Issuu on Google+

Nยบ 130

NEO

Fashion Culture

1


C

NEO O S O L

2


La mo d a c o m o ex p e ri e n c i a

4

A lo largo de la historia, el ser humano ha tenido la necesidad de cubrir su cuerpo, por lo general, con telas. Por eso, hoy en día se considera el hecho de vestirse como un ritual, que día a día se presenta en nuestras vidas como una necesidad. Antes, la prenda era un objeto con un carácter meramente funcional. Con el paso del tiempo, ha ido adquiriendo belleza hasta convertir la moda en un arte. Y no la moda entendida como el acto de diseñar ropa, sino todo el proceso que existe desde el análisis de una tendencia o necesidad hasta que la prenda de ropa cae en el armario de una persona en un determinado lugar del planeta.

Esta industria es la encargada de responder a la demanda de todo tipo de personas, en diferentes épocas del año y diferentes culturas.

Sabiendo esto, resulta innecesaria cualquier investigación que confirme que el sector de la industria textil tiene una gran expansión alrededor del mundo.

ASIA

Así, las fábricas textiles han de conseguir la manera adecuada de producción para que sus prendas lleguen a todo tipo de clases sociales, con mayor o menor poder económico y unos intereses u otros. Pero sobre todo, ha de conseguir ser rápida. Y con esta velocidad es con la que las marcas más importantes del mercado de la moda han viajado rápidamente en busca de los lugares de producción más propicios para conseeguirlo, entre ellos ( y solo allí)


‘‘vital’’ El continente asiático es donde las grandes firmas de moda han conseguido crear aquello denominado ‘‘Fast Fashion’’. Este fenómeno consiste en la creación constante de colecciones de ropa de corta duración, normalmente, 15 días. Además, se caracteriza por estar presente en cadenas de tiendas que ofrecen al público consumidor asequibles precios y calidades. Es la nueva política de venta que hace a los consumidores sentirse ricos mientras se hacen cada vez más pobres. Las ‘‘Sweatshop’’ es donde nacen todas las tendencias que vemos en las tiendas. Traducido al español este término quiere decir ‘‘tienda de sudar’’. Se trata de lugares donde millones de personas son agrupadas dentro de naves industriales y donde permanecen, como mínimo, 10 horas de diarias .

En la gran mayoría de sweatshops las personas que trabajan son mujeres o, en el peor de los casos, niñas de 16 años o menos. Estas, debido al nivel de vida de países como Camboya, se ven obligadas a aceptar el trabajo en dichas fábricas y , así, firmar un contrato que busca evitar la pérdida de costes a través de

la pérdida de derechos y vidas. Las empresas encargadas de estos centros de hiperproducción consiguen la producción masiva a través de la violación de derechos, como salarios minímos o lugares de trabajo adecuados. El interés económico es tal que en algunos casos las mujeres son separadas de su núcle facimiliar para que ‘‘su energía se focalice en el trabajo’’.

5


Pese a la gravedad de la situación, son las mismas trabajadoras quienes piden a las consumidoras, principalmente europeas, seguir comprando ya que sino no tendrán trabajo, si es que su labor puede ser llamada así. Al mismo tiempo estas mujeres organizan manifestaciones y protestas en contra de estos grandes magnates para conseguir que su trato no sea igual o peor que el que recibiría un animal. Se trata de un bucle, una situación que se convierte en pescadilla mordiéndose la cola, en la que lo único que queda claro es que los animales no son los trabajadores, sino los directores de las marcas que pueblan Camboya con zapatillas de deporte. Así, mientras estés esperando la cola de Zara, preguntate si realmente necesitas aquello que vas a consumir o si ese dinero puedes invertirlo en algo mejor.

Apoyar una protesta, por ejemplo. 6


Escrito por Clara Alejandre


La moda como experiencia vital