Page 3

Si tuviera que elegir a un referente de la marca Chevrolet en el TC de la década de 1960, esta elección recaería sobre un piloto que si bien no llegó a ser campeón, supo liderar el cambio que la categoría empezaría a gestar en los primeros años del periodo al que hacemos referencia en este capítulo. Y nada menos que con un auto que fue una bisagra entre las clásicas cupecitas que iniciaron la divisional allá por los años 30 y los autos que aún hoy son la cara visible del Turismo Carretera, el Chevytú. El piloto elegido es Jorge Cupeiro.

JORGE CUPEIRO Nacido en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el 15 de octubre de 1937, desde pequeño mostró interés por la velocidad. A los 12 años, cuando terminaba el sexto grado, ya andaba sobre motos prestadas. A los 17 años comenzó a trabajar en el Banco de la Nación Argentina y antes del Servicio Militar se había convertido en vendedor de motos en una época que hacían furor. Desde los 18 a los 23 años fue motociclista de 50 cc- 250 cc y 350 cc aquí y en Chile. Más de 300 carreras en moto indican que saltaba de una a otra. Domingos de hasta cinco carreras en distintas categorías y muchas marcas, NSU, Gilera, Guzzi, Aermacchi, Honda, etc. La moto fue su mejor escuela y con ellas se hizo bueno en la mecánica, particularmente en carburación o modificación de suspensiones. Afinó su oído, se hizo estratega y aprendió lo que el automovilismo no enseña, que un piloto de moto no puede equivocarse, ya que la concentración es base fundamental para no golpearse. LOS AUTOS Los primeros intentos los hizo sobre un Heinkel en 1959, siete carreras corridas, siete ganadas. Luego con un NSU "Prinze" y después con una "Giulietta" modelo '60. En 1962 compitió en el Gran Premio con un Pontiac Catalina de unos 500 HP y más de 260 Km/h de velocidad final. Se decía a comienzos de los '60 que ver manejar a Jorge Cupeiro se convertía en una atracción, tanto por su dominio del auto en un manejo sin esfuerzos, como mostrando una notable velocidad con la caja de cambios o con los pedales. Froilán González lo vio y le confió un Mecánica Argentina F1 que era un chasis Maserati 4CLT al que le había colocado un Chevrolet 6. Fue en 1963 que debutó con este auto llegando en segundo lugar, en un circuito formado por una recta con dos retomes de la costanera de Santa Fe. En su evolución del motor utilizado llegó a dar 255 HP en el banco de pruebas y en la segunda carrera gana en el circuito de Esperanza. TURISMO CARRETERA A raíz del Pontiac Catalina que corriera en el Gran Premio Standard, se acentúa la vinculación entre Jorge Cupeiro piloto y José Froilán González, responsable del nacimiento del Chevytú sobre la base de un Chevrolet Nova. Aquel joven piloto de manejo cerebral, pulido, de frenada y rebaje justos, sin arrebatos temperamentales -muy cómodo viajando a 240 Km/hora- era lo que esta máquina necesitaba. “Lo que yo llegué a ser en el automovilismo deportivo se lo debo a José Froilán González. Absolutamente todo, porque confió en mi dándome la posibilidad de correr en Mecánica Argentina Fórmula Uno y también con el Chevytú.” “Se cree que yo corrí por primera vez en TC con el Chevytú, pero en realidad mi debut lo hice sobre un auto de Loeffel. Fue cuando le pedimos prestada su cupé y Bellavigna montó en ella el motor Chevrolet 6 de nuestro Fórmula Uno, para poder testearlo. Así me inicié en TC. Fue en Tres Arroyos, en un circuito de casi 200 Km/hora de promedio. La carrera la ganó Pairetti y yo fui segundo. Era en la época en que el equipo te metía los bidones de nafta por la ventanilla...” El Chevytú representó una etapa única del Turismo Carretera. Algunos dicen que fue revolucionario. Tanto en la época que conservaba su aspecto estándar como luego de las reformas, siempre se trató que fuera lo más moderno, la última palabra.

3

Chevrolet en el tc decada del 1960  
Chevrolet en el tc decada del 1960  

Detalles sobre la década más revolucionaria del turismo carretera, la evolución de las cupecitas, pasando por los prototipos y los modernos...

Advertisement