Page 95

~ 95 ~ http://shadowsidebydana.blogspot.com

CAPÍTULO 27 Porque Mimi quería ver a Dylan inmediatamente, decidieron visitarlo el día siguiente, lo que significaría saltarse clases nuevamente. No es que a Bliss le importara demasiado. Sus calificaciones era la cosa más alejada en su mente. Esa noche, Bliss no le preguntó a su padre por qué él no le dijo al Conclave sobre Dylan. Ella estaba cautelosa en hacerle saber que ella sabía que él estaba manteniéndole secretos. Forsyth debió tener sus razones, pero de alguna forma Bliss tenía el presentimiento que no compartiría su secreto. La siguiente tarde Bliss le hizo un regalito a Dylan. Ella sabía que él estaba recibiendo el mejor cuidado que el dinero pudiera comprar, pero Transiciones no tendría el CD más nuevo de indie-rock o una copia de Absolute Sandman. Ella pensó que quizás si él tenía un par de sus cosas favoritas, podría hacerlo recordar quien era, y en tándem, lo que Bliss quería para él. Ella no quería rendirse. Incluso había decidido dejar de sentir rechazo sobre lo que sucedió cuando ellos se enrollaron esa fatídica noche. Quizás Dylan perdiendo el control con ella era solo parte de su enfermedad. Jordan caminaba por la entrada y echó un vistazo en el dormitorio de Bliss. “Vas a ir a Saratoga otra vez?”, preguntó. “Si. Mimi quiere ir a ver a Dylan por el Conclave. Y su doctor va a estar ahí hoy. Finalmente podré preguntarle qué le sucede”, explicó Bliss, doblando una nueva chaqueta de cuero que había encontrado su estilista en Barneys y la metió a la bolsa de compras. Su hermana entró y se sentó en la cama, observando el paquete de Bliss. “Oye… quería preguntarte… sabes como lo hacías para tener tus perdidas de conciencia?”. “Uh-huh”, Bliss asintió, decidiendo en contra, llevar el oso Teddy en una “recuperada” polera que compró en un impulso con una tarjeta de compras. Dylan definitivamente pensaría que era cursi. Él siempre se reía de ella por tener tantos animales sobre su cama. “Aún las tienes?”. Bliss se detuvo y pensó en ello. Las pérdidas de conciencia solían venir con una regularidad desconcertante. Ella se desmayaría y despertaría en otro lugar completamente diferente al donde ella había estado, sin conocimiento de cómo llegó ahí. “No. Y no he tenido pesadillas en meses”. “Eso es bueno”, dijo Jordan, viéndose aliviada.

Translated by Dana Alexia

Blood 03  
Advertisement