Page 1

1 Desarrollado por el Blog

www.idoloschevrolet.com.ar


LA INTENCION DE ESTE TRABAJO ES PLASMAR EN UN SOLO LUGAR LA RICA HISTORIA DE UNA MARCA QUE LLEGO A SER LA NUMERO UNO A NIVEL MUNDIAL, PERO VISTA DESDE ESTE PEQUEÑO GRAN LUGAR EN EL MUNDO, ACOMPAÑANDO EL CRECIMIENTO DE NUESTRO PAIS, Y PARTICIPANDO DEPORTIVAMENTE DE LA CATEGORIA MAS ANTIGUA DEL MUNDO. TODO COMIENZA CON LAS INCIPIENTES COMPETENCIAS ORGANIZADAS A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX, REPASANDO TODAS LAS DECADAS QUE LO COMPONEN, HASTA LLEGAR A LA ACTUALIDAD. SIEMPRE CENTRANDO EL TRABAJO EN NUESTRO QUERIDO TURISMO CARRETERA. ESTA PUBLICACION INCLUYE UN TRABAJO MINUCIOSO DE RECOPILACION DE INFORMACION Y MATERIAL FOTOGRAFICO, Y LA BUSQUEDA NO FUE PARA NADA FACIL. QUIERO AGRADECER A TODOS LOS SITIOS QUE PUBLICAN, AUNQUE SEAN PEQUEÑAS, LAS HISTORIAS QUE FORMAN PARTE DE NUESTRO AUTOMOVILISMO, LOS CUALES NUTRIERON ESTE LIBRO. HISTORIA TC

EL RETEN

RAULQ

PUBLICACIONES CORSA

ERNESTO SANDONATO

VIEJAS AUTOMUNDO

MUSEO FANGIO

CORREDORES DEL VIENTO

ACTC

DEAUTOSMOTIVO

ASOCIACION DE AUTOMOVILES ANTIGUOS DE LANUS

MUNDO VELOZ

TEST DEL AYER

MUSEO ROBERTO MOURAS

TRIBUTO AL CHUECO

TC URBANO

CHEVYNET

AGRUPACION EUSEBIO MARCILLA

ASOCIACION PILOTOS DE TURISMO CARRETERA HISTORICO

RACING DRIVERS

Dudas, sugerencias o correcciones: clasicman@live.com.ar 2


Si hay que destacar un piloto que represente la década del 70 para Chevrolet en el TC, sin dudas hay que hablar de Roberto Mouras. Un fanático confeso de la marca y gladiador incansable sobre una coupé Chevy que marcó a fuego este periodo, hablamos del “Toro” de Carlos Casares sobre el legendario “7 de Oro”.

ROBERTO JOSE MOURAS Cuando ingresa a la escuela secundaria, se va a vivir a la casa de sus abuelos en Casares, se recibe de Perito Mercantil, cam peón intercolegial de salto en alto y largo, luego llega la universidad y obtiene el titulo de Contador Publico Nacional. Desde el futbol y la gimnasia, se empieza a mezclar con el automovilismo a través de su buen amigo “Héctor Moro” compartiendo muchas horas juntos. Ahí es cuando Roberto se contagia la pasión por los autos, y a escondidas le sacaba el auto a su padre, un Bergantín, y Moro hacia lo mismo con el Chevrolet 400 del suyo, haciendo picadas entre ellos. Se escapaban en secreto al Aero Club de Casares, comenzando a descubrir los secretos de manejo dejando los autos llenos de barro, a los que luego lavaban y lustraban para que los viejos no se dieran cuenta. Todo comenzó en Carlos Casares en una carrera de Regularidad, búsqueda del tesoro, pruebas de obstáculos, todo esto sin tener registro de conducir. En 1966 Roberto Mouras cuenta con 18 años de edad cuando la Peña Casarense construye un circuito en torno al parque principal de la ciudad donde participa con un Chevrolet 400, y ese mismo año, calzando un casco plateado, mocasines sin medias, pantalón de vestir y camisa, ganaba su primer carrera con ese Súper Sport color bordo en la categoría Standard, en Alberti Provincia de Buenos Aires, carrera organizada por el Automóvil Club de Bragado, ganó con problemas, ya que a poco del final se le rompe el platino, y la anécdota cuenta que a partir de ahí surgió la “Peña el Platino Roto”. Al año siguiente vende el Chevrolet 400 ganador y compra otro súper sport corriendo cinco carreras en el Parque San Martín. Después de participar de las carreras Standard del año 66 y parte del 67, participa en la categoría “Anexo J”, siempre con Chevrolet. Con el auto preparado por Evaristo Pardo arriba noveno en la primer carrera luego de pelear los puestos de punta con los Torinos oficiales, cuando el reventón de una cubierta produce el retraso. Inicia 1968 y en su segunda presentación cambia de marca pasándose a Torino, logrando un tercer lugar en el Autodromo de Buenos Aires. Roberto Mouras participo en esta categoría hasta 1970 consiguiendo cuatro podios pero ninguna victoria.

Debut en el Turismo de Carretera Hace su primera incursión en la categoría un 30 de agosto de 1970 en la vuelta de Chivilcoy con un Torino naranja acompañado en la butaca derecha por Lorenzo Bordoli, la carrera fue ganada por Luís Rubén Di Palma acompañado por Palito Ortega. Mouras termina en el noveno lugar, pero lo clasificaron octavo tras la expulsión de un predecesor. Gana su primera carrera el 9 de mayo de 1976 en la vuelta de Bahía Blanca ya al mando de su Chevy dorada, protagonizando la hazaña de ganar seis carreras de manera consecutiva con el mítico “Siete de Oro”, logro que al día de la fecha no se ha podido igualar.

3


Lamentablemente el año 1976 terminó en decepción para los fanáticos de Chevrolet, ya que la pérdida del campeonato de ese año, y la manera en que se perdió, dejó un sabor amargo dificil de superar, considerando que se nos iba de las manos un logro que desde la década pasada no se podía concretar. Hay varias versiones de como se resolvió el torneo, pero la historia nos dice que tendriamos que seguir esperando para ver a la Chevy campeona. Después de un reglamento poco beneficioso para la marca y el cierre de la fabrica de GM Argentina, Mouras decide participar con una coupé Dodge, donde logra sus tres campeonatos consecutivos en 1983, 1984 y 1985, volviendo a participar con una Chevy que lució el 1 en 1986. Se mantuvo con la marca del moño hasta su última competencia, la cual venía ganando hasta su trágico desenlace. Corrió 259 carreras en la categoría, sumó 50 victorias: 27 con Dodge y 23 con Chevrolet. Y tres campeonatos. Con Jorge Pedersoli y Omar Wilke formaron un trío ganador, lo demás es historia. Un hombre con valores bien altos y con la misma humildad que lo caracterizo desde chico, fue el gran ídolo indiscutido de Chevrolet, respetado por todos. Más allá del fanatismo del hincha de una u otra marca, el 22 de noviembre de 1992, día de su fatal accidente, de alguna manera todos lo lloraron.

4


OTRA DECADA COMPLICADA Y CON GRANDES CAMBIOS Temporada 1970 En 1970, viendo que el TC no podía continuar de esa manera debido a los accidentes que se venían sucediendo, se decide correr en autódromos o en circuitos de montaña. De esta forma los autos no podrían desarrollar toda su potencia y se ganaría en seguridad. Se perdía entonces la esencia del TC tal cual se lo conocía, con carreras en ruta. Se crea así la Fórmula A para diferenciar totalmente a los autos de lo que eran los Sport Prototipos. Esto hizo que el reglamento vigente (Fórmula B) conviviera un año con la nueva reglamentación. Esto trajo aparejado cambios impensados en la Fórmula B, por ejemplo, Carlos Marincovich y Pairetti corrieron con Ford, Cacho Fangio con Tornado, Gradassi en su Liebre montó un motor Ford, y Cupeiro en su Liebre III tenía un motor Chevrolet pero preparado por Miguel Herceg. En fin, parecía que todos ante lo que se aproximaba quemaban las naves. El campeón de la categoría fue Eduardo Copello tras ganar 3 de las 6 competencias que se disputaron, desapareciendo esta divisional de manera abrupta. La fórmula A era para muchos la defunción del TC, lógicamente que no era a lo que nos tenían acostumbrados durante la década del 60, pero no era otra cosa que volver a las fuentes del TC. Participaban autos de serie fabricados en el país a partir de 1961, coupé o sedán pero de techo duro, desde 1450 hasta 3000 cc y con un solo carburador. La carrocería debía ser la original permitiéndose solamente modificar trompa y capot, el chasis autoportante solo se podía reforzar y no alivianar, el tren delantero debía ser original modificándose únicamente para reforzarlo, tazas, baguetas y demás ornamentos se podían retirar. Y Así las cosas, se disputaron en el mismo año los dos campeonatos. La primera fecha del año le perteneció a la Fórmula B, donde apenas 12 autos circularon por el circuito 12 del autódromo capitalino, siendo los únicos representantes de Chevrolet Humberto Pasciulli con un prototipo llamado “Pachulo” que terminó en quinto lugar, y Jorge Cupeiro con una Liebre III con motor 250 que debió desertar. Así llegaron a la segunda fecha, la que se realizó en el circuito de montaña de La Cumbre, 20 autos con predominancia de Liebres, donde a los Chevroletistas de la primera carrera se les agregaron las cupecitas adaptadas de Héctor Plano y Jorge Santolaya. En la carrera de Allen reapareció un auto referente de la década anterior, el Chevytú, al mando de Juan Fernández. El 24 de Mayo comenzaba en Salto el Campeonato del TC "A". De los 30 pilotos inscriptos solo participaron 17 ya que varios fueron objetados en la verificación técnica sabatina, había algunos Peugeot 404 que tenían la tapa de cilindro del modelo 504 y por lo tanto no se les permitió correr. La carencia de nombres importantes y la cantidad de autos fueron motivos suficientes para que la concurrencia de público no fuera la ideal para una carrera del TC Fórmula A, y a esto hay que agregarle que por primera vez en 30 años no había ni un Ford ni un Chevrolet presentes. En las dos carreras que siguieron del TC A y la que siguió del TC B en el Cabalén, tampoco se volvieron a presentar autos motorizados o de la marca Chevrolet.

5


Recién en la cuarta carrera del TC A en Bragado aparecen dos Chevrolet 400 a cargo de Eduardo Pino, que usó el auto destinado a Jorge Cupeiro, y Arturo Damín, sin resultados de importancia. Y en la quinta fecha del TC B en Capilla del Monte, aparecen dos cupecitas, la de José Gallo que terminó en quinto lugar, y la de Héctor Francia que no llegó a terminar la competencia. La siguiente fecha del TC A en Chivilcoy no vio llegar a ningún Chevrolet de los tres modelo 400 que largaron al mando de Cupeiro, Damín y Eloy González. Pero el 20 de septiembre volvería la alegría para los simpatizantes de la marca del moño, ya que Jorge Cupeiro se impuso en dos de las series disputadas y en la final con la Liebre III con motor 250 (foto pagina anterior), además de darse la última presentación de una cupecita Chevrolet en el TC de la mano de Gaspar Di Martino en el autódromo de Maggiolo, Santa Fe. Se disputó así la última carrera del TC Fórmula B, desapareciendo estos autos definitivamente del Turismo Carretera, consagrándose campeón de esta divisional Eduardo Copello. Se disputa una nueva fecha del TC A en Pergamino y por vez primera se implementaban las series previas en esta divisional, las dimensiones del trazado así lo requerían. Por fin el público vería dos o tres vehículos viajando juntos, algo que casi no existió en las carreras anteriores. La novedad más importante de esta fecha era la ausencia del puntero del Torneo, Rubén Luis Di Palma, que eligió participar en el Sport Prototipo. Varios autos nuevos y pilotos debutantes se agregaron en Pergamino. Con Torino debutaban Roque Boyle, Francisco "Colo" Espinosa, y Juan Ayarza Garré entre otros. Oscar "Cacho" Fangio reaparecía con un Dodge Polara nuevo perteneciente a la Autopeña "Línea 2". Juan Manuel Bordeu se presentaba con un Polara nuevo mientras que el Valiant que venía usando pasaba a manos de Walter Loeffel, y Rodolfo Marincovich con un Peugeot 404. El saldo de la competencia fue positivo, Jorge Cupeiro ganó la carrera (foto) y demostró tener un auto muy veloz, solo faltaba saber si le alcanzará para enfrentar al Torino de Di Palma. Tras cinco triunfos de Torino llegó la victoria para el Chevrolet, y los Dodge podrían ganar en cualquier momento. Solo faltaría que el solitario Ford de "Cacho" Matías se arrime un poco más a los puestos de vanguardia para tener a todas las marcas en la conversación. Lamentablemente los Fiat y Peugeot han sido superados nuevamente, ahora en un circuito corto, lo que muestra su incierto futuro en esta categoría. Lamentablemente este fue el único triunfo del año de la marca Chevrolet en el TC A, divisional que se transformó en lo que siguió siendo “simplemente” Turismo Carretera. Fue también la única victoria del sedán Chevrolet 400, y ni más ni menos que con la preparación de José Miguel Herceg, quien a partir del año siguiente sería preparador del equipo Ford. Las tres carreras que siguieron fueron poco relevantes para la marca del moño, Salta no contó con ningún auto de la marca, y Hughes y el Gran Premio no tuvieron resultados de importancia para Chevrolet. Estos resultados consagraron a Rubén Luis Di Palma y a su Torino como campeones del TC.

6


Temporada 1971 La temporada 1971 se dividiría en 17 competencias comenzando con la Vuelta del Norte, donde apenas se presentaron 16 autos, de los cuales la gran mayoría eran Torino y solo uno era Chevrolet, todo terminó con el abandono del 400 al mando de Santiago González. En la segunda fecha disputada en La Cumbre, aparece el equipo de la Comisión de Concesionarios General Motors (CDCGM) utilizando la base del equipo del ya prácticamente desaparecido Sport Prototipo que hacía debutar auto y piloto en el TC, Néstor Jesús García Veiga participaba con una Chevy SS 4 puertas preparada por el ingeniero Joseph. Esto les suponía impulsar las ventas del modelo de calle que GM ofrecía en sus agencias, ya que exceptuando la trompa el vehículo mantenía inalteradas sus modernas líneas. La versión coupé de la Chevy no había sido homologada todavía. "La Comisión de Concesionarios de GM eligió promocionar la Chevy, a pesar de que en 1970 habíamos funcionado muy bien con el Chevrolet 400, un auto que cumplía perfectamente con el peso mínimo que exigía el reglamento. Como la coupé no estaba homologada tuvieron que recurrir al sedán, que daba mucha ventaja porque tenía 4 centímetros menos de inclinación en el parabrisas y porque estaba unos 200 kilos por encima del peso estipulado", contaba Omar Wilke, encargado de los motores de la CDCGM desde 1967. En Córdoba la Chevy sufrió una falla en el motor que no le permitió terminar la serie, pero en la tercera competencia del año realizada en Salta gana García Veiga con su sedán, quien haría doblete al ganar también en Salto (foto), logrando los únicos dos triunfos del modelo en el TC. En esta última competencia se agrega al equipo oficial otro debutante, Mauricio García, debutando también con un Chevrolet 400 bajo este nuevo reglamento el “gaucho” Martinez Boero. Después de los dos triunfos de la Chevy oficial los Torino no se quedaron tranquilos, así fue que Carlos Marincovich se impuso en San Juan y en el Gran Premio con el producto de Santa Isabel. En ambas competencias los Chevrolet quedaban a un lado del camino. En la competencia disputada en Hughes el mejor Chevrolet fue el de Rodolfo Marincovich, quien arribó en el octavo lugar, Cupeiro había ganado su serie pero debió desertar en la final. El piloto chileno Eduardo Kovac debutó en esta carrera con una Chevy 4 puertas del equipo de la concesionaria Grandío y López. La Vuelta de Olavarría vería llegar en primer lugar a Juan Manuel Bordeu a bordo de su Dodge Polara, en lo que sería el primer triunfo del modelo en la categoría, logro no conseguido por Bordeu desde 1966 cuando competía con la “coloradita”. El segundo lugar de la competencia fue para Cupeiro con el Chevrolet 400. En la Vuelta de 25 de Mayo fue Rodolfo Marincovich quien arribó como escolta después de perder la punta en la última curva. Quince días después se corría el premio “Revancha” en el mismo circuito, y “Rody” Marincovich sería otra vez el único Chevrolet arribado, pero esta vez en el quinto lugar. En “Los Cóndores” se vio una recuperación del equipo oficial de GM, llegando en tercer lugar Mauricio García y en el séptimo García Veiga, pero el mejor Chevrolet volvía a ser Cupeiro al llegar segundo con su 400, esta vez detrás de Pairetti y su Falcon. La Vuelta de Chivilcoy ve ganador en la ruta a Jorge Cupeiro con un “remozado” modelo 400, pero tras una denuncia del propietario del Valiant de Loeffel, quien había llegado segundo, cuestionando la tapa de cilindros y el múltiple del Chevrolet, logró la descalificación del piloto capitalino, ganando en definitiva el eterno “tío Fritz”. Se corre en Santa Fe, donde Rodolfo Marincovich muestra nuevamente que su “400” está para grandes cosas ocupando el último escalón del podio (foto). En esta misma carrera la Comisión de Concesionarios GM no presenta sus autos hasta que no se aclarasen los problemas con las tapas de cilindros de los Chevrolet que habían afectado a Cupeiro en la competencia anterior. En Pergamino reaparece el equipo oficial GM con un sedán con trompa renovada para García Veiga quien termina segundo en sus serie, pero en la final pierde la aerodinámica trompa y con problemas mecánicos debe abandonar, siendo

7


su compañero Mauricio García el único Chevrolet arribado clasificado en el noveno lugar. Un dato que no pasaría desapercibido fue el debut de un joven algo irreverente oriundo de Ramallo, un tal Juan María Traverso a bordo de un Torino naranja. Las carreras disputadas en Bragado y Neuquén vieron rendir los frutos del esfuerzo del equipo de la CDCGM con sendos segundos lugares de Néstor García Veiga y su nuevamente rendidor Chevy sedán, y la última competencia disputada en Córdoba, denominada Gran Premio de Montaña, ve llegar al piloto arrecifeño en el cuarto lugar, cerrando una temporada con un saldo altamente positivo, un cuarto lugar en el torneo anual. Rubén Di Palma sería campeón nuevamente. Hay que destacar también el empeño puesto por una cantidad de pilotos que optaron por elegir autos de la marca del moño, algunos con buenos parciales y otros todavía desarrollando tanto el modelo 400 como el Chevy sedán, entre ellos se destacan Carlos Giay, Oscar Grilli, Héctor Francia, Rubén Bulla, Humberto Pasciulli y Raúl Rodríguez.

COMIENZA LA HEGEMONIA DE LOS FORD Temporada 1972 Crecía la era de las comisiones oficiales de competición o equipos semioficiales, ya que al frente de las mismas estaban los concesionarios de una marca aunque el apoyo fuera directo de la fábrica. IKA daba apoyos semioficiales a distintos equipos donde el más fuerte era el de Berta con Di Palma al volante, la comisión de concesionarios GM seguía con Néstor García Veiga como piloto y Carlos Marincovich haría debutar a la esperanza de la marca, la tan esperada coupé Chevy. Chrysler tenía a Bordeu y Loeffel como pilotos a bordo de sendas cupés GTX, pero nada se comparaba al equipo de Oficial Ford. Con la mecánica del polaco Herceg y un reglamento que hacía que los Torino no superaran los 2700 cc contra los 3000 de las demás marcas, o la imposibilidad de modificar el múltiple de admisión del Chevrolet que no permitía al motor "alimentarse" como realmente necesitaba, hacía que la confiabilidad del motor Ford empezara a dar resultados. Los demás a pesar de mostrarse más veloces rompían seguido su planta impulsora, se corría a matar o morir, si aguantaban "arrasaban", si no, sobrevenían los abandonos. De esa forma el ánimo de la competencia fue mermando hasta lograr que la presencia de los Torino fuera mínima. La primera cita del año en Mendoza, encontraba la disconformidad de IKA por el reglamento, quien retiró su apoyo a la categoría y a sus pilotos. Carlos Marincovich se presentaba con un Chevrolet 400 a la espera de la coupé Chevy llegando en el cuarto lugar detrás de tres Falcon, aunque García Veiga arrancó mostrando un aplastante dominio su Chevy sedán no soportó la exigencia. En Pergamino se producía por fin el debut del modelo dos puertas de la Chevy con un segundo puesto en su serie y un quinto lugar en la final, aunque esta vez le tocaba al primo “Rody” ser el mejor representante de la marca con su 400 llegando como escolta del Falcon de Nasif Estéfano. Gustavo Durán tuvo una destacada actuación con el modelo 400 del equipo “Plavinil” arribando detrás de su compañero en el sexto lugar. La siguiente competencia fue la Vuelta de 25 de Mayo, donde el nuevo producto de GM mostraba que había nacido para dar pelea en los primeros puestos ya que ganó su serie por una décima de segundo frente al Falcon de Estéfano, y si bien en la final llegó en el segundo lugar, la comisión técnica decidió retirar los motores de los cuatro primeros debido a su aplastante performance. Los tres Falcon y la Chevy oficiales fueron desclasificados por supuestas anomalías declarando ganador a Loeffel, quien había llegado a 5 minutos del ganador en pista. Después de esta particular circunstancia, la carrera disputada en San Juan constaba de dos etapas, la primera fue ganada por Carlos Marincovich y la siguiente por Nasif Estéfano, aunque por suma de tiempos y el abandono de la Chevy en el segundo parcial ganó el Ford. Esto daba por tierra con las sospechas de irregularidades en la preparación de ambas plantas motrices. Martinez Boero logró ubicar a su Chevrolet 400 en el último escalón del podio en la clasificación final de la prueba.

8


La Vuelta de Hughes ofreció una dura pelea entre los dominadores de la categoría, Marincovich dominó tres de las cuatro vueltas al trazado, debiendo abandonar por problemas en la lubricación de su motor, ganando nuevamente el representante del óvalo. En Chacabuco el motor Chevrolet mostraría lo que venía insinuando, “Sandy” ganaría su serie, largando la final a la par de Estéfano. Toda la atención se situó en el accionar del Falcon azul y la cupé Chevy roja. Siempre con Marincovich en punta, la que no abandonó en ningún momento hasta el final, se fueron sucediendo las vueltas en medio de la tensión impresionante que creaban cada vez que aparecían los dos separados por distancias que oscilaron entre la mínima posible y quince metros. Ambos siempre impecables, al límite de lo permitido, con las cuatro ruedas bien apoyadas sobre el piso, sin derrapes innecesarios que hicieran perder un precioso metro. Cabe recordar que Marincovich tenía alrededor de 8 HP más que Nasif. El triunfo de Marincovich (foto izquierda) es la coronación de una serie de esfuerzos realizados por un grupo de gente con profesionalismo y conciencia de equipo. Wilke, Pedersoli, Pochat y Del Rio son los que dotaron a las entrañas de la coupé con el veneno necesario para llegar a concretar este triunfo. Si bien la gente de Ford perdió el invicto, hay que señalar que de los seis primeros puestos cuatro fueron Falcon. En Salto parecía que se iba a revivir lo ocurrido en Chacabuco, pero el motor de la Chevy duró muy poco en carrera, y esta vez le tocó al Falcon de Gradassi llevarse la victoria. En Olavarría le tocó reaparecer a Bordeu con la Dodge, llegando apenas dos Chevrolet en la vuelta del ganador. Marincovich cuarto y Héctor Ríos décimo. Gradassi vuelve a ganar en Córdoba en una carrera que encontró a Martinez Boero como el mejor Chevrolet en el tercer lugar (foto derecha) y a Marincovich ausente por una gripe. En las carreras que quedaban para completar el calendario no se volvió a ver a Carlos Marincovich terminando una competencia, Rodolfo Marincovich fue el mejor defensor que tuvo la marca con un segundo puesto como mejor resultado en Chivilcoy estrenando una coupé Chevy. En 1972 se disputan 15 carreras, 10 fueron ganadas por Ford, 2 ganó Dodge, 2 Torino y Chevrolet solo una. Marincovich ganó varias series, pero la velocidad de su Chevy pagaba tributo cuando se enfrentaba con la confiabilidad. Gradassi entonces fue campeón con 209 puntos seguido por Nasif Estéfano, con solo 35 puntos Jorge Martinez Boero se ubicó sexto como el mejor Chevrolet a base de regularidad.

Temporada 1973 1973 empezaría con más de lo mismo, IKA retiró definitivamente el apoyo que brindaba a sus pilotos, Dodge se retiró de las competencias de manera oficial, y la Comisión de Concesionarios de GM no tenía presupuesto para comenzar el año. Los autos ya andaban en los 250 Km/h y en aras de la seguridad la ACTC determinó limitar con una brida en la base del carburador la alimentación de los motores. Esto terminó de matar al Torino que tanto había hecho por la innovación de la categoría. La primer fecha del año se realizó en Chivilcoy, donde el campeón Gradassi se impuso a la coupé Chevy de Rodolfo Marincovich, “Sandy” se ubicó en el sexto lugar con su Chevy roja. Martinez Boero, Jorge Cupeiro y Héctor Ríos no completaron la final con sus Chevrolet 400. En 25 de Mayo le tocó a Carlos Marincovich ser el escolta de Estéfano después de imponerse en su serie, repitiendo el clasificador en San Juan, esta vez con Martinez Boero y Rody Marincovich arribando cuarto y quinto respectivamente.

9


La Vuelta de Tandil fue una lucha cerrada entre los Marincovich y Angel Monguzzi, pero al final se impuso nuevamente Estéfano seguido por Monguzzi y Rody Marincovich tras el abandono de Sandokan. En Salto pasa a formar parte del equipo de Herceg el “flaco” Traverso con el auto que perteneció a Gradassi ante la presentación de un nuevo Falcon para el piloto cordobés, ambos penando por problemas en sus motores. Martinez Boero logra terminar cuarto con su ya “cansado” Chevrolet 400 en una carrera ganada por los Hermanos Suarez con Dodge. A los quince días repiten victoria los hermanos del sur bonaerense en Arrecifes, siendo Humberto Pasciulli el único Chevrolet arribado llegando en el quinto lugar. Chivilcoy fue todo para Dodge, Malnatti, Suarez y Luluaga coparon el podio, y Carlos Marincovich terminó quinto por problemas con la trompa de su auto. Labo ulaye fue para los Falcon, carrera donde solo participaron dos Chevrolet, Rodolfo Marincovich terminó 15° y Jorge Cupeiro 19°. La Vuelta de Pergamino quedaría en la historia, no por un nuevo triunfo de los hermanos Suárez con la coupé Dodge y el segundo puesto de Rodolfo Marincovich con su Chevy después de una prolija carrera, sino por el trágico accidente que le costaría la vida a Cesar Malnatti y a su acompañante. El infortunado despiste y posterior golpe del piloto de San Miguel se produciría durante la segunda de las tres series programadas, pero la carrera no se detuvo a pesar de que en la última serie solo largaron la mitad de los pilotos habilitados. Del accidente se puede decir que si bien la Dodge de Malnatti se desparramaba un poco en los retomes y esto provocaba el acercamiento de Traverso con su Falcon, el piloto de Ramallo tuvo un roce con la parte trasera del Dodge en circunstancias poco claras provocando que Malnatti saliera lanzado a mas de 200 km/h por la banquina hasta golpear contra una alcantarilla, destruyendo íntegramente su auto y pereciendo en el acto. A pesar de las múltiples teorías sobre el acontecimiento, hasta el día de hoy son muchos lo que responsabilizan a Juan María Traverso por el desenlace de la maniobra. Olavarría era una carrera para Chevrolet, ya que Carlos Marincovich ganaba su serie seguido por un “reaparecido” Cupeiro, mientras que Rody Marincovich llegaba segundo en la suya. Pero en la final, Sandokan se queda sin tercera marcha mientras punteaba, Martinez Boero logra acercarse al arrecifeño y heredar su puesto después de largar desde el fondo pero una llanta se rompe inesperadamente en una curva de la anteúltima vuelta. La lucha quedó planteada entre Rody y Estéfano, quienes se intercambiaban el liderazgo mientras recorrían los poco más de 17 km de la última vuelta, pero los nervios traicionaron al piloto de la Chevy blanca en la última curva, al entrar pasado hace un trompo que le permite al Falcon del tucumano superarlo en los relojes por 7 segundos y ganar la competencia. Así se escapó lo que podría haber sido el primer triunfo de Rodolfo Marincovich en el TC. Mendoza encontró a cuatro Ford en los primeros cinco lugares, rompiendo la hegemonía ovalada Jorge Martinez Boero, terminando como escolta de Estéfano después de haber ganado su serie. Casi un mes después se corre en Río Negro, donde el oficio que demostró Carlos Marincovich una vez más, hizo que girara durante las 24 vueltas que sumaban las tres series sin cometer un solo error imponiéndose en las dos primeras, cortando siempre en el límite de lo permitido, doblando sin derrapes espectaculares, con la efectividad que se demuestra en los relojes, y sin castigar sin razón el auto. Esto permitió que Chevrolet lograra la única victoria de la temporada de la mano del piloto arrecifeño (foto). Rodolfo Marincovich terminó cuarto, Héctor Ríos octavo y Martinez Boero décimo. Un párrafo aparte merece el Gran Premio de este año, el cual fue marcado por la tragedia. En la primera etapa se le rompe una rotula al Chevrolet 400 de Humberto Pasciulli en una curva de alta velocidad, lo que hizo que el auto se descontrolara, perdiera la rueda delantera derecha, y empezara a dar tumbos hasta quedar detenido sin la trompa y sin la puerta del piloto, quien perdió la vida en el acto. Marincovich y Martinez Boero debieron penar con inconvenientes mecánicos. En la etapa complementaria ocurre lo inesperado Nasif Estéfano habló por radio y saludó a todas las madres del país, y se metió dentro del Falcon azul, luego de recorrer las largas rectas de la llanura riojana y habiendo

10


transcurrido poco mas de media hora de iniciada la competencia el Falcon número 1 se aproxima a la curva de ingreso a la localidad de Aimogasta, al llegar a dicha curva Nasif intenta frenar y se le cae la pedalera del freno y del embrague (que van sostenidas por un mismo perno). Al no poder frenar ni rebajar, realiza una brutal corrección del vehículo para evitar atropellar al numeroso público que se encontraba presente en el empalme de rutas. El coche siguió casi derecho y comenzó a dar tumbos. Falla el sistema de seguridad de la puerta izquierda haciendo que esta se abra, provocando también que se desprenda el cinturón de seguridad que tenia la hebilla de sujeción peligrosamente ubicada sobre la izquierda del piloto, muy cerca de la puerta. Nasif sale despedido y muere instantáneamente, quedando su cuerpo sin vida a unos 5 metros de distancia del coche. Su copiloto José Pascioni, resultó ileso al quedar retenido en su butaca. Los testigos del lugar comprobaron que el perno no tenía su chaveta de seguridad. También se plantearon muchas teorías sobre sabotajes provenientes del mismo equipo. Y lo que más llamó la atención fue que el equipo Ford continuó en carrera viendo ganar a Gradassi, aunque esto fue lo que menos importó. Se declaró campeón post-mortem a Nasif Estéfano, quien lograba la corona debido a la gran diferencia de puntos respecto a su inmediato seguidor. La carrera disputada en 25 de Mayo tuvo a Traverso como ganador con el Falcon seguido por dos Dodge. Lo más destacable para Chevrolet fue que Martinez Boero llegó sexto y Cupeiro cambió su Chevrolet 400 por una coupé Chevy. Y en el Gran Premio de Montaña la historia no fue muy distinta, Carlos Marincovich se impuso en la primera etapa, pero en la segunda se despista y abandona, siendo su primo Rody el mejor Chevrolet arribado clasificando sexto. En definitiva la temporada dejó los siguientes resultados, de las 15 competencias, nuevamente 10 las ganó Ford, 4 ganó Dodge y Chevrolet otra vez logra un solo triunfo de la mano de Carlos Marincovich, quien termina el campeonato en el sexto lugar como el mejor representante de la marca.

Temporada 1974 1974 arrancaba con dificultades para la categoría. Problemas entre el ACA y la CADAD, reglamentos modificados sin consenso general, y la suspensión de la ACTC como entidad, a punto tal que el campeonato no empezaba. Se corren dos competencias sin puntos para el campeonato y finalmente a partir de abril se disputaron las 16 competencias puntuables. La primera carrera fue organizada por la ACTC y disputada en 25 de Mayo, Chevrolet resultó sin duda la marca más veloz. Los motores preparados por Wilke y Pedersoli demostraron amplia superioridad en lo que a velocidad se refiere. Prueba de ello es el triunfo de Martínez Boero en su serie donde no encontró adversarios salvo el caso del '"Laucha Ríos", que punteó durante la primera vuelta hasta que se quedó. También confirma esto la actuación de Raúl Rodríguez en su serie. Y finalmente, el triunfo de Carlos Marincovich, que además de lo que pueda decirse de los méritos que hizo, estuvo en uno de esos días en que el destino ordena que él tenía que ganar. La Chevy roja ya incluía las franjas blancas de la “Serie 2” en su decoración (foto). Reglamentariamente se le agrega a todos los motores una brida de 26 mm esperando disminuir la performance en general, pero solo se consigue reducir entre 5 y 10 km de velocidad final. Continúan las diferencias entre CADAD y los pilotos disidentes de la ACTC, mientras que esta última asociación decide organizar una nueva carrera en Olavarría, Carlos Marincovich gana su serie y Martinez Boero llega segundo en la suya, pero en la final llegó la debacle mecánica y ambos pilotos se fueron retrasando, Rody Marincovich pudo terminar en quinto lugar con la Chevy. El campeonato organizado por la CADAD se inició finalmente en Santa Fe, pero sin pilotos de renombre y donde casi todos los participantes lo hicieron con Torino. Veinte días después se larga en Salto, ya con los pilotos principales, y otra vez Carlos Marincovich fue el mejor representante de los autos fabricados en San Martín con un séptimo lugar, repitiendo la misma ubicación en la Vuelta de 25 de Mayo.

11


Una semana después se corre en Viedma, pero con pocos participantes debido a la distancia que los separaba del centro de las actividades. Continúa el dominio de Ford, pero esta vez con Sandokan en el último escalón del podio seguido del Gaucho Martinez Boero a apenas 7 segundos. En Córdoba vuelve a ganar Traverso seguido de Gradassi con los Ford oficiales. Al volver a las rutas de 25 de Mayo y dándole al Torino una brida de 36mm para lograr competitividad los primos Marincovich ganan sus series, pero las Chevy rojas llegan una vuelta atrás del podio compuesto por los Ford oficiales. En la Vuelta de Laprida aparece al mando de una coupé Chevy preparada por Wilke y Pedersoli alguien que sorprendería por su prolijo manejo y la potencia de su auto, Roberto Mouras, quien terminó en el quinto lugar, siendo ahora el mejor representante de Chevrolet ante un nuevo triunfo del óvalo en manos de Ricardo Iglesias. Un mes después la categoría desembarcaría en Laboulaye, donde el equipo Ford decidió retirarse debido a la muerte del acompañante de su piloto oficial y ganador de la última carrera. El deceso se produjo mientras Iglesias realizaba algunas “tiraditas” en ruta abierta previo a la competencia y al llevarse por delante un Fiat 600 particular donde también murieron dos de sus ocupantes. Llama la atención que el año anterior el mismo equipo siguió en carrera después de perder la vida su principal piloto Nasif Estéfano. Esta carrera estaba siendo dominada por Carlos Marincovich, pero la junta de tapa de cilindros lo dejó a pie. Mouras también tuvo que desertar por problemas mecánicos, pero Jorge Martinez Boero se dedicó a regular su tránsito y llegar primero (foto) a una diferencia importante sobre el Dodge de Lizeviche. Héctor Ríos y Raúl Rodríguez tuvieron una destacada labor al terminar en cuarto y quinto lugar respectivamente. La Vuelta de Allen mostró nuevamente que la categoría necesita un cambio debido a sus espectáculos mediocres, cosa que se ve reflejada en la ausencia de público en las últimas competencias. En lo deportivo Martinez Boero quiso repetir lo hecho en Córdoba, pero Traverso se volvió a imponer con su Ford relegando al “Gaucho de Bolívar” al segundo puesto por 15 segundos. Al regresar a 25 de Mayo por cuarta oportunidad el TC repuntó un poco su convocatoria, esta vez viendo a Martinez Boero repetir victoria después de imponerse también en su serie. Roberto Mouras llegó segundo, Rodolfo Marincovich tercero y Raúl Rodríguez cuarto, todos con Chevrolet. Recién después de este cuarteto se ubicaron tres Falcon. En Olavarría se produciría el debut de Jorge Recalde sobre un Falcon con mecánica de Herceg superando en la final a Carlos Marincovich, quien había ganado su serie, ahora con nuevos múltiples de admisión permitidos por la categoría. Martinez Boero se ubicó en un meritorio quinto lugar. Ahora le toca el turno al coliseo porteño, el Autódromo de Buenos Aires ve ganador a Gradassi en una final muy peleada con su escolta Carlos Marincovich, Mouras llegó en el quinto puesto. Lamentablemente Martinez Boero no pudo participar debido a que llegó tarde a la clasificación, perdiendo así la posibilidad de sumar puntos para el campeonato. El Gran Premio de Montaña vio ganador de nuevo a Recalde y al Gaucho de Bolívar tercero. Se volvió a correr en el autódromo capitalino donde se planteó una lucha franca entre Traverso y Carlos Marincovich, dos de las tres series que se disputaron fueron ganadas por el piloto de Arrecifes, pero por solo 3 segundos en la suma de tiempos terminó imponiéndose el ramallense. Mouras terminó quinto y Rody Marincovich sexto. Después de estos resultados el campeonato está casi definido a favor de Gradassi a falta de dos carreras. Pergamino presagia una interesante lucha entre los pilotos de Chevrolet Roberto Mouras y Martinez Boero quienes ganaron sus series, pero en la final Gradassi se encontró con un triunfo inesperado al despistarse el piloto de Bolívar que marchaba puntero a pocos metros de la llegada. Mouras terminó segundo y Martinez Boero finalmente tercero. El Gran Premio definió a Gradassi como campeón al terminar en el segundo puesto después de Traverso. Jorge Martinez Boero terminó tercero en el campeonato siendo el mejor Chevrolet en una excelente temporada, Carlos Marincovich quedó en la cuarta posición.

12


Temporada 1975 1975 prometía aires de cambios, los equipos se renovaron en su mayoría menos el oficial Ford. Por el lado de Chevrolet los resultados a esperar eran más que nada expresiones de deseo ya que el presupuesto del equipo de la Comisión de Concesionarios General Motors dependía de las ventas de sus productos, cosa que por entonces no eran muy buenas. La CDCGM se apoyó entonces en el equipo de Carlos Marincovich al que le agregaron un segundo auto confiado a Roberto Mouras. Respecto a lo reglamentario, las novedades más destacables pasan por la vuelta de los motores Tornado a los 3.000 cc y la numeración fija para los participantes durante todo el año de acuerdo al campeonato del año anterior y no de acuerdo a la clasificación previa, cosa que hacía más identificables a los autos por parte del público. Jorge Martinez Boero decide participar desde esta temporada con una coupé Dodge al encontrarse con la indiferencia de GM frente al pedido de apoyo por parte del piloto de Bolívar después de su buena actuación en la temporada 74, años después terminaría reconociendo que este cambio de marca no fue la decisión correcta, recordando que el Gaucho fue fanático de Chevrolet toda su vida, ya en 1976 terminó pasándose a Ford hasta su retiro. Jorge Cupeiro participó algunas competencias con una coupé Chevy en esta temporada. La Vuelta de 25 de mayo fue la primera carrera de la temporada debido a la suspensión de la fecha que debió realizarse en Zapala. Chevrolet, con el Marincovich Racing Team, esta vez no estuvo a la altura de lo que de la marca se esperaba. Lo que se vio en el Gran Premio pasado parece haberse diluido en los meses de verano. El titular del equipo tropezó con inconvenientes que no deben ser atribuidos a la mala suerte, y por su parte Roberto Mouras consiguió un importante tercer puesto, aunque sin demostrar ni por asomo el potencial mecánico esperado. El Laucha Ríos, uno de los particulares con apoyo de la Comisión de Concesionarios GM, tuvo esta vez actuación destacada si tomamos como elementos de juicio que se trata de uno de los pilotos que trabaja a pulmón en la categoría. Su cuarto puesto resulta un aliciente para los trabajadores de la divisional que evidentemente conforman un ranking aparte. En las 500 Millas Mercedinas la tragedia tiñó de luto a la categoría, Eduardo Rodríguez, propietario de una veloz Chevy que supo ser de Rodolfo Marincovich, venía pasando autos y avanzando en el marcador, cuando en una curva donde estaban afincados los boxes, se salió de pista y embistió su propio box atropellando a su padre quien falleció instantáneamente. Debido a este accidente la carrera fue dada por terminada con solo una vuelta cumplida, ganando Rubén Luis Di Palma secundado por Carlos Marincovich. Se debió lidiar en la competencia con el paso de los trenes que atravesaban la ruta, cosa que terminó demorando la largada debido a la imprevisión. Y el tema que empezaba a hacerse notar era el uso de cubiertas Slick por parte del equipo Ford, quienes alegaban que su uso no estaba prohibido, cosa que era cierta, pero el resto de los pilotos se quejaban de no poder utilizarlas por el alto costo de las mismas. La carrera disputada en Bahía Blanca fue un ejemplo de organización y planteó de entrada el potencial de los Chevrolet, Mouras ganaba su serie y Carlos Marincovich volvía a poner a su Chevy roja al tope del clasificador (foto). Di Palma recibió una denuncia sobre irregularidades en la brida limitadora de su Torino a pesar de su abandono, lo que desembocó en el retiro de su equipo de la categoría, siendo esta competencia la última que vería el conjunto Berta-Di Palma-Tornado en el TC. Para la siguiente cita en Salto la realidad del país estaba bastante complicada, ya que se disputaría apenas unos pocos días después del famoso “Rodrigazo”, donde las situaciones tanto políticas como económicas hacían cada vez más difícil asumir el pago de los $ 3.500 que valía cada entrada y los gastos de traslado, tornándose casi privativo encarar esta salida como un programa familiar. Marincovich y Mouras terminaban segundos en sus series, pero la final apenas encontró al de Casares en quinto lugar y al arrecifeño al costado del camino después de un vuelco por una rotura en la suspensión mientras venía puntero, debido a sus lesiones no se le permitiría participar en Olavarría.

13


El circuito Luciano Fortabát veía ganador nuevamente, como lo hizo el año anterior, al piloto ahora oficial de Ford Jorge Recalde. La actuación de los Chevrolet pasó totalmente desapercibida. Algo similar ocurrió en San Miguel del Monte y en Pergamino donde ambas carreras fueron ganadas por Gradassi. Cuando el TC vuelve a Olavarría gana Traverso en un podio todo de Ford con Mouras apenas llegando segundo en una serie, pero vuelve a ser Héctor Ríos quien tiene el mejor Chevrolet llegando a terminar las finales como en las últimas competencias, pero lejos de la punta. Recién cuando se corre en el autódromo porteño se nota una mejora sustancial de los representantes de Chevrolet, ganando Marincovich su serie y Mouras llegando segundo en la suya, terminando tercero y cuarto respectivamente en la final. Recalde vuelve a ganar con el Falcon oficial seguido de Traverso. Una semana después se corre en el mismo escenario una competencia de “no ganadores” donde Mariano Calamante (h) pasa al bando de los triunfadores a bordo de su Chevy número 107. Las fechas restantes serían en San Miguel del Monte, donde Mouras logra un meritorio y sufrido cuarto puesto, y el Gran Premio, que no hizo otra cosa que acentuar la realidad de Chevrolet en la categoría. La marca se destacó por tener todos los huevos puestos en la misma canasta, la suerte estuvo depositada en un solo auto, o podríamos decir un auto y medio. Los frutos recogidos ante tan poca siembra a través del año son buenos en el balance general ya que se obtuvo por lo menos un triunfo. Resulta insólito que el desarrollo de un motor en el cual se invierte una suma muy grande de dinero no se aproveche en mejor forma. Lo dicho es válido para el Gran Premio donde la marca fue representada en forma oficial por Pairetti (con el auto de Marincovich) y Mouras, ambos rompieron en la segunda etapa y allí nomas todo aquel que algo tenia que ver con la Comisión y el equipo pegó la vuelta, quedando entonces la responsabilidad en Ríos que no puede decirse que sea oficial. Y el resto como Calamante, Espinosa y Boyle que corren con la marca, en muchos casos tuvieron que recurrir a la mano amiga de otra montura para satisfacer alguna necesidad. En definitiva, Gradassi se volvió a coronar campeón seguido por Recalde y Traverso, el equipo Ford en pleno. Marincovich quedaría nuevamente en la cuarta posición del torneo tal como lo había hecho el año anterior.

14


Temporada 1976 - RENACE LA ESPERANZA PARA CHEVROLET 1976 comenzaba como en los últimos años, con el dominio abrumador y aburrido del equipo oficial Ford. Todo esto sumado al cada vez menor apoyo de Chrysler hacia sus productos, lo que hizo que los hermanos Suárez casi se pasen a Chevrolet. Los cambios más destacables pasan por los cambios de Cupeiro y Recalde a la marca Dodge. Los esfuerzos de la Comisión de Concesionarios de GM se centraron nuevamente en los autos de Roberto Mouras y Carlos Marincovich. El Gran Premio de la Provincia de Buenos Aires fue la primera fecha de la temporada que contó con gran cantidad de participantes a pesar de no contar con puntaje para el torneo anual. La segunda etapa del GP fue ganada por Héctor Ríos quien terminó séptimo en la final y Calamante consiguió el último escalón del podio. Recién tres semanas después se corrió en el Autódromo de Buenos Aires, siendo la primera cita puntuable del año. Apenas 22 pilotos toman parte de la carrera debido al alto precio de las cubiertas para este tipo de piso frente a los 54 de la primera competencia. El coliseo porteño ve el estreno de una nueva Chevy para Roberto Mouras quien logra el mejor tiempo de clasificación el día sábado, la serie clasificatoria disputada ese mismo día lo encuentra llegando segundo detrás de Traverso y a Marincovich abandonando por la rotura del motor de su coupé blanca. La final del domingo vio pelear por la punta a los Chevrolet, pero el dominio fue de Traverso hasta que una pinchadura lo dejó de a pie a una vuelta de terminar, la carrera fue ganada por Gradassi seguido por Recalde y Mouras completó el podio con su Chevy roja con el número 7 en sus laterales. En 25 de Mayo se comienza a ver la contundencia del motor del auto de Mouras, quien ganó su serie seguido de Marincovich, la final parecía que iba a repetir estas posiciones, pero una parada para reparar una falla por parte del piloto de Carlos Casares lo retrasa hasta el séptimo lugar, ganando Sandokan seguido de Recalde y Gradassi. En la siguiente competencia empieza la seguidilla de 6 triunfos consecutivos de Roberto Mouras, record que hasta hoy no se ha podido batir, naciendo así la leyenda del "7 de Oro", nombre con que se popularizó a la Chevy del Toro de Carlos Casares debido al color que su principal publicidad le imponía y al número que le correspondía por ranking. Bahía Blanca, Monte, Olavarría, Gran Premio del Llano, Monte nuevamente, y Olavarría otra vez, fueron los escenarios del triunfo. Los detalles de estas competencias son los siguientes: Bahía Blanca ve a Mouras ganando una serie muy peleada con Cupeiro y su Dodge, y el ganador de 25 de Mayo no puede participar al romper su único motor. Martinez Boero llega en noveno lugar participando por única vez en el año con el Chevrolet que había pertenecido a Ferruccio Bruno. Y Mouras gana la final con su coupé todavía de color rojo (foto), color que duraría hasta el Gran Premio del Llano disputado en Laboulaye. Gradassi terminó segundo del Toro de Carlos Casares. La final en el semipermanente de Monte se largó tras 40 minutos de demora, ya que los pilotos no se atrevían a correr por la cantidad de público mal ubicado en el circuito. 31 máquinas fueron de la partida, y de entrada los "Hermanos Suárez" pusieron su Dodge en punta por dos giros. Luego Cupeiro tuvo la batuta, pero en la quinta vuelta Mouras pasó a liderar. En La siguiente Gradassi se puso al frente, pero en la posterior volvía Mouras al comando de la competencia. Dos vueltas más y Mouras empataba los tiempos con Traverso, pero el de Carlos Casares se terminó imponiendo por 8 segundos. Reaparecía Héctor Moro con el Chevrolet de la Peña "Amigos de Pehuajó" y debutaba Julio Kraydeberg con el Chevrolet que pertenecía a la Peña "El Pistón Roto".

15


El 25 de Julio se desarrolló en Olavarría una nueva fecha del torneo, dos apellidos muy importantes y con mucha historia retornaban a la categoría, Di Palma con un Ford preparado por Berta y Pairetti con un Dodge. Las reapariciones mencionadas más los dos triunfos anteriores de Mouras fueron los incentivos que necesitaba la gente de FAPAC para llenar de público el semipermanente "Luciano Fortabát". Ultimamente las carreras de TC ya no estaban dominadas por los Ford de Herceg, ahora la balanza se había inclinado para el lado de Chevrolet. Esta lucha llevó a muchos hinchas del "Chivo" ha retornar a las rutas y esto, más la aparición de nombres rutilantes, está sacando al TC de la modorra que lo acosaba desde los últimos meses de 1974. Mouras gana su serie, y en la final marcha adelante mientras Cupeiro viene acortando la diferencia, el piloto de la CDCGM decidió acelerar el Chevrolet oficial y la expectativa generada se diluyó rápidamente, llegando a la bandera a cuadros con 9 segundos de ventaja sobre el piloto de Dodge. Tercer triunfo consecutivo del Chevrolet todavía rojo preparado por Wilke-Pederzoli y el Ingeniero Joseph. Roberto Mouras tuvo un auto muy veloz y fue contundente, Marincovich terminó cuarto con un Chevrolet que estaba lejos del auto de Mouras. Fue una carrera entretenida pero no estuvo a la altura de lo que se venía viendo. En el Gran Premio del Llano disputado en Laboulaye la lucha de Mouras se centró en los reaparecidos Falcon de Traverso y Gradassi, se presentaron a verificar 67 vehículos, todo un récord para 1976. La historia marca que pasarían varios años para alcanzar una cifra superior en otra competencia de TC. Los últimos 90 km de la segunda etapa no presentó inconvenientes para el Chevrolet número 7 y Roberto Mouras gana por amplio margen su cuarta carrera consecutiva, esta sería la primera con los colores dorados de Old Smuggler (foto). Se corre nuevamente en Monte y la novedad es que Mouras se retrasa en su serie, pero desde el banderazo de largada de la final, y a más de 210 km/h, los autos de Gradassi, Mouras y Cupeiro buscaban la punta de la carrera. En la segunda vuelta, Mouras y Gradassi empataban en tiempos con Cupeiro a una décima de segundo, en tanto que en la tercera ronda los tres estaban empatados. La cuarta vuelta (la más rápida), repitieron el empate Mouras y Gradassi. En la quinta pasó al frente Mouras por un segundo, en tanto que Cupeiro y Gradassi pasaban apareados. Mouras logra un nuevo récord en la séptima. Finalmente, el Dodge de Cupeiro termina primero, pero en la revisión técnica de la CADAD se le encontraron anomalías en el motor, por lo cual Roberto Mouras resultó el vencedor de la competencia, sacándole a Gradassi 22 segundos, Marincovich terminó en el sexto lugar. Con esta desclasificación el “Toro” lograba así su quinto triunfo consecutivo. El 10 de Octubre se corre nuevamente en Olavarría, y quien verificó y no entregó el auto fue Jorge Cupeiro, todavía estaba muy latente el tema de la desclasificación de Monte. Esta sería la última competencia de los azuleños Carlos Tártara y Críspulo Villanueva, se retiraban luego de una extensísima campaña en el TC. Visto lo sucedido en las series no había muchas dudas sobre que pasaría en la Final. De no mediar inconvenientes mecánicos la lucha por la punta se reduciría a Mouras y algún Dodge, parecía que ningún Ford tendría chance alguna de pelear por los puestos de privilegio. La última vuelta de la final no terminaba nunca para el "Toro", decide cuidar el motor de la Chevy agregando suspenso, aun así al caer la bandera a cuadros se lleva la victoria por 17 segundos sobre "Pirín" Gradassi. Al cordobés no le alcanzó para emparejar al de Carlos Casares. Este fue el triunfo más fácil de la seguidilla de seis, y no fue más contundente por el inconveniente final. Gradassi y Traverso se están conformando por ahora con algún escalón del podio. Las carreras se promocionaban algo así como "Mouras contra todos," o "todos contra Mouras", la mecánica de Wilke y Pedersoli parecía por fin haber encontrado la vuelta para acabar con el dominio absoluto de Ford y su preparador Herceg, 48 puntos lo separaban de Gradassi. Al trágico domingo de Pergamino, donde hubo 3 muertos y 10 heridos graves debido a una serie de infortunios, le siguió la suspensión inmediata de toda actividad rutera. Así lo decidió la CDA, ente que regía por entonces la actividad automovilística. Se podría decir que la medida fue acertada pero también es cierto que en los accidentes nada tuvo que ver el estado del semipermanente, fue una suma de imprudencias. El Turismo Carretera cerraría el Torneo con tres competencias a desarrollarse en autódromos. Al equipo de la CDCGM y a los hinchas de Chevrolet no les cayó bien la medida porque era sabido que el "Siete de Oro", lejos de las rutas perdía su contundencia, ya que el chasis y el tren delantero prácticamente original no estaban tan desarrollados como los Ford oficiales.

16


La historia cuenta que se resolvió correr las 3 carreras en el autódromo de Buenos Aires y así terminar con el campeonato. Aún no se sabe que criterio se usó en los pasillos del ACA para darles el mismo puntaje que si se corrieran más de 150 Km en ruta, cuando en realidad se correrían menos de 80 Km en autódromo. Vistas así las cosas se disputa organizada por la ACTC la primera carrera en el autódromo de la ciudad de Buenos Aires, Mouras al despistarse en entrenamientos destruye el auto y solo logra arribar en el doceavo puesto en la final, mientras que Gradassi gana la carrera al levantar Traverso por orden del equipo cuando venía punteando en la penúltima vuelta. Paradójicamente la competencia era auspiciada por Old Smuggler. El campeonato entonces quedaba con Mouras aún en punta con 129 unidades contra 105 de Gradassi. Hasta ese momento solo estaba confirmada la carrera organizada por Automóvil Club de Pergamino para el 5 de diciembre también en el autódromo capitalino. En excelente largada toma la punta Gradassi y al cumplirse la primera vuelta gana "Pirín" sobre Recalde, Marincovich, Pairetti, Di Palma, Traverso y Mouras. En la tercera vuelta Pairetti ingresa a boxes y Di Palma lo hace en la cuarta. Con 4 vueltas manda Gradassi sobre Recalde, Traverso, Marincovich y Mouras, y en el sexto giro la Chevy de Mouras se queda sin frenos y se despista al llegar a la "S", abandonando la competencia y la punta del Torneo. En resumen: en dos carreras, Gradassi había descontado toda la ventaja. Ahora estaba empatado en la punta del torneo con Mouras, los dos con 129 puntos. Quedaba una competencia sola, y quien terminara adelante sería el campeón. ¡Qué final tremendo para una temporada histórica! El ACA anuncia que de acuerdo a las circunstancias conocidas por todos, el Gran Premio de ese año quedaba sin efecto y por lo tanto llamó a los clubes que pudieran organizar la fecha para solicitarla, el Automoto Club de Carlos Paz reclamó la fecha pero tampoco se podía correr allí porque de acuerdo al reglamento solo se permitía correr en autódromo si era en Buenos Aires, pero no más de tres veces en el año. Ya se había disputado esa cantidad de carreras en el autódromo porteño, por consiguiente, o se volvía a la ruta o se terminaba el campeonato allí, con un empate técnico luego de cedidos los puntos de Monte a Mouras, y por cantidad de carreras ganadas, el campeonato hubiera sido para éste. En resumen, el Club organizador con la anuencia del ACA trasladó la carrera a Buenos Aires a pesar de las quejas de la ACTC. El equipo Ford consiguió comportarse como un verdadero equipo. En Chevrolet no ocurrió lo mismo a pesar de entregarle a Carlos Marincovich una copia fiel de la Chevy de Mouras, largándolo al ruedo pretendiendo que fuera su escudero. Roberto termina su serie con problemas, y aquel auto que durante el año solo le desarmaban el motor y luego de revisarlo, de acuerdo a lo que decían sus preparadores, lo armaban sin cambiar prácticamente nada, por tercera vez consecutiva no cruzó la meta en la final, ya que a las pocas vueltas se detuvo. Quedaban atrás de esta forma las pretensiones de ser campeón de un piloto que siempre corrió a todo o nada y las ansias de cortar la racha de Ford de parte de las parcialidades que se veían relegadas desde hace muchos años. Gradassi fue nuevamente campeón con 138 puntos y Roberto Mouras subcampeón 10 puntos atrás.

17


Temporada 1977 En 1977 fue lo mismo que ver una carrera del año pasado, o del anterior. Las caras de siempre, los autos de siempre, el ambiente de costumbre y el espectáculo de cualquier carrera de TC en ruta. Rectas largas y autos que pasan rápido, que doblan poco y mucho más despacio todavía. Dentro de ese marco se inició la temporada de Turismo Carretera de este año, un año muy especial por todos los problemas que surgieron, desde el Premio Apertura pero que de ninguna manera será diferente a los que pasaron. Bahía Blanca preparó la carrera con lodo. Bien organizada, con las medidas de seguridad normales y fundamentada en dirigentes que tienen una noción real de lo que es el automovilismo porque el sábado, después de caer 13 milímetros de agua, no dudaron en suspender la prueba si el estado del circuito y las banquinas no ofrecían la seguridad requerida. Casi todo salió bien, aunque lo que no rindió normalmente fue el espectáculo. El público que llegó al circuito, mucho menos del esperado, parece ya darse cuenta que la cosa es casi siempre igual y que ya no tiene atracción ver pasar los autos en una recta y doblando muy despacio. Cabe destacar que en esta competencia se producía el debut de los hermanos Aventín con sendos Dodge, Martinez Boero se pasaba a Ford, y Carlos Marincovich se alejaba de la categoría poniendo en venta su Chevy. En lo deportivo, Mouras ganaba su serie y terminaba tercero en la final detrás de Traverso y Gradassi. El Premio Vendimia corrido en el Autódromo Gral. San Martín de Mendoza, estaba para Traverso, Recalde, Di Palma o Gradassi, todos con Ford. Y como suele pasar demasiado a menudo, Gradassi se quedó con el primer puesto. Sin embargo quedan como recuerdos inolvidables la lucha por los primeros pues tos, 25.000 personas de pie palpitando cada vuelta y la ratificación que el TC puede ofrecer mejores espectáculos en autódromos que en circuitos semipermanentes. Mouras terminó esta vez en el cuarto lugar. Parecía ser que a diferencia de lo ocurrido en las últimas carreras del año anterior, la cita en el Autódromo de Buenos Aires sería para Roberto Mouras con su Chevy dorada, ahora luciendo el número 2 en sus laterales. El Toro ganó su serie superando a los Ford oficiales, cosa que se repitió en las primeras vueltas de la final hasta que el motor preparado por Pedersoli dijo basta, Traverso ganó la carrera con Cupeiro y su Dodge detrás. El mejor Chevrolet sería Calamante en el décimo puesto. La cuarta fecha se realiza en el Autódromo Oscar Cabalén de Alta Gracia y con un merecido homenaje a Héctor Gradassi, quien gana su serie seguido de cerca por Mouras. Traverso hace lo mismo en su parcial. El Flaco de Ramallo gana seguido de cerca por Mouras, mostrando que es el único Chevrolet que puede hacerle algo de fuerza a los Ford y al resto, ya que fue el único usuario de la marca que terminó entre los 21 autos arribados. La segunda presentación en el año del Turismo Carretera en el autódromo de Buenos Aires mostró las mismas características de la anterior, el triunfo de Juan María Traverso en un espectáculo muy pobre y presenciado por una buena cantidad de público. En realidad este TC, que va disminuyendo su parque automotriz carrera tras carrera, todavía es capaz de arrancar aplausos, ovaciones y to da clase de júbilos por parte de la tribuna. Traverso ganó y remató su serie y la final cuando se lo propuso, sin que nadie pudiera comprometerlo. Mouras terminó tercero y Ayarza Garré con otro Chevrolet arribó séptimo en la vuelta del puntero. Nuevamente el Turismo Carretera volvió a la ruta después de un extenso paréntesis en este tipo de circuitos. Olavarría fue el sitio preferido para autorizar esta carrera y realmente el público vivió otra fiesta de esta categoría que tiene un imán y atracción en la gente casi inexplicable. Por primera vez en el año ganó Roberto Mouras con una de las coupé Chevy oficiales (foto), reiterando que cuenta con uno de los autos más rápidos del parque automotor y también que este tipo de circuitos son los que benefician al actual subcampeón. Desde la misma largada Mouras fue inalcanzable para los débiles rivales que le tocaron en turno. En las frenadas o salida de las curvas Gradassi o Traverso mostraban el camino pero ya tirando en las rectas el Chevrolet los pasaba como parados. Mario Vitale terminó quinto con una rendidora Chevy y Esteban Fernandino terminó séptimo con el otro Chevrolet oficial que se le había confiado a partir de esta competencia. Esta fue la última carrera en el TC para Jorge Cupeiro y la última de Pairetti sobre un auto de 3 litros, ya que solo participaría en una competencia más al año siguiente a bordo de un Dodge 1500.

18


Luego de varios años de victorias de la marca Ford en el autódromo capitalino, Roberto Mouras y la Comisión de Concesionarios General Motors lograron quebrar la racha. Puede decirse que la victoria se preanunció cuando Mouras se encumbraba en las pruebas de clasificación. En principio, tras la victoria de Mouras en la serie inicial el equipo Ford presentó una denuncia contra el Chevrolet del vencedor aduciendo que la altura no era la correspondiente. Al culminar la prueba la gente de Chevrolet presenta una denuncia contra los cinco primeros clasificados para verificar el peso. Finalmente ambas partes de común acuerdo decidieron retirar las respectivas denuncias y todo quedó en la nada. La victoria del piloto de Carlos Casares (foto) fue mucho más cómoda de lo que parecen indicar las diferencias. Salvo alguna embestida de Traverso en la horquilla, Chevrolet pudo festejar el reencuentro de la victoria de la marca en el autódromo en un escenario poco propicio, por lo que el equipo Ford comandado por Herceg debe extremar recursos, máxime que Mouras se encuentra acompañado por Esteban Fernandino (Chevy dorada número 145), segundo en su serie y tercero en la final. Esta fue la última carrera de Ferruccio Bruno en el TC. 40 días después se volvió a correr en el mismo escenario volviendo a imponerse Traverso seguido por Gradassi, llegando Mouras en tercer lugar con un auto que tuvo problemas durante toda la competencia. En la antepenúltima fecha disputada en el Autódromo de Las Flores se repite el podio de la carrera anterior, pero con una convocatoria que apenas alcanzó los 12 autos por una recomendación de la ACTC a la mayoría de los pilotos de no participar de la misma debido a la peligrosidad del circuito, cosa que solo pretendía demostrar el peso que tenía la asociación sobre sus pilotos. Fue una de las convocatorias más pobre de los últimos años. Se corre en Olavarría, ya con más pilotos inscriptos, pero con una lucha cada vez más encarnizada entre los entes fiscalizadores y los ahora agregados clubes organizadores. El piloto de Carlos Casares gana su serie pero debe abandonar en la final. El podio termina copado por el equipo oficial de Ford, esta vez encabezado por Gradassi. Estos resultados dejan a Traverso muy cerca de su primer campeonato. Olavarría fue la última carrera del piloto de Carmen de Areco Raúl Rodríguez, y debuta con Chevrolet Antonio Lizeviche. La última prueba del año ve consagrarse campeón de la categoría a Traverso después de ganar serie y final, Fernandino ganó su parcial pero se retrasó y terminó la carrera a 2 vueltas del ganador. El mejor Chevrolet clasificado fue Héctor Ríos en el sexto lugar. Mouras debió abandonar en la serie y aun así pudo quedar ubicado tercero en el campeonato detrás de Traverso y Gradassi, su compañero quedaría en el puesto 11 del torneo.

19


Temporada 1978 Eran épocas difíciles para el automovilismo argentino. La pelea ACA-CADAD involucraba también al Turismo Carretera. La ACTC entendía que este conflicto podía llegar a debilitar al TC como categoría y por lo tanto organizó un Torneo para demostrar cuanto podían hacer como entidad. A la ACTC no le agradaban mucho las carreras de autódromo pero no podía hacer menos que realizarlo en el autódromo de Buenos Aires, los pilotos respondieron y para esta primera fecha hubo 60 inscriptos aunque solo verificaron 27 vehículos. 1978 comenzó entonces con un torneo nocturno sin puntaje oficial organizado para competidores no ganadores, el representante de Chevrolet con más relevancia fue Romel Viglianco, quien participó con la coupé Chevy que perteneció a Jorge Cupeiro. El campeón de este mini torneo fue Oscar Aventín. Lo anecdótico de esta carrera es que compitieron junto a dos Dodge 1500 1.8 llevados a 2 litros preparados por el Negro Benavidez, en la segunda competencia Pontoriero ganó a bordo de uno de ellos. En los talleres de no pocos preparadores se empezaba a experimentar con motores de esta cilindrada, se decía que había tres Opel que se estaban preparando de los cuales uno sería para Mouras, más un Taunus, y varios Dodge más. Pero ahí no termina la cosa, en el afán de modificar el presente del TC se pensó que estos autos fueran los que remplazaran a los Falcon, Chevy, y coupé Dodge. En las calles se veían por doquier y esto podía ser buena publicidad para las fábricas, pero no iba a ser tan fácil desterrar a los 6 cilindros. La oposición fue mucha y entonces se pensó en dividir la categoría y crear el Turismo Carretera 2 litros compitiendo en forma paralela, pero con el recuerdo aún fresco de lo ocurrido con los prototipos que casi terminan con la categoría se desestimó totalmente, esto fue entonces lo que dio lugar con el tiempo a la creación de la categoría que hoy conocemos como Turismo Competición 2000. Una semana después de finalizado el Torneo Nocturno comenzaba el Campeonato Oficial. La disputa que mantenía la CADAD con el ACA apuró la realización de esta primera fecha. La CADAD estaba al tanto del inminente inicio del Torneo de TC que fiscalizaría el ACA y entonces daba el primer paso organizando junto al Tandil Auto Club, el "Premio Apertura" para TC y TN. La realidad indica que nada cambió luego del receso veraniego, los Ford siguen adelante y el único que les puede hacer frente es Roberto Mouras mientras los fierros de su Chevrolet oficial aguanten. El piloto de Carlos Casares mostró que es imbatible mientras tiene el auto funcionando a pleno, corrió solo en un circuito donde la succión es fundamental y a pesar de ello se dio el gusto de aventajar a los hombres del equipo Ford. La diferencia de los autos oficiales con el resto del parque es muy significativa y se magnifica en este 1978 ante la ausencia de pilotos importantes que han decidido no continuar en la categoría. Ganó Traverso seguido por Gradassi, Héctor Ríos ubicó tercero a su Chevrolet en base a un manejo regular. Mouras le hizo frente a todos hasta que la caja de su auto no soportó la exigencia. Fue entonces cuando apareció el ACA para organizar un Campeonato de TC paralelo y se invitaba a las fábricas a participar con sus nuevos modelos, se dispuso que la primera fecha se realizara en Mendoza el 26 de Marzo de 1978 y se cursó invitación a los pilotos del TC para que participaran de la misma. La ACTC apoyada por CADAD decidió boicotear la competencia y recomendaba a sus pilotos que no concurrieran, por lo tanto los teceístas fieles a la institución no se presentaron. Hubo pocos inscriptos pero la atracción que significaba Carlos Pairetti, a bordo de un Dodge 1500, aseguraba la realización de la competencia. Para que la misma tuviera validez era necesaria la presencia de ocho vehículos. Y ocho fueron los anotados. La competencia fue decepcionante y terminó con el triunfo de Pairetti, una decorosa despedida para quien fuera campeón 1968 del TC a bordo del mítico Trueno Naranja. A pesar del boicot de la ACTC finalmente esta fiscalizadora reconoció la carrera de Mendoza y hoy está incluida en la lista de competencias oficiales de la categoría. Hasta aquí llegó el intento del ACA para crear un campeonato paralelo. En Mendoza se produce la última participación del Chevrolet 400 en la categoría en manos de Alberto Nanzer, un auto bastante mal presentado de acuerdo a crónicas de la época.

20


El San Isidro Automóvil Club organizó una fecha en el Autódromo porteño, donde se pretendía realizar el sábado por la noche la primera de las finales, buscando así repetir la exitosa experiencia que había tenido la ACTC en el Torneo Nocturno de Febrero. Pero la misma ACTC fue la que solicitó que se desistiera de tal programación ya que era muy peligroso correr de noche, por lo tanto se decidió correr las dos finales el domingo en el circuito N°12. Se presentaron a verificar una treintena de autos, una cifra muy inferior a la esperada, resaltando como novedad la reaparición de Jorge Recalde en la categoría (foto), esta vez a bordo del Chevrolet con el que había participado Fernandino el año anterior perteneciente a la Comisión de Concesionarios de General Motors (CDCGM). La primera de las finales fue ganada por Recalde con más de 20 segundos de ventaja para encarar la segunda final, ya que el resultado final se tomaría por suma de tiempos. Si bien nadie esperaba que los Ford oficiales pudieran figurar en la final, el retraso de Recalde y Martinez Boero le dejaron a Traverso y a Gradassi la final servida en bandeja. Calamante fue el mejor Chevrolet clasificado en quinto lugar. Promediando el mes de abril se realiza una nueva competencia de TC fiscalizada por CADAD en el Semipermanente de Olavarría, la misma llevó el nombre del piloto Alberto Beguerie, fallecido el día anterior a la carrera después de haberse accidentado la prueba anterior al mando de su Ford. Héctor Ríos logra imponerse en su serie con su Chevy, lo que le produjo una enorme emoción, ya que había terminado delante del campeón Traverso. Recalde se impone en la segunda serie con la segunda de las Chevy doradas oficiales, aunque ya sin la publicidad de Old Smuggler. La gente de General Motors estaba contenta con lo logrado por el piloto de Mina Clavero pero quedaban las dudas respecto al rendimiento del Chevrolet de Mouras. Antes de largarse las series tuvieron que desarmar los tanques de nafta de ambos autos ya que habían encontrado agua en las cañerías. Secaron todo, volvieron a armar y salieron a competir. El auto de Mouras no quedó bien, luego de la serie encontraron nuevamente agua en el carburador de su Chevrolet y ese fue el motivo del retraso. Lo solucionaron cambiando el tanque para la Final. El gran candidato para la Final, visto lo sucedido en las series, era Jorge Recalde. Los Ford oficiales no tenían un rendimiento óptimo como para plantearle lucha al Chevrolet N°5. El piloto cordobés picó en punta pero un problema de caja lo dejó muy retrasado. El “Laucha” Ríos cerró un excelente fin de semana terminando en la cuarta posición de la competencia, seguido por Carlos Nani y Roberto Mouras, completando el trío del moño que llegó en la vuelta del puntero, el campeón Juan María Traverso. 20 días después se volvió a correr en el mismo escenario, donde los pilotos de la CDCGM ganaron sus series respectivas, pero tal cual viene ocurriendo en las últimas fechas los autos no soportan la exigencia de la final y quedan a un costado del camino. Gradassi gana seguido por Traverso, Lizeviche y Calamante terminan en cuarto y quinto lugar como los mejores Chevrolet. Se organiza la última competencia previa al comienzo del mundial de futbol que se realizaba en Argentina, se elije el Autódromo de la ciudad de Allen, Río Negro, donde se produce la inesperada ausencia de Roberto Mouras pasando Recalde a manejar su auto. Se disputarían dos series donde se calculaba que el equipo Ford haría prevalecer la eficiencia de sus máquinas, pero el piloto de Chevrolet logra mantenerse en la lucha por los primeros puestos terminando como escolta de Traverso por 4 segundos en la primera serie. El desarrollo de la segunda batería insinuaba que seguramente el Chevrolet N° 5 no podría adelantarse al primer lugar, ante la habilidad demostrada por Traverso para mantener una línea de marcha segura y libre de sorpresas… Pero lo inesperado sucedió. Al entrar en la penúltima vuelta es posible observar que la máquina del campeón sufre algún problema, tanto es así que en el ingreso de la penúltima curva de esa vuelta Recalde embiste sin proponérselo la parte trasera del Ford oficial. La caja de velocidades del ramallense había claudicado y estalló así el Alto Valle con la alegría de los hinchas de los "Chivos". La máquina preparada por Wilke y Pederzoli pasaba al primer lugar y la diferencia que lo separaba de Gradassi le aseguraba el primer lugar a pocos metros de la línea de sentencia. Ganó Recalde (foto). En esta oportunidad el espectáculo se salvó ante la emotividad del duelo imprevisto entre Recalde y Traverso, no siempre será igual.

21


El semipermanente de Olavarría es testigo de la vuelta del TC a las rutas después de la inactividad por el futbol, prueba que no contó con gran cantidad de público debido a las bajas temperaturas. La carrera es ganada por Federico Urruti con Dodge, y Carlos Nani, Mouras, Lizeviche y Calamante llegaron en una seguidilla que empezó desde el quinto lugar. Parece ser que la ciudad del cemento ya no es una plaza tan convocante. Esta competencia tiene la característica de ser la última en la que aparece el equipo de la Comisión de Concesionarios GM, esta vez con autos con nuevos colores. Recalde dejaría la categoría para retornar varios años después, y Mouras se ausentaría de las pistas por las siguientes dos competencias. La ida de GM del país provocó un gran revuelo y dejó un hueco importante, tanto en lo deportivo como en el mercado automovilístico local La siguiente fecha puntuable fue Potrero de los Funes donde se vio un monólogo de los Ford liderado por Gradassi, y apenas cumplieron una decorosa actuación los Chevrolet particulares de Calamante, Ríos, Nani y Lizeviche clasificando en ese orden a partir del quinto lugar. Quince días después el TC desembarca en Salta y se impone Traverso con el Falcon oficial, Romel Viglianco llega en el sexto lugar con el único Chevrolet que aparece entre los diez primeros arribados. En el autódromo de Las Flores reaparece Mouras con una Chevy pintada de rojo, blanco y azul (foto), similar a la que usó Recalde en Olavarría, esta vez como piloto particular. Si bien no quedó claro que auto de la ex CDCGM usó se las arregló para pelear adelante, llegando cuarto en su serie y segundo en la final, peleando esa posición con Gradassi durante toda la carrera en una pista complicada por la lluvia. El Gran Premio fue otro monólogo de los Falcon azules, llegando en cuarto lugar el gran luchador del TC y de Chevrolet, Héctor Ríos. Oscar Villaverde terminó séptimo, Osvaldo Lynn noveno, y Oscar Grilli en el puesto 11, siendo así los únicos “chivos” que arribaron sobre los 13 clasificados. Si uno mira las clasificaciones finales de 1977 y 1978 rápidamente se tienta a pensar que el dominio de Ford fue absoluto en esos dos años. La realidad muestra que lo que consolidó al equipo oficial Ford fue la confiabilidad de sus autos y motores, algo que le faltó a sus rivales. En carreras de ruta se vieron superados tanto por Mouras como por Recalde y también por algún Dodge. El retiro de GM fue definitorio para cristalizar el alejamiento momentáneo de Roberto Mouras de la categoría, tal vez faltaban muchos billetes para continuar con los desarrollos, amén del cansancio por no lograr resultados. Lo que nunca imaginaron Mouras, Pedersoli y Wilke era que el equipo oficial Ford dejaría de participar en 1979 y los particulares tendrían su oportunidad para llegar a campeonar. Un solo triunfo de Chevrolet en el año fue lo que se vio en manos de Recalde, un solo triunfo de Dodge en manos de Atauri y el resto un solo de Traverso y Gradassi incluyendo el Gran premio disputado entre Necochea y Comodoro Rivadavia donde se implementaron medidas para emparejar las posibilidades de todas las marcas. En resumen, Traverso al ganarlo festejo su bicampeonato.

22


Temporada 1979/1980 – EL PRIMER CAMPEONATO DE LA COUPE CHEVY Para la categoría más popular de nuestro país 1979 fue un año "bisagra". Un año lleno de problemas, institucionales y técnicos, aunque la solución de estos inconvenientes transformó al Turismo Carretera en una categoría independiente que encontraría con la autofiscalización el camino hacia el éxito y desarrollo futuro. Los pilotos veían que bajo el mando de la CADAD la categoría estaba a la deriva y se desaprovechaba el potencial que tenía el TC. La ACTC entabló conversaciones con el ACA. El "Gordo" Suárez y sus compañeros tuvieron que luchar denodadamente para combatir al verdadero poder deportivo de aquellos días, los intereses contrarios al TC querían doblegar el "espíritu inflexible" de los pilotos. Se habían prohibido las carreras en ruta y eran pocos los autódromos disponibles para tratar de comenzar el Torneo oficial. La realidad indicaba que la institución que se atreviera a organizar una carrera de TC quedaba automáticamente fuera de la órbita del ACA, eso significaba el impedimento para realizar jornadas con categorías zonales y la desafectación del autódromo. El año comenzó en lo deportivo con un Torneo Nocturno realizado en el autódromo de Buenos Aires que quedaba abierto para la participación de pilotos "no ganadores" y debutantes, se prohibía la inscripción de autos de equipos oficiales y de vehículos de 2000cc. En Mayo de 1979 comenzó el Torneo oficial. Y comenzaba sin dos de los pilotos más importantes de los últimos años, el campeón Juan María Traverso y el referente máximo de Chevrolet, Roberto Mouras. Ya no estaba el equipo oficial de General Motors por lo tanto se esperaba un dominio amplio del equipo Ford. Para remplazar a Traverso la Comisión de Concesionarios Ford eligió a Esteban Fernandino. Héctor "Titín" Fiorda dejaba el Ford de Del Campo y compraba el Chevrolet oficial ex Recalde. Francisco Espinosa se bajaba del Torino de Azul y se subía a un Chevrolet alquilado a la Peña "Ciudad de Olavarría". Alrededor del Chevrolet N°11 se formó un grupo muy sólido de personas encabezado por don Antonio Alegre y con Jorge Pedersoli y Omar Wilke como encargados del mantenimiento del vehículo, pero la dedicación casi exclusiva que tenían para Espinosa no fue un obstáculo para que otros pilotos recibieran motores (o elementos) de la misma calidad que los colocados en el Chevrolet N°11. Juan Occhionero y Carlos Nani demostraron ser, en muchas carreras, superiores al piloto de Chacabuco. El Torneo Nocturno contó con un promedio de 15 autos en cada carrera, los representantes de Chevrolet más destacados fueron Antonio Lizeviche, Juan Ayarza Garré con el auto del equipo Supertap, y Romel Viglianco. El campeón de ese torneo sería Miguel Atauri con una coupé Dodge. El ACA anuncia, con bombos y platillos, el comienzo del TC 2000 para Septiembre de 1979. Todos esperaban la participación de las fábricas y de equipos de primer nivel, pero lo cierto es que solo se presentaron 8 vehículos, de los cuales cuatro procedían del TC y uno (el Opel K180) estaba armado desde 1978 para correr también en el TC. Agreguemos que el Fiat 125 de Crocco procedía del TN, por lo tanto, y luego de casi dos años de anunciar la nueva categoría, aquél viernes por la noche solo se presentaron dos vehículos nuevos; el Taunus de Traverso y el Peugeot 504 de "Cocho" López. Muy poco serio. El 20 de Mayo de 1979 el Turismo Carretera abre el fuego en el Autódromo Municipal de Buenos Aires con el Premio "Reafirmación de la Soberanía Nacional", un hecho histórico que cambiaría el rumbo de la categoría ya que era la primera competencia autofiscalizada. Los pilotos apoyaron a la ACTC concurriendo masivamente al autódromo y el sábado verificaron 49 vehículos; muchas eran las novedades que se registraban, El equipo oficial Ford presentaba tres Falcon con Esteban Fernandino, Gradassi y a Ricardo Iglesias. El "Chango" retornaba al TC luego de haber integrado el equipo oficial de la CDCGM durante 1977. Juan Occhionero era un "casi" debutante que arrancaba la temporada con el segundo Chevrolet oficial hasta la temporada pasada. El "Colorado" debutó en el GP de 1978 y esta era su segunda carrera en la categoría. Francisco "Colo" Espinosa usó el auto que utilizó Orestes Argaña durante 1978.

23


Un nuevo roce se producía entre la ACTC y el ACA. Al momento de cargar combustible para disputar la Final se observó que los surtidores de la estación del Autódromo no tenían el vital elemento, la estación era administrada por el ACA y se expendía nafta de YPF. La ACTC decidió entonces comprar nafta especial en algunas estaciones cercanas al autódromo y varios pilotos colaboraron con sus camionetas para traer el combustible. La primera de las series es ganada por Espinosa con la Chevy que en la final parecía ser un serio candidato, pero su auto no rendía como los de Nani y Occhionero. Aunque la caja de “el Colo” tuvo problemas terminó en tercer lugar detrás de dos Ford oficiales, Gradassi ganaría su última carrera en el TC. La segunda competencia del año se realiza en el autódromo de Nueve de Julio, y era la primera vez que la categoría utilizaba este escenario. Roberto Mouras regresa a la categoría sobre una coupé Dodge, la cual no pudo usar Roque Giuliano tras accidentarse con su auto particular. La participación fue de unas pocas carreras en este torneo. La competencia final fue ganada por Fernandino con otro Falcon oficial, Antonio Lizeviche terminaría en quinto lugar seguido por Héctor Ríos, siendo los mejores Chevrolet al abandonar Espinosa. Mientras se esperaba una resolución gubernamental que permitiera nuevamente las carreras en ruta, el TC seguía paseando su presencia en los autódromos. Para la tercera fecha se visitaba nuevamente el circuito N°12 del autódromo porteño ganando nuevamente Fernandino, Héctor Fiorda llega cuarto después de pelear la punta con Gradassi y Aventín a bordo de la Chevy que aun mantenía la decoración tricolor con la que terminaron los autos de la CDCGM el año anterior. El 19 de Agosto el TC volvió a competir en un semipermanente luego de ocho meses de ausencia en este tipo de circuitos. La ACTC recibió la colaboración de varias autoridades gubernamentales para lograr el retorno a las rutas. Dicho retorno sucedió en el circuito de Coronel Pringles después de 27 años en que la categoría no visitaba esa localidad. El Invitado especial de los organizadores fue Juan Manuel Fangio, ganador de la "I Vuelta de Cnel. Pringles" corrida en 1948. Las series vieron a Espinosa llegar en tercer lugar en la primera y a Lizeviche llegar detrás del local Fernandino en la segunda. La final fue un paseo del “Chango” ante su gente, esta vez seguido de Espinosa, quien lograba su mejor resultado desde su debut en el TC, todavía las Chevy sufrían de problemas de confiabilidad en su mecánica. Pero una denuncia presentada después de finalizar la carrera cuestionaba la tapa de cilindros del auto ganador, la cual fue retirada y llevada a la ACTC para su comparación con una tapa original de acuerdo a lo expresado en el reglamento. Las diferencias encontradas estaban muy por fuera de las tolerancias permitidas, lo que desembocó en la desclasificación del piloto ganador, tanto de la serie como de la final. De esta manera Lizeviche ganaba su primera serie y Francisco Espinosa su primera competencia final en la categoría (foto). Se volvía a correr en el autódromo de Nueve de Julio, esta vez sin la presencia de Fernandino después de su exclusión en la carrera anterior. Al volver a las medidas reglamentarias, Herceg no logra que sus autos marquen la diferencia como lo venían haciendo. Carlos Nani tuvo un fin de semana inolvidable para él y los fanáticos del Chivo, logra el segundo tiempo en clasificación, gana su serie, y llega a poco más de 3 segundos del ganador, Antonio Aventín y su Dodge, en el segundo lugar. El siguiente Chevrolet clasificado sería Carlos Lynn en la décima posición a dos vueltas del líder. Olavarría parecía que iba a cristalizar por fin lo que venían insinuando algunos autos del moño ya que la primera serie tuvo tres Chevy adelante liderados por Héctor Fiorda, en la segunda serie Espinosa llega tercero detrás del reaparecido Fernandino. La final tuvo cambios permanentes en su liderazgo, pasando por varios pilotos de Chevrolet, pero la confiabilidad de los autos del óvalo se hizo notar copando el podio por sobre la fragilidad del resto. Fernandino festejó un nuevo triunfo con sabor a revancha. Occhionero, Fiorda y Espinosa clasificaron cuarto, quinto y sexto respectivamente. El domingo 21 de Octubre se disputó la séptima fecha del Torneo, el Pico Football Club organizó la XIII Vuelta de La Pampa, Premio "Juan Marchini". Luego de 12 años de ausencia el TC volvía a Gral. Pico. Para esta competencia había que tener un auto muy veloz, multiplicarlo lo mas largo posible y administrar el acelerador con el mayor de los

24


criterios, el riesgo era la rotura del motor en las interminables rectas. Los Chevrolet demostraron ser los autos más veloces desde el mismo inicio de la carrera y comenzaron a sumar diferencias a su favor. Los primeros referenciales que "cantaban" los aviones indicaban que el puntero por tiempos era Héctor Ríos, seguido por Occhionero y Urruti. El promedio era superior a los 240 km/h. Abundancia de Chevrolet en los primeros lugares durante toda la carrera y en el clasificador final. Pareciera que han encontrado la confiabilidad que les estaba faltando. En cambio a los Ford les sigue costando recuperar los HP perdidos luego de las modificaciones que se vieron obligados a realizar en las tapas de cilindro. Algunos Dodge han mejorado. Ganaba Juan Occhionero (foto) seguido por Francisco Espinosa, el “Colorado Occhionero” fue recibido en su ciudad como un campeón.

Llega la Vuelta de Tandil, carrera que los fanáticos de Ford no recordarán con mucho agrado. La series se desarrollan con normalidad, ganando Oscar Aventín la primera y Fernandino la segunda seguido por Occhionero. Promediando la final Fiorda logra quedar segundo de Fernandino, acelera para mantener el puesto, pero al tomar una curva sobre la ruta 74 se produce el reventón de un neumático haciendo que el Chevrolet Nº 7 se cruce y se ponga de costado a 240 km/h, comienza a volcar y finalmente queda detenido con las cuatro ruedas para arriba. "Titín" tuvo fractura de cinco costillas y brazo izquierdo y su acompañante fractura de mano izquierda. El "Chango" no se desespera y finalmente gana la carrera por 6 segundos, hasta aquí lo que pasó en la ruta. Una vez finalizada la competencia se realizó una denuncia contra el equipo Ford argumentando que algunos elementos de los motores estaban fuera de reglamento. Los dos Ford fueron llevados a un taller custodiados por la policía y allí se retiraron los elementos denunciados. Se embalaron en cajas lacradas y fueron enviados a la ACTC para su posterior revisión. Luego de realizar los estudios metalográficos se comprobó que las tapas de cilindro tenían exceso de material y que los blocks pesaban más de lo es tipulado en el reglamento. Fernandino y Gradassi fueron desclasificados y queda como vencedor de la prueba Antonio Aventín, seguido por Espinosa. Un grupo de pilotos particulares de Ford se reunió y redactó una nota para ser presentada en la ACTC, que entre otras cosas expresa el desacuerdo con los procedimientos utilizados por la Comisión Técnica de la ACTC.

25


El TC llegaba a Pehuajó tras 13 años de ausencia para disputar la "IX Vuelta de Pehuajó". La competencia se desarrollaría en el circuito "Martín Fierro" de 24.300 mts de longitud, de los cuales 20.600 eran sobre pavimento y 3.700 sobre tierra. La novedad más importante era la ausencia del equipo Ford luego de varios años de asistencia perfecta. Después de mucho tiempo la categoría disputaba su primera competencia sin vehículos de equipos oficiales. Además del equipo Ford también se ausentaban una gran cantidad de usuarios particulares de la marca. No quedaban dudas que luego de disputadas las series Occhionero era el gran candidato, y el "Colorado" de Necochea se encargó de confirmarlo desde la primera vuelta de la final. Pero las cosas no iban a terminar bien ya que durante la décima ronda su Chevrolet se sale levemente del camino de tierra compactada y pasa por encima de una barra de hierro que estaba clavada en el piso. En el golpe se daña el sistema de alimentación de combustible y comienza a retrasarse. Finalmente triunfa Oscar Aventín con el Dodge N°16, logrando de esta manera su primera victoria en el Turismo Carretera. Terminó segundo Carlos Nani, con el Chevrolet de "La Espumita Quilmeña", cortando una mala racha de resultados. El 30 de Diciembre de 1979 se corrió entre Mar de Ajó y Mar Chiquita, inaugurando de forma oficial ese tramo de la ruta Interbalnearia. La crónica hacía mención a la unión de interminables rectas con las rotondas de Pinamar y Villa Gessel. Lo destacable era la presencia de un solo Ford Falcon. Sería también esta la última participación de Oscar Grilli en el TC, el piloto de Quequén-Necochea fue uno de los primeros representantes de Chevrolet en el TC "A". La carrera fue para Roque Giuliano con el Dodge N°20 y sería este el primer triunfo de un motor Slant Six preparado por Wilke-Pederzoli. A partir del cuarto lugar llegarían los Chevrolet de Calamante, Ayarza Garré, Fernández, Viglianco y Occhionero. Debido a la poca cantidad de competencias disputadas se decide prolongar el campeonato hasta el año siguiente. El 9 de marzo de 1980 se reanudó el campeonato en Venado Tuerto, El equipo oficial Ford había decidido alejarse del Turismo Carretera y con ello, paradójicamente comenzaron a reaparecer los pilotos particulares de la marca. Para esta fecha eran cuatro los representantes del "óvalo". Volvía "Titín" Fiorda luego del accidente de Tandil y lo hacía a bordo de una Chevy nueva. Gana Atauri con su Dodge seguido de Nani, quien logra su tercer podio en le torneo. Occhionero venía punteando pero su máquina no resiste el esfuerzo. Ayarza Garré llega quinto. A la semana siguiente se inauguraba el Semipermanente "19 de Noviembre" ubicado en la zona de Olmos. La punta de la final cambiaba continuamente entre Occhionero y Nani, tan parejos eran los Chevrolet que al cumplirse 10 vueltas había un empate entre ambos. El "chivo" de "La Espumita Quilmeña" lograba adelantarse en las rectas en tanto que Occhionero se acercaba al transitar las curvas aprovechando un mejor chasis. La paridad se mantuvo por algunos giros más hasta que se rompió un balancín del motor de Nani y debió abandonar. De allí en más se facilitó la tarea para Occhionero y con 30" de ventaja sobre Espinosa la única preocupación era cuidar el motor. Los demás competidores estaban muy alejados entre sí, en el clasificador, por lo tanto la carrera perdió interés. Termina la competencia y el "Colorado" Occhionero gana por 25" sobre el "Colo" Espinosa. Tercero arribó Mariano Calamante, completando el podio con otra Chevy. Se vuelve a correr en Olavarría, donde los Chevrolet vuelven a mostrarse competitivos. Las series no fueron consideradas atípicas por lo tanto en la primera fila largaron Occhionero, Ayarza Garré y Espinosa, luego los Aventín junto a Atauri y así los restantes habilitados. En esta carrera debutaba un joven de Necochea que luego daría que hablar, Johnny De Benedictis, a bordo de un Dodge. La carrera fue muy disputada en la punta, cada vuelta veía cambiar la punta entre Occhionero y Oscar Aventín, ganando finalmente el piloto de Morón tras problemas con los frenos de la Chevy del “Colorado”. Espinosa llegó tercero, cuando comienza a llover se dedica a cuidar el auto ya que lo mas importante para él era mantener la punta del campeonato. El semipermanente de Tandil vuelve a reeditar la lucha de Olavarría, pero esta vez sería Occhionero (foto) quien se imponía al final sobre Aventín, Espinosa volvía a llegar tercero. La última carrera del año fue el Gran Premio de las Cuatro Provincias, recorriendo el trayecto entre Pehuajó y Neuquén de ida y de vuelta. La primera etapa quedó en manos de Espinosa, quien aventajó a Oscar Aventín

26


por poco más de 2 minutos. En la segunda etapa las condiciones fueron igual de duras, terminaron la carrera sólo 12 autos, y en este tramo de la carrera el “Colo” fue acrecentando diferencias sobre el piloto de Morón con su Dodge. Francisco Espinosa ganó con el Chevrolet apadrinado por Antonio Alegre (foto), quien más adelante sería presidente de Boca Juniors y se coronó campeón de la temporada. Oscar Aventín fue subcampeón con Dodge: “No hay duda de que los Chevrolet tienen más velocidad final”, dijo. Juan Occhionero se quedaría con el número 3 para la siguiente temporada. Se terminaba así una sequía de casi 12 años para Chevrolet. Eliminando los equipos oficiales y su poderío, la categoría tendría que crecer ahora empujada por el público que se volcaba nuevamente a las pistas con la promesa de ver el resurgimiento de la misma que durante mucho tiempo se asemejó mucho a una categoría "monomarca".

27


ESTADISTICAS DE ESTAS TEMPORADAS Desde la primera carrera de 1970 hasta la carrera que cerró el campeonato 1979/80 se desprenden los siguientes números: 

148 carreras se disputaron en ese período

76 pilotos distintos participaron con Chevrolet

15 de estos pilotos solo participaron en una sola competencia

26 triunfos consiguió la marca Chevrolet en finales y logró ganar en 47 series clasificatorias

Solo 9 pilotos lograron victorias en esta década

El piloto con más participaciones fue Héctor Ríos con 86 finales corridas y una serie ganada

Roberto Mouras fue el más ganador con 8 finales y 13 series ganadas

Carlos Marincovich se alzó con 5 triunfos

Juan Occhionero logró 3 primeros puestos

Jorge Martinez Boero, Jorge Cupeiro, Francisco Espinosa y Néstor García Veiga se alzaron con 2 triunfos cada uno

Mariano Calamante (h) y Jorge Recalde obtuvieron una sola victoria en el mismo periodo.

La mayor cantidad de autos de la marca Chevrolet en una competencia se produjo en el Gran Premio de 1975 con 19 participantes sobre 95 inscriptos, la carrera fue ganada por Jorge Recalde con un Ford Falcon. Hubo cinco competencias donde no se presentaron autos de la marca Chevrolet, las Vueltas de Salto, Santa Fe y Córdoba con la Fórmula A, y una carrera en el Autódromo de Alta Gracia y la Vuelta de Salta con la Fórmula B. Todas en 1970. Fue un período con poca participación de autos de la marca, ya que Torino al comienzo y Ford durante casi toda la década dominaron la categoría.

Esta década se destacó por el dominio abrumador de los autos del equipo oficial Ford, lo que incluso provocó el desinterés del público debido a lo monótono de los espectáculos. También se observó que General Motors apostó todo su esfuerzo a un solo auto, y a veces a un segundo, tal como lo hizo desde la creación del equipo CDCGM en 1971 hasta su desaparición en 1978.

Chevrolet solo logró el campeonato que abarcó 1979/1980 de la mano de Francisco Espinosa, quien se consagró campeón con dos victorias, las únicas que obtuvo en la categoría. Roberto Mouras en 1976 consiguió el único subcampeonato de esta década.

28


CARRERAS DISPUTADAS Carrera 479 480 481 482 483 484 485 486 487 488 489 490 491 492 493 494 495 496 497 498 499 500 501 502 503 504 505 506 507 508 509 510

Fecha 28/2-1/3/1970 08/03/1970 03/05/1970 24/05/1970 07/06/1970 21/06/1970 05/07/1970 19/07/1970 02/08/1970 30/08/1970 20/09/1970 08/11/1970 15/11/1970 22/11/1970 18-20/12/70 13-14/03/1971 28/03/1971 18/04/1971 02/05/1971 16/05/1971 15-19/06/1971 04/07/1971 18/07/1971 01/08/1971 15/08/1971 29/08/1971 19/09/1971 03/10/1971 31/10/1971 14/11/1971 28/11/1971 8-12/12/1971

Carrera Autódromo de Bs. As. (12) - Form. B Jesús María-La Cumbre -Form. B Autódromo de Allen - Form. B Vuelta de Salto - Form. A Vuelta de Santa Fe - Form. A Vuelta de Córdoba - Form. A Autódromo de Alta Gracia - Form. B Vuelta de Bragado - Form. A Capilla del Monte - Córdoba- Form. B Vuelta de Chivilcoy - Form. A Autódromo de Maggiolo - Form. B Vuelta de Pergamino - Form. A Salta - Form. B Vuelta de Hughes - Form. A Gran Premio Argentino - Form. A Vuelta del Norte Vuelta de La Cumbre Vuelta de Salta Vuelta de Salto - ( Pergamino) San Juan Gran Premio Argentino Vuelta de Hughes - ( Pergamino) Vuelta de Olavarría Vuelta de 25 de Mayo Vuelta de 25 de Mayo Vuelta de Córdoba Vuelta de Chivilcoy Vuelta de Santa Fe Vuelta de Pergamino Vuelta de Bragado Vuelta de Zapala Vuelta de la Montaña

Ganador COPELLO, Eduardo COPELLO, Eduardo DI PALMA, Rubén L. MALNATTI, César H. MALNATTI, César H. DI PALMA, Rubén L. DI PALMA, Rubén L. DI PALMA, Rubén L. COPELLO, Eduardo DI PALMA, Rubén L. CUPEIRO, Jorge CUPEIRO, Jorge DI PALMA, Rubén L. MALNATTI, César H. DI PALMA, Rubén L. DI PALMA, Rubén L. DI PALMA, Rubén L. GARCIA VEIGA, Néstor GARCIA VEIGA, Néstor MARINCOVICH, Carlos MARINCOVICH, Carlos PAIRETTI, Carlos A. BORDEU, Juan M. MANZANO, Alfredo DI PALMA, Rubén L. PAIRETTI, Carlos A. LOEFFEL, Carlos MALNATTI, César H. COPELLO, Eduardo BORDEU, Juan M. BORDEU, Juan M. DI PALMA, Rubén L.

Marca Torino Torino Torino Torino Torino Torino Torino Torino Torino Torino Martos-Chevrolet Chevrolet 400 Torino Torino Torino Torino Torino Chevy 4 p. Chevy 4 p. Torino Torino Ford Falcon Dodge Polara 4 p. Torino Torino Ford Falcon Valiant II-Dodge Torino Torino Dodge Polara 4 p. Dodge Polara 4 p. Torino

Promedio Cant. Chevrolet 163,669 2 89,456 3 109,801 5 181,876 0 185,454 0 177,744 0 167.330 0 193,498 2 104,559 2 200,909 3 134,578 2 153,388 1 80,827 0 197,697 4 158,023 4 109,249 1 136,659 3 147,459 2 156,317 7 186,196 5 151,717 7 160,256 8 180,045 9 180.770 6 186,865 4 196,033 7 210,519 11 205.520 4 159,797 9 214,326 9 168,347 4 111,776 7

29


Carrera 511 512 513 514 515 516 517 518 519 520 521 522 523 524 525 526 527 528 529 530 531 532 533 534 535 536 537 538 539 540 541 542 543 544

Fecha 26/03/1972 09/04/1972 14/05/1972 11/06/1972 25/06/1972 09/07/1972 23/07/1972 13/08/1972 27/08/1972 24/09/1972 8-15/10/1972 29/10/1972 12/11/1972 20-26/11/1972 17/12/1972 25/02/1973 25/03/1973 08/04/1973 29/04/1973 13/05/1973 27/05/1973 01/07/1973 22/07/1973 05/08/1973 19/08/1973 09/09/1973 07/10/1973 19-21/10/73 11/11/1973 30/11-2/12/1973 17/03/1974 07/04/1974 21/04/1974 12/05/1974

Carrera Circuito El Challao - Cerro de la Gloria Vuelta de Pergamino Vuelta de 25 de Mayo San Juan - Calingasta Vuelta de Hughes Vuelta de Chacabuco - (Pergamino) Vuelta de Salto Vuelta de Olavarría Vuelta de Córdoba Vuelta de Santa Fe Gran Premio Argentino Vuelta de 25 de Mayo Vuelta de Chivilcoy Gran Premio de la Montaña Vuelta de Zapala Vuelta de Chivilcoy Vuelta de 25 de Mayo San Juan - Calingasta Vuelta de Tandil -(Olavarría) Vuelta de Salto Vuelta de Arrecifes - (Salto) Vuelta de Chivilcoy Vuelta de Laboulaye Vuelta de Pergamino Vuelta de Olavarría Mendoza - Circuito El Challao Vuelta de Viedma Concepción - La Rioja Circuito 25 de Mayo Gran Premio de la Montaña Circuito de 25 de Mayo Vuelta de Olavarría Vuelta de Santa Fe Vuelta de Salto

Ganador GRADASSI, Héctor ESTEFANO, Nasif LOEFFEL, Carlos ESTEFANO, Nasif ESTEFANO, Nasif MARINCOVICH, Carlos GRADASSI, Héctor BORDEU, Juan M. GRADASSI, Héctor GRADASSI, Héctor GRADASSI, Héctor TRAVERSO, Juan M. GIORDANO, Eduardo GRADASSI, Héctor GRADASSI, Héctor GRADASSI, Héctor ESTEFANO, Nasif ESTEFANO, Nasif ESTEFANO, Nasif SUAREZ, Octavio SUAREZ, Octavio MALNATTI, César H. IGLESIAS, Juan C. SUAREZ, Octavio ESTEFANO, Nasif ESTEFANO, Nasif MARINCOVICH, Carlos GRADASSI, Héctor TRAVERSO, Juan M. GRADASSI, Héctor MARINCOVICH, Carlos TRAVERSO, Juan M. GIORDANO, Eduardo SUAREZ, Octavio

Marca Ford Falcon Ford Falcon Cupé Dodge GTX Ford Falcon Ford Falcon Chevy Ford Falcon Cupé Dodge GTX Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Torino Torino Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Dodge Polara 4 p. Dodge Polara 4 p. Cupé Dodge GTX Ford Falcon Cupé Dodge GTX Ford Falcon Ford Falcon Chevy Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Chevy Ford Falcon Torino Cupé Dodge GTX

Promedio Cant. Chevrolet 152,885 3 164,592 8 178,603 10 107,608 3 212,322 7 169,162 6 220.240 5 189,863 8 189,237 2 212.080 3 157,062 6 190,002 8 219,311 5 136,263 3 176,245 4 223,549 5 190,947 7 108,791 4 191.040 5 226,653 6 215,046 7 230,541 5 212,721 2 165,364 8 190,001 6 158,116 2 181,653 7 112,517 7 195,877 8 87,162 7 188,385 7 193,323 9 209,211 1 229.120 8

30


Carrera 545 546 547 548 549 550 551 552 553 554 555 556 557 558 559 560 561 562 563 564 565 566 567 568 569 570 571 572 573 574 575 576 577 578

Fecha 02/06/1974 09/06/1974 23/06/1974 21/07/1974 28/07/1974 25/08/1974 08/09/1974 22/09/1974 06/10/1974 19-20/10/1974 03/11/1974 24/11/1974 01/12/1974 15-22/12/1974 30/03/1975 20/04/1975 04/05/1975 08/06/1975 13/07/1975 17/08/1975 07/09/1975 12/10/1975 26/10/1975 02/11/1975 16/11/1975 14-21/12/1975 21-22/02/1976 14/03/1976 25/04/1976 09/05/1976 13/06/1976 25/07/1976 05/09/1976 19/09/1976

Carrera Vuelta de 25 de Mayo Circuito de Viedma Vuelta de Córdoba Circuito de 25 de Mayo Vuelta de Laprida -(Olavarría) Vuelta de Laboulaye Vuelta de Allen Vuelta de Bragado - (25 de Mayo) Vuelta de Olavarría Autódromo de Bs.As. Gran Premio de la Montaña Autódromo de Bs.As. Vuelta de Pergamino Gran Premio Argentino Vuelta de 25 de Mayo 500 Millas Mercedinas Vuelta de Bahía Blanca Vuelta de Salto -(Pergamino) Vuelta de Tandil - (Olavarría) Vuelta de San Miguel del Monte Vuelta de Pergamino Vuelta de Olavarría Autódromo de Bs.As. Autódromo de Bs.As. San Miguel del Monte Gran Premio Argentino G. P. Provincia de Buenos Aires Autódromo de Bs.As. Vuelta de 25 de Mayo Vuelta de Bahía Blanca Vuelta de Las Flores - (S. M. del Monte) Vuelta de Olavarría Circuito de Laboulaye Vuelta de San Miguel del Monte

Ganador GRADASSI, Héctor GRADASSI, Héctor TRAVERSO, Juan M. IGLESIAS, Juan C. IGLESIAS, Ricardo MARTINEZ BOERO, Jorge TRAVERSO, Juan M. MARTINEZ BOERO, Jorge RECALDE, Jorge GRADASSI, Héctor RECALDE, Jorge TRAVERSO, Juan M. GRADASSI, Héctor TRAVERSO, Juan M. GRADASSI, Héctor DI PALMA, Rubén L. MARINCOVICH, Carlos GRADASSI, Héctor RECALDE, Jorge GRADASSI, Héctor GRADASSI, Héctor TRAVERSO, Juan M. RECALDE, Jorge CALAMANTE, Mariano A. (h) TRAVERSO, Juan M. RECALDE, Jorge GIULIANO, Roque GRADASSI, Héctor MARINCOVICH, Carlos MOURAS, Roberto MOURAS, Roberto MOURAS, Roberto MOURAS, Roberto MOURAS, Roberto

Marca Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Chevy Ford Falcon Chevy Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Torino Chevy Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Chevy Ford Falcon Ford Falcon Cupé Dodge GTX Ford Falcon Chevy Chevy Chevy Chevy Chevy Chevy

Promedio Cant. Chevrolet 189,441 9 183,013 5 219,862 6 194,483 4 196.080 5 195,358 5 184,203 5 196,644 7 197,343 8 164,709 5 86.720 4 166,564 8 172,264 5 192,437 10 198,811 7 231,008 7 186.350 8 171.800 6 194,377 10 181,449 11 172,189 7 192,982 12 147,505 11 156,039 6 221,055 13 197,051 19 222,664 11 164,709 5 197,107 12 188,694 8 188,776 10 201.350 14 208,299 17 190,954 13

31


Carrera 579 580 581 582 583 584 585 586 587 588 589 590 591 592 593 594 595 596 597 598 599 600 601 602 603 604 605 606 607 608 609 610 611 612

Fecha 10/10/1976 21/11/1976 05/12/1976 19/12/1976 01/05/1977 08/05/1977 29/05/1977 12/06/1977 17/07/1977 14/08/1977 18/09/1977 23/10/1977 06/11/1977 20/11/1977 11/12/1977 11/02/1978 18/02/1978 25/02/1978 05/03/1978 26/03/1978 02/04/1978 16/04/1978 07/05/1978 21/05/1978 13/08/1978 20/08/1978 2-3/09/1978 24/09/1978 05/11/1978 2-10/12/1978 10/02/1979 17/02/1979 24/02/1979 20/05/1979

Carrera Vuelta de Olavarría Autódromo de Bs.As. Vuelta de Pergamino -(Aut. de Bs.As.) Vuelta de Villa C. Paz - (Aut. de Bs.As.) Vuelta de Bahía Blanca Premio Vendimia Autódromo de Bs.As. Autódromo de Alta Gracia Autódromo de Bs.As. Vuelta de Olavarría Autódromo de Bs.As. Autódromo de Bs.As. Autódromo de Las Flores Vuelta de Azul - (Olavarría) Vuelta de Tandil Autódromo de Bs.As. Autódromo de Bs.As. Autódromo de Bs.As. Vuelta de Tandil Autódromo de Mendoza Autódromo de Bs.As. Vuelta de Olavarría Vuelta de La Plata - (Olavarría) Autódromo de Allen Vuelta de Azul - (Olavarría) Vuelta de Laboulaye Vuelta de Salta Autódromo de Las Flores Vuelta de Tandil Gran Premio Argentino Autódromo de Bs.As. Autódromo de Bs.As. Autódromo de Bs.As. Autódromo de Bs.As.

Ganador MOURAS, Roberto GRADASSI, Héctor GRADASSI, Héctor TRAVERSO, Juan M. TRAVERSO, Juan M. GRADASSI, Héctor TRAVERSO, Juan M. TRAVERSO, Juan M. TRAVERSO, Juan M. MOURAS, Roberto MOURAS, Roberto TRAVERSO, Juan M. TRAVERSO, Juan M. GRADASSI, Héctor TRAVERSO, Juan M. "Tony Pedré" (A. AVENTIN PONTORIERO, José M. LOIOCCO, Marcos TRAVERSO, Juan M. PAIRETTI, Carlos A. TRAVERSO, Juan M. TRAVERSO, Juan M. GRADASSI, Héctor RECALDE, Jorge URRUTI, Federico TRAVERSO, Juan M. TRAVERSO, Juan M. TRAVERSO, Juan M. TRAVERSO, Juan M. TRAVERSO, Juan M. ATAURI, Miguel A. ATAURI, Miguel A. ROSSONE, Norberto GRADASSI, Héctor

Marca Chevy Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Chevy Chevy Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Cupé Dodge GTX Dodge 1500 Cupé Dodge GTX Ford Falcon Dodge 1500 Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Chevy Cupé Dodge GTX Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Ford Falcon Cupé Dodge GTX Cupé Dodge GTX Ford Falcon Ford Falcon

Promedio Cant. Chevrolet 201,399 11 166,292 9 164,985 5 155,925 6 193,163 10 131,572 4 167,757 7 153,361 5 168,211 8 201,131 16 168,564 6 168,176 4 148.090 2 199,581 15 190,793 12 118,674 4 135.720 4 132,049 4 189,869 8 115,592 1 164,514 7 199,534 12 198.180 14 123,641 5 201,502 13 133,936 6 135,885 6 145,517 3 190,732 14 198,263 12 134,941 2 135,576 3 134,859 1 157,471 13

32


Carrera 613 614 615 616 617 618 619 620 621 622 623 624 625 626

Fecha 08/07/1979 22/07/1979 19/08/1979 16/09/1979 07/10/1979 21/10/1979 11/11/1979 16/12/1979 30/12/1979 09/03/1980 16/03/1980 30/03/1980 20/04/1980 22/06/1980

Carrera Autódromo de Nueve de Julio Autódromo de Bs.As. Vuelta de Coronel Pringles Vuelta de Nueve de Julio Vuelta de Olavarría Vuelta de La Pampa Vuelta de Tandil Vuelta de Pehuajó Inauguración Ruta : M.de Ajó-M.Chiquita Vuelta de Venado Tuerto Vuelta de La Plata Vuelta de Olavarría Vuelta de Tandil Gran Premio Unión 4 Provincias

Ganador FERNANDINO, Esteban (h) FERNANDINO, Esteban (h) ESPINOSA, Francisco AVENTIN, Antonio FERNANDINO, Esteban (h) OCCHIONERO, Juan A. AVENTIN, Antonio AVENTIN, Oscar GIULIANO, Roque ATAURI, Miguel A. OCCHIONERO, Juan A. AVENTIN, Oscar OCCHIONERO, Juan A. ESPINOSA, Francisco

Marca Ford Falcon Ford Falcon Chevy Cupé Dodge GTX Ford Falcon Chevy Cupé Dodge GTX Cupé Dodge GTX Cupé Dodge GTX Cupé Dodge GTX Chevy Cupé Dodge GTX Chevy Chevy

Promedio Cant. Chevrolet 140,915 11 166,932 14 190,989 11 150.310 7 190,251 15 233.660 14 186,675 13 182,861 13 214,423 16 242.567 14 198,379 13 192,171 15 193,129 17 231,915 16

La cantidad de Chevrolet contabilizados corresponde a los autos que largaron la carrera

33


A continuación todos los pilotos que participaron con Chevrolet en este periodo ordenados por cantidad de competencias corridas Apellido

Nombre

Procedencia

Corridas

Ganadas

series ganadas 1

Moro

Héctor

C. Casares

11

5

12

Nanzer

Luis

Boulogne

11

Fiorda

Héctor

Mar Del Plata

10

Sampol

Emilio

Mercedes

10

Ríos

Héctor

Arrecifes

86

Marincovich

Carlos

Arrecifes

59

Rodríguez

Raúl O.

S. A. de Areco

53

Martínez Boero

Jorge

Bolívar

51

2

Calamante

Mariano (h)

Balcarce

50

1

Marincovich

Rodolfo

Arrecifes

47

Mouras

Roberto

C. Casares

47

Nani

Carlos

Quilmes

41

Ayarza Garré

Juan

Chivilcoy

39

Lynn

Carlos

Pilar

37

Cupeiro

Jorge

Cap. Federal

34

Lizeviche

Antonio

Cap. Federal

30

Francia

Héctor

Olavarría

27

Pedernera

Carlos

Florida

27

Espinosa

Francisco

Chacabuco

22

Faustino

Julio

Nueve de Julio

Vitale

Mario

Pasciulli

Humberto

Argaña

5

Apellido

Nombre

Procedencia

Corridas

García

Mauricio

Ramallo

9

3

Giay

Carlos

Arrecifes

9

13

Lynn

Osvaldo

Pilar

9

1

Pourciel

Ulises

Cap. Federal

9

Damín

Arturo

Palomar

8

González

Eloy

Munro

8

3

Boyle

Roque

Vdo. Tuerto

7

1

Miranda

Adolfo

L. de Zamora

7

Giustozzi

Julio

Saladillo

6

Bautista

Antonio

La Plata

5

Corti

Osvaldo José

Villa Madero

5

20

Fernandino

Esteban

Cnel. Pringles

5

Necochea

20

González

Santiago

L. de Zamora

5

Mar del Plata

17

Recalde

Jorge

Mina Clavero

5

Orestes

Olavarría

16

Rodríguez

Eduardo

V. Alsina

5

Bruno

Ferruccio

Italia

16

Arrechea

Juan

Azul

4

García Veiga

Néstor

Arrecifes

16

Atauri

Miguel Angel

Dolores

4

Viglianco

Romel

Ucacha

16

Bulla

Rubén

Arrecifes

4

Fernández

Néstor

Tandil

15

Castello

Alberto

Laprida

4

Grilli

Oscar

Necochea

15

Durán

Gustavo

Rafaela

3

Occhionero

Juan

Necochea

14

Kovac

Eduardo

Chile

3

Villaverde

Osvaldo

Miramar

14

Luercho

Héctor

Ranelagh

3

García

Jorge

Pacheco

13

Pino

Eduardo

Cap. Federal

3

Kraydeberg

Julio

Saladillo

12

Plano

Héctor

Bahía Blanca

3

8

2

2

1

2

3

3

Ganadas

series ganadas

1

1

3

34


Apellido

Nombre

Procedencia

Corridas

Di Tulio

Mario

Rafaela

2

Favre

Daniel

V. Gob. Gálvez

2

Magrassi

Eduardo

Mar Del Plata

2

Saint Germés

Luis

Azul

2

Villagra

Pedro

Ares

Néstor

Lanús

1

Brischetto

Antonio

La Plata

1

Conejero

Vicente

Banfield

1

Constantini

Raúl

Di Martino

Gaspar

Vdo. Tuerto

1

Fernández

Juan

Las Flores

1

Gallo

José

Haedo

1

Gómez

Alberto

Junín

1

González

Arnoldo

Grecco

Jorge

Helder González

Arnoldo

Pairetti

Carlos

Arrecifes

1

Paolini

Raúl

San Nicolás

1

Rodríguez

Orlando

Cnel. Pringles

1

Santolaya

Jorge

Cap. Federal

1

Ganadas

series ganadas

2

1

1 Saladillo

1 1

La década del 70 quedará marcada en los fanáticos de Chevrolet como la más desigual respecto a la comparación con sus competidores, las bondades recibidas por los Ford y por los Torino desde el comienzo de este periodo hacía que los Chevrolet sacrificaran confiabilidad para ganar velocidad, lo que hizo penar a sus pilotos. Muchos son los ejemplos de competencias en las que autos de la marca del moño venían liderando y sus impulsores no resistieron el esfuerzo. El tema del equipo oficial Ford es un tema que sobrepasa lo deportivo, ya que es evidente que por lo menos en el año 1979 sus autos estuvieron en más de una oportunidad fuera de reglamento, lo que deja un manto de dudas sobre alguna que otra competencia de años anteriores. Pero la historia dirá que en un campeonato desdoblado, con apenas dos triunfos y una regularidad impensada, Francisco Espinosa le dio el primer campeonato a la coupé Chevy. Los fanáticos del moño dorado deberíamos esperar una década completa para poder ver a un representante de la marca alzarse con una nueva corona en el Turismo Carretera. Los pormenores de esa espera los veremos en el próximo capítulo.

35


36

www.idoloschevrolet.com.ar

Chevrolet en el tc decada del 1970  

La década donde aparece el auto más representativo de la marca en la categoría, la coupé Chevy y su primer esperado campeonato.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you