Page 76

~ 76 ~ http://shadowsidebydana.blogspot.com

apresuraron, y de pornto ella sabía por qué estaban ahí. “Pero donde está Charles?”, lloriqueó. “No podemos hacerlo sin él, cierto?”. “Lo intenté, querida. Pero él no dejará su estudio. Él solo…”, Trinity sacudió sus hombros ligeramente. Mimi comprendió que su madre se adherió a un rígido código de etiqueta. Tan afligida como podía estar por la condición de su esposo, ella jamás admitiría o mostraría alguna manifestación de desesperación. Ella era una mujer que no estaba equipada fundamentalmente para hacer una escena. La deterioración de Charles desde que perdió su posición como Regis en el Aquelarre era algo que los Force nunca hablaban. Los frustaba y aproblemaba, pero no había nada que pudieran hacer al respecto. Asumieron que Charles simplemente lo superaría en un día. Mientras tanto, la compañía y todas sus acciones corrían por una tabla de eficiencia alta de directores,, que habían dejado de inquietarse mientras su presidente y fundador jamás asistiría a otra reunión. “Está bien”, le aseguró Jack a su gemela. Él también sabía qué iba a suceder y no podía disimular el entusiasmo en su voz. “No lo necesitamos”. “Estás seguro?”, preguntó Mimi, viéndose decepcionada. “Pero sin la bendición del Arcangel…”. “Será igual de certera”, aseguró Jack. “Nada puede cambiar su poder. Su poder viene de dos de nosotros”. Él asintió hacia Trinity. “Comenzamos, madre?”. En respuesta, Trinity inclinó su cabeza. “Estoy honrada en realizar el rito”. Ella cerró la puerta tranquilamente y atenuó las luces. Las cajas sobre la mesa emanaban un brillo suave y vago. “Lamento mi juicio apresurado en la precipitación de su vínculo. Estaba equivocada, perdónenme. Quizás es solo que estoy entristecida que yo ya ni pueda vincularme otra vez con mi gemelo”. Mimi conocía la historia de Trinity. Trinity era Sandalphon, el Angel del Silencio. Ella perdió a su gemelo por los Sangre Plateada durante la batalla en Roma. Trinity se casó con Charles solo en el sentido de los Sangre Roja cuando su gemela, Allegra, había roto su vínculo. Era un matrimonio de conveniencia, nada más. Trinity llevaba el luto del ángel Salgiel. Trinity abrió las cajas. Adentro había acurrucadas dos fundas de espadas incrustada en joyas. Espadas que usarían bajo sus prendas en el vínculo. Espadas que ahora serían capaces de usar en la pelea contra los Croatan. Ella levantó la primera espada aún en su funda y se volteó a Jack. “Arrodíllate, Abbadon”. Jack se levantó de su silla y caminó para estar en frente de Trinity. Se arrodilló ante ella, con su cabeza inclinada. Trinity levantó la espada sobre su cabeza. “Con la autoridad de los Cielos conferida en mí, yo, Sandalphon, concedo sobre ti todos los derechos y privilegios aplicables a esto como el verdadero propietario de Eversor Orbis”. Translated by Dana Alexia

Blood 03  
Advertisement