Issuu on Google+

México se vuelve gourmet.

    La  diversidad  gastronómica  de  México  se  muestra  cada  vez  más  fuerte.   Tenemos   un   mundo   de   diversidad   y   de   autonomía   culinaria   enorme;   de   casa   en   casa  podemos  ver  como  los  platillos  de  gran  complejidad  se  van  creando  en  cada   una  de  las  casas.     Enormes   estofados,   adobos,   moles   son   realizados   con   mucho   escuerzo   y   amor.   Nuestra  comida,  nuestra  identidad  gastronómica  es  de  las  más  complejas.       Quien  dice  que  es  poco  hacer  unas  enchiladas  no  sabe  del  esfuerzo  y  el  esmero  real   que  tiene  ir  al  mercado:  llenarse  de  aromas,  sensaciones  es  más  común.     Podemos   ver   en   los   metros,   mercados,   periódicos   anuncios   al   respecto.   Todo   tiene   un  mayor  significado.  La  comida  ya  no  se  come,  ya  es  gastronomía  y  se  aprecia.       Poco  a  poco  vemos  como  avanza  la  vida  dentro  del  mundo  delicatessen.  Los  vinos   son   más   accesibles,   su   consumo   es   más   creciente.   Los   costos   bajan   y   es   posible   encontrar  en  las  tiendas  de  autoservicio  vinos,  licores  de  mayor  calidad.     Los  supermercados  dejan  de  tener  sólo  unas  especias  y  dan  paso  a  una  alta  gama   de   alimentos:   Dietas   inventadas   y   recreadas   para   tenerlas   cerca   de   acuerdo   a   nuestra  forma  de  vida,  miedos,  alegrías  e  incluso  tristezas.     Sabemos  que  si  estamos  tristes  vamos  a  ir  por  un  bote  de  crema  de  avellana  con   chocolate   para   disfrutar   los   recuerdos   de   soledad   y   melancolía;   que   un   café   son   pláticas  y  las  gorditas  de  chicharrón  nos  saben  a  carreras.       El  aumento  del  consumo  del  vino  en  los  últimos  años,  de  acuerdo  a  cifras  de  L.A.   Cetto,   Monte   Xanic   y   otras   vinícolas   y   bodegas   deja   ver   que   México   crece   en   su   conocimiento  de  la  buena  vida.     Los   eventos   crecen;   Freixenet   anunció   que   gracias   al   enoturismo   que   crede   de   manera   exponencial   han   logrado   vender   más   y   mejor   vino.   Las   productoras   de   queso,  los  tours,  los  Festivales  siguen  en  mejor  camino.     Se   tratan   de   romper   récords:   Chefs,   sommeliers   y   meseros   son   llamados   para   lograr  un  mayor  número,  ser  parte  de  la  cifra  que  nos  definirá  como  un  punto  de   referencia:  México  se  vuelve  gourmet.     Cada   vez   es   más   notorio   el   cambio   de   consumo   en   México,   cervezas   artesanales,   gastronomía  que  crece,  vinos  y  una  alta  producción  de  derivados  cárnicos  y  lácteos   de  mayor  y  mejor  calidad.  Incluso  los  supermercados  lo  saben.    


México se vuelve gourmet