Page 1

Leopoldo Lucero Gonzales.

Trabajo de Lenguaje: “Crónicas de Una muerte Anunciada”

Alumnos: -Carlos Alarcón -Fernanda Constanzo -Cecilia Neira

Curso: 3ro medio


Índice

1.- Introducción 2.- Desarrollo a)

Biografía del Autor •

b)

Fotografías del Autor

Contexto Histórico •

Marco

Narración

Panorama de Acción

Trama

Relato


c)

Descripción del entorno

Tiempo

Fotos

Introducción

En este trabajo hablaremos sobre el libro “Crónicas de una muerte anunciada” de Gabriel García Márquez, hablando de su contexto histórico y todos sus matices.


BIOGRAFIA DEL AUTOR.


Gabriel José de la Concordia García Márquez (Aracataca, Colombia, 6 de marzo de 1927)1 es un escritor, novelista, cuentista, guionista y periodista colombiano. En 1982 recibió el Premio Nobel de Literatura. Gabriel García Márquez ha sido inextricablemente relacionado con el realismo mágico y su obra más conocida, la novela Cien años de soledad, es considerada una de las más representativas de este género literario. En 2007, la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española lanzaron una edición popular conmemorativa de esta novela, por considerarla parte de los grandes clásicos hispánicos de todos los tiempos. El texto fue revisado por el propio Gabriel García Márquez. Es famoso tanto por su genio como escritor, como por su habilidad de usar este talento para compartir sus ideologías políticas. Su amistad con el líder cubano Fidel Castro ha causado mucha controversia en el mundo literario y político. Aunque Gabriel García Márquez posee residencias en París, Bogotá y Cartagena de Indias, vive la mayor parte de tiempo en su casa en Ciudad de México en donde fijó su residencia a principios de los años 60.


Otras obras memorables son: El coronel no tiene quien le escriba, El oto帽o del patriarca, Cr贸nica de una muerte anunciada, El amor en los tiempos del c贸lera y varias colecciones de cuentos magistrales

CONTEXTO HISTORICO


"No hay ni una sola línea en ninguno de mis libros que no tenga su origen en un hecho real." Gabriel García Márquez

Crónica de un muerte anunciada, séptima novela de Grabiel García Márquez, se publico en 1981. Se trata


de su obra más " realista " pues se basa en un hecho histórico ocurrido en la tierra natal del escritor ( Colombia ). En el momento en que ocurrieron los acontecimientos de la novela, García Márquez vivía allí, en una pequeña aldea de Aracataca, situada casi al pie de la Sierra de Santa Marta, en los Andes de Colombia, sobre la costa del mar Caribe. Narrador. Es el mismo Gabriel García Márquez, quien aparece como testigo


involucrado contando los sucesos cronol贸gicamente en primera persona.

Marco. La historia contada se inspira en un suceso real, ocurrido en 1951, del que el autor tom贸 el suceso central (el crimen), los protagonistas, el escenario y las circunstancias, alter谩ndolo narrativamente, pero sin descuidar nunca los


datos y las precisiones obligadas en toda crónica periodística. En un pequeño pueblo, cercano a la costa caribeña y prácticamente aislado cuya única conexión con el exterior es un río, se casan Bayardo San Román, rico y recién llegado, y Ángela Vicario. Tras celebrar su boda, los recién casados se retiran a su nueva casa, después de lo cual Bayardo descubre que su esposa no es virgen. Cuando lo descubre, devuelve a Ángela Vicario a la casa de sus padres donde la madre de la chica le da una paliza. Ángela culpa de lo sucedido a Santiago Nasar, joven y querido vecino del pueblo. Años después, Ángela Vicario seguiría escribiéndole cada día rogándole que vuelva, primero formalmente, después con cartas de joven enamorada y, finalmente, fingiendo enfermedades. Así pues, Bayardo San Román vuelve claramente desmejorado con toda la correspondencia sin abrir. Los hermanos Vicario -Pedro y Pablo-, obligados por la defensa del honor familiar, anuncian por todo el pueblo que matarían a Santiago Nasar, quien curiosamente no se entera sino minutos antes de morir de las intenciones de los hermanos Vicario. Éstos, después de considerarlo en varias ocasiones, acaban matándolo en la puerta de su casa, a la


vista de la gente que no hizo o no pudo hacer nada para evitarlo. Pasados más de veinte años, un cronista se pregunta por tanto silencio, y reconstruye paso a paso los hechos que acabarían en la muerte de Santiago. De este carácter real y verídico viene el nombre de crónica, que no sólo aparece en el título de la novela, sino que la orienta estructuralmente, ya que, desde el comienzo, lo que pretende el narrador es la recopilación de datos y testimonios, que de alguna manera puedan ayudar a entender el porqué del asesinato de Santiago Nasar, lo inevitable del mismo, así como los perfiles humanos y psicológicos de todos los personajes que tuvieron, por acción y omisión, algo que ver con el funesto suceso.

Narración. El punto de vista desde el que se narra la historia es cambiante: hay diferentes perspectivas y la visión de los hechos se nos presenta no sólo desde el punto de


vista del narrador, sino también del de los demás personajes (protagonistas y testigos de los hechos). A veces coinciden, pero en otras ocasiones se contradicen; la historia se presenta, entonces, como ambigua, llena de dudas, sobre todo en lo que se refiere a quién fue quien 'deshonró' a Ángela o, el papel que toma el pueblo en el asesinato. El narrador nos presenta la historia dividida en cinco partes (cada una de las cuales desarrolla temas concretos y gira alrededor de los diferentes protagonistas) alterando la ordenación de los hechos y su ordenación temporal. El tiempo fluye de forma alineal, circular y caótico, consiguiéndose a través de anticipaciones, retrocesos, reiteraciones, superposiciones, elipsis, etc. El resultado es una especie de 'rompecabezas'. La novela presenta una estructura cerrado-circular: la muerte de Santiago a manos de los Vicario, anunciada súbitamente en las primeras líneas, es el motivo narrativo que, con pormenorizado y macabro tratamiento, cierra también la historia. La novela presenta abundantes diálogos (fragmentarios y breves, y en estilo directo normalmente, con lo que se logra cortar el ritmo narrativo, introduciendo


variedad en la narraci贸n y en el estilo) y fragmentos descriptivos (de objetos, personajes, escenarios, ambientes). Lo estrictamente narrativo se reduce a pasajes breves, recurrentes, que, en muchas ocasiones, est谩n enmarcados dentro de descripciones.

PANORAMA DE ACCION: personas que realizan las acciones que producen los acontecimientos:


Narrador (Gabriel García Márquez): aunque en la obra no se específica que es lo que hace exactamente el narrador, se podría decir que se dedica a estudiar algo relacionado con las letras, o tal vez aun está en el colegio, su afán es ser reportero investigador. Dentro de su casa se ve claramente definida su posición de hermano mayor y en la calle se ve que es un defensor de las auténticas amistades aunque no halla podido prevenir a su amigo Santiago. Santiagno Nasar: víctima del asesinato, supuesto amante de Ángela Vicario y acusado de quitarle su virginidad. Ángela Vicario: esposa no virgen, que al ser devuelta en su noche de bodas declara que Santiago Nasar es el responsable de esa situación. Años después del asesinato, por medio de cartas, logra convencer a su marido de su regreso. Bayardo San Román: llegado al pueblo recientemente decide contraer matrimonio con Ángela y al descubrir que no es virgen la devuelve a la casa de sus padres en la noche de bodas. Años más tarde vuelve con su mujer.


Pablo y Pedro Vicario: hermanos gemelos de la novia devuelta, que para recuperar la honra de su hermana menor y su familia, y mantener su hombría ante el pueblo asesinan a Santiago Nasar. Nhair Miguel: padre de Flora Miguel, novia de Santiago Nasar, le advierte que los hermanos Vicario intentarían asesinarlo. Cristóbal “Cristo” Bedoya: amigo de Santiago, se entera de las intensiones de los hermanos y busca a Santiago para evitar su muerte. Pensando que su amigo estaría en la casa, entra en ella pero no lo encuentra y le cuenta a la madre de Nasar, Plácida Linero, lo que estaba sucediendo. Bedoya termina encontrando a Santiago demasiado tarde, agonizando en la puerta de su casa. Plácida Linero: madre de Santiago Nasar, causante indirecta de su muerte al cerrar con traba la puerta de su casa, segundos antes de que Santiago intente entrar. Como consecuencia, es asesinado en la puerta delantera de la casa.


TRAMA. La trama posee dos cierres en la historia. Primero está la muerte, en el caso de Santiago Nasar, y con él, la relación que tenía con la familia Vicario (ofensorvengadores). Mientras que el otro cierre es la historia de amor entre Ángela y Bayardo, que terminan


reencontrándose y reconciliándose luego de 23 años de estar separados. El modelo compositivo de la trama es de cierre circular. Ello implica una radical identidad, un proceso de convergencia en un mismo punto de comienzo y final. Y por eso, es que el acontecimiento del cierre sea el mismo que el del punto de partida. El discurso narrativo da cuenta en la primera página de que a Nasar “lo iban a matar”, y en las páginas finales cuentan como ocurrió ese hecho. Así como la historia comienza con la relación entre los novios y finaliza con ellos juntos otra vez luego de la reconciliación.

RELATO. La obra está centrada en los sucesos que trajeron consigo el matrimonio de Bayardo San Román y Ángela Vicario en un pueblo llamado Riohacha. Por ser de tradición social este evento lo celebró todo el pueblo hasta las últimas consecuencias. El hecho que


marcaría el transcurso de la obra era que durante la noche de bodas Bayardo se enteró que Ángela no era virgen y como típico machista la devolvió. Ya en su casa Ángela dijo quien era el santo de dicho milagro y lo nombró con nombre y apellido Santiago Nasar. Por esta razón y para preservar el honor de su hermana, Pablo y Pedro Vicario decidieron asesinar al susodicho. Durante toda la antesala y fiel al peor asesino ellos hicieron lo posible para que todos se enteraran y hasta le dieron una pequeña oportunidad, pero al final ante la incapacidad de la gente de avisarle a Santiago, éste fue asesinado a cuchillazos en la puerta de su propia casa por los gemelos Vicario

CLIMA DEL RELATO. Si bien cuenta los hechos en forma cronológica, la descripción del suceso del asesinato se presenta recién en el final. Esto podemos suponer que es por dos motivos fundamentales: en primer lugar mantener al lector “enganchado” con la historia hasta


el desenlace, y en segundo lugar para que el lector conozca antes las motivaciones y el perfil psicológico de cada personaje, especialmente de los asesinos, y llegue a “comprender” por qué se produce el asesinato sin emitir juicios de valor anticipados.

DESCRIPCION DEL ENTORNO. Para situar al lector en la historia y darle el aspecto de veracidad que tiene la misma, el narrador se encarga de describir hasta el más mínimo detalle comenzando con la casa de Santiago Nasar, así como las características del pueblo y sus ideologías sociales.


TIEMPO. Casi toda la historia transcurre en un lapso muy corto de tiempo. Está casi todo condensado en menos de 24 horas: desde el domingo de la boda hasta el lunes del crimen. Pero al ser poco el lapso, no disminuye la extensión de la novela, ya que son horas muy detalladas a las que se les añadirá el


cierre posterior, 23 años después, cuando se produce el reencuentro entre Bayardo y Ángela. La narración del hecho se realiza 27 años después de la muerte de Santiago Nasar, cuando el narrador se reúne con la madre de este el 27 aniversario de la muerte de su hijo y se reconstituye toda la historia de la muerte de Santiago Nasar.

"No hay ni una sola línea en ninguno de mis libros que no tenga su origen en un hecho real." Gabriel García Márquez

Para comenzar el análisis de “Crónica de una muerte anunciada” es un necesario en primer lugar definirla como la describe Alber Chillón: Enunciación facticia o ficción tácita: ficción implícita y no intencional de tenor documental: veracidad y alta verificabilidad.


Sus características son: Se manejan técnicas documentales propias del periodismo de investigación; Garcia Marquez realizo un trabajo de investigación basado exclusivamente en las declaraciones testimoniales de los personajes aunque también deja entrever que tuvo acceso al acta que realizaron los oficiales sobre el asesinato de Santiago Nasar. Se muestra el ejercicio de la observación característico de la crónica, llenando la obra de detalles ínfimos, desde la descripción de la casa del joven asesinado hasta la descripción de los personajes que intervienen.

En todo momento busca encontrar la verdad y la desarrolla de una manera poética, prosa literaria, que transforma un suceso real en una novela facticia. Para alcanzar la verdad de lo acontecido, García Márquez acude a todas las personas que los días previos al crimen tuvieron contacto con las personas involucradas. Debiendo hacer constantes intervenciones para explicar quiénes son los personajes ya que se entrevista a gran cantidad de personas. La prosa de esta crónica es literaria testimonial porque se muestra colmada de detalles que observa el autor como el


de los personajes puestos en el relato de manera muy estética. La misma recae tanto en la memoria como en el compromiso periodistico, porque si bien el autor busca llegar a la verdad le es inebitable mencionar y recaer en situaciones pasadas vividas por el autor que es testigo de los hechos. Por lo que la prosa contiene declaraciones testimoniales y documentales. Chillón también define poéticamente: “El periodista es, ante todo, sujeto empalabrador de una “realidad” no única y unívoca sino polifacética y plurívoca, previamente empalabrada por otros: tales son su responsabilidad, su gozo, su vértigo y su misión”. Este significado que le adjudica Chillon a los periodistas se hace muy visible en el relato de García Márquez, ya que el autor, al ser periodista y tener como objetivo principal realizar una investigación exhaustiva para acercarse lo más posible a la realidad del hecho, incorpora múltiples relatos. En este sentido el autor, si bien por momentos se incluye como testigo contando detalles de aquel momento, también cuenta con las declaraciones de prácticamente todos los protagonistas y todas las personas que rodearon a los protagonistas desde la tarde del viernes hasta el domingo a la madrugada.


Esto genera que, teniendo en cuenta que la investigación se realizo 27 años después del asesinato de Nasar, la historia se muestre confusa y los relatos de los personajes sean ambiguos como el hecho de que algunos de ellos anunciaran que en la madrugada del domingo caía una llovizna sobre Riohacha, y otos la describan con un sol asomándose en la madrugada y brisa de mar. Y si hubieran coincidido los relatos, la realidad tampoco hubiese sido única, sino que esta atravesada indiscutiblemente por la subjetividad de los entrevistados, por sus miradas y sus interpretaciones de lo que observaron aquel día, por el modo del escritor de exponerla en el relato y por la interpretación del lector de esa realidad, finalmente. Por este motivo como bien lo expone Chillon: “Conocemos el mundo a medida que y en la medida en que lo empalabramos. El mundo, entonces, adquiere sentido sólo en la medida en que lo traducimos lingüísticamente. Pensar, comprender, comunicar, quiere decir abstraer y categorizar lingüísticamente”. Porque en primer lugar nadie podría conocer una experiencia ajena sin ser traducida lingüísticamente y además, para contar el suceso el autor recorto, abstrajo, una parte de lo ocurrido ese día, que le resulto interesante para expresar lingüísticamente por medio de una novela y dejó otra parte de realidad afuera del mismo.


En crónica de una muerte anunciada se expone claramente lo denotado por Chillón en lo que respecta a la no existencia de realidades absolutas. En la novela existen múltiples realidades particulares, que están bien diferenciadas unas de otras, y como consecuencia múltiples experiencias convertías en palabras para que puedan compartirse y dársela conocer a sus lectores. “La comunicación, pues, es el acto de poner en común las experiencias particulares mediante enunciados, con el fin de establecer acuerdos intersubjetivos sobre el mundo de todos, el conjunto de mapas que conforman la cartografía que por convención cultural llamamos realidad”. El autor resume este tema en una frase muy concreta y sencilla: “Toda dicción humana es, siempre y en alguna medida, ficción por cuanto ambas, dicción y ficción, son una misma cosa”.

Según Tomas Eloi Martinez la realidad, transfigurarla o, al menos, disentir de la realidad, es uno de los deseos centrales del narrador. Pero para que la corrección tenga sentido, debe haber una realidad previa pesando, ejerciendo una fuerza de gravedad, sobre la imaginación del narrador: una experiencia de vida, una lectura, algo que lo excita, que lo saca de quicio. Eso no explica, por supuesto,


la densidad literaria de un texto, porque la literatura no es una mera corrección de la realidad, un trazo que altera la imagen original – como los bigotes que los niños dibujan sobre las reproducciones de la Gioconda -. Sino otra realidad, diferente pero no adversaria de la realidad del mundo: un deseo de otra realidad y de otro orden dentro de la realidad, a la vez que un desplazamiento de la realidad hacia el territorio de la imaginación. En este sentido, García Márquez toma como hecho real el asesinato de Nasar pero reordenándola, haciendo eje en las “casualidades” que llevaron a que se realice el asesinato, otorgándole a la muerte un sentido extraordinario sin despegarse de la verdad, porque se encarga de dar a conocer hasta los mas mínimos detalles para que el lector no tenga margen de dudas de que lo contado realmente sucedió pero si remarcando detalles tales como las incorporaciones de sueños reveladores de los personajes sobre lo que iba a acontecer desplazando la realidad al territorio de la imaginación, sin faltar a la verdad. En este relato se cruzan la literarutra, que debiera ser el lugar de la ficción, con el periodismo, lugar de la verdad, creando la denominada ficción verdadera. Y para hablar sobre este término es sumamente necesario explicar la mutua complicidad que se produce en ellas entre el autor y el lector. Garcia Marquez expone el asesinato, el percance


en la noche de bodas, formas de vida de los personajes, sentimientos, perfil psicológico entre otras caracterizaciones de modo tal, que el lector se siente identificado. En mi caso particular, si bien no tuve una experiencia de esa envergadura, no por eso dejo de sentirme identificada. Lo que predomino en mi interpretación fue mi identificación con la cultura y la vida en un pueblo al pertenecer a uno. Porque mas allá de los detalles característicos de ese pueblo y la cultura, que son muy deferentes al mío teniendo en cuenta además de ser un país diferente, el año en el que sucedieron los hechos, las personalidades y el modo de relacionarse de su gente es extremadamente similar al mió. Cuando García Márquez expone que varias personas del Riohacha supieron que los gemelos querían asesinar a Nasar pero no lo creyeron porque tenían muy buena reputación, inmediatamente se me recordó a que en el pueblo donde yo vivo nos conocemos absolutamente todos y si alguna persona que jamás se metió en ningún conflicto dice algo semejante estoy absolutamente convencida de que el resto de la gente de mi pueblo lo tomaría del mismo modo que sucedió en esta crónica, a modo de gracia. Sobretodo porque los pueblos tienen las mismas características de pacificidad, de incredulidad ante amenazas de este estilo y al igual que en la crónica la inoperancia de los comisarios es la misma.


Esta complicidad entre el autor y el lector, supone un diálogo de iguales, en el que aquél expone todos los sentimientos, modos de ser, rumores y culturas que ha recogido de su comunidad como un espejo con el cual el lector acabará identificándose porque las experiencias a las que alude el texto literario son reconocidas por el lector como propias o como el eco de algo propio. De la misma manera que yo me sentí identificada con las características y el modo de pensar de la gente de pueblo, por sobre los demás sucesos del relato, es muy probable que otros lectores se identifiquen mas con otras circunstancias. Pero lo inevitable es que se van a sentir identificados porque eso es en gran parte la motivación de las ficciones verdaderas, su esencia para la cual el autor pone todas sus artimañas para lograrlo.

Finalmente Ochs nos dice: “En algunos casos, la interpretación de modalidades comunicativas es evocada antes que realizada. En lugar de utilizar diferentes modos de comunicación, el narrador sugiere esos modos mediante la variación estilística. Por ejemplo, cuando los autores pasan de la prosa descriptiva a la cita directa, sugieren un desplazamiento al discurso oral. Al proceder así, transforman al lector también en un oyente. Estas


interpretaciones producen intertextos y modos híbridos de discurso. La mezcla de modalidades sugeridas predomina especialmente en la novela, conde los autores componen no sólo diálogos orales, sino también formas internas silenciosas de comunicación, en un formato literario”. Si bien en esta crónica no se denota un predominio de diálogos, todo lo contrario, son muy escasos; por otra parte si existen gran cantidad de declaraciones de los personajes mechadas con la prosa descriptiva del autor. Y este “juego de canales comunicativos” que entretejen una relación entre autor, los personajes y el lector/oyente, también cuenta con la particularidad de que el autor obra en varias situaciones como testigo ya que conocía a la victima, los victimarios y estuvo reunido con ellos en día en que se desencadeno la tragedia, convirtiendo a esta interacción mas compleja y a la vez mas excitante. Para el autor, teniendo en cuenta la variedad de modos y géneros que realizan la actividad narrativa, es una tarea enorme la de considerar el modo como las narraciones tienen sus raíces en sistemas culturales de conocimiento, creencias, valores, ideologías, modos de acción, emociones y otras dimensiones de orden social. Esta definición queda plasmada en el hecho de la defensa del honor de la hermana de los gemelos vicarios, porque el asesinato está completamente atravesado por los valores y la ideología de


la gente de esa época, que era completamente aceptable para muchos el asesinato de una persona en defensa de la honra de una mujer, tanto es así que los gemelos luego de 3 años de prisión, llegan al momento del juicio y son absueltos declarados culpables del hecho pero inocentes, justificándolo como para lo que en nuestra sociedad vendía a ser “en defensa propia”, y sin indagar si realmente Nasar fue quién le quito la virginidad a la muchacha. En cuanto a las caracterizaciones que expone Ochs sobre la narración (puede ser una simple crónica de sucesos o una versión que contextualiza los sucesos al intentar explicarlos y/o persuadir a otros de su relevancia) la crónica se caracteriza con la segunda definición ya que no solo cuenta los sucesos sino que pone extremada atención en los motivos que conducen al asesinato poniendo especial relevancia a que prácticamente toda la gente del pueblo sabia que el joven seria asesinado y no hicieron o no pudieron hacer nada para impedirlo, y encuentra así una manera perfecta de persuadir al lector de la importancia del asesinato. Porque le quita le quita el carácter de “un simple asesinato” para convertirlo en algo fantástico: “la muerte mas anunciada de todas”. “Si bien en principio las narraciones pueden contar hechos perfectamente predecibles, por lo general, los relatos tienen que ver con sucesos dignos de mención. Ha ocurrido


algo que el narrador considera sorprendente, perturbador, interesante o digno de contarse. Normalmente, los relatos tienen un objetivo que organiza la construcción de la narración misma. A menudo el objeto es la evaluación moral de un hecho acaecido, de una acción o de un estado psicológico en relación con una serie de acontecimientos”, cuenta el autor. Cabe destacar en esta oportunidad la muerte del joven es un echo para remarcar y digno de convertir en una narración como lo realizo el autor por lo sorprendente que resulta no poder haber evitado esa muerte y que los mismos asesinos hayan querido mostrarse y contar sus intenciones esperando que alguna de las personas se los impida. Y como lo explica Ochs, la evaluación moral que se realiza en esta crónica se basa en si realmente sirve de justificación asesinar en nombre de la defensa de la honra y por otra parte el autor también expone el estado psicológico de los asesinos totalmente alterado al descubrir que a su hermana le habían quitado su virginidad y la sed de venganza que esta situación les generaba convirtiendo a dos personas amigables, en los asesinos mas crueles. Pero también la puja interna entre el deber que se adjudicaron de tener que matarlo y sus sentimientos de no querer hacerlo.


FOTOS.


FOTOGRAFIAS DEL AUTOR.


FOTOGRAFIAS DEL LIBRO.


Leopoldo lucero  

Trabajo de Lenguaje: “Crónicas de Una muerte Anunciada” Alumnos: -Carlos Alarcón -Fernanda Constanzo...

Advertisement