Page 1

Lecciones para nuestra época

Zaragoza - 10 y 11 de noviembre

1ª Conferencia Estatal de Clase contra Clase

95° aniversario de la Revolucion Rusa

p o r l a re c o n s t r u c c i ó n d e l a c u a r t a i n t e r n a c i o n a l / ó r g a n o d e Número 34 // Diciembre 2012

14N HUELGA

GENERAL

www.clasecontraclase.org // clasecontraclase@hotmail.com

E. español Portugal Malta Chipre Italia Grecia

Precio 1 € // Apoyo 1,50 €

Contra la Europa del Capital

Después del 14N

Hace falta un programa anticapitalista y revolucionario

Elecciones catalanas

Suplemento especial

La apuesta de Mas se vuelve en contra de su desvío electoral

Un debate desde el marxismo con el projecto CUP-AE


2

EDITORIAL

SUMARIO

14N, burocracia sindical e izquierda sindical

Balance, reflexiones y perspectivas

Editorial • 14N, burocracia sindical e izquierda sindical - pp.2-3

Estado Español • Elecciones catalanas. La apuesta de Mas se vuelve contra su desvío electoral - p.4

Actividades • 14N. Crónicas militantes de Barcelona y Zaragoza - p.5

Sección Especial • Los desahucios, otra cara dramática de la crisis - pp.6-7

Movimiento Obrero • Arranca la campaña por los derechos de la juventud trabajadora - p.8

Clase contra Clase • Especial: Se realizó la Primera Conferencia Estatal de CcC pp.9-12

Movimiento Estudiantil • El régimen universitario: ¡No nos representan! - p.13 • Zaragoza - Levantar un gran movimiento de Medias y FP - p.13

Historia • La actualidad de la Revolución Rusa y sus lecciones estratégicas - pp.14-15

Debate • ¿Pagar la deuda “legítima” del estado capitalista? - p.16

Internacional • Argentina ¡Parazo Nacional! pp.17-18 • Exitosa Huelga general en el sur de Europa - p.18 • La fundación del Estado de Israel. 64 años de ocupación y genocidio - p.19

Contraportada • Nuevo ataque del estado terrorista de Israel contra el pueblo palestino. Anuncian "Cese del fuego" tras ocho días de bombardeos israelíes

Número 34 // Diciembre 2012

por ASIER UBICO, Delegado de CGT Telepizza - Zaragoza El pasado 14N la clase trabajadora volvió a parar el país. Las principales industrias, grandes servicios, medios de transporte y servicios públicos se vieron afectados por la huelga general, que además tuvo una incidencia mayor que el 29M en los comercios y la vida urbana en general. Las grandes capitales amanecieron como si fuera domingo por la mañana, con la diferencia de que las calles no estaban tan vacías. Miles de piquetes las recorrieron durante todo el día. Antes, habían garantizado la huelga en los polígonos y cortado carreteras y accesos. Por la tarde más de 10 millones llenamos las más de 100 manifestaciones que tuvieron lugar a lo largo de todo el Estado. Una gran jornada donde volvimos a luchar los trabajadores, la juventud y otros sectores sociales afectados por la crisis capitalista. Un clamor obrero y de los sectores populares contra los planes de ajuste de Rajoy y las Comunidades Autónomas, que lo era también contra la Europa del capital, que apoya y promueve la peor oleada de ataques que estamos sufriendo desde hace décadas. Y es que a esta vez la clase obrera del Estado español salió a la vez que los trabajadores de Portugal, Malta, Chipre, Italia y Grecia protagonizaban también huelgas y paros. Sobretodo en el vecino Portugal, el 14N fue otro rotundo éxito, aún a pesar que el sindicato ligado al partido socialista se negó a convocar. El 14N toda la Península Ibérica paró contra los ajustes de los distintos Gobiernos y la troika. En los demás países se realizaron importantes manifestaciones y actos de protesta. Se trató de la primera jornada de lucha obrera a nivel continental desde que arrancó la crisis. Mas allá de los límites que le impusieron a la convocatoria las burocráticas direcciones sindicales de cada país – al plantearla como una jornada aislada y para presionar a los Gobiernos respectivos para negociar y aflojar el ritmo e intensidad de los ajustes-, se evidenció el potencial de la lucha de los trabajadores a nivel europeo.

La estrategia de la burocracia sindical, entre la “negociación” y la contención política para frenar a los trabajadores La mayoría de los medios de comunicación y el Gobierno lanzaron la tradicional ofensiva mediática para negar lo que fue una evidencia en la calle, el éxito de la huelga y las movilizaciones. Su objetivo es sobre todo desprestigiar una de las principales herramientas de la clase obrera, la Huelga General. Se habla de que la Huelga no sirve, no da salidas a la crisis, y se apoyan en la opinión de sectores de trabajadores, que ven que después de la huelga las reformas anti-obreras son firmadas o dejadas pasar por las direcciones sindicales. Así ha ocurrido después de las huelgas del 29S y 29M. En la primera se acabó firmando el “Pensionazo”, y en la segunda se facilitó una tregua de meses -en la que entre tanto se traicionó la huelga minera y se mantuvieron aisladas las luchas de trabajadores públicos- mientras la Reforma Laboral comenzaba a aplicarse, todo un hachazo al salario y a los convenios colectivos. Todo responde a una estrategia basada en que con cada ataque se trata de retrasar o limitar la respuesta, y se busca desde la “responsabilidad”, la posibilidad negociarlo. Todo cuando ningún Gobierno está dispuesto a dar el brazo a torcer. Una línea de presión para negociar totalmente inútil y reaccionaria, que sólo beneficia al Gobierno para -después de aguantar el chaparrón de una jornada de huelgapoder seguir adelante con sus planes. Hoy por hoy la burocracia sindical es el principal obstáculo para que los tra-

bajadores podamos poner en pie una respuesta a la altura de los ataques. Esta línea de “salvadores” del Régimen, explica su política de desorganización de la clase obrera. Por un lado evitan que los trabajadores -incluidos los sindicalizados y con más tradición- podamos discutir un plan de lucha en nuestros centros de trabajo, gracias a su control burocrático de muchos Comités de Empresa, la negativa a convocar asambleas decisorias, etc. A su vez se niegan a organizar y defender a millones de trabajadores, aquellos que gracias a lo firmado años atrás hoy padecen la subcontratación, la precariedad o la segregación, por no hablar de los 6 millones de parados. Toda esta política se pone de nuevo en evidencia con el 14N. Por un lado, muchos trabajadores han tenido dificultades para organizarse y secundar la huelga, aunque por medio de los piquetes y la voluntad de lucha muchos faltaron a trabajar y millones fueron a las manifestaciones. Por el otro lado, el 14N Toxo y Méndez vuelven a la línea de tregua no declarada, sin plantear un plan de lucha y dejando aisladas las luchas sectoriales en curso.

La izquierda sindical y las “Mareas”, sin una alternativa de fondo para hacer frente a la burocracia sindical Lamentablemente, a pesar de su peso relativo en sectores del movimiento obrero, las direcciones de la izquierda sindical se encuentran lejos de levantar una alternativa a las direcciones de los “mayoritarios”. Su


EDITORIAL

oposición a la política de pactos y moderación no puede quedarse en el discurso, sino que ha de plasmarse sobre todo en una práctica radicalmente opuesta. Esto no viene siendo así en los principales conflictos que se vienen dando. El ejemplo más claro lo vimos con el conflicto minero y la lucha de los profesores el curso pasado, que convergieron al mismo tiempo. Cuando ya se veía que la huelga minera era llevada por las direcciones de UGT y CCOO hacia el desgaste y el aislamiento -algo absolutamente previsible-, la izquierda sindical no presentó un programa alternativo al de la burocracia -que coincidía con el de la patronal minera- como generalizar la huelga y luchar por la nacionalización bajo control obrero de las minas. Tampoco organizó una campaña activa de solidaridad y la caja de resistencia en los sectores donde tiene peso como el transporte, automóvil, jornaleros agrícolas, funcionariado, etc. Ni siquiera en la enseñanza levantó la bandera de unidad de las dos luchas, para romper el aislamiento de los mineros y fortalecer al mismo tiempo la lucha contra los recortes educativos. En el caso de los profesores, organizaron algunos actos “diferenciados” de la burocracia sindical, pero en lo esencial no se separaron de la hoja de ruta marcada por UGT, CCOO y CSIF. En la huelga estatal tampoco convocaron a los miles de trabajadores no docentes de la escuela pública, ni incluyeron la reivindicación de pase a plantilla de los profesores interinos. A la vez muchos profesores se organizaban espontáneamente en asambleas de centro con menos control de la burocracia sindical, y organizaban las acciones de “Marea Verde” (o amarilla en Catalunya). Estas “Mareas” nacidas al calor de las diferentes luchas de los trabajadores públicos, están formadas sobre todo por sectores más jóvenes tanto sindicalizados como sin sindicalizar. Las acciones que plantean suelen ser más radicalizadas que las de los sindicatos, así como sus reivindicaciones, y serían pues un gran activo para promover una política alternativa a la de las direcciones sindicales, si la izquierda sindical la levantara y peleara por ella. Sin embargo, al no hacerlo alientan el sentimiento anti-sindical que existe en sectores de los trabajadores más combativos, que se niegan a organizarse más allá de la “Marea” para

destronar a los actuales representantes del sector. O difunden posiciones autonomistas que calan hondo, como la idea del “precariado” como un sector separado de la clase obrera, que alienta con un verso izquierdista la desunión de los trabajadores. Por ejemplo, ante la política de no defensa de los interinos, muchos de estos trabajadores plantean que se deben organizar a los sectores más precarios por fuera del resto de trabajadores. Este discurso del “precariado” en ocasiones es aceptado por la izquierda sindical, y nunca discutido. Así fue el caso en Zaragoza, donde la Asamblea de Profesores Interinos se mantiene a parte del resto de profesores. Esto es aceptado por todos los sindicatos, unos para “que no molesten” y otros para ver si pueden “dirigir” con menos competencia este sector. Ahora este sector, aislado, sufren los ataques del Gobierno Autonómico en solitario. La campaña emprendida de la sección sindical de CGT-Telepizza dirigida a organizar a la juventud precaria junto al resto de trabajadores, humildemente nos parece que es un botón de muestra de algo que se debería generalizar por parte de la izquierda sindical. Para el 14N, conscientes de las dificultades de parar en una empresa como la nuestra, organizamos una caja de resistencia para cubrir los descuentos por huelga de nuestros míseros salarios, que fue militado y apoyado por trabajadores como los de Parques y Jardines y profesores del IES Elaios. Pero lamentablemente iniciativas así son todavía la excepción. Se trata pues de varios aspectos claves de la lucha contra la política de la burocracia sindical en las que la izquierda sindical no aparece a la altura. Ni en la coordinación y unión de los conflictos en curso, ni en organizar a los sectores más precarios junto con el resto de los trabajadores. Al mismo tiempo, frente a la campaña mediática contra la Huelga General, la izquierda sindical y política responde planteando las “nuevas formas de lucha” como la huelga de consumo, los “piquetes ciudadanos”... alentando la idea de que la Huelga en la producción y la distribución ha dejado de ser un herramienta por la fragmentación de la clase obrera. Un viejo discurso vendido como nuevo, que lo único que hace es escurrir el bulto ante la tarea clave de superar los obstáculos reales que hay para que todos los trabajadores puedan

sumarse al paro activo. Incluso Toxo y Méndez, con su Cumbre Social, adoptaron este inofensivo discurso. Llamaban a la ciudadanía a hacer “huelga de consumo” a la vez que firmaban pasivamente los 2,5 millones de servicios mínimos y no organizaban apenas asambleas, ni muchos menos a los precarios. El 14N demuestra la falsedad de la huelga social o de consumo como algo opuesto a la huelga general. Una huelga general permite que se paralice el consumo y la vida urbana. Paralizar el consumo y la vida urbana sin parar la producción y la distribución apelando a la voluntad individual del ciudadano es una utopía, y se opone a la esencia de los métodos de lucha de la clase obrera, golpear colectivamente. Si el 14N fue un éxito también como huelga de consumo fue precisamente gracias a que los trabajadores del comercio y los piquetes garantizaron que fuera muy difícil consumir.

¿Y después del 14N? Un programa de acción para pelear en los sindicatos y en la luchas El 14N ha sido una gran jornada que mostró el potencial de lucha de la clase trabajadora contra el Gobierno y los ajustes y las incipientes tendencias a la unificación a nivel continental. Las burocracias sindicales son hoy por hoy el principal obstáculo para desplegar ese potencial. Toxo y Méndez se niegan a seguir adelante contra las medidas del Gobierno. Pero éste y la patronal no paran. Por ello distintos conflictos obreros continúan y surgen por todo el territorio: los trabajadores de las basuras de Jerez y otros municipios, los hospitales de Madrid y Andalucía, el transporte urbano de Barcelona, varias fábricas del metal en Zaragoza... y otros cientos de miles de empleados públicos y del sector privado. Todos enfrentando las consecuencias de la Reforma Laboral, despidos y ajustes. El 14N y estas luchas señalan que es posible y necesario que la izquierda sindical y las “Mareas” levanten un plan de lucha para imponerlo desde las bases a la burocracia sindical. Para ello deben romper tanto con el sectarismo que aún se mantiene por muchos sectores hacia la base de UGT y CCOO, como con las políticas que señalábamos antes que no suponen ninguna alternativa a la de la dirección de estas mismas centrales. Un plan que parta de la necesi-

3

dad de coordinar y unificar las distintas luchas en curso, que les permita ir ampliando el apoyo frente a las patronales. Un plan que promueva la auto-organización desde abajo, desde las asambleas de trabajadores, que se unifiquen en ellas todos los sectores -fijos, temporales, subcontratados, interinos, etc.- , y que busque también incorporar a los millones de parados, así como buscar la alianza con los estudiantes, la juventud y los sectores populares afectados por la crisis, como los desahuciados. Un plan que ponga especial atención en organizar a la juventud precaria y en paro, así como a los millones de parados, no por fuera de los sindicatos y la empresas, sino en solidaridad con los trabajadores que van a sufrir despidos y rebajas salariales, y promoviendo que éstos asuman las demandas contra el paro y la precariedad como suyas. Para ello además de la acción, también es necesario levantar una alternativa programática al “mal menor” que impone la burocracia. Un programa que se oponga a todo despido y recorte, y que plantee el reparto de las horas de trabajo sin reducción salarial, así como la ocupación y puesta bajo control de los trabajadores de aquellas empresas que cierren o despidan. Que luche contra la división de los trabajadores, planteando el pase a plantilla fija de todos los precarios y temporales, y el fin de las leyes de extranjería y toda discriminación laboral y política contra los trabajadores inmigrantes. Un programa que luche por la nacionalización de la banca bajo control de los trabajadores y comités de ahorradores, para dar respuesta a los problemas de los desahuciados o los autónomos ahogados por las deudas y falta de crédito. La izquierda sindical, y la CGT en particular, tiene el enorme reto y la responsabilidad de impulsar este polo clasista, combativo y anti-burocrático, que aglutine a los múltiples sindicatos alternativos y de izquierda, a los sectores de CCOO y UGT que estén de acuerdo y a miles de trabajadores que hoy aún no están sindicalizados.


4

ESTADO ESPAÑOL

Elecciones catalanas

La apuesta de Mas se vuelve contra su desvío electoral por SANTIAGO LUPE Dos días después de la Diada, y tras reclamar un Estado propio en el desayuno de un lujoso hotel de Madrid, Mas justificaba su giro soberanista en privado asegurando que “No podemos dejar este proceso en manos de ERC, no podemos permitir que el pueblo de Cataluña se lance en sus manos en un momento así”. ¿Qué temía Mas? Que las justas aspiraciones a la autodeterminación pudiesen ser capitalizadas por ERC y que ésta no tuviera la capacidad de evitar que el movimiento tomara un rumbo independiente de los partidos tradicionales y la vía institucional.

25N, una ruta de desvío a la lucha social y democrática con serios obstáculos El objetivo más inmediato de la convocatoria electoral era sacar la lucha por el derecho de autodeterminación de la calle y llevarla a las urnas. A este desvío electoral ayudó la política de la ANC y el resto del independentismo, que desde el 11S no ha vuelto a salir a la calle. La imagen de que el 25N sería una jornada histórica abonaba esta función de desvío. Incluso también ha afectado al resto de la movilización social en Catalunya. Como se vio el 14N, que a pesar del fuerte acatamiento y las masivas manifestaciones, fue menos militante y menos combativa que el 29M. Sin embargo el objetivo más estratégico de CiU ha quedado bastante debilitado. Su aspirada mayoría absoluta, o más holgada que la de 2010, buscaba asentar el desvío institucional de la cuestión catalana y encauzarla hacia algún proceso de acuerdo y negociación con el Gobierno central y la UE, en la que como máximo se apelaría a las movilizaciones como refrendo a la política del Govern en sus regateos con Madrid o Bruselas. Al mismo tiempo un nuevo Govern más fuerte podría aplicar en mejores condiciones la agenda de ajustes y recortes. Estas metas están hoy más lejos de alcanzarse que antes de las elecciones.

Los bloques nacionales quedan en tablas pero con su composición polarizada La amarga victoria de CiU se acompaña con una subida muy escasa del bloque nacional que aspiraba a capitanear. En total la suma de los diputados de CiU, ERC y ICV-EUiA es dos escaños inferior a la que antes sumaban estas mismas fuerzas y SI. Sólo si sumamos los 3 diputados de las CUP -que no han aclarado todavía si apoyarían las iniciativas nacionales del bloque- se supera en uno los diputados soberanistas de la pasada legislatura. Además en la configuración del bloque ha habido un corrimiento hacia posiciones más abiertamente independentistas y hacia opciones reformistas de izquierda y de la nueva izquierda “anticapitalista”. El “temor” de Mas a que se fortaleciera el flanco izquierdo del independentismo catalán se ha confirmado. Al mismo tiempo el bloque abiertamente españolista avanza 7 escaños, sobre todo con el ascenso de Ciutadans. El PSC, ubicado en el medio y tironeado por las disputas internas y con la Ejecutiva del PSOE en torno al derecho a decidir, se deja 8 escaños, el peor resultado de su historia. Todo ello expresa que Catalunya vive una creciente polarización en clave nacional, y también a la izquierda y en menor grado a la derecha en el bloque españolista.

¿Cómo va a gobernar Mas? ¿Y la hoja de ruta hacia el Estado propio? Hasta ahora CiU aplicaba su agenda de recortes con el apoyo del PP, un socio que muy difícilmente vuelva a colaborar. Otra opción sería buscar acercarse al PSC. Para ello tendría que relajar las demandas nacionales. Sin duda dentro de CiU los sectores de Unió y aquellos más ligados al empresariado catalán que se vienen oponiendo al giro de Mas, presionarán en esta dirección. La realidad catalana presiona en sentido contrario. Además, el PSC no parece muy dispuesto a comprometerse con la política de ajustes de CiU. Su objetivo es recomponerse de la caída electoral, algo clave también para el PSOE, que tiene en Catalunya un granero de votos clave para alcanzar la Moncloa. La otra opción, quizá más probable, es un pacto con ERC. El giro a la derecha de

Junqueras en los últimos meses muestra que tiene estomago suficiente para tragarse las políticas de ajuste a cambio de que CiU se comprometa a avanzar hacia el Estado propio. Para CiU sería la mejor opción para no perder el mando del movimiento democrático, pero a su vez lo azuzaría aún más. Una situación que tensaría mucho a la misma CiU, sin descartar que se rompa la coalición. Tensaría también las relaciones con el Gobierno central y el Régimen, sin descartar medidas excepcionales como la suspensión de la autonomía catalana que ya piden miembros del PP y el Ejército en la reserva.

Un escenario inestable y peligroso para el Régimen del ‘78 Las dos posibles alianzas que se le presentan para la gobernabilidad de Catalunya son muy inestables y explosivas para el Régimen del ‘78. En ambos escenarios se dan las condiciones para que se agudice la lucha por la independencia y también contra los ajustes y las consecuencias de la crisis. Si CiU “renuncia” a liderar el proceso nacional a cambio de pactar con el PSC, este será seguramente capitalizado por ERC que mantiene una estrategia de negociación y colaboración con la burguesía catalana idéntica a la de Mas y la ANC. Si el pacto es entre CiU y ERC, su compromiso será sacar de la calle la cuestión catalana como hasta ahora. Sin embargo, cualquier escenario va a estar en el marco de un creciente cuestionamiento en Catalunya y el resto del Estado español del Régimen del ‘78, como lo expresó inicialmente el 15M o más recientemente el 25S, y sobre todo la Diada. Esto queda patente también en la creciente salida a la escena política de la juventud indignada, que no puede esperar nada del sistema capitalista, y también de cada vez más sectores de

trabajadores. Un escenario difícil para el próximo Govern, el Gobierno de Rajoy y el Régimen de conjunto. Las CUP tienen la oportunidad de utilizar sus tres diputados y el amplio apoyo social que han cosechado para impulsar la movilización por el derecho de autodeterminación y contra los ajustes. Pero para vencer, para conquistar el derecho de autodeterminación, acabar con la Monarquía, resolver nuestros grandes problemas de paro, vivienda, educación... será necesario dotarse de una estrategia de independencia de clase y revolucionaria que tenga como actor central a la clase trabajadora y los sectores populares aliados a ésta. Sólo así podremos imponer una alternativa de fondo a la estrategia de CiU, ERC, la ANC o las burocracias sindicales. Una alternativa que levante un programa que avance sobre la gran propiedad capitalista para dar solución a todos nuestros problemas sociales y se proponga resolver las grandes cuestiones democráticas por medio de un proceso revolucionario, desechando toda ilusión en la vía institucional o en la “radicalización de la democracia”. Lamentablemente, este no es el contenido del programa y el proyecto de las CUP. Está todavía por delante la tarea de construir una organización de trabajadores y jóvenes que pelee por esta perspectiva, un verdadero partido revolucionario de trabajadores. Para esta tarea los trotskistas de Clase contra Clase esperamos confluir con miles de jóvenes y trabajadores combativos -algunos de ellos puede que actuales votantes o militantes de las CUP- que hoy enfrentan los ajustes, despidos, la represión policial... y que en las siguientes batallas vayan convenciéndose de la necesidad de levantar una estrategia obrera y revolucionaria para poder vencer al Régimen del ‘78 y el capitalismo.


ACTIVIDADES

5

14N. Crónicas militantes de Barcelona y Zaragoza por CcC BARCELONA El huelgón del 14N también tuvo un fuerte seguimiento en Barcelona. Desde primeras horas de la noche del día 13 las grandes fábricas de automóviles como SEAT o NISSAN quedaban paralizadas, así como la inmensa mayoría de la industria que aún conserva el turno de noche. En Mercabarna los piquetes garantizaron que los pocos esquiroles que quisieron entrar tuvieran que dar media vuelta, y de ya madruga los transportes públicos sólo funcionaron los mínimos vergonzosamente pactados por las direcciones de CCOO y UGT. Durante el día la imagen era de “domingo”, con polígonos y carreteras semivacías, y en las calles de la ciudad una mayoría de comercios cerrados.

Piquete obrero-estudiantil en CELSA, Terrassa y Barcelona Los compañeros de Clase contra Clase junto con otros jóvenes y trabajadores de No Pasarán fuimos parte de la ocupación del Rectorado de la UB la noche del día 13, y de madrugada organizamos un piquete obrero-estudiantil que se dirigió a apoyar a los trabajadores de la acería CELSA, en lucha contra despidos y rebajas salariales desde julio. Allí la huelga era un éxito rotundo. Ya por la mañana pasamos a la localidad de Terrassa, donde confluimos con los piquetes de los trabajadores de la educación y del hospital Mutua de Terrassa, en pie de guerra contra los recortes del Govern CiU. Y más tarde fuimos parte del piquete central de CCOO que sobre todo garantizó que los pocos esquiroles del transporte urbano que pasaban por el centro tuvieran que volver a cocheras con las lunas llenas de pegatinas.

Multitudinarias manifestaciones Como en el resto del Estado en Barcelona cientos de miles de personas tomaron las calles por la tarde. Más de 500.000 en la convocatoria de CCOO y UGT y 100.000 en la de la izquierda sindical. Desgraciadamente las direcciones de la CGT y la IAC optaron por marchar

separados de los trabajadores de CCOO y UGT, confundiendo nuevamente el rechazo a sus direcciones con la necesidad de la lucha unitaria de los trabajadores, y perdiendo así nuevamente la posibilidad de formar un potente bloque crítico que pelease por la continuidad de la lucha con un plan de lucha hasta el final. Nosotros realizamos un potente cortejo que recorrió la manifestación de CCOO y UGT, cantando consignas por la huelga general y un plan de lucha. Después nos incorporamos a la manifestación alternativa, en la que marchamos, repartiendo la Declaración por el 14N de los grupos de la FT en Europa y un llamamiento a levantar un movimiento por los derechos de la juventud trabajadora.

Los Mossos vuelven a la carga Al finalizar la manifestación en Vía Laietana los Mossos comenzaron a hostigarla a la altura de Foment del Treball, con cargas, pelotazos y algún gas. Ante la imposibilidad de disolverla sólo desde ese punto terminaron cargando brutalmente desde ambos extremos de la calle. Decenas de furgones se abrieron paso, disparando proyectiles de goma y soltando a los gossos rabiosos a repartir palazos. Nuestro cortejo se mantuvo firme ante las primeras embestidas policiales y cuando éstas dieron paso a la dispersión logramos retirarnos ordenadamente, no sin algunos heridos entre nuestros compañeros. Las cargas siguieron por todo el centro durante horas, dejando un balance de decenas de heridos, una mujer que ha perdido el ojo izquierdo a causa de un proyectil de goma y más de 30 detenidos. La represión policial sigue pues al orden del día en Catalunya -como en otras partes del Estado, empezando por Madrid o Valencia donde la Policía Nacional se empleó a fondo-, y sigue siendo necesario y urgente que todas las organizaciones obreras, estudiantiles, sociales, de derechos humanos y de la izquierda nos unamos para enfrentarla como se merece, con una gran campaña por el desprocesamiento de todos los detenidos y contra toda la persecución y represión a los luchadores.

por CcC ZARAGOZA El 14N fue una enorme demostración de fuerzas que paralizó los sectores más importantes de la economía del Estado Español. En el marco de un gran paro general en todo el país, Aragón y Zaragoza no fueron la excepción.

Gran seguimiento de la huelga en Zaragoza Desde el principio de la noche la industria quedó totalmente paralizada, en las grandes empresas como la GM hubo un 100% de paro, el sector de la educación tanto profesores como estudiantes y PAS secundaron la huelga masivamente. En las Cuencas Mineras se paró alrededor del 90%. Esta vez la huelga también se hizo notar en el consumo y en la calle había un ambiente de paro que no se veía hace años ya que muchísimo comercios cerraron. Pero este ambiente de tranquilidad aparente se truncaba porque las calles estuvieron repletas de manifestantes durante todo el día. Desde la mañana fueron las mareas, Verde, Blanca y Naranja las que inundaron las calles con sus movilizaciones, y después en la tarde las manifestaciones masivas de los sindicatos.

Clase contra Clase en los piquetes y las movilizaciones Los militantes de CcC junto a los jóvenes de No Pasarán y el SEI estuvimos durante toda la jornada en pie de lucha participando activamente de los piquetes y las manifestaciones. Comenzamos la jornada a las 2.30 am en la sede de la CGT donde quedamos con los compañeros de Parques y Jardines y otros trabajadores de la CGT para ir al piquete de Mercazaragoza. De allí fuimos al piquete de TUZSA a impedir la salida de los buses. Luego siguieron los piquetes de la Universidad que bloquearon el Campus, aunque el ambiente era casi de completa calma debido a que la huelga fue secundada masivamente. Los trabajadores de Parques y Jardines y otros obreros de la CGT se sumaron al piquete dando un importante ejemplo de unidad obreroestudiantil. Desde allí, a las 11 partía la manifestación universitaria hasta el Para-

ninfo, en la que los militantes de CcC de NP y el SEI formamos un nutrido cortejo de estudiantes universitarios y secundarios y marchamos entre cánticos combativos. Al finalizar la manifestación los militantes de CcC junto a los compañeros de PURNA, convocamos a los manifestantes a que prosiguieran junto a nosotros la marcha hasta el Juzgado de Guardia, donde acababan de llevar a los dos detenidos de la noche anterior y donde nos esperaban un buen número de trabajadores de Parques y Jardines y otros activistas de CGT. Unos 300 marchamos cortando las calles principales de la ciudad hasta llegar al Juzgado entre cánticos de libertad a los detenidos. Una vez allí hubo algún momento de tensión con los antidisturbios pero finalmente a las 15 h. los detenidos fueron puestos en libertad con cargos.

Masivas movilizaciones durante la tarde Durante la tarde la ciudad estuvo completamente inundada de manifestantes, unos 200.000 en la manifestación de los sindicatos mayoritarios y unos 25.000 en la convocada por la izquierda sindical. Es lamentable que nuevamente las direcciones de la izquierda sindical decidieran marchar separados de las bases de CCOO y UGT, negándose a hacer un gran bloque crítico que cuestione a las direcciones de los sindicatos mayoritarios y que de ejemplo de la necesidad de la unidad como nuestra mejor herramienta para derrotar los planes del gobierno y la UE. Nosotros participamos de la manifestación de la izquierda sindical con un importante cortejo de unos 40 compañeros que marchaba al son de cánticos combativos. Pero también marchó con nosotros un cortejo de jóvenes trabajadores del Telepizza con compañeros de la sección sindical de CGT, de CcC y de NP, tras una pancarta por “la unidad y la organización de la clase trabajadora”. Terminamos la jornada a las 20 h. en la Plaza del Pilar, donde se hizo un acto en el que subieron a hablar todos los convocantes. Al final del mismo, un compañero de medias de CcC y NP subió a denunciar la situación de la juventud y el papel nefasto de la burocracia sindical con respecto a esta, a la vez que alzó la voz para reivindicar la necesidad de la unidad obrero-estudiantil y de la juventud con la clase obrera.


6

SECCIÓN ESPECIAL

Medio millón de familias sin vivienda

Los desahucios: otra cara dramática de la crisis Esta nota es parte de una serie de artículos en los que abordaremos un análisis de los grandes problemas sociales de la crisis capitalista española, así como la alternativa programática que proponemos los revolucionarios marxistas, para dar una salida independiente de los trabajadores y las grandes mayorías populares a las dramáticas consecuencias de la crisis y la ruina a la que nos arroja el sistema capitalista.

por CYNTHIA LUB Sobre un capitalismo español que estaba hecho de cemento, la crisis del ladrillo muestra una de sus caras más dramática en los “desahucios”; mecanismo por el cual se obliga por la fuerza al desalojo a de cientos de miles familias. Desde 2008, se han decretado en España entre 350.000 y 400.000 desahucios y el ritmo se ha acelerado en los últimos meses. El segundo trimestre de 2012 ha marcado un nuevo récord de desahucios de viviendas y locales, con un total de 47.943; lo que se traduce en una media diaria de 526 desalojos. Esta es una de las caras más destructivas de un capitalismo siniestro que deja en la calle, sin trabajo y sin vivienda, a aquellos que con sus manos, su sudor y su sangre construyeron las obras que levantaron al capitalismo español.

Más personas sin casa, más casas sin personas: las medidas del PP y PSOE Después de quitarles el trabajo y las prestaciones, cientos de familias no pudieron pagar las hipotecas. Lo único que les dejaron es una deuda enorme e impagable. Este arrebato ha llegado incluso al de sus vidas mismas: ya son varios los suicidios momentos antes o después de una ejecución. El último fue de Amaya Egaña, la ex concejala socialista vasca, de 53 años, quien se tiró al vacío en Barakaldo cuando la comitiva que iba a desahuciarla subía las escaleras. O el caso en Granada de José Miguel Domingo, de 53 años, quien se ahorcó horas antes también; y un día más tarde, en Valencia, un hombre de su misma edad saltó por la ventana, provocándose gravísimas heridas.

Estos casos han causado una gran conmoción social. En Barakaldo miles se manifestaron bajo el lema “No al paro. No a los desahucios” y al grito de “No es un suicidio, es un homicidio”. Esta reacción no es nueva. Durante los últimos años, diversas organizaciones de vecinos, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca -PAH- o Stop Desahucios, junto a jóvenes del 15M y organizaciones de izquierda hemos sido parte de una importante movilización contra los desahucios, y hasta se logró paralizar en todo el Estado a 480; lo que ha llevado muchas veces a la represión policial. Ante esto, el Gobierno del PP impuso el “desahucio exprés”, que aceleraba las ejecuciones sin anunciarlas, para no dar tiempo a que ninguna movilización las frenara. Luego de la conmoción causada por el terrible suicidio en Barakaldo, el PSOE y el PP se reunieron de urgencia para intentar pactar medidas sobre los desahucios, pero no llegaron a un acuerdo. Finalmente el Gobierno sacó un real decreto en el que plantea una supuesta moratoria de dos años, muy restrictiva, y que sólo paraliza el desalojo pero no el resto de la ejecución. Aparentemente, casi nadie podrá acogerse a este decreto ley, y quiénes lo consigan estarán peor porque acumularán intereses muy altos en los dos años de moratoria de desahucio. Por tanto, además de ser totalmente insuficiente, continúan jugando a favor de los intereses de las entidades financieras. Nada podemos esperar de este Régimen: los diferentes Gobiernos han rescatado a la banca usurera, que contabiliza las deudas de cientos de familias y multiplican cada euro de retraso por diez. Los Gobiernos del PP y PSOE -salpicados ambos por la escandalosa

corrupción- fomentaron y permitieron que un derecho elemental como el de la vivienda, pasara a ser una jugosa fuente de ganancias para los promotores del ladrillo sin escrúpulos. El Estado ha sido central para el surgimiento de una fuerte oligarquía empresarial del sector de la construcción. Los alcaldes y concejales han sido los amos y señores de las faraónicas construcciones, en complicidad con los bancos y las cajas1.

La dación en pago: sin deuda, pero sin vivienda... Como decíamos, una moratoria sólo suspende la deuda pero no la anula; por lo que continúa beneficiando a los bancos que cargan con más intereses. Pero otra medida reclamada por diversas asociaciones e incluso corrientes de izquierda es la “dación en pago” o retroactiva. Creemos que esta medida aliviaría la vida de las familias que se quedan en la calle. Es decir, lo harían libres de deuda pero no resolverían su otro gran problema: la falta de vivienda. Sería una medida que equipararía el drama de los desahucios en el Estado español al que se vive por ejemplo en los Estados Unidos, donde ya hay dación en pago, así como cientos de miles de familias sin vivienda, durmiendo en tiendas de campaña y en coches. Nuestra perspectiva debe ser luchar por un derecho básico: por el acceso universal a la vivienda. Mientras nos dejan en la calle, hay miles de casas vacías, por ello la solución de fondo es: Expropiación inmediata sin indemnización de todas las viviendas vacías en manos de los bancos y destinadas a la especulación. Expropiación sin pago de las grandes constructoras e inmobiliarias bajo control obrero y todas sus viviendas vacías, incluidas las de la Iglesia. De ésta forma se puede crear

un parque de alquiler social de viviendas cuyo precio no sea superior al 1015% de los ingresos.

La burbuja inmobiliaria explota en la cara de los trabajadores y el pueblo Son las familias de la clase trabajadora y sectores populares los que pagan la explosión de la burbuja inmobiliaria. Como decíamos en estas mismas páginas al inicio de la crisis: “El desate de la especulación urbanística trajo consigo una de las burbujas inmobiliarias más grandes del mundo, que ha significado el 50% del crecimiento económico español de los últimos años. Si la burbuja estadounidense llegó a ocupar el 6% de su PIB, en el caso español el porcentaje alcanzó la friolera cifra del19%.” 2 Los intermediarios como los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) y las sociedades financieras fueron tan agresivas como los bancos, acumulando una morosidad escandalosa. Los tipos de interés estaban en sus niveles más bajos de la historia tras la llegada del euro; lo que permitió la concesión de créditos baratos mientras tasaban las viviendas a precios falsamente elevados, por medio de sus sociedades filiales de tasación.3 La idea de que “vivimos por encima de nuestras posibilidades”, o que “la culpa es de los que se endeudaron por encima de sus posibilidades”, no da cuenta de que durante el “boom” los salarios reales retrocedieron un 10%. La combinación de salarios relativamente bajos y la promoción del consumo vía créditos fluidos y a bajas tasas estuvieron en la base del fuerte endeudamiento. Es así que para obtener un derecho a la vivienda, no quedaba otra opción que endeudarse. El consumo no creció por aumento del salario real sino “hipotecando” los salarios


SECCIÓN ESPECIAL

futuros. A la vez que se “inflaba” artificialmente el patrimonio de las familias tras los altos precios de las viviendas: es así que la burbuja inmobiliaria hipotecó a las familias y sus generaciones siguientes. Esto generaba un “efecto riqueza” ficticio, que la crisis se lo cobró con un dramático “efecto pobreza”. Mientras, los bancos siguen haciendo sus negocios. Todos estos años, las viviendas desalojadas pasaron de nuevo a manos de los expoliadores, que venden o subastan con precios irrisorios. La mayor parte estas viviendas permanecen años sin ocupar con la finalidad de disminuir la cifra de impagados del banco, mientras 400.000 familias se quedan sin techo. Veamos un informe detallado sobre cuántos pisos adjudicados acumulan los bancos en sus carteras: “El banco malo, denominado sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), ha hecho público que recibirá 89.000 viviendas y 13 millones de metros cuadrados de suelo de las antiguas cajas nacionalizadas: Bankia, CatalunyaCaixa, Novagalicia y Banco de Valencia. Pero las cifras de Bankia y de su matriz BFA son peores: acumula 100 millones de metros cuadrados (equivalente a todo el municipio de Las Palmas de Gran Canaria) de suelo improductivo; 45.000 viviendas sin vender y 15.000 locales, garajes... Los ejecutivos que ahora están al frente de Bankia no lo niegan”. Las cajas aprovecharon la burbuja inmobiliaria: “Entre 1993 y 2008 pasaron de 14.000 a 25.000 oficinas mientras que los bancos redujeron las sucursales de 18.000 a 15.000. Bloque de edificios que finan-

ciaban, sucursal que se colocaba en los bajos. (...). El API traía las 50 familias y la oficina bancaria había cerrado el gran negocio”. (El País, La codicia de la banca propició la concesión de hipotecas a insolventes, 11/11/2012). Sin tocar a fondo los intereses del sistema bancario, que obviamente ningún “Código de buenas costumbres” puede cambiar, es utópico resolver el grave problema de la vivienda. Ante esto planteamos: Ni un rescate más a los bancos. Nacionalización de la banca, por una Banca Única Estatal bajo control de los trabajadores. Renegociación de todas las hipotecas en base, no a la deuda contraída, sino al precio de coste de la vivienda amortizada según las reales posibilidades de los trabajadores y los sectores populares, que garanticen que la letra mensual no suponga más del 10-15% del salario.

Los más perjudicados: los trabajadores inmigrantes De los 480.000 latinoamericanos que viven en España, la comunidad ecuatoriana es la más afectada, siendo 12 de cada 50 los desahuciados en Madrid. Y como si esto fuera poco: “Cientos de ecuatorianos comentan que cuando ya no pudieron pagar las cuotas de sus hipotecas, producto de la crisis que vive España, algunos bancos pretendían amedrentarlos con argumentos como que sus deudas serían perseguidas en Ecuador” (El País, El largo brazo de los bancos no llega a Ecuador, 13/11/2012).La llamada “hipoteca bienvenida” aplicada durante el “boom” estuvo especialmente dirigida a

este sector, ofrecida en el año 2005 por la intermediaria financiera CreditServices. Con tres meses de trabajo en España, los trabajadores inmigrantes podían acceder a un crédito que cubría el 120% del valor de una vivienda: “El crédito lo concedían entidades de Estados Unidos. La hipoteca bienvenida conseguía unos 50.000 clientes al año”. (…). Según declaró el presidente de CreditServices, Javier López, a este periódico en 2010, ‘hay siete millones de hipotecas que, si los bancos no hacen un esfuerzo por refinanciar, van a caer’. (…) Son los mismos préstamos que en octubre de 2007, el número dos del Santander, Alfredo Sáenz, bautizó como “hipotecas subprime. Claro que hay hipotecas subprime en España. Los criterios por los que una hipoteca se considera subprime en los países anglosajones se pueden aplicar perfectamente a España”, afirmó Sáenz.”. (El País, La codicia de la banca propició la concesión de hipotecas a insolventes, 11/11/2012). La morosidad en el crédito hipotecario en los trabajadores inmigrantes supera el 5% frente al 3% del conjunto del sector. Además, han sido ellos parte de esa gran mano de obra masiva de la construcción, que sólo en el año 2008: “ha llevado a la calle a más de 200.000 trabajadores de la construcción en un año, lo que supone un aumento del 85% del paro en este sector.” 4 Mientras construían pisos, se les concedía créditos para que los compraran, pero con precarios contratos laborales y tasas elevadísimas de explotación como lo demostró la alta mortalidad en el tajo. Con la caída de la burbuja inmobiliaria fueron los primeros en quedarse sin trabajo, y por ende, sin sus viviendas.

7

Ante esto proponemos: Elaboración de un plan de obras públicas de interés social, entre los trabajadores y comisiones de usuarios de servicios públicos; que mientras garantice el pleno empleo, se construyan, hospitales, guarderías, colegios, entre otros. Basta de que las obras públicas estén destinadas a los intereses de grandes empresarios, quienes despilfarraron en grandes obras faraónicas -en complicidad con los políticos corruptos-, totalmente inservibles para los trabajadores y sectores populares. Nacionalización sin pago bajo control obrero de todas las empresas que cierren o despidan. Prohibición inmediata de los despidos. Rechazo contundente de todos los ERE’s. Distribución de las horas de trabajo entre todas las manos hasta acabar con el desempleo, sin reducción salarial. Papeles para todos. Regularización de todos los trabajadores extranjeros, con los mismos derechos que los nativos. Contrato único, fijo. A Igual trabajo, igual salario, ninguna discriminación por sexo, edad o nacionalidad. Sólo un programa así puede salvar a los trabajadores y sus familias, que son la amplia mayoría de la población, de la completa decadencia a la que los condena el capitalismo. La solución a estos problemas está en luchar hasta el final contra el capitalismo, lo que significa cuestionar sus bases más profundas, expropiando a los expropiadores de nuestro trabajo, de nuestros derechos básicos como el de la vivienda. Por ejemplo, expropiando a las viviendas vacías, que los bancos y las grandes constructoras nos saquean. La moratoria dación en pagos es una medida parcial, que nos deja igualmente sin techo. Sólo la clase trabajadora con un programa independiente puede resolver los grandes problemas del paro, de vivienda y la precariedad laboral.

NOTAS 1 Ver por Didac Ramírez, “El Estado al servicio del ladrillo y la Banca”. En http://www.clasecontraclase.org/El-Estado-al-servicio-delladrillo) 2 Santiago Lupe y Carlos Munis, “La explosión de la burbuja inmobiliaria y el fin del ‘milagro español’”. En http://www.clasecontraclase. org/La-explosion-de-la-burbuja 3 Para analizar sobre la crisis del ladrillo y del patrón de acumulación del capitalismo español, ver Carlos Munis y Santiago Lupe, “El fin de los ‘30 gloriosos’ españoles. La crisis del patrón de acumulación capitalista español”. En http://www.clasecontraclase.org/La-crisisdel-patron-de 4 Ver Santiago Lupe, “Paro de masas, desahucios y pérdida de ahorros”. En http://www.clasecontraclase.org/Un-futuro-negro-para-los


8

MOVIMIENTO OBRERO

¡Ni nos callaremos, Ni nos dejaremos pisar!

Arranca la campaña por los derechos de la juventud trabajadora Desde CGT Telepizza -segunda fuerza en el Comité de Empresa del Telepizza en Zaragoza- junto a la Agrupación Revolucionaria No Pasaran y Clase Contra Clase, hemos iniciado una campaña por los derechos de la juventud trabajadora que arrancó con la preparación de la Huelga General del 14N, como un primer paso para empezar a organizar a todos aquellos jóvenes trabajadores que sufren directamente la precariedad laboral o son parte del masivo paro juvenil. Uno de los sectores, junto a los inmigrantes, que más estamos sufriendo las consecuencias de la crisis capitalista. Recogemos en este número testimonios de algunos de los jóvenes trabajadores que están llevando adelante esta campaña.

“Nuestro reto es que los trabajadores jóvenes empiecen a conquistar sus antiguas instituciones obreras, asambleas de empresa, sindicatos, etc...”

“Es necesario rodear de solidaridad todas estas luchas de los trabajadores para recomponer la profunda división que hay en la clase obrera…”

Lucía, trabajadora del sector de la alimentación

Noelia, trabajadora de hostelería

“Estamos impulsando una campaña para la juventud obrera y precaria en la que, desde distintas acciones, intentamos organizar a los jóvenes en este tipo de situación. Además es un sector de la clase obrera castigado doblemente; por un lado, por ser jóvenes, que en el Estado Español tiene una tasa de más de un 50% de desempleo y por otro lado, por ser precarios y tener trabajos con unas condiciones laborales pésimas y con un nivel de salario muy bajo. Pero a pesar de ello, no existe sindicalización alguna entre estos sectores porque padecen un profundo desengaño con los sindicatos que han sido los que no han luchado por mejorar sus condiciones laborales. Nuestro reto es que los trabajadores jóvenes empiecen a conquistar sus antiguas instituciones obreras (asambleas de empresa, sindicatos, etc...) para imponer nuestra voz.”

“Pero, creemos, que esta campaña no debe estar aislada del resto de los trabajadores. Por el contrario, queremos que sirva para confluir con los conflictos laborales en las empresas privadas, en los servicios públicos, etc... que padecen ataques similares a los que sufrimos los jóvenes pero a una escala global (bajadas de sueldos, perdida de conquistas en los convenios, despidos baratos, etc.) y creemos que es necesario rodear de solidaridad todas estas luchas de los trabajadores con mas tradición de lucha y sindicalización, para volver a recomponer la profunda división que hay en la clase obrera, que desde las luchas se plantee la autoorganización para poder imponer un plan de lucha discutido desde las bases que enfrente la pasividad de las direcciones sindicales.”

“Los mismos estudiantes que hay en las universidades y en las FP´s acaban como mano de obra esclava”

“La unión de la clase trabajadora es la base para la luchar y la punta de lanza para unirnos a los distintos sectores populares”

Nerea, educadora

Andrés, técnico de luces y sonido

“El problema que más afecta a los jóvenes en el Estado español es el paro y la precariedad. Los que en la actualidad consiguen trabajo, sufren primero la inestabilidad de los trabajos temporales, además de que las condiciones laborales internas, por ejemplo, la inseguridad, la flexibilidad de horarios, la prolongación de las jornadas de trabajo y por supuesto, los salarios tan bajos que se ofrecen. El segundo es la situación de mayor indefensión por la pérdida de derechos laborales. Estos factores los sufren la mayoría de jóvenes trabajadores y se han agravado con la crisis. También tenemos otros problemas como el acceso a la vivienda, que ha hecho que muchos jóvenes no puedan independizarse o que hayan vuelto a casa de sus padres. O el problema de la educación, que ha llevado a precarizar a los mismos estudiantes que hay en las universidades y en las FP´s donde acaban como mano de obra esclava, gratuita en las empresas de la patronal.”

“Los sindicatos burocratizados, mientras vivían de la herencia de las luchas de los `70 donde se firmaron y se han ido manteniendo convenios colectivos que dieron concesiones importantes a los sectores mas duros de la clase obrera, firmaban una variedad infinita de contratos, permitieron las famosas ETTs y las subcontratas, así como convenios segregadores (como el de Telepizza), haciendo que estos puestos ocupados generalmente por la juventud, tengan unas condiciones pésimas. Los sindicatos nos vienen entregando durante años para mantener una buena relación con la patronal y ahora con la crisis capitalista las consecuencias se ven más claramente. Para nosotros la unión de la clase trabajadora es la base para la luchar, y la punta de lanza para unirnos a los distintos sectores populares de la sociedad, como a las personas desahuciadas, los estudiantes... y juntos poder echar abajo todos los recortes y ajustes del Gobierno del PP.”

“Hay que romper con la lógica del ‘precariado’ como un sector aparte”

“Nos proponemos hacer una gran campaña para organizar a la juventud trabajadora”

Asier, pizzero y delegado de CGT en Telepizza

Pablo, trabajador del Telepizza

“La izquierda sindical podría jugar un papel clave en un sector que las direcciones sindicales no quieren organizar ni defender pues son las monedas de cambio que utilizan para seguirle haciendo concesiones a la patronal y al Gobierno. Sin embargo, y a pesar de que en algunos sectores se ponga a la cabeza de la defensa de la juventud precarizada, tendrán que romper con la lógica del ‘precariado’ como un sector aparte, es decir, que los precarios se tengan que organizar por fuera no solo de los sindicatos sino por fuera del resto de trabajadores, que acaba haciéndole de ‘pata izquierda’ a la burocracia sindical que realmente buscan dividir y compartimentar a los trabajadores. Esto ya lo vemos en el caso de los interinos de Zaragoza. Después de haber sido apartados y aislados de las reivindicaciones de los profesores fijos, el Gobierno autonómico despidió a 1000 de ellos y les ha negado ahora la paga de verano, junto a los 800 despidos que se esperan en 2013. En este caso, la izquierda sindical sólo propone organizar a los interinos por fuera de los profesores y el resto de los trabajadores”

“En Telepizza hicimos una asamblea con los trabajadores de la tienda para que discutir sobre la Huelga del 14N y el panorama económico, social, etc. Sinceramente fue muy interesante por que a pesar de la poca tradición asamblearia en este sector conseguimos reunirnos una parte de la plantilla, que participaron de forma muy activa. Tanto es así, que algunos compañeros acudieron a la manifestación, saliendo todos juntos como Telepizza. También discutimos que necesitábamos una “Caja de Resistencia”, lo que causó mucha impresión, y más aun cuando FCC Parques y Jardines hizo un aporte para compensar la perdida salarial de los trabajadores de nuestra tienda el 14N, del mismo modo que desde Telepizza lo hicimos para cubrir los gastos de la lucha de FCC el 2011. Sacamos también el primer número del boletín ‘Juventud Trabajadora’ con infinidad de temas, por lo que tuvo mucha aceptación, ya que había notas sobre música, economía, sindicales, la cuestión de género, etc. Son los primeros pasos, pero nos proponemos hacer una gran campaña para organizar a la juventud trabajadora.”


CLASE CONTRA CLASE - ESPECIAL

9

10 y 11 de Noviembre

Se realizó la Primera Conferencia Estatal de Clase contra Clase (FT-CI)

Introducción Durante los días 10 y 11 de Noviembre, los compañeros y compañeras de Clase contra Clase (FT-CI) realizamos en la ciudad de Zaragoza nuestra Primera Conferencia Estatal. Esta importante reunión fue el resultado de un proceso de discusión y militancia en común con jóvenes y trabajadores revolucionarios con quienes desde el 15M construimos la Agrupación Revolucionaria No Pasarán en Barcelona, Zaragoza y Madrid. Esta experiencia nos permitió avanzar hacia una fusión revolucionaria con nuevos compañeros y compañeras que han comenzado a abrazar las ideas del marxismo revolucionario. Se dio inicio a la Conferencia rememorando la gran Revolución Rusa de la que se cumplía su 95º aniversario y proponiendo como Mesa Honoraria, en primer lugar, a la clase obrera europea y a la juventud “indignada” y “sin miedo” que está emergiendo en Europa, el mundo árabe y varios países del continente americano. En segundo lugar, a los obreros de Zanon de Argentina, que acaban de lograr la expropiación definitiva de su fábrica, que con su lucha se han transformado en un ejemplo internacional de salida obrera contra la crisis y también de la intervención y los aportes revolucionarios de la FT-CI y de nuestro grupo hermano de Argentina, el PTS, en el movimiento obrero. Luego fueron leídos con entusiasmo y vistos en video los saludos internacionalistas que nos enviaron distintos grupos la FT: la CCR (Francia), el PTS (Argentina), el grupo RIO (Alemania), la LER-QI (Brasil), la LTS (México), la LOR-CI (Bolivia) y la LTS (Venezuela). La Conferencia transcurrió durante dos días de profundas y ricas discusiones sobre la situación internacional y la crisis capitalista que ya se encuentra en su quinto año; el panorama económico y político en el Estado español, donde la crisis está golpeando fuertemente y los principales pilares del Régimen del ‘78 se están poniendo en cuestión, así como el desarrollo de nuevos fenómenos políticos y de la lucha de clases, como el resurgimiento de la cuestión nacional o las crecientes protestas obreras, juveniles y populares. En ese marco, abordamos también la situación de la izquierda reformista y centrista a nivel continental y en el Estado español, y las batallas políticas, programáticas y estratégicas que tiene planteado nuestro grupo, como parte de la pelea por refundar el trotskysmo en el Estado Español construyendo un fuerte partido obrero revolucionario, al mismo tiempo que luchamos por la construcción del Partido Mundial de la Revolución Socialista, la Cuarta Internacional. Estas discusiones, abordadas en base a dos documentos principales elaborados por una comisión de compañeros de más tradición y otros que ingresaron a CcC en la Conferencia, junto con una sesión final de Balance y Resoluciones políticas, entre las que se destaca el objetivo de relanzar audazmente la Agrupación No Pasarán para empalmar con un amplio sector de la juventud indignada que se revindica anticapitalista, fueron las coordenadas principales de una importante y exitosa Conferencia. A continuación presentamos un resumen de algunas de las discusiones claves, así como varias opiniones y reflexiones de nuevas compañeras y compañeros que se integraron a Clase contra Clase en esta Conferencia. Por una cuestión de espacios, el resumen de las deliberaciones sobre la situación del Estado español y el Régimen del ‘78 no la publicamos en este número, pero puede consultarse online en nuestro sitio web: www.clasecontraclase.org

La crisis capitalista, las crecientes tensiones internacionales entre los Estados y las perspectivas de la lucha de clases En el primer punto del orden del día se abordaron las principales definiciones sobre la crisis y la situación internacional. Se discutió que la crisis capitalista está transitando por el quinto año y aunque la burguesía no ha perdido hasta el momento el control de la crisis y ha evitado el escenario de un “crack” mundial, los mecanismos que se han adoptado para gestionarla tienden a agotarse y las medidas como los rescates bancarios son más costosas y menos efectivas. Por ello, la misma se ha transformado en una profunda recesión, si bien aún mantiene su epicentro en la Unión Europea y se expresa con desigualdades en distintos países del mundo, pero que amenaza a trasladarse al conjunto de las economías llamadas “emergentes”. Por otro lado, discutimos en profundidad la crisis de la Unión Europea y el fracaso de las visiones utópicas y reaccionarias que señalan a la UE como proyecto de unificación pacífica de las burguesías imperialistas europeas. Al tiempo que analizamos las tensiones solapadas entre EEUU y Alemania, como parte de las crecientes tensiones geopolíticas a nivel global, en el marco de la crisis de hegemonía de EEUU –aunque no haya aún ningún imperialismo competidor que pueda superarlo-. En ese marco se abordó también el resultado de las elecciones norteamericanas y las inciertas perspectivas económicas de Estados Unidos después de las elecciones, la emergencia del fenómeno “Occupy” y su potencialidad, aunque en una situación de bajísima intensidad de la lucha de clases y absoluto control de la burocracia sindical sobre el movimiento obrero. De conjunto, se estableció que el horizonte del escenario internacional se encuentra plagado de nuevas convulsio-

nes económicas, crisis de los regímenes políticos y mayores procesos de lucha de clases. En particular, el balance de las “primaveras árabes” tuvo un espacio destacado en la discusión, precisando nuestra caracterización sobre las direcciones que encabezaron el desvío de este profundo proceso de lucha de clases, como la “Hermandad Musulmana” en Egipto o en el marco de la guerra civil que transcurre en Siria. Haciendo una evaluación global, acordamos que después de tres décadas de “restauración burguesa” que concentraron una brutal ofensiva neoliberal del capital sobre el trabajo y la restauración capitalista en los ex estados obreros deformados como Rusia, China y Europa del Este, el capitalismo imperialista no logró superar los límites históricos de su decadencia. A pesar del fuerte atraso de la subjetividad del movimiento obrero tras años de ofensiva capitalista, derrotas y traiciones que minaron la conciencia de clase y la voluntad de lucha de los trabajadores, los padecimientos generados por la crisis, la polarización política y las grandes tensiones sociales generan las condiciones para que se produzca un salto en su recomposición. Como conclusión, acordamos que el carácter histórico de la crisis actual reactualiza la época de crisis, guerras y revoluciones, es decir, la época del imperialismo, y con ella las premisas objetivas de la revolución socialista. En este marco la FT-CI trata de pensar las tareas y perspectivas históricas que se abren para nuestra corriente, intentando desarrollar un internacionalismo práctico y orgánico en el cual la tarea política de dar pasos concretos en la construcción de un partido mundial de la revolución socialista, que para nosotros es la Cuarta Internacional fundada por León Trotsky, se torna aún más urgente y actual.


10 CLASE CONTRA CLASE - ESPECIAL

CLASE CONTRA CLASE - ESPECIAL

Opiniones y Testimonios desde la Conferencia

La definición abierta por una estrategia revolucionaria, contra el “espíritu de época” de la no estrategia La hipótesis de este escenario disparó otra discusión clave en el terreno más subjetivo. Al calor de los nuevos acontecimientos de la crisis internacional estamos viendo nuevos (viejos) fenómenos del reformismo de izquierda como el Front de Gauche en Francia o el fenómeno político de Syriza en Grecia, donde prácticamente toda la izquierda se ha plegado a darle su voto, siendo esta coalición un partido que no representa a importantes fracciones de la clase trabajadora y, como sus mismos integrantes lo reconocen, es una alianza ente reformistas de izquierdas y “anticapitalistas”. Del mismo modo, en el Estado español, Izquierda Unida se viene reforzando electoralmente y capitalizando una parte del descontento frente a la crisis para actuar como mediación política y pata de izquierdas del Régimen del ’78, así como otras mediaciones como el independentismo de izquierdas del que el ascenso electoral Bildu en Euskadi y las CUP en Catalunya son expresión. La Conferencia enfatizó en este punto la necesidad de reforzar nuestra lucha político-programática contra el reformismo, demostrando la

falsedad de sus programas de “humanización del capitalismo” como forma de salir de la crisis, planteando de forma cada vez más popular y sencilla nuestra alternativa revolucionaria a los grandes problemas sociales que está desatando esta crisis entre la clase trabajadora, la juventud y los sectores populares. En ese marco, discutimos qué relación había entre la situación objetiva y la ubicación política de la extrema izquierda de origen trotskysta, así como para nuestros propios desafíos y tareas políticas (que luego desarrollamos en la discusión sobre Orientación). Así valoramos que, cuando la situación augura nuevos fenómenos de polarización política, tanto a derecha o a izquierda, que dará como resultado mayores y más agudos choques entre las clases en el próximo período -un síntoma del agotamiento de la etapa de “restauración burguesa” que vivimos durante casi tres décadas-, la izquierda centrista de origen trotskysta (como IA –cuya corriente hermana en Francia es el NPA-, En Lucha o Corriente Roja en el Estado Español),

viene con “el pie cambiado”, reivindicando “nuevas formas de lucha” y “nuevos partidos amplios”, en los que acaban diluyendo y liquidando la estrategia de lucha por la revolución obrera y la construcción de partidos revolucionarios. Una orientación liquidacionista que se ha inoculado durante años y los ha llevado a constantes adaptaciones al Régimen político y a las corrientes reformistas, así como al sentido común impuesto por la burguesía y las décadas de relativa paz social y estabilidad económica. Un claro ejemplo de esto lo pudimos ver en el 15M, donde nuestro grupo fue el único en levantar una estrategia de clase, basada en la centralidad de la clase trabajadora para conseguir acabar con este Régimen y con el capitalismo, mientras toda la izquierda, desde el centrismo hasta las corrientes anarquistas de distinto tipo y los autonomistas, se adaptaron al movimiento “tal cual es”. Contra esta liquidación de la estrategia y el programa revolucionario, la Conferencia reafirmó nuestra batalla por la claridad política, programática y estratégica en el seno

“Desde que comprendí que Marx tenía razón en su análisis del sistema capitalista empecé a buscar una organización para organizarme, donde hubiera más gente revolucionaria y que quisiera luchar contra el capitalismo. Los partidos comunistas me parecían alejados de la realidad, debido a su defensa de regímenes políticos como la burocracia castrista en Cuba o la Venezuela de Hugo Chávez, así como por su visión acrítica del estalinismo y su estrategia de humanizar el capitalismo mediante políticas reformistas. Después vino el 15M, que fue como una ráfaga de aire fresco, reavivo mis ganas de luchar y me ilusionó que hubiera tanta gente indignada, pero al mismo tiempo me molestaba que se hablara sólo de “ciudadanía”, un termino que implica la conciliación de clases, y no de la lucha de clases. Al tiempo comencé a trabajar y vi necesario sindicarme para poder defenderme de aquel que me explotaba, y así conocí a un compañero de la Agrupación Revolucionaria No Pasarán en la que empecé a militar. Ya de primeras me impresionaron sus ganas de luchar y su actitud política crítica, que tanto me ha hecho reflexionar y crecer políticamente, una actitud de constante debate. Finalmente, ese pensamiento tan opuesto al estalinismo, al reformismo y al autonomismo, me ha llevado a entrar en Clase contra Clase y reivindicarme como trotskista. Esto significó el fin de la que yo creía una búsqueda perdida por encontrar una ideología con la cual identificarme. Hoy puedo afirmar que ser trotskista para mí significa tener conciencia de clase, ser consciente de que como clase obrera debemos luchar contra la burguesía y derrotarla mediante la revolución socialista, enfrentando todo método burocrático que atente contra la democracia de los trabajadores.”

“La experiencia inicial de militancia en No Pasarán me dio un gran empuje en mis aspiraciones de combatir este funesto sistema capitalista. A mediados de 2011 no podía permitirme el lujo de no estar organizado ante los ataques que se estaban dando y por supuesto ahora incrementados, por parte de los gobiernos de turno y la Troika. En cuanto a formar parte de Clase contra Clase y apostar por el marxismo revolucionario, empecé a forjar la idea entre la charla de Mayo del ‘37 de la Revolución española de la que yo fui uno de los ponentes y las Jornadas de Verano de No Pasarán, además de diferentes lecturas. Todo esto influyó en la mejor comprensión y concepción de diferentes ideas como la cuestión del poder y la necesidad de levantar y formar parte de un partido revolucionario internacionalista que empuje a la clase trabajadora hacia el socialismo, puesto que yo estaba más influenciado por otras corrientes. Por otra parte, la conferencia de Clase contra Clase en la que un gran número de compañeros de NP pasamos a formar parte de CcC plantea unos retos ambiciosos. Se analizó la actual situación en el Estado español y a nivel internacional, así como el momento por el que atraviesa la izquierda, la cual no se aleja mucho de su nivel histórico y como nosotros desde CcC podemos y debemos intervenir. Otros retos creemos que son, por ejemplo, el enriquecimiento teórico y también la formación de cuadros militantes y dirigentes. Por último decir que este paso que permite doblar las fuerzas de CcC nos plantea el reto de seguir creciendo y formándonos a gran velocidad, puesto que la actual situación no da para perder el tiempo y así poder asumir retos mucho más importantes en un futuro.”

Jaime (Zaragoza)

Sesi (Barcelona)

de la vanguardia obrera y juvenil, así como la necesidad de reivindicar abiertamente nuestra tradición y nuestras banderas. Hoy, está de moda en la izquierda centrista abogar por la “no definición estratégica”, “no ser parte de ninguna tradición”, no caer en “dogmatismos cerrados”, o la convivencia de estrategias que históricamente demostraron ser opuestas. En este punto de la discusión, particularmente rico en el desarrollo de la Conferencia, se fundamentó que nuestra reivindicación abierta del trotskysmo y de la necesidad de una estrategia revolucionaria, lejos de “cerrarnos puertas”, nos permitió confluir con un sector importante de jóvenes de izquierda en un programa revolucionario, sin ceder a las presiones para diluirnos en los movimientos sociales mientras participamos activamente en ellos. Esta discusión dio paso al punto de Balance y Orientación, en el cual se plantearon nuestros principales desafíos para redoblar nuestra ofensiva trotskysta y dar nuevos saltos en la construcción interviniendo audazmente en los fenómenos mas avanzados de la juventud y el movimiento obrero.

“Ciertamente, la actitud de Clase contra Clase es sin duda, revolucionaria. Esta definición resume mi experiencia militante con los compañeros y las compañeras. Es sabido que el 15M activó la preocupación política de muchos jóvenes, entre ellos estaba yo. En adelante, pasé un tiempo haciéndome eco de organizaciones y colectivos que tienen por horizonte combatir el capitalismo y luchar contra la injusticia social. Así, un buen día fui a una ponencia sobre marxismo sin saber quiénes la organizaban, resultó ser mi primer contacto con la Agrupación No Pasarán y Clase contra Clase. Me quedé admirado por sus dos aspectos más característicos: plantean programas y alternativas al capitalismo, y actúan con decisión y organización para llegar a sus objetivos. Asimismo, abordan los problemas de la realidad con un conocimiento exhaustivo de los hechos y rodean de solidaridad a los afectados; desde la clase obrera a la juventud y, desde las personas LGTB a los inmigrantes. A partir de aquel día se ha catapultado mi formación y práctica marxista, he adquirido un nuevo estilo de vida y analizo los fenómenos políticos desde el prisma de la revolución. El hecho de formar parte en la 1º Conferencia Nacional CcC demuestra para mí una conclusión muy importante: el acierto de las políticas que desarrolla CcC, y que con renovada energía y actitud revolucionaria avanzaremos paso a paso, hacia la reconstrucción de la IV Internacional fundada por León Trotsky.”

Javi (Granada)

11

“La I Conferencia Estatal de Clase Contra Clase fue en términos generales un paso importante, a nivel político y del Grupo, en la que nos reunimos por primera vez a compañeros con experiencia en el ámbito de la lucha política a nivel nacional e internacional. Esto permitió el debate entre compañeros que no habíamos tenido la oportunidad de reunirnos y discutir acerca de temas como la situación internacional o la historia del trotskismo militante, cada uno con un punto de vista forjado por una mayor o menor tradición de lucha y un entorno diferente. En la conferencia confluimos tanto militantes con bastantes años de experiencia como algunos que habíamos empezado desde el 15M, luchadores en frentes obreros y estudiantiles. Fue la oportunidad de repasar y hacer balance de la historia del Grupo, de los aspectos de la crisis del sistema capitalista actual, así como otros temas de gran importancia, como la necesidad de avanzar en nuestro incipiente trabajo obrero o sobre el movimiento estudiantil. En éste último algunos compañeros que habíamos tenido una incorporación más reciente al Grupo pudimos compartir hechos y opiniones sobre este tema, y la relevancia de la Agrupación No Pasarán y la militancia de los trotskistas dentro de ella. En el equipo de medias, que contrarrestamos la falta de tradición debido a su novedad en la militancia con el apoyo a otros sectores mediante la unidad obrero-estudiantil y la combatividad que mostramos en los centros educativos, ha servido para descubrir el potencial que tiene el trotskismo en la juventud y el que tenemos los militantes, que forjamos nuestra estrategia con las lecciones que nos aportan los éxitos y fracasos organizativos y de lucha. A nivel personal significó para mí un acontecimiento aún mayor. Yo llevo militando poco más de un año en No Pasarán y algo menos en Clase Contra Clase y el hecho de figurar participar y aportar en una cuestión de gran relevancia del grupo como es la militancia en las enseñanzas medias y la situación actual de la educación, sirvieron para demostrarme que estamos construyendo y reivindicando a la vez una teoría, una táctica, una experiencia de lucha y en conjunto, una tradición. Estamos formando militantes. Por tanto, pertenecer como estudiante al único Grupo que levanta sin prejuicios las banderas del trotskismo en el Estado español conlleva una gran oportunidad de formación política, una gran experiencia como militante y sobretodo, una gran responsabilidad.”

“Como miles de jóvenes participé en la manifestación que desembocó en el 15M. Esta acampada constituyó la ruptura de años de pacto social que repercutió en la sociedad entera y supuso el despertar político de cientos o miles de nosotros. La formación de asambleas en todas las ciudades y distritos del país fue un hecho histórico que se siente aún hoy. Pero toda esa energía reivindicativa y activismo quedó en pocos meses parcialmente truncada por una dirección ocultista, por cierto miedo al movimiento generado y, por otro lado, por la dificultad de dar continuidad a una amalgama informe de políticas, anarquistas, antisistema, reformistas, autonomistas, trotskistas centristas, etc. Rápidamente encontré la limitación del activismo individual, pero no di con ningún espacio donde se propusieran políticas revolucionarias con conciencia de lucha de clases. Afortunadamente llego a Madrid un compañero junto con el que hallé la posibilidad de militar bajo un programa de clase y una estrategia revolucionaria trotskista. Aun estando en un proceso de formación teórica-práctica, hemos podido lanzar No Pasaran en Madrid. Si bien aún tenemos dificultades para su instauración y crecimiento, entre otras actividades hemos intervenido en episodios importantes como la Huelga 29M o la marcha minera, siendo esta ultima un impulso decisivo, no solo en mi compromiso con la organización, sino también para el giro ideológico a la izquierda que viene habiendo en el 15M, el cual seguidamente desembocó en movilizaciones como el 25S y su “rodea el congreso” con matices cada vez mas politizados y de cuestionamiento al régimen político, pero aun sin reivindicar abiertamente la lucha de clases. La lucha de clases es uno de los motivos por los que decidí ingresar a CcC, entendida esta desde el marxismo revolucionario. Pero otro punto fundamental es su dimensión internacional y la importancia de integrarme a una corriente como la FT, junto con otros grupos que reivindican la 4ª internacional. Clase contra Clase responde a la necesidad de crear política bajo una estrategia revolucionaria trotskista que tenga en cuenta la experiencia histórica, y yo creo en la capacidad de CCC para conseguir en un futuro intervenir en los acontecimientos del estado español y construir una organización que se proponga dirigir a la mayoría del pueblo hacia la revolución proletaria y la lucha por la construcción del socialismo.”

“Hace un año y medio era una joven crítica con el sistema y cansada de que no hubiera una respuesta precisamente en la juventud a las barbaridades que nos estaban imponiendo. Yo no estaba organizada, ni la actividad política formaba parte de mi vida más allá de alguna manifestación puntual. Cuando surgió el 15M encontré en la comisión de Trabajadores hacia la HG, un espacio en el que al calor de las experiencias y los debates políticos; empecé a sentir la necesidad de la organización militante. Allí compañeros de CcC impulsaron la solidaridad con las luchas obreras, la crítica a las burocracias de las direcciones sindicales, la fuerza e importancia de recuperar la conciencia de clase trabajadora; así como la unión obrero estudiantil. Mi vida ha ido cambiando en este último año. En estas experiencias marcadas por la acción, solidaridad, luchas obreras, huelgas, encuentros de trabajadores, represión policial...fui entendiendo la necesidad de una alternativa revolucionaria. El 15M fue perdiendo fuerza y dispersándose a los barrios, y ante mi sorpresa de novata esto estaba siendo apoyado e incluso impulsado por algunas corrientes de izquierda y autonomistas. Ante esta realidad, compañeros ya organizados como los de CcC, y los que no lo estábamos pero habíamos trabajado codo con codo en la comisión, confluimos en unos acuerdos básicos a los que nos había llevado la experiencia compartida: la necesidad de una alternativa revolucionaria, con la clase trabajadora como sujeto de la revolución, de carácter anti capitalista pero también anti imperialista, y contra el Régimen del ‘78. Así nació NP. A estas alturas en mi vida, la política hasta entonces relegada para los que comen de política, se había convertido en un aspecto fundamental. Yo no tenía una ideología concreta, pero gracias a los debates que iban surgiendo en NP, entré en contacto con ideologías como el anarquismo, y el marxismo revolucionario. Con NP hemos estado participando del movimiento estudiantil, de las huelgas, de la lucha de los mineros, promoviendo la unidad obrero estudiantil; pero también dando charlas en la universidad y abriendo espacios para el debate político entre la juventud. A día de hoy, ya es algo inherente a mi forma de vivir y de entender la realidad. Y en este madurar político fruto de la experiencia vivida, no puedo concebir un cambio político-económico-social; sin una alternativa marxista revolucionaria. Esto me ha llevado a participar de la fusión de CcC con compañeros de NP. Un paso más que materializa para mi la importancia de tener una estrategia definida, así como de una organización revolucionaria y militante comprometida.”

John (Zaragoza)

Nuria (Madrid)

Leire (Barcelona)

“El 15 de mayo del 2011 se convocaron manifestaciones en todo el Estado español, que desembocaron en el movimiento 15M. Podemos afirmar que todo empezó ese mayo. El domingo 29 de mayo, sobre las 21 o 22 h., no lo recuerdo con exactitud, subieron a hablar en asamblea miembros de la comisión de manifestación y huelga general (futura comisión de trabajadores indignados hacia la huelga general) diciendo que el lunes se reunirían a las 18:30h. En ese momento, un amigo –que ahora también está en CcC- me dijo: “¿Ya sabes donde tenemos que ir mañana, no?”

Sergi (Barcelona)

Durante unos meses vibrantes empezamos a forjar una experiencia común, y nos dimos cuenta de que compartíamos principios básicos que gran parte de la izquierda no los tenía; como la defensa de los presos o el no considerar a la policía como trabajadores. A raíz de eso, y de muchas más cosas, fundamos la Agrupación No Pasarán. Durante los 12 meses que he estado en NP, sin ser parte de CcC, la discusión y la lucha obrera y estudiantil han sido una constante. Durante todo este periodo he ido “evolucionando” políticamente desde el anarquismo (tradición de la que vengo) al trotskismo. Desde siempre he tenido

una idea o manera de vivir encaminada a la revolución. Aunque hasta ahora no había encontrado a nadie, a ningún grupo, con el que apostar claramente por la revolución. Cada día soy más y más consciente de que mi vida va a ir ligada a la lucha de clases y, por tanto, a la revolución proletaria. Por último, solo quería dejar plasmado el agradecimiento a esos compañeros que, en épocas donde la idea de revolución y la lucha de clases estaban por los suelos, no se rindieron y a los que les debo mi presente y mi futuro. Salut i revolució!”


12 CLASE CONTRA CLASE - ESPECIAL

Un grupo que se propone poner el trotskismo a la ofensiva en el Estado español En la parte de Balance y Orientación, partimos de valorar muy positivamente habernos propuesto impulsar la Agrupación Revolucionaria No Pasarán que, como siempre planteamos, es un puente para realizar una experiencia común y abordar discusiones sobre estrategia con jóvenes y trabajadores, con el objetivo de que quienes participen de ella puedan avanzar en definirse por una estrategia para la revolución. Esta experiencia ha supuesto un avance muy importante en nuestra construcción. El paso que damos con esta 1ª Conferencia es sin duda alentador e importante. El número de compañeros nuevos que se integran suponen un salto en Barcelona y en Zaragoza, así como en nuestro trabajo inicial en Madrid. Al mismo tiempo, también nos ha permitido realizar un avance en la calidad del grupo, mejorando nuestra acumulación teórica y política y nuestra elaboración en debate con otras tradiciones políticas como el anarquismo o el independentismo. La integración de nuevos compañeros y compañeras nos obliga a poner mucho peso en la formación en los fundamentos del marxismo revolucionario, así como en recrearlo dando respuestas a los problemas mas importantes de nuestra época retomando el legado teórico y estratégico del trotskysmo. Al mismo tiempo, las nuevas fuerzas van a permitir al grupo abordar nuevas tareas claves con el objetivo de refundar el trotskismo en el Estado español, como la publicación de algunas elaboraciones fundamentales sobre la Revolución Española, la Cuestión Nacional o la Tran-

sición y un balance la extrema izquierda desde los años ‘70 hasta nuestros días, sobre los que venimos avanzando mucho en el último tiempo. Y por supuesto, poder fortalecer nuestro internacionalismo, siguiendo no solo la situación internacional y la lucha de clases, sino también todas las discusiones sobre estrategia, los retos de construcción de los distintos grupos de la FT-CI y las reflexiones sobre qué iniciativas políticas es necesario desarrollar desde el Estado español para dar pasos en la reconstrucción de la IV Internacional. En este sentido, una discusión clave fue justamente el pensar cómo podemos llegar a más jóvenes y trabajadores. No Pasarán es un ejemplo vivo de como es posible desde una posición estratégica de clase y revolucionaria, que no renuncia la tradición del marxismo revolucionario ni rebaja el programa, poder confluir por medio de la acción y la discusión con decenas de los jóvenes y trabajadores que están saliendo a la lucha al calor de la crisis. Toda una demostración para aquellos que, desde el giro a posiciones de anticapitalismo en general sin definición de clase ni de estrategia política, nos acusan a los trotskistas de CcC de sectarios o de difundir ideas de “revolución” que asustan a los nuevos luchadores y luchadoras que están saliendo a la calle. Partiendo de este balance en la Conferencia nos propusimos un relanzamiento de la Agrupación No Pasarán, proponiendo a las decenas de nuevos estudiantes y trabajadores que tengan acuerdo con nuestra política y programa de intervención que se sumen a la mis-

ma. Estamos convencidos que la actual crisis y las luchas que va a generar pueden ayudar a convencer a cientos y miles de la necesidad de retomar una estrategia revolucionaria. Con relación a esto, la Conferencia hizo especial énfasis en la necesidad de perfeccionar nuestro diálogo con los miles de jóvenes indignados, tanto estudiantes como trabajadores, que desde el 15M se están cuestionando cada vez más profundamente el Régimen político y el capitalismo, buscando propagandizar de manera sencilla un programa revolucionario para resolver los grandes problemas sociales y las demandas democráticas. Un programa que ofrece una alternativa de clase a las propuestas y proyectos que se lanzan desde la izquierda reformista y el “anticapitalismo sin revolución”, y que de entrada pueden resultar atractivos a miles de jóvenes, pero no contienen soluciones de fondo a nuestros problemas. Para poner en pie esta orientación, votamos varias campañas políticas. Una de las más importantes es la que ya se ha

comenzado a llevar adelante en común con NP y la sección sindical de CGT-Telepizza contra la precariedad laboral, que pretende reforzar nuestro trabajo en la juventud trabajadora y por esta vía lograr mayor inserción en el movimiento obrero, una aspecto clave para un grupo revolucionario. También discutimos reforzar el relanzamiento del Sindicato de Estudiantes de Izquierdas entre los estudiantes de Medias, entre otras iniciativas para el movimiento estudiantil universitario. Por último, resolvimos redoblar nuestras iniciativas para difundir las ideas de León Trotsky y su actualidad. A partir de la eclosión de la crisis capitalista, se ha abierto un “espacio anticapitalista” a nivel mundial. Por el momento, son las opciones reformistas de izquierda quienes intentan capitalizarlo. Esto nos plantea la tarea de “poner el trotskismo a la ofensiva”, para presentar a los miles de jóvenes y trabajadores que van a salir a la lucha una alternativa revolucionaria. Como primera medida en este sentido resolvimos aprovechar el reciente 95º Aniversario de la Revolución Rusa como punto de arranque de una fuerte campaña ideológica en las universidades que acerque el pensamiento de Trotsky en lucha política con los principales prejuicios anti-marxistas reinantes en el activismo, la izquierda y la sociedad. Todas estas valiosas resoluciones dieron cierre a una muy buena Conferencia en la que todos los compañeros y compañeras de CcC participaron activamente en cada una de las discusiones y de la cual salimos con una moral revolucionaria y de combate muy fortalecida. Conscientes de la dificultad de los retos que tenemos por delante, pero entusiasmados para llevarlos adelante y avanzar en construir un grupo trotskista en el Estado español y reconstruir un partido de la revolución socialista internacional, para nosotros, la IV Internacional.


MOVIMIENTO ESTUDIANTIL 13

Elecciones al Claustro y Junta de Facultad en la Universidad de Zaragoza

El régimen universitario: ¡No nos representan! por AITOR ROJO y CARLOS MURO El 19 de noviembre se celebraron en Zaragoza las elecciones universitarias a la Junta de cada facultad y al Claustro. No fueron unas elecciones más, se enmarcaron en medio de una importante huelga y movilizaciones en el sur de Europa. Los altos “mandamases” de la universidad pretenden mostrar estas elecciones “como un ejercicio democrático”, pero mienten descaradamente. Ya que en el Claustro, los estudiantes y el Personal de Administración y Servicios (PAS) son la minoría con un 30% y un 10% de representación respectivamente. A pesar de lo antidemocrático del régimen universitario, los compañeros/as de la Agrupación Revolucionaria No Pasarán y el SEI nos presentamos a las elecciones, no sólo porque es una conquista conseguida con años de lucha, sino para denunciar precisamente este mismo régimen.

Pero las propias elecciones estuvieron teñidas de graves irregularidades en el proceso electoral, tanto en nuestras propias papeletas, cómo porque la universidad decidió dejar vacantes 2 de los 8 puestos estudiantiles al Claustro de la Facultad de Filosofía y Letras. Ante este atropello hemos levantado una campaña de recogida de firmas y denuncia de este régimen universitario en el que los estudiantes tenemos una mínima representación. Mientras en las elecciones votaron sólo 235 estudiantes, en el breve plazo de dos días nosotros recogimos un total de 231 firmas pidiendo que se realizaran nuevas elecciones democráticas, y que no se dejaran vacantes 2 representantes de los estudiantes en el Claustro. Como era de esperarse, la Junta Electoral Central rechazó nuestro pedido y el de 231 estudiantes que lo avalaron con su firma. Mientras a los estudiantes nos ponen mil y una trabas para tener una mayoría estudiantil, mientras se rebajan los sa-

larios de los trabajadores y profesores de la universidad y se acelera el proceso de privatización, subida de tasas, disminución de plazas por facultad… mientras pasa todo esto, las empresas y bancos hacen más negocios y obtienen mayores privilegios. ¡En la universidad de Zaragoza hay 53 cátedras dirigidas por empresas, bancos y cajas! Los mismos que han generado la crisis capitalista que nos hacen pagar a los trabajadores y sectores populares, son los que de forma privilegiada tiene puestos permanentes tanto en el Consejo Social como en el Consejo de Gobierno. Pero además, esta camarilla empresarial cuenta con el beneplácito del gobierno tanto autonómico como estatal. Y esto se refleja en que en el Consejo Social de la Universidad están representados los ayuntamientos de Zaragoza, Huesca y Teruel, organizaciones empresariales de la CREA y CEPYME, las cortes de Aragón, Gobierno de Aragón, miembros del Consejo de la universidad, dos miembros

sindicales y burócratas varios. Este gobierno universitario al servicio de las empresas es quien ha promovido la precariedad laboral en la Universidad: subcontratación de los trabajadores de la Universidad, tanto en el caso de los PAS, los profesores asociados o entre los becarios de investigación. El 15M sintetizó en los gritos de “No nos representan” y “Lo llaman democracia y no lo es” la crisis de representación de la decadente democracia imperialista española. Pero este cuestionamiento, que brotó desde las plazas y las calles, aún no llegó a la Universidad. Nuestro objetivo es trasladar ese espíritu al interior de las aulas, los claustros y los pasillos de cada Facultad. Porque un régimen universitario controlado por las empresas y las camarillas académicas como el que existe ahora Ni nos representa, ni merece existir. Por ello hemos iniciado una gran campaña de denuncia de este régimen y para pelear por que la Universidad esté al servicio de los trabajadores y no de los empresarios.

Zaragoza - Levantar un gran movimiento de medias y FP

¡Organizar nuestras fuerzas, para luchar! por No Pasaran y SEI, Enseñanzas medias y FP Zaragoza Los estudiantes de enseñanzas medias y FP venimos demostrando con creces que ni nos vamos a callar ni nos vamos a dejar pisar. Ya desde el curso pasado salimos a luchar paralizando las aulas y llenando las calles, en multitud de huelgas y movilizaciones, nos sumamos a la huelga general haciendo práctica la consigna histórica de la unidad obrero-estudiantil. Debido a los brutales ataques con los que pretenden desmantelar la educación pública. Dejando nuestros centros sin recursos, segregándonos y despidiendo a miles de profesores, quieren acabar con lo público para hacer que cargamos con el peso de su crisis que nos golpea también con un paro juvenil de casi el 50%, miles de familias sin hogar por los desahucios entre otras terribles situaciones. Es por eso que este año seguimos en la lucha.

El 14N Ni fuimos a clase ni nos quedamos en casa La huelga del 14N ha sido otro ejemplo de como los estudiantes combativos nos unimos a la clase obrera para golpear con un solo puño. En multitud de ciudades de todo el estado los estudiantes de secundaria nos sumamos a la huelga vaciando las aulas y llenando las calles con identidad propia, confluyendo con las manifestaciones de la mañana con profesores y padres y también con las de la tarde para gritar al unísono contra el gobierno de Rajoy y los dictámenes de la UE.

Levantar un movimiento democrático en medias La gran movilización de 72 horas que llevamos adelante en octubre fue un gran éxito. Los estudiantes que formamos parte de la Agrupación Revolucionaria No Pasaran y el SEI convocamos asambleas en todos los centros donde tenemos presencia para secundarla.

Para nosotros el movimiento de Enseñanzas medias y FP ha demostrado con creces que tiene un enorme potencial para salir a luchar. Pero no es suficiente con salir a luchar esporádicamente. Es necesario que organicemos un gran movimiento estudiantil, organizar nuestras fuerzas para responder a los ataques de la mejor forma posible. Somos conscientes de que hay que derrotar al gobierno y para ello es necesaria una salida verdaderamente anticapitalista y revolucionaria, que eche abajo el Régimen podrido del ‘78, encabezado por la monarquía heredera de franco y por el parlamento. Pero también somos conscientes de que no todo el movimiento estudiantil parte de este programa. Por ello desde la Agrupación Revolucionaria No Pasaran y el SEI creemos necesario que los estudiantes se organicen democráticamente desde abajo, en asambleas de base, con libertad de tendencias donde todas las organizaciones e independientes puedan expresar y defender sus reivindicaciones de forma democrática. Creemos que esta

es no solo la forma más democrática de organización sino que precisamente por ello es la que mejor garantiza el éxito de las luchas. Entendemos que para derrotar los planes del gobierno y la UE es de primer orden la unidad obrero-estudiantil y la auto-organización de los estudiantes. En este marco luchamos contra la burocracia sindical. Levantamos un programa por una educación pública, laica, gratuita y de calidad, por unas prácticas remuneradas para los estudiantes de FP, contra la selectividad, la segregación y la religión en la escuela.

¡Por una huelga general de toda la comunidad educativa! Es necesario que nos organicemos con un verdadero Plan de lucha que comience por una huelga general de toda la comunidad educativa. Estudiantes, padres, profesores y trabajadores no docentes enfrentando así los planes del gobierno y los recortes.


14 TEORÍA E HISTORIA

A 95 años del Octubre Rojo

La actualidad de la Revolución Rusa y sus lecciones estratégicas por JOSEFINA MARTÍNEZ Este 7 de noviembre (25 de octubre según el calendario ruso) se cumplieron 95 años de la revolución rusa de 1917. Una forma de rendir homenaje a aquella heroica gesta de obreros y campesinos pasa en primer lugar por recordar los hechos históricos, para evitar que un manto de olvido se cierna sobre ellos. Es que los capitalistas tratan de evitar que se recuerden las luchas y combates dados por las generaciones anteriores de la clase trabajadora y los oprimidos. Quieren evitar que las derrotas y padecimientos de los vencidos en el pasado se transformen en fuente de inspiración, experiencia y tradición en la cual apoyarse para los que luchamos en el presente. Por eso, se trata no sólo de recordar los sucesos del pasado, sino de reflexionar sobre la vigencia de su legado estratégico para el momento actual. Durante las últimas décadas, como nunca antes en todo un siglo, una oleada de ideología reaccionaria se impuso a nivel internacional, con el auge del neoliberalismo y el triunfalismo capitalista. La historia de la revolución rusa fue falsificada una y otra vez por historiadores e intelectuales al servicio de la burguesía, que la transformaron en un “golpe de mano” por parte de los bolcheviques o en un camino inevitable hacia la dictadura totalitaria. Se quiso impugnar al marxismo revolucionario poniendo un signo de igual entre éste y el estalinismo. Finalmente, toda esta operación de falsificación histórica estuvo al servicio de imponer la idea de que no es posible luchar por una sociedad que supere al capitalismo, que la clase obrera y los sectores oprimidos no tienen la fuerza ni la capacidad para hacerlo, y que deben resignarse a las miserias del sistema actual o como mucho pretender ilusoriamente alguna reforma del mismo. Con la irrupción de la crisis capitalista esa ideología comenzó a cuestionarse con fuerza. El capitalismo vuelve a repetir su propia historia de crisis, como en los años ‘30, liquidando el exitismo de las clases dominantes. La crisis deja sin empleo y sin vivienda a millones de personas en los países capitalistas más ricos, mostrando que no había ningún

“derrame” de la riqueza como decían los economistas neoliberales. Lo que hay, como empezaron a plantear los jóvenes del “Occupy Wall Street”, es una dictadura de los ricos, donde el 1% de la sociedad se enriquece a costa del 99% restante. Entre los trabajadores y estudiantes que protagonizaron las huelgas generales junto a los jóvenes indignados españoles o griegos se ha abierto un debate sobre la necesidad de una alternativa diferente a la que nos ofrecen los gobiernos capitalistas, sean conservadores o socialdemócratas. En el marco de este debate vemos fundamental retomar las lecciones de la gran Revolución Rusa y su legado estratégico. Para hacerlo queremos polemizar con algunas de las tantas falsificaciones históricas y prejuicios que se difundieron acerca de la revolución rusa y los bolcheviques.

¿“Golpe de mano” o revolución? Uno de los primeros ataques contra la gesta de octubre de 1917 es la que interpreta los hechos como un “golpe de estado” por parte de los bolcheviques. Este argumento se repite a lo largo de la historia. Los mencheviques y la prensa capitalista lo utilizaron en su momento y lo siguen

haciendo muchos historiadores y académicos actuales, como algunos asiduos colaboradores del periódico El País.1 La operación consiste en contrastar y contraponer los sucesos de octubre con la revolución de febrero de 1917. Mientras ésta última habría sido una “revolución espontánea”, “masiva” y genuina”, la que llevó al poder a los bolcheviques no sería más que un “golpe de mano” autoritario, prescindiendo de la voluntad de las masas obreras y por lo tanto ilegítimo. Veamos un ejemplo de cómo se plantea este argumento: “La Revolución de Octubre de 1917 no fue una revolución proletaria. Ni siquiera fue una revolución de masas, como lo fueron, dentro del mismo proceso, la revolución de febrero de aquel año -espontánea, popular y acéfala-, que derribó al régimen zarista, o las mismas jornadas de julio, aquellas formidables movilizaciones populares dirigidas por los bolcheviques contra el Gobierno provisional que reemplazó a aquél (…) La victoria no llevó al poder a los obreros y a los campesinos, sino a los dirigentes de un partido que proyectaban éste como el partido único que monopolizaría el poder en nombre de los trabajadores. La

idea insurreccional de la revolución, la concepción del partido como vanguardia, la tesis del ejercicio del poder por una minoría revolucionaria, ésas fueron las claves de todo. Lo demás -eso que se engloba genéricamente tras la coartada del estalinismo- vino de ahí.” (Juan Pablo Fusi, “El basurero de la historia”, El País, 9/5/1990). Frente a esa interpretación falsificada que pretende separar el momento culminante de la insurrección de la acción de las masas oprimidas, fue el propio Trotsky el que respondió en su libro “Historia de la revolución rusa”: “El rasgo característico más indiscutible de las revoluciones es la intervención directa de las masas en los acontecimientos históricos. (…) La historia de las revoluciones es para nosotros, por encima de todo, la historia de la irrupción violenta de las masas en el gobierno de sus propios destinos.” Y más adelante: “Sin una organización dirigente, la energía de las masas se disiparía, como se disipa el vapor no contenido en una caldera. Pero sea como fuere, lo que impulsa el movimiento no es la caldera ni el pistón, sino el vapor.”


TEORÍA E HISTORIA 15

Por otro lado, los que contrastan la supuesta legitimidad de febrero contra octubre, lo que pretenden es instaurar el principio de que una revolución es válida sólo en caso de no tener suficiente preparación y planificación por parte de las organizaciones obreras y revolucionarias. Aceptar esto sería condenarse a la rebelión “ciega”, sin objetivos claros, sin dirección y sin preparación para triunfar. La experiencia de la revolución rusa es que ésta incluye como necesidad el momento insurreccional, una planificación lo más precisa posible de las batallas decisivas para la toma del poder, en sus aspectos políticos, técnicos y militares. Pero todo esto llevó al triunfo sólo porque estaba basado en el impulso y la acción revolucionaria de los millones de explotados, obreros y campesinos, insubordinados contra el orden existente. Esto se expresó en que al mismo tiempo que se estaba llevando adelante la insurrección se reunía el 2° Congreso de los Soviets de toda Rusia, donde los bolcheviques obtuvieron la mayoría, aprobando la toma del poder.

Soviets y partido Otro de los argumentos que acompaña al anterior es que los soviets fueron simplemente un “instrumento” utilizado por los bolcheviques para acceder a la toma del poder, pero que en realidad lo que buscaban era instaurar una dictadura totalitaria del partido único. La falsificación sobre los objetivos de los bolcheviques se apoya en la posterior degeneración estalinista del estado obrero que liquidó toda la democracia de los soviets (los concejos de obreros, campesinos y soldados). La teoría marxista del estado se basaba en derrocar revolucionariamente el estado de los capitalistas y desarrollar la más amplia democracia obrera como base de un nuevo tipo de estado. El estado de los trabajadores tendría un carácter transitorio y en la medida en que se avanzara en la construcción del socialismo tendería a extinguirse. Los elementos coercitivos del estado (contra la amenaza de la contrarrevolución burguesa) tenderían a volverse innecesarios en la

medida que la revolución se profundizara internamente y a escala internacional. La dictadura del proletariado era el concepto formulado por Marx para contraponerlo a la dictadura del capital (sea en su forma de democracia parlamentaria o de dictadura fascista). Y ésta sólo era concebible para los marxistas en la forma de la más amplia democracia obrera. Pero la joven democracia soviética fue atacada muy pronto por la ofensiva de la contrarrevolución, que con 14 ejércitos imperialistas avanzó sobre Petrogrado. Aun cuando obreros y campesinos resistieron y derrotaron la ofensiva imperialista, dos años de guerra civil devastaron la economía y las energías del pueblo. A esta situación, ya de por sí crítica, posteriormente se sumó el aislamiento de la URSS a escala internacional por la derrota de la revolución alemana. Abortada la dinámica internacional de la revolución ésta retrocedió también en la propia URSS, fortaleciéndose las tendencias más conservadoras y burocráticas. Estas son causas históricas que explican el triunfo de la burocracia en el estado y en el partido, sobre la derrota de la vanguardia revolucionaria. Fue recién entonces que el estalinismo convirtió en “norma” las limitaciones a la democracia obrera que se habían tomado de forma excepcional durante la guerra civil. La democracia de los soviets se liquidó de forma permanente y el control burocrático del estado y del partido se transformó en la base del poder de Stalin y su camarilla. Los que quieren reducir todo este complejo proceso histórico, conflictivo y convulsivo, a la “aplicación del programa de los bolcheviques” no hacen más que omitir de forma burda toda la verdad. Fue el propio Lenin el que poco antes de su muerte advirtió al partido contra las tendencias a la burocratización, y contra el papel de Stalin en el partido. Y el mismo Lenin le propuso a Trotsky emprender una batalla conjunta contra estas tendencias, cuestión que su muerte le impidió proseguir. Posteriormente Trotsky planteó la necesidad de

retomar la lucha por el pluripartidismo soviético, contra el régimen de partido único, y por una revolución política para derrocar a la burocracia estalinista y recuperar la democracia obrera.

Bolchevismo y estalinismo Un tercer argumento que completa a los anteriores es el que plantea que los orígenes o la “semilla” del estalinismo ya se encontraban en el bolchevismo. Nuevamente la falsificación histórica, junto con un método forzado de interpretación del pasado, donde los “resultados” estarían ya “prefijados” como necesidad inevitable por los sucesos previos. Esta concepción niega que la historia no está “predeterminada”, sino que es un conflicto vivo entre fuerzas contradictorias, que en cada momento se abre un “haz de posibilidades” de las cuáles algunas se desarrollan y otras son abortadas o derrotadas. Pretender que el estalinismo es continuidad del bolchevismo es absurdo, además, porque entonces no se explica por qué Stalin tuvo que perseguir, encarcelar, asesinar y calumniar a sus opositores, principalmente a Trotsky y los trotskistas, para lograr consolidar su poder burocrático. El estalinismo no es un “fruto” del bolchevismo, sino su negación. Una degeneración que se consolidó liquidando a la mayoría de los dirigentes del partido bolchevique que habían participado de la revolución, expulsando y exiliando a León Trotsky y los militantes oposicionistas, una verdadera contrarrevolución burocrática que eliminó físicamente a cientos de miles de revolucionarios.

Algunas lecciones estratégicas de la revolución rusa Las lecciones estratégicas que pueden desprenderse de la experiencia de la revolución rusa, así como de la posterior lucha de los trotskistas contra la burocracia estalinista, son muchas. Plantearemos aquí tan sólo algunas, de vital importancia, como forma de abrir el debate.

planificación de la economía en función de las necesidad de la población… Estas fueron algunas de las primeras medidas del estado obrero ruso, que muestran la potencialidad de la acción revolucionaria de la clase obrera. Con el avance del estalinismo se retrocedió crecientemente en la mayoría de estas conquistas, hasta que finalmente la

Otra conclusión que no puede separarse de la anterior; que los trabajadores necesitan una organización revolucionaria que durante los años previos se prepare y adquiera experiencia en cada batalla parcial, en cada huelga y cada lucha política, para transformarse en la dirección de los trabajadores y lograr el triunfo. Esta es una lección que consideramos muy importante explicar y defender, frente a los prejuicios anti-partido que son fuertes aún entre los jóvenes indignados y los jóvenes trabajadores, a la vez que intentamos dar pasos en la construcción de un partido revolucionario en el Estado Español. Y una tercera, de la misma importancia estratégica, que la lucha contra las terribles consecuencias de la crisis capitalista sólo es posible como una lucha internacionalista, y que por lo tanto es necesario construir al mismo tiempo el partido mundial de la revolución socialista (la Cuarta Internacional).

NOTAS La primera y fundamental; que es po- 1 Juan Pablo Fusi, “Trotsky: el profeta vencido”, sible que la clase obrera, hegemonizan- El País,6/11/2004.

Las primeras conquistas de la revolución rusa Tierra para los campesinos, control obrero de las fábricas, derecho a la autodeterminación de las nacionalidades oprimidas, derecho al aborto y al divorcio para las mujeres (antes que ningún otro país capitalista), despenalización de la homosexualidad, expropiación de la burguesía y nacionalización de las principales ramas de la economía,

do una alianza obrera y popular, pueda “tomar el cielo por asalto”, destruir el poder capitalista y emprender el camino hacia el socialismo en base a la autoorganización y la democracia obrera. Esta conclusión es de enorme importancia para enfrentar el escepticismo sobre la idea de la revolución que ha pesado tanto en las últimas décadas, así como la falta de confianza de la clase obrera en sus propias fuerzas. Las fuerzas de la clase obrera no sólo siguen intactas, sino que han crecido enormemente. Según algunas estadísticas la clase obrera asalariada en tiempos de la revolución rusa era de aproximadamente 30 millones a nivel mundial, mientras que hoy supera los 1300 millones. Esta lección estratégica es clave también para combatir a las corrientes reformistas que se han fortalecido al calor de la crisis y que impulsan una vuelta a las ilusiones reaccionarias de reformar y “humanizar” el capitalismo.

propia burocracia se pasó directamente al bando de la restauración capitalista abierta, a partir de los años ‘80 y ‘90. Pero la derrota de esta revolución no puede hacernos olvidar las llamas de esperanza que encendió entre los trabajadores de todo el mundo, porque mostró que era posible, y que ellos se atrevieron.


16 DEBATE

Un debate con Izquierda Anticapitalista y con la Auditoría Ciudadana de la Deuda

¿Pagar la deuda “legítima” del estado capitalista? por SAÚL RICARDO Uno de los debates más importantes de los últimos años en los ámbitos de izquierda es el debate en torno a la deuda pública. El proceso de estatización de deuda privada de los grandes bancos junto con la caída en la recaudación de impuestos debida a la crisis agravada por las políticas de austeridad 1, vienen siendo las principales causas del incremento descomunal del déficit fiscal y en consecuencia de la deuda pública. El peso creciente de la misma sobre el presupuesto hace necesaria la discusión sobre la posición de los revolucionarios frente a esta cuestión de vital importancia. El gobierno ha anunciado en los presupuestos generales del Estado que pagará la deuda con menos educación pública, menos sanidad, menos prestaciones al desempleo y más impuestos a los trabajadores. 2 ¿Pero por qué los trabajadores tenemos que pagar por la deuda contraída por los gobiernos del PP y el PSOE amparados por el régimen del ‘78 que solo han servido para favorecer los intereses del puñado de parásitos que se benefician con esta “democracia para ricos”? La deuda contraída por el estado capitalista es bajo cualquier concepto una deuda que no debemos pagar los trabajadores y los sectores populares. Todas las políticas de este Estado, incluso aquellas que no están directamente vinculadas a los rescates bancarios, están destinadas a descargar la crisis sobre los trabajadores. Los trabajadores no tenemos que pagar ni gestionar las deudas de los capitalistas ni de su Estado, y debemos enfrentarnos abiertamente al gobierno que está al servicio de los acreedores y de los capitalistas, sean estos nacionales o extranjeros, desconociendo por completo una deuda que no es nuestra. De hecho, en el Estado Español, entre el 60 y el 70% de la deuda pública nacional está en manos de acreedores españoles, fundamentalmente de los grandes bancos. No se puede pensar una política revolucionaria frente a la deuda sin una política de expropiación sin pago de los grandes bancos y la puesta en funcionamiento de los mismos bajo control de los trabajadores y al servicio de las necesidades populares.

Ni un euro para los acreedores. Por un impago total de la deuda pública Sectores del 15M relacionados con la Auditoría Ciudadana de la Deuda plantean que se debe investigar la deuda, determinar qué parte de la misma es ilegítima y proceder al no pago de esta deuda que no ha sido contraída para cubrir los gastos operativos del Estado, sino para favorecer intereses privados. En un reciente mitin celebrado en Madrid que agrupó a Izquierda Anticapitalista (IA) del Estado Español, al Bloco de Esquerda de Portugal y a miembros de la coalición electoral griega Syriza, el dirigente de IA Raúl Camargo expresó que es necesario: “un programa de urgencia que incluya el rechazo del pago de la deuda ilegítima, una auditoría de la deuda…”.3 En la misma línea los economistas de IA y del Consejo Editorial de la revista Viento Sur dicen: “Frente a esta socialización de las pérdidas de la banca (con cargo a la ciudadanía española y europea), es necesario (…) exigir una moratoria sobre el pago de la deuda para identificar y anular aquella que sea ilegítima…”.4 Esta respuesta aun es insuficiente ya que no expresa un rechazo a toda la deuda pública, sino que es un argumento de los que solo piden una renegociación de la misma para formar un “gobierno de izquierda” en los marcos de la UE sin romper con el capitalismo. En una conferencia de jóvenes economistas de la periferia europea celebrada en Madrid los días 22 y 23 de noviembre, los economistas de IA dejaron en claro que se debe declarar ilegítima una parte de la deuda por ser ésta “injusta” e “inmoral”, siendo necesario un “impago aprendiendo de las lecciones de Ecuador y Argentina. En la política propuesta respecto al tema deuda IA coincidió con los parlamentarios de Syriza que también en dicha conferencia se mostraron a favor de la renegociación de la deuda que permita ir pagando en función del crecimiento de las exportaciones llegando incluso a plantear la necesidad de un “Plan Marshall” para Grecia.5

El “ejemplo” latinoamericano Analicemos los “ejemplos modelo” de reestructuración de la deuda en Latinoamérica. Veamos primero el caso de Argentina en el 2001 que en medio de una profunda crisis social, política y económica

declara la cesación de pagos en diciembre de ese año. Luego de una violenta devaluación que empobrece a la mitad de la población, el gobierno de Néstor Kirchner negoció con los organismos internacionales para no dejar de pagar la deuda externa. Luego de negociaciones guiadas por el FMI y los principales bancos estadounidenses y europeos se llega al acuerdo de una quita nominal de entre el 50 y el 66% de un 70% de una parte de la deuda externa y una reprogramación de los plazos de pago de los bonos vencidos.6 Se realiza así el canje de deuda. Esto no supuso ninguna ruptura y ni siquiera un desconocimiento de la deuda contraída por la dictadura militar. Al contrario, el gobierno de Néstor y Cristina Kirchner ha sido el gobierno que más deuda ha pagado, incluso más que sus predecesores neoliberales. El Estado argentino sólo dejó de pagar en medio de la crisis de 2001 y durante un breve período de 21 meses hasta que se renegocia volver a pagar según los dictados del FMI y los organismos internacionales acreedores como el Club de París. Incluso siguió el ejemplo de Brasil y Turquía al pagar en efectivo al FMI en 2006 la totalidad de la deuda con ese organismo. De allí en adelante la deuda se paga puntualmente y sólo se mantiene litigio con fondos especulativos que no han aceptado ninguno de los ventajosos canjes propuestos por el gobierno argentino. Analicemos ahora el caso de Ecuador. Tras un proceso de investigación de la deuda iniciado en el año 2007, el presidente Rafael Correa anunció en 2008 que no pagaría la deuda externa, lo que causó un desplome en la cotización de los bonos ecuatorianos debido a que los inversores trataron de desprenderse de los mismos. Pero en los hechos esto no fue más que una maniobra para intentar regatear mejores condiciones de financiación al imperialismo, ya que un mes después de conocida la investigación el gobierno planteó negociar la totalidad del vencimiento de intereses de los bonos Global 2012 y Global 2030. Estos bonos fueron denunciados por la comisión investigadora como “deuda ilegítima”. Dicha negociación se dio en forma de un canje que fue tan favorable para los acreedores que el Citigroup y JP Morgan acordaron no hacer demandas por incumplimiento en los tribunales internacionales. Con este canje se reconoce la legitimidad de la reestructuración de deuda realizada en 1999 por el gobierno pro imperialista de Jamil Mahuad, el mismo que

dolarizó la economía ecuatoriana un año después y que sumiera en la crisis al país. 7 Ni el caso de Ecuador ni el de Argentina son ejemplo de países que han acabado con el problema de la deuda debido a que los trabajadores de esos países siguen pagando deudas que les son ajenas y que representan un verdadero fraude de los capitalistas y sus Estado. Más allá de la retórica demagógica han sido gobiernos que han hecho lo imposible para ser “responsables” y no declarar unilateralmente el no pago de la deuda externa. Desde el inicio estos gobiernos siempre mostraron intención de negociar con los organismos internacionales de crédito y con los principales bancos privados acreedores y nunca se plantearon seriamente el rechazo de la deuda generada por los gobiernos neoliberales de los noventa o incluso por las dictaduras militares fascistas. ¡Ni reestructuración, ni moratoria! ¡Por el no pago de la deuda pública! ¡No pagaremos las deudas de los capitalistas ni de su Estado! ¡Nacionalización sin pago y bajo control de los trabajadores de los bancos!

NOTAS 1 En términos nominal el IRPF y el Impuesto a las Sociedades alcanzan sus máximos en el año 2007, mientras que el IVA llega a su máximo un año antes. 2 El gobierno del Rajoy ha aumentado el IVA y ha bajado los impuestos a las sociedades y las SICAV, el impuesto a las sucesiones y donaciones sobre el tramo superior de IRPF. También ha suprimido el impuesto al patrimonio. 3 http://www.anticapitalistas.org/La-respuesta-de-la-izquierda 4 http://www.economiacritica.net/?p=913. También en Diario Público 3/7/2012. 5 El apoyo a Syriza por parte de IA se da incluso cuando el grupo oficial del Secretariado Unificado en Grecia, OKDE Spartakus no solo está en contra de dejar de pagar sólo la deuda ilegítima, sino que se ha negado a apoyar a Syriza en las elecciones pasadas. El Secretariado Unificado, corriente internacional a la que pertenece IA, ha apoyado de todas formas a Syriza, a pesar de la negativa de su grupo griego. En la mencionada conferencia denominada “Economy 4 Youth” fue el parlamentario de Syriza Euclides Tsakalotos propuso que Grecia debía ir pagando la deuda externa de acuerdo a la evolución de sus exportaciones así como también sugirió la idea de un “Plan Marshall” para Grecia como se hizo con Alemania en la década de los cincuenta del siglo pasado. 6 Aun con esta quita hubo inversores, entre ellos los denominados “fondos buitres” que se han visto beneficiados de gran manera debido a que compraron los títulos en los meses anteriores al default cuando estos cotizaban entre un 15 y un 30% de su valor nominal, obteniendo, aun con la quita, unas rentabilidades extraordinarias. 7 Es importante decir que la dolarización de la economía ecuatoriana realizada por el gobierno neoliberal de Mahuad sigue siendo sostenida incluso bajo el gobierno del “progresista” Rafael Correa.


INTERNACIONAL

17

Perspectivas para el movimiento obrero y la izquierda después del 20N

Argentina ¡Parazo Nacional! por RUTH WERNER, militante del PTS (Argentina)

de huelga cortaron varios accesos a la Capital y rutas en las provincias. Los piquetes, retomando las mejores tradiciones de lucha obrera, le pusieron el tono combativo a la jornada. El peso de la izquierda antiburocrática, y especialmente del PTS, en la dirección de los cuerpos de delegados y comisiones internas de fábricas importantes, pero también en servicios estratégicos como ferrocarriles, subte o personal aeronáutico, fue un elemento novedoso del nuevo movimiento obrero que protagonizó su primer paro general en la “era K”.

El 20N dijeron basta. Hartos de que el gobierno ataque el salario y que millones de jubilados sean condenados a subsistir con la mínima, los trabajadores decidieron retomar sus métodos históricos de lucha y protagonizaron un gran paro nacional. La suba del mínimo no imponible, la universalización de las asignaciones familiares y el 82% móvil fueron las demandas más sentidas del parazo que conmovió al país.1

Un nuevo escenario político

Hasta los dirigentes sindicales, como Hugo Moyano de la CGT y Pablo Micheli de la CTA, se sorprendieron. Es lógico, poco habían hecho para lograrlo. En la Capital no funcionaron los vuelos ni los trenes (excepto el Belgrano Norte). El paro fue importante en los gremios adheridos a las centrales convocantes, como camioneros, bancarios, señaleros, portuarios, canillitas, estaciones de servicio, peajes, técnicos y pilotos aeronáuticos, y municipales. Pero el descontento se convirtió en un verdadero pronunciamiento nacional de la clase trabajadora. Las calles vacías mostraron que millones pararon contra las medidas antiobreras del gobierno. Clarín y La Nación debieron reconocer la fuerza del paro mientras la cadena de medios oficialista lo ninguneó mostrando sólo los piquetes.

El paro cambió el escenario político. Desde 2003 a 2009 la situación nacional fue claramente no revolucionaria y estuvo marcada por los esfuerzos oficiales por recomponer la autoridad del Estado y el régimen político en crisis por la rebelión de 2001. Para lograrlo el kirchnerismo debió hacer concesiones y contó con el viento a favor de la economía mundial, además de “aprovechar” la devaluación “duhaldista”5. En 2009 el escenario cambió cuando la crisis mundial golpeó a la economía local provocando cientos de miles de despidos y un sector de la burguesía se pasaba a la oposición con el lockout agrario. La debilidad gubernamental se evidenció en las elecciones de medio término6, pero luego el oficialismo se recompuso, entre otras razones, gracias a que otorgó a sectores del pueblo po-

En los gremios de la CGT oficialista2 la huelga también se hizo sentir. El ejemplo lo dieron los maestros que pararon masivamente (…) Pero además, en varias fábricas y establecimientos, hubo rebelión contra los burócratas nacionales de estos gremios. En la zona norte del Gran Buenos Aires, fábricas de la Alimentación, gráficas, metalmecánicas y de la carne, dirigidas muchas de ellas por comisiones internas combativas,3 se plegaron al paro. En Capital, la línea B del Subte, se sumó a la medida de fuerza, votada democráticamente en asamblea, pese a la vergonzante capitulación de la dirección del sindicato encabezado por Roberto Pianelli.4 Cuando la fortaleza del paro era un hecho, en varias ciudades del país hubo manifestaciones y los piquetes

bre la Asignación Universal (subsidio a los parados, de acuerdo a la cantidad de hijos, NdE). Además, el gobierno contó con la episódica recomposición de la economía mundial de 2010 y 2011. Hoy existe una nueva situación. El escenario donde primaba, en general, el conformismo quedó atrás. Los síntomas de agotamiento del “modelo” se agudizan. (…) Sin “sucesión” a la vista está abierta una crisis en el partido de gobierno. Mientras las clases medias salieron a la calle con un programa funcional a la oposición patronal, ahora es la clase obrera, con sus propias reivindicaciones la que impacta con sus métodos de lucha, una acción que en dinámica choca con los programas de las fuerzas políticas capitalistas. A esta situación la llamamos transitoria porque si la crisis mundial golpea de frente a la Argentina o se profundizan las contradicciones del “modelo” se puede evolucionar hacia una emergencia más generalizada de la lucha de clases.

¿Quiénes son los “extorsionadores”? El gobierno acusó recibo. Al paro lo ignoró enfermizamente y Cristina dijo que no aceptaba “aprietes”. Se refería a los piquetes cuando gritó que “los argentinos tenemos que tener la libertad de elegir qué es lo que queremos hacer, no se puede someter a la extorsión o a la amenaza”. Al día siguiente, el repudio a su discurso gorila y noventis-

ta (multiplicado al infinito por radios, diarios y canales de TV oficialistas) crecía en los lugares de trabajo. Parece que sólo fuera legítimo protestar si es contra los despidos, como en los ‘90, y los que hoy hacen huelga y piquetes son “extorsionadores” poco “solidarios” con los que menos tienen. Es una vergüenza que CFK hable de “libertad de trabajo”. En diez años el 87% de las empresas no tiene delegados, el 35% de los trabajadores está en negro, millones están precarizados y subsisten en la informalidad, sin derecho a nada. La única “libertad” que le importa a la presidenta es la de salvaguardar los intereses de los patrones. Los piquetes fueron orgullosamente el gran reaseguro de la huelga, los que permitieron que miles de trabajadores sometidos a un despotismo patronal brutal pudieran adherirse al paro, frente a la verdadera “extorsión”, la de los patrones y los burócratas sindicales vendidos. (…)

Crisis de “sucesión” Cristina sabe que una gran parte de su base social fue la protagonista del 20N. La clase trabajadora vuelve al paro general después de 11 años, cuando la crisis de sucesión del kirchnerismo es evidente En la coalición de gobierno se abren grietas por más que intenten cerrar filas para capear el próximo año electoral (…) La debacle de los dirigentes sindicales oficialistas es patente. El carneraje (esquirolaje, NdE) a un paro por una demanda sentida como


18 INTERNACIONAL

el impuesto al salario los dejó del otro lado de la “trinchera”. La burocracia de La Rosada, que en varios lugares fue desbordada, tiene una debilidad pasmosa que debe ser aprovechada por los trabajadores combativos para avanzar.

Asamblea Nacional de Trabajadores Moyano y Micheli convocarían a una marcha en diciembre por la universalización de las asignaciones. En principio, el motivo es correcto, pero alertamos que no es sólo con marchas y medidas aisladas, convocadas por arriba, que se conseguirán nuestras reivindicaciones. Se necesita un plan de lucha serio, preparadas, debatidas y votadas por toda la clase trabajadora en asambleas y plenarios de los gremios convocantes y para extender las medidas allí donde dirige la CGT oficial. Ni Moyano ni Micheli (ni hablar de Barrionuevo de la CGT “Azul y Blanca”) quieren este plan de lucha. No buscan torcerle el brazo al gobierno sino desgastarlo para alentar a distintas variantes patronales.

Moyano apuesta a Scioli, Barrionuevo a De la Sota y Micheli al sojero Binner.7 Por eso, mientras exigimos un plan de lucha debemos ser conscientes de los objetivos de los dirigentes de la CGT y la CTA. Para impulsar ese plan de lucha, nuestra propuesta a los delegados, activistas e internas antiburocráticas, y a las organizaciones de izquierda, es la de preparar una gran Asamblea Nacional de Trabajadores, para reagrupar a todos los sectores combativos. Se trata de constituir un polo alternativo que luche al interior de los sindicatos contra las direcciones de las CGTs y las CTAs para pelear por un programa independiente que levante las reivindicaciones obreras y populares. La irrupción en la escena nacional de la clase obrera reactualiza el necesario combate por su independencia política. El Frente de Izquierda y de los Trabajadores es un punto de apoyo para pelear también por esta perspectiva en el terreno electoral, para que los trabajadores y los sectores explotados y oprimidos no caigan en las trampas de ir detrás de las variantes políticas patronales.

NOTAS 1 La suba del mínimo no imponible en Argentina es la exigencia de subir el “piso” salarial desde el cual se aplica el impuesto a las ganancias (que contradictoriamente hace unos años se empezó a aplicar sobre el salario). Hoy pagan ganancias los trabajadores que cobran de bolsillo más de $5782 mensuales (916 euros) si son solteros sin hijos, y más de $7998 (1267 euros) si son casados con dos hijos. Las asignaciones familiares son bonificaciones al salario por hijos, pero tienen un tope y no las reciben todos los trabajadores. El 82% móvil es un reclamo histórico de que las jubilaciones no sean menos que el 82% del salario anterior y tenga movilidad según la inflación. 2 En Argentina hay actualmente 5 centrales sindicales a nivel nacional. La CGT “oficial” pro gobierno, encabezada por el dirigente Caló agrupa a los metalúrgicos de la UOM y SMATA, Alimentación y otros gremios. La CGT “azul y blanca” del dirigente gastronómico Barrionuevo agrupa a otros gremios, es opositor al gobierno y afín a la “oposición patronal”. La CGT de Moyano fue sostén del gobierno desde hace 10 años pero hace un año aproximadamente pasó a la oposición. Todos tienen proyectos políticos dentro del peronismo y son altamente burocráticos. Por otro lado, la CTA (sobre todo de gremios estatales y docentes) se dividió entre un sector pro-gobierno (los dirigentes Yasky y Pianelli) y otro opositor al gobierno y afín a la oposición burguesa (Micheli). 3 Son la representación sindical al interior de los lugares de trabajo, similares a los comités de em-

presa en el Estado Español. En los últimos años han sido elegidas comisiones internas combativas opositoras a la burocracia sindical en varias empresas importantes como Kraft, PepsiCo, Donneley, y otras en las que nuestro el PTS, tiene una importante influencia. 4 Dirigente del subterráneo de Buenos Aires, ex militante de la izquierda que se presentaba como “democrático y combativo” pero sumó al proyecto de la CTA oficialista en defensa del gobierno de Kirchner. 5 Luego de la gran crisis económica del 2001, el presidente Duhalde, dirigente peronista que asumió el gobierno de forma provisoria ante la caída del anterior presidido por Rodríguez Saá, llevó adelante una devaluación sustancial de la moneda, que implicó la caída de los salarios reales en más de un 50% en cuestión de días. El peso argentino, que equivalía a 1 dólar desde 1991, se depreció hasta los $4 por dólar en enero del 2002. Hoy alcanza los $7 por dólar. 6 En Argentina, cada dos años hay elecciones legislativas, que renuevan parcialmente las cámaras en el orden nacional y provincial, mientras que el ejecutivo se elije cada 4 años. 7 Daniel Scioli es actual gobernador de la provincia más grande de Argentina, Buenos Aires y pertenece al PJ. De la Sota, también del PJ, fue gobernador de la provincia mediterránea de Córdoba y claro opositor al gobierno nacional. Binner es dirigente del Partido Socialista de la provincia de Santa Fe, donde son gobierno.

El 14N y las tendencias a la unificación de la lucha de los trabajadores europeos

Exitosa Huelga general en el sur de Europa por CARLOS MURO El 14N fue una de las más importantes movilizaciones en el sur de Europa que se recuerda, con la convocatoria simultánea de huelgas generales, paros parciales o movilizaciones en varios países. La península ibérica estuvo completamente paralizada, siendo en el Estado español uno de los países donde la huelga fue más exitosa, seguido de la gran adhesión a la huelga en Portugal. También se han desarrollado paros parciales en Italia, donde hubo movilizaciones y enfrentamientos con la policía en las principales ciudades, y en Grecia, donde se realizó un paro de tres horas con movilizaciones en el centro de Atenas. En Chipre y Malta también se realizaron jornadas de huelga general. Al mismo tiempo se desarrollaron manifestaciones masivas en muchísimas ciudades europeas. Miles de trabajadores han secundado la convocatoria de la Confederación Europea de Sindicatos que había propuesto como jornada de lucha europea este día, el 14N. Estas movilizaciones se dan en el marco de un ataque generalizado a las principales conquistas de la clase trabajadora, la juventud y las clases populares. Con recortes

draconianos fundamentalmente en aquellos países que están directamente intervenidos como es el caso de Portugal o Grecia. En el caso de Grecia el llamado “tercer memorándum” incluye toda una batería de medidas como el retraso de la edad jubilatoria, recortes en las pensiones (hasta un 25%), reducción de salarios a empleados públicos, eliminación de pagas extras de fin de año y bonificaciones. Con reducción de los presupuestos en ámbitos fundamentales como educación, sanidad y servicios sociales, así cómo el anuncio de 25.000 despidos de empleados públicos del Estado, mientras el sector privado recorta los premios por antigüedad y se abarata el despido. En Portugal la masiva movilización en septiembre permitió echar abajo la subida de las cotizaciones y la bajada general de sueldos en un 7%. A pesar de este triunfo, el gobierno portugués pretende aumentar los impuestos sobre las rentas del 9,8% al 13,2%, una reducción de gastos de más de 1000 millones de euros, una rebaja de las prestaciones sociales y la reducción de un 2% de funcionarios. El nivel de ataques al conjunto de los trabajadores está provocando una importante y creciente movilización en los países del sur europeo. Pero las burocracias sindicales tratan de contener lo máximo

posible llamando a huelgas o manifestaciones aisladas que sólo traten de “presionar” a los gobiernos para que moderen los ataques, sin plantear la coordinación del conjunto de sectores con un plan de lucha votado fábrica por fábrica y sector por sector ni preparar una respuesta a la altura de la crisis y sin cuestionar los principios de la UE. Al mismo tiempo, se han fortalecido corrientes reformistas de izquierda, como Syriza en Grecia o el Front de Gauche en Francia. Sin embargo, frente a la gravedad de la crisis capitalista sólo ofrecen programas de reformas en los marcos de la UE. Incluso, hemos visto una moderación creciente de su discurso para ocupar espacios electorales ante la crisis de la socialdemocracia, como sucedió con Syriza cuando pocos días antes de las elecciones cambió su consigna de “No pago de la deuda” por la de “re-negociación de la deuda”. Desde Clase contra Clase y la Agrupación Revolucionaria No Pasarán participamos activamente del proceso de huelga, impulsando o participando de asambleas para sumarnos a la huelga tratando de impulsar la autoorganización de la juventud, así como en los principales piquetes. En todas estas acciones, repartimos cientos de

copias de la Declaración internacional firmada por Clase contra Clase del Estado español, la Corriente Comunista Revolucionaria del NPA de Francia y la Organización Revolucionaria Internacionalista de Alemania, en la que llamamos a luchar por una Gran Huelga General y Movilizaciones en todo el continente, contra la Europa del Capital y todo intento de una vuelta al proteccionismo nacional xenófobo y reaccionario. Frente a cualquier salida burguesa a la crisis, los marxistas revolucionarios decimos que la única salida progresista para los trabajadores y los sectores populares es la creación de los Estados Unidos Socialistas de Europa.


INTERNACIONAL 19

La fundación del Estado de Israel

64 años de ocupación y genocidio por MIGUEL RAIDER * El 14 de mayo de 1948 el Estado de Israel declaró su “independencia”. El 15 de mayo el pueblo palestino conmemora la “Nakba”, la catástrofe que produjo el Estado de Israel expropiando sus tierras milenarias y expulsando al exilio a un millón de personas. A fines del siglo XVIII la formación de los estados nacionales cumplía una función progresiva, unificando los mercados y desarrollando las fuerzas productivas. Por el contrario, la formación del Estado de Israel fue una resolución íntegramente reaccionaria a la cuestión judía, a partir de la creación de un Estado artificial, funcional a los intereses del imperialismo, como un enclave colonial destinado a someter a los pueblos árabes oprimidos de Medio Oriente. Durante siglos los judíos circularon por diversas regiones ejerciendo el comercio y la usura, las formas que adquirió el capital mucho antes de desarrollarse como fuerza social. Esas profesiones “impuras” los inhibían a integrarse a las comunidades por expreso mandato de las clases dominantes, ya que actuaban como intermediarios entre éstas y los campesinos pobres mediante el préstamo de dinero. Cuando los terratenientes elevaban los impuestos a los judíos, estos subían los intereses a los campesinos, los cuales reaccionaban contra los judíos con linchamientos violentos promovidos por los mismos señores feudales que acababan expulsándolos de la comarca. Estas características distinguían a los judíos como un pueblo-clase, tal como señaló el gran revolucionario belga Abraham León. Las revoluciones burguesas en Inglaterra, Francia y los países bajos permitieron la integración y la asimilación progresiva de los judíos a dichas sociedades. Sin embargo, el desarrollo burgués atrasado en Europa oriental empujó a los judíos a la proletarización, la pobreza y a la confinación aislada en guetos. Esta separación sirvió a la burguesía para utilizar a los judíos como chivos expiatorios de los padecimientos de las grandes masas. A fines del siglo XIX el antisemitismo había cobrado tal virulencia que se expresaba en las turbas de los pogroms con miles de judíos asesinados. Estas

condiciones generaron el flujo de muchas personas de origen judío de Europa oriental hacia los partidos obreros, destacándose Leon Trotsky, Rosa Luxemburgo, Lev Kamenev, David Riazanov, etc. Simultáneamente, en 1897 comenzó a desarrollarse el sionismo como un movimiento político de un pequeño sector de la burguesía judía. Teodoro Hertzl, su dirigente más destacado, sostenía en su libro “El Estado judío” que la colonización judía de Palestina representaba el avance europeo corporizado como “un muro contra el barbarismo” de los pueblos árabes. Hertzl sostenía que Palestina era “una tierra sin pueblo, para un pueblo sin tierra”, “olvidando” que los palestinos moraban esas tierras históricamente. En su prédica sionista, Hertzl no vaciló en reunirse con ministros de la autocracia zarista, responsables de los pogroms y las campañas antisemitas, quienes le prometieron ayuda a cambio de persuadir a los judíos de abandonar su militancia en los partidos obreros. Si bien el sionismo era un movimiento minoritario, el desarrollo del nazismo y el genocidio de 6 millones de judíos en los campos de concentración durante la 2º guerra mundial, fueron utilizados por Inglaterra y EE.UU. como soporte para poner en pie el Estado de Israel, una política reaccionaria promovida por los mismos países que cerraron sus fronteras a los millones de judíos que huían de los nazis.

Las bases del Estado sionista La declinación del Imperio Otomano, dominante de Medio Oriente

hasta fines del siglo XIX, abrió las condiciones para su reemplazo por las potencias capitalistas desarrolladas de Inglaterra y Francia, quienes se repartieron esa región en 1915 mediante el Tratado Sykes-Picot. Así Inglaterra asumió su dominio sobre Palestina bajo un régimen de protectorado. Con la finalidad de neutralizar los movimientos nacionalistas árabes, Inglaterra impulsó en 1917 la declaración de Lord Balfour, postulando la creación de “un hogar nacional judío en Palestina”, permitiendo la entrada a miles de colonos. Bajo la anuencia británica, los sionistas compraron tierras a los campesinos palestinos por bicocas y no dudaron en recurrir a la violencia cuando surgía resistencia. En1935 Inglaterra emitió un decreto que concedía la propiedad de la tierra a todo aquel que tuviese al menos una torre y una empalizada. De un día para el otro los sionistas montaron miles de torres y empalizadas y se apropiaron de vastas extensiones de tierra. En el mismo sentido, los sionistas de “izquierda” establecieron cientos de colonias “socialistas” (kibutzim) como campamentos militares para interferir las comunicaciones entre las aldeas palestinas. Desde la Histadrut (central obrera sionista) los sionistas promovieron la separación de los trabajadores judíos de los palestinos y la compra de mercaderías en comercios judíos. El futuro primer ministro David Ben Gurión decía que era necesaria la “transferencia forzosa” de los palestinos para desarrollar las bases del Estado judío. Así se formaron las milicias paramilitares del Etzel, Leji y

Haganá (las bases de futuro ejército), sembrando el terror en las masacres de Dir Yassin, Kfar Kassem, Abu Zabel, Hatsabi,etc. En 1947 la ONU estableció la partición de Palestina concediéndole a los sionistas el 63% del territorio, sin siquiera consultar una palabra al pueblo palestino. La resistencia de los palestinos fue aplastada por las milicias sionistas, borrando del mapa más de 500 aldeas y obligando a marchar al exilio forzoso a más de un millón de personas. Sobre esas bases se fundó el Estado judío bajo la aprobación de Stalin y el imperialismo norteamericano, su fuente material de financiamiento hasta la actualidad. Un Estado racista basado en un ejército de ocupación permanente para mantener “una guerra de mil años”, como decía el general Moshe Dayan, contra los pueblos árabes, entre las que se destacan la guerras de 1948, 1956, 1967, 1973, 1982 y 2006. Un Estado terrorista que practica en forma legal la tortura, los asesinatos selectivos y la demolición de casas de todo aquel “sospechoso” de terrorismo. Un Estado heredero de los nazis y sus métodos de limpieza étnica, que condena a Gaza al aislamiento de un gigantesco gueto, mientras disloca la comunicación de las aldeas de Cisjordania mediante el Muro del Apartheid, confiscando las tierras más fértiles, al tiempo que mantiene más de 10.000 palestinos presos y más de 4 millones sin derecho a retornar a sus legítimas tierras. Un Estado teocrático que segrega a los que no profesan la religión judía, y que mantiene a los “árabes israelíes” (el 20% de la población) como ciudadanos de segunda categoría. La paz entre árabes y judíos sólo será posible mediante la destrucción de ese enclave del imperialismo norteamericano y la lucha por una Palestina obrera y socialista en todo su territorio histórico, en el marco de una Federación de Repúblicas Obreras de Medio Oriente, una tarea que sólo puede ser emprendida por los trabajadores y los campesinos de la región. * Este artículo incluye algunas actualizaciones de la nota escrita por Miguel Raider en el año 2008 al cumplirse los 60 años de la fundación del estado de Israel. El artículo original se puede encontrar leer en: http://www. pts.org.ar/spip.php?article9508


Nuevo ataque del estado terrorista de Israel contra el pueblo palestino

Anuncian “Cese del fuego” tras ocho días de bombardeos israelíes Desde el 14 de noviembre y durante 8 días, el Estado de Israel mantuvo una brutal campaña militar de ataques diarios, mediante bombardeos aéreos y navales, contra la Franja de Gaza, asesinando a Ahmed Jabbari, uno de los principales líderes de Hamas. El operativo llamado “Pilar de Defensa” dejó un saldo de 150 palestinos muertos, entre ellos varios niños y más de 1000 heridos, además de haber causado una gran destrucción de instalaciones civiles, edificios gubernamentales, infraestructura, viviendas e incluso, oficinas de prensa. Por su parte, las fuerzas de la resistencia palestina respondieron a este ataque lanzando más de 1000 cohetes de distinto alcance, de los

cuales alrededor de 800 impactaron sobre el sur de Israel, llegando incluso a Tel Aviv y Jerusalén. Estos artefactos, si bien han causado pocas bajas y escaso daño, tienen un enorme efecto psicológico sobre la población israelí, y moralizan a los palestinos. El gobierno derechista israelí de Netanyahu-Lieberman-Barak había amenazado con lanzar una invasión terrestre a la Franja de Gaza para lo cual convocó a decenas de miles de reservistas y envió tropas y tanques a la frontera con Gaza, como forma de presionar en las negociaciones en curso impulsadas por Estados Unidos y Egipto. Finalmente, el 21 de noviembre, la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton

anunció junto con el ministro de relaciones exteriores egipcio el cese del fuego, aceptado por el estado sionista y Hamas. Aunque aun es muy pronto para evaluar cómo quedará la relación de fuerzas y todavía no se conocen los detalles del acuerdo, este se limitaría a una promesa de Israel de permitir aflojar parcialmente el bloqueo a la Franja de Gaza a cambio de que Hamas garantice que se suspendan todos los ataques palestinos en territorio israelí. Demás está decir que esta “tregua”, de la cual Egipto es el garante, es aun precaria, no da ninguna garantía de que Israel no retome sus ataques militares, y no altera en lo más mínimo las condiciones de opresión del

pueblo palestino. El gobierno egipcio en manos de la Hermandad Musulmana fue un actor clave ejerciendo su influencia sobre Hamas al servicio de mantener la estabilidad regional y el tratado de paz con el estado de Israel, mostrando que no está dispuesto a poner en riesgo su alianza con el imperialismo. Abajo el enclave militar sionista Abajo la injerencia imperialista Por una Palestina obrera y socialista * Extracto de la Declaración de la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional. Ver Declaración completa en http://www.ftci.org/article.php3?id_article=5956

Solidaridad con el pueblo Palestino Barcelona el 17 de Noviembre

Madrid el 17 de Noviembre

Barcelona el 23 de Noviembre

Zaragoza el 16 de Noviembre

w w w. c l a s e c o n t r a c l a s e . o r g

C/Berenguer de Bardaji 20-22CP 50010 Zaragoza // teléfono Zaragoza 625 389 389 // teléfono Barcelona 699 789 036 // clasecontraclase@hotmail.com

órgano de expresión mensual de Clase contra Clase

por la reconstrucción de la cuarta inter nacional

Contracorriente #34  

Contracorriente #34 | Periódico de Clase contra Clase - Estado Español

Contracorriente #34  

Contracorriente #34 | Periódico de Clase contra Clase - Estado Español

Advertisement