Page 8

Temporada 1962 La primera fecha de la temporada se realiza en Córdoba, donde apenas largan dos Chevrolet, terminando apenas John Howie en sexto lugar. En Olavarría, Meunier logra llegar en tercer lugar, pero Caparrós sufre un accidente que provoca la muerte de cinco espectadores y la rotura de su clavícula. En marzo se corre en Pergamino, donde se produce el debut de un piloto que más adelante sería un referente de la marca Chevrolet, por lo menos durante esta década, Carlos Pairetti, quien participa con el auto que había pertenecido a Néstor Marincovich, terminando la competencia en el 10º lugar. El padre de Marincovich quería enterrar el auto de carrera junto a su hijo después de su inesperado deceso, o incluso destruirlo, y ni hablar de venderlo, pero Pairetti logró convencerlo y hacerse del vehículo, el cual lució el número 56 siendo el segundo mejor auto de la marca en esa competencia. La Mar y Sierras encuentra a Meunier como escolta de Carlos Menditeguy y a Pairetti en la séptima colocación. Sería en la Vuelta de Necochea donde Angel Meunier deja de ser conocido como el primo de Marcos Ciani para ser un nuevo ganador con nombre propio, seguido por Armando Ríos, ambos con Chevrolet. Los promedios superaron los 222 km/h en algunos tramos. Meunier repite victoria en Santa Fe, con un promedio que rozaba los 160 km/h. Arrecifes ve ganador a Armando Ríos, seguido por un prometedor Carlos Pairetti, José Morán completaría el podio, todos con Chevrolet, siendo Ríos el primer ganador con esta marca en el historial de la carrera de esa ciudad. En San Antonio de Areco y Junín se vuelve a imponer el piloto de Necochea. En esta última prueba, Angel Meunier se detiene a auxiliar al piloto Jorge Farabollini, quien había tenido un grave accidente delante suyo, siendo trasladado por el piloto de Rufino a un centro de salud donde fue operado pero terminó falleciendo, olvidando por completo la competencia. Félix Peduzzi gana la carrera realizada en la ciudad de Concordia donde apenas se presentaron una docena de pilotos, pero donde la tragedia se h izo presente al morir un espectador y otros tantos resultan heridos al despistarse Pablo Gulle. Se suceden las competencias, y los Chevrolet empiezan a cobrar protagonismo. La Vuelta de Rufino se desarrolló con un dominio aplastante de Santiago Saigós con un Ford, pero lo que se destaca de esta pr imera visita a esta ciudad santafesina fue el retorno de Marcos Ciani a las pistas con un Chevrolet con un prematuro abandono, y varios accidentes, entre ellos el que protagonizó Atilio Larrea, socio de Ciani, quien al desprenderse una rueda de su Chevrolet en la última vuelta de carrera fue despedido fuera del auto, sufriendo una fractura de cráneo que le provocó la muerte a las pocas horas. Armando Ríos volvería a ganar en Tres Arroyos. En 1962 las cosas empezaban a emparejarse un poco, ya que Ríos y Meunier serían 2º y 3º en el campeonato detrás de los hermanos Emiliozzi, quienes conseguían su primer campeonato en ese año. El Gran Premio de ese año lo ganaría el ya a punto de retirarse Félix Alberto Peduzzi (foto), 22 años de lucha tuvieron al final su fruto, ya que para muchos en ese entonces ganar un Gran Premio era casi tan importante como un campeonato, según sus propias palabras: "hice un auto resistente para llegar, la velocidad no es tan importante en una carrera tan extensa y dura como esta". El auto era el mismo que lo acompañó desde el principio, una coupé Chevrolet 1939 que fue de las primeras en usar tela para cubrir el baúl en lugar de la tapa original, así y todo pesaba sin los fluidos 1350 Kg, el block era modelo 1957, la tapa de cilindros era una original modificada por él mismo, y alimentada por 6 carburadores Solex. A modo de ejemplo de lo que era el TC en ruta de esa época, se recuerda que José Froilán González seguía el desempeño de "su piloto" Armando J. Ríos desde un avión durante el Gran Premio cuando ve el auto de los hnos. Emiliozzi volcado, con el que estaban peleando el campeonato en forma directa, volvió 70 Km para atrás y le ordenó a sus propios auxilios que fueran a ayudar a Emiliozzi. Cuando él periodismo le preguntó al respecto, la respuesta fue la única que podría dar un grande como Froilán: "si no nos ayudamos entre nosotros ¿Qué somos?".

8

Chevrolet en el tc decada del 1960  
Chevrolet en el tc decada del 1960  

Detalles sobre la década más revolucionaria del turismo carretera, la evolución de las cupecitas, pasando por los prototipos y los modernos...

Advertisement