Page 1

Niki Daly

Para armar este libro

(1946)

1. Recorta el periódico por donde viene doblado. 2. Corta las páginas por donde se señala. 3. Dobla las páginas del libro. 4. Arma el libro cuidando la numeración de las páginas. 5. Engrapa tu libro cerca del lomo.

Autor e ilustrador sudafricano. Actualmente vive con su esposa Jude Daly en Ciudad del Cabo, quien también es escritora e ilustradora de libros para niñas y niños. Niki es el creador de numerosos libros ilustrados que han tenido mucho éxito, entre estos se encuentran varios en los cuales Jamela es su protagonista.

Glosario Aikona (en lengua xhosa y zulú): No Ga (en afrikáans): Exclamación de disgusto Gogo (xhosa y zulú): Término usado para referirse a las mujeres mayores, generalmente a las abuelas de la familia. Marogo: Vegetal africano de grandes hojas verdes, muy nutritivo. Mielies (afrikáans): Maíz. Molo (xhosa): Hola. Sisi (en xhosa): Hermana. A las mujeres africanas se les llama “sisi”, excepto a las mujeres mayores, a las que se les llama “mama”. Las mamás llaman a sus hijas “sisi” como muestra de cariño.

comiendo su mielies. Gogo y Jamela se abrazaron con cariño y Gogo le dijo: −¡Feliz Navidad, mi cielo! Jamela le contestó: −¡Feliz Navidad, Gogo! Sí, de verdad ha sido una feliz Navidad.

G-20011668-4

Pirueta, suplemento para niños del diario Ciudad MCY, circula encartado todos los lunes Coordinación General Carolina Álvarez | Consejo Editorial Carolina Álvarez | Diagramación Marilyn Hernández | Corrección Oriana González | Ilustrador Luis Hernández Impreso en Complejo Editorial Alfredo Maneiro | Depósito legal AR2016000093 Dirección: Av. Agustín Alvarez Zerpa, Edificio Gobernación del estado Bolivariano de Aragua. Municipio Girardot, estado Aragua. Maracay 2017

Allí estaba Navidad, feliz de la vida, gordo y hermoso

15

02 Navidad abrió sus alas y se escabulló volando por la acera y fue a parar al interior de la peluquería Miss Estilo.

gordo para Navidad.

Cuando regresaron a casa, Mama le enseñó a

Mama dejó que Jamela escogiera al pollo, a ella le gustó uno no muy grande de color rojo. La señora

−¡Rápido, rápido! –gritó Mama.

Zibi les dio además una bolsa de mielies.

Dentro de la peluquería, Navidad corría por encima de

Jamela la cantidad de agua y mielies que debía servirle al pollo cada día. −Prueba a ver si quiere comer de tu mano –le sugirió

Jamela.

Secadores, champús, peines, trenzas y adornos

En ese momento, un autobús frenó bruscamente. −¡Plumas! ¡Fuera! –gritaban los pasajeros.

−Ahora es el momento de dar de comer a mi pollito.

volaron por los aires. Mama agarró una gran cesta y

ruido. −¿Has visto nuestro pollo? −¿Quéeee? –gritó Manos de Grasa.

− ¡Mira, Mama, está comiendo! −dijo emocionada

hacer.

carro. −¡Molo, Manos de Grasa! –saludó Mama entre el

Mama.

los mostradores y las señoras con las trenzas a medio

Calle arriba, Manos de Grasa estaba arreglando un

Del autobús salió dando saltos un pollo gordo y rojo.

–dijo Mama sonriendo.

atrapó a Navidad.

Antes de irse a la cama, Jamela preguntó:

−¡Viva! –exclamaron las mujeres, cuando Mama

−Mama, ¿cuánto tiempo falta para Navidad?

atrapó al agitado pollo.

−Cuando nuestro pollo esté grande y gordo, entonces

−¡De la cesta, a la olla. –dijo la señora Zibi.

será Navidad. −Respondió Mama.

−¡Mama! Por favor no dejes que le hagan daño a

−He decidido que mi pollo se llamará Navidad, –le dijo

Navidad!

Jamela a Mama antes de quedarse dormida.

−¡Navidad no es un pollo! –protestó Jamela. –Navidad

Cada mañana, antes de ir a la escuela, Jamela

es mi amigo y los amigos no se comen.

alimentaba a Navidad y le daba agua. Si tenía

Mama miraba a las clientas de la peluquería buscando

suficiente tiempo, dejaba que Navidad se sentara sobre sus piernas y le daba sus mielies en su mano.

12

05

06

11


La mañana de Navidad, Jamela ayudó a Mama a

Presentación

preparar la comida. Con el rico abono del pollo, en el huerto habían crecido unos calabacines de pulpa suave y suculenta. Jamela sacó las semillas y las dejó a un lado. Mama los rellenó con una mezcla de nueces, migas de pan, mantequilla e hierbas aromáticas. El día de Navidad, cuando todos se sentaron a la mesa a comer en familia, había guiso de arroz y marogo, calabacín relleno, ensalada, postre… Todo estaba muy rico, pero Gogo seguía esperando algo más, entonces preguntó. −¡Mmmmm! Y… ¿Dónde está el pollo? –preguntó pasando su lengua por los labios como hacía cada vez que preguntaba por el ave. Jamela tomó la mano de Gogo y la llevó al corral.

Como regalo de Navidad, Pirueta te ofrece una versión del cuento ¿Qué hay para comer, Jamela?, escrito originalmente en inglés por el autor sudafricano Niki Daly. En el texto te encontrarás con Jamela, una niña de Sudáfrica que vive en un barrio cerca de una capital. Esta ciudad podría ser Ciudad del Cabo, una de las tres capitales de este país (*). Jamela vive con su mamá, a quien llama Mama, y junto con su familia se encuentran en los preparativos de las fiestas navideñas. En el cuento aparecen algunas palabras de idiomas africanos que incluyó el autor en el texto original. Por eso al final hay un pequeño glosario. (*) La República de Sudáfrica es el único país del mundo que cuenta con tres capitales: Pretoria (sede administrativa), Ciudad del Cabo (sede legislativa) y Bloemfontein (sede judicial).

−Mama me dio este regalo.

¿Qué hay para cenar, Jamela? Cuento original de Niki Daly

ayuda. Pero todas observaban con dulzura a Jamela. −Los amigos no se comen –corearon las mujeres.

Gogo y Mama estaban haciendo los planes para

−¡Ga, tonterías! –dijo la señora Zibi.

la Navidad. −Yo puedo hacer un postre. Tú puedes preparar el pollo –dijo Gogo −Y Thelma preparará el arroz y el marogo. −Perfecto –respondió Gogo. –Tendremos una comida deliciosa para Navidad. Jamela sabía todo acerca de la Navidad. Es el tiempo en que se celebra el cumpleaños del Niño Jesús y se hace un acto en la escuela. Navidad también significa regalos y estar juntos en familia. Cuando Gogo se fue, Mama dijo: −Anda Jamela, vamos a casa de la señora Zibi, compremos un pollo. Si lo alimentamos bien estará

14

Jamela estaba nerviosa y no sabía qué hacer. En ese

03

Cuando Gogo iba a visitarlas siempre le preguntaba:

04 Por fin llegó el día de la fiesta en la escuela. Las niñas

momento, un carro frenó muy cerca de ella y Navidad

− ¿Cómo está nuestro plato de Navidad?

y los niños cantaron aguinaldos al son de las marimbas

se escapó de sus brazos y salió corriendo por la calle.

Jamela le respondía:

y tambores. También representaron un nacimiento

Todo el mundo saltaba y reía con el pollo, pero nadie

−Está muy bien, Gogo.

viviente. Todo el mundo cantaba y aplaudía. Las

era capaz de atraparlo.

Pero a ella no le gustaba la forma en que Gogo se

vacaciones de Navidad habían llegado.

Mama y la señora Zibi se habían dado cuenta que Navidad no estaba en el corral y habían salido a buscar

relamía los labios –igual que la mujer del pollo frito que salía en el comercial de TV–.

En la víspera de Navidad, llegó la señora Zibi, ella

13 de Thelma… con Navidad en brazos. Navidad aleteaba y cacareaba. Casi se escapó de los brazos de Jamela. −¿Quieres venderme tu pollito? –le preguntó una señora que cocinaba patas de pollo para sus clientes. −¡Aikona! –negó Jamela y se alejó corriendo.

ayudaría a Mama a preparar el pollo, ella era la que se

el pollo. ¿Cómo se había escapado?

encargaba de desplumarlo y dejarlo listo para

Jamela había decidido regresar a casa y contar a

prepararlo. Jamela estaba escuchando lo que iba a

Mama lo que había hecho cuando se cruzaron en la

hacer la señora Zibi y sus ojos se pusieron como platos.

calle.

Jamela sabía que no estaba bien discutir con los

−Mama, yo saqué a Navidad del corral y ahora no sé

mayores, pero no le gustaba cómo estaban las cosas.

a dónde fue –dijo Jamela preocupada. Ella estaba

Mama se dio cuenta de lo que pasaba por la mente de

triste, pero en el fondo se alegraba de que Navidad se

Jamela y le dijo:

librara de la olla.

−Sisi, ve a casa de Thelma, ella me ofreció unas hojas

−Hay que encontrarla, −dijo Mama−, tiene que estar

frescas de romero y albahaca de su huerto, para

por ahí.

sazonar la comida de Navidad.

Jamela, Mama y la señora Zibi trataron de seguir el

−Bien mamá –asintió Jamela, y se fue hacia la casa

rastro del pollo.

10

07

08

09

Pirueta edicion 82 041217 (1)  
Pirueta edicion 82 041217 (1)  

Lunes 04-12-2017

Advertisement