Issuu on Google+

2-3. Ensayo El mutis de Isaac Chocrón, de E.A. Moreno-Uribe 4. Poesía, Al olvido se va como a la muerte de América Martínez

SÁBADO 12 DE NOVIEMBRE DE 2011 / CIUDAD CCS / AÑO 2 N° 75

Por Luis Alberto Crespo (Carora, 1941)

Callarse, en poesía, no es mutismo, borrar es escribir. El blanco dice, la pausa. La precariedad suele ser ostentosa. El abismo es una cosecha. La obra misma cabe donde tiene lugar el corazón como en Schendahé, en Magloire Saint-Aude. Pero, desde antiguo, la poesía es la palabra, el lenguaje, que es fundación del ser, que es fundación. La inteligencia y la magia (el poema como doctrina y como nostalgia) son inseparables, si escuchamos a Mallarmé, quien creyó en las propiedades infinitas de la palabra. La poesía como euforia del decir y como murmullo del nombre mantienen la misma empatía con la imagen, el núcleo del poema, su brasa. Supremo raciocinio es la poesía, porque discierne sobre lo imposible. Porque inquiere sobre nuestros planes de eternizar lo perecedero mediante el absoluto que es la materia, la piedra alquímica del lenguaje. Baudelaire insistía en que el poeta era la inteligencia extrema. Cuando enmudece de aquella mudez otra que fue locura en Höderlin, el mundo –creían los viejos– se asemeja mucho más a una piedra sin lastre, un peso vencido bajo nuestros pies. Imaginemos así, en este instante, cómo decir un país íntegro, sin poetas como Argenis Daza Guevara, silenciado ayer por la quietud más grave o como hace unas horas, Ida Gramcko, la gran dama del verbo poético, la gran dadora del más alto brillo verbal (…). Si la inteligencia, si el orden y la vigilia, que dispensara a la creación poética, le negaba siquiera el destello de un vocablo, una sílaba que la avisara de algún precario reino en el decir, no importa cuánta palabra pudiésemos tardar en nombrar la muerte, entonces, callar con tierra en la boca, con oscuridad de afuera y de adentro, es casi –¿quién lo objetaría?– una efeméride o una fiesta triste. “Vivió en la palabra y por la palabra. Estuvo muerta sin lenguaje” ratifica Alfredo Silva Estada, tan cera de su voz, tan próximo a su brillo. El gran poeta de Acercamientos, refrendó su aseveración irrecusable loando la poesía de Ida Gramcko, ganada siempre por el énfasis, la vividura, el canto, festejador y lastimero, el decir entero (el del poema, en sí, el de la prosa teatral y poética, el de la crónica de los días, el del discurso), que la lastimadura suprema interrumpiera mucho antes que su borradura metafísica. Ya aprenderemos a leerla de nuevo, a vivirla como el poeta sólo entendió la vida: como la ilusión de una confidencia con el otro teniendo a la imagen del poema a modo de hilo entre los abismos, a hoja en la borrasca, a madero en el relámpago de la tempestad en un mar que

Ida Gramcko sin palabras

Centro Marabino. Edison Erasmo. Acrílico sobre tela. 2010

no conoce playa alguna, jamás sosiego de ola. Interroguemos sus libros, su obra, que fue un círculo sobre el fulgor que creaba su piedra y su sonoridad. Desde aquella voz inicial de Umbral, La vara mágica, Poemas, Poemas de un psicótica, Sol y soledades, hasta sus poemas reunidos en La

andanza y el hallazgo, por Monte Ávila Editores, la Antología Poética, que prologara Alfredo Silva Estrada en una edición de la Presidencia de la República de 1989 o hasta Trenos, tal vez su último poemario, del que celebraremos con exactitud, su manera de privilegiar cada imagen en la

métrica, de nombrar el aquí y el universo, su objeto y su transfiguración, conservando su fervor por las formas cantadas de la escritura lírica, a la que talló y dio rara resonancia. (Tomado de Al filo de la palabra, Fondo Editorial Fundarte 1977)


2

LETRAS CCS / CIUDAD CCS / SÁBADO 12 DE NOVIEMBRE DE 2011

Poesía del lector

Ensayo

Poema de los retornos

El mutis de Isaac Chocrón

Por Eric Landrón (Desde Puerto Rico) Fragmento.

Desde Cuba, Antilla hermana, amada Antilla, el soldado vendaval incólume, bronceado y regio, corea, carea y congrega la batalla de las mil batallas, Esta vez uniformado de pura savia Esta vez por la esencia centella de su presencia indetenible Esta vez por su cuerpo izado, alzado, valiente y recio Esta vez por amor inextinguible a su gente que enlaza invulnerable, ardoroso y trascendente Esta vez por el verbo verso de sus sueños viveros, fraternos y plurales… Hugo Chávez Frías naciste en la Sabana venezolana de cause verdor, aura de aurora y médula para que otros nacieran plenamente, Naciste en la gran patria de San Martín, Sucre y Bolívar para crear un solo país bitácora y brújula, un solo corazón continental, imbatible y filial, una sola arteria senderista de concordia, brío y blindaje, Naciste de padres maestros y de la mamá vieja desde los techos de palmas, las paredes de barro y el piso de tierra para alfabetizar la ilusión de nuestro pueblos luminiscentes y para multiplicar prodigios de panes y sonrisas desde el monte atávico de los anhelos astrales, pilares y amazónicos, Y hoy retornas, oriundo de orígenes, al último suspiro primogénito y primigenio del Simón que colmó los pulmones hemisféricos [y bolivarianos de los nuevos confines alados y aliados, a la higuera de Bolivia donde el Che sagrado y sangrado sonrió a la eternidad invicto, soberano y serenamente, al conjurado Palacio de la Moneda malvendida donde Allende herido de muerte pudo con su nombre ¡Salvador! redimirnos desde las alamedas entrañables y mañaneras

lea más de la pluma de los lectores en la web b www.ciudadccs.info

Por E.A. Moreno-Uribe Murió vivo Isaac Chocrón, un nombre propio muy grande del teatro venezolano. Guapeó contra su cáncer óseo y se fue de gira a las una de la mañana del 6 de noviembre de 2011, tras 81 años, un mes y 11 días de aportar cultura y mucho amor a su país. El teatro para el maracayero Chocrón comenzó cuando Romeo Costea (Braila, Rumania, 1922), durante la temporada caraqueña del 1959, le montó Mónica y el florentino. Antes, en el 1956, publicó Pasajes, su primera novela. Desde entonces no paró, nadie ni nada ni sus enfermedades, lo podían detener en su carrera de escritor de éxitos teatrales y literarios. Todas sus piezas teatrales están envenenadas, tienen contenidos duros o pesados para que el público los descubra, los saboree y termine aceptándolos. Lo hizo con Asia y el Lejano Oriente (la venta de un país), Okey (la compraventa de los seres humanos, no siempre al mejor postor), La Revolución (el drama combatiente de la homosexualidad latinoamericana), La máxima felicidad (las dificultades existenciales de la bisexualidad), Mesopotamia (la vejez y las Baile oriental. Perla García. Acrilico sobre tela. 2010 trampas para que sea feliz y elegir lo que iba a hacer con su acompañada), Escrito y sellado (la LA ÚLTIMA OBRA vida. Escogió el teatro, quizás, amistad y el amor más allá de la Hace cinco años, un pool de porque, como dijo Oscar Wilde, muerte), El acompañante (la amigos como Javier Vidal, Juan “es inmensamente más real que inconmensurable soledad de los Carlos Gardié, Juan Carlos la vida”. Seleccionó su artistas) y Solimán, el Alarcón y Annabelle Brun, todos propia manera de magnífico (la muerte es dentro de un dispositivo escenoejercer el amor. Renunel fin de todos, incluso gráfico hiperrealista y con olor a ció a una carrera de los más poderosos), cebolla y condimentos culinarios, académica, era econoentre otras obras. creado por Edwin Erminy, mista, para casarse con La vida dura con la dirigido por Michel Hausmann, su propia imaginación. familia sanguínea, la lo homenajearon con el preciso DRAMATURGO Uso la escritura como pasión y el amor con la montaje de su más reciente Isaac Chocrón oxígeno de sus pulmofamilia elegida, la pieza, Los navegaos, en el teatro renunció a la nes, pero sobre todo resistencia para seguir Trasnocho Cultural. economía para eligió no traicionarse viviendo y la muerte Los navegaos no es más que la dedicarse jamás. Desde ese como conclusión de saga de dos hombres mayores, a escribir siempre, no dejó de todo lo hecho y de lo no Juan y Brauni, por encima de los provocarnos con sus más de 20 realizado también, fueron sus 60 años, o sea en el proceloso obras de teatro, sus siete novelas camino de “los envejecientes”, fantasmas. Y él los llevó a la y sus libros de ensayos. Además escena. Por ese terminó siendo cuya paz del retiro en su casa de enseñó, que siempre tenemos el gran patriarca del teatro la isla Margarita es alterada por la dos familias: con la que se nace, venezolano. repentina visita de un familiar la sanguínea, y la que elegimos, El poeta Leonardo Padrón -Parol, mudo, pero no sordo, a partir de la amistad y de los escribió que Chocrón es uno de además- y por la materialización afectos. los pocos venezolanos que pudo del fantasma de la muerte, la cual


SÁBADO 12 DE NOVIEMBRE DE 2011 / CIUDAD CCS / LETRAS CCS

3

esperaban para más adelante, pero llegó y sin anunciarse. Hay además, en la pieza un símbolo que advierte sobre el final de sus vidas, como es el corte de unas trinitarias que amenazan derrumbar los muros de ese refugio de la pareja de amantes masculinos, que eso fueron durante algo así como 40 años, ahora convertidos en amigos hasta el final, y está además la básica presencia de una cachifa o mujer de servicio, Luz. Esos cuatro personajes crean situaciones cómicas por lo que hacen, más no por lo que dicen, y le dan un ritmo entretenido a la obra, especialmente por los intentos del mudo de hacerse comprender por los otros y por los espectadores, como es lógico. No es frecuente en el teatro encontrarse con un personaje con limitaciones como el mudo Parole. Con respecto a Los navegaos hay que advertir como Chocrón recurre a todas sus tradiciones estilísticas teatrales, desarrolladas a lo largo de su veintena de piezas, en cuanto a la temática, los conflictos, la pureza del lenguaje y, fundamentalmente, el mensaje que quiere hacerle llegar al público por intermedio de interrogantes que el mismo debe responderse. El público, para el cual siempre se trabaja, ríe a mandíbula batiente de las tragedias de la pareja de “envejecientes” y el drama del mudo para comunicarse. ESCRIBÍA PARA HABLAR CON DIOS Y en el complejo ping pong con los periodistas, desde que se hizo famoso, a quienes nunca evadió, nos dijo en una ocasión, cuando cumplió 75 años, esto que lo define: —Yo fui criado en la religión judaica y cuando niño participaba en las grandes fiestas y aprendí a leer fonéticamente el hebreo, porque ya tenía la chispa del teatro por dentro, para mi Bar Mitzvab. Eso gustó tanto a unos judíos religiosos que le ofrecieron a mi papá una beca para que yo terminara mis estudios en Estados Unidos y de esa manera yo sería el primer rabino nacido en Venezuela. Mi papá Elías al escuchar tal propuesta, me mandó a estudiar a una escuela militar de Estados Unidos… y todo el mundo sabe lo que pasó después. Pero con el paso de los años, me he dado cuenta de que Dios para mí es como la luz de una vela o como la luz del Sol. Es una esencia, que de alguna manera me dirige y me da confianza”.

El toro constelado. Iván Romero. 2010

Chocrón no invocaba a Dios e incluso sus amigos judíos le reclamaban porque no visitaba frecuentemente la sinagoga. “Pero yo les digo que soy un judío laico, una expresión que aprendí en Israel...

Chocrón no invocaba a Dios e incluso sus amigos judíos le reclamaban porque no visitaba frecuentemente la sinagoga. “Pero yo les digo que soy un judío laico, una expresión que aprendí en Israel, No soy tan religioso. Creo que mi manera de comunicarme con Dios es escribiendo”. Ahora que Chocrón sale de escena, se le recordará no sólo por su teatro y su novelística, además de su pulcra ensayística, sino por sus extraordinarias anécdotas personales, donde quizás haya suficiente material para obras teatrales de quienes lo sobrevivan y logren escribirlas. Nosotros, modestamente, lo tenemos en el melodrama El fantasma de Bonnie, escenificada en la Sala Rajatabla, en mayo de este año, por Dante Gil y su agrupación Veneteatro. EXCELENTE MAESTRO Chocrón era un excelente maestro no sólo desde la cátedra, sino también por intermedio de

sus declaraciones para la prensa. En una entrevista con Stefanía Mosca, puntualizó las diferencias notables entre el teatro y la novela. El enseñó ahí que “en una obra de teatro, al empezar, hay una situación extraña, tensa, irregular, que afecta a los personajes y los personajes se transforman por esa situación, al mismo tiempo. Aparece una mamá que le dice a su hijo: “Tú eres un perro. Yo no te quiero ver más”. Ya hay una situación. Para el público el teatro son preguntas que se van hilvanando. Nadie entra a escena y dice: “Mi nombre es Isaac Chocrón, mi cédula de identidad es ésta, yo vivo en tal parte y tal parte, y mi mamá es una perra”. No, dice: “Tú eres una perra, mamá”. El teatro tiene esa inmediatez. Lo más importante en el teatro, como en la vida, no es lo que uno dice, sino los tonos, los tonos con que se habla. Yo puedo decir: “El

gato es negro”, y de acuerdo a como yo lo diga, puede ser una declaración de amor o puede ser el mayor insulto. El teatro sucede o no sucede, y no hay tutía… La novela es otra cosa. La novela tiene una intimidad envidiable. El que escribe, escribe solo, y lo que escribió lo lee una sola persona. Es una cosa muy íntima entre dos: una persona del pasado y la persona del momento, la que está leyendo. Por otra parte, en una narración, las descripciones pueden ser muy detalladas y ahí, quizá, está el arte del novelista. Uno detalla lo que ve. En una obra de teatro uno no puede decir: “Hamlet tiene 28 años, es rubio, de ojos azules, tiene 30 de cintura”. No, porque de pronto Hamlet lo puede interpretar un gordito de 36 años, de pelo afro y es una maravilla”. (Tomado de http://elespectadorvenezolano.blogspot.com/)


4

LETRAS CCS / CIUDAD CCS / SÁBADO 12 DE NOVIEMBRE DE 2011

Poesía

Al olvido se va como a la muerte Por América Martínez (Caracas, 1981)

Tú relato y correlato Tú relato y correlato de mi lengua yo, tu apologista en un principio fuiste carne y te hice verbo.

No encontrarás el camino No encontrarás el camino de vuelta Tus huellas se fundirán con el sendero trazado por los que ya se fueron Los alcanzarás Abrevarás tu sed como ellos lo hicieron Te inclinarás ante su orilla y lo que soy se ahogará en el Leteo Después de beber olvido seguirás andando Yo permaneceré aquí Con este irresoluto juego de memoria disperso en la mesa Repitiéndome -mientras develo cada cartaque siempre fue igual que nunca vi a nadie volver de ahí que al olvido se va como se va a la muerte

Si pudiéramos todos Si pudiéramos todos encender la palabra volverla fulgor llamarada abrasando nuestros nombres nuestros sinos conquistaríamos juntos esta tupida trama hecha de tiempo rompiendo el porvenir y su espesura

Colección Colores y palabras. Sabek. 2011

Anúnciame Anúnciame Espanta las sombras que ladran a mi paso y los ojos curiosos que desde los resquicios me ven andar a tientas desandando

Alláname el camino que tropiezo porque no estaba escrito que volviera (el polvo sacudido de mi cuerpo

Directora Mercedes Chacín Coordinadora Odry Farnetano Adjunta Rocío Sarabia. Letras CCS es un suplemento de fin de semana de Ciudad CCS, forma parte integral del diario y se distribuye de forma gratuita | Redacción 0212-8607149 correo-e: letras.ciudadccs@gmail.com

Se levanta de nuevo y se me pega) Anticípame Nada quiero dejarle a la sorpresa Salí de mí huyendo de este grito Pero el grito me alcanzaba adonde fuera.

Ciudad CCS es un periódico gratuito editado por la Fundación para la Comunicación Popular CCS de la Alcaldía de Caracas | Plaza Bolívar, de Monjas a Principal, edificio Rialto | Teléfono 02128607149 correo-e: ccsciudad@gmail.com | Depósito legal: pp200901dc1363


letrasccs121111