Page 17

Temporada 1967 la revolución se afirma en el TC, el 26 de febrero debuta en la 1º Vuelta de San Pedro el Torino 380 W fabricado por IKA, la preparación estaba a cargo de Oreste Berta, un joven ingeniero que había tenido éxito preparando el Renault 1093 cc. Como coche de calle impactaba, más aún si se tiene en cuenta que era el único auto totalmente diseñado para ser fabricado en nuestro país solamente, una cosa era en las calles y otra en las pistas, pero dotado de 3 carburadores Weber ya de fábrica y aerodinámica de avanzada lógicamente algún crédito a favor tendría. Para esta carrera hubo clasificación previa y los 3 primeros puestos fueron ocupados por quienes en poco tiempo se popularizarían como la CGT, es decir por Copello, Gradassi y Ternengo. Sí, los tres Torino largaban en punta, Gradassi fue el ganador, o sea debut y victoria de un auto de calle netamente argentino. Calamante fue el mejor Chevrolet, quien ocupó el último escalón del podio. El Chevytú recibía un nuevo restyling, adoptando una cola tipo fastback y una trompa más perfilada, aunque los resultados no acompañarían las expectativas El año 1967 no fue un buen año para Chevrolet, el calendario estaba compuesto por 32 fechas, de las cuales solo 3 fueron ganadas por autos de la marca. Las tres competencias que siguieron fueron ganadas por autos con motor F100, y las siguientes tres por Torino. Los Chevrolet apenas podían acercarse a los puestos de privilegio. Cabalén gana con el Falcon en Arrecifes y la CGT se impone en Rafaela. La tragedia rozo el autódromo de Rafaela en el momento previo a la largada, cuando Carlos Pairetti se dirigía al punto de largada a velocidad algo elevada, se salió de pista al finalizar la curva norte. El Chevrolet, tras golpear de frente contra la baranda de contención – no la rompió – dio una vuelta de campana y cayo desde unos cinco metros de altura, impactando contra el techo. El accidente se produjo por el estallido del neumático trasero derecho, rozado por el elástico que se desplazo por efectos de la velocidad y el elevado peso del coche (carga completa de combustible). Milagrosamente, tanto Pairetti como Héctor Ríos que iban sin casco y sueltos no sufrieron heridas de gravedad, dado que la jaula antivuelco soportó el golpe. Más milagroso aún fue que la nafta no entrara en combustión. La peor parte se la llevó un agente policial que fue atropellado por el auto perdiendo la vida de forma instantánea. En Mar del Plata reaparece Bordeu con una “coloradita” totalmente renovada, que nada tenía que ver con el auto campeón, arribando en la quinta posición siendo el mejor Chevrolet clasificado, esto después de la pérdida de la batería en plena carrera, donde un espectador cede la propia para que el balcarceño continúe en carrera. El autódromo de Buenos Aires recibe al TC por primera vez en el año, y un Chevytú adaptado para pista, pero con problemas de lubricación, ape nas logra terminar atrás de los tres Torino oficiales. En Chaco se repite el dominio del producto de IKA. La sorpresa se dio en General Pico, donde Oscar Cabalén estrena un Mustang equipado con el motor F100, ya lo había utilizado con el motor de 6 cilindros, y le gana a un tren de 3 Torino. En Bahía Blanca se impone nuevamente el trío de Torinos oficiales. Cabalén repetiría victoria en Córdoba, pero volviendo al Falcon. A esta altura del año, los mejores representantes de Chevrolet son Armando Ríos, Raúl Rodríguez, Raúl Jara y Norberto Polinori entre otros, pero nunca lograron intimidar a los Torino, dominadores de la temporada. Los hermanos Bellavigna trabajaban en la preparación de un motor Chevrolet montado en un chasis de Bergantín (que era un modelo de Alfa Romeo fabricado por IKA) en cuyo diseño trabajó Parodi. Por su color y la publicidad de Agipgas se lo llamó "La Garrafa", y estaba piloteado por el debutante Andrea Vianini. Ford no se quedaba atrás experimentando en lo que intentaba ser el eclipse de los Torino, el "Prototipo Ford F100". El 16 de julio en el Autódromo de Buenos Aires debutaron el prototipo Ford tripulado por Atilio Viale del Carril y la "Garrafa" de Vianini. En Ford ya desestimaban seguir con los Falcon F100 y le encargaron a Horacio Steven el proyecto de un auto nuevo que construyó Baufer basado en el chasis del Ford T porque así lo permitía el reglamento, distinto al que sería después confiado a Oscar Cabalén. Era realmente hermoso pero no se parecía en nada a un TC, los fanáticos ya eran incapaces de asombrarse con algo. La primera serie de esa fecha le dio la alegría a la gente de Ford cuando en su debut ganó el auto azul. La segunda serie la ganó Vianini seguido por Peduzzi, quien estrenaba un motor "7 bancadas”. La tercera serie no era menos atractiva y fue ganada por Cupeiro con el Chevytú. La competencia final vio triunfador a Vianini (foto) después de un accidente que dejó a varios autos afuera en la misma largada, entre ellos al prototipo de Ford.

17

Chevrolet en el tc decada del 1960  
Chevrolet en el tc decada del 1960  

Detalles sobre la década más revolucionaria del turismo carretera, la evolución de las cupecitas, pasando por los prototipos y los modernos...

Advertisement