockett. —Acabará por cerrar —respondió el mayor de los Vandiver—. La nuestra funcionará durante las veinticuatro horas del día, y la competencia resultará demasiado fuerte.


—¿Qué opina de la energía eléctrica, señorita Hol-brook? —preguntó Kurt, inclinándose hacia ella. Cuatro pares de ojos se volvieron hacia la joven, quien vaciló unos segundos antes de contestar: —No me gusta. Sé que es necesaria y estoy de acuerdo con el señor Vandiver en que es la clave del futuro del país, pero personalmente prefiero la iluminación de gas; es más suave. —¡Aquí tenemos a una romántica incorregible! —exclamó Kurt, aprobando sus palabras con una sonrisa. —¡Oh, sí, muy romántico! —intervino Jared con tono burlón, hablando por primera vez en toda la noche. Arrellanado en un sillón, contemplaba a los pre- sentes con profundo desprecio. Se produjo un embarazoso silencio, y la tensión aumentó como si la sala fuera una olla a presión. —Habla, Jared —instó Parker Vandiver—. Nos interesa mucho conocer tu opinión. —Opino que deberíamos dejarnos de tonterías e ir al grano. —Continúa, por favor. ¿Cuál es el quid de la cuestión, según tu parecer? Jared se puso en pie lentamente, se dirigió al bar, se sirvió otro whisky y se volvió hacia Parker. Lauren observó al joven y pensó que el traje oscuro de lana que vestía parecía confeccionado a medida. El blanco de su camisa contrastaba con la piel bronceada del cuello. —El quid de la cuestión es que está usted tan empeñado en construir la maldita planta que no le importa destrozar la vida de cientos de personas. Supongo que necesitará agua para ponerla en funcionamiento. ¿Se ha planteado de dónde la sacará? Sospecho que de nuestras tierras. ¿Me equivoco? —La situación no es exactamente como la describes, pero prosigue, por favor —dijo Parker, quien, aunque trataba de aparentar calma, había enrojecido de la rabia. —¿Y qué ocurrirá con los campesinos y los granjeros que necesitan de nuestra agua para subsistir? Los Lockett siempre hemos sido generosos con nuestros vecinos. Reconozco que el agua es un bien demasiado precioso para no utilizarlo como fuente de ingresos, pero mi padre solía conformarse con un par de corderos o un saco de maíz. Incluso permitía que los rebaños abrevaran en nuestros arroyos. ¿Qué será de esa pobre gente? Lauren había escuchado con suma atención el vehemente discurso de Jared, cuyas cejas, tan parecidas a las de Ben, estaban fruncidas en un gesto decidido. —Señor Lockett... —protestó Parker—. Jared, creo que tras treinta años de experiencia conozco bien el tema. En todos los negocios hay uno que gana y otros que pierden. ¡Qué le vamos a hacer! La economía funciona así. —No me hable como si fuera idiota, Vandiver—replicó Jared—. Obtuve una licenciatura en Harvard de la que, por cierto, mi madre se siente muy orgullosa. Continúe; intentaré no perderme. —Como quieras —accedió Parker—. Te seré franco: nosotros tenemos un proyecto y ustedes otro. Les propongo un trato. Les ofrecemos la línea de ferrocarril a cambio de la compañía eléctrica. ¿Comprenden? ¡Así todos salimos ganando! —Parker, ¿cree que es necesario...? —Calla, Carson —interrumpió Jared. Ante el asombro de Lauren, el abogado obedeció sin rechistar—. ¡De modo que todos salimos ganando! —añadió con tono sarcástico—. El señor Vandiver y su hijo han venido desde Austin para enseñarnos los planos de su maravillosa línea de ferrocarril. Sería una descortesía por nuestra parte dejarles marchar con la impresión de que han perdido el tiempo. Lauren observaba aquella curiosa escena sin perder detalle. Cada vez que Jared abría la boca, aumentaba su fascinación por él. ¡Aquel muchacho huraño y díscolo no sólo era un apuesto vaquero, sino que además había estudiado en la Universidad de Harvard y era un agresivo hombre de negocios! —El ferrocarril lleva varios años detenido en Kerr-ville, y me consta que pronto llegará a Comfort y Fre-dericksburg. Los Lockett poseemos ganado, una cantera de granito y el negocio de la madera. ¿Qué le hace pensar que necesitamos su ayuda para conseguir esa línea de ferrocarril? —Ya basta, Jared —ordenó Olivia, dirigiendo a su hijo una mirada severa—. Estás borracho y ofendes a nuestros invitados. —No tiene importancia, Olivia —terció Parker Vandiver—. La respuesta a tu pregunta es muy simple, hijo. Ben Lockett fue un hombre muy respetado en esta ciudad... y también muy poderoso. Sin embargo, fracasó en su intento de traer el ferrocarril hasta aquí. —¡Porque se negó a traicionar a sus amigos! —Tal vez, pero el caso es que la ciudad de Coronado continúa incomunicada. Tengo muchos amigos en la comisión del ferrocarril y si les digo que no vale la pena invertir en Coronado... —Se


encogió de hombros y arqueó las cejas—. En cambio, si hago hincapié en las infinitas posibilidades de la zona, se animarán a construir. Si un hombre tan influyente como tu padre no consiguió su propósito porque no contaba con mi apoyo, ¿cómo piensas lograrlo tú, un joven sin experiencia? Parte de la arrogancia que había mostrado durante su discurso desapareció del rostro de Jared. Depositó el vaso sobre la mesa y miró fijamente a su adversario. —Vandiver —dijo sin levantar la voz—, es usted un auténtico hijo de puta. —Tienes toda la razón, hijo —convino Parker. Jared se volvió hacia Kurt, que había permanecido en silencio durante el duro intercambio de acusaciones. —¿Y qué es el hijo de un hijo de puta? —preguntó antes de pasear su mirada inyectada en alcohol por los rostros atónitos de Lauren, Olivia y Carson Wells. Sin disimular el profundo desprecio que todos ellos le inspiraban, dio media vuelta y atravesó la habitación a grandes zancadas. Segundos después, los cimientos de la casa temblaron cuando cerró la puerta principal con un formidable golpazo. —Les ruego que tengan paciencia con el muchacho —se disculpó Carson con tono conciliador—. El fallecimiento de su padre le ha afectado mucho. —El problema es que ya no es un muchacho —repuso Parker—. Tiene treinta años, y se comporta como un quinceañero. Olivia, le aconsejo que le haga entrar en razón cuanto antes. No estoy dispuesto a hacer ningún trato con usted si su hijo no cambia de actitud. Después de todo, es el heredero de Ben, y me consta que si corre el rumor de que se comporta como un adolescente irresponsable, mi reputación y mi credibilidad sufrirán las consecuencias. —Descuide —tranquilizó Olivia, cuyos ojos brillaban como esmeraldas—. Acabará dando su brazo a torcer; yo me encargaré de ello. A Lauren le irritaban el aplomo y la seguridad con que Olivia afrontaba las situaciones comprometidas. Jared era un hombre adulto con opiniones propias. Reprimió el impulso de defenderlo. —Todo el mundo conoce la afición de Jared a ciertas actividades que no me atrevo a nombrar en presencia de la señorita Holbrook —intervino Kurt. —Gracias por su interés, señor Vandiver—replicó Olivia—, pero no necesito que nadie me informe de los defectos y las virtudes de mi hijo. —Disculpe, señora Lockett. Yo sólo pretendía... —Será mejor que nos retiremos, Kurt —interrumpió Parker—. Es tarde y la negociación ha sido dura. Estudiaremos su propuesta con suma atención —añadió, acercándose a Olivia para tomar su mano—. Gracias por esta maravillosa velada. —Estoy segura de que llegaremos a un acuerdo satisfactorio para ambas partes. Le garantizo que podrá llevar a cabo sus planes tal como tenía previsto y que nada ni nadie se interpondrá en su camino. —Espero que así sea. Kurt se volvió hacia Lauren y le dio las buenas noches. Cuando le cogió una mano para llevársela a los labios, la muchacha tuvo que hacer un gran esfuerzo para no salir huyendo. Suspiró aliviada cuando la pesada puerta de roble adornada con paneles de cristal se cerró tras los visitantes. Carson, Olivia y Lauren se quedaron de pie en mitad del vestíbulo. —Señora Lockett —dijo Lauren—, ¿por qué ha mentido a los Vandiver respecto a mí? Me ha obligado a darle la razón para no desacreditarla delante de sus invitados —agregó, sorprendida por su propia osadía. No podía remediarlo; había sido educada para decir siempre la verdad. —¿Que yo te he obligado a darme la razón? —replicó Olivia, con las cejas arqueadas—. Nada te impedía contarles tu versión de la historia... pero sospecho que te abstuviste porque en el fondo mi relato te pareció más plausible... y menos comprometedor. Lauren dirigió una mirada suplicante a Carson, quien tenía la vista fija en sus zapatos y no intercedió por ella esta vez. La joven puso los brazos en jarras y se mordió el labio inferior, sintiendo la tentación de negar de nuevo que Ben y ella hubieran sido amantes. Sin embargo se contuvo, ya que debía permanecer en aquella casa durante dos meses y no le convenía enemistarse con su anfitriona. Así pues, murmuró una excusa y subió a su habitación. Carson se tumbó sobre la cama y esperó a que Olivia terminara de desnudarse detrás del biombo de color verde. A sus cincuenta y tantos años, seguía siendo una mujer de sorprendente belleza. Mientras ella se cepillaba el cabello, Carson observó el reflejo de sus generosos senos en el espejo del tocador. Su vientre era liso como una tabla, sus caderas carecían de la pesadez que


suele caracterizar a las mujeres de edad madura y la piel de sus nalgas se mantenía firme y suave. Cada vez que contemplaba a Olivia desnuda, el abogado se avergonzaba de su escaso atractivo físico. Su pecho y su prominente estómago destacaban sobre unas piernas demasiado cortas que habían engordado en exceso con el paso del tiempo. Siempre había envidiado la atlética figura de su amigo Ben, conquistador incorregible hasta el día de su muerte. Haciendo caso omiso de la lujuriosa mirada posada sobre su cuerpo, Olivia se acercó a la mesilla de noche, apagó la lámpara de gas y se tumbó en la cama exhalando un suspiro de cansancio. —Esta noche has estado magnífica, querida —alabó Carson, tendiendo una mano para acariciar el cabello de la mujer—. Estarás agotada. —Esos cabrones nos tienen atrapados y piensan exprimirnos hasta la última gota —masculló Olivia—. Si no deseara tanto esa maldita línea de ferrocarril, habría echado a patadas a ese alemán hijo de puta. Carson estaba acostumbrado al grosero lenguaje que empleaba Olivia cuando estaba de mal humor. En el fondo, le gustaba que se mostrara tan desinhibida en su presencia, pues era un signo más de la confianza que le tenía. —Ya lo sé, querida. Pero tendremos que seguirles la corriente durante una temporada. Hemos hecho sacrificios parecidos en otras ocasiones y siempre ha valido la pena. —Tienes razón. ¡Pero este maldito Parker Vandi-ver me saca de quicio! —No pienses en él ahora —murmuró Carson—. Relájate. El abogado le acarició la mejilla y la besó en los labios con suavidad, consciente de que Olivia odiaba los besos demasiado apasionados. Deslizó las manos por la suave piel de la garganta y los pechos, cuyos pezones se mantenían rosados como los de una jovencita. Durante unos minutos, disfrutó del calor y el olor de aquel cuerpo hasta que Olivia comenzó a dar muestras de impaciencia. Entonces se colocó sobre ella y la penetró. Pocos minutos después, la pasión de Carson estaba más que satisfecha. Nunca había intentado complacer a Olivia; las monjas ursulinas que la habían educado en su Nueva Orleans natal le habían enseñado que una dama no disfruta con él acto sexual, sino que simplemente lo tolera en nombre del amor que debe a su marido. Por esta razón a Carson nunca se le había ocurrido exigirle una participación más activa en sus breves intercambios amorosos. Antes de deshacerse de su abrazo, Olivia consintió en que su amante le acariciara el hombro y le rozara. delicadamente los labios con los suyos. Desde el día que le había acogido en su cama, hacía ya veinte años, nunca le había permitido permanecer demasiado dentro de su cuerpo ni pasar la noche con ella. Como de costumbre, en cuanto Carson hubo terminado, la mujer abandonó el lecho y se encerró en el cuarto de baño. Cuando regresó, vestía un camisón y una bata. —Carson, tengo una idea. —¿De qué se trata? —preguntó el hombre. La expresión del rostro de Olivia revelaba que había maquinado algo importante.


El abogado escuchó con atención el plan que Olivia había ideado y lo encontró audaz, peligroso, descabellado... y brillante. Aunque al principio se opuso a los medios que la mujer pensaba emplear para conseguir sus perversos fines, acabó accediendo a colaborar. En tanto Olivia perfilaba los detalles del plan que cambiaría la vida de Lauren, ésta no conseguía conciliar el sueño. No dejaba de dar vueltas en la cama mientras los más lúgubres pensamientos amenazaban con arrebatarle la poca serenidad que conservaba desde su llegada a la mansión de los Lockett. Olivia le resultaba retorcida y complicada como un jeroglífico; tan pronto la aceptaba como a un miembro más de la familia como le ponía una zancadilla. Aunque Carson Wells la trataba siempre con educación exquisita, Lauren se había percatado de que el pobre hombre no era más que un títere en manos de Olivia. En cuanto a la actitud de su anfitriona, no podía decir que fuera muy cordial. Los Vandiver, por su parte, le habían causado una impresión desagradable. No estaba acostumbrada a presenciar arduas negociaciones, y la agresividad de Parker la había amilanado. Y Kurt se mostraba tan ambicioso y calculador como su padre. Al pensar en el joven Vandiver, un escalofrío le recorrió la espalda. Aunque lo había encontrado atractivo, su cuerpo, imponente y sólido como una roca, su voz untosa y el tono conciliador que empleaba le inspiraban cierto recelo. La mera presencia deaquel hombre bastaba para ponerla en guardia, al contrario de lo que ocurría cuando Jared andaba cerca. Jared. El hijo de Ben era un granuja, un borracho y un mujeriego. Entonces ¿por qué no podía dejar de pensar en él? ¿Por qué sentía la necesidad de descubrir y palpar aquel cuerpo fuerte y atlético? Cuando se convirtió en mujer, a la edad de once años, la vieja Dorothea Harris le explicó el funcionamiento del cuerpo femenino, y Lauren hubo de llenar las grandes lagunas de su educación sexual a base de imaginación. Antes de cumplir los quince años empezó a sospechar que una fuerza misteriosa atraía los cuerpos de los hombres y las mujeres. En una ocasión había asistido a una fiesta celebrada en el parque de Clayton en homenaje a los soldados que habían regresado de la guerra de Cuba. Se hallaba sentada bajo un árbol leyendo cuando un soldado y su joven esposa llamaron su atención. Lauren conocía a ambos y sabía que se habían casado pocas semanas antes de que él se incorporara al ejército. La pareja estaba estrechamente abrazada, a la sombra de un árbol, en silencio, y parecía comunicarse con la mirada. La muchacha había rozado el cuerpo de su marido con los dedos, y éste la había besado apasionadamente al tiempo que se llevaba la mano de su esposa a la cadera. Por alguna razón inexplicable, Lauren se había ruborizado y había sentido un cosquilleo en la parte inferior de su cuerpo. Un hormigueo había recorrido sus pechos, y se le habían endurecido los pezones. ¡Le había incomodado y avergonzado tanto no poder controlar aquellas reacciones físicas! El joven soldado se había inclinado hacia su esposa para susurrarle algo al oído, y ella asintió sonriendo. Élla ayudó a ponerse en pie y la besó en los labios. Con una sonrisa de complicidad, ambos se escabulleron sin despedirse de nadie. Las inquietantes sensaciones que había experimentado mientras contemplaba a la joven pareja en la intimidad se habían repetido esa tarde, cuando Jared Lockett irrumpió en su habitación. Le había dolido ver la burla y el sarcasmo reflejados en sus ojos ambarinos. ¿Acaso merecía ser tratada con tanto desprecio? Ni siquiera las palabras envenenadas que William le había dirigido la última vez que se vieron le habían ofendido tanto como la sonrisa mordaz que Jared le había dedicado. Al igual que Kurt, no había apartado la vista de ella durante la cena. Sin embargo, mientras que la mirada de Vandiver le había parecido fría y calculadora, la de Jared la había envuelto en llamas ardientes. Lauren se estremeció bajo el grueso edredón. Cerró los ojos, sin conseguir borrar la imagen de Jared, que había quedado grabada a fuego en su mente. Al recordar el roce de la mano masculina sobre su pecho y la respiración junto a su mejilla, se preguntó qué sentiría al unir sus labios a los de él. Suspiró y abrazó la almohada. ¡Habría dado cualquier cosa por descubrirlo! No obstante, sabía que si decidía averiguarlo podía acabar en el cielo... o en el infierno. El reloj de pared dio las ocho, y las campanadas sonaron siniestras e inquietantes en el despacho donde Olivia, Lauren y Carson Wells esperaban a Jared.


Olivia estaba sentada en el gran sillón de cuero situado detrás de la imponente mesa. Carson, nervioso, se enjugaba el sudor de la frente con un pañuelo mientras Lauren tomaba una taza de té. A pesar de que apenas había dormido tras la cenacon los Vandiver, la joven había despertado muy temprano y se había apresurado a vestirse y peinarse sin esperar a Elena. Tanta prisa por bajar a desayunar no se debía a que tuviera apetito; simplemente no quería que su anfitriona la considerara perezosa. Al pie de la escalera encontró a Carson, quien, ruborizado y sin atreverse a mirarla a los ojos, le pidió le acompañara al despacho de Ben, donde Olivia ya la aguardaba. El abogado terminó por contagiarle su inquietud, y, una vez en la habitación, Lauren se sirvió una taza de té que endulzó generosamente, sospechando que necesitaría todas sus fuerzas para salir airosa de un nuevo enfrentamiento con la viuda. La tensión flotaba en el ambiente y, Lauren intuyó que tenía algo que ver con ella. Quizá Olivia le pediría que se marchara por haberse mostrado tan osada la noche anterior. Por otro lado, era lógico que no deseara tener a una intrusa en la casa en aquellos momentos, cuando se disponía a cerrar el trato con los Vandiver. Sin embargo, la muchacha no alcanzaba a comprender qué papel representaría Jared en aquella reunión. Habría preferido celebrar aquel encuentro a solas con Carson y Olivia. Lauren se sobresaltó al oír pasos en el exterior del despacho. Jared abrió la puerta y miró a su madre con el entrecejo fruncido. —Será mejor que tengas un buen motivo para sacarme de la cama a estas horas —amenazó—. Ayer me acosté muy tarde, y me duele mucho la cabeza. Iré a buscar un poco de café —añadió antes de dar media vuelta. Nadie habló hasta que Jared regresó con una humeante taza de café entre las manos. Tomó un sorbo y profirió un juramento al quemarse la lengua. El contraste entre madre e hijo no podía ser más evidente: Olivia vestía de manera impecable mientras que Jared ofrecía un aspecto lamentable, con el cabello revuelto, la camisa arrugada y medio desabrochada y las botas manchadas de barro. Dejándose caer en un sillón, adoptó su postura preferida y lanzó a su madre una mirada inquisitiva. —No te habría despertado si no se tratara de algo importante —empezó Olivia, ignorando el mal genio de su hijo—. Carson y yo mantuvimos una larga conversación anoche, y creo que por fin hemos hallado la solución a nuestros problemas con los Vandiver. Dirigiendo una fugaz mirada a Jared, el abogado se enjugó el sudor que le perlaba la frente y se humedeció los labios. «Si van a hablar de negocios, prefiero regresar a mi habitación para ocuparme de la correspondencia de Olivia... o preparar las maletas», se dijo Lauren. —¿Por qué tengo la desagradable impresión de que no me gustará lo que voy a escuchar? — dijo Jared—. Ya conocéis mi opinión sobre esos hijos de puta; me revuelven el estómago. No permitiré que pongan un pie en la tierra de los Lockett. —A mí tampoco me gustan —admitió Olivia—. Además, no me fío de ellos, pero deseo conseguir esa línea de ferrocarril. Era la mayor ambición de tu padre... —Él nunca se vendió a un ladrón como Vandiver. —Jared —intervino Carson—, tu madre intenta explicarte que podemos obtener grandes beneficios con sólo mostrar un poco de buena voluntad. Sabemos que no eres partidario de negociar con el caudal del río Caballo para no privar a nuestros vecinos del agua que necesitan para subsistir. No debes preocuparte por eso; te prometo que les ayudaremos cuanto podamos y no permitiremos que sus familias y sus ganados mueran de sed. Lauren, que no había apartado la vista de Jared desde el inicio de la discusión, apreció en el semblante del joven la misma determinación que había observado la noche anterior. Jared frunció el entrecejo, tomó un sorbo de café y clavó la mirada en el fondo de la taza. Cuando levantó la vista, su rostro reflejó con toda claridad sus sentimientos; contempló a su madre con desprecio y a Car-son con asco antes de adoptar una expresión de absoluta indiferencia. —Por mí podéis hacer lo que os dé la gana —masculló, encogiéndose de hombros^. Congeniáis con los Vandiver porque, en el fondo, sois tan miserables como ellos. —Dicho esto, dejó la taza sobre la mesa y se puso en pie para marcharse. —Espera, Jared —le detuvo Olivia—. Me temo que la situación se ha complicado un poco. Siéntate, por favor. Contrariado, el joven se acomodó de nuevo en el sillón y cruzó las piernas con aire indolente.


—Lamento tener que decirte que, al parecer, algunos inversores que podrían ayudarnos a financiar este proyecto recelan de ti. Si se corre la voz de tu vergonzoso comportamiento con los Vandiver, tendremos problemas. Es muy importante que todo el mundo crea que estás realmente interesado en este proyecto y dispuesto a llevarlo a cabo, cueste lo que cueste. Después de todo, eres el heredero de Ben Lockett, y todo Coronado espera que te hagas cargo de los negocios de tu padre... —¿Que yo me haga cargo de los negocios de mi padre? —exclamó Jared, mordaz—. Buen chiste, sí señor. —Carson y yo nos ocuparemos de todo hasta que te sientas preparado para asumir tus responsabilidades —continuó la mujer, haciendo caso omiso de las impertinentes palabras de su hijo—. Sin embargo, insisto en que es realmente importante que empieces a adoptar una actitud más madura. Por esta razón, hemos decidido que lo mejor es que te cases cuando antes... con la señorita Holbrook. Las últimas palabras pronunciadas por Olivia quedaron suspendidas en el aire mientras los aludidos trataban de asimilar su significado. Lauren notó que la sangre le hervía en las venas, los ojos se le llenaban de lágrimas y un sudor frío le cubría el cuerpo. Olivia permaneció erguida en su sillón, como una reina que, sentada en su trono, espera el sometimiento de sus subditos para seguir adelante con sus planes. Carson observaba con inquietud los rostros de Jared, Olivia y Lauren. Habría dado cualquier cosa por saber qué pasaba en aquellos momentos por la mente de la muchacha, que, con la mirada perdida, parecía a punto de sufrir un desmayo. Jared fue el primero en reaccionar, y de manera sorprendente. Se levantó, prorrumpió en sonoras carcajadas y comenzó a pasear por el despacho con las manos apoyadas en las caderas hasta que, agotado y casi sin respiración, se recostó contra el alféizar de la ventana. —¡Que me case con la señorita Holbrook! —exclamó, enjugándose las lágrimas que habían asomado a sus ojos—. ¡Es lo más gracioso que he oído en semanas! —Hablo en serio, Jared —repuso Olivia con suavidad—. Deja que te lo explique... —No necesito explicaciones. ¡Es la idea más absurda que me han propuesto! La señorita Holbrook no está preparada para el matrimonio. —¡Tonterías! Ya tiene veinte años. —No me refiero a su edad, maldita sea, sino a... —Sé perfectamente a qué te refieres —atajó su madre—. La señorita Holbrook no ha resultado la «puta barata del viejo», como habías sospechado. Indignada, Lauren se volvió hacia Jared. ¿Cómo se había atrevido a hacer un comentario tan grosero sobre su persona, cuando ni siquiera la conocía? Se disponía a replicar, cuando Olivia comenzó a hablar de nuevo: —Fue un acierto decir a los Vandiver que Lauren es hermana de uno de tus compañeros de universidad. Ahora sólo tenemos que agregar que te enamoraste de ella durante una de tus visitas a su familia y que no deseas que se marche. Os casaréis cuanto antes —prosiguió con voz firme, levantando una mano para acallar las protestas de su hijo—. No será preciso que cambies de estilo de vida, aunque deberás mostrarte más discreto con... tus aficiones. Recuerda que pronto serás un hombre casado. Gracias a Dios, Lauren es una muchacha elegante y refinada, muy acorde con el toque de distinción que nos conviene añadir a tu nueva imagen de hombre maduro y responsable. Jared se apoyó contra la pared y adoptó una actitud desafiante. —Pues yo diría que anoche no nos comportamos como dos tortolitos enamorados — masculló—. ¿De verdad crees que los Vandiver se tragarán una farsa tan ridicula? —Diremos que os habíais peleado porque Lauren no juzgaba apropiado celebrar el matrimonio inmediatamente después de la muerte de Ben —repuso Olivia, quien, al parecer, había planeado hasta el último detalle—. Os casaréis, y no se hable más, ¿está claro? —Ya me he hartado de que tomes todas las decisiones por mí —exclamó Jared, lanzando una mirada amenazadora a su madre—. No me importa aceptar tus condiciones en la negociación de la línea de ferrocarril, pero me niego en redondo a desposarme con esta mujer. —¿Ah, sí? —replicó Olivia, esbozando una sonrisa cruel—. Da la casualidad de que la noche que falleció tu padre oí sin querer una interesante conversación. ¿Quieres que explique a la señorita Holbrook cuál fue el verdadero motivo por el que Ben la invitó a alojarse aquí? Jared, con la cara pálida y los ojos brillantes a causa del dolor que sentía en aquellos momentos, se llevó las manos a las caderas. —¿Deseas que continúe? —preguntó su madre—. Está bien, como gustes —añadió, volviéndose hacia Lauren—. Escucha bien, jovencita; Ben te quería para Jared. Su gran ilusión era veros casados antes de morir. En el fondo, Ben era un romántico incorregible; curioso, ¿verdad? —comentó, dirigiéndose a Jared—. Por primera vez, tu padre y yo estamos de


acuerdo en qué te conviene. Precisamente tu negativa a casarte con Lauren y tu promesa de hacerle la vida imposible durante su estancia en esta casa le provocaron el infarto que acabó con su vida. ¿No crees que le debes ese último deseo? —concluyó, ofreciendo una sonrisa amarga. Presa de la impotencia y la ira, Jared apretó los dientes y se volvió hacia la ventana. Si las palabras de Olivia no hubieran sorprendido tanto a Lauren, ésta habría protestado por ser objeto de disputa sin que nadie tuviera en cuenta su parecer. ¡No podía creer que Ben hubiera planeado casarla con un salvaje como Jared! ¿Cómo se había atrevido a jugar con sus sentimientos? Olivia, Jared y Carson, que conocían las intenciones del difunto, habían pasado semanas haciendo conjeturas sobre su honestidad. —¿Tú qué opinas, Lauren? —inquirió Olivia, interrumpiendo sus pensamientos. La pregunta era una mera formalidad, pues nunca permitiría que la joven desbaratara sus planes. —Olivia—intervino Carson—, ¿no crees que estamos precipitándonos? Jared y Lauren necesitan tiempo para reflexionar sobre nuestra sugerencia. —Ni hablar —replicó Olivia—. Cuanto antes acabemos con esto, mejor. Estoy segura de que Lauren va a colaborar cuando conozca las condiciones del trato que le proponemos. Lauren clavó la mirada en los fríos ojos de su anfi-triona y sintió una punzada de rabia. Cuando se disponía a manifestar su opinión acerca de la mujer y su familia, Olivia reanudó su discurso. —Por supuesto, serás recompensada. Este matrimonio sólo durará hasta que la línea del ferrocarril esté construida y en funcionamiento. Cuando todo haya concluido, serás libré para ir adonde quieras. Recibirás veinte mil dólares como compensación económica. —¡No quiero tu maldito dinero, Olivia! —exclamó Lauren, tuteando a su anfitriona por primera vez. Se sentía insultada y humillada. ¿ Cómo osaba sobornarla para que se casara con Jared? Entornando los ojos, se encaró con la viuda—. Confío en que se trate de una broma de muy mal gusto. Olivia le sostuvo la mirada en silencio. La muchacha se volvió hacia Carson, quien se secaba las sudorosas manos con un pañuelo. Jared permanecía ante la ventana, de espaldas a los presentes, callado, en lugar de ayudarla a persuadir a Olivia. —Aunque me ofrezca una fortuna, no me casaré —afirmó, levantando el mentón con orgullo. —Mi querida Lauren, no me refiero a un matrimonio en el sentido bíblico de la palabra. No es necesario que sea consumado. —Jared emitió un bufido—. Considero que nuestra oferta es muy generosa. ¿O acaso prefieres regresar a la deprimente rectoría donde has crecido? Si te quedas y aceptas colaborar con nosotros, te convertirás en una mujer rica. —Y en una mujer casada. —Anular un matrimonio no consumado es muy sencillo —replicó Olivia, que empezaba a impacientarse—. No debes preocuparte por ello. ¿O quizá rechazas nuestra oferta porque dejaste a un pretendiente en Clayton? —No —murmuró Lauren, estremeciéndose al recordar a William—. No —repitió con firmeza—. Dígame una cosa; si conocía las intenciones de Ben desde el principio, ¿por qué ha esperado hasta hoy para aclarar este malentendido? —Aprende esta lección, Lauren; un buen negociador siempre se guarda un as en la manga. Si no hubiera surgido la oportunidad de conseguir esa línea de ferrocarril, habrías regresado a Carolina del Norte dentro de dos meses y nunca te habrías enterado de la verdad. Sin duda, el romántico de mi marido esperaba que Jared y tú os enamorarais como dos tortolitos. Las palabras de Olivia destilaban un profundo odio hacia Ben. Lauren miró a su interlocutora sin saber qué contestar. —Bien, si no hay ninguna otra objeción, comenzaré a ocuparme de los preparativos de la boda —anunció Olivia, mirando a Lauren y Jared alternativamente antes de hacer una seña a Carson. El abogado de los Lockett dio a la joven un golpecito amistoso en el hombro y abandonó el despacho precedido por Olivia. En cuanto la pareja hubo salido, Lauren trató de ordenar sus pensamientos. ¿Qué demonios hacía allí sentada? ¡Debería estar en su habitación, haciendo las maletas! Reflexionó sobre su situación. No podía regresar a Clayton y enfrentarse a sus tutores y William. Ese capítulo de su vida había concluido. Olivia le había propuesto un matrimonio sin amor que no había de durar para siempre. Cuando todo hubiera terminado, sería una mujer con recursos y posibilidades de iniciar una nueva vida lejos de los perversos Lockett. Tal vez podría hacerse pasar por una viuda rica y, mientras tanto, vivir como una reina. ¿Qué otra alternativa tenía? Recordó a Ed Travers y su promesa de ayudarla. Quizá el jefe de estación accedería a interceder para que Harvey la empleara como camarera en su restaurante.


Enseguida desechó la idea, pues, aunque estaba acostumbrada a tratar con huéspedes, no se sentía con fuerzas para cargar pesadas bandejas durante jornadas interminables. Además, sabía que jamás se habituaría a compartir el dormitorio con el resto de las chicas. Tras sopesar los pros y los contras de cada opción durante unos minutos, comenzó a meditar sobre los motivos de Ben para invitarla a Coronado. Olivia había asegurado que el hombre deseaba que se casara con Ja-red. Sin embargo, Lauren no acertaba a comprender sus razones, y le inquietaba la certeza de que nunca conocería la respuesta a su pregunta. Estaba tan absorta en sus pensamientos que había olvidado que no se hallaba sola en el despacho. Jared permanecía de pie junto a la ventana, de espaldas a ella. ¿Por qué no se había rebelado contra el descarado chantaje de su madre? Lauren lo miró intentando adivinar sus pensamientos. ¿Tanto le repugnaba la idea de desposarse con ella? Olivia había afirmado que deberían limitarse a guardar las apariencias en público y que el matrimonio no sería consumado. El pulso se le aceleró. Aunque ignoraba el significado de aquella expresión, intuía que se refería a cierta intimidad física entre los cónyuges. La muchacha necesitaba aclarar aquella situación tan incómoda. Antes de aceptar la propuesta de Olivia, deseaba conocer los sentimientos de Jared. Se levantó, avanzó hacia él y carraspeó. —Señor Lockett... Al oír la voz de la joven, Jared se puso en guardia. Segundos después, se volvió lentamente y la miró con desprecio. —Me... me gustaría saber si... —empezó ella con voz trémula. —¿Has mordido el anzuelo, niña estúpida? —interrumpió Jared—. Esto es mucho más de lo que esperabas, ¿verdad? ¡Todo ese dinero... y un marido! Al parecer la hija del reverendo ha ascendido unos cuantos peldaños en la escala social. Aquellas crueles palabras ofendieron a Lauren. ¿Realmente pensaba eso de ella o sólo intentaba irritarla? ¿Acaso insinuaba que ella conocía los planes de Ben y había accedido a colaborar a cambio de una recompensa económica? Lágrimas de rabia y humillación pugnaban por asomar a sus ojos. —Señor Lockett, yo... —balbuceó. Jared le clavó los dedos en los hombros y la sacudió con violencia. —Ya que hemos de casarnos —masculló—, será mejor que dejemos de llamarnos señor Lockett y señorita Holbrook. Me llamo Jared, ¿entendido? ¡Repítelo! A pesar del miedo que sentía y del dolor que le causaban las fuertes manos del joven, consiguió murmurar su nombre mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas. —Ni sé ni quiero saber cómo te las arreglaste para embaucar a un hombre tan inteligente como mi padre —espetó Jared, enfureciendo al ver que ella había comenzado a llorar—. Te advierto, jovencita, que ni unas lagrimitas, ni esos ojos grises ni tus artimañas funcionarán conmigo. Ya que estamos juntos en esto, será mejor que no nos molestemos demasiado el uno al otro, y tal vez así esta locura acabe resultando. Nunca sospeché que el viejo Ben hubiera planeado gastarme su última broma. Te felicito, pues nunca lo habría conseguido sin tu ayuda. —¡Eso no es cierto! —protestó Lauren—. Te aseguro que yo ignoraba sus intenciones. Sólo me habló de ti en una ocasión. Yo no... —Entonces eres más estúpida de lo que suponía —atajó—. ¿Te hizo creer que te amaba? ¡Vaya, vaya! Así pues, el viejo también te la ha jugado a ti. La virtuosa Lauren Holbrook quería un marido anciano y rico, con un pie en la tumba, para heredar una cuantiosa fortuna, ¿me equivoco? Jared pronunció aquellas últimas palabras a escasos centímetros del rostro de Lauren, a quien mantenía apresada. Cuando ambos advirtieron que sus cuerpos se rozaban, intercambiaron una mirada de sorpresa. El contraste entre firmeza y fragilidad, femineidad y virilidad era demasiado inquietante para ser ignorado. Jared, que no había planeado besar a Lauren, ni siquiera lo había deseado, posó súbitamente sus labios sobre la boca de la joven y la besó con fuerza. Quería ofenderla, humillarla y transmitirle el desprecio que le inspiraba. Sin embargo, su cuerpo le resultó tan cálido, y sus labios tan suaves que lo que había empezado como una agresión brutal terminó como un acto de ternura. Le rodeó la cintura con los brazos para atraerla hacia sí, ignorando la leve protesta de las manos de la joven sobre su pecho. Le sujetó la nuca para poseer mejor aquella boca que se abría bajo la suya y enredó los dedos en los rizos que se habían desprendido del moño de Lauren. Su lengua invadió la boca de la muchacha, dulce y diferente a cuantas había besado hasta entonces. Al sentir los senos de Lauren contra su torso musculoso, Jared perdió el control. Ella apenas tuvo tiempo de asimilar tantas sensaciones nuevas. La boca del hombre sabía a café y tabaco, y su barba le rascaba la delicada piel de las mejillas. De repente, Jared gimió y la apartó de un empujón.


Lauren trató de recuperar el equilibrio y se llevó las manos a la boca para sofocar un grito. Él la miró con los ojos abiertos como platos, jadeando. Cuando consiguió recobrar el aliento, adoptó una expresión orgullosa. —Ha estado muy bien, Lauren, pero ya te he dicho que no funcionará conmigo. Supongo que te mueres de ganas por comparar mis dotes de amante con las de Ben —añadió, frunciendo el entrecejo—, ¡pero prefiero arder en el infierno a acostarme con una de las amantes de mi padre! Al oír el ofensivo insulto, Lauren sintió que la sangre le hervía en las venas y, sin pensarlo dos veces, avanzó hacia Jared y le propinó una sonora bofetada. La reacción de la joven sorprendió a Jared, quien en otras circunstancias habría prorrumpido en carcajadas ante aquel arrebato de rabia y amor propio. Esta vez guardó silencio y permaneció inmóvil. —Eres detestable, Jared Lockett —espetó Lauren, con los ojos brillantes de ira—. Nunca, nunca vuelvas a ofenderme —añadió antes de dar media vuelta y salir del despacho con aire majestuoso. En cuanto hubo cerrado la puerta, se recogió la falda de manera muy poco femenina y subió los escalones de tres en tres. Llegó a su habitación con el rostro bañado en lágrimas. —¡Lo odio! —sollozó, dejándose caer sobre la cama—. Es un hombre aborrecible. ¡Todos lo son! ¿Por qué estaban todos tan convencidos de que Ben y ella habían sido amantes? ¿Había dicho o hecho ella algo que hubiera puesto en tela de juicio su inocencia? Olivia le había preguntado abiertamente qué había existido entre ambos, y era evidente que Jared la consideraba una cazadotes.

Incluso Abel y Sybil, que la habían acogido en su casa como a una hija, habían caído en la trampa que William les tendió. El desconcierto inicial provocado por la sarta de mentiras que el párroco había contado a la pareja no había tardado en transformarse en un desdén semejante al que Jared había demostrado minutos antes. ¡Ella no merecía ser tratada así! William. Incluso en aquellos momentos, cuando su recuerdo comenzaba a desvanecerse, el dolor que el joven pastor le había causado regresaba con más fuerza que nunca. Aquella mañana, después de que Ben partiera hacia Coronado, los Prather decidieron pasar el día en Ra-leigh. Abel quería que Lauren los acompañara, pero la joven declinó la invitación, pues, aunque apreciaba mucho a sus tutores, la idea de estar con ellos todo el día no le resultaba demasiado atractiva. Así pues, pretextó un fuerte dolor de cabeza y los instó a no cambiar de planes por su culpa. Sybil, que se mostró muy ilusionada, no dejaba de enumerar las tiendas que deseaba visitar y los restaurantes donde podrían comer cuando hubieran finalizado las compras. Lauren se despidió de los Prather en la puerta. Nada le apetecía más que pasar el día sola para reflexionar sobre la generosa propuesta que Ben le había formulado la noche anterior y que ella no se había atrevido a aceptar. Las horas transcurrieron muy deprisa. Lauren dedicó la mayor parte de la mañana a practicar una nueva pieza en el piano, hasta que consiguió interpretarla a la perfección. Después, subió a su habitación, donde estuvo leyendo durante una hora. Sin embargo, sus pensamientos seguían girando en torno a Ben Lockett. Sabía que no volvería a verlo nunca más, pero su imagen permanecería en su memoria para siempre. ¡Había sido tan amable con ella! ¡Cómo deseaba que su padre hubiera sido así! Mientras preparaba la comida, se propuso dejar de pensar en él. Los Prather habían planeado pernoctar en Raleigh, y Lauren se sentía contenta de poder disfrutar de unas horas de intimidad. Después de una comida ligera y, para variar, bien condimentada, decidió dormir una pequeña siesta. Cuando se dirigía a su habitación, alguien llamó al timbre de la puerta principal. Acostumbrada a que los feligreses acudieran en busca de Abel a horas intempestivas, se apresuró a abrir. Era William Keller. De buena gana le habría cerrado la puerta en las narices, pero no quería mostrarse descortés con sus invitados. —Buenas tardes —saludó, deseosa de deshacerse de él cuanto antes—. Abel no está. Ha ido a pasar el día a Raleigh.


William ya lo sabía. Precisamente el párroco le había pedido que se ocupara de uno de los enfermos del hospital y le había comentado que Lauren se encontraría sola en casa. William la miró con aire de suficiencia y entró en la casa. Ella no tuvo más remedio que apartarse de la puerta. —Mejor —dijo William mientras colgaba su abrigo en el perchero del vestíbulo—. Quiero hablar contigo a solas. Nadie había entrado en el salón desde la noche anterior, por lo que las cortinas permanecían corridas, y la habitación se hallaba envuelta en una inquietante penumbra. —¿Qué deseas, William? —preguntó Lauren, impaciente—. Estoy muy ocupada. La voz le temblaba, y se dio cuenta de que lo único que William le inspiraba era miedo. ¡Qué idea tan ridicula! No tenía nada que temer de él. Levantó la barbilla, decidida a disimular el desasosiego que le provocaba encontrarse a solas con él. —He pedido tu mano a Abel, y ha aceptado. Con sideramos que es mejor que nos casemos antes de que hombres de la catadura de ese vaquero empiecen a interesarse por ti. —¡Ben Lockett nunca se ha interesado por mí! —protestó Lauren, indignada—. En cualquier caso, eso no es asunto tuyo. Además —añadió antes de interrumpirse para tomar aire y calmar su agitada respiración—, no pienso casarme contigo. Fin de la discusión. Ahora márchate, por favor. La joven se dio la vuelta con la intención de dirigirse al vestíbulo. William echó a correr tras ella y, sujetándola del brazo, la obligó a volverse. Lauren estaba tan sorprendida que ni gritó ni trató de liberarse; lo miró estupefacta. —No tan deprisa, señorita —gruñó William—. Todavía no he terminado contigo. A mí no me tomas el pelo —agregó, inclinándose hacia ella—. ¿Qué te propuso Lockett ayer por la noche? Lauren intentó desasirse de la garra que le atenazaba el brazo, pero él aumentó la presión hasta hacerla gemir de dolor. —¡No sé de qué estás hablando! ¡Ben me invitó a pasar una temporada en Texas! ¡Nada más!' —¡Seguro! —bramó William—. Me temo que lo único que visitarías sería su dormitorio. —¡No sé de qué estás hablando! —repitió Lauren, y era la pura verdad. Aunque intuía qué insinuaba William con aquellas insultantes palabras, lo cierto.era que no conocía su verdadero significado. —Si es así, será mejor que te lo enseñe yo antes de que lo haga algún bruto. Aterrorizada, la muchacha f orcej eó para desprenderse de William, quien no tardó en rodearle la cintura con los brazos mientras posaba los labios sobre los de ella. Lauren no podía creer que aquello estuviera sucediendo. Intentó gritar, pero la boca del hombre le impi- dió articular sonido alguno. William se inclinó sobre ella y la estrechó contra su pecho. —No te resistas, Lauren —le susurró al oído—. He estado observándote. No conseguirás que me trague el cuento de la mujer perfecta y virtuosa. Al tiempo que hablaba, sus frías manos desabrochaban con destreza los botones del vestido de la joven, que chilló al sentir aquellos dedos como garfios clavados en su piel desnuda. William acalló su grito con un beso y le introdujo la lengua en la boca mientras Lauren se debatía entre sus brazos, le arañaba la cara, le tiraba del cabello y le propinaba patadas en las espinillas. El instinto de protección la impulsó a luchar como nunca antes lo había hecho. Aunque ignoraba en qué podía terminar todo aquel manoseo, un sexto sentido le advertía que debía atajarlo de inmediato. La repugnancia y el miedo le infundieron las fuerzas necesarias para empujar con fuerza a William, quien cayó sobre el taburete que había frente al sillón de Sybil. Mientras él trataba de ponerse en pie, Lauren corrió hacia la chimenea, cogió el atizador y lo blandió en el aire. —Fuera de aquí—ordenó entre jadeos—. ¡Si vuelves a acercarte, te mataré! De pie en medio de la habitación, con la cara llena de arañazos, el cabello revuelto y la ropa en desorden, William no guardaba ningún parecido con el predicador circunspecto que cada domingo ponía los pelos de punta a los feligreses con sus sermones sobre los peligros de la carne. —¿Y qué dirás, Lauren? —se mofó—. ¿Qué dirás a los Prather cuando encuentren mi cráneo aplastado en mitad de su salón? Tu reputación quedará manchada para siempre porque todo el mundo creerá que me invitaste a pasar el día contigo aprovechando la ausencia de tus tutores.


Cuando William hizo ademán de avanzar hacia ella, Lauren agitó el atizador de forma amenazadora. —No quiero matarte, William, pero lo haré si me obligas. ¡Eres un hipócrita! ¡Fuera de mi casa! —Esto no quedará así —replicó él—. De todas maneras, sospecho que Lockett consiguió lo que buscaba. Después de insultarla por última vez, abandonó la habitación y se dirigió al vestíbulo, donde se arregló la ropa antes de coger el abrigo. Lauren oyó cómo se cerraba la puerta principal y mantuvo el atizador entre las manos hasta que el peso la obligó a bajar los brazos. La muchacha se encaminó hacia la escalera con paso vacilante, subió a su dormitorio y se encerró con llave. Abrió la puerta del armario y contempló la imagen que le devolvía el espejo; tenía restos de saliva de William en la barbilla, el cabello alborotado y algunos cardenales en los antebrazos. Se desnudó, se enjuagó la boca vanas veces y se bañó para librarse de la sensación de suciedad que la invadía. Cuando despertó a la mañana siguiente, todavía se sentía inquieta por lo ocurrido la tarde anterior. Paseó nerviosa por la habitación tratando de ordenar sus pensamientos. ¿Cómo iba a explicar a los Prather lo sucedido? ¡Se sentirían tan decepcionados cuando se enteraran del miserable comportamiento de su adorado William Keller! Abel tendría que apartarle de su puesto y negarle la entrada en su hogar. Lauren habría dado cualquier cosa por ahorrarle ese disgusto, pero no podía permanecer callada, pues William Keller representaba una amenaza para la comunidad. En ningún momento sospechó que los Prather no la creerían. Cuando llegaron aquella tarde, Lauren los recibió con alegría, y el parloteo de Sybil, quien la ob- sequió con una caja de pañuelos de encaje, contribuyó a disipar la siniestra atmósfera que se había apoderado de la casa. Acababan de sentarse en el salón cuando sonó el timbre de la puerta. Abel fue a abrir, y Lauren se sobresaltó al oír la voz de William. Los dos hombres conversaron en el vestíbulo, y al cabo de unos minutos un perplejo Abel asomó la cabeza por la puerta del salón. —Disculpad; William y yo tenemos que tratar de un asunto muy serio —dijo—. No tardaremos. Dicho esto, desapareció en dirección a su despacho, dejando a su esposa boquiabierta, y a Lauren, inquieta y preocupada. Sybil comenzó a relatar con todo detalle la excursión a Raleigh. Lauren apenas la escuchaba. El corazón le dio un vuelco cuando, media hora después, los dos hombres abandonaron el despacho y se reunieron con ellas en el salón. Abel, con el rostro desencajado, negaba con la cabeza sin apartar la vista de Lauren. William se refugiaba detrás de él y, aunque había adoptado una expresión contrita, Lauren creyó ver un brillo triunfal en sus ojillos de reptil. —¿Ocurre algo? —preguntó Sybil al advertir la angustia reflejada en el semblante de su esposo. —Ojalá pudiera ahorrarte un disgusto tan grande, querida, pero me temo que la situación es demasiado grave —avisó Abel, atravesando la habitación para sentarse junto a su esposa y tomarle una mano. William permaneció en el umbral, con la mirada fija en la punta de sus zapatos. Lauren creyó que William, pensando que ella había informado a los Prather de su vergonzoso comportamiento, había acudido a disculparse. Sin embargo, el gesto severo y reprobador de Abel desmintió sus suposiciones.

—La fornicación es un pecado muy grave, Lauren —dijo el reverendo. La muchacha lo miró pasmada mientras Sybil se llevaba una mano a la boca para sofocar un grito. —¿Qué...? —dijo Lauren. —Es una falta muy seria —continuó Abel—. Wil-liam ha venido para confesarme que lleváis meses entregados a los placeres de la carne. Sybil recostó la cabeza contra el respaldo del sofá y comenzó a gimotear. Lauren abrió la boca para protestar, pero Abel no le permitió defenderse. —Las necesidades de un hombre, incluso las de un hombre dedicado a Dios como William, son más acuciantes y difíciles de contener que las de una mujer —prosiguió—. La obligación dé ésta es atajar cualquier avance del hombre. William afirma que tú le provocaste hasta hacerle caer en el pecado. Sybil sollozaba desconsoladamente. Lauren palideció y notó que el corazón se le detenía unos segundos. «No puede ser verdad —se dijo—. Debo de estar soñando.» —Me temo que hemos fracasado como educadores


—se lamentó Abel—. Tu padre, que en gloria esté, nos encomendó esta tarea a su muerte, y, así como tú has traicionado nuestra entrega y dedicación a ti, nosotros hemos traicionado la confianza que él depositó en nosotros. Lauren, que sufría al contemplar el dolor de su tutor, prefirió guardar silencio hasta conocer los detalles de la versión de William, quien permanecía con la mirada fija en el suelo. —Lauren, William ha venido para explicarme que no puede seguir viviendo con los remordimientos y que quiere casarse contigo porque te ama. Me alegro de que... —añadió antes de prorrumpir en sollozos.

Lauren se levantó de un salto, atravesó el salón y, arrodillándose junto a Abel, posó sus manos sobre las de su tutor. —Miente, Abel —dijo con suavidad—. Sólo hemos estado a solas en una ocasión; ayer por la tarde. Vino a sabiendas de que estaba sola y trató de besarme y tocarme —añadió mientras los ojos se le llenaban de lágrimas al recordar lo sucedido. —Lauren, querida —intervino William, apoyando las manos en sus hombros para obligarla a ponerse en pie—. Nos casaremos y viviremos felices. Hemos pecado, pero Dios nos perdonará. Confiesa tu falta como yo he hecho y te sentirás libre de la culpa que te atenaza. —¡Estás loco! —exclamó Lauren—. Lo único que tengo que confesar es que me das asco. —¡Pobrecilla! —William sonrió—. Está avergonzada. Niega nuestras relaciones ilícitas para no causaros un disgusto. —Comprendo —repuso Abel, mirando a la joven como si fuera una desconocida—. Será mejor que la boda se celebre cuanto antes. Lauren, te agradezco que hayas intentado evitarnos este disgusto. Con este matrimonio serás de nuevo bienvenida a mi familia y a la de Dios. William había ganado la batalla empleando todas sus artimañas para conseguir que los Prather creyeran su historia. Abel había hablado de traición, pero no sospechaba que era ella quien se sentía traicionada. De nada serviría mostrar los brazos llenos de cardenales. Las semillas del engaño que William había sembrado habían germinado en el corazón de quienes mejor la conocían y más la amaban; no valía la pena proclamar su inocencia. Abel era un siervo del Señor, pero no era Dios... Y Lauren tenía la conciencia tranquila.

—William miente, y no estoy dispuesta a casarme con él —aseguró con firmeza. Sybil gritó y se recostó sobre el sofá medio desmayada. —Lauren, pequeña, debes ser razonable —suplicó Abel—. Piensa en nosotros. ¿Permitirás que nos convirtamos en la vergüenza de la comunidad? —No he hecho nada malo y nunca me uniré a un hombre a quien desprecio con todo mi corazón. No os preocupéis; no tendréis que avergonzaros de mí—agregó—. Me marcharé y jamás volveréis a saber de mí. Y cumplió su palabra. Al día siguiente envió un telegrama a Ben para comunicarle su llegada y poco después recibió una entusiasta respuesta que la animó a seguir adelante. Unos días más tarde, abandonó Clayton portando consigo sus escasas pertenencias y sin haber sido perdonada. Entonces no le importó demasiado; pues se disponía a iniciar una nueva vida junto a la familia de Ben Lockett. Estaba a punto de convertirse en un miembro más de esa familia y se preguntaba si había tomado la decisión correcta. «¿Qué debo hacer?» Casarse con Jared parecía la única salida... a menos que prefiriera encontrarse en la calle, sola, sin dinero y sin saber adonde ir. Sí, no le quedaba más opción que desposarse con él.

Si su futuro marido había pretendido ofenderla con su beso, lo había conseguido. Sin embargo, su prometido no le inspiraba ni asco ni aversión. Sentía náuseas cada vez que evocaba el beso de William; en cambio el de Jared no le había provocado repulsión. Todo cuanto


recordaba de aquel contacto eran unos labios demasiado persuasivos para resistirse a ellos y un cálido abrazo. Cambió de postura en la cama y se cubrió el rostro con las manos, avergonzada por haber disfrutado de aquel beso robado que nunca olvidaría. ¿Sería capaz de mantener las apariencias delante del nombre con quien había compartido el único momento de pasión amorosa de su vida? Después de soportar los insultos de Jared, ¿debía tolerar aquella última ofensa? Desgraciadamente no tenía otra alternativa. Aunque no había aceptado la propuesta de Olivia por el dinero que ésta le había ofrecido, reconocía que dentro de un par de años veinte mil dólares representarían la diferencia entre una vida confortable y sin sobresaltos y la más absoluta pobreza. Desde el punto de vista económico, aquélla era una oportunidad excelente de obtener un dinero fácil. Y en cuanto a Jared... ¡No! Debía dejar de pensar en él si quería conservar la cordura. Aunque no sería una tarea fácil, estaba dispuesta a aprender a convivir con él. Finalmente tomó una decisión. Permaneció encerrada en su dormitorio durante el resto del día tratando de aclarar sus pensamientos. A la hora de la cena, se cambió de vestido, se arregló el peinado y se aplicó una toalla empapada en agua fría para rebajar la hinchazón de sus ojos, congestionados por el llanto. Aunque se había tranquilizado un poco, el corazón le latía frenético. —Lauren —dijo Olivia en cuanto se sentaron a la mesa—, la boda se celebrará dentro de ocho días, y sólo asistirá un reducido número de invitados. —Está bien —susurró ella. Jared no bajó a cenar aquella noche y nadie se molestó en explicar a su prometida las razones de su ausencia. Durante los días siguientes Lauren se vio envuelta en una espiral tan frenética que apenas tuvo tiempo de reflexionar sobre los acontecimientos que estaban a punto de cambiar su vida. La actividad del día era tan agotadora que por la noche caía rendida en la cama y quedaba dormida inmediatamente. Elena y Rosa, que recibieron alborozadas la noticia del compromiso del señor con la encantadora señorita Holbrook, no tardaron en unirse al ajetreo que dominaba la mansión de los Lockett y abrumaron a Lauren con mimos y atenciones. Jared no mostraba afecto por Lauren, aunque tampoco la trataba con descortesía. Cuando se encontraban a solas, la miraba con la misma indiferencia con que obsequiaba al resto de su familia y se comportaba con educación, sin dirigirle la palabra a menos que fuera absolutamente necesario. Nunca conversaban de temas personales, y la máscara de displicencia tras la que se ocultaba no dejaba traslucir emoción alguna. Haciendo gala de unas excelentes dotes de mando y organización, Olivia obligó a todo el mundo a trabajar día y noche para ultimar los preparativos de la boda y apenas se molestó en consultar con Lauren los detalles. Decidió que la breve ceremonia civil se celebraría en el salón y que a continuación se ofrecería un pequeño refrigerio al reducido número de invitados. Al día siguiente, Jared y su esposa partirían hacia Keypoint, donde pasarían su luna de miel. Lauren tuvo que soportar innumerables y tediosas sesiones de prueba con la modista encargada de confeccionar el vestido de novia. La joven había insinuado que no lo necesitaba y que prefería casarse con uno de los suyos, pero Olivia rechazó la idea, no por generosidad ni por un repentino afecto maternal hacia Lauren, sino porque juzgaba importante guardar las apariencias delante de los invitados. La señora Gibbons, la modista, también se sorprendió al recibir la noticia de que Jared Lockett, el soltero más codiciado de Texas, había caído en las redes de una muchachita de aspecto dócil y sumiso. Lauren apenas podía creer que tanta ropa de la mejor calidad fuera para ella. Había blusas y camisas de las telas más delicadas, todas adornadas con finos encajes. Su nuevo vestuario incluía varios trajes de día y noche, abrigos, impermeables, sombreros y guantes a juego. Como si fuera un escultor moldeando su obra maestra, la señora Gibbons medía, cortaba, estiraba, levantaba y pinchaba, sin dejar de alabar su trabajo en voz baja. —¿No le parece que esta tela es demasiado fina? —preguntó Lauren a la modista cuando ésta la instó a probarse la ropa interior ornada con encajes y cintas de satén de color azul. —Te aseguro que Jared no pensará lo mismo —contestó la señora Gibbons tras una risita—. ¡Le faltará tiempo para quitártela! Tienes un cuerpo precioso, Lauren, y apuesto a que tu marido, cuando te vea desnuda, no dejará que vuelvas a vestirte. Lauren miró boquiabierta a la mujer. Todavía no se había recuperado de la impresión producida por el beso de Jared. Hacía apenas dos semanas, había luchado para librarse de William; en cambio, no había sentido deseo alguno de rechazar a su futuro marido. Era consciente de que aquellos dos


hombres le provocaban sensaciones muy distintas; mientras que William le inspiraba repugnancia, Jared le resultaba atractivo, viril, y sus ojos... Debía evitar pensar en aquel joven que la trataba con total indiferencia. No sabía qué.le disgustaba más, si soportar las miradas despectivas que le dedicó cuando se conocieron o la frialdad con que le hablaba desde que se anunció su compromiso. Para alivio de Olivia y tranquilidad del resto de todos los habitantes de la mansión de los Lockett, todo estuvo listo a tiempo, incluido el nuevo vestuario de Lauren. Rosa y sus ayudantes habían pasado varios días en la cocina preparando el «pequeño refrigerio» que Olivia quería ofrecer a sus invitados. La viuda se había encargado de que no faltaran flores en ninguna habitación, aunque nadie se explicaba cómo se las había arreglado para que el calor no las marchitara al ser transportadas desde Austin. El día de la boda, Lauren despertó al amanecer y se acercó a la ventana desde la cual unos días antes había visto partir el cortejo fúnebre de Ben. —¿Estás contento, Ben Lockett? —murmuró, confiando en que el sol que asomaba por el horizonte fuera un buen presagio—. ¿No era esto lo que querías? Al poco rato apareció Elena, con los ojos brillantes como carbones encendidos, para servirle el desayuno. Lauren apenas pudo probar bocado a causa de los nervios, por lo que decidió tomar un relajante baño antes de vestirse. El bellísimo traje de novia había sido confeccionado de acuerdo con la más pura tradición. El cuerpo, de seda y encaje, se ajustaba a la esbelta figura de la muchacha como un guante y le cubría púdicamente el escote. Un volante en la parte posterior acentuaba la caída de la falda, que le llegaba hasta los tobillos, y un ramillete de violetas prendido en la cintura constituía el único adorno. El broche de su madre se encontraba a buen recaudo bajo sus enaguas. Lauren se recogió el cabello en un moño, como solía, y Elena se empeñó en soltarle algunos rizos a ambos lados del cuello y en la nuca. Cuando hubo terminado de vestirse, Lauren se contempló en el espejo y vio a una joven ataviada con un suntuoso traje de novia y muerta de miedo. —¡Señorita Lauren, está preciosa! —exclamó Elena, juntando las manos con admiración y besándola en la mejilla—. ¡Parece la Virgen María! —Gracias, Elena. Eres mi mejor amiga. Me encantaría que asistieras a la ceremonia. —A mí también, pero... —repuso la criada, encogiéndose de hombros—. De todas formas, preferiría estar presente en su noche de bodas para comprobar si los rumores que corren sobre el señor Jared son ciertos —añadió con una risita picara—. ¡Se comenta que es un auténtico semental! Si es así, la envidio, señorita; es una mujer muy afortunada. Elena echó a reír y condujo a una estupefacta Lauren hacia las escaleras, al pie de las cuales, según había dispuesto Olivia, Carson, el padrino, la esperaría para que ambos entraran juntos en el salón. Lauren dudaba de que sus temblorosas rodillas la sostuvieran durante toda la ceremonia. Carson le dirigió unas amables palabras para tranquilizarla y, tomándola del brazo, la acompañó al salón, donde unos cincuenta invitados aguardaban charlando animadamente. Cuando la novia hizo su aparición, todos interrumpieron su parloteo y volvieron la cabeza mientras las suaves notas del órgano prestado por la iglesia metodista inundaban la habitación. Aquélla era la primera vez que las amistades de los Lockett, excepto Parker y Kurt Vandiver, veían a la misteriosa señorita Holbrook. Todos pensaron que se trataba de una criatura deliciosa y que no era extraño que Jared se hubiera sentido atraído por su encanto y su belleza. Si el novio no hubiera sido un experto en ocultar sus emociones, habría lanzado una exclamación de admiración al ver a su futura esposa. Aunque sentía náuseas cada vez que pensaba que su matrimonio era una farsa, tuvo que reconocer que Lauren ofrecía una estampa arrebatadora, capaz de cortar la respiración a cualquier hombre. ¡Era una lástima que aquél fuera un matrimonio de conveniencia! Le habría gustado... «No, Jared —se reprendió—. Eso no debe ocurrir.» De todas formas, tras decirse que nadie podía prohibirle contemplar a su prometida, se dispuso a disfrutar, como se suponía un novio debía hacer, de la visión de la angelical criatura que avanzaba hacia el altar. Lauren era como... ¿Cómo qué? ¿Cómo quién? No se parecía a ninguna de las mujeres que había conocido. Recorrió la figura de la joven con la mirada. ¿Quién habría dicho que aquella muchachita de aspecto sumiso le había propinado una bofetada unos días antes? En aquella ocasión sus ojos grises se habían oscurecido hasta adquirir el tono plomizo de las nubes que anuncian tormenta. Jared observó el esbelto cuerpo de Lauren, realzado por el ceñido vestido. La estrecha cintura destacaba su voluminoso busto, y Jared no pudo evitar imaginar las cimas que coronaban aquellos pechos. Sacudió la cabeza para eliminar esas fantasías, apretó los puños y, haciendo un gran esfuerzo, centró su atención en el rostro de Lauren.


Esta alzó la vista y miró a su prometido como si fuera la viva imagen del demonio. Sin saber por qué, Jared sintió un impulso casi irrefrenable de acercarse a ella y tranquilizarla. Carson entregó a Jared la mano de Lauren, quien sonrió a su padrino antes de que éste se apresurara a acomodarse junto a Olivia en la primera fila de asientos. Jared ofreció el brazo a Lauren, y ésta lo enlazó con el suyo mientras ambos se volvían hacia el juez. De forma inconsciente, el hombre apretó con la suya la mano fría y suave que descansaba sobre su brazo y estrujaba la manga de su chaqueta. La joven miró al novio de reojo, y el corazón le dio un vuelco al descubrir que sus ojos, de color topacio, brillaban a causa de una intensa emoción que no logró identificar. ¿ Qué comunicaba aquella mirada? ¿Aprobación? ¿Admiración? Habría jurado que los labios de su prometido habían dibujado una ligera sonrisa y habría pasado el resto de su vida contemplando aquel rostro si el juez no hubiera reclamado su atención. La breve ceremonia le pareció decepcionante comparada con las que estaba acostumbrada a presenciar en Clayton. Cuando Abel celebraba una boda, solía hablar del santo sacramento del matrimonio y del primer milagro de Jesús, realizado durante unos esponsales. ¡En cambio, aquella ceremonia civil había resultado tan fría! Cuando el juez dijo: «Yo os declaro marido y mujer», Lauren no experimentó emoción alguna.

—Puedes besar a la novia, Jared —dijo el juez tras felicitarles efusivamente. Jared trató de disimular su fastidio y se volvió hacia su esposa. Su propósito de besarla fríamente en la mejilla se vino abajo cuando posó la vista en la tentadora boca entreabierta de Lauren. Recordó el beso robado en el despacho de su padre; el beso que lo había hecho temblar de emoción y, a pesar de los días transcurridos, no había conseguido olvidar. Al evocar aquel delicioso momento un agradable hormigueo se extendió por la parte inferior de su cuerpo. Ansiaba saborear de nuevo aquellos labios y apagar el fuego que lo quemaba por dentro o avivarlo hasta sus últimas consecuencias. Finalmente, haciendo acopio de contención, se limitó a rozar con los labios aquellos que brindaban tantas promesas prohibidas. Por fortuna Olivia, Carson y los invitados acudieron en su ayuda. Todos deseaban conocer a Lauren y felicitar a los recién casados. Jared tomó a su esposa del brazo y se dispuso a complacer a todo el mundo. Los Lockett ofrecieron una copiosa comida y abundante bebida a los invitados que hacía menos de un mes habían acudido para darles el pésame por la muerte de Ben. Todo había cambiado, y la alegría había sustituido al dolor. Carson pronunció un largo discurso, tras el cual los presentes alzaron las copas para brindar por la felicidad de los novios. Lauren se llevó la suya a los labios y, al levantar la vista, sorprendió a Jared mirándola fijamente. Sus ojos desprendían reflejos dorados como el champán y mucho más embriagadores. Lauren bebió un sorbo y, cuando se disponía a retirar la copa, Jared la animó a tomar otro. Al descender por su garganta, el champán le provocó un agradable cosquilleo. «¡Se comenta que es un auténtico semental!», había afirmado Elena. Lauren anheló conocer el significado de aquellas palabras; todo cuanto sabía era que cada vez que se hallaba cerca sentía deseos de desnudarlo con la mirada.

Cuando Jared se disponía a depositar la copa sobre la mesa, alguien le propinó un codazo, y la bebida se derramó sobre su chaqueta. —¡Oh! —exclamó Lauren sin poder contener la risa. —¡Vaya un novio patoso que estoy hecho! —bromeó Jared, agitando la mano mojada. Lauren tomó una servilleta y secó la mancha de la chaqueta de su marido. Arrastrada por un impulso irrefrenable, le acarició la barbilla y la comisura de los labios. —Así está mejor —dijo, mirándolo a los ojos. La sonrisa se le borró del rostro al descubrir el desprecio y la amargura reflejadas en la mirada de su esposo. La suave caricia de Lauren había hecho renacer el deseo de Jared, quien había empezado a pensar que la inocencia de la muchacha era real. ¡La muy farsante! No había mujer en el mundo capaz de mirar y tocar a un hombre de aquella manera sin saber qué estaba haciendo. No podía creer que el viejo Ben hubiera caído en la trampa de aquella embaucadora... Sin embargo, no le resultaría tan fácil atrapar a Jared Lockett. —Jared, ¿ocurre algo?


—Será mejor que atendamos a nuestros invitados, señora Lockett —respondió él, tomándola del brazo para conducirla hacia un grupo de desconocidos. Lauren se sentía abatida. Cada vez que creía estar a punto de descubrir al verdadero Jared, éste adoptaba una actitud fría y distante. ¿Cómo podría convivir con él durante los próximos dos años? Era demasiado tarde para echarse atrás, y demasiado pronto para preocuparse por el futuro.

La muchacha era incapaz de desviar la atención del hombre que permanecía a su lado. Vestido con un traje oscuro y una camisa blanca, estaba elegantísimo. Sus ojos lanzaban destellos dorados, y sus dientes, blan- quisimos, brillaban cada vez que esbozaba su encantadora sonrisa. Todos los presentes le respetaban. ¡Incluso se atrevía a coquetear con las mujeres delante de sus maridos! Sólo bebió dos copas de champán, presentó a Lauren con toda clase de gestos y palabras cariñosas y aceptó las felicitaciones de todo el mundo. La tensión se hizo casi insoportable cuando los Vandiver se acercaron para ofrecerles sus parabienes. Lauren advirtió que Jared apretaba los dientes y tensaba los músculos. Aunque se comportó con educación exquisita, su voz sonó forzada cuando les agradeció su asistencia a la boda. —¡Nos has dado una buena sorpresa, muchacho! —exclamó Parker, palmeándole la espalda—. ¿Quién iba a decir que la señorita Holbrook y tú...? —Me temo que se produjo un malentendido —repuso Jared—. Aquella noche Lauren y yo mantuvimos una pequeña discusión. Ella se empeñaba en aplazar la boda debido a la repentina muerte de mi padre pero, gracias a Dios, conseguí convencerla de que no había motivos para cambiar nuestros planes —dijo, rodeando los hombros de su esposa con un brazo para atraerla hacia sí. «Nunca habría sospechado que fuera tan buen actor», se dijo Lauren. La proximidad de sus cuerpos le impedía respirar con normalidad. —Espero que sean muy felices, señora Lockett —intervino Kurt, mirando a Jared con expresión desafiante—. ¿Le importa que bese a la novia? Sin esperar respuesta, el joven Vandiver posó sus gruesos labios sobre los de Lauren, quien dio un respingo y a punto estuvo de gritar de dolor cuando Jared le clavó las uñas en el brazo. Esbozando una sonrisa retadora, el hombre se apartó de la recién casada. Jared entornó los ojos y lanzó una mirada asesina a Kurt, que corría a consolar a una doncella abatida por la repentina boda de Jared. Parker observó el rostro crispado del novio, y sus labios dibujaron una sonrisa maliciosa. Le encantaba sembrar la discordia e intuía que en los próximos meses se divertiría mucho a costa del joven Lockett. Jared no advirtió que estaba lastimando a Lauren hasta que ésta se revolvió. —Es imposible resistirse a tus encantos, ¿verdad señorita Holbrook? —masculló, soltándole el brazo—. Sonríe, Lauren; hoy debes mostrarte radiante como una novia dichosa. Uno de los invitados se acercó para felicitarlos, y Jared se apresuró a adoptar su papel de feliz recién casado con pasmosa facilidad. Lauren se arrepintió de haber bebido tanto champán, pues comenzaba a doler-le la cabeza. Además, los preparativos de la boda habían agotado sus energías, por lo que sólo deseaba abandonar la recepción para refugiarse en una habitación fresca y oscura, algo imposible en un día como aquél. La viuda de Ben estaba resplandeciente; las hebras plateadas que veteaban su cabello oscuro destellaban bajo el sol de la tarde. Vestía un traje de color verde mar que realzaba su esbelta figura, y su rostro mostraba el rubor de la satisfacción por la consecución de sus planes. Lauren intuía que el futuro no le ofrecería demasiadas oportunidades de contemplar aquella expresión de felicidad en el rostro de su suegra. Como de costumbre, Carson revoloteaba alrededor de Olivia. Lauren se compadecía de él cada vez que lo veía desvivirse por aquella mujer, en una actitud servil que brillaba por su ausencia entre los miembros de la familia Lockett. Su patética devoción por la viuda solía ser correspondida con regañinas, indiferencia o una condescendencia insultante.

Lauren paseó la mirada por la habitación y se es- tremeció al topar con los penetrantes ojos azules de Kurt Vandiver. Instintivamente se aferró a la manga de la chaqueta de Jared, quien interrumpió su conversación con la esposa del director de uno de los bancos de la ciudad para dirigir la vista hacia donde miraba Lauren. Al ver que Vandiver los observaba detenidamente apoyado contra una pared, enlazó a Lauren por la cintura y le rozó un pecho con la mano.


El contacto no pasó inadvertido a Kurt Vandiver, quien se humedeció los labios en un gesto lascivo. Lauren se estremeció. No sabía si había sido la caricia de Jared o la insolente actitud de Kurt lo que le provocaba los escalofríos. Finalmente, Vandiver hizo una mueca y se encaminó hacia el porche. Jared no retiró el brazo de la cintura de Lauren ni ella le pidió que lo hiciera. Mientras tanto, la mujer del banquero continuaba hablando sin percatarse de lo que estaba ocurriendo. Lauren aspiró el aroma del almidón que mantenía rígido el cuello de la camisa de su marido, mezclado con el característico olor al tabaco que fumaba y el champán que había derramado sobre su chaqueta momentos antes. Jared se inclinó para murmurar algo al oído de la mujer del director del banco, quien se apresuró a desaparecer, momento que Jared aprovechó para atraer a su esposa hacia sí y acariciarle un pecho. «¿O son imaginaciones mías?», se preguntó Lauren, esforzándose por sofocar el gemido que pugnaba por escapar de su garganta. Otro invitado se aproximaba a ellos. Lentamente, Jared se separó de Lauren dejando una marca indeleble en su costado. Los últimos convidados abandonaron la mansión de los Lockett cuando el sol estaba a punto de ocultarse tras el horizonte. Carson y Olivia se acomodaron en un sofá y se miraron con una expresión de alivio y agotamiento. —Gracias a Dios, todo ha salido a pedir de boca —suspiró Olivia—. Nadie sospecha nada; todo el mundo se ha tragado la historia del matrimonio perfecto. —Y todo gracias a Lauren —añadió Carson—. Eres una novia encantadora, querida. —¡Oh, sí! —terció Jared, lanzando una mirada desdeñosa a Lauren, que estaba ayudando a Rosa a colocar los platos y vasos sobre una bandeja—. ¡El papel de esposa perfecta le va que ni pintado! Olivia tosió para disimular la risa que a duras penas pudo contener. Saltaba a la vista que Jared despreciaba a su esposa, lo que sin duda le proporcionaría algunos momentos divertidos mientras durara aquella farsa y le sería de gran utilidad cuando llegara la hora de deshacerse de la muchacha. —Tú también has estado soberbio, hijo —dijo—. Sigue comportándote con Lauren como si estuvieras loco por ella, y nadie sospechará nada. Humillada, Lauren bajó la vista. Nadie la consideraba un miembro de aquella familia, y todos la trataban como si sus sentimientos no fueran dignos de ser tenidos en cuenta. —Podéis quedaros en Keypoint cuanto queráis —continuó Olivia, sofocando un bostezo—. No es el sitio más apropiado para pasar una luna de miel, pero diremos que Lauren estaba impaciente por conocer el rancho. —Estupendo —repuso Jared, animándose de repente—. Me muero de ganas de volver a Keypoint. La última vez que estuve allí... —Jared, por favor —protestó su madre—, no nos aburras ahora con tus historias sobre el rancho. —Lauren, partiremos a primera hora de la mañana —masculló Jared con tono hosco—. Y cuando digo a primera hora, quiero decir a primera hora. ¿Sabes montar? —Sí... —murmuró Lauren, intimidada por la expresión ceñuda de Jared. ¿Acaso esperaba que hubiera contestado que no sabía montar para humillarla de nuevo delante de Olivia? —Entonces no se hable más —dijo con brusquedad—; iremos a caballo. Pepe transportará nuestro equipaje en un carro. No hace falta que lleves todas tus pertenencias, ¿de acuerdo? —No pensaba hacerlo —replicó Lauren, que comenzaba a perder la paciencia—. Ya que tendremos que madrugar, será mejor que me acueste ahora mismo. Buenas noches, Carson. Buenas noches, Olivia —dijo antes de salir del salón con la cabeza alta, en actitud orgullosa. Al llegar a la puerta, se volvió hacia su suegra—. Soy consciente de que se ha esforzado mucho para que esta boda fuera perfecta y, aunque sé que no lo ha hecho por mí, se lo agradezco. Las flores eran preciosas, y la comida, excelente. Gracias por todo. Cuando la joven hubo cerrado la puerta tras de sí, todos se miraron perplejos. —Jared —suplicó Carson—, trátala con delicadeza. No es más que una pobre muchacha inocente y se merece un poco de cariño y consideración. El interpelado torció el gesto e hizo una mueca de fastidio. No soportaba que un mequetrefe como Carson Wells le diera lecciones sobre cómo comportarse con una mujer. Tras servirse un whisky, se volvió dispuesto a replicar de forma mordaz al insolente comentario de su abogado. Sin embargo, se contuvo al ver la expresión del rostro de Carson. No le había dado una orden; le había pedido un favor. Jared murmuró unas «buenas noches» apenas audibles, cogió la botella de whisky y se encaminó hacia su habitación. Pasó una hora tendido en la cama, bebiendo y escuchando los sonidos procedentes de la habitación contigua.


—Por mi noche de bodas —brindó frente al espejo. Observó con sorpresa que no llevaba puestos la chaqueta y el chaleco. Era extraño; no recordaba habérselos quitado. En un gesto característico, se mesó el cabello. Seguro que Lauren, en cambio, conservaba el aspecto inmaculado que le había cautivado aquella mañana cuando se habían encontrado frente a frente en el altar. O quizá estuviera preparándose para acostarse. ¿Qué se pondría para dormir? «Nada provocativo, sin duda — se dijo—. Un camisón largo y...» ¿Por qué no comprobarlo? ¿Por qué pasar la noche de bodas^encerrado en su habitación, sufriendo en silencio? ¡El era su marido y tenía sus derechos! Impulsado por una fuerza irresistible, se dirigió a la puerta que comunicaba sus habitaciones y llamó con brusquedad. No obtuvo respuesta, pero los ruidos que provenían del otro dormitorio cesaron al instante. Ja-red llamó de nuevo y trató de gritar el nombre de su esposa, pero lo pronunció con un hilo de voz. Se aclaró la garganta y la llamó de nuevo. Silencio. —¿Quién es? —contestó Lauren por fin. —Abre la puerta —ordenó Jared. Una larga pausa siguió a sus palabras. —¿Qué quieres, Jared? —¡Abre la puerta! —repitió él, tras murmurar una sarta de obscenidades. El hombre escuchó unos pasos presurosos que se detuvieron al llegar a la puerta. —Podemos hablar desde aquí—dijo Lauren. —Si no abres la maldita puerta —amenazó—, la echaré abajo a patadas. Te lo advierto; me importa un bledo armar un escándalo. Tras reflexionar unos segundos, Lauren obedeció. El cabello suelto le enmarcaba el rostro en una nube de rizos oscuros que le caían hasta la cintura. Vestía un camisón rosa con el cuello de pico y las mangas de encaje. Con la boca entreabierta y respirando de forma entrecortada, daba la impresión de estar asustada. Ante aquella visión angelical y el agradable aroma que desprendía su cuerpo, Jared casi perdió el sentido. Ansió besarle el cuello y descubrir los tesoros que escondía bajo el camisón. —No tema, señora Lockett —susurró Jared—; no pretendo obligarla a cumplir con sus obligaciones de esposa. Lauren se humedeció los labios. Él tragó saliva y ahogó un gemido. —Sólo te pido que no cierres la puerta con llave. Un matrimonio que duerme separado no despierta sospechas, pero las criadas no tardarán en comenzar a murmurar si averiguan que la puerta que comunica nuestras habitaciones permanece cerrada con llave. Si se descubre la farsa de nuestro matrimonio, fracasarán los ambiciosos planes de mi madre. Por tanto, nada de puertas cerradas, ¿entendido? —Sí, Jared... «¡Maldita sea! —pensó—. ¿Por qué no grita o protesta?» Lauren lo miraba fijamente, y él se sentía como un adolescente curioso e inexperto. Temeroso de que su mente obnubilada por el alcohol le jugara una mala pasada, dio media vuelta. No oyó la llave en la cerradura, pero no pudo resistir la tentación de comprobar si Lauren se había atrevido a desobedecerle. —Así aprenderá —masculló satisfecho. Sin embargo, se preguntaba por qué no se alegraba de su victoria; lo único que sentía era una profunda soledad que trató de ahogar en el whisky hasta que el sueño se apoderó de él.


—Señora Lauren, despierte —susurró Elena, sacudiéndola con suavidad—. Es hora de levantarse. La muchacha abrió un ojo y, al comprobar que no había amanecido, murmuró una protesta mientras escondía el rostro bajo la almohada. Por nada del mundo deseaba despertar del sueño que tanto le había costado conciliar la noche anterior. La doncella insistió una y otra vez hasta que Lauren recordó por qué debía levantarse tan temprano: Jared y ella iban a iniciar su luna de miel en Keypoint. Apartó las sábanas de un puntapié y se puso en pie de un salto, ansiosa por conocer Keypoint. Mientras la ayudaba a vestirse, Elena no dejó de hablar de lo emocionante que había sido la ceremonia, lo bonita que había estado Lauren vestida de novia y lo afortunada que era de tener un marido tan atractivo como Jared. Minutos antes, la criada había recibido una gran sorpresa al acercarse al dormitorio de Jared. —Señor, ¿está despierto? —había murmurado tras llamar a la puerta—. Es hora de levantarse. Señora Lauren, ¿me oye? —Está bien, Elena —había contestado él—. Estoy despierto. —¿Necesita la señora que la ayude a vestirse? —había preguntado Elena, pensando que quizá Jared quisiera ocuparse de esa tarea. —Pregúntaselo a ella, maldita sea —había gruñido él—. Está en su habitación. —Pero señor... —¡He dicho que está en su habitación! ¿Vas a despertarla o tendré que hacerlo yo mismo ? Mientras terminaba de empaquetar las pertenencias de Lauren, Elena meneaba la cabeza pensando que no había quien entendiera a los gringos. ¿Por qué el señor y la señora habían pasado la noche de bodas separados? Un espléndido traje de amazona de terciopelo azul, compuesto por una falda larga y estrecha y una chaquetilla ajustada, era la prenda de que Lauren se sentía más orgullosa. Los Prather habían insistido en que tomara lecciones de equitación y le habían regalado el traje. Aunque ocupaba muchísimo espacio, la muchacha no había querido dejarlo en Clayton. Elena chasqueó la lengua al ver aquel magnífico traje y preguntó tímidamente a su señora si no prefería una de las faldas anchas que la señora Gibbons había confeccionado para ella. —Ni hablar —contestó ella con firmeza mientras se ponía el sombrero a juego—. Deseo que Jared me vea con algo que me pertenece, algo que su madre no me ha comprado. Acababan de cerrar las maletas cuando llamaron a la puerta de la habitación. —Buenos días, señora Lauren —saludó Pepe, haciendo una cortés reverencia—. El señor Jared la espera abajo. Pepe lanzó una mirada escéptica al atuendo de Lauren, murmuró unas palabras en español y, cogiendo las maletas, se encaminó hacia el vestíbulo. Lauren decidió tomar algo caliente en la cocina porque la mañana era muy fría. Aunque el té logró que dejara de temblar, no consiguió llenar el vacío que sentía en el corazón. No había visto a Jared desde la noche anterior y temía el momento de volver a enfrentarse a él. ¿Habría mejorado su humor? A pesar de que era muy temprano, hacía rato que Rosa trajinaba en la cocina. Preparó tortillas con mantequilla y se compadeció de la pobrecita gringa, pues estaba al corriente de cuanto sucedía en la casa y sabía que en aquel precipitado matrimonio no había intervenido el amor. —Todo saldrá bien, señora Lockett; ya lo verá —afirmó, dándole un golpecito cariñoso en el brazo—. El señor Jared ha sufrido mucho... — añadió, llevándose la mano al corazón—, pero es un buen muchacho y la quiere mucho. Lo conozco desde que nació y sé lo que digo. Vaya con Dios, señora. —Señora Lauren —dijo Pepe, asomando la cabeza por la puerta de la cocina—, el señor Jared espera fuera y empieza a impacientarse. Antes de abandonar la cocina, la joven abrazó a Rosa y Elena, cuyos ojos estaban empañados en lágrimas. —Avísame si el niño nace durante mi ausencia —pidió—. Espero que todo salga bien. —No se preocupe, señora. El niño y yo estaremos bien —aseguró la doncella. —Adiós, Elena —susurró Lauren, abrazándola de nuevo. Jared la esperaba junto al porche montado en un magnífico caballo. Calzaba botas altas y vestía un ajustado pantalón negro, una chaqueta de cuero, una camisa azul, un pañuelo rojo anudado al cuello y un sombrero negro calado hasta las cejas. Había encendido un puro para entretenerse durante la espera.


Jared recorrió a Lauren con la mirada. La tenue luz de la mañana confería una expresión distante a su rostro. Pepe sujetaba las riendas de una yegua ensillada, y las dos monturas se agitaron inquietas cuando Jared prorrumpió en sonoras carcajadas. —¿Dónde diablos crees que vas vestida así? —preguntó. —Es... es mi traje de amazona —balbuceó Lauren, estupefacta. El elegante traje con sombrero a juego le había parecido el atuendo perfecto para montar. —Sé perfectamente qué es —replicó Jared con tono mordaz—. ¡Está bien, adelante! Quiero ver cómo subes al caballo vestida así. Lauren observó la yegua, que parecía tranquila, y al ver la silla tragó saliva. —Prefiero una silla de amazona, si no te importa. —¿Ah sí? —repuso Jared, dando una calada al puro—. Pues resulta que no tenemos sillas de amazona. ¿Acaso no sabes montar a horcajadas? —¡Claro que sé! —Entonces sube a tu habitación y cambíate de ropa —ordenó Jared para sorpresa de Lauren—. ¡Vamos, muévete! Estamos perdiendo el tiempo. ¡Y haz algo con ese pelo! Es imposible ajustar un sombrero con... todo eso —agregó, señalando la abundante cabellera de la muchacha—. ¡Ah, y ponte un sombrero más adecuado, o se te quemará la nariz! Lauren se recogió la falda y regresó presurosa al interior de la mansión. Elena, que la había seguido hasta la puerta y había oído las palabras del señor, la tomó del brazo y la acompañó a su dormitorio. Una vez allí, la ayudó a desvestirse y ponerse una falda que Lauren consideró demasiado ceñida a la cadera y excesivamente corta. A continuación, le puso una camisa blanca de algodón con botones en la pechera, como las de los hombres, mientras simulaba no ver las lágrimas que


Lauren luchaba por contener y el temblor de sus hombros, sobre los que echó una chaqueta de cuero. Le calzó unas botas que, para alivio de Lauren, le cubrían las pantorrillas. «¿Cómo ha podido humillarme así?», se preguntó Lauren mientras las lágrimas le rodaban por las mejillas. Jared la había despojado de su dignidad al burlarse de ella delante de los criados. Elena le quitó el sombrero de terciopelo y, tras soltarle el cabello, cepillárselo y recogérselo en una larga trenza, le entregó otro semejante al de Jared. Lauren se lo caló, se lo ajustó debajo de la barbilla y tomó los guantes de cuero que Elena le tendía. En sólo diez minutos, la elegante Lauren había sufrido una transformación sorprendente. —Señora, dígame la verdad, ¿sabe montar a horcajadas? —se atrevió a preguntar la criada mientras bajaban por las escaleras. —No lo sé —reconoció Lauren—. Nunca lo he hecho. Elena dirigió a su señora una mirada compasiva y observó que el rostro de la muchacha, antes bañado en lágrimas, había adoptado una expresión decidida. Lauren atravesó el porche sin dignarse mirar a su esposo y avanzó hacia la yegua. Levantó una rodilla, colocó un pie en el estribo y tomó impulso asiéndose al arzón. Casi gritó de dolor cuando sus posaderas cayeron sobre la silla y se lastimó los muslos. Apretando los dientes, tomó las riendas que Pepe le ofrecía. Jared la miró de reojo y esbozó una sonrisa burlona. ¡Aquél resultaría un viaje muy divertido! Ninguno de los dos despegó los labios mientras abandonaban las tierras de los Lockett y enfilaban el camino que conducía al oeste. Lauren contempló el paisaje iluminado por los débiles rayos del sol, que despuntaban a sus espaldas. Enormes cipreses bordeaban la orilla derecha del río Caballo. A la izquierda, las suaves colinas aparecían cubiertas de escarcha que brillaba como diamantes bajo el tibio sol de la mañana. Los robles y los olmos, vestidos con los colores del otoño, contrastaban con los verdes y frondosos cedros. Algunas formaciones de piedra caliza despedían un deslumbrante reflejo blanco. Cabalgaban juntos, aunque Lauren procuraba apartarse cada vez que Jared se acercaba demasiado a su yegua. Éste había adivinado inmediatamente que Lauren no había montado nunca a horcajadas. «La verdad es que tiene coraje —pensó—. No monta mal, pero apuesto a que mañana no podrá moverse.» —Así estás mucho mejor —dijo, rompiendo el silencio—. ¿No son estas ropas más cómodas que el aparatoso atuendo que lucías antes? —Sí, estoy bien, gracias —contestó Lauren. «Tan fría y compuesta como siempre», se admiró Jared. Aquel golpe contra la silla habría hecho gritar de dolor a cualquier otra mujer; ella, en cambio, había permanecido impasible. Sin saber por qué, el hombre fustigó su caballo. Lauren hizo lo mismo para no quedarse rezagada. El dolor que sentía en la parte interna de los muslos y las nalgas era insoportable, pero por nada del mundo se habría quejado delante de su arrogante marido. A pesar de su enojo, no podía dejar de mirarlo. Quería odiarlo, pero era incapaz. En ninguna de las novelas sobre el salvaje Oeste que había leído aparecían hombres tan atractivos como Jared Lockett. Aunque se había esforzado por restar importancia al incidente de la noche anterior, la imagen de Jared sin camisa y despeinado había quedado grabada en su memoria. Por un momento se planteó la posibilidad de no abrir la puerta que comunicaba sus dormitorios, pero finalmente decidió obedecer, temerosa de que el hom128


bre la echara abajo a patadas. Lo cierto era que también lo había hecho por curiosidad. Jared había recorrido su cuerpo con la vista, provocándole inquietantes reacciones. Además, habría jurado que su esposo también se había sentido turbado. Observó detenidamente al caballo y su jinete, que se movían al compás, como si fueran un solo ser. La dorada crin del animal era casi del mismo color que el vello que cubría el pecho de Jared. El sol estaba ya alto en el horizonte. Lauren creía que no podría soportar aquel martirio durante mucho más tiempo cuando Jared redujo la velocidad, salió del camino y dirigió su montura a un arroyo flanqueado por cipreses. —Descansaremos un rato, ¿de acuerdo? —sugirió mientras se apeaba con la agilidad de un experto jinete y conducía a su caballo al borde del riachuelo. Lauren no se movió. Hasta ese momento, se las había arreglado para cabalgar, pero no tenía ni idea de cómo desmontar. Jared se acercó a ella y extendió los brazos. La joven apoyó las manos en sus hombros y pasó la pierna derecha sobre el lomo de la yegua mientras Jared le rodeaba la cintura para alzarla. Lauren sintió la respiración de su esposo junto a su mejilla y mantuvo la mirada baja hasta que la depositó en el suelo. Mientras los caballos aplacaban su sed en el arroyo, Jared tendió a Lauren una cantimplora. —¿Tienes hambre? —preguntó. —Un poco —contestó ella, procurando disimular el dolor que sentía al sentarse sobre una piedra plana. Él desenvolvió unos bocadillos y le entregó uno de jamón. —Los he preparado yo mismo esta mañana; enseguida comprobarás que la cocina no se me da muy bien —bromeó. —Está bueno —repuso Lauren tras dar un pequeño mordisco. —Me las apaño con el fuego de campaña, pero soy un desastre en la cocina más sofisticada— admitió él, esbozando una sonrisa. Aquello era lo más parecido a una conversación que ambos habían mantenido. Aunque había sido él quien la había iniciado, Lauren decidió prolongarla un poco más: —A mí me encanta cocinar. En Clayton teníamos un ama de llaves que me había prohibido acercarme a la cocina. Lo cierto es que disfruto probando nuevas recetas. —Tal vez Gloria te permita ampliar tus conocimientos culinarios. Eso sí, tendrás que procurar no pisar a ninguno de los niños que lleva cogidos a las faldas todo el día —añadió divertido. —¿Quién es Gloria? —preguntó Lauren, interesada. —La mujer de Rudy. Rudy es mi..., bueno, es el capataz del rancho. Gloria y él viven allí con... con la madre de Rudy. Tienen un niño cada año, más o menos. Jared sonrió, y se le formaron unas arruguitas junto a los ojos. Lauren pensó que era una lástima que su marido no sonriera más a menudo, pues, cuando lo hacía, su semblante se iluminaba y parecía más joven. —Ben me dijo... —titubeó sin saber por qué—, me dijo que uno de los vaqueros del rancho es un indio de verdad. —¡Desde luego! —Jared rió-—. Thorn es comanche de los pies a la cabeza. Mi padre lo encontró herido y medio muerto de hambre después de que el ejército asaltara su poblado en busca de rehenes blancos —explicó, tragando el último bocado y sacudiéndose las migas—. En fin, Ben lo llevó al rancho cuando no era más que un mocoso de once o doce años. Ha permane-


cido allí desde entonces y es uno de nuestros mejores hombres. Quería a mi padre con locura y solía llevarnos a Rudy y a mí a las montañas para enseñarnos a cazar ciervos, predecir el tiempo, conocer las estrellas y cosas así. Lauren estaba sorprendida, no sólo por la fascinante historia del indio de Keypoint, sino también por la desacostumbrada locuacidad de Jared. —Entonces, ¿Rudy y tú crecisteis juntos? —preguntó. —Sí... —contestó él, visiblemente molesto. —Tu tierra es preciosa, Jared —exclamó. Él la miró a los ojos antes de volverse hacia el sol que acariciaba el paisaje con toda su energía. —Sí lo es —murmuró. Guardó silencio unos segundos y de repente se puso en pie de un salto. A Lauren le pareció que se arrepentía de haber hablado con tanta franqueza—. Si necesitas estar sola un rato, puedes ir detrás de aquellas rocas —dijo. Lauren lo miró sin comprender. —No... —balbuceó finalmente—. Estoy bien. —Entonces, si me perdonas... —sonrió Jared, dedicándole una exagerada reverencia. Lauren se ruborizó y observó cómo Jared se alejaba a grandes zancadas, carcajeándose y haciendo sonar las espuelas. La muchacha envolvió los restos del bocadillo y los guardó en la alforja de su esposo. Un rifle pendía del lado derecho de su silla de montar. Era la primera vez que Lauren veía un arma de fuego, y se estremeció. En cambio, a Jared parecía no causarle ninguna inquietud. —He visto algunos árboles arrancados —comentó cuando su marido regresó a su lado—. ¿Están desbrozando el terreno?

—¡Oh, no! El río Caballo se encarga de ello cuando se enfada. La última vez, hace dos años, provocó una de las inundaciones más graves que se recuerdan. El agua arrasó todo: granjas, ganado, árboles e incluso puentes. —¡Es increíble! Parece un río muy tranquilo. —Normalmente lo es, pero cuando llueve demasiado y los arroyos bajan muy crecidos se torna peligroso y se lleva consigo todo cuanto ha entregado a esta tierra. A Lauren le sorprendió que un hombre tan taciturno como Jared empleara un lenguaje tan poético para hablar de su tierra. —¿Cómo se llama la yegua? —preguntó para no gritar de dolor cuando Jared la ayudó a montar. —Creo que los vaqueros la llaman Llamarada por su color. —¿Y el tuyo? —Corcel —respondió con orgullo, acariciando la crin del magnífico animal—. Lo noto un poco extraño esta mañana; me temo que la yegua le pone nervioso —añadió, mirando a Lauren, quien se había sonrojado al clavar la vista en la parte del caballo que revelaba su masculinidad. «¡Se comenta que es un auténtico semental!», había afirmado Elena—. Tranquilízate, Lauren; es todo un caballero y no se atreverá a montar a la yegua en tu presencia. En cualquier caso, mantendré las riendas bien sujetas. —Rió—. ¿Verdad que es un animal precioso? Ben me lo regaló cuando regresé de Cuba. —¿Luchaste en la guerra de Cuba? —exclamó Lauren, olvidando su turbación.

Jared asintió. Sus ojos, que se habían vuelto duros y fríos como ágatas, mostraban que aquella guerra no le traía recuerdos agradables. Sintiendo que con su pregunta había roto el encanto de la conversación, Lauren guardó silencio y se sumió en la contemplación del paisaje. Cabalgaron en silencio durante una hora hasta alcanzar la cima de una colina. Al otro lado, se extendía un vasto valle atravesado por un riachuelo junto al cual pastaba un enorme rebaño. Lauren estaba tan absorta admirando la magnífica vista que no oyó el galope de caballos que se aproximaban hasta que el grupo de jinetes estuvo junto a ellos. Diez hombres con la cara cubierta con pañuelos multicolores empuñaban pistolas y rifles y aullaban como posesos. Aterrorizada, Lauren se volvió hacia Jared, quien se había ajustado el pañuelo sobre la nariz, había desenfundado el revólver y se disponía a cargarlo. Espoleó su caballo y cabalgó a toda velocidad hacia los asaltantes, profiriendo un escalofriante grito. Los bandidos, que disparaban al aire, rodearon a Jared. Éste tiró de las riendas con tal fuerza que su montura se puso de manos.


El corazón de Lauren latía frenético. ¿Por qué la había abandonado? ¿Acaso pretendía luchar contra todos a la vez? Y cuando lo hubieran eliminado, ¿qué le harían aquellos salvajes a ella? Llamarada se revolvió inquieta. La mujer estaba demasiado asustada contemplando la escena para mantener firmes las riendas de su yegua. Jared y el cabecilla de los bandidos desmontaron a un tiempo y con parecida agilidad mientras los otros permanecían sobre sus cabalgaduras y rodeaban a ambos hombres, que se encontraban frente a frente. Lauren temía que Jared y el bandido se enfrentaran en un duelo. Los dos estaban con los brazos en jarras, mirándose desafiantes. Lauren contuvo la respiración. De repente, ambos cargaron sus rifles y los dispararon a la vez. Las montañas devolvieron el estruendo. Las súbitas detonaciones y el respingo que Lauren dio sobre la silla espantaron a Llamarada, que se lanzó a una alocada carrera. Demasiado asustada para gritar, la muchacha se asió con todas sus fuerzas al arzón. Creyó oír el galope de otro caballo a sus espaldas, pero no se atrevió a volver la cabeza; no sabía si era peor caer de su montura o comprobar que un bandido le pisaba los talones. Distinguió una crin dorada antes de que un brazo la enlazara por la cintura y la levantara de la yegua, que continuó cabalgando. Lauren cerró los ojos mientras su captor la dejaba caer sobre la silla, obligándola a rodearle la cintura con los brazos. El caballo aflojó el paso y, segundos después, se detuvo por completo. Entonces la joven advirtió que el corazón de su rescatador latía tan fuerte como el suyo. Alzó la cabeza y vio un rostro cubierto por un pañuelo rojo sobre el que se destacaban unos ojos de color topacio que la contemplaban con ternura. —Lauren...

Suspiró aliviada al reconocer la voz de Jared y apoyó la frente contra su pecho. ¡Estaba vivo! Jared la estrechó entre sus brazos y dejó que reposara la cabeza junto a su hombro. El ruido de un grupo de jinetes que se aproximaban sobresaltó a Lauren. ¿Cómo había podido olvidar a sus agresores? —¿Se encuentra bien, Jared? —Creo que sí —contestó él—. Sólo está un poco asustada. Lauren... —repitió, apartándola de sí con suavidad. La mujer abrió los ojos mientras su esposo se quitaba el pañuelo. «¿Son imaginaciones mías o está preocupado por mí?», se preguntó ella, fascinada por el brillo de aquellos ojos. El caballo de Jared sacudió la cabeza con impaciencia, interrumpiendo las cavilaciones de Lauren. Ésta se volvió hacia el otro jinete, que también se quitó el pañuelo y esbozó una sonrisa luminosa. Sus facciones eran muy parecidas a las de Jared, aunque su piel y su cabello eran más oscuros. Lauren paseó la mirada por el semicírculo de vaqueros que los rodeaban y observaban con curiosidad. ¿Quiénes eran aquellos hombres? No parecían malvados bandidos. —Lauren, te presento a Rudy Méndez —dijo Jared—. Y éstos son algunos de los vaqueros de Key-point. ¿Te hemos asustado? Lauren asintió, impresionada por el suave tono de voz de su marido. De repente, recordó el intercambio de disparos que habían espantado a su caballo. —Vi cómo os disparabais... —A Jared y a mí nos gusta disparar. Lo que ha presenciado no ha sido más que un saludo ritual —intervino Rudy—. Encantado de conocerla, señora Loc-kett, y bienvenida a Keypoint. Jared debería haberla puesto al corriente de nuestros jueguecitos. Me temo que nuestro comité de bienvenida se ha tomado su cometido demasiado en serio. Le ruego que nos perdone.

—Desde luego —repuso Lauren, sonriendo con ti- midez—. Lamento mucho haber causado tanto alboroto. De repente advirtió que su aspecto no era el más adecuado para presentarse ante tanta gente; su sombrero descansaba sobre su espalda, y su trenza estaba medio deshecha. Para colmo, se hallaba sentada sobre el regazo de Jared en una posición en absoluto propia de una dama. Cuando se percató de que continuaba estrechamente abrazada a su marido, se apresuró a soltarlo.


Sin embargo, no contaba con que Corcel escogería aquel preciso instante para sacudirse. Desesperada, buscó dónde asirse y acabó hundiendo los dedos entre los muslos de Jared. —¡Por el amor de Dios! No vuelvas a hacer eso —le susurró él al oído—. Cógete a mi cintura y no te muevas. Lauren obedeció. Por fortuna nadie había reparado en lo ocurrido. Con un rápido movimiento de muñeca, Jared, inconsciente de la estúpida sonrisa dibujada en sus labios, obligó a su montura a ponerse en marcha. Rudy y sus vaqueros contemplaron abiertamente a la nueva esposa de Jared. ¡Era tan hermosa! Al enterarse de que Jared se había casado con una muchacha del Este, todos habían especulado sobre la belleza de la nueva señora Lockett. Ahora comprendían por qué su patrón se había mostrado tan impaciente por llevarse a aquella preciosidad a la cama. Rudy se percató de que las indiscretas miradas de los vaqueros comenzaban a incomodar a Lauren. —¿No tenéis nada que hacer? —dijo a los vaqueros. Todos entendieron la orden y se despidieron de Lauren para emprender el camino de regreso al rancho—. Buscaré su montura, señora Lockett. —No, Rudy —le detuvo Jared—. Vayamos primero al rancho. Dios sabe a dónde habrá ido a parar la maldita yegua. —Como quieras —repuso Rudy, esbozando una sonrisa picara. ¡No le extrañaba que Jared prefiriera cabalgar abrazado a Lauren! Los vaqueros silbaron y los jalearon al pasar a su lado. —Maldita sea —masculló Jared. «Oh, Dios mío», se dijo cuando Lauren se movió sobre su regazo, tratando de encontrar una postura más cómoda. Rudy, que cabalgaba junto a ellos, advirtió que la muchacha se apartaba de Jared, quien parecía decidido a no soltarla. Se percibía una extraña tensión entre los dos. La última vez que Jared había visitado Keypoint, después del funeral de Ben, había maldecido a aquella tal Lauren Holbrook, insultado a su familia y dudado de su inteligencia y moralidad. Cuando Rudy le había formulado preguntas sobre ella, Jared había confesado que ni siquiera la conocía. —Entonces ¿cómo sabes que se trata de una mujer despreciable? —había inquirido Rudy—. Además, se suponía que debías recibirla en la estación de Austin. —¡Y allí fui! —había contestado Jared, furioso—. Pero yo... Bueno, ya basta. Déjalo, ¿de acuerdo? Rudy había guardado silencio, consciente de que era mejor no irritar a Jared cuando éste estaba de mal humor. Una semana después, Pepe se había presentado en el rancho con una noticia sorprendente: Jared iba a casarse con la mujer a quien había tildado de «pequeña furcia cómplice de mi padre». «Así pues, ya la ha conocido —había pensado Rudy—. Y según parece ha cambiado de opinión.» Gloria y su madre habían recibido la noticia con tal alborozo que Rudy no se había atrevido a manifestar sus reservas. Si Jared tenía dos dedos de frente, de lo que Rudy dudaba, encerraría a aquella mujer bajo siete llaves. Saltaba a la vista que era toda una dama y muy bella. A juzgar por la expresión del rostro de Jared, él también se había dado cuenta de ello. «Bien hecho, Lauren», se dijo, divertido. —Gloria, mi mujer, está ansiosa por conocerla, señora Lockett. Creo que está más nerviosa que los niños. —Llámeme Lauren, por favor. ¿Cuántos hijos tiene, señor Méndez? —Llámeme Rudy —sonrió él—. Vamos a ver... —añadió, contando con los dedos mientras murmuraba algunos nombres—. ¡Ayúdame, Jared! ¿Son seis o siete? —Creo que la última vez que estuve aquí eran seis, y el séptimo venía en camino. Aunque no me extrañaría que, si Gloria ha tenido un parto prematuro, ya hubierais encargado el octavo. —No seas grosero —-reprendió Rudy, con un brillo divertido en los ojos. Lauren observó al capataz, cuyas facciones le resultaban familiares. Aún estaba intentando adivinar a quién le recordaba cuando llegaron al rancho, un enorme edificio de piedra caliza de una planta y techo de madera de cedro. Cuatro columnas sostenían el porche que se extendía a lo largo de la fachada principal. Otras construcciones más pequeñas se alzaban alrededor del edificio principal. Un grupo de niños jugaba y reía en el jardín. Rudy desmontó mientras Jared y Lauren permanecían abrazados unos segundos más. —Lamento haberte asustado —se disculpó Jared con rostro impasible y un tono de voz cálido, muy distinto al que solía emplear para dirigirse a ella. —No te preocupes —repuso Lauren mientras los labios del hombre dibujaban una sonrisa—. Estoy bien. Jared la alzó de la silla y, antes de depositarla en el suelo, dejó que su mano se deslizara desde la cintura hasta la axila, rozándole el pecho.


Aquel breve contacto estremeció a ambos. Lauren

se arregló la ropa para disimular su turbación, mientras él se apeaba del caballo con gesto malhumorado. Rudy, testigo de la escena, miró a su amigo y le hizo un guiño. Jared frunció el entrecejo. La puerta principal se abrió de golpe, y Gloria salió corriendo seguida de una ristra de niños, que se abalanzaban sobre su padre y Jared y se enredaron entre sus piernas. —¡Bienvenida, Lauren! Soy Gloria. La desinhibida Gloria estrechó a la recién llegada entre sus brazos. Era algo mayor que Lauren y, aunque su rostro carecía de la belleza clásica de Elena, era muy hermosa. Su tez morena y sus ojos oscuros rebosaban de salud y simpatía. Como Elena, estaba embarazada, aunque la falda oscura que vestía y el ancho delantal disimulaban su estado. Llevaba el brillante cabello negro recogido en un moño. —Gracias, Gloria —contestó Lauren—. Encantada de conocerte. Espero no molestaros con nuestra visita. —¡Claro que no! Estáis en vuestra casa. ¡Vaya con Jared! ¡El muy sinvergüenza! Menos mal que se ha decidido a sentar la cabeza. No importa que haya tardado tanto en escoger esposa —añadió sonriendo a Lauren—, pues veo que ha elegido muy bien. Riendo, se puso de puntillas para pellizcar a Jared en las mejillas. Este se inclinó hacia ella, la enlazó por la cintura y la besó en la boca. —Si Rudy te dejara salir de la cama de vez en cuando, nos escaparíamos juntos, ¿verdad, Gloria? —dijo, dándole una palmada en el trasero. —¡Jared Lockett! —exclamó ella, desasiéndose de su abrazo—. ¿No te da vergüenza abrazar a una mujer embarazada y decirle esas cosas delante de tu esposa?

Lauren observó sorprendida aquel cariñoso intercambio de reproches. ¡Las costumbres de los téjanos eran, cuando menos, fascinantes! De repente advirtió que Rudy había reunido a sus hijos alrededor de ella. —Lauren, te presento a James, John, María, Anna y Lucy. ¿Quién falta? —preguntó. —Consuelo —contestó uno de los niños—. Es pequeña, ¿sabe? —explicó a Lauren—. Está dentro, durmiendo. —Niños, ésta es Lauren, la mujer de Jared. Lauren observó las cinco caritas. —Eres muy guapa —murmuró Anna. —Yo iba a decirte lo mismo —replicó Lauren, arrodillándose ante ella. —La comida está lista —intervino Gloria, tomando a Lauren de la mano. Entraron en una amplia sala presidida por una enorme chimenea de piedra, frente a la cual había un pequeño comedor modestamente amueblado. La zona intermedia se empleaba como salón, decorado con so-fás y sillones, alfombras de vivos colores que cubrían el suelo de baldosas, grabados que reproducían escenas de la vida del Oeste, una librería y un escritorio. Lauren supuso que el pasillo conducía a las habitaciones y la última puerta, a la cocina. Gloria sonrió or-gullosa cuando la recién llegada alabó la decoración de la casa. —Ven, te enseñaré el dormitorio de Jared. Lo he ordenado un poco y he añadido algunas cosillas. ¡Ya sabes qué sosa es la habitación de un soltero! —La habitación de un soltero... —repitió Lauren sin atreverse a confesar que jamás había puesto un pie en el dormitorio de un hombre. La habitación de Jared era espaciosa, con una vista magnífica de las colinas y el río. El mobiliario se reducía a una cómoda, un espejo, una silla, una otomana y un armario que Gloria abrió para mostrar que había hecho sitio para su ropa... ¡junto a las prendas de Jared! Una enorme cama se alzaba en el centro de la habitación. —Mandé traer esto de la tienda —dijo Gloria, señalando una palangana y una jarra de porcelana sobre un pequeño tocador—. Pepe comprará algo más en el próximo viaje —agregó, confundiendo la consternación de Lauren con desagrado—. ¿Acaso no te gusta? —¡No! Quiero decir que no era necesario que te tomaras tantas molestias —se apresuró a rectificar—. Sin embargo... —se volvió hacia Jared, que se mostraba tan desconcertado como ella. Rudy se apoyó contra el umbral de la puerta y cruzó los brazos mientras observaba la escena divertido.


—Si nos perdonáis, Gloria y yo os dejaremos solos para que os refresquéis un poco; luego comeremos. No os preocupéis —añadió haciendo un guiño cómplice a Jared—, no tenemos prisa. Podéis tomaros tanto tiempo como queráis. —Esto... yo... —balbuceó Jared—. Creo que iré a los barracones para saludar a los hombres. Me lavaré allí. Y se apresuró a salir del dormitorio para sorpresa de Gloria y alivio de Lauren. Rudy lo observó con semblante reflexivo. —¡Maldita sea! —masculló Jared mientras atravesaba el vestíbulo a grandes zancadas. ¿Cómo no se le había ocurrido pensar en las habitaciones? Rudy y su caterva de chiquillos ocupaban toda la casa. Sentía un cariño especial por aquel dormitorio, y no le apetecía abandonarlo, pero sabía que era imposible pedir a la romántica Gloria que trasladara a Lauren a otro sitio. Y aún le apetecía menos pasar la noche con Lauren. Se había jurado no tocarla y no pensaba romper aquella promesa, pero hacía falta ser un monje de noventa años medio ciego para dormir al lado de una belleza como aquélla sin... Debía encontrar una solución... y rápido. Cuando minutos después Lauren bajó al comedor se encontró con una hermosa mujer de facciones mejicanas presidiendo la mesa muy erguida y orgullosa. Su cabello, negro, recogido en un moño en la nuca y veteado de hebras grises, enmarcaba un rostro casi perfecto, de finas y arqueadas cejas, ojos oscuros y melancólicos, nariz recta y estrecha, delicada barbilla y boca bien dibujada. Vestía un traje negro de cuello alto y no lucía joyas ni ningún otro adorno. La mujer esbozó una sonrisa amable cuando Lauren avanzó tímidamente hacia ella. —Es un placer conocerte, Lauren Holbrook Lo-ckett. Soy María Méndez. Bienvenida a Keypoint. —Encantada de conocerla, señora Méndez. Usted es la madre de Rudy, ¿no es así? —Sí —respondió María mientras observaba a la muchacha con atención—. Eres tan bonita como él aseguró. Ahora entiendo por qué deseaba tanto que estuvieras entre nosotros. Hizo lo que debía, sí señor. —¿Él? —preguntó Lauren, sorprendida. ¿Era posible que aquella mujer conociera los planes de Ben? ¿Se refiere a Ben? —La última vez que nos vimos no dejó de hablar de ti. Se disponía a añadir algo más, cuando Jared apareció con un niño debajo de cada brazo y otro sentado sobre sus hombros y asido a sus cabellos con todas sus fuerzas para no caer. Los demás chiquillos correteaban y gritaban alrededor. —¡Ahora yo! —¡No, ahora me toca a mí! —¡Ya basta, niños! —ordenó Gloria—. Dejad tranquilo a Jared. Ha hecho un largo viaje y está cansado. Sentaos a la mesa... ¡Y no quiero ver manos sucias! Los pequeños se apartaron de mala gana del hombre y ocuparon sus sitios en la mesa. Jared se mesó el

cabello y se alisó la ropa mientras Lauren, que no había sospechado que a él le gustaran los niños, descubría una sonrisa furtiva en los labios de su marido. Éste se introdujo los faldones de la camisa en el pantalón, y de forma inconsciente Lauren deslizó la vista un poco más abajo. Jared levantó la cabeza y clavó la mirada en los ojos de Lauren, que se había trenzado el cabelló y se había puesto una camisa tan ceñida que revelaba la turgencia de sus pechos. Jared se secó las manos sudorosas en los pantalones y miró de reojo las pantorrillas de su esposa mientras se maldecía por ser tan vulnerable a sus encantos. Al ver a María Méndez, se apresuró a abrazarla con los ojos brillantes de alegría. —¿Cómo estás, María? —preguntó—. Lauren nunca lo había visto abrazar a Olivia con tanto cariño. —Acabo de conocer a tu esposa —contestó María—. Es una mujer encantadora. —Sí... gracias —murmuró Jared, mirando a Lauren de soslayo. Cuando Rudy se hubo sentado a la mesa, Gloría apareció con una bandeja que depositó sobre la mesa. Acostumbrada a las silenciosas comidas en casa de su padre, las tediosas reuniones de los Prather y las tensas cenas en la mansión de Olivia, Lauren disfrutó de la compañía de aquella bulliciosa familia. Todos hablaban a la vez y se interrumpían continuamente. Rudy relató el «tiroteo» que se había producido aquella mañana. Los niños prorrumpieron en sonoras carcajadas, en tanto que Gloria y María reprocharon a los hombres su imprudencia.


Los hijos de Rudy ocupaban buena parte de la enorme mesa. Gloria había asignado sitios contiguos a los recién casados, por lo que sus codos se tocaban cada vez que tendían la mano para tomar un vaso o un cubierto. Más de una vez sus rodillas se rozaron, y si alguien vio dos tenedores suspendidos en el aire y dos miradas sorprendidas, no dijo nada. Rudy sí se dio cuenta. «¡Menudo combate! —se dijo—. Resultará interesante ver cómo Jared el Grande acaba cayendo en las redes de una jovencita que apenas le llega al hombro.» Cuando terminaron de comer, Jared y Rudy se dirigieron a los establos. Lauren los observó mientras se alejaban charlando amigablemente. La anchura de sus hombros, la estrechez de sus caderas y la longitud de sus fuertes piernas eran idénticas. —Son iguales... —murmuró Lauren, admirada. —Nadie puede negar que son hermanos —repuso Gloria. —¡Hermanos! —exclamó Lauren, pasmada, volviéndose hacia la otra mujer. ¿No te ha dicho Jared que Rudy es tu cuña do ? —Sí...—inquirió Gloria, extrañada. —Entonces la señora Méndez... —susurró Lauren. —María y Ben, sí —concluyó Gloria por ella—. No los juzgues a la ligera —añadió ante el gesto de asombro de Lauren—. Se amaban mucho y vivieron juntos durante casi cuarenta años. —Pero... ¿y Olivia? —balbuceó Lauren, incapaz de creer que su adorado Ben hubiera cometido adulterio. —Ya la conoces. Desde que se casaron, Olivia convirtió la vida de Ben en un infierno. Se empeñó en vivir en Coronado y conseguir el control del banco; nunca quiso oír hablar de Keypoint. María era hija de uno de los vaqueros que ayudaron a Ben a construir y a sacar adelante este rancho. Fue un flechazo. No resultaba difícil imaginar a la hermosa María enamorada del corpulento Ben. Sin duda habían formado una pareja perfecta; él le había ofrecido protección y seguridad, y ella, amor, un hijo... y un hogar al

que regresar. ¿Qué había de malo en ello? Semanas antes, la historia de la infidelidad conyugal de Ben la habría escandalizado, pero ahora... ¿Qué extraño poder ejercían sobre ella aquella tierra y sus habitantes, que incluso le arrebataban sus más firmes convicciones morales? —Gracias a Dios, Jared y Rudy se quieren muchísimo —prosiguió Gloria, mientras los dos hombres, montados a caballo, se perdían en el horizonte—. Aunque Rudy nunca podrá llevar el apellido de Ben ni heredar ninguna de sus propiedades, le basta con saber que su padre lo amaba. El testamento de Ben dejó muy claro que, mientras Keypoint exista, los hijos de Rodolfo Méndez y los de Jared Lockett serán los propietarios. —Tras una breve pausa agregó—: Ni María ni su hijo pudieron asistir a su funeral. Es triste, ¿verdad? Ben nos visitó pocos días antes de morir y nos habló de ti, Lauren. Anunció que llegarías muy pronto. Aquélla fue la última vez que estuvo con María, y espero que pasaran la noche haciendo el amor. Él se había ausentado durante más de un mes, de modo que, conociendo al viejo Ben, apuesto a que fue así. —Claro... —murmuró Lauren, bajando la vista ruborizada. —Siento haberte fatigado con mi charla —se disculpó Gloría, confundiendo su turbación con cansancio—. ¿Por qué no te acuestas un rato? —Estoy un poco agotada —reconoció Lauren—. Te agradezco que me hayas contado la historia de tu familia. Ahora comprendo muchas cosas —añadió antes de besar a Gloria en la mejilla. Lauren se encerró en la habitación de Jared. Saltaba a la vista que pertenecía a su marido y a nadie más. Sentía su presencia en el dormitorio, y cuando se desnudó tuvo la impresión de que un fantasma la observaba furtivamente.

Se tumbó en la cama con la extraña sensación de que Jared estaba acostado a su lado. Acarició la colcha imaginando que su marido se hallaba allí, pero se trataba de una fantasía demasiado inquietante para recrearse en ella. Cerró los ojos y se quedó dormida al instante, figurándose que un par de ojos de color topacio la contemplaban. Lauren decidió tomar un baño antes de la cena. Gloria le había explicado que años atrás Ben había instalado un rudimentario sistema de agua corriente. Sin embargo, el agua caliente todavía


representaba un lujo inalcanzable para los habitantes de Keypoint. Una enorme tetera de cobre hacía las veces de calentador. —Has de llenar la tetera cada vez que la utilices —había dicho Gloria—. ¡Ah, se me olvidaba! —añadió, tendiéndole un frasco—. Jared me pidió que te diera esto. —¿Qué es? —Linimento —había respondido Gloria, divertida. Al llegar a la habitación, Lauren observó que Jared había abierto una de las maletas. Inquieta, se preguntó qué sucedería aquella noche. Era evidente que los Méndez no sospechaban nada y esperaban que durmieran juntos. Trató de tranquilizarse y bajó al comedor. Le extrañó que en la casa reinara un silencio sepulcral. Las velas que ardían en los candelabros que descansaban sobre la mesa iluminaban la porcelana y el cristal que habían sustituido a la vajilla de arcilla que habían utilizado a la hora de comer. —¿Dónde están los niños? —preguntó Lauren mientras ayudaba a Gloria a portar bandejas repletas de comida. —Bañados y en la cama. Una cena tranquila es el único lujo que Rudy y yo nos permitimos. Rudy y Jared abandonaron el porche, donde habían estado bebiendo whisky, y el último apagó el puro en un cenicero. Se había lavado y puesto una camisa limpia. Debía haber entrado en la habitación aprovechando que Lauren se hallaba en el cuarto de baño. Rudy se acercó a Gloria, la abrazó y la besó de una manera tan espontánea que Lauren abrió los ojos como platos. La feliz pareja se arrullaba sin que la presencia de Jared y Lauren los intimidara. Con las manos hundidas en los bolsillos, Jared miraba por la ventana. De pie en medio del salón, sin saber qué hacer ni adonde mirar, Lauren acarició nerviosamente el broche de su madre. Ser testigo del afecto que Rudy. y Gloria se profesaban había contribuido a aumentar su deseo de compartir las mismas expresiones de cariño con Jared. Una extraña e irresistible fuerza la impulsaba a vociferar su nombre, a correr hacia él... —¿Qué significa esto? —preguntó María, que al irrumpir en la habitación interrumpió los pensamientos de Lauren—. Los recién casados se dan la espalda, mientras vosotros dos os comportáis como dos tortolitos. —Eso mismo pensaba yo —replicó Rudy, avanzando hacia Lauren para tomarle las manos—. Si tu marido no quiere besarte, yo lo haré —añadió y posó los labios en su mejilla—. Bienvenida a la familia. Todos guardaron silencio, esperando que Jared dedicara alguna palabra afectuosa a su mujer. El hombre, aparentando indiferencia, se limitó a indicar a Lauren con un leve movimiento de la cabeza que se sentara. Avergonzada, la muchacha obedeció, y los demás la imitaron tras intercambiar miradas de sorpresa. La velada resultó muy agradable. Los Méndez hablaban de la vida del campo, la cría de ganado y la castración de los animales con una naturalidad que habría pasmado a Sybil. Después de la cena, Lauren y Gloria fregaron los platos. Esta, que rechazó la ayuda de su suegra, comentó a Lauren que los niños y las tareas domésticas representaban una carga demasiado pesada para una mujer sola. Cuando se reunieron con María y los hombres en el salón, Lauren comprobó aliviada que Jared no estaba bebido. Sin la expresión de arrogancia que a menudo endurecía su rostro, se mostraba relajado, casi feliz; parecía una persona completamente distinta a la que había conocido en Coronado. Estaba arrellanado en un sillón, con las piernas estiradas. Lauren las recorrió con la mirada, como había hecho la primera vez que lo había visto en el carruaje de Ed Travers. El abul-tamiento en la parte superior seguía intrigándola. Desvió la vista rápidamente. Gloria se acomodó al lado de María y comenzó a relatar las travesuras cometidas por los niños aquel día mientras los hombres hablaban del trabajo del rancho. Lauren se dirigió a la librería, se puso las lentes, y curioseó a placer. Escogió unos cuantos libros que juzgó interesantes y se sentó junto a la lámpara para hojearlos. Enseguida se enfrascó en la lectura de uno escrito por un oficial retirado que versaba sobre la vida de los indios comanches. Apenas prestó atención a Rudy cuando éste se levantó y preguntó si alguien quería más café. De pronto alzó la mirada y sorprendió a Jared observándola con atención a través del humo azulado del

puro que fumaba. Comprobó asombrada que el rostro de su esposo no denotaba ni desprecio ni odio. ¡Jared sonreía!


Él fijó la mirada en el broche que Lauren acariciaba inconscientemente. ¿Qué significaba aquel broche para ella? ¿Por qué no podía apartar sus dedos de él? En realidad sabía tan poco de ella... Cuando habían cabalgado juntos aquella mañana había tenido que reprimir el impulso de rozar con los labios su cuello y los rizos oscuros que pendían a ambos lados. No le habría importado cabalgar cien kilómetros con ella en su regazo. ¡Resultaba tan agradable sentir aquel cuerpo pegado al suyo! Aún conservaba en la memoria el recuerdo de la breve caricia que le había robado en Coronado. Trataba de convencerse de que no lo había hecho a propósito, de que había sido un accidente... Su curiosidad se había visto recompensada por la firmeza del pecho de Lauren. Si hubiera podido ver... Jared sacudió la cabeza al advertir adonde le conducía su calenturienta imaginación. «Recuerda por qué vino —se dijo—. No es la doncella inocente que aparenta con esas ridiculas lentes; es una embaucadora. Lo único que necesito para olvidarla es un revolcón en el granero con cualquier prostituta.» —Buenas noches a todos —dijo María, poniéndose en pie cuando Rudy regresó con una taza de café—. Lauren, me alegro de que estés entre nosotros —agregó, tomando su rostro entre las manos—. A Ben le habría gustado estar aquí esta noche. Después de besar a Lauren, se encaminó hacia su habitación. —La muerte de Ben ha sido un golpe muy duro —suspiró Rudy.

—Sí —convino Gloria—. Yo también voy a acostarme —añadió, inclinándose hacia Rudy para recibir un beso de despedida y obsequiarlo con una magnífica vista de sus generosos pechos. Se besaron largo rato ante la atónita mirada de Lauren. —Caliéntame el sitio —pidió Rudy a su esposa—. Sólo tardaré unos minutos. —Está bien, pero no entretengas demasiado a Jared. Recuerda que está de luna de miel. —Ya basta, Gloria —intervino Jared, revolviéndose en su asiento—. Voy a jugar una partida de póquer con los chicos, y... estas cosas suelen alargarse toda la noche, ya sabes... —¡Una partida de póquer! Jared Lockett, ¿qué demonios crees que...? —exclamó Gloria, indignada. Rudy la hizo callar con una mirada severa. La mujer se volvió hacia Lauren, que se había levantado, visiblemente molesta—. Ven conmigo, Lauren. Es hora de dormir; no es necesario que esperes a tu marido. —Buenas noches, señoras —se despidió Rudy. —Buenas noches, Rudy —susurró Lauren—. Buenas noches, Jared. —Que duermas bien —contestó éste, con la mirada clavada en sus uñas. Antes de desaparecer en compañía de Lauren, Gloria lanzó a su cuñado una mirada asesina. Lauren llevaba varias horas dando vueltas en la cama, tratando de conciliar el sueño. Hacía ya mucho rato, había oído a Rudy entrar en su habitación y el murmullo con que Gloria le había recibido. Ahora la casa estaba silenciosa, y la luz de la luna que se filtraba por la ventana iluminaba tenuemente el dormitorio. Cuando, mucho más tarde, oyó pasos en el pasillo, se ovilló en el lecho y fingió dormir. Jared entró en la habitación, tomó una de las maletas y la abrió. Segundos después, la depositó de nuevo en el suelo y, sigilo-

sámente, se acercó a la cama. La joven aspiró su característico olor a tabaco y cuero cuando se inclinó sobre ella y la contempló durante unos minutos que le resultaron interminables. Su aliento le hacía cosquillas. Cuando él le acarició la mejilla, el corazón le dio un vuelco. Finalmente, Jared se apartó de la cama, cogió las maletas y salió cerrando la puerta tras de sí. Su olor permaneció en la habitación durante toda la noche, atormentando los sentidos de Lauren. —¿Que se ha marchado? —preguntó Lauren, estupefacta. —Sí—contestó Gloria, muy apenada—. Partió esta mañana muy temprano.


La mujer se compadecía de aquella muchacha encantadora que no merecía semejante trato. La noche anterior había hablado con Rudy de la extraña relación de Jared y su esposa. Su marido sospechaba que se trataba de un matrimonio de conveniencia, pero desconocía las razones que habían obligado a su hermano a adoptar aquella decisión, aunque presumía debían ser muy poderosas. ¡Jared siempre se había mostrado reacio a contraer matrimonio! —¿Ha dicho... adonde iba? —balbuceó Lauren, después de enterarse de que se había llevado comida y ropa para varios días. —Creo que dijo que se dirigía a la zona oeste del rancho. Rudy me ha comentado que algunas fieras han atacado el ganado, y Jared está preocupado. No te inquietes, Lauren; no tardará en regresar —añadió, sin atreverse a decir que cualquier vaquero de Keypoint podría haber solucionado aquel problema sin importancia.

—No tardará en regresar... —repitió Lauren. Pocos días antes, la mera presencia de Jared le provocaba es- calofríos; ahora, saber que habían de pasar unos días separados le destrozaba el corazón. ¿Qué había hecho ella para ser tratada así? Estaba en su luna de miel y se sentía perdida y abandonada. Aunque el linimento que Jared le había entregado no había borrado las huellas de la larga cabalgada desde Coronado, no dudó en aceptar la invitación de Rudy de dar un paseo a caballo aquella tarde. Encontraba fascinante la vida del rancho y deseaba formar parte de ella. Aquélla era la tierra de Ben, y Keypoint, su verdadero hogar. Como él, aquel rancho rezumaba vitalidad, por lo que se sentía más cerca que nunca del hombre que había insistido tanto en convertirla en parte de aquel mundo. La ausencia de Jared se prolongaba más de lo previsto, y Lauren se acostumbró a cabalgar en compañía de Rudy y el resto de los vaqueros. Por las mañanas, ayudaba a Gloria a realizar las pesadas tareas domésticas, atender a los niños, que se habían empeñado en enseñarle a hablar español y se desternillaban de risa cuando confundía las palabras o las pronunciaba mal. Solía leerles cuentos antes de acostarlos. Pasaba tantas horas junto a Gloria que en poco tiempo se convirtieron en amigas inseparables. Hasta entonces, Lauren no había tenido ninguna y estaba tan contenta que cuidaba su amistad como si de un tesoro se tratara. También disfrutaba de las conversaciones con María Méndez, quien desde la muerte de Ben pasaba la mayor parte del día encerrada en su habitación y, cuando se reunía con los demás, se mostraba ausente. Lauren la observaba a menudo, preguntándose si la mujer se comunicaría con el difunto Ben. La primera semana transcurrió muy deprisa. Cada vez que oía el galope de un caballo, a Lauren le daba un brinco el corazón. Durante horas escudriñaba el horizonte en busca de un jinete tocado con un sombrero oscuro, pero Jared no regresaba. Rudy y Gloria estaban encantados porque a la muchacha no le había costado aclimatarse a la dura vida del rancho. Los vaqueros la saludaban con un tímido «buenos días, señora Lockett», y ella contestaba llamándolos por su nombre. Todos la respetaban y apreciaban por su amabilidad y simpatía. Un día, uno de ellos se acercó a ella. —Señora Lockett, me llamo Carlos Rivas —se presentó el joven, retorciendo el ^ala de su sombrero nerviosamente—. Soy el marido de Elena. —¡Cuánto me alegro de conocerte! —exclamó Lauren—. ¿Cómo está Elena? —Dice que pronto tendrá el bebé. —¡Avísame cuando nazca! Y dale un beso de mi parte. —Sí, señora. También había conocido a Thorn, el enigmático comanche, quien jamás le dirigía la palabra, aunque la saludaba con todo respeto cada vez que se cruzaba con ella. El semblante del indio era inescrutable, y Lauren se sentía observada por aquellos ojos que la escrutaban con atención. Esperaba haberle causado una buena impresión. A pesar de que aquel curtido rostro de expresión severa flanqueado por largas trenzas la intimidaba, sabía que era un amigo en quien podía confiar. Diez días después de su precipitada marcha, Jared regresó a Keypoint. Apareció por la noche, a la hora de cenar, sucio y agotado como si hubiera cabalgado sin descanso durante días. —¡Vaya, vaya! —exclamó Rudy, poniendo los brazos en jarras y observándolo como si fuera un apestado—. Mirad quién ha venido. —¿Llego a tiempo para la cena? —preguntó Jared tímidamente—. Daría cualquier cosa por un plato de comida caliente. —Lleva el caballo al establo y sube a tu habitación para adecentarte un poco —replicó Gloria con frialdad—. Te esperaremos.


Lauren inclinó la cabeza sobre su plato y se mordió el labio inferior. —Enseguida vuelvo —murmuró Jared mientras se encaminaba hacia su dormitorio, sintiéndose como un extraño en su propia casa. A Lauren le costaba respirar. Aunque su esposo apenas la había mirado, se sentía tan trastornada como si la hubiera tocado. María, Gloria y Rudy entablaron una conversación trivial mientras aguardaban a Jared. Cuando regresó, se había quitado el chaleco de cuero, el pañuelo y las espuelas y se había puesto una camisa y un pantalón limpios. Se acercó a María para besarla en la mejilla. El saludo de la mujer fue la única muestra de afecto que recibió aquella noche, pues el beso dirigido a la mejilla de Gloria se perdió en el aire al volver ésta la cabeza, y Rudy le estrechó la mano sin entusiasmo alguno. —Hola, Lauren —murmuró, sentándose a su lado. —Hola, Jared... ¿Has tenido un buen viaje? —He acabado con esas fieras salvajes y he aprovechado para visitar a los granjeros que utilizan nuestra agua. He de reconocer que me he aburrido bastante. Lauren apenas probó bocado; le temblaban las manos y le costaba respirar. Cuando uno de los niños se despertó, se apresuró a atenderlo, deseosa de alejarse de la turbadora presencia de su marido. —No sé cómo me las arreglaré cuando Lauren y tú regreséis a Coronado —comentó Gloria, conteniéndose para no propinar una bofetada a su cuñado cuando éste se encogió de hombros—. Es una mujer encantadora. Los niños la adoran, y me ha ayudado muchísimo, ¿verdad, María? —Es maravillosa —corroboró la mujer—. Eres un hombre afortunado, Jared. —Conozco al menos a una docena de hombres que darían cualquier cosa porque un rayo te partiera en dos —intervino Rudy—. Si no cuidas mejor a tu preciosa mujercita, te la arrebatarán en menos que canta un gallo. —¿De modo que se ha mezclado con tus malditos vaqueros? —exclamó Jared, malhumorado. —Cada día sale a cabalgar con ellos. Te sorprendería saber cuánto ha aprendido sobre la vida del rancho en estos diez días. Es una chica muy lista. ^-Me consta que así es —gruñó Jared. Cuando Lauren regresó al comedor, Rudy se puso en pie para acercarle la silla mientras Jared se sumía en la contemplación del ramo de crisantemos que adornaba la mesa. —Es una lástima que Lauren no conozca todavía Pecan Creek —dijo el capataz—. ¿Por qué no la llevas antes de que haga demasiado frío para ir de excursión? —¡Qué buena idea!—exclamó Gloria, siguiendo la corriente a su marido—. ¿Por qué no vais mañana? Sin duda os apetecerá mucho pasar un día a solas. —No creo que... —empezó Lauren. —Imposible —interrumpió Jared—. Mañana tengo mucho trabajo. —Ya basta, Jared —intervino María, decidida a impedir que la tozudez de Jared malograra los planes de Ben—. Has estado fuera casi dos semanas y te mereces un día de descanso. Saldréis a primera hora de la mañana, y no se hable más. Yo misma os prepararé la comida. Lleva un saco y trae nueces —añadió—; las necesitaremos para las cenas de Acción de Gracias y Navidad. ¿Recuerdas cuando os enviaba a Rudy y a ti a cogerlas cada otoño? — preguntó, pensativa—. Aquéllos sí eran tiempos felices. Jared no se atrevió a contradecir a María. En cambio lanzó una mirada asesina a su hermano, quien adop158


tó una expresión inocente y sonrió divertido mientras María y Gloria intercambiaban una sonrisa de complicidad. Entretanto, Lauren acariciaba el broche de su madre nerviosamente. —¡Maldita sea, Rudy! ¿Qué esperabas que hiciera? Ellos ambicionan esa planta eléctrica, y nosotros, la línea de ferrocarril. ¡Nos tienen cogidos por los huevos! —¡Debes hacer algo, Jared! Ben se habría dejado sacar los ojos antes de permitir que esos hijos de puta lo avasallaran. Las mujeres, que se habían quedado en el salón, interrumpieron sus ocupaciones al oír la acalorada discusión que los hermanos mantenían en el porche. María alzó la vista de su bordado, Gloria paró de ensartar las cuentas del collar que había prometido a Lucy, y Lauren dejó sobre su regazo el libro que estaba leyendo. Sólo ella conocía el motivo de aquella disputa. Los dos hombres bajaron la voz, y ellas reanudaron sus tareas, aunque de vez en cuando el tono crispado de la conversación las sobresaltaba. Jared y Rudy regresaron furiosos al salón y ambos clavaron la mirada en Lauren; el primero con hostilidad, el último con pena. «Así pues, ya sabe todo», pensó Lauren, temiendo por un instante que Rudy también la despreciara y odiara por haber apoyado los planes de Olivia. Sin embargo, no era odio, sino amistad y compasión lo que traslucían sus ojos. —Si hemos de ir a Pecan Creek mañana, será mejor que no te quedes levantada hasta muy tarde —dijo Jared, dirigiéndose a Lauren con el mismo entusiasmo con que un reo hablaría a su carcelero. Aquella noche nadie osó discutir su decisión de dormir en los barracones. 159 Lauren continuó leyendo hasta que Rudy y Gloría se retiraron a su habitación. Entonces, se quitó las lentes, colocó el libro en el estante y se asomó a la ventana. Se le encogió el corazón al distinguir la figura de su marido, que se encaminaba hacia los barracones de los vaqueros con paso firme. No se percató de que María se hallaba detrás de ella hasta que la enlazó por la cintura. —Durante mucho tiempo Ben me negó su amor —murmuró—. A los hombres duros como ellos les cuesta mucho manifestar sus sentimientos. Debes tener paciencia con Jared. Lauren no se atrevió a contestar a María por miedo a prorrumpir en sollozos. Se volvió y, tras darle un abrazo, se dirigió a su habitación... la habitación de Jared. Gloria ayudó a Lauren a trenzarse el cabello y vestirse con la ropa que había lucido el primer día de su luna de miel. La falda que diez días antes había juzgado escandalosa, le resultaba cómoda y práctica. Su vida había dado un giro tan radical... María preparaba en la cocina los platos preferidos de Jared. De pronto apareció éste y, sin mediar palabra, tendió un pañuelo azul oscuro a su esposa. —Está limpio —dijo ante el gesto de sorpresa de Lauren—. Es un regalo de uno de tus admiradores. Lauren cogió el pañuelo, lo dobló en forma de triángulo y, colocándoselo alrededor del cuello, trató de anudarlo. —Espera, déjame a mí —gruñó Jared, retirándole con suavidad las manos y acercando su rostro a la nuca de la joven. Aquella mañana sus dedos estaban más torpes que de costumbre, por lo que se demoró en la operación y no pudo evitar rozarle la piel de la garganta 160


en numerosas ocasiones hasta conseguir anudar el pañuelo. —Gracias —murmuró Lauren cuando por fin él se apartó. Emprendieron la marcha después de tomar un ligero desayuno. Lauren se despidió de Gloria y María, que los habían acompañado hasta la puerta principal. Los vaqueros del rancho se referían a Llamarada como «la montura de la señora Lockett». En poco tiempo Lauren y la yegua habían llegado a entenderse bastante bien. Jared espoleó su caballo y observó asombrado que Lauren había ganado en soltura y lo seguía sin problemas. «Por lo menos ha aprendido algo útil», se dijo. Las largas horas pasadas al aire libre habían sustituido la palidez de su rostro por un favorecedor tono sonrosado. Jared se negaba a admitir, y sobre todo delante de ella, que la había echado mucho de menos. Se había prometido no hablarle de la soledad y el vacío que se instalaron en su corazón la noche de su partida. Durante los diez días que se había ausentado había visitado a numerosos granjeros cuyas hijas siempre habían aceptado de buen grado una palmada en el trasero o un beso. Sin embargo, esa vez había sido diferente; había dedicado la mayor parte de su tiempo a conversar con los granjeros y, aunque no había evitado a las mujeres, no había sentido deseos de tocar a ninguna de ellas. Había pasado las noches en blanco, dando vueltas en la cama y tratando de contener su imaginación, que continuamente le mostraba imágenes turbadoras de su esposa: Lauren en camisón y con el cabello suelto; Lauren durmiendo en la cama mientras la luz de la luna envolvía su cuerpo y le acariciaba las mejillas; Lauren leyendo con las lentes apoyadas en la punta de la nariz... Lauren, Lauren, siempre Lauren. Sólo un tonto se habría imaginado ensortijando los 161

dedos en los mechones de cabello que descansaban sobre los hombros de la joven, acariciándole las mejillas o quitándole las lentes para besar aquella boca tentadora. Incapaz de conciliar el sueño, había pasado las noches sentado junto al fuego, fumando y maldiciendo a la mujer que había engañado a su padre y no había dudado en aceptar una ventajosa propuesta de matrimonio. ¡Prefería arder en el infierno a caer atrapado en sus redes! Sin embargo, mientras cabalgaba de regreso a Key-point, su corazón se había acelerado hasta alcanzar la vertiginosa velocidad de su montura. Aunque entonces se había repetido una y otra vez que su deseo por llegar al rancho cuanto antes nada tenía que ver con Lauren, en aquellos momentos, mientras trotaba a su lado, no estaba tan seguro de ello. Cabalgaron en silencio durante media hora. Jared condujo a su caballo hasta la orilla de un riachuelo bordeado de cipreses cuyas gruesas raíces serpenteaban sobre el suelo. Al otro lado del río se elevaba una pared de roca de unos quince metros de altura sobre la que se alzaba la vivienda más extraña que Lauren había visto en su vida. Se trataba de una especie de cabana de madera con una chimenea metálica que expulsaba un humo negro y espeso. Una plancha de metal hacía las veces de puerta, y a cada lado había una ventana tras la que se balanceaban algunos látigos. Cornamentas de ciervos y otros animales adornaban la fachada. El saliente sobre el que había sido construida, demasiado estrecho para permitir el paso de un hombre, estaba cubierto de cacharros: cubos, bridas, arneses, cuerdas, arados, pieles de animales y algunos objetos metálicos que Lauren no consiguió identificar debido a la distancia. —¿Quién vive ahí? —preguntó.

—No te muevas —ordenó Jared, desmontando de un salto—. Sólo tardaré un minuto. A Jack el Loco no le gustan las visitas. —¿Quiénes...? . . ., —¡He dicho que te quedes donde estás! —insistió Observó cómo su marido desataba algo de la silla, se acercaba a la ribera del río, depositaba el paquete sobre una piedra plana y montaba de nuevo su caballo después de haber bebido un poco de agua. Jared le indicó con una señal que lo siguiera sin hacer ruido. Mientras se alejaban del extraño lugar, Lauren volvió la cabeza para contemplar la pintoresca cabana por última vez. ,


Tras recorrer un kilómetro y medio, Jared volvió a aproximarse a la orilla del río Caballo. Dejó que los animales descansaran un rato, tendió una cantimplora a Lauren y encendió un puro. —¿A quién pertenecía esa cabana, Jared? —preguntó ella, incapaz de contener su curiosidad por más tiempo. —Allí vive Jack Turner, a quien todo el mundo conoce como Jack el Loco. Lo que has visto no es una cabana, sino una cueva... y no está loco. _¿Por qué vive en una cueva? ¿De dónde vino? ¿Es peligroso? , i u Con la única intención de exasperar a la muchacha, Jared bebió de la cantimplora y dio una calada al puro antes de contestar a sus preguntas: —Jack y su hermano Bill llegaron a Texas a principios de los años cincuenta. Sólo Dios sabe de dónde venían. Lo cierto es que ninguno de los dos tenía dinero ni demasiadas ganas de trabajar, por lo que no pudieron construir un rancho y se dedicaron a cultivar hortalizas y hacer chapuzas de vez en cuando. Por lo general apenas se relacionaban con la gente. Además, los colonos alemanes que se habían instalado en la zona solían evitar el trato con todo aquel que no estuviera dispuesto a dejarse la piel trabajando. »En 1872 los comanches atacaron sus granjas y capturaron a Jack y a Bill. Al cabo de seis meses, Jack fue rescatado. Nadie habría acudido en su auxilio si no hubiera habido mujeres y niños entre los rehenes. Bill había sido torturado y asesinado. Jack quedó... bueno, herido... y, cuando regresó a la civilización, sus caritativos vecinos, que se jactaban de piadosos cristianos, le dieron la espalda. Entonces se retiró a la cueva que has visto —añadió con una sonrisa—. Aunque no pidió permiso para instalarse en nuestras tierras, Ben no se atrevió a echarlo. De vez en cuando nos roba un par de vacas, que nunca son las mejores, y aprovecha hasta los huesos. Nosotros le proveemos de productos de primera necesidad. Lo único que desea es que no lo molesten. Su cueva es inaccesible como un fuerte, y sólo Dios sabe cómo se las arregla para entrar y salir de allí sin romperse el espinazo. Te aseguro que no ha dejado de apuntarnos con su rifle durante el rato que hemos estado cerca de su cueva. —Pero ¿por qué todo el mundo le dio la espalda? —preguntó Lauren, compadecida del misterioso ermitaño—. ¿Qué ocurrió mientras estuvo prisionero? —Los indios le cortaron la nariz y las orejas —contestó Jared—. A la gente no le gusta que hieran su sensibilidad, por lo que nadie se opuso cuando decidió aislarse en esta montaña. Lauren se llevó las manos a la boca para ahogar un grito de horror. La actitud de los vecinos de Jack Tur-ner le resultaba aún más cruel que las terribles mutilaciones que el hombre había sufrido a manos de los comanches. Ben y Jared, en cambio, lo habían acogido en sus propiedades. —Fue un acto muy caritativo por vuestra parte, Jared —susurró. —No creo que Ben obrara así por caridad —replicó él—. Apuesto a que dentro de un par de días Jack dejará ante la puerta de casa una botella de licor de maíz que él mismo elabora y huele fatal; no lo probaría por nada del mundo... Ésa es su manera de darnos las gracias por nuestra comprensión y generosidad. Debe de tener unos setenta años... Me pregunto si se habrá enterado de la muerte de Ben —murmuró—. Supongo que sí, pues Jack el Loco está al corriente de cuanto ocurre en nuestras tierras. ¿Nos vamos, Lauren? —preguntó, arrojando el puro. Lauren asintió y montó en la yegua. Jared se subió el pañuelo por encima de la nariz e indicó a Lauren que hiciera lo mismo. A medida que se alejaban del río, la hierba, antes verde, se tornaba amarilla y los cascos de los caballos levantaban nubes de polvo. Lauren agradeció que Jared le hubiera entregado el pañuelo. Aflojaron la marcha al entrar en un bosquecillo de nogales. Los enormes árboles, que comenzaban a perder sus hojas con el cambio de estación, ofrecían un follaje de tonos dorados y rojizos. Lauren advirtió que el río se había ensanchado y que enormes peñascos emergían del fondo. El agua que los golpeaba con fuerza era limpia y cristalina. —¡Qué bonito! —exclamó, desmontando de un salto para correr hacia, la orilla. Al otro lado se alzaba una pared rocosa muy semejante a la que habían visto momentos antes y que, junto a los frondosos nogales, creaba una atmósfera de seguridad e intimidad. Jared se apeó de su caballo y siguió a su esposa.


—Este agua proviene de fuentes subterráneas —explicó—. Por eso está tan limpia. Acompáñame —propuso, tomándola de la mano. Los guantes de cuero que ambos llevaban no consiguieron aislar el calor que desprendían sus manos. Caminando sobre las piedras pulidas por la corriente, llegaron a la otra ribera. El hombre se arrodilló en el suelo. Lauren lo imitó, se quitó los guantes y hundió las manos en el agua. —¡Está helada! —exclamó. —Uno se acostumbra deprisa —repuso Jared con una sonrisa—. Cuando éramos niños, Rudy y yo solíamos venir a nadar. Ben nos acompañó hasta que fuimos mayores *y aprendimos a cuidarnos solos. Con las lluvias, este tranquilo arroyo se convierte en un tempestuoso torrente que arrasa cuanto encuentra a su paso. ¡Deberías ver el paisaje en primavera! Las flores cubren las colinas con una alfombra multicolor. Lauren escuchaba con atención cada una de sus palabras al tiempo que observaba sus manos. Curiosa- mente, en esta ocasión, cuando pronunció el nombre de Ben, su rostro no adoptó la expresión atormentada que solía acompañar sus escasas menciones a su padre. Lauren se inclinó sobre el agua y se llevó las manos a la boca para calmar su sed. ¡Estaba salada! Hizo una mueca, y Jared prorrumpió en carcajadas. —Sabe fuerte, ¿verdad? —Rió—. Es un agua muy pura, pero hay que filtrarla para quitarle el sabor a carbón. ¿Ves ese montón de burbujas? —señaló—. Es una de las fuentes. Cruzaron de nuevo el riachuelo y se encaminaron hacia sus monturas, que pacían en la orilla. Mientras Jared se encargaba de desempaquetar la comida, Lauren subió a lo alto de una colina. Al llegar a la cima, contuvo la respiración, impresionada por la belleza del paisaje. —¡La comida está servida, señora! —voceó Jared, que, de pie junto al mantel extendido en el suelo, le dedicó una reverencia. Lauren corrió colina abajo sintiéndose libre como un pájaro mientras las nueces y las hojas secas que cubrían el suelo crujían bajo sus botas. María había preparado comida suficiente para alimentar a un regimiento. La muchacha comprobó aliviada que, por una vez, no había judías picantes. El menú consistía en lonchas de ternera, ensalada de patata, pan, tortillas y galletas caseras. Utilizaron los platos de metal que los hombres solían llevar cuando salían de acampada, y Lauren esbozó una sonrisa al descubrir que María había incluido un par de servilletas almidonadas. —¡Qué lugar tan hermoso! —exclamó para romper el embarazoso silencio. —Sí... —convino Jared antes de tragar el bocado que masticaba—. Algún día construiré mi casa aquí,

sobre la colina. Quiero que la fachada principal esté orientada al valle y que este prado sea el jardín. El edificio estará a salvo de las inundaciones en lo alto de la colina. —¡Qué maravilla! ¡Me encantará vivir aquí! Se dio cuenta de la imprudencia que acababa de cometer cuando ya era demasiado tarde. Jared se volvió hacia ella y le lanzó una mirada acusadora. Lauren bajó la vista; no había pretendido decir que esperaba continuar a su lado cuando finalizara su contrato matrimonial. Se produjo un silencio incómodo que ninguno de los dos se atrevió a romper. Por fortuna su experiencia como anfitriona había enseñado a Lauren a salir airosa de las situaciones más comprometidas. —¿Por qué no me dijiste que Rudy y tú sois hermanos ? —inquirió, tratando de derivar la conversación a temas más agradables. La pregunta sorprendió a Jared, quien dejó de masticar y miró a su mujer boquiabierto. Finalmente, tragó y tomó un sorbo de cerveza. —¿Y qué importa? —repuso. —¿Qué quieres decir? —Ser hijo ilegítimo no es precisamente un título honorífico. —A mí no me parece tan malo. —Muchos le han dado la espalda por ello... sin olvidar que además es medio mejicano. La gente nunca aprobó la relación entre Ben y María. —Yo sí.


Jared le lanzó una mirada asombrada antes de tumbarse apoyándose en los codos. Lauren recordó la primera vez que lo había visto, tendido en la parte trasera del carruaje de Ed Travers. Deseó que se incorporara, pues, como en aquella ocasión, no podía apartar la vista de aquel cuerpo exhibido con tanto descaro. —¿Por qué llamas siempre a tu padre por su nombre? —preguntó para disimular su turbación. Por un momento le pareció que sus impertinentes preguntas empezaban a irritar a Jared. —Todo el mundo se dirigía a él por su nombre —contestó él, encogiéndose de hombros—. No le gustaban los títulos y tampoco los necesitaba. A mí me ocurrió algo parecido cuando regresé de Cuba; de repente dejé de ser Jared para convertirme en el lugarteniente Lockett. ¡Lo odiaba! —Aquella guerra debió de suponer una experiencia terrible. He leído que el clima afectó mucho a nuestro ejército. —Así fue. Apenas si se podía respirar. Muchos contrajimos la malaria y tuvimos que combatir enfermos, cubiertos de sudor frío y con una fiebre tan alta que apenas si podíamos mantenernos en pie. Al final nos importaba un bledo conquistar aquella maldita colina. —El marido de una j oven de Clayton estaba enrolado en la marina. Rezamos mucho por él y nos sentimos muy felices cuando regresó a casa sano y salvo —explicó Lauren, apartando la mirada de la hebilla del cinturón de Jared para posarla sobre la blanca servilleta extendida sobre su regazo. —¿Y tú, Lauren? —preguntó él con los ojos entornados—. ¿Dónde estaba tu novio? —No... Yo... yo no tenía novio —balbuceó—. Era muy joven. —¿Y años más tarde? ¿Acaso el hijo del diácono nunca intentó robarte un beso detrás de la puerta de la iglesia? ¿Con quién hacías manitas mientras cantabas en el coro ? —Se incorporó mientras hablaba para acercarse a la muchacha y desabrocharle la chaqueta. Sus hábiles dedos recorrieron los botones de su blusa—. Seguro que más de uno te ha dado un buen repaso — murmuró sin saber que estaba despertando los recuerdos más dolorosos de la memoria de su esposa. Lauren cerró los ojos y negó con la cabeza. Jared se alarmó. El sólo había pretendido avergonzarla un poco; no esperaba que sus bromas la molestaran tanto. Dejó de juguetear con los botones, aunque no apartó la mano de la blusa. Lauren recuperó la compostura lentamente y levantó la mirada. —Antes de casarme contigo nunca tuve ningún novio. Jared le acarició la mejilla. Le resultaba increíble que una mujer de su edad pudiera ser tan ingenua como Lauren pretendía aparentar. ¿Acaso una criatura inocente se habría atrevido a abandonar la seguridad de su hogar para embarcarse en una aventura en Texas ? ¿Por qué había aceptado la descabellada propuesta de Ben? Ño estaba seguro de querer conocer la respuesta, pues temía que le causara demasiado daño. Desvió la mirada de aquellos ojos grises que lo observaban atentamente. ¡Nunca permitiría que aquella furcia lo atrapara! Lauren advirtió su cambio de humor al instante. Aunque la conversación se había derivado a temas muy embarazosos, por lo menos era una conversación. Suspiró aliviada cuando Jared retiró la mano de su blusa; las caricias de aquel hombre, por muy leves e inocentes que fueran, le provocaban reacciones desconcertantes. —Será mejor que recojamos las malditas nueces —gruñó Jared, sacando de una alforja un pequeño saco de tela gruesa. Lauren lavó los platos y los cubiertos en el río, empaquetó las sobras y se dispuso a ayudar a Jared. —Déjalo. Te mancharás. Lo miró a los ojos, decepcionada. ¿Por qué estaba tan enfadado con ella? —Quiero ayudarte —insistió. —Está bien, haz lo que te apetezca —replicó él, encogiéndose de hombros y dándole la espalda. Poco después, Lauren vertió en el saco el montón de nueces que había recogido. —¡Ya está! —exclamó satisfecha, limpiándose las manos—. ¿Crees que bastarán? Él no contestó; estaba demasiado fascinado contemplando cómo la muchacha se pasaba la lengua por los labios. —Vamonos —dijo con brusquedad-^. Si no me equivoco, pronto comenzará a soplar viento del norte. Regresaremos por el otro lado —agregó cuando estuvieron sobre sus monturas—. El paisaje no es tan bonito, pero tardaremos menos en llegar a casa. No vamos bien abrigados, y no quiero pillar una pulmonía. Siguieron el curso del arroyo hasta alcanzar el caudaloso río Caballo. Lauren aspiró con fuerza y arrugó la nariz al percibir un olor a la madera quemada. Tras un recodo del camino, divisó un destartalado campamento que rompía la armonía del paisaje. Tiendas y chozas se alzaban sin orden alrededor de unos hoyos de los que salía un humo negro y espeso. Algunos niños harapientos correteaban en torno a las fogatas encendidas mientras los perros ladraban furiosamente. Varios


hombres vestidos con ropas sucias se asomaron al exterior de sus chozas para averiguar la identidad de los intrusos. Las mujeres, tan sucias y andrajosas como sus hijos, miraban con expresión ceñuda a Lauren mientras calentaban un estofado maloliente en una hoguera. El más desharrapado de los hombres se separó de sus compañeros y avanzó con aire amenazador hacia la pareja, escudriñándola con sus ojillos negros. Lauren se estremeció. —Lauren —murmuró Jared sin mirarla—, pase lo que pase, no te apees del caballo. El repulsivo minero se detuvo junto a ellos. No era muy alto, y sus brazos, demasiado largos, recordaban a los de un orangután. Vestía un mono sucio y remendado, debajo del cual sólo llevaba unos calzoncillos largos de color rojo. Iba sin afeitar y con el grasicnto cabello negro peinado hacia atrás. —Mirad quién está aquí —exclamó, mostrando una sonrisa desdentada—. ¡Es el señor Jared, que ha venido a presentarnos a su mujercita! —Duncan... —masculló Jared. —Sentimos mucho lo de su padre. Qué pena, ¿verdad? —¿Cómo va el trabajo, Duncan? —Regular. Nos iría mejor si nos permitiera cortar más madera... —Ya sabes qué opino al respecto —interrumpió Jared—. Tenéis dos opciones: o permanecéis a este lado del río u os marcháis de mis tierras. —Vamos, señor Jared, no puede echarnos de aquí. ¿Acaso ha olvidado las distracciones que le ofrece nuestro campamento? Apuesto a que ha echado de menos a June. Jared saltó al suelo y miró a Duncan con aire retador. El sentido común le convenció de que no era prudente emprenderla a puñetazos con aquel hombre. —Veo que aún recuerda a nuestra pequeña June. —Duncan rió, señalando una cabana. Una joven apoyada en la entrada los observaba con una expresión tan insolente como la del minero. Al oír su nómbrense acercó a ellos contoneándose seductoramente. Sus pies descalzos estaban cubiertos de una costra de roña. El vestido apenas le llegaba a las rodillas, y Lauren observó que no llevaba nada debajo. Su cabello era tan rubio que parecía casi blanco, y sus ojos, de un azul profundo. El gesto malhumorado de su boca afeaba su rostro, y su desaliño le impedía parecer una muchacha bonita. 172


—Hola, Jared —saludó al llegar a su lado. —Escuchadme todos —dijo Jared, retrocediendo y posando una mano en el muslo de su esposa, quien se estremeció de miedo y placer—; ésta es mi mujer, y mataré a quien se aproxime a ella, ¿entendido? No digáis que no os he avisado. Jared acarició la pierna de Lauren antes de soltarla y montar en su caballo. —Por cierto, señor Jared —dijo Duncan, que se había plantado delante de ellos con las piernas abiertas y los brazos cruzados—, ¿qué será de los granjeros cuando desaparezca el río? —¿Quién te ha dicho eso? —espetó Jared. —No me acuerdo —resp.ondió el minero, rascándose la cabeza. Lauren apartó la vista, asqueada, al observar cómo los piojos saltaban sobre la cabeza del hombre—. Es un rumor que corre por ahí. —No son más que habladurías —replicó Jared, enojado—. No quiero volver a oír hablar de este asunto. —Quizá nosotros podríamos quedarnos esas tierras... —No os moveréis de donde Rudy y yo digamos... y lo que ocurra al otro lado del río no es asunto vuestro, ¿entendido? —dijo, acariciando la funda de su revólver antes de espolear a su caballo y dar media vuelta. Lauren lo imitó, y ambos abandonaron el campamento lentamente. Ella habría preferido hacerlo al galope, pero tuvo que soportar estoicamente las miradas ofensivas de las mujeres. —¡Perra! —masculló June al pasar Lauren a su lado. Cuando dejaron atrás el campamento, Jared se detuvo, volvió la cabeza y aguzó el oído. —Creo que ya ha pasado lo peor —suspiró aliviado. —¿Quién es esa gente, Jared? ¡He tenido tanto miedo! —Yo también -—reconoció él—. Esa chusma que acabas de conocer son los carboneros. Duncan es su cabecilla. Hace algunos años, Ben cerró un trato con ellos; nosotros les permitimos talar los cedros de este lado del río, quemar la madera y convertirla en el carbón que luego se emplea para mejorar el sabor del agua. —Lauren recordó la explicación sobre la necesidad de filtrar el agua—. Venden el carbón sobrante en San Antonio y se quedan con todo el dinero. A cambio, eliminan el exceso de madera de nuestras tierras. El problema es que se trata de una gente sin moral ni escrúpulos. —Esa muchacha era muy bonita —murmuró Lauren, bajando la vista. —¡Oh, sí, June! —Jared rió—. Hace muchos años, Ben me sorprendió dándole una lección de biología y me explicó qué les sucede a los hombres que se mezclan con mujerzuelas de su calaña. Nunca más volví a acercarme a ella. Supongo que su familia lo consideró un insulto porque cada vez que me ven me recuerdan lo ocurrido aquel día. —¿Ella y Duncan son parientes? —Sí. Son hermanos... y amantes.

Jared aguijoneó su montura, y Lauren lo imitó, haciendo un esfuerzo por disimular las náuseas que sentía. Apenas faltaban unos kilómetros para llegar al rancho, cuando se levantó un fuerte viento helado que azotó las mejillas de Lauren y llenó sus ojos de lágrimas. Jared le ordenó que se cubriera la boca y la nariz con el pañuelo. Ella obedeció, pensando que una pieza tan pequeña no sería protección suficiente. Poco después, Jared indicó a la joven, que tiritaba de frío, que lo siguiera y la condujo detrás de unas ro- cas, donde se resguardaron del fuerte viento. A continuación, el hombre se acercó a ella y extendió los brazos para ayudarla a descender. Lauren apoyó las manos en sus hombros y la mejilla en su pecho. Al advertir que todavía llevaba el pañuelo alrededor de la nariz, echó a reír y alzó la mirada hacia los ojos de Jared, que, bajo las espesas cejas, la miraban fijamente. Jared tendió una mano y le bajó el pañuelo para acariciar los suaves labios al tiempo que se desprendía del suyo. Su mirada recorrió con avidez la perfecta boca de la mujer. Incapaz de controlar sus impulsos, Lauren le rodeó la cintura con los brazos. —Lauren... —murmuró él antes de posar la boca sobre la de su esposa. La insistente lengua del hombre obligó a la muchacha a separar los labios. Ésta se estremeció cuando las puntas de sus lenguas se rozaron. Jared gimió y la estrechó contra su pecho mientras ella le acariciaba la espalda. —¡Qué escena tan romántica! —exclamó Rudy a su espalda antes de echar a reír.


Lauren y Jared se separaron de inmediato. —¿Os divertís? —preguntó con aire inocente Kudy, que los había visto dirigirse hacia las rocas y los había seguido hasta allí. —Lauren tenía frío y he decidido dejarle el poncho que guardo en las alforjas -explicó Jared, como un chiquillo sorprendido en una travesura. —Ya lo veo, ya... De manera que tratabas de hacerla entrar en calor, y de paso también te calentabas tú ¿verdad? —bromeó Rudy, que disfrutaba enormemente, aunque temía que su hermano se irritara e hiciera pagar a Lauren sus impertinencias—. Será mejor que regresemos a casa; el viento es muy fuerte. Gloria estaba preocupada por vosotros y me ha enviado a buscaros. Jared había sacado el poncho de lana, se lo había puesto a su esposa sin demasiados miramientos, le había calado el sombrero hasta las cejas y había montado en su caballo. Era evidente que estaba furioso, «¿gue habré hecho ahora?», se preguntó Lauren, que cabalgaba junto a Rudy, detrás de Jared. Su cuñado le lanzo una mirada de complicidad y esbozó una sonrisa. Jared hervía de cólera. No le importaba que su her- mano lo hubiera sorprendido con una mujer, pues nunca se había avergonzado de ello. Además Rudy y él habían compartido más de una prostituta cuando eran unos muchachos. Lo que le incomodaba era que Rudy hubiera descubierto su debilidad por Lauren. Ella lo había incitado con aquellos ojos grises, brillantes por las lágrimas, y aquellos rizos que se agitaban junto a sus mejillas y reclamaban una caricia. La proximidad de aquel cuerpo esbelto le había atormentado durante todo el día, y le había resultado imposible soltarla una vez la había estrechado entre sus brazos. La calma de aquella mujer le sacaba de quicio; ocurriera lo que ocurriera, se mantenía fría como un témpano de hielo. Ni siquiera había pestañeado en el campamento de los carboneros y tampoco había hecho grandes aspavientos al enterarse de las torturas que había sufrido Jack el Loco. Los vaqueros la adoraban, y se había aclimatado rápidamente a la vida del rancho. «¡Maldita seas, Lauren Holbrook! —gruñó para sus adentros—. ¡Maldita seas!» La cena transcurrió en silencio. Gloria, María y Rudy sabían que no era conveniente provocar a Jared cuando estaba de mal humor. Lauren, que se sentía muy violenta, no despegó los labios, salvo para dar las gracias o pedir algo. Cuando se dirigieron al salón después de cenar, mantuvo la cabeza baja, sin dejar de acariciar el broche de su madre. El viento aullaba en el exterior, y el fuego de la chimenea no conseguía alegrar el lúgubre ambiente. —Mientras estabas fuera tuviste una visita —dijo Rudy con cautela. —¿Quién? —preguntó Jared, indiferente. —Los Vandiver. —¡Los muy hijos de puta! ¿Qué demonios querían? —inquirió, súbitamente interesado. —Al parecer debían supervisar las obras de la nueva planta eléctrica y decidieron pasar a saludarte. —Mentirosos —replicó Jared, poniéndose en pie para encaminarse hacia la chimenea—. Esa maldita planta eléctrica está a más de veinticuatro kilómetros de aquí. Es una lástima que no nos hayan encontrado en casa —añadió, volviéndose hacia Lauren—; mi mu-jercita y Kurt son grandes amigos. Lauren lo miró boquiabierta antes de apartar la mirada, avergonzada y ofendida. Nadie se atrevió a hablar; en el salón sólo se oía el tictac del reloj y el crepitar del fuego. Jared sacudió la ceniza de su puro, cogió su abrigo y murmuró unas «buenas noches» apenas audibles. —Jared, hace mucho frío —dijo Gloria, decepcionada al observar que su plan para reconciliar a sus cuñados había fracasado—. ¿Por qué no pasas la noche aquí? —Me encantaría ocupar mi habitación de nuevo, pero, ya que de momento es imposible, prefiero dormir en los barracones. Estoy seguro de que, si Lauren tiene frío, cualquier vaquero se ofrecerá gustoso a calentarle la cama. La joven se levantó de un salto y se acercó a Jared con paso firme. Se disponía a abofetearle cuando el arrogante brillo de sus ojos la detuvo. Si su marido pretendía que perdiera los estribos delante de su familia, no le daría esa satisfacción. Apretó los puños y frunció el entrecejo. —¿Por qué, Jared? ¿Por qué me torturas así? A mí tampoco me resulta cómoda nuestra situación, pero procuro cuidar mis modales. Dicho esto, dio media vuelta y se encaminó hacia el pasillo que conducía a las habitaciones. Jared la siguió


con la mirada; se requería mucho coraje para enfrentarse a él como su esposa lo había hecho. Lauren estaba rendida. La larga cabalgada había agotado sus fuerzas, y le dolía la cabeza. Estaba harta de tener que soportar los repentinos cambios de humor de Jared y sus insultos. ¡Era un hombre tan desconcertante! Tan pronto se mostraba grosero y male-ducado como dulce y tierno. Se arrepentía de no haberse resistido a sus caricias y sus besos aquella tarde. El problema era que cada vez que Jared se aproximaba a ella o la tocaba, la voluntad y la sensatez desaparecían para ser sustituidas por el poder de los sentidos. Y aquella tarde Jared se había mostrado tan cariñoso... Lauren hundió el rostro en la almohada —la almohada de Jared— y recordó las sensaciones que le había provocado el breve beso que habían compartido. Él le había rozado los labios con la lengua mientras ella le acariciaba la espalda y... ¿Qué habría ocurrido si Rudy no se hubiera presentado en ese momento? Después de pasar dos semanas con Gloria y escuchar sus confidencias, deseaba satisfacer su curiosidad. Con William todo había resultado tan repugnante... En cambio, en esos momentos ansiaba culminar su amor por Jared como hacían Gloria y Rudy. Se preguntó cuál habría sido su reacción si Jared hubiera tratado de desnudarla. Se ruborizó de inmediato. Se sentía inquieta y nerviosa, y su cuerpo no dejaba de enviar a su cerebro toda clase de impulsos imposibles de satisfacer.

Rudy y Jared salían a trabajar cada mañana después del desayuno y regresaban a la hora de cenar. Se respiraba un ambiente agradable en el rancho, aunque Lauren y Jared continuaban tratándose con fría cortesía. Jared le pedía permiso cada vez que tenía que entrar en su habitación, por lo que ella, sintiéndose culpable, había sugerido a Gloria que quizá debería instalarse en el dormitorio de los niños, propuesta que su cuñada había rechazado. Durante el día, Lauren se dedicaba a jugar con los niños y les leía cuentos. También mantenía con María largas conversaciones sobre Ben, Jared y Rudy. Aunque la extraña relación entre Jared y su esposa intrigaba a la madre de Rudy, ésta evitaba aludir a su matrimonio. —Jared nunca me habla de su infancia —se quejó Lauren un día—. En realidad, no le gusta abordar cuestiones demasiado personales. En cierta ocasión le pedí que me hablara sobre Cuba, y se apresuró a cambiar de tema. —Me alegro de que no estuvieras aquí por aquel entonces —dijo María, moviendo la cabeza—. A Ben le hizo ilusión que el muchacho se uniera al ejército. Olivia, en cambio, se enfureció y trató de impedirlo por todos los medios. Consiguió que sus amistades más influyentes movieran algunos hilos. Ben, al enterarse, desbarató sus planes. Al finalizar la guerra, Jared fue recibido en Coronado como un héroe, y Olivia comenzó a actuar como si todo hubiera sido idea suya. ¡Pobre mujer! Está tan sola... —suspiró antes de tomar un sorbo de té. —¿Es cierto que Jared enfermó de malaria durante la contienda? —Así es —respondió María—. Por fortuna se recuperó enseguida. Sin embargo, todavía no ha superado las secuelas psicológicas de esa maldita guerra. Se alistó con un amigo de la infancia, Álex Graven, cuyo padre posee un rancho en Kerrville. Desgraciadamente, Alex falleció en el frente. Jared siempre ha atribuido su muerte a un error cometido por el comandante de su batallón. El pobre todavía sufre pesadillas y se despierta vociferando que su amigo fue sacrificado en vano y cosas por el estilo. La desaparición de Álex le afectó mucho, pero Jared guarda todas esas experiencias para sí; nunca ha sido amigo de manifestar sus sentimientos. —A veces dudo de que los tenga —murmuró Lau-ren, pensativa—. Ese hombre es una caja de sorpresas. —Debes tener paciencia, Lauren —aconsejó María, dándole cariñosas palmaditas en la mano—. Algún día descubrirás que te has casado con una persona maravillosa. Dicho esto, la mujer se dirigió a la habitación que había compartido con Ben, dispuesta a pasar un rato a solas con sus recuerdos.


—¡Vaya por Dios! —se lamentó Lauren—. ¡Mira lo que he hecho! Se hallaba en la cocina, ayudando a Gloria a preparar la cena, y se había manchado la manga de la blusa al verter la salsa de tomate sobre el estofado. —Será mejor que te cambies —recomendó Gloria—. Lavaremos la blusa con agua fría, y la mancha desaparecerá en un periquete. —Enseguida vuelvo —dijo Lauren, corriendo hacia su habitación. Acababa de quitarse la blusa cuando oyó un confuso rumor de voces y pasos en el vestíbulo. Antes de que pudiera ponerse algo encima, se abrió la puerta de su dormitorio, y Gloria y Rudy entraron arrastrando a Jared. Lauren olvidó que estaba medio desnuda al ver la camisa de su marido hecha jirones y cubierta de sangre. —¡Jared! ¡Estás herido! —exclamó, llevándose una mano a la boca—. ¿Qué ha ocurrido? Jared no contestó, absorto como estaba contem- piando a su esposa en ropa interior. Además, el dolor le impedía articular palabra. —Estábamos arreglando unas vallas, y un trozo de alambre de espino se enredó alrededor de Jared —respondió Rudy—. Las heridas tienen muy mal aspecto. —He dicho que no es nada —gruñó Jared. —Tonterías —intervino Gloria, con el mismo tono que empleaba para regañar a sus hijos—. Quítate la camisa mientras yo busco algodón desinfectante para curarte. Lauren, ayúdale —ordenó. La mujer intercambió una sonrisa conspirativa con su marido antes de salir del dormitorio. Lauren se acercó a Jared para despojarle de la camisa. Las heridas volvieron a sangrar en abundancia cuando la tela pegada a ellas se desprendió. Gloria regresó minutos después y casi arrojó la botella de desinfectante a Jared antes de conducir a Rudy hacia el pasillo. —Lauren, tómate todo el tiempo que necesites —dijo—; María y yo nos ocuparemos de la cena. Y será mejor que tú, Jared, te acuestes y descanses un poco. Has perdido mucha sangre. Cuando la pareja se hubo marchado, Lauren dejó la camisa ensangrentada en el suelo, sobre su blusa manchada, y observó fascinada cómo ambas telas se unían. En ese momento, recordó que estaba medio desnuda, por lo que se dirigió al armario y buscó algo con que cubrirse. —¿Te duele mucho? —preguntó, volviéndose hacia el hombre. Al ver los profundos arañazos en el torso de su marido, contuvo la respiración y ahogó un grito—. ¡Oh, Jared, lo siento! —exclamó, corriendo hacia él—. Ven, siéntate aquí —agregó y, cogiéndolo de la mano, lo llevó hasta el pequeño tocador que Gloria había comprado para ella—. Hay que limpiar y desinfectar las heridas cuanto antes.

—No es nada —repitió él con un hilo de voz. «¿Tanto le dolía que apenas si podía hablar?», se preguntó Lauren, cada vez más preocupada. Llenó de agua una palangana de porcelana y empapó una toalla limpia. Antes de aplicarla sobre el pecho desnudo de su marido, tomó aire y cerró los ojos. —No quiero hacerte daño —murmuró. Jared apretó los dientes. Tener a Lauren tan cerca y no poder tocarla resultaba más doloroso que los arañazos causados por el alambre de espino. Observó la piel blanca y suave de su cuello, que desprendía un olor a lavanda tan embriagador que a punto estuvo de desvanecerse... o quizá, aquel repentino mareo se debía a que había perdido demasiada sangre. Lauren se hallaba tan cerca que sentía su respiración contra su rostro como un soplo de aire fresco. De manera inconsciente posó la mirada en sus senos, que se movían acompasadamente. Jared precisó de toda su fuerza de voluntad para no desnudarla allí mismo y descubrir el color de sus pezones que, bajo la tela blanca de su combinación, aparecían como dos sombras difusas. Temeroso de que sus ceñidos pantalones de montar le traicionaran y revelaran el irresistible deseo que se había apoderado de su cuerpo, desvió la vista hacia las manos de la mujer, quien enjuagaba la toalla en el agua teñida de rojo. «Piensa en la sangre —se ordenó Jared—. Piensa en el dolor que sentiste al clavarte el alambre. Piensa en lo que sea, excepto en...» —Creo que ya está —dijo Lauren—. Los arañazos son muy profundos. ¿Por qué no llevabas puesto el chaleco de cuero?

—Tenía calor —contestó él, aliviado; un poco de conversación bastaría para alejar de su mente aquellos lujuriosos pensamientos—. Si no me lo hubiera quitado, nada de esto habría


ocurrido —se lamentó. —Esto te dolerá un poco —advirtió Lauren, empapando el algodón en desinfectante. —Podré soportarlo —replicó Jared—. Soy un tipo duro, ¿recuerdas? —añadió con una sonrisa picara. Sus miradas se encontraron, y lo que ambos descubrieron en los ojos del otro hizo que se estremecieran. Lauren fue la primera en apartar la vista. —Procuraré hacerlo con delicadeza —susurró, aplicando el algodón sobre las heridas. Jared apretó los dientes y contrajo el rostro en una mueca de dolor. —Lo lamento —se disculpó ella. La joven continuó curándolo, soplando sobre los arañazos cada vez que retiraba el algodón. Se había arrodillado junto a Jared, quien desde su posición privilegiada contemplaba el rostro de su esposa. Unas sombras violetas se extendían bajo sus ojos, y sus pestañas oscuras contrastaban con la palidez de las mejillas. Su nariz recta ocultaba aquella boca de labios tentadores que tantas veces había deseado besar. Cada soplo de Lauren era una caricia que refrescaba su piel ardiente, alborotaba el vello de su pecho y aliviaba la quemazón de sus heridas, al tiempo que encendía un fuego mucho más difícil de aplacar en otra parte de su cuerpo. —¡Oh, Dios mío! —gimió, poniéndose en pie y estrechando contra su pecho a la joven, quien gritó sorprendida. Unos labios exigentes y una lengua avariciosa se apoderaron de la boca de Lauren. De pronto, los besos se tornaron más suaves mientras Jared le obligaba a rodearle el cuello con los brazos. Durante unos segundos permanecieron abrazados. Jared suspiró satisfecho al notar que los finos dedos de su esposa se hundían en su cabello. Posando una mano en las nalgas de Lauren, la atrajo hacia sí y la forzó a separar las piernas.

Ella sintió algo duro contra su estómago y, alarmada e intrigada a la vez, se movió sobre ello mientras un agradable calor se extendía por su cuerpo. El miedo y el deseo se enzarzaron en una cruel batalla cuando las manos de Jared procedieron a explorar sus senos. ¿Adonde les conduciría aquella locura? «No se atreverá a continuar —se dijo—. O quizá sí... No, no lo hará; sabe que no está bien y que yo no lo deseo. ¡Sí, sí, por favor, Jared, por favor, no te detengas!» No se paró a examinar el origen de aquellos pensamientos tan impropios de una dama, aunque sospechaba que los provocaba aquella dureza que seguía hostigando su cuerpo, el cual se había tornado cálido y acogedor. Jared estaba desconcertado; jamás había besado una boca tan deliciosa como aquélla. Abarcó un seno con una mano y lo apretó con suavidad. Era un pecho firme y lleno que le hizo recordar la breve caricia robada el día que había entrado en su habitación sin permiso. Sus dedos expertos acariciaron aquel seno hasta que el pequeño pezón se endureció. ¡Había soñado tantas veces con una mujer tan deliciosa como aquélla, diferente a las demás! Ben había dicho... ¡Ben! El nombre restalló en su mente como un latigazo. ¿Cuántas veces la habría besado su padre? •¿Habría respondido ella a sus besos de la misma forma? Asqueado, Jared empujó a Lauren con tal fuerza que la muchacha cayó de espaldas sobre la cama.

—¡Te ordené que te alejaras de mí! —exclamó, señalándola con un dedo—. Admito que eres una mujer muy hermosa, que tu piel es suave como la seda y que tu boca es más dulce que... ¡Maldita sea! —vociferó, golpeándose la palma de la mano con el puño cerrado. Tumbada sobre la cama, con el cabello alborotado, la boca entreabierta y una expresión de absoluta inocencia en el rostro, Lauren ofrecía una imagen demasiado tentadora. «Debería hacerlo de una vez por todas», pensó. Ansiaba levantarle la falda y comprobar si la piel de sus muslos era tan suave como imaginaba. Luego se tendería sobre ella y daría rienda suelta al deseo que desde hacía tanto tiempo lo atormentaba. Si Lauren hubiera adivinado los pensamientos de su marido, habría escapado aterrorizada. En cambio, al contemplar el sufrimiento reflejado en el semblante de Jared, sólo sintió lástima y compasión. Tendió una mano con timidez y se ofreció a aliviar el dolor que tanto lo torturaba.


—¡No quiero nada de ti! —espetó Jared, retrocediendo. Se dirigió al armario, arrancó una camisa de la percha y salió de la habitación dando un fuerte portazo. Lauren hundió la cara en la almohada y comenzó a sollozar. Ni siquiera sabía por qué lloraba; ¿porque Jared la había besado o porque ella había respondido de forma demasiado apasionada? ¿O acaso por las insultantes palabras del hombre? ¿Temía que se cansara de ella, le pagara los veinte mil dólares y le dijera que no quería verla nunca más? Todas estas preguntas sin respuesta se arremolinaban en su mente, sumiéndola en la angustia y la confusión. A la mañana siguiente, cuando Lauren y María regresaban de dar un paseo a caballo, oyeron un gran griterío procedente de uno de los establos. Todos los vaqueros se habían congregado alrededor de la valla, muy interesados por lo que ocurría. Lauren distinguió la alta y atlética figura de su marido, a quien no había visto desde la noche anterior. Después de la repentina marcha de Jared, había permanecido en su habitación hasta que se había sentido con ánimos suficientes para bajar a cenar. Los Méndez la habían esperado pacientemente sentados a la mesa. Jared no se había reunido con ellos, pues, según explicó Rudy, un asunto urgente había reclamado su presencia en los barracones de los vaqueros. Nadie hizo ningún comentario, y Lauren trató de aparentar una indiferencia que estaba muy lejos de sentir. —Creo que me quedaré un rato aquí fuera —dijo Lauren mientras desmontaban; el tumulto en el establo había despertado su curiosidad. —Está bien. —María sonrió—> Me ha encantado pasear contigo. Ben y yo solíamos hacerlo muy a menudo, y empezaba a echarlo de menos. —Podemos cabalgar todas las mañanas si lo desea —propuso Lauren. María asintió y se encaminó hacia la casa. La joven se dirigió al cercado, repitiéndose que no deseaba ver a Jared. Al acercarse, observó que unos veinte vaqueros intentaban hacer entrar a un toro en una especie de corral. —¿Qué ocurre Rudy? —¡Lauren! —exclamó su cuñado, sorprendido de encontrarla allí—. Esto... Vamos a... Bueno, Jared ha decidido castrar a este toro. —Comprendo —murmuró Lauren, enrojeciendo y dando media vuelta para marcharse. En ese momento, unos dedos como garras se clavaron en su brazo, deteniéndola. —¿Por qué no te quedas? —preguntó Jared con rudeza—. Ya que la vida del rancho te interesa tanto, sin duda te gustará ver esto. —Jared... —intervino Rudy. —Calla —interrumpió su hermano—. Estoy seguro de que mi mujercita está ansiosa por conocer los secretos de esta técnica. 188


Lauren se arrepentía de haberse dejado arrastrar por la curiosidad en lugar de haber entrado en casa con María. Jared la sujetó por los hombros y la obligó a volver el rostro hacia el cercado. —¿Por qué... este toro? —balbuceó ella, confiando en que la pregunta tranquilizara a su marido. En realidad aquello le importaba muy poco, y no deseaba presenciar aquel sangriento espectáculo. —Por muchas razones —contestó Jared, dando una calada al puro—; para conseguir mejor carne, por ejemplo. O quizá porque ya no satisface a nuestras vacas como antes... o simplemente porque es un maldito hijo de puta. —Entonces deberíamos hacer lo mismo contigo —terció Rudy, decidido a ahorrar a Lauren una escena tan desagradable. —¿Y quién se atrevería a hacerlo? —replicó Jared, volviéndose hacia su hermano con expresión desafiante—. ¿Tú? Sin mediar palabra, Rudy descargó un fuerte puñetazo contra el estómago de Jared. Lauren sofocó un grito y retrocedió unos pasos observando cómo los hermanos rodaban por el suelo, golpeándose con piernas y brazos. Segundos después, se levantaron y se miraron fijamente hasta que Jared se abalanzó sobre Rudy, quien cayó al suelo de nuevo. Los vaqueros formaron un corro alrededor de ellos y contemplaron la pelea en silencio; sólo se oía el ruido sordo de los puñetazos que los contendientes intercambiaban y los gemidos de dolor proferidos por ambos. Gloria salió corriendo de la casa. Algunos de sus hijos se habían unido al grupo de espectadores y, aunque habían visto luchar a su padre y su tío Jared en numerosas ocasiones, intuían que aquella vez era diferente. Gloria arrebató el revólver a uno de los vaqueros y, sin pensarlo dos veces, disparó al aire. Los dos hombres 189 enlazados en el suelo se separaron y se pusieron en pie lentamente mientras trataban de recobrar el aliento y se limpiaban la sangre de los rostros. Las heridas de Jared se habían abierto de nuevo, por lo que su camisa estaba empapada en sangre. Ambos hermanos se miraron avergonzados. —Me lo temía —dijo Jared con una mueca de dolor—. Te haces viejo, hermano. —Que te crees tú eso —replicó Rudy—. Estabas a punto de rendirte. Jared se tambaleó y, cuando consiguió recuperar el equilibrio, tendió la mano a su hermano, quien lo abrazó y prorrumpió en carcajadas que fueron secundadas por todos los demás... todos excepto Lauren. Deseosa de perder de vista a aquellos bárbaros, echó a correr, montó en su yegua y se alejó al galope. Su sombrero salió despedido y fue a caer a los pies de Jared. —¿Qué demonios...? —gruñó. —Será mejor que le pidas perdón —sugirió Rudy. —¿Qué ha ocurrido aquí? —inquirió Gloria. —Jared pretendía obligar a Lauren a presenciar la castración de un toro —contestó Rudy. —¿Cómo es posible? —exclamó la mujer, furiosa—. ¡Id a buscarla en seguida! Rudy y Jared siguieron con la mirada la estela de polvo levantada por la pequeña figura que estaba a punto de desaparecer en el horizonte. —Vamos, Rudy —dijo Jared. Ambos montaron en sus caballos y partieron a toda velocidad mientras Gloria conducía a sus hijos al interior de la casa y murmuraba pestes contra los hombres hechos y derechos que se comportan como chiquillos. Las lágrimas que bañaban el rostro de Lauren no estaban provocadas por el viento. Se preguntaba por qué había accedido a casarse con Jared Lockett. ¡Era un bruto y un desalmado! Condujo a su yegua hacia una zona rocosa. Aunque siempre procuraba no despistarse cuando cabalgaba, en esta ocasión estaba tan trastornada que no advirtió que se dirigía a un hoyo hasta que oyó cómo a su montura se le quebraba el hueso de una pata delantera. Lauren salió despedida y cayó de espaldas. Permaneció en el suelo hasta asegurarse de que no había resultado herida y lentamente, se puso en pie. Sin duda al día siguiente le aparecerían unos cuantos cardenales. ... L j ye§ua se quejaba lastimeramente, y sus pupilas dilatadas delataban el dolor que sentía. Lauren observó que se había roto una pata.


—Lo siento, pequeña —se disculpó, arrodillándose junto al animal y acariciándole la crin—, lo siento mucho Perdóname. Te llevaré al rancho y allí te curarán. Todo saldrá bien. Aunque oyó caballos que se acercaban al galope, no apartó la mirada de Llamarada, que continuaba gimiendo. Jared y Rudy desmontaron y examinaron al animal. Jared procuró disimular el alivio que sintió al .comprobar que Lauren había salido ilesa del accidente Intercambiando una mirada, Rudy y él asintieron. Lauren se puso en pie y corrió hacia su esposo con los ojos llenos de lágrimas. —Oh, Jared... —sollozó, sujetándole por los brazos—. ¡Todo ha sido por mi culpa! No vi el hoyo, y Llamarada tropezó. Está..., pero se recuperará, ¿verdad? ¡Ayúdala, Jared! ¡Por favor!—suplicó. Jared desvió la vista y desenfundó el revólver. —¡No! —exclamó Lauren—. ¡No lo hagas! —Rudy... —se limitó a decir antes de apartar a Lauren y disparar a la yegua. Los gemidos de Llamarada cesaron al instante. Lauren lanzó un alarido que resonó en el campo. —¡Bestia! —espetó, golpeándole el pecho con los puños y emprendiéndola a patadas con sus espinillas—. ¿Por qué la has matado? ¡Asesino! ¡Eres un asesino! —La joven descargó toda su furia y su frustración contra su marido, que no hizo nada por defenderse de su ataque—. ¡Te odio, te odio! Eres un salvaje y te detesto —murmuró, dejándose caer al suelo y estallando en sollozos. —Lauren, no había más remedio que sacrificarla —terció Rudy, que se había arrodillado a su lado y había apoyado una mano en su hombro—. La pobre padecía mucho; lo entiendes, ¿verdad? Lauren dejó de llorar y mantuvo la mirada baja. —La llevaré a casa —anunció el capataz, poniéndose en pie—. Ocúpate del caballo, Jared. ¡Rudy se sentía tan impotente! Le dolía presenciar el sufrimiento de dos personas a quienes apreciaba y saber que no podía ayudarlos. Jared miró a su hermano con resolución. —Ni hablar. Lauren es mi mujer; yo la llevaré a casa. Rudy se mordió la lengua mientras Jared levantaba a la muchacha del suelo. Ella se apartó de él con brusquedad y, sin mediar palabra, se alejó y montó en el caballo de su esposo. Rudy los siguió con la mirada hasta que desaparecieron en el horizonte y sacudió la cabeza antes de preparar la pira funeraria de la yegua de Lauren. Lauren y Jared, muy erguidos en la silla, se dirigieron al rancho, haciendo todo lo posible para no rozarse siquiera. Ella se preguntaba cómo se habría tomado su marido su violento arrebato. — Se acabó la luna de miel —dijo Jared con tono sarcástico cuando llegaron al rancho—. Felicidades, Lauren; has conseguido que, por primera vez en mi vida, me enfrente a mi propio hermano. No quiero molestar más a esta familia, de modo que mañana regresaremos a casa. Saldremos muy temprano; no te retrases. —Como tú digas —contestó Lauren, apeándose del caballo para encaminarse hacia la casa. Después de las lágrimas de despedida y los tiernos abrazos de los Méndez, a Lauren le resultó muy duro volver a Coronado y enfrentarse al frío ambiente que reinaba en la mansión. El nacimiento de la hija de Elena, anunciado por un radiante Carlos unos días atrás, era la única alegría que la aguardaba allí. Olivia no formuló ninguna pregunta sobre su estancia en Keypoint. Lauren comprendía la reticencia de su suegra a hablar del rancho y sus habitantes. Carson, que se había convertido en un invitado habitual en la cena, fue el único que se molestó en preguntar a Lauren cómo se encontraba. Jared bebió muchísimo aquella noche y se mostró irritado cuando su madre comentó satisfecha que había llegado a un acuerdo con los Vandiver y que muy pronto se iniciaría la construcción de la línea de ferrocarril. —Con un poco de suerte y si el tiempo acompaña, el año que viene todo habrá terminado. —Qué ilusión —dijo Jared con desgana. —Creí que te alegrarías —protestó Olivia, decepcionada ante la apática reacción de su hijo. —¿Que me alegraría? —espetó Jared, poniéndose en pie—. ¡No me hagas reír! Esos Vandiver del demonio se presentaron el otro día en Keypoint. Gracias a Dios, yo no estaba en casa; les habría echado a patadas. ¡No quiero que vuelvan a acercarse al rancho! ¿Está claro? — De acuerdo, Jared; se lo diré — accedió Olivia — . Estoy segura de que no tendrán inconveniente.


Jared emitió un bufido furioso mientras se servía otro whisky con mano temblorosa. Isabela, la hija de Elena, se convirtió en la alegría de la casa. Lauren había enrojecido avergonzada la primera vez que descubrió a Elena amamantando a la niña en presencia de su orgullosa abuela. La doncella, en cambio, no pareció turbarse. La pequeña, que tenía el cabello negro como el carbón y unos ojos oscuros enmarcados en larguísimas pestañas, dormía en la habitación, contigua a la cocina, que Rosa y Elena compartían. Así, cuando Elena estaba ocupada y la pequeña necesitaba atenciones, su abuela la atendía sin tener que abandonar sus tareas. Lauren no comprendía por qué Carlos vivía separado del resto de su familia y decidió hablar a Jared sobre ello. Gloria estaba a punto de dar a luz, y sin duda no rechazaría, un poco de ayuda. Elena se había recuperado del parto con una rapidez asombrosa. Cuando vivía en Clayton, Lauren había cuidado a algunas madres que habían tardado semanas en abandonar el lecho. En cambio, la criada había reanudado su trabajo enseguida y sólo descansaba de vez en cuando para alimentar a su bebé. Por ese motivo Lauren se inquietó mucho el día que la encontró apoyada contra la barandilla, incapaz de llegar al piso superior. — Elena, ¿te encuentras bien? — preguntó, corriendo hacia ella. — Me encuentro bien, señora — contestó la doncella en voz inusualmente baja — . Sólo estoy un poco cansada. — Acuéstate enseguida — ordenó Lauren, tomando a la joven del brazo para ayudarla a descender por las escaleras—. Yo hablaré con Olivia. Aún se alarmó más al ver que Elena no oponía resistencia cuando la tumbó sobre la cama y la arropó con una manta. La niña dormía plácidamente en la cuna, y Lauren abandonó la habitación, deseosa de que Rosa regresara pronto del mercado. Después de comer, y aprovechando que Olivia y Jared se habían enzarzado en una tediosa discusión sobre algún asunto relacionado con el banco, Lauren se dirigió a la cocina. Encontró a Rosa sentada ante la enorme mesa, con los ojos llorosos y pasando las cuentas de un rosario. —¿Qué ocurre? —preguntó Lauren—. ¿Le ha sucedido algo a Elena? Rosa se acodó en la mesa y apoyó la cabeza sobre las manos mientras asentía y las lágrimas brotaban de sus ojos. —Está enferma —sollozó—. Tiene mucha fiebre. Lauren se acercó de puntillas a la cama donde dormía Elena y le tocó la frente; estaba ardiendo. Rosa la había desnudado, de modo que la joven yacía cubierta sólo por una fina combinación. Encendió una lámpara de gas y observó la erupción que había aparecido en la garganta y el pecho de la doncella. Le desabrochó la combinación y descubrió que el sarpullido se había extendido por todo el cuerpo. —Rosa, ¿ha vomitado esta mañana? —preguntó cuando regresó a la cocina—. ¿Se ha quejado de frío? —Sí, señora —respondió la cocinera. Lauren adivinó por la expresión de su rostro que era consciente de la gravedad de la enfermedad de su hija. —¿Ha tenido dolor de garganta? Rosa asintió. Lauren cerró los ojos y rogó a Dios que le infundiera fuerzas para cumplir la desagradable tarea que debería desempeñar en los próximos días.

Aquellas dos mujeres eran sus amigas y la necesitaban más que nunca. Si ella no las ayudaba, nadie lo haría. —Rosa, prepare té y mantenga la tetera en el fuego —ordenó, tratando de mantener la calma—. Saque a la niña de la habitación y no permita que nadie entre. Y hierva todos los cubiertos, platos y vasos. ¿Dónde ha estado Elena hoy? —La pobrecita no ha podido hacer nada, señora —contestó Rosa—; se sentía demasiado cansada. Estuvo en Pueblo hace unos días con la niña... Es escarlatina, ¿verdad, señora} —Me temo que sí—contestó Lauren. «Escarlatina... ¡La niña! —pensó, corriendo hacia la habitación—. Por favor, Dios mío, la niña no.» La pequeña había pasado el día durmiendo. Lauren se acercó a la cuna, retiró la manta y contuvo la respiración al observar que apenas respiraba y que su cuerpe-cito estaba cubierto de pequeñas manchas rojizas. —Madre de Dios —murmuró Rosa, que se había aproximado por detrás. —¿Ha habido otros casos de escarlatina en Pueblo? —Sí, señora, muchos. —Elena estaba convencida de que ella no la contraería. Nadie de nuestra familia estaba enfermo cuando los visitó.


—Corre y haz lo que te he dicho —ordenó Lauren—. Yo me quedaré aquí con ellas. Rosa se dirigió a la cocina y se apresuró a seguir las instrucciones de la joven señora. Ésta se sentó en el borde de la cama y tomó la mano de Elena entre las suyas. La muchacha entreabrió los ojos y trató de sonreír. —No hables ahora —susurró Lauren, apartándole unos mechones de cabello de la frente—. Pronto te encontrarás mejor. —La niña...

—La niña... está dormida. Duerme tú también. Dentro de un rato te traeré un poco de té. Elena cerró los ojos, y su respiración se tornó profunda y pesada. Lauren salió de la habitación y se encaminó hacia el salón, donde Carson y Olivia jugaban a cartas mientras Jared se emborrachaba. Sin pensárselo dos veces, reclamó su atención y, cuando tres rostros sorprendidos se volvieron hacia ella, les habló de la enfermedad de Elena y su bebé. —¡Debes estar bromeando! —exclamó Olivia cuando les comunicó que se proponía atenderlas. —En absoluto —replicó Lauren—. Necesitan cuidados continuos. Ya que no tengo nada que hacer, me ocuparé de ellas hasta que se recuperen. También quería deciros que de ahora en adelante tendremos que pedir que nos traigan la comida de fuera; la habitación de Elena se halla al lado de la cocina, y puede ser peligroso. Además, deberemos permanecer en casa durante unos días. Lauren había hablado con tal autoridad que los demás enmudecieron de asombro. —¡Estás muy equivocada si crees que voy a consentir que esa mejicana enferma muera en mi casa y nos contagie a todos los demás, jovencita! —exclamó Olivia airada—. Jared, ordena a Pepe que las eche de aquí inmediatamente. Son como animales; saben cuidarse solos. Desesperada, Lauren se volvió hacia su marido, quien se había despabilado de repente y la miraba sin dar crédito a sus oídos. —Jared, si las expulsas de esta casa, me iré con ellas —amenazó—. ¿Vas a permitirlo? Todo el mundo dirá que Jared Lockett ha desterrado a su esposa a Pueblo. —Lauren... —repuso él, mirando a su madre de reojo—, esta gente está acostumbrada a las epidemias; cada año mueren cientos de mejicanos en San Antonio. Cuando la infección se extiende, no hay forma de detenerla. —¿Y no crees que es responsabilidad de aquellos que poseen los recursos necesarios procurar mejorar la atención sanitaria de esta pobre gente? —replicó Lau-ren. Ni ella misma se reconocía como la tímida mucha-chita que, semanas atrás, se había sentido intimidada por aquella familia. En aquellos momentos se consideraba más fuerte que todos ellos. —La escarlatina es muy contagiosa —objetó Jared, tratando de disuadirla—. ¿Y si la contraes tú también? —La pasé cuando tenía diez años. Ni mi padre, a quien aterrorizaban las enfermedades contagiosas, ni nuestra ama de llaves, siempre demasiado atareada con las labores domésticas, me atendieron durante la enfermedad. Me salvé de milagro. No he olvidado lo sola que me sentí y no consentiré que Elena sufra lo mismo que yo. ¿Podemos quedarnos aquí o hemos de abandonar esta casa? Olivia abrió la boca para replicar, y Jared hizo un gesto autoritario con la mano. —Calla, madre —ordenó sin apartar la vista de Lauren, quien tenía la mano sobre su brazo y lo miraba con ojos suplicantes—. Está bien —accedió finalmente—. ¿Puedo hacer algo? —No —contestó Lauren—. No os acerquéis a la cocina. Pediré a Rosa que desinfecte la casa cuanto antes. Dio media vuelta para marcharse, y su esposo la sujetó por un brazo. De mala gana, Jared la soltó, y ella se encaminó hacia la puerta sin mirar a Olivia ni Carson. —No creo que el bebé sobreviva —dijo con los ojos llenos de lágrimas, volviéndose hacia su marido antes de salir del salón. Los días y las noches que siguieron a aquel episodio representaron una pesadilla de dolor, sufrimiento, cansancio y tristeza. Isabela falleció en la tarde del segundo día. Lauren trató de alimentarla a base de té con azúcar, pero la pequeña tenía la lengua y la garganta tan hinchadas que no pudo tragar nada y murió de inanición. Lauren contempló impotente cómo su pecho se agitaba intentando tomar aire hasta que Isabela concluyó su breve estancia entre los vivos con un suave gemido. Lauren estaba tan preocupada por salvar a Elena que apenas tuvo tiempo de llorar la muerte de la pequeña. Día y noche obligaba a la enferma a tragar cucharadas de té con azúcar, a pesar de la resistencia que oponía porque tenía la lengua cubierta de llagas. Rosa y ella la desnudaban y bañaban con agua


fría cuando la fiebre le subía por las noches. No se atrevieron a comunicarle la muerte de su hija, y ella estaba demasiado débil para preguntar. Pepe construyó un pequeño ataúd de madera, y la abuela se ocupó de enterrarla. La triste noticia llegó a oídos de Carlos, que no obtuvo permiso para alejarse de Keypoint, por lo que Pepe se convirtió en el mensajero del joven que lloraba el fallecimiento de su hijita y temía por la vida de su esposa. Lauren se instaló en la habitación de Elena, decidida a no abandonarla hasta que se repusiera por completo. Cada día mandaba a Rosa a buscar ropa limpia, pero estaba tan pendiente de su amiga que apenas tenía tiempo de cambiarse. Por las noches, cuando conseguía que la fiebre no aumentara, caía rendida en una silla. Durante aquellos días no dejó de rezar por la recuperación de su amiga y rogar a Dios que le infundiera fuerzas para seguir adelante... y, casi sin darse cuenta, que Jared no cayera enfermo. La fiebre había abrasado las palmas de las manos y las plantas de los pies de la criada, y Lauren aprovechaba los ratos que Elena dormía para arrancarle las pieles muertas que tanto la afeaban. Cinco días después, se despertó en mitad de la noche y observó aliviada que Elena respiraba sin dificultad y que la fiebre había desaparecido, al igual que las llagas de la boca y la erupción. Lauren habría querido gritar de dicha, pero se sentía tan agotada que se derrumbó en una silla y agradeció a Dios que hubiera salvado a su amiga. Cuando aquella misma mañana comunicó a Rosa las buenas noticias, ésta lloró de alegría. Cambiaron las sábanas de la cama y, tras dar un poco de caldo a Elena, la dejaron dormir durante el resto del día. Lauren permaneció a su lado para asegurarse de que la fiebre no volvía a aparecer. Aquella noche salió de la habitación por primera vez en muchos días, sintiéndose orgullosa y feliz. Se sorprendió al encontrar a Jared en la cocina, esperándola. Rosa le había informado de la mejoría de Elena. —Lauren, ¿no crees que esto se prolonga demasiado? —preguntó en cuanto la vio—. No permitiré que vuelvas a entrar en esa habitación; debes comer y descansar un poco. —Me encuentro bien —afirmó ella—; de verdad. Gracias a Dios, Elena ha superado la crisis. Lo único que necesita ahora es reposar y beber mucho. Carlos podrá verla mañana por la mañana. —Sí, señora —dijo Rosa, tomando las manos de Lauren entre las suyas para besarlas—. Señor Jared, su esposa es un ángel. —Será lo que usted quiera, pero en estos momentos tiene un aspecto lamentable —gruñó Jared. Lauren advirtió que tampoco Jared ofrecía muy buen aspecto; no se había afeitado, tenía el rostro demacrado y los ojos enrojecidos. Rosa no tuvo tiempo de explicarle que en los últimos días el hombre no había hecho más que maldecir, beber y vagar por la casa como un alma en pena. Lauren advirtió que las imágenes de su esposo y la criada perdían intensidad y desaparecían de su vista. —¡Jared...! —exclamó antes de caer desmayada en brazos de su marido. —Se ha desvanecido —dijo él—. Apuesto a que ha perdido por lo menos cinco kilos. Rosa, quiero que mañana le suba un buen desayuno a la habitación y que se quede con ella para asegurarse de que come hasta la última migaja —ordenó—. Ahora necesita descansar. La llevó en brazos a su dormitorio y cerró la puerta de una patada. Permaneció inmóvil hasta que sus ojos se acostumbraron a la oscuridad y se dirigió a la cama, iluminada por la tenue luz de la luna que se filtraba por la ventana. Lauren murmuró algo ininteligible mientras Jared trataba de mantenerla en pie y se esforzaba por ignorar la proximidad de sus cuerpos. «¿Cómo es posible que tras haber pasado una semana encerrada en la habitación de una enferma, todavía huela a lavanda?», se preguntó, perplejo. Ignoraba que Lauren había pedido a Rosa un poco de colonia que vertía en el agua con que se lavaba cada mañana. «Bueno, no puedo dejarla sobre la cama y marcharme», pensó. Con dedos temblorosos, procedió a desabrocharle los botones de la blusa. Sólo podía emplear una mano y el alcohol había mermado sus reflejos, por lo que tardó más de lo habitual en completar aquella tarea. A continuación se ocupó de los corchetes del corsé. Los dedos desataron con torpeza las cintas de las numerosas prendas de ropa interior que la muchacha llevaba. «¿Para qué


demonios necesita tanta ropa?», se preguntó, furioso. Finalmente, consiguió despojarla de la falda, que cayó sobre un montón de enaguas. Jared se detuvo para recuperar el aliento. «Si despierta ahora, estoy perdido», se dijo. Con mucho cuidado, le rodeó con un brazo la cintura para quitarle la blusa con la otra mano. Gracias a Dios, Lauren no des-

pertó. Jared sudaba y resoplaba al estrecharla contra su pecho, posponiendo deliberadamente el momento de desnudarla por completo. Hundió los dedos en la espesa cabellera de la joven para desprender las horquillas. Una cascada de rizos oscuros cayó en sus manos y se deslizó sobre los hombros de Lauren hasta llegar a la cintura. Jared acarició aquellos cabellos como tantas veces había deseado hacer y sumergió el rostro en ellos, maravillado por su suavidad. Tras depositarla sobre la cama, retiró las enaguas que habían quedado enredadas en los tobillos de su esposa, quien apoyó la cabeza sobre la almohada y ronroneó como un gatito satisfecho. Jared se sentó a su lado y la contempló embelesado. Aunque su rostro reflejaba el agotamiento que había desembocado en el estado de inconsciencia en que se hallaba sumida, aquella mujer le parecía la más hermosa del mundo. Sus largas pestañas oscuras apenas rozaban unas mejillas de piel casi transparente. Su cuello era una firme columna sostenida sobre unos hombros estrechos. Jared acarició la fina ropa interior que le cubría los senos. Desató el lazo de satén que mantenía unida la pieza y contempló admirado aquel cuerpo inmóvil; la cintura de avispa, los muslos firmes y las esbeltas pantorrillas. En realidad, prefería curvas más voluptuosas, pero no podía negar que Lauren poseía una figura perfecta. «¡Maldita sea, he olvidado los zapatos!», se lamentó. Le costó mucho desabrochar todos aquellos botones en la oscuridad, pero finalmente lo consiguió. Cuando hubo terminado, abrió con mucho cuidado la combinación que protegía la desnudez de su esposa mientras escudriñaba la penumbra en busca de la ansiada recompensa.

Aunque había imaginado a Lauren desnuda cientos de veces, observó que la realidad superaba sus fantasías más optimistas. Ante su mirada se erguían dos senos firmes, de piel blanquísima, coronados por un pezón rosado. Si Boticelli la hubiera conocido, la habría convertido en su modelo predilecta. Rosa tenía razón; Lauren parecía un ángel recién caído del cielo. Pero Jared era mortal y deseaba a aquella mujer como a ninguna otra. Se inclinó sobre ella y, al besarla en la garganta, sintió el palpitar de su pulso en sus labios. Posó la boca sobre aquellos pechos que lamió y acarició con fruición, procurando no dejar huellas de su asalto clandestino a aquel templo prohibido. Aunque se había prometido no tocarla, el deseo era demasiado fuerte para resistirse a él. Jared se incorporó, tomó un pezón entre los dedos y contempló fascinado cómo se endurecía antes de rodearlo con los labios. —Perdóname, Lauren —murmuró antes de volver a besarla. Cuando Lauren despertó al día siguiente, era casi mediodía. Se esforzó por recordar qué había ocurrido el día anterior y qué hacía en la cama a aquellas horas, con sólo una combinación. Mientras se desperezaba, intentó recomponer las imágenes que desfilaban por su mente. —¡Elena! —exclamó, apartando la manta de un puntapié y levantándose de un salto. Desorientada, se sujetó la cabeza con las manos mientras trataba de recuperar la visión de los objetos que tenía delante. Se había puesto en pie con tal brusquedad que se había mareado. ¡Se sentía tan débil después de haber pasado seis días sin probar bocado! Cuando intentaba volver a la cama, Rosa irrumpió en la habitación. —\Senora Lauren! ¡Está despierta! Ha dormido toda la noche como un bebé. —¿Cómo se encuentra Elena? —preguntó, a pesar de que el radiante rostro de Rosa no dejaba lugar a dudas. —Está muy débil, pero esta mañana ha comido un poco y ha estado con Carlos —-contestó Rosa, poniéndose seria de repente—. Se ha entristecido mucho al enterarse de lo de la niña, pero la visita de Carlos la ha animado. Le está muy agradecida, señora, y yo también.


—Hice lo que debía. Lamento no haber podido salvar a Isabela, aunque me temo que si hubiera sobrevivido habría crecido enfermiza. —Tiene razón —asintió Rosa—. Ahora está en el cielo, y, conociendo a Elena y Carlos, creo que no tardarán en hacer otro niño. Le he traído el desayuno —añadió, mostrándole una bandeja llena de platos que despedían aromas deliciosos. ¿Desde cuándo no tomaba una comida decente?—. El señor Jared ha dicho que debe comer todo y quedarse en la cama. —¿Está...? Quiero decir, ¿están todos bien? ¡Hace casi una semana que no los veo! —Anoche vio al señor Jared, ¿no se acuerda? Se desmayó en la cocina y él la trajo aquí y la acostó. Lauren sintió un zumbido en los oídos, y la cabeza comenzó a darle vueltas de nuevo. Tomó un sorbo de té, tratando de no derramar el contenido de la taza sobre la colcha. —Yo... —balbuceó— no... no recuerdo nada. Sé que estaba muy cansada, nada más. —Ya lo creo que estaba cansada —repuso Rosa—. El señor Jared se puso furioso al enterarse de que llevaba varios días sin comer ni dormir. Querrá darse un baño, ¿verdad, señora"! — preguntó, dirigiéndose al cuarto de baño sin esperar respuesta al tiempo que recogía la ropa que encontraba a su paso.

¿Qué hacían todas aquellas prendas en el suelo? ¿Jared la había desnudado? ¡Imposible! De pronto recordó que había soñado con él toda la noche. Jared aparecía inclinado sobre ella y la miraba tiernamente. Luego había apoyado la cabeza sobre su pecho. Ella había querido rodearle el cuello con los brazos y hundir los dedos en aquella maraña de cabellos que le hacían cosquillas en la garganta, pero estaba demasiado agotada para moverse. En uno de sus sueños, Jared le había susurrado algo en español al oído y en otro había hecho algo con su boca que había despertado un agradable calorcillo en su cuerpo. Comió despacio, reflexionando sobre los confusos recuerdos que se agolpaban en su mente. A continuación se dirigió al cuarto de baño. Mientras se desnudaba, advirtió que el lazo que cerraba su combinación había desaparecido. «Tendré que decir a Rosa que sea más cuidadosa con mi ropa», se dijo. Cuando se metió en la bañera, sus músculos entumecidos agradecieron la caricia del agua caliente. Se cubrió con la espuma y dio un respingo cuando el agua jabonosa le irritó la piel. Extrañada, observó que sus pezones estaban doloridos y, cuando los rozó con los dedos, sintió un hormigueo por todo el cuerpo. La piel del pecho le escocía como si estuviera arañada. «¿Qué...?», se preguntó, abriendo los ojos como platos y llevándose una mano a la boca para ahogar un grito. Era imposible; su esposo y ella sólo habían estado juntos en sueños. Sin embargo, recordaba que Jared iba sin afeitar, y ella se había desmayado... Salió de la bañera y se vistió a toda prisa. Deseaba ver a Elena cuanto antes... y evitar a Jared. Se sentía incapaz de enfrentarse a su cínica sonrisa y sus comentarios sarcásticos después de lo ocurrido la noche anterior. —¿Dónde está Jared? —preguntó. —Partió hacia Austin muy temprano —contestó Rosa—. Ha dicho que estará fuera varias semanas... Negocios, ya sabe. ¡Ah, lo olvidaba! —añadió—. Ha dejado este paquete para usted. Ha dicho que lo necesitará la próxima vez que vayan a Keypoint. Lauren desató el lazo, abrió la caja y desenvolvió un pañuelo de seda de color azul. ¡Se había acordado de que necesitaba uno! Las lágrimas asomaron a sus ojos mientras Rosa le lanzaba una mirada inquisitiva. Lauren se apresuró a guardar el pañuelo en uno de los cajones de la cómoda. —Le daré las gracias cuando regrese —murmuró antes de encaminarse hacia la cocina. De pie en medio de la habitación, Rosa movió la cabeza, desconcertada. —¿Has tenido noticias de Jared, Olivia? —preguntó Carson una noche mientras cenaban—. No suele pasar tanto tiempo en Austin, sobre todo cuando se trata de visitas de negocios. —Vamos, Carson, no seas ingenuo —repuso Olivia, esbozando una sonrisa cruel—. Sabes tan bien como yo qué lo retiene en Austin. En realidad, me extraña que haya aguantado tanto tiempo sin ver a sus amiguitas. Después de todo, en un matrimonio de conveniencia, la esposa no acostumbra satisfacer las necesidades de su marido, ¿verdad Lauren? La muchacha soltó el tenedor, que cayó sobre el plato con estrépito. ¿Cómo se atrevía aquella mujer a hablarle así?


—Ya que hablamos de las «necesidades» de Jared, supongo que deberías preguntárselo a él —replicó enojada. Sin embargo, no estaba enfadada, sino triste. Olivia tenía razón. ¿Qué otro asunto podía retenerlo en Austin durante tanto tiempo? Le sorprendía que lo echara tanto de menos. Además, la relación entre los habitantes de la mansión se tornaba cada vez más tensa. La vida en Coronado le resultaba tediosa y aburrida. Desde la recuperación de Elena, y cuando el tiempo lo permitía, las dos jóvenes paseaban por el jardín, donde sólo quedaban algunos crisantemos, pues con la llegada del frío viento del norte había desaparecido el resto de las flores. Cuando la lluvia se prolongaba durante días, Lauren creía enloquecer encerrada en su habitación. ¡Añoraba tanto el ajetreo de Keypoint! Todo habría sido diferente si hubiera tenido a su lado a Gloria, Rudy, los niños... y a María. Pocos meses antes, Lauren se habría escandalizado al enterarse de que ésta había robado el marido a otra mujer, pero, después de haber convivido con ella, no le reprochaba su relación con Ben. Sabía que ambos habían compartido un verdadero amor y reconocía que su antigua intolerancia se debía en parte al hecho de haber crecido rodeada de gente cargada de prejuicios como su suegra. Olivia iba al banco casi todos los días; cuando se quedaba en casa, Carson la telefoneaba varias veces antes de presentarse para cenar. Lauren agradecía los exquisitos modales del abogado y se preguntaba cómo se las habría arreglado para soportar las interminables veladas a solas con Olivia. Carson también trataba a Olivia con gran deferencia. Ambos pasaban largas horas hablando de la línea de ferrocarril y la central eléctrica. Olivia, que había abandonado sus reservas iniciales sobre los Vandiver, admiraba la capacidad de decisión de éstos y su habilidad para manipular a los demás. A menudo mencionaba a Kurt, acompañando sus palabras con una mirada perversa dirigida a Lauren. A Olivia le molestaba que su nuera se hubiera salido con la suya en su empeño por ocuparse de Elena y su bebé. Además, le dolía que se hubiera atrevido a enfrentarla a Jared. Lauren era más peligrosa de lo que parecía, y debía evitar por todos los medios que se acostumbrara a poner a Jared entre la espada y la pared. Forzada por las circunstancias, no había tenido más remedio que adoptar el papel de suegra amante y cariñosa. Sus amistades preguntaban con frecuencia a qué esperaban Jared y Lauren para tener niños y, mientras sorbían el té, repetían una y otra vez que formaban una pareja perfecta. Las damas que acudían al banco aprovechaban la oportunidad para comentar cuánto se alegraban de que Jared hubiera decidido sentar la cabeza. Olivia soportaba todos aquellos cumplidos sonriendo de manera forzada y haciendo gala de unos modales exquisitos. Todos los domingos acompañaba a Lauren a la iglesia, pues la joven se había empeñado en asistir y ella prefería que no fuera sola; los habitantes de Coronado eran demasiado aficionados a las habladurías. Era evidente que Lauren se había encariñado con los habitantes de Keypoint. Cada vez que Carson conversaba con eüa, la muchacha acababa relatando alguna anécdota ocurrida durante su breve estancia en el rancho. Aunque evitaba nombrar directamente a cualquier miembro de esa familia, Olivia los conocía a la perfección. Odiaba tanto a María Méndez, su hijo y la caterva de crios que habían invadido Keypoint que enterarse del detalle más insignificante de sus vidas se había convertido en una obsesión. Nunca había encontrado la manera de devolver a los Méndez todas las humillaciones que había sufrido por su culpa, de modo que había elegido a Lauren, que había sido educada para respetar a sus mayores y perdonar cualquier ofensa, como víctima propiciatoria. Aunque Olivia estaba segura de que aquel matrimonio no había sido consumado, le preocupaba el insaciable apetito sexual de su hijo, tan semejante al de su marido. Jared era tan orgulloso que se había propuesto odiar con todo su corazón a la mujer que Ben había escogido para él. Sin embargo, Olivia desconfiaba de Lauren, ya que la joven poseía un encanto especial que la hacía irresistible a los ojos de los hombres. Tanta delicadeza y vulnerabilidad, cualidades que Olivia aborrecía porque siempre había carecido de ellas, los hacía enloquecer. Tenía intención de mantener a Jared y su esposa enfrentados; debía evitar a toda costa que se enamoraran y dieran al traste con sus planes. Por esta razón, cada mirada y cada palabra que dirigía a la joven estaba cargada de mala intención. Se repetía una y otra vez que no estaba celosa; los celos eran un sentimiento bajo para su dignidad. Lo único que pedía a su hijo era un poco de fidelidad. Una vez había entregado amor, y Ben le había devuelto traición; no estaba dispuesta a permitir que Jared le pagara con la misma moneda.


—¿Cómo se encuentra Elena, Lauren? —preguntó una noche mientras tomaban café en el salón. Lauren sabía que la salud de su amiga no interesaba en absoluto a su suegra, quien con aquella pregunta sólo pretendía recordarle que había osado desobedecerla. —Está mucho mejor, gracias, aunque un poco triste por la muerte de su bebé. —Es una lástima que la pequeña no sobreviviera —intervino Carson—; de todas formas hiciste un buen trabajo al salvar a su madre de una muerte casi segura. —Gracias, Carson. Cuando era una niña estuve a punto de morir de escarlatina; ésta era la oportunidad que esperaba para vencer a esa enfermedad. —Es una vergüenza que esos malditos mejicanos no hayan aprendido todavía las reglas de higiene más elementales —gruñó Olivia. re—Estoy segura de que hacen lo que pueden plicó Lauren. —Tonterías. Son un pueblo sucio y mugriento. —¿Cómo puede decir que Rosa es sucia y comer lo que cocina con sus propias manos? — exclamó Lauren, indignada—. ¡Es la mujer más limpia que he visto en mi vida! Olivia volvió la cabeza, disgustada. Sus ojos verdes brillaban como esmeraldas. —Afortunadamente, no tardaremos mucho en desembarazarnos de ellos —masculló—. Estoy deseando... —¡Ya basta, Olivia! —atajó Carson, lanzándole una mirada censuradora—. Esta discusión no nos conducirá a ninguna parte. La mujer sacudió la cabeza y tomó aire, consciente de que había estado a punto de cometer una estupidez. Gracias a Dios, el abogado había reaccionado a tiempo. —Tienes razón, Carson —dijo con voz suave—. ¿Alguien quiere más café? Lauren se disculpó y se retiró a su habitación. Al pasar ante el dormitorio de su marido se detuvo. ¿Qué hacía en mitad del pasillo como un pasmarote? ¿Acaso esperaba que la puerta se abriera sola y le mostrara la imagen de Jared fumando un puro? ¿O quizá deseaba que su esposo volviera a atormentarla en sueños? Jared no estaba en casa; se encontraba en Austin, en viaje de «negocios». Al pensar en la clase de negocios que lo retenían allí, sintió una punzada en el corazón. ¿Estaría con otra mujer? ¿Con más de una? ¿Por qué se sentía tan desgraciada cuando aquello no debía importarle lo más mínimo? Con expresión ausente, acarició el broche de su madre. Sin querer, sus dedos rozaron los pezones doloridos, y Lauren contuvo la respiración cuando toda clase de sensaciones inquietantes invadieron su cuerpo. —¿De verdad lo hiciste, Jared? —murmuró—. ¿Te

gusto? —añadió sin darse cuenta, antes de regresar a su habitación con gesto pesaroso. Jared regresó la noche anterior al día de Acción de Gracias. Lauren se encontraba leyendo en su habitación cuando oyó sus fuertes pisadas y el tintineo de sus espuelas en el pasillo. La muchacha apretó el libro contra su pecho, emocionada. La puerta del dormitorio del hombre se abrió y se cerró con suavidad. A continuación lo oyó soltar las maletas, pasear por la estancia y dejarse caer sobre la cama. Por mucho que lo intentó, Lauren no logró volver a concentrarse en la lectura. Aquella noche se acicaló con especial cuidado. Se lavó, escogió uno de sus mejores vestidos y se cepilló el cabello a conciencia. Le habría gustado dejárselo suelto, pero no lo juzgó apropiado, de manera que pidió a Elena que se lo recogiera en un complicado peinado. Al poco rato, lo oyó salir de su habitación. Minutos después Lauren bajó al comedor visiblemente nerviosa. ¿Cómo iba a enfrentarse a él después de lo ocurrido aquella noche en su dormitorio? Jared la había... Entró en el salón, y el corazón le dio un vuelco cuando vio la amplia espalda de su marido, que estaba sirviéndose un whisky. —¡Lauren, estás preciosa! —exclamó Carson, avanzando hacia ella. Sin apartar la mirada de su esposo, la muchacha agradeció el cumplido con una sonrisa. Jared se había erguido tras apurar el whisky de un trago. «¡Es tan atractivo! —pensó ella—. Si lo encontrara repulsivo, no me importaría sufrir su indiferencia y su crueldad.» Jared se volvió hacia su mujer y alzó el vaso a modo de saludo.


—Jared, ¿por qué no nos sirves un jerez? —intervi- no Olivia. Lauren observó que los ojos de su suegra brillaban y que sus labios dibujaban una sonrisa; era evidente que Jared había traído buenas noticias de Austin—. ¡Me alegro tanto de que los Vandiver hayan aceptado pasar el día de Acción de Gracias con nosotros! Te agradezco que les entregaras la invitación en mi nombre —añadió, clavando la mirada en su nuera. —De nada —contestó Jared, ofreciendo una copa a su esposa. Sus dedos se rozaron en un contacto tan electrizante que el hombre tuvo que contener la respiración para no proferir un gemido. Sin embargo,'cuando levantó la mirada, sus ojos sólo traslucían desprecio e indiferencia—. Supongo que Lauren tendrá muchas ganas de ver a Kurt —agregó en voz baja para que sólo ella le oyera. «¿Por qué adopta esa actitud arrogante y ofensiva al dirigirse a mí?», se preguntó, dolida. Su deseo de disfrutar de una agradable velada en compañía de él se había desvanecido como por ensalmo. Jared comió muy poco durante la cena y bebió muchísimo. Lauren se preguntaba qué había sido del hombre que devoraba todo cuanto le ponían delante en Keypoint. «María y Gloria no lo reconocerían si lo vieran», pensó. A medida que el alcohol comenzaba a hacerle efecto, pasó de criticar a voces a los incompetentes responsables de la comisión del ferrocarril a murmurar incongruencias. Después de cenar, Lauren se refugió junto a la chimenea del salón, dispuesta a enfrascarse en la lectura para evadirse de sus problemas mientras los demás se trasladaban al despacho para discutir los resultados del viaje de Jared. Horas después, la muchacha continuaba leyendo. Se había descalzado y colocado los pies sobre el sillón. De repente, observó que su marido cruzaba la puerta del salón. Jared se derrumbó sobre un sillón, reclinó la cabeza contra el respaldo y cerró los ojos. Lauren no se movió, pensando que dormía. —¿Qué haces levantada a estas horas? —preguntó él. —Este libro es muy interesante. Podría pasarme la noche leyendo. «Para olvidar mis problemas», estuvo tentada de añadir. Con el cabello iluminado por las llamas del hogar, aquel vestido rosa que realzaba, el rubor de sus mejillas y los ojos brillantes tras las lentes, Lauren parecía una visión. —¿Qué es lo que te gusta leer, ratita de biblioteca? —bromeó. —Cualquier cosa —contestó ella, decidida a hacer todo lo posible por mantener viva aquella conversación—. Los libros son mis mejores amigos desde que era una niña. Nadie quería jugar con la hija del párroco, y mi madre murió cuando yo contaba tres años —agregó, acariciando el broche prendido en su pecho—. Así pues, los personajes de los libros se convirtieron en compañeros inseparables. He leído de todo: literatura clásica, historia, filosofía... Mis autores preferidos son Dickens, las hermanas Br onte y Jane Austen. —Cuando era niño me encantaba Poe —explicó él—. A Ben le sacaba de quicio que su hijo leyera «toda esa basura», como él decía. Si te gustan las historias de miedo, pide a Thorn que te cuente algunas. Sus relatos sobre leyendas indias y ritos ancestrales solían ponerme los pelos de punta. —Jared, que contemplaba con expresión reflexiva las llamas, se frotó los ojos con gesto cansado—. Ahora no dispongo de tiempo para leer. —¿Has tenido un buen viaje?. —¡Esos malditos funcionarios son tan estúpidos! —se lamentó—. Estoy harto de complacer a todo el mundo. Lo que quiero es... — Continúa, por favor —instó Lauren. —He comprendido que el futuro de nuestro rancho depende de esa línea de ferrocarril; Ben opinaba lo mismo. Nunca supuse que tendría que ocuparme del papeleo y tratar con todos esos incompetentes —añadió, hundiendo el rostro en las manos. Lauren guardó silencio, consciente de que no era momento de hablar, sino de escuchar—. Yo sólo quiero vivir en Keypoint como un vaquero. ¡Al diablo con la burocracia! Ella se puso en pie, se acercó a él por detrás, colocó las manos sobre sus hombros y comenzó a frotarle los entumecidos músculos. —Espero que tus sueños se cumplan muy pronto —murmuró mientras notaba cómo los músculos del hombre se relajaban bajo sus manos—. Gracias por el pañuelo; es muy bonito. Jared la miró con los ojos cansados e inyectados en sangre. Cuando Lauren esbozó una sonrisa animosa, le cogió una mano y se la llevó a la mejilla. —Tienes unas manos preciosas. Me di cuenta...


—se interrumpió, avergonzado. Empezaba a hablar como un cursi—. Me di cuenta la primera vez que cenaste con nosotros —concluyó, enlazando los dedos de la muchacha entre los suyos. —Bueno, supongo que se debe a que he pasado muchas horas al piano. Mi padre solía decir que había heredado las manos de mi madre; ella también tocaba. —¿Echas de menos la música? —Mucho. —Lauren suspiró—. Tocar significa para mí tanto como montar a caballo para ti. Jared examinó aquella mano como un artista habría contemplado una obra de arte antes de llevársela a los labios y rozar la punta de sus dedos con la lengua. La joven cerró los ojos. Él le besó la muñeca y, cuando sus labios se toparon con la manga del vestido, se apresuró a desabrochar los botones del puño. —Tu piel es tan suave... —murmuró—. Y haces que todo parezca tan sencillo. —Hundió los labios en la palma de la mano y comenzó a trazar círculos con la punta de la lengua mientras le acariciaba la mejilla—. Lauren, yo... —¡Ah, estás aquí! —exclamó Olivia, irrumpiendo en el salón—. Carson y yo te aguardábamos en el despacho. Todavía tenemos que repasar las últimas cifras. Lauren, querida — agregó—, no es necesario que esperes levantada. Mordiéndose el labio inferior, y con el entrecejo fruncido, Jared se apresuró a cumplir las órdenes de su madre sin protestar. Lauren se calzó los zapatos, cerró el libro, apagó la luz y se dirigió a la puerta. Olivia la esperaba en el vestíbulo. —Buenas noches, Lauren —dijo, enarcando una ceja. —Buenas noches —contestó Lauren antes de dar media vuelta. Mientras subía por las escaleras, sentía la penetrante mirada de su suegra clavada en su espalda. A la mañana siguiente, Lauren se levantó muy temprano y bajó a la cocina, dispuesta a ayudar a Rosa a preparar la comida. La cocinera le aseguró que podía arreglárselas sola. Elena estaba atareada con la colada, y Lauren se ofreció a subir las camisas limpias de Jared. Se detuvo ante la puerta cerrada de la habitación de su marido y la golpeó con los nudillos. No obtuvo respuesta. Se disponía a llamar de nuevo, cuando oyó ruidos en el cuarto de baño que había al final del pasillo; Jared nunca utilizaba el que separaba sus dormitorios. Sin poder resistir la curiosidad, entreabrió la puerta. «Será sólo un momento», se prometió mientras entraba en la habitación. El mobiliario, muy sencillo, estaba compuesto por una cama con un enorme cabezal de madera de roble, un armario, un escritorio, un espejo, una palangana y una mecedora. Las cortinas, descorridas, permitían que el sol de la mañana entrara a raudales. La cama estaba hecha, y el edredón que la cubría conjuntaba con las cortinas. Todo se hallaba en orden. Depositó el montón de camisas sobre el escritorio y, cuando se disponía a marcharse, los objetos esparcidos sobre la mesa le llamaron la atención. Había un peine de carey. «¿Jared usa peine?», se preguntó divertida. También había monedas y billetes, un reloj de bolsillo, tres recibos cuidadosamente doblados por la mitad, un llavero, una caja de cerillas y... El corazón le dio un vuelco y comenzó a latir tan deprisa que Lauren se llevó la mano al pecho, asustada. ¿Cómo no lo había visto antes? En medio de aquel revoltijo de objetos destacaba un lazo de satén de color azul, igual a los que adornaban toda su ropa interior y al que había echado de menos hacía algunas semanas, cuando Jared la había desnudado y había acostado. No se dio cuenta de que pronunciaba el nombre de su marido hasta que el sonido de su propia voz la sacó de sus cavilaciones. En ese momento, oyó que Jared salía del cuarto de baño y avanzaba por el pasillo en dirección a la habitación. ¡Tenía que salir de allí cuanto antes! Corrió hacia la puerta que comunicaba sus dormitorios y la abrió. Acababa de cerrarla tras de sí cuando oyó que su esposo entraba en la habitación canturreando alegremente, ajeno al sobresalto que había provocado a su esposa. —Le agradezco esta magnífica cena de Acción de Gracias, Olivia —exclamó Parker Vandiver, saboreando una copa de vino. Olivia y Carson presidían la mesa, mientras que Parker y Jared estaban sentados frente a Lauren y Kurt. —Así es —corroboró éste—; no sé si he disfrutado más de la comida o de la compañía de estas encantadoras damas.


Jared asió su copa con tal fuerza que Lauren temió que estallara en pedazos. Cada vez le incomodaba más la proximidad de Kurt. Desde que se habían sentado a cenar, el hombre no había dejado de rozarle los muslos y había aprovechado cualquier oportunidad para inclinarse hacia ella. Lauren detestaba la fuerza brutal que se escondía bajo sus modales educados y su amena conversación. Por esta razón, cuando minutos después Carson propuso tomar el café en la biblioteca, la muchacha se apresuró a levantarse de la mesa. —Fue una lástima que no nos viéramos en Key-point, señora Lockett —dijo Kurt. Lauren no supo qué contestar; odiaba mentir, de modo que no podía decir que lamentaba que aquel encuentro no se hubiera producido. —Jared y yo fuimos de excursión ese día—explicó desde su sillón, situado junto a la chimenea. No se había atrevido a sentarse en el sofá por miedo a que Kurt intentara nuevos acercamientos. —Estábamos de luna de miel, ¿recuerda? —terció Jared, ante el estupor de su madre. —Es cierto, lo olvidaba. ¿Y qué le pareció la vida del rancho, señora Lockett? —Fue una experiencia muy interesante —respondió Lauren con aire ausente. No podía dejar de recordar la conversación que su esposo y ella habían mantenido la noche anterior en aquel mismo salón, donde por primera vez él le había hablado de sus deseos y aspiraciones más íntimas. Deseosa de agradarle, había elegido para aquella cena un vestido violeta que realzaba el gris de sus ojos, y él, ni siquiera le había dedicado una mirada de aprobación. ¿Cómo podía cambiar de actitud en sólo unas horas? —Me han comentado que en el rancho te sientes como pez en el agua, Jared —intervino Parker. —Así es —concedió él de mala gana. Tras servirse un whisky, se acercó a la ventana, dando la espalda a los presentes para manifestar la indiferencia que sentía por ellos. Se había mostrado extraño durante todo el día, y su esposa temía que los Vandiver consiguieran hacerle perder los estribos. —Me encantaría aprender algo sobre la vida del campo. Quizá tú puedas darme algunos consejos prácticos. —No tengo tiempo —replicó Jared tras apurar su copa de un trago—. ¿Por qué no hace como todo el mundo? Aprenda por experiencia propia, un método que nunca falla. Ben lo hizo así, y no le fue mal... De todas formas, aléjese de Keypoint, ¿entendido? —añadió con tono amenazador. —¡Jared, no seas maleducado! —le reprendió Olivia—. Los Vandiver son nuestros socios y merecen ser tratados con toda cortesía. —El rancho no está implicado en esta sociedad —objetó Jared antes de volverse hacia la ventana de nuevo. Se produjo un silencio embarazoso durante el cual Olivia jugueteó nerviosamente con el asa de la taza mientras Carson sofocaba un bostezo. Lauren lanzó una mirada preocupada a Jared. Ella también desconfiaba de los Vandiver e intuía que a su marido le disgustaba que rondaran por Keypoint, su verdadero hogar. —Estoy deseando que se inicien las obras del ferrocarril —afirmó Carson, animado—. Confío en que todo el pueblo participe en las celebraciones. —Eso espero —manifestó Parker—. Quiero que los habitantes de Coronado comprendan que el ferrocarril nos beneficia a todos. —¿Asistirá a las celebraciones, señora Lockett? —preguntó Kurt. —Sí...; supongo que sí—balbuceó Lauren—.Jared me acompañará, por supuesto. —¿A alguien le apetece jugar una partida de brid-ge? —intervino Olivia, rompiendo el silencio que se hizo tras las palabras de Lauren. Sus ojos brillaban más que nunca y estaba tan alegre que parecía mucho más joven. Lauren se preguntaba por qué no se mostraba siempre tan encantadora. Estaba segura de que su suegra había roto el corazón de más de un galán de Nueva Orleans en su juventud. —¡Buena idea! —exclamó Kurt—. Lauren, ¿quieres ser mi pareja? —propuso, acercándose a ella y tendiéndole una mano de dedos gordezuelos. La joven se hundió en el sillón, molesta. ¿Quién le había dado permiso para llamarla por su nombre de pila y tutearla? —Vamos, Lauren —instó Carson antes de ahogar otro bostezo—. Parker y Olivia formarán la otra pare-


ja. El bridge no es mi juego favorito, de modo que echaré una cabezadita en la biblioteca — agregó, encaminándose hacia la puerta—. Despenadme cuando terminéis. Lauren lanzó una mirada suplicante a su esposo, quien salió tras Carson sin disculparse ni despedirse de sus invitados. Olivia sonrió para sus adentros. Había experimentado una vaga inquietud cuando su hijo había mencionado la luna de miel, pero saltaba a la vista que Jared no había sucumbido a los encantos de aquella oportunista. La mujer se proponía dedicar todos sus esfuerzos a evitar que la relación entre ellos mejorara. Parker, Olivia, Kurt y Lauren se sentaron en torno a la mesa e iniciaron la partida. Lauren, demasiado absorta en sus pensamientos, apenas podía concentrarse en el juego. ¿Adonde había ido Jared? ¿Qué estaba haciendo? El juego se prolongó durante horas. Carson regresó al salón y, diplomático, animó a ambas parejas. Cuando al poco rato Rosa anunció que había preparado un ligero tentempié, todos protestaron por tener que interrumpir la partida, aunque finalmente se pusieron en pie para dar cuenta de la comida. La cocinera sirvió pavo frío, ensalada y otros manjares. Disimuladamente, Olivia ordenó a Rosa que fuera a buscar a Jared. Lauren se refugió en un sofá situado en un rincón en penumbra. Cuando comprendió que había cometido un error, ya era demasiado tarde; Kurt avanzaba hacia ella con paso firme. —Apenas has probado bocado, Lauren —murmuró, sentándose a su lado.

—No tengo apetito —replicó ella. «Aunque estuviera hambrienta como un lobo, tu presencia bastaría para hacerme perder el apetito», estuvo tentada de añadir. —No has catado los pimientos —insistió Kurt, cogiendo uno y acercándoselo a los labios—. Pruébalo. Lauren recordó el sabor de las judías picantes y negó con la cabeza. —No, gracias. No me gustan. —Éstos no pican. Mira —dijo Kurt, llevándose uno a la boca y masticándolo lentamente—. Vamos, anímate. «Quizá me deje en paz de una vez si hago lo que me pide», pensó Lauren antes de inclinarse hacia él y tomar un pequeño bocado. Enseguida se irguió y se separó del hombre. Cuando desvió la mirada de su sonrisa victoriosa, advirtió que Jared los observaba desde la puerta con los puños y los dientes apretados y los ojos brillantes de ira. Lauren se sintió culpable; sentados en la penumbra y apartados de los demás, Kurt y ella parecían una pareja de tortolitos. —Jared... —llamó con un hilo de voz. Kurt volvió la cabeza y vio a Jared, que apenas si podía disimular su enfado. —¿Ves como no pica? —dijo, acariciándole la barbilla. Lauren lo empujó y corrió tras Jared, que había abandonado el salón visiblemente enojado. Cuando lo alcanzó en el vestíbulo, tendió una mano para detenerle. —-¡Jared, espera! Yo... —¡Cierra la boca! —rugió Jared, retirando el brazo. Lauren habría querido gritarle, suplicarle, golpearlo... cualquier cosa con tal de borrar aquel destello acusador de sus ojos. Rosa, que se había escondido en un rincón oscuro del vestíbulo, intentó alejarse sin ser vista. Lauren la sorprendió y, consciente de que resultaba imposible hacer entrar en razón a Jared cuando estaba irritado, se aproximó a ella.

—Rosa, tengo un terrible dolor de cabeza. ¿Quieres excusarme y despedirte de los invitados de mi parte, por favor? —rogó. —Sí, señora —accedió la cocinera, temerosa de los arrebatos de furia de Jared, que a menudo le hacían hablar más de la cuenta. El hombre se limitó a seguir con la vista a su esposa mientras ésta se apresuraba a refugiarse en su habitación.


Jared encendió un puro y se asomó a la ventana. Lauren paseaba por el jardín. «¿No siente frío? —se preguntó—. Sí, está helada —se dijo cuando la vio estremecerse—. ¿ Qué diablos se le ha perdido ahí fuera a estas horas?» Finalmente los Vandiver se habían marchado. Jared había tenido que realizar grandes esfuerzos para no emprenderla a puñetazos con Kurt, Hacía mucho tiempo que no odiaba y despreciaba tanto una persona. «Nos veremos el día en que se inicien las obras —había dicho Kurt al despedirse—. Espero que Lauren se recupere pronto. Sería una lástima que no pudiera estar presente.» Cuando había esbozado una sonrisa burlona, Jared había estado a punto de partirle la cara allí mismo. Después, se había encerrado en su habitación, donde había bebido hasta emborracharse. Las leves pisadas de Lauren sobre el suelo del dormitorio contiguo le habían despabilado un poco; había escuchado con atención hasta averiguar qué dirección tomaban.

Al oír que se cerraba la puerta principal, se había acercado a la ventana y había visto cómo, vestida con una fina bata y con el cabello suelto, descendía por los escalones del porche para dirigirse a la verja de hierro que bordeaba el jardín. —¡Perra! —masculló. Aquella noche sus sospechas habían sido confirmadas; Lauren era una oportunista, una puta dispuesta a atormentarle hasta hacerle perder la razón. Y cuando lo hubiera conseguido, se apresuraría a arrojarse en brazos de Kurt Vandiver. «¿Y a mí qué me importa?», pensó. Aunque odiaba admitirlo, lo cierto era que se le revolvía el estómago cada vez que veía a ese maldito hijo de puta revoloteando alrededor de ella. Lauren apoyó la frente contra la verja e inclinó la cabeza. La luz de la luna iluminaba su oscuro cabello y la bata, que revelaba su esbelta figura. Antes de apurar el whisky de un trago, Jared recordó cuan deseable le había parecido cuando la había visto medio desnuda. ¿Por qué no había elegido su padre a una mujer repulsiva? ¿Por qué había querido torturarlo con una belleza como Lauren? Sus proezas sexuales eran tan conocidas en la ciudad que hasta las prostitutas se lo disputaban. Una insultante actitud de «lo tomas o lo dejas» que algunas mujeres encontraban de lo más atractiva solía seguir a sus excesos en la cama. Sin embargo, durante su última estancia en Austin no había sentido el menor deseo de visitar sus antros preferidos. La imagen de Lauren había ocupado sus pensamientos, y su cuerpo medio desnudo se había convertido en el único objeto de sus fantasías. Finalmente, harto de llevar una existencia más propia de un monje que de un fogoso soltero, se había dirigido a uno de los locales más «exclusivos» de la ciudad, donde había sido recibido como un héroe. ¡Todos le habían echado tanto de menos! ¡Casi habían llegado a pensar que el matrimonio lo había transformado en un hombre respetable! Había bebido hasta casi perder el sentido y había apostado una fortuna jugando a cartas. Cuando llegó el momento de escoger una mujer, no encontró ninguna de su gusto: una estaba demasiado rellenita, otra era excesivamente grosera, otra llevaba el cabello mal teñido... Finalmente, se refugió en la habitación del hotel y se vio obligado a recurrir a medios que no utilizaba desde que era un chiquillo para aplacar sus apetencias. Después, mientras daba vueltas en la cama intentando conciliar el sueño, había tratado de convencerse de que había pronunciado el nombre de Lauren por casualidad en plena excitación. «Debería regresar a Austin y tirarme a unas cuantas putas —se dijo mientras seguía a Lauren con la mirada—. Mejor aún, debería tirarme a mi esposa de una vez. ¿Por qué no? Es mi mujer. Ha coqueteado con todo el mundo; desde el más humilde vaquero de Key-point hasta ese maldito Kurt Vandiver, y quién sabe con cuántos más. ¿Por qué no?», volvió a preguntarse antes de vaciar el vaso de un trago y salir de su habitación.

Cuando Lauren se retiró a su dormitorio, pretextando un dolor de cabeza, se sentía la mujer más desgraciada del mundo. Se tumbó en la cama y lloró con amargura, sin conseguir aliviar la angustia que la dominaba. Después de empapar un pañuelo y la funda de la almohada, agotadas ya las lágrimas, había continuado sollozando. Elena había llamado a la puerta para preguntar si se encontraba bien. Lauren le había asegurado que lo único que necesitaba era dormir un poco. Había oído a Jared subir pesadamente por la escalera y encerrarse en su habitación. La casa estaba en silencio cuando se había desnudado y acostado. Sin embargo, le había resultado imposible conciliar el sueño. Cada vez que cerraba los ojos, veía el rostro furioso de Jared. Aquellos labios que formaban una mueca de desprecio eran muy diferentes a los que la habían


besa- do, y los ojos brillantes de ira tampoco eran los mismos que la habían mirado amorosamente sobre un pañuelo de color rojo. Incapaz de soportar por más tiempo aquellas imágenes que la atormentaban, se había puesto la bata y había bajado al jardín para respirar un poco de aire fresco. La noche era preciosa; la luz de la luna iluminaba las flores, y las estrellas centelleaban en el firmamento. De pronto, un pensamiento cobró forma en su mente: «Me he enamorado de Jared Lockett. Lo amo con todo mi corazón.» Por primera vez comprendía el significado de la palabra «amor». Nunca antes había sentido aquella pasión que la consumía por dentro. Cada vez que hablaba, medía sus palabras y se preguntaba si Jared las aprobaría. Aquel hombre dominaba sus pensamientos, y ella anhelaba compartir sus penas y alegrías con él. ¿Era eso el amor? ¿Siempre causaba sufrimiento? «Quiero a Jared», pensó mientras emprendía el camino de regreso a la casa. Jared la esperaba escondido detrás de la puerta de su habitación, por lo que ella no lo vio hasta que estuvo dentro. ¡Jared! —exclamó, llevándose una mano al corazón—. ¿Qué haces aquí? ¡Me has dado un susto de muerte! Jared se puso de puntillas, como si fuera un animal salvaje a punto de abalanzarse sobre su presa. Lauren advirtió que su aliento olía a whisky y que tenía los ojos inyectados en sangre. Llevaba la camisa abierta. —Jared, ¿qué...? —preguntó, retrocediendo unos pasos. —¿ Qué cree que he venido a buscar, señora Lockett? —dijo él con voz ronca, arrinconándola contra la pared antes de enlazarla por la cintura y besarla con fuerza. Lauren sintió cómo una lengua ávida la obligaba a separar los labios. Mientras, Jared, que la abrazaba tan estrechamente que le clavaba la hebilla de su cinturón en el estómago, pugnaba por introducir una rodilla entre sus muslos. El ataque del hombre había pillado a Lauren desprevenida. Cuando reaccionó, el pánico se apoderó de ella y trató de defenderse a base de puñetazos y patadas. —¡No, Jared, por favor! —suplicó. —¿Por qué no? Le recuerdo que usted es mi esposa, señora Lockett, de modo que empiece a comportarse como tal. He venido a buscar lo que tan generosamente has ofrecido a tantos hombres. Aunque sabía que el alcohol nublaba el sentido común de su marido, aquellas palabras restallaron en la mente de la joven como un latigazo. De inmediato dejó de debatirse y no opuso resistencia cuando Jared le arrancó el camisón de un tirón, descubriendo sus pechos. Apresó uno con la mano y lo apretó con fuerza, con la intención de causarle daño. Al percatarse de que su esposa había dejado de forcejear, la soltó y clavó la vista en sus ojos. La mirada que Lauren le devolvió le recordó a la de un animalito asustado que ofrece la yugular a su agresor al descubrir que de nada sirve resistirse. Ni un chorro de agua helada habría aplacado los deseos de Jared tan deprisa como aquella mirada sumisa. Respiraba pesadamente, incapaz de apartar la vista de Lauren. Mientras se mesaba el cabello nerviosamente, trató de recuperar la calma. Se inclinó hacia la muchacha, apoyó la frente contra la pared y movió la cabeza. Lauren, que había cerrado los ojos, se estremeció al notar la caricia de sus manos en sus pechos; Jared estaba cubriéndola con el camisón. Cuando consiguió recobrar el aliento, Jared retro- cedió unos pasos, tomó un mechón de cabello de su esposa y lo acarició con suavidad. Aquellos rizos sedosos se escurrieron entre sus dedos hasta caer sobre los hombros de la muchacha. Jared salió de la habitación y cerró la puerta sin hacer ruido mientras ella se dejaba caer al suelo, ahogando los sollozos que sacudían su pecho. A la mañana siguiente, se enteró de que Jared había regresado a Austin. Una semana después, llegó a la mansión una enorme caja de madera a su nombre. Contenía un magnífico piano de cola que Jared había adquirido unos días antes en la ciudad.

El día 15 de diciembre se iniciarían las obras del ferrocarril. Los habitantes de Coronado, presa de la emoción y el nerviosismo, miraban al cielo con inquietud y rezaban para que el imprevisible otoño de Texas no estropeara las celebraciones. La banda municipal de música y el coro de la escuela ensayaban sin descanso, las autoridades repasaban sus discursos, se habían organizado juegos y concursos en que todo el mundo podría participar y se habían confeccionado metros y metros de colgaduras para adornar la tribuna que había sido erigida en el parque. Lauren pasaba sola la mayor parte del día. Aún no se había recuperado del inesperado ataque


de Jared la noche de Acción de Gracias. Una vez más, le había mostrado las facetas más violentas y desagradables de su carácter. Lauren sabía que la presencia de los Van-diver había desencadenado la cólera de su marido. Teniendo en cuenta que la había sorprendido en actitud cariñosa con Kurt y que aquella noche había bebido más que nunca, no le extrañaba que hubiera perdido los estribos. Todavía se estremecía cada vez que recordaba la salvaje expresión de su rostro cuando había intentado forzarla. Había querido infligirle un daño físico y había conseguido destrozarle el corazón. Aquellos insultos la habían ofendido tanto porque los había proferido el hombre a quien amaba. Al acariciarle el cabello antes de salir de la habitación, Jared había demostrado que en su corazón también había lugar para la ternura. ¿Debía interpretar aquella caricia como una disculpa? ¿Acaso su estúpido orgullo masculino le impedía excusarse de palabra? Cuando había recibido el piano, Lauren había llorado desconsoladamente. Sin duda, se trataba de un gesto muy generoso por su parte, pero no eran regalos caros los que ella quería de Jared, sino una palabra amable, una muestra de cariño. Después de reflexionar mucho, había concluido que su marido no sabía pedir perdón y que aquel magnífico piano era una manera de manifestar su arrepentimiento. Lauren tocaba todos los días. Sus dedos estaban agarrotados por falta de práctica, y tardó una semana en recuperar la agilidad necesaria para interpretar una pieza completa sin equivocarse. Una tarde, cuando estaba practicando, Jared regresó a la mansión. Hechizado por aquella música, el hombre se detuvo en seco, desmontó, asintió con expresión ausente cuando Pepe se ofreció a ocuparse del caballo y subió por los escalones del porche sin hacer ruido. No quería interrumpir a Lauren y temía su reacción después de su imperdonable comportamiento el día de Acción de Gracias. Estaba avergonzado; ¡por el amor de Dios!, ¡había estado a punto de violar a su propia esposa! ¿Cómo actuaría ella al verlo? Seguramente saldría corriendo para refugiarse en su habitación. No era para menos. Entró en la casa, cerró la puerta con suavidad y caminó de puntillas hacia el salón. Lauren lo vio en cuanto asomó por la puerta. Observó que la actitud de 234


su marido había cambiado; si aquella vez que la atacó en la habitación se había comportado como un hombre arrogante y maleducado, ahora parecía un chiquillo sorprendido en una travesura. Lauren se enterneció. —¡Jared, has regresado! —exclamó, esbozando una sonrisa radiante al tiempo que corría hacia él—. Gracias por el piano. ¡Es magnífico! Muchísimas gracias —repitió, poniéndose de puntillas para besarle en la mejilla. Aquel cálido recibimiento asombró a Jared. Cuan1 do clavó la mirada en aquellos ojos grises que brillaban sin rastro de rencor estaba tan desconcertado que no consiguió articular palabra. Ruborizada y con los labios entreabiertos, Lauren posó las manos en sus hombros. Al percibir el aroma que despedía su cuerpo, Jared casi perdió el sentido. «Imposible ignorar a una mujer tan hermosa», pensó. La enlazó por la cintura con delicadeza y la atrajo hacia sí. Comprobó aliviado que ella aceptaba su abrazo sin reserva. Hundió el rostro en su cabello y depositó los labios sobre los de ella. Cuando Lauren respondió como si nada hubiera ocurrido entre ellos, le acarició el labio inferior con la punta de la lengua. —Jared... —gimió ella antes de que el apasionado beso de su esposo le impidiera continuar. Jared la besó como si fuera un condenado a muerte a quien acaban de indultar, como un sediento que bebe en un oasis. —¿Por qué no te quitas el sombrero y te sientas un rato conmigo? —propuso Lauren cuando se separaron—. ¿Te apetece una copa? —No... No, gracias. —¿Quieres oírme tocar? Me temo que este piano es demasiado bueno para mí. —Te he oído desde el jardín. Ha sido... Tocas muy bien. —Ven, acomódate —dijo Lauren, tomándolo de la mano para conducirlo hasta el sofá. Temeroso de manchar la tapicería, Jared se sentó en la punta. Se sentía como un extraño en su propia casa. Lauren empezó a tocar, y él centró toda su atención en aquellos dedos que se movían con agilidad sobre el teclado. La muchacha tenía la espalda rígida y unos rizos que habían escapado de su moño acariciaban sus mejillas y su nuca. A Jared se le formó un nudo en la garganta. Si no salía de allí cuanto antes, acabaría cometiendo una estupidez de que se arrepentiría toda su vida. —Tocas de maravilla, Lauren —dijo con brusquedad, poniéndose en pie—. Ahora debo subir a mi habitación para cambiarme de ropa. Si me disculpas... Lauren levantó las manos del teclado y siguió a su esposo con la mirada antes de reanudar la pieza que estaba interpretando. Cuando Jared entró en el dormitorio, aquella música aún resonaba en sus oídos A Lauren le habían comentado en muchísimas ocasiones que el tiempo de Texas era impredecible. Por el bien de Carson Wells, esperaba que la meteorología no les jugara una mala pasada aquel día de diciembre; el pobre hombre había trabajado sin descansar para que todo saliera a la perfección. Los Lockett y el abogado se reunieron en el comedor para compartir un magnífico desayuno antes de partir hacia la nueva estación. Jared estaba guapísimo vestido con vaqueros oscuros, camisa blanca, chaleco de cuero, botas negras y sombrero del mismo color. Olivia refunfuñó que habría preferido que luciera un atuendo más acorde con la solemnidad del acto. Su hijo optó por ignorar el comentario. Lauren escogió para la ocasión un traje de lana de color borgoña de talle alto y una blusa de encaje. Completaba el conjunto un cinturón abrochado debajo del pecho. Carson estaba tan nervioso que durante el desayuno no dejó de golpear las tazas y los platos con los cubiertos, lo que irritó sobremanera a Olivia. Antes de salir, Lauren se puso un elegante sombrero. Un rumor de guantes y abrigos se extendió por el vestíbulo. Rosa apareció con termos de café caliente y una cesta de bocadillos. Finalmente, partieron hacia la ciudad. Jared ayudó a su madre y Lauren a subir al carruaje mientras Carson se acomodaba en el asiento. Jared había ordenado a Pepe que cepillara su caballo y apenas si podía ocultar su orgullo cuando montó de un salto. —¿Por qué no vienes con nosotros? —propuso Olivia. —¿Y permitir que mi caballo se pierda tanta diversión? —replicó Jared—. Ni hablar, madre.


Lauren y él se miraron a los ojos. Ella adivinó qué se proponía: demostrar a todo el mundo que, por muchos negocios que hiciera, Jared Lockett continuaba siendo un ranchero, como había sido su padre. Pepe condujo el carruaje a través del denso tráfico de la ciudad, que bullía de actividad'. Los transeúntes se detenían respetuosamente para dejar paso al coche de la ilustre familia que había hecho realidad el sueño de toda ciudad: el ferrocarril. Lauren se sintió centro de todas las miradas cuando su esposo la tomó de la mano y, tras ayudarla a descender del vehículo, la acompañó a lo alto de la tribuna, donde los aguardaban las autoridades locales, entre ellas el alcalde, el juez del condado, el senador por Texas y algunos clérigos. También se encontraban allí los Vandiver. Mientras el alcalde pronunciaba un discurso, Jared mantuvo la mano de su mujer entre las suyas. Lauren se sentía orgullosa de él. «Es un buen actor», pensó. Se había percatado de que todo el pueblo estaba pendiente de los movimientos de su hijo predilecto y su joven y bella esposa. Aunque Jared la trataba con todo respeto, ella creyó distinguir en sus ojos un brillo que no acertó a interpretar. Estuvo a punto de gritar cuando él le rozó un pecho con el codo. El senador presentó a Parker Vandiver, quien, en un retórico discurso, exaltó las ventajas de una comunidad entregada al progreso. —El ferrocarril abrirá las puertas a un nuevo comercio y proporcionará grandes beneficios a los habitantes de esta ciudad, a sus negocios y sus familias. Será un honor convocaros de nuevo aquí dentro de unos meses para comunicaros que nuestra empresa ha llegado a buen fin. La multitud prorrumpió en aplausos y vítores. —Me gustaría dedicar unas palabras a nuestro amigo Ben Lockett, recientemente fallecido —continuó Parker—. Él luchó más que nadie para conseguir este ferrocarril. Lauren miró de reojo a Jared, que permanecía impasible, y rezó para que no perdiera los estribos ante los congregados. —Si Ben Lockett estuviera aquí, se sentiría orgulloso de ver que su gente apoya sus proyectos —prosiguió Parker—. Quiero agradecer a su viuda y su hijo que hayan recogido el testigo de Ben y aceptado embarcarse en esta aventura con gran entusiasmo. Después de torturar a los presentes con varios minutos más de ampulosa oratoria, Parker Vandiver se acomodó en su asiento mientras el alcalde indicaba a Jared que podía dirigir unas palabras a la emocionada multitud. El hombre negó con la cabeza. El auditorio se sintió decepcionado, y algunos recordaron que, tras regresar de la guerra, Jared también había rehusado hablar en público por respeto a quienes habían perdido la vida combatiendo. Aunque su comportamiento había sido calificado de escandaloso en numerosas ocasiones, era evidente que su matrimonio con aquella bella dama le había hecho sentar la cabeza. Afortunadamente, la muchedumbre estaba demasiado absorta contemplando a Jared y Lauren para reparar en la expresión de contrariedad de Olivia, que se sentía furiosa porque su hijo se había negado a hablar de sus proyectos y la valiosa colaboración de los Vandiver. Cuando terminaron los discursos, todo el mundo se dispuso a disfrutar de la fiesta. Se sirvió cerveza, se iniciaron las carreras de relevos, y la banda de música comenzó a deleitar a los presentes con su limitado repertorio. Jared ayudaba a Lauren a descender de la tribuna cuando un chiquillo pelirrojo y pecoso se acercó corriendo. —Señor Jared... —jadeó—, los participantes en el concurso de tiro me han enviado a buscarlo. Sólo falta usted, señor. —Lauren, te presento a Billy Holt. —Jared sonrió—. Billy, ésta es la señora Lockett. Un concurso de tiro, ¿eh? —murmuró pensativo mientras el muchacho hacía una reverencia a Lauren—. ¿Y qué voy a hacer yo allí? —¡Maldita sea, señor Jared! Oh... perdone, señora Lockett —añadió Billy, sonrojándose—. Señor Jared, usted es el mejor tirador del mundo. Será muy aburrido sin usted... —¿Tú qué opinas, Lauren? —preguntó Jared con una sonrisa—. ¿Te gustaría que participara en un concurso de tiro? —Al parecer todos se sentirán muy decepcionados si te niegas. —De acuerdo. Iré si me acompañas. Incapaz de ocultar su entusiasmo, Billy empezó a saltar a la pata coja. —¡Por favor, señora Lockett! ¡Diga que sí! —suplicó. —Está bien, Billy —sonrió Lauren—. Vamos para allá.


El muchacho lanzó una exclamación de alegría y echó a correr para anunciar que la estrella de la fiesta estaba en camino. Jared ordenó a Pepe que fuera a buscar el revólver y la pistolera que había dejado en la parte trasera del carruaje. —¡Jared! —exclamó Lauren con fingido enojo—. Tú ya sabías que se celebraría uri concurso de tiro y pensabas participar, ¿no es así? —A todos nos gusta hacernos de rogar de vez en cuando —replicó él con una sonrisa picara—. Espero dar la talla; si mal no recuerdo, la última vez dejé el listón muy alto. Caminaron entre la multitud hasta llegar junto a un numeroso grupo de hombres. Mientras Billy y sus amigos colocaban las botellas y latas que servirían de diana a unos veinticinco metros del roble tras el cual debían situarse los participantes, algunos revisaban sus armas y otros realizaban las últimas apuestas; todos los pronósticos daban a Jared como seguro ganador. Jared se quitó la chaqueta y se la tendió a Lauren al tiempo que tomaba el revólver que Pepe le entregaba. Lo examinó con detenimiento y sonrió satisfecho. Lauren recordó que uno de los vaqueros de Keypoint le había explicado que la primera recámara de los Colt que habitualmente utilizaban solía dejarse vacía para evitar que los pistoleros más impetuosos se dispararan a los pies o las rodillas

Carson, a quien todos aceptaron como un arbitro imparcial, recordó las reglas del juego: — Quien falle uno de los tres disparos quedará descalificado, ¿entendido? Los hombres asintieron y se alinearon. Jared se situó al final de la fila y descubrió a Kurt Vandiver apoyado contra un árbol, mirando a Lauren fijamente. Jared se volvió hacia su esposa, quien le dedicó una radiante sonrisa. Todos los participantes resultaron expertos tiradores, por lo que Lauren comenzó a aburrirse. En las siguientes rondas empezaron a fallar y ser eliminados, con lo que la emoción aumentó. Cuando sólo quedaron tres concursantes, Jared entre ellos, alguien propuso que los finalistas bloquearan el percutor de los revólveres antes de disparar y que trataran de acertar tres dianas. El primero de ellos se situó detrás del roble, esperó la señal de Carson y disparó tras desbloquear el arma; acertó las tres dianas. El segundo falló una y fue descalificado. Era el turno de Jared. Sacó un puro del bolsillo de la camisa y lo encendió, bajo la mirada impaciente de decenas de rostros. Mantenía enfundado el revólver, que Lauren le había visto cargar mientras los demás disparaban. —Cuando quieras, Carson —dijo. —¿Vas a tirar con una mano ocupada? —se extrañó el abogado. —Cuando quieras —repitió Jared—. Estoy listo. —Entonces... ¡Fuego! Con la velocidad del rayo, Jared extrajo el revólver de la pistolera y disparó cinco veces seguidas. Cuando el humo se disipó, todos observaron admirados que sólo quedaba una botella en pie sobre la valla. ¡Jared había acertado cinco tiros de seis! Los espectadores y los concursantes descalificados profirieron murmullos de sorpresa y asombro. Billy Holt comenzó a dar volteretas sobre la hierba, y L ren juntó las manos maravillada mientras su esposo recibía con aplomo las palmadas en la espalda y las felicitaciones de sus adversarios.


—Parece una ametralladora —decían unos. —Es increíble —exclamaban otros. —Dicen que Rudy Méndez es tan bueno como él —aseguró alguien—. Los dos aprendieron del viejo Ben. Lauren estaba tan aturdida que no advirtió que Kurt se hallaba a su lado hasta que el hombre le susurró al oído: —Es una lástima que tu marido no sepa controlar su afición a la bebida tan bien como ese revólver. Furiosa, le dio la espalda. Jared se acercaba, de modo que decidió correr hacia él en lugar de replicar al impertinente comentario de Vandiver. —¡Has estado magnífico! —le felicitó mientras le ayudaba a ponerse el abrigo. Cuando Jared se disponía a responder a sus halagos, Kurt se interpuso entre ellos. —Lauren, tengo una sorpresa para ti —dijo, tomándola del brazo—. Ven conmigo y te la enseñaré. —Jared y yo... —protestó la joven, que no deseaba protagonizar una escena ante todo el pueblo y no sabía cómo desembarazarse de Kurt. —Vamos, Lauren —dijo Jared alegremente, cogiéndola del brazo para alejarla de Kurt—. Yo también tengo ganas de ver esa sorpresa. Lo siguieron en silencio a través de la muchedumbre hasta llegar junto a un grupo de gente que formaba un corro. Cuando Kurt los apartó de malos modos, Lauren descubrió que el objeto de la curiosidad de los allí reunidos era un automóvil. Ella había visto algunos en Raleigh; a juzgar por el revuelo despertado, aquél era el primero que recorría las calles de Coronado. —Es un Oldsmobile —se jactó Kurt—. Funciona con gasolina. Me encantaría que aceptaras dar un paseo en él, Lauren. Se trataba de un vehículo precioso con una reluciente carrocería de color negro y rojo, donde destacaban dos enormes faros de cobre. Los neumáticos tenían líneas blancas a los lados, y los cubos de las ruedas estaban pintados de color rojo. El interior estaba tapizado en cuero negro. —Yo... —titubeó Lauren—. No sé si... —Estoy seguro de que a tu marido no le importará —dijo Kurt con sorna—. ¿Me das permiso para llevar a tu esposa a dar un paseo, Jared? Consciente de que el grupo de curiosos congregados alrededor del automóvil estaba pendiente de sus palabras, Jared asintió con la cabeza y forzó una sonrisa. —Me parece una idea excelente. A Lauren le encantará. Deja que te ayude a subir, querida. Lauren lo vio apretar los labios mientras le tendía la mano. Habría dado cualquier cosa por no entrar en aquel coche, pero sabía que de nada serviría protestar. Kurt se dirigió a la parte delantera del vehículo e hizo toda una demostración sobre cómo poner en marcha un coche. Cuando el automóvil arrancó con un estrépito seco, corrió hacia el asiento del conductor, y Lauren se hizo a un lado. Kurt pisó el embrague, y el automóvil avanzó lentamente. La muchacha volvió la cabeza y lanzó una mirada suplicante a Jared, quien había fruncido el entrecejo y los observaba alejarse con semblante sombrío. Kurt tomó la carretera que conducía al río, cruzó un estrecho puente y se adentró en la arboleda que se alzaba junto a la ribera hasta perder de vista las últimas casas de la ciudad. Lauren se sentía tan incómoda a su lado que apenas disfrutó del extraordinario paisaje. —¿Te gusta, Lauren? —le preguntó casi al oído. —Sí..., mucho —contestó ella, apartándose. Kurt se centró en la conducción, y Lauren suspiró aliviada. —Me gustaría regresar —murmuró tímidamente al cabo de un rato—. Jared estará preocupado. —A mí no me engañas, Lauren —replicó Kurt antes de soltar una sonora carcajada—; yo no me trago esa farsa del matrimonio perfecto. Un pajarito me ha dicho que tu querido maridito y tú dormís en habitaciones separadas. —No pienso discutir sobre mi vida conyugal con usted, señor Vandiver —repuso Lauren con voz gélida, ruborizándose ante el comentario del hombre. Kurt le dedicó una mirada burlona que revelaba a las claras que no la creía. Finalmente dio media vuelta y emprendió el camino de vuelta a Coronado, donde la multitud de curiosos los esperaba. Apoyado contra un árbol y fumando un puro, Jared trataba de aparentar indiferencia. Su esposa descubrió un brillo amenazador en sus ojos.


Kurt se apresuró a apearse del automóvil para ayudar a Lauren a descender y dejó el motor en marcha. Jared se acercó al coche y, antes de que su propietario pudiera reaccionar, saltó al interior. —¿A eso le llamas tú un paseo, Vandiver? —exclamó—. ¡Ahora verás! Lauren se sujetó al asiento con todas sus fuerzas cuando su esposo pisó el acelerador a fondo y casi atropello a Kurt, quien se apartó a tiempo para no perecer bajo las ruedas de su propio automóvil y contempló estupefacto cómo el vehículo se alejaba a toda velocidad, levantando una enorme polvareda. Jared movió el cambio de marchas de un lado a otro como si de una varita mágica se tratara, tomó las curvas a una velocidad de vértigo y demostró una curiosa habilidad para pasar por todos los baches que encontraba en su camino. Rodearon la plaza cuatro veces, hasta que Lauren comenzó a marearse y tuvo que asirse al brazo de Jared por miedo a salir despedida. Finalmente el coche enfiló una de las carreteras que llevaban al exterior de la ciudad. Jared conducía tan deprisa que el viento arrancó el sombrero a Lauren. Las horquillas que habían quedado prendidas le estiraban el cabello, y, de no haber estado tan asustada, habría soltado el brazo de su marido para llevarse las manos a la cabeza. —¿Has visto su cara, Lauren? —dijo entre risas—. ¡El muy hijo de puta! Ya le enseñaré yo cómo se conduce un coche. El también había perdido el sombrero, y su cabello se arremolinaba sobre su frente. Tenía los ojos brillantes de satisfacción y el rostro encendido. Sin darse cuenta, Lauren se unió a sus carcajadas. Al oírla reír, él apartó la mirada de la carretera y contempló a su esposa . embelesado. —¡Agárrate! —exclamó al observar que se dirigían hacia una zanja. Pisó el freno, y el automóvil comenzó a dar vueltas sobre sí hasta detenerse por completo. Cuando apagó el motor, ambos guardaron silencio durante unos segundos, conscientes de que habían estado a punto de sufrir un accidente fatal. —¿Te encuentras bien? —preguntó él por fin. —Creo que sí —contestó Lauren—. Pero no estoy segura de que el pobre coche pueda decir lo mismo. Ambos prorrumpieron en carcajadas de alivio hasta que los ojos se les llenaron de lágrimas. Aunque los hijos de Rudy y Gloria habían conseguido arrancarles alguna sonrisa, ésta era la primera vez que reían a solas. La mujer se llevó las manos a la cabeza y desprendió las horquillas que se le clavaban como agujas. Una cascada de rizos oscuros cayó sobre sus hombros. Jared dejó de reír y acarició un mechón que rozaba el cuello de Lauren, quien lo miró a los ojos y se arrojó a sus brazos. Él la estrechó contra su pecho y le susurró su nombre al oído, haciéndola estremecer. Cuando se separó de ella, buscó en sus ojos signos de rechazo, para encontrar una tácita invitación a seguir adelante. Posó los labios sobre los de ella en un beso suave, lleno de pasión contenida; un beso comprometedor, aunque no demasiado; un beso para recordar siempre. —Bésame Lauren —murmuró, mirándola a los ojos—. Bésame otra vez... —¡Lauren! —exclamó Kurt Vandiver, que se acercaba a caballo—. ¿Te encuentras bien? Se detuvo junto al automóvil, desmontó de un salto y corrió hacia ella, tendiéndole las manos. Antes de que la mujer pudiera asegurarle que no deseaba que nadie la arrancara de los brazos de su marido, Kurt la enlazó por la cintura y la depositó en el suelo. —¿Qué ha ocurrido? ¡Ese idiota podía haberte matado si...! El terrible puñetazo que Jared le asestó en el estómago le impidió continuar. Kurt cayó al suelo de espaldas. Antes de que pudiera recobrar el aliento, Jared apoyó un pie sobre su pecho y le apuntó con el revólver. —Juro que, si vuelves a poner las manos encima a mi mujer, te mataré, Vandiver — amenazó—. Si te veo acercarte a ella, te mataré. ¿Me he expresado con claridad? —Aparta ese revólver —gruñó Kurt—. Está descargado; has gastado toda la munición en el concurso, ¿recuerdas? —¿Estás seguro de que está vacío? —inquirió Jared, colocando el cañón sobre la enorme nariz de Kurt Vandiver. —Pues claro. Es imposible no disparar la última bala a la velocidad que tiras. —Te recuerdo que ha quedado una botella en pie. —¿Y qué? —replicó Kurt, que comenzaba a sudar copiosamente—. Todo el mundo sabe que los vaqueros siempre dejáis una recámara vacía.


—Sólo lo hacen quienes no confían en sí mismos —repuso Jared, encogiéndose de hombros—. Modestia aparte, yo no soy uno de ésos. —¡Sé que el maldito revólver está descargado! —exclamó Kurt, exasperado. —¿Apuestas algo? —retó Jared antes de disparar a pocos centímetros de la cabeza de Kurt Vandiver, que palideció como un muerto—. Habría acertado la última diana, pero sólo un tonto lleva un arma sin balas. —¡Señor Jared! —llamó Pepe, que se aproximaba acompañado de un grupo de jinetes—. ¿Se encuentra bien? ¿Le ha ocurrido algo a la señora"? —Tranquilízate, Pepe. No ha sucedido nada. Nos hemos divertido un rato, aunque el automóvil del pobre señor Vandiver ha pagado las consecuencias. De todas maneras, cabalgar es mucho más emocionante. Además, los caballos tienen suficiente sentido común para no caer de cabeza en una zanja. La multitud de curiosos estalló en carcajadas. Kurt Vandiver parecía furioso, y todos achacaron su enojo a los desperfectos que había sufrido el coche. —Ven, Lauren —dijo Jared, tendiéndole una mano—. Regresaremos a la ciudad a caballo. — La ayudó a montar, se acomodó tras ella y la rodeó con sus brazos—. Pepe, ¿crees que podrás encontrar otro caballo para volver a la ciudad? —Sí, señor Jared. —Está bien. Entonces, si me disculpan, caballeros... —se despidió, llevándose una mano al sombrero que Pepe había encontrado por el camino. Cuando regresaron a Coronado, se había corrido la voz por toda la ciudad: Jared Lockett y su joven esposa se habían escapado como dos chiquillos. Tuvieron que explicar más de cien veces que el accidente que habían sufrido carecía de importancia y que se encontraban perfectamente. A la hora de comer, Lauren, Olivia y Carson se dispusieron a dar buena cuenta de los bocadillos que Rosa había preparado mientras Jared se unía a los hombres que bebían apostados junto a unos enormes barriles de cerveza. Lauren, que seguía con la mirada todos sus movimientos, sonrió cuando él la saludó. Aunque se esforzaba por concentrarse en la conversación que mantenía con las damas que le preguntaban si había conseguido aclimatarse a la vida de Texas, no podía dejar de pensar en los cálidos labios de su esposo sobre los suyos y en la ardiente caricia de sus manos. Como colofón a las celebraciones, la banda municipal ofreció un concierto de villancicos. Jared extendió una manta sobre la hierba y se sentó junto a Lauren. Esta sentía su respiración junto a su mejilla y percibía su característico aroma a tabaco y cuero. Cerró los ojos y deseó que el tiempo se detuviera. Olivia no perdía detalle de aquel juego de miradas y roces. Lo que presenciaba no le gustaba en absoluto. Saltaba a la vista que durante aquel paseo en coche había ocurrido algo que había hecho aumentar la atracción entre Jared y Lauren. Debía actuar, y pronto. Cuando llegaron a casa, muy tarde, Rosa ya les había preparado una cena a base de pan de maíz y chiles. Si Carson y Olivia no hubieran estado tan cansados, habrían advertido cómo los otros dos comensales se contemplaban mutuamente, embelesados por completo. Carson se despidió en cuanto terminó de cenar. Olivia anunció que iba a acostarse e insistió en acompañar a Lauren a su habitación. Jared se quedó en la biblioteca tomando una última copa. Lauren se despertó sobresaltada entre la noche. Se incorporó en la cama y aguzó el oído; la casa se hallaba en silencio. Acababa de tumbarse de nuevo cuando se oyó un lastimoso gemido seguido de un grito. Asustada, se levantó de un salto. Aquellos alaridos provenían de la habitación de Jared. Sin ponerse algo encima del camisón, se dirigió a la puerta que comunicaba sus dormitorios y llamó con suavidad. Su esposo no contestó a su llamada y continuó gimiendo. «¿Debo entrar? —se preguntó antes de abrir la puerta y asomar la cabeza—. Quizá se sienta mal.» Jared se revolvía en el lecho y movía la cabeza de un lado a otro. Ella se acercó y observó que respiraba con dificultad y que tenía el rostro bañado en sudor. Entre los murmullos ininteligibles que escapaban de sus labios, Lauren creyó distinguir el nombre de Álex.


—Jared, despierta —susurró, posando una mano sobre el hombro de su marido para sacudirlo con suavidad—. Es sólo una pesadilla. Jared reaccionó con inesperada violencia; agitó los brazos y se mordió con fuerza el labio inferior. Ella se inclinó hacia él y le sujetó por las muñecas para evitar que se hiriera. —Jared, despierta. Él abrió los ojos y se incorporó con tal brusquedad que la sábana que lo cubría cayó al suelo. «¡Dios mío! Está desnudo.» Lauren se apresuró a desviar la mirada. El hombre tomó aire y meneó la cabeza para alejar las terribles imágenes que lo perseguían. Se mesó el cabello con manos trémulas y ocultó el rostro. Lauren se acercó a la cómoda, cogió una toalla y la empapó en agua fría. —Ya ha pasado todo, Jared —le tranquilizó al regresar a su lado—. ¿Te encuentras mejor? Jared asintió mientras ella le refrescaba el rostro y el cuello sudorosos con la toalla húmeda. —Gracias Lauren —murmuró, retirándole las manos—. Me siento bien, de verdad. —¿Has vuelto a soñar con Álex y Cuba? Jared le lanzó una mirada furiosa antes de bajar la vista. —Sí —susurró, temblando. —¿Te apetece hablar sobre ello? —preguntó Lauren, acariciándole el cabello. —No. Sí —se corrigió segundos después—. Lauren, yo... La enlazó por la cintura para atraerla hacia sí y hundió el rostro entre sus pechos. Ella sofocó un grito cuando sus rodillas chocaron contra el borde de la cama. Sin pensárselo dos veces, le rodeó el cuello con los brazos; sentía cómo la cálida respiración del hombre le humedecía el camisón. ¡Gracias a Dios, la habitación estaba a oscuras! Murmurando palabras tranquilizadoras, le mesó el cabello mientras él le recorría la espalda con las manos. Minutos después continuaban abrazados. Jared deslizó la punta de la nariz por sus senos al tiempo que estampaba pequeños besos. Ella se sintió invadida por un deseo irresistible mientras un suave rubor encendía su rostro y los latidos de su corazón se aceleraban. Estrechó un poco más el rostro de su esposo contra su pecho. Cuando él rodeó un pezón con los labios y lo rozó con la punta de la lengua, Lauren lanzó un gemido. Jared la soltó de repente, se arrodilló sobre la cama . y ocultó el rostro entre las manos. —Márchate ahora mismo, Lauren —suplicó en voz muy baja. —Jared, yo... —protestó ella. —Vete, por favor. —¿Por qué? —balbuceó ella—. ¿Por qué tengo que marcharme precisamente ahora, cuando... ? —Porque no puedo soportar tenerte tan cerca... Y porque estoy desnudo y no quiero... No puedo... Vuelve a tu habitación, por favor. —No, Jared —replicó Lauren con firmeza. —¿Cómo que no? —Quiero ser tu esposa... con todas las consecuencias. Deseo quedarme contigo esta noche. —Lauren, no sabes lo que dices -—masculló él, empleando el tono de voz de un adulto que se dirige a un niño. —¡Desde luego que no! No sé nada sobre... esto, pero quiero aprender. Me gustaría que fuéramos un matrimonio como Gloria y Rudy, como María y Ben. Por favor... Jared la miró. Tenía el rostro bañado en lágrimas, su larga melena cubría los pechos que tanto deseaba acariciar, y su esbelta figura se adivinaba bajo la fina tela del camisón. Su hombría erecta revelaba que ardía en deseos de estrecharla entre sus brazos. No se atrevió a moverse cuando Lauren se sentó a su lado y colocó los labios sobre los de él. Con un gemido, Jared le rodeó la cintura con los brazos y la tendió de espaldas sobre la cama para a continuación tumbarse sobre ella y besarla apasionadamente, introduciéndole la


lengua en la boca. Le desabotonó con destreza el camisón y se lo arrancó tan deprisa que Lauren apenas tuvo tiempo de avergonzarse de su desnudez. A pesar de que el deseo le nublaba la mente, Jared se obligó a comportarse como un caballero; Lauren no era una puta, sino su esposa, y debía procurar no asustarla. La besó con mayor dulzura, deslizando los labios por sus mejillas, jugueteando con el lóbulo de su oreja. Le acarició los pechos y trazó círculos sobre ellos hasta que los pezones se endurecieron. Lauren, que nunca había imaginado un placer tan intenso, estuvo a punto de estallar en sollozos. La barba del hombre le arañó la piel cuando él atrapó un pezón entre los labios. Segundos después, Jared realizó la misma operación con el otro seno mientras sus manos descendían hasta su vientre. Cuando le besó el ombligo, Lauren se sintió ligera, como si flotara en un líquido templado. Él apoyó una mano sobre el nido de rizos oscuros de su pubis, y Lauren se preguntó por qué no estaba asustada. Se sentía tan... ¿cómo? Era todo tan nuevo, tan distinto que no sabía con qué compararlo. Jared introdujo una mano entre sus muslos, y ella dio un respingo al advertir que estaba húmeda. El, en cambio, se mostró complacido. —Dios mío, Lauren, estás lista —susurró—. ¡Eres tan dulce! Las caricias del hombre acabaron de arrebatarle el poco sentido común que conservaba y despertaron un instinto que ignoraba poseyera y que le hizo ondular las caderas bajo el musculoso cuerpo de Jared. «Mañana me avergonzaré de esto... —pensó—. Pero ahora no puedo evitarlo.» Volvió a besarla en la boca y le susurró al oído una incomprensible mezcla de palabras en inglés y español. Lauren le rodeó la cintura con los brazos mientras él la obligaba a separar las piernas. Alarmada, ella se apartó de su esposo, que se detuvo y clavó la mirada en aquellos ojos atemorizados. —Entonces ¿es verdad?—preguntó—. ¿Nuncahas estado con un hombre? Lauren sabía por qué le formulaba aquella pregunta de cuya respuesta dependía su felicidad futura: Ben. Incapaz de articular palabra, negó con la cabeza. —Lauren... —murmuró con vehemencia antes de besarla en la boca—. Te haré un poco de daño. Perdona, cariño; lo siento mucho... Al fin la penetró, y Lauren habría gritado de dolor si él no la hubiera mantenido estrechamente abrazada. Por un momento, creyó que acabaría partida en dos. —Lo siento, cariño —masculló Jared—. Trata de tranquilizarte. Ella intentó relajar los músculos y, aunque el dolor remitió un poco, no se sentía capaz de soportar aquellas embestidas durante demasiado rato. Jared permaneció unos segundos inmóvil encima de ella. Lauren notaba su respiración entrecortada junto a su oído. Cuando se movió debajo de él buscando una posición más cómoda, él contuvo el aliento, excitado de nuevo. —Eres perfecta... —musitó, hundiendo el rostro en la almohada—, deliciosa, maravillosa... Volvió a acometerla lentamente, y el dolor se apoderó del cuerpo de la joven, quien esta vez creyó dis-tinguir un atisbo de placer mientras su marido le susurraba frases ininteligibles al oído. ¡Jared estaba dentro de ella! Le emocionaba pensar que sus cuerpos estaban unidos por el amor que se profesaban. De pronto comenzó a responder a las embestidas del hombre hasta que él se puso rígido y roció sus entrañas mientras ella le rodeaba las caderas con las piernas y cerraba los ojos. Jared permaneció tendido sobre ella hasta que consiguió recuperar el aliento. —Dios mío, Lauren —murmuró, apoyándose sobre los codos para contemplarla con ternura—. ¿Qué has hecho conmigo? Lauren se acurrucó junto a su pecho y guardó silencio. Jared le acarició la espalda, las caderas y las piernas. —¿Te he hecho mucho daño? —preguntó, alzándole la barbilla para que lo mirara a los ojos. —No —contestó ella. —Mentirosa. —Rió—. ¿Eso te enseñó el pastor? ¿A comportarte como una señora hasta en la cama? —añadió antes de besarla en la frente. Saltó de la cama y, completamente desnudo, atravesó la habitación en dirección al armario. Lauren lo siguió con la vista, deseando ser una artista para plasmar en un lienzo sus andares felinos o el tono cobrizo de su piel, cubierta por vello dorado.


Regresó al lecho portando una toalla húmeda. Se arrodilló junto a ella e hizo ademán de separarle las piernas. Lauren dio un respingo y se acurrucó en la cama. —No te haré daño. Te sentirás mucho mejor.

Su voz era tan suave, y sus manos tan expertas, que Lauren permitió que le separara las piernas y presionara la toalla entre sus muslos. Avergonzada, fijó la vista en el techo, pensando que jamás, ni siquiera en sus fantasías más vagas, había imaginado tal familiaridad entre un hombre y una mujer. Quizá esas cosas sólo ocurrían con Jared. Lo miró de reojo. —Te prometo que nunca volverá a dolerte tanto —afirmó él con solemnidad—. Incluso tal vez acabe gustándote —agregó con una sonrisa picara. La toalla húmeda había reducido el dolor considerablemente, y Jared volvió a guardarla en el armario. —Gracias —murmuró ella, envolviéndose en la sábana y tendiendo una mano para coger el camisón, que había caído al suelo. —¿Qué demonios haces? —masculló él, arrebatándoselo. —Yo creía... —¿ Qué creías ? —replicó, arrojando la prenda lejos de su alcance y besándole un hombro desnudo—. ¿Qué creías, Lauren? —añadió, rozándole un pecho con los labios. —Yo creía que... Oh, Dios mío... —Es muy tarde, jovencita. —Riendo, Jared la obligó a tumbarse a su lado—. Duerme. Recostó la cabeza sobre la almohada y sonrió cuando su esposo le pasó un brazo por los hombros y dejó que su mano descansara sobre su pecho desnudo. «¿Dormir? —se dijo—. Esta noche, no.» Tenía demasiadas cosas en la cabeza; después de pasar meses discutiendo, ignorándose y ofendiéndose mutuamente, Jared y ella yacían en el mismo lecho, desnudos, tras haber consumado su amor. ¡Y Jared quería que durmiera como si nada hubiera sucedido! Imposible: estaba convencida de que, después de aquella maravillosa noche, no volvería a conciliar el sueño. Se equivocaba. —Buenos días... —Mmm —respondió Lauren, soñolienta. —He dicho: «Buenos días, señora Lockett.» Ella abrió un ojo y descubrió el rostro de su marido junto al suyo. La habitación estaba en penumbras. —Jared, todavía no ha amanecido —protestó, hundiendo el rostro en el pecho de su marido y ahogando un bostezo. —Ya lo sé; me encanta madrugar. —Echó a reír, divertido. Lauren lo miraba sin comprender. «Continúa siendo tan inocente como hace unas horas», pensó, acariciándole las mejillas y besándola en los labios con suavidad. Lauren... Jared la atrajo hacia sí, se arrebujó bajo la manta y acarició la cascada de rizos oscuros esparcida sobre su torso. Mientras recoma con la vista las formas del cuerpo tendido a su lado, sonrió para sus adentros. ¿Cuándo había sido la última vez que había decidido pasar la noche con la mujer con quien se había acostado? Por regla general, una vez satisfechos sus deseos, solía abandonar a sus compañeras de cama. En esta ocasión había sido diferente; había querido dormir con Lauren. Aunque solía disfrutar con el sexo, su mente siempre estaba pendiente de asuntos como los negocios, una partida de cartas u otra mujer. Sin embargo, aquella noche todos sus pensamientos se habían centrado en aquella mujer que había respondido a sus expertas caricias con la timidez de una virgen. La suavidad, el olor y el sabor de su piel le habían hecho perder la cabeza hasta desear permanecer abrazado a ella durante toda la eternidad. Aunque se negaba a admitirlo, aquélla había sido también una primera vez para él. Lauren era virgen, no había conocido los ritos del amor hasta pocas horas antes; también había sido la primera vez que Jared Lockett se acostaba con una mujer virgen, un regalo que no había esperado recibir porque no se consideraba merecedor de una entrega tan generosa.


Mientras le rozaba la frente con los labios se preguntaba por qué se había ofrecido a él después de sufrir toda clase de abusos e insultos. Lauren le acarició el entrecejo con un dedo. «Sus cejas son como las de Ben —se dijo—. Y cuando sea anciano crecerán rebeldes, como las de su padre.» ¡Ypensar que sólo veinticuatro horas antes ni siquiera había sospechado que pudiera existir una unión tan estrecha entre dos personas! Con las piernas y los brazos entrelazados con los de su marido, se preguntaba adonde habían ido a parar sus rígidos escrúpulos. En realidad, no deseaba averiguarlo; estaba más interesada en descubrir los placeres que el cuerpo de Jared podía ofrecerle. —Jared, ¿cuándo...? Quiero decir, ¿cuánto tiempo...? -El respondió a la pregunta que su esposa no se atrevía a formular con un beso que desencadenó la misma excitación que les había conducido a la locura de la noche anterior. Lauren le permitió acceder a los rincones más ocultos de su cuerpo y, cuando los labios de Jared los encontraron, gimió de placer. Tímidamente al principio, con decisión cuando Jared imploró entre gemidos que no se detuviera, Lauren le acarició el pecho. La piel apenas podía contener los poderosos músculos que sus dedos inexpertos exploraron hasta toparse con los pequeños pezones de color marrón oscuro. Lauren dio un respingo y se apartó de su marido, quien, posando una mano en su nuca, la obligó a recorrerle el cuello con la punta de la lengua. —No quiero hacerte daño otra vez, Lauren —masculló al tumbarse sobre ella y separarle las piernas. —No me haces daño, de verdad —aseguró ella. —Pronuncia mi nombre, Lauren —suplicó—. Quiero leerlo en tus labios. —Jared, Jared, Jared... —obedeció ella, acariciándole las mejillas. Esta vez Lauren apenas sintió dolor. Jared se movía sobre ella como una máquina recién engrasada cuya única finalidad era proporcionarle placer. Le alzó las nalgas y las atrajo hacia sí antes de hundirse en su cuerpo, acariciando su interior y retirándose de vez en cuando para volver a penetrarla más hondamente. Lauren se sintió transportada, como si estuviera flotando y se dirigiera hacia un paraíso misterioso y placentero. Un vacío se apoderó de su estómago, y cerró los ojos, sintiéndose al borde del abismo. —No, Lauren, no... —jadeó Jared—. Los dos juntos, cariño... La abrazó con fuerza e, incapaz de contenerse por más tiempo, roció el interior de su cuerpo. Cuando hubo recuperado el aliento, obligó a la mujer a tenderse de lado y movió las caderas. —¿Me sientes dentro de ti, Lauren? —Sí. —¿Te hago daño? —No —respondió ella en un susurro—. «¡Oh, Dios mío...!», exclamó para sí cuando él se movió de nuevo. —Entonces ¿por qué te has detenido? —le preguntó al oído—. No tendrás miedo. Incapaz de mirarlo a los ojos, Lauren escondió el rostro en el cuello de Jared y asintió. —Está bien —la tranquilizó él—; no pasa nada. Aunque sabía que era un amante habilidoso y que, si se lo proponía, podía provocar la respuesta que Lauren se negaba, decidió que aquél no era el momento apropiado. La pobrecilla debía sentirse tan cansada y desgarrada por dentro como si acabaran de propinarle una paliza. Le retiró el cabello de las sienes y la besó en la frente y los párpados. —Duerme —murmuró, acurrucándola junto a su pecho y hundiendo el rostro en su cabello. En cuanto Lauren y Jared se sentaron a la mesa, Olivia se temió lo peor. Durante toda la mañana, los criados se habían movido por la casa presa de una extraña excitación, pero, como nunca se había molestado en aprender español, no había conseguido averiguar a qué se debía tanto revuelo. Sin embargo, las miradas de soslayo, las sonrisas de complicidad y las ojeras bajo los ojos de los jóvenes esposos mostraban a las claras que habían pasado la noche entregados a la pasión.


«¡Maldita sea! —se lamentó—. ¿Cómo puede haber ocurrido?» Jared siempre había sentido predilección por las mujeres exuberantes y de reputación dudosa. ¿Qué había visto su díscolo hijo en aquella jovenci-ta frágil que además se creía un dechado de virtudes? «Bueno —se consoló—, mientras sólo se acuesten de vez en cuando... Prefiero no pensar qué sucedería si llegaran a enamorarse o si, Dios no lo quiera, Lauren quedara embarazada. Por fortuna Jared es demasiado sensato para permitir que eso ocurra.» Terminada la comida, la pareja se levantó de la mesa y trató de escabullirse, pretextando que deseaban «dormir la siesta».

—No tan deprisa, jovencito —dijo Olivia a su hijo, doblando la servilleta y poniéndose en pie—. Antes debo hablarte de los interesantes proyectos que Parker Vandiver y yo discutimos ayer mientras tú te comportabas como un chiquillo irresponsable. —Está bien —accedió él, tras dirigir una mirada de decepción a su esposa—. Subiré dentro de un rato, Lauren. Cuando la joven hubo salido del comedor, Olivia sugirió que se trasladaran al despacho. Tras asegurarse de que su hijo se encontraba cómodamente arrellanado en su sillón preferido, disfrutando de una copa y un puro, le habló del cambio de planes. —Francamente, Jared, creo que tu reacción ha sido algo exagerada —le reprendió Olivia cuando se sentaron a la mesa para cenar. Habló con voz suave, aunque apenas si podía disimular la agitación que sacudía su pecho. —No me gusta hablar de negocios en la mesa —masculló Jared, malhumorado. Lauren había sufrido una gran decepción cuando Jared la rehuyó tras la larga entrevista mantenida con su madre. Después de permanecer más de una hora encerrado en el despacho con Olivia, había subido a su habitación. Al poco rato, había abandonado la casa para no aparecer hasta la hora de la cena. —¿No crees que Lauren tiene derecho a ser informada de nuestros planes? —inquirió Olivia, esbozando una sonrisa cruel—. Después de todo, es tu esposa. Ruborizada, Lauren bajó la vista. ¿ Conocía Olivia lo que había ocurrido entre ellos la noche anterior? ¿Aprobaba la consumación del matrimonio?

—¿Temes que Lauren no esté de acuerdo con nuestra manera de proceder? —añadió. —¡Ya es suficiente, madre! —rugió Jared, descargando un puñetazo sobre la mesa. —Verás, Lauren —prosiguió Olivia, impasible—, Parker Vandiver y yo hemos decidido ubicar la planta eléctrica en otro lugar, concretamente a pocos kilómetros del norte de Pueblo. Somos conscientes de que la comunidad mejicana quedará desabastecida de agua y protestará por ello. No debes preocuparte; pues nos encargaremos de adoptar las medidas oportunas. —Me temo que no comprendo... —balbuceó Lauren, depositando el tenedor en el plato—. ¿Qué clase de medidas? —No te metas en esto, Lauren —intervino Jared—. Los negocios de la familia no te incumben. —¿Cómo que no? —replicó Olivia—. Como te decía, todo está previsto. Hemos decidido contratar a un grupo de mercenarios o asesinos a sueldo, llámalos como quieras..., ya sabes a qué me refiero. Su misión será instalarse en Pueblo y provocar desórdenes públicos; quemar casas, instigar enfrentamien-tos, robar... cualquier cosa con tal de causar una revuelta popular. Se trata de conseguir que ese pueblo asqueroso se destruya a sí mismo. Nuestros hombres se limitarán a encender la mecha, y la bomba no tardará en estallar, eliminando a esos mejicanos de una vez por todas. La idea ha sido mía —agregó, orgullosa-— y Parker la apoya sin reservas. Hemos pedido a mi hijo que reclute a unos hombres en Austin. Quizá no sepas, querida, que nuestro Jared suele frecuentar los antros donde se reúne toda esa chusma.


Lauren, pálida como el papel, no daba crédito a sus oídos. —Pero... —balbuceó con voz ronca—. ¡Decenas de personas perderán la vida y sus hogares!

—Me temo que sí —repuso Olivia, encogiéndose de hombros—. Pero si no hay más remedio... —¡Si no hay más remedio! —atajó Lauren, exasperada—. ¿Por qué has cambiado de planes? Si se construye la planta eléctrica donde se había planeado, no será necesario sacrificar las vidas de personas inocentes. —Simplemente he cambiado de opinión. —¿Y destruirás un pueblo entero por capricho? —exclamó Lauren, poniéndose en pie de un salto—. ¡Ahora entiendo todo! —añadió al descubrir él odio y el desprecio que destilaban los ojos de su suegra—. Deseas que todo un pueblo pague por el odio que sientes por una mujer. —Deliras, querida. No tengo ni idea de qué estás hablando. —¡Me refiero a María Méndez, lo sabes muy bien! La detestas porque Ben la amaba y... —¡Calla! —ordenó Olivia, dando una palmada sobre la mesa. —¡No quiero! —replicó Lauren—. Si por ti hubiera sido, Elena e Isabela habrían muerto en la calle. Entonces te consideré una mujer cruel y despiadada. Ahora... no encuentro palabras para describir tu maldad. Comprendo que sientas aversión por María, pero nunca te hubiera creído capaz de... —Se hará como he dicho, y no se hable más —interrumpió Olivia con sequedad—. No tengo por qué justificarme ni ante ti ni ante nadie. Lauren escuchó a su suegra, atónita. Resultaba imposible razonar con una persona a quien el odio había impulsado a planear la destrucción de todo un pueblo. —Tienes razón, Olivia —suspiró—. No tienes que dar explicaciones a nadie... porque estás sola, ¡sola! Lauren supo que jamás volvería a temer a Olivia Lockett. Continuaría despreciándola y desconfiando de ella, sí, pero su suegra nunca más la intimidaría. Afortunadamente, todavía quedaba Jared, quien, durante la acalorada discusión, no había apartado la vista de la llama de la vela que iluminaba la mesa. —Supongo que no aprobarás esta locura —dijo Lauren, volviéndose hacia él. —Te repito que no te metas en esto —gruñó—. No entiendes nada. —¡Claro que lo entiendo! —protestó ella—. Se trata de un proyecto malvado y perverso... —¡Maldita sea, calla de una vez! —rugió, poniéndose en pie tan bruscamente que derramó una copa de vino. Con paso firme, se dirigió al vestíbulo. Lauren lo siguió y trató de detenerlo. —Prométeme que no permitirás que tu madre se salga con la suya —suplicó—. Piensa, Jared, piensa —añadió cuando él rehusó contestar—. ¿Qué ocurrirá con toda esa pobre gente? Elena, Rosa y Gloria tienen familiares y amigos en Pueblo. ¿Consentirás que pierdan cuanto poseen? Jared frunció el entrecejo, enojado. Si no había recibido suficientes presiones por parte de su madre, allí estaba su esposa, mirándolo con expresión suplicante y acusadora a la vez. La noche anterior la había deseado y había compartido con ella la pasión más intensa que había sentido nunca. Los recuerdos de las horas pasadas junto a ella todavía le ponían la piel de gallina. No podía permitirse esas emociones. Lauren comenzaba a inspirarle unos sentimientos que podían resultar muy peligrosos. No debía olvidar que había viajado hasta Texas en busca de Ben y que había aceptado cobrar veinte mil dólares a cambio de casarse con él. Con una mueca de asco, apartó a la mujer de un empujón. —¿ Quién crees que eres para decirme lo que debo o no debo hacer? ¿Cuánto tiempo llevas aquí? ¿Conoces las condiciones de vida de esa gente? Parecen cerdos en una pocilga. No hay más que ladrones y prostitutas... ¿y me pides que salve todo eso? —Seguramente tienes razón —repuso Lauren, asiéndole por los brazos de nuevo—. Pero hay además docenas de familias honradas y trabajadoras. —No te atrevas a meterte en mi vida —masculló él, retirando las manos de Lauren con tanto ímpetu que la golpeó en la boca. Ambos se miraron sorprendidos cuando la sangre empezó a brotar del labio inferior de Lauren. Jared fue el primero en reaccionar; extrajo un pañuelo del bolsillo y se acercó a ella. —Lo lamento. Yo no...


—¡No me toques! —espetó Lauren, retrocediendo y golpeándole en la mano. El pañuelo cayó al suelo—, No quiero nada tuyo... Creí que eras diferente, pero ya veo que eres igual que ellos. ¡Déjame en paz! —exclamó con ojos centelleantes. —Así será —afirmó él tras una breve pausa, lanzándole una mirada dura e inflexible—. No volveré a ponerte la mano encima. Lauren dio media vuelta y echó a correr hacia las escaleras. —Mañana partiré hacia Austin —le oyó decir—. No sé cuándo regresaré. Ella se volvió. A pesar de la decepción que acababa de sufrir, lo amaba más que nunca. El cabello revuelto del hombre le caía sobre la frente, ocultando sus ojos; había apoyado un pie en el último escalón y se había acodado en la barandilla. Lauren hubiera deseado proclamar: «¡Jared, te quiero!» En cambio, guardó silencio. Ni siquiera se despidió de él. —Me voy a Keypoint —anunció Lauren a Olivia una mañana—. Elena me acompañará. Gloria no tardará en dar a luz y necesitará ayuda para atender el rancho. Además, Elena y Carlos están casados y no es justo que vivan separados. Pediré a Rudy que acondicione un lugar para ellos. —El capataz del rancho no es nadie para decidir sobre esas cuestiones —replicó Olivia, molesta. ¿Cómo se atrevía a mencionar a aquel bastardo en su presencia? ¿Pretendía que perdiera los estribos? Lauren había emprendido su lucha particular tras la partida de Jared. Sin el conocimiento de su suegra y con la colaboración de algunos parroquianos, organizó un grupo de ayuda a las familias más necesitadas de Pueblo. Se preguntaba cómo era posible que los ciudadanos de Coronado vivieran de espaldas a la miserable realidad del pueblo mejicano. Su estrategia consistía en utilizar el influyente apellido de su marido para conseguir apoyo, de manera que sus «víctimas» no se atrevían a negarse a sus peticiones. Después de mucho insistir, convenció a Pepe de que la llevara a los barrios más pobres de la ciudad. Lauren había asistido impresionada a un espectáculo deprimente: falta de higiene, pobreza, suciedad y mucha miseria. Bajo su dirección, las voluntarias iniciaron numerosas campañas de caridad. Se organizó una recogida de ropa usada, algunos constructores donaron maderas para acondicionar las viviendas, y Lauren escribió a la Universidad de Austin para pedir que algunos estudiantes de medicina acudieran a enseñar las reglas de higiene más elementales. Cuando una dienta del banco elogió el encomiable comportamiento de Lauren delante de Olivia, ésta no pudo disimular su enojo. En cuanto llegó a casa llamó a su nuera a su despacho. —Escúchame con atención; vas a abandonar esos descabellados proyectos ahora mismo. —No pienso discutir hasta que hayas corrido las cortinas —repuso Lauren con firmeza, preparada para enfrentarse a Olivia y dispuesta a defenderse con uñas y dientes. Su suegra, demasiado sorprendida por la actitud de la joven o tal vez demasiado furiosa para replicar, permaneció inmóvil mientras la muchacha se acercaba a la ventana y corría las cortinas. —¿Deseas hablar sobre mis actividades en Pueblo? —¡Eres una loca irresponsable! —exclamó Olivia, irritada—. ¡Quiero que abandones inmediatamente esos comités que has organizado! ¿Me he expresado con claridad? —Desde luego, pero no pienso hacer lo que me pides. —Eso ya lo veremos —replicó Olivia con un tono amenazador que habría amedrentado al hombre más atrevido. —¿Qué dirá la gente cuando se entere de que mi propia suegra ha tratado de hacerme desistir de mis «nobles» propósitos? —Nadie se enterará. —Sí se enterarán —contradijo Lauren con voz suave—. Yo misma me encargaré de informar a todo el mundo. —Entiendo. Por lo que veo, te propones ponerme en contra de todo el pueblo. ; —Sólo deseo ayudar a los más necesitados —repuso la joven, dando la entrevista por terminada y dejando a Olivia con la palabra en la boca. Aunque Olivia trató de desbaratar los planes de su nuera utilizando todos los medios a su alcance, finalmente tuvo que rendirse a la evidencia; Lauren había ganado la partida. Era una organizadora nata con una curiosa habilidad para embarcar a sus voluntarias en las tareas más desagradables, haciéndolas creer que la idea había partido de ellas. Todo el pueblo se mostraba


encantado con la bondadosa señora Lockett, y cualquier tentativa de Olivia para desprestigiar a la joven era respondida con enérgicas protestas. Cuando todos sus proyectos estuvieron en marcha y empezaron a ofrecer resultados satisfactorios, Lauren decidió que había llegado el momento de trasladarse a Keypoint. Había hecho todo cuanto estaba en su mano por los habitantes de Coronado. Por otro lado, la atmósfera en el hogar de los Lockett se había tornado irrespirable. Por esta razón determinó alejarse de Olivia lo antes posible. —He hablado a Jared sobre Carlos y Elena, y está de acuerdo conmigo —dijo. Aquélla era la primera vez que Lauren Holbrook Lockett mentía; no le quedaba otra opción—. Además, ahora que estarás sola no necesitarás tanta ayuda en la casa. Si partimos mañana a primera hora, Pepe estará de vuelta pasado mañana. —Ya veo que has planeado hasta el último detalle —observó Olivia con tono mordaz—. ¿Qué pretendes, Lauren? Supongo que no estarás pensando en hablar a ciertas personas de nuestros planes con la esperanza de que den al traste con ellos. —Nunca haría algo así —repuso Lauren—. Soy consciente de que pondría en peligro la vida de Rudy y su familia y no deseo que sufran daño alguno. —¡Qué considerada! —se mofó su suegra. —En mi opinión, tus planes son tan perversos que nunca se harán realidad —afirmó Lauren, haciendo caso omiso del sarcástico comentario de su suegra—. Y tampoco creo que Jared acceda a tomar parte en ellos. Lo conozco y me consta que es incapaz de hacer daño a un ser inocente. No temo por su alma, sino por la tuya, Olivia. Esta echó a reír. —¡Eres una estúpida, Lauren! —exclamó divertida—. Se necesitaría todo un ejército de misioneros para salvar el alma de mi hijo. No cuentes con él, jovencita —añadió, poniéndose seria—; me pertenece y hará lo que yo ordene. Sin perder la calma, Lauren se puso en pie y abandonó el despacho.

El día siguiente amaneció gris y lluvioso, muy acorde con el estado de ánimo de Lauren. Rosa despidió a su hija con lágrimas en los ojos. Elena, en cambio, estaba radiante. Cuando Lauren le había comunicado que pasarían una temporada en Keypoint, donde podría vivir con su marido, la joven la había mirado incrédula y había llorado de alegría. Aquella mañana estaba tan entusiasmada que no podía dejar de hablar animadamente. El viaje resultó más largo y agotador que de costumbre debido al barro que cubría los caminos. Lauren se instaló en el pescante con Pepe y dejó que Elena se acomodara en el interior del carruaje. A última hora de la tarde llegaron a Keypoint, hambrientas y al borde del desmayo. Gloria las recibió en el porche y abrazó a Lauren cariñosamente. —Me alegro de verte, Lauren. ¡Te he echado tanto de menos! Por cierto, ¿dónde está Jared? —preguntó extrañada—. ¿No te acompaña? —No... —respondió Lauren, con un nudo en la garganta—. Ha tenido que quedarse en Austin por asuntos de negocios. Gloria, que habría querido indagar un poco más sobre la extraña relación que mantenían sus cuñados, advirtió que su pregunta había incomodado a Lauren y guardó un silencio prudente. —Gloría, te presento a Elena, la esposa de Carlos y mi mejor amiga. Nos ayudará con las tareas domésti-cas. ¿Crees que Rudy podrá encontrarles un rinconcito donde vivir juntos? —Seguro que sí —contestó Gloria, tomando las manos de la muchacha entre las suyas—. Bienvenida a Keypoint. Hemos sentido mucho la muerte de vuestro bebé. Ya verás, esta casa está llena de niños, y podrás ayudarme a cuidar de ellos. Gracias a Dios, Gloria no la había decepcionado. Pensó que Elena sería muy feliz en el rancho mientras entraba en la casa y era saludada por María y los pequeños, que la abrazaron afectuosamente y la bombardearon a preguntas sobre su tío Jared. Lauren escuchó con atención las historias que le contaron y les relató el episodio del concurso de tiro y el accidente de automóvil que habían sufrido. Gloria los condujo a sus habitaciones, y Lauren se quedó a solas con María y Elena. La primera le rodeó los hombros con un brazo y la besó en la mejilla. —Estás triste, ¿verdad, pequeña? —preguntó, mirándola a los ojos.


Lauren bajó la vista y asintió. —Hablaremos de ello cuando hayas descansado, ¿de acuerdo? —propuso María, acariciándole un brazo y volviéndose para saludar a Elena. Aquella noche, al regresar a casa, Rudy le dio un beso cariñoso y evitó preguntar por Jared. Agotada, Lauren se retiró pronto a su habitación. Todo le recordaba a Jared; su ropa, sus pertenencias, su olor... Sabía que no había pretendido pegarla. De todas formas, sus insultantes palabras la habían ofendido más que el golpe que había recibido. ¿Era posible que el hombre que la había besado tan tiernamente hubiera hablado con tal crueldad?

En vano se esforzaba por ignorar las sensaciones que recorrían su cuerpo cada vez que evocaba la noche de amor que habían compartido. Le flaqueaban las rodillas cuando rememoraba sus caricias, sus besos. Los expertos dedos de Jared habían explorado los rincones más ocultos de su cuerpo, y ella anhelaba sentir de nuevo el éxtasis de aquella unión. Las palabras de amor que le había susurrado resonaban en sus oídos mientras movía la cabeza sobre la almohada, húmeda por las lágrimas. Rudy cedió á Carlos y Elena una pequeña cabana situada a medio kilómetro del rancho e incluso concedió un día libre al hombre. A la mañana siguiente la pareja apareció en el rancho dispuesta a iniciar sus tareas, rebosante de alegría. Elena no tardó en acostumbrarse a su trabajo y muy pronto se ganó el cariño y la confianza de los niños, a quienes su indulgente mamá, su abuela y su tía Lauren eran incapaces de controlar. Llegó la Navidad y sorprendió a Lauren triste y preocupada. El día de Navidad, James y John brincaron de alegría al descubrir un correaje y un revólver de juguete, y las niñas se emocionaron al encontrar nuevos abrigos y cintas para el pelo en los paquetes cuidadosamente envueltos por su tía Lauren. Todos se hallaban tan absortos observando sus regalos que nadie se percató de que Lauren se encaminaba hacia su habitación. De forma inconsciente, abrió el armario de su esposo y contempló la ropa, las botas de montar y el chaleco de cuero. —Jared... —murmuró, hundiendo el rostro en una de las camisas, que, aunque estaba limpia, conservaba el característico aroma a tabaco. Lauren lloró desconsoladamente hasta que unas manos se posaron en sus hombros.

—¿Necesitas desahogarte, Lauren? —preguntó María—. Estoy dispuesta a escucharte. —No quiero molestarte con mis problemas —sollozó Lauren—. La muerte de Ben es todavía muy reciente... Cogiéndola del brazo, María la condujo hasta la cama y la hizo sentarse en el borde. Los gritos de alegría de los niños resonaban por toda la casa. María estrechó la mano de Lauren, dispuesta a escuchar su historia. —Es que... —titubeó—. ¡Mi matrimonio es una farsa! Entre sollozos, relató su encuentro con Ben, el intento de violación por parte de William Keller y cómo los Prather habían creído a pie juntillas las mentiras de William. Avergonzada, habló del trato que había hecho con Olivia, aunque omitió los detalles relativos a los Vandiver. —Debo parecerte despreciable; después de todo, me he vendido por un puñado de dólares... —Nada de eso —replicó María—. No soy quién para juzgarte y mucho me temo que habría hecho lo mismo en tu lugar. A menudo nos vemos forzados a elegir entre lo malo y lo peor. Además, sospecho que no fue el dinero lo que te impulsó a aceptar el trato, ¿me equivoco? Lauren se había formulado la misma pregunta cientos de veces. ¿Se había casado enamorada? ¿Había aceptado el trato por amor? Estaba tan confusa... —Te has enamorado de Jared, ¿verdad? —adivinó María—. Y este matrimonio de conveniencia se ha convertido en otra cosa, ¿me equivoco? ¿Jared y tú habéis...? —Sí... —sollozó Lauren, ocultando el rostro entre las manos—. Ocurrió hace unos días, y desde entonces no sé qué pensar. Me educaron en la creencia de que los hombres hacen cosas


«malas» a las mujeres y que una dama no debe dar pie a esos actos. Sé que Jared no me ama. ¿Es pecado sentir lo que siento cuando Jared y yo... estamos juntos? —¿A ti te parece malo, Lauren? —¡En absoluto! —contestó ella con tanta vehemencia que María no pudo reprimir una sonrisa. —La primera vez que estuve con Ben era tan joven como tú y también dudaba de sus sentimientos, de modo que traté de evitarlo. Cuando comprendí que él era feliz a mi lado, decidí enfrentarme al miedo y la vergüenza y compartir esa felicidad. A mí también me hicieron creer que dolor y degradación es cuanto una mujer puede obtener de un varón, pero fue Dios quien creó el sexo, Lauren, y por mucho que el hombre se empeñe en pervertir su significado, siempre será un regalo maravilloso para quienes se aman sinceramente. —¡Pero Jared no me quiere! —se lamentó—. Temo que un día se harte de mí y decida romper nuestro matrimonio. ——No le juzgues tan a la ligera. Lo conozco y me consta que nada ni nadie le habría embarcado en este matrimonio si no hubiera sentido algo por ti; es demasiado cabezota. Y apuesto a que no tiene ninguna intención de deshacerse de una esposa tan buena y hermosa — añadió, mirando a la desconsolada muchacha y compadeciéndose de ella. Ben había depositado todas sus esperanzas en aquella joven, confiando en que hiciera feliz a su hijo—. Lauren, no temas amar a Jared. Si yo hubiera rechazado a Ben, mi vida habría carecido de sentido y él habría sido muy desgraciado. Sólo lamento no haber podido darle más hijos. Lauren se enjugó las lágrimas con un pañuelo de encaje y suspiró. —Gracias... —murmuró—. Ahora reúnete con tu..., quiero decir, con nuestra familia. Yo me quedaré aquí un rato más. María le acarició la mejilla antes de salir de la habitación, preguntándose dónde habría pasado Jared unas fechas tan señaladas. Dos semanas después, los habitantes de Keypoint disfrutaron de un tiempo inusualmente agradable y todos recibieron aquellos días de sol encantados, temiendo el crudo invierno que los más ancianos del lugar pronosticaban. Una mañana, Lauren salió a cabalgar sola; María estaba resfriada, y no se había atrevido a molestar a Rudy. Echaba mucho de menos a Llamarada, aunque evitaba pensar en la yegua porque su muerte le recordaba a un Jared malvado y violento. Guiándose por el curso del río, atravesó varias colinas, gozando del ejercicio. Cuando al cabo de una hora se disponía a regresar al rancho, advirtió que su caballo aguzaba las orejas, inquieto. Inmediatamente un juramento seguido de un gemido llegó a sus oídos. La joven detuvo su montura y escuchó con atención. Los gemidos procedían del bosquecillo de cedros. Desmontó, se acercó con cautela y descubrió una figura tendida en el suelo. —Quédese donde está —ordenó una voz masculina, acompañando sus palabras del inconfundible sonido metálico de un rifle al ser cargado—. No se mueva de ahí. Lauren dio un respingo y se paró en seco. Aquella voz, siniestra y amenazadora, sonaba entrecortada, como si al hombre le costara hablar. —¿Está herido? —preguntó, deseosa de ayudar—. Me ha parecido oírle quejarse. —¿Es usted la esposa de Jared Lockett? —En efecto; soy la señora Lockett —respondió ella, avanzando unos pasos—. ¿Quién es usted? —¡He dicho que no se mueva! —exclamó el desconocido antes de emitir un nuevo gemido. Sin pensárselo dos veces, Lauren se adentró en el bosquecillo. De repente se detuvo, se llevó una mano a la boca y reprimió un grito. El hombre, sucio y andrajoso, tenía el tobillo izquierdo atrapado en un cepo y la sangre brotaba a borbotones. Sin duda se trataba de Jack el Loco, el ermitaño. Su rostro, el más deforme que Lauren había visto en su vida, semejaba más una grotesca máscara que la faz de una persona. Dos enormes cicatrices rojizas a ambos lados de la cabeza y dos orificios en mitad de la cara, era todo cuanto quedaba de sus orejas y su nariz. —Permita que le ayude, señor Turner —se ofreció, aproximándose a él y conteniendo las náuseas.


Jack Turner contrajo el rostro en una mueca de dolor. Se mordió el labio inferior con las encías desdentadas y cerró los ojos. Lauren advirtió que la mano que segundos antes había empuñado el rifle descansaba ahora sobre la pierna herida. —No necesito su ayuda —masculló. —Yo no opino lo mismo —replicó ella, decidida. La firmeza de la joven sorprendió a Jack Turner, quien le dirigió una mirada desconfiada. —¿Puede quitarme el maldito cepo? —gruñó finalmente. —Yo... no lo sé —titubeó ella, mirando de reojo el artefacto y estremeciéndose—. Puedo intentarlo. —Entonces, hágalo antes de que muera desangrado —refunfuñó Jack Turner—. Agarre el cepo por los extremos y tire tan fuerte como pueda. —¿Y no le haré daño al...? —Seguramente sí —interrumpió él—, pero tarde o temprano habrá que desprenderlo de la pierna, ¿no cree? —Está bien; como quiera —replicó LaUren. Se quitó los guantes y se arrodilló a su lado. «¡Qué individuo más maleducado!», pensó. Apoyó una mano en la pierna de Jack Turner, quien inspiró profundamente y contuvo la respiración. —Lo siento —se disculpó Lauren—. Debe de do-" lerle mucho. —¡Acabe de una vez, maldita sea! Ella colocó las manos a ambos lados del cepo ensangrentado y trató de abrirlo, pero apenas consiguió moverlo. Jack Turner volvió a gemir de dolor. —Más fuerte, señora —masculló—, más fuerte. La joven probó de nuevo y, cuando se disponía a abandonar, la trampa se abrió unos centímetros. Realizando un último esfuerzo, consiguió liberar el tobillo del hombre, que aulló como un animal malherido. Los afilados dientes de metal habían dejado unos profundos cortes en su pierna, que sangraba abundantemente. Lauren corrió hacia su caballo y regresó con una cantimplora. Se arrodilló a su lado, y cuando le roció las heridas con agua, Jack prorrumpió en carcajadas. —El agua no servirá de nada, señora Lockett. Busque mi caballo y traiga mi cantimplora. Lauren miró alrededor hasta descubrir a un animal que mordisqueaba la hierba, ajeno a lo que le ocurría a su amo. Se acercó despacio para no espantarlo, encon- tro la cantimplora atada a la silla de montar y volvió junto a Jack Turner. Al percibir el inconfundible olor del whisky, a punto estuvo de perder el sentido. Recordó que Jared había comentado que Jack destilaba su propio licor. Vertió el líquido sobre las heridas mientras Jack contraía sus deformes facciones en una mueca de dolor y sus ojos se llenaban de lágrimas. Con un gesto indicó a la muchacha que le envolviera la pierna con la grasicnta bufanda que rodeaba su cuello. —Quizá sería mejor utilizar mi pañuelo —repuso ella—. Está más... —iba a decir «limpio», pero se contuvo—. Es más grande. —Jack Turner no acepta caridad de... —¿Caridad? ¡Oh, no; en absoluto! —se apresuró a asegurar al tiempo que desanudaba el. pañuelo y lo ataba en torno a la pierna con fuerza, sin detenerse a pensar en el dolor que debía sentir aquel pobre hombre. Gracias a Dios, aquél no era el pañuelo de seda que Jared le había regalado, sino uno de algodón que ella misma había comprado en Coronado—. Ya está. Ahora iremos a Keypoint y avisaremos al doctor. ¿Cree que puede cabalgar? —Espere un momento, señora Lockett —protestó él—. No pienso ir a ninguna parte y nunca permitiré que un matasanos me ponga las manos encima, ¿entendido? —Pero señor Turner, ha perdido mucha sangre... podría tener el tobillo roto. Si no desea ir a Keypoint, deje al menos que vaya a buscar a Rudy. ¿Conoce a Rudy Mén...? —Sé perfectamente quién es Rudy Méndez —atajó Jack—, y ni él ni nadie tocará este tobillo. Me he roto más huesos que años tiene usted. —¡Pero alguien tendrá que coserle esas heridas! —¿Quién cree que me cosió la cara cuando los in-dios me hicieron esto? —replicó Jack, mordaz, señalándose el rostro. Lauren no acertó a contestar—. Largúese y déjeme en paz. Se puso en pie lentamente y, rechazando la ayuda de la mujer, recogió la trampa del suelo y maldijo su suerte. Avanzó cojeando hacia su caballo y bebió un trago de whisky antes de tomar impulso y encaramarse a la silla.


—¿Quiere que le acompañe a casa? —preguntó Lauren—. Podría necesitar ayuda. ' —Ni hablar —replicó él—. Usted ha visto a Jack Turner más tiempo que nadie en los últimos veinte años. Le agradecería que olvidara este episodio. —Tras una breve pausa, susurró—: Es usted una buena mujer, señora Lockett. —Gracias —contestó Lauren, procurando ocultar la compasión que aquel hombre le inspiraba—. Ha sido un placer conocerlo, señor Turner. Jack Turner se llevó la mano al sombrero y partió. Lauren esperó a que desapareciera de su vista para lavarse las manos ensangrentadas en el río antes <le montar en su caballo. Cuando llegó al rancho se dirigió a la cocina, preparó una cesta de comida y regresó al río. Depositó la cesta sobre una roca, como había visto hacer a Jared, y dio media vuelta sin mirar atrás. A medida que el embarazo de Gloria llegaba a su fin, las mujeres pasaban los días cosiendo, tejiendo y proponiendo nombres para el bebé que enseguida eran descartados. Una mañana, Elena, rebosante de felicidad, anunció que estaba embarazada de nuevo. Lauren se alegró mucho por la joven pareja, que parecía más unida que nunca desde que vivían juntos. El bebé de los Méndez escogió el 23 de enero para nacer. Gloria se había mostrado inquieta desde primera hora de la mañana. Se encontraban en el salón, tomando una taza de té, cuando clavó las uñas en los brazos del sillón e hizo una mueca de dolor. —Me parece que ya viene —masculló—. Acabo de tener la tercera contracción, y ha sido bastante fuerte, Lauren estuvo a punto de derramar el té sobre la alfombra. María, mucho más calmada, se acercó a su nuera y la ayudó a ponerse en pie. —Lauren, vamos a acostarla —ordenó. La interpelada miró a María alarmada y obedientemente se encaminó hacia el dormitorio de Rudy y Gloria. Siguiendo las instrucciones de María, retiró la colcha y ayudó a su cuñada a acostarse. —Yo la desnudaré —decidió María—. Di a Elena que se encargue de los niños durante el resto del día. Luego pide a uno de los vaqueros que avise a Rudy y regresa aquí. Tal vez te necesite. Lauren se apresuró a cumplir las órdenes, agradecida de poder salir de la habitación. Lo cierto era que no deseaba contemplar el parto, que le recordaría aquel que había acabado con la vida de su madre. Elena le aseguró que se ocuparía de la casa y los niños y se ofreció a colaborar. Minutos después, Rudy entró por la puerta principal, pálido como un muerto. —¡Oh, Rudy! —se lamentó Lauren—. Confiaba en que me tranquilizaras. Creía que estabas acostumbrado a estas cosas, pero pareces un primerizo. —Siempre es como la primera vez —se disculpó Rudy—. ¿Se encuentra bien? ¿Puedo verla? —No lo sé... —contestó ella, no demasiado segura de qué dictaba el protocolo en tales casos^. Preguntaré. María había dejado la habitación en penumbra y charlaba animadamente con Gloria, a quien Lauren había esperado encontrar retorciéndose de dolor en la cama. —Rudy pregunta si puede verte un momento. —Él es el responsable de que me halle en este estado, de modo que supongo que tiene derecho —dijo Gloria antes de echar a reír. Rudy llegó junto al lecho de su esposa en dos zancadas, se sentó a su lado y posó las manos en su abdomen. —Parece que esta noche tendremos otra boca que alimentar, ¿eh? —Te recuerdo que durante un tiempo seré yo quien lo alimente. —Apuesto a que no te resultará muy difícil —bromeó el capataz, acariciando sus enormes pechos. —¡Rudy Méndez, incluso en momentos como éste sigues siendo un...! —exclamó Gloria—. ¡Y delante de tu madre! —Sabe que tengo a quién parecerme. —Rió antes, de besar a su mujer en la frente—. Estaré fuera si me necesitas. Te quiero.


Cuando Gloria besó las manos de su marido, Lauren se dirigió a la chimenea para ocultar las lágrimas que asomaban a sus ojos. La tarde transcurrió lentamente mientras los dolores de Gloria aumentaban de intensidad y las sábanas se teñían de sangre. Lauren estuvo a punto de desmayarse al verlas. María le aseguró que todo iba bien y que la hemorragia significaba que el bebé no tardaría en nacer. Una hora después, Gloria contrajo el rostro en una mueca que evidenciaba su sufrimiento y, cuando su suegra le ordenó que empujara con fuerza, dio a luz a un niño. Lauren observó cómo María extraía el bebé del cuerpo de Gloria y cortaba el cordón que los unía. Al pensar que su madre había padecido tanto como Gloria para traer al mundo a dos niños, Lauren se sintió desolada. ¡Ojalá hubiera vivido para oír una palabra He amor de labios de su hija! —¡Me parece que viene otro! —exclamó Gloria. María y Lauren corrieron hacia ella y vieron una cabecita morena emerger de entre las piernas de Gloría. —¡Lauren, ayúdala! —ordenó María, que sostenía al recién nacido en los brazos. Lauren palideció y quiso protestar, pero los gemidos de Gloria la disuadieron. El bebé trataba de abrirse camino desesperadamente. Estremecida, Lauren tomó la cabecita de entre sus manos como había visto hacer a María minutos antes y tiró hacia fuera con suavidad. No consiguió sacar al bebé, que abrió la boca y tosió como si se asfixiara. Lauren tiró con fuerza y por fin lo logró. Era una niña. —¡Es una niña! —exclamó entre risas y lágrimas de alegría mientras Gloria exhalaba un suspiro de agotamiento. —Coge a éste mientras corto el cordón —ordenó María, tendiéndole al pequeño—. Felicidades, Gloria; son unos mellizos preciosos. —Avisad a Rudy —susurró Gloria. Lauren salió corriendo de la habitación con el niño, que lloraba sonoramente. —¡Rudy, son mellizos! ¡Un niño y una niña! —¿Mellizos? —preguntó, estupefacto, tomando a su hijo en brazos. —Sí. ¡Vamos, entra! —dijo Lauren. —¡Mellizos! —exclamó cuando su madre le mostró a la niña. Lanzó un aullido de dicha que provocó el llanto de ambos bebés. —¡Mira lo que has hecho! —le reprendió María, entregando la niña a Gloria. Rudy se sentó en el borde de la cama, junto a su esposa, y ambos contemplaron embelesados a sus hijos mientras María lavaba a la parturienta. Sintiéndose como una extraña, Lauren abandonó la habitación. Hasta entonces no se había dado cuenta de cuan cansada estaba. Había permanecido todo el día encerrada en aquel dormitorio y no había probado bocado desde el desayuno, aunque el vacío que sentía en su interior no se debía al apetito. Abrió el armario de su habitación y descolgó una camisa de Jared. Hacía más de un mes que no sabía nada de él. ¡Ojalá hubiera estado allí para compartir aquella maravillosa experiencia con ella! Se tumbó en la cama y cerró los ojos. Evocó la expresión de adoración con que él la había mirado después de hacerle el amor. Entonces no había vislumbrado ni cinismo ni amargura en su rostro, sino ternura. «¿Dónde estás, Jared? —se preguntó—. ¿Qué haces? ¿Piensas en mí alguna vez?» Se desnudó, se puso la camisa de su esposo y se quedó dormida al instante. El nacimiento de los mellizos trastornó la apacible rutina de Keypoint. Los niños pasaban el día alrededor de las cunas de sus hermanos, y Gloria los apartaba con una paciencia que maravillaba a Lauren. A pesar de que todavía no se había recuperado del parto doble y tenía que alimentar a los bebés varias veces al día, se las arreglaba para dedicar unos minutos al resto de sus hijos. Pusieron al niño el nombre de Benjamín por su abuelo paterno, y llamaron Lauren a la niña, como su tía. —Después de todo, ayudaste a traerla al mundo —había dicho Gloria al tiempo que abrazaba a su cuñada, a quien, por alguna extraña razón, últimamente se le saltaban las lágrimas por cualquier cosa—. Espero que cuando crezca se convierta en toda una dama, como tú.


Una semana después del nacimiento de Benjamín y Lauren, ocurrió algo que afectó profundamente a los habitantes del rancho. Disfrutaban de una cena tran-quila cuando uno de los vaqueros anunció que alguien reclamaba la presencia de Rudy. Lauren acompañó a Rudy al porche. Wat Duncan, el carbonero, y su hermana June esperaban montados en un caballo casi tan sucio como los jinetes. —¿Cómo está, señor Méndez? —saludó Duncan, desmontando de un salto—. He oído que su esposa ha tenido mellizos. —Sonreía con descaro y vestía la misma ropa que llevaba el día que Jared había tenido aquel desagradable altercado con él. —¿Qué haces aquí, Duncan? —preguntó el capataz con frialdad—. Sabes que no te está permitido acercarte al rancho. —Yo sólo quería felicitarle. Supongo que sus hijos serán los futuros herederos de la familia Lockett ahora que el señor Jared se ha cansado de su mujercita y la ha desterrado a Keypoint — añadió, esbozando una sonrisa que estremeció a Lauren, quien observaba a June con atención. La joven, que mostraba sus esbeltas pan-torrillas desnudas a pesar del frío, se mordió el agrietado labio inferior al descubrir la mirada de Lauren. —He oído que Jared ha decidido pasar el invierno en Austin —intervino la muchacha, arrastrando las palabras—, donde más de una mujer le ha ofrecido un sitio en su cama. —Lo que mi hermano haga o deje de hacer no es asunto tuyo, June —replicó Rudy, mirando a su cuñada de reojo. Era preocupante que aquellos sujetos conocieran al detalle la vida privada de los habitantes del rancho—. Aunque está muy ocupado con las obras del ferrocarril, nos visita tan a menudo como le es posible. Ahora, decid qué queréis y largaos de aquí. —No se enfade, Rudy —repuso Wat Duncan con un falso tono conciliador—. Quería explicarle que un tal Vandiver ha venido a verme y me ha hecho un montón de preguntas. No se ofenda, pero me importa un bledo lo que les ocurra a esos mejicanos de Pueblo. Sin embargo, me interesa mantener las condiciones del trato que cerré con los Lockett. Rudy apretó los dientes y acarició su revólver con disimulo. —Fuera de aquí, Duncan —masculló—. Si te atreves a acercarte a mi casa otra vez, te mataré con mis propias manos. En cuanto al trato, nada cambiará a menos que Jared y yo digamos lo contrario. Vandiver no tiene nada que ver en esto. Y ahora, fuera de aquí. —Está bien, está bien —gruñó Duncan, montando en el caballo—; ya me voy. Sólo pretendía ser educado. June enlazó a su hermano por la cintura y le rozó la bragueta con las manos. —¿Con quién duerme Rudy ahora que su esposa ha dado a luz, señora Lockett? — preguntó la joven, sonriendo con descaro. El capataz se llevó la mano al revólver, dispuesto a acallar sus impertinencias a balazos. —No, Rudy —susurró Lauren, que había visto a Duncan hacer lo propio con disimulo. Afortunadamente, se había corrido la voz de que aquel par de bandidos se hallaban en el rancho, y los vaqueros se habían apresurado a acudir al lado de su patrón. June prorrumpió en carcajadas y se echó hacia atrás su larga melena rubia. —Diga a Jared que he venido a verlo —bufó, dirigiéndose a Lauren—. Volveré cuando regrese de Austin. Duncan tiró de las riendas, y emprendieron el camino de vuelta a su campamento con toda parsimonia. Rudy ordenó a sus vaqueros que los siguieran hasta su territorio. Cuando entró en el salón, encontró a su cuñada sentada junto a la chimenea, contemplando las llamas con expresión ausente. —Lauren, te juro que Jared nunca ha tenido nada que ver con esa desvergonzada — aseguró, tomando las frías manos de la joven entre las suyas. —Ya lo sé —contestó ella con una sonrisa triste. María y Gloría, que se habían unido a ellos, escuchaban en silencio—. Me consta que Jared tiene buen gusto para escoger a sus amantes. Lo que me preocupa es la presencia de Vándiver y sus secuaces en Pueblo. —Tienes razón; es inquietante —asintió Rudy—. Por otro lado, no me gusta que esa gentuza conozca tantos detalles de nuestra vida privada; puede ser peligroso. Ese Duncan nos causará problemas. Si Ben estuviera vivo, le habría recibido a balazos, y no le habrían quedado ganas de volver. ¿De qué conoces tú a esa pareja? Lauren le relató el final de su excursión a Pecan Creek y el desagradable enfrentamiento entre Jared y Duncan. —Rudy, tengo miedo —dijo Gloria.


—Estoy seguro de que sólo pretende ponernos a prueba ahora que Ben ha muerto —dijo Rudy, rodeando los hombros de su esposa con un brazo—. No debemos preocuparnos. Hablaré con Jared y entre los dos decidiremos cómo actuar para mantener a raya a ese sinvergüenza. Aunque intentó restar importancia al asunto y ocultar su inquietud, desde aquella noche Rudy apostó tres o cuatro hombres ante la casa. Tal como todo el mundo esperaba, un febrero frío y tormentoso sustituyó a los soleados días de enero. Lauren compadecía a los vaqueros que pasaban horas a la intemperie vigilando las tierras de Keypoint. Sus salidas duraban varios días, y solían portar consigo numerosas provisiones para hacer más llevadera su estancia en las cabanas construidas para albergarlos. Quienes se quedaban en el rancho se limitaban a entretener a los niños, cuidar de los mellizos, coser y cocinar para la familia y el resto de los vaqueros. Lauren habló por primera vez con Thorn una mañana en que acudió a los barracones para entregar una cesta de galletas a los trabajadores, que fue recibida con gran alborozo. Cuando se disponía a regresar a la casa, el comanche apareció entre las sombras. Ella se llevó una mano a la boca y gritó, asustada. —Señora Lockett, esta mañana he encontrado esto —dijo él sin más preámbulos, tendiéndole un envoltorio. Lauren escuchó aquella voz profunda y contempló aquel rostro inexpresivo como una máscara. Tomó el pequeño paquete envuelto en papel marrón y atado con una cuerda, en que alguien había escrito su nombre. —¿Qué...? —preguntó, estupefacta. —Creo que le pertenece. Lauren deshizo el paquete y descubrió el pañuelo con que había vendado la pierna herida de Jack Turner. El viento estuvo a punto de arrancárselo de las manos. Jack lo había lavado y planchado. Lauren sonrió. ¿Quién iba a decirlo de Jack Turner? ¿Se había arriesgado a ser visto para devolverle un simple pañuelo? —No... no sé dónde lo perdí —balbuceó, adoptando una expresión inocente—. Alguien debió encontrarlo. Gracias por traérmelo. Aunque el rostro de Thorn se mantuvo impasible, Lauren sospechó que el hombre conocía la verdad. Sin mediar palabra, el indio inclinó la cabeza respetuosamente y en silencio desapareció entre las sombras. La tercera semana de febrero, después de unos días de fuertes vientos del norte y chaparrones de aguanieve, cayó la primera nevada del invierno. La noche en que la tormenta arreció, Rudy, Gloria, María y Lauren se reunieron alrededor de la chimenea, dispuestos a disfrutar de un rato de paz y tranquilidad. Lauren acunaba a su sobrina en sus brazos y le acariciaba la oscura ca-becita, mientras Gloria calmaba el apetito del pequeño Benjamín y Rudy y María contemplaban la escena embelesados. Todos saltaron de sus asientos al oír pasos en el porche. Rudy alcanzó la pistolera, extrajo el revólver y se acercó a la puerta, que se había abierto de par en par, permitiendo la entrada a un remolino de nieve y viento helado. Una figura alta y delgada irrumpió en la casa, cerró la puerta tras de sí y se despojó del abrigo y el sombrero. Lauren gritó sorprendida al reconocer a su marido. Éste dio un respingo y a punto estuvo de chillar también al ver el resplandor del fuego reflejado en su cabello suelto y el bebé que sostenía en los brazos. —¡Por el amor de Dios, Jared! —exclamó Rudy—. ¿Sabes que casi te disparo? ¿Cómo se te ocurre presentarte durante la primera nevada del invierno? —La tormenta arreció cuando ya estaba en camino —masculló Jared, sin apartar la vista de su esposa. —Me alegro de que hayas llegado sano y salvo —intervino María, esbozando una sonrisa afectuosa. —Eres un irresponsable, Jared —reprendió Gloria antes de correr a abrazarle—. De todas maneras, me alegro de verte. Aunque estaba enojada con él por el trato que dispensaba a Lauren, lo apreciaba demasiado para negarle un recibimiento cariñoso.


—¡Vaya, vaya, cuñadita! —exclamó él, divertido—. Veo que has recuperado la figura. Deja que te abrace antes de que Rudy vuelva a hacer de las suyas. —¡Deja que te enseñe lo qué hemos hecho! —repuso Gloria, desasiéndose de su abrazo. Benjamín dormía en una cuna situada junto a la chimenea. Jared se inclinó y le acarició la mejilla. —¿Y quién es éste? —susurró. —Se llama Benjamín —contestó María, orgullosa. —Y ésta es Lauren —añadió Gloria, señalando el bebé que su cuñada sostenía en los brazos. Lauren, que no se había atrevido a moverse ni a articular palabra, había tenido tiempo de recuperar la calma mientras los demás saludaban al recién llegado. Éste se había quitado el pañuelo que le protegía el rostro del viento y la nieve y se había atusado el cabello húmedo. Parecía agotado y necesitaba un afeitado. Jared se arrodilló junto a su esposa y clavó una mirada elocuente en sus ojos grises. —Lauren ayudó a traerla al mundo, y por eso le pusimos su nombre —explicó María. —¿De verdad lo hiciste? —preguntó Jared, incrédulo. Lauren asintió y le acercó el bebé. El hombre le acarició la manita y sonrió cuando la pequeña comenzó a emitir extraños ruiditos. Antes de incorporarse miró a Lauren de nuevo. Se volvió hacia su hermano y sonrió ampliamente. —¿Es que nunca os cansáis? —preguntó, dándole una palmada en la espalda—. ¡Es increíble! ¡Mellizos! Supongo que la ocasión merece una copa a la salud de los recién nacidos. —Desde luego —contestó Rudy—. Estábamos esperándote para celebrarlo. —¿Te apetece comer algo? —preguntó María. —Más tarde —respondió Jared—. Primero necesito entrar en calor. Ahí fuera hace tanto frío que se te congela hasta... Dejémoslo, hace frío y se acabó —concluyó entre carcajadas. Bebió un par de whiskies mientras Rudy le informaba de los asuntos del rancho y Lauren y Gloria acostaban a los bebés en la habitación de sus padres. María se despidió de ambos hermanos con un beso. —Jared, lo siento muchísimo, pero estoy rendida —dijo Gloria cuando regresó al salón—. No imaginas cuánto agota criar a dos bebés a la vez. Mañana me contarás las últimas noticias de Austin, ¿de acuerdo? —añadió, inclinándose para besarle en la mejilla. Jared le propinó una sonora palmada en el trasero—. ¡Jared Lockett, no tienes vergüenza! ¡Mi marido está mirando! —Bien, hagamos algo que le ponga realmente celoso. —¡Eres incorregible! —Y aun así me quieres. —Tienes razón —admitió Gloria con una sonrisa—. ¿Vienes, Rudy? —Enseguida —contestó su marido, haciendo caso omiso del gesto de exasperación que ella le dirigió desde la puerta del salón. —Estoy hambriento—dijo Jared—. Lauren, ¿quieres traerme algo de comer, por favor? Lauren, que se dio cuenta de que su marido pretendía desembarazarse de ella, optó por no hacer una escena delante de Rudy y obedeció la orden. Calentó un tazón de sopa, cortó unas rebanadas de pan recién cocido y un pedazo de tarta de manzana y preparó café. Al regresar al salón, los sorprendió cuchicheando. Ambos guardaron silencio e intercambiaron una mirada cuando la vieron aparecer. Ella supuso que había interrumpido una conversación demasiado importante para ser mantenida en presencia de una señora. —¡Rudy! —llamó Gloria desde el dormitorio—. ¿Vienes o no? Tengo frío. El capataz se puso en pie y arrojó el puro a la chimenea antes de desperezarse y fingir un enorme bostezo. —Acaba de tener mellizos y no puede quitarme las manos de encima—sonrió, divertido—. ¿Qué le vamos a hacer? —Suspiró con fingida resignación—. Uno tiene que cumplir con su obligación. Tras desearles buenas noches se encaminó hacia su habitación, dejando solos a Jared y Lauren, quien depositó la bandeja sobre la mesa con brusquedad, produciendo un estruendo de cristal y loza al chocar. Su marido se aprestó a dar buena cuenta de la cena y la ignoró por completo. Furiosa, la joven se dispuso a retirarse a su dormitorio sin despedirse de él. —Lauren, espera. —¿Sí? Jared observó que se ponía a la defensiva. Envuelta en aquella bata blanca y con la rizada, y oscura melena suelta, parecía una frágil muñeca de porcelana.


—¿Cómo estás? —No disimules, Jared. —Echó a reír, cruzando los brazos sobre el pecho—. Me consta que te importa un bledo saber cómo me encuentro. De todas formas, como soy una muchacha bien educada, te contestaré: estoy bien, gracias. ¿Y tú? —Bien, gracias —respondió él, sorprendido—. Y deja de hablar por mí, por favor. Tú... tú me importas mucho. —¡Oh, sí! He recibido todas tus cartas —replicó, sarcástica—. ¿Y qué me dices de tus «negocios»? ¿Va todo bien? —Más o menos —contestó él, bajando la vista. —Se nota que estás satisfecho. Bien —añadió—, si el señor no desea nada más, me retiro. Los niños y yo hemos pasado el día jugando con la nieve, y estoy agotada. —Está bien. Yo recogeré esto. —Gloria te lo agradecerá mucho. Buenas noches. Jared le dio las buenas noches sin mirarla y siguió comiendo. Lauren observó desde la puerta que el hombre tenía el entrecejo y los labios fruncidos en un gesto de desconcierto. Por un momento estuvo tentada de correr a su lado, pero finalmente se dirigió a la habitación. Acababa de calentar un lado de la cama con su cuerpo cuando Jared entró en el dormitorio y cerró la puerta a su espalda. —¡Jared! —exclamó, incorporándose en el lecho al tiempo que se cubría con las sábanas hasta la barbilla—. ¿Qué haces aquí? —Te recuerdo que estoy en mi casa y que ésta es mi habitación —replicó él, sentándose en la cama para quitarse las botas—. Hace demasiado frío ahí fuera para vagar por el rancho como un alma en pena en busca de cobijo. Si dormir conmigo, y quiero decir «dormir», hiere tu sensibilidad, te sugiero que busques otra cama. Ésta es mía. Mientras hablaba, se había despojado de los calcetines y la camisa. Lauren le oyó desabrocharse el cin-turón y quitarse los pantalones y la ropa interior. «¡No puede dormir desnudo en pleno invierno!», se dijo. Jared avivó el fuego del hogar, abrió un baúl, hurgó en el interior y extrajo algo que arrojó sobre la cama. —Thorn me la regaló. Nos mantendrá calentitos. Lauren entreabrió los ojos y observó que se trataba de una manta de pieles. Los cerró de nuevo cuando su esposo retiró el embozo y se deslizó entre las sábanas, haciendo crujir los muelles del colchón bajo su peso. —Buenas noches, Lauren. Ella le dio la espalda y no1 contestó. Jared echó a reír y se acurrucó en el lado que ella había ocupado antes. Minutos después, su respiración acompasada indicó a la mujer que dormía profundamente. Ella tardó en conciliar el sueño. Despertó en mitad de la noche y observó alarmada que, quizá a causa del frío o tal vez por otra razón que no se atrevía a nombrar, sus cuerpos yacían entrelazados. Ella había recostado la cabeza sobre el pecho de Jared, quien le había pasado un brazo por la espalda. El vello de su torso le hacía cosquillas en la nariz. Notaba su aliento sobre la cabeza y los latidos de su corazón bajo el oído. Temiendo despertarlo si se movía, recorrió con la mirada el cuerpo de su marido, tenuemente iluminado por el fuego del hogar. Contempló los anchos hombros, el amplio pecho y el liso estómago. Tímidamente, posó una mano en su torso y deslizó un dedo por la columna de vello que descendía desde la garganta hasta el abdomen, donde se detuvo, sin atreverse a continuar su exploración. De repente advirtió que Jared respiraba de forma entrecortada y que los latidos de su corazón se habían acelerado. Levantó la cabeza y descubrió que la miraba con sus brillantes ojos de color topacio. —Lauren... —gimió antes de acercar los labios a los suyos—. Lauren... Mientras la besaba apasionadamente, sus manos encontraron la parte inferior del camisón de la joven, quien, cuando quiso darse cuenta, estaba desnuda. Jared clavó la vista en sus ojos y, tomándole una mano, se la besó y la introdujo entre las sábanas hasta colocarla sobre su duro miembro. Temeroso de que rechazara el contacto, estudió su reacción.


Lauren se humedeció los labios con la punta dé la lengua. «No tengas miedo de amar a Jared —había aconsejado María—. No tengas miedo, Lauren.» Sus finos dedos se cerraron alrededor de aquella extremidad de piel suave y la recorrieron con curiosidad. Él arqueó la espalda y la miró con ojos destellantes de excitación. —No te detengas, Lauren —gimió—. Tócame hasta que no pueda soportarlo... Alentada por sus súplicas, le rozó y acarició hasta que la punta del miembro se humedeció. —Dios... —masculló Jared antes de besarla de nue-. vo. Apresó con las manos sus senos y los masajeó siguiendo el ritmo de las caricias de Lauren. Abandonado todo vestigio de miedo, duda y desconfianza, Lauren descubrió los misterios del cuerpo masculino. Un instinto desconocido le reveló la forma de hacerlo, y sus tímidos intentos fueron recompensados por las palabras de aprobación y ánimo del hombre. Deslizó las manos por sus firmes nalgas, sus caderas y su espalda. Imitándolo, lo besó apasionadamente, accediendo con la lengua hasta el último rincón de su boca. Los labios y los dedos de Jared la sometían a una tortura apenas soportable al recorrer su garganta, sus pechos y su estómago. Lauren empezó a proferir gemidos entrecortados que sorprendieron a ambos. —Rodéame el cuello con los brazos —pidió Jared, tendiéndose sobre ella. Sus dedos encontraron el húmedo umbral de su feminidad y acariciaron aquellos pétalos que se abrían y cerraban al ritmo de sus caricias. Prosiguió la exploración hasta que Lauren dio un respingo, lo miró entre asombrada y temerosa y comenzó a retorcerse entre sus brazos. —Jared, por favor... —jadeó. Para tranquilizarla, retiró la mano y le rozó el sexo con su miembro hasta que Lauren creyó morir de placer. Su cuerpo se abrió y se arqueó para unirse al de su marido. Jared, que siempre se había enorgullecido de sus proezas sexuales, descubrió aquella noche la verdadera naturaleza del amor. Y tuvo que ser una jovencita inexperta, cuyo rostro se mostró radiante de alegría al alcanzar un placer infinito, quien le enseñó que es más grato dar que recibir. Se hundió en su cuerpo, entregándole cuanto poseía y borrando en pocos segundos el miedo y el recelo que habían presidido su relación hasta entonces. Lauren lo abrazó como si temiera perderle y le besó mientras Jared exploraba las entrañas de su cuerpo. En aquel momento mágico la dicha sustituyó a la tristeza, su unión derrotó a la soledad y la indecisión se convirtió en compromiso. Después de dar rienda suelta a su pasión, permanecieron unos segundos abrazados, maravillados por las placenteras sensaciones que los habían invadido. Jared retiró los rizos que caían sobre las sienes de Lauren e, inclinando la cabeza sobre sus senos, los recorrió con la punta de la lengua. —Eres preciosa... —murmuró. Cuando estaba a punto de quedarse dormido sobre aquella improvisada almohada, embriagado por la fragancia que desprendía su piel, le pareció oír la voz de Lauren: —Te amo, Jared. No dejó de nevar hasta la tarde del día siguiente. Los alrededores de Keypoint quedaron cubiertos por una blanca y esponjosa alfombra de unos quince centímetros de espesor, algo inusual en aquella parte de Texas. Por orden de Gloria, la habitación ocupada por Jared y Lauren se convirtió en territorio vedado para el resto de los moradores del rancho. Había sonreído encantada al descubrir a la hora del desayuno que ningu no de los dos había aparecido y que el abrigo de Jared estaba colgado en el perchero, lo que significaba que no había dormido en los barracones. Así pues, ante el regocijo de Rudy, prohibió a todos acercarse a aquel dormitorio. Rudy se burló de las severas órdenes de su esposa, aunque en el fondo se alegraba de que la pareja hubiera decidido por fin dar rienda suelta a la pasión durante tiempo contenida. «Dejaremos las bromas para más tarde», pensó. El feliz matrimonio estaba demasiado entregado a su amor para pensar en el resto de la familia. Después de dormir durante un rato, pasaron horas conversando sobre sí mismos. Lauren le relató su desgraciada infancia y la falta de cariño que había sufrido, y Jared le habló de Ben y Álex, su amigo fallecido en la guerra. Aquélla era la primera vez que expresaban sus sentimientos, exceptuando la breve charla mantenida en la biblioteca de la mansión de Coronado. Durante toda la mañana hablaron de temas tan dispares como sus comidas favoritas, sus cumpleaños, sus miedos y aversiones... todos los detalles sin importancia que formaban k parte más compleja de sus personalidades.


A primera hora de la tarde, alguien llamó a la puerta del dormitorio. Los dos cuerpos entrelazados en la cama se separaron de mala gana, y Jared se levantó gruñendo entre dientes; Lauren contempló maravillada su desnudez. —¿Quiénes? No obtuvo respuesta. Jared entreabrió la puerta y se asomó al pasillo; no había nadie. De repente, echó a reír. —¿Qué ocurre? —preguntó ella, incorporándose en el lecho. Jared se arrodilló para coger una bandeja que contenía huevos al plato, gruesas lonchas de jamón, galletas, tortillas con mantequilla, un termo de café, una botella de whisky, vasos, platos, servilletas y cubiertos. —Recuérdame que dé las gracias a Gloria más tarde —dijo Jared, mordiendo una tortilla. Comieron hasta saciarse sentados en la cama. Jared depositó la bandeja en el suelo, corrió las cortinas y bostezó. —¿Te aburres, Jared? —preguntó ella, jugueteando con un rizo que caía sobre su pecho desnudo. Él se acercó a la cama lentamente, apoyó una rodilla en el borde y le dedicó una mirada picara. —Tal vez. ¿Qué piensas hacer para remediarlo? —¡Nada! —repuso Lauren, saltando al otro lado de la cama y ofreciéndole su espalda desnuda. Jared echó a reír y, alargando un brazo, le tiró del cabello con suavidad hasta obligarla a que se diera la vuelta. Sin saber cómo, Lauren se encontró sentada a horcajadas sobre él. —¡Jared! —exclamó, tratando de deshacerse de las manos que la sujetaban. Sus forcejeos sólo sirvieron para excitar más a Jared, quien, rodeándole el cuello con los brazos, la forzó a inclinarse para depositar en sus labios un beso ardiente. Finalmente Lauren se incorporó. El contempló embelesado aquellos senos suspendidos frente a sus ojos. Tendió la mano y circundó un pezón con el dedo índice. La respuesta de Lauren no se hizo esperar. —Jared... —gimió—. ¿ Qué... ? Por favor, Jared, yo... —Haz lo que te apetezca —contestó él antes de levantar la cabeza y rozarle los pezones con la lengua. —Pero yo... —Lo que te apetezca, Lauren —repitió, apoyando las manos en sus caderas. Unió los pulgares en la parte baja de su abdomen y comenzó a trazar círculos con ellos. De pronto Lauren se sentó sobre su miembro erguido. —Dios mío... —masculló él, meneando la cabeza, cuando ella empezó a moverse arriba y abajo, deleitándose al sentir a Jared en su interior. La mujer le acarició el pecho hasta que los pezones se endurecieron. A continuación se inclinó sobre él para rozarle con los labios el rostro y el cuello. Jared se aferró a sus nalgas. Cuando ninguno de los dos pudo soportarlo más, él se derramó en su interior, llenándola de una lava que llegó a los rincones más recónditos de su cuerpo. Minutos después, arrodillada junto a él, limpió con una toalla húmeda los restos de su pasión. Jared le arrancó la tela de las manos, bostezó y abrazó a Lauren. —¿Vuelves a estar aburrido? —preguntó ella, sonriendo divertida. —Estoy agotado. Ven aquí —dijo, acurrucándola a su lado. Lauren se apretó contra él y cerró los ojos. Jared le besó un hombro desnudo y ambos quedaron tan profundamente dormidos que ni siquiera soñaron. No les importó; los sueños habían dejado de ser necesarios. Jared, envuelto en una manta para protegerse del frío, se arrodilló frente a la chimenea, revolvió los rescoldos casi apagados y añadió leña hasta que el fuego ardió de nuevo. Lauren se despertó. Acababa de anochecer, y la habitación se hallaba sumida en la más profunda oscuridad. Buscó a tientas el camisón, se lo puso y saltó de la cama. Cuando sus pies desnudos se posaron sobre el frío suelo, corrió hasta la chimenea y se acurrucó junto a su esposo.


—Vas a congelarte —reprendió él, frotándole los brazos para que entrara en calor—. ¿Por qué no te has quedado en la cama? —Porque no estabas conmigo —contestó ella antes de besarle en la boca. Jared le hizo sitio bajo la manta y, sentados sobre la alfombra, contemplaron el fuego. El apoyó la barbilla sobre la cabeza de Lauren y le acarició el cabello. —Jared... —¿Sí? —¿Sabes que me asustaste la primera vez que te vi? —¿Que yo te asusté? —preguntó, burlón—. ¿Por qué? —Estabas tumbado en la parte posterior del carruaje, tan borracho que habías perdido el sentido. Nunca había visto a un hombre tan... masculino e imponente. Sin embargo, enseguida me sentí atraída por ti. Y el día que irrumpiste en mi habitación estuve a punto de desmayarme. —Yo también me sentí atraído por ti desde el primer momento —confesó Jared—. Pepe me explicó que me presenté de una forma un tanto... indecorosa —agregó con una sonrisa picara.—. Pretendía intimidarte, pues representabas una amenaza para mí. —¿Yo? —exclamó, desconcertada—. ¿Por qué dices eso? Jared tomó un puro, lo encendió y expulsó el humo lentamente. Lauren se dispuso a escuchar con atención; había llegado el momento de conocer los motivos que le habían impulsado a tratarla con tanto odio y desprecio durante los primeros meses de matrimonio. —Estaba furioso contigo, Lauren —dijo Jared por fin—. No era nada personal; habría sentido lo mismo por cualquier otra mujer que se hubiera interpuesto en mi camino. Discutí con Ben la noche que murió. En lugar de iniciar la conversación explicando sus planes sobre nuestro matrimonio, comenzó a sermonearme sobre mi desordenada conducta y las terribles consecuencias que podía acarrear en el futuro. Me dijo: «Ya no eres un niño, Jared. Es hora de que dejes de comportarte como un adolescente irresponsable y sientes la cabeza antes de que destruyas tu futuro y acabes con todo cuanto algún día heredarás.» —Jared arrojó la ceniza del puro a la chimenea y contempló las llamas pensativo. Lauren guardó silencio; debía saber qué había ocurrido entre padre e hijo aquella noche para provocar un infarto a Ben y despertar en Jared un profundo odio hacia ella—. Con la única intención de contradecirle —prosiguió él—, empecé a poner objeciones a todas sus sugerencias hasta que perdió la paciencia y reveló que nuestra misteriosa invitada, a quien yo debía recoger en Austin al día siguiente, era la mujer destinada a convertirse en mi esposa. Cansado de ver cómo me negaba a asumir responsabilidades, había decidido pasar a la acción, convencido de haber encontrado la mujer perfecta para mí. »Cuando te tildé de oportunista y otras cosas peores que no me atrevo a mencionar delante de una dama, me aseguró que ignorabas sus planes; yo no le creí. —Jared había apartado la vista del fuego y miraba a Lauren a los ojos mientras le acariciaba el mentón—. Mis padres siempre me utilizaron para hacerse daño. Cada vez que complacía a uno, el otro se enfurecía. Si venía a Keypoint, mi verdadero hogar, mi madre tardaba semanas en dirigirme la palabra cuando regresaba a Coronado. Cuando crecí la actitud de ambos dejó de importarme. Me dediqué a hacer mi voluntad y determiné no preocuparme por nada ni por nadie, excepto por mí mismo. Por eso monté en cólera cuando Ben anunció que había escogido por mí a la mujer que debía convertirse en mi esposa. Además, yo sospechaba que la relación que le unía a esa desconocida no debía de ser en absoluto honesta. Lauren sintió lástima y un inmenso cariño por aquel hombre. Después de escuchar su historia, no le extrañaba que la hubiera recibido con odio y resentimiento. —Supongo que debiste sentirte terriblemente confuso —dijo—. ¿Quieres saber por qué acepté la invitación de tu padre ? —Jared no contestó, pero Lauren intuyó que se había formulado aquella pregunta cientos de veces—. Jared, te aseguro que entre tu padre y yo nunca hubo lo que todos supusisteis. Es cierto que cuando le conocí me pareció el hombre más atractivo que había visto en mi vida, tan interesante como un personaje de novela; no olvides que crecí en una pequeña parroquia y que mi círculo de amistades era muy reducido. Al principio, rechacé la invitación porque la consideré una locura, pero pocos días después... —se interrumpió y un escalofrío le recorrió la espalda—. Créeme, tenía mis razones para marcharme de Clayton. —Pero ¿qué te impulsó a abandonar tu hogar y tu familia tan precipitadamente? —inquirió Jared, que la había tomado de la barbilla y la miraba a los ojos. Lauren trató de volver la cabeza, pero Jared la sujetó con más fuerza. —Yo... —balbuceó—. ¿De verdad quieres saberlo?


—Sí. Lauren intentó rehuir una vez más su mirada escrutadora, pero él no estaba dispuesto a permitirlo. —Por favor, Jared —suplicó. Él la soltó y Lauren se volvió de espaldas y contempló las llamas—. Había un hombre... llamado William Keller. Él... bueno, los Pra-ther deseaban que nos casáramos. Yo manifesté cientos de veces que lo encontraba repulsivo, pero... —Lauren hizo una pausa y suspiró. ¿Debía contarle aquel desagradable incidente con Keller? Temía que Jared no la creyera y la tachara de mentirosa, como habían hecho sus tutores. —Continúa, por favor. Lauren relató atropelladamente el ataque de William, la reacción de los Prather y sus vanos intentos por convencerles de que el hombre mentía. —Me hallaba en una posición tan delicada que no tuve más remedio que marcharme —concluyó. Ambos guardaron silencio. Lauren se había rodeado las rodillas con los brazos y había apoyado la frente sobre ellas. Se alegraba de haberse sincerado con Jared, pero temía su reacción. Él se puso en pie con tal brusquedad que Lauren dio un respingo. Volvió la cabeza y vio que su marido se había calado el sombrero hasta las cejas y que se disponía a abrocharse la pistolera a la cintura. —¿Qué haces? —preguntó estupefacta. Jared se encontraba junto a la puerta de la habitación, muy serio, con los ojos brillantes de rabia. —Voy a matar a ese hijo de puta con mis propias manos —respondió con decisión. —¿Así? —replicó ella, sin poder reprimir una sonrisa. Estaba emocionada; ¡Jared había creído su historia! No estaba furioso con ella, sino con William. Al oír las carcajadas de la mujer, Jared reparó en la estampa que ofrecía, desnudo y con un sombrero y una pistolera como única protección contra el frío. —¿Crees que vale la pena correr tras él medio desnudo y arriesgarse a pillar una pulmonía? —preguntó con una tímida sonrisa, algo avergonzado por su impulsiva reacción. —No —contestó ella—. William forma parte del pasado que quiero olvidar. Jared se despojó de su ridicula vestimenta y, tras sentarse junto a Lauren, la abrazó. —Juro que mataré a todo aquel que se atreva a ponerte una mano encima —le susurró al oído antes de posar los labios sobre los de ella. Sus bocas se fundieron en un beso. —Jared, debes creerme —dijo Lauren cuando se apartó de él—; vi en Ben al padre que nunca tuve, nada más. Tú has sido el único hombre -que ha dominado mis pensamientos desdé el día que irrumpiste en mi habitación. Nunca antes me había sentido atraída por un hombre. Jared le alborotó la oscura y rizada melena y volvió a besarla. Lo que comenzó como una muestra de ternura se convirtió en una explosión de pasión. Jared tendió a su esposa sobre la manta y, con manos expertas, le quitó el camisón. Tomó sus senos y aprisionó los pezones con la boca hasta que brillaron húmedos a la luz del fuego que ardía en la chimenea. Gimiendo, Lauren le acariciaba los hombros y la espalda en tanto los labios de Jared se deslizaban por sus costillas, el estómago. Tras besarle el ombligo, su boca descendió hasta... —¡Jared...! —exclamó, cubriéndose con una mano. —Lauren —replicó él, clavando su mirada nublada por el deseo en los ojos de ella, asustados—, sabes que nunca te haría daño. Confía en mí. Lauren asintió y permitió que su marido le besara la mano con que se cubría el pubis. Sus cálidos labios le proporcionaron el placer más exquisito que había experimentado nunca. A pesar de sus reservas, se rindió a aquella boca insistente. Jared le retiró lentamente la mano y rozó la palma con la lengua antes de estampar un suave beso en el oscuro delta en que se había posado. Un agradable calor-cillo se extendió por el cuerpo de Lauren, y un grito escapó de su garganta. Era incapaz de pensar en nada que no fuera aquellos labios y aquella lengua que exploraban, probaban y satisfacían. El placer que sentía aumentó hasta que no pudo soportarlo más. Entre gemidos, pronunció el nombre de Jared, que se tumbó sobre ella para protegerla de la agitación producida por las nuevas sensaciones que la invadían. Lauren no se sintió satisfecha hasta que lo sintió en su interior, colmándola. Le clavó las uñas en las caderas mientras él alcanzaba el placer más absoluto, hundía el rostro en su cuello y susurraba su nombre. Cuando hubo terminado, no la soltó. Se apoyó en los codos, la miró a los ojos y recorrió su rostro con los labios. . —¿Es todo esto cierto? —preguntó Lauren con ios ojos anegados en lágrimas de felicidad.


—Sí —contestó él—. Sí. —Y sonrió con una expresión que reflejaba amor. Cuando a la mañana siguiente Lauren y Jared entraron en el comedor cogidos del brazo, todo el mundo les lanzó una mirada de curiosidad. La muchacha se ruborizó, en tanto su esposo adoptaba una actitud descarada y preguntaba por qué no los habían esperado para desayunar. Gloria corrió a la cocina y trajo dos sillas que colocó en sus sitios respectivos. —Vaya, hermano —dijo Rudy, mientras Jared acercaba la silla a Lauren—, no me digas que te arriesgaste a morir en medio de una tormenta de nieve sólo para encerrarte en tu habitación durante casi dos días. Jared tomó el plato que Gloria le tendía, lo llenó a rebosar y sonrió a Rudy. —Recuerda que llevaba mucho tiempo fuera de casa. Cuando llegué a Coronado y vi que Lauren no estaba... Bueno, me pareció una buena idea venir aquí y ver cómo iban las cosas. Como sabéis, los asuntos del rancho me interesan mucho. —¡Muy considerado por tu parte! —replicó el capataz, haciendo un guiño malicioso—. ¿Y no será que estabas... inquieto y te apetecía mucho ver a tu mujer-cita? —¡Rudy! —reprendió Gloria—. Vas a avergonzar a Lauren. —Creo que Rudy tiene razón —afirmó Jared, depositando el tenedor en el plato. Antes de que Lauren pudiera reaccionar, le pasó un brazo por los hombros, la atrajo hacia sí y la besó en la boca. Los niños aplaudieron alborozados, sus padres echaron a reír y María sonrió complacida. Segundos después, la soltó y se unió a la algarabía general. Gloria calmó a sus hijos y todos siguieron desayunando. Cuando las miradas de los jóvenes esposos se encontraron, Jared guiñó un ojo a Lauren y le apretó la rodilla por debajo de la mesa. La nieve se fundió lentamente bajo el cielo azul de Texas. La fuerte tormenta había causado daños en los cercados, por lo que Rudy y Jared pasaban el día recorriendo las tierras para evaluar los desperfectos. Los vaqueros del rancho, hartos de tanta inactividad, se apresuraron a repararlas y ocuparse de los animales que no habían sobrevivido al mal tiempo. Una tarde, Lauren se empeñó en acompañarlos. Habían recorrido un kilómetro cuando se encontraron con los restos de un magnífico ternero. Tras mutilarlo cruelmente, alguien había arrancado unos pedazos de carne y había dejado que el resto se pudriera. —¡Maldita sea! —masculló Jared, furioso—. ¿Quién demonios habrá hecho esto? —No parece obra de Jack el Loco —respondió Rudy—. Siempre aprovecha los animales. —Estoy segura de que no ha sido él —corroboró Lauren. Los hermanos la miraron sorprendidos. Ella les relató su encuentro con el ermitaño y cómo le había librado del cepo que le aprisionaba la pierna. —También le llevé un poco de comida —concluyó—. Me alegro de haberlo hecho antes de que el tiem- po empeorara. No sé cómo se las habría arreglado para salir con la pierna herida. —De modo que lo viste —dijo Rudy, incrédulo—. ¿Hablaste con él? —Sí —respondió ella. —Quizá ignores que mi mujercita posee una extraña habilidad para ganarse el afecto de la gente, sobre todo de los más desvalidos —intervino Jared, con ojos que destilaban respeto y admiración. Durante su breve estancia en Coronado, Olivia había despotricado contra las obras de caridad que habían mantenido ocupada a Lauren mientras él se hallaba en Austin. La actitud censuradora de Olivia había conseguido el efecto contrario al que la mujer se había propuesto, pues había aumentado el deseo de Jared de ver a su esposa. ¡Se había sentido tan decepcionado al" descubrir que se había marchado a Keypoint!—. Si existe alguien capaz de sacar a Jack Turner de su escondrijo, ésa es nuestra Lauren —concluyó, mirándola con orgullo. —Debemos averiguar quién ha hecho esta carnicería —propuso Rudy, reflexivo. —Yo diría que esta atrocidad lleva la firma de uno de los hombres de Wat Duncan —replicó Jared. —¿Te ha contado Lauren que se presentó en el rancho el otro día? —¿Qué? El capataz le refirió la conversación que habían mantenido unos días antes y, para alivio de Lauren, omitió las ofensivas palabras referidas a las supuestas infidelidades de Jared. Éste había mostrado su carácter impulsivo cuando ella le había hablado de William Kel-ler, y la muchacha temía que saliera corriendo en busca de Wat Duncan.


—¿Por qué no me lo has comentado antes? —reprochó, furioso. —Porque sabía que reaccionarías así —respondió Rudy sin perder la calma—. Debemos vigilarlos de cerca, pero no es conveniente provocarles. —Tienes razón —masculló su hermano, irritado—. ¡Quiero que abandonen estas tierras a finales del próximo verano! Cuando el ferrocarril esté terminado, nuestros vaqueros no tendrán que ocuparse de transportar el ganado y podrán dedicarse a otras tareas, como por ejemplo quemar el exceso de madera. No les necesitamos para nada —añadió antes de dirigir una última mirada al ternero muerto y espolear su caballo. El siguiente golpe de Wat Duncan demostró a los Lo-ckett y los Méndez que se enfrentaban a un enemigo peligroso que no se arredraba ante nada. Una noche, Lauren y María acordaron encontrarse en las caballerizas al amanecer para dar un paseo a caballo, una actividad a que ambas se habían aficionado y practicaban siempre que era posible. A la mañana siguiente, Lauren salió de la casa y atravesó el jardín en dirección a las caballerizas. Vestía un traje de amazona de gamuza negra, regalo de Jared, un abrigo y botas y guantes de cuero negro. Se había cubierto la cabeza con un sarape de lana que le había prestado Gloria y el rostro con su pañuelo de seda azul. El aire frío de la mañana casi le cortó la respiración. Al llegar a las caballerizas observó que la puerta estaba cerrada. «Qué extraño», pensó. Quizá María había decidido esperarla en el interior y cerrar la puerta para resguardarse del viento. «Pero hoy no hace viento.» La puerta pesaba mucho, y Lauren tuvo que tirar de ella con todas sus fuerzas para abrirla. En el interior reinaban la oscuridad y el silencio, sólo roto por los resoplidos de los caballos. — María... —llamó con voz suave. Un escalofrío le recorrió la espalda. Volvió la cabeza hacia la casa y comprobó que permanecía a oscuras. Había dejado a Jared durmiendo plácidamente, y Elena y Carlos no habían llegado todavía—. María... —repitió, cada vez más asustada. Al no obtener respuesta, hizo acopio de valor y entró en la cuadra. Apenas había avanzado unos pasos cuando descubrió el cuerpo de María tendido en el suelo. A pesar de la oscuridad, atisbo que un enorme charco de sangre la rodeaba. Su grito rompió el silencio de la mañana. Se llevó los puños a la boca, sin conseguir sofocar los chillidos que escapaban de su garganta. Le pareció oír los juramentos proferidos por vaqueros y cómo las puertas de los barracones se abrían y cerraban con estrépito. De inmediato hombres de aspecto soñoliento se reunieron alrededor de ella. —Madre de Dios —murmuró alguien a su espalda. Rudy la apartó a un lado y se acercó a su madre con cautela mientras alguien sujetaba a Lauren por los hombros. —No mires —susurró Jared. Rudy se había arrodillado junto al cuerpo inerte que yacía en el suelo y le había dado la vuelta. La advertencia de Jared llegó demasiado tarde; Lauren contempló horrorizada el profundo corte que había desgarrado la garganta de María y del que todavía brotaba la sangre a borbotones. La joven hundió el rostro en el pecho de su marido y, temiendo perder el sentido, se apoyó en sus brazos. Jared la condujo a la casa; Lauren no tenía necesidad de presenciar el dolor de Rudy, cuyos aullidos rasgaban el silencio del amanecer. Cuando pasaron ante un grupo de vaqueros cabizbajos que aguardaban a su patrón, Lauren continuaba sollozando. Gloria y sus hijos los esperaban en el porche. —María—dijo Jared. Gloria cerró los ojos y apretó los labios, comprendiendo al fin la causa de los desgarradores gritos de su marido. —Niños, volved a la cama —ordenó—. Prepararé café —añadió, mirando a su cuñado. Jared fue a su habitación para vestirse, entró en el salón, se arrodilló junto a la chimenea y atizó el fuego. De repente, la figura alta y delgada de Rudy bloqueó la luz del amanecer que penetraba por la puerta abierta. No había rastro de lágrimas en aquellos ojos fríos y duros que sólo


destilaban un profundo odio. Arrojó algo al suelo, y Lauren dio un respingo! Jared también identificó al instante el sombrero viejo y grasicnto de Wat Duncan. —¿Vienes conmigo? —preguntó Rudy. —Sí —contestó su hermano. En ese momento Gloria salió de la cocina portando café recién hecho y tres tazas. Cuando posó la vista sobre el sombrero de Wat Duncan, depositó la bandeja sobre la mesa y se encaminó hacia la habitación donde guardaban las armas. Lauren siguió a su cuñada y observó estupefacta como ésta sacaba dos rifles de un armario, los revisaba y los cargaba. Jared y Rudy se movían por el salón sin malgastar gestos ni palabras, como dos soldados disciplinados dispuestos a emprender la batalla. Cuando estuvieron listos para partir, Rudy abrazó a Gloria. —Uno de mis hombres se ha ofrecido a traer el cadáver —dijo antes de besarla en los labios—. Ocúpate de ella; ya sabes qué debes hacer. Jared besó a Lauren con rabia contenida y salió detrás de su hermano. Lauren los siguió hasta el porche. Un grupo de vaqueros encabezado por Thorn les esperaba en el jardín. Jared y Rudy montaron los caballos, y el indio hizo lo propio, ignorando las embestidas del animal, poco acostumbrado a ser montado sin silla. Rudy hizo una seña a sus hombres, y todos partieron al galope. —¡Pero Gloria...! —exclamó Lauren, perpleja—. ¿No piensas detenerles? ¿Vas a permitir que...? —No te preocupes; saben lo que hacen —replicó Gloria con firmeza—. Entremos. Nos aguarda un día muy duro. Las horas transcurrieron lentamente. Lauren no lograba olvidar la imagen de María tendida sobre un charco de sangre. Además, le atormentaba la posibilidad de que su esposo no regresara con vida de aquella peligrosa misión. Habían partido en busca de venganza, y las bajas en ambos bandos estaban aseguradas. «Dios mío, no permitas que eso ocurra», rezó mientras, con la inercia de un autómata, realizaba las tareas que Gloria le había encomendado. Un vaquero había depositado el cadáver de María en la cama que había compartido con Ben. Gloria pasó la mañana preparándola para el funeral. Lauren se sentía incapaz de enfrentarse a aquel cuerpo sin vida, pero pensó que si no acompañaba a los niños cuando éstos entraron en la habitación para despedirse de su abuela, su cuñada se molestaría. Lo que vio la dejó sin respiración. ¿Cómo se las había arreglado Gloria para ocultar la terrible herida bajo el cuello del vestido? Había peinado a María y había conseguido componer en su rostro una beatífica expresión de serenidad. Las manos, cruzadas sobre el pecho, sostenían un rosario. El mismo vaquero encargado de trasladar a María de las caballerizas a la casa se ocupó de construir el ataúd. Cuando anunció que todo estaba listo, Lauren se apresuró a hacer salir a los niños del dormitorio de su abuela. Lauren y Elena, que había acudido en cuanto se enteró de la tragedia, pasaron la tarde tratando de entretener a los niños, mientras Gloria atendía a los mellizos. Cuando hubieron acostado a los pequeños, las tres mujeres se sentaron a esperar el regreso de sus maridos. Bien entrada la noche, oyeron el galopar de caballos y corrieron al porche. Las mujeres suspiraron aliviadas al distinguir las siluetas de sus esposos a medida que se acercaban. Rudy y Jared desmontaron de un salto y dejaron que los vaqueros se ocuparan de sus exhaustos caballos. Sin mediar palabra, Gloria descendió por los escalones y tendió los brazos a Rudy, quien se apresuró a refugiarse en ellos. —Nada —dijo apesadumbrado, negando con la cabeza—. Ni rastro de ellos. Entraron en la casa, y los hombres se sentaron a la mesa mientras Lauren y Gloria se dirigían a la cocina para calentar la cena. Antes de marchar, Elena se aseguró de que todos los vaqueros que habían participado en la expedición recibieran una ración de estofado. Cuando hubo comido hasta saciarse, Rudy se pasó la servilleta por los labios y estiró las piernas. Jared sentó a Lauren en su regazo y recostó la cabeza en su pecho. —Primero registramos el campamento, que estaba desierto —explicó Rudy—. Hemos rastreado la zona durante todo el día. No hay cueva o rincón que no hayamos examinado. —Hizo una breve pausa para tomar un sorbo de whisky—. Un viejo medio loco asegura que vio a Duncan y algunos de sus secuaces anteayer cerca de la carretera que lleva a Fredericksburg. Afirma que les acompañaba un hombre «bien».


—¿Vandiver? —aventuró Gloria. —Probablemente —contestó Jared. Guardaron silencio durante unos minutos, sumidos en sus pensamientos. -Turo que le encontraré -masculló Rudy con un tono tan amenazador que Lauren se asusto-¡Maldito hijo de puta asesino, te encontrare! ¿Donde está mi madre? — preguntó a Gloria. - En su habitación. . , -Uno de mis hombres se ha ofrecido a traer al cura de Pueblo -murmuró fijando la mirada en la llama azulada de la lámpara de gas que iluminaba la estancia—. El funeral se celebrará mañana. -He estado pensando -añadió-que ya no era feliz sin Ben; sintió su muerte más que nadie. Quiz; .después de todo . -Su voz se quebró en un gemido. Gloria corrió a su lado, le ayudó aponerse en pie, y ambos abandonaron el salón abrazados. -¡Eso es imposible, Jared! ¿Te das cuenta de que estás meando con las vidas de cientos de inocentes ,Y toda esfrierra...! ¿Cómo has podido apoyar un plan tan...despiadado? - ¿y qué otra opción me quedaba? ¡Ponte en mi lugar. La acalorada discusión que ambos hermanos mantenían en el porche era escuchada por Lauren que leía en el salón mientras Gloria acostaba a los mellizos. Hacía una semana que habían enterrado a Mana en un algodonal desde el que se dmsaba el no Caballo Cada mañana, un grupo de vaqueros encabezado por Tared y Rudy salía en busca de Wat Duncan para regresa/al anochecer con las manos vacías y la decepción y la rabia reflejadas en los rostros. El asesinato de .Mana había afectado mucho a los habitantes del rancho Tared no había vuelto a mostrarse desagradable con su esposa desde su llegada. Dormía con ella y cada noche le hacía el amor en la enorme cama que le había pertenecido desde la infancia y que ahora compartían. Hablaba a Lauren de sus deseos de construir una casa en Pecan Creek y de la muerte de su amigo Álex. A pesar del tiempo transcurrido, los recuerdos de aquella guerra atroz todavía lo atormentaban. Lauren, por su parte, había aprendido a amar a Jared de una forma apasionada y absorbente, casi protectora. Había descubierto que aquel hombre orgulloso y testarudo era también sensible y vulnerable, y éstos eran los rasgos de su personalidad que más le atraían. Habría dado cualquier cosa por compartir con él las excelentes noticias que Pepe le traía de Pueblo de vez en cuando. Los proyectos que había iniciado allí marchaban viento en popa. Los habitantes de Pueblo recibían atención médica dos veces por semana, las viviendas más deterioradas estaban siendo reparadas y se había repartido ropa de abrigo entre las familias más necesitadas. Pepe solía transmitir a las voluntarias las felicitaciones de Lauren, algunas instrucciones y mensajes de ánimo y aliento. Sin embargo, aunque se sentía orgullosa de sí misma, no juzgaba oportuno recordar a su marido los acontecimientos que tenían lugar en Austin y Coronado. Tampoco solía hablar del ferrocarril y los Vandiver por miedo a irritarlo. Por lo visto, Rudy no compartía sus diplomáticos métodos. —Ya sé que recibes presiones por todas partes, pero, la verdad, no me parece la solución más acertada —protestó Rudy. —¿Ah, sí? —replicó Jared, molesto—. ¿Y cuál es, según tú, la solución más acertada? Llevo meses dándole vueltas y no he hallado otra mejor. Si no lo hago así, mis planes se irán al garete. —Si lo haces así, todo se irá al garete. Jared guardó silencio. Lauren creía conocer el motivo de aquella discusión; al parecer, su marido seguía empeñado en provocar una revuelta popular en Pueblo. —Por lo menos, prométeme una cosa —suspiró Rudy, resignado—; avísame cuando llegue el momento. Mientras tanto intentaré arreglar las cosas de otra forma. —Está bien —accedió su hermano—. No creo que pueda posponerlo mucho tiempo; están listos y deseosos de empezar. Te avisaré. Tendré que estar allí cuando todo comience. —Comprendo —dijo Rudy tras vacilar unos segundos. Lauren no daba crédito a sus oídos. ¿Cómo era posible que Jared apoyara tamaña atrocidad? Quizá no estuviera tan convencido como parecía. Ella albergaba la esperanza de que detuviera a aquellos hombres antes de que fuera demasiado tarde. Oyó pisadas que se acercaban


al salón y apenas tuvo tiempo de recuperar la calma y forzar una sonrisa para disimular su inquietud. —Lauren, debo regresar a Coronado —anunció—. Te quedarás aquí hasta que vuelva a buscarte. —No —replicó ella, esforzándose por contener las lágrimas—. Iré contigo. —Pero... estaré muy atareado. Te aburrirás mucho. Aquí cuentas con la compañía de Gloria y los niños. Lauren buscó apoyo en Rudy, quien prefirió no inmiscuirse y bajó la vista. —He dicho que iré contigo —repitió con firmeza—; no me importa que estés ocupado. Si no me llevas contigo, iré yo sola. —¡Maldita sea! —masculló Jared, golpeándose la palma de la mano con el puño cerrado. Los ojos brillantes de Lauren evidenciaban su determinación—. Está bien. Prepara las maletas esta noche. De Coronado sólo añoraba a Rosa, Pepe y su piano. Aunque la mansión de los Lockett era uno de los edificios más bellos que había visto en su vida, la siniestra presencia de Olivia le confería un aire frío y poco acogedor. Su suegra le dedicó un saludo cortés y ceremonioso. Carson, en cambio, le dispensó una calurosa bienvenida y alabó su buen aspecto y el rubor que teñía sus mejillas. Cuando la estrechó entre sus brazos, Lauren sorprendió a Olivia mirándola y se preguntó si habría adivinado a qué se debían el brillo de sus ojos y su buen aspecto. Apostaba a que sí. Sospechaba que Olivia había provocado la pelea que Jared y ella habían mantenido después de pasar su primera noche juntos. Aquella mujer estaba dispuesta a emplear los trucos más sucios para conseguir sus propósitos y a arruinar la felicidad de su hijo si era necesario. El amor que sentía hacia él era egoísta y posesivo. Olivia era ambiciosa, y su sed de poder, insaciable. Tal vez su matrimonio había fracasado porque Ben no era de esos hombres que se dejan manejar... como Carson. Su hijo se había vuelto muy rebelde últimamente, y por esta razón trataba de cortarle las alas y someterle a su voluntad. —Gracias Carson —dijo Lauren, esbozando una sonrisa—. Eres el único hombre capaz de hacerme sentir bonita incluso estando despeinada y cubierta de polvo. Los días transcurrieron sin incidentes. Olivia pasaba la mayor parte del día en el banco, y Jared se dedicaba a supervisar las obras del ferrocarril, que estaba a punto de llegar a las puertas de Coronado. Si no llovía durante los meses de primavera, la línea estaría lista para el otoño. El piano constituía la única distracción de Lauren. Echaba muchísimo de menos a Elena. No había niños que rompieran el silencio de aquella enorme casa con sus gritos y sus risas, ni sucesos sin importancia que provocaran la hilaridad de todo el mundo. Y María... su amiga, el amor de Ben. Quizá Rudy estuviera en lo cierto; María, al reunirse con Ben, volvía a ser feliz. Nadie mencionaba la revuelta en Pueblo. Lauren prefería creer que todo había sido una pesadilla y que Olivia había acabado por entrar en razón. Una tarde, Lauren se sentó en el despacho de Ben para escribir una carta de agradecimiento a la Liga de Mujeres por la Liberación de Texas, que había donado más de veinte kilos de trigo que habían sido repartidos entre las familias más necesitadas de Pueblo. Oyó el tintineo de las espuelas de Jared, y el corazón le dio un vuelco cuando su figura alta y delgada se apoyó en el umbral de la puerta. Cuanto más tiempo pasaba junto a él, más le amaba. No pudo evitar recordar la primera vez que lo había visto. Dejó la pluma sobre la mesa e hizo ademán de ponerse en pie. —No te muevas —ordenó él, entrando en la habitación y cerrando la puerta con llave—. Quédate donde estás. —Jared, ¿qué...? —preguntó ella con una risita nerviosa. Conocía aquella expresión decidida y todavía temía sus cambios de humor—. ¿Qué haces? —¿Sabes cuántas veces te he imaginado exactamente así? El semblante sereno, las lentes apoyadas en la punta de la nariz, la espalda recta como una tabla... me vuelven loco. Me muero por erizarte las plumas, gallinita. Arrojó el sombrero al suelo y corrió las pesadas cortinas de terciopelo, dejando el despacho en penumbra. Se acercó a Lauren como un lobo que ronda a su presa y, antes de que ella pudiera reaccionar, la sentó sobre su regazo de espaldas a él. —¿Me da permiso para erizarle las plumas, señora Lockett? Desde el día que entré en tu habitación he soñado con hacer esto —dijo, depositando los labios en su nuca y deslizándolos hasta el lóbulo de su oreja—. Y esto—añadió, rodeándole el busto con los brazos y acariciándole


los pechos—. Y también esto —agregó al tiempo que desabrochaba unos botones de la blusa para introducir las manos en el interior. Sus expertos dedos no tardaron en encontrar los corchetes de la combinación. Muy lentamente bajó la fina prenda hasta que los pechos de Lauren cayeron en sus ávidas manos. Ella reclinó la espalda contra el pecho de Jared y emitió un suave ronroneo cuando, ante las insistentes caricias de su marido, se le endurecieron los pezones. —Avísame cuando empieces a perder la compostura; quiero presenciarlo —le susurró Jared al oído, respirando de forma entrecortada—. Eres deliciosa. Tu piel es fresca y suave como la seda... no, como el satén. Fresca y cálida a la vez... ¡Dios mío, no sé qué digo! —gimió, redoblando la intensidad de sus caricias. Una de sus manos había logrado introducirse bajo la falda y pugnaba por abrirse camino entre las enaguas. Cuando lo consiguió, rozó una media de seda y una liga de encaje antes de alcanzar la cara interna de los muslos y descubrir que Lauren estaba preparada para amarle. —¡Dios santo...! Terminó de desabotonarle la blusa con la otra mano y se la bajó hasta la cintura. Desprendió las ñor*-quillas que sujetaban su cabello, soltó su larga melena y hundió el rostro en ella, aspirando con avidez el aroma a lavanda que despedía. La obligó a volverse y la contempló arrobado. —Tal y como lo imaginaba —susurró—. Estás preciosa. Cuando Lauren advirtió que no se había quitado las lentes, se llevó una mano a la nariz. Jared la detuvo. —Ni se te ocurra; forman parte de la fantasía. Le acarició el cuello y los hombros con parsimonia. Ella arqueó la espalda y, rodeándole el cuello con los brazos, atrajo su boca hacia sus senos. Jared los rozó con la nariz y la barbilla antes de aprisionarlos con los labios y succionarlos suavemente. Al oír los gemidos de la mujer, sonrió con picardía y la acalló con un beso. Dio un respingo al notar que ella comenzaba a desabotonarle la camisa. Unos labios suaves como pétalos y una lengua juguetona siguieron el rastro que los dedos dejaban sobre su torso y su estómago. Lauren se arrodilló entre sus piernas y, despojándose por completo de la blusa, le ofreció la desnudez de sus senos mientras le desabrochaba los pantalones. —Yo también tengo fantasías, señor Lockett —susurró. Murmuró algo más mientras cerraba los dedos en torno del miembro enhiesto, pero el corazón de Jared latía con tal fuerza que apenas escuchó sus palabras. Y cuando le rozó con la punta de la lengua, sus jadeos ahogaron cualquier otro sonido. Mucho después, permanecieron tumbados sobre la alfombra frente a la chimenea encendida. En absoluto avergonzado por su desnudez, tumbado de espaldas y con una mano bajo la nuca, Jared fumaba con aire satisfecho. Lauren, cubierta con la camisa de su marido, yacía acurrucada a su lado. —¿Te ocurre algo? —preguntó él—. Estás muy callada. Aunque le complació que su esposo hubiera advertido su cambio de humor, no se atrevió a confiarle sus temores. —¿Qué te preocupa? —insistió él, volviéndose hacia la mujer—. Vamos, cuéntamelo. —Yo... —balbuceó—. Las cosas que hacemos... me gustan mucho, de verdad... —se interrumpió y cerró los ojos, azorada—. Sin embargo... se supone que una dama no debe mostrarse... activa en... estas cosas. Tengo miedo de que me confundas con una... viciosa sibueno, si yo... Jared prorrumpió en carcajadas y la obligó a volverse para cubrirla de besos. —Lauren, por mucho que hagamos el amor y por mucho que te guste, seguirás siendo una dama. Sospecho que nunca perderás ese aire de inocencia que me encanta. Eres distinta al resto de las mujeres que he conocido. ¿Viciosa, dices? —añadió, acariciándole la mejilla—. Me sorprende que conozcas esa palabra. —Rió antes de besarla en los labios—. Sin embargo... —Jared le abrió la camisa y deslizó el dedo índice por su garganta, la hendidura entre los senos, el estómago... hasta introducirlo entre sus piernas—, ya que has sacado el tema... —Me siento como una prostituta barata —suspiró Lauren, apesadumbrada. —Te aseguro que eres mejor que todas ellas juntas. Ella habría querido protestar, pero la destreza de Jared dio al traste con sus intenciones.


Cuando salían del despacho cogidos del brazo, se toparon en el vestíbulo con Olivia, quien no pudo contener una mueca de fastidio al ver sus ropas arrugadas y sus cabellos revueltos. —Me preguntaba dónde te habías metido, Jared —dijo con sorna—. Un pajarito me contó que habías llegado pronto. —Digamos que me he tomado la tarde libre —repuso Jared, enlazando a Lauren por la cintura para atraerla hacia sí. Olivia guardó silencio, irritada y preocupada por el desdén de su hijo. —Ha llegado una carta para ti, Lauren —dijo, tendiéndole un sobre cerrado. —¡Es de los Prather! —exclamó, sorprendida—. Los Prather eran mis tutores —explicó ante la mirada inquisitiva de Jared. Éste conocía la causa de su precipitada huida de Clayton y entendía su asombro.

—Vamos, ábrela. Con manos trémulas, la joven extrajo dos cuartillas escritas con la cuidada caligrafía de Abel y empezó a leer. —Mandan recuerdos para Ben. Tendré que comunicarles -su muerte. ¡Oh! —exclamó, llevándo se una mano a la garganta—. ¡William Keller ha muerto! —Me alegro —masculló Jared—. ¿Qué le ha ocurrido? —Ha sido una tragedia. Todo el pueblo está con-mocionado... —explicó Lauren mientras seguía leyendo—. Ha sido asesinado... por un hombre... cuya mujer confesó ser su amante —los ojos se le llenaron de lágrimas que rodaron por sus mejillas—. Me... me piden perdón y me abren las puertas de su casa —concluyó, alzando la vista hacia su esposo. Jared, demasiado absorto en sus pensamientos, que giraban en torno a William Keller, apenas prestó atención al arrepentimiento de los Prather. —¡Maldito bastardo! —masculló—. ¡Ojalá le hubiera matado yo! —¿Quién es ese tal William Keller? —intervino Olivia, visiblemente interesada—. ¿Un antiguo pretendiente de Lauren, quizá? Nadie respondió a su pregunta. —No digas eso, Jared —le reprendió Lauren, acariciándole el brazo. —Tienes razón —repuso él, mirándola con ternura—. Tendría que estar agradecido a ese maldito señor Keller. De no haber sido por él, no nos habríamos conocido ni estaríamos casados. '—Así es —asintió su esposa con una sonrisa. Lauren tardó semanas en olvidar aquella maravillosa tarde que había pasado con Jared porque a partir de entonces todo cambió radicalmente. Los hombres se presentaron a la noche siguiente. Aquella mañana, Jared había salido muy temprano para no regresar hasta después de la tensa y silenciosa cena que Lauren y Olivia habían compartido. Desde aquel momento, su mal humor aumentó hasta hacerse casi insoportable. Apenas probaba bocado y bebía como un pez. La noche que llegaron los hombres, Olivia comentó a su nuera que parecía agotada y que, si lo deseaba, podía retirarse a su habitación a descansar. Lauren captó la indirecta y miró a Jared esperando su intercesión, pero él le dio la espalda y se sirvió un whisky. Lauren subió a su dormitorio y atisbo el jardín desde detrás de las cortinas. Los hombres, que acudían en pequeños grupos, parecían malvados y ruines. ¡Aquéllos debían ser los mercenarios contratados por Olivia para provocar la revuelta de que serían culpados los mejicanos que vivían en Pueblo! Minutos después, aparecieron Parker y Kurt Vandiver, que fueron recibidos con gritos y vítores. Aquélla fue la única vez que los mercenarios se reunieron en casa de los Lockett. Durante las semanas siguientes, un par de ellos se acercaba en busca de Jared, quien no regresaba hasta altas horas de la madrugada. Otras veces partía en solitario hacia Pueblo y volvía al amanecer. Lauren prefería no pensar en los motivos que retenían a su esposo junto a aquellos desalmados. Con el propósito de calmar sus nervios y distraerse un poco, Lauren volvió a tomar las riendas de las obras de caridad que había iniciado en Pueblo meses antes. Su presencia infundió ánimos a las voluntarias, y pronto todo el poblado se acostumbró a verla en compañía de Pepe. Algunos habitantes la obsequiaban con regalos que ella aceptaba con alegría. Si las obras de caridad que realizaba llegaron a oídos de Olivia y Jared, éstos no dijeron nada.


Una noche, cerca de la madrugada, las pisadas de Jared en el pasillo despertaron a Lauren. El corazón le dio un vuelco cuando los pasos se acercaron a su habi-tación. Se incorporó en la cama y aguzó el oído. Le pareció ver que el pomo de la puerta giraba lentamente. Se sintió decepcionada al oír que su esposo se dirigía a su dormitorio. Saltó de la cama, se cubrió con un chai y salió al pasillo. —Jared... —susurró. Él se detuvo y se volvió. Parecía agotado. —Siento haberte despertado. Vuelve a la cama. —¿Querías algo? —balbuceó Lauren, clavando las uñas en el dintel de la puerta. —No —contestó él—. Vuelve a la cama. —Jared —insistió ella—. ¿Por qué ya no me cuentas qué haces y adonde vas? ¡Dime que no estás involucrado en...! —¡Ya basta, Lauren! —atajó el hombre, furioso. Se quitó el sombrero, se golpeó la pierna con él y bajó la vista. Cuando volvió a mirarla a los ojos, su expresión se había suavizado—. Eres mi esposa, pero no tengo por qué darte explicaciones. Tendrás que pasar por alto muchas cosas y confiar en mí. ¿Entiendes lo que quiero decir? ¿Podía confiar en él? ¡Quería hacerlo! Nunca había creído que Jared aprobara los métodos de Olivia y deseaba pensar que continuaba siendo así. —Sí, lo he entendido —respondió. «Quédate conmigo esta noche, por favor», suplicó en silencio. —Entonces no vuelvas a interrogarme —dijo él a modo de despedida antes de encerrarse en su habitación. Desde esa noche, Jared la evitó. Cuando se veían durante la cena, se limitaba a preguntarle cómo se encontraba. Nunca acudió al dormitorio de Lauren ni ella al de él. Era como si la pasión que habían compartido jamás hubiera existido.

Olivia ofrecía un aspecto tan radiante que parecía haberse quitado varios años de encima. Un suave rubor cubría sus mejillas, y sus ojos irradiaban entusiasmo. Se sentía como pez en el agua. En cambio, Carson, que pasaba más horas que nunca con ella, se mostraba inquieto. Los Vandiver cenaban en casa de los Lockett todas las noches. Para Lauren, aquellas veladas eran un tormento, y a Jared tampoco parecía agradarle la compañía de sus socios; no probaba bocado, bebía más que nunca, fruncía el entrecejo cada vez que Kurt se hallaba con Lauren y contestaba con monosílabos y gruñidos a todo aquel que osaba dirigirle la palabra. Kurt, a quien el mal humor de Jared no había pasado inadvertido, disfrutaba provocándole; empleaba un tono excesivamente cortés con Lauren y aprovechaba la mínima oportunidad para tomarla del brazo. La joven se daba cuenta de que su esposo hacía grandes esfuerzos para no partirle la cara allí mismo y temía que cumpliera su amenaza de matarlo si volvía a ponerle una mano encima. Kurt tampoco había olvidado aquel incidente. Aunque aparentaba valentía, Lauren sabía que temía a su marido, cuyas miradas le intimidaban sobremanera. Una noche, Jared tuvo que acudir a una de las «reuniones secretas», como Lauren las denominaba, y se apresuró a desaparecer tras dedicar a su esposa una leve inclinación de la cabeza como única despedida. Cuando todos se encaminaban hacia el salón para tomar el café, ella se excusó y buscó refugio en la biblioteca. Apenas llevaba veinte minutos arrellanada en un cómodo sillón, enfrascada en la lectura de un grueso volumen, cuando alguien entró. Levantó la mirada y observó que se trataba de Kurt. Su grueso cuerpo y la expresión descarada de su rostro le resultaban repulsivos. —¿Por qué nos has privado de tu compañía esta noche, Lauren? ¿Tan ofensiva te resulta nuestra presencia? —Naturalmente que no, señor Vandiver —contestó, consciente de que intentaba provocarla y dispuesta a no caer en la trampa^—. Me encuentro algo indispuesta y no habría sido una compañía muy agradable. —Lamento que no te sientas bien —repuso él, sentándose tan cerca de ella que sus rodillas casi se rozaban. Ella se retrepó en el asiento, y Kurt trató de aumentar su turbación diciendo—: Tu marido debería ocuparse más de ti. Eres muy bonita y pasas demasiado tiempo sola. —Jared no tardará en regresar —replicó con sequedad, procurando ocultar su confusión. —Un pajarito me ha dicho que piensa pasar la noche fuera —afirmó, recorriendo el cuerpo de la mujer con la mirada. Lauren dio un respingo.


—Si me perdona, señor Vandiver, yo... —balbuceó, poniéndose en pie de un salto y dirigiéndose a la puerta. —No tan deprisa —replicó él, al tiempo que la asía de un brazo y la atraía hacia sí—. Deberías mostrarte más amable con el socio de tu marido. ¿Es que no has aprendido nada de tu suegra? Ella siempre ha sido muy amable con Carson, el socio de Ben, y, como ves, no les va nada mal. Kurt prorrumpió en carcajadas. A Lauren, que ya sospechaba que Carson era algo más que el abogado de Olivia, el comentario le resultó tan ofensivo que estuvo tentada de abofetear a aquel hombre para defender la memoria de Ben. Pero Kurt la sujetaba con tuerza, impidiéndole cualquier movimiento. —No hay que olvidar a María Méndez, claro —continuó él—. Es una lástima que haya tenido un final tan trágico, ¿verdad? Lauren dejó de debatirse y lo miró boquiabierta. —¿Qué sabe de ese accidente? ¿Cómo se ha enterado...? —Estoy al corriente de todo cuanto atañe a la familia Lockett. ¿Tampoco has aprendido nada de ese «accidente», como lo denominas? ¡Así acaban las putas mejicanas que se venden baratas! —Suélteme —suplicó Lauren, forcejeando. —Si eres buena conmigo cuidaré de ti y me encargaré de que no te suceda lo que a esa puta mejicana —dijo, acercando sus gruesos labios a los de ella. —¡Kurt! —llamó Parker desde el vestíbulo—. ¡Nos vamos! ¡Estoy cansado y quiero acostarme pronto! Kurt profirió un juramento y clavó las uñas en los brazos de Lauren. —Te prometo que volveremos a vernos —masculló—. Entonces nadie nos interrumpirá. No pienso quedarme con las ganas de... —¡Kurt! —rugió Parker. —¡Voy! —exclamó su hijo—. Quedarás bien servida, ya lo verás. Apuesto a que nunca has visto una tan grande como la mía. Además, dispara como un cañón. Cuando haya terminado, me pedirás más —prometió, frotando sus caderas contra las de Lauren. —¡Kurt! El hombre lanzó otra maldición, soltó a Lauren y se encaminó hacia el vestíbulo. Lauren, a quien le fla-queaban las piernas, buscó apoyo en el respaldo de una silla. Cuando oyó que la puerta principal se cerraba, corrió a su habitación y vomitó todo cuanto había comido. A la mañana siguiente, Lauren se despertó y apenas tuvo tiempo de alcanzar una palangana antes de vomitar por segunda vez en pocas horas. Los músculos de su garganta se contrajeron, y su estómago se esforzó por expulsar lo que ya no contenía. Cuando las náuseas cesaron, la muchacha se arrastró hasta la cama. La noche anterior había achacado su indisposición a la conversación con Kurt. Sin embargo, como continuaba sintiendo arcadas, pensó que quizá sufría una pequeña infección en el estómago. En realidad, hacía días que no se encontraba bien. Cada mañana se levantaba con la cabeza y el cuerpo tan pesados que la simple idea de vestirse se le antojaba agotadora y apenas tenía fuerzas para sostener el cepillo del cabello. Las náuseas la asaltaban cada vez que veía la comida, y, aunque había perdido el apetito y apenas probaba bocado, se sentía hinchada como un globo. Además, se sentía muy desgraciada. Jared la ignoraba, y Olivia y Parker estaban decididos a llevar a cabo un plan malévolo. Con toda seguridad, su malestar era consecuencia directa de aquel cúmulo de preocupaciones. —¿Se encuentra mal la señora"} —preguntó Rosa aquella mañana cuando acudió a despertarla. Se acercó a la cama y le acarició el cabello—. Está muy pálida. —Un poco —contestó ella con un hilo de voz—. No sé qué me ocurre; me siento cansada e hinchada, la comida me produce náuseas y... —se interrumpió, sin fuerzas para continuar. —¿Cuándo tuvo el último período? —preguntó Rosa. La pregunta pilló a Lauren tan desprevenida que se ruborizó. Se esforzó por recordar. Incluso un cálculo tan sencillo le resultó agotador. —No me acuerdo... Creo que estaba en Keypoint. Debió ser hacia finales de enero, porque Gloria acababa de tener a los mellizos, y las dos...


—¡Pero señoral —interrumpió Rosa—. Hace más de dos meses de eso. ¿No se da cuenta? ¡Está embarazada! Aquellas palabras retumbaron en sus oídos y a punto estuvieron de provocarle arcadas. ¡Embarazada! Era imposible. Intentó levantarse de la cama, como si pudiera cambiar la realidad ignorando los síntomas. —No, Rosa. —Negó con la cabeza—. Tiene que ser otra cosa. La criada sonreía, encantada con su descubrimiento. En cambio, a Lauren se le había formado un nudo en la garganta. Tarde o temprano tendría que comunicárselo a Jared, y entonces... Para asombro de Rosa, Lauren la abrazó, hundió el rostro en su pecho y prorrumpió en sollozos. Lloró durante un buen rato y, cuando se hubo tranquilizado, bajó la mirada, avergonzada. —Lo siento —se disculpó—. No he podido evitarlo. —Añada los repentinos ataques de llanto a los otros síntomas —repuso Rosa—. A partir de ahora estará muy sensible, pero no se preocupe; llorar le sentará bien. ¿Quiere que le traiga un té? —Sí... —murmuró la muchacha con expresión ausente, acercándose a la ventana. Cuando la criada se disponía a salir, la llamó con voz suave—. Rosa, no digas a nadie... lo del embarazo. No deseo que se sepa todavía. —Como quiera, señora —contestó Rosa, cerrando la puerta tras de sí. Aunque habría dado cualquier cosa por compartir aquella noticia con alguien, decidió mantenerla en secreto. Se obligaba a dar cortos paseos por el jardín, a pesar de que se sentía muy débil; su rostro, surcado por profundas ojeras, había perdido toda huella de lozanía.

Jared parecía no advertir su abatimiento y su falta de apetito, y Olivia actuaba como si no existiera. La primera vez que Lauren se encontró frente a Jared después de descubrir que estaba embarazada, su corazón se llenó de amor por él antes de que el frío de la tristeza se apoderara de nuevo de él. Cuando consumaron el matrimonio, la joven decidió olvidar que su unión había nacido de un contrato firmado por conveniencia. Sin embargo, el embarazo complicaba la situación terriblemente. Jared afirmaba que las obras del ferrocarril concluirían a finales del verano. Si sus cálculos eran correctos, ella daría a luz en noviembre, lo que significaba que no podría ocultar su embarazo hasta que las obras finalizaran y desaparecer con los veinte mil dólares. ¿Qué sería de ella? ¿Cómo se las arreglaría para trabajar y ocuparse de un bebé recién nacido? Los veinte mil dólares se acabarían, y entonces... Los Prather le habían suplicado en una carta que regresara a casa. Lauren les había escrito para comunicarles la muerte de Ben y su matrimonio con Jared, aunque había omitido algunos detalles. Lo cierto era que no deseaba regresar a Clayton, donde la vida era monótona y no había sitio para una mujer divorciada con un bebé recién nacido. Su mayor preocupación eran Jared y Olivia. ¿ Cómo reaccionarían cuando se enteraran de su embarazo? Aquel niño era el heredero legítimo de los Lockett, y temía que la alejaran de la criatura, lo que no estaba dispuesta a permitir. Aunque estaba embarazada de apenas dos meses, ya quería al ser que llevaba en su vientre y no deseaba separarse nunca de él porque sabía que era el único recuerdo que conservaría cuando su relación con Jared se rompiera definitivamente.

Todavía albergaba una pequeña esperanza a que se aferraba como a un clavo ardiente. Aunque Jared nunca le había dicho que la amaba, ella había atisbado ternura y cariño en sus ojos. Estaba segura de que la quería un poquito, lo que representaba su único consuelo. Sin embargo, cada vez que veía la expresión hosca y ceñuda de su marido, aquella esperanza se desvanecía. La situación se hacía cada vez más insostenible. Jared desaparecía cada noche, y su rostro tenso, sus ojos enrojecidos y sus puños, siempre apretados, indicaban que la rabia contenida en


su interior no tardaría en aflorar. Lauren lo rehuía, temerosa de recibir un gruñido malhumorado o una réplica sarcástica. Jared le había pedido que confiara en él, pero su extraño comportamiento no le inspiraba confianza precisamente. Una mañana entró a hurtadillas en el establo y descubrió un enorme cajón lleno de armas y munición. ¡Aquél era el arsenal más grande que había visto en su vida! Al pensar en las consecuencias que acarrearía el uso de aquel armamento, se le aceleró el pulso. Hasta entonces, no se había planteado la posibilidad de que su marido resultara herido o muriera en aquel absurdo empeño. Debía actuar, y pronto. Ya que no podía evitar la tragedia, la retrasaría todo cuanto pudiera. Una noche, después de que Jared se marchara, se dirigió furtivamente al establo, donde encontró a Pepe, que reparaba una brida a la luz de una linterna. —¡Señora Lockett! —exclamó sorprendido—. ¿Qué hace usted aquí? —Pepe, ¿tú sabes para qué es toda esa munición? —Sí... sí, señora —titubeó el hombre—. Pero el señor Jared no quiere que lo diga. —No podemos permitir que se salgan con la suya —dijo Lauren con firmeza—. Tú y yo nos encargaremos de desbaratar sus planes. —Pero señora... —¿Qué podríamos hacer? —se preguntó ella, haciendo caso omiso de las protestas de Pepe. —Pero señora, los revólveres... —Eso es, los revólveres. No podemos deshacernos de ellos porque se darían cuenta enseguida —reflexionó en voz alta Lauren, paseando de arriba abajo—. ¡Ya lo tengo! —exclamó de repente—. ¡Las balas! Si no hay balas, los revólveres no sirven para nada. Las esconderemos todas. —¿Está diciendo que quiere esconder la munición? —preguntó Pepe, incrédulo, mirándola boquiabierto. —Tranquilízate —repuso Lauren, apoyando una mano en su brazo—; yo asumo toda la responsabilidad. ¿Dónde están las palas? —añadió, deseando comenzar cuanto antes—. Enterraremos las cajas en ese rincón. ¡Vamos, apresúrate! —apremió al ver que el hombre no se movía—. No tenemos tiempo que perder. —Señora, yo... —Pepe, no debes temer las represalias —atajó ella, impaciente—. ¿Acaso no deseas ayudar a tu gente? De mala gana y murmurando en español algo que Lauren no entendió, Pepe obedeció las órdenes de su señora. Cuando terminaron de arrastrar las cajas de munición, cavar los hoyos y cubrirlos de tierra, Lauren estaba exhausta. —Trataré de averiguar cuándo se producirá el primer ataque —dijo al estupefacto Pepe, que no comprendía nada—. Tú te encargarás de correr la voz en Pueblo, ¿entendido? —Sí, señora —respondió Pepe, sumiso. —Dirás a todos que se encierren en sus casas y no salgan para nada. ¿De acuerdo? —Lo haré, señora Lockett —prometió él. —Así me gusta—replicó Lauren, satisfecha—. Gra cías por tu ayuda; no sé qué habría hecho sin ti. Serás un héroe para los tuyos. Se despidió con una sonrisa y regresó a la casa. Subió por las escaleras de puntillas, entró en su habitación y se limpió los restos de tierra húmeda de las manos y la ropa. Cuando se acostó, los brazos le pesaban como si fueran de plomo y la cabeza parecía a punto de estallarle. Durante los días siguientes llovió sin descanso, por lo que Lauren se alegró de haber completado el trabajo en una noche. El ambiente húmedo y cargado de electricidad contribuyó a aumentar su malestar. Permanecía los días encerrada en su habitación, demasiado inquieta y preocupada por su futuro y el de su pequeño para concentrarse en la lectura o la costura. Un día la lluvia remitió. Persistía la humedad, y negros nubarrones cubrían el cielo, pero no llovía. Aquella noche, todos los mercenarios contratados por Olivia se reunieron en la mansión. Lauren había oído llegar al primer grupo mientras cenaba en compañía de Olivia, Jared, Carson y los Vandiver. Con la vista fija en el plato, jugueteaba con la comida y de vez en cuando


se llevaba un bocado a la boca y trataba de deshacer el nudo que le atenazaba la garganta y le impedía tragar. Desde el día que Kurt le había hecho proposiciones deshonestas, evitaba quedarse a solas con él, y su mera presencia le producía repugnancia. Cuando sus compañeros de mesa oyeron las pisadas de los hombres, intercambiaron una mirada de complicidad. Kurt se apresuró a levantarse y se dirigió a la puerta principal. Tras un rumor de voces, regresó al comedor. —Les he ordenado que vayan al establo... y que se sirvan ellos mismos —dijo.

Con ojos brillantes de emoción, Parker asintió, satisfecho. Parecía un ave rapa/ a punto de abatirse sobre su presa. Estremecida, Lauren miró a Jared, que llevaba anudado al cuello el pañuelo rojo que lucía el día que la besó en Pecan Creek, y supuso que había estado demasiado absorto en sus pensamientos para acordarse de cambiarse de ropa antes de la cena. Advirtió que su esposo se había percatado de que ella lo observaba atentamente y que se resistía a mirarla. Carson tampoco parecía tener apetito aquella noche y bebía vino con aire reflexivo. Olivia, en cambio, disfrutaba de la cena con toda tranquilidad. Kurt, por su parte, se había arrellanado en la silla y contemplaba a Lauren con descaro. —¿Cuánto tardaremos en saber algo, Jared? —preguntó Carson, visiblemente nervioso—. Quiero decir, ¿cuánto durará? El interpelado se encogió de hombros, adoptó una actitud de indiferencia y tomó un sorbo de whisky. —Nos espera una noche muy larga —intervino Parker—. Deberías intentar mantenerte sereno, para variar. Jared no replicó. Se limitó a lanzar una mirada desafiante a Parker y a apurar el whisky de un trago, lo que enfureció a su socio. —Avísanos cuando todo haya terminado, por favor —pidió Olivia con la misma naturalidad con que habría hablado del baile de carnaval. A Lauren, aquel ansia de destrucción le resultaba obsceno y repugnante. —Como reza el refrán, nunca dejes para mañana lo que puedas hacer hoy —dijo Kurt, que se había acercado a la ventana—. Parece que ya han llegado todos. Gracias a Dios, estamos lejos de la ciudad. No sé qué habrían dicho los vecinos a la vista de todo esto. Desde luego, habrían obstaculizado nuestros planes.

Parker, Olivia y Carson también se habían puesto en pie. Jared fue el último en abandonar la mesa y lo hizo muy lentamente. Una correa de cuero sujetaba la pistolera a su cadera. Era consciente de que aquello mr era un juego de niños. Sacando fuerzas de flaqueza, Lauren se levantó y le asió de los brazos. —Jared, por favor —suplicó—. No lo hagas. ¡Piensa en Rudy! —añadió ante su mirada severa y fría y su silencio obstinado—. ¡Piensa en su familia! —Rudy es un pobre idiota —replicó él—. El muy iluso cree que esto puede resolverse por las buenas y que hemos de aceptar las opiniones de Ben como si fueran palabra de Dios. He aprendido que Ben también se equivocaba a veces. ¡Míranos a nosotros, por ejemplo! ¿Qué queda de la romántica historia de amor que, según él, estábamos destinados a compartir? Lauren decidió cambiar de tema. No era el momento más adecuado para discutir sus problemas matrimoniales. —¡Yo creo en ti, Jared! —afirmó, clavándole las uñas en los brazos—. Hace sólo unos días me pediste que confiara en ti y... —Al parecer, sólo oyes lo que te interesa —interrumpió—. Si no recuerdo mal, también te pedí que no te inmiscuyeras en mis asuntos y que te guardaras tus opiniones. Me importa un bledo que apruebes o no mi comportamiento; yo hago lo que me viene en gana y no tengo por qué darte explicaciones. —¿No comprendes que estás poniendo en peligro tu futuro... nuestro futuro?


—¿Nuestro futuro? —repitió él con una mueca burlona—. Tú y yo no tenemos futuro, Lauren. Cuando se haya cumplido el plazo establecido por el trato, te marcharás. Serás una mujer muy rica... ¿Cuál es el problema? ¿Te arrepientes de haberte vendido por un precio tan bajo? ¿Quieres más dinero? —Cuando... cuando estábamos en Keypoint —balbuceó Lauren, esforzándose por reprimir las lágrimas—, tú... Nosotros... ¡Todo era tan distinto! Jared prorrumpió en carcajadas y le lanzó una mirada llena de desprecio. —¿Crees que porque me acosté contigo la situación ha cambiado? ¿Creías que me había encariñado contigo, que albergaba algún sentimiento hacia ti? Eras buena en la cama, y la única mujer que tenía a mano. ¿Qué esperabas? Si has concedido alguna importancia al hecho de que durmiéramos juntos un par de veces, eres más estúpida de lo que pareces. . —¡No soy tan estúpida, señor Lockett! —exclamó, furiosa—. Soy lo bastante inteligente para comprender que eres igual que ellos. ¡Yo confiaba en ti, Jared! ¡Por un momento me hiciste creer que habías madurado y que finalmente te habías convertido en el hijo que Ben siempre quiso tener... en la clase de marido que yo deseaba! Pero no eres más que un pobre diablo cruel y avaricioso. Yo... —Se interrumpió para tomar aire. .Habría querido declarar que lo amaba y suplicarle que pusiera fin a aquélla pesadilla—. Maldigo tu destino si decides llevar a cabo ese perverso plan. —Entonces arderé en el infierno —replicó Jared, empujándola a un lado—. ¿Vamos, Kurt? Al oír aquellas palabras, Lauren quedó tan aturdida como si hubiera recibido un mazazo en la cabeza. Demasiado desconcertada para acercarse a la ventana, permaneció inmóvil cuando oyó partir a los hombres. —Jared está muy nervioso —dijo Carson, apoyando una mano en su hombro—. Últimamente dice muchas barbaridades; no debes conceder importancia a sus palabras. La amabilidad del abogado casi atravesó la coraza que la resguardaba de las vejaciones de los Lockett. No le avergonzaba ni humillaba que todos hubieran escuchado las ofensivas frases de su marido. Sus heridas eran tan profundas que los arañazos superficiales habían dejado de escocerle. Jared y ella habían compartido un amor maravilloso, cuyo fruto crecía en su vientre. Lauren se llevó las manos al estómago para asegurarse de que las ofensas de su esposo no habían arrancado la semilla en que había depositado todas sus esperanzas y rompió a llorar desconsolada. Olivia sonreía con expresión triunfal. Lauren la miró y recordó que en una ocasión María había afirmado que su suegra era una pobre mujer triste y solitaria. No pudo menos que darle la razón. Compadecía a aquella mujer dominada por un egoísmo tan destructivo que era incapaz de sentir amor. Olivia debió adivinarle el pensamiento, porque entornó los ojos y le lanzó una mirada cargada de odio. Lauren supo que acababa de ganar la partida a su dominante suegra y, satisfecha, se retiró a su habitación. Las horas transcurrieron lentamente. Cuando Rosa hubo terminado de recoger la mesa y fregar los platos, la casa quedó en silencio. Carson y Olivia ocuparon sus lugares respectivos en el despacho, ella detrás de la enorme mesa, él en una silla cercana, y se dispusieron a esperar sin apenas intercambiar palabra. Lauren se preguntaba una y otra vez si Jared habría reparado en la falta de munición y si Pepe habría conseguido dar la alarma a tiempo. Tendida en la cama, sentía que las fuerzas empezaban a fallarle; tenía el presentimiento que no lograría sobrevivir a aquella pesadilla. Cuando cerraba los ojos, veía a su esposo cubierto de sangre, mirándola con ojos fríos y acusadores, idénticos a los de Olivia. Aquella imagen se mezclaba con otra muy vaga de un Jared amable y cariñoso...

Un caballo que se acercaba al galope rompió el silencio de la noche. Lauren se incorporó en la cama y contuvo la respiración mientras el animal se detenía frente al porche. Cuando alguien llamó a la puerta con fuerza, saltó del lecho y corrió hacia las escaleras. Carson abrió la puerta, y Kurt entró como una exhalación. —¡Jared está herido!


_Parece grave —explicó Kurt al sorprendido Carson—. ¿Dónde está Lauren? —preguntó. Al alzar la cabeza, la descubrió en el piso superior, apoyada contra la barandilla—. Vístete — ordenó—. Jared no deja de preguntar por ti. La joven no perdió el tiempo pidiendo explicaciones y entró presurosa en su habitación. _Esos piojosos mejicanos estaban esperándonos, y la batalla ha resultado muy sangrienta —relató Kurt—. Aún no hemos contabilizado nuestras bajas. Para colmo de males, la lluvia ha apagado los incendios que habíamos provocado. —¿Está muy malherido? —inquirió Carson, preocupado. Kurt dirigió una rápida mirada a Olivia. —Todavía no estamos seguros, pero creo que Lauren debería estar a su lado por si ocurre lo peor. Ante la admiración de Carson, que envidiaba la sangre fría de Olivia en los momentos difíciles, la mujer permaneció impasible mientras el abogado le acariciaba el brazo. Lauren bajó por las escaleras a toda prisa.^Se había puesto una falda de montar y unas botas y había cogido un pequeño botiquín. —Estoy lista —dijo, corriendo hacia la puerta sin molestarse en mirar a los demás. Kurt lanzó una mirada de complicidad a Olivia y se volvió hacia Lauren. —He ordenado a un vaquero que ensille tu caballo —dijo—. Voy a buscarlo. Se encaminó hacia el establo mientras Lauren esperaba bajo la lluvia. Hacia el oeste, los relámpagos rasgaban el cielo. Juntó las manos y rezó por Jared. «Por favor, Dios mío — suplicó—, no permitas que muera.» Judd le acercó el caballo y se ofreció a ayudarla a montar. Lauren titubeó. ¿Le perjudicaría cabalgar en su estado? Tenía que hacerlo; Jared la necesitaba. —¿Dónde está mi marido? —preguntó a Kurt al tiempo que espoleaba su montura—. ¡Lléveme con él! —La herida parecía grave; le hemos llevado a una cueva. Uno de mis hombres fue a buscar al médico. Sangraba tanto que no nos atrevimos a trasladarlo al pueblo. Lauren asió las riendas con fuerza y cerró los ojos. Una herida muy grave... Sangre... «¡Oh, Dios mío!» Carson nunca había admirado tanto la frialdad de Olivia. Estaba sentada en un sillón, con la cabeza reclinada y los ojos cerrados. Hacía una hora que Kurt les había informado del inesperado giro que había tomado la revuelta y había partido en compañía de Lauren. Poco después, Parker había entrado en el despacho, furioso. ¡Qué desastre! —rugió—. ¡Tenías que haberlos visto, agazapados como comadrejas, aguardándonos! Han eliminado a casi todos nuestros hombres. ¡Lo sabían! —Cálmate, por favor —replicó Olivia, serena—; ya no podemos hacer nada. Míralo por el lado bueno; diremos que fueron esos degenerados quienes iniciaron el ataque... Ya se nos ocurrirá algo. —Confío en que así sea —gruñó Parker—. Estoy harto de toda esta mierda. —Ya se nos ocurrirá algo —repitió Carson. —Espero que tengáis razón. Si pudiera, acabaría con todo esto de una vez por todas — añadió antes de salir dando un portazo. Ni siquiera ese incidente alteró los nervios de Olivia. Carson fijó la mirada en el estampado de la alfombra. De repente, oyeron pisadas en el porche. —¡Quizá sean buenas noticias! —exclamó el abogado, esperanzado, y echó a correr hacia el vestíbulo. Enmudeció de asombro al ver a Jared. No estaba herido e incluso parecía contento. Detrás de él apareció Rudy, cuyos blanquísimos dientes contrastaban con su tez morena. El parecido entre ambos era increíble. Thorn, el comanche taciturno amigo de Ben y los muchachos, permanecía en el umbral de la puerta, sin atreverse a entrar. —¿Qué...? —balbuceó Carson. _¿Qué te sucede? —interrumpió Jared alegremente_. Cualquiera diría que has visto un fantasma. Creía que ya conocías a Rudy y Thorn —agregó, apartando al abogado a un lado para encararse a Olivia—. Mala suerte, madre. En cuanto surgieron problemas, tus amigos de Austin huyeron con el rabo entre las piernas. Se acabó.


—¿Cómo osas traer a este bastardo a mi casa? —masculló la mujer, lívida de ira—. ¡Fuera de mi vista! —Rudy es mi hermano y se quedará aquí a menos que yo diga lo contrario —replicó Jared, desafiante. _¡Has sido tú! —exclamó ella, acercándose a su hijo—. ¡Tú nos has traicionado! ¡Has estropeado todo!

—Te equivocas; no he estropeado nada. He ayudado a Salvar a familias enteras y las tierras que trabajan. —¡Hablas como tu padre! ¡Cuánta nobleza y buena voluntad! Te felicito, Jared; por culpa de tus caprichos, hemos cometido un error que pagaremos muy caro y tardaremos años en subsanar. —Te equivocas de nuevo. Construiremos esa línea de ferrocarril, pero a mi manera; sin violencia... y sin la colaboración de los Vandiver. Tú me comprendes, ¿verdad, Carson? —Se volvió hacia el abogado—. No podía consentir que esos sinvergüenzas se salieran con la suya. Creo que Ben habría hecho lo mismo. Carson se sintió viejo, inútil y derrotado. Miró a los hermanos y sonrió. Allí estaban los hijos de Ben, unidos, fuertes, tan honrados como su padre, que había sido su mejor amigo. —Obraste correctamente, hijo —dijo, apoyando una mano en el hombro de Jared—. Vuestro padre se enorgullecería de vosotros. Al oír las palabras de Carson, Jared se ruborizó de satisfacción. Procurando ocultar la emoción, dijo: —Espera un momento, Rudy. Comunicaré las buenas noticias a Lauren y luego me ocuparé de buscaros un sitio donde pasar la noche, ¿de acuerdo? Parecéis agotados. —Lauren no se encuentra en casa —intervino Olivia con voz suave cuando su hijo se encaminaba hacia la escalera. El tono de voz y la calma con que había hablado pusieron en guardia a Jared, que se volvió lentamente hacia su madre. —¿Que no se encuentra en casa? —preguntó en voz baja—. ¿Dónde está? —Kurt vino a buscarla hace aproximadamente una hora. Se marcharon juntos sin decir adonde se dirigían.

—¡Lauren detesta a Kurt! ¡No iría a ninguna parte con él! ¿Qué significa todo esto? —Jared, ¿ya has olvidado la primera impresión que te produjo la señorita Holbrook? — Olivia sonrió—. Dijiste que era una puta aventurera, y me temo que no te equivocabas. —Olivia, explícale por qué se ha ido con Kurt —terció Carson—. ¡Díselo! —ordenó, mirando a la mujer a quien había idolatrado durante, años como si fuera una extraña. —No te entrometas en esto —replicó ella con sequedad. —¿Dónde está? —repitió Jared, exasperado. —No lo sé, Jared —contestó Carson, apesadumbrado—. Kurt aseguró que habías resultado herido e hizo creer a Lauren que si no le acompañaba no volvería a verte con vida. Tú sabías que Jared estaba perfectamente, ¿verdad? —acusó, dirigiéndose a Olivia. Jared apartó al abogado de un empujón y se inclinó sobre la mesa tras la cual su madre contemplaba la escena con aire indiferente. —¿Por qué has permitido que se marchara con ese hijo de puta? —bramó, dando un puñetazo sobre la mesa—. ¿Por qué? —Ya no la necesitamos —respondió Olivia sin inmutarse—. Además, su desaparición nos proporciona una coartada excelente. ¿Quién sospechará de nosotros, si uno de los nuestros ha sido raptado... y herido? —¿Dónde está? —masculló, a punto de perder la paciencia. —No lo sé. —¿Dónde está? —¡No lo sé! Rudy, que no había despegado los labios hasta entonces, tiró a su hermano del brazo y dijo:


—Déjalo, Jared; es inútil. Estamos perdiendo un tiempo precioso. Quizá Thorn pueda encontrar su rastro a pesar de la lluvia. Debemos apresurarnos. Hace más de una hora que partieron. Jared lanzó una mirada cargada de odio a su madre, y los insultos más denigrantes acudieron a su mente. Pero, como había dicho Rudy, no valía la pena malgastar el tiempo con ella; era consciente de que había perdido la partida. Era una lástima que la mujer que le había dado la vida no hubiera podido darle también amor. Recordó las innumerables ocasiones en que había recibido críticas y reproches a cambio de sus intentos por complacerla. Hiciera lo que hiciera, su madre le había rechazado una y otra vez hasta que él había optado por despreciar a todo el mundo. ¡Si nadie le quería, él tampoco querría a nadie! Sin embargo, no resultó tan sencillo. Tras la muerte de Ben, había descubierto que adoraba a su padre; se sentía culpable de su muerte. Sí, le había querido, al igual que a María. Y también apreciaba a Rudy, Gloria, María... y Lauren. ¡Lauren! Debía rescatarla; ya se ocuparía de su madre más tarde. La mano de Rudy seguía apoyada en su brazo. Dirigiendo una última mirada a Olivia, dio media vuelta y corrió hacia la puerta principal. —Thorn, necesito que encuentres el rastro de dos caballos que partieron hace más de una hora —exclamó—. Vandiver ha capturado a Lauren. —Debemos darnos prisa —apremió el comanche, montando de un salto—. Nos llevan mucha ventaja, y la lluvia dificultará la tarea. Asida a la perilla de la silla de montar, Lauren trataba de guiar al caballo a través del resbaladizo barro. La fina lluvia había dado paso a un aguacero torrencial. En su precipitada partida, había olvidado coger el abrigo y el sombrero, por lo que las gotas le golpeaban la cabeza, lastimándola, y el cabello, desprendido del moño que lo sujetaba, se le pegaba a la espalda. Los frecuentes relámpagos iluminaban el paisaje, y los truenos, que retumbaban en los valles, espantaban a su montura. Empapada y tiritando de frío, no dejaba de pensar en Jared. Consideró que tardaban demasiado en alcanzar su destino. Habían tomado la dirección opuesta a Pueblo y llevaban alrededor de dos horas cabalgando... o quizá menos. El tiempo se había detenido cuando le habían comunicado que la vida de Jared corría peligro. —¿Dónde estamos? ¿Dónde le han llevado? Dijiste que estaba demasiado débil para trasladarlo a Pueblo. Llevamos dos horas cabalgando y... —Uno de mis hombres conoce la cueva de que te hablé —contestó Kurt, evitando mirarla a los ojos—. Juzgamos conveniente alejarlo de la revuelta. Esa cueva es el escondite ideal, pues muy pocos conocen su existencia. Aunque le pareció que aquellas palabras carecían de sentido, Lauren prefirió no discutir. Deseaba llegar junto a Jared antes de que fuera demasiado tarde. Se preguntó de dónde procedía el extraño rugido que oía alrededor. De pronto un relámpago iluminó el paisaje que los rodeaba. Sorprendida, descubrió que se hallaban a pocos metros del río Caballo, que había crecido hasta desbordarse. Kurt profirió un juramento. —¡No hay más remedio que atravesarlo! —vociferó para hacerse oír por encima del estruendo del río y el estampido de los truenos.

—¿No existe otro camino? —inquirió Lauren; aquello le parecía un suicidio—. El agua baja con mucha fuerza y arrastra cuanto encuentra a su paso —agregó, señalando los árboles arrancados, los toneles y las ruedas de carro que flotaban sobre la superficie. —¿Quieres estar con Jared o no? —replicó Kurt, impaciente. —Es imposible que un hombre malherido haya conseguido cruzar el río —afirmó Lauren. —Olvidas que hace horas de eso. Lo trasladamos antes de que empezara a diluviar y el río se desbordara. Kurt tenía razón. No había cesado de llover en los últimos días, y aquel fuerte aguacero había colmado la capacidad de los arroyos de alta montaña, que habían vertido todo su caudal en el gran río Caballo. Asiendo las riendas con fuerza, Lauren asintió. —Salta tú primero; yo te seguiré —dijo Kurt—. Si el caballo se asusta, oblígalo a seguir la corriente y trata de llegar a la otra orilla, ¿de acuerdo? Lauren asintió de nuevo y golpeó con las rodillas los costados de su montura, que retrocedió espantada y sacudió la cabeza. Cuando ya creía que le resultaría imposible atravesar el río, el animal obedeció la orden y entró en el agua. La corriente los arrastró río abajo de inmediato.


Presa del pánico, Lauren pensó que su muerte significaría también la del bebé que llevaba en el vientre. ¡Debería haber comunicado a Jared que estaba embarazada! Agarró las riendas con todas sus fuerzas y volvió la cabeza. Kurt le indicaba por señas que se alejara de la orilla y se adentrara en el agua. El resplandor de un relámpago iluminó la escena el tiempo suficiente para que Lauren observara horrorizada que la corriente arrastraba un enorme árbol. «¡Oh, no!», exclamó para sí antes de cerrar los ojos. Aunque el tronco no impactó contra ellos, una rama sumergida golpeó con fuerza las patas delanteras del caballo, que a punto estuvo de arrojar a su jinete al agua. Lauren trató de asirse a la perilla de la silla, pero estaba mojada y llena de barro, por lo que sus dedo resbalaron sobre el cuero. Los agónicos relinchos^de£ pobre montura indicaban que ^*^™J"* patas. El árbol que había herido a animal no había seguido río abajo, sino que giraba alrededor de dlos-Dc repente, e\ ca\>a\\o dio una violenta sacudida y Lauren cayó a las turbulentas aguas. Apenas pudo tomar aire antes de ser arrastrada hacia las profundidades del río. Luchó desesperadamente por emerger a la superficie. Cuando estaba a punto de conseguirlo, se golpeó la cabeza contra algo duro, y un dolor insoportable se extendió por todo el cuerpo. El fuerte impacto la obligó a soltar el botiquín que sostenía en la mano. Temió perder el conocimiento, cuando, de pronto, una mano la sujetó por el cabello y tiró de ella. Aspirando grandes bocanadas de aire, advirtió que Kurt la agarraba por un hombro. Trató de conservar la consciencia y asirse a su silla con todas sus fuerzas. Cuando el caballo logró alcanzar la orilla, Kurt tendió a Lauren sobre la hierba, donde permaneció unos minutos, tosiendo y escupiendo agua. —¿Te encuentras bien? —preguntó él, sacudiéndola con suavidad. _Sí —respondió la joven con un hilo de voz—. Creo... que sí. —Vamos, haz un último esfuerzo. Ya falta muy poco para llegar. Kurt la ayudó a ponerse en pie y la acomodo sobre el caballo. Montó detrás de ella y, al observar que se había desmayado, la rodeó con los brazos para evitar que cayera. Cuando recuperó el sentido, advirtió que se habían detenido y que Kurt estaba ayudándola a desmontar. El hombre la condujo hacia lo que parecía una pared rocosa. Cuando se hallaron más cerca, vio que se dingían a una cueva cuya entrada quedaba oculta tras la espesa vegetación. Kurt apartó los matorrales y empujó a la joven al interior. Ambos se agacharon para atravesar la diminuta entrada. Lauren distinguió una luz al final de la gruta y apuró el paso. ¡Jared estaba-allí! Se irguió y observó que la tenue luz procedía de una linterna colgada en la pared... ¡y que se encontraba delante del mismísimo Wat Duncan! June, cuyo rubio cabello formaba un halo dorado alrededor de su cabeza, se hallaba junto a él. Lauren escudriñó todos los rincones de la caverna sin encontrar rastro de Jared. Toda clase de horrores acudió a su muerte, todos demasiado espantosos para ser ciertos. Kurt permanecía a su lado, en silencio. —¡Vaya, vaya, señora Lockett! —exclamó Duncan, sonriendo con descaro—. Veo que ha decidido unirse a la fiesta. Me temo que ésta no es la mejor noche para disfrutar de un baño — añadió, reparando en la ropa empapada de Lauren. —¿Dónde está mi marido? —preguntó ella, volviéndose hacia Kurt-^. ¡Dijiste que me llevabas con él! —agregó, golpeándole el pecho con las escasas fuerzas que conservaba. —¿Y qué querías que te dijera? —replicó Kurt, sujetándola por los brazos—. Era la única forma de traerte aquí. —Pero... —balbuceó ella, demasiado sorprendida para dejarse dominar por el pánico—. ¿Por qué? ¿Qué hago yo aquí? ¿Qué significa todo esto? —Adivínalo —replicó Kurt, recorriendo el cuerpo de Lauren con una mirada lasciva. Ella se estremeció. Observó horrorizada que la ropa mojada se le pegaba al cuerpo, revelando cada detalle de su silueta. —Hemos hecho cuanto nos pidió —intervino Wat Duncan—. Ahí tiene la linterna y la comida. Espero que todo esté a su gusto. Lauren intuyó que Vandiver había comprado los servicios de aquel granuja.


—Todo está perfecto. ¿Qué hace ella aquí? —replicó Kurt, señalando a June. —Mi hermana y yo tenemos muchos intereses comunes, entre ellos acabar con el señor Jared Lockett. —Al oír el nombre de su esposo, Lauren se sobresaltó. La otra muchacha sonrió—. Cuando me pidió que le permitiera acompañarme, no pude negarme. Además —prosiguió, esbozando una sonrisa obscena—, me temo que se ha encariñado con usted. Kurt entornó los ojos y miró a la joven que se insinuaba ante él sin ningún pudor. Lauren apartó la vista, asqueada, cuando June se pasó la lengua por el labio inferior, ofreciendo toda clase de promesas a Kurt. —No está mal, June —dijo él finalmente, acercándose a ella—; no está nada mal. Quizá tenga tiempo para ti... cuando haya terminado con la señora Lockett. June lanzó una mirada llena de odio y rencor a Lauren, quien ni siquiera reparó en ella. Comparada con Kurt Vandiver, aquella muchacha no representaba ningún peligro. —¿Por qué lo has hecho, Olivia? —preguntó Carson por enésima vez—. ¿Por qué has puesto en peligro la vida de esa pobre niña? El abogado de los Lockett todavía no se había recuperado de la impresión que había sufrido al descubrir que Olivia había traicionado a su propio hijo. Hacía pocos minutos que Jared había partido en busca de Lauren en compañía de Rudy y Thorn, y Carson deseaba que la encontraran antes de que el desalmado Kurt Vandiver le infligiera algún daño. Con templó a la mujer a quien había amado durante toda su vida. Algunas hebras plateadas destacaban sobre su cabello oscuro, retirado de la aristocrática frente. Siempre había dicho que Olivia tenía un cabello precioso... y mucha sangre fría. Ni los últimos acontecimientos ni el interrogatorio de su abogado habían conseguido que perdiera la calma. —¡Contesta, por favor! —insistió él, levantando la voz. Aquélla era la primera vez que recriminaba a Olivia su actitud—. ¿Por qué lo has hecho? —De verdad, Carson, este examen de conciencia me resulta de lo más molesto —protestó Olivia, haciendo un gesto de fastidio—. Me sorprende que seas tú quien reproche mi comportamiento. ¿Cuántas veces has afirmado que, cuando se trata de negocios, en ocasiones es necesario tomar decisiones arriesgadas y desagradables ? —Es cierto que, como abogado, he engañado a mucha gente, pero, que yo sepa, nunca he puesto la vida de una joven inocente como Lauren en manos de un desaprensivo como Vandiver —se defendió él. —¿Lauren, inocente? —espetó Olivia, furiosa—. ¡Todos los hombres sois iguales! Te recuerdo que ha logrado convencer a Jared de que ataque los intereses de su familia. —Jared tenía su propia opinión sobre los Vandiver desde antes de conocer a Lauren — replicó el abogado—. Sabes que nunca ha confiado en ellos porque, según él, representaban una amenaza contra todo aquello por lo que su padre había luchado. Considero que Lauren ha ejercido una influencia muy positiva sobre él. Le ha hecho darse cuenta de cuáles son sus defectos y le ha ayudado a corregirlos... —¡Basta! —atajó Olivia, golpeando la brillante superficie de la mesa con la mano—. ¡No quiero oír ni una palabra más sobre Lauren y sus virtudes! ¡Estoy harta de escuchar esa canción una y otra vez! Carson estudió el rostro de su amante con atención. Sus ojos verdes brillaban de ira, y las aletas de su nariz temblaban. —Estás celosa, ¿verdad? —adivinó—. Te ha alejado de Jared, yo la quiero como a una hija, y Ben... —¡Ben, sí, Ben! —exclamó Olivia, exasperada—-. ¡Durante años me humilló con esa maldita puta! ¡Todo Coronado se reía de mí a mis espaldas porque mi marido prefería acostarse con esa perra mejicana! ¡Incluso afirmaba que quería a su hijo bastardo tanto como al mío! ¿Cómo pudo ofenderme así durante tantos años? ¡A mí, la mujer más hermosa de Nueva Orleans, la descendiente de una de las familias más respetadas e influyentes de esa ciudad! ¡Cuando se casó conmigo me trajo a esta tierra dejada de la mano de Dios y pretendió que llevara la misma clase de vida que sus trabajadores! —añadió con los ojos llenos de lágrimas. Aquélla era la primera vez que lloraba delante de Carson—. No me amaba. Sé que nunca me amó —murmuró—. De todas formas, ¡yo no podía permitir que instalara aquí a su última conquista! ¡Hubiera preferido arder en el infierno!


—Olivia, sabes perfectamente por qué trajo Ben a Lauren. Esperaba que Jared y ella... —¡Eso dijo él! —interrumpió la mujer—. ¿Acaso no oíste cómo hablaba de ella? ¡Lauren era una preciosidad, bondadosa, inocente, agradable, educada, refinada...! ¿Por qué no me amaba? —se preguntó, ocultando el rostro entre las manos—. ¿Por qué? ¿Por qué? La inesperada confesión de Olivia rompió el corazón de su fiel abogado, quien, sacando fuerzas de flaqueza, se atrevió a formular la pregunta que le quemaba los labios: —Siempre amaste a Ben, ¿verdad? —¡Mentira! —exclamó Olivia, dando un puñetazo sobre la mesa—. ¡Le odiaba con toda mi alma! —Le amabas —insistió Carson. Olivia levantó la mirada, como si acabara de recordar que estaba hablando con él. Sus ojos verdes estaban empañados en lágrimas. —¡Tú! —exclamó con una mueca de desprecio—. ¡Eres tan estúpido que ni siquiera te has dado cuenta de que tan sólo te utilicé para poner celoso a Ben! Se me ocurrió que manteniendo una aventura extramatrimo-nial con el mejor amigo y socio de mi esposo le devolvería todas sus humillaciones. ¡Pero me salió el tiro por la culata! —Rió con amargura—. Ben se refugió en brazos de la puta mejicana, y yo me vi obligada a hacerte sitio en mi cama durante largos años. Sólo vivo para que llegue el día en que, una vez finalizadas las obras del ferrocarril, pueda desembarazarme de todos vosotros de una vez por todas. ¿Nunca te has preguntado por qué me acostaba contigo, un pobre hombre, calvo y obeso, que me hacía el amor como un adolescente inexperto, cuando estaba casada con un auténtico semental? ¡Eres un idiota, Carson! El abogado ya no escuchaba a Olivia. Estaba demasiado absorto pensando que había depositado sus sentimientos más nobles en una mujer egoísta que le pagaba todos sus sacrificios con desdén. Por ella había renunciado a casarse y formar una familia, al respeto de su mejor amigo y, lo que era peor, a su autoestima. Ahora quería recuperar lo perdido, pero era demasiado tarde. Tantas humillaciones lo habían convertido en un hombre duro por fuera y vacío por dentro. Ni siquiera las ofensivas palabras de Olivia le habían causado dolor.

Ella, con la mirada extraviada, y sonriendo con expresión triunfal, no advirtió que Carson hundía la mano en el bolsillo interior de su chaqueta y le acercaba un revólver a la sien. Cuando lo vio, echó la cabeza hacia atrás y prorrumpió en carcajadas. El abogado apretó el gatillo y contempló apenado cómo la cabeza de su amada caía pesadamente sobre la mesa. Incluso muerta era tan hermosa... Sin apartar la mirada de ella, se llevo el arma a la sien y disparó por segunda vez.

La fuerte lluvia dificultaba las tareas de rastreo. De no haber sido por la confianza que Thorn le inspiraba, Jared habría perdido todas las esperanzas de encontrar a Lauren con vida. Cuando Rudy y él no eran más que unos niños, el comanche les había enseñado a seguir un rastro; aunque habían sido sus alumnos más aventajados, el barro, la lluvia y la oscuridad les habían hecho abandonar hacía un buen rato. Llevaban una hora y media cabalgando cuando el indio se irguió. —Han ido en dirección al río —anunció. —Bien, ¿a qué esperamos? —dijo Jared, impaciente. —¡Pero Jared! —protestó Rudy—. No estarás pensando en atravesar el río Caballo, ¿verdad? Es prácticamente imposible. ¿Por qué no regresamos a Keypoint, esperamos a que amaine la tormenta, descansamos un poco y reanudamos la búsqueda al amanecer? —¡Ni hablar! —replicó su hermano—. Si no queréis venir, iré yo solo. Sospecho qué se propone ese cabrón, y Lauren estará aterrorizada. Su rostro reflejaba la determinación que había heredado de dos caracteres tan fuertes como los de sus padres. Rudy y Thorn intercambiaron una mirada: la del primero, exasperada; la del comanche, reservada, como si cabalgar a medianoche bajo una terrible tempestad fuera lo más habitual. Sin mediar palabra, espoleó su montura y avanzó en dirección al río, concentrando toda su atención en las huellas de los caballos, que desaparecían con rapidez bajo la intensa lluvia. —A ver cómo nos las ingeniamos para cruzar el maldito río —gruñó Rudy, que los seguía resignado.


Jared oyó su comentario por encima del estrépito de los truenos. —No tengo ni idea. Sólo sé que debemos continuar la búsqueda. Hemos de encontrarla. El dolor de cabeza que Lauren padecía aumentó hasta hacerse casi insoportable. Temía que el golpe que se había dado fuera más serio de lo que parecía. Tratando de reprimir las náuseas, observó a las tres personas que se habían instalado en el fondo de la cueva y se entretenían bebiendo whisky. Por lo menos, tenía tiempo de pensar. Su mayor preocupación era el bebé. Aunque apenas sabía nada sobre los cuidados que una mujer embarazada debía recibir, sospechaba que una larga cabalgada bajo la lluvia y un fuerte golpe en la cabeza no podían ser beneficiosos. Cerró los ojos y rezó para que su hijo no hubiera sufrido ningún daño. ¿Qué sería de ella? ¿Qué se proponían Wat Dun-can y Kurt Vandiver? Si no le hubiera dolido tanto la cabeza, habría estado más asustada. En su estado, sólo cabía aceptar la situación con resignación y rogar que se produjera un milagro. Carecía de la fuerza y la destreza necesarias para luchar contra aquellos tres desalmados, y tampoco podía escapar. ¿Adonde iría en mitad de la noche, bajo aquella tormenta? «Que no le suceda nada malo a mi hijo, por favor», suplicaba una y otra vez sin resignarse a perder la esperanza de que Jared la rescatara. Kurt no había vuelto a nombrarlo, y ella no se atrevía a preguntar. Por lo menos, sabía que no había sido trasladado moribundo a aquella cueva. ¿Y si estaba herido... o muerto? ¡No, imposible! Sin duda estaba vivo, y había emprendido su búsqueda. Aunque aquella tarde él había asegurado que no la amaba, Lauren, que conocía a su marido, sabía que era demasiado orgulloso para permitir que Kurt Vandiver le arrebatara algo que le pertenecía. La cabeza le dolía tanto que decidió dejar de pensar y agarrarse a aquella esperanza como a un clavo ardiente. Kurt y Wat Duncan se habían enzarzado en una discusión. Al oír sus voces crispadas, la muchacha levantó la cabeza y escuchó con atención. Trató de enfocar a los dos hombres, pero apenas veía unas borrosas siluetas. —Le digo que nosotros también queremos participar en esto —manifestó Duncan—. June y yo siempre hemos deseado vengarnos de Jared Lockett, y ha llegado el momento. Hemos hecho cuanto nos ha ordenado... incluso lo de María Méndez. —Os la cederé cuando haya terminado con ella, pero de momento yo soy el único que tocará a esta mujer. ¡Largaos de aquí de una vez! Cuando haya acabado, os avisaré, y entonces será toda vuestra. Kurt cometió el error de adoptar un ofensivo aire de superioridad y subestimar a los Duncan. A una señal de Wat, June rodeó el cuello de Kurt con los brazos y lo arrojó al suelo. La joven se sentó a horcajadas sobre la espalda de su víctima y la inmovilizó. —Así aprenderá a tratar a un Duncan como se merece, señor Vandiver. —Wat echó a reír—. Sujétale mientras me ocupo de la señora Lockett —ordenó a su hermana—. Observe, señor Vandiver; le enseñaré algunos trucos. June se inclinó sobre Kurt Vandiver y rió junto a su oído mientras agitaba las caderas sobre las nalgas de él. El hombre no se movió, arrepentido de haber subestimado a aquella chusma. —¿Preparada para ver a un hombre de verdad, señorita? Lauren retrocedió hasta chocar contra la pared húmeda y miró horrorizada a Duncan, cuya sonrisa mostraba una dentadura sucia y podrida. Desnudándola con la vista, el bandido se pasó la lengua por los labios, tendió las manos y procedió a desabrocharle la blusa. Cuando ella trató de retirarle las manos, el hombre le arrancó la ropa interior y emitió un largo silbido al contemplar los senos de la joven, más colmados que nunca debido al embarazo. —¡Mira esto, June! —exclamó—. ¿A que nunca has visto unas tetitas como éstas? Si te portas bien, te dejaré jugar con ellas un ratito. Lauren empleó las escasas energías que conservaba para gritar. June se sobresaltó, lo que Kurt aprovechó para alargar un brazo y hacerse con su pistola; no acertaba a comprender cómo Duncan y su hermana la habían dejado al alcance de su mano. Tras apuntar directamente a la espalda de Wat Duncan, disparó. De no haber quedado alojada en un hueso, la bala habría atravesado el cuerpo del carbonero y herido a Lauren. Wat Duncan se desplomó sobre la muchacha al tiempo que la sangre brotaba a borbotones de su boca. Lauren chilló de nuevo e intentó desembarazarse de aquel hombre moribundo cuyas facciones se habían contraído en un gesto de dolor. Tras un último esfuerzo, se apartó de él y a


punto estuvo de desmayarse al advertir que su ropa y su pecho desnudo estaban cubiertos de sangre. June contempló atónita el cuerpo exánime de su hermano, que se desangraba en el suelo, y, emitiendo un rugido ahogado, se abalanzó sobre Kurt. Ambos rodaron por el suelo, golpeándose el uno al otro con fuerza. Los blancos muslos de June brillaban bajo la luz de la linterna mientras luchaba por arrebatar el arma a Kurt. Otro disparo resonó en la cueva, y Lauren contuvo la respiración cuando los dos cuerpos quedaron inmóviles en el suelo. Finalmente, Kurt se separó de June, cuyos brazos y piernas estaban entrelazados con los suyos. Gateó hasta un rincón y buscó denodadamente hasta encontrar una botella de whisky, de la que bebió sin apartar la vista de Lauren. Cuando hubo saciado su sed, se secó la boca con la mano. Los arañazos de sus mejillas revelaban que June había conseguido imprimir su huella antes de morir. Lauren contemplaba todas aquellas atrocidades, incapaz de reaccionar. Los latidos de su corazón retumbaban en sus oídos, y las paredes de la cueva habían comenzado a bailar ante sus ojos. —Será mejor que te portes bien conmigo y me hagas pasar un buen rato, jovencita —dijo Kurt, acercándose a ella—. Mira la que se ha armado por tu culpa. Tendió las manos, que a la delirante Lauren le parecieron dos enormes garfios, y, sujetándola por los hombros, la obligó a ponerse en pie. —He esperado este momento durante mucho tiempo —masculló él, clavando la mirada en el busto desnudo de la muchacha. Parecía no darse cuenta de que Lauren apenas si podía tenerse en pie. De pronto posó una de sus enormes manos sobre un pecho desnudo y lo estrujó mien tras con la otra se desabrochaba los pantalones. Lauren empezó a debatirse entre sus brazos. —¡Así me gusta, Lauren! —murmuró, complacido—. ¡Resístete un poco! Ella apenas tuvo tiempo de apartarse antes de que la culata de un rifle se estrellara contra el cráneo de Kurt Vandiver, cuyos ojos quedaron en blanco antes de que cayera al suelo sin sentido, arrastrando a Lauren consigo. —¡Señora Lockett! —exclamó Jack el Loco, arrodillándose a su lado—. ¿Qué hace usted aquí? ¿Dónde está su marido? Lauren estuvo a punto de prorrumpir en carcajadas histéricas. ¡Acababa de encontrarla medio desnuda y cubierta de sangre, y sólo se le ocurría preguntar por Jared! —Ayúdeme, por favor —suplicó—. ¿Dónde estamos? —Ésta es la entrada trasera de mi casa —contestó Jack Turner—. ¿Cómo ha llegado hasta aquí? Habría jurado que nadie conocía la existencia de esta cueva. Al oír gritos y disparos, vine hacia aquí para averiguar qué sucedía. Propongo que quien haya eliminado a estos dos sea condecorado —añadió al ver los cadáveres de los hermanos Duncan. Lauren creyó atisbar un destello bondadoso en los ojos de Jack Turner, quien, avergonzado, desvió la mirada mientras ella se cubría el pecho desnudo. Trató de hablar, pero las palabras se negaban a acudir a sus labios y su cerebro parecía incapaz de concebir un pensamiento coherente. —Acompáñeme —dijo Jack, ayudándola a ponerse en pie—. Será mejor que salgamos de aquí antes de que... Kurt, que había logrado recuperarse del golpe recibido en la cabeza, propinó una fuerte patada en el estó-mago a Jack Turner, quien cayó al suelo e intentó alcanzar su rifle. Kurt fue más rápido y disparó antes de que consiguiera su propósito. Lauren gritó cuando Jack se ovilló en el suelo y la sangre empezó a manar de su pecho. —Dios mío... —gimió. «¿Cuánto durará esta pesadilla?» —¡Dios santo! —exclamó Kurt, dando una patada al herido—. ¿Habías visto alguna vez un rostro tan repugnante? Creía que la historia del ermitaño mutilado no era más que un cuento inventado por las madres para asustar a sus hijos. Supongo que no preferirás su compañía a la mía, ¿verdad? Ven aquí —agregó, tendiendo una mano hacia Lauren, quien, trémula, había retrocedido unos pasos. —Si la tocas eres hombre muerto, Vandiver —amenazó alguien desde la entrada de la cueva. Lauren reconoció la voz de Jared y suspiró aliviada. Kurt, que también había vuelto la cabeza, parecía tan sorprendido como ella; dos individuos con traje de vaquero y sombrero calado hasta las cejas le apuntaban directamente al pecho. Lo más asombroso era que aquellos hombres se parecían como dos gotas de agua; su altura y corpulencia eran idénticas. El ala de los sombreros les ocultaba los ojos, y sendos pañuelos cubrían sus rostros.


El pulso de Kurt se aceleró cuando contempló lo que parecía un efecto óptico o la consecuencia directa de la enorme cantidad de whisky que había ingerido. Momentos después, adivinó que se hallaba frente a Jared Lockett y su hermano bastardo. Sin embargo, el parecido entre ambos era tan grande que le resultaba imposible distinguir quién era quién. —Juro por Dios que te mataré si no la sueltas ahora mismo —afirmó Jared con voz gélida mientras Kurt se esforzaba en vano por averiguar cuál de las dos figuras inmóviles hablaba—. Sólo te quedan tres balas, a menos que hayas fallado algún disparo, lo que te pondría en una situación aún más difícil. Nosotros disponemos de doce balas entre los dos. No puedes hacer nada, de modo que apártate de Lauren de una vez. Lauren frunció el entrecejo y forzó la vista. Habría jurado que había cuatro Jareds; la voz de su marido sonaba muy lejana. A pesar de las crueles palabras que le había dirigido aquella tarde, su esposo había acudido a rescatarla de las garras de Kurt Vandiver. Cuando Jared pronunció su nombre, reaccionó dando un respingo, lo que atrajo la atención de Kurt sobre ella. —No digas tonterías, Lockett —replicó Kurt, apuntando a la joven, que yacía a sus pies—; no dispararéis a nadie porque, si lo hacéis, tu mujercita morirá. Puedo matarla antes de que acabéis conmigo, de manera que será mejor que tu hermano bastardo y tú arrojéis los revólveres y dejéis de jugar a los disfraces. ¡Haced lo que os digo! —ordenó cuando ambos hermanos intercambiaron una mirada de indecisión. Finalmente Jared y Rudy depositaron las armas en el suelo. Kurt se acercó con cautela y, tras alejarlas de un puntapié, retrocedió unos pasos. Le hubiera gustado arrancarles los pañuelos y descubrir sus rostros, pero no se atrevió; aquellos ojos que lo observaban rebosaban de odio y ansias de venganza. —¿Quién de los dos es Jared? —preguntó. Comenzaba a perder los estribos ante la impasibilidad de sus adversarios, que no contestaron—. ¡Entonces tendré que mataros a los dos! No me apetece violar a esta preciosidad delante de tantos espectadores. Será mejor que acabemos cuanto antes. Tengo prisa por ocuparme de Lauren —añadió, esperando que el marido de ésta se delatara. Sin embargo, ambos hermanos intuyeron sus intenciones y optaron por no moverse. Lo que Kurt ignoraba era que Thorn los observaba escondido. Regocijado ante la idea de tener a los hijos de Ben Lockett a su merced, decidió divertirse un poco a su costa antes de eliminarlos. —Me pregunto si será tan buena en la cama como María Méndez. La muy zorra debía ser toda una mujer para mantener a Ben en su lecho durante tantos años. Creo que a Duncan le apetecía probar un bocado tan sabroso, pero, desgraciadamente, Lauren apareció y tuvo que matarla enseguida. El carbonero se jacta de que nunca se ha visto un corte tan limpio y profundo como el que rebanó el cuello a esa perra. ¿Es eso cierto? A Lauren se le revolvió el estómago. Jared y Rudy ni siquiera pestañearon al oír las ofensivas palabras de Kurt. —Está bien —dijo éste, empezando a impacientarse—; ya veo que no tenéis sangre en las venas y que sois incapaces de comportaros como hombres. Apuntó a uno de ellos. Lauren contuvo la respiración mientras se decía que Kurt era tan cobarde que no se atrevería a matar a un Lockett por miedo a las consecuencias. Sin embargo, Vandiver apretó el gatillo. La mujer se llevó una mano a la boca para ahogar un grito de terror. Una mancha oscura tino el pecho de uno de los vaqueros, que segundos después se desplomó sin sentido. ¡Uno de los Lockett acababa de ser asesinado! Era terrible. A Lauren comenzó a darle vueltas la cabeza. ¿Sería Jared quien yacía sobre un charco de sangre? Sintió un suave golpe en la rodilla izquierda, pero estaba tan absorta en sus pensamientos que apartó la pierna sin ni siquiera mirar de qué se trataba. Cuando los golpes se repitieron con insistencia, bajó la vista hasta posarla en el rifle que Jack Turner le tendía. ¡Jack el Loco estaba vivo y la miraba con ojos nublados por el dolor! Señalaba a Kurt, quien, de espaldas a ellos, lanzaba toda clase de improperios al hombre que quedaba vivo. Lauren se sentía incapaz de hacer lo que el ermitaño le pedía. Sus convicciones más profundas le impedían obedecer sus indicaciones. Incluso si hubiera tenido fuerzas para tomar el rifle y disparar, no habría podido hacerlo. Matar no estaba bien; se trataba de una acción cruel e injustificada. ¿Incluso cuando estaban enjuego las vidas de Jared y su hijo? Lauren no sabía cómo resolver aquel dilema. ¿Era necesario asesinar a un hombre para salvar a quienes más amaba? ¿Y por qué la maldita cueva no dejaba de girar alrededor de ella? Le dolía la cabeza, apenas veía y las náuseas se habían apoderado de su estómago.


«¿Y mi hijo? —se preguntó—. Por favor, Dios mío, no permitas que sufra ningún daño. ¡Jared! Dime que no estás muerto.» Deseaba gritar, pero se sentía demasiado débil para realizar tamaño esfuerzo. Kurt cargó-su revólver y apuntó a la figura que quedaba en pie. «No me pidas esto, Dios mío —suplicó Lauren—. Sabes que no puedo hacerlo. Nunca he manejado un rifle... ¿Y si fallo el tiro?» Demasiado tarde. Kurt se disponía a disparar. Sin saber cómo, Lauren cogió el rifle. La visión borrosa desapareció cuando apuntó a la espalda de Kurt y apretó el gatillo sin vacilar un instante. La culata del arma le golpeó el pecho, haciéndola caer hacia atrás, al tiempo que la detonación resonaba en la cueva, produciendo un ruido ensordecedor. Una explosión más fuerte siguió a la primera; ésta tuvo lugar en la cabeza de Lauren, se quedó deslumbrada por una luz cegadora. Luego se sumió en la oscuridad más absoluta. Paz, tranquilidad, silencio... ¡bienvenidos! También sueños; el salón de los Prather y Lauren sentada al piano vestida con un traje de blancura deslumbrante. María se hallaba de pie junto a un Ben mucho más alto y robusto de lo que había sido en vida. Inclinado sobre ella, el hombre le daba cariñosas palmaditas en el brazo. Carson también se encontraba allí y sonreía a Lauren. «¿Qué hace toda esta gente en casa de Abel y Sybil?», se preguntó, extrañada. Levantó las manos del teclado y buscó con la vista otra cara conocida que ni siquiera recordaba a quién pertenecía; sólo sabía, que ansiaba contemplar aquel rostro. ¿Por qué era tan importante para ella localizar a aquel desconocido? A medida que se repetía aquella pregunta una y otra vez, la imagen se difumi-naba. Más tarde, se encontró recorriendo un largo pasillo, a ambos lados del cual se erguían altas columnas. Su largo cabello se enredaba alrededor de aquellos gruesos pilares. Volvió la cabeza y descubrió que su melena se extendía hasta perderse en el horizonte. Al final del corredor la esperaba una mujer vestida de novia, cuyo rostro, oculto tras un velo de encaje, se parecía al suyo. —¡Madre! —exclamó, corriendo hacia ella. Mientras se acercaba, estudió con atención aquel rostro de piel tan blanca que parecía transparente y aquellos ojos, tan semejantes a los suyos, que la miraban con amor. Los labios de la mujer dibujaron una sonrisa. Aunque la imagen no pronunció palabra, Lauren comprendió el mensaje que su madre le dirigía: «Lauren, ¡me siento tan orgullosa de ti! Cuando eras sólo un bebé, solía entrar en tu habitación mientras dormías. Te besaba, te acariciaba y no dejaba de rezar para que el futuro te deparara lo mejor. ¡Eras una criatura deliciosa! Jamás me causaste un problema. Lamento haberte abandonado cuando más me necesitabas. Yo deseaba permanecer a tu lado, cuidar de ti, verte crecer, pero ¡sufría tanto! Perdóname, Lauren.» —Madre, yo te quería. ¿Te lo dije alguna vez? «Claro que sí, cariño; cientos de veces.» —Nunca me desprendo de tu broche, ¿sabes? Y a menudo miro tu retrato de bodas. Lauren hablaba atropelladamente. ¡Tenía tantas cosas que contar a su madre y tan poco tiempo para hacerlo! La imagen comenzó a alejarse lentamente. Lauren alargó un brazo y trató de retenerla a su lado. —¡No te vayas, por favor! —suplicó—. ¡Te necesito! «No, Lauren; todavía no ha llegado tu hora. Hay demasiada gente que te necesita. Te prometo que volveré a buscarte, pero eso será dentro de muchos años. Ahora debo marcharme.» Y se desvaneció ante la atónita mirada de Lauren. —¡Madre! —exclamó al tiempo que se debatía para librarse de las garras que le sujetaban los brazos. Intentó abrir los ojos, pero un terrible dolor de cabeza se lo impidió. Oyó voces apagadas. No consiguió entender qué decían. ¡Le costaba tanto concentrarse en una simple conversación! Alguien le acarició la mano mientras unos labios fríos se posaban sobre su frente. Aquellos contactos le provocaron placenteras sensaciones que se vio obligada a ignorar cuando el reino de los sueños reclamó su presencia. Los sueños dejaron de ser agradables. Vio y reconoció a Jared, a pesar de lo mucho que había cambiado. Un halo de luz brillante y cegadora emanaba de su cuerpo desnudo. Su único atuendo consistía en un par de sandalias atadas a las pantorrillas con correas. Con rostro inescrutable, se protegía de un peligro desconocido con una espada y un escudo de metal. Su miembro erecto era la


única parte de su cuerpo dotada de vida. Intimidada por la severidad de su semblante, Lauren se acercó a él muy despacio. «¡Es tan guapo!», pensó mientras tendía una mano para rozarle la piel. Al instante la retiró, asustada. ¡Aquél no era un hombre de carne y hueso, sino una estatua de mármol duro y frío! Al oír una desagradable risa, volvió la cabeza. Olivia, cuyos cabellos se retorcían como las serpientes de Medusa, abría la boca desmesuradamente para dejar escapar las carcajadas. Lauren gritó y forcejeó para librarse de las manos que le sujetaban los brazos, tratando de zafarse de la bestia que amenazaba con abalanzarse sobre ella. Luego la oscuridad volvió a envolverla. El ascenso resultó dificultoso, pero, una vez lo hubo iniciado, fue incapaz de detenerse. Al otro lado de la puerta la aguardaba la vida que había abandonado en la cueva de Jack Turner. ¿Cómo no había caído en la cuenta antes? Debía limitarse a abrirla para ver todo cuanto deseaba olvidar. Imposible; todavía no se sentía con ánimos suficientes. Sin embargo, tarde o temprano tendría que hacerlo. ¿Por qué no en ese instante? Finalmente empujó la puerta. Cuando abrió los ojos, reconoció la habitación de Jared en Keypoint. Las cortinas estaban corridas para impedir que la luz del sol inundara la estancia. Volvió la cabeza lentamente y vio a su marido sentado en un sillón junto a la cama. ¡Estaba vivo! Quiso gritar de alegría, pero le faltaban las fuerzas para hacerlo. Jared dormía plácidamente, y sus manos, apoyadas en los brazos de la butaca, trajeron a su memoria el recuerdo de su primer encuentro. También entonces le habían parecido fuertes y vigorosas. ¡Hacía tanto tiempo de aquello! Observó alarmada que su esposo ofrecía muy mal aspecto. Las mejillas hundidas y las ojeras revelaban falta de descanso; llevaba barba de varios días, y sus ropas estaban sucias y arrugadas. ¿A qué se debía su desaliño? Deseó poder acercarse a él para retirar los rizos castaños que le cubrían la frente. En ese momento, se abrió la puerta y Gloria entró en el dormitorio portando una tetera humeante. Al ver que Lauren estaba despierta, gritó de alegría y exclamó: —¡Gracias a Dios! Jared despertó sobresaltado y se frotó los ojos, intentando recordar dónde se hallaba. Se precipitó hasta la cama y cayó de rodillas junto a su esposa para buscar en su rostro las huellas del dolor que durante los últimos días la había torturado hasta hacerla delirar. —Jared... —susurró. —Cariño... —dijo él, tomando su mano entre las suyas—. ¿Cómo te encuentras? «¿Cariño? —se dijo Lauren, extrañada—. ¿Me ha llamado "cariño"? ¡Debo de estar soñando!» —¿Tú qué crees? —intervino Gloria, tratando de aliviar la tensión—. Se siente débil, cansada, y seguramente le duele la cabeza. belde—afirmó su cuñada, sonriendo divertida—. ¡Ojalá fuera tan dócil como tú y accediera a guardar cama! —¿Está vivo? —preguntó Lauren, cada vez más confusa. ¿Lo sucedido en la cueva de Jack Turner había sido un sueño? Le dolía tanto la cabeza que apenas podía pensar con claridad. —Rudy está perfectamente —la tranquilizó Jared, apartándole los rizos de la frente—. Hace falta más que un rasguño en el hombro para acabar con él. —Pero... ¡yo lo vi morir! —sollozó ella, estremeciéndose al recordar la escena del tiroteo. Jared la abrazó y la hizo reclinar la cabeza sobre su hombro mientras intentaba apaciguarla con palabras amables: —No llores, Lauren; ya ha pasado todo. Vamos, vamos, deja de llorar. Más confortada, apoyó la frente en el pecho de su marido. De repente, la asaltó un terrible pensamiento; ¡su hijo! Se apartó de su esposo para mirarlo a los ojos. —¡Dime la verdad, Jared! ¿Le ha ocurrido algo a mi hijo? Él la miró desconcertado durante unos segundos y luego sonrió. —Cariño, has estado delirando. Sin duda se trata de un sueño. —No, Jared —terció Gloria, que observaba la escena con lágrimas en los ojos—. Al examinarla, el doctor Graham descubrió que Lauren está embarazada. Preferí no comentártelo para no preocuparte. Cálmate, Lauren; tu hijo no ha sufrido ningún daño.


Jared miró a su esposa y su cuñada alternativamente sin saber qué decir. Por último se volvió hacia Lauren. —¿Estás embarazada? —preguntó, incrédulo—. ¿Vamos a tener un hijo? ¿Por qué no me lo dijiste? Las lágrimas rodaron por las mejillas de la joven cuando recordó que su esposo la había acusado de intrigante delante de Olivia y los Vandiver. Jared comprendió las razones de Lauren al instante. Con los ojos empañados, tomó su rostro entre sus manos. —¿Por qué, Lauren? —repitió, enjugándole las lágrimas—. ¿Podrás perdonarme algún día? La emoción quebró aquella súplica desesperada. Gloria abandonó la habitación sin hacer ruido para dejar sola a la pareja. Jared permaneció una hora más junto a Lauren. Antes de cerrar la puerta, volvió la cabeza, como si quisiera asegurarse de que su esposa continuaba en el lecho, a salvo de todo peligro. Gloria se hallaba en su habitación, tratando de convencer a Rudy de que debía guardar cama. El matrimonio miró a Jared con expectación cuando éste entró en el dormitorio. —Se ha quedado dormida —dijo al tiempo que se dejaba caer en una silla y se frotaba los ojos—. ¡Estoy agotado! —¡Pobre Lauren! —suspiró Rudy—. ¡Debió sufrir muchísimo! Todavía no sabemos qué ocurrió antes de que la encontráramos. Es la única que puede atar los cabos sueltos, pero debemos darle tiempo. Tardará algunos días en recuperarse. Aquella noche fatal, Rudy había recobrado el sentido a tiempo de ver cómo Kurt Vandiver se tambaleaba tras recibir el impacto de la bala que Lauren acababa de disparar. Jared corrió hacia su esposa gritando como un loco y se arrojó sobre ella para impedir que el tiro de Kurt la alcanzara. En ese momento, Thorn, que había observado el desarrollo de la acción desde la entrada de la cueva, hizo su aparición. La idea de que ambos hermanos se presentaran ante Vandiver con un aspecto idéntico había partido del comanche. Los indios concedían gran importancia a la escenografía como medio de distorsión; cualquier elemento que desestabilizara al enemigo podía convertirse en un arma poderosa. Thorn debía limitarse a observar los acontecimientos, a menos que Jared o Rudy sufrieran algún daño. Desde el primer momento había entendido la sed de venganza de ambos hermanos y no había intentado disuadirlos. Tras el tiroteo, entró en la cueva y se hizo cargo de la situación con sólo una mirada. Se arrodilló junto a Rudy y comprobó que la herida era superficial; no le dijo que, si la bala hubiera seguido otra trayectoria, le habría perforado un pulmón. Pasó de largo ante los cadáveres de los hermanos Duncan y se acercó a Jack Turner, quien todavía respiraba; su herida era mucho más grave que la de Rudy, por lo que el comanche se apresuró a prestarle los primeros auxilios. —Le he explicado qué ocurrió desde que abandonamos la cueva hasta que llegamos aquí — dijo Jared, echando la cabeza hacia atrás y cerrando los ojos—. No se ha reído tanto como yo cuando le he contado que te desmayaste y estuviste a punto de caerte del caballo cuando atravesamos el río. —¿Ah, sí? —replicó Rudy, fingiéndose enojado—. Espera a que me recupere y ya te enseñaré yo lo divertido que me pareció. —La pobre está preocupada porque Thorn no consiguió extraer la bala del pecho de Jack — continuó Jared—. He tenido que explicarle que se halla alojada cerca de varios órganos vitales y que la operación es demasiado complicada. —Hemos de confiar en Thorn —intervino Gloria—. Apuesto a que hizo un buen trabajo. Después de todo, le ha salvado la vida. —Eso le he dicho a Lauren. Se ha quedado más tranquila al enterarse de que Elena cuidará de él hasta que se recupere. Elena, que había tomado al viejo ermitaño bajo su protección, había prometido por la tumba de su hija muerta que Jack nunca regresaría a aquella lóbrega y fría cueva. Jared no se había atrevido a reconocer ante su esposa cuánto había sufrido durante los días que ella había permanecido inconsciente. Aunque no mostraba signos de violencia cuando la rescataron, la


ropa desgarrada y el torso cubierto de sangre evidenciaban los horrores que había vivido. La muchacha había pasado los días vomitando, incluso en su estado inconsciente. El doctor Graham, que no había podido visitarla hasta última hora de la tarde, había diagnosticado una fuerte conmoción y descubierto que la señora estaba embarazada, lo que prefirió no comunicar a Jared. Éste aún no conocía la dramática muerte de su madre, y el médico temía que tantos hechos desagradables lo impulsaran a cometer una locura. Sin embargo, Jared había sorprendido a todos al aceptar con resignación la noticia de la muerte de Olivia. La posibilidad de perder a Lauren le había afectado tanto que apenas concedía importancia a lo demás. El doctor Graham había acompañado a Jared al funeral de Olivia y Carson y regresado con él a Keypoint. Tras examinar a Lauren por segunda vez, se había mostrado escéptico y preocupado. —He hecho cuanto he podido. Ahora todo depende de ella. Las conmociones son tan traicioneras... Tras pronunciar aquellas palabras, se había marchado, dejándolos sumidos en la desolación y la incer-tidumbre. Habían transcurrido cinco días desde entonces. Jared se había negado a abandonar la habitación de su esposa y había pasado los días paseando arriba y abajo como un animal enjaulado. Rudy y Gloria compadecían a aquel hombre que, con el rostro enterrado en sus manos, se estremecía al pensar que había estado a punto de perder a la persona a quien más amaba. —Se siente culpable por haber matado a Kurt —murmuró—. Afirma que no le hizo nada, que solóla tocó un poco. Y Duncan... ¡Oh, Dios mío! —exclamó, echando la cabeza, hacia atrás y mordiéndose el labio inferior. Todos la habían hecho sufrir mucho... y él mismo más que nadie—. ¿Volverá a ser la misma de antes? —¿Le has contado lo de Olivia y Carson? —preguntó Gloria. —Sí. —Jared suspiró—. Quise ahorrarle los detalles, pero insistió en que le explicara lo sucedido. A pesar de que se sentía muy débil, Lauren había encontrado fuerzas para consolarle por la muerte de su madre. Cuando Jared se disponía a describirle la espeluznante escena que Rosa había presenciado en el despacho, le había hecho callar cruzándole los labios con un dedo. —¿Sabéis qué ha dicho? —continuó Jared—. Ha dicho que sentía lástima por mi madre. ¿Cómo puede ser tan generosa después de lo mal que se portó con ella? —se preguntó, negando con la cabeza—. Dice que Olivia me quería a su manera. —Creo que tiene razón, Jared —repuso Gloria, conmovida. —Yo también —concedió él, aclarándose la garganta al tiempo que trataba de ocultar la emoción que le embargaba—. Le ha sorprendido saber que Parker Vandiver huyó de Austin en cuanto se enteró de la muerte de su hijo. Le he explicado que mis sospechas me llevaron a averiguar que él y sus amigotes estaban llenándose los bolsillos a nuestra costa y que en los últimos meses he ignorado a sus subordinados y negociado directamente con los altos cargos de la Compañía del Ferrocarril Transcontinental. Se ha alegrado al enterarse de que Parker fue atrapado antes de llegar a Oklahoma. —¿Qué ocurrirá ahora con el ferrocarril? —inquirió Gloria. —Las obras concluirán en el tiempo previsto —contestó Jared con una sonrisa—. El banco ha accedido a subvencionar la ampliación de la planta eléctrica del viejo Kendrick, de manera que el suministro de agua potable a Pueblo quedará garantizado. Además, me he comprometido a mejorar la situación de la comunidad mejicana. ¡Parezco el Ejército de Salvación! —Jared, eres un asno —espetó Rudy—. ¿ Cómo pudiste hacer creer a Lauren que estabas de acuerdo con los planes de Vandiver? —Porque temí que mi madre y Vandiver se interpusieran entre nosotros. Cuando me... —Se interrumpió, sonrojado—. Cuando me enamoré de ella, tuve que fingir que la odiaba. De lo contrario, Olivia y Vandiver habrían adivinado de parte de quién estaba. Lauren oyó la discusión que tú y yo mantuvimos una noche en el porche, ¿recuerdas, Rudy? Creyó que hablábamos de la revuelta en Pueblo. —¿De modo que no le dijiste que habías planeado asaltar el despacho de los Vandiver en Austin? ¡Gracias a Dios, logré disuadirte de cometer semejante locura! —Lauren estaba convencida de que me reunía cada noche con los hombres de Vandiver, en lugar de con los granjeros que proyectaban tenderles una embosca da. Incluso obligó a Pepe a esconder toda la munición pensando que era para los mercenarios—añadió con una sonrisa—. El pobre Pepe no le habló de mis planes para proteger a los habitantes de Pueblo y tuvo que


desenterrar las cajas cuando ella se hubo marchado. Espero que me perdone y podamos empezar de nuevo —suspiró, apesadumbrado. —Lauren es una mujer muy fuerte —intervino Gloria, abrazando a su cuñado—. Se precisa mucha paciencia para aguantarte, pero apuesto a que está dispuesta a seguir haciéndolo. Y ahora, hazme un favor; báñate... y duerme un rato. Jared sonrió. —¿Has dicho a Rudy que Lauren está esperando un bebé? —preguntó a Gloria. —Sí —contestó ella, dándole una cariñosa palmada en la espalda. Gloria cumplió su promesa de despertar, a Jared tras atender a la enferma. Mientras él se arreglaba, Lauren quedó dormida de nuevo, de modo que él acercó una silla a la cama y se sentó a su lado. A la mañana siguiente, Lauren despertó sintiéndose mucho mejor. El dolor de cabeza había remitido, y, ahora que podía pensar con mayor claridad, se mostraba muy afectada por los últimos acontecimientos. Por fortuna había recuperado las fuerzas y el apetito. —No me sorprende —replicó Gloria—. Durante, una semana no has tomado nada más que té con azúcar. Rudy visitó a Lauren, y ésta se sintió tan feliz que los ojos se le llenaron de lágrimas. Para no preocupar a la muchacha, el capataz restó importancia a la herida que había recibido en la cueva de Jack Turner. En el transcurso del día, todos excepto Jared pasaron un rato junto a ella. Gloria estaba furiosa porque su cuñado había partido a primera hora de la mañana sin explicar adonde se dirigía. A Gloria se le partía el corazón cada vez que observaba el rostro apenado de Lau-ren. A última hora de la tarde, el sonido de las teclas de un piano aporreadas sin piedad sacó a la muchacha de su abatimiento. —¡Mi piano! —exclamó. —Jared ha traído de Coronado todo cuanto ha podido. Sabía que echabas de menos la música. Rosa y Elena atienden a Jack Turner, y de hoy en adelante Pepe se encargará de los establos. Un pajarito me ha contado que tu marido te ha preparado otra sorpresa; él te dirá de qué se trata. ¿Te sientes bien? —añadió Gloria, acariciándole la frente. —Sí... Pero estoy preocupada por mi hijo. —Te he repetido más de cien veces que el niño se encuentra perfectamente. Créeme, Lauren; nunca te mentiría sobre algo tan importante. —Ya lo sé —repuso ella, tomándole una mano—. ¡Estoy tan asustada! Mi hijo es lo único que me queda.

Jared regresó muy tarde, condujo su caballo al establo y ordenó a Pepe que se ocupara de él. A continuación se encaminó hacia los barracones para lavarse y cambiarse de ropa; había pasado el día cabalgando y se sentía sucio. Cuando estuvo presentable, entró en la casa y, tras dedicar un breve saludo a Rudy y Gloria, se dirigió a su habitación. La estancia estaba en penumbra, apenas iluminada por la lámpara que su cuñada había dejado encendida sobre el tocador. Lauren dormía plácidamente. Su oscuro cabello recién cepillado brillaba como el azabache. El camisón blanco que vestía se movía al ritmo de su respiración, y su cutis, casi transparente, parecía de nácar. El hombre cerró la puerta sin hacer ruido y se acercó a la cama de puntillas. Al oírlo, Lauren abrió los ojos. —Hola, Jared —susurró. —Lauren... —Con un leve movimiento de las cejas le pidió permiso para sentarse sobre la cama. Ella asintió y se hizo a un lado. Jared acercó el rostro al de ella, y Lauren pensó que nunca, ni siquiera en los momentos de pasión, la había mirado con tanta ternura y... amor—. He pasado el día en Pecan Creek —explicó Jared—. He decidido en qué lugar edificaré nuestra casa. Si la familia de Rudy continúa multiplicándose a este ritmo, Keypoint se nos quedará pequeño pronto. No creo que pueda terminarla antes de que nazca el niño —añadió, tomándole una mano—, pero no debes preocuparte; nuestro hijo, o nuestra hija, tendrá un techo bajo el que protegerse. Empezaremos a construir enseguida... a menos que desees modificar los planos, claro. —Yo... —balbuceó Lauren—. Entonces ¿quieres queme quede? —¿Que si quiero que te quedes? —repitió Jared, extrañado—. ¿A qué viene esto?


—El trato que cerramos... —Lauren, cariño, estuve a punto de enloquecer cuando creí que iba a perderte para siempre —interrumpió él, acariciándole la mejilla—. Si hubieras muerto sin saber cuánto te quiero, yo... no sé qué habría hecho. Si continúas a mi lado, no obtendrás los veinte mil dólares; ¿crees que vale la pena? —Quizá tarde cuarenta o cincuenta años en decidirlo. —¿Sabes cuándo me di cuenta de que me había enamorado de ti? —Echó a reír al tiempo que le pellizcaba el lóbulo de la oreja—. Fue el día que iniciamos la luna de miel. ¡Parecías tan orgullosa con aquel ridículo traje que lucías! Sin embargo, me cautivaste mucho antes. Apuesto a que si mi madre no se hubiera apresurado a organizar la boda, yo te habría llevado al altar por voluntad propia para meterte en mi cama. Mi padre era muy listo. —Entonces ¿sólo te atraía mi cuerpo? —Bueno, eso fue al principio —admitió Jared sonriendo con picardía e inclinándose para besarla en los labios. —Gracias por traer el piano —susurró ella, acariciándole el rostro. —De nada. —¿Dónde está el otro regalo? —¡Vaya! —exclamó Jared, enarcando una ceja—. Por lo visto, Gloria es incapaz de guardar un secreto. ¿Qué te parece una nueva yegua? Es tan bonita que ha revolucionado a todo el establo; color miel, crin y cola blancas y ojos castaños. Aunque, ahora que lo pienso... — agregó—, me pregunto si será buena idea confiarte otro caballo. Ya has acabado con dos. —¡Oh, Jared, yo...! —sollozó Lauren. —Lo siento, perdóname —se disculpó él, estrechándole la mano—. Estaba bromeando. Fue un accidente; tú no tuviste la culpa. El día que... —Ya lo sé —atajó Lauren, rozándole los labios con la mano. —Yo no quería pegarte. Yo... —Ya lo sé, Jared —repitió ella. Se miraron en silencio, esforzándose por reprimir las lágrimas. —Eres preciosa —murmuró el hombre antes de desabotonarle el camisón y bajárselo hasta la cintura. Contempló fascinado las huellas del embarazo en sus senos y le rodeó la cintura, todavía esbelta, con los brazos. Apoyó la cabeza en su estómago, y Lauren le acarició el cabello—. Mi hijo —susurró emocionado, besándole el vientre. —Te quiero, Jared. —Lamento no haberte prestado atención cuando dijiste lo mismo hace algunos meses —se disculpó—. Ahora todo ha cambiado. —Entonces acuéstate conmigo —propuso Lauren. —¿Estás segura? —titubeó él—. Aquella noche Kurt y Duncan... —Aquello fue completamente distinto. Te quiero a ti. Jared se apresuró a desnudarse y se tendió en la cama. Sus manos se deleitaron con la suavidad del cuerpo que él tanto había añorado. Una duda asaltó a Lauren, quien, alarmada, trató de apartarlo. —El bebé... Quizá deberíamos esperar a... —Imposible —replicó él, buscando sus labios con insistencia. —¡Jared! —insistió la mujer. Jared se separó de ella y suspiró, haciendo acopio de paciencia. —¿No te prometí hace mucho tiempo que nunca te haría daño? ¿Crees que te mentiría sobre algo tan importante como mi propio hijo? —Perdóname por creer que estabas demasiado cegado por la pasión para pensar con claridad. —Lauren sonrió y le rodeó el cuello con los brazos para atraerlo hacia sí. .—Eres deliciosa —murmuró él antes de comenzar a besarle los pechos—. Nuestro hijo estará muy bien alimentado. ¡Deseaba tanto estar a tu lado! —añadió—. Tuve que alejarme de ti por tu propio bien. Dime que me perdonas. Como única respuesta, Lauren llevó su miembro erecto hasta su cuerpo y lo introdujo en su interior. Jared se tumbó sobre ella y la estrechó entre sus brazos. —Abrázame, Jared —suplicó ella. —¡Gracias por amarme, Lauren! —murmuró mientras una pasión arrolladura los transportaba muy lejos.

data anonfiles 1361508358827  

Lauren abandona Boston huyendo de un mezquino pretendiente. En Texas la aguarda un interesante futuro: Un rico hacendado le ha ofrecido un e...

Advertisement