Page 9

Temporada 1963 1963 no haría más que confirmar el dinamismo de la categoría y el recambio de pilotos y máquinas que se estaba por venir. Aparecen en el candelero corredores como Mariano Calamante y Juan Manuel Bordeu, quienes corrían una coupé Chevrolet a medias, que luego ya en manos solamente de Bordeu se haría famosa como "la Coloradita de Balcarce", apadrinado nada menos que por Juan Manuel Fangio quien hacía las veces de lo que hoy sería un jefe de equipo y que contaba con la preparación mecánica de “Toto” Fangio. Ese año debutaría con Chevrolet y con un vuelco un joven de 19 años que daría que hablar en poco tiempo, Rubén Luis Di Palma. La primera competencia se corre en Olavarría, la cual es ganada por los locales hermanos Emiliozzi, todo esto sin embargo, quedó opacado por el trágico accidente que le costara la vida a Juan Gálvez, el piloto con mayor cantidad de campeonatos ganados en TC, incluso hasta la actualidad. Esta primera carrera del año ve al debutante Juan Manuel Bordeu a bordo de “la Coloradita”, llegando en un promisorio tercer lugar. La siguiente cita sería en Pergamino, marcando una nueva victoria para los hermanos olavarrienses, pero esta vez seguidos de cerca por los Chevrolet de Armando Ríos y José Morán. Cabe destacar que a partir de esta competencia, uno de los más arduos defensores de la marca del moño durante la década anterior, Marcos Ciani, pasa a competir con un auto de la marca Dodge, debido a que pasó a ser concesionario oficial de la marca en su ciudad. Su Chevrolet fue adquirido por Rafael Baldrés. Las siguientes carreras disputadas fueron ganadas por pilotos de Ford, pero sería en el autódromo de Buenos Aires donde se vería el dominio de dos “empanadas” mendocinas, el triunfo de Jorge Angel Pena y el segundo lugar de Pablo Gulle. Ambos pilotos se repartieron los triunfos de las semifinales previas. En el autódromo de San Martín, Mendoza, vuelve a imponerse el sanjuanino radicado en Mendoza, Jorge Pena en la clase B. En las rutas de Arrecifes vuelven a ganar los Emiliozzi con el V8 seguidos por Ciani con el Dodge, luego clasificarían Ríos, Morán y Roux con sus Chevrolet. Los hermanos de Olavarría repitieron victorias en Bahía Blanca, La Pampa y Salto. Habría que esperar hasta la Vuelta de Junín para ver el primer triunfo de Chevrolet en la ruta de la mano de un debutante en triunfos, Juan Manuel Bordeu, quien superaba a los hermanos campeones por 10 minutos. Otro que pasaría al bando de los “ganadores” en la siguiente competencia sería Carlos Pairetti con su Chevrolet, seguido por otros pilotos de la marca, Calamante, Morán y Castaño. Bordeu volvió a ganar en Pehuajó. Los simpatizantes de Chevrolet empezaban a acostumbrarse a los triunfos de sus pilotos, ya que Jorge Pena se volvía a imponer en el asfalto de San Nicolás, seguido por Rubén Roux, Pairetti y Bordeu. Como contrapartida, las 500 Millas de ese año fueron dominadas por Ford, ya que de los 16 pilotos arribados, 14 pertenecían a la marca del óvalo. Como revancha, Pairetti se impuso en la Vuelta de Tres Arroyos seguido por un debutante llamado Jorge Cupeiro, quien utilizó en esta oportunidad el Chevrolet propiedad de Carlos Walter Loeffel. Las competencias realizadas en Nueve de Julio y Tandil fueron ganadas nuevamente por Emiliozzi, quien se coronaría nuevamente campeón, seguido muy de lejos por 4 Chevrolet, Pairetti, Bordeu, Ríos y Mantinián. Dante y Torcuato Emiliozzi lograron este año en la Vuelta de Necochea superar a bordo de la mítica "Galera" la barrera de los 200 Km/h de promedio, ganándola a 203,526 Km/h. El Gran Premio de ese año sería ganado nuevamente por Chevrolet y como se dice vulgarmente por paliza ya que en el marcador los 8 primeros puestos fueron ocupados por esa marca. Carlos Pairetti (foto), Manuel Mantinián, Armando Ríos, Raimundo Caparrós, Cesáreo Castaño, Juan Manuel Bordeu, Norberto Polinori y Oscar Tejerina.

9

Chevrolet en el tc decada del 1960  

Detalles sobre la década más revolucionaria del turismo carretera, la evolución de las cupecitas, pasando por los prototipos y los modernos...