Page 1

EFICACIA DE LOS SERVICIOS DE ATENCIÓN DE LAS UNIDADES DE SALUD DE SAN MIGUELITO Y BARRIOS DE LA ZONA METROPOLITANA DE SAN SALVADOR EN RELACIÓN A LOS DERECHOS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS DE LA POBLACIÓN ADULTA MAYOR

QUIEN PRESENTA: ROSA ANGÉLICA IRAHETA PALACIOS ESPERANZA FRANCISCA ROMERO DE BURGOS NANCY MARGARITA ZELAYA

San Salvador, 10 de abril de 2014


Diplomado en Gerontología Social

2

INDICE I.

Marco Teórico

5

II.

Metodología

35

III.

Resultados

37

IV.

Discusión de los resultados

60

V.

Conclusiones

62

VI.

Recomendaciones

64

VII.

Bibliografía

65


Diplomado en Gerontología Social

Resumen de la Investigación

Con las acciones desarrolladas en torno al cumplimiento de derechos de las personas adultas mayores en los últimos años y con la creación de la Política sobre salud sexual y reproductiva publicada por el Ministerio de Salud en el año 2009, se hace necesaria y urgente la investigación relacionada con la aplicación de los derechos sexuales y reproductivos de dicha población, por lo que este documento pretende hacer un acercamiento a las acciones que se desarrollan desde el Ministerio de Salud en torno al tema, particularmente desde las Unidades de Salud. Para el desarrollo de la investigación ha sido de gran utilidad la información recibida durante el desarrollo del Diplomado en Gerontología Social, lo que ha brindado la base de un conocimiento científico y la motivación para el abordaje adecuado de la temática en estudio. Este acercamiento ha permitido obtener insumos para la elaboración de los instrumentos que sirvieron para la recolección de la información, la cuales estuvieron orientados a la consecución de los objetivos planteados en la investigación y los cuales se detallas a continuación: •

Estudio tipo descriptivo, exploratorio, transversal, cualitativo y cuantitativo.

Población referente: Personas Adultas Mayores usuarias de los servicios de las Unidades de Salud de San Miguelito y Unidad de Salud Barrios.

La muestra fue intencional justificable y tuvo las características siguientes: 300 Personas Adultas Mayores a partir de los 60 años de edad.

Los instrumentos que se utilizaron para recabar la información relacionada con el tema de investigación fueron: Guía de observación y entrevista y Encuesta de satisfacción.

Todos estos aspectos se consideraron a fin de responder a la interrogante: ¿Son eficaces y satisfactorios los servicios en materia de derechos sexuales y reproductivos que brindan las Unidades de Salud de San Miguelito y Barrios de la Zona Metropolitana de San Salvador a la Población Adulta Mayor?

3


Diplomado en Gerontología Social

Introducción

A fin de dar respuesta al enunciado del problema que se abordó en la investigación; para determinar si son eficaces y satisfactorios los servicios en materia de derechos sexuales y Reproductivos que brindan las Unidades de Salud de San Miguelito y Barrios de la Zona Metropolitana de San Salvador a la Población Adulta Mayor; a través de esta investigación, se hizo necesario indagar no sólo en los programas que desarrolla el Ministerio de Salud en relación a este tema; sino también sobre una serie de aspectos vinculados con la sexualidad, derechos y aspectos biopsicosociales de las personas adultas mayores. Para ello, a través de este documento se abordan aspectos como: mitos y prejuicios en torno a la salud sexual y reproductiva de la persona adulta mayor, los cambios fisiológicos, anatómicos y funcionales en sus órganos sexuales, programas desarrollados por las Unidades de Salud, profesionales que atienden dichos programas y su nivel de capacitación específica en el tema, entre otros aspectos que contribuyan a ofrecer una atención eficiente y oportuna a ésta población. Tomando en consideración la importancia de la vivencia sexual sana en las personas mayores y la información recabada que nos dice que esta necesidad no está siendo atendida de manera adecuada e integral; consideramos de mucha relevancia conocer de primera mano que es lo que en el Ministerio de Salud se realiza respecto a la atención de la sexualidad en las personas mayores, con cuanta eficacia se responde a esas necesidades y si se está dando cumplimiento a Política Nacional de Salud en el apartado del adulto mayor referente a “rediseñar los lineamientos existentes para este grupo de edad”. Por todo esto es importante plantearnos los siguientes objetivos que son la línea de trabajo de esta investigación: Objetivo General: Establecer la eficacia de los servicios relacionados con los derechos sexuales y Reproductivos de la población adulta mayor que ofrecen las Unidades de Salud de San Miguelito y Barrios de la Zona Metropolitana de San Salvador a partir de los programas que ofrecen, la cualificación del personal que los brinda y la satisfacción de los usuarios.

4


Diplomado en Gerontología Social

Objetivos Específicos •

Determinar si los servicios de salud sexual y reproductiva ofrecidos en las Unidades de Salud de San Miguelito y Barrios incorporan los componentes de derecho y Salud Sexual y Reproductiva de la persona mayor.

Determinar si los servicios de salud sexual y reproductiva ofrecidos al adulto mayor, en las Unidades de Salud de San Miguelito y Barrios cuentan con personal cualificado para ejecutarlos.

Determinar el nivel de satisfacción de las Personas Adultas Mayores usuarias de los Programas de Atención relacionados con la Salud Sexual y Reproductiva que desarrollan las Unidades de Salud de San Miguelito y Barrios.

Para dar respuesta a dichos objetivos, la investigación se desarrolló en el período que comprende los meses de enero y febrero de 2014 y se centró en las unidades de Salud de San Miguelito la cual está ubicada en la 20 Av. Nte. y 25 Calle Ote., San Salvador y la Unidad de Salud de Barrios en Alameda Manuel Enrique Araujo # 3555.

5


Diplomado en Gerontología Social

I.

Marco Teórico

A pesar de las políticas públicas, leyes de protección a las personas mayores, planes, programas de gobierno enfocados en el beneficio a esta población, aún se enfrentan vacíos, inequidades, exclusión, falta de oportunidades y discriminación hacia esta población, particularmente en el tema de Salud Sexual y Reproductiva, por lo que es urgente desarrollar acciones orientadas a dar cumplimiento a todas estas acciones y que a la vez permitan informar a la población en general sobre los cambios que vive el ser humano con el paso del tiempo y los derechos innatos que se poseen en toda la etapa de vida de una persona. En los últimos años, en El Salvador se han tenido avances importantes en el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos de las Personas Mayores, tanto a través de la creación de la Norma de Atención integral en Salud para la Persona Adulta Mayor como a través de la Política de Salud Sexual y Reproductiva, impulsadas por el Ministerio de Salud. También ha habido iniciativas que pretenden reivindicar y reforzar los derechos de ésta población como la creación del Consejo Nacional de Atención Integral a la Persona Adulta Mayor, CONAYPAM, o el Programa Presidencial Nuestros Mayores Derechos. La sexualidad desempeña un papel importante a lo largo de la vida, mientras se conserve un buen estado de salud, no hay motivo alguno para creer que con la edad desaparezcan el interés o las prácticas sexuales. Por lo general la sexualidad se ha relacionado más con la juventud y tradicionalmente la sociedad ha alimentado muchos estereotipos negativos acerca de la vejez. El objeto de estudio de la investigación es la sexualidad en la adultez mayor, ya que la persona adulta mayor tiene muchas necesidades e inquietudes acerca de este proceso que se vive día a día, mayor aun cuando lo específico a investigar involucra los aspectos sexuales y reproductivos de dicha población. Al mismo tiempo, es importante dar a conocer a la población joven que las personas mayores tienen derechos, que la vejez es una etapa más en la vida del ser humano y que es necesario que ésta se desarrolle en condiciones de equiparación de oportunidades que propicien calidad de vida a la persona adulta mayor. “La relación sexual suele considerarse una actividad propia de las personas jóvenes, de buena salud y con atractivo físico. La idea de que las personas de edad avanzada mantengan relaciones sexuales no está muy aceptada por la sociedad, prefiriendo eludirla, dando lugar a que desaparezca del imaginario colectivo, y por tanto dando lugar a una supuesta “inexistencia”. A pesar de esto, la vejez, conlleva a la necesidad psicológica de una actividad

6


Diplomado en Gerontología Social

sexual continuada. No hay edad en la que la actividad sexual, los pensamientos sobre el sexo o el deseo, finalicen” (Masters y Johnson, 2006). Ahora se pueden definir varios aspectos relacionados con la sexualidad de las personas adultas mayores y como estos pueden influir en su diario vivir:

1. Salud Sexual y Reproductiva en la Persona Adulta Mayor.

1.1.

Sexualidad:

“La sexualidad es un universo complejo en el cual intervienen aspectos tanto biológicos, como psicológicos y sociales. La sexualidad engloba una serie de condiciones culturales, sociales, anatómicas, fisiológicas, emocionales, afectivas y de conducta, relacionadas con el sexo que caracterizan de manera decisiva al ser humano en todas las fases de su desarrollo. Encontrar una definición de sexualidad es una tarea difícil ya que la sexualidad hace referencia a un concepto multiforme, extenso, profundo y variadísimo de elementos que todos unidos forman el concepto de sexualidad como un todo”1. “La sexualidad se define como una forma de expresión integral de los seres humanos, vinculada a los procesos biológicos, psicológicos y sociales. Es la vivencia subjetiva dentro de un contexto sociocultural concreto del cuerpo sexuado. Es parte integral de la vida humana y eje del desarrollo. La sexualidad constituye un aspecto inherente a las personas durante todo el transcurso de su vida. Es fuente de placer, de bienestar enriquecedor en lo personal, con honda repercusión en lo emocional, familiar y social. Por todo ello, el derecho al disfrute de la sexualidad, es un derecho humano inalienable, como el derecho a la vida, a la libertad, a la equidad y a la justicia social, a la salud, a la educación y al trabajo.

1

Sexualidad en el Adulto Mayor, Recuperado el 18 de Diciembre de 2013, de: http://www.facmed.unam.mx/deptos/salud/censenanza/spivsa/antol%202%20anciano/dolores.pdf

7


Diplomado en Gerontología Social

1.2. Salud sexual "La salud sexual es la experiencia del proceso permanente de consecución de bienestar físico, psicológico y sociocultural relacionado con la sexualidad. La salud sexual se observa en las expresiones libres y responsables de las capacidades sexuales que propician un bienestar armonioso personal y social, enriqueciendo de esta manera la vida individual y social. No se trata simplemente de la ausencia de disfunción o de enfermedad o de ambas. Para que la salud sexual se logre es necesario que los derechos sexuales de las personas se reconozcan y se garanticen". (OMS/OPS y Asociación Mundial de Sexología 2000). De estos conceptos surge el doble enlace existente entre salud y sexualidad. No se concibe el logro de la salud integral de las personas sin el desarrollo pleno y armónico de su sexualidad. Tampoco es posible su ejercicio pleno y satisfactorio, si existen situaciones que afectan la salud de las personas en el plano somático, psicológico y social.

1.3. Salud reproductiva "La salud reproductiva es un estado general de bienestar físico, mental y social, y no de mera ausencia de enfermedades o dolencias, en todos los aspectos relacionados con el sistema reproductivo, sus funciones y procesos. En consecuencia, la salud reproductiva entraña la capacidad de disfrutar de una vida sexual satisfactoria y sin riesgos y de procrear, y la libertad para decidir hacerlo o no hacerlo, cuando y con qué frecuencia..."(Conferencia Internacional de Población y Desarrollo, Cairo 1994). El concepto de la Salud Sexual y Reproductiva va más allá de la reproducción y la sexualidad, incorpora el marco ético de los derechos humanos y las desigualdades de género” 2.

2. Respuesta Sexual Humana en la Persona Adulta Mayor 2.1 Aspectos psicológicos: La vejez es una etapa más de la vida y no un declive general de capacidades. Envuelve transiciones que requieren un proceso transformacional. Es muy importante que el individuo se adapte y acepte estos cambios si quiere disfrutar de su sexualidad y de su vida en general. 2

Ministerio de Salud (2012). Política de Salud Sexual y Reproductiva, Diario Oficial, Tomo No. 396 y Acuerdo No. 1181 del 15 de agosto de 2012, 42-43 p.

8


Diplomado en Gerontología Social

Cambios psicológicos propios de esta etapa, especialmente aquellos relacionados con el interés sexual, imagen corporal, actitudes hacia el sexo, capacidad de enamorarse, etc., junto con la historia sexual del adulto mayor son aspectos que, cuanto menos, van a influir en el mantenimiento y en la forma de vivir la sexualidad (J., 1994). La capacidad del adulto mayor para mantener una vida sexual activa se debe, en parte, a su experiencia sexual en épocas anteriores; ésta, a su vez, será la mejor garantía del mantenimiento y satisfacción de la actividad sexual hasta edades muy avanzadas de la adultez mayor. Algunos matrimonios en su senectud evitan el contacto sexual en orden a preservar su conformidad a imaginarias normativas de comportamiento, creyendo que sería anormal expresar necesidades sexuales. Por otra parte, los cambios psicológicos propios de la vejez más relacionados con la sexualidad son: - La aceptación de la propia imagen corporal (canas, arrugas...) - La pérdida de capacidad física y los cambios fisiológicos en su sexualidad. En este sentido, es importante recordar el daño que se hace al adulto mayor cuando se le etiqueta como feo por el mero hecho de tener los signos propios de la vejez. Este estereotipo está influyendo muy negativamente en la autoestima e, indirectamente, en la sexualidad. En relación a los vínculos afectivos, los adultos mayores muestran una clara necesidad de relaciones íntimas emocionales y de pertenencia. Los adultos mayores valoran la seguridad emocional y la fidelidad mucho más que los jóvenes y adultos.

2.2 Factores biológicos en el hombre adulto mayor La duración e intensidad de su ciclo sexual cambia incluso en ausencia de factores patológicos. Fase de excitación: El adulto mayor necesita más minutos que el joven para lograr la erección y esta es menos firme además, se reduce la respuesta visual y táctil respecto a los jóvenes. Fase de plateau o meseta: Es más larga por disminución de la fuerza del músculo cremaster con disminución de la elevación testicular.

9


Diplomado en Gerontología Social

Fase de orgasmo: Es más corta y con un menor volumen de líquido seminal. Fase de resolución: La pérdida del volumen peneano es más rápida y el período refractario está alargado.

2.3 Factores biológicos en la mujer adulta mayor Todas las fases del ciclo se mantienen pero con una intensidad menor. Fase de excitación: La fase de expansión y lubricación de la vagina está más alargada. Fase de plateau: La elevación del útero está disminuida; la duración y la intensidad a la estimulación sexual para lograr un orgasmo está aumentada. Fase de orgasmo: Las contracciones musculares para el orgasmo existen pero disminuidas en número e intensidad, pudiendo haber contracciones dolorosas. Fase de resolución: Está más alargada que en las jóvenes y presentan una reducción de la capacidad multiorgásmica.

2.4 Factores Hormonales La testosterona juega un papel secundario en la reducción de la capacidad sexual, siendo mucho más importante las vías monoaminérgicas del sistema nervioso central las que al estar alteradas en el envejecimiento serán menos sensibilizadas por los andrógenos. Estos cambios deben ser bien conocidos tanto por el personal sanitario como por los propios adultos mayores, evitándose así una interpretación errónea de los mismos que pueda repercutir negativamente sobre la actividad sexual de este grupo etario. Este conocimiento permitirá una mejor adaptación a los cambios fisiológicos del proceso de envejecimiento y la adaptación de la actividad sexual de la pareja de personas mayores a dichos cambios permite una sexualidad más completa, positiva y gratificante. A los cambios derivados del envejecimiento fisiológico se pueden sumar la repercusión de otras patologías orgánicas crónicas y el consumo de fármacos. Estos pueden modificar el comportamiento sexual del adulto mayor ya sea por alteración del sistema hormonal, o por las secuelas físicas y/o psicosociales de las enfermedades crónicas que pueden originar algún grado de discapacidad3. 3

Buendía J. (1994). Envejecimiento y Psicología de Salud. Ed. Siglo Veintiuno de España. Editores S.A. 151-158 p.

10


Diplomado en Gerontología Social

En las mujeres la menopausia juega un rol importante en la sexualidad. El término de la vida fértil en muchas mujeres, produce una mayor satisfacción al no existir el temor de un embarazo no deseado. En otras, sin embargo, lleva a una sensación de baja autoestima a inseguridad. Los cambios estéticos también juegan un rol importante, y la mujer puede no sentirse lo suficientemente atractiva. El déficit de estrógenos característico de la menopausia produce atrofia del epitelio urogenital, lo que aumenta la incidencia de infecciones y de dolor durante el coito, sin embargo no se relacionan directamente con disminución de lívido. Incluso en algunas mujeres la ausencia de hormonas que contrarresten la acción de andrógenos circulantes, hace que el deseo sexual aumente. (Sexualidad en el Adulto Mayor) Una de las alteraciones más frecuentes es la disminución de la lubricación vaginal, en la mujer joven este proceso puede completarse en 30 segundos, sin embargo en mujeres postmenopáusicas puede durar 5 minutos o más, por cuanto una adecuada estimulación es Aun más necesaria para la mujer en su etapa de adulto mayor. En algunos estudios se ha visto que la menopausia per se es responsable de algunos aspectos de la disfunción sexual, pero no de todos, por lo que hay que tener presente factores como la edad, el tener o no una pareja estable y las condiciones basales de salud. La terapia hormonal de reemplazo con estrógenos es una gran ayuda para mejorar algunos casos de disfunción sexual en mujeres.

3. Comportamiento sexual en la adultez mayor Los cambios fisiológicos, anatómicos y funcionales, en los órganos sexuales en los adultos mayores no condicionan obligadamente el cese de la actividad sexual, sino que exigen una adaptación del comportamiento sexual a su nuevo funcionamiento, evitándose así frustraciones y situaciones de ansiedad ante las siguientes relaciones sexuales, que podrían llevar al cese innecesario de la actividad sexual. Está demostrado que el sexo y la sexualidad juegan un papel importante en el envejecimiento saludable y pleno; sin embargo, las personas mayores tienen una conducta sexual heterogénea en relación a sus apetitos e intereses. Además de los factores previamente mencionados que afectan la conducta sexual en el adulto mayor (envejecimiento fisiológico, patología crónica, efectos secundarios de medicamentos) se

11


Diplomado en Gerontología Social

suman los factores sociales que inciden fuertemente en la actividad sexual en la edad adulta.

4. Patrones de vida saludables como parte de la salud sexual y reproductiva. Uno de los puntos más importantes que surge del envejecimiento progresivo de las personas, es la calidad de vida de las personas mayores. Por lo que el poder tener una buena calidad de vida, depende en qué medida las personas mayores puedan prevenir las limitaciones funcionales, la desnutrición y las enfermedades crónicas, para lo cual los estilos de vida juegan un rol trascendente. Los Estilos de Vida son aquellos comportamientos que mejoran o crean riesgos para la salud. Este comportamiento humano es considerado dentro de la teoría del proceso saludenfermedad, el ambiente y la organización de los servicios de salud como los grandes componentes para la producción de la salud o enfermedad de la población Los estilos de vida están relacionados con los patrones de consumo del individuo en su alimentación, de tabaco, así como con el desarrollo o no de actividad física, los riesgos del ocio en especial el consumo de alcohol, drogas y otras actividades relacionadas y el riesgo ocupacional. Los cuales a su vez son considerados como factores de riesgo o de protección, dependiendo del comportamiento, de enfermedades transmisibles como de las no transmisibles (Diabetes, Enfermedades Cardiovasculares, Cáncer, entre otras). A continuación examinaremos los principales estilos de vida: Actividad Física: es la clave para un envejecimiento saludable. Es más, las personas mayores que son activas físicamente tienen una menor probabilidad de desarrollar problemas como obesidad, presión arterial elevada, osteoporosis, diabetes, depresión, cáncer de colon. Pero además de lo anterior, hay muchas pruebas científicas que demuestran los beneficios de una actividad física regular, entre los cuales podemos destacar: 3. Mejora el estado de ánimo y ayuda a reducir el estrés. 4. Aumenta el grado de energía y mejora la productividad de la persona. 5. Ayuda a lograr y mantener un peso adecuado de una persona. 6. Da mayor flexibilidad y mejora la capacidad para realizar las actividades de la vida diaria.

12


Diplomado en Gerontología Social

7. Reduce la probabilidad de tener una enfermedad cardiaca o si la tiene de tener complicaciones. 8. En las personas con Diabetes logran manejar más adecuadamente la glucosa y complementa el tratamiento médico. El tipo de actividad física que se debe realizar depende de la persona, pero en general el desarrollar una actividad como caminar, bailar, nadar, desarrollar actividades en la casa como jardinería o de limpieza del hogar, o actividades como el Tai Chi por 30 minutos y al menos cinco días a la semana se logra obtener todos los beneficios arriba señalados. Y si una persona no puede dedicar 30 minutos de manera continua a una actividad física, se puede dividir esta en tres momentos de 10 minutos cada una, logrando el mismo efecto beneficioso. Pero lamentablemente algo tan simple, como lo descrito líneas arriba, no es realizado por la mayoría de las personas adultas mayores de las Américas; ya que en promedio, más del 75% de las personas mayores informan que no realizan una actividad física en forma regular. Hábito de fumar: es la causa de muerte y enfermedad con mayores posibilidades de prevención en los adultos. Fumar contribuye sustancialmente a enfermedades como Cáncer, Cardiovasculares, Respiratorias Crónicas (enfisema y obstructivas crónicas) entre otras. Datos de la región de las Américas nos muestran que 1 de cada 4 hombres mayores fuman. Y aunque algunos piensen que si uno a fumado toda la vida y no le ha pasado nada, el sólo hecho de dejar de fumar trae un beneficio para su salud cardiovascular y respiratoria. Por ende nunca es tarde para dejar el vicio del cigarrillo y empezar a vivir una vida sana. Alimentación saludable: mantener un peso corporal saludable es importante para la salud de las personas mayores. El sobrepeso o la obesidad están asociados con un mayor riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares y además puede empeorar las condiciones existentes como artritis. Del mismo modo, tener un bajo peso también constituye un factor de riesgo de muerte y pérdida funcional. En las Américas la mayoría de las personas mayores no conservan su peso ideal, ya que son obesas o tiene bajo peso. Entendiendo por obesidad el tener un valor de 30 o más del Índice de Masa Corporal (IMC), mientras que bajo peso es tener un IMC menos a 19. Estas dos condiciones (obesidad y bajo peso) pueden relacionarse con déficits severos que afectan el sistema inmunológico de las personas, lo que las hace más vulnerables a las enfermedades.

13


Diplomado en Gerontología Social

Pero para mantener en un peso ideal y a su vez alimentarse saludablemente, es necesario realizar una adecuada combinación de alimentos, a fin de poder tener una dieta nutritiva, variada y sabrosa. Una de las primeras sugerencias es lo concerniente a la frecuencia y cantidad de la alimentación, se debe consumir varias comidas pequeñas por día, cinco veces es lo ideal, siendo el almuerzo la comida principal del día y el refrigerio de la tarde y la cena sean livianos. Lo alimentos que deben ser parte de nuestra vida diaria son las frutas y vegetales, que sólo (jugos naturales o fruta) o combinados (ensaladas) deben estar presentes en cada una de las cinco comidas que hagamos al día. Asimismo, las legumbres y el arroz por el alto contenido de fibras y nutrientes vegetales que contienen. Y los cereales integrales como el maíz, pan integral y otros como la avena, trigo que es una gran fuente de vitaminas y fibra. Dentro de los alimentos que son fuentes de proteína el pescado es el alimento ideal por su gran cantidad de nutrientes y muy poca grasa. Asimismo la leche y los productos lácteos (queso, yogur) sin grasas son muy buenos. Otros como los huevos, el pollo pero cocinado sin piel y por último la carne de vacuno o cerdo pero sin grasa, proveen los nutrientes necesarios para una buena alimentación. Los alimentos que no se recomienda ingerir son aquellos que tengan una gran cantidad de azúcar, como queques, helados y caramelos, asimismo aquellos que tienen mucha grasa como la mantequilla, la repostería, manteca u otros alimentos que han sido fritos en abundante aceite como las papas fritas. A estas sugerencias se une la más importante de todas, que el consumir los alimentos sea un momento de relax acompañado de familiares o amigos.

14


Diplomado en Gerontología Social

5. Traumas relacionados con la vida sexual en edades tempranas y sus repercusiones en la vejez.

5.1 ¿Qué es el abuso sexual? Son actitudes y comportamientos que realiza una persona sobre otra, sin su consentimiento o conocimiento y para su propia satisfacción sexual. Va desde la amenaza al engaño, la seducción y/o confusión. Podemos hablar de abuso siempre que el otro no quiera o sea engañado, (incluso dentro de la pareja). Es un acto que pretende dominar, poseer, cosificar a la persona a través de la sexualidad. Unas veces el agresor actúa desde la violencia explícita hacia la víctima, que se siente impotente, desprotegida, humillada. Otras veces, se vale de la confianza en él depositados para desde la cercanía de una relación afectiva, romper los límites de la intimidad e introducir elementos eróticos, (sobre todo en niños y preadolescentes). Establece una relación confusa, irrumpiendo no sólo en su sexualidad, sino en el conjunto de su mundo afectivo y vivencial. En estos casos, el abuso no es sólo sexual sino que también se da un abuso de confianza. Los efectos de la agresión son múltiples, y se expresan en las áreas más importantes de la persona. Es vivido como un suceso traumático, es decir, como algo que impresiona tanto que no se puede elaborar, y por ello se intenta olvidar. Pero todo suceso traumático, “olvidado”, tiende a expresarse y a salir a la luz, bien desde un impulso a la repetición, (incluso viéndose inmersa sin saber cómo en situaciones en las que nuevamente es violentada); o siendo ella misma, quien de manera activa, violenta o abusa de otros. Al mismo tiempo, también aparece una necesidad de evitar, de defenderse de la sexualidad consigo mismo, y de las relaciones sexuales en general. Es una sexualidad herida, muy mal integrada, y vivida como una amenaza, como algo que no se puede controlar, y que lógicamente afecta en las relaciones y compromisos con el otro, con la pareja. Aclarar que el abuso sexual no es sólo penetración o agresión física. Abarca desde el contacto físico, (tocamientos, masturbación, sexo oral…), hasta la ausencia de contacto (exhibicionismo, erotización con relatos de historias sexuales – vídeos- películasfotografías…). Puede darse prolongado en el tiempo, o como hechos aislados y puntuales.

15


Diplomado en Gerontología Social

5.2 Efectos o consecuencias a largo plazo del abuso sexual Los efectos dependen de la intensidad y duración, de la edad de la víctima y solidez de su estructura psíquica, del valor asignado al agresor… También de otros sucesos importantes que le hayan podido fortalecer o debilitar posteriormente. No siempre hay secuelas importantes, pero un porcentaje elevado presenta dificultades que afectan al conjunto de la persona. Los podemos esquematizar en estas áreas: psicológica, sexual, psicosomática, social y escala de valores. Psicológicas: El Yo en su conjunto, queda amenazado; por eso hay fragilidad con acentuada inestabilidad emocional; depresión, autolesiones, incluso intento de suicidio; ansiedad y tensión elevadas; confusión en su identidad sexual; dificultad para integrar su desarrollo y su corporalidad (mimetización, camuflaje, evitación, exhibición…). Confusión. Destaca un fuerte sentimiento de vergüenza, culpa, suciedad. Sexual: Desarrollada de forma traumática o violentada. La sexualidad no está bien integrada, con oscilaciones entre una fuerte erotización y un fuerte rechazo e inhibición, anorgasmia, impotencia; negación o promiscuidad (incluida prostitución). Psicosomática: El cuerpo en su conjunto está especialmente dolido y no puede digerir. Aparecen dolores crónicos generales, hipocondría, alteraciones gastrointestinales, en la alimentación (anorexia-bulimia). Insomnio, pesadillas. Dificultad en la atención, memoria, concentración. Sociales: ¿Cómo confiar en el otro? ¿Cómo hablar de uno mismo? Por tanto aparece una fuerte desconfianza, con repliegue, aislamiento, incomunicación… Hostilidad hacia el sexo agresor; relaciones teñidas de vergüenza, culpabilidad… A veces se cae en lo marginal (drogas, prostitución). Escala de valores: Al romperse los tabúes y principios más sólidos, los religiosos y morales, la víctima suele perder dichos valores y adopta una actitud asocial, o actuar de forma provocadora que conlleva riesgo. En general, se presentan los efectos shock postraumático: sexualización traumática, pérdida de confianza en las relaciones, estigmatización social (sentirse marcada de por vida), y sentimiento de impotencia e indefensión.

16


Diplomado en Gerontología Social

6. Enfermedades sexuales y medidas de protección

¿Cómo evitar las enfermedades de transmisión sexual? Hay alternativas seguras en lo vaginal, anal o sexo oral. Por ejemplo: •

No tener relaciones sexuales. La abstinencia es la única manera segura de evitar contraer una ETS

Masturbación. La masturbación con su pareja (en la piel intacta), o solos, pueden proporcionar placer sexual segura

Masajes. Acariciar y acariciar pueden expresar afecto y dar placer

Beso. Esto puede ser una forma segura de estar físicamente cerca, siempre y cuando ambas partes son libres de cortes y heridas en la boca

Fantasía. El cerebro es uno de los más poderosos órganos sexuales. Use su imaginación para satisfacer el placer sexual

Si usted tiene relaciones sexuales, tener relaciones sexuales sólo con una pareja que: •

No tiene enfermedades de transmisión sexual y tiene relaciones sexuales sólo con usted

Si no se encuentra en una relación monógama, asegúrese de: •

Usar métodos de barrera como los condones de látex. Condones de látex son la mejor protección contra las enfermedades de transmisión sexual durante el coito. Pero recuerde, incluso los condones no son 100% efectivos.

Limite el número de parejas que tiene. Cuanto más que usted tiene, mayor es el riesgo de estar expuesto a una ETS. Recuerde, usted no puede saber si alguien tiene una enfermedad de transmisión sexual sólo mirando a ellos.

Tenga exámenes físicos regulares. Pregunte a su médico para las enfermedades de transmisión sexual para poner a prueba si cree que ha sido expuesto. Ordinario de pruebas ayudan a detectar las enfermedades de transmisión sexual temprana, cuando el tratamiento puede ser más eficaz.

Los condones ayudan a proteger a ambas partes de las enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados.

17


Diplomado en Gerontología Social

Para usar un condón correctamente, usted necesitará: •

Un condón de látex (caucho). El virus del VIH y otras ETS puede pasar a través de “natural” o “piel” de condones.

Un lubricante a base de agua. Esto ayuda a mantener el condón se rompa. Nunca use productos que contengan aceite o grasa, como vaselina o aceite para cocinar. Estos productos debilitan el látex y puede hacer que el condón se rompa.

Un nuevo condón. Utilice uno cada vez que tienen relación sexual, incluso oral o anal. Descartar cualquier “nuevo” que el condón dañado, pegajoso, o quebradizo.

Para usar condones correctamente: •

Coloque el condón antes de cualquier contacto sexual.

Deje un 1 / 2 pulgada de espacio en la punta para recolectar el semen. Cubrir el pene por completo.

Liso, cualquier burbuja de aire para reducir el estrés sobre el condón, y para aumentar la sensación. Aplique espermicida en la parte exterior del condón.

Compruebe que el preservativo durante las relaciones sexuales para asegurarse de que está intacta y aún en forma adecuada. Retirar lentamente después de clímax. Sujete el condón por su base por lo que no se resbale fuera. Deseche adecuadamente.

Para ayudar a reducir aún más el riesgo de contraer una ETS: •

No se inyectan drogas. Compartir agujas o jeringas pueden exponerse a sangre infectada. La inyección de drogas no es una parte esencial de la protección de sí mismo de enfermedades de transmisión sexual.

Evite el alcohol y otras drogas. Que pueden hacer más probable que cuando las posibilidades de tener relaciones sexuales.

7. Fármacos que afectan la sexualidad en el hombre Antihipertensivos: son los que más afectan: se usan para tratar pacientes hipertensos. Entre los medicamentos se destacan los diuréticos, tiazidas y afines.

18


Diplomado en Gerontología Social

Se presenta una disminución de la libido, impotencia y disminución de la lubricación vaginal, dificultades en el orgasmo y/o con anorgasmia. Vasodilatadores: se han reportado casos de impotencia y priapismo. Psicotrópicos: son frecuentes las alteraciones sexuales relacionadas con los medicamentos para tratar alteraciones psiquiátricas, especialmente con antipsicóticos y antidepresivos. Pero la propia alteración psiquiátrica de base puede ser la responsable, o contribuir a la disfunción sexual. Los efectos pueden ser un decremento general en el interés y funcionamiento sexual; disminución de la fase de excitación y de la libido; pueden tener efectos hormonales como el incremento en los niveles séricos de prolactina; alteraciones eyaculatorias, retraso en el orgasmo y anorgasmia. Antidepresivos: prácticamente todos los antidepresivos se han relacionado con la producción de alteraciones sexuales que pueden afectar a cualquiera de las fases de la función sexual. Se han relacionado a los serotoninérgicos con disfunción orgásmica o eyaculatoria, mientras que otros los relacionan con alteraciones en la libido y disfunción eréctil además de la disfunción orgásmica. Los antidepresivos tricíclicos producen bloqueo de la inervación parasimpática necesaria para la erección. Por otra parte, el bloqueo adrenérgico de la inervación toracolumbar simpática también estaría implicada. Por estas razones, la administración de agentes colinérgicos (betanecol) puede mejorar algunos casos de impotencia o anorgasmia. Analgésicos: los analgésicos opiáceos están relacionados con disminución de la libido, disfunción eréctil y alteraciones de la eyaculación, la mayoría de las veces cuando se produce un abuso de forma crónica. Hormonas: Los esteroides anabolizantes, corticosteroides y estrógenos producen una supresión del eje hipotálamo-hipófisis-gónadas por la disminución de la liberación de LH y de los niveles de testosterona circulante, lo que produce disminución de la libido e impotencia. Antineoplásicos: Algunos agentes alquilantes como clorambucil, ciclofosfamida, busulfán y melfalán se han relacionado con disminución de la libido y disfunción eréctil. Casi en el 25% de los adultos mayores con disfunción eréctil la causa es medicamentosa. Casi todos los antihipertensivos se han relacionado con impotencia. Los medicamentos más comunes que causan alteraciones de la potencia son los diuréticos tiacídicos, a través de la disminución de las presiones en el pene y de la reducción de la concentración de testosterona y de los valores de esta biodisponible. La disminución de la testosterona y de

19


Diplomado en Gerontología Social

su fracción biodisponible se acompaña de una disminución de la libido pero no de disfunción eréctil por si misma (los varones jóvenes castrados pueden tener erección). Sin embargo, en algunas personas la mejoría de la libido mediante el tratamiento con testosterona es suficiente para mejorar la falta de interés sexual y los problemas eréctiles 4.

4

Sexualidad en el Adulto Mayor, Recuperado el 18 de Diciembre de 2013, de: http://www.facmed.unam.mx/deptos/salud/censenanza/spivsa/antol%202%20anciano/dolores.pdf

20


Diplomado en Gerontología Social

8. Género y perspectiva de género La Organización Panamericana de la Salud define al género como: el sistema o red de creencias, actitudes, valores, formas de comportamiento y maneras de ver al mundo que se aprenden desde el nacimiento, a través de la familia y en general de la sociedad y que son diferentes de acuerdo con la “etiqueta” que se nos ponga: hombre o mujer. Las definiciones del concepto de género varían de acuerdo con las diferentes ciencias y corrientes teóricas que las acuñan; sin embargo, todas llegan al acuerdo que el género se construye socialmente a partir del nacimiento del individuo, aunque algunos investigadores plantean que el género se inicia desde el desarrollo prenatal. La división genérica incluye elementos psicológicos, sociales y culturales, que cambian según las épocas y lugares, lo que le da una gran mutabilidad. Durante los últimos diez años el concepto de género ha avanzado al grado de convertirse en una herramienta teórica de análisis social; así por ejemplo, ha servido para incluir en las estadísticas divisiones por sexo, que antes no se realizaban. También ha permitido observar cómo las mujeres han sido excluidas de la historia. Es, por tanto, un concepto que permite explicar las diferencias y desigualdades entre hombres y mujeres. Este nuevo concepto se ha nutrido de ciencias como la sexología, la psicología y la antropología, aunque también el movimiento de liberación de las mujeres (feminismo) ha sido fundamental para buscar la explicación sobre las diferencias entre los géneros, ha logrado sacar a la luz pública un problema social que en la época de los sesentas hizo crisis: la subordinación de las mujeres. Las instituciones sociales a través de las cuales se aprende el género son múltiples: la familia, la escuela, las iglesias, los medios masivos de comunicación. La familia juega un papel central en el aprendizaje de género, porque es la primera fuente de conocimientos para niños y niñas, quienes pronto aprenderán lo que se espera de él o ella. El concepto de género tiene una historia reciente ha sido gracias a algunos estudios pioneros de la antropología y la sexología que se comprendió mejor la acción que ejerce la sociedad en el comportamiento y la vida de los seres humanos. Por ejemplo, las investigaciones comparativas entre adolescentes de las Islas de los Mares del Sur y de Estados Unidos que realizó la antropóloga Margaret Mead a mediados del siglo XX, confirmaron que es la sociedad la que enseña a sus miembros a comportarse como hombres y mujeres y que éste comportamiento cambia de acuerdo con la época y lugar en que se vive. Por lo tanto, el género no es algo natural, no nacemos con él. El género es una característica socialmente construida; esto quiere decir que la acción de la sociedad es definitiva para el aprendizaje y desarrollo de los seres humanos. Las definiciones del

21


Diplomado en Gerontología Social

concepto de género varían de acuerdo con las diferentes ciencias y corrientes teóricas que las acuñan; sin embargo, todas están de acuerdo en que el género se construye socialmente a partir del nacimiento del individuo, aunque algunos investigadores plantean que el género se inicia desde el desarrollo prenatal. La división genérica incluye elementos psicológicos, sociales y culturales, que cambian según las épocas y lugares, lo que le da una gran mutabilidad. Durante los últimos años el concepto de género ha avanzado al grado de convertirse en una herramienta teórica de análisis social; así por ejemplo, ha servido para incluir en las estadísticas divisiones por sexo, que antes no se realizaban. También ha permitido observar cómo las mujeres han sido excluidas de la historia. Es, por tanto, un concepto que permite explicar las diferencias y desigualdades entre hombres y mujeres. Este nuevo concepto se ha nutrido de ciencias como la sexología, la psicología y la antropología, aunque también el movimiento de liberación de las mujeres (feminismo) ha sido fundamental para buscar la explicación sobre las diferencias entre los géneros, ha logrado sacar a la luz pública un problema social que en la época de los sesentas hizo crisis: la subordinación de las mujeres. Las teóricas feministas se hicieron muchas preguntas, como ¿cuáles eran los orígenes de la subordinación?, ¿por qué las mujeres no tienen igualdad de oportunidades en la mayor parte de las sociedades? Los niveles de pobreza afectan más a las mujeres y los niños, y han logrado que el problema, antes invisible, se reconozca y discuta en muchos ámbitos: político, religioso, social, escolar, etcétera. El concepto de género es complejo, se relaciona con otros conceptos. Para el análisis social se tiene que tomar en cuenta factores como la clase social, la etnia, o el grupo de edad, para obtener una idea integral de la conformación de un individuo y de sus relaciones sociales. Como ejemplo de cómo se relacionan el género y la clase social, la investigadora Ann Oakley (1972), ha señalado que los niños y niñas de la clase obrera aprenden antes los papeles de género que las niñas de clase media. También señala que la clase obrera tiene concepciones sobre el género más rígidas y estereotipadas que la clase media, que permite mayor libertad a las mujeres para acoplarse a sus papeles de género. El conocimiento acerca del origen de las desigualdades no garantiza que se lleven a cabo acciones para evitarlas. Para entender realmente cómo se originan y qué efecto tienen sobre la vida de los individuos se utiliza la denominada perspectiva de género, que puede definirse como la inclusión en todos los ámbitos de la vida (por ejemplo, los académicos, políticos, religiosos, etc.) de una visión que toma en cuenta las características específicas

22


Diplomado en Gerontología Social

que tiene el género y cómo se expresa en la sociedad y en la historia. Esta óptica permite proponer opciones de equidad en las relaciones entre los géneros. Sin embargo, mucho de lo que se ha dicho sobre la categoría de género carece de líneas de acción o propuestas organizativas basadas en la comunidad; es decir, no se pasa de la reflexión a la acción.

8.1. La construcción social del género En todas las sociedades existen instituciones y mecanismos a través de los cuales se trasmite la cultura; ésta abarca muchos elementos como el lenguaje, la cosmovisión, las reglas morales, las religiones y el género, por mencionar algunas de ellas. Desde el momento del nacimiento, a todos los seres humanos se les asigna uno u otro género. Esta asignación genérica es realizada por el médico, la partera o la familia a través de la observación de los órganos sexuales externos. Así, a partir de una característica biológica se define una característica cultural que afectará a la persona durante el resto de la vida, ya que desde ese momento de inicia un trato diferencial y a través de éste el aprendizaje de género. Se puede decir que el género es la primera asignación en la vida que determina muchos otros aspectos de la existencia de los individuos, como son la identidad genérica, los papeles de género, la orientación hacia el trabajo y otras más. La familia es para los seres humanos la primera fuente de aprendizaje, de modo que una vez que se ha dado la asignación genérica, el trato de la familia con el recién nacido tomará características propias para el género asignado. Estas características corresponden a las pautas que la sociedad ha marcado para el comportamiento de hombre o mujer, y se les llama roles o papeles de género, aunque también se les conoce como papeles o roles sexuales; así, por ejemplo, en la mayor parte de las sociedades occidentales, si la recién nacida es niña se le pondrá ropa de color rosa y se le hablará con dulzura; la bebé será cargada con suavidad y le corresponderá un nombre catalogado como femenino. En cambio si es varón usará ropa de color azul, se le hablará en un tono más categórico, se mencionará que es fuerte y su nombre será masculino. En esta sociedad se caracteriza generalmente a las mujeres como personas débiles, dependientes y pasivas, en tanto que algunas de las características asignadas a los hombres son la fortaleza, la agresividad y la actividad. Ambos bebés, niño y niña, aprenderán también la valoración desigual que la sociedad confiere a los géneros: lo masculino altamente valorado y lo femenino devaluado. Incluso esta diferencia de valor, como muchas otras asociadas al género, quedará registrada como algo natural y exclusivo de la diferencia sexual y casi nunca reconocida como construcción social.

23


Diplomado en Gerontología Social

9. Visión Cristiana de La Sexualidad No hay razón para considerar el sexo como algo malo y pecaminoso. Cuando vemos lo que dice la Biblia sobre el sexo, veremos que el propósito de Dios era que fuera uno de los más bellos y espléndidos regalos. Su propósito no es solamente la reproducción sexual. Dios diseñó el sexo para desarrollar una relación matrimonial efectiva basada en el deleite y placer mutuo del mismo. Dios diseñó el sexo para el placer, como una expresión de amor para el disfrute tanto del hombre como de la mujer. El sexo no debe ser un deber doloroso La relación entre religión y sexualidad implica una moral sexual, entendida no tanto como parte de la moral general o común a todos, sino como la parte de la moral religiosa que implica restricciones u obligaciones al comportamiento sexual humano. Varía enormemente en el tiempo entre unas y otras épocas, así como entre distintas civilizaciones o culturas. Las normas sociales, los estándares de conducta de las sociedades en cuanto a la sexualidad, suelen ligarse a creencias religiosas de variadas líneas religiosas. De acuerdo con esto, la mayor parte de las religiones han visto la necesidad de dirigir la cuestión de un papel "propio" de la sexualidad en las interacciones humanas. Diferentes religiones tienen diferentes códigos de moral sexual, que regulan la actividad sexual o asignan valores normativos a ciertas acciones o pensamientos cargados de contenido sexual5.

10. Sexualidad y espiritualidad La sexualidad está cercanamente relacionada a la espiritualidad de varios modos. En sus aspectos negativos de lujuria, excesos sexuales, degradación y violación, parece como la antítesis de la espiritualidad, y a esta luz ha sido considerada en la tradición cristiana. Sin embargo, en sus aspectos positivos, nuestra sexualidad puede abrir nuestros corazones al amor, y habilitarnos a tener experiencias similares a estados meditativos y dicha mística durante, o en vez de un orgasmo y su posluminiscencia.

10.1. ¿Qué es la Espiritualidad? En este contexto, “espiritualidad’ significa, un esfuerzo para acelerar la evolución de la conciencia, la cual, se manifiesta en las funciones de nuestros cuerpos energéticos y la formación de los más altos cuerpos de energía. Esto según muchos estudiosos de ello, es la

5

Patxi-Loidi. Visión cristiana de la sexualidad. Cuadernos fe y justicia 8, Ediciones EGA. Bilbao-1987

24


Diplomado en Gerontología Social

próxima etapa en la evolución espiritual de la humanidad, como formando una sociedad basada en la cooperación, el amor y la compasión. Según el yoga el sexo es el acto sagrado de dos almas, uniéndose y fusionándose en una; una experiencia fuera de ordinario, donde el baile de polaridades y los cuerpos sutiles trascienden, y se une en uno, como en el Tantra. Es una de las experiencias físicas más cercanas a la unión con el infinito. De una manera menos obvia, las energías sexuales pueden ser canalizadas hacia arriba para desarrollar nuestros centros energéticos o sistema de chacras, y cuerpos con una energía más alta. Según las enseñanzas esotéricas y de yoga, todo esto es parte de nuestra evolución espiritual. En los sutras de Patanjali, uno de los pilares del yoga, el tercer Yama es Brahmachaya. Este Yama siempre ha sido controversial, ya que significa contingencia. Si el sexo es divertido, es agradable, es creativo, entonces ¿por qué alguien elegiría practicar la contingencia? La idea del celibato para sacerdotes, monjas y monjes es para espiritualizar las energías sexuales como en la meditación, rituales y otras prácticas devocionales. Mientras esto generalmente involucra ejercicios conscientes como en yoga, los místicos cristianos comúnmente transforman sus energías sin conocimiento consciente, a través de intensa devoción. Si los celibatos religiosos luchan por suprimir su sexualidad, ellos entienden mal la razón más profunda para la práctica del celibato, y bloquean su evolución espiritual en ese nivel. Si las prácticas devocionales no conducen a la transmutación de energías sexuales, entonces es mucho mejor encontrar un desagüe o salida natural. La supresión siempre conduce a problemas. El acto sexual desde la descripción del diccionario es "unión sexual que implica la penetración de la vagina por el pene". Aquí se describe el acto físico del sexo, sin mencionar ninguna de las observaciones anteriores, que involucra todo el ser, una visión holística. Las enseñanzas desde la visión holística explican cómo la energía sexual es una de las más poderosas, y cuando es dirigida a los Chacras superiores puede llevar al más iluminado de los estados del Ser. El semen es llamado "ojas", y su malgasto no es conveniente. El semen, es no sólo un fluido sexual sino que también es un lubricante para el cerebro y el sistema nervioso. Según la teoría yogica necesitamos ochenta bocados de alimento para producir una gota de sangre, y ochenta gotas de sangre para producir una gota de semen. La mayoría de la gente conoce a algún sacerdote, o personas que practica el celibato con el objetivo de llegar a éstos altos estados más elevados del Ser.

25


Diplomado en Gerontología Social

Piense en toda la energía que gastamos consciente o inconscientemente a causa de sexo, la comprar, las preferencias sexuales (heterosexual, bisexual, homosexual), la manera que lucimos, etc. Tome solo un segundo imaginando cómo sería su vida de diferente si el sexo no estuviese como imagen (en la manera que vestimos, actuamos, en nuestro medio ambiente, etc.). Entonces usted se dará cuenta del papel tan importante que juega el sexo en su vida. Desde la visión espiritual las siguientes son algunas pautas para crear uniones sanas y se les da el nombre de “uniones sagradas”: -

Desarrolle una relación con su Ser espiritual primero.

-

Alimente una relación basada en puro amor y aceptación.

-

Debe haber compromiso con la relación, y confianza.

-

En la unión “Este presente, sienta, experimente y comuníquese”.

-

Disfruten juntos de una práctica espiritual.

Hay centenares de diferentes técnicas tántricas, taoístas, yoga y de meditación para transformar la energía sexual hacia el Kundalini, o energía espiritual. La energía espiritual es una parte más densa de nuestra energía general de la fuerza de la vida, que puede ser liberada como energía Kundalini y conducida hacia arriba. Su principal propósito es el de facilitar el crecimiento espiritual desarrollando nuestro sistema de chacras y cuerpos de energía más alta. De alguna manera, este es un alto ideal para todas las religiones, pero especialmente expresada en el Budismo y la Cristiandad. Amor y compasión son las expresiones de un centro abierto del corazón. Por lo tanto, estas prácticas pueden ser utilizadas por todas las parejas en cualquier edad y especialmente en edades donde el camino a la trascendencia a veces es mayormente buscado, en la adultez mayor. Los métodos tántricos, Taoístas y yoga tratan de ir más allá, desarrollando rápidamente todo el sistema de chakras y un cuerpo de energía más alto. Estos métodos pueden ser aprendidos y practicados para seguir disfrutando de la sexualidad desde una perspectiva no solo física y poder alcanzar varios estados de dicha y felicidad psíquica que perduren y revitalicen y son los orgasmos cerebrales o espirituales, que están relacionados con la actividad de la dopamina. Tradicionalmente, el Tantra fue visto y usado como método para habilitar a los hombres a alcanzar la iluminación, mientras las mujeres eran solamente herramientas usadas, aun que

26


Diplomado en Gerontología Social

eran ritualmente adoradas como diosas. Esto ha cambiado en las prácticas modernas de occidente, donde las mujeres son ahora completamente iguales a los hombres.

11. Derechos Sexuales y Reproductivos de la Persona Adulta Mayor

11.1. Los Derechos Humanos En su Art. 1 la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, ONU, asegura que “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”. Esta afirmación se complementa con la definición planteada por la misma ONU en relación a los Derechos Humanos, asegurando que éstos “son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Todos tenemos los mismos derechos humanos, sin discriminación alguna. Estos derechos son interrelacionados, interdependientes e indivisibles. Los derechos humanos universales están a menudo contemplados en la ley y garantizados por ella, a través de los tratados, el derecho internacional consuetudinario, los principios generales y otras fuentes del derecho internacional. El derecho internacional de los derechos humanos establece las obligaciones que tienen los gobiernos de tomar medidas en determinadas situaciones, o de abstenerse de actuar de determinada forma en otras, a fin de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales de los individuos o grupos”. El enfoque de derechos humanos "...es un marco conceptual para el proceso de desarrollo humano que desde el punto de vista normativo está basado en las normas internacionales de derechos humanos y desde el punto de vista operacional está orientado a la promoción y la protección de los derechos humanos."6 Este enfoque, permite identificar a los titulares de derechos (ciudadanía), a los titulares de las obligaciones (Los Estados), sus obligaciones establecidas en los cuerpos normativos internacionales ratificados. 11.2. Derechos Sexuales y Reproductivos 6

Preguntas frecuentes sobre el enfoque de derechos humanos en la cooperación para el desarrollo. 2006. Oficina del alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, New York y Ginebra, Pág.15.

27


Diplomado en Gerontología Social

De acuerdo con la Guía para la formación en Derechos Sexuales y Reproductivos para Población en Situación de Desplazamiento con Énfasis en Violencia Intrafamiliar y Delitos Sexuales, elaborada por el Programa de Atención Integral a la Violencia Sexual, Profamilia, de Colombia y dentro del Convenio Defensoría del Pueblo en el año 2006, “Se ha dicho que los derechos sexuales y derechos reproductivos son los más humanos de todos los derechos y representan el pilar fundamental para el ejercicio de la ciudadanía, entendida más allá de la simple posibilidad de tomar decisiones en el ámbito público (elegir y ser elegido); ya que implica la posibilidad de mujeres y hombres de tomar decisiones autónomas sobre su propio cuerpo y vida en los campos de la sexualidad y la reproducción. ¿Si a los hombres y mujeres como ciudadanos y ciudadanas les es permitido decidir el destino de sus países, cómo se les puede privar de tomar decisiones acerca del destino de sus cuerpos? “En el marco de los derechos humanos, los derechos sexuales, incluyen los derechos de todas las personas a: Decidir de manera libre y responsable sobre todos los aspectos de su sexualidad, incluyendo el promover y proteger su salud sexual; libres de discriminación, coacción o violencia en su vida sexual y en todas sus decisiones sexuales, esperar, exigir igualdad, consentimiento completo, respeto mutuo y responsabilidad compartida en las relaciones sexuales. Los derechos reproductivos incluyen los derechos individuales y de las parejas a: decidir libre y responsablemente el procrear o no, el número de hijos/as, el momento de tenerlos, a que intervalo hacerlo, con quien y tomar decisiones sobre la reproducción libre de discriminación, coacción y violencia. Tener la información, educación para alcanzar el estándar más alto de salud sexual y reproductiva”7.

11.3. ¿Cuál es el alcance de los derechos sexuales? Puede decirse que son aquellos que permiten regular y tener control autónomo y responsable sobre todas las cuestiones relativas a la sexualidad, sin ningún tipo de coacción, violencia, discriminación, enfermedad o dolencia. Para las mujeres los derechos sexuales tienen un especial significado, pues involucran el derecho a ser tratadas como personas integrales y no como seres exclusivamente

7

Ministerio de Salud (2012). Política de Salud Sexual y Reproductiva, Diario Oficial, Tomo No. 396 y Acuerdo No. 1181 del 15 de agosto de 2012, 43p.

28


Diplomado en Gerontología Social

reproductivos y a ejercer la sexualidad de manera placentera sin que ésta conlleve necesariamente un embarazo. Estos derechos se apoyan básicamente en: •

La capacidad de hombres y mujeres de disfrutar de relaciones sexuales satisfactorias.

La ausencia de toda clase de violencia, coacción o abuso.

El acceso a servicios de salud sexual que permitan atender y prevenir las infecciones, dolencias y enfermedades que afecten el ejercicio placentero de la sexualidad, incluidas las de transmisión sexual y el VIH/Sida.

La posibilidad de separar el ejercicio de la sexualidad, de la reproducción.

Los derechos sexuales implican, entre otros: •

El derecho a reconocerse como seres sexuados.

El derecho a fortalecer la autoestima y autonomía para adoptar decisiones sobre la sexualidad.

El derecho a explorar y a disfrutar de una vida sexual placentera, sin vergüenza, miedos, temores, prejuicios, inhibiciones, culpas, creencias infundadas y otros factores que impidan la libre expresión de los derechos sexuales y la plenitud del placer sexual.

El derecho a vivir la sexualidad sin violencia, coacción, abuso, explotación o acoso.

El derecho a escoger las y los compañeros sexuales.

El derecho al pleno respeto por la integridad física del cuerpo y sus expresiones sexuales.

El derecho a decidir si se quiere iniciar la vida sexual o no, o si se quiere ser sexualmente activa/o no.

El derecho a tener relaciones sexuales consensuadas.

El derecho a decidir libremente si se contrae matrimonio, se convive con la pareja o si permanece sola/o.

El derecho a expresar libre y autónomamente la orientación sexual.

29


Diplomado en Gerontología Social

El derecho a protegerse del embarazo y de las infecciones y enfermedades de transmisión sexual.

El derecho a tener acceso a servicios de salud sexual de calidad.

El derecho a tener información sobre todos los aspectos relacionados con la sexualidad, conocer cómo funciona el aparato reproductor femenino y masculino y cuáles son las infecciones y enfermedades que se pueden adquirir a través de las relaciones sexuales.

11.4. ¿Qué alcance tienen los derechos reproductivos? Permiten a las personas tomar decisiones libres y sin discriminaciones sobre la posibilidad de procrear o no, de regular la fecundidad y de disponer de la información y medios para ello. También implica el derecho de tener acceso a servicios de salud reproductiva que garanticen una maternidad segura, la prevención de embarazos no deseados y la prevención y tratamiento de dolencias del aparato reproductor como el cáncer de útero, mamas y próstata. Estos derechos se apoyan en dos principios fundamentales: 1. Autodeterminación reproductiva, entendida como el derecho básico de todas las personas de decidir sobre su posibilidad de procrear o no, y en ese sentido planear su propia familia. 2. Atención de la salud reproductiva, que incluye medidas para promover una maternidad sin riesgos, tratamientos de infertilidad, acceso a toda la gama de métodos anticonceptivos (incluyendo la anticoncepción de emergencia) y programas de atención de cáncer uterino, de mamas y próstata. Los derechos reproductivos implican específicamente: •

El derecho a decidir libre y responsablemente el número de hijos y el intervalo entre ellos, y a disponer de la información, educación y medios para lograrlo.

El derecho de hombres y mujeres de decidir de manera libre y responsable la posibilidad de ser padres o madres.

El derecho a decidir libremente el tipo de familia que se quiere formar.

El derecho a acceder a métodos anticonceptivos seguros, aceptables y eficaces (incluyendo la anticoncepción de emergencia).

30


Diplomado en Gerontología Social

El derecho de las mujeres a no sufrir discriminaciones o tratos desiguales por razón del embarazo o maternidad, en el estudio, trabajo y dentro de la familia.

El derecho a tener acceso a servicios de salud y atención médica que garanticen una maternidad segura, libre de riesgos en los periodos de gestación, parto y lactancia y se brinde las máximas posibilidades de tener hijos sanos.

El derecho a contar con servicios educativos e información para garantizar la autonomía reproductiva.

31


Diplomado en Gerontología Social

12. Políticas y Programas de Atención Pública a la Persona Adulta Mayor relacionados con la Salud Sexual y Reproductiva en El Salvador En el año 2002 se aprobó en El Salvador la “Ley de Atención Integral para la Persona Adulta Mayor”, la cual detalla los diferentes ámbitos de atención con enfoque de derecho que tiene esta población. Se considera persona adulta mayor a todo hombre o mujer que ha cumplido 60 años de edad. La representación social de la persona adulta mayor se ha caracterizado por una variabilidad a lo largo de la historia, debido a la existencia de la exclusión de este grupo poblacional en los diferentes ámbitos. Considerando que actualmente el país se encuentra en un proceso franco de transición demográfica, con tendencia a ser cada vez mayor este grupo de población en relación al total, hace necesario rediseñar los lineamientos existentes para este grupo de edad. En el año 2008, se crea por el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social la Norma de Atención Integral al Adulto Mayor, a través de la cual se buscaba establecer disposiciones técnico operativas para la atención integral en salud de las personas adultas mayores, estandarizando las acciones a ejecutar por los proveedores de servicios de salud, orientados a favorecer estilos de vida saludable y conductas de autocuidado de la salud, la participación activa de las personas adultas mayores y la comunidad. En lo referente a la Salud Sexual en las personas adultas mayores, es objeto de variados prejuicios y mitos, ya que se piensa que las personas adultas mayores pierden todo el interés sexual cuando envejecen, disminuyendo la demanda y oferta de servicios en esta área de la salud. Así también es de considerar que la reproducción en el hombre mayor de 60 años está disminuida pero no nula. Por lo tanto la actividad sexual sigue presente en hombres y mujeres, requiriendo atención al respecto, observándose en los últimos años un aumento importante en los casos de ITS-VIH/Sida en este grupo de población, reportando para el año 2009, 133 casos nuevos y 122 para el año 2010, en su mayoría hombres 77.7% y de procedencia urbana. La población mayor de 60 años para el 2011 es de 622,129 representando el 10% de la población. La relación entre hombres y mujeres es de 43.9% y 56.1% respectivamente. En el último quinquenio el 97% de las muertes por cáncer de próstata se da en hombres mayores de 60 años.

12.1. Política de Salud Sexual y Reproductiva La Política de Salud Sexual y Reproductiva, es creada por el Ministerio de Salud, y publicada en el Diario Oficial, en el Tomo No. 396 y Acuerdo No. 1181 del 15 de agosto de 2012, a

32


Diplomado en Gerontología Social

través de la cual se busca establecer programas de información, educación sexual y atención en salud sexual y reproductiva orientados a grupos de edad escolar, preadolescentes, adolescentes, mujeres y hombres durante todo el ciclo vital; con el fin de que el Estado garantice el Derecho a la Salud Sexual y Reproductiva de la población. Por lo tanto la Política establece que: “La Salud Sexual y Reproductiva está definida como el estado completo de bienestar físico, mental y social de la población, en los ámbitos de la sexualidad y la reproducción, incluyendo la capacidad de disfrutar de una vida sexual satisfactoria y sin riesgos con la visión de la Salud Sexual y Reproductiva, más allá de la reproducción, incorporando el marco ético de los Derechos Humanos y las desigualdades de género, integralidad que sobrepasa los aspectos reproductivos y la visión patriarcal exclusiva de una sexualidad heterosexual y reproductiva. Los Derechos Sexuales y Reproductivos están inmersos dentro de los Derechos Humanos, se basan en el reconocimiento de la autonomía y libertad de las personas a tomar decisiones voluntarias, libres e informadas, respecto a la sexualidad y la reproducción, a fin de garantizar el desarrollo libre, sano, seguro y satisfactorio de la vida sexual y reproductiva, sin discriminación, riesgo, coacción y violencia. La promoción y consolidación de una sexualidad sana inicia desde la infancia, trasciende en la adolescencia, madura en la adultez y permanece en la vejez. El proceso reproductivo está íntimamente relacionado a la construcción de la sexualidad e incide en el momento de iniciar las relaciones coitales, la voluntad o no de embarazarse y la forma en que acceden o no a una maternidad segura. Todo el proceso está vinculado directamente a las determinantes sociales.

12.1.1. Situación de la salud sexual y reproductiva La Salud Sexual y Reproductiva se había focalizado en los aspectos biológicos de la reproducción y evaluado desde las tasas de fecundidad; sobre una base sociocultural que identifica la construcción de la identidad de género de las mujeres centralizada en la maternidad, subordinada al poder masculino, lo que las obliga a someterse a embarazos y prácticas sexuales de riesgo, a familias numerosas y aceptar embarazos impuestos, entre otros. Así la oferta de salud sexual y reproductiva está mayormente orientada a servicios de salud materna y planificación familiar.

33


Diplomado en Gerontología Social

La sexualidad vista exclusivamente heterosexual y reproductiva, ha excluido a grupos con orientación sexual no tradicional e históricamente ignorados en la provisión de servicios y el respeto a sus derechos. En El Salvador se han desarrollado esfuerzos institucionales a favor de la Salud Sexual y Reproductiva, actualmente se plantea la necesidad de un enfoque más allá de la reproducción, en el marco ético de los Derechos Humanos, la equidad de género y las determinantes sociales de la salud, que atienda las necesidades de grupos tradicionalmente excluidos o poco atendidos, como la población con discapacidad y aquella con orientación sexual no tradicional.

12.1.2 Situación de la Salud Sexual y Reproductiva durante el ciclo de vida Los procesos de Salud Sexual y Reproductiva se inician desde el nacimiento con la socialización genérica diferenciada entre niños y niñas, lo cual juega un papel importante en la creación de conductas y el ejercicio de la SSR a lo largo de su ciclo de vida, vinculados también a las determinantes sociales y a las prácticas de violencia entre los diferentes integrantes de la familia, con detrimento a niños, niñas y mujeres. a) En la Niñez La mortalidad infantil (menor de 1 año) es de 16 por 1,000 nacidos vivos, de éste más de la mitad corresponde a la mortalidad neonatal (9 por mil nacidos vivos), dentro de esta última un 80% ocurre en los primeros 7 días de vida (FESAL 2008). A nivel institucional las principales causas están relacionadas a prematurez, malformaciones congénitas, sepsis neonatal, trastornos respiratorios y asfi xia al nacimiento. La mortalidad perinatal está asociada grandemente a procesos relacionados con el embarazo y atención del parto, así como a situaciones o condiciones de las mujeres previas a la concepción. b) En la Adolescencia La adolescencia es un período de cambios bio-psico-sociales importantes. El aparecimiento de las características sexuales secundarias en ambos sexos, unido al surgimiento de procesos de formación de identidad, así como los compromisos sociales que van desde la posibilidad de embarazarse y de asumir roles que no son acordes al desarrollo psicosocial, la vuelven una etapa especialmente vulnerable. La primera relación sexual premarital es del 21.8% en las mujeres menores de 15 años de edad y asciende al 68.9% en las de 15 a 19 años. La tasa específica de fecundidad para el grupo de 15 a 19 años de edad es de 89 por 1000 mujeres. El porcentaje de adolescentes

34


Diplomado en Gerontología Social

con experiencia de embarazo asciende significativamente del 8.4% entre las mujeres que tienen 15 años de edad al 43.3% entre quienes tienen 19 años. El 18% del grupo de mujeres de 15 a 19 años tiene al menos un(a) hijo(a) actualmente vivo(a). En relación a la pareja, los datos indican que el 13.5% de las mujeres de 15 a 19 años tuvieron la primera relación sexual con hombres 10 o más años de edad, mayores que ellas (FESAL 2008). Esto facilita la violencia de pareja por género y de edad, lo que hace avanzar hacia el ejercicio responsable de la sexualidad en la población adolescente sea una prioridad en los Programas de Salud Sexual y Reproductiva. En el año 2011 el Ministerio de Salud reporta 84,752 inscripciones prenatales, de las cuales el 31.4% son mujeres adolescentes. La inscripción de métodos de planificación familiar fue de 36%, la atención institucional de partos en adolescentes correspondió al 29.1%. Además correspondió a este grupo poblacional el 11% de muertes maternas. Así mismo para el año 2011, el Ministerio de Salud reportó como primera causa de muerte en mujeres adolescentes de 15 a 19 años la muerte autoinfligida por efectos tóxicos de sustancias de procedencia no medicinal, muchos de estos casos relacionados con embarazos no deseados o conflictos derivados de un ejercicio inadecuado de la SSR. c) En la Mujer Adulta En la edad adulta el enfoque de derechos en cuanto a SSR, de hombres y mujeres, tiene como finalidad mejorar la calidad de vida en los niveles individuales y relacionales (pareja, hijos e hijas, familia, comunidad) a través del conocimiento y control de las determinantes de la SSR, así como la prestación de servicios integrales e integrados de calidad que permitan tomar acciones responsables encaminadas a la Salud Sexual y Reproductiva, todo ello en el contexto del impulso de la Reforma de Salud. La Maternidad Segura está sustentada en la calidad del control prenatal para obtener resultados favorables en el momento del parto, ya que éste permite una valoración del riesgo reproductivo y mucho más si se inicia el proceso de la reproducción con una atención preconcepcional. En relación a la tasa de fecundidad los datos de FESAL 2008 reportan 2.5 hijos por mujer. La edad mediana a la primera unión conyugal es de 20 años y la del primer nacimiento 20.8 años. Las mujeres de 15 a 44 años que usan métodos de planificación familiar representan 72.5%. De ellas el 40% usa métodos temporales y 32.4% permanentes. La mayor fuente de anticonceptivos en el país es el Ministerio de Salud en un 56.6%. La inscripción precoz de la atención prenatal es del 76.8% y el 69.9% de este porcentaje cumple 5 controles o más. La

35


Diplomado en Gerontología Social

atención del parto hospitalario es de 84.6% y de éstos el 24.9% es por cesárea. El control posparto antes de las primeras 6 semanas es de 52.8 %. En el año 2011 la tercera causa de mortalidad en mujeres de 20 a 59 años es el VIH y Sida. De las primeras 6 causas de morbilidad cinco de ellas están relacionadas con el embarazo, parto y puerperio. Las muertes maternas en su mayoría son por causas directas del embarazo, ocasionadas principalmente por enfermedades hipertensivas del embarazo y hemorragias post parto, la mayoría de ellas prevenibles. Las muertes maternas indirectas están ocasionadas por causas autoinfligidas, cardiopatías, lupus eritematoso sistémico, neumonía, cáncer e insufi ciencia renal. En relación al Objetivo de Desarrollo del milenio 5: "Mejorar la Salud Materna", meta 5A, reducir entre 1990 y 2015, la mortalidad materna en tres cuartas partes, se ha logrado llegar a esta meta en los años 2010 y 2011 con una razón de mortalidad materna de 51.8 y 50.8 por 100,000 nacidos vivos respectivamente. Según GLOBOCAN 2008, en El Salvador, la primera causa de muerte por cáncer en las mujeres es el de cérvix, la segunda causa el gástrico y en tercer lugar el Cáncer de mama. La toma de Papanicolaou en los últimos 2 años, es de 67.5% de mujeres (FESAL 2008). d) En el Hombre Adulto En general los hombres utilizan los servicios de SSR en menor proporción que las mujeres. Actualmente existen evidencias de que los hombres están mostrando más interés en su salud sexual y reproductiva, aun así se evidencia poca participación de ellos en el proceso de reproducción y existe limitada oferta de servicios que los incluyan y los asistan. La construcción de la identidad masculina está relacionada a las prácticas sexuales de riesgo. La Población adulta masculina (20 a 59 años de edad) para el 2011 es de 1,344,917 lo que representa el 22% de la población total (Proyecciones DIGESTYC 2010). Las causas de consulta por patologías relacionadas a la SSR en el adulto masculino reportadas por MINSAL en el año 2011 son en primer lugar hiperplasias de la próstata con 3,145 casos; en segundo lugar la orquitis y epididimitis con 1,227 casos y en tercer lugar la balanoprepucitis con 1043 casos. Además las consultas por tumores malignos más frecuentes son próstata con 131 casos, testículo 122 casos y pene 56 casos. Según datos del MINSAL del año 2010, en relación al VIH e infecciones de transmisión sexual, del total de hombres con el VIH el 86% (995) corresponde al grupo de edad entre 20 y 59 años, igualmente el porcentaje de casos nuevos de SIDA es de 92% (80) para este mismo grupo. Las consultas por infecciones de transmisión sexual más frecuentes son en

36


Diplomado en Gerontología Social

primer lugar la infección gonocócica con 865, en segundo lugar las infecciones debidas a herpes genital con 636, en tercer lugar verrugas anogenitales con 533 y además la sífilis con 370. La planificación familiar en el hombre, según datos de FESAL 2008 es de 3.6% para el uso de condones y de 0.2% para vasectomía, evidenciándose que el uso de métodos para planificar la familia está centrada principalmente en las mujeres. La educación con respecto a la andropausia para reconocer signos y síntomas, tanto en el personal de salud como en el usuario es deficiente. e) En adulto y adulta mayor En el año 2002 se aprobó en El Salvador la "Ley de Atención Integral para la Persona Adulta Mayor", la cual detalla los diferentes ámbitos de atención con enfoque de derecho que tiene esta población. Se considera persona adulta mayor a todo hombre o mujer que ha cumplido 60 años de edad. La representación social de la persona adulta mayor se ha caracterizado por una variabilidad a lo largo de la historia, debido a la existencia de la exclusión de este grupo poblacional en los diferentes ámbitos. Considerando que actualmente el país se encuentra en un proceso franco de transición demográfica, con tendencia a ser cada vez mayor este grupo de población en relación al total, hace necesario rediseñar los lineamientos existentes para este grupo de edad. En lo referente a la Salud Sexual en las personas adultas mayores, es objeto de variados prejuicios y mitos, ya que se piensa que las personas adultas mayores pierden todo el interés sexual cuando envejecen, disminuyendo la demanda y oferta de servicios en esta área de la salud. Así también es de considerar que la reproducción en el hombre mayor de 60 años está disminuida pero no nula. Por lo tanto la actividad sexual sigue presente en hombres y mujeres, requiriendo atención al respecto, observándose en los últimos años un aumento importante en los casos de ITS-VIH/Sida en este grupo de población, reportando para el año 2009, 133 casos nuevos y 122 para el año 2010, en su mayoría hombres 77.7% y de procedencia urbana. La población mayor de 60 años para el 2011 es de 622,129 representando el 10% de la población. La relación entre hombres y mujeres es de 43.9% y 56.1% respectivamente. En el último quinquenio el 97% de las muertes por cáncer de próstata se da en hombres mayores de 60 años.

37


Diplomado en Gerontología Social

II.

Metodología

El procedimiento que se siguió para llevar a cabo la investigación se inició con la elaboración de un protocolo de investigación el cual contiene la fundamentación teórica sobre el tema de investigación, la planificación y los pasos a seguir para el desarrollo de la misma. Luego de realizada la investigación documental y bibliográfica se establecieron los contactos con personeros del Ministerio de Salud encargados del Programa de Salud Sexual y Reproductiva, se decidió por cuestiones de tiempo, accesibilidad y cobertura, realizar la investigación en dos unidades de salud: San Miguelito y Barrios. Posteriormente se estableció contacto con los Directores de las Unidades de Salud con quienes se definió las fuentes de las que se obtuvo la información para esta investigación: Profesionales encargados de programas de atención a la Persona Adulta Mayor y Personas Adultas Mayores usuarias de los servicios de dichas unidades. Determinadas las fuentes y elaborados los instrumentos, se procedió a la recolección, procesamiento y análisis de la información, para luego elaborar el informe que contiene resultados, conclusiones y recomendaciones. Este estudio es de tipo descriptivo – exploratorio, transversal, cualitativo y cuantitativo. El universo poblacional consta de un total de 12,000 personas adultas mayores que conforman la cobertura poblacional de ambas unidades de salud, de este total 6,500 corresponden a la Unidad de Salud de San Miguelito y 5,500 a la Unidad de Salud Barrios. La unidad muestral, fue intencional, justificable, con las características de Personas Adultas Mayores a partir de los 60 años. Para la definición de la muestra se utilizó una formula estadística partiendo de una población total de 12.000 personas. Dicha fórmula es utilizada para muestras finitas en la que se utilizó un error de predicción del 5% válido para investigaciones sociales, con un nivel de confianza del 95%.

38


Diplomado en Gerontología Social

Los instrumentos utilizados para la recolección de información fueron: a) Guía de observación y entrevistas Mediante la guía de entrevistas se recabó información relacionada con la existencia de unidades especializadas para la atención a la Persona Mayor en el área sexual y reproductiva y la formación de los profesionales en dicha área.

b) Encuesta de satisfacción Para la recolección de información con este instrumento se dividió en tres segmentos, los cuales contemplan: Aspectos Generales, percepción del usuario respecto a la eficacia de los servicios brindados por las unidades de salud, percepción del usuario respecto a la eficiencia de los servicios brindados por las unidades de salud. Ambos instrumentos utilizados fueron avalados por el asesor de la investigación y por médicos encargados de los programas de atención a las Personas Adultas Mayores. Antes de proceder a la recolección definitiva de la información se realizó una prueba piloto que permitió mejorar dichos instrumentos, tanto en aspectos de redacción comprensible como en la depuración de contenido en las preguntas de investigación.

39


Diplomado en Gerontología Social

III.

Resultados

I Parte •

Resultados de las guías de observación y entrevistas realizadas a jefaturas y personal de las unidades de salud encargado de la atención a las personas mayores

Las personas entrevistadas en cada unidad de salud fueron las siguientes: Directora de la unidad de salud, Jefe de enfermería, dos de los profesionales encargados del programa del adulto mayor y el responsable del programa de salud sexual y reproductiva. Se encontró lo siguiente: •

De manera unánime informaron que no existe una unidad especializada que atienda a las personas mayores en salud sexual y reproductiva.

La manera en que es atendido el adulto mayor cuando solicita los servicios de salud sexual y reproductiva, es de la misma forma como se atiende a cualquier otro usuario y se hace dentro de los programas generales y de especialidad que la unidad de salud ofrece.

En relación a la existencia de programas especializados en salud sexual y reproductiva para el adulto mayor igualmente manifestaron la inexistencia de ellos. Solamente existe un programa de atención al adulto mayor bastante general desde el cual se trata de cubrir algunas necesidades particulares de la persona mayor, como las siguientes:

1. Realización de controles preventivos de salud como chequeos sanguíneos, citología, control odontológico, desparasitación y otros.

2. Educación en salud, con una programación de charlas educativas que incluyen los temas; prevención del cáncer, ejercicios y cuidados específicos para la

40


Diplomado en Gerontología Social

persona mayor, alimentación saludable, higiene y prevención de enfermedades infectocontagiosas.

3. Recreación mediante paseos esporádicos, celebraciones en días especiales, para la ejecución de estas actividades no comentaban que no cuentan con presupuesto, por lo que en muchas oportunidades hacen colectas o los profesionales encargados contribuyen económicamente para ello.

Los profesionales responsables encargados de estos programas son mayoritariamente médicos y algunas enfermeras. Todos ellos poseen formación General o especializada en otras aéreas.

Cuando se preguntó si incorporaban los componentes de derecho en las atenciones que dan a las personas mayores. Se encontró que en ambas unidades de salud ningún profesional cuenta con formación en gerontología o áreas afines y menos aún con una formación especializada en salud sexual y reproductiva en el adulto mayor. Atendiendo a los adultos mayores solamente en aéreas de carácter biomédico.

En relación a la existencia de programas de capacitación al personal que aborden los temas derecho y salud sexual y reproductiva de las personas mayores, se nos informó que no existen. Por tanto no tienen formación en temas de derecho.

Solamente son conocidos y trabajados por el personal otros derechos como los de la mujer, del niño y algo saben sobre derechos del adulto mayor pero no lo relacionado con salud sexual y reproductiva.

Entre las situaciones de salud y consultas más frecuentes que realizan las personas adultas mayores en el tema de salud sexual y reproductiva manifiestan los y las entrevistada que están las siguientes:

41


Diplomado en Gerontología Social

En las señoras algunas quejas son: Resequedad vaginal, prurito vulvar, vaginitis, frigidez, desinterés sexual, acoso de sus parejas, violencia por desinterés sexual. También solicitan atenciones preventivas para cáncer de útero y mamas. En los señores las quejas son relacionadas con su aparato genito urinario como: disuria, infección de vías urinarias, eyaculación precoz, problemas de próstata, impotencia. En la unidad de atención a personas con VIH se asisten a personas mayores.

Algunas de las necesidades de tipo psicosocial espiritual que han observado que presentan las personas mayores cuando solicitan los servicios son: necesidad de escucha, de reconocimiento, de afecto, de tener diversión, de sentirse importantes y atendidos, de sentirse útiles, de pasear, de reunirse a platicar y salir del encierro de su casa.

42


Diplomado en Gerontología Social

II Parte

Los resultados de la encuesta se dividen en dos segmentos; el primero de ellos corresponde a datos generales brindados por el 100% de los encuestados, donde se aborda información de los porcentajes correspondientes a: cantidad de encuestados por unidad de salud, sexo, edad, estado familiar, grado de escolaridad, situación que motiva la solicitud de asistencia a la unidad de salud, conocimiento sobre derechos sexuales y reproductivos, conocimiento sobre la existencia de programas específicos en temas de salud sexual y reproductiva para la persona adulta mayor, si los encuestados han recibido información en dicho tema y el porcentaje de población que ha recibido atención en salud sexual y reproductiva. A partir de éste último dato, en el que se refleja que el 53% de la población encuestada ha recibido atención relacionada con salud sexual y reproductiva, se desarrolla el segundo segmento, donde se presentan los porcentajes de las repuestas brindadas por dicho porcentaje en torno a toda la encuesta, ya que por haber recibido atención específica en salud sexual y reproductiva, brindan la información específica y necesaria para esta investigación.

2.1 Resultados de la población total de encuestados (300 encuestados) •

Gráfica Nº 1: Porcentaje de encuestados por Unidad de Salud

El gráfico refleja un porcentaje equitativo del 50% en el número de encuestas realizadas en cada una de las Unidades de Salud.

43


Diplomado en Gerontología Social

Grafica Nº 2: Sexo de la población encuestada

El grafico muestra que de la población total encuestada el 70.33% corresponde al sexo femenino y el 29.67% al sexo masculino. Grafica Nº 3: Edades de la población encuestada

El grafico muestra que el total de la población encuestada el 53% se encuentra entre las edades de 60 a 70 años, el 37% tienen entre 71 y 80 años, el 9% entre 81 y 90 años y solamente el 1% se ubican en el rango de 91 a mas años.

44


Diplomado en Gerontología Social

Grafica Nº 4: Estado familiar de la población encuestada

Respecto al estado familiar del total de la población encuestada se observa que el 30.33% se encuentra casada, el 20.33% soltera, el 18.67% viuda, 15.33% se encuentra acompañada, el 14% separada, solamente un 1.33% se encuentran divorciada. •

Gráfica Nº 5: Grado de escolaridad de la población encuestada

1 a 3° 23.33%

Con respecto al grado de escolaridad, del total de la población encuestada, el gráfico muestra que un 23.33% manifiestan no saber leer ni escribir, el 33.33% solamente han cursado entre 1º a 3° un 27.67% entre 4º y 6º grado y únicamente un 11.67% han estudiado de 7º a 9º grado, un porcentaje del 0.33% han estudiado un técnico y solamente el 0.67% ha cursado la universidad.

45


Diplomado en Gerontología Social

Grafica Nº 6: Situación que motiva la solicitud de asistencia a esta unidad de salud

El 39.33% de los encuestados expresan que asisten a la Unidad de Salud porque reciben buena atención, el 47.33% expresa que es por la cercanía y el 13.33% manifiesta que no cuentan con seguro social. •

Grafica Nº 7: Conocimiento de derechos sexuales y reproductivos de la persona adulta mayor

Al consultar a la muestra total sobre esta temática el 71.67% asegura que no conoce sobre sus derechos de salud sexual y reproductiva y sólo el 28.33% dice si conocerlos.

46


Diplomado en Gerontología Social

Gráfica No. 8: Conocimiento de las personas adultas mayores encuestadas sobre la existencia de programas de salud sexual y reproductiva para la persona adulta mayor en la unidad de salud

Los resultados muestran que un 77.67% no conocía sobre la existencia de programas sobre salud sexual y reproductiva para la persona adulta mayor en la unidad de salud, mientras que sólo un 22.33% dijo sí conocerlos. Gráfica No. 8: Personas mayores que han obtenido información mediante charlas u orientación sobre salud sexual y reproductiva de la persona adulta mayor por parte de la Unidad de Salud

Los datos muestran que un 87.67% no ha recibido charlas u orientación sobre salud sexual y reproductiva en la unidad de salud, frente a un 12.33% que asegura que sí las ha recibido.

47


Diplomado en Gerontología Social

Gráfica No. 9: Personas mayores encuestadas que han recibido atención relacionada con salud sexual y reproductiva

El 53.00% aseguró haber recibido atención en salud sexual y reproductiva, mientras que el 47.00% de los encuestados expresaron no haberla recibido.

Gráfica No. 10: Obtención de información relacionada con los derechos sexuales y reproductivos de las personas adultas mayores en la atención recibida

En la gráfica se aprecia que el 81. 33% de los encuestados manifiestan que en la atención recibida no les han dado a conocer los derechos relacionados con su salud sexual y reproductiva y solamente un 18. 66% manifiesta que si les han informado al respecto.

48


Diplomado en Gerontología Social

Gráfica No. 11: Porcentaje de personas encuestadas que han recibido consejos o información relacionada con su salud sexual y reproductiva, por el personal de salud que les atendió

Los resultados muestran que el 63.33 % de la población encuestada expresa no haber recibido del personal que le atendió, consejos o información relacionada con su salud sexual y reproductiva y el 33.66% si dice haberla recibido. Gráfica No. 12: Evaluación de los encuestados sobre la higiene de las instalaciones de la unidad salud

Los resultados expresan que un 56% de la población encuestada califican la higiene de la unidad de salud como Muy buena, un 8. 33% como Excelente, un 31. 66% como Buena y el resto que hace un total de 4.99 % la califica entre regular y mala.

49


Diplomado en Gerontología Social

Parte II: Resultados de la población que ha recibido atención en salud sexual y reproductiva Este segundo apartado muestra los datos relacionados específicamente con el objeto de esta investigación, los cuales corresponden al 53% de la población encuestada y de quienes se presenta la información brindada a cada una de las interrogantes planteadas en el cuestionario de investigación.

Gráfica No. 1: 159 personas (53% de la población total)

El 100% de la muestra ha recibido atención relacionada con salud sexual y reproductiva

50


Diplomado en Gerontología Social

Gráfica No. 2: Porcentaje de encuestados por Unidad de Salud

40.25% de encuestados corresponden a la unidad de salud de San Miguelito y 59.75 a la unidad de salud de Barrios.

Gráfica Nº 3: Sexo de la población encuestada que ha recibido atención en salud sexual y reproductiva

El gráfico muestra que de la población total encuestada el 79.87% corresponde al sexo femenino y el 20.13% al sexo masculino.

51


Diplomado en Gerontología Social

52

Gráfica Nº 4: Edades de la población encuestada que ha recibido atención en salud sexual y reproductiva 81-90 8.17%

El grafico muestra que del total de la población encuestada; el 62.89% se encuentra entre las edades de 60 a 70 años, el 28.93% tienen entre 71 y 80 años y entre 81 y 90 solamente el 8.17%. Gráfica Nº 5: Estado familiar de la población encuestada que ha recibido atención en salud sexual y reproductiva

Respecto al estado familiar del total de la población encuestada se observa que el 30.19% se encuentran casados, el 27.67% solteros, el 15.10% son viudos, el 14.47% separado, el 11.95% se encuentra acompañado, solamente un 0.63% se encuentran divorciados.


Diplomado en Gerontología Social

Gráfica Nº 6: Grado de escolaridad de la población encuestada que ha recibido atención en salud sexual y reproductiva

Del total de la población encuestada con respecto al grado de escolaridad el grafico muestra que un 23.27% manifiestan no saber leer ni escribir, un 33.96 % entre 4º y 6º grado, el 28.30% solamente han cursado entre 1º y 3º grado, el 12.58% han estudiado de 7º a 9º y solamente 1.89% han realizado estudios de bachillerato. Gráfica Nº 7: Situación que motiva la solicitud de asistencia a esta unidad de salud

El gráfico muestra que del total de la población encuestada el 40.25% expresa que asiste a la Unidad de Salud porque recibe buena atención, el 50.31% expresa que es por la cercanía y el 9.43% manifiesta que asiste porque no cuenta con Seguro Social.

53


Diplomado en Gerontología Social

Gráfica No. 8: Personas mayores que conocen sobre sus derechos de salud sexual y reproductiva

El 62.89% aseguró que no conoce sobre sus derechos sexuales y reproductivos, mientras que el 37.11% aseguran conocer sobre ellos.

Gráfica No. 9: Conocimiento de las personas mayores atendidas sobre la existencia de programas de salud sexual y reproductiva para la persona adulta mayor

El 69.18% aseguró que no conoce de la existencia de éstos programas en las unidades de salud frente a un 30.82% que dijo sí conocerlos.

54


Diplomado en Gerontología Social

Gráfica No. 10: Obtención de Información mediante charlas u orientación sobre salud sexual y reproductiva de las personas adultas mayores

Un 82.39% aseguran no haber recibido charlas u orientación relacionadas con el tema y sólo un 17.61% dice sí haberlas tenido.

Gráfica No. 11: Solicitud de atención relacionada con salud sexual y reproductiva

Del total de los encuestados, el 84.91% asegura haber solicitado la atención en esta área, mientras el 15.09% dice haberla tenido pero no haberla solicitado

55


Diplomado en Gerontología Social

Gráfica No. 12: Obtención de atención relacionada con salud sexual y reproductiva

El 100% de la población ha tenido atención relacionada con salud sexual y reproductiva

Gráfica No. 13: Obtención de información relacionada con los derechos sexuales y reproductivos de las personas adultas mayores en la atención recibida

56


Diplomado en Gerontología Social

Los resultados muestran que un 70.44% de la población que recibió atención sobre salud sexual y reproductiva, recibió información acerca de los derechos relacionados con esa área y el resto que es un 29.56% no recibió dicha información.

Gráfica No. 14: Obtención de consejos o información relacionados con la salud sexual y reproductiva de las personas adultas mayores brindados por el personal que le atendió

El 42.77% de los encuestados que recibieron atención en salud sexual y reproductiva, recibió información y consejos por parte del personal que les atendió, mientras el 57.23% no recibió dicha información.

Gráfica No. 15: Confianza brindada por el personal para que el usuario exprese la razón de su consulta/situación

57


Diplomado en Gerontología Social

El 91.19% de los encuestados expresa que el personal de la unidad de salud en la que ha recibido atención relacionada con su salud sexual y reproductiva les ha brindado confianza cuando han realizado consultas relacionadas con el tema y sólo un 8.81% dice no haber recibido el mismo trato. Gráfica No. 16: Percepción del usuario acerca de las explicaciones brindadas por el personal de salud en el tema de salud sexual y reproductiva de la persona adulta mayor

El 94.34% expresa haber comprendido fácilmente las explicaciones del personal que le atendió en el tema de salud sexual y reproductiva, mientras que un 5.66% dice no haber comprendido las explicaciones. Gráfica No. 17: Medicamentos proporcionados por la unidad de salud

58


Diplomado en Gerontología Social

El 55.35% de los encuestados asegura que la unidad de salud le ha proporcionado medicamentos cuando le han sido indicados en la consulta, mientras un 44.65% sustenta que éstos no le han sido proporcionados. Gráfica No. 18: Indicaciones claras sobre el tratamiento

En el caso de que se brinda medicamentos a los encuestados el 81.76% asegura que le han explicado de forma clara las indicaciones de uso de los mismos, mientras que un 18.24% dice que no le han explicado. Gráfica No. 19: Respeto del personal hacia creencias relacionadas acerca de la salud sexual y reproductiva de las personas adultas mayores

59


Diplomado en Gerontología Social

El 6.92 % de personas encuestadas expresó que el personal no ha sido respetuoso con ellos respecto a sus creencias relacionadas con su salud sexual y reproductiva a diferencia de un 93.08 % que dijeron que sí. Gráfica No. 20: Tiempo de atención de consulta conveniente

A un 66.04% le parece conveniente y a un 33.96% no.

Gráfica No. 21: Tiempo adecuado de espera para la consulta

60


Diplomado en Gerontología Social

Con respecto al tiempo que los adultos mayores esperan para ser atendidos un 61.64% dijo que no le pareció adecuado y un 38.36% dijo que sí.

61


Diplomado en Gerontología Social

Gráfica No. 22: Satisfacción de atención recibida respecto a la salud sexual y reproductiva

El siguiente gráfico muestra que el 71.70% de la población encuestada dice sentirse satisfecho con la atención recibida respecto a su salud sexual y reproductiva.

Gráfica No. 23: Comodidad que las instalaciones de la Unidad de Salud ofrecen durante la consulta de salud sexual y reproductiva

El 54.09% de los usuarios que han recibido atención sobre salud sexual ponderan Muy Bien la comodidad que las instalaciones de la unidad de salud ofrece, un 30.19% la pondera como bien y solamente un 15.72% como excelente.

62


Diplomado en Gerontología Social

Gráfica No. 24: Evaluación de los encuestados en relación a la higiene de las instalaciones de la unidad de salud

Según lo observado más de la mitad de los encuestados el 54.72% califica como Muy Bien la higiene de las instalaciones, un 29.79% como bien, un 12.58% como excelente y el resto que suman un 6.92% la califican como regular y mala. Gráfica No. 25: Evaluación sobre el respeto a la privacidad de las personas adultas mayores durante la consulta

Se lee en el gráfico que más de la mitad de los encuestados evalúan el respeto a la privacidad entre Excelente y Muy Bien, el 24.42% el 30.82% respectivamente. Un 29.79% la evalúan como Bien y un 4.40% como Regular.

63


Diplomado en Gerontología Social

Gráfica No. 26: Evaluación sobre la adecuación de las instalaciones para atender su consulta sobre salud sexual y reproductiva

Respecto a la adecuación de las instalaciones el 42.77% la consideran Muy Bien, el 34.59% Bien, el 15.09% como Excelente, el 5.66% Regular y únicamente el 1.89% como Mala. Gráfica No. 27: Evaluación general sobre la atención recibida en la consulta sobre salud sexual y reproductiva

Según lo que se aprecia en la gráfica el 32.08 % de los encuestados evalúa la atención en salud sexual y reproductiva recibida como Muy Bien, el 21.38% Excelente, el 20.75% Buena y el resto, el 25.78% entre Regular y Mala.

64


Diplomado en Gerontología Social

IV.

Discusión de los resultados

Tomando en consideración que la población de personas mayores va en aumento y que temas como la vivencia de la sexualidad en esta edad es algo de lo que muy poco se habla y hasta se niega por la misma persona. Incentivadas por la información obtenida en este diplomado, más la obtención de información de medios bibliográficos y por medio de las vivencias expresadas por adultos mayores y de algunos de los profesionales que atienden a esta población. Se realizó esta investigación en la que como una primera aproximación se han obtenido resultados que nos permiten realizar el análisis siguiente. Es conocido que la población de adultos mayores que asiste a las unidades de salud son regularmente personas que no tiene acceso a otro tipo de atención en salud, debido a la falta de recursos económicos. Pudo constatarse que de los adultos mayores que solicitan atención en salud en las unidades de estudio, la mayoría son mujeres, un 70.33%. Se piensa que esto es debido a que las mujeres expresan con mayor facilidad sus quejas y dolencias y probablemente tengan tendencia a cuidar un poco más de su salud que los hombres, aunque pueden haber otras razones que sería bueno investigar. Se encontró además que la edad en que mayormente consultan se encuentra comprendida en el rango de entre 60 y 70 años, lo cual disminuye visiblemente según aumenta la edad, siendo una cantidad ínfima la que consulta después de los 90 años. La mayoría de las personas mayores cuentan con un bajo nivel de escolaridad o ninguno (56.66%), la mayor formación casi en la totalidad es hasta 9° grado, esto nos lleva a pensar que el grado de acceso a la información en salud en general y en específico de la sexual y reproductiva que estas personas tienen es muy bajo. Entrando en el tema específico de esta investigación, pudo encontrarse que más del 70% de la población adulta mayor manifestó no tener conocimientos sobre sus derechos sexuales y reproductivos y hasta les parece extraño que se les interrogue respecto a sus aspectos sexuales, porque creen que eso ya no forma parte de su estado de salud en dicha edad. En las atenciones recibidas en la unidad de salud manifiestan casi la totalidad de los encuestados que tampoco les han dado información acerca de sus derechos sexuales y reproductivos y solamente han recibido información relacionada con salud sexual y reproductiva un porcentaje escaso (36.67%). Dicha informaciones o consejos regularmente han sido referentes a quejas o patologías biomédicas.

65


Diplomado en Gerontología Social

Al pasar las encuestas los resultados exponen que no tienen claridad a que se hace referencia cuando se habla sexualidad con la visión amplia y menos aún de salud sexual y reproductiva en la adultez mayor. Del total de personas encuestadas un poco más de la mitad manifiesta haber recibido atención en aspectos relacionados con su salud sexual y reproductiva, pero esta ha sido por problemas biomédicos mayoritariamente. Ellos no tienen claro que puede ser una unidad de atención en salud sexual y reproductiva, cuando han sido atendidos por este tipo de patologías esta atención la han recibido en los espacios de las consultas generales o en otras áreas que no necesariamente son de salud sexual y reproductiva. Según lo manifestado en las entrevistas realizadas a directores y encargados de programas de adultos mayores, los profesionales que atienden en los diferentes programas, casi en su totalidad no cuentan con formación gerontológica y especializada en el área de la salud sexual y reproductiva del adulto mayor. Esto hace relación con lo expresado en las encuestas, donde la mayoría de adultos mayores dice no haber recibido información de los profesionales que le atendieron (70.44) sobre derechos sexuales y reproductivo y si han recibido información es cuando han sido atendidos por prevención de cáncer y VIH y sobre algunos problemas de vías urinarias, problemas de próstata en hombres y en mujeres atención sobre afecciones vaginales. Es de hacer notar que aunque no existe una unidad especializada en salud sexual y reproductiva para el adulto mayor y que los entrevistados expongan la falta de formación especializada de los profesionales para atender la sexualidad en el adulto mayor, los usuarios cuando son atendidos manifiestan en un porcentaje alto, haber sentido confianza para expresar la razón de su consulta y además recibir explicaciones usando terminología fácil de entender por ellos. En ambas unidades de salud existe un programa de atención al adulto mayor en general que desarrolla acciones tratando de cubrir algunas de las necesidades de las personas mayores pero por referencia de los usuarios se conoció que muy poco o casi nada abordan temas relacionados con la salud sexual y reproductiva y menos aún es el aspecto psicosocial y espiritual que esta involucra. Respecto a la satisfacción de los usuarios en relación a la atención recibida se da un contraste, pues ellos hacen manifiesto en la evaluación que se sienten satisfechos de la atención que reciben, pero es de considerar que parte de ello puede deberse al desconocimiento que ellos tienen de lo que abarca la sexualidad en general, la salud sexual y reproductiva y los derechos relacionados con ella. Otro elemento importante es el grado de conformidad que tiene la población de recibir aunque sea poco de lo una institución pública le puede ofrecer.

66


Diplomado en Gerontología Social

V.

Conclusiones

La población de personas mayores que asisten a las Unidades de Salud Barrios y San Miguelito en su mayoría son del sexo femenino, sería necesario profundizar acerca del porque esto ocurre y que acciones podrían desarrollarse para dar cobertura de atención al total de las personas mayores designada por cada Unidad de Salud.

Las personas mayores que usualmente solicitan los servicios se encuentran entre las edades de 60 a 70 años y disminuye según aumenta la edad, debe investigarse que ocurre con el resto, pues probablemente muchos de ellos tendrán mayores dificultades de acceso a los servicios.

En los resultados es claramente visible la falta de información que expresan tener las personas mayores encuestadas respecto a la visión amplia de la sexualidad y en especial la sexualidad del adulto mayor y los derechos relacionados con la misma.

Es de hacer notar que los profesionales entrevistadas casi en su totalidad exponen la falta de formación especializada que existe en los recursos que atienden al adulto mayor en cuanto a; la visión amplia de la sexualidad y en especial la sexualidad del adulto mayor y los derechos relacionados con la misma. Igualmente no fue manifiesta la existencia de programas sobre esta temática o haber estado incluidos en capacitaciones relacionadas con esta especialidad.

No existe una unidad especializa que atienda a los adultos mayores en su salud sexual y reproductiva. Existe un programa de salud sexual y reproductiva pero enfocado a adolescentes y personas en edad reproductiva. Las personas mayores con problemáticas o necesidades relacionadas con su sexualidad son atendidas dentro de los programas generales. Existe solamente un programa para el adulto mayor donde se trata de darles atenciones particulares enfocadas mayoritariamente la atención preventivas de enfermedades e intervenciones educativas en temas que se detallan en anexos.

Aunque según los informantes, no hay personal especializado en el área de salud sexual y reproductiva de la persona adulta mayor, pudo notarse que los profesionales asignados al único programa que existe hacen lo mejor que pueden para atenderles dentro de otras funciones que son asignadas a ellos. En la encuesta realizada a las personas mayores en su mayoría manifiestan que cuando les atienden los profesionales de diferentes unidades, aunque no son especialistas en gerontología y sexualidad para el adulto mayor, reciben muy buena atención de parte de ellos.

67


Diplomado en Gerontología Social

Finalmente se concluye que los servicios relacionados con los derechos sexuales y reproductivos de la población adulta mayor que ofrecen las unidades de salud de san Miguelito y Barrios de la zona metropolitana de San salvador a partir de los programas que ofrecen y la cualificación del personal, no se dan con la eficacia esperada, por lo que se hacen sugerencias en el siguiente apartado.

68


Diplomado en Gerontología Social

VI.

Recomendaciones 1. Realizar con mayor detalle investigaciones relacionadas con la salud sexual y reproductiva del adulto mayor, entre ellas la no solicitud de asistencia en esta área.

2. Divulgar en la población de cobertura de las Unidades de Salud y la población en general acerca de la visión amplia de la sexualidad, la salud sexual y reproductiva del adulto mayor y en especial acerca de los derechos sexuales y reproductivos del adulto mayor.

3. Se recomienda la creación de una unidad y programas especializados para la atención de salud sexual y reproductiva de la persona adulta mayor. Teniendo en cuenta que dicha unidad sea construida con infraestructura accesible y que cuide de la privacidad que requiere este tipo de atención.

4. Capacitar en gerontología y en salud sexual y reproductiva al personal que sirva en la unidad especializada para atender a las personas adultas mayores en su salud sexual y reproductiva. Debe considerarse que los recursos a ser formados manifiesten en su accionar la inclinación a atender a este grupo etario de población.

Se sugiere que dentro de los programas de capacitación permanente incluyan contenidos de Gerontología y de Salud sexual y reproductiva para la persona mayor a todos los profesionales que en las demás aéreas de atención también atienden a personas mayores.

69


Diplomado en Gerontología Social

VII.

70

Bibliografía •

Buendía J. (1994). Envejecimiento y Psicología de salud. Ed. Siglo Veintiuno de España. Editores S.A. 151-158 p.

Ministerio de Salud (2012). Política de Salud Sexual y Reproductiva, Diario Oficial, Tomo No. 396 y Acuerdo No. 1181 del 15 de agosto de 2012, 42-44 p.

Patxi-Loidi. Visión cristiana de la sexualidad. Cuadernos fe y justicia 8, Ediciones EGA. Bilbao-1987

Sexualidad Humana, Recuperado el 15 de diciembre de 2013, http://almez.pntic.mec.es/~erug0000/orientacion/psicologia/Documentos/La %20sexualidad%20humana.pdf

La Ciencia y el Hombre, Revista de divulgación Científica y Tecnológica de la Universidad Veracruzana. Volumen XVIII N° 1. Recuperado el 18 de diciembre de 2013, de: http://www.uv.mx/cienciahombre/revistae/vol18num1/articulos/efectos_mujer/

Sexualidad en el Adulto Mayor, Recuperado el 18 de Diciembre de 2013, de: http://www.facmed.unam.mx/deptos/salud/censenanza/spivsa/antol %202%20anciano/dolores.pdf

Gerontología: La Ciencia de la Vejez. Recuperado el 18 de Diciembre de 2013, de: http://www.psicologia-online.com/monografias/4/gerontologia.shtml

¿Porque se Produce el Envejecimiento?, Recuperado el 20 de Diciembre de 2013, de: http://www.revistamundonatural.com/noticia.cfm?n=140#axzz2vQCTxywi

Preguntas frecuentes sobre el enfoque de derechos humanos en la cooperación para el desarrollo. 2006. Oficina del alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, New York y Ginebra, Pág.15.

Personas entrevistadas Unidad de salud de San Miguelito •

Lic. Rosa Araujo. Jefe de enfermeras.

Dra. Daisy machuca. Encargada del programa del Adulto Mayor.

Lic. Marlene Amaya. Encargada del programa del adulto mayor.

de:


Diplomado en Gerontología Social

Unidad de salud Barrios •

Dra. Maribel Vásquez de Sánchez. Directora de la Unidad de Salud

Li. Nuria Roxana Martínez. Jefe de enfermeras

Dr. Cristóbal Nuila. Encargado del programa del adulto mayor

Dra. Xenia García de Barraza. Encargada del programa del adulto mayor.

71


Diplomado en Gerontología Social

ANEXOS • • • • • •

Instrumento de Guía de entrevistas Instrumento de Encuesta de Investigación Base de datos muestra general Base de datos muestra específica Lista de necesidades expresadas por la población encuestada Fotografías

72

Derechos Sexuales y Reproductivos de las Personas Adultas Mayores  

La investigación se centra en los Derechos de Salud Sexual y Reproductiva de las Personas Adultas Mayores. Para ello, indaga en los program...

Derechos Sexuales y Reproductivos de las Personas Adultas Mayores  

La investigación se centra en los Derechos de Salud Sexual y Reproductiva de las Personas Adultas Mayores. Para ello, indaga en los program...

Advertisement