Page 1

1


La evaluación educativa en México: “La crisis puede ser una oportunidad para transformar un sistema que no tiene por qué invertir cifras millonarias en sistemas de evaluación que no están atendiendo los procesos vinculados a la formación del estudiante”, sostiene el especialista Ángel Díaz Barriga.

¿Qué es la evaluación educativa? Es una operación sistemática, integrada en la actividad educativa con el objetivo de conseguir su mejoramiento continuo, mediante el conocimiento lo más exacto posible del alumno en todos los aspectos de su personalidad, aportando una información ajustada sobre el proceso mismo y sobre todos los factores personales y ambientales que en ésta inciden. Señala en qué medida el proceso educativo logra sus objetivos fundamentales y confronta los fijados con los realmente alcanzados." (A. Pila Teleña). La evaluación en manos de los docentes constituye el arma eficaz y decisiva para el mejoramiento permanente de sí mismo, de su acción diaria, y de los logros que desea alcanzar en los educandos y en la sociedad en la que se desenvuelve.

¿Desde cuándo se comenzó a evaluar? En las décadas de los 70´s y 80´s, esta etapa y los avances principales no se produjeron tanto en el terreno de la evaluación como en el de la medición. Se mejoró de manera considerable la información censal disponible sobre el sistema educativo, con el objeto de disponer de estadísticas confiables y comparables a través del tiempo. Las evaluaciones de aprendizajes de esta época, propiamente dichas, tuvieron un carácter incipiente y técnicamente fueron considerablemente 2


débiles; estuvieron más orientadas a la selección a niveles superiores que a un diagnóstico de la calidad del sistema. En 1972 se aplican las primeras pruebas en gran escala, como insumo de decisión sobre el ingreso de alumnos a la educación secundaria. En el año 1974 se crea la Subdirección de Evaluación y Acreditación (hoy Dirección General de Evaluación de Políticas, DGEP), dentro de la Secretaría de Educación Pública (SEP), y se continúan aplicando pruebas de selección. La primera evaluación de aprendizajes, en sentido estricto, se realiza durante el sexenio 1976-1982 en muestras de alumnos con representatividad nacional. Debido en parte al estado del conocimiento sobre evaluación educativa en dicho momento, las pruebas de aprendizaje de este período aún se ubicaban lejos de los estándares actuales de validez y confiabilidad.

La evaluación entre 1990-2002 La década de1990 representó un avance significativo respecto del período anterior. La federalización del sistema educativo coincidió con un aumento en la preocupación de las autoridades educativas por desarrollar instrumentos de evaluación confiables, que pudieran ser utilizados para diseñar políticas educativas eficaces (LGE, Arts. 29 a 31). En este contexto, la DGEP se encargó del diseño y la coordinación de múltiples evaluaciones. La década de1990 representó un avance significativo respecto del período anterior. La federalización del sistema educativo coincidió con un aumento en la preocupación de las autoridades educativas por desarrollar instrumentos de evaluación confiables, que pudieran ser utilizados para diseñar políticas educativas eficaces (LGE, Arts. 29 a 31). En este contexto, la DGEP se encargó del diseño y la coordinación de múltiples evaluaciones. A lo largo de los años siguientes se avanzó de manera significativa en las direcciones apuntadas. En esta tarea también ha sido fundamental la experiencia adquirida y los resultados a partir de la participación de México en el Programa para la Evaluación Internacional del Estudiante (PISA, por sus siglas en inglés). Este conjunto de iniciativas permite contar, actualmente, con un panorama muy sólido sobre la calidad de la educación en México, la persistencia de desigualdades significativas en las oportunidades de los alumnos, y las características de otros procesos escolares no menos importantes. Las pruebas denominadas Exámenes Nacionales del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE) se aplicaron por primera vez en 2006 y luego anualmente, abarcando de manera 3


censal cada vez más grados de educación básica y media superior. Algunos actores sociales esperaban, de manera ingenua, resultados inmediatos sobre la calidad educativa que hasta ahora no se han producido. En 2010, casi todos los países contaban ya con evaluaciones muestrales en educación básica y, en diversa forma, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, la República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México y Uruguay tienen o han tenido aplicaciones con carácter censal. La participación en evaluaciones internacionales aumentó también con las del LLECE, las de la IEA y las de PISA (Martínez Rizo, 2010)

Perspectivas y Retos: En la primera década del siglo XXI la situación de la evaluación en México ha cambiado mucho, y de manera positiva, respecto de la que prevalecía hace más de 30 años. El balance que parece posible en 2010 tiene, sin embargo, aspectos favorables y desfavorables. Entre los aspectos desfavorables destacan: la desarticulación entre las cada vez más numerosas instancias de evaluación existentes; el privilegio de la evaluación en gran escala sobre la que deben hacer los maestros en el aula y el uso inapropiado cada vez más frecuente de los resultados. Por último, subsiste el permanente reto de mejorar las evaluaciones, para que sus resultados sean cada vez más válidos y confiables y, por lo tanto, más útiles para sustentar buenas decisiones. Debe considerarse también que una buena educación supone más que conseguir que los alumnos obtengan altas puntuaciones en pruebas de lectura y matemáticas. Es fundamental formar a los ciudadanos pensantes y comprometidos con el futuro que el país necesita. Valorar la medida en que un propósito tan importante y complejo se cumple es un reto mayúsculo, que los organismos de evaluación no deberán eludir.

Evaluación Educativa: La evaluación educativa es perversa en México (Ángel Díaz Barriga) Los maestros han perdido el valor de su profesión, señala: En México urge un cambio de políticas educativas, ya que con crisis económica o sin ella enfrentamos un sistema de examinar muy perverso, en el que la lógica que se aplica desde el Estado es la evaluación institucional a cambio de recursos, afirmó Ángel Díaz Barriga, especialista en el sistema educativo y catedrático del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación de la Universidad Nacional Autónoma de México.

4


El futuro de la evaluación educativa: En la primera década del siglo XXI se dieron nuevos pasos con la creación, en agosto de 2002, del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), como instancia dotada de autonomía técnica. Las primeras de estas nuevas pruebas (Exámenes de la Calidad y el Logro Educativo, EXCALE) se aplicaron en 2005. Ese mismo año, con apoyo técnico del INEE, la SEP decidió emprender el desarrollo de otras pruebas nuevas, que se denominaron Exámenes Nacionales del Logro Educativo en Centros Escolares (ENLACE) y se utilizaron por primera vez en 2006. La aplicación, sin embargo, no fue como se había planeado, ya que en lugar de usar un ciclo multianual similar al de las pruebas EXCALE, se decidió aplicarlas anualmente a los cuatro últimos grados de primaria y el último de secundaria básica. La crisis puede ser una oportunidad para transformar un sistema que no tiene por qué invertir cifras millonarias en sistemas de evaluación que no están atendiendo los procesos vinculados a la formación del estudiante, que es lo que podría hacer cambiar los mecanismos que operan en el aula y la escuela. Afirmó, también podría propiciar que las autoridades educativas tuvieran más humildad y se confiara más en los profesores, para apostar más a los sujetos de educación, tanto en la formación básica como en la superior. Díaz Barriga sostuvo que en México, como en la mayoría países de América Latina, los maestros han perdido el de su profesión.

de los valor

Por esta razón, señaló, en México las evaluaciones se han convertido en una lista de chequeo, con miles de detalles absurdos para mirarlos con lupa, al convertirse en negocio o en una perversión.

El sistema educativo mexicano, como los de los países de América Latina y otros, producen regularmente datos estadísticos sobre aspectos básicos (como número de escuelas, alumnos y maestros) y estadísticas sociales que incluyen aspectos educativos, como analfabetismo y escolaridad. Con esos datos se construyen desde hace décadas indicadores elementales, como las tasas brutas de cobertura o los años promedio de escolaridad de la población adulta. Tanto las estadísticas como los indicadores tradicionales, sin embargo, adolecían de serias fallas técnicas, que han comenzado a corregirse en épocas muy recientes. Durante la administración federal 2007-2012, el trabajo del INEE siguió mejorando su calidad técnica con el desarrollo de pruebas de respuesta abierta 5


para evaluar expresión escrita y niveles cognitivos complejos; pruebas de ejecución para niños de preescolar; métodos complejos de muestreo; modelos estadísticos sofisticados para el análisis de los resultados, como los modelos lineales jerárquicos y los de ecuaciones estructurales, además de los de respuesta al ítem. En el ámbito internacional, la participación en PISA fue cada vez más activa, tanto en la preparación de las pruebas como en cuanto al análisis de los resultados. En 2004 el INEE decidió emprender el desarrollo de nuevos instrumentos que cubrieran de manera más amplia las áreas del currículo con pruebas de diseño matricial aplicadas a muestras representativas de alumnos en un ciclo de cuatro años (un año se evaluaría a los alumnos de 3° de secundaria, otro a los de 6° de primaria, uno más a los de 3° de primaria, y otro a los de 3° de preescolar).

La evaluación docente: Con variantes, los salarios de los docentes representan con mucho el renglón más importante del gasto en todos los sistemas educativos, debido a que la educación es un servicio intensivo en mano de obra calificada en el que, al menos hasta ahora, el trabajo de los docentes no puede ser sustituido por el de una máquina. En general, hay sistemas de evaluación del trabajo docente, pero suele haber gran insatisfacción al respecto, porque se basan simplemente en la escolaridad y antigüedad en el servicio de los maestros, así como en evaluaciones hechas por directores y supervisores, elementos que no parecen los mejores para distinguir los buenos docentes de los que no lo son. El interés por tener formas de estudiar y evaluar la efectividad docente con mayor validez y confiabilidad que la que permiten los sistemas vigentes está llevando a desarrollar sistemas que incluyen evaluaciones estandarizadas de conocimientos, pero además portafolios de evidencias de la práctica y observación directa de ésta. Se usan cuatro instrumentos: una autoevaluación; una entrevista por un evaluador par; un informe de referencia de terceros (el director y el jefe de la Unidad Técnico Profesional de la escuela); y un portafolio de desempeño pedagógico. En México, a partir del ANMEB de 1992, el sistema escalafonario se modificó con el esquema de estímulos de Carrera Magisterial que, además de escolaridad, antigüedad y la evaluación del director y el colectivo docente, incluía los factores de preparación profesional y aprovechamiento escolar. En 2011 se dieron dos pasos más: la modificación del peso de los factores considerados en Carrera Magisterial, en los que el factor aprovechamiento escolar, 6


ahora basado en los resultados de las pruebas ENLACE, pasó a tener el 50% del total, y el establecimiento de la llamada “Evaluación universal”, que se implementó por primera vez en 2012, con muchas irregularidades.

Las pruebas de aprendizaje: El uso de pruebas en gran escala para evaluar el nivel de aprendizaje que logran alcanzar los alumnos de diferentes grados y niveles de la educación básica es, probablemente, un elemento que se volverá permanente, tanto en México como en toda América Latina y en el mundo. Los riesgos de malos usos de este tipo de evaluaciones, sin embargo, están presentes y no son menores, por el desconocimiento de las cuestiones técnicas por parte de muchos tomadores de decisiones, junto a la presencia de intereses ajenos a lo que tendría que ver estrictamente con la mejora de la calidad educativa en el sentido más completo de la expresión, incluyendo las dimensiones de relevancia y equidad. Por lo anterior, es posible considerar dos futuros posibles: uno que prolongaría los aspectos negativos actualmente presentes en el uso de pruebas estandarizadas, y otro que, además de aprovechar el potencial de la tecnología, en particular de la informática, enriquecería la visión de los alcances y límites de las evaluaciones en gran escala, viéndolas no como sustituto del maestro, sino como complemento de la tarea de unos docentes profesionales, cuyo trabajo es irremplazable tanto para promover el desarrollo cognitivo e integral de los alumnos como para evaluar de manera integral también su desempeño, en especial con un enfoque formativo.

Evaluación de docentes y escuelas: La tecnología necesaria para poner en marcha sistemas avanzados de evaluación de docentes está disponible, pero implica tiempos largos y una gran capacidad organizativa, además de superar obstáculos de carácter político. Por ello, parece probable que los insatisfactorios sistemas que prevalecen en la mayor parte de los países de la región latinoamericana, incluido México, no se modificarán de manera sustancial en el corto plazo. Sería de esperar que se multipliquen experiencias positivas en sistemas educativos de dimensiones no muy grandes, como los de algunos países o regiones de países grandes. La generalización de sistemas avanzados llevará seguramente más de una década. Algo similar parece probable en lo relativo a evaluación de escuelas. 7


Ley general de educación: Artículo 10.- La educación que impartan el Estado, sus organismos descentralizados y los particulares con autorización o con reconocimiento de validez oficial de estudios, es un servicio público. Constituyen el sistema educativo nacional:… V.- Las instituciones educativas del estado y de sus organismos descentralizados; VI.- Las instituciones de los particulares, con autorización o con reconocimiento de validez oficial de estudios, y VII.- Las instituciones de educación superior a las que la ley otorga autonomía. Sección 4.- De la evaluación del sistema educativo nacional Artículo 29.- Corresponde a la Secretaría (de Educación Pública) la evaluación del sistema educativo nacional, sin perjuicio de la que las autoridades educativas locales realicen en sus respectivas competencias. Dicha evaluación, y la de las autoridades educativas locales, serán sistemáticas y permanentes. Sus resultados serán tomados como base para que las autoridades educativas, en el ámbito de su competencia, adopten las medidas procedentes.

Organismos encargados del Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de México: COPAES Consejo para la Acreditación de la Educación Superior A.C. CIEES Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior CENEVAL Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior RVOE Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios PIFI Programa Integral de Fortalecimiento Institucional PROMEP Programa para el Mejoramiento del Profesorado SNI Sistema Nacional de Investigadores PNPC Programa Nacional de Prosgrados de Calidad DGP Dirección General de Profesiones

8


Bibliografía:  Martínez, Rizo, Felipe. La evaluación educativa en México: Experiencias, avances y desafíos.http://www.fmrizo.net/fmrizo_pdfs/capitulos/C%20050%202012%20E valuacion%20Educativa%20Mexico-Resumen.pdf Página consultada el día 02-10-2013.  Martínez, Rizo, F. y Blanco, E. (2010). La evaluación educativa Experiencias, avances y desafíos. En Arnaut, A. y Giorguli, S. (Eds.). Educación. Los grandes problemas de México, vol. V (pp. 89-123). México: El Colegio de México.  INEE (2006). Plan Maestro de Desarrollo 2007-2014. México.  Poy, Solano, Laura. (2009). La evaluación es perversa en México: experto. En el periódico “La Jornada” nro. 31.  Teixeira, Jenny. (2009). Evaluación educativa II. http://evaluacioneducativa6.blogspot.mx/2009/10/evaluacion-es-un-procesoque-procura.html Página consultada 04-10-2013.

9

La evaluación educativa en méxico claudia ayala  

Monografía de la materia: Supervisión y Control de la Evaluación Educativa.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you