Page 21

Otra vez en el autódromo Cabalén, ahora disputando los 250 Km de Shell, se vio ganar al Trueno Naranja de Pairetti seguido po r Marincovich con el Chevytres, sacándole una vuelta al tercero Gradassi con su Liebre. De vuelta en Buenos Aires para el Premio Juan Gálvez, Marincovich ganó dejando en segundo lugar a Vianini con la Garrafa. En esta competencia Pairetti le cedió el Trueno a Néstor García Veiga para irse a competir a Europa con un Fórmula 2, el “Nene” ganó su serie, pero debió abandonar en la final por la rotura del embrague mientras iba punteando. Cuando el TC volvió a las rutas para disputar la Vuelta de Allen se cortó la racha ganadora del dúo Pairetti-Marincovich, dejándole la victoria a Carmelo Galbato con el Falcon F100. Desde esta competencia Bordeu volvía a utilizar la “vieja” Coloradita. Lo que podría haber sido una carrera extraordinaria a lo largo de sus 70 vueltas, se transformo en dos de lucha y 68 de monotonía. El “Premio Fiesta Nacional del Girasol” se largo y los autos del momento picaron en punta, "El Trueno Naranja", el Chevytres y la Liebre de Copello estrenando el color azul Bugatti. En la segunda vuelta los dos "chivos" venían adelante y unos metros atrás Copello, quien busco el hueco y se mandó en la horquilla, pero las ruedas de la Liebre se bloquearon y siguió de largo. Aquí terminó prácticamente todo el espectáculo. Marincovich comenzó a escaparse del Trueno pero reventó un neumático. A partir de ese momento "Il Matto" tomo la delantera y no la abandonó hasta el final. Pairetti con este triunfo consiguió algo que anhelaba desde hace mucho, ganar en el Autódromo de Bueno Aires. La dupla representante de Chevrolet no tuvo suerte en “el Zonda” de San Juan, siendo los únicos representantes de la marca, quedando muy atrás en el clasificador. En otra nueva visita del TC al autódromo capitalino hubo varias novedades y alternativas para seguir atentamente, por el lado de GM se anunciaba la participación inminente del nuevo "Trueno" con mecánica oficial, se lo conocería como el “Trueno dorado", que iba a ser conducido por Oscar "Cacho" Fangio, dándole a Pairetti la posibilidad de contar con un compañero de equipo. Dos vehículos de la marca del moño quedaban fuera de carrera durante el sábado, ya que Marincovich sufría inconvenientes con la presión de aceite y el equipo no podía solucionar el problema a pesar de trabajar durante la noche, mientras que García Veiga no pudo utilizar su auto dado que al l levarlo a remolque para el taller luego de la clasificación, el coche impactó contra las columnas de un puente de la Avenida General Paz. A falta de Gran Premio se decide correr un campeonato triangular en los autódromos de Rafaela, Cabalén y Buenos Aires. CAMPEONATO TRIANGULAR El Triangular no reemplazó ni reemplazará al GP de TC. Solamente cumple una función, la de ofrecerle a los pilotos, a las fábricas y a los constructores tres carreras durante un mes en forma de Campeonato. El “cuco” a vencer en este momento es la planta motriz Chevrolet 250, que por sus características está capacitada para desarrollar muy altas performances. Los créditos de la Comisión de Concesionarios eran Marincovich (Chevytres), Pairetti (Trueno I), "Cacho" Fangio (Trueno II), Juan Manuel Bordeu (Coloradita), y Rubén Roux (La Negrita). De todos ellos podía ganar cualquiera. Cupeiro a último momento también decidió ir a correr a Rafaela con el nuevo automóvil que le construyera Baufer con planta 250 (el Chevún o Cheboom). Tanto Néstor García Veiga, Gallo y Martínez Boero fueron hombres que sin haber planeado la punta demostraron poder aguantar cualquier tipo de arremetida con autos de la marca. La primera carrera ve ganador de las series a Marincovich, Pairetti, Copello y Bordeu. La final tuvo una leve pelea entre los dos primeros, pero fue Marincovich quien le ganó la pulseada al Trueno Naranja y al Trueno Dorado. Con el anticipo de la primera carrera en Rafaela de este triangular, todo hacía prever que los muchachos se sacarían chispas. Y así fue. Estuvieron todos, nadie faltó a segunda cita en el Cabalén. Resultaba muy importante la participación, especialmente para dos representantes de Torino y uno de Chevrolet. Finalmente el destino quiso que sea la última carrera del año la que instituyera al campeón. Las series fueron ganadas por Roux, Copello, Marincovich, Perkins y Pairetti. La final fue ganada por Copello seguido de Pairetti, y Cupeiro ubicaría a su nuevo auto en el cuarto lugar.

21

Chevrolet en el tc decada del 1960  

Detalles sobre la década más revolucionaria del turismo carretera, la evolución de las cupecitas, pasando por los prototipos y los modernos...