Page 1

Trabajo de los pueblos de espa単a


...) Nosotros nos hemos organizado con el mismo derecho que se han organizado todos los partidos políticos. Ellos se organizan para la conquista del poder político, y nosotros para abolir todos los poderes autoritarios. Somos anarquistas, porque queremos el libre ejercicio de todos los derechos, y como éstos son ilegislables, no es necesario ningún poder para legislarlos y reglamentarlos. Somos colectivistas, porque queremos que cada productor perciba el producto íntegro de su trabajo y no existan hombres que se mueran de hambre trabajando, y otros que sin trabajar vivan en la holganza y encenegados en la corrupción y en el vicio. Y somos partidarios del grande y fecundo principio federativo, porque creemos que es indispensable para la práctica de los grandes y justos principios anárquico-colectivistas, la Federación económica; la libre federación universal de las libres asociaciones de trabajadores agrícolas e industriales. […]. Si hoy, en presencia del fecundo desarrollo de nuestra organización, y ante el temor de perder, en tiempo tal vez no muy lejano, irritantes e injustos privilegios, se pretende deshonrarnos para cubrir las apariencias de brutales persecuciones e injustas medidas excepcionales en contra de nuestra gran Federación de trabajadores, es necesario que no ignoren que su trama es demasiado burda y que su inmortal juego está descubierto; y conste una vez más, que nuestra Federación nunca ha sido partidaria del robo, ni del incendio, ni del secuestro, ni del asesinato; sepan también que no hemos sostenido ni sostenemos relaciones con lo que llaman Mano negra, ni con la Mano blanca, ni con ninguna asociación secreta que tenga por objeto la perpetración de delitos comunes. Manifiesto de la Comisión Federal, marzo de 1883. A. Lorenzo: El Proletariado militante..., pp. 428-429. Reproducido en A. Fernández García y otros, Documentos de Historia Contemporánea de España, Madrid, Actas, 1996, pp. 306-307.

Nos encontramos ante un texto de Anselmo Lorenzo publicado en pleno proceso de los Juicios de Jerez de la Frontera en 1883. Es un manifiesto en que pone de relieve los principios de la Federación de Trabajadores de la Región Española, a la vez que se desvincula de los sucesos violentos que se han producido en esos días y que son asociados al grupo armado conocido como la "Mano Negra".

El texto es de contenido político ideológico, pues recoge parte del ideario del anarcosindicalismo en sus albores en España. El anarquismo en España prendió entre los grupos campesinos especialmente en el sur debido al desencanto surgido tras el convulso período del Sexenio. Buena parte de este campesinado había sido fiel al ideario progresista que, entre otras cosas, les abría la posibilidad de la participación política y garantizaba un buen número de derechos individuales. Así, y tras la decepción por lo que pudo ser el Sexenio y no fue, muchos de ellos se adhirireron al ideario anarquista de tendencia bakuninista que fue la opción que predominó en España tras la visita de Giuseppe Fanelli. Éste hizo acto de presencia en España en el


primer congreso de la AIT en España en 1868, al amparo de las flexibilización de derechos que el Sexenio había empezado a aplicar. En 1870 se creó la Federación de la Región Española (FRE) como el primer sindicato de índole anarquista. Tiempo después, la otra corriente ideológica imperante en la AIT, los marxistas, irrumpieron en el escenario político ibérico con la llegada del mismísimo yerno de Marx Paul Lafargue, de origen cubano. Éste prendió la mecha del socialismo en Madrid especialmente. En 1871 se crearía en esa misma ciudad la Asociación General del Arte de Imprimir, grupo al que poco después ingresaría un impresor llamado Pablo Iglesias y que a partir de dicha Asociación fundaría en 1879 el Partido Socialista Obrero Español y en 1888 el sindicato asociado de la Unión General de Trabajadores. Tras el Sexenio, en 1874, Serrano prohibiría toda acitvidad asociacionista, incluída la de tipo obrero. En 1881 con Sagasta en el poder, se flexibilizó el derecho de asociación y se crearía la Federación de Trabajadores de la Región Española, que hubo de cambiar de nombre puesto que no se permitían asociaciones controladas por organismos extranjeros. Así se constituía la rama moderada del anarquismo que, como se ve en el texto, renunciaba a la fuerza como estrategia para conseguir sus objetivos. Pero este organismo desaparece en 1888, por lo que la opción violenta cobra fuerza en acciones individuales y sin ningún tipo de organización. Sus acciones fueron de lo más variopintas, desde atentados colectivos como el del Liceu de Barcelona como contra altos cargos militares (atentado contra el General Martínez Campos) como magnicidios tales como el asesinato de Cánovas e intentos de regicidios como el que llevó a cabo Mateo Morral contra Alfonso XIII en 1906. El movimiento anarquista volvió a organizarse ya en el siglo XX con la creación de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) que recogió el testigo de la extinta FTRE e inicialmente se constituyó como una organización no violenta. Respecto a la mencionada Mano Negra en el texto, fue una organización terrorista que actuó en Andalucía. Su existencia no está contrastada, por lo que muchos creen que fue un instrumento que utilizó el gobierno para reprimir los movimientos anarquistas en esa zona de Andalucía. El texto desvincula a la FTRE de la acción violenta. El motivo es que en ese momento se estaba juzgando a un grupo de personas que habían supuestamente cometido unos asesinatos en Jerez de la Frontera entre 1882 y 1883, y a los acusados se les asoció al grupo terrorista con el fin de amedrentar a todos aquellos afines al movimiento anarquista. Quince campesinos fueron finalmente condenados a muerte, mientras los jueces que firmaron la sentencia fueron condecorados un año después. Para preparar el comentario, te recomiendo que en primer lugar revises los principios del anarquismo y del marxismo. En el tema 5 del IES Elaios tienes tres páginas de introducción que te serán de gran utilidad. Puedes usar ese mismo tema para obtener la información correspondiente al anarquismo en España, en el punto 5.3. Publicado p


Trabajo de los pueblos de espa単a


...) Nosotros nos hemos organizado con el mismo derecho que se han organizado todos los partidos políticos. Ellos se organizan para la conquista del poder político, y nosotros para abolir todos los poderes autoritarios. Somos anarquistas, porque queremos el libre ejercicio de todos los derechos, y como éstos son ilegislables, no es necesario ningún poder para legislarlos y reglamentarlos. Somos colectivistas, porque queremos que cada productor perciba el producto íntegro de su trabajo y no existan hombres que se mueran de hambre trabajando, y otros que sin trabajar vivan en la holganza y encenegados en la corrupción y en el vicio. Y somos partidarios del grande y fecundo principio federativo, porque creemos que es indispensable para la práctica de los grandes y justos principios anárquico-colectivistas, la Federación económica; la libre federación universal de las libres asociaciones de trabajadores agrícolas e industriales. […]. Si hoy, en presencia del fecundo desarrollo de nuestra organización, y ante el temor de perder, en tiempo tal vez no muy lejano, irritantes e injustos privilegios, se pretende deshonrarnos para cubrir las apariencias de brutales persecuciones e injustas medidas excepcionales en contra de nuestra gran Federación de trabajadores, es necesario que no ignoren que su trama es demasiado burda y que su inmortal juego está descubierto; y conste una vez más, que nuestra Federación nunca ha sido partidaria del robo, ni del incendio, ni del secuestro, ni del asesinato; sepan también que no hemos sostenido ni sostenemos relaciones con lo que llaman Mano negra, ni con la Mano blanca, ni con ninguna asociación secreta que tenga por objeto la perpetración de delitos comunes. Manifiesto de la Comisión Federal, marzo de 1883. A. Lorenzo: El Proletariado militante..., pp. 428-429. Reproducido en A. Fernández García y otros, Documentos de Historia Contemporánea de España, Madrid, Actas, 1996, pp. 306-307.

Nos encontramos ante un texto de Anselmo Lorenzo publicado en pleno proceso de los Juicios de Jerez de la Frontera en 1883. Es un manifiesto en que pone de relieve los principios de la Federación de Trabajadores de la Región Española, a la vez que se desvincula de los sucesos violentos que se han producido en esos días y que son asociados al grupo armado conocido como la "Mano Negra".

El texto es de contenido político ideológico, pues recoge parte del ideario del anarcosindicalismo en sus albores en España. El anarquismo en España prendió entre los grupos campesinos especialmente en el sur debido al desencanto surgido tras el convulso período del Sexenio. Buena parte de este campesinado había sido fiel al ideario progresista que, entre otras cosas, les abría la posibilidad de la participación política y garantizaba un buen número de derechos individuales. Así, y tras la decepción por lo que pudo ser el Sexenio y no fue, muchos de ellos se adhirireron al ideario anarquista de tendencia bakuninista que fue la opción que predominó en España tras la visita de Giuseppe Fanelli. Éste hizo acto de presencia en España en el


primer congreso de la AIT en España en 1868, al amparo de las flexibilización de derechos que el Sexenio había empezado a aplicar. En 1870 se creó la Federación de la Región Española (FRE) como el primer sindicato de índole anarquista. Tiempo después, la otra corriente ideológica imperante en la AIT, los marxistas, irrumpieron en el escenario político ibérico con la llegada del mismísimo yerno de Marx Paul Lafargue, de origen cubano. Éste prendió la mecha del socialismo en Madrid especialmente. En 1871 se crearía en esa misma ciudad la Asociación General del Arte de Imprimir, grupo al que poco después ingresaría un impresor llamado Pablo Iglesias y que a partir de dicha Asociación fundaría en 1879 el Partido Socialista Obrero Español y en 1888 el sindicato asociado de la Unión General de Trabajadores. Tras el Sexenio, en 1874, Serrano prohibiría toda acitvidad asociacionista, incluída la de tipo obrero. En 1881 con Sagasta en el poder, se flexibilizó el derecho de asociación y se crearía la Federación de Trabajadores de la Región Española, que hubo de cambiar de nombre puesto que no se permitían asociaciones controladas por organismos extranjeros. Así se constituía la rama moderada del anarquismo que, como se ve en el texto, renunciaba a la fuerza como estrategia para conseguir sus objetivos. Pero este organismo desaparece en 1888, por lo que la opción violenta cobra fuerza en acciones individuales y sin ningún tipo de organización. Sus acciones fueron de lo más variopintas, desde atentados colectivos como el del Liceu de Barcelona como contra altos cargos militares (atentado contra el General Martínez Campos) como magnicidios tales como el asesinato de Cánovas e intentos de regicidios como el que llevó a cabo Mateo Morral contra Alfonso XIII en 1906. El movimiento anarquista volvió a organizarse ya en el siglo XX con la creación de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) que recogió el testigo de la extinta FTRE e inicialmente se constituyó como una organización no violenta. Respecto a la mencionada Mano Negra en el texto, fue una organización terrorista que actuó en Andalucía. Su existencia no está contrastada, por lo que muchos creen que fue un instrumento que utilizó el gobierno para reprimir los movimientos anarquistas en esa zona de Andalucía. El texto desvincula a la FTRE de la acción violenta. El motivo es que en ese momento se estaba juzgando a un grupo de personas que habían supuestamente cometido unos asesinatos en Jerez de la Frontera entre 1882 y 1883, y a los acusados se les asoció al grupo terrorista con el fin de amedrentar a todos aquellos afines al movimiento anarquista. Quince campesinos fueron finalmente condenados a muerte, mientras los jueces que firmaron la sentencia fueron condecorados un año después. Para preparar el comentario, te recomiendo que en primer lugar revises los principios del anarquismo y del marxismo. En el tema 5 del IES Elaios tienes tres páginas de introducción que te serán de gran utilidad. Puedes usar ese mismo tema para obtener la información correspondiente al anarquismo en España, en el punto 5.3. Publicado p


...) Nosotros nos hemos organizado con el mismo derecho que se han organizado todos los partidos políticos. Ellos se organizan para la conquista del poder político, y nosotros para abolir todos los poderes autoritarios. Somos anarquistas, porque queremos el libre ejercicio de todos los derechos, y como éstos son ilegislables, no es necesario ningún poder para legislarlos y reglamentarlos. Somos colectivistas, porque queremos que cada productor perciba el producto íntegro de su trabajo y no existan hombres que se mueran de hambre trabajando, y otros que sin trabajar vivan en la holganza y encenegados en la corrupción y en el vicio. Y somos partidarios del grande y fecundo principio federativo, porque creemos que es indispensable para la práctica de los grandes y justos principios anárquico-colectivistas, la Federación económica; la libre federación universal de las libres asociaciones de trabajadores agrícolas e industriales. […]. Si hoy, en presencia del fecundo desarrollo de nuestra organización, y ante el temor de perder, en tiempo tal vez no muy lejano, irritantes e injustos privilegios, se pretende deshonrarnos para cubrir las apariencias de brutales persecuciones e injustas medidas excepcionales en contra de nuestra gran Federación de trabajadores, es necesario que no ignoren que su trama es demasiado burda y que su inmortal juego está descubierto; y conste una vez más, que nuestra Federación nunca ha sido partidaria del robo, ni del incendio, ni del secuestro, ni del asesinato; sepan también que no hemos sostenido ni sostenemos relaciones con lo que llaman Mano negra, ni con la Mano blanca, ni con ninguna asociación secreta que tenga por objeto la perpetración de delitos comunes. Manifiesto de la Comisión Federal, marzo de 1883. A. Lorenzo: El Proletariado militante..., pp. 428-429. Reproducido en A. Fernández García y otros, Documentos de Historia Contemporánea de España, Madrid, Actas, 1996, pp. 306-307.

Nos encontramos ante un texto de Anselmo Lorenzo publicado en pleno proceso de los Juicios de Jerez de la Frontera en 1883. Es un manifiesto en que pone de relieve los principios de la Federación de Trabajadores de la Región Española, a la vez que se desvincula de los sucesos violentos que se han producido en esos días y que son asociados al grupo armado conocido como la "Mano Negra".

El texto es de contenido político ideológico, pues recoge parte del ideario del anarcosindicalismo en sus albores en España. El anarquismo en España prendió entre los grupos campesinos especialmente en el sur debido al desencanto surgido tras el convulso período del Sexenio. Buena parte de este campesinado había sido fiel al ideario progresista que, entre otras cosas, les abría la posibilidad de la participación política y garantizaba un buen número de derechos individuales. Así, y tras la decepción por lo que pudo ser el Sexenio y no fue, muchos de ellos se adhirireron al ideario anarquista de tendencia bakuninista que fue la opción que predominó en España tras la visita de Giuseppe Fanelli. Éste hizo acto de presencia en España en el


primer congreso de la AIT en España en 1868, al amparo de las flexibilización de derechos que el Sexenio había empezado a aplicar. En 1870 se creó la Federación de la Región Española (FRE) como el primer sindicato de índole anarquista. Tiempo después, la otra corriente ideológica imperante en la AIT, los marxistas, irrumpieron en el escenario político ibérico con la llegada del mismísimo yerno de Marx Paul Lafargue, de origen cubano. Éste prendió la mecha del socialismo en Madrid especialmente. En 1871 se crearía en esa misma ciudad la Asociación General del Arte de Imprimir, grupo al que poco después ingresaría un impresor llamado Pablo Iglesias y que a partir de dicha Asociación fundaría en 1879 el Partido Socialista Obrero Español y en 1888 el sindicato asociado de la Unión General de Trabajadores. Tras el Sexenio, en 1874, Serrano prohibiría toda acitvidad asociacionista, incluída la de tipo obrero. En 1881 con Sagasta en el poder, se flexibilizó el derecho de asociación y se crearía la Federación de Trabajadores de la Región Española, que hubo de cambiar de nombre puesto que no se permitían asociaciones controladas por organismos extranjeros. Así se constituía la rama moderada del anarquismo que, como se ve en el texto, renunciaba a la fuerza como estrategia para conseguir sus objetivos. Pero este organismo desaparece en 1888, por lo que la opción violenta cobra fuerza en acciones individuales y sin ningún tipo de organización. Sus acciones fueron de lo más variopintas, desde atentados colectivos como el del Liceu de Barcelona como contra altos cargos militares (atentado contra el General Martínez Campos) como magnicidios tales como el asesinato de Cánovas e intentos de regicidios como el que llevó a cabo Mateo Morral contra Alfonso XIII en 1906. El movimiento anarquista volvió a organizarse ya en el siglo XX con la creación de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) que recogió el testigo de la extinta FTRE e inicialmente se constituyó como una organización no violenta. Respecto a la mencionada Mano Negra en el texto, fue una organización terrorista que actuó en Andalucía. Su existencia no está contrastada, por lo que muchos creen que fue un instrumento que utilizó el gobierno para reprimir los movimientos anarquistas en esa zona de Andalucía. El texto desvincula a la FTRE de la acción violenta. El motivo es que en ese momento se estaba juzgando a un grupo de personas que habían supuestamente cometido unos asesinatos en Jerez de la Frontera entre 1882 y 1883, y a los acusados se les asoció al grupo terrorista con el fin de amedrentar a todos aquellos afines al movimiento anarquista. Quince campesinos fueron finalmente condenados a muerte, mientras los jueces que firmaron la sentencia fueron condecorados un año después. Para preparar el comentario, te recomiendo que en primer lugar revises los principios del anarquismo y del marxismo. En el tema 5 del IES Elaios tienes tres páginas de introducción que te serán de gran utilidad. Puedes usar ese mismo tema para obtener la información correspondiente al anarquismo en España, en el punto 5.3. Publicado p


...) Nosotros nos hemos organizado con el mismo derecho que se han organizado todos los partidos políticos. Ellos se organizan para la conquista del poder político, y nosotros para abolir todos los poderes autoritarios. Somos anarquistas, porque queremos el libre ejercicio de todos los derechos, y como éstos son ilegislables, no es necesario ningún poder para legislarlos y reglamentarlos. Somos colectivistas, porque queremos que cada productor perciba el producto íntegro de su trabajo y no existan hombres que se mueran de hambre trabajando, y otros que sin trabajar vivan en la holganza y encenegados en la corrupción y en el vicio. Y somos partidarios del grande y fecundo principio federativo, porque creemos que es indispensable para la práctica de los grandes y justos principios anárquico-colectivistas, la Federación económica; la libre federación universal de las libres asociaciones de trabajadores agrícolas e industriales. […]. Si hoy, en presencia del fecundo desarrollo de nuestra organización, y ante el temor de perder, en tiempo tal vez no muy lejano, irritantes e injustos privilegios, se pretende deshonrarnos para cubrir las apariencias de brutales persecuciones e injustas medidas excepcionales en contra de nuestra gran Federación de trabajadores, es necesario que no ignoren que su trama es demasiado burda y que su inmortal juego está descubierto; y conste una vez más, que nuestra Federación nunca ha sido partidaria del robo, ni del incendio, ni del secuestro, ni del asesinato; sepan también que no hemos sostenido ni sostenemos relaciones con lo que llaman Mano negra, ni con la Mano blanca, ni con ninguna asociación secreta que tenga por objeto la perpetración de delitos comunes. Manifiesto de la Comisión Federal, marzo de 1883. A. Lorenzo: El Proletariado militante..., pp. 428-429. Reproducido en A. Fernández García y otros, Documentos de Historia Contemporánea de España, Madrid, Actas, 1996, pp. 306-307.

Nos encontramos ante un texto de Anselmo Lorenzo publicado en pleno proceso de los Juicios de Jerez de la Frontera en 1883. Es un manifiesto en que pone de relieve los principios de la Federación de Trabajadores de la Región Española, a la vez que se desvincula de los sucesos violentos que se han producido en esos días y que son asociados al grupo armado conocido como la "Mano Negra".

El texto es de contenido político ideológico, pues recoge parte del ideario del anarcosindicalismo en sus albores en España. El anarquismo en España prendió entre los grupos campesinos especialmente en el sur debido al desencanto surgido tras el convulso período del Sexenio. Buena parte de este campesinado había sido fiel al ideario progresista que, entre otras cosas, les abría la posibilidad de la participación política y garantizaba un buen número de derechos individuales. Así, y tras la decepción por lo que pudo ser el Sexenio y no fue, muchos de ellos se adhirireron al ideario anarquista de tendencia bakuninista que fue la opción que predominó en España tras la visita de Giuseppe Fanelli. Éste hizo acto de presencia en España en el


primer congreso de la AIT en España en 1868, al amparo de las flexibilización de derechos que el Sexenio había empezado a aplicar. En 1870 se creó la Federación de la Región Española (FRE) como el primer sindicato de índole anarquista. Tiempo después, la otra corriente ideológica imperante en la AIT, los marxistas, irrumpieron en el escenario político ibérico con la llegada del mismísimo yerno de Marx Paul Lafargue, de origen cubano. Éste prendió la mecha del socialismo en Madrid especialmente. En 1871 se crearía en esa misma ciudad la Asociación General del Arte de Imprimir, grupo al que poco después ingresaría un impresor llamado Pablo Iglesias y que a partir de dicha Asociación fundaría en 1879 el Partido Socialista Obrero Español y en 1888 el sindicato asociado de la Unión General de Trabajadores. Tras el Sexenio, en 1874, Serrano prohibiría toda acitvidad asociacionista, incluída la de tipo obrero. En 1881 con Sagasta en el poder, se flexibilizó el derecho de asociación y se crearía la Federación de Trabajadores de la Región Española, que hubo de cambiar de nombre puesto que no se permitían asociaciones controladas por organismos extranjeros. Así se constituía la rama moderada del anarquismo que, como se ve en el texto, renunciaba a la fuerza como estrategia para conseguir sus objetivos. Pero este organismo desaparece en 1888, por lo que la opción violenta cobra fuerza en acciones individuales y sin ningún tipo de organización. Sus acciones fueron de lo más variopintas, desde atentados colectivos como el del Liceu de Barcelona como contra altos cargos militares (atentado contra el General Martínez Campos) como magnicidios tales como el asesinato de Cánovas e intentos de regicidios como el que llevó a cabo Mateo Morral contra Alfonso XIII en 1906. El movimiento anarquista volvió a organizarse ya en el siglo XX con la creación de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) que recogió el testigo de la extinta FTRE e inicialmente se constituyó como una organización no violenta. Respecto a la mencionada Mano Negra en el texto, fue una organización terrorista que actuó en Andalucía. Su existencia no está contrastada, por lo que muchos creen que fue un instrumento que utilizó el gobierno para reprimir los movimientos anarquistas en esa zona de Andalucía. El texto desvincula a la FTRE de la acción violenta. El motivo es que en ese momento se estaba juzgando a un grupo de personas que habían supuestamente cometido unos asesinatos en Jerez de la Frontera entre 1882 y 1883, y a los acusados se les asoció al grupo terrorista con el fin de amedrentar a todos aquellos afines al movimiento anarquista. Quince campesinos fueron finalmente condenados a muerte, mientras los jueces que firmaron la sentencia fueron condecorados un año después. Para preparar el comentario, te recomiendo que en primer lugar revises los principios del anarquismo y del marxismo. En el tema 5 del IES Elaios tienes tres páginas de introducción que te serán de gran utilidad. Puedes usar ese mismo tema para obtener la información correspondiente al anarquismo en España, en el punto 5.3. Publicado p


Fin del trabajio

Los pueblos de España  

Este es un intento en un seminario TIC

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you