18diciembre2011usoaudiovisualesenfamilia

Page 1

PROPONER ACTIVIDADES ALTERNATIVAS A la hora de elaborar el horario de actividades En tiempo de vacaciones en que los niños pasan de nuestros hijos podemos pensar que además más tiempo en casa, conviene tener en cuenta aún más , si cabe, estas sugerencias. de la Televisión y el ordenador: Podemos salir al parque o a dar un paseo por el campo o por la ciudad

DICIEMBRE 2011

USO ADECUADO DE LA TELEVISIÓN Y EL ORDENADOR EN EL AMBITO FAMILIAR

Llevarles al cine, la biblioteca, a alguna exposición o espectáculo, o apuntarles a alguna actividad extraescolar que organicen entidades o asociaciones. Leer, contar cuentos, hacer manualidades, dibujar. A ser posible acompañándoles o mostrando nuestra presencia. Hacer deporte, escuchar música, bailar. Ayudarles o supervisarles al hacer la tarea escolar. Invitarles a que os ayuden en tareas del hogar, como en la cocina haciendo alguna receta sencilla y apetecible. Organizar encuentros en casa con algunos amiguitos para jugar y compartir sus cosas. O visitar a amigos o familiares. Salir de compras con ellos y enseñarles el uso del dinero y los tipos de tiendas. Compartir con ellos juegos educativos como puzles, construcciones, u otro tipo de juego simbólico, que les ayuden a despertar su ingenio y les diviertan.

C.P.E.E. “CIUDAD DE TOLEDO” C/ Río Fresnedoso, 16-18 45007 TOLEDO Teléfono: Fax:: Correo:

925.23.22.52 / 925.23.44.85 925.23.44.85 45005574.cee @ edu.jccm.es

ESCUELA DE FAMILIAS CURSO 2011-12


USO ADECUADO DE LOS MEDIOS AUDIOVISUALES (TV Y ORDENADOR) EN LA FAMILIA En al sociedad de la comunicación audiovisual en que vivimos existe el peligro muy extendido en las familias de exponer a nuestros hijos a un exceso en el uso de la TV o el ordenador. Conviene tener en cuenta algunos aspectos para hacerlo de una forma más racional y beneficiosa. EFECTOS PERJUDICIALES Fomento de la tendencia al sedentarismo, y como consecuencia a una propensión a la obesidad (con frecuencia asociamos a comer cucherías). Restan posibilidad de desarrollar habilidades sociales adecuadas. Disminuyen la capacidad de pensar y de esfuerzo personal, lo que desemboca en un menor rendimiento escolar. Fomento de valores poco adecuados como , materialismo, violencia, discriminción racial, religiosa o de género. Incitan a imitar modelos de conductas socialmente inadecuadas como insultos, calumnias, burlas etc Inducen a la pasividad limitando el desarrollo de la creatividad, e invitan a evadirse de la realidad. Generan hábitos consumistas provocando deseos que desembocan en frustación de expectativas.

Pueden ocasionar deterioro visual y generar adicción , por exposición continuada.

RECOMENDACIONES PARA UN USO ADECUADO El televisor no debe regir la vida del hogar. Mejor que no esté situado en la parte más “privilegiada” de la sala de estar.

NO TODO ES MALO, TAMBIEN PODEMOS ENCONTRAR: ASPECTOS POSITIVOS Ofrecen gran cantidad de información de tipo cultural, artístico, científico y documentación de fácil acceso. Dan la posibilidad de ser utilizados en el tiempo y forma que el usuario elija. Ayudan a desarrollar el sentido crítico, siempre que se use de manera dirigida por un adulto responsable. Ensanchan el horizonte de intereses de los niños, dándoles una visión más global del mundo. Existen programas y webs con gran valor pedagógico, y educativo que además entretienen y divierten. Les ayudan a aumentar su vocabulario, utilizar un lenguaje más apropiado y estimulan al diálogo.

No ubicar un televisor o un ordenador en el cuarto de los niños. Limitar los tiempos para hacer uso de TV y ordenador. No más de 1 o 2 horas diarias y menos para los más pequeños. Establecer un horario con diversidad de actividades, entre las que pueden estar los medios audiovisuales. No usarlos en horarios de comida o de estudio, ni para dormir. No usarlos como “niñeras”. Acompañar a los niños durante su uso para conocer lo que ven y poderlo comentar con ellos, haciendo crítica constructiva. Seleccionar programas o webs adecuadas que fomenten valores positivos y sean educativas. Vigilar nuestros propios hábitos televisivos. Les servimos de modelo. No hacer uso del “zapping” como vía de entretenimiento de forma indiscriminada. Aprovechar las nuevas tecnologías digitales (video, internet, TDT) para elegir qué programa queremos que vean, y cuándo.