Page 1

es

Raic Sonorens

Historia de un Pueblo

70

Del

Voz y Costumbre aniversario de un Pueblo territorio yaqui


contenido Directorio Dirección, edición y diseño Claudia Isela Moreno Zavala Anilú Carvajal Solleiro Reporteros y fotógrafos Claudia Isela Moreno Zavala

Editorial

3

Programa de apoyo a 4 estudiantes Una celebración muy 5 original

Christian Reeené Navarro Márquez Karla Ibeth Gerardo Ayala Roberto Esteban Saavedra Hernández

6

70 aniversario de territorio Yaqui

Marco Antonio Alatorre Islas

9

Negocio, tradición y vida

10 Historia de un pueblo Profesor asesor Joaquín Andrés Félix Anduaga Universidad de Sonora Dpto.de Psicología y Cs. de la Comunicación Medios Impresos II Hermosillo Sonora- Diciembre 2010 Tiraje: 2 Ejemplares

2

Cosmovisión Jìakim 14 Voz y costumbre de 18 un pueblo


editorial La revista

Raices sonorenses

es el pro-

ducto de una recopilación de trabajos elaborados durante el semestre para la materia de Medios Impresos II. Los contenidos están orientados a temas relacionados con la Tribu Yaqui del Estado de Sonora, crónica, reportaje, datos curiosos, fotos, entre otros. Nuestra idea es seguir publicando semestralmente nuestra revista hablando en cada una de ellas de una tribu diferente del Estado y siguiendo con las de México. Christian Reeené Navarro Márquez

Claudia Isela Moreno Zavala

Karla Ibeth Gerardo Ayala

Participar en la realización de Después de tres meses inves- Me asombra la forma en que la investigación Chapayeca ex- tigando de la cultura Yaqui ob- cambia la visión de las cosas al pandió mi conocimiento sobre tuvimos un resultado muy acercarte tan solo un poco a la nuestras culturas sonorenses. satisfactorio. Nos dimos cultura Yaqui. Admiro el respeto Experimente la cosmovisión cuenta de que adoptamos que tienen por sus costumbres y Yaqui en un sentido personal tradiciones. Respecto a la tribu en reflexiones sobre la adop- otras culturas y tenemos que Yaqui y debemos aprender con ción de la americanización trabajar en recuperar nuestra orgullo su historia para que no como estilo de vida, teniendo identidad, lo que nos hace so- se pierda en nuestro intento por una pérdida en las raíces de norenses, nuestras “Raíces”. modernizarnos, proceso en el nuestras identidades mexicacual perdemos nuestras raíces e nas. Recorrer los pasos de identidad. nuestros antepasados nos hacen fijar la mirada en lo rica y poderosa que es nuestra raza. Roberto Esteban Marco Antonio Saavedra Hernández Alatorre Islas A veces nos encerramos tanto en las redes sociales que dejamos fuera de nuestras vidas las raíces de sonora. Nuestro Estado tiene historia, culturas y tradiciones. Conocerlas es la oportunidad de saber quienes somos y hacia dónde vamos.

Yo antes de esta investigación pensaba que los fariseos bailaban solo para pedir dinero y que aprovechaban la cuaresma ya que es época de vacaciones, pero me di cuenta de que detrás de esta danza ahí una gran cultura, un gran festejo, una gran tradición. 3


Programa de Apoyo Académico a Estudiantes Indígenas PAAEI

Es el departamento encontrado en servicios escolares, precisamente en el edificio 8A de nuestra institución, donde se encargan de crear y promover condiciones para que la población indígena estudiantil perteneciente al alma mater se adapte a la educación superior, se apropie del conocimiento y se involucre en los procesos de enseñanza-aprendizaje en condiciones de igualdad respecto al resto de los estudiantes, esto con el fin de garantizar un buen desempeño y disminuir la probabilidad de deserción. Este Programa de Apoyo Académico a Estudiantes Indígenas (PAAEI) tiene como principal función atender las necesidades y problemas que afectan al trabajo académico por parte de los estudiantes indígenas, es también el encargado de establecer vinculación con los programas académicos y los servicios a los estudiantes para atender y solucionar la problemática que se presente en este grupo. Esto se logra mediante sugerencias para el ingreso a la universidad, asistiendo a las preparatorias en daca municipio a finales de cada ciclo escolar para brindar información a los preparatorianos, cuentan con tutores capacitados en diferentes aspectos: académicos, psicopedagógicos y de identidad. Se brindan aseso 4

Foto: Karla Gerardo

Por: Karla Gerardo

rías en las materias que son de mayor dificultad para esta comunidad de estudiantes como “nuevas tecnologías de la información y la comunicación”, se imparten cursos como: Estrategias de aprendizaje, Manejo de nuevas tecnologías, Lectura y redacción, Elaboración de textos académicos, Desarrollo de habilidades sociales, Autoestima, Asertividad, Idiomas (inglés), Lenguas maternas, entre otros. Marcelo Javier Gaviña, responsable del programa, comenta que el PAAEI gestiona apoyos para la asistencia a eventos académicos como congresos, cursos, etc., además, se canalizan a los estudiantes a servicios médicos, psicológicos, bolsa de trabajo, becas, entre otros. El departamento también apoya al desarrollo de proyectos de

investigación sobre la problemática de la población indígena en Sonora y a la promoción de la cultura indígena entre el resto de los estudiantes universitarios con actividades como la desarrollada el pasado mes de octubre donde se expusieron Altares de día de muertos diseñado por los estudiantes pertenecientes a las diferentes carreras, con el fin de expresar su cultura. Marcelo, menciona que el apoyo se divide principalmente en 3 categorías, la primera de ellas es el apoyo académico, también el psicopedagógico y finalmente el de identidad, éste último se enfoca a dignificar las diferentes tradiciones festividades y cultura de cada raza indígena.


Las materias con más auge entre los estudiantes indígenas, especialmente de la tribu Yaqui son las Ciencias Sociales y Humanísticas, aunque también se cuenta con estudiantes indígenas en las diversas carreras: Medicina, Física, Químico Biólogo, etc. Este servicio no solo se brinda en la unidad regional centro, se encuentra también en la unidad regional sur, la diferencia radica en el origen de raza de los estudiantes indígenas que predominan en cada institución, en la Universidad

Marcelo Javier Gaviña

de Sonora ubicada el Hermosillo se encuentran principalmente Yaquis, Mayos, Mixtecos, Zapotcos, Seris, Tarahumaras, Pimas, Totonacas, Popolocas, entre otros, mientras que en la unidad regional sur, prevalecen, por su cercanía, la raza Mayo. Los estudiantes pueden asistir a solicitar información o apoyo acudiendo al edificio de Servicios Estudiantiles o mediante el correo electrónico: paaei@dise.uson.mx.

una celebracion muy original Texto y foto: Claudia Moreno Con el motivo de celebrar el centenario de la Revolución los estudiantes, personal académico y administrativo de la escuela primaria Lázaro Mercado M. de la colonia el Coloso bajo, se reunieron el pasado 20 de noviembre en las instalaciones de su institución. El frio no fue pretexto para que en el transcurso de tres horas los grupos de niños fueron presentando uno por uno el bailable que prepararon junto a sus maestros de clase, la originalidad fue el elemento principal. Con la combinación de diferentes ritmos que daban vida al edificio antiguo, se hizo la representación de diferentes culturas, desde la oriental hasta la mexicana, la más importante para muchos de los presentes, el cuadro Yaqui, mismo que se observa el sá

bado de Gloria, pero esta vez interpretado por niños de siete años en su mayoría. A pesar de su corta edad, los pequeños se mostraron interesados y gustosos por lo que hacían, ansiosos por vestirse como originalmente se hace, portaron orgullosos cada prenda. El cuadro es una traducción

del señor Inocencio Urbalejo, Yaqui de Corazón, y significa la culminación de la Cuaresma. Como en todo festejo no podían faltar los antojitos mexicanos, como los tamales, el menudo, elotes, y demás que las madres de familia prepararon para vender a los presentes.

5


70 Texto y fotos: Roberto Saavedra La tarde iluminada aún por la luz mágica del hermano sol ayudo a ver los rostros de sabiduría, de resistencia, y de lucha. Platicas privadas manejadas con un lenguaje que no era español y mucho menos ingles. Los adultos sentados afuera en la banqueta del inmueble, de mirada indiferente contemplan la llegada de nuevos investigadores y alumnos. Cada año los yaquis observan caras nuevas, pero a ellos no les preocupa, son personas que vienen para no quedarse, los visitan por un motivo muy especial, un aniversario más de las tierras que lucharon por su libertad. Niños corriendo entre la gente -por la izquierda, por la derecha- mostrando sus trajes de fiesta. Todo parece indicar que será el mejor Aniversario de la restitución de las tierras Yaqui, en Vícam Sonora.

aniversario Del territorio yaqui la parte de atrás del pantalón o falda. El techo de lámina ha resistido el paso del tiempo, los golpes de la naturaleza aunque no se puede decir lo mismo de las 38 lámparas sujetas al esqueleto de acero, solo 10 de ellas brillarían en todo el programa.

Enfrente de los duros asientos y por debajo del techo oxidado, la Primera llamada cancha de básquetbol que orgullosamente mantiene las leLas gradas de cemento cu- tras: Vicam. biertas por una sabana de El reloj marca las 4:10 de la polvo, colorean de tono café tarde, y la banda de guerra

6

del colegio Telesecundaria 353 comienza a aparecer por la puerta negra del gimnasio con una decena de tambores y nueve cornetas. 4:16 p.m. Dos escoltas de la Escuela Primaria Bilingüe José María Matuz Flores, se observan en la cancha, todo tiene un motivo, hay presentes dos banderas, dos culturas y una sola celebración. 4:41 p.m. Los primeros invitados suben las escaleras mientras buscaban el mejor lugar para ver todo el panorama. Un hombre vestido de pantalón levis azul, camisa de rayas color azul y violeta, de botas café y sombrero blanco toma el micrófono, y con tono agradable dice: “¡A las personas que se encuentran afuera, favor de pasar al gimnasio!”. Segunda llamada Aún es temprano, aunque en el programa está escrito que la hora de inicio era a las 4:00 p.m., siempre por un motivo y otro se retrasa. En el estacionamiento están reunidas las personas que vienen a la ceremonia pero por una amistad, una plática se queda.


Adentro y en las canchas la banda de guerra afina sus tambores, mojan sus labios, suspiran, exhalan y comienza el “tatu-ta” con mano dura, mientras las cornetas desafinadas asustan a dos palomas que estaban sobre una lámpara apagada. 4:53 p.m. La segunda llamada se anuncia. Tercera llamada Entre los invitados casi todo es tradición. Afuera se prepara una comida especial para el término del evento. Un paletero al saber de que se reuniría mucha gente se dejó venir y junto con él un elotero. La tercera llamada se hacia escuchar, y no menos de 150 personas ya ocupaban los mejores lugares para mirar con lujo de detalles cada uno de los participantes invitados a dicho festejo. Entre el publico se lograba apreciar vestimentas hechas a mano, desde el calzado a la ropa puesta en su mayoría las mujeres adultas. ¿Tradición o rebeldía? 5:00 p.m. Se inicio el evento con las escoltas colocándose en la mitad de la cancha, se canta con orgullo el Himno Nacional, los instrumentos de la banda de guerra se quedan en silencio como también algunos presentes por creer que no es tradición yaqui, otros simplemente elijen no entrar. El juramento a la bandera es dirigido por la niña Marisol Guadalupe Pérez Zavala de la escuela primaria José de Jesús Matuz. 5:10 p.m. A pesar de los ya-

quis tradicionalistas que se mantuvieron fuertes a sus ideales. Se continúo con la presentación de la mesa del presidium. La lista era corta desde el maestro de educación básica hasta el licenciado de la Universidad indígena yaqui, la cual abrió sus puerta hace aproximadamente dos años. Los aplausos no se hicieron esperar y cambiaron totalmente el ambiente en el lugar.

Escuela Primaria Bilingüe Lázaro Cárdenas visten de camisas de rayas color azul, verde, naranja blanca y una lisa negra, mientras que las niñas con vestidos que hacen la combinación con la vestimenta de sus compañeros. Las seis parejas y dos niñas que no tuvieron remedio que bailar solas por la ausencia de sus compañeros, todos ellos con un pañuelo

Cambios en el programa

rojo, prenda clave para realizar el son de la negra, bailable jalisciense. 5:30 p.m. Se presentan los primeros cambios. El mosaico que presentaría la escuela primaria bilingüe José María Matuz Flores, del estado de Coahuila fue sustituido por el cuadro veracruzano que realizaron los niños de la escuela primaria Rafael Ramírez. La coreografía fue aplaudida, admirada. Las cinco parejas lucen atuendos de color blanco, pantalón y camisa fajada para los niños conjunto de falda y blusa las niñas, los dos géneros llevaban

La banda de guerra de la Telesecundaria 353 se despide del publico, las edecanes con trajes típicos de la región se colocan en posición una en cada esquina de la cancha. Los olores de los elo tes despiertan el hambre de los presentes mientas la horchata no deja de moverse, las bolsas de las chalupas o los duros crujientes se preparan para satisfacer al más exigente cliente. Todo lo que se venda será en apoyo económico para las escuelas que participan. 5:20 p.m. Los alumnos de la

7


madamente 400,000 hectá- Danza de guerra reas de terreno, demarcando Lectura del decreto de Lázaro un territorio que incluía la mar- Se termino el decreto con una Cárdenas exposición de fotografías y gen norte o derecha del río texto que se reproducían por el La luz del sol comenzaba a yaqui, el litoral costero que va cañón. Imágenes en blanco y despedirse de los habitantes de bahía de lobos a las guasi- negro de hombres que luchade Vicam, afuera del gimnasio tas, además el área de agosta- ron por las tierras. El orador lase preparaba el “waka bake” dero ubicada en la sierra del mentaba el hecho de que las tradiciones se estaban perplatillo tradicional de los ya- Bacatete. quis. Un caldo echo de papas, Hoy en día los propietarios diendo, por ejemplo zanahorias, y pequeños trozos rentan sus tierras a los “yoris” de carne de res. Se encendió lo cual produce enojo a los ya- el respeto con los ancianos, una pequeña fogata. Adentro quis tradicionalistas. Se están los jóvenes ignoran el conocilas danzas preparaban el mo- buscando nuevas alternativas miento de los adultos, y el mento, en la horchata el hielo para que las tierras y las cose- amor a la naturaleza. nadaba entre la azúcar y la ca- chas sean para los “yoremes”. nela. Entre el publico se disfru- El agua es otro recurso que 6:25 p.m. La escuela primaria taba de los duros con quiere ser arrebatado de sus bilingüe Lázaro Cárdenas preverduras, de los tostitos con manos por el gobierno de So- sento dos bailables más, la queso, de los elotes enteros o nora. Ellos advierten que co- danza de los viejitos y kerreke, en cóctel. rrería sangre si desean este ultimo realizado por las quitarles su patrimonio lo maestras. Las alumnas Milagros del Ro- mismo les dijeron a los espaLos alumnos de la universidad sario Flores Álvarez y María ñoles. indígena yaqui cerraron con del Rosario Valenzuela Baumea de la Universidad indí- Por momentos se hablaba en broche de oro con la danza del gena yaqui se encargarían de lengua cahita se noto más el venado. Baile que solo se realeer las cartas del Comandante animo de las gentes que al de- lizan en eventos sagrados y en la muerte de alguien grande Ignacio Lucero, Gobernador de cirlo en español. dentro de la tribu. la tribu al ex presidente Lázaro Cárdenas. En ellas ponían conocimiento que desde hace muchos años han sufrido mucho. Desde el año 1533, fecha en que los españoles empezaron la guerra contra ellos, y después en 1838. Los gobernadores de los ocho pueblos le rogaban que la tierra fuera devuelta por el gobierno de antaño de Sonora.

pañuelos rojizos.

Cárdenas consiente de la situación prevaleciente en el valle del Yaqui, planteo toda una serie de medidas para favorecerlos. Se asienta la resolución presidencial con la cual se dota a la tribu con aproxi8


Negocio, tradición y vida Recorriendo las calles del Coloso Alto vendiendo pequeñas mascaras de Chapayecas para adornos es como se hiso notorio José Habrán “el Cuate”. Habitante del callejón La Travesía e hijo de creyentes de la tradición Yaqui y fundador se su propia fe el Cuate colabora económicamente en su hogar con más de 5 hijos y 5 sobrinos con la elaboración de mascaras comerciales de pequeño tamaño que comento venderlas desde 50 hasta 100 pesos según el tratado de la elaboración y que

este ha sido el sustento para el pan de cada día. Entre la indagación de su profesión como artesano y fariseo, relato datos sobre el ritual de cuaresma, las fiestas de finalización de la manda y las zonas en Hermosillo donde se realiza que son las colonias La Matanza, Revolución, reserva Café Combate, Coloso bajo y alto, afirmando que aproximadamente 80 fariseos salen de ahí cada inicio de fechas sagradas. (los 80 son del alto) José tiene 13 años sumergido en su totalidad en el ritual, empezó

desde los 16 años de edad como cabo durando 5 años para después pasar a ser parte de los Chapayecas. A parte de hacer las mascaras para vender también colabora haciendo los trajes que utiliza el Chapayeca ya que argumento que es algo que le gusta puesto que desde siempre se le fue inculcado y no le desagrada. La clase social del Cuate es baja y su artesanía de bajo costo, no tiene grandes pedidos para alguna empresa o tienda particular y mejor prefiere rolar por las calles ofreciendo su material. También platico hacer mascaras de fariseos de tamaño grande como las de los Chapayecas. Estas para venderlas, pero exclusivamente en fechas de cuaresma porque su realización solo se pueden hacer en esas fechas ya que su tradición así se lo exige y el precio varía entre los 200 y 500 pesos. Las mascaras están hechas de cuero, cartón, brillantinas, distintas pinturas, plumas y

otros adornos para enseñar y gustar a la gente, que dice no son muy apegadas a nuestras raíces y no les interesa del todo aprenderla. Las tradiciones de cualquier región que en este caso es la nuestra, permite hasta en cierto grado inconscientemente comercializar con ella, para poder sobrevivir económicamente o difundir las tradiciones que poco a poco se van olvidando, este es el caso del Cuate que apenas tiene para vivir pero que no deja empolvado su orgullo por nuestras tierras y gentes.

Por: Claudia Moreno

Por: René Navarro

9


Historia de un Pueblo

Los Yaquis son un grupo étnico con años y años de subsistir y existir a la sombra de lo que hoy llamamos la sociedad moderna. Celebramos 200 años de libertad y el centenario de la revolución, y aun discriminamos y olvidamos nuestro patrimonio histórico, nuestros orígenes, adoptamos culturas de otros lugares sin darnos cuenta de que estamos perdiendo nuestras raíces. La llegada de las celebraciones de Cuaresma y Semana Santa es la ocasión para que los jóvenes se inicien en su cultura, pero este tiempo se ha convertido en todo lo contrario. La mayoría de las personas saben que la Cuaresma inicia con el miércoles de ceniza y durante 40 días se observa en las calles la presencia de los fariseos, personajes a los que los niños temen acercarse. Es necesario que coscamos la cultura de nuestro pueblo, los orígenes de lo que nos rodea,

10

escuchar a las personas mayores hablar de lo que ocurrió ayer y no solo pensar en ser mejores en el futuro. El territorio

La comunidad Yaqui habita en la zona sur oeste de Sonora, en los márgenes del río Yaqui, dicho territorio pertenece a los Municipios de Cajeme, San Ignacio Río Muerto, y Guaymas, integrados en ocho pueblos, sede de sus gobiernos tradicionales: Vícam, Pótam, Bácum, Tórim, Huírivis, Ráhum, Belem y Cócorit. Cada Pueblo se rige por autoridades tradicionales, encabezadas por el Gobernador tradicional, que representan y toman acuerdos relacionados con el grupo. La población actual no solo comprende a los habitantes de los ocho pueblos. Hay colonias Yaquis en las reservas de Guadalupe, Pascual y Scattel, en Arizona; en las ciudades de Magdalena Ca-

borca, Nogales, Hermosillo, Obregón y Guaymas, en el Estado de Sonora; y en Tijuana y Mexicali, en Baja California. Otros viven en Veracruz, Yucatán y Jalisco, siendo los descendientes de los deportados en años anteriores por motivos de guerra. Los limites naturales que enmarcan su territorio son: al norte y al este la sierra madre occidental y el valle de Guaymas; al sur, el valle del Yaqui y al oeste el litoral del océano Pacifico en cuyas aguas se encuentra la Isla de Lobos que pertenece al grupo. Ubicado frente al mar de Cortés, en una zona árida y semiárida. A excepción de la sierra del Yaqui que alcanza una altura aproximada de 500 metros sobre el nivel del mar, el reto es llano y desierto. Entre la flora silvestre de la zona baja abundan especies cactáceas, leguminosas y salícineas. De las primeras hay pitahayas, sahuaro, choya, sina, lactum, nopal, biznaga, y de las segundas, mezquite, álamos, carrizos y pastos. Ellos viven de actividades primarias como la agricultura, ganadería, pesca, apicultura y elaboración de artesanías. En sus tierras cuentan con grandes terrenos para cultivar lo que se consume en la región. Poseen una estructura religiosa que funciona como base del sistema ceremonial, las celebraciones principales se realizan en Cuaresma y Se-


mana Santa, además de los festejos de sus Santos patronales. En ella se combinan las danzas venado, pascola, coyote, matachines y fariseos, la música y el canto, que realizan con atuendos apropiados e instrumentos musicales. El Río Yaqui La hidrógrafa de Sonora nos dice que el Río Yaqui, nace en la sierra madre occidental, en Chihuahua y se alimenta con numerosos arroyos que se forman en la parte baja de la sierra, atraviesa el valle para desembocar en el Golfo de California a la mitas del territorio Yaqui, en las cercanías del puerto de Guaymas. El Río tiene una longitud aproximada de 700 kilómetros; pero según los Yaquis, cuenta el señor Teodoro Santos, a través de la memoria histórica se relata la siguiente versión: “Cuentan hace muchísimos años que el Río Yaqui no existía. Así lo contaban los Yaquis que antes poblaron esta región. Cuentan que no llovió, que muy a duras penas vivían en aquel lugar. A la tierra le faltaba agua. Con la ayuda de las escasas lluvias que caían sobre aquella región semidesierta lograban sembrar un poco de maíz y quelites. Vivian principalmente de la caza y de y de la recolección de frutos silvestres de la región. Así lograban subsistir en aquel lugar desértico. Viendo la difícil situación los jefes Yaquis convocaron a

una reunión a su gente y a los jefes de todos los grupos del valle. Fueron reu nidos todos los sabios y acordaron hacer el río que tanta falta les hacía. Los jefes buscaban entre todos a quien enviar a pedirle e agua a los Dioses. En eso estaban cuando se presento un sapito como voluntario para ir a hablar con el jefe de la lluvia. A los que se encontraban en la reunión no les gustó, pues decían que no caminaba rápido, pero lo aceptaron, y el sapito les dijo a los presentes que le hicieran tamales de elote para llevar. Los tamales fueron hechos y entregados al sapito. Al día siguiente el sapito se fue desgranando los tamales por el camino por donde pasaría el río. De un salto llego la casa del jefe de la lluvia, hablo con él y le pidió agua. Al otro día cayó sobre aquella región una lluvia tan fuerte, que el caudal que bajo de la sierra pasó por esa región y formo el río Yaqui”.

Fiestas tradicionales Las ceremonias son de tres tipos: las patronales, las tradicionales y las que celebra el pueblo en general sin considerar su cargo o condición social. Las ceremonias patronales se realizan en honor a los santos patronos de os pueblos. En ellas las personas imponen compromisos de hábitos y se bautiza a los niños de la comunidad; además se hacen compromisos de festejos de fiestas de los mismos santos. Las ceremonias tradicionales son fiestas que organizan las autoridades tradicionales de cada uno de los ocho pueblos. Participa la gente del pueblo mediante la imposición de mandas o promesas que a la vez sirven para mantener una armonía social y la conservación del espíritu de unidad. El tercer tipo de ceremonias tiene que ver con la vida cotidiana de cualquier persona Yaqui, desde que nace, crece, se reproduce y muere. 11


Esta diversidad de manifestaciones son los mecanismos de reproducción social y cultural de la etnia, que impone y vigila el cumplimiento de los roles sociales para cada una de las expresiones. La comida en las fiestas tradicionales Además de satisfacer una necesidad fisiológica es un acontecimiento de gran profundidad ceremonial, pues está presente en todos los actos representativos de sus costumbres y vida cotidiana; con esta práctica se genera una conjugación de valores esenciales que están inmersos en los sentimientos familiares y que comparten entre si, por que fue la forma que les enseñaron sus ancestros a través de la tradición oral, donde la naturaleza los enseño que el cielo, la tierra, el aire, el agua y las estaciones son elementos que proporcionan vida. Estas dimensiones las captan y las reproduce en todas sus fiestas tradicionales que realizan durante todo el año o en su calendario ceremonial.

12

Música y danza

fuera una obligación social por medio de narraciones, ritmos y evocaciones simbólicas de la fauna, de la flora y de la cosmología tradicional. Las principales danzas de los yaquis son seis: la del venado, pascola y coyote son de origen prehispánico. Las otras tres surgieron después de la evangelización de la tribu y son las danzas de los matachines, de los chapayekas (fariseos) y de los pastores.

La música y la danza se interpretan con proyección mágico-religiosa. Retoman lo ancestral en la relación naturaleza-hombre y lo ejecutan por ejemplificar un mensaje o para revivir los hechos que nunca deben ser borrados de la mente del mismo yaqui y del espectador. La organización social de la tribu fundamentada en rígidas tradiciones religiosas y militares, necesita de ritos que puedan expulsar o eliminar los recuerdos que perturban la conciencia y de estímulos prácticos a la vigilia, a la disciplina y a la defensa de sus valores fundamentales. La música yaqui es el campo sicológico de la purificación y del estado de alerta de la tribu. La música representa el pasado, escenifica el presente y predice el futuro de la tribu y es interpretada con todo el rigor coreográfico ceremonial y organizacional en cada momento esencial de la vida del individuo. frecuentes La música yaqui tiene función Enfermedades evocadora de gestos, drama y atreves de la historia alegrías. Los músicos y danzantes la interpretan como si En la época prehispánica se observo el sarampión, tuberculosis, tosferina, mal de ojo, mal puesto, susto, asoleado, vasca amarilla, picado de sol, calentura, dolor de cabeza, dolor de oído y dolor de cuerpo, que en la actualidad son muy frecuentes. En la época colonial predomino la ciruela loca, tuberculosis, vasca negra, sarampión, dolor de hueso, ceguera, mal de ojo, co-


mezón de piel, enfermedad roja y tosferina. Actualmente se sufre más de bronquitis, tosferina, sarampión, fiebre, calentura, tuberculosis, varicela, diabetes, tos, dolor de huesos, disentería, dolor de cabeza, embolia, hepatitis, tifoidea, anemia, alta presión, brucelosis, empacho, susto, anginas, mal de ojo y mal puesto, muchas de ellas provocadas por el ajetreo de la vida diaria. Autoridades Trabajan en cooperativas y cada pueblo tiene una central de ma-

quinaria agrícola. La autoridad civil la representa: el cobanáhuac o gobernador, a menudo ayudado por otros; el temaxtimol o gran consejero, sabio anciano capaz de discutir lo dicho o hecho por el anterior; y las cantadoras, mujeres ancianas encargadas de los servicios religiosos y de velar a los muertos, con facultad para juzgar la acción de un temaxtimol o de cualquier otra jerarquía, aunque sin poder ejecutivo. La autoridad religiosa es el conjunto de maestros presididos por el yoohue, quien cuida el templo del pablo y presta servicio auxi-

liado principalmente por el sacristán mayor, sin embargo en ocasión de Semana Santa asume el control las dos hermandades cuyos miembros están dedicados a dar servicios Jesús y el Niño-Cristo: los llamados chapayecas (fariseos) y los danzantes (matachines, pascola, coyotes y venados). Las autoridades militares, herencia de los tiempos de guerra, están ahora consagradas al culto de la Virgen María y aun utilizan tambores y cornetas en el ritual; quedan todavía tres batallones de auxiliares radicados en Pótam.

13


Cosmovisiòn Jìakim Por: René Navarro

Empezamos una estación del año en la cual el sol aun castiga a los descubiertos. Entre más alto y cerca sé este más se siente, comentaba Doña Chapita o María Librado Romero Noriega pero que prefiere mejor Chapita ha quien dirigirme a ella me costó subir a lo más alto del cerro habitado desde bastante tiempo y nombrado Colonia Coloso Alto, detrás de la central de autobuses Tufesa. Para poder llegar ahí no se puede fiar de alguna dirección de calles o referencia, solo se pasa por callejones sin nombres y se sube por la zona rocosa a la punta del cerro donde se ve la ultima casita cercada de resortes oxidados de alguna cama vieja que termino siendo la entrada de ese cerco, al que llegue y me recargue un poco, para gritar Doña María más de tres veces, primero salió un perro después un gallo y a lo ultimo Doña Chapita con paso lento y con un palo grueso de alguna pala que le sirve de bastón. Lo que dure en presentarme fue lo que tardo en llegar a la cerca, mostrándose cansada y acalorada. Intente hacerla recordarme 14

pues una vez ya había estado ahí recorriendo la colonia por motivos de otros trabajos universitarios y ni haciéndole santo y seña pudo recordarme. Le comente que sabía que tenía más de un año sin poder bajar del cerro por su problema de rodillas y ella me corrigió diciendo que ya son más de dos años, entonces noto que si había yo antes estado allí, adoptando un poco más de confianza dando un repazon general de los problemas de los que padece de la gente que le ayudo y olvido. Le pedí una cita para el siguiente día a la cual dijo que no había ningún problema que podría ser a cualquier

hora. Lo primero que resentí fue la primera subida al cerro que esta pavimentada pero se siente muy alta cuando se le camina, llegue a la segunda subida y también me costó trabajo pues acaba de terminar la primera, el camino iba hacia arriba y llegue a la tercera y cuarta última subida que es la más radical, cero pavimentación, cero construcción, solo piedras hacia arriba hasta topar con la pequeña casa Doña Chapita, la que mostro bella humildad preocupándose por mi pidiéndome que entráramos a su hogar para sentarme a lado de ella en su cama donde el aire del


aire del culer pudiera refrescarme. Para que la plática fuera más amena le lleve un poco de fruta y pan el cual agradeció y me dijo que para que tanto gasto. ¿Cuántos años cres tú que tengo? Para responder equivocadamente empezó la entrevista al siguiente día 24 de septiembre, si alcanzo a llegar el próximo 23 de diciembre cumpliré noventa años, lo cual me dejo sorprendida. Observe su casa y es una persona que le gusta mantener un orden entre todas sus pertenencias, una pequeña televisión sin polvo, juguetes que decía tener guardado para sus sobrinos que nunca la visitan y muchas fotografías pegadas en la pared que dice son los hijos de sus amistades y personas que la visitan. La acompañan dos perros, pulgas y medusa con quienes platica muy a gusto con ellos, tiene también una gallina que ya no se deja pisar por su marido el gallo. Una persona que se pudiera

ya considerar como hermosillense pues cuando tenía doce años dejo su tierra San Pedro de la Cueva para ya no volver a pisarla. Su esposo murió un 3 de mayo de 1986 para que a partir de ese día su vida se convirtiera en pedazos de soledad porque sus padres quien su mamá era Yaqui y su papá Mayo ya están fallecidos desde hace bastante tiempo sus hermanos murieron con el paso de los años y sus hijos tampoco están, haciendo el comentario de que ya ni recordar es bueno porque luego le entran esas ondas como a los jóvenes y no permiten estar en paz, su hijo llego a los 15 años y en la ciudad de Obregón murió en un accidente automovilístico junto a un amigo, también tuvo una pequeña que solo una broncofonía la dejo vivir meses de nacida. “Estoy sola”, fue la frase que más repetía, tengo varios sobrinos y el único que la ha visitado fue en el mes de mayo “ellos no saben si

como o me entierran” dijo para después reírse, tomando la desgracia con bastante gracia. Tocar el tema de su esposo no le causaba unos ojos brillantes ni una sonrisa de oreja a oreja, en la conclusión de todos sus comentarios dejo entre saber que a veces uno está con las personas por el simple hecho de la compañía. ¿Lo quería mucho Doña Chapita?, “sí, mucho, por eso le aguante tanto, pero lo bueno es que yo trabajaba y no dependía del todo de él quien era policía oscilar que cuando los lunes de paga a veces ya no regresaba hasta que el dinero se había acabado, eso si, a Dios nada le tiene que decir, yo siempre le cumplí, tenía un plato de comida en la mesa y su ropa planchadita”. Cuando sus rodillas no le recordaban su vejes y podía caminar con facilidad trabajaba en casas planchando, “si a mí me hubiera gustado la escuela otra cosa podría estar pasando, pero no, no me gusto, a mi me gustaba irme de pinta, pero se leer y escribir me enseñaron en la escuela Parvulitos en Río Sonora y siempre desde chiquita he tenido muy buena memoria”. “Dios es muy grande nunca nos desampara” explicando su buena relación con algunos de sus vecinos como Belén Sánchez, Laura López, Rebeca del Faro quien la ayudo para que la comisión le pusiera un buen techo y sementó en sus paredes, también recordó a dos vecinas que ya se le murieron quienes junto con 15


todas las nombras siempre han estado al tanto ella, ayudándole en su sobrevivir “Me juntan despensa, yo las invito a comer, me pagan la luz y el agua, pero yo que tanto puedo llegar a consumir, a veces me traen medicinas que caen en mi estomago que ya parece farmacia y así siempre pendientes de mi, pues todo el día estoy aquí, pero si mis pernas me funcionaran me la llevaría de vaga” siempre simpática y con buen humor. Para indagar un poco más de su vida en estas tierras de calor volvimos a tocar el tema de sus padres que dice que cuando vivieron en Nacosari su papá trabajaba en las minas de Pilares y nada hacía falta en su casa "Pero el demonio metió cizaña y se separaron, me tuve que ir a vivir con una tía política que me dio un vida de perro, eran falluqueros y siempre alimentaban a sus hijos con esmero pero a mí me daban la comida en un plato para animales y mi tía por cualquier motivo quería golpearme con varitas que me dejaban las piernas hinchadas y rojas, pero ya murieron y están pagando todas sus deudas” Después volvió a San Pedro de la Cueva y su vida fue diferente pues vivió con su tía Margarita Noriega de Córdova quien fue la que le enseño todo lo que sabe hacer ahora, “Después una señora me trajo para Hermosillo solo para abandonarme y volver a la vida de sufrimiento, me case y me establecí un poco pero esa vida tampoco fue fácil”. Quiso enseñarme su documentación, saco una pequeña bolsita rosa que estaba escondido 16

dentro del ropero viejo que está a la entrada de su casa y una vez más sin querer me demostró la limpieza y orden con el que le gusta mantenerse. Saco dos credenciales del IFE y una del Inzen. Después de eso se escucho una voz afuera, era mi compañero de clases que había decidido ir a visitar a Doña Chapita, entrando a la casa el primer comentario de Chapita fue “Este muchacho es hombre o mujer?” riéndose burlonamente por su cabello largo. En las manos de la persona de dudoso sexo traía unos panes dulces que recibió la doñita con gusto, lo primero que hizo fue ofrecerme un pan para después agarrar uno ella y ofrecerle otro al chico. Merendamos un poco y agradeció por los plátanos que le lleve diciendo que estuvo deseando uno. El señor sol ya se estaba despidiendo y tenía que bajar antes del que el barrio tomara su posición. Me pidió que llenara mi botella con agua fresca que tenía en su refrigerador ,le agradecí nuevamente comentándole que al siguiente día aria todo lo posible para ir a desayunar con ella en la mañana, también entre la plática de despedida comento que el dulce de jamoncillo le gustaba mucho y me ofrecí a traerle uno, nos pidió ayuda para poder conseguir le pongan drenaje y nos despidió con la espera de nuestra siguiente visita. Tal vez seguía siendo el clima acalorado el que el tercer día de visita me hizo batallar más para subir esas calles tan empinadas, la hora elegida tam-

poco fue la más adecuada puesto que parece que entre las doce de medio día y las tres de la tarde es cuando el barrio se encuentra más movido y son muy observadores más los hombres sin mucho que hacer más que consumir marihuana afuera de sus casas notando quienes son los extraños que pisan su terreno, llegan a ser molestos sus comentarios hasta causar un poco de temor pero si uno se muestra valiente y hasta sorda puede pasarse de largo. Así empezó la tercera sesión del 25 de septiembre la cual decidí que tendría que ser diferente, considerando sus dos años de “invernasion”, ahora quería contarle de todo el exterior, algunos suceso recientes, los colores y sabores que están acá abajo. Cuando llegue se encontraba con visita, Don Elisardo que todos los días está pendiente de ella y su joven vecina de atrás que tiene una nena de un año aijada de Doña Chapita. Primero se retiro su buen amigo sin quedarse a


la conversación. Chapita me volvió hacer pasar y me ofreció agua para el acaloramiento que ella dijo verme en la cara. La charla empezó por la aijada, quien estaba descalza y casi sin ropita, le ofrecí uno de los jamoncillos que le traía a Chapita. Tocamos varios temas por encima de ellos, como el de la guardería ABC que cuando le platicaba comento poco y miraba mucho, siempre a mis ojos y a los movimientos de mis manos. Le recordé el mercado municipal que sonriendo decía que cuando bajaba ella iba a tomarse una malteada y de vez en cuando un taquito “Yo en esos tiempos estaba mejorcita, iba mucho a charlar con todos las personas cargadas de años” le platique de las mujeres que toman valientemente los trabajos de los hombres como las que bolean zapatos, los hermanos que predican y los viejitos que observan. Hablamos de la catedral, y le gusto recordar cuando visitaba la casa de Dios como ella la nombro, le conté que ahora esta llenísimo de vendedores ambulantes, cuestionándome sobre lo que venden trate de no perder ningún solo detalle de la gama de sabores y la variedad de personas que se llegan a reunirse los domingos ahí. Le pregunte si miro los cohetes del 15 de septiembre y me dijo que si “Se miraban rebonitos” claro, una de sus ventajas es que cuenta con una vista hacia la ciudad envidiable. La vecina se fue hacer sus que haceres y ya nosotras entradas en la plática comento lo

mucho que sufre esa muchacha “Pero es porque quiere, su marido es fumador de marihuana y no tiene un trabajo estable, la golpea y no le da para la comida, pero yo cuando tengo les ofrezco un taco, más a ella y a su niña que como viste estaba descalza y así ha estado desde que nació si ningún pobre par de zapatitos, pero yo con ella hablo mucho y le pregunto porque aguanta tanto y me dice que por que lo quiere y solo le puedo decir poes chingate”. A la gente le encanta comer prójimo le dije, y no hiso nada más con la cabeza afirmarlo, dijo que ya se ha mirado envuelta en chismes y diretes “No entiendo, si no me mantienen para que andan tan pendientes de lo que hago” contaba que las visitas contantes de su amigo Elisardo empezaron a soltar la boca de las malas lenguas pero que ella hablo con él porque no quería ningún problema sin deberla ni temerla “Yo creo que ya paso todo, pues ya tiene tiempo de eso y ya no ha pasado nada, lo bueno”. Terminamos hablando de cocina y le comente que

soy malísima para que los frijoles me quedaran buenos y me paso una receta muy practica que la llevare acabo, dijo que con esa misma receta acompaña haciendo una salsa casera con tortillas de harina grandes “Te voy a invitar a comer eso, cuando me vuelvas a visitar” eso me motivo más y le dije que la seguiría visitando y no tanto por el hecho de sus frijoles si no porque es una persona sola que ama la compañía. Tome mis cosas y le di un beso en la mejilla ella me regalo un abrazo me pidió que le ayudara a conseguir unas pastillas para el insomnio que a veces le da y salimos para afuera, le cerré su portón de alambres viejos y me despidió con un “Cuidado con la raza, espero tu visita” para darme cuenta mientras bajaba de la joya de sentimientos envueltos en una nobleza desinteresada que a pesar de los golpes de la vida acepta una soledad con bastante optimismo esperando el día en que tenga que empezar su vuelo dejando abajo su dolor de rodillas.

17


Voz y Costumbre de un Pueblo Formas de vida y tradiciones Por: Karla Gerardo nes indígenas, se puede observar la historia contada a través diez salas que integran el lugar. La primera de ellas contiene un mural desde el techo hasta el piso, que en conjunto con el video que se reproduce a los visitantes explica los orígenes del pueblo Yaqui, la danza del venado, la cual es la más representativa de su cultura y cosmovisión de respeto hacia la naturaleza, los astros y los seres humanos. Continuando con el recorrido encontramos la distribución territorial del grupo étnico a lo lardo del Estado de Sonora, en valles y montañas, con la diferente fauna y vegetación que los rodea. Por su parte, la tercera instancia integra las principales fechas de celebraciones y fiestas tradicionales en las que participan los integrantes de esta tribu, se muestra el calendario y el significado de cada fecha así como maquetas que ilustran didácticamente las mencionaLas instalaciones das conmemoraciones. Con unas instalaciones “Música y danza” es el que fusionan la tecnolo- nombre que lleva la gía con la autenticidad y cuarta habitación de la la humildad de los oríge fascinante exhibición, Minutos antes de llegar a Cuidad Obregón, se encuentra el municipio de Cócorit, el cual es auge de la raza Yaqui, es por ello que en esta comunidad se haya el Museo de los Yaquis, uno de los registros de su historia y cultura mejor producido, con contenidos integrales y bien diseñados. Dicho museo se encontraba hace tres años en la Ciudad de Obregón, a los pies de la biblioteca, allí permaneció por más de una década, sin embargo, por decisión de los Yaquis se cambió su ubicación a la localidad mencionada al principio, esto, motivado por la denigración y descuido del espacio donde se encontraba el museo. Es en punto de las nueve de la mañana y hasta las seis de la tarde, de martes a domingo, que este centro de difusión cultural se encuentra dispuesto a recibir a los turistas y personas que se interesen en conocer la cosmovisión de esta tribu.

18

Fotos: Claudia Moreno, René Navarro y Roberto Saavedra


como su propio nombre lo indica, se observa el significado de la Danza del venado, la Pasko’ola, entre otras, así como la gran variedad de instrumentos con los que reproducen su música y la letra en idioma yaqui traducida también al español de los diferentes canticos. Es interesante conocer la “Política y Religión” de la comunidad, aspectos que se exponen en la sexta sala, en ella se exhibe el juramento que realiza un mandatario yaqui al recibir su puesto, la importancia de la responsabilidad, humildad y honestidad al estar al frente de la comunidad. La estancia que muestra cómo viste cada intérprete de los cantos y música que ambientan las celebraciones Yaquis lleva por nombre “Vestimenta” y en ella se encuentran los principales trajes: para la Danza del Coyote, danza del Matachín, danza del Venado, la Pasko’ola y cuáles son las prendas que portan los hombres y mujeres yaquis en la cotidianeidad. En la sala correspondiente a la “Medicina tradicional” se comparte la importancia de la herbolaria, cada una de las medicinas que se elaboran con las plantas que se dan en la región donde habita la tribu, es una firme creencia de los yaquis

que una en fermedad representa un desequilibrio con la naturaleza y los dioses que dan la vida y la felicidad. Una de las salas más amplias por el valor del contenido es la de “Historia” que cronológicamente muestra el desarrollo de la tribu

que prac tica en la actualidad la comunidad Yaqui, como lo es el comercio de productos típicos, de medicinas naturistas, la crianza de ganado y aunque muchos integrantes de ésta población han tenido que dejar su lugar de origen en busca de un empleo en ciuda-

El Yaqui Tour

Texto: Claudia Moreno Foto: René Navarro Si visitas Cócorit de viernes a domingo podrás disfrutar por un costo mínimo de un interesante recorrido por los lugares más significativos del municipio Sonorense, se trata del Yaqui Tour, durante el cual aprenderás, al igual que en el museo, la historia de una de las tribus más significativas para nuestro Estado. No olvides llevar acompañantes, pues el recorrido requiere de mínimo tres personas por paseo. En carro, autobús o de ráete, vale la pena llegar a ese lugar tan mágico que cautiva a cualyaqui, con sus raíces, des más grandes, se quiera. sus cambios a través siguen practicado actidel tiempo y su situa- vidades tradicionales ción actual. Se en- para lograr el sustento cuentran en las de la comunidad puertas de la sala vi- Yaqui. trales con figuras que Es así como años de hacen referencia a su tradición se resumen en 10 habitaciones, cultura. Para finalizar el reco- donde cada paso que rrido, la sala número das te atrae a conocer 10 informa cuales son cada vez más de las las principales activi- “Raíces de Sonora”. 19 dades económicas


Cócorit, Sonora

Horario: Martes a Domingo de 9 am. a 6 pm.

Admisión: Adultos $10 Niños $5 Grupo escolar de niños $2.50

Calle Obregón y Sinaloa #200 teléfono (644) 418-32-00 www.museodelosyaquis.org.mx

Raices sonorenses  

Revista semestral realizada por los estudiantes del tercer semestre de la carrera de Ciencias de la comunicación, de la Universidad de Sonor...

Raices sonorenses  

Revista semestral realizada por los estudiantes del tercer semestre de la carrera de Ciencias de la comunicación, de la Universidad de Sonor...

Advertisement