24noviembre2012hablarenfamiliasobretemasdelicados

Page 1

Procurar mantener en lo posible la rutina diaria del niño. Las alteraciones muy grandes de dicha rutina pueden desestabilizarlo emocionalmente. Ahorrarle las posibles discusiones o peleas entre adultos que vinieran ocasionadas por algún acontecimiento de este tipo. Asesorarnos y pedir consejo a profesionales o personas expertas cuando no sepamos muy bien cómo actuar.

No olvidemos nunca que somos la

NOVIEMBRE 2012

fuente de información fundamental para nuestros hijos. Hagámoselo saber desde el principio hablándoles abiertamente , de manera concreta y honesta, acerca de muchos temas que son importantes en su vida

HABLAR EN FAMILIA SOBRE TEMAS “DELICADOS”

Cuidar los gestos, las miradas, la actitud no verbal, procurando que sea acorde al mensaje que queremos trasmitir. No olvidemos que se comunica más con el cuerpo que con la palabra. No conviene evitar hablar a los niños de temas emocionalmente delicados o embarazosos, ya que ellos aprenderían a guardarse para sí sus preocupaciones y a buscar información fuera del ámbito familiar. Pero en todo caso, si considerásemos que nuestro hijo/a no tiene la edad o la capacidad necesaria para entender adecuadamente ciertos problemas, podríamos valorar si debemos evitarle algunas informaciones.

C.P.E.E. “CIUDAD DE TOLEDO” C/ Río Fresnedoso, 16-18 45007 TOLEDO Teléfono: Fax:: Correo:

925.23.22.52 / 925.23.44.85 925.23.44.85 45005574.cee @ edu.jccm.es

ESCUELA DE FAMILIAS CURSO 2012-13


HABLAR EN FAMILIA SOBRE TEMAS “DELICADOS” Trasmitir en el seno de la familia noticias o acontecimientos poco agradables o de carácter “delicado” puede producirnos cierto reparo, o plantearnos dudas sobre si es bueno o no que nuestros hijos los conozcan. Muchas veces la dificultad radica en el cómo explicárselo de forma adecuada evitándoles malentendidos o sufrimientos innecesarios.

¿CÓMO VIVENCIAN LOS NIÑOS TALES ACONTECIMIENTOS? En ocasiones nuestros hijos, bien por su edad, por su nivel intelectual, o por su ingenuidad, propia de cualquier niño, no alcanzan a poner en su justa medida la gravedad de algunos acontecimientos o situaciones que ocurren en el ámbito familiar. Ciertas noticias generan en los niños miedo, inseguridad o incluso sentimiento de culpa. Sobre todo si no está en su mano hacer nada para ayudar a evitar la situación. Puede ocurrir que lo dramaticen en exceso y sufran por ello. Que se sientan angustiados, o les provoque estrés o frustración. O por el contrario, que no le sepan dar importancia alguna y lo traten como algo divertido.

Separación o divorcio.

También puede darse el hecho de que situaciones escabrosas, contadas con detalles, lleven a los niños a recrearse en el morbo y fantasear. Incluso a trasmitirlas en contextos ajenos a la familia.

Adopción o acogida familiar.

ALGUNAS PAUTAS A TENER EN CUENTA

¿QUÉ TEMAS NOS CUESTA MAS TRASMITIR? Situaciones económicas graves.

Enfermedad o muerte de algún miembro de la familia. Acontecimiento desagradable ocurrido en el entorno cercano. Noticias impactantes que se escuchan en televisión. Asuntos relacionados con el ámbito afectivo-sexual.

Es nuestra función como padres y madres hacérselo ver en su justa medida, si creemos que tienen capacidad para saberlo encajar. Conviene evitar la aportación de muchos detalles delicados o morbosos susceptibles de ser repetidos fuera de casa.

Ser realista con los hechos que se cuentan y no dramatizar en exceso. Evitando frases tremendistas. Eliminar valoraciones hechas con ironías o sarcasmos. Les pueden provocar confusión y desconcierto. Explicar con lenguaje claro y conciso lo que ocurre y añadir alguna alternativa de solución que tenemos prevista. Esto les proporcionará seguridad. Darles tiempo para ir asimilando y entendiendo la información y aclarar todas sus dudas y preguntas con serenidad y paciencia. Evitar generarles exceso de responsabilidad sobre los hechos. Dejando claro que no depende de ellos la solución y mostrándoles alguna manera en que pueden aportar su “granito de arena”.