Page 7

Una nueva carrera realizada en el autódromo capitalino en el mes de abril encontró a apenas seis pilotos largando la competencia, todos a bordo de autos de la marca del óvalo. En la Vuelta de Arrecifes debutó el primo de Marcos Ciani, Atilio Larrea, quien terminó undécimo con un Chevrolet. Y Rafael Baldrés terminó en octavo lugar con otro Chevrolet que había pertenecido también a Ciani. En el autódromo de Río Cuarto, al igual que el año anterior, gana Pablo Gulle, seguido esta vez por diez usuarios de Ford. El piloto mendocino logra repetir victoria en el Premio Vendimia, tanto en la carrera de la Fórmula B como en la corrida en conjunto con la Fórmula A. En el mes de junio se disputó la Vuelta de La Pampa donde Atilio Larrea terminó como escolta de los Emiliozzi a bordo de su Chevrolet, pero esta carrera se destacó por la muerte del piloto Emilio Pontoriero y su acompañante tras un vuelco, y también por ser la última competencia en la que participó Néstor Marincovich, ya que unos días después sufriría un accidente de tránsito que le produciría la muerte. El accidente se produjo cuando regresaba a Arrecifes proveniente de San Pedro, luego de concurrir al casamiento de un empleado suyo. Raúl Jara tuvo en Bahía Blanca una de sus mejores actuaciones llegando en segundo lugar con su Chevrolet. A partir de la tercera cita al autódromo municipal la ACTC implementa un peso mínimo para los autos, pretendiendo emparejar así el desempeño de las máquinas utilizadas en ruta y en autódromos, y fiscaliza su primera carrera al contar con la antigüedad permitida por la CDA para patrocinar competencias bajo sus propios fueros. En agosto se realiza una nueva competencia para pilotos no-ganadores en la que se impone Armando Ríos con un Chevrolet, con el que ya venía demostrando buenas actuaciones acumulando dos series ganadas. Otro detalle relevante de esta ocasión, es que Héctor Vallo participa con un auto armado por “Toto” Fangio, el cual no era ni más ni menos que “la Coloradita”. En la Vuelta de Rojas se destacó nuevamente la actuación de Rafael Baldrés, quien arribó al final como escolta de Oscar Cabalén con su Chevrolet (foto), pero también se produjo un terrible accidente que marcó el final de la carrera deportiva de Jesús Ricardo Risatti, 10 años después de la muerte de su padre. En Tres Arroyos se vuelve a imponer Armando Ríos, en Nueve de Julio y Pehuajó, Atilio Larrea vuelve a llegar en segundo lugar. La Vuelta de Tandil sorprende a Raimundo Caparrós con una victoria lograda debido a la rotura del motor de Oscar Gálvez, pero a base de regularidad, siendo esta la última victoria de Chevrolet en el año. 1961 sería el último año en que el apellido Gálvez estuviera al tope en finales de campeonato, Oscar ganaría su último torneo, los Ford seguirían dominando a tal punto que los 8 primeros puestos del campeonato serían ocupados por pilotos del óvalo, Raimundo Caparrós en el noveno puesto sería el mejor Chevrolet del año, de atrás muy tímidamente en los puntos aparecían quienes tendrían protagonismo con Chevrolet el año entrante, Armando Ríos y Angel Meunier.

7

Chevrolet en el tc decada del 1960  

Detalles sobre la década más revolucionaria del turismo carretera, la evolución de las cupecitas, pasando por los prototipos y los modernos...